4 reflexión la ética de pablo

4,933 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
4,933
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
83
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

4 reflexión la ética de pablo

  1. 1. Edwin E. Rivera Juan Ética Cristiana jueves, 20 de diciembre de 2012 La Ética de Pablo 1Corintios 5:5 / Naturaleza Absoluta y CircunstancialIntroducción: Antes de entrar en la postura ética del apóstol San Pablo, tenemos que considerar elentorno y las circunstancias existentes, cuando se escribió esta carta a los habitantes cristianosde la ciudad de Corinto. Primero, consideremos que este grupo poblacional no tiene como su cultura, la de laraza judía de la cual el apóstol Pablo es nativo. Tampoco tiene el conocimiento de sus leyes,tradiciones y costumbres. Por eso, esta población a quien se le dedica esta carta, es clasificadapor la cultura judía, como los gentiles y con una gran influencia helenística. Segundo, consideremos que esta cultura gentil, para los judíos que es de carácterhelenístico, donde sus costumbres eran diametralmente opuestas a la de los judíos. Aquí lalibertad que ellos conocen, en lo referente a lo que serían las relaciones entre hombres ymujeres, desde un punto vista social, choca con la cultura de los judíos, que es más restringida. Además, que las leyes que predominaban en ese tiempo, permitían hasta cierto punto ycircunstancia lo que se va a mencionar aquí, e incluso también por los leyes Romanasexistentes. Entendamos primero de qué se trata este asunto, de tema de conducta inmoral para laiglesia en Corinto de forma resumida. Presentando los puntos más sobresalientes, comoaparece en la escritura en capítulo cinco versículos del uno al once. Pablo les escribe sobre la siguiente situación, en que un hombre sostiene relaciones conuna mujer que es su madrastra, como si fuese su esposa. La iglesia, acepta a este hombredentro de su seno, como que todo esta bien sobre este asunto. Ignorando lo que sucede, yaque es una conducta aceptable dentro de la cultura de ese tiempo. Pablo, discrepa con la iglesiay les indica que este hombre es culpable de esa acción, y que no justifica que la iglesia laapruebe. Les dice que se le debe entregar a Satanás, para que destruya su cuerpo, de forma talque su espíritu sea salvo, cuando llegue la venida del Señor Jesucristo. Pablo menciona que estehombre debe de ser expulsado de la congregación, dado a que puede dañar o perjudicar a laiglesia, con su ejemplo de inmoralidad, ya que sería como la levadura dañada que al mezclarlacon la masa de pan, la destruye en su totalidad.Rvda. Carmen Julia Landrón Instituto Bíblico Juan Figueroa Umpierre Página 1 de 6
  2. 2. Edwin E. Rivera Juan Ética Cristiana jueves, 20 de diciembre de 2012 La parte final de la historia es la más crucial, es la que se encuentra al final, en elversículo cinco. Esta es una de las cuestiones teológicas más debatidas en la historia de laiglesia, sobre el cuerpo humano y el espíritu, con relación a la salvación e incluso a laresurrección de los muertos. Y permítame mencionar un pensamiento de forma corta, sobre laresurrección de los muertos, desde mi punto de vista. Pienso que cuando resucitemos, novamos a resucitar en el mismo cuerpo, tal como lo tenemos ahora, sino como el de Jesucristo,en un cuerpo glorificado. Pero ahora examinemos un poco más en detalle, lo que se mencionaen este versículo y sus consecuencias.Versículo cinco:5 y que deben entregarlo a Satanás. De ese modo, aunque Satanás destruya su cuerpo, suespíritu se salvará cuando vuelva el Señor Jesús. 1 Dado a la culpabilidad desde el punto de vista del apóstol Pablo de este hombre, elindica que se le debe entregar a Satanás. Aquí hay que tener en cuenta, a qué es lo que serefiere el apóstol Pablo, sobre entregarlo a Satanás. Para ello, lo podemos ver y entender en elversículo dos, cuando les indica que el hombre es culpable, y que debería haber sido echadofuera de la iglesia.2 Y ustedes se sienten orgullosos de esto, cuando deberían estar avergonzados y haber echadode la iglesia a ese hombre. Para el apóstol Pablo, el echar o expulsar a este hombre fuera de la congregación,representa que se lo entregan en las manos de Satanás. De ese modo estaría fuera de laprotección de la iglesia. Pablo considera que en el mundo de su época, estaba siendocontrolado por Satanás. Y por lo tanto, Satanás se encargará de castigar el cuerpo físico,mental y espiritual de este hombre. De esta forma Pablo espera, que el castigo corporal que vaa recibir este hombre, lo haga recapacitar y arrepentirse, para que así pudiese cambiar sumanera moral de pensar. De este hombre recapacitar y arrepentirse verdaderamente, puede1 Sociedades Bíblicas Unidas. (2002; 2003). Traducción en lenguaje actual; Biblia Traducción en lenguajeactual (1 Co 5.5). Sociedade Bíblica do Brasil.Rvda. Carmen Julia Landrón Instituto Bíblico Juan Figueroa Umpierre Página 2 de 6
