ÍNDICE

1. PROGRAMA DE LA ASIGNATURA
2. GLOSARIO
● CONCEPTOS POLÍTICOS BÁSICOS
● CONCEPTOS ECONÓMICOS BÁSICOS
● PRINCIPALE...
PROGRAMA DE LA ASIGNATURA
TEMAS
1. Gorbachov y la crisis del modelo soviético (pp. 17-25).
2. El hundimiento del comunismo...
GLOSARIO
CONCEPTOS POLÍTICOS BÁSICOS
ÍNDICE:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
13.

COMUNISMO.CORRELACIÓN ESTADÍSTICA...
diferencias de clases y el nacimiento de una sociedad comunista, próspera y libre. Sin embargo Marx y
Engels nunca describ...
El interés de las correlaciones estadísticas estriba en que, si bien no permiten deducir por si mismas
relaciones causales...
mediados del siglo XIX a la aparición de los primeros sistemas políticos que satisfacían los criterios
mínimos de la democ...
2000, afirmó “el derecho de autodeterminación de los pueblos que permanecen bajo dominio colonial y
ocupación extranjera”,...
resulta de obligado cumplimiento para las Estados miembros, pero la autoridad moral que ha adquirido
es enorme y en muchos...
exterminio de un grupo nacional, étnico, racial o religioso se engloban en el delito de genocidio,
definido en el derecho ...
positiva, desarrollado en primer término por el filósofo británico Thomas H. Green, que destacaba la
necesidad de instituc...
término país se refiere básicamente a un territorio, mientras que el término Estado designa una entidad
política soberana....
El nacionalismo en sentido estricto es una doctrina que surgió a fines del siglo XVIII por obra de
pensadores como el alem...
En una primera etapa los socialdemócratas o socialistas, ambos términos eran intercambiables,
pretendían sustituir el sist...
12. TERRORISMO.Podemos definir el terrorismo como un conjunto de actos de violencia premeditada, ejecutados por una
organi...
En realidad, la imagen habitual de un acto terrorista implica un acto clandestino, no una violencia
ejercida por agentes q...
- La cuarta fase.- Se caracteriza por tasas muy bajas tanto de natalidad como de mortalidad, por lo
que el crecimiento dem...
CONCEPTOS ECONÓMICOS BÁSICOS
ÍNDICE:
1.
2.
3.
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.

BURBUJA ESPECULATIVA.CRISIS FINANCIERA.DÉFICIT PÚ...
burbujas inmobiliarias que se desarrollaron en Estados Unidos, España Irlanda y otros países a
comienzos del siglo XXI con...
Parte de la deuda pública es adquirida por inversores nacionales (deuda interior) y parte es exterior. La
deuda exterior e...
estadístico que combina datos relativos a la esperanza de vida, el nivel educativo (medido a través de la
tasa de alfabeti...
6. ESTADO DEL BIENESTAR.Se denomina Estado del bienestar a un tipo de gobierno que asume la función de garantizar un biene...
Pero no menos importante es la difusión de las ideas, de los conocimientos y de la cultura popular, a
través de congresos ...
8. LIBRE COMERCIO.El libre comercio es un tipo de política comercial que permite los intercambios internacionales sin
inte...
9. NEOLIBERALISMO.El término neoliberalismo tiene una fuerte carga polémica, porque lo emplean sobre todo los críticos de
...
utilizado para medir el desarrollo económico de un país. Puede medirse mediante tres métodos, que
deberían dar el mismo re...
tipos de interés, y/o un incremento del gasto público. Ello puede conducir sin embargo a un aumento del
déficit público y ...
PRINCIPALES ORGANIZACIONES INTERNACIONALES
ÍNDICE:
1.
2.
3.
4.
5.

BANCO MUNDIAL.FONDO MONETARIO INTERNACIONAL.G8 Y G20.OR...
Los mayores contribuyentes y por tanto los países con mayor voto ponderado son Estados Unidos, Japón,
Alemania, Reino Unid...
El antecedente de la OMC se encuentra en el GATT, un acuerdo suscrito en 1947 como parte del esfuerzo
por asegurar la coop...
los ratifican. Las decisiones principales han de ser tomadas por mayoría de dos tercios de los Estados
miembros.
- El Cons...
RESÚMENES TEMAS I - XX
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Historia del mundo actual pánfilo
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Historia del mundo actual pánfilo

1,066 views

Published on

  • Be the first to comment

Historia del mundo actual pánfilo

  1. 1. ÍNDICE 1. PROGRAMA DE LA ASIGNATURA 2. GLOSARIO ● CONCEPTOS POLÍTICOS BÁSICOS ● CONCEPTOS ECONÓMICOS BÁSICOS ● PRINCIPALES ORGANIZACIONES INTERNACIONALES 3. RESÚMENES TEMAS I - XX 4. PRUEBAS EVALUACIÓN CONTÍNUA ● 1ª PEC (COMENTARIO DE UN LIBRO SELECCIONADO) ● 2ª PEC (COMENTARIOS DE TEXTO Y GRÁFICO) 1
  2. 2. PROGRAMA DE LA ASIGNATURA TEMAS 1. Gorbachov y la crisis del modelo soviético (pp. 17-25). 2. El hundimiento del comunismo y la desaparición de la Unión Soviética (pp. 25-40). 3. Relaciones internacionales y conflictos en los años noventa (pp. 41-65). 4. La globalización. (pp. 67-85). 5. Globalización y desarrollo humano. (pp. 67-85). 6. El avance de la democracia (pp. 101-109). 7. Democracia, desarrollo y Estado del bienestar (pp. 109-115). 8. Democracia, valores morales, multiculturalismo y nacionalismo (pp. 115-121). 9. Al Qaeda y los atentados del 11 de septiembre de 2001 (pp. 123-130 y 324-328). 10. Las guerras de Afganistán e Irak (pp. 131-137) 11. La presidencia de George H. W. Bush y Bill Clinton (pp. 141-159). 12. La presidencia de George W. Bush y Barack Obama (pp. 159-167). 13. Democracia y desarrollo en América Latina (pp. 173-188). 14. Alemania, Gran Bretaña y Francia desde 1989 (pp. 215-226). 15. Rusia durante la presidencia de Yeltsin, 1991-1999 (pp. 240-248). 16. Rusia durante las presidencias de Putin, y Medvedev (pp. 235-240 y 248-256). 17. Asia oriental: China, Japón y Corea (pp. 263-286). 18. India y Pakistán (pp. 293-312). 19. Oriente Medio y el Magreb (pp. 313-317 y 328-339). 20. África subsahariana (pp. 341-349). 2
  3. 3. GLOSARIO CONCEPTOS POLÍTICOS BÁSICOS ÍNDICE: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. COMUNISMO.CORRELACIÓN ESTADÍSTICA.DEMOCRACIA.DERECHO DE AUTODETERMINACIÓN.DERECHOS HUMANOS.ETNIA.LIBERALISMO.MULTICULTURALISMO.NACIÓN.NACIONALISMO.SOCIALDEMOCRACIA.TERRRORISMO.TRANSICIÓN DEMOGRÁFICA.- 1. COMUNISMO.El comunismo es una ideología política que propugna el establecimiento de una sociedad sin clases basada en la propiedad colectiva de los medios de producción. Los primeros partidarios del comunismo se dieron a conocer en Europa en los años cuarenta del siglo XIX y el documento más importante de sus primeros tiempos fue el Manifiesto comunista, publicado por los alemanes Karl Marx y Friedrich Engels en 1848, en cuya doctrina se basaron todos los Estados comunistas del siglo XX. Hasta la revolución rusa de 1917 los términos comunista, socialista y socialdemócrata se utilizaban casi como sinónimos y el de comunista era el menos utilizado, pues los partidos que se inspiraban en la doctrina marxista solían denominarse socialistas o socialdemócratas. Pero cuando tras la revolución de 1917 el ala llamada bolchevique del Partido Socialdemócrata Ruso, encabezada por Lenin, estableció su dictadura, adoptó la denominación de Partido Comunista, reutilizando el término empleado por Marx y Engels en 1848. A partir de ahí se produjo una escisión en el movimiento socialista internacional y los sectores favorables a las tesis de Lenin se agruparon en partidos comunistas nacionales. La doctrina elaborada por Marx y Engels, conocida como marxismo, se presentaba no como una propuesta de acción política, sino como el descubrimiento científico de las leyes en las que se basaba el desarrollo histórico, la principal de las cuales era la de la lucha de clases. Marx y Engels sostenían que el capitalismo había promovido una enorme expansión de la capacidad productiva, pero era incapaz de gestionarla, porque se basaba en el choque de las iniciativas privadas, y conducía por ello a repetidas crisis económicas y al empobrecimiento de la mayoría de la población, relegada a la condición de un proletariado carente de toda propiedad que no fuera su propia capacidad de trabajo. Pero por efecto de las leyes inexorables de la historia, que ellos creían haber descubierto, el proletariado derrocaría el poder de la burguesía mediante una revolución violenta e impondría su propia dictadura. El capitalismo daría paso a la propiedad colectiva de los medios de producción, que aseguraría le desaparición de las 3
  4. 4. diferencias de clases y el nacimiento de una sociedad comunista, próspera y libre. Sin embargo Marx y Engels nunca describieron ni siquiera los mínimos fundamentos de cómo suponían que iba a funcionar la sociedad comunista del futuro. Se limitaron a afirmar que la desaparición de las diferencias de clases llevaría a la desaparición del Estado, que no era sino el órgano de una clase para oprimir a otra. Así es que la fase final del comunismo se llegaría a un modelo de sociedad similar a la que propugnaban los anarquistas, aunque para estos la destrucción del Estado representaba el primer paso de la revolución, mientras que los marxistas planteaban como primer paso la conquista del Estado por el proletariado. La doctrina oficial de todos los Estados comunistas del siglo XX ha sido el marxismo-leninismo o sus derivados, como el maoísmo en China, oficialmente denominado marxismo-leninismo-pensamiento de Mao Zedong. La premisa del marxismo-leninismo, que fue codificado por Stalin, era que las afirmaciones de Marx, Engels, Lenin y luego el propio Stalin o, en el caso de China, Mao, eran verdades científicas indiscutibles. La principal aportación del propio Lenin fue el concepto de que la revolución debía ser guiada por la “vanguardia del proletariado” organizada en un partido disciplinado, el partido comunista. Lenin mantuvo la idea marxista de la desaparición final del Estado, pero fundó de hecho un Estado muy autoritario, el primer ejemplo de lo que algunos politólogos denominan Estado totalitario. A partir de Lenin los términos socialista y comunista adoptaron significados nuevos. Por un lado se produjo una escisión permanente en el movimiento socialista intencional, que se dividió en partidos socialistas y comunistas, con la particularidad de que para los comunistas los socialistas no eran sino renegados. Por otra parte en la terminología leninista se denominaba socialista a la sociedad surgida en la primera fase revolucionaria, reservando la calificación de comunista a la sociedad futura, en la que el Estado desaparecería. Eso significa que ninguno de los Estados comunistas del siglo XX llegó a entrar en la fase que según su propia definición sería el comunismo. Por eso la denominación oficial que el Estado creado por Lenin mantuvo hasta su desaparición fue la de Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Nótese: socialistas y no comunistas. En la práctica los rasgos fundamentales de todos los Estados comunistas del siglo XX fueron la propiedad estatal de los medios de producción, la planificación económica y la dictadura de partido único, que en muchos casos se convirtió en dictadura personal del líder supremo: Stalin en la Unión Soviética, Mao en China, Kim Ilsung en Corea, Castro en Cuba. La desaparición del sistema comunista ha sido sorprendentemente rápida. Entre 1989 y 1991 el comunismo desapareció en toda Europa central y oriental, en la propia Unión Soviética y en Mongolia. En China y en Vietnam el mantenimiento de la dictadura del Partido Comunista se ha combinado con una rápida transición hacia la economía de mercado, con notable éxito. A la altura de 2010 el sistema comunista sólo pervive en pequeños rincones como Corea del Norte y Cuba. 2. CORRELACIÓN ESTADÍSTICA.Se llama correlación a cualquier tipo de relación estadística entre dos conjuntos de datos, denominados variables, por ejemplo la formación académica y los ingresos anuales de una muestra de ciudadanos, o su nivel de práctica religiosa y su intención de voto. Sin embargo la correlación estadística no implica por sí misma una relación de causalidad. Por ejemplo, de la constatación de que los votantes de determinado partido tienen un nivel de práctica religiosa superior a la media no podemos deducir sin más que el sentido de su voto se debe a sus creencias religiosas. Existen diferentes medios de calcular el grado de correlación existente entre dos variables, que se denominan coeficientes de correlación y se suelen designar mediante el símbolo r. El más utilizado es el coeficiente de correlación de Pearson, en el que r = 1 indica la máxima correlación directa entre dos variables, es decir que cuanto mayor es el valor de x mayor es el valor de y, mientras que r = -1 indica la máxima correlación inversa, es decir que cuanto mayor es el valor de x menor es el de y. Cuando las dos variables son independientes una de otra, el coeficiente es 0. 4
