Sanchez ramos, jose contemplacion y presencia

3,522 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,522
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
108
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Sanchez ramos, jose contemplacion y presencia

  1. 1. José SÁNCHEZ RAMOS Testigosen el corazón del mundo
  2. 2. José Sánchez RamosContemplación y presencia Testigos en el corazón del mundo NARCEA, S.A. DE EDICIONES
  3. 3. índice PRÓLOGO de Antonio López Baeza 7 ESCRITOS TESTIMONIALES 11 Ha brotado un retoño en el árbol de Jesé . . . . . . . . 13 Nazaret en una Casa de Oración 17 Consagración 21 El Desierto de la Paz 25 La oración en mi historia de fe 29 EN EL CARISMA DE CHARLES DE FOUCAULD 37Queda rigurosamente prohibida sin autorización escrita de Volvamos al Evangelio 39los titulares del «Copyright», bajo las sanciones establecidas en las Carlos de Foucauld, un pobre entre los pobres 45leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquiermedio o procedimiento, comprendidos la reprografia y el trata- Contemplación y medios pobres 53miento informático, y la distribución de ejemplares de ellamediante alquiler o préstamo público. Los laicos en el carisma de Charles de Foucauld . . . . 65 El matrimonio tiene una grandeza maravillosa 73 Práctica sencilla de la Revisión de vida 77© NARCEA, S. A. DE EDICIONES, 2000 En memoria mía 81Dr. Federico Rubio y Galí, 9. 28039 Madridnarcea@infornet.es Nazaret, en la vida pastoral de Jesús 87www.narceaediciones.esI.S.B.N: 84-277-1344-4 En el desierto de la ciudad 103Depósito legal: M.44.980-2000 Le llevaré al desierto 111Cubierta: Francisco Ramos y Ménica Ramos Silenciamiento en el día de desierto 121Impreso en España. Printed in SpainImprime LAVEL. Pol. Ind. Los Llanos. 28970 Humanes (Madrid)
  4. 4. 6 Contemplación y presenciaDE PAZ Y DE PIEDAD ERA LA CIENCIA PERFECTA 127 Ser como "alma" de todo hacer, en comunión con todo lo que existe 129 Olvido de lo creado 133 Juan de la Cruz vivió desde la fe y el amor confiado . . 143 La atención logra una conciencia profunda 151 Amor y contemplación 161 La resurrección de Jesús, bodas de Dios con la Prólogo humanidad 171 Vivir en adoración 179 Sobre el sosiego y la quietud del espíritu 189 Vivir en el momento presente 199 Las visitas del Señor, su paso entre nosotros 211 UNA VIDA PARA LA CONTEMPLACIÓN Gustad qué bueno es el Señor 221 Los llamó para hacer camino con Él 229 El camino místico 239 Presentar esta recopilación de textos de Pepe Sánchez Ramos lleva para mí un gozo muy puro y un desafío nada despreciableProcedencia de los artículos 245 (no es nada fácil que la presentación pueda estar a la altura deLibros bíblicos citados 249 lo aquí presentado). No obstante, no deja de ser un gozo, y muyíndice onomástico 251 intenso, el hecho que se me ofrece de colaborar a poner en ma- nos del gran público un testimonio y un pensamiento que hincan sus raíces más luminosas en el Espíritu de nuestro bien amado Hermano y Señor Jesús. Porque, Pepe Sánchez Ramos, no es un escritor que compon- ga sus textos a base de fichas bibliográficas acumuladas, ni usan- do de la facilidad de su erudición académica. En él, la escritura siempre ha sido —y así podrá comprobarlo el lector— emana- ción natural de su alma empapada de la experiencia de fe en el seguimiento de Jesús. En efecto, el primer rasgo que sobresale al acercarnos a la co- municación escrita de este testigo del Dios vivo, es sin duda su amor a Jesús de Nazaret. Un Jesús que es intimidad de aban- dono con el Padre y anonadamiento en su entrega salvadora a la
  5. 5. 8 Contemplación y presencia Una vida para la contemplación 9humanidad histórica. Abandono y anonadamiento: dos concep- de oración y por la clarividencia discerniente con que tantos, mu-tos, dos valores eminentemente evangélicos, que alcanzaron muy jeres y hombres, laicos y consagrados, se sintieron acompañadosbien a resumir la vida de Jesús —nuestra vida en Cristo— para por él.nuestro hermano Pepe. Un Jesús que nos espera cada día en la Mas como no quiero que estas letras se conviertan en un pa-contemplación de la Palabra, en la Eucaristía celebrada y adora- negírico —por otro lado inevitable, tratándose de la presentaciónda, en el Último Lugar buscado (al menos, deseado) para mejor postuma de un libro— de mi muy querido amigo, compañero yservir a los hermanos... Nazaret en todas partes, es decir, presen- hermano Pepe, corto ya la que muy bien podría ser una muy largacia de encarnación, de servicio humilde, de testimonio callado, lista de aspectos (adoración, momento