Cultura Sur 1-1

2,727 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
2,727
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
49
Actions
Shares
0
Downloads
4
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Cultura Sur 1-1

  1. 1. cultura sur 1
  2. 2. Imagen de portada: El pescador, Franklin Lovatón
  3. 3. Cultura Sur Vol. 1 Nº1 (enero - abril 2010) Autoridades UCSUR Ing. José Dextre Chacón Presidente del Directorio Dr. Agustín Iza Stoll Rector Dr. José Amiel Pérez Vicerrector de Investigación Ing. MBA Roland Leidinger Ayllón Vicerrector Académico y Gerente General Revista Cultura Sur Director: Percy Encinas Carranza U. Científica del Sur pencinas@ucsur.edu.pe Consejo Consultivo: Carlos Ares (UBA) Luis Arista (Inst. José Ortega y Gasset) José Carlos Ballón (UNMSM) Miguel Ángel Huamán (UNMSM) Alejandro Ortiz Rescaniere (PUCP) Javier Protzel (U. de Lima) Miguel Rubio (Yuyachkani) Augusto del Valle (PUCP) Comité Editorial: Jenny Canales (UCSUR) jcanales@ucsur.edu.pe Jorge Chávez (UCSUR) decturamb@ucsur.edu.pe Guillermo Cortés (UPC) guillermocortesc@yahoo.com Diana Guerra (U. de Barcelona) dguerra@ub.edu Renatto Merino (UNMSM) renato20jms@hotmail.com Luis Repetto (PUCP) lrepetto@pucp.edu.pe Diseño y diagramación: Ojo Gráfico Correctora de estilo: Diana Zapata Pratto Cultura Sur contiene temas relacionados con la cultura y el arte, con énfasis en aquellos que los vinculen con la creatividad, el desarrollo social y la construcción de ciudadanía y de una sociedad inclusiva, justa y cohesionada. La Universidad Científica del Sur no se solidariza necesariamente con las opiniones de los autores en los artículos publicados. revistaculturasur@ucsur.edu.pe Fondo Editorial. Universidad Científica del Sur. Cl. Cantuarias 398. Miraflores. Lima 18, Perú. Tel.: +511 6106400 anexo 164 www.ucsur.edu.pe/fondoeditorial Tiraje: 600 ejemplares. Canje o donación. Hecho el depósito legal en la Biblioteca Nacional del Perú: Nº 2010-06157 / ISSN 2079-6560
  4. 4. 06 INDICE PRESENTACIÓN 08 EDITORIAL 13 ÉTICA Y CULTURA Arroz con mango, ceviche y Platón: aportes del cosmopolitismo, budismo, feminismo e interculturalidad a una ética del desarrollo Alessandra Dibos Galvez 21 POLÍTICAS CULTURALES EN EL PERÚ HOY Apuntes debatibles. Ministerio de Cultura y Turismo Luis Arista Montoya Políticas culturales en el Perú: algunas notas para el debate Guillermo Cortés La casa por el tejado. De la propuesta gubernamental por un Ministerio de Cultura a la iniciativa ciudadana por una cultura popular Javier Garvich Las buenas intenciones que empedran el camino... Interculturalidad, políticas culturales e ideología Renatto Merino Solari 44 CULTURA INTERIOR Los circuitos culturales de Trujillo: museos, cafés y turismo. El caso de la Fundación Gerardo Chávez Jenny Canales Peña 52 CULTURA EN LA ERA DIGITAL Cinco creencias falsas sobre la propiedad intelectual y la piratería de películas Alberto «Chicho» Durant El libro de Gutenberg y su competidor digital José de Piérola 60 ANTROPOLOGÍA Las ciencias sociales y el tema étnico en el Perú Rommel Plasencia Soto 67 ARTE VISUAL Plástica y relato en la historieta.Valoración crítica de las obras ganadoras del Segundo Concurso Nacional de Historieta Temática «Cultura ambiental en la vida cotidiana» Óscar Infante Barrera Obras ganadoras del II Concurso Nacional de Historieta Temática Autores varios 84 CINE Las 10 películas del Cine Latinoamericano. El ranking de la década Javier de Taboada Nota crítica a La teta asustada Santiago López Maguiña 94 TEATRO Hernando Cortés y el teatro peruano del siglo XX Ernesto Ráez 102 RESEÑAS Andar, andar. Cómo disfrutar de un caballo peruano de paso José Dextre Chacón Pedro Salinas Romper la mano: una interpretación cultural de la corrupción Ludwig Huber Renatto Merino Solari 108 Instrucciones para los autores
  5. 5. LA EDUCACIÓN PERUANA: ENTRE LA VERDAD EXCLUYENTE Y LA VERDAD INCLUSIVA Ing. José Dextre Chacón Presidente y Fundador de la UCSUR La relación entre educación y construcción de la verdad oficial A costumbro decir que la verdad y la educación están atadas umbilicalmente. La educación alimenta la verdad, aunque también la destruye. Las verdades de hoy construyen nuevas verdades para el mañana; sin embargo, cual virus externo, una nueva verdad periférica puede destruir un conjunto de verdades y transformar el paradigma vigente. Nuestra sociedad se ha estructurado alrededor de un conjunto de ver- dades predominantes en cada grupo social que la lideró. La sociedad, como ser social y cual ser viviente, puede evolucionar o revolucionar, madurar o neurotizarse, transformarse o explosionar. La verdad oficial (información) construye el pensamiento social, la cultura, pero cuando las aparentes verdades son contradictorias a la realidad social constru- yen el caos. Un país aparentemente unido que se desangra. Una socie- dad nacional que se discrimina internamente. Una prédica de honesti- dad junto a una práctica corrupta. Similar a la neurosis que unos padres ambivalentes e incoherentes crean en el hijo, la neurosis social es capaz de llevar a la sociedad al suicidio si no madura o se estabiliza antes.
  6. 6. Las sociedades que hemos vivido el trauma de ser conquistadas hemos experimentado esta confrontación axiomática desde nuestro nacimiento como nación. La sociedad peruana es producto de cinco siglos de enfrentamiento cultural, de lucha interna, de falta de iden- tidad, de verdades enfrentadas e irresolutas que no se terminan de comprender entre ellas y, otras veces, se denigra su existencia. Hoy, esa adolescencia social neurótica se enfrenta al reto de ma- durar para evitar violencias que ya conocimos y sufrimos, de in- teriorizar nuevas verdades que nos ayuden a vivir armónicamente en medio de la diversidad que marca la sociedad peruana. Permi- tir que la sociedad peruana reconozca los elementos valiosos de su identidad. Elementos que la mixturen, manteniendo y fusionando lo mejor de sus partes, para poder así estructurar, alrededor de ellas, nuevas verdades que la fortalezcan y que, a su vez, alimenten la búsqueda de esa verdad integradora definida, repetimos, como una sociedad que viva armónica y saludablemente. Necesitamos valorar la honestidad y evitar que la corrupción destruya la institucionalidad y la viabilidad futura. Esa es la situación interna que vive la sociedad peruana. ¿Encon- trará su verdad? ¿Qué verdad será? ¿La verdad oficial de una de las partes, o lograremos esa verdad de todos, originada en un proceso educativo transformador, que construya una sociedad que incluya, una sociedad que fusione y sea positivamente interdependiente? ¿Una verdad nacional verdaderamente popular?; para preguntarnos, por último, si esta demanda de reconocimiento o inclusión de la verdad dominada será posible sin transitar por la violencia. Es este el contexto que nos obliga a reflexionar sobre cómo ha asumido y asumirá la educación peruana su responsabilidad en la construcción de dicha sociedad. Cómo puede el educador peruano encontrar el rumbo que permita esta construcción. Qué relación hay entre las verdades antiguas y las nuevas, entre la antigua sociedad peruana y la nueva, entre la cosmovisión local peruana y la global. Cultura Sur nace impulsada por este objetivo, definido por quienes fundamos la Universidad Científica del Sur, de construir una socie- dad que valore su diversidad y sea capaz de construir riqueza moral y económica. CULTURA SUR cultura sur 7