  5. 5. El interés de las correlaciones estadísticas estriba en que, si bien no permiten deducir por si mismas relaciones causales, sí indican la posibilidad de relaciones de causalidad, cuya identificación puede requerir el análisis de otras variables. Por ejemplo, se puede establecer que en el mundo actual existe una correlación estadística entre el grado de desarrollo económico y el grado de libertad política de los países, pero la explicación de este vínculo es compleja. Puede que el desarrollo económico favorezca el establecimiento de un sistema político libre, puede que un sistema político libre favorezca el desarrollo, puede que ambas variables sean dependientes de otras y puede que las tres afirmaciones sean ciertas. En todo caso habrá que investigar cómo influyen unas variables en otras, pero el hecho de que exista una correlación estadística sugiere al menos una posible línea de análisis. 3. DEMOCRACIA.El término democracia procede del griego y significa gobierno del pueblo. Los primeros ejemplos de gobierno democrático conocidos son los de las antiguas ciudades-estado griegas, en las que se practicaba una forma de democracia directa, mediante la participación de los ciudadanos en asambleas populares. La democracia moderna es en cambio representativa, es decir que son los representantes elegidos por el pueblo quienes deliberan acerca de as principales decisiones a tomar. El punto de arranque de la democracia moderna fueron las revoluciones americana y francesa de fines del siglo XVIII, pero el momento preciso en que se estableció la primera democracia depende de la definición exacta que se adopte. Las definiciones clásicas se han centrado en la fuente de legitimidad del gobierno (la soberanía popular), en el propósito del gobierno (el bien común) y en el procedimiento para formar el gobierno (mediante la decisión de los representantes del pueblo). Este último fue el aspecto destacado por Joseph Schumpeter en su libro de 1942, Capitalismo, socialismo y democracia, en el que criticó la validez de las definiciones basadas en la fuente de legitimidad y el propósito del gobierno y propuso definirla en términos de procedimiento, es decir en la competencia por el voto del pueblo entre quienes aspiran a gobernar. En esa misma línea y en un libro publicado en 1991, Una definición basada en el procedimientos tiene la ventaja de que permite identificar si un sistema es democrático mediante el análisis de aspectos como la limpieza electoral y el control parlamentario del gobierno, pero en último término una democracia implica también un consenso general sobre unos principios éticos fundamentales, que se pueden resumir en una concepción de la dignidad humana que postula la libertad y la igualdad de todos los hombres y mujeres. La declaración de independencia de los Estados Unidos de América lo planteó así en 1776, al afirmar que “todos los hombres son creados en la igualdad, y dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables entre los que se encuentran la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad”, y que para asegurar esos derechos crean los hombres gobiernos “que derivan sus justos poderes del consentimiento de los gobernados”. En su libro de 1991, La tercera ola, Samuel Huntington ha propuesto una periodización de la historia de la democracia basada en tres periodos de avance, que denomina olas, separados por dos de retroceso. La primera ola, que arrancó de las revoluciones americana y francesa de fines del siglo XVIII, condujo a 5
  6. 6. mediados del siglo XIX a la aparición de los primeros sistemas políticos que satisfacían los criterios mínimos de la democracia, definidos como un gobierno responsable ante un parlamento que a su vez es elegido periódicamente por un cuerpo electoral suficientemente amplio. La derrota de los imperios centrales en la Primera Guerra Mundial condujo al punto más alto de esta primera ola y el retroceso se inició poco después con el establecimiento del régimen fascista en Italia. A partir de entonces se produjo el auge de las dictaduras, que llegó a su ápice con la conquista alemana de gran parte de Europa en la II Guerra Mundial. La segunda ola democratizadora se inició con la derrota del Eje, que se vio potenciada por la descolonización, pero esta segunda ola fue de breve duración, pues el reflujo se inició a comienzos de los años sesenta, con el avance de las dictaduras en Asia, África y América latina. La tercera ola democratizadora se produjo en el último cuarto del siglo XX. Su inicio se produjo con la caída de las dictaduras de la Europa mediterránea y su momento culminante fue el hundimiento del comunismo, que desde 1945 había representado la gran ideología que rivalizaba con la democracia. 4. DERECHO DE AUTODETERMINACIÓN.En el derecho internacional se entiende por derecho de autodeterminación el principio según el cual los pueblos o naciones tienen derecho a decidir libremente acerca de su soberanía política, es decir que pueden optar por la independencia, la federación, la autonomía o la plena integración dentro de un Estado más amplio. No existe sin embargo consenso alguno acerca de qué características definen a un grupo humano como pueblo o nación ni acerca de cómo puede ejercer ese derecho de autodeterminación. La Carta de las Naciones Unidas, aprobada en 1945, afirma que las relaciones de amistad entre las naciones deben basarse en “el principio de iguales derechos y autodeterminación de los pueblos”, sin más precisión. Las resoluciones de Naciones Unidas nunca han sostenido que la plena independencia sea el mejor instrumento de autogobierno de un pueblo. Las naciones de Asia y África previamente sometidas a dominio colonial que se independizaron a partir de 1945 lo hicieron en nombre del principio de autodeterminación, pero trazaron sus fronteras de acuerdo con el principio jurídico de uti possidetis (como poseéis), derivado del derecho romano, que supone el mantenimiento de los límites territoriales existentes, en este caso las antiguas fronteras coloniales. Este principio fue ya invocado por Simón Bolívar en el momento de la independencia de las repúblicas latinoamericanas, por considerar que el mantenimiento de los límites entre las antiguas demarcaciones administrativas coloniales era el modo menos conflictivo de trazar las nuevas fronteras. De la misma manera las nuevas fronteras asiáticas y africanas se basaron casi exclusivamente en las establecidas durante el período colonial, sin tomar en cuanta las diferencias étnicas o lingüísticas ni trazar fronteras mediante referéndum. Dado que casi ningún territorio era homogéneo desde el punto de vista étnico y lingüístico y que las fronteras entre grupos étnicos y lingüísticos no eran nítidas, cualquier otra solución habría resultado muy conflictiva. El derecho de autodeterminación llevado al extremo chocaría con otro principio básico del derecho internacional, el de la integridad territorial de los Estados, que se considera fundamental para el mantenimiento de la paz. Así es que el único caso en el que el derecho de autodeterminación tiene indiscutible primacía es el de los territorios coloniales o sometidos a ocupación extranjera, cuyos habitantes no tienen la nacionalidad de la potencia ocupante y por tanto se ven privados no sólo del derecho colectivo de autodeterminación como pueblo, sino del derecho individual a poseer una nacionalidad, reconocido en el artículo 15 de la Declaración universal de los derechos humanos, aprobada por Naciones Unidas en 1948. La Declaración del milenio, aprobada por Naciones Unidas en 6
  7. 7. 2000, afirmó “el derecho de autodeterminación de los pueblos que permanecen bajo dominio colonial y ocupación extranjera”, sin añadir más. El conflicto se plantea cuando un grupo humano que es mayoritario en un territorio que forma parte de un Estado más amplio se considera a sí mismo como una nación y reivindica el derecho a la autodeterminación. El caso se ha repetido varias veces en los últimos años, por ejemplo en la disolución de Yugoslavia, sin que la comunidad internacional haya adoptado una doctrina coherente al respecto. En el caso de que la división se realice por acuerdo de las partes, los nuevos Estados son inmediatamente reconocidos por la comunidad internacional, como ocurrió en el caso de la República Checa y de Eslovaquia surgidas de la división de Checoslovaquia. Cuando la independencia se declara unilateralmente no existe en cambio un criterio unánime, como ocurre en el caso de Kosovo, cuya independencia respecto a Serbia ha sido reconocida por la mayoría de los Estados miembros de la Unión Europea, pero no por otros como España. Una doctrina quizá aplicable al caso de Kosovo es la del jurista Allen Buchanan, quien defiende la integridad territorial como un elemento legal y moral de la democracia, pero admite el derecho a la secesión sólo como último recurso de aquellos grupos humanos que hayan sufrido graves injusticias para las que la secesión resulte el remedio apropiado. 5. DERECHOS HUMANOS.Los derechos humanos son aquellos que corresponden a todos los seres humanos por el hecho de serlo. Esta concepción no adquirió reconocimiento universal hasta 1948, año en que la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la Declaración universal de los derechos humanos, pero sus orígenes se remontan a una tradición que arranca de la filosofía griega y del concepto romano del derecho natural, luego desarrollado por pensadores cristianos, como Tomás de Aquino, Francisco Suárez, Hugo Grocio y John Locke. Los defensores del derecho natural afirmaron que por encima del derecho positivo de los Estados existen un derecho basado en la propia naturaleza humana que los gobernantes deben respetar y aunque en la actualidad la validez de los derechos humanos no se asocia necesariamente con esta doctrina, es en ella donde se halla su origen histórico. La expresión derechos humanos se comenzó a usar a fines del siglo XVIII y se difundió en el XIX. Las primeras declaraciones de derechos fueron el resultado de las revoluciones inglesa, americana y francesa de los siglos XVIII y XIX. En Inglaterra la Ley de derechos de 1689 afirmó ciertos derechos individuales frente a la arbitrariedad del gobierno. En Estados Unidos la Declaración de Independencia de 1776 afirmó que todos los hombres han sido creados iguales y dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables, entre los que se incluyen la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Y en Francia la Declaración de derechos del hombre y el ciudadano de 1789 afirmó los derechos naturales e imprescriptibles del hombre a la libertad, la propiedad, la seguridad y la resistencia a la opresión. La comunidad internacional no adoptó sin embargo la validez universal de los derechos humanos hasta la fundación en 1945 de Naciones Unidas, cuya carta proclama en el artículo primero el propósito de promover el respeto a los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos, sin distinción de raza, sexo, lenguaje o religión. A partir de entonces una comisión de Naciones Unidas, presidida por Eleanor Roosevelt y en la que jugaron un gran papel los juristas John Humphrey y René Cassin, elaboró el texto de la Declaración universal de los derechos humanos, que fue aprobada en 1948 por la Asamblea General de Naciones Unidas, sin ningún voto en contra, aunque se abstuvieron la Unión Soviética y demás países comunistas, Arabia Saudí y Sudáfrica. Al tratarse de una declaración no 7
