Título: Una aproximación al pensamiento de Raymond Williams.Autor: Mgter. César Rogelio Zuccarino.Breve reseña curricular:...
Una aproximación al pensamiento de Raymond Williams                                                               Por Mgte...
instituciones y las prácticas de los significados y los valores”. Para la perspectiva de las“historias universales”, la ra...
Operaciones similares habrían ocurrido con el concepto de ideología. Este concepto fueacuñado como término por el filósofo...
son ideas ni teorías como el arte o la literatura, que son también elementos claves de procesosgenerales como la cultura.T...
es esta conversión inmediata y regular de la experiencia en una serie de productos acabados”.Desde este punto de vista, lo...
relaciones que, “emergentes”, determinan de hecho (en las prácticas) el sentido de unageneración.Notas:1  WILLIAMS, Raymon...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Raymond williams estructura de sentimiento

4,693 views

Published on

ensayo

  • Be the first to comment

Raymond williams estructura de sentimiento

  1. 1. Título: Una aproximación al pensamiento de Raymond Williams.Autor: Mgter. César Rogelio Zuccarino.Breve reseña curricular: César R. Zuccarino es licenciado en Comunicación Social(Universidad Nacional de Entre Ríos) y Magíster en Comunicación y Cultura Contemporáneadel Centro de Estudios Avanzados de la Universidad Nacional de Córdoba. Cursa estudiosdoctorales en la Universidad Nacional de Córdoba. Sus trabajos publicados y de investigacióntratan, fundamentalmente, de la relación Cultura-Política-Educación.Cantidad de palabras: 1.821.
  2. 2. Una aproximación al pensamiento de Raymond Williams Por Mgter. César Rogelio ZuccarinoPrincipales argumentos que fundan la distinción de Raymond Williams entre las nocionesde cultura e ideología y establecen su pertinencia para los estudios culturalesWilliams realiza un recorrido de las nociones de cultura e ideología tal como se desarrollaronen la modernidad. Su crítica propende al concepto de hegemonía, en el que halla un elementosuperador de explicación de lo social y para esto ubica momentos de inflexión hacia diferentessignificaciones de los conceptos cultura e ideología.Hasta el siglo XVIII, la noción de cultura “era el nombre de un proceso: la cultura de algo, dela tierra, de los animales, de la mente”1. Pero en el período de la Ilustración se liga esteconcepto con el de civilización, el cual tenía dos sentidos:• como un estado realizado, que contrastaba con la barbarie, y• como un estado realizado del desarrollo, que implicaba el proceso y el progreso histórico.Esta articulación marcaba una nueva racionalidad que se combinaba con la celebraciónautoatribuida (por occidente y más precisamente referida a las metrópolis de Inglaterra yFrancia) de una lograda condición de refinamiento y de orden.Con Rousseau, y a partir de todo el movimiento romántico, se ataca esta concepción,entendiendo la civilización como un estado distinto del natural. Este “ataque”, dirá Williams,“fue la base para un importante sentido alternativo de la cultura considerada como un procesode desarrollo `interior´ o `espiritual´”, en oposición a un desarrollo exterior. El efecto primarioque resultó de esta alternativa fue asociar la cultura como algo distinto u opuesto a lacivilización: “es decir, la `cultura´ como clasificación general de `las artes´, la religión, las
  3. 3. instituciones y las prácticas de los significados y los valores”. Para la perspectiva de las“historias universales”, la razón era entonces la propiedad y el medio fundamental para crearformas más elevadas del orden social y natural. De este modo, se dice que civilización y culturaeran ideas modernas, en tanto ponían énfasis en la capacidad humana no sólo para comprender,sino para edificar un orden social humano.Con The new science (1725) de Giambattista Vico, aparece una de las primeras formulacionesque pone el acento sobre el “hombre que produce su propia historia”. Herder en su obra Ideassobre la filosofía de la historia de la humanidad (1784-1791), acepta este énfasis puesto en elautodesarrollo de la humanidad, pero lo cree demasiado complejo como para ser reducido a larazón y demasiado variable para ser reducido a un desarrollo progresivo y unilineal queculmine en la “civilización europea”. De ahí que propone hablar de culturas antes que decultura.Desde el marxismo, este