presente, silencio, fraterni-como expresión del amor más puro, el Amor de Gratuidad, en dad, revisión de vida, seglaridad, matrimonio, etc.) que aparecenel que somos amados y salvados, ¡transformados! ¡Cómo vibran en este libro, como inseparables de un buen entendimiento de losmuchas de las páginas que siguen con el temblor incontenible de frutos espirituales de la auténtica contemplación cristiana. Si laun corazón enamorado, disparado como una flecha que busca su contemplación fuera ajena a la vida ordinaria del que la practi-único blanco en el misterio de Dios hecho Hombre! ca, dejaría en el mismo momento de ser cristiana, es decir, de ser Junto a su amor, casi violento, a Jesús, y sin que pueda encon- fruto de la Palabra hecha carne, don del Espíritu que nos habita.trarse fisura significativa entre ambos, Pepe descubrió muy pronto Una cosa sí quiero destacar en fidelidad a las páginas que pre-—D. Diego Hernández, su acompañante espiritual de siempre, tu- sentamos: su particular devoción tanto a San Juan de la Cruz co-vo mucha parte en ello— la contemplación de amor, vocación y mo a Charles de Foucauld, verdaderos guías —indicadores deldestino de todo itinerario creyente, hasta dedicar a ella gran parte camino, sería la expresión del Hermano Carlos— en su búsquedade sus mejores energías. de autenticidad evangélica. El mismo título que preside esta co- Podríamos decir, sin miedo a exageración alguna, que nuestro lección de escritos espirituales, CONTEMPLACIÓN Y PRESEN-autor ha sido, en la Iglesia del post-Vaticano II, un adelantado y CIA, dirá ya mucho a los lectores avisados sobre el leit motiv oun apóstol de la urgente necesidad de fundamentar la entera ac- línea vertebradora que engarza la totalidad de estas páginas.tividad pastoral de las Iglesias en la praxis y en la pedagogía de Carlos de Foucauld resumió, tal vez sin ser plenamente cons-la experiencia mística. Una pastoral que no conduce, desde sus ciente de ello, su vida espiritual en esta simple frase: Presenteprimeros pasos, a iniciar a los creyentes en la vida contempla- a Dios y presente a los Hombres. Por su parte, el místico detiva, amén de no ser evangélica está condenada al fracaso más Fontiveros hizo consistir (en aparente contradicción al místico deestentóreo. Beni Abbés) la Suma de la Perfección Cristiana en estos versos- resumen: Para acrisolar la vida de fe, y muy especialmente el caminocontemplativo que la autentifica, Pepe intuyó, de la mano del er- Olvido de lo creado,mitaño de Tamanrasset, la necesidad del Desierto como espacio y memoria del Creador,tiempo de la mejor preparación de nuestro espíritu para captar el atención a lo interiorpaso de Dios por nuestras vidas. Su misma estancia prolongada y estarse amando al Amado.—casi veinticinco años— en el Desierto de la Paz (Murcia), re- Pero como ya observábamos más arriba, la contradicción sólosulta elocuente por la profundidad que alcanzó en su propia vida es aparente. El olvido de lo creado, al ir inmediatamente seguido
  6. 6. 10 Contemplación y presenciade la memoria del Creador, remite de inmediato a la presenciaamorosa de Dios en las criaturas, pues no es posible la presenciadel Creador sin el amor al mundo salido de sus manos. Olvidode lo creado que ha de ser entendido como verdadero amor a lasbondades creadas, sin dependencias idolátricas y esclavizadoras,en actitud contemplativa, es decir, de comunión, de adoración, deacción de gracias... CONTEMPLACIÓN Y PRESENCIA —título que se debe a la finaintuición de Salvador Reyes Cerezo, principal recopilador de es-tos textos junto con Marisa Martínez Díaz de Revenga— enmar-ca preciosamente —en espíritu y en verdad, podríamos decir—el legado inapreciable del ministerio tan vivo y actual de PepeSánchez Ramos: una vida entregada a la Contemplación que, co- ESCRITOSmo actividad del Amor teologal, como síntesis más palpitante dela Fe en el Misterio de Dios, nos hace, por su misma dinámica in- TESTIMONIALESterna, abiertos, audaces en el servicio a las necesidades humanas,videntes del paso de Dios —de su salvación siempre en marcha—en las encrucijadas del Mundo y de la Iglesia. Ver a Dios en losHombres y a los Hombres en Dios. Todo un desafío. ANTONIO LÓPEZ BAEZA Murcia, septiembre del 2000