  8. 8. resulta de obligado cumplimiento para las Estados miembros, pero la autoridad moral que ha adquirido es enorme y en muchos países sus artículos son invocados en la jurisprudencia. La Constitución española la asume expresamente en su artículo décimo. El siguiente paso fue la elaboración de un convenio internacional de derechos humanos, vinculante para los Estados que lo suscriben, pero la tarea resultó muy compleja por los diferentes puntos de vista de los Estados miembros. Finalmente se optó por elaborar dos convenios, uno sobre derechos civiles y políticos y otro sobre derechos económicos, sociales y culturales, que fueron aprobados en 1966. El primero ha sido ratificado hasta ahora por 162 Estados y el segundo por 160. Entre los Estados que no han firmado ni ratificado ninguno de los dos se encuentran Arabia Saudí y Birmania. 6. ETNIA.Una etnia o grupo étnico es un grupo humano que cree provenir de unos antepasados comunes, tiene una tradición cultural común y afirma un sentido de identidad diferenciado. El término procede de la palabra griega ethnos, que suele traducirse por nación. Durante el período colonial fue aplicado por los europeos a los diversos grupos indígenas que convivían en los territorios colonizados y más tarde se ha aplicado a los grupos de inmigrantes que mantenían rasgos culturales diferenciados en el seno del país en que se habían establecido. No es sencilla la distinción en el uso de los términos etnia y nación, Ambos pueden ser intercambiables cuando por nación se entiende un grupo humano diferenciado por su tradición cultural, pero el término nación se utiliza también para definir a un grupo humano que constituye un Estado soberano, mientras que etnia nunca se emplea en ese sentido. Cuando en un mismo Estado nacional conviven grupos con tradiciones culturales diferenciadas se puede decir que se trata de un Estado multiétnico. El término nacional suele tener un contenido político más fuerte que el término étnico, así es que si un grupo humano se define a sí mismo como nación está proclamando con ello su aspiración a algún tipo de autogobierno, mientras que no ocurre lo mismo con un grupo que se percibe como étnico, en parte porque, a diferencia de los grupos nacionales, los grupos étnicos no siempre ocupan un territorio diferenciado. En los últimos tiempos, sin embargo, han surgido movimientos que reivindican derechos específicos en función la identidad diferenciada de su respectivo grupo étnico. De ello ha surgido el debate sobre el multiculturalismo. En el uso habitual el término étnico se emplea sobre todo para grupos humanos de origen no europeo. En Gran Bretaña, por ejemplo, puede hablarse de minorías étnicas para referirse a los grupos caribeños o pakistaníes procedentes de la inmigración, pero resultaría raro aplicar el término a los escoceses o los galeses. En las ciencias sociales el término se utiliza en cambio con un alcance más general. Uno de los primeros sociólogos en emplearlo fue Max Weber, quien definió como grupos étnicos a aquellos grupos humanos que mantienen la creencia subjetiva de descender de unos antepasados comunes, debido a sus rasgos físicos, sus costumbres o sus memorias de pasadas migraciones o colonizaciones, independientemente de que dicha creencia tenga o no bases reales. En contra de una percepción bastante extendida, los grupos étnicos no son entidades estables, sino que se remodelan, aparecen y desaparecen en función de todo tipo de interrelaciones entre las poblaciones humanas. Al proceso por el cual llega a formarse un grupo étnico se le denomina etnogénesis. Por otra parte los límites de un grupo étnico no son siempre nítidos, por lo que a menudo resulta imposible identificar objetivamente el número de etnias que conviven en un territorio. La utilización política de la identidad étnica puede llevar a la imposición de identidades arbitrarias y conflictos violentos. El término limpieza étnica se emplea para referirse a la expulsión violenta de un grupo étnico de un territorio. Las matanzas y otras acciones encaminadas al 8
  9. 9. exterminio de un grupo nacional, étnico, racial o religioso se engloban en el delito de genocidio, definido en el derecho internacional a partir de la convención de Naciones Unidas de 1948. Hace un siglo etnia y raza tendían a identificarse, es decir que se pretendía asociar los rasgos culturales propios de una etnia con determinados rasgos físicos hereditarios, pero este enfoque ha quedado desacreditado, tanto por los avances de la investigación científica como por el rechazo de todas las doctrinas racistas que se produjo tras los horrores del nazismo. Un paso decisivo se dio con la declaración de la UNESCO sobre la cuestión racial de 1950 en la que destacados antropólogos afirmaron que los grupos nacionales, religiosos, geográficos, lingüísticos y culturales no coincidían necesariamente con grupos raciales y que sus rasgos culturales no tenían conexión genética demostrada con rasgos raciales, por lo que para evitar errores era deseable prescindir del término raza y referirse a tales grupos como étnicos. 7. LIBERALISMO.El término liberalismo puede emplearse en sentido general para referirse a la corriente ideológica que ha conducido al surgimiento de las democracias liberales y cuyos principios básicos son compartidas por todas las fuerzas políticas que se identifican con la democracia. En sentido más específico se aplica a aquellas corrientes políticas que ponen especial énfasis en la libertad de los individuos frente a la interferencia del Estado. Su etimología se remonta al término latino liber (libre) pero su utilización para designar a una corriente política se remonta tan sólo a comienzos del siglo XIX. Los liberales españoles, defensores de la Constitución de 1812 fueron los primeros en adoptar esa denominación, que a mediados de aquel siglo era ya comúnmente usada en toda Europa y América. Los principios liberales básicos, según el filósofo John Gray, son el individualismo, el igualitarismo, el progresismo y el universalismo. Es decir que los liberales defienden los derechos del individuo frente a las presiones colectivas, afirman la igualdad de derechos de todos los seres humanos, confían en un progresivo avance político y social y afirman la primacía de los valores humanos universales frente a las diferentes tradiciones culturales. Los liberales defienden la propiedad privada, la libertad económica, el gobierno representativo, la separación de la Iglesia y el Estado y el pluralismo político. Se suele considerar como “padre del liberalismo” al filósofo John Locke, quien tras el triunfo definitivo del parlamentarismo en Inglaterra con la “gloriosa revolución” de 1688 defendió el gobierno basado en el consentimiento de los gobernados. Un siglo después las revoluciones americana y francesa dieron un gran impulso a la idea de libertad. El liberalismo clásico, que se desarrolló en Europa y América en el siglo XIX, promovió los derechos individuales y el gobierno representativo. Su concepto de libertad se basaba en la llamada libertad negativa, es decir la libertad del individuo frente a toda coacción exterior, del Estado, de la Iglesia o de cualquier otra fuerza colectiva, incluida la posible tiranía de la mayoría. De acuerdo con la doctrina de los economistas clásicos, expuesta por primera vez por Adam Smith en La riqueza de las naciones (1776), defendió la libertad de mercado frente a las interferencias estatales y el libre comercio internacional frente a las medidas proteccionistas. En todo ello el modelo británico resulto particularmente influyente. John Stuart Mill, el más influyente filósofo liberal británico del siglo XIX resumió el concepto clásico de la libertad al afirmar que esta consiste en que cada uno persiga su propio bien a su propio modo. Desde comienzos del siglo XX el liberalismo clásico fue en parte reemplazado por el llamado nuevo liberalismo o liberalismo social, que destacaba las obligaciones sociales del Estado y fue una de las corrientes que contribuyó al surgimiento del Estado del Bienestar. Surgió así el concepto de libertad 9
  10. 10. positiva, desarrollado en primer término por el filósofo británico Thomas H. Green, que destacaba la necesidad de instituciones sociales y políticas que proporcionaran a los individuos las condiciones necesarias para ejercer su libertad. Si de acuerdo con el concepto de libertad negativa la misión del Estado es dejar hacer, de acuerdo con el concepto de libertad positiva el Estado debe garantizar las condiciones de bienestar mínimas para que todos puedan ejercer su libertad. La Gran Depresión de los años treinta contribuyó a una perdida de confianza en la capacidad del libre mercado para regularse de manera autónoma y a una mayor intervención del Estado, que encontró su inspiración en la nueva doctrina económica de John Maynard Keynes. Por el contrario, a partir de la crisis de 1973 y de los gobiernos de Margaret Thatcher en Gran Bretaña y Ronald Reagan en Estados Unidos, se ha producido un retorno a los principios del liberalismo clásico, a veces denominado neoliberalismo, que se ha difundido por el mundo con el avance de la globalización. En la actualidad los principios liberales básicos han sido asumidos por todos los partidos identificados con la democracia, pero la herencia del liberalismo clásico la mantienen sobre todo los diversos partidos liberales, de orientación en general centrista, que forman la Internacional Liberal y que en el Parlamento Europeo se agrupan en la Alianza de Liberales. 8. MULTICULTURALISMO.El término multiculturalismo puede emplearse en un sentido puramente descriptivo, para referirse a la situación de una sociedad en la que conviven grupos étnicos diferenciados por su tradición cultural y sus valores morales, y en sentido normativo como valoración positiva de esa diversidad, basada en el derecho de los grupos minoritarios a mantener su cultura y valores, e incluso en las ventajas que esa diversidad cultural aportaría a la sociedad en su conjunto. Loa partidarios del multiculturalismo propugnan un mismo respeto a los valores de los diferentes grupos étnicos y religiosos y rechazan la promoción de determinados valores como válidos para el conjunto de la sociedad. Las críticas al multiculturalismo se centran en el daño que produce a la cohesión nacional y en la restricción de los derechos individuales de los miembros de un grupo que pueden resultar de la promoción de tradiciones culturales específicas, por ejemplo la restricción de los derechos de la mujer en el caso de tradiciones culturales marcadamente patriarcales. La diversidad cultural en el seno de una comunidad plantea problemas de integración. Un amplio estudio de campo llevado a cabo en Estados Unidos por el politólogo Robert D. Putnam reveló que cuanto mayor era la diversidad étnica, menor era la confianza de los ciudadanos entre ellos y respecto a las instituciones. En cuanto a las implicaciones éticas y políticas de la promoción de la diversidad cultural, el filósofo Aurelio Arteta ha argumentado que el multiculturalismo parte de la convicción de que existen grupos culturales que definen la identidad de los individuos y que deben ser protegidos, hasta el punto de que sus miembros deben ser eximidos de algunas de las obligaciones generales de todos los ciudadanos. Lo cual pone en cuestión la universalidad de los derechos humanos y la igualdad ante la ley. Así es que, según Arteta, los principios democráticos conducen al respeto de las diferencias culturales, es decir a la aceptación de la diversidad cultural, pero no a su promoción a expensas de la igualdad de derechos de todos los ciudadanos de un país y del respeto a los valores reconocidos en la Declaración universal de los derechos humanos, adoptada por Naciones Unidas en 1947. 9. NACIÓN.El término nación, derivado del latín natio, se emplea para referirse a un grupo humano que presenta ciertos rasgos culturales comunes y posee o aspira a algún tipo de autogobierno. Aunque a menudo se emplea como sinónimo de país o de Estado, en principio no es difícil establecer una distinción, pues el 1