concepto se aborda criticando las actitudes asumidas con respecto alconcepto de civilización, entendiendo como decisivo no su carácter progresivo, sinofundamentalmente contradictorio de su desarrollo: la civilización no solamente produjoriqueza, orden y refinamiento, sino también, como parte del mismo proceso, pobreza, desordeny degradación. Williams subraya cómo los valores esgrimidos por el marxismo contra lacivilización eran los vinculados a la “esencial hermandad de los hombres” como algo que debeser tanto recobrado como conquistado.Otro problema respecto al concepto de cultura consistió en el rechazo de lo que Marxdenominó “historiografía idealista”, en el sentido de los procedimientos teóricos de laIlustración, que excluía la “historia material”. La noción del “hombre que produce su propiahistoria” recibe entonces un nuevo contenido fundamental a través de este énfasis puesto sobre“el hombre que se hace a sí mismo” mediante la producción de sus propios medios de vida.Pero este mismo énfasis del marxismo, no colocó la cultura del lado material, sino que laentendió dependiente, secundaria, superestructural. Williams dirá entonces que lo que interesade la crítica del concepto de cultura es la reproducción de la separación entre la “cultura” y la“vida social material” que había conformado la tendencia dominante del pensamiento culturalidealista.
  4. 4. Operaciones similares habrían ocurrido con el concepto de ideología. Este concepto fueacuñado como término por el filósofo francés Destutt de Tracy, a fines del siglo XVIII, con laintención inicial de configurar un término para la “ciencia de las ideas” y su utilizacióndependía de una comprensión particular de la naturaleza de las ideas tal como la manifestabanLocke y la tradición empirista. En principio la ideología formaba parte de la zoología: susverdaderos elementos eran nuestras facultades intelectuales, apareciendo entonces como unaaserción contra la metafísica al afirmar que no hay “en el mundo otras ideas que las de loshombres”. En este sentido, es claro el sentido histórico del concepto, en una época en que elrechazo de la metafísica constituía un objetivo característico del desarrollo de la investigaciónempírica precisa y sistemática.Napoleón será el primero en marcar un uso despectivo de la ideología, considerada como unateoría “irreal” o una “ilusión abstracta”. Posición que será adoptada por Marx.En principio, la obra marxista pone el énfasis sobre la “conciencia” como inseparable de la“existencia consciente”. Esto dejaba a la ideología del lado de aquellos tipos de pensamientoque negaban o ignoraban el proceso social material del que siempre formaba parte laconciencia.Para Williams esto tendría que ver con una “rendición temporal” del marxismo al empirismoabstracto de cierta versión de la “ciencia natural”, que había introducido la acepción de lahistoria social y material como la verdadera relación entre el hombre y la naturaleza, junto a lafantasía objetivista de que todo “el proceso de vida real” podía ser conocidoindependientemente del lenguaje.Así como ocurrió con el concepto de cultura, pensado como superestructural, aquí se reducenla imaginación, el arte y las ideas a reflejos, ecos, fantasmas y sublimados. De ahí que laideología sea pensada por el marxismo como conciencia “falsa”. Este concepto será socavadoluego por el de “conciencia práctica”, que en el pensamiento marxista se entiende como una“genuina teoría”, que contrasta con la ideología en tanto que teoría “separada” de laexperiencia práctica. Pero entonces −dirá Williams− hacía falta un término general que décuenta de los vínculos prácticos que existen entre las ideas y las teorías y la producción de lavida real que se hallan en el proceso de significación social y material. De esta manera, sepodría dar cuenta tanto de la significación de los valores como también de productos que no
