Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
por Josep
Alphonse Osbert (23 Marzo 1857 a 1811 en agosto de 1939) fue un pintor simbolista
francés. Formado en la Escuela de Bellas...
Más adelante inspirado por Pierre Puvis y otros simbolistas como Odilion
Rodon, optó por renunciar a la representación del...
En la década de 1890 se asoció con Joséphin Péladan y su orden de
los Rosacruces, participando activamente en los Salones ...
Su éxito y la gran aceptación de su obra por parte del público, le dieron
la posibilidad de recibir el encargo de hacer di...
FIGURAS SOLITARIAS
En ocasiones disponemos de varias versiones, si difieren
sustancialmente, las pondremos .
En El adiós al sol ,Osbert  todavía  respeta  totalmente  los  cánones  academicistas  : 
uniformidad de tintes, eliminaci...
Esta tabla representa una visión de
Santa Genoveva , la patrona de París.
Este trabajo no es tradicional. Esta no es
la hi...
PAREJAS
GRUPOS
Anochecer en la antigua Grecia
Cuatro jóvenes se dejan llevar en la contemplación de una puesta de sol, casi sin
una palab...
debido al brillo de los colores del cielo, el mar y de las túnicas,
cuyos pliegues semejan continuar las ondas del agua, s...
Las otras dos mujeres, miran indolentes, hacia el disco de
oro que desaparece por el horizonte, vestidas con ropas
antigua...
Con canciones de la noche , que pintó en 1896, Alfonso Osbert cumple con
uno de los muchos paisajes en que se ha especiali...
FRESCOS EN ARQUITECTURAS
DIBUJOS BLANCO Y NEGRO
BOCETOS
PAISAJES
PAISAJES URBANOS
RETRATOS
LA PALETA UTILIZADA POR
NUESTRO AUTOR
RETRATOS DE ALPHONS OSBERT DE SUS AMIGOS
Retrato de Osbert de su amigo H.G.Ibels
Retrato de Osbert de su amigo Jules Emmanuel Valadon
Esta presentación acompaña a la entrada del mismo nombre
del blog:
http://terradesomnis.blogspot.com.es/
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Alphonse Osbert: El pintor del alma
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Alphonse Osbert: El pintor del alma

881 views

Published on

Recopilación de pinturas de éste pintor simbolista

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Alphonse Osbert: El pintor del alma