  3. 3. Edwin E. Rivera Juan Ética Cristiana jueves, 20 de diciembre de 2012regresar a la iglesia y de esa forma como tal, su espíritu se pueda salvar. Y más aún cuando elSeñor Jesucristo vuelva. Y hay que entender que para el apóstol Pablo, el regreso del Señor estaba bien cerca.Por eso, la salvación de este hombre dependía exclusivamente a Jesucristo, y que Cristotomaría la respuesta sobre este asunto. Todo esto a pesar de que pueda morir físicamente elcuerpo, para Pablo lo esencial e importante era su espíritu, que para su concepto es eterno.Veamos lo que nos dice el Comentario Bíblico Mundo Hispano, que nos presenta las dosposibilidades de este asunto: Hay varias interpretaciones posibles, pero dos se destacan: (1) Algunos eruditos de gran reputación opinan que Pablo pide a la congregación que dé la sentencia de muerte al ofensor. Esta decisión, dicen, se acopla al contexto algunas veces cruel y sangriento de la historia contemporánea del Apóstol en la que el antiguo mundo judío tanto como el gentil permitía tal cosa. Incluso, es evidente que algunos prelados eclesiásticos en otra época (durante la Santa Inquisición) aprobaban la muerte de los herejes con el fin de que el alma de ellos se salvara. Es difícil aceptar esta postura, especialmente a la luz de la petición de Pablo que el espíritu y el poder de Jesús intervinieran en la determinación de la congregación. (2) Una segunda interpretación (y la más general) es que la entrega del inmoral a Satanás implica que sea excomulgado de la iglesia. No es difícil ver que para Pablo (al igual que para el apóstol Juan) el mundo fuera de la comunión eclesial estaba bajo el control de Satanás. “La destrucción de la carne” puede significar que, con el tiempo, el hombre por causa de su sufrimiento “afuera” posiblemente recapacite y se arrepienta. Ya que Pablo emplea el término “carne” de varias maneras en sus cartas, es imposible ser dogmático, pero lo más probable es que en este caso el vocablo aluda a un estilo de vida contrario a la voluntad de Dios. “La carne” del hombre (su rebelión pecaminosa) sería destruida por su propia reflexión y su arrepentimiento. Dadas estas condiciones, su persona estaría salva en el día del juicio. ¿Sería el ofensor en este caso el mismo que Pablo menciona en 2:5 ss.? Si es así, sería posible su restauración a la comunión de la iglesia. Está bien claro que Pablo se preocupa, enRvda. Carmen Julia Landrón Instituto Bíblico Juan Figueroa Umpierre Página 3 de 6
  4. 4. Edwin E. Rivera Juan Ética Cristiana jueves, 20 de diciembre de 2012 primer término, por la salvación del individuo involucrado; en no menor grado está el deseo porque la pureza de la iglesia se salvaguarde. 2 Ambas posturas presentan que lo que hay que salvar es el espíritu del individuo y nonecesariamente su cuerpo físico, ya que se considera el cuerpo como algo pecaminoso.Ética de Pablo: Pablo es un fiel creyente que la experiencia personal con Jesucristo, la cual puedetransformar la vida de cualquier ser humano, de forma radical. Hay que entender, que esto sedebe a la experiencia personal del mismo apóstol Pablo, cuando se enfrento con Jesucristo enel camino hacia Damasco. Por tal motivo, la ética moral del aposto Pablo es Cristo-céntrica. Pablo interpreta la moral desde la perspectiva de su unión mística con Jesús, a quien reconoce como el modelo e inspiración para vivir una vida moralmente buena3. Ya que el apóstol Pablo al ser Cristo-céntrico en su moralidad, siempre pone al Señorprimero en todas sus acciones, y en sus escritos. El apóstol Pablo, le exhorta a la congregación,que debe primero tener en cuenta la presencia de Jesucristo, en su próxima reunión, parapresentar este asunto ante la congregación en pleno, y así de esta forma el poder expulsar de lacongregación al culpable del acto inmoral. La preocupación mayor del apóstol Pablo, en este asunto de moralidad, tiene que vercon la Iglesia en pleno. Ya que la conducta de este hombre, que al no ser censurada por losdirigentes de la iglesia, y hacerse de la vista larga; cree en sí un libertinaje, ya que muchos van atratar de imitar la conducta de este hombre. O es que, sí hacen cosas que están fuera de lamoralidad, cualquier otro miembro de la congregación, consientes o no, se lo sacaría en cara,que el por qué se le permitió a este hombre, sí poderlo hacer. Al estar la iglesia ignorando esaconducta, como dice un dicho popular de mi pueblo: El que calla, otorga, haciendo comoaceptable esa conducta ante todos y permitiendo la misma con igual derecho a toda lacongregación.2(2003). (1. ed.) (75–77). El Paso, TX: Editorial MundoHispano.3 García, Ismael, Abignon Press (Nashville, TN.) (2003). Introducción a la ética cristiana (90). Nashville, TNRvda. Carmen Julia Landrón Instituto Bíblico Juan Figueroa Umpierre Página 4 de 6