  7. 7. Ha brotado un retoño en el árbol de Jesé Durante el mes de diciembre he compartido con los Hermanosde Jesús una experiencia de ermitaño. A hora y media de Farlete,junto a la ermita de San Caprasio, que está en el punto más alto deestos contornos, hay varias cuevas. Dos amplias, una para capillay otra para la vida colectiva; y otras pequeñas, individuales. Los novicios suelen pasar aquí el tiempo de Adviento y otrassemanas del año. Los ya profesos las utilizan para sus días anua-les de retiro, para el retiro de cuarenta días que hacen en solitarioantes de profesar, y en otros momentos que se sienten llamados aun tiempo de desierto. El paisaje que hay delante es desértico: un mar de cal. La parteposterior, que ya es provincia de Huesca, tiene algún verdor, yal final se ven los Montes Pirineos, nevados en estos días. Nohay más ruido que el de los grajos y el de algún rebaño que seacerca a los barrancos del fondo, que están a bastantes metros deprofundidad respecto a nosotros. Las noches limpias, se ve uncielo estrellado casi al alcance de la mano. El ambiente es austero, como os podéis imaginar. De piedrasy ramas de pino es el indispensable mobiliario. El agua, de lluviarecogida en pequeños pozos. Iluminados con velas y cámping-gas. Caminando por sendas de monte, que utilizan de noche las
  8. 8. 14 Contemplación y presencia Ha brotado un retoño en el árbol de Jesé 15zorras y los jabalíes. Algunos días de sol primaveral, la mayoría lo imposible. "Dios nace para hacer posible lo imposible" (Carloscon un viento horrible, típico de esta zona. Los últimos días, con de Foucauld).lluvia. Dedicábamos a la oración algunas horas al día y una duran- Yo vivía solo en la cueva de Santa Teresa, a unos diez minutos. te la noche. Siempre recordaré esos caminos nocturnos hacia laEs la costumbre de ellos. Una colchoneta en el suelo, una mesa cueva del Santísimo, a veces iluminado por la luna, con viento ode pino, unas piedras para sentarme, unos tacos para colgar el empapado de barro, medio dormido, pero ilusionado.macuto y la ropa, una palangana. En un rincón: el Crucifijo, una Qué sabios son los capítulos sobre la oración del hombre de laVirgen oriental y Santa Teresa de Ávila. calle que ofrece el Padre Voillaume en El corazón de las masas1. En este ambiente he esperado la gracia de Navidad. Os los recomiendo. La primera semana me resultó muy dura. En algunos momen- Orar es pensar en Mí amándome... Cuanto más se ama,tos tuve ganas de marcharme. Creía que esto no era para mí. In- más se ora.comodidades físicas, dificultades psicológicas y Dios, que rompiótodos los proyectos y todos los esquemas con los que yo me subí. Y la condición imprescindible para madurar en ella:Con lo minuciosamente que había preparado lo que debía de leer, Un verdadero trabajo de desasimiento interior que tie-lo que debía meditar... los objetivos que iba a conseguir. Fueron ne que ser aceptado, en principio, de forma radical y sindías de no encontrar camino por ninguna parte. límites, a la medida del amor que se nos pide. El día de la Inmaculada fue un día de sol. También por dentro. Y sobre vivir en oración:Me pareció oír: "¿Quién debe llevar la iniciativa en estos días, túo yo?" Y decidí dejarme conducir por el Espíritu. Analizar todas Es una reacción de fe permanente ante la realidad de loslas llamadas interiores para ir rastreando el paso de Dios. Luego, hombres.unos días con luz y otros a oscuras, fui, según creo, dejándome También, con la ayuda de Marcel Légaut, he sintonizado conpreparar para la Navidad. la problemática del hombre, a ese nivel de humanidad en que él Ha brotado un retoño en el árbol de Jesé. Así he entendido se coloca:este año la gracia del Nacimiento. En el árbol viejo, ha brotado un La misión es el lugar privilegiado en el que surge másretoño nuevo. Ha nacido otra esperanza de salvación. Dios no se fácil y frecuentemente la presencia de Dios... Es acción delcansa —nos ama con locura— y cada año —¿cada momento?— mismo Dios, en la medida en que alcanza su pureza propia.hace brotar en el mundo, en la Iglesia, en cada uno de nosotros, la Sólo la misión ofrece a cada uno la posibilidad de alcanzarnovedad de Jesús. Ventana abierta de Dios hacia nosotros, camino al otro en el plano del ser, ayudándole a encontrarse... Esnuestro hacia Dios. fuente de luz, esfuerza, es llamada, es nueva creación... Pero, me doy cuenta en estos días, cuánto tenemos que seguir La Nochebuena la vivió con nosotros el Responsable Generalayudándonos para que esta flor recién abierta llegue a ser fruto. de los Hermanos de Jesús. Regresaba de un detenido viaje porCuando analizo mi experiencia de veinticinco años de camino, los países de Extremo Oriente. Toda la tarde del día de Navidadveo las muchas veces que el retoño en mí se heló. Es mi granmiedo de estos días, del que me saca la confianza en el Señor de Studium, 1961. Editado actualmente en Herder.