  7. 7. CULTURA SUR EDITORIAL Sobre la cultura y el arte en el Perú Percy Encinas Carranza* pencinas@ucsur.edu.pe E s un lugar común decir que nuestra esfera política; las que se refieren a la cultura sociedad, a la que desde hace pocos como «el conjunto de actividades creadas o siglos hemos denominado Perú, se construidas por la sociedad humana»; y, por caracteriza por su gran valor cultural. En épocas último, las que se refieren a ella como «el de estabilidad, pero sobre todo en medio de campo de las producciones simbólicas que las más intensas crisis sociales o económicas incluyen la alta cultura, la popular y la masiva». de la República, ha prevalecido —casi como A este tercer enfoque, Víctor Vich1 le resalta su un consuelo colectivo— una sensación de predominante vínculo con el mercado. Néstor orgullo general basado en la certeza de que García Canclini, en uno de los más didácticos somos poseedores de algo valioso y común repasos sobre el itinerario de los conceptos llamado cultura. Sin embargo, ese corpus de de cultura —«extraviada en sus definiciones», materiales, tangibles e intangibles, se hace como intitula su capítulo—, recuerda el problemático en su definición (los inventarios hallazgo de los antropólogos Alfred Kroeber varían según la mirada de los diversos sujetos y Clyde Klukhohn quienes, a mitad del siglo sociales), en su identificación cronológica XX, recolectaron casi trescientas maneras (unos piensan atávicamente en las herencias de definirla (2004: 29). A la luz de estas del pasado, otros en las supuestas riquezas estadísticas, podemos entender que el término del presente), en su articulación concreta haya ganado (o sufrido) tal lluvia de significados dentro del proyecto nacional (unos piensan en que se ha babelizado semánticamente y, por su utilidad instrumental, para el turismo, por ello, el mismo significante encarna sentidos ejemplo; otros lo conciben como territorios tan tan variados y remite a segmentos de la ideales como intocables). realidad tan diversos. Este panorama conspira contra el consenso en un tema crucial para Una causa evidente —y reflejo a su vez— de la el desarrollo de las sociedades y para las vasta polisemia del término cultura se constata relaciones entre ellas, sobre todo cuando se en la circulación de múltiples conceptos sobre les intenta formalizar en acuerdos y tratados ella. Sergio de Zubiría y otros (1998) mencionan que rijan sus intercambios y asignen derechos que habría cien definiciones del término. Y entre las partes. Ejemplo cercano es, en el esbozan la intuición de que «Tal vez la riqueza Perú, el Tratado de Libre Comercio con los de esta [la cultura] se encuentra en su alto Estados Unidos y el que ahora se negocia con grado de indeterminabilidad y la imposibilidad la Comunidad Europea. * Universidad Científica de un consenso definitivo sobre sus contenidos del Sur. y fines últimos» (1998: 9). Hugo Achugar El problema de la definición de cultura es (2000: 278-285) resume las acepciones en similar al del arte, sobre cuyo concepto, 1 Me remito a sus exposiciones públicas tres «conceptuaciones centrales» en su igualmente, hay múltiples e inasibles y las que ofrece en la abordaje: las que la entienden como «bellas acercamientos. Todos creen saber qué es Maestría de Estudios Culturales de la PUCP. letras» o «bellas artes», autónomas de la —de hecho, funciona aceptablemente la 8 cultura sur
  8. 8. comunicación entre las personas sobre Creo que en esta nueva perspectiva el asunto— pero nadie puede definirlo descansa uno de los principales activos categórica y concisamente. Para aproximarse de la crítica cultural contemporánea: en la a su sentido hay que hacer un esfuerzo por capacidad de apreciar y comprender las valorar y articular las concepciones que, diversas expresiones, prácticas y poéticas, tras el término, han desarrollado los mismos desmontando verticalidades jerárquicas y usuarios del concepto desde sus distintos cuestionando supuestas autoridades, minando lugares de comprensión, producción y hegemonías y, durante esa operación, enunciación. Desde ese mismo esfuerzo democratizando las posibilidades de de ampliación semántica, se requiere una circulación de otras estéticas y la valoración de actitud inclusiva y respetuosa, sinceramente otras maneras de vincularse simbólicamente. decidida al entendimiento. Sin embargo, como En ese nuevo énfasis, la crítica cultural recusa tampoco se trata de esencialismos sine qua el tradicional juicio restrictivo ejercido desde un non o requisitos de aprehensión ontológica centro que se creía dueño del «buen gusto» y imprescindibles para que exista, la cultura que detentaba el poder de asignar a las cosas nos exige también una actitud pragmática la categoría de cultural o artístico para, ahora, que, aceptando la problemática intrínseca incorporar una mirada más sintonizada con del concepto, convenga en avanzar en la las relaciones que los productos simbólicos construcción de escenarios emancipados, y sus consumidores establecen. Un ejercicio éticos y democráticos para todas estas inclusivo que no puede pecar de la misma actividades, materiales, tradiciones —y su actitud que pretende superar y no debe libre intercambio— que a todas las personas exiliar de los territorios de la cultura a las les parecen propios de su cultura y comportan expresiones esteticistas que son constitutivas una importancia íntima e identitaria para ellas. y proveedoras de satisfacciones para muchas Aun —y sobre todo— siendo estas prácticas personas de todo nivel socioeconómico. múltiples y diferentes, pero no desiguales en Pero, la visión contemporánea de la cultura su valor y derecho. Es quizá en este punto también trasciende la asociación entre aquella en el que han centrado sus preocupaciones y la práctica artística que había construido los estudios sobre la cultura de las últimas una engañosa sinonimia en el uso ligero de décadas, incluidos los que formalmente se los conceptos que, en muchos casos, los han denominado Estudios Culturales desde la confundía e intercambiaba. Cultura, en este academia, que en América Latina han provisto (no tan) nuevo enfoque incluye la producción y y proveen aún fértiles aportes teóricos y consumo del arte pero no se agota allí. Incluye prácticos. En enfocarse, más que en los también las ideas, hábitos sociales, creencias objetos culturales en sí mismos, en los modos y tradiciones que han llevado a la UNESCO a en que estos se relacionan con las personas, definirla atinadamente como el «conjunto de en los usos y consumos que le deparan rasgos distintivos, espirituales y materiales, las comunidades; en otras palabras, en la intelectuales y afectivos que caracterizan importancia que tienen para la gente. Es por a una sociedad o a un grupo social. Ella ello que una telenovela, una moda de estética engloba, además de las artes y las letras, los híbrida —la llamada chicha, por ejemplo— o un modos de vida, los derechos fundamentales personaje populista, mediático y anticanónico, del ser humano, los sistemas de valores y las puede cobrar igual o más importancia como creencias» (1982). producto simbólico que la culta novela de un ilustre escritor o que la puesta de «El lago de Sin embargo, en este saludable ejercicio los cisnes» por el Ballet Municipal o la nueva democratizador que respeta y se interesa exposición del artista cosmopolita. por todas las culturas en general y sus cultura sur 9
  9. 9. producciones, ha sido necesario poner coto para fines ulteriores y distintos de sí misma, a los extremos de las posiciones relativistas concernientes a los ámbitos socioeconómico en un nada fácil esfuerzo por identificar y político. Y su asumida responsabilidad sobre en Occidente y Oriente, en Norte y Sur, ellos. prácticas supuestamente culturales que resultan inaceptables, atentatorias contra Que la cultura haya acentuado su lado utilitario, la dignidad, contra la vida y reñidas con la especialmente en un contexto de imparable ética. El consenso de los derechos humanos globalización, con preeminencia de un modelo universales sigue sirviendo de línea mínima de unilateral hegemónico, como es fácilmente alerta para este propósito. Conviene recordar verificable y ha sido categóricamente expuesto que, como propone Martha Nussbaum, por los autores citados, nos obliga a advertir focalizando y priorizando «la lealtad con que su cualidad de recurso no debe convertirse todo ser humano» y subordinando las otras en su excluyente justificación. Que, aceptando lealtades más abstractas como las nacionales, su fundamental implicancia en otros aspectos locales y grupales podríamos asegurarnos clave de las sociedades, al punto que, como de «reconocer el valor de la vida humana en se ha señalado, ahora se invoca a la cultura cualquier lugar que se manifieste» (2005: 28 y para resolver problemas propios de la ss.). Y así, impugnar «[…] la incoherente idea economía y la política,2 no puede reducirse a de que la tolerancia exige que no critiquemos su instrumentalización, a validarla si y solo si el modo de vida de los demás» (2005: 22). demuestra su eficacia contra los problemas sociales y a favor de ciertos modelos de Pero la cultura, sobre todo en la actualidad, desarrollo económico imperantes y, solo en ha revelado ser también un recurso. Un medio esa medida, otorgarle derechos, facilidades y de utilidad más allá de sí misma. De utilidad presupuestos. Contra esa reduccionista visión económica, política y no solo simbólica. de las prácticas culturales y la producción George Yúdice ha analizado profundamente simbólica conviene recordar que la cultura es esta instancia de la naturaleza cultural y, intrínseca a la naturaleza humana, como ya han apoyado en los argumentos de Marion Young, demostrado esclarecedoras investigaciones ha afirmado que «la cultura no tiene