  11. 11. término país se refiere básicamente a un territorio, mientras que el término Estado designa una entidad política soberana. Por otra parte el término nación se emplea muy a menudo como equivalente a Estado en el ámbito internacional. El término nación se aplica tanto a la nación-estado como a la nación cultural. Una nación-estado es un Estado que se presenta como la expresión soberana de una comunidad nacional, mientras que una nación cultural es una comunidad que se siente vinculada por unos rasgos culturales compartidos, aunque no posea un Estado propio. Este segundo concepto resulta más problemático que el de nación-estado, ya que no existe un consenso acerca de los rasgos que definen a una nación cultural. El requisito indispensable es que los miembros que constituyen esa comunidad sientan la existencia de un vínculo entre ellos basado en factores como la historia, la lengua, la religión y otras tradiciones culturales. De acuerdo con la interpretación primordial de las naciones, común ente los militantes nacionalistas, las naciones son comunidades naturales en las que se subdivide la especie humana y tienen profundas raíces históricas, mientras que los Estados multinacionales son construcciones artificiales. En cambio hay estudiosos que conciben a las naciones como construcciones sociales, es decir como producto de una acción voluntaria y consciente encaminada a su creación. Ernest Gellner, por ejemplo, ha afirmado que son los nacionalismos los que engendran a las naciones y no viceversa. Hay casos en que los ciudadanos de un Estado se sienten miembros de una misma nación debido a su historia común, a pesar de sus diferencias étnicas o lingüísticas. En Europa el caso más evidente es el de Suiza, un Estado en el que se hablan cuatro lenguas y cuyos ciudadanos se sienten integrados en una Willensnation, es decir una nación basada en la voluntad. Un caso similar es el de aquellas naciones surgidas de la colonización y la inmigración, en la que la diversidad de los orígenes de sus ciudadanos no ha impedido el surgimiento de un fuerte sentido de la identidad nacional basado en su tradición histórica, como ocurre en Estados Unidos o en Argentina. La concepción de la nación como resultado de la voluntad colectiva tiene su más famosa expresión en las palabras del escritor francés Ernest Renan quien en 1882 afirmó que una nación es “un plebiscito cotidiano”, es decir que existe porque sus miembros quieren que exista. Frente a la concepción primordial alemana según la cual la lengua y la tradición cultural eran la base de la nación y por tanto Alsacia y Lorena eran alemanas, para los franceses lo decisivo era la voluntad popular y por tanto Alsacia y Lorena eran francesas. Renan afirmó también que una nación era un grupo humano que había hecho grandes cosas en común y quería seguir haciéndolas. En contraste con esta afirmación optimista cabe citar la definición humorística, cínica pero no del todo desencaminada, que dio el deán Inge, profesor de teología en Cambridge, a mediados del siglo XX: “una nación es una sociedad que comparte un misma engaño acerca de sus antepasados y un mismo odio frente sus vecinos”. 10. NACIONALISMO.El término nacionalismo se puede utilizar en dos sentidos, el primero muy amplio y el segundo más estricto. Por un lado para referirse a todas las manifestaciones culturales y políticas que se basan en el sentimiento de solidaridad entre los ciudadanos de un Estado y de adhesión a los valores que dicho Estado representa, es decir como sinónimo de sentimiento patriótico. En ese sentido el nacionalismo está presente en todas las democracias, ya que el consenso democrático resulta difícil si los ciudadanos no se sienten partícipes en un proyecto común, algo que habitualmente se denomina patriotismo. Y por otro para referirse a una doctrina política cuyo núcleo central es la convicción de que la humanidad está dividida naturalmente en un tipo peculiar de comunidades básicas, denominadas naciones, a cada una de las cuales corresponde la soberanía sobre determinado territorio. 1
  12. 12. El nacionalismo en sentido estricto es una doctrina que surgió a fines del siglo XVIII por obra de pensadores como el alemán Johann Gotfried Herder y que ha tenido una gran influencia a lo largo de los siglos XIX y XX. Sus orígenes temporales coinciden pues con los de la democracia y no es extraño que así sea. Cuando la soberanía se atribuía a los monarcas, la identidad de sus súbditos no tenía trascendencia política y de hecho las ciudades y territorios podían pasar de una soberanía a otra al azar de las herencias dinásticas y de las guerras. La democracia parte sin embargo del principio de soberanía popular y a partir de ahí la identidad nacional de los ciudadanos adquiere una mayor relevancia política. Históricamente se han seguido dos vías hacia el nacionalismo. La primera ha sido la de identificar a la nación, sujeto de la soberanía nacional, como el conjunto de los habitantes de un determinado Estado, que a veces es de origen dinástico, como en los casos de Francia, España, China o Japón, y otras veces tiene un origen colonial, como ocurre con la mayoría de los estados americanos o africanos. La segunda sido la de atribuir esa soberanía a una nación cultural, es decir a una nación definida por unos rasgos culturales específicos, cuyo territorio puede no coincidir con el de un Estado ya existente, sino estar englobado en un Estado más amplio (como Irlanda en el Reino Unido) o dividido entre varios Estados (como Alemania, Italia o Polonia). En el primer caso la nación queda delimitada por unas fronteras que son el resultado de una sucesión de azares históricos, como uniones dinásticas o victorias militares, mientras que en el segundo es el propio movimiento nacionalista el que se arroga la capacidad de identificar los límites de la nación soberana. Cuando la nación identificada por los nacionalistas coincide con un Estado preexistente, su objetivo será reforzar los rasgos culturales comunes que diferencian a ese Estado respecto a sus vecinos, es decir esforzarse a crear una identidad cultural diferenciada, y a su vez promover la homogeneidad cultural en el interior de sus fronteras. Cuando la nación identificada por los nacionalistas resulta en cambio estar dividida en varios estados o sometida a estados que los nacionalistas consideran extranjeros, el movimiento nacionalista ha de plantearse necesariamente tres cuestiones: cuáles son las fronteras de su nación, cuales son los rasgos culturales que diferencian a los miembros de esa nación respecto a sus vecinos y cual es el grado de autogobierno político que desean para su nación. 11. SOCIALDEMOCRACIA.El término socialdemocracia se aplica a una corriente política que durante su existencia de más de un siglo ha experimentado un considerable cambio en sus objetivos, que pueden resumirse en la aspiración a un sistema económico y social más favorable a los ciudadanos y ciudadanas comunes. 1
  13. 13. En una primera etapa los socialdemócratas o socialistas, ambos términos eran intercambiables, pretendían sustituir el sistema capitalista por otro basado en la propiedad colectiva de los medios de producción y se inspiraban en gran medida en la doctrina de Marx.. En las décadas que siguieron a la Segunda Guerra Mundial los socialdemócratas de Europa occidental jugaron un gran papel en la creación del Estado del bienestar y se orientaron hacia la reforma del capitalismo más que hacia su abolición. Ello condujo a su identificación práctica con el sistema basado en la combinación de la economía de mercado e intervencionismo estatal dominante en Europa en aquel periodo. Pero el retorno al liberalismo económico que se produjo a partir de los años setenta llevó gradualmente a los partidos socialdemócratas a modificar sus planteamientos y a apoyar un modelo económico más flexible y abierto. Esto ha conducido a que a comienzos del siglo XXI las políticas económicas de los gobiernos socialdemócratas no sean en muchos aspectos contrapuestas a las de gobiernos más conservadores, al tiempo que la socialdemocracia se mantiene como la principal fuerza política en el campo de la izquierda. El primer partido socialdemócrata fue el alemán, que surgió en el congreso de Gotha de 1875 de la fusión de dos partidos preexistentes y se basó en gran medida, pero no de forma exclusiva, en la doctrina de Marx. En los años siguientes surgieron nuevos partidos de semejante orientación, que adoptaron la denominación de socialistas o socialdemócratas, y en 1889 se fundó la Internacional Socialista, también conocida como Segunda Internacional, que actuó como órgano de enlace entre ellos. Fue en el seno del Partido Socialdemócrata Alemán donde surgió la corriente revisionista del marxismo en la que se encuentra el origen de la socialdemocracia actual, Su principal impulsor, a partir de 1898, fue Eduard Berstein, quien criticó el determinismo económico de Marx y su creencia en el empobrecimiento creciente de los trabajadores, en el inevitable hundimiento del capitalismo, en la división de la sociedad en dos clases antagónicas y en la necesidad de la dictadura del proletariado. Por el contrario propuso que la socialdemocracia colaborara con otros partidos democráticos de izquierda para impulsar reformas sociales y políticas graduales por medios pacíficos. Los novedosos planteamientos de Berstein fueron mayoritariamente rechazados por el movimiento socialista internacional, pero sus ideas terminaron por imponerse en la práctica. A partir de la revolución rusa de 1917 y de la escisión comunista, la mayor parte de los partidos socialistas rechazaron el marxismo dogmático y la dictadura de partido y asumieron la defensa de las libertades democráticas. Tras la turbulenta era de los fascismos y de la Segunda Guerra Mundial esa fue la tendencia que se impuso en la socialdemocracia europea. La nueva Internacional Socialista, fundada en 1951, denunció en su documento fundacional, la declaración de Frankfurt, denunció tanto el capitalismo como el comunismo. Los partidos que la integraban asumieron la defensa de los principios liberales en que se basaban las democracias occidentales al tiempo que impulsaban, junto a otros partidos, el desarrollo del Estado del Bienestar. En 1959 el Partido Socialdemócrata Alemán abandonó en su congreso de Godesberg el marxismo y el concepto de la lucha de clases. Puesto que la sustitución de la economía de mercado ya no se plantea y los rasgos básicos del Estado del bienestar no son discutidos por ninguna corriente política importante, el programa socialdemócrata básico se ha convertido en parte del consenso democrático. Por otra parte la necesidad de combinar el mantenimiento del Estado del bienestar con la promoción de la eficacia económica, en una etapa de creciente competencia a nivel global y de declive demográfico, ha obligado a los gobiernos socialdemócratas a tomar medidas de liberalización económica contrarias a su tradición. 1
  14. 14. 12. TERRORISMO.Podemos definir el terrorismo como un conjunto de actos de violencia premeditada, ejecutados por una organización clandestina o por agentes encubiertos de un gobierno, cuyas víctimas son personas no combatientes y cuyo propósito es político. Esta definición no es universalmente aceptada y el propio término resulta polémico, debido a la fuerte connotación negativa que posee, por lo que existe una reticencia a aplicarlo a los actos de quienes luchan por una causa considerada justa. De acuerdo con una observación cínica, quienes para unos son terroristas, para otros son luchadores por la libertad. Existen sin embargo documentos internacionales relevantes que respaldan el empleo del término en el sentido aquí apuntado. En 1995 a una resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas definió los atentados terroristas como “actos criminales con fines políticos concebidos o planeados para provocar un estado de terror en la población en general, en un grupo de personas o en personas determinadas” y afirmó que resultaban “injustificables en todas las circunstancias, cualesquiera sean las consideraciones políticas, filosóficas, ideológicas, raciales, étnicas, religiosas o de cualquier otra índole que se hagan valer para justificarlos”. Una resolución de la Asamblea General, a pesar de su importancia simbólica, no implica sin embargo ninguna obligación legal para los Estados miembros. En cambio un convenio internacional representa un compromiso obligatorio para todos los Estados que lo suscriben. De ahí la importancia de que se incluyera una definición del acto terrorista en la Convención Internacional para la Supresión de la Financiación del Terrorismo, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1999 y que entró en vigor en 2002. De acuerdo con ella se considera terrorista cualquier acto “destinado a causar la muerte o lesiones corporales graves a un civil o a cualquier otra persona que no participe directamente en las hostilidades en una situación de conflicto armado, cuando, el propósito de dicho acto, por su naturaleza ó contexto, sea intimidar a una población u obligar a un gobierno o a una organización internacional a realizar un acto o a abstenerse de hacerlo”. Conviene por ello analizarla con precisión los dos elementos que la integran. El primero define el acto terrorista en relación con sus víctimas, que han de ser civiles o, en términos más generales, personas que no están combatiendo en un conflicto armado. Es decir que, de acuerdo con esta definición un atentado contra un militar en una situación de paz constituye un acto terrorista, pero no ocurre lo mismo con un ataque realizado contra una patrulla militar en una situación de conflicto armado. El segundo lo define en relación con su propósito, que ha de ser el de atemorizar a una población o de forzar la voluntad de un gobierno o de una organización internacional. De hecho el término terrorismo deriva de ese propósito de aterrorizar a una población: el terrorista no mata sólo para eliminar a su víctima, sino para crear un sentimiento generalizado de temor favorable a sus propósitos políticos. Otra definición resulta particularmente importante a efectos estadísticos. Puesto que la administración de los Estados Unidos es la que mayor empeño pone en recopilar y publicar información sobre los atentados que se cometen anualmente en todo el mundo, debe tenerse en cuenta que a tales efectos el Código de los Estados Unidos afirma que el terrorismo consiste en una “violencia premeditada, con motivación política, perpetrada contra objetivos no combatientes por grupos no estatales o por agentes clandestinos”. Como puede verse esta definición contiene dos elementos que también figuran en la de Naciones Unidas, aunque expresados de manera más concisa: las víctimas han de ser personas no combatientes y el propósito ha de ser político. Añade además el carácter premeditado de los actos terroristas y que el sujeto terrorista ha de ser un grupo no estatal o un agente clandestino. Esto implica que los actos de violencia contra personas no combatientes promovidos por un Estado sólo entran en la definición de terroristas si se ejercen de manera clandestina. 1