  9. 9. 16 Contemplación y presenciala pasamos hablando de la problemática de aquellas naciones: In-dia, Pakistán, Japón, Corea, Viet-Nam... Aquí se vive a nivel dehumanidad. También, unos días antes, pasó un Hermano que vive entre loshippies para hacer dos días de silencio y oración. Iba a Marruecosy venía de Bangla-Desh, siempre en auto-stop, con su mochila,sus pelos largos y sus ropas de colores. Vive ambulante por lascomunas hippies de todo el mundo. Antes de marchar, conversa-mos con él sobre los valores y deficiencias de esas experiencias. Nazaret en una En fin, como veis, un mes interesante, que agradezco a Dios ycomparto con vosotros. Casa de Oración Por ahora continúo en Farlete. Luego marcharé para Argelia. Nada más. Un abrazo. Explicar una intuición es siempre difícil. Al menos eso es lo que me pasa a mí al querer explicar esta experiencia de la Casa de Oración desde el misterio de Nazaret. Desde que viví el año de desierto con los Hermanos de Jesús, sentí la necesidad de ofrecer en mi Diócesis de Murcia un lugar de oración con ciertas características. Durante el año siguiente, se puso en marcha la idea con motivo del tiempo de desierto que quería vivir una amiga catalana de la Fraternidad Jesús—Caritas. La casa está situada en la Sierra de Carrascoy, junto a Murcia capital. En la parte posterior de la sierra, en un paisaje bastante desértico, en repoblación forestal, y a donde rara vez va gente. Era una casa de campesinos. Casi totalmente destruida y que, durante un tiempo, ha ido rehaciéndose: habilidad de un viejo al- banil que ha hecho una obra de artesanía para poner en pie aque- llas ruinas. Puertas y ventanas de un cine viejo de La Alberca... Y luego, pequeños detalles de decoración que la han hecho aco- gedora. Inmediatamente se siente uno en casa propia. Todo está abier- to, todo es de todos: comida, limpieza, agua, leña... Todos cola- boramos en la marcha de la casa. Todo lo que hay o lo que se trae
  10. 10. 18 Contemplación y presencia Nazaret en una Casa de Oración 19es para todos. Queremos que sea, de verdad, un lugar de acogida, quedando en silencio y el sol se despide con cualquiera de esosde comunión. atardeceres imponentes de la huerta murciana... Dios es la única razón de ser de esta casa. Sólo Dios, sólo Y económicamente, ¿cómo marcha esto? Nos fiamos del Pa-Dios, sólo Dios... Él es el eje a partir del cual cada uno programa dre que cuida de los que optan por la única tarea de alabarle. Lasu ritmo de cada día. Porque a Dios se le ha de encontrar desde la Providencia es aquí experiencia, más que un acto de fe.originalidad personal y según el ritmo que a cada uno y en cada Otra cosa contrastada por la experiencia: al alejarte de losmomento le lleva el Espíritu. Por eso, en la casa hay un clima de hombres a la soledad encuentras como una nueva experiencia degran libertad. ellos. A veces es como una mayor sensibilidad para todo lo huma- Queremos que Jesús sea el Gran Intermediario, especialmente no; otras, es la experiencia de unas amistades fuertes que no creíapresente en la Eucaristía, en la Palabra, en los hermanos que com- uno encontrar en aquella lejanía; otras, es la fortaleza para conti-parten juntos la búsqueda, en la naturaleza sobria y bella... Cristo nuar la lucha por los hermanos, de la que uno se iba encontrandoes el protagonista de la Casa de Oración. Se trata de lograr un tú cansado... Es gente comprometida en el cambio de la Iglesia ya tú con Él. Por eso ofrecemos las mínimas mediaciones: pocos del mundo los que más nos han acompañado en este año.actos comunes, nada de pláticas o meditaciones dirigidas... Todo esto en un clima de sencillez, alegría, cordialidad, de El silencio del ambiente es tan fuerte, que uno se calla sin darse mucho mirar adelante...cuenta. Y nos alegra. Recordemos lo que escribió Juan de la ¿Es esto Nazaret? Conforme hemos ido viviendo la experien-Cruz: cia, muchos han ido viendo así la Casa de Oración. A quienes la vivimos de manera más constante, nos alegra que sea así. Una Palabra habló el Padre, que fue su Hijo, y ésta ha- Hasta ahora hemos sido dos o tres los que más nos hemos de- bla siempre en eterno silencio, y en silencio ha de ser aco- dicado a ofrecer este servicio. Esperamos —ya aparece— que sea gida por el hombre. (Dicho 99) tarea de un grupo de seglares y sacerdotes, y que sea —también loO lo del Hermano Carlos: está siendo— un servicio de fraternidad universal, un rinconcico Cualquiera que ama desea la soledad en compañía del de Murcia abierto a toda la Iglesia. ser amado... Es en silencio cuando se ama más ardiente- mente.Por eso, el silencio de aquí no es un silencio impuesto, sino el quese crea cuando uno busca en serio e intenta amar de verdad. Orar es aquí la principal actividad. Es para lo único que nuncatenemos prisa. La Eucaristía, los Laudes o las Vísperas duran ca-da vez lo que conviene, según los que vivimos esa oración común.El rato de Adoración, dejándonos orar por el Espíritu: "Yo no tepido pensar mucho, pero sí amarme; adórame y ámame; mírame...Déjate mirar por Mf. O el Amigo íntimo, que te acompaña enel paseo vespertino y con el que dialogas cuando la naturaleza va