ningún sobre cultura y creatividad de, por ejemplo, “en sí mismo”, no es sino un recurso para la Nelson Goodman, Howard Gardner o Mihalyi política.» (2002:38). Tres páginas después, Csikszentmihalyi, para quienes requieran Yúdice advierte que no es su propósito indispensablemente del respaldo del discurso «desestimar esta estrategia [la idea de cultura científico; o, como se comprueba observando como recurso] como una perversión […] o una cada etapa de la historia, desde sus albores, y reducción cínica de los modelos simbólicos o a todas las comunidades de todas las regiones los estilos de vida a la “mera” política»; y llega del planeta. La cultura, en ese sentido, es a sentenciar que, a su criterio, «es imposible constitutiva de la convivencia humana y no acudir a la cultura como recurso» (2002:54). compromete los fueros más íntimos de las El consenso sobre esto es tan extendido en personas. Incluso de quienes creen poder las reflexiones de las últimas décadas, como vivir sin ella o que pretenden subordinarla sin señala Guillermo Cortés en su artículo incluido conciencia de que está y ha estado presente en esta revista, que Kliksberg y Tomasini han siempre, en cada momento de su vida, en sido explícitos al afirmar que: «[…] en lugar de la relación cotidiana con su entorno, con los 2 Sería la Directora de la División de Creatividad, conceder que la cultura es parte del desarrollo, demás y consigo mismo. Tener presente la Industrias Culturales y la verdad es que este último depende de la naturaleza profundamente raigal y afectiva de Derechos de Autor de la UNESCO quien primero visión cultural predominante.» (2000:12). la cultura en la vida de la gente no pretende lo habría expresado Quedaría evidenciada y sentada, entonces, la rebatir su trascendencia sobre otros planos de así públicamente, se- gún Yúdice. cualidad de expediente o recurso de la cultura la convivencia social sino, al contrario, enfatizar 10 cultura sur
  10. 10. lo capital y delicado de su estatuto. Aunque que la inspira, nos ocuparemos de la cultura sí, señalar y desmontar su condicionamiento como dimensión clave de la vida social y de la instrumental y funcionalista para su justo y persona humana en la complejidad de su vasta libre desenvolvimiento, merecedora en sí naturaleza. Reflexionaremos, con los aportes misma del más grande respeto, de protección interdisciplinarios de intelectuales, artistas, y fomento en su gestión por y desde el Estado, gestores e investigadores, sobre sus vínculos por y desde las organizaciones formales con las dimensiones política y económica, pero de la sociedad. Y nos obliga, además, a también con la experiencia estética y ética de advertir contra la culturalización de toda sus productores y consumidores en dinámico problemática social que, en el comprensible flujo. Especialmente dirigidos a la realidad afán de visibilizar la transversalidad de la hispanoamericana y peruana. Para este dimensión cultural, termina por desplazar las propósito contamos con un generoso cuerpo responsabilidades de otras esferas en estos de profesionales de distintas procedencias, a asuntos, en las «contradicciones del sistema- quienes reitero públicamente nuestra gratitud. mundo», como argumenta Renatto Merino Para ese objetivo ponemos estas páginas a en esta misma revista. Práctica, producción disposición de los lectores: para recibir sus e intercambio cultural son claves para la inquietudes, opiniones, comunicaciones y construcción del desarrollo socioeconómico, colaboraciones. para las relaciones entre individuos —incluso los más lejanos—, con respeto horizontal, para Esta revista, en su primer número, es la formación de ciudadanía, para expandir presentada por el fundador de la Universidad la democracia y para resolver conflictos, Científica del Sur quien, en su itinerario de enfrentar la violencia y la exclusión social. Y gestor educativo, ha tenido el desafío de el Estado puede y debe gestionar la cultura apostar por una educación humanista, con desde la esfera pública con toda la importancia plena conciencia de la dimensión cultural, y y eficacia que se le exige, aprovechando su aquí dialoga en cierto modo con las propuestas capacidad transversal en la vida integral de la de educación liberal de Nussbaum, autora sociedad. Pero no debe ser esta la impuesta citada en este editorial. Este número, además, y excluyente razón para ser. Y deben existir, dedica su dossier temático a pensar y debatir para ello, las mejores condiciones para el sobre las políticas culturales en el Perú de hoy, desenvolvimiento de la fuerza creativa de en un contexto polarizado sobre la pertinencia todos y cada uno de sus habitantes. o no de un Ministerio de Cultura. Las posiciones sustentadas a favor y en contra que aquí se exponen representan una porción relevante Sobre la revista del debate público. Cultura Sur contiene En Cultura Sur, entonces, que sintetiza en su también un fresco ensayo sobre la relación del nombre no solo una posición geográfica (debo ansiado desarrollo con el plano ético cultural decir, acaso, geopolítica) sino el macrotema a partir de una propuesta de coordenadas
  11. 11. conceptuales que van desde Platón hasta el del cine nacional de los últimos tiempos: «La budismo y la interculturalidad. Pero, además, teta asustada». Y un ranking —de seguro incluye la sección Cultura interior, que esta vez controvertido— del cine latinoamericano de revisa una de las experiencias de propuesta esta primera década del siglo XXI a cuyo cultural desde el ámbito privado en la ciudad fin asistimos. Antes de la sección final de norteña de Trujillo. Sección que en adelante se reseñas, se incluye un artículo que, con el feliz esforzará por dar cuenta de otras experiencias pretexto de la edición del teatro reunido de en distintos puntos del país, fuera de Lima. Hernando Cortés, se convierte en un repaso Un texto de enfoque antropológico actualiza por la dramaturgia peruana contemporánea. la discusión étnica y dos artículos ensayan posiciones sobre temas tan presentes en la Solo me resta agradecer su interés, estimado vida tecnológica urbana como la piratería de lector, e invitarlo a recordar que en el preciso videos y el libro digital que pretende cancelar momento de su ejercicio de lectura de el uso del libro tradicional. Se incluyen en la estas páginas, usted y nosotros estamos sección de Arte visual las obras ganadoras del concretando, una vez más, un acto y una II Concurso de Historieta Temática: «Cultura experiencia cultural que debemos defender ambiental en la vida cotidiana», cuyo tema nos que sea lo más libre y rigurosa posible, refresca otra de las áreas sensibles en las que emancipada de condicionamientos que no la gestión y orientación de la cultura pueden sean los de nuestros propios afectos, los de influir desde los hábitos sociales. Acompaña nuestros derechos a crear, pensar, dialogar y a las obras un comentario especializado que actuar sobre lo que más nos importa íntima y las pondera. En la sección Cine se incluye una socialmente para vivir en comunidad. nota crítica sobre la película más trascendente Referencias Bibliográficas Achugar, H. (2000) Desafíos económico-culturales en América Latina. En: Bernardo Kliksberg y Luciano Tomassini (Comp.) Capital social y cultura: claves estratégicas para el desarrollo. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. Bourdieu, P. (1998) La distinción. Criterios y bases sociales del gusto. Madrid: Taurus. Cortés, G. y V. Vich (Eds.) (2006) Políticas culturales: ensayos críticos. Lima: IEP. Csikszentmihalyi, M. (1998) Creatividad. El fluir y la psicología del descubrimiento y la invención. Barcelona: Paidós. García Canclini, N. (2004) Diferentes, desiguales y desconectados. Mapas de la interculturalidad. Barcelona: Gedisa. Gardner, H. (1987) Arte, mente y cerebro. Buenos Aires: Paidós. Goodman, N. (1976) The language of art. Indianápolis: Hackett Publishing Company. Kliksberg, B. y L. Tomassini (Comp.) (2000) Capital social y cultura: claves estratégicas para el desarrollo. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. Nussbaum, M. (2005) El cultivo de la humanidad. Una defensa clásica de la reforma en la educación liberal. Barcelona: Paidós. UNESCO (1982) Conferencia de Políticas Culturales, Mundiacult. México: Unesco. Vich, V. (Ed.) (2005) El estado está de vuelta: desigualdad, diversidad y democracia. Lima: IEP. Yúdice, G. (2002) El recurso de la cultura. Usos de la cultura en la era global. Barcelona: Gedisa. Zubiría S. et al (1998) Conceptos básicos de administración y gestión cultural. Madrid: OEI. 12 cultura sur