  5. 5. son ideas ni teorías como el arte o la literatura, que son también elementos claves de procesosgenerales como la cultura.Tanto cultura como ideología, se articulan entonces en el pensamiento de Williams en elconcepto de hegemonía, entendido como un “sentido de la realidad” para la mayoría de lasgentes de una sociedad; o en otros términos, como un vívido sistema de significados y valoresque, “en la medida en que son experimentados como prácticas parecen confirmarserecíprocamente”.Entonces cultura como “proceso social total”, pero relacionado con las distribucionesespecíficas del poder y la influencia. Proceso social que no es vivido en una conciencia “falsa”,sino como un “sentido común” que comprende las relaciones de dominación y subordinacióncomo una saturación efectiva del proceso de la vida en su totalidad, no solamente de laactividad social manifiesta, sino además de todas las identidades y las relaciones vividas. Másque una eficaz estructura de dominio de una clase, la hegemonía habla de un proceso nuncaexhaustivo, donde formas alternativas o incluso opuestas existen como elementos significativosde la sociedad. Dirá Williams, en este sentido, que la hegemonía es efectivamente una cultura,pero una cultura que debe ser considerada asimismo como la vívida dominación ysubordinación de clases particulares.La pertinencia de estos conceptos en los estudios culturales tendrá que ver con la negación atoda idea de falsedad u ocultamiento, en tanto si la hegemonía constituye todo un cuerpo deprácticas y expectativas en relación con la totalidad de la vida, es en la superficie de lo social,es decir, desde cualquiera de sus significaciones (y no en ninguna develación) que se puede darcuenta de modos particulares (culturales) de organización y control.La noción de estructura de sentimiento en el pensamiento de Raymond WilliamsLa noción de estructura de sentimiento está muy vinculada en Williams a la relación entre lainvestigación de lo social y la temporalidad.En Marxismo y literatura2, comienza a desarrollar este tema diciendo: “En la mayoría de lasdescripciones y los análisis, la cultura y la sociedad son expresadas corrientemente en tiempopasado. La barrera más sólida que se opone al reconocimiento de la actividad cultural humana
  6. 6. es esta conversión inmediata y regular de la experiencia en una serie de productos acabados”.Desde este punto de vista, lo que se sugiere es que todo análisis descuida los procesosformadores y formativos a cambio de formas “explícitamente fijadas”. Pareciera ser que cuandohablamos de las cuestiones de lo social sólo podemos enunciar, indicar, como objeto de estudio,formas ya en pasado, acabadas, fijadas y así, se desestimarían procesos “en presente”, activos o“en solución”.Son precisamente estos procesos los que Williams denomina estructura de sentimiento, oincluso estructura de la experiencia, entendiendo por esto las tensiones formadoras que existenentre la “conciencia oficial” y la “conciencia práctica”. Tensiones que, en sus efectos, puedenpercibirse como un tipo de “sentimiento y pensamiento efectivamente social que determina elsentido de una generación o de un período” y que, en su definición como estructura, pretendeexpresar no instancias de fijación sino la posibilidad de detectar allí relaciones internas,específicas, en proceso; es decir que el estatuto conceptual de la estructura de sentimientocorrespondería al de una hipótesis cultural que intenta comprender estos elementosconfiguradores del presente.En este sentido, puede servir como ejemplo el desarrollo de este movimiento que se denomina“música electrónica”, para designar composiciones musicales heterogéneas, pero ligadas por eluso que varios artistas hacen de programas de edición digital de sonidos. Estas composicionesalternativas no pueden aún afirmarse como género sino en su negatividad: no se trata de Rock,no se trata de Hip Hop, no se trata de House, tampoco es Pop. Este movimiento abarca unamplio abanico de artistas de diversas procedencias musicales, diferentes estéticas, peromarcando efectiva y eficazmente un proceso −como dice Williams− “en solución”. Hablamosaquí de las producciones de grupos y artistas como Prodigy, Björk, Nine Inch Nails, Radiohead,Portishead o Moby, cuyas composiciones musicales influyen en los repertorios de artistas más“instituidos” (siguiendo la conceptualización de Williams) como Madonna, David Bowie,R.E.M, o el género de bandas de sonido de películas tal como se oyen en “Pi” (3, 14), “RunLola Run”, “Matrix” o “Trainspotting”.Esta corriente sirve como ejemplo claro de una estructura de sentimiento puesto que a pesar desu imposibilidad de definición presente como “género” musical, permite determinar ciertas
  7. 7. relaciones que, “emergentes”, determinan de hecho (en las prácticas) el sentido de unageneración.Notas:1 WILLIAMS, Raymond. Marxismo y literatura. Barcelona: Península/ Biblos, 1997.2 Op.Cit. (p.150).

×