  11. 11. ConsagraciónPadre, quiero vivir en acción de graciasesta nueva llamada, este nuevo don tuyo.Gracias, Padre, por todas las vecesque has salido a mi encuentroa lo largo de toda mi vida.Gracias, por el encuentro primero del Bautismo.Gracias, por los encuentros de mi juventud;en ellos me descubriste a Jesúscomo el Gran Amigopor quien jugármelo todo.Gracias, por el último gran encuentro,a través del Hermano Carlos,en el que te descubriste a mí como el Amigoque nace para hacer posible lo imposible.Gracias por haberme ido descubriendoen estos últimos años su camino de fe,invitándome a vivir en él.En este día, yo, José Sánchez Ramos,quiero tomar claramente conciencia de tu llamaday comprometerme de manera pública, ante mis hermanos,a vivir mi vida de cura diocesanodentro de este carisma vivido por el Hermano Carlos en la Iglesia, oí
  12. 12. 22 Contemplación y presencia 23 Consagración sirviéndose de los medios Te las presento, Padre, con temor y temblor. que en la Fraternidad Sacerdotal lESUS CARITAS Hubiera preferido no concienciarlas, pueden ayudarme a madurar en él. incluso no decirlas en público. Tengo miedo. Tú sabes bien que soy un imposible. Acepto, Padre, tu llamada a vivir totalmente abandonado a Ti, Confío sobre todo en Ti, Padre, dejándome conducir hacia no sé dónde. el Dios Fiel, que me ama desconcertantemente. Tú eres el Único, el Absoluto en mi vida. En Cristo, el Gran Amigo. Me haces ver que debo vivir hoy En las fuerzas del Espíritu. con acento especialmente contemplativo. Confío en María y en todos los santos, Vivir en el amor y para el amor. amigos del cielo. Confío en todos los hermanos Abro mi corazón a la fraternidad universal que andan por este mismo camino. a través de mi compromiso concreto, Ellos me ayudarán a ser fiel. de comunión y servicio contemplativo Confío en todos los otros hermanos en la fe, con todos aquellos que trabajan por construir tu Reino, con quieres voy recorriendo, día a día, en una sociedad nueva, el camino. Amén. Aleluya. desde los pobres, con los pobres y por medio de los pobres. Quiero, Padre, vivir la contemplación en los caminos. En medio de las encrucijadas de la Iglesia y del Mundo. Siendo muy sensible a los problemas de los hombres desde la Iglesia y como Iglesia. Te agradezco el tener la suerte de vivir esta nueva aventura de la Iglesia de hoy, a la que quiero servir con todas mis fuerzas. Ábreme, Padre, al espíritu de las Bienaventuranzas. Que esa síntesis del Evangelio sea, día a día, mi estilo. Padre, he intentado recoger lo que creo que son tus llamadas en este momento de mi vida.
  13. 13. El Desierto de la Paz La Casa de Oración del Desierto de la Paz está en Murcia. Enla sierra que separa la huerta murciana del campo de Cartagena, yen la que se encuentra el Santuario de la Virgen de la Fuensanta,el Monasterio de los Ermitaños de la Luz y algunos monasteriosde monjas contemplativas, que en los últimos años han dejado laciudad para vivir en lugares más silenciosos. Es como la montaña sagrada de Murcia, desde tiempos ante-riores al cristianismo, como lo atestiguan algunas excavaciones.Los árabes llamaban a la zona donde está la Casa "el desierto deShalem". Tiene dos espacios fundamentales: el primero está formadopor una sencilla casa de campesinos, sin luz eléctrica, ni aguacorriente, con una capacidad para unas catorce personas (usandoliteras); una pequeña capilla y un salón de meditación, con capa-cidad para unas treinta y cinco personas. En el otro espacio hayunas ermitas, cercanas a la Casa, donde se puede vivir en totalsoledad. Es un lugar dedicado, exclusivamente, a la contemplación. Enclima de silencio. Con un estilo más bien eremítico-contemplati-vo. En medio de una naturaleza austera, pero amable. Hace unos diez años me vine a vivir aquí, buscando un lugarde desierto en el que vivir en soledad y en el que otras personaspudieran tener soledad para su oración.
