Eduardo del Fraile entrevistado por Álvaro Sobrino

1,179 views

Published on

El diseñador vallisoletano radicado en Murcia, con su Laus Honorífico recién recogido, en una relajada conversación con el periodista divulgador del Diseño.

Published in: Design
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,179
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
18
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Eduardo del Fraile entrevistado por Álvaro Sobrino

  1. 1. -- Eduardo del Fraile, ese señor de Murcia Laus de Honor 2013 Un diseñador que curiosamente vive en Murcia. Asfle presenta su amiga Xénia. Las entrevistas en sábado tienen siempre algo especial, como si se desvaneciera la tensión del tiempo, y resulta más fácil hablar de cosas que no son estrictamente «trabajo». Yasf, en su estudio, vamos saltando de los clientes a los objetos, del diseño local a /as sensaciones... Acaba contándome con entusiasmo el trabajo de investigación de Masaru Emoto, los mensajes del agua, y en una cabriola medio en broma, medio en serio, cuestiona si no será extrapolable a todos /os objetos. ¿Qué pasaría si descubriéramos que /os objetos sienten, sufren o disfrutan como /as personas? Yo.empecé haciendo naming. Me di cuenta de que era una forma de trabajar en la que me sentía muy cómodo bautizando los proyectos. El nombre es el cincuenta por ciento del resultado. Eso me obligaba a cuidar mucho la tipografía, porque yo quería enseñar mucho el nombre. Además, hay una parte perversa: es la manera de que el cliente se lleve una parte tuya que no va a poder soltar: aunque evolucione, aunque le pierdas la pista, el naming va a seguir ahí... Estudié en Elisava en 1992. Mi padre trabajaba en Barcelona y aproveché la oportunidad. Después estuve un tiempo en Suecia, en Goteborg. Como soy muy sintético y me gusta limar, me encontraba muy a gusto y aprendí mucho. Ese minimalismo que ellos tienen integrado, que no es una pose sino que se lo creen, encajaba bien con mi manera de entender el diseño. Trabajé en Barcelona un tiempo y después me vine a Murcia. El diseño en Murcia ha crecido mucho, se pone como ejemplo... La historia del diseño aquf es la siguiente: todo empieza con Severo Almansa, un diseñador de oficio, de los que trabajaban a golpe de fotocopia, a pie de máquina en la imprenta, a ojo, con un ojo privilegiado, eso sí. Nuño de la Rosa trabajó con él. Yo estuve con Nuño tres años, en los que aprendí lo que era un estudio de 14 Laus d'Honor 1Laus de Honor 1Honor Laus diseño, cómo había que comportarse, el funcionamiento. El carácter de mi trabajo lo aprendí más tarde, quizá de manera autodidacta. Enrie Aguilera me decía: •¿Pero tú dónde has aprendido?, porque aquí en Murcia desde luego que no». Eduardo habla con cariño de Severo Almansa, pionero del diseño en Murcia y durante años prácticamente el único diseñador. Severo es la referencia. fue quien abrió la brecha, quien bregó durante años para educar a los productores de aquí y demostrarles que el diseño no era superfluo, que podían utilizarlo y que su coste es pequeño si se tiene en cuenta los resultados que se pueden obtener. Además, él tiene su faceta también como artista, en la que ha tenido éxito y reconocimiento. Yo pensaba que volvería a Barcelona. Después de trabajar con Nuño empecé a hacer cosas en casa, no tenía la intención de montar un estudio. Era la época en que, además de Severo Almansa y Nuño, apareció Germinal, aún como agencia de publicidad, y algún estudio más. Yo veía que a mí no me conocía nadie, porque había trabajado dentro de un estudio. Y de algún modo pensaba que lo que estaba haciendo tenía la suficiente calidad como para que se conociera. Era el año 2005, y me presenté a los premios Laus. Algunos trabajos fueron seleccionados y se produjo un doble pistoletazo: por un lado, era la primera vez que mi trabajo se daba a conocer. Sin saberlo, había provocado el inicio de una competición sana. Jorge -de Germinal- es muy competitivo, y eso nos vino bien a los dos. Sirvió para que los estudios viéramos que podíamos darnos a conocer y hacer cosas fuera, EEEEEE EEEEE EEEEEe
  2. 2. en otras ciudades. Y sirvió también para Es bastante parecido a la relación con que hacer un contenedor de aceite, 'que se entendiera aquí que el diseño un impresor, pero con volumen. sé que tengo que ponerle una oliva. gráfico no necesariamente tenían que Pero si el contenedor es esa oliva, ya -hacerlo las agencias de publicidad. En el mundo más endogámico de no tengo que ponerla. No tengo que -Esa separación ha sido esencial para el los diseñadores, estar aquí es una poner un símbolo cuando el objeto desarrollo del diseño local. ventaja. Parece que se te ve con es un símbolo en sí. Y me gusta mejor predisposición, estás lejos, no que la gente se lo guarde. Cuando Pero supongo que algo que ver compites por los mismos clientes. Me empecé a trabajar, lo que menos me tendrá también la industria que sucede cuando voy a Barcelona y me gustaba de la publicidad era que tú hay en la zona, que necesita abrir doy cuenta