Successfully reported this slideshow.
Your SlideShare is downloading. ×

Una luz verde al final del embarcadero, relato corto de María José Gandasegui Aparicio. Certamen de Relatos Cortos U.P. Carmen de Michelena 2020-2021

Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad

Check these out next

1 of 2 Ad

Una luz verde al final del embarcadero, relato corto de María José Gandasegui Aparicio. Certamen de Relatos Cortos U.P. Carmen de Michelena 2020-2021

Download to read offline

Certamen de Relatos Cortos curso 2020-2021.
Autora: María José Gandasegui Aparicio
Galardonado con el Primer Premio
Más información en: https://universidadpopularc3c.es/index.php/actividades/conferencias/event/3940
Creado por: Universidad Popular Carmen de Michelena de Tres Cantos, España

Certamen de Relatos Cortos curso 2020-2021.
Autora: María José Gandasegui Aparicio
Galardonado con el Primer Premio
Más información en: https://universidadpopularc3c.es/index.php/actividades/conferencias/event/3940
Creado por: Universidad Popular Carmen de Michelena de Tres Cantos, España

Advertisement
Advertisement

More Related Content

Similar to Una luz verde al final del embarcadero, relato corto de María José Gandasegui Aparicio. Certamen de Relatos Cortos U.P. Carmen de Michelena 2020-2021 (20)

Advertisement

More from Universidad Popular Carmen de Michelena (20)

Recently uploaded (20)

Advertisement

Una luz verde al final del embarcadero, relato corto de María José Gandasegui Aparicio. Certamen de Relatos Cortos U.P. Carmen de Michelena 2020-2021

  1. 1. 1 UNA LUZ VERDE LA FINAL DEL EMBARCADERO Nadie hubiera imaginado algo así. Nosotros éramos el sol y las estrellas, cumbres nevadas iridiscentes que casi tocábamos el cielo. Él, el más deslumbrante, el mejor conversador, siempre incondicional. Era hermoso y tenía una habilidad especial para ser querido y deseado: un encantador de serpientes. Los demás buscaban su compañía, era divertido y arrastraba allí donde iba la vida y su gozo. Y lo sabía, sabía de su excepcionalidad y su carisma, y con ese convencimiento enraizado en sus entrañas avanzaba hacia el futuro: rico, esplendoroso, sin fisuras, la persona más dichosa. El mundo se abría para él, le estaba esperando, y yo transitaba a su lado. Graciosa sin querer ser graciosa, divertida en mi falta de entendimiento de la vida, como un pequeño animalillo al que todos miman y adoran. Para mi el futuro era como una inmensa bola brillante en la que cabían todos mis deseos. Yo podía tenerlo todo, porque sí, porque era yo. Las cosas se resolvían con un chasquido de dedos, esto quiero, esto tengo. La puerta se abrió de golpe, el enfermero de la noche dijo algo confuso al entrar. Con la escasa luz que llegaba del pasillo, en la semioscuridad, buscó el escuálido brazo izquierdo, sujetó un elástico de goma roja en la parte alta, después palpó la zona cóncava del codo, y pichó. Era la primera extracción de sangre del día. Ya sola, comenzó a reaccionar. Primero se ocupó en deshacer el nudo mortífero que habitaba su estómago cada vez que pasaba del estado de sueño al de vigilia y que le recordaba en donde estaba y por qué. En su falta de interés por seguir viviendo, se centraba en averiguar en que momento le administrarían la siguiente dosis que le ayudaría a disolver el cascote de dolor instalado en el centro de su cuerpo. Con los ojos entornados miraba a través de la persiana como rezumaba la luz opaca y plomiza de aquella no-mañana de invierno. En donde estaba el tiempo se arrastraba despacio, marcado por unas pautas impuestas. Escuchaba los ruidos del pasillo que podía identificar: las ruedas del carrito de las curas, el arrastrar del carro de las bandejas del desayuno, las pisadas de las personas, sus voces. Sonidos que le acompañaban a lo largo del día, eran la certeza de que la vida discurría en otras dimensiones que no eran las suyas. Pero no ocurrió así. Posiblemente nunca fue así en realidad, pero en mi inconsciencia y en la confianza que me daba mi falsa seguridad inducida por los que me rodeaban,
  2. 2. 2 caí en el más absoluto de los autoengaños. Nosotros no caminábamos enlazados, no teníamos una verdadera vida en común, cada uno seguía su camino. Él, consciente y seguro de si mismo y de sus capacidades, tenía su propio proyecto, en el que yo no tenia casilla de salida, estaba en el borde. Sin darme cuenta, caminaba a su lado ajena a su realidad y a sus deseos desaforados de triunfar. Yo iba saltando alegremente de un capricho a otro sin darme cuenta de la lejanía que existía entre su vida y la mía, del abismo de incomunicación en el que se fue hundiendo poco a poco el amor. ¿Hubo amor? Quizás el amor se confundió con la costumbre, fue fagocitado por las rutinas. Solo en los espacios y en los tiempos en los que nos encontrábamos frente a frente se nos hacia evidente la desconexión en la que vivíamos. Pero seguíamos adelante, jugando a una vida plena y satisfactoria a la que exprimíamos todo su jugo. Con la familia, con los amigos, en los viajes, éramos aquellos cuya imagen nosotros mismos habíamos construido: los más maravillosos del mundo. Y nos lo creímos, así de absurdas somos las personas. El día va arrastrando su monotonía. Me la llevo a radiología, le dice el celador, que aparece inesperadamente. Recorre tumbada los pasillos inhóspitos por los que van desplazando su cama, y observa las luces de los techos. Antes las iba contando, ahora solo ve resplandores. Hay una atávica reminiscencia de los primeros tiempos de su vida en los que la paseaban tumbada en su cochecito de lujo por las calles y los parques. Pero esta cama es un trasportador que lleva a ninguna parte, ida y vuelta. Y espera que en algún momento no haya vuelta. ¿Dónde quedó la vida acelerada, rebosando tumultos de placeres, circulando como una lanzadera en el espacio exterior con una dirección perdida? El tiempo es subversivo, no navega a contracorriente y al final la realidad disolvió el sueño irreal de nuestra existencia. Y desde ahí, el duelo engendró el tiempo que tejió una tela de araña gris alrededor de mi corazón. Ahora busco la luz verde al final del embarcadero. Consigue emerger de la somnolencia inducida y deseada. Mientras ella está horizontal, en torno suyo se sitúan peones verticales vestidos con bata blanca. Y dicen… todo lo posible... solo queda esperar la respuesta de su cuerpo…Y su cuerpo abandona su gravidez, se diluye, flota. Alcanza, ya, a ver la luz verde al final del embarcadero.

×