  14. 14. 26 Contemplación y presencia 27 El Desierto de la Paz Ha habido un paso ininterrumpido de personas. Desde hace interesados, o sesiones intensivas, para quienes ya meditan dia-unos años, una religiosa vive aquí también, de manera permanen- riamente.te, en soledad. Otros han pasado unos años o un año completo. Estos son los tres grandes bloques de experiencia contempla-También hay quienes vienen a pasar un mes o varios meses o in- tiva que aquí vivimos, aunque la realidad es mucho más variada.cluso tiempos más cortos. Este espacio de oración está inspirado en la corriente contem- El momento fuerte del año, en cuanto a estancia, es la Semana plativa impulsada por Carlos de Foucauld, que busca la contem-Santa. Una preparación a la Pascua, vivida en silencio, en oración plación presente en la vida. Y brotó a la luz del Concilio Vatica-contemplativa, en fraternidad y en sencillez. no II, que nos insistió en una realidad de Iglesia contemplativa y También los meses de julio y agosto son muy aprovechados comprometida, desde los pobres, en este gran cambio que se estápara la oración, por bastantes personas, como parte de su tiempo realizando en el mundo de hoy.de vacaciones. Esto hace que, aunque abiertos a todos, pasen fundamental- Dos fines de semana, cada mes, se reúnen un grupo de perso- mente por aquí personas que buscan o intuyen esa síntesis con-nas a practicar la meditación Zen y la Oración de Jesús o repeti- templativa. Personas presentes en el mundo obrero, en barriosción de la frase. suburbiales o en pueblos rurales. Religiosas, sacerdotes y segla- La experiencia contemplativa se vive en estas modalidades res presentes en las diversas zonas de marginación. Gente jovenfundamentales: que busca una respuesta integral a la situación actual y que están en los diversos movimientos cívicos actuales o en comunidades Como experiencia de desierto. Viviendo a solas, con sólo o grupos cristianos, conscientes de que la contemplación hay queDios. En austeridad de mediaciones. Se hace en alguna de lasErmitas, o en la Casa con una soledad menor. Es una experien- vivirla en los caminos.cia muy personalizada, en la que procuro estar lo cerca que cada Desde el comienzo hemos ido ofreciendo, preferentemente, es-cual necesita. Es la experiencia a la que damos prioridad desde el ta experiencia, a quienes se han tomado en serio a los demás.comienzo. Procuramos vivir en un clima de sencillez de medios y de aco- gedora fraternidad. Ponemos en común lo que hay o lo que trae Como lugar donde vivir tiempos fuertes de oración. Necesi- cada uno.tado, por diversas razones, por personas que prefieren un estilosencillo y austero y un marco de gran libertad personal. Para ayu- Cada día hacernos entre todos los trabajos comunes: comida,dar a quienes les interesa, en alguna semana del mes hacemos la limpieza, leña, agua...llamada Semana Contemplativa, en la que ofrecemos unas char- No existe un horario preestablecido. Según quienes estamoslas más sistematizadas sobre la contemplación y nos ejercitamos en cada momento, vamos encontrando el ritmo adecuado. Cadaen diversos modos de orar contemplativo. uno debe moverse desde una gran libertad interior. También, otros se ejercitan en la meditación Zen como camino Sólo hay un Maestro: el Espíritu, que en cada uno vive. Élcontemplativo, vivido desde nuestra fe cristiana. Algunos pasan es el maestro interior, el mozo de ciego por el que nos debemostiempos largos, otros vienen para esto, los fines de semana. En dejar conducir.algunos días del año hay iniciación en ella, para quienes están Sólo hay un Señor: Jesús, el Hijo enviado como el único ca- mino, la única verdad y la vida verdadera.
  15. 15. 28 Contemplación y presencia Sólo hay un Padre: del que todo procede gratuitamente y quenos llama a ser hijos y hermanos. A nosotros sólo nos toca hacer todo lo que está de nuestra partepara dejarnos ser en plenitud. La oración en mi historia de fe Primeros tiempos Mis primeros maestros en la oración fueron mi padre y mi ma- dre. El rosario diario en familia fue mi primera escuela de ora- ción. El ambiente religioso doméstico, la educación en un colegio religioso, la primera comunión bien preparada, las reuniones en grupos cristianos infantiles... no pasaron en balde por mí. Me hicieron un niño y un adolescente religioso. Pero la necesidad de oración nació en mí, sobre todo, a partir de mi encuentro con Jesucristo. Tenía dieciocho años. Estaba en el seminario. Fue durante unos ejercicios. En ellos el Señor salió a mi encuentro como un amigo. Y en su amistad quedé cogido. A partir de entonces fue una gran necesidad pasar ratos a solas con Él. Sobre todo en las noches. Cuántas noches al pie del sagra- rio o junto a la cama... También, durante las vacaciones, dedicaba días en algún lugar solitario a tener largos ratos de encuentro con El, sobre todo a través de la oración. Dios me dio entonces maestros de oración. Tuve la suerte de encontrarme con varios sacerdotes que eran hombres de fe, hom- bres de oración. Me iba con ellos, durante las vacaciones del seminario, a convivencias en las que la oración era el plato fuerte. Junto a ellos aprendí a orar y aprendí la necesidad de la oración.