  12. 12. CULTURA SUR ÉTICA Y CULTURA Arroz con mango, ceviche y Platón: aportes del cosmopolitismo, budismo, feminismo e interculturalidad a una ética del desarrollo Alessandra Dibos Gálvez* adibos@pucp.edu.pe El orgullo nacional es para los países lo que la autoestima para los individuos: una condición necesaria para la autorrealización. Un exceso de orgullo nacional puede generar belicosidad e imperialismo, igual que demasiada autoestima puede producir arrogancia (Rorty 1999: 19) Resumen El presente artículo recoge y sintetiza ideas de varios autores sobre ética, desarrollo y cultura que consideramos sugerentes (Appiah, Gasper & Troung y Tubino & Zariquiey), para proponer que estas se complementan y que —en conjunto— pueden constituirse en un marco conceptual más amplio y rico para repensar la ética del desarrollo y el proyecto ético político intercultural en nuestro país y a nivel global. Se parte por cuestionar/problematizar algunos elementos que llaman nuestra atención con respecto de una nueva noción de «peruanidad» que parece estar gestándose alrededor de «productos» de exportación. * Pontificia Universidad Palabras clave: ética, desarrollo, cultura, peruanidad, interculturalidad Católica del Perú. cultura sur 13
  13. 13. Alessandra Dibos Gálvez Abstract This article presents and builds upon the main ideas of different authors on ethics, development and culture (Appiah, Gasper & Troung and Tubino & Zariquiey) that we consider complement each other and together can constitute a broader conceptual framework from where to re think ethics of development and interculturalism as an ethical and political project in Perú and at a 1 Título del libro de Daniel global level. We begin by discussing/questioning some aspects that draw our attention on a Titinger (2008) Dios es peruano. Historias reales new notion of Peruvian identity (peruanidad) that seems to be developing around «products» for para creer en un país. exportation. Lima: Planeta. 2 Himno Nacional(*) Key words: ethics, development, culture, peruanidad, interculturalism El pisco es peruano. El cebiche es peruano y, con dosis imprudentes de ají, incluso más peruano que el pisco. Como la granadilla, la chirimoya, la guanábana, la lúcuma. El caballo de paso peruano es peruano por definición. potencial en turismo, entre otros— incluye o La vicuña y la alpaca son I.¿Dios es peruano?1 auquénidos peruanos y excluye al resto del mundo, cómo se relaciona e esas llamas que pastan, con otras identidades a nivel regional, a nivel perplejas, en territorios n una de sus últimas visitas a Lima, de Chile, Bolivia y mi cuñada mexicana comentó global? ¿No estaremos construyendo una Argentina, también son peruanidad (identidad nacional) de un modo peruanas (porque la cara su impresión sobre unos spots no miente). Machu Picchu publicitarios que «dan la bienvenida» al Perú innecesariamente narcisista, excluyente, es peruano. Es peruana esa agresivo? ¿Qué relación tendrá esto con ave nacional bautizada, a los pasajeros que arriban al aeropuerto con diminutivo cariño, Jorge Chávez. No recuerdo con exactitud el nuestra tendencia a asociar peruanidad e «gallito de las rocas» identidad nacional sobre todo con productos, (…) El perro más feo del contenido del mensaje, pero es claro que la mundo es el perro sin pelo publicidad buscaba —como la mayoría, si no cosas o entidades originarias del Perú del Perú, y la mujer más (incluido Dios) como la papa, la lúcuma, el bella del mundo fue la todas en el mundo— resaltar «las maravillas» peruana Maju Mantilla, que tiene para ofrecer cada país al que se ceviche, Machu Picchu, el Señor de Sipán?2 una mañana de verano del 2004. La exageración es arriba, en este caso el nuestro (Perú). Así que peruana: la plaza de toros la novedad o lo curioso no está allí, sino en En lo que sigue, recurro a diferentes autores más antigua de América, y perspectivas alrededor de temas de fondo el hecho de que el mensaje que ella recibió a partir de dicha publicidad le resultó claramente que encontramos detrás de estas preguntas: agresivo y excluyente. En síntesis, sintió que ética, cultura, peruanidad, interculturalidad, por ser «no peruana», la publicidad promotora desarrollo. Una primera idea, con la cual del Perú como destino la «insultaba». No es además comienzo porque en sí misma nos mi intención aquí describir ni analizar los ayuda a «des-centrarnos» del Perú (lo que contenidos y formas de esa publicidad en es también saludable y necesario, sobre particular, ni de evaluar hasta qué punto las todo dentro del marco de una reflexión sobre impresiones y sentimientos de mi cuñada cultura y desarrollo en el Perú), es la de estarían o no justificados. Me interesa cosmopolitismo. más bien partir de aquellas impresiones y sentimientos de su parte para preguntar: ¿cómo estamos construyendo nuestra II. «peruanidad» hoy? ¿De qué modo esta peruanidad —en En su texto Mi cosmopolitismo (2008), construcción y en boga con Appiah se inspira en el término acuñado por el desarrollo económico, Diógenes de Sínope hace aproximadamente con el boom de nuestra 2 500 años, para expresar la idea de una gastronomía, de nuestro ciudadanía universal o global, más allá del 14 cultura sur
  14. 14. Arroz con mango, ceviche y Platón [...] sentido de pertenencia local, y a la que diálogo como una estrategia con el objetivo él añade una responsabilidad ética: la de de llegar a algún acuerdo,3 estamos más bien preocuparnos por la suerte que corren todos concibiendo el diálogo como fin en sí mismo nuestro congéneres y no solo los integrantes en tanto parte de nuestra condición dialógica, de nuestra comunidad política. Para el autor: intersubjetiva como personas.4 «un cosmopolita cree que todos los seres humanos somos importantes y que tenemos Aquí me interesa establecer la relación la línea férrea más alta la obligación compartida de cuidarnos entre falibilidad y vulnerabilidad. Por un del mundo, el diario más antiguo de Sudamérica, mutuamente» (Appiah, 2008:20). En este lado, ser falible es ser vulnerable al error, el río más largo, más sentido, el cosmopolitismo es universal así que nuestra condición de vulnerabilidad, ancho y más caudaloso del planeta, la universidad porque aspira a incluir a todas las personas por así decirlo, es la que hace que seamos más antigua de América, en el mundo como conciudadanos globales. también falibles. Pero recordemos además el lago navegable más alto del mundo, los cañones Al mismo tiempo —y esto es lo interesante su sentido en relación al daño: somos, por más profundos, el algodón de la propuesta de Appiah— este carácter naturaleza, vulnerables al daño. Nuestra más fino, la pachamanca más grande del mundo, la universal debe concebirse como inseparable vulnerabilidad, por tanto, resulta central a la palta más suave, el maíz de un compromiso con el pluralismo, que ética en su sentido de conciencia de límites de grano más grande y más suave (…) También descansa en lo que el autor llama la doctrina de la acción humana para la convivencia y son peruanos el Señor filosófica del falibilismo, y lo que da sentido y rechazo al daño (Giusti, 2007), y por tanto no de Sipán, La Señorita de Tacna, mis mejores torna necesario al diálogo intercultural. En sus es coincidencia que este aspecto central de amigos, el cielo triste de palabras, el falibilismo es nuestra condición humana sea uno de los que Lima, Zavalita, Julius, la virgen que llora, Santa sustenta el imperativo del cuidado entre unos Rosa de Lima, el Señor de el reconocimiento de que podemos y otros en éticas del desarrollo.5 Sugiero que los Milagros, el perfil del equivocarnos (…) Un falibilista sabe que cardenal Cipriani. Dios. no está exento de cometer errores en vale la pena incorporar aun una idea-concepto (*)Tomado de: Titinger su apreciación de las cosas. Se forma más a nuestra reflexión aquí: el de apertura. 