  15. 15. En realidad, la imagen habitual de un acto terrorista implica un acto clandestino, no una violencia ejercida por agentes que se dan a conocer abiertamente. Por otra parte es innecesario englobar los actos no clandestinos de terror estatal en el concepto de terrorismo, porque los crímenes contra la población civil realizados por gobiernos están muy claramente definidos por el derecho internacional. El estatuto de la Corte Penal Internacional, aprobado por la conferencia de Roma en 1998 y que tras haber sido firmado por 139 estados entró en vigor en 2002, declara en su artículo 7 que son "crímenes de lesa humanidad" aquellos que se cometen "como parte de un ataque generalizado o sistemático contra una población civil" y "de conformidad con la política de un Estado o de una organización". Y en su artículo 8 incluye entre los crímenes de guerra el de "dirigir intencionadamente ataques contra la población civil en cuanto tal o contra civiles que no participen directamente en las hostilidades". 13. TRANSICIÓN DEMOGRÁFICA.El modelo de la transición demográfica, propuesto en 1929 por el demógrafo americano Warren Thompson y basado en la experiencia de los países más desarrollados a partir del siglo XVIII, describe una transformación de las variables básicas de la dinámica demográfica, es decir natalidad y mortalidad, basada en cuatro fases. - La primera fase.- Corresponde a las sociedades tradicionales o preindustriales y se caracteriza por elevadas tasas tanto de natalidad como de mortalidad. Las precarias condiciones de vida se traducen en una elevada y mortalidad, por lo que sólo una elevada natalidad explica que este tipo de sociedades hayan podido subsistir durante milenios. El equilibrio entre ambas tasas se traduce en un crecimiento demográfico lento, salvo en casos excepcionales como la colonización de territorios con condiciones naturales apropiadas por grupos humanos dotados de una tecnología más avanzada. Esta situación es la que tomó en consideración Thomas Malthus cuando desarrolló su pesimista teoría de la población, según la cual todo incremento del nivel de vida de las masas populares sólo podía ser transitorio, porque generaría un crecimiento demográfico que presionaría sobre los recursos disponibles hasta provocar un nuevo deterioro. - La segunda fase.- Se caracteriza por un marcado retroceso de la tasa de mortalidad debido al desarrollo tecnológico y económico, que se traduce en mejoras en la agricultura, en la industria, en los transportes, en la higiene y en la educación. Puesto que ello no va acompañado inicialmente por un descenso equivalente de la tasa de natalidad, el resultado es un rápido incremento de la población, tal como ocurrió en Europa en el siglo XIX y en muchos países en desarrollo en el XX. De acuerdo con el modelo maltusiano ese crecimiento podía haber concluido por generar una grave crisis demográfica. - La tercera fase.- Se mantiene la caída de la mortalidad, pero cae más rápidamente la tasa de natalidad, lo que evita que se produzca una catástrofe maltusiana. Esta reducción de la natalidad se debe a una transformación de las mentalidades, que pone en cuestión muchas pautas de comportamiento tradicionales y lleva a las parejas a concentrar sus esfuerzos en criar un menor número de hijos, que sobreviven gracias a la drástica reducción de la mortalidad infantil. El ritmo de crecimiento demográfico se reduce, como ya está ocurriendo en buena parte del mundo. En los actuales países emergentes, como China y Brasil, las fases segunda y tercera se han desarrollado con mucha mayor rapidez que en Europa. 1
  16. 16. - La cuarta fase.- Se caracteriza por tasas muy bajas tanto de natalidad como de mortalidad, por lo que el crecimiento demográfico tiende a cesar. No se produce sin embargo un equilibrio automático. En la mayoría de los países más desarrollados la fertilidad se ha situado muy por debajo de la tasa de reemplazo de dos hijos por mujer, lo que conduce a un aumento de la edad media de la población, que genera problemas económicos, aunque puede ser temporalmente compensado por la inmigración. Pero el descenso de la natalidad no es un fenómeno específico de los países desarrollados sino que se ha producido ya en la mayor parte del mundo. Surge así un desequilibrio que podría conducir a una quinta fase en la historia demográfica, marcada por el envejecimiento y por la disminución de la población. Últimamente se han manifestado sin embargo algunos indicios de repunte de la natalidad en algunos de los países más desarrollado. 1
  17. 17. CONCEPTOS ECONÓMICOS BÁSICOS ÍNDICE: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. BURBUJA ESPECULATIVA.CRISIS FINANCIERA.DÉFICIT PÚBLICO Y DEUDA PÚBLICA.DESARROLLO HUMANO.ECONOMÍA DE MERCADO.ESTADO DEL BIENESTAR.GLOBALIZACIÓN.LIBRE COMERCIO.NEOLIBERALISMO.PRODUCTO INTERIOR BRUTO.RECESIÓN ECONÓMICA.- 1. BURBUJA ESPECULATIVA.Se denomina burbuja especulativa a un incremento de los precios de un activo, ya se trate de acciones de una empresa o de bienes inmobiliario, que se basa en las expectativas de los inversores especto a su precio futuro y no en su rentabilidad actual. Por ejemplo, se forma una burbuja cuando se compran viviendas a un precio más elevado de lo que sería de esperar en función de la renta que se puede obtener al alquilarlas, en la suposición de que la inversión será rentable porque el precio de las viviendas seguirá subiendo. Esto supone que el mecanismo de la burbuja se alimenta a sí mismo: los inversores adquieren el activo porque su precio está subiendo y se espera que seguirá haciéndolo y su precio sube porque los inversores siguen comprando. Llega sin embargo un momento que el precio es tan alto como para que la demanda se retraiga y entonces se produce el mecanismo contrario: los inversores venden porque pierden confianza en los activos y ello conduce a una reducción de sus precios, que a su vez genera mayor desconfianza. El término se utilizó por primera vez en Inglaterra a comienzos del siglo XVIII para referirse al entusiasmo especulativo que generó la Compañía de los Mares del Sur y su posterior hundimiento: fue la burbuja de los Mares del Sur. Su origen está en relación con las burbujas físicas, que tienden a elevarse hasta que se deshacen. El origen de las burbujas especulativas ha generado mucho interés entre los economistas, que han sugerido diversas explicaciones. Se ha argumentado que en parte resultan de la insuficiente información que los inversores tienen acerca de la solidez de los activos que adquieran, pero diversos estudios sugieren que pueden producirse incluso en condiciones en que la información disponible es muy elevada En todo caso su origen se ve favorecido por las políticas monetarias expansivas, que incrementan la masa monetaria en circulación con la consiguiente reducción de las tasas de interés, mientras que las políticas monetarias restrictivas pueden conducir a que estallen las burbujas previamente surgidas. Dicho de otra manera, cuando los bancos centrales favorecen el incremento de la circulación monetaria para estimular la economía, como ocurrió en Estados Unidos y otros países a comienzos del siglo XXI, los inversores, favorecidos por las tasas de interés bajas que les permiten disponer de amplios recursos, aumentan su demanda de activos y ello puede conducir al surgimiento de burbujas especulativas. Las 1
  18. 18. burbujas inmobiliarias que se desarrollaron en Estados Unidos, España Irlanda y otros países a comienzos del siglo XXI contribuyeron al desencadenamiento de la gran crisis mundial de 2008. 2. CRISIS FINANCIERA.Se denomina Crisis Financiera a toda situación en que instituciones o activos financieros pierden rápidamente una parte de su valor. Estas crisis pueden afectar a los bancos, a las cotizaciones bursátiles, a la cotización internacional de las monedas o a la deuda pública. En principio representan pérdidas monetarias para determinadas instituciones o inversores privados, que no implican necesariamente una destrucción de riqueza real, pero pueden provocar una recesión económica, en cuyo caso se ve también afectada la producción de bienes y servicios. Una Crisis Bancaria se produce cuando los clientes que han depositado su dinero en un banco pierden confianza en su solidez y acuden en masa a retirar sus depósitos. Puesto que los bancos no conservan como reserva más que una fracción de los depósitos de sus clientes, si éstos acuden a retirarlos en masa el banco no podrá cumplir con ellos sin ayuda de otros bancos o de instituciones estatales. Puesto que la pérdida de confianza es contagiosa, a veces se utiliza la expresión pánico bancario. En el peor de los casos la crisis puede extenderse a todo el sistema bancario de un país e incluso contagiarse a nivel internacional, como ocurrió al inicio de la Gran Depresión de los años treinta. Una Crisis Bursátil se produce cuando una pérdida de confianza induce a ventas masivas de activos de las empresas cotizadas en bolsa, cuya cotización puede llegar a caer en picado. A veces tales crisis bursátiles representan el episodio final de una burbuja especulativa, como ocurrió con el hundimiento de la bolsa de Nueva York en 1929. Una Crisis Monetaria se produce cuando una pérdida de confianza en la economía del país conduce a un brusco descenso en la cotización de su moneda a través de un rápido deterioro de su balanza de pagos, debido a que se produce una fuga de capital y se reducen las inversiones extranjeras. El mecanismo es automático si la cotización de esa moneda fluctúa libremente, mientras que si la cotización es fijada por el Estado, es necesaria una decisión política de proceder a una devaluación, es decir a un descenso a la tasa de cambio fijada. Una Crisis de Deuda Pública se produce cuando la pérdida de confianza de los mercados obliga a un Estado a aumentar el interés que ofrece en sus emisiones de deuda pública. 3. DEFICIT PÚBLICO Y DEUDA PÚBLICA.Se denomina déficit público a la diferencia entre los gastos y los ingresos de un Estado. Cuando por el contrario los ingresos son superiores a los gastos se produce un superávit. Dentro del déficit público se incluyen el del Estado central o federal, el de los Estados federados o comunidades autónomas y el de los municipios. El déficit se expresa en porcentaje del PIB. El déficit se financia mediante el recurso al crédito, ya sea mediante emisiones de títulos de deuda ofrecidas a inversores privados o mediante créditos concedidos por instituciones internacionales u otros gobiernos. Si el déficit se prolonga se va acumulando la deuda pública, que suele expresarse en porcentaje del PIB del país. Así, por ejemplo, si la deuda pública de un Estado representa el 50 % del PIB, esto supone que la deuda acumulada por el Estado representa la mitad de la producción total del país durante un año.. 1