  16. 16. 30 Contemplación y presencia La oración en mi historia de fe 31 Los últimos años del seminario fueron años intensos de bús- vive, lucha, es tentado, explotado, muere... Cuántos encuentrosqueda de Dios, de servicio a los compañeros, de experiencia de con ese Único que es todos, que está en todos.equipo y de comunidad, de soñar con un sacerdocio vivido "a Años vividos en España y en América. Años en los que todotope"... Y en todo esto, la oración tuvo mucho que ver. era poco por el Reino de Dios, en los que toda la geografía era Era un encuentro de amigos. Su presencia en la Eucaristía pequeña para las ganas de trabajar por el Señor.me atraía mucho. Presentaba a Jesús, ahí presente, toda mi vida: Una cosa importante en todos estos años fue la fidelidad a losproblemas, alegrías, tentaciones, ilusiones, compromisos... Él me lunes. Durante muchos años, ha sido el lunes mi día de reposo;preparaba para la ordenación sacerdotal. día de larga oración, de revisión pastoral y personal. A veces solo. A veces con otros compañeros con los que estaba haciendoSacerdote diocesano el trabajo pastoral. Siempre ha habido un Santuario tranquilo, un convento de religiosas o algún monasterio amigo, donde poder Ordenado sacerdote, aparecieron las primeras dificultades in- desaparecer. Normalmente era un solo día. De vez en cuando,herentes a la actividad pastoral: entré en una actividad febril. Si eran varios días de esa semana.no tenía tiempo para descansar, tampoco lo iba a tener para rezar. Fueron los sacerdotes amigos, los que me ayudaron a buscar El Vaticano IIel equilibrio entre la actividad y la vida de oración. Un equilibriodifícil sobre el que he tenido que estar atento a lo largo de toda Viví "a tope" el Vaticano II. Todo el aire fresco que nos trajo,mi vida. el aliento hacia una renovación desde las raíces. En mi experien- Había que madrugar. Cuántas horas de oración al amanecer cia cristiana ha sido un acontecimiento capital. Lo viví siemprejunto a la mesilla de noche antes de salir de casa. Cuántos ratos, como una llamada a la conversión evangélica y a la conversión aal atardecer de cada día, para conversar con el Amigo, antes de la historia de hoy. Fue el tiempo del encuentro con los pobres,encontrarme con la gente en las actividades de la noche. con la mujer, con la realidad sociopolítica española. Tiempo de También la tarea pastoral me puso al alcance dos grandes fuen- aprender a superar esa situación de "separados", y aun de lejanos,tes de comunicación con el Señor: las celebraciones litúrgicas y en que vivíamos los sacerdotes: el traje, las costumbres, hasta ella vida de la gente. modo de hablar. El tiempo de los movimientos apostólicos; el en- La celebración de la Eucaristía fue, y sigue siendo, el gran cuentro con el mundo obrero a través de la HOAC. El encuentromomento orante del día. Vivirla como una novedad diaria ha sido con otra concepción teológica, con otras expresiones litúrgicas.un regalo de Dios. Y cada Sacramento, o cada entierro o cada Fueron años maravillosos. De mucha asimilación, de muchooración pública con los cristianos, era un tiempo sin prisas, de cambio, de muchos tanteos. También de muchas dificultades deapertura al Señor, de vivencia honda de su presencia entre noso- todo tipo. De dentro y de fuera.tros. Todo creó en mí una crisis positiva, pero profunda. Crisis en Otra fuente de oración fue la vida de la gente: sus sufrimien- algunos datos de la fe, en la tarea apostólica, en la Iglesia, respec-tos, sus preocupaciones, sus alegrías, sus luchas... He disfrutado to a la relación con la mujer y al rol sacerdotal.siempre mucho, en cada uno de los pueblos donde he estado, vi- ¿Cómo encaré estas crisis? Tres cosas me ayudaron a supe-viendo muy cerca de todos y palpando a ese Cristo vivo que nace, rarlas: la oración, el acompañamiento de sacerdotes amigos con
  17. 17. 32 Contemplación y presencia La oración en mi historia de fe 33quienes formaba grupo espiritual, y seguir testimoniando o anun- única tarea de estar atento a Él, de dejarle hacer en mí, de aceptarciando el evangelio en la vida pastoral, sin dejarla en ningún mo- las purificaciones y el dolor sincero del desconcierto que habíamento. en mí, de dejar que cada pieza se volviera a colocar en su sitio, Fueron años de fidelidad a la larga oración diaria. Horas de dentro de esta nueva visión que el Vaticano II nos había traído.oración ante el Sagrario de mi parroquia, en medio de oscuri- En ese año, Dios me entró en la contemplación. Él me habíadades, incluso respecto a la presencia eucarística. Días de larga entrado en muchos otros momentos de mi vida, pero nunca meoración, en soledad, en alguno de los monasterios amigos. Años enraicé en ella. Sin saber