2008: 177-178 opiniones y las toma en serio, pero Porque creo que otra manera de leer nuestra siempre tiene en cuenta la posibilidad 3 Aquí recojo el vulnerabilidad y falibilidad es como apertura planteamiento de Charles de que a fin de cuentas no esté en lo Taylor respecto de la cierto. Para decirlo con mayor sencillez: —hacia lo otro, los otros— y porque esta idea naturaleza dialógica de si estoy equivocado con respecto de nos permite vincular de modo más íntimo al la construcción del yo y algo, quizá pueda aprender de los de nuestras identidades diálogo y al cuidado. Si concebimos el cuidado demás, incluso si ellos se equivocan como individuos y como con respecto de otra cosa nuestro y el diálogo como inseparables aquí, desde grupos, lo que lo lleva a falibilismo implica que, a diferencia sostener la importancia una perspectiva ética, precisamente porque del fundamentalismo, aceptemos del reconocimiento por al cosmopolita le preocupa cuidar de todos, parte de «los otros». Cfr. que nuestro saber es imperfecto y Taylor (1993). provisorio, y está sujeto a revisión a la el diálogo intercultural se torna necesario. luz de nueva evidencia (…) la existencia Incluso a pesar de que —o quizá debido a 4 En su libro de medios globales significa que ahora Cosmopolitismo. La ética que— para Appiah, las culturas solo importen podemos saber más unos de otros, y en un mundo de extraños, los enlaces globales —económicos, porque importan a las personas: Appiah sostiene que para políticos, militares, ecológicos— convivir mejor, para Es preciso advertir que el cosmopolita resolver conflictos —en la significan que podemos influirnos (y práctica— no requerimos nos influiremos inevitablemente) unos valora la diversidad cultural por lo que llegar a acuerdos sobre los a otros. Como consecuencia, tenemos esta hace posible para la gente. En el porqués (e incluso afirma una real necesidad de desarrollar un corazón del cosmopolitismo moderno que es imposible hacerlo). espíritu cosmopolita [cuidarnos unos a está el respeto por la diversidad de la A través del diálogo otros] (Appiah, 2007: 23-25,33). cultura, no porque las culturas sean intercultural más bien importantes en sí mismas sino porque alcanzamos a ponernos de acuerdo sobre el qué, Porque no soy dueña de «la verdad», las personas son importantes y la es decir, sobre finalmente cultura les importa (…) los cosmopolitas qué ponemos en práctica porque es parte de mi condición fallar en mi pensamos que existen muchos valores en lo que a nuestra concepción o comprensión del mundo en base según los cuales merece la pena vivir interacción se refiere a la cual actúo e interactúo en él, necesito (o y que no es posible vivir de acuerdo (2007b). con todos ellos. Como consecuencia, al menos me hacen bien) otras perspectivas 5 Cfr. Gasper (2004), abrigamos la esperanza y la expectativa que me ayudan a corregir o mejorar la mía. Gasper & Truong (2008), de que diversas personas y sociedades Stallsett (2005), entre Así visto, notemos que más que concebir el plasmen valores diferentes (23-24, 33). otros. cultura sur 15
  15. 15. Alessandra Dibos Gálvez Hasta aquí, lo que nos interesa rescatar de III. Appiah es que su propuesta de cosmopolitismo Tubino & Zariquiey (2007) responden arraigado nos ayuda a repensar la tensión directamente a la primera parte de la pregunta entre lo universal y lo local de modo más que hemos planteado arriba, subrayando la consecuente con la apuesta por una cultura necesidad de partir de lo local como base de de derechos humanos pluralista, que busca una identidad nacional inclusiva: fortalecer el diálogo intercultural. Appiah no solo sostiene que el cosmopolitismo no se (…) los localismos abiertos deben ser el suelo, el punto de partida, el contrapone a lo local sino que incluso no es fundamento siempre presente de posible sin el arraigo local.6 Planteado de ese nuestra integración como nación modo, lo local y global (o universal) son dos incluyente de la diversidad. Es necesario que el peruano se atreva a ser caras de una misma moneda, por lo que no ciudadano de su localidad para, desde se sostienen enfoques que se ubiquen en allí, construirse como ciudadano de la uno u otro extremo del espectro a manera nación [y del mundo]. Que perciba los avatares de lo local desde los avatares de disyuntiva (o lo local o lo universal). de lo nacional [e internacional], que Además, si subrayamos la falibilidad, asuma los problemas nacionales [y vulnerabilidad y apertura como ideas fuerza globales] como problemas propios, que se comprometa con el destino del país del cosmopolitismo, estas alcanzan también [y del mundo] sin por ello desentenderse al concepto de cultura y por tanto a nuestras de su comunidad (2007:100). relaciones interculturales. Ambos autores (2004) entienden la Volviendo al tema de la «peruanidad» interculturalidad como proyecto ético político en construcción, ¿qué nos aportan estas que parte de reconocer o constatar la inequidad ideas? Si bien la cultura y el arraigo local (asimetría, diglosia) entre distintos grupos y son nuestro punto de partida (y de llegada), «culturas» y busca transformar esta situación resulta estrecho, contrafáctico y mezquino en base a un diálogo donde el reconocimiento contraponer este arraigo local, nacional —en y la redistribución son asuntos centrales a este caso «peruano»— a un interés por la abordar. Lo que interesa subrayar aquí es el humanidad, más allá de cualquier frontera. carácter ético político de la interculturalidad ¿Acaso no podemos construir una peruanidad que denuncia un statu quo injusto. Este que exprese nuestro arraigo local sin aspecto del proyecto intercultural contrasta menospreciar o agredir al otro, sino que más con la comprensión (bastante extendida) del bien incorpore una preocupación cosmopolita, concepto como, sobre todo, celebración de de reconocimiento y cuidado de los otros? las diferencias culturales o de la diversidad en general, o de los encuentros y mezclas Por otro lado, tomando las palabras y entre lo diverso. Desde esta comprensión, se argumentos de Sen (2007), darle demasiado pierde de vista, se ve opacado su carácter de peso a nuestras afiliaciones y lealtades respuesta a una situación que se considera locales, en desmedro de otras afiliaciones, injusta; en nuestro caso, a injusticias históricas empequeñece nuestras identidades como a partir de la Conquista. De aquí que Tubino & seres humanos. Nosotros añadiríamos: Zariquiey denuncien que construir y promover una «peruanidad» o una identidad nacional casi exclusivamente sobre la conceptos como mestizaje y sincretismo no reflejan la complejidad de nuestra base de «productos» y «personajes» exitosos, realidad cultural: el mestizaje y exportables, también nos empequeñece sincretismo existen, pero por detrás 6 Aquí puede resultar perviven relaciones más complejas, útil hacer una analogía —creo yo— como peruanos, como pueblo con la postura de Walzer peruano. Entonces: ¿sobre qué construir mucho más cercanas a la diglosia que respecto de los mínimos la síntesis (Tubino & Zariquiey 2007: y máximos éticos: no hay nuestra identidad como conciudadanos en el 90). mínimos anteriores a los Perú y a la vez como conciudadanos de las máximos. Ver/Cfr. Walzer personas que habitan en el resto de países del Los autores utilizan el concepto de diglosia (1996) en Giusti y Tubino (2007). mundo? cultural (tomado del campo de la Lingüística 16 cultura sur
  16. 16. Arroz con mango, ceviche y Platón [...] para describir la relación asimétrica entre lenguas a los fundamentos emocionales, perceptibles en contextos de tipo colonial), para llamar la y existenciales de la ética del desarrollo, y que atención sobre la justicia global como principal preocupación de la ética del desarrollo requiere desarrollar y la existencia de relaciones asimétricas en profundizar una concepción sobre el cuidado de el Perú (y fuera de él) (…) [que] nos permita la persona y sobre el cuidado solidario; ya que la identificar procesos invisibilizados desde la ideología del mestizaje donde las culturas compasión y solidaridad —aunque por sí solas subalternizadas pierden enormemente no son suficientes— son ambas indispensables su campo funcional ante otra —la cultura como fundamento de la responsabilidad y societal hegemónica— que aparece en la esfera pública en forma omniabarcadora reciprocidad ética entre personas y ciudadanos (91). dentro de los Estados y entre los Estados. Es aquí que los autores señalan las potenciales Reconocer la diglosia cultural en nuestro país, contribuciones a una ética del desarrollo, de tres es lo que nos lleva a plantear la interculturalidad diversos sistemas de pensamiento: budismo, como proyecto, como tarea a futuro. El Perú como tarea a futuro, como proyecto [...] aún es un marco compartido por las diversas colectividades que lo componen, presupone la creación conceptual y metodológico de una cultura transcultural, de valores comunes que hagan razonable la débil en lo que respecta a su convivencia desde nuestras diferencias culturales, políticas y religiosas. Y eso es comprensión de lo «humano» justamente aquello de lo que carecemos, es decir, una política pública arraigada en desde la tradición Mahayana; el trabajo del la diversidad y, por ello mismo, compatible filósofo y antropólogo indio Ananta Giri, y la ética con la pluralidad de credos, culturas y del cuidado feminista. Por motivos de