  5. 5. Edwin E. Rivera Juan Ética Cristiana jueves, 20 de diciembre de 2012 La conducta de este hombre, ponía en peligro, la moral de la iglesia y la convertía a lalarga, en otro templo más de las deidades que existían en esa ciudad. Ya que esto era laconducta normal, de lo que hacían los griegos antes de hacerse cristianos, en sus templos. Cuando la congregación no trata de corregir a este hombre, demuestra que no loamaba. Era y es tanto hoy día, responsabilidad de la iglesia en no ser tolerantes, cuando hayfalta de moral, por uno de los miembros de la congregación. El ignorar el asunto lo quedemuestra es la falta de amor. Tenemos que corregir, educar, orientar a nuestros hermanos,sobre estos asuntos, siempre con un carácter de amor, como Cristo lo haría, informándoles enel error en que se encuentran. Repito, de permitir esta falta de moral por falta de amor a suprójimo, las consecuencias son desastrosas. Cuantos pastores de iglesias independientes, han cometido falta a la moralidad cristianay social, lo que han creado es una gran debacle en sus congregaciones. Entendemos que existela debilidad humana, pero es más fácil renunciar a la posición que se tiene, que continuarllevando esa actitud inmoral a espaldas y escondidas de la congregación. Vemos el ejemplo deJimmy Swaggart, que al no renunciar, su misión de llevar la palabra de Dios fue destruida, hastaque el desapareció por completo. Todos los que nos llamamos cristianos, somos la luz y la sal de esta tierra. Las personasque están en el mundo, están pendientes para ver donde fallamos, para decir que no hacemoslo que predicamos. Por eso debemos estar consientes, que nuestra conducta moral, este a fincon lo que creemos. Y no estoy diciendo que es fácil, ya que hay que trabajarla. Y tampocoestoy diciendo, que el mal no nos va a confundir y que podemos caer. Pero debemos resistir latentación, y pedirle al Dios todopoderoso que nos ayude en ello. Pero una congregación que llama a la disciplina moral a una persona, protege la iglesiaque es el cuerpo de Cristo. Y esta debe ser sin mancha o arruga. Sed perfectos como yo soyperfecto; sed santos, como yo soy santo, dice la poderosa palabra de Dios. Por eso el apóstolPablo presenta la parábola de la levadura vieja, que la misma contamina y daña la masa de pan.Solo basta un poco para que pueda dañarla totalmente. Por eso es imprescindible, que tanpronto en una congregación tenga conocimiento de una situación inmoral, que estamencionada dentro de los cánones de la congregación, que tome la acción inmediata y pongaun corte al asunto. Nuestra moralidad debe ser, al igual que la de Pablo, Cristo-céntrica.Rvda. Carmen Julia Landrón Instituto Bíblico Juan Figueroa Umpierre Página 5 de 6
  6. 6. Edwin E. Rivera Juan Ética Cristiana jueves, 20 de diciembre de 2012 Volviendo a este hombre culpable de su actividad inmoral dentro de la iglesia: Sí nosponemos en la posición de este hombre que ha sido atrapado por su naturaleza humana carnal,los posibles pensamientos después que ha sido llamado, expuesto y expulsado de lacongregación, este pudiera asumir una actitud equivoca de no arrepentimiento. Y más aún,cuando no se le ha dado el verdadero amor que es en Cristo Jesús. En libro de los Proverbios, senos menciona y lo escribo a verba-tun, el padre que no disciplina a su hijo, no lo ama. Desuceder que este ser humano no se arrepiente, y menos porque fue disciplinado o por la razónque fuera, el alma y la salvación de este ser humano, esta en riesgo y en peligro. Por eso sepone en las manos de Satanás como le paso a Job, para que se encargue de castigar a estehombre para que se arrepienta. Pero en este caso, lo que se hizo es dejarlo en las manos delmundo, donde el polvo y el hollín corrompe y destruye. La esperanza del apóstol Pablo es queeste hombre se arrepienta, para la salvación de su alma.Conclusión: Entendemos que en la iglesia hay personas de todos tipos y todas clases. Es nuestraresponsabilidad como miembros de la iglesia, orientar, educar, dirigir y disciplinar a cada unode nosotros, para que no caigamos en el pecado. Que nos abran nuestros ojos, cuandohacemos algo erróneo, y más aún de carácter inmoral, ya que al hacer esto, ayuda a la salud delcuerpo de Cristo, y a la de nosotros mismos. El tener la información suministrada con mucho amor, de forma clara y sencilla, haceque perseveremos en la conducta moral Cristo-céntrica, que Dios espera de todos nosotros.Amén.Rvda. Carmen Julia Landrón Instituto Bíblico Juan Figueroa Umpierre Página 6 de 6

×