de que no sé si sería capaz hacías un folleto y la gente lo tiraba mercados fuera... de trabajar allí, sintiendo el aliento de la al suelo, nunca apetecía guardarlo. competencia en el cogote. Y al mismo Las personas nos enamoramos de Sí, pero eso es válido para cualquier tiempo, tengo la inmensa suerte de los objetos. Cuando el empresario región que tenga producto... Creo que tener a Xénia Viladas, que ha resultado se enamora del objeto que es su de Nuño aprendí algo importante: a ser un punto de anclaje importante, producto, hay un vínculo, una relación sistematizar las cosas. Lo importante un canal de ida y vuelta, un flujo emocional. Cuando propones una caja es llegar a conocer las posibilidades constante que me ayuda mucho en los trapezoidal para untubo de pasta de de mercado, y eso es algo que no es proyectos con el extranjero. Hablo con dientes, el cliente se enamora. Porque de un día para otro. Primero es un ella todas las semanas, es como mi el trapecio remite a la forma del diente, productor y detrás van entrando los mánager... No, en realidad es como mi porque es una figura mucho menos demás. Empiezas por un producto y, madre en el diseño. adusta que una caja normal. Entonces si funciona, el mismo fabricante querrá vienen los de logística y dicen que eso hacer lo mismo con otros productos... Antes hablabas de los premios... es más difícil de paletizar... pero el Al final, el listón se va poniendo cada cliente ya está enamorado, sabe que vez más alto, pero lo levantamos Ganar premios me ha ayudado mucho. eso es diferente, que es lo que la gente entre todos. Aquí se ha producido un En un determinado momento, fue una quiere y que va a vender más. Y se hecho curioso: las actuaciones y la estrategia para dar a conocer lo que buscan las soluciones necesarias para formación de la escuela de diseño de hago. Pero creo que sirve también hacerlo viable en lugar de entenderlo aquí han evolucionado de la mano de para generar confianza en lo que como un problema. Cuando se los estudios de diseño... eso es bueno. haces. No todo el mundo tiene por trasciende la «funcionalidad escasa•, Quizá no existe un estilo de diseño qué saber cuando un diseño funciona. eso tan nuestro de que «esto sirve murciano -de hecho, a mí me pueden Tiene que ser difícil confiar tu producto para lo que sirve•, la idea prevalece decir que soy muy catalán-, pero sí al capricho de otro... En ese sentido, sobre los pequeños inconvenientes. Y existe un modo de hacer las cosas que los premios avalan tu trabajo. Pero ese es el elemento cultural del diseño: salpica a la escuela, a los clientes, a no creo que haya que obsesionarse asociamos las épocas y las culturas los jóvenes que empiezan. con los premios, y cuando eres joven con los objetos que le eran propios. puede suceder. Los premios son la Son batallas que a veces no las ganas, Muchas veces hago trabajos que consecuencia, no el fin. No pueden pero la satisfacción es enorme cuando en realidad no son encargos, condicionar tu manera de trabajar. Tú sucede y llegas hasta el final. sino propuestas que hago al vas haciendo y, cuando toca, ves que cliente. Aunque suene a tópico, hay unas pocas piezas que pueden Como decfa al principio, la los diseñadores podemos crear funcionar en un jurado, las presentas conversación deriva hacia la felicidad y necesidades a nuestros clientes, y esperas que haya suerte. Quiero los objetos. Hablamos de ese pequeño plantear problemas que no existen pensar que el trabajo de un estudio es pafs que es Bután, donde la política se y darles una solución nueva. Y esa como la carta de un restaurante, todos rige basándose en el GNH (felicidad solución suele funcionar. los platos tienen que ser buenos. No interior bruta), de los payasos, de las sirve de nada tener tres platos estrella cajas de galletas surtidas. Es lo que Ahora estoy haciendo un wok de si el resto es mediocre. sucede cuando las entrevistas son en comida rápida para Corea. Cuando sábado... y acaban con una buena se lo cuento a los clientes de aquí, La relación con los objetos está comida. Y eso, estando en Murcia, es no se lo creen, no entienden que presente en tus diseños... un valor añadido incalculable. desde Murcia se pueda diseñar para el extranjero. Hay una esencia intangible que hace que quieras algo porque es único. En Alicante, que está aquí aliado, hay Y en eso el diseño es un factor alrededor de la industria del juguete importante. Ando ahora dándole muchas empresas con las que es vueltas al producto simbólico como posible hacer de todo, y eso te ayuda concepto. Es la visión de un diseñador cuando, como es mi caso, no eres un gráfico sobre los productos. Nosotros especialista en diseño de producto. no somos diseñadores de producto, Así, aprendes con los ingenieros de no somos especialistas. Pero eso esas empresas, con los que hacen nos da una visión más plana del las maquetas y prototipos... ellos objeto, que no es necesariamente entienden mis criterios y yo los suyos. un inconveniente. Cuando tengo l.aus d'Honor 1L.aus de Honor 1Honor L.aus 15

×