  19. 19. Parte de la deuda pública es adquirida por inversores nacionales (deuda interior) y parte es exterior. La deuda exterior es la deuda contraída por un país respecto a instituciones internacionales, otros Estados e inversores extranjeros privados, e incluye tanto deuda pública como deuda privada. Los Estados pagan un interés por su deuda y si la deuda es elevada el pago de intereses se convierte a su vez en un componente importante del gasto público y por tanto del déficit. La tasa de interés es más baja cuanto mayor es la confianza en que el Estado que emite los títulos de deuda está en disposición de pagar los intereses ofrecidos y se eleva en la medida que aumenta el riesgo percibido por los inversores. Se denomina por ello prima de riesgo al incremento de la tasa de interés de las emisiones de deuda pública debido a la desconfianza de los mercados. En Europa la deuda alemana es la que inspira más confianza y por ello la prima de riesgo se mide por la diferencia entre la tasa de interés que un país se ve obligado a ofrecer al realizar una emisión de deuda y la que ofrece Alemania. Así, por ejemplo, si el bono español a diez años se emite a un interés del 2,55 % y el alemán al 0,75 % se dice que el diferencial que expresa la prima de riesgo es de 180 puntos básicos. Si un Estado se ve imposibilitado para pagar los intereses de su deuda recurre a la reestructuración de la deuda, que implica una negociación con grandes inversores institucionales y privados para conseguir una reducción de los intereses y de los plazos de pago. El temor a una reestructuración hace subir en gran medida las tasas de interés que se han de ofrecer al emitir deuda. Es decir que cuanto más aumenta el déficit público más aumenta la deuda pública y más disminuye la confianza de los inversores, lo que a su vez se traduce en un aumento de las tasas de interés y un mayor déficit público. Para evitar ese círculo vicioso los Estados han de ajustar su presupuesto, recurriendo a la elevación de los impuestos y a la reducción de los gastos. El déficit público está condicionado por las fluctuaciones del ciclo económico. En momentos de crisis se reducen los ingresos públicos, porque los impuestos rinden menos, y se elevan los gastos sociales, especialmente las prestaciones por desempleo. El intento de eliminar el déficit en plena crisis, incrementando los impuestos y/o reduciendo los gastos sociales, puede resultar contraproducente, al reducir aún más la demanda. A la vez, la necesidad de evitar la espiral de aumento de la deuda, desconfianza de los mercados e incremento de la prima de riesgo implica la necesidad de ajustes para reducir el déficit público. Por ello en los momentos de crisis aguda, como la Gran Recesión iniciada en 2008, los gobiernos se encuentran ante la dificultad de ajustar el presupuesto para recuperar la confianza de los mercados y al mismo tiempo evitar que el ajuste sea tan duro que implique una caída del consumo perjudicial para la reactivación económica. 4. DESARROLLO HUMANO.El concepto de desarrollo humano representa un esfuerzo para medir no sólo el incremento de las magnitudes económicas reflejadas en la renta nacional, sino el grado de satisfacción de las necesidades humanas básicas. Su concreción estadística se halla en el Índice de Desarrollo Humano (IDH) que el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) elabora y publica desde 1990 en su informe anual sobre el desarrollo humano. El concepto de desarrollo humano se basa en las investigaciones del economista indio Amartya Sen, pero la iniciativa de concretarlo en un índice estadístico le correspondió al pakistaní Mahbub ul Haq, quien diseñó el IDH con el propósito de que el análisis del desarrollo trasladara su enfoque del crecimiento de la renta nacional a la mejora del bienestar. El IDH es un índice 1
  20. 20. estadístico que combina datos relativos a la esperanza de vida, el nivel educativo (medido a través de la tasa de alfabetización y de la tasa de escolarización primaria, secundaria y terciaria) y el PIB por habitante (medido según la paridad de poder adquisitivo). De acuerdo con el IDH los países se clasifican en tres grandes grupos, los de alto, medio y bajo desarrollo humano. Su utilidad principal es la de medir los progresos que se producen en los países de medio y bajo desarrollo. 5. ECONOMÍA DE MERCADO.Se denomina economía de mercado a un sistema económico basado en la división del trabajo y en la propiedad privada de los recursos productivos, en el que los productos se intercambian a través del mercado, es decir mediante un sistema de asignación de precios basado en la oferta y la demanda. Esto significa que los precios fluctúan libremente: suben si aumenta la demanda o disminuye la oferta, bajan si disminuye la demanda o aumenta la oferta. Ello induce a los productores a variar su oferta en función de las fluctuaciones del mercado. En la economía de autosuficiencia, un sistema casi completamente desaparecido hoy, apenas hay división del trabajo ni intercambio de productos, por lo que la mayor parte del consumo procede de lo producido por la unidad familiar o la pequeña comunidad local. En la economía planificada, propia de los regímenes comunistas y que hoy subsiste tan sólo en unos pocos países, los recursos productivos son mayoritariamente de propiedad estatal y los precios son fijados por las autoridades estatales en función de objetivos generales. La gran mayoría de los economistas sostienen que la economía de mercado es el sistema más eficiente de asignar los recursos y por tanto el fundamento de la prosperidad económica. Sus críticos destacan que favorece a los poseedores de capital, es decir a los propietarios de recursos productivos, frente a los trabajadores que sólo disponen de su capacidad de trabajo. El término capitalismo, prácticamente sinónimo de economía de mercado, es muy a menudo utilizado por sus críticos. En el mundo real no existe ningún país en el que toda la actividad económica sea privada y todos los precios se fijen en un mercado libre. En mayor o menor medida, en todos los países parte de la actividad productiva está dentro del sector público y la actividad económica está regulada. En ese sentido casi todas las economía actuales son mixtas, pero en la medida en que el sector privado es el más importante y el mercado es fundamentalmente libre, es correcto denominarlas economías de mercado. La mayoría de los economistas coinciden en que un exceso de intervención estatal resulta perjudicial para la economía, tanto si se manifiesta en un sector público demasiado amplio, como en una excesiva regulación de los precios en el mercado interno, como en medidas destinadas a frenar las importaciones y por tanto la competencia extranjera (proteccionismo). Pero dentro de este consenso general caben muchas opciones diferentes. El Estado juega hoy un papel más importante en la Europa occidental continental que en Estados Unidos y Gran Bretaña. La intervención del Estado se incrementó en Europa y América en el período comprendido entre el final de la 2ª Guerra Mundial y la crisis del petróleo de 1973, período en el que tuvieron gran influencia las ideas del economista británico John M. Keynes y se produjo el gran desarrollo del Estado de bienestar. Pero desde comienzos de los años ochenta, se produjo un retorno hacia el liberalismo económico, protagonizado por Margaret Thatcher en Gran Bretaña y Ronald Reagan en Estados Unidos (neoliberalismo). Es pronto para saber si la Gran Recesión iniciada en 2008 conducirá o no a una mayor regulación estatal de la economía. La experiencia histórica muestra es que la economía de mercado es compatible con un régimen autoritario, como en el Chile de Pinochet o la China de hoy, pero que no ha habido ninguna democracia cuyo sistema económico no sea de mercado. 2
  21. 21. 6. ESTADO DEL BIENESTAR.Se denomina Estado del bienestar a un tipo de gobierno que asume la función de garantizar un bienestar básico a todos los ciudadanos, a través de sistemas de seguridad social y de transferencias de dinero público. En términos generales la combinación de democracia política, economía de mercado y Estado del bienestar se ha extendido por todos los países más desarrollados, aunque el Estado del bienestar ha alcanzado en Europa occidental una cobertura especialmente amplia, mientras que en Estados Unidos es menor, debido a una mayor confianza en la iniciativa privada. Los principios básicos del Estado del bienestar son: - La garantía de la igualdad de oportunidades.- La promoción de una distribución más equitativa de la riqueza y la responsabilidad colectiva respecto a aquellos que no son capaces de garantizarse por si mismos, por motivos de edad, enfermedad o desempleo, un nivel mínimo de ingresos. Sus orígenes se encuentran en las políticas de gasto social que se iniciaron en algunos Estados europeos a finales del siglo XIX, especialmente en la Alemania de Bismarck, y se ampliaron durante los años treinta en respuesta a la Gran Depresión. Aunque la necesidad de un sistema básico de protección social no es discutida por ninguna fuerza política significativa del mundo desarrollado, existe un gran debate acerca de los límites del Estado del bienestar. Su ampliación ha exigido una elevación del gasto público y por tanto del nivel de los impuestos, que en algunos países de la Europa septentrional se sitúan en torno al 50 % del PIB, y ello es objeto de críticas por parte de sectores liberales conservadores. Estos arguyen que ese elevado nivel de gasto público reduce la flexibilidad de la economía de mercado y resulta por ello perjudicial para el progreso económico. Quienes defienden esta tesis argumentan que los Estados Unidos, donde el gasto social es menor, han demostrado en las últimas décadas una mayor capacidad de generar riqueza y empleo, mientras que los defensores del Estado de bienestar arguyen que el caso de los países escandinavos demuestra que es posible combinar eficacia económica y protección social. 7. GLOBALIZACIÓN.El término globalización describe el proceso de creciente interacción entre los distintos países del mundo en el plano económico, social, político, cultural e incluso biológico (difusión de especies útiles y también de gérmenes patógenos). En particular se aplica a la integración de la economía mundial en las últimas décadas como resultado del avance tecnológico, en particular en el campo de las tecnologías de la información y la comunicación, y de la supresión de las barreras al libre comercio. El término comenzó a ser usado por economistas y otros estudiosos en los años sesenta del siglo XX y ha alcanzado una gran difusión desde finales de los años ochenta. La globalización económica puede medirse a través de: - El incremento del comercio internacional.La difusión de los avances tecnológicos.- P or ejemplo el uso de teléfonos móviles. La difusión de los flujos de capital.La movilidad de los trabajadores.2
  22. 22. Pero no menos importante es la difusión de las ideas, de los conocimientos y de la cultura popular, a través de congresos científicos, medios de comunicación, incluido Internet, y grandes eventos deportivos: las olimpiadas y los campeonatos mundiales de fútbol son excelentes símbolos de la globalización por las inmensas audiencias que obtienen en todos los continentes. Los orígenes del proceso de globalización se hallan en los grandes viajes de descubrimiento de los siglos XV y XVI, que condujeron al establecimiento por primera vez en la historia al establecimiento de redes de tráfico marítimo que enlazaban a Europa, América, África y Asia. En el siglo XIX la globalización dio un gran paso adelante debido a los avances tecnológicos, el triunfo del liberalismo económico, las migraciones ultramarinas y la expansión colonial europea. El periodo entre las dos guerras mundiales supuso en cambio un período de retroceso de la globalización, debido al cierre de los mercados. La convicción de que la ausencia de una respuesta internacional coordinada había contribuido a que se agravara la Gran Depresión e incluso, indirectamente, a que estallara la 2ª Guerra Mundial, condujo a que tras la victoria aliada los gobiernos de las potencias democráticas pusieran especial empeño en potenciar el libre comercio internacional. La conferencia de Bretton Woods de 1944 supuso un paso decisivo para impulsar un marco de estabilidad económica y monetaria y de eliminación de las barreras al libre comercio, por lo que constituye el antecedente directo de la actual fase de la globalización. En el plano comercial su principal resultado fue el establecimiento del Acuerdo General sobre Comercio y Tarifas, denominado GATT por sus siglas en inglés. Las sucesivas rondas de negociación que se han sucedido en el marco del GATT y de su sucesora, la Organización Mundial de Comercio, han conducido a la reducción de las tarifas aduaneras, de los costes del transporte marítimo, de los controles para el movimiento de capital y de los subsidios a los productores locales, y al reconocimiento internacional de los derechos de propiedad intelectual, todo lo cual ha propiciado una enorme expansión del comercio, A su vez ello ha contribuido al crecimiento económico mundial, de acuerdo con el principio de las ventajas comparativas, analizado por los economistas clásicos, según el cual el comercio internacional es en términos generales, beneficioso para todos los participantes, porque les permite especializarse en aquellas actividades en que pueden obtener mayor eficacia comparativa. El gran avance de la globalización se ha producido a lo largo de los últimos veinte años, debido al espectacular desarrollo tecnológico que tiene en Internet a su mejor símbolo, a la consiguiente reducción en los costes de comunicación y transporte, y al convencimiento general acerca de las ventajas de la apertura económica el exterior, que ha conducido la integración en el mercado mundial de los antiguos países comunistas europeos, de China y de la hasta entonces muy proteccionista India. Ello también ha dado lugar a un gran número de críticas a la globalización, por sus supuestas consecuencias perniciosas. La globalización es en parte resultado del progreso tecnológico, pero es también resultado de una opción política de los gobiernos, que han decidido abrir sus economías. Así es que la globalización tiene un componente casi irreversible, como es el progreso tecnológico, y otro que no lo es, ya que los gobiernos podrían renunciar a la apertura de sus economías a la competencia internacional en caso de que llegaran a considerarla perjudicial para los intereses nacionales. La Gran Recesión iniciada en 2008 no ha provocado sin embargo una vuelta al proteccionismo, sino que se le ha hecho frente a través de una cooperación internacional que contrasta con las respuestas nacionales contrapuestas que se dieron durante la Gran Depresión de los años treinta. La expansión de las nuevas economías emergentes, menos afectadas por la recesión, ha evitado la reducción del comercio mundial. 2