cómo, me encontré con otro talantede compartir con el pequeño equipo de sacerdotes amigos, con interior.el corazón abierto, cada una de estas crisis interiores en revisión Las obras de Juan de la Cruz fueron como mi carnet de rutade vida sincera. Años de intensa vida pastoral, de mucha cercanía del año. Juan de la Cruz y Carlos de Foucauld fueron grandescon las personas militantes, para ir con ellos asimilando el cambio maestros en ese año. El año sabático fue un regalo que nuncadesde las perspectivas de la fe. Trabajo pastoral vivido a veces en agradeceré bastante al Señor, un paso esencial de Dios por mí.medio de mucha oscuridad interior. En este tiempo tuvo una fuerza especial la Sagrada Escritura. Pastoral de la maduración de la feFue mi "descubrimiento" de la Palabra de Dios. Años de estu-dio y de saboreo de los textos bíblicos. A través de la Escritura Al volver, mi obispo me dedicó al trabajo pastoral de la madu-brotaba mi encuentro con el Señor y la iluminación de los acon- ración de la fe a través de ejercicios, retiros y convivencias contecimientos que ocurrían a mi alrededor. grupos parroquiales y comunidades. Pero, poco después, me vol- vió a brotar lo que había visto en el tiempo de desierto: ofrecer un espacio donde los cristianos pudieran reencontrarse en la soledad,Un año sabático el silencio y la oración. Era algo que me parecía muy importante, en ese momento de la Al final de todos estos años fue creciendo en mí la necesidad Iglesia, para hacer que toda la renovación maravillosa impulsadade un año de síntesis. Lo necesitaba como un tiempo largo de por el Vaticano II estuviera bien fundamentada y no se perdieraoración, de reposo interior. Me terminaron de animar las palabras en realizaciones estériles por falta de savia.de Carlos de Foucauld: "Dios se ha hecho hombre para hacer po- Dios quería que me dedicara de lleno al servicio de la oración.sible lo imposible". Vi, como claramente posible, que Dios podía Lo cual suponía entrar en una etapa en la que la oración iba a serdar a luz en mí ese nuevo hombre que se había venido gestando la razón de mi vida como experiencia personal, como servicio aen los últimos años. Mi maestro de espíritu me dijo: "Ni más de los hermanos creyentes. En ello estoy.un año, ni menos de un año". Y con esa consigna marché. Doce meses de larga oración, a veces en compañía, a veces en La oración en mi momento actualsoledad eremítica. Meses de largos paseos solitarios en compañíadel Señor, dejándole hacer a El la síntesis que buscaba. Meses de En estos trece últimos años, dedico gran parte del día a la ora-lecturas de los místicos, de teología conciliar, a veces de forma ción. A veces solo, a veces acompañando a otras personas en elsistemática, a veces de forma espontánea. Días y noches con la aprendizaje o en la maduración de su camino de la oración.
  18. 18. 34 Contemplación y presencia La oración en mi historia de fe 35 Una oración enmarcada en la vida fraternal y de solidaridad, pias de la edad adulta; el haber tenido que soltarme de hábitos deen la preocupación por los últimos de este mundo, por los proble- vida y de hábitos pastorales para ajustarme a esta nueva tarea.mas que viven los hombres de hoy. Contemplación y presencia, Un proceso que ha tenido, incluso, dos etapas fuertes de depre-son los dos elementos sobre los que camina la síntesis de mi vi- sión, encajadas desde esa confianza en el Señor, desde el abando-da actual y en los que se mueven las personas con quienes voy no en sus manos, en días en los que la muerte hubiera sido la grancompartiendo mi vida orante. liberación. Mi modo fundamental de orar en este tiempo es estar silen- Importante ha sido para mí el encuentro con la meditación Zen.ciosamente y en amor atento, en compañía del Señor. Dejarle Este modo de orar me hizo redescubrir la necesidad de la disci-mirarme, dejarle quererme, dejarle obrar en mí con la fuerza de plina; me ha ayudado al proceso de limpieza profunda, a nivelessu Espíritu. inconscientes; y me ha potenciado en la experiencia cósmica de Dios. A veces apoyado en la lectura de la Liturgia de las Horas oen alguna frase de la Sagrada Escritura. Otras, apoyado en una Dios es, en este momento, el gran cercano y el gran inacce-mirada simple y amistosa a su presencia eucarística. Otras, apo- sible, el Todo y el fuera de todo, Aquél con quien más hablo y ayado en breves oraciones vocales, repetidas lentamente, sabrosa- quien cada día sé menos definir, Aquél de quien me siento inmen-mente, o en alguna palabra, repetida de vez en cuando, para que samente amado y de quien me veo aún muy, muy lejano.las distracciones no disminuyan la actividad del corazón. Pero Es el Amigo, el permanente punto de referencia de día y