  1. 1. por Josep
  2. 2. Alphonse Osbert (23 Marzo 1857 a 1811 en agosto de 1939) fue un pintor simbolista francés. Formado en la Escuela de Bellas Artes, su primera pasión fue para los grandes maestros españoles, en particular José de Ribera. El abandono del estilo académico se llevó a cabo a finales de 1880 bajo la influencia de varios conocidos relacionados con el postimpresionismo y simbolismo. Inicialmente, Osbert abandonó la pintura naturalista a favor de una técnica puntillista como la utilizada por Seurat y Signac.
  3. 3. Más adelante inspirado por Pierre Puvis y otros simbolistas como Odilion Rodon, optó por renunciar a la representación del objeto del mundo real, y desarrolló un lenguaje visual poético de su propia creación. Su estilo se compone básicamente de la representación de Musas – personajes siempre atemporales- fantasmales en misteriosos paisajes bañados una luz sobrenatural que emana del sol o de la luna, se caracterizó por el abundante uso del color azul.
  4. 4. En la década de 1890 se asoció con Joséphin Péladan y su orden de los Rosacruces, participando activamente en los Salones Rose+Croix que se celebraron en París.
  5. 5. Su éxito y la gran aceptación de su obra por parte del público, le dieron la posibilidad de recibir el encargo de hacer diversos frescos y murales para decorar Ayuntamientos, Teatros, Operas, como por ejemplo: la Cúpula del Centro Spa en Vichy (1903 y 1904), y la iglesia de Saint-Louis en Vichy (1915).
  6. 6. FIGURAS SOLITARIAS
  7. 7. En ocasiones disponemos de varias versiones, si difieren sustancialmente, las pondremos .
  8. 8. En El adiós al sol ,Osbert  todavía  respeta  totalmente  los  cánones  academicistas  :  uniformidad de tintes, eliminación del vello y de todo detalle particular o poco agraciado ,  elegancia  del contrapposto, supremacía  de  la  linea  del  contorno  sobre  la  veracidad  anatómica  .  La  composición  recuerda  más  claramente  las  ninfas  blancas  y  silenciosas  situadas  armónicamente  en  la  naturaleza,  en  la  intersección  de  los  cuatro  elementos  (  agua,  aire,  tierra  y  luego  del  sol  )  También  elimina  el  carácter  sensual  del  cuerpo  en  provecho de una figura luminosa a la que la vegetación sirve de fondo. Por  último  ,  el  colorido  claro  y  azulado  remite  a  las  decoraciones  tardías  de  Puvis  de  Chavanne, cuya técnica buscaba el efecto visual de la pintura al fresco ; el formato vertical  alargado que elige Osbert revela su aspiración a llegar a ser, a su vez, un pintor de grandes  decoraciones murales.  Sin  embargo,El adiós al sol ,  Osbert  da  un  paso  decisivo  hacía  la  singularidad  al  revolucionar  su  paleta  :  animado  en  esto  por  los  antiguos  maestros  del  taller,  Séon  y  Seurat, junto con los cuales expone en el Salón de los Independientes , aplica las teorías  de  Chevreul  sobre  el  contraste  simultáneo  de  los  colores  y  prueba  con  la  división  puntillista de los colores con un fin decorativo . El paisaje transfigurado en matices azules  y violáceos se opone al centelleo de degradados naranjas del sol poniente , alterando y  resaltando  a  la  vez  la  blancura  del  desnudo  .  Siguiendo  los  postulados  simbolistas  ,  la  radicalidad  de  los  colores  , la simplificación  de las formas  y el  gesto  esencial  permiten  tocar de manera más directa la emociones y la sensibilidad mística de los espectadores.
  9. 9. Esta tabla representa una visión de Santa Genoveva , la patrona de París. Este trabajo no es tradicional. Esta no es la historia que nos explican otros pintores, ya que aparentemente, no está tratando de salvar París de la invasión de los hunos en el siglo quinto. Esta no es una pintura religiosa tradicional, algunos elementos tópicos están ausentes aquí. En resumen, y este es el punto fuerte de este trabajo, esta pintura es un estado de la mente fascinante que nos absorbe. Y en realidad, la imagen podría ser cualquiera, su fascinación sería la misma. La elección de la luz y el color, la ligera atmósfera, elevan la obra al estadio de obra remarcable.
  10. 10. PAREJAS
  11. 11. GRUPOS
  12. 12. Anochecer en la antigua Grecia Cuatro jóvenes se dejan llevar en la contemplación de una puesta de sol, casi sin una palabra, extasiadas por la extraña luz de una puesta de sol de oro sobre un agua en calma. Es una especie de tregua, el tiempo parece que se ha detenido en un instante eterno. Entrelazadas en pares, a las mujeres apenas les discernimos el rostro, y se ven, como abandonadas, mientras un cielo claro se refleja en las aguas arrugadas por una ligera brisa. La belleza de la pintura, que se encuentra en el Museo del Petit Palais de París es indudablemente heredera de un romanticismo exacerbado,
  13. 13. debido al brillo de los colores del cielo, el mar y de las túnicas, cuyos pliegues semejan continuar las ondas del agua, sobre todo para la que está apoyada en las rodillas de la mujer sentada. Y ese vestido azul pálido, casi blanco, es una extensión visual del último temblor de las olas, como si fuera a derretirse en el agua en cuanto se quede dormida. De momento, se encuentra despierta junto a la otra, quizás como si fueran a intercambiar algunas frases innecesarias, pero que no quiere disfrutar de una somnolencia que la haría culpable de la pérdida de ese instante mágico.
  14. 14. Las otras dos mujeres, miran indolentes, hacia el disco de oro que desaparece por el horizonte, vestidas con ropas antiguas, cuyo color es más oscuro mientras desaparecen los últimos rayos del astro rey. También establecen contacto corporal, en una comunión que hace innecesarias las palabras, incluso el menor susurro. Aunque el tema puede parecer anticuado y poco realista, es característico del simbolismo. Una pintura de hermosa belleza, algo artificial, sin duda, pero fascinante, que crea un ambiente limpio, misterioso, lleno de una intensa y calmada emoción, intemporal y eterna, como congelada en su belleza formal ".
  15. 15. Con canciones de la noche , que pintó en 1896, Alfonso Osbert cumple con uno de los muchos paisajes en que se ha especializado. En una sobria naturaleza nocturna iluminada por la luz difusa de la luna y de un azul brumoso, personajes con los contornos vagos y fantasmales. En este trabajo, sin duda, el artista simbolista ya expresó su deseo de independencia y su negativa a seguir el curso de la evolución del arte de sus contemporáneos a favor de la lealtad inquebrantable a su visión metafísica de la expresión artística. Se dice que el arte prefigurativo monocromático de muchos pintores modernos: el azul se unió a la celebridad "Klein Blue”. Planitud, geometría práctica y líneas esenciales - horizontal y vertical - el tratamiento simplificado de la figura humana, parte de una visión ideal y espiritualizada de la naturaleza. Alphonse Osbert se afirma aquí como una fuerte personalidad artística y original en una época dominada por el materialismo.
  16. 16. FRESCOS EN ARQUITECTURAS
  17. 17. DIBUJOS BLANCO Y NEGRO BOCETOS
  18. 18. PAISAJES
  19. 19. PAISAJES URBANOS
  20. 20. RETRATOS
  21. 21. LA PALETA UTILIZADA POR NUESTRO AUTOR
  22. 22. RETRATOS DE ALPHONS OSBERT DE SUS AMIGOS
  23. 23. Retrato de Osbert de su amigo H.G.Ibels
  24. 24. Retrato de Osbert de su amigo Jules Emmanuel Valadon
  25. 25. Esta presentación acompaña a la entrada del mismo nombre del blog: http://terradesomnis.blogspot.com.es/

×