  23. 23. 8. LIBRE COMERCIO.El libre comercio es un tipo de política comercial que permite los intercambios internacionales sin interferencia estatal. La política opuesta es el proteccionismo, que trata de proteger a los productores nacionales de la competencia extranjera mediante tarifas aduaneras, cuotas de importaciones yotras medidas administrativas que restrinjan las importaciones. El argumento fundamental a favor del libre comercio es el principio de las ventajas comparativas, cuya demostración clásica fue expuesta en 1817 por el economista británico David Ricardo. Este principio explica por qué el comercio resulta ventajoso para las dos partes incluso en el caso de que uno de los países pudiera producir más barata la mercancía que importa. El ejemplo de Ricardo se refería al comercio de vino y tejidos entre Inglaterra y Portugal. Los costes absolutos de producir ambas mercancías eran por entonces más bajos en Portugal, pero la diferencia era mayor en el caso del vino, así es que a Portugal le resultaba rentable dedicar recursos a la producción de vino a expensas de la producción de tejidos e importar estos de Inglaterra. A su vez a Inglaterra le resultaba rentable especializarse en los tejidos, porque sus costes relativos (es decir en comparación con los costes portugueses) eran más bajos que en el caso del vino. La conclusión es que todo país saldrá beneficiado en la medida en que se especialice en la producción de aquellas mercancías para las que sus costes relativos son menores. A los consumidores les perjudica el proteccionismo porque las barreras a las importaciones encarecen los precios que pagan. Y se ha comprobado que aquellos países que se han orientado hacia la exportación han tenido en las últimas décadas un desarrollo significativamente más elevado que los que adoptaron una política de substitución de importaciones que reservara el mercado nacional a los productores nacionales. Sin embargo cierto grado de proteccionismo se da en todos los países. Uno de los motivos es que siempre existen sectores productivos nacionales a los que el libre comercio les perjudica: en el ejemplo de Ricardo serían el sector vitivinícola inglés y el sector textil portugués. Desde el punto de vista político resulta además importante que el libre comercio beneficie al conjunto de los consumidores de manera poco visible, mientras que puede dañar de manera muy obvia a un sector concreto, que presionará en contra. Además de la defensa de intereses particulares, el proteccionismo puede apoyarse en argumentos más amplios. Un argumento muy sólido es el relativo a los sectores productivos nacientes, que no han alcanzado las economías de escala necesarias para reducir los precios, pero que tras una etapa de protección estarán en condiciones de afrontar la competencia exterior. En tales casos los economistas recomiendan unas tarifas aduaneras moderadas. Menos justificación teórica pero mucho apoyo político tiene la protección de ciertos sectores en declive, como es notoriamente el caso del sector agrario de muchos países muy desarrollados. La política agraria común europea, por ejemplo, es muy proteccionista. Otros argumentos se basan en la protección de la independencia nacional, que ciertos sectores temen se vea comprometida si el país depende del exterior para su prosperidad económica, aunque ello resulta en nuestros días inevitable, a no ser que se admita el drástico declive del nivel de vida que implicaría una política autárquica. Los sindicatos de los países desarrollados se sienten amenazados por la competencia de los países con un nivel salarial más bajo, a los que se traslada la producción industrial de ciertos sectores (deslocalización). A un nivel más general, sectores de opinión de los países más desarrollados temen que la competencia internacional lleve a poner en cuestión sus niveles de protección social o de protección al medio ambiente. Y también hay críticos que ven en el libre comercio uno de los instrumentos fundamentales de la globalización y ven en ésta una amenaza a la diversidad cultural del mundo. 2
  24. 24. 9. NEOLIBERALISMO.El término neoliberalismo tiene una fuerte carga polémica, porque lo emplean sobre todo los críticos de la liberalización económica para desacreditar las políticas que denuncian. Su uso comenzó a extenderse en los años setenta del siglo XX, especialmente en América Latina, donde se aplicó a la política económica de Pinochet en Chile, y su contenido se precisó cuando en 1990 John Williamson forjó la expresión “consenso de Washington” para referirse a las medidas “neoliberales” impulsadas en todo el mundo por dos instituciones internacionales con sede en Washington, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. Según Williamson, los diez elementos del “Consenso de Washington” son: - Una política fiscal que evite el déficit público, salvo transitoriamente en circunstancias de crisis. - Una reorientación del gasto público que reduzca los subsidios directos indiscriminados y se centre en la educación primaria, la sanidad básica y la inversión en infraestructuras. - Una reducción de la presión fiscal excesiva, para estimular la innovación y la eficiencia. - Unas tasas de interés acordes con la situación del mercado, positivas en términos reales pero moderadas. - Libre fluctuación de las tasas d cambio de la moneda. - Liberalización del comercio exterior. - Liberalización de los flujos internacionales de capital. - Privatización de empresas públicas. - Desregulación, es decir eliminación de las medidas que restringen la libre competencia, salvo las requeridas por motivos de seguridad, protección del medio ambiente y protección de los consumidores, - Garantía jurídica de los derechos de propiedad. - Desarrollo del sistema bancario. A pesar de su carga polémica, el término neoliberalismo resulta útil para destacar que durante las tres últimas décadas el período de intervencionismo estatal que se inició en los años treinta y se inspiró en Keynes ha dado paso a un regreso de los principios del liberalismo clásico, aunque ello no ha supuesto una renuncia al Estado del bienestar. La Gran Recesión iniciada en 2008 ha planteado la necesidad de una regulación más adecuada de ciertas prácticas financieras, pero no ha puesto en cuestión la confianza general en el libre funcionamiento de la economía de mercado. Por su parte, los críticos del neoliberalismo argumentan que reduce la soberanía económica de los Estados, cuya política se ve condicionada por la respuesta de los mercados internacionales, incrementa la desigualdad social y reduce el poder negociador de los trabajadores. 10. PRODUCTO INTERIOR BRUTO.El Producto Interior Bruto es el valor a precios finales de mercado de los bienes y servicios oficialmente producidos en el interior de un país durante un año. Representa el instrumento más 2
  25. 25. utilizado para medir el desarrollo económico de un país. Puede medirse mediante tres métodos, que deberían dar el mismo resultado. - El método de la oferta o del valor agregado.- Consiste en sumar el valor neto de la producción de todas las empresas del país. - El método del gasto.- Consiste en establecer el gasto total en la compra de servicios mediante la suma del consumo privado, la inversión bruta y el gasto público, que ha de ajustarse sumándole las exportaciones y restándole las importaciones (las exportaciones se producen en el interior país pero son pagadas en el exterior, mientras que con las importaciones ocurre lo contrario). - El método de la distribución o del ingreso.- Consiste en sumar los ingresos que obtienen los distintos participantes en la producción, es decir la suma de salarios, beneficios, intereses y rentas. En 1993 se llegó a un acuerdo internacional sobre los procedimientos de medición del PIB. El Producto Nacional Bruto se calcula teniendo en cuenta no el lugar de la producción sino la propiedad de las empresas, así es que representa el valor de los bienes y servicios producidos por las empresas de un país tanto en el interior como en el exterior de sus fronteras. Por ello el PNB es igual al PIB más los ingresos obtenidos en el exterior, menos los pagos realizados a extranjeros por sus ingresos obtenidos en el territorio nacional. Para medir el crecimiento del PIB de un año para otro es necesario tomar en consideración las variaciones de los precios, para lo cual se calcula el porcentaje que el valor de una moneda en un determinado año representa respecto a su valor en el año que se toma como base. Si por ejemplo la inflación en un país ha reducido el 50 % el valor de su moneda en veinte años, por ejemplo entre 2010 y 1990, el PIB de 2010 a precios corrientes, es decir a precios de ese año, será equivalente a tan sólo la mitad medido a precios constantes de 1990 y ese es el valor que debe ser tomado en consideración para medir el crecimiento experimentado. Para ello se utiliza un índice de precios denominado deflector del PIB. Para las comparaciones internacionales es necesario utilizar una tasa de cambio de las monedas y para ello se utilizan dos métodos. El primero es utilizar la tasa de cambio del mercado internacional, mientras que el segundo modifica esta tasa teniendo en cuenta la paridad de poder adquisitivo de las monedas, es decir el precio que hay que pagar por la misma cesta de productos en distintos países. Puesto que los precios son más altos en los países más ricos este segundo método, que refleja con mayor exactitud el nivel de vida relativo, muestra una menor diferencia entre el PIB de los países más desarrollados y de los países en desarrollo. 11. RECESIÓN ECONÓMICA.Se denomina recesión a un período prolongado de caída de la actividad económica, que se manifiesta en la reducción del PIB, de los ingresos, del empleo y del consumo. La regla que se utiliza habitualmente es la de considerar que una economía ha entrado en recesión cuando el PIB cae durante dos trimestres consecutivos. De acuerdo con esta regla la economía española entró en recesión en la segunda mitad de 2008. Cuando la recesión se prolonga durante tres o más años se suele utilizar el término depresión, como en el caso de la Gran Depresión de los años treinta. Ese no es, al menos todavía, el caso de la recesión mundial que se inició en 2008, a la que algunos analistas se refieren como la Gran Recesión. El origen de una recesión se encuentra en una crisis que afecta a la confianza de los actores económicos. La respuesta de las autoridades al inicio de una recesión suele consistir en medidas expansionistas que estimulen la demanda, mediante una política monetaria expansionista, que implica una reducción de los 2
  26. 26. tipos de interés, y/o un incremento del gasto público. Ello puede conducir sin embargo a un aumento del déficit público y por tanto de la deuda pública que debilite la confianza de los inversores en la solidez financiera del país afectado y contribuya a sus dificultades económicas. 2