espacio, a opciones ideológicas de los ciudadanos. continuación presentamos con mayor detalle solo Esta cultura pública no puede ser una cultura superpuesta como una externalidad algunas ideas fuerza de los autores respecto de ajena, debe ser más bien, una cultura los aportes del budismo a la ética del desarrollo, y común enraizada en los ethos de la gente muy sucintamente lo que ambos rescatan de Giri (92) (cursivas mías). y de la ética feminista. Una manera de acercarse al pensamiento budista IV. es a través de la aprehensión del principio de la no Gasper & Truong (2008) parten de reconocer que, dualidad, que a su vez deriva de una comprensión si bien el enfoque de desarrollo humano ha logrado biocéntrica de la vida humana, la naturaleza y destronar a los marcos conceptuales de desarrollo el cosmos. Desde el pensamiento budista, los dominados por enfoques economicistas, y apunta seres humanos están interconectados con los a una concepción integradora y transdisciplinaria demás organismos y seres en la naturaleza, de desarrollo, aún es un marco conceptual y y se distinguen de otros organismos por su metodológico débil en lo que respecta a su capacidad (a través de la mente) de reconocer comprensión de lo «humano» en carne y hueso, esta interdependencia y de expresar, en base a tal de la persona (the self) y su «cuidado» (caring) reconocimiento, empatía y compasión. El prajña (Gasper & Truong 2008: 30). En la línea de Sen es la habilidad de comprender la no dualidad, (2007), a Gasper & Truong también les preocupa el ser —entre todo lo que es (interbeing)—, que el resurgimiento de las políticas que refuerzan nos permite transformar memorias individuales y la pertenencia a grupos particulares, porque colectivas de trauma y sufrimiento, en compasión. la justicia global parece requerir más bien de Prajña representa la imagen de una fuente de una noción de pertenencia global (en la línea la que surge la compasión como fuerza vital no del cosmopolitismo propuesto por Appiah y a la violenta. Para que esta fuerza emerja se requiere vez, más allá del mismo). Por tanto, los autores entrenar la mente hacia las cuatro virtudes sostienen que se requiere prestar mayor atención — cuidado y amistad (maitri), empatía y compasión cultura sur 17
  17. 17. Alessandra Dibos Gálvez con los que sufren (karuna), alegría simpática cada uno tiene para ser agente activo de este por otros sin envidia (mudita) y ecuanimidad o cuidado de uno mismo y de los otros. balance constitucional (uppeka)—. El cambio de percepción a través del prajña lleva a un Luego de presentarnos esta teoría de compasión cambio en la estructura emocional (de hostilidad y transformación sistémica mediante la al cuidado y amistad hacia el otro), un cambio de transformación de la mente/conciencia/persona actitud (de rabia/molestia a empatía), un cambio (self), en segundo lugar, los autores nos presentan de comportamiento (del deseo por quitar, tomar, el trabajo de Ananta Giri, quien vincula estas ideas a una voluntad de dar; de tener impulsos a ya de modo explícito con la ética del desarrollo. causar daño, a la voluntad de traer alegría) y un Para este autor, ella requiere a su vez una ética del cambio del desbalance causado por la distracción desarrollo del self, de la persona, que enriquezca de una mente dividida, hacia la ecuanimidad. el enfoque de desarrollo humano. Propone que Aplicando las prácticas de estas cuatro virtudes, el desarrollo es un campo de relación entre la persona logra «claridad moral». La mente se ha personas, por lo que la motivación, habilidades y liberado de formas de comprensión erróneas que comportamientos de las personas —en especial causan daño y se da lugar, se crea espacio en la las que trabajan en asuntos de «desarrollo»—, las conciencia, para que se desarrolle la capacidad llamadas «agentes» de desarrollo; sin embargo, de generosidad pues la voluntad de la mente no no han dado suficiente importancia ni atención a está dirigida hacia el poder y control sino hacia la su desarrollo: el desarrollo de su persona, de su comprensión de la naturaleza de la interconexión, empatía, de su habilidad para escuchar y cooperar. lo que a su vez es la llave que libera la empatía Giri defiende un modelo de servicio y de búsqueda y la compasión. La seguridad ontológica no existencial. Este paso es de suma importancia: sin deriva de una noción de la persona como fija y enfatizar la transformación personal no podremos estable —ya sea esta definida de manera social abordar el problema de la justicia distributiva ni o moral— sino del ideal ético de percibirse a uno de la justicia como reconocimiento. El trabajo de mismo en relación con otros e incluso como los los agentes de desarrollo puede fortalecerse, y otros (Adams, 2002 en Gasper & Truong, 2008: requiere una extensión/ampliación de la persona, 24). Para Gasper & Truong, si interpretamos estas del self, incluyendo la extensión de su empatía y ideas desde el contexto de la teoría moderna del de su habilidad de escuchar. Del mismo modo, cuidado, el cuidado de la persona (self) puede el desarrollo personal es lo que debe buscarse entenderse como el cultivar, alcanzar y mantener para los «beneficiarios» del desarrollo. Es así la ecuanimidad (constitutional balance), con la que Giri propone una ética estética (äesthetic expectativa de que a este cuidado de la persona ethics): cultivo y transformación personal, la idea le sigue el cuidado de los otros, dada la claridad de uno como proyecto propio. Pero esta ética moral alcanzada. Los valores del cuidado en el estética tiene el riesgo de resultar en el egoísmo, budismo, representados por las cuatro virtudes vanidad y narcisismo extremos. Sin embargo, Giri arriba descritas, son aplicables a todos en la sostiene que una postura estética no tiene que comunidad. Más aún, alcanzar la ecuanimidad y ser esteticista. Para este autor, no solo es posible claridad moral —en distintos grados— constituye la atención tanto a uno mismo como al otro, sino una responsabilidad de todos los miembros que la realización personal requiere profundos de la comunidad. Es así que la injusticia social compromisos con los otros. De aquí que Giri se entiende desde esta perspectiva como una proponga la promoción de una sociedad civil manifestación del fracaso psicológico colectivo concebida más allá de su aspecto político, no solo o nuestra inhabilidad para percibir la realidad integrada por personas jurídicas con derechos, como interdependencia de todos los seres y para sino por seres comprometidos con esa búsqueda apreciar las cuatro virtudes (Gasper & Truong, personal y social del equilibrio (Giri en Gasper & 2008: 23-25). Lo que me parece interesante Truong, 2008: 25-26). subrayar aquí es, por un lado, la relación entre justicia y el cuidado de la mente y alma de las A propósito de estos aportes de Giri, Gasper & personas. Por otro, la relación entre justicia, Truong nos recuerdan que el récord histórico cuidado de la persona y la responsabilidad que nos advierte de las limitaciones de proyectos de 18 cultura sur
  18. 18. Arroz con mango, ceviche y Platón [...] mejora individual, por lo que estos deben particulares, puede contribuir a que se vayan insertarse en proyectos de desarrollo de las alterando los sistemas de valores y conceptos sociedades civiles —locales, nacionales, de manera favorable para que sea posible la globales—. Es así que ellos proponen que democracia en todas las dimensiones de la la ética del cuidado feminista nos da pistas vida (2008:27). importantes para colocar asuntos del cuidado más allá del espacio personal individual, del De este modo, Gasper & Truong concluyen hogar y de la comunidad local. La ética del que estas tres vertientes pueden aportar a cuidado desde el feminismo ofrece una mezcla una profundización del campo de la ética rica de etnografía, teoría social, ontología y del desarrollo para que esta responda de reflexión moral. Presenta una visión múltiple mejor manera a contrarrestar y transformar del cuidado: primero como una orientación, los efectos adversos de la globalización disposición y emoción moral; segundo, como que afectan en mayor medida a los más un conjunto de habilidades y concepciones; vulnerables. tercero, como una práctica social basada en una variedad de relaciones significativas como Las tres corrientes de pensamiento la maternidad, la amistad, la atención-cuidado comentadas por ellos son consideradas (nursing) y la ciudadanía; y, por último, como como diferentes pero complementarias un sistema socioeconómico gestionado manifestaciones de un interés por proteger conjuntamente por actores