  27. 27. PRINCIPALES ORGANIZACIONES INTERNACIONALES ÍNDICE: 1. 2. 3. 4. 5. BANCO MUNDIAL.FONDO MONETARIO INTERNACIONAL.G8 Y G20.ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE COMERCIO.NACIONES UNIDAS.- 1. BANCO MUNDIAL.La denominación de Grupo del Banco Mundial designa desde 2007 a un conjunto de cinco instituciones, la más importante de las cuales es el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, fundado en 1945 sobre la base de los acuerdos tomados en la conferencia de Bretton Woods de julio de 1944, de los que surgió también el Fondo Monetario Internacional. Su objetivo inicial fue el de favorecer la reconstrucción de los países devastados por la Segunda Guerra Mundial, pero a partir de los años sesenta se ha especializado en la ayuda a los países en desarrollo. Forma parte de las instituciones especializadas del sistema de Naciones Unidas. Se trata de una organización intergubernamental, con sede en Washington, que actualmente cuenta con 187 países miembros. Concede créditos a tasas de interés preferentes a aquellos de sus miembros que se encuentran en dificultades, a quienes plantea para ello la exigencia de ajustes estructurales, tales como la reducción del déficit público o la lucha contra la corrupción. En los últimos años, en parte como respuesta a las críticas recibidas, su objetivo no es sólo promover el crecimiento económico sino también la reducción de la pobreza. Sus principales proveedores de fondos son hoy Estados Unidos, Reino Unido, Japón, Alemania y Francia, que en conjunto le proporcionan más de la mitad, mientras que el resto viene de las contribuciones de otros cuarenta países. 2. FONDO MONETARIO INTERNACIONAL.El Fondo Monetario Internacional es, al igual que el Banco Mundial, una institución intergubernamental fundada en 1945 sobre la base de los acuerdos tomados en la conferencia de Bretton Woods de julio de 1944. Inicialmente contaba con 45 países miembros, que hoy son 187. Su objetivo ha sido estabilizar las tasas de cambio de las monedas y contribuir así a la estabilidad del sistema económico mundial, evitando así una repetición del colapso del comercio internacional que se había producido en los años treinta. Los países miembros pagan unas cuotas para sostener un fondo que concede créditos a aquellos que encuentran dificultades temporales en sus balanzas de pagos. Forma parte del sistema de instituciones especializadas de Naciones Unidas. Su dirección ejecutiva la integran veinticuatro directores, de los que cinco son nombrados por los cinco países que suministran las mayores cuotas y diecinueve son elegidos por los restantes países miembros. El gobernador, elegido por todos los países miembros, es tradicionalmente un europeo, mientras que el del Banco Mundial es tradicionalmente un estadounidense. Su sede se halla en Washington. 2
  28. 28. Los mayores contribuyentes y por tanto los países con mayor voto ponderado son Estados Unidos, Japón, Alemania, Reino Unido y Francia, mientras que China, que ocupa la sexta posición, no ha logrado hasta ahora incrementar su participación, como desea, Las principales decisiones exigen una mayoría cualificada del 85%, lo que implica en la práctica el derecho al veto de Estados Unidos, que proporciona el 17,2 % de las cuotas y tiene un voto ponderado del 16,7 %. Últimamente los países que han recibido los mayores créditos son Rumania, Ucrania y Hungría. 3. G8 y G20.El G8, o Grupo de los Ocho, inicialmente G6 y luego G7, es un foro de discusión intergubernamental creado en 1975 por iniciativa del presidente francés Giscard d’Estaing y con la participación inicial de Francia, Alemania, Italia, Japón, el Reino Unido y los Estados Unidos, con el fin de analizar los problemas de la economía mundial, que en el momento de su fundación se veía gravemente afectada por el impacto de la crisis del petróleo de 1973. Una vez al año se celebra una cumbre de los jefes de gobierno del grupo, con participación de la presidencia europea, y además se celebran reuniones ministeriales sobre diferentes temas de interés común. Las cumbres anuales se tratan de un foro en el que los jefes de gobierno de algunos de los países más poderosos intercambian ideas y puntos de vista. La responsabilidad de convocar y presidir las reuniones rota anualmente entre los países miembros. En conjunto estos representan el 15 % de la población mundial y el 60 % del Producto Mundial Bruto. En 2008 el impacto de la crisis económica mundial y el reconocimiento de la creciente importancia de las economías emergentes condujeron a que adquiriera mayor relevancia otro grupo, el G20. A partir de 2010 se ha acordado que las reuniones de este grupo sean anuales. Los temas abordados se refieren a la estabilidad económica mundial. El G20 incluye a los miembros del G8, es decir Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia, Rusia y Japón, más la Unión Europea y otros once países: México, Brasil, Argentina, Sudáfrica, Turquía, Arabia Saudí, India, Indonesia, China, Corea del Sur y Australia. En conjunto representan el 65 % de la población mundial y el 85 % del Producto Mundial Bruto. A partir de 2009 España y Países Bajos han participado en las cumbres, aunque no es trata de países miembros. A pesar de carecer del grado de institucionalización de Naciones Unidas, las cumbres del G8 y el G20 representan los más importantes foros de discusión colectiva de los principales líderes mundiales. 4. ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE COMERCIO.La Organización Mundial de Comercio es desde 1995 la encargada de promover el libre comercio entre las naciones, tarea que desde 1948 se venía realizando en el marco del Acuerdo General sobre Comercio y Tarifas (GATT). Favorece la firma de acuerdos entre sus miembros y resuelve las disputas surgidas entre estos por la aplicación de dichos convenios. Actualmente tiene 153 miembros, que incluyen no sólo a Estados soberanos sino también a territorios con autonomía aduanera, como Hong Kong y Taiwán. Los principales países que todavía no tienen la condición de miembros son Rusia, Irán e Irak. Los principios del libre comercio en los que se basa la Organización Mundial de Comercio son la no discriminación (que implica que un miembro debe conceder el mismo trato a todos los demás países miembros, y no puede favorecer a los productos nacionales frente a los importados mediante barreras de diverso tipo), la reciprocidad, el carácter vinculante de los convenios, la transparencia y la aceptación de excepciones en circunstancias específicas. Un elemento clave del sistema, establecido en el acta fundacional de 1994 es el acuerdo sobre resolución de disputas, por el que si un miembro cree que otro esta violando el convenio se compromete a resolver la cuestión por el procedimiento multilateral acordado en vez de recurrir a represalias unilaterales. 2
  29. 29. El antecedente de la OMC se encuentra en el GATT, un acuerdo suscrito en 1947 como parte del esfuerzo por asegurar la cooperación y el desarrollo económico que llevó también a la creación del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Este acuerdo se desarrolló a través de sucesivas rondas de negociaciones, la última de las cuales fue la ronda Uruguay, que se prolongó durante ocho años. Esta ronda, iniciada en la reunión de Punta del Este (Uruguay) en 1986, concluyó en la de Marrakech (Marruecos) en 1994, en la que se revisó el acuerdo inicial de 1947 y se decidió la fundación de la OMC. El GATT revisado de 1994 es el más importante de los acuerdos supervisados por la OMC, cuyo número total es de sesenta y que abarcan no sólo cuestiones referentes al comercio de bienes, sino también al sector de servicios y a la propiedad intelectual. Las conferencias ministeriales de la OMC, en las que participan todos los miembros, se suelen celebrar cada dos años. En la cuarta, celebrada en Doha (Qatar) en 2001, se inició una ronda de negociaciones que todavía no ha concluido, la ronda Doha. El principal obstáculo con el que se encuentra este acuerdo es el proteccionismo agrícola de los países desarrollados como Estados Unidos y la Unión Europea, que los países en desarrollo denuncian como contrario a los principios del libre comercio. 5. NACIONES UNIDAS.La Organización de Naciones Unidas, o más sencillamente Naciones Unidas, es una organización internacional fundada tras la 2ª Guerra Mundial para defender la paz y la seguridad y promover los derechos humanos y el desarrollo económico y social. El primero en usar la expresión naciones unidas fue el presidente americano Franklin D. Roosevelt, que lo empleó para referirse a las naciones aliadas que combatían en la guerra mundial, y su primer uso oficial fue en la Carta del Atlántico, suscrita en enero de 1942 por los gobiernos de 26 países. En abril de 1945 se inició la conferencia de San Francisco, en la que se aprobó la Carta de la nueva organización. La primera Asamblea General se celebró en Londres en enero de 1946, con la participación de los 51 Estados que inicialmente se incorporaron. En la actualidad cuenta con 192 Estados miembros. Sus lenguas oficiales son árabe, chino, español, francés, inglés y ruso (el árabe se añadió en 1973 a los cinco originales). Sus cinco órganos principales son la Asamblea General, el Consejo de Seguridad, el Consejo Económico y Social, el Secretariado y el Tribunal Internacional de Justicia. La sede de los cuatro primeros se halla en Nueva York, mientras que el Tribunal tiene su sede en La Haya. El sistema de Naciones Unidas cuenta también con diversas agencias especializadas, cuyas sedes se reparten por diversos países del mundo. - La Asamblea General.- Integrada por todos los países miembros, es un órgano deliberativo que celebra sesión una vez al año. Excepto en lo que afectan al presupuesto de la propia organización, sus resoluciones no son vinculantes para los países miembros aunque tienen un valor político importante. Los convenios internacionales aprobados por la Asamblea no entran en vigor hasta que son ratificados por un número determinado de Estados y sólo son vinculantes para los Estados que 2
  30. 30. los ratifican. Las decisiones principales han de ser tomadas por mayoría de dos tercios de los Estados miembros. - El Consejo de Seguridad.- Encargado de velar por la paz y la seguridad internacionales. A diferencia de los restantes órganos de Naciones Unidas, que sólo pueden hacer recomendaciones, las resoluciones del Consejo de Seguridad acerca de las obligaciones asumidas por los Estados miembros son vinculantes. Lo integran 15 Estados, de los cuales cinco, China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia (es decir los vencedores de la Segunda Guerra Mundial) son miembros permanentes con derecho a veto. El derecho a veto permite a cada uno de los cinco miembros permanentes evitar la adopción de resoluciones a las que se opone, pero no evitar que se debatan. Los diez miembros no permanentes son elegidos por la Asamblea General sobre una base regional y con un mandato de dos años. - El Secretariado.- Integrado por funcionarios internacionales independientes de sus respectivos gobiernos y está encabezado por el Secretario General. Tiene la misión de impulsar las resoluciones adoptadas por la Asamblea General, el Consejo de Seguridad y otros organismos de Naciones Unidas. El Secretario General, nombrado por la Asamblea General a propuesta del Consejo de Seguridad, representa la cabeza visible de Naciones Unidas y su autoridad moral como mediador en problemas internacionales es grande. Sus principales tareas son contribuir a la resolución de conflictos, dirigir las operaciones de mantenimiento de la paz y organizar conferencias internacionales. La costumbre es que ejerza su función durante uno o dos mandatos sucesivos, que su procedencia geográfica sea rotatoria y que no provenga de ninguno de los Estados miembros permanentes del Consejo de Seguridad. El actual Secretario General es el coreano Ban-kimoon y su inmediato antecesor fue el nigeriano Koffi Annan. - El Consejo Económico y Social.- Integrado por 54 miembros, elegidos por la Asamblea General para un período de tres años y se reúne cada año durante una sesión de cuatro semanas, además de celebrar una reunión anual con responsables del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Su misión es apoyar a la Asamblea General en la promoción de la cooperación y el desarrollo económico y social. - El Tribunal Internacional de Justicia.- Con sede en La Haya, fue establecido por la Carta de Naciones Unidas de 1945 y es continuador del Tribunal Permanente de Justicia Internacional, creado en 1922 por la Sociedad de Naciones. Se ocupa de crímenes de guerra y otras cuestiones de derecho internacional. No debe confundirse con el Tribunal Penal Internacional, que opera desde 2002 y se ocupa de los crímenes de derecho internacional más graves, como genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra. Las agencias especializadas de Naciones Unidas más conocidas son la Agencia Internacional de la Energía Atómica, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, la Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Organización Mundial de la Salud y la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO 3
  31. 31. RESÚMENES TEMAS I - XX

×