públicos y privados la dignidad humana y facilitar el florecimiento que enfrenta muchas amenazas que incluyen humano. el paternalismo y la corrupción (Gasper & Truong, 2008: 27). V. ¿Arroz con mango, ceviche y Platón? A pesar de que hay diversas aproximaciones y propuestas desde los enfoques feministas Lo que hemos hecho en este artículo ha respecto del cuidado, la justicia y el sido «traer a la mesa»/poner sobre la mesa desarrollo,7 a Gasper & Truong les interesan y «juntar» algunos «ingredientes» que nos aquellos que ponen énfasis en identificar las parece podrían aportar a una concepción fuerzas sistémicas que debilitan los sistemas más nutritiva —en el sentido de nutrir la de cuidado dentro de y entre países; así vida y contribuir a su desarrollo pleno— del como de desarrollar respuestas holísticas, desarrollo y su relación con aquello que integrales de «cuidado». Por ejemplo, aquella concebimos como la cultura o las culturas. estrategia que busca integrar los valores El juntar, combinar, hacer conversar estos de atención (attentiveness), capacidad de «ingredientes» que provienen de diferentes respuesta (responsiveness) y responsabilidad al concepto de ciudadanía. Aquí se apunta enfoques, disciplinas, áreas de conocimiento a enriquecer el concepto de ciudadanía e investigación (cosmopolitismo, budismo, en base a una noción más holística de la feminismo, interculturalidad) podría parecerse persona (the self), donde la razón, el juicio a mezclar, en un mismo plato, arroz con y el cuidado por uno mismo y por el otro mango, ceviche y Platón. Este último tan sólo coexisten, se interrogan mutuamente y representa el elemento o impulso filosófico- encuentran soluciones a contradicciones ético que acompaña las reflexiones aquí específicas en determinado contexto.8 La idea presentadas. Le corresponde entonces, a 7 Por motivos de espacio cada lector (o comensal) interesado, evaluar no se ha incluido la es que incorporar los valores de la ética del revisión de diferentes cuidado como virtudes políticas con las cuales (probar) por sí mismo, la pertinencia, relevancia autores y posturas que (sabor y efectos) de esta combinación. presentan Gasper & examinamos nuestra práctica en contextos Truong en su artículo. Ver: Gasper & Truong 2008:26-28. 8 Gasper & Truong hacen referencia a Sevenhuijsen, Folbre, Tronto y Williams. cultura sur 19
  19. 19. Alessandra Dibos Gálvez Referencias Bibliográficas Appiah, K. (2008) Mi cosmopolitismo. Buenos Aires: Katz. ----------------------------------. (2007a) La ética de la identidad. Buenos Aires: Katz. ----------------------------------. (2007b) Cosmopolitismo. La ética en un mundo de extraños. Buenos Aires: Katz. Degregori, C. I. (2004) Diversidad Cultural. En Enciclopedia temática del Perú, Tomo VIII, Lima: El Comercio. Gasper, D. (2004) The ethics of development. From economicism to human development. Edinburgh: Edinburgh University Press. Gasper, D. & Truong, T. (2008) Development ethics through the lenses of caring, gender and human security. Institute of Social Studies (ISS) Working Paper Nº 459, Den Haag. Giusti, M. & Tubino, F. (Eds.) (2007) Debates de la ética contemporánea. Lima: PUCP. Instituto de opinión Pública de la PUCP (julio de 2008) Encuesta de opinión pública sobre peruanidad, Año III, 2008, accesible en: http://blog.pucp.edu.pe/fernandotuesta/ Rorty, R. (1999) Forjar nuestro país. El pensamiento de izquierdas en los Estados Unidos del Siglo XX (trad. y glosario de Ramón José del Castillo). Barcelona: Paidós. Sen, A. (2007) Identidad y violencia: la ilusión del destino. Buenos Aires: Katz. Stallsett, S. (2005) Vulnerabilidad, dignidad y justicia: valores éticos fundamentales en un mundo globalizado. En Kliksberg, Bernardo (ed.) La agenda ética pendiente de América Latina (pp. 43-56). Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica de Argentina. Taylor, C. (1993) El multiculturalismo y la política del reconocimiento. México: Fondo de Cultura Económica. Titinger, D. (2008) Dios es peruano. Historias reales para creer en un país. Lima: Planeta. Tubino, F. & Zariquiey, R. (2007) Jenetian. El juego de las identidades en tiempos de lluvia. Lima: UNMSM-OEI. Tubino, F. & Zariquiey, R. (2004) Las prácticas discursivas sobre la interculturalidad en el Perú de hoy. Propuesta de lineamientos para su tratamiento en el sistema educativo peruano. Consultoría encargada por la Dirección Nacional de Educación Bilingüe Intercultural. Lima. 20 cultura sur
  20. 20. Arroz con mango, ceviche y Platón [...] CULTURA SUR POLÍTICAS CULTURALES EN EL PERÚ HOY Apuntes debatibles. Ministerio de Cultura y Turismo Luis Arista Montoya* aristaluis@yahoo.com Resumen Cultura y turismo en el Perú son dos ámbitos coadyuvantes, indesligables. Por lo tanto, el proyecto político de creación de un futuro Ministerio de Cultura pasa por reconocer que, sin el aporte económico generado por el turismo en auge, será imposible que este organismo se consolide para una buena gobernanza de las políticas culturales diseñadas desde el poder estatal. Pero, eso sí, tendrá que denominarse Ministerio de Cultura y Turismo. No al revés. Palabras clave: ministerio, cultura, turismo, agentes culturales, Producto Básico de Felicidad Abstract Culture and tourism in Peru are two helping, indesligables scopes. Therefore, the political project of creating a Ministry of Culture involves recognizing that without the economic contribution generated by increasing tourism, it will be impossible this agency consolidates good governance of cultural policies designed by Peruvian State. Of course, it should be named Ministry of Culture and Tourism, not vice versa. Key words: Ministry, culture, tourism, cultural agents, Net Domestic Product of Happiness N o creo que el proyecto de ley para las momias de Leymebamba, y otros— han * Instituto José Ortega y la creación de un Ministerio de fortificado su tradición fuerte y, por tanto, su Gasset y Universidad de San Martín de Porres. la Cultura haya sido un anuncio autoestima nacional.1 pomposo y extemporáneo. No. Por muchas 1 El proyecto de ley enviado por el Ejecutivo razones: ¿el Perú está maduro para crearlo? ¿Es oportuna su creación? Pienso que sí, se encuentra encarpetado Claro que sí, nunca como hoy: el turismo debido a la buena coyuntura económica, a en la Comisión de Educación y Cultura del cultural y los últimos descubrimientos la predisposición del Poder Ejecutivo y al Congreso. arqueológicos —Caral, Cahuachi, El Brujo, talante promocional de los múltiples agentes cultura sur 21
  21. 21. Luis Arista Montoya culturales, académicos y populares. Y, para los inicios de las Casas de Cultura (con José el éxito de los tratados de libre comercio María Arguedas), con la creación del Instituto (TLC), la geocultura es una esencial clave Nacional de Cultura (con Martha Hildebrandt diplomática. y otros) y desde ciertas direcciones regionales de cultura (Cusco, La Libertad, ¿Las organizaciones culturales de la sociedad Arequipa, Ayacucho, Amazonas, Lambayeque, civil pueden autosostenerse? Algunas sí. La Piura) al amparo de la regionalización y gran mayoría no, necesitan de un Estado descentralización, desde 1997 hasta hoy. promotor, y de un mecenazgo cultural privado. ¿Existe una columna vertebradora? No, Si este Ministerio hubiese sido creado —bajo pues el Instituto Nacional de Cultura ha sido la inspiración que nos trajo André Malraux, rebasado por las subjetividades culturales primer ministro de Asuntos Culturales de emergentes, desde que la olla de presión Francia entre 1959-1969, que concibió las 2 Cf. «Democracia profunda: reinvenciones terminó siendo destapada por la cultura «Casas de Jóvenes y de Cultura» como nacionales y subjeti- de violencia terrorista.2 Existen muchos escenarios de gestión autónoma—, creo vidades emergentes». Textos de Referencia. escenarios y actores —situación favorable que la prédica ideológica del terrorismo en Academia de la Latinidad. hoy al principio de igualdad en la diversidad— colegios y universidades no hubiese tenido XVI Conferencia Interna- cional; 5, 6 y 7 de 2007, que trabajan sueltos en plaza y cada uno mucha cabida, pues toda cultura auténtica es Lima-Perú. Básicamente: pagado a su suerte. De ahí la pertinencia de también acción cultural de resistencia, cultura «Diferencia cultural y experiencia democrática» un ministerio con capacidad de convocatoria de paz.6 (p. 37 y ss.). para ir a un entendimiento intersubjetivo 3 Véase el Cap. VI: —basado en una acción comunicativa La consolidación contemporánea de proyectos «Patologías de la democrática— con vistas al consenso.3 sobre política cultural se dio en el marco de las modernidad» (p. 225 y ss.), en Luis Arista M. (2004): J. reuniones empresariales de la CADE 2000- Habermas: comunicación, Nuestro país ha alcanzado una madurez 2001 sobre «Educación y Cultura», donde se modernidad y consenso. Lima: Fondo Editorial histórico-cultural debido a que tiene una sentó la base doctrinaria del futuro Ministerio. de la Universidad de tradición fuerte, entendida como densidad y Espero que en la CADE-2010 se ponga al día San Martín de Porres. También Bases teóricas herencia históricas sobre las cuales el poblador dicho proyecto, con aporte de instituciones y para el consenso (2003). siente orgullo, un arraigado sentimiento de personas involucradas, antes de que el poder Lima: Ediciones Quipu. pertenencia: bases para la construcción de Legislativo apruebe un bodrio. 4 De Partha Chatterjee territorios con identidad cultural, dentro de una (2007): La nación en tiempo heterogéneo. «nación en tiempo heterogéneo».4 Durante las dos décadas de terrorismo Lima: IEP. (1980-1990) la actividad cultural bajó, pero 5 Según los diagnósticos El proyecto de ley presentado por el ejecutivo no desapareció; hubo, sí, mucha actividad (c orrespondientes a es debatible, perfectible. El patrimonio informal, de micro y pequeñas empresas. A 2009) de la Consultora Internacional Future Brand. histórico, arqueológico, arquitectónico, gas- partir del rescate de la democracia, desde tronómico, documental y natural son las 1992 (captura de Abimael Guzmán), las 6 Véase André Malraux (1996): La politique, cartas de presentación ante el mundo entero. relaciones sociales de producción cultural la culture. Éditions Después de India y Japón, el Perú está en el fueron en aumento; la sociedad civil Gallimard. El modelo francés de Ministerio de tercer lugar en las categorías de Autenticidad e acrecentó su empoderamiento en la escena Cultura propone no un Historia; en el séptimo lugar en Arte y Cultura, nacional con nuevos sujetos emergentes e organigrama piramidal, sino uno circular, en y noveno en Belleza Natural.5 identidades provisionales: cultura del ágora, donde el despacho del música chicha, festivales, conciertos públicos Ministro y su Secretario Ejecutivo se encuentran El boom turístico y el boom gastronómico, masivos, el tecno-huayno, la cumbia andina en el epicentro, a partir del diseñados y germinados desde inicios del y tropical, conciertos de rock, conciertos cual delegan y promueven funciones y actividades en tiempo posterrorista, hacen oportuna y de ópera masivos como los propiciados forma horizontal. Es un perentoria la creación de dicho Ministerio, inteligentemente por Juan Diego Flórez, más modelo plausible, que se puede asimilar. cuya necesidad se viene discutiendo desde allá del elitismo de la Sociedad Filarmónica 22 cultura sur
  22. 22. Apuntes debatibles [...] de Lima. Ahora, todas esas expresiones Perú, se vanaglorian —paradójicamente— necesitan de un Estado promotor, no de un de un «crecimiento infeliz», mantenido por comisariato burocrático; de empresas que una sociedad y un Estado excluyentes: ejerzan legalmente el mecenazgo cultural, su jactanciosos de sus bolsones de modernidad mejor forma de responsabilidad social, más exclusiva. allá del auspicio asistencialista. Se está asomando el fin del reinado totémico Actualmente, en el escenario cultural existen y absoluto del Producto Bruto Interno (PBI). muchos vagones sueltos en el prado, cada Se revisa su obsolescencia en todo el mundo, uno con sus propias rutas cortas y sus pues la nueva Economía Política del Bienestar espacios feudales, muchas veces con trabajos duplicados y con objetivos contrapuestos. Es decir, un índice basado en Hace falta una locomotora: un Ministerio de Cultura y Turismo, para un ordenamiento la calidad de vida y el desarrollo estructural, institucional y legal. En términos sostenible, antes que en la de desarrollo económico y cultural, debido a nuestro multiculturalismo, el Perú es un país producción y el consumismo. Para invertebrado. Hace falta una vertebración entre desarrollo y cultura. Las industrias ello hace falta que la cultura llegue culturales que ya están en pleno despegue en al poder. muchas áreas tienen que estructurarse como negocio cultural aportante al Producto Bruto postula, desde la perspectiva de la seguridad Interno (PBI), tanto como al Producto Básico vital y seguridad cultural (los derechos de Felicidad (PBF). culturales de las identidades de pertenencia étnica), mensurar el Producto Básico de La creación, promoción y producción y Felicidad, ya que los indicadores sociales, consumo culturales son ahora factores culturales, medioambientales y económicos clave para construir una Economía Política deberían ser utilizados por igual para evaluar del Bienestar (felicidad), trascendiendo la el progreso. Economía Política Clásica que prioriza solo los cálculos macroecómicos basados en Los europeos ya hablan de la medición de el crecimiento del Producto Bruto Interno la Felicidad Interna Bruta (FIB), que yo llamo (como único índice para medir la actividad básica, como el salario básico a que tiene del mercado, incluido el sector público), los derecho todo hombre para vivir dignamente, grados de inversión/ganancia/reinversión, o lo menos infelizmente posible. Ya el viejo obviando pavorosamente los grados de filósofo Aristóteles, en su teoría acerca del malestar y expectativas de las grandes bien y de la felicidad, hablaba —desde la mayorías excluidas de la modernización/ perspectiva ética y de la economía política modernidad. El premio Nobel de Economía doméstica (oikos) y de la polis— de que de 2001, Joseph Stiglitz, postula ahora el fin supremo del hombre es la felicidad autocríticamente olvidar el «fetichismo del (eudemonia), actualmente entendida en PBI» (defendido por el Banco Mundial y el términos «felicitantes» de acceso a la Fondo Monetario Internacional, en donde asistencia sanitaria, educación con equidad trabajó) como categoría única para mensurar y calidad, vivienda decorosa, creación y el desarrollo. Amartya Sen ha sido el primer consumo cultural (industrias culturales), economista en categorizar económicamente consideración de los costos ambientales y el concepto felicidad debido a que la gran sociales y del derecho a tener tiempo para mayoría de países en crecimiento, como vivir en compañía de los seres queridos. cultura sur 23
  23. 23. Luis Arista Montoya Es decir, un índice basado en la calidad de bien preservados, restaurados, de museos vida y el desarrollo sostenible, antes que en modernos que dejen de ser mausoleos. la producción y el consumismo. Para ello hace falta que la cultura llegue al poder. Y llegará a Todos los vagones sueltos de los Organismos través de la mediación de una clase política Públicos Desconcentrados (OPD) que tienen ilustrada y la creación de un sólido Ministerio que ver con la ciencia, la tecnología, las artes de la Cultura. Y a través de las propuestas y la artesanía (escuelas de Bellas Artes), la ejercidas desde el poder fáctico de los cultura (elencos, escuelas, conservatorios) y el múltiples agentes culturales (que es el caso deporte (IPD y otros) tienen que engancharse de Cultura Sur, por ejemplo) a esta gran locomotora del Ministerio de Cultura y Turismo, para no perder el tren Para que la cultura tenga poder político y de la historia que marcha sobre dos rieles: económico, propongo la creación de un cultura/desarrollo o desarrollo/cultura. Inter- Ministerio de Cultura y Turismo, pues ambos comunicados a través de la mediación de ámbitos de producción están solicitando tener durmientes transversales, símbolos de identidad voz y voto en el Consejo de Ministros. Y sin cultural con sentimiento de pertenencia abierta presupuesto autónomo, la cultura languidece. (localización/globalización) y autoestima Si la base de la atracción turística nacional e competitiva. internacional es nuestro riquísimo patrimonio cultural y la diversidad de paisajes culturales, Pero con una condición necesaria y suficiente: es lógico imbricarlas. El turismo cultural es el futuro ministro debe ser un economista o un el combustible (energía = dinero), la cultura administrador de empresas, con conocimiento el motor. El Instituto Nacional de Cultura y experiencia en gestión cultural; o un gestor necesita del aporte económico generado cultural con experiencia administrativa y por el turismo, tanto como los empresarios conocimiento económico. En ambos casos, y operadores turísticos, el Viceministerio de un hombre de prestigio cultural. Pero no un Turismo y Prom-Perú necesitan de destinos intelectual puro. Ni un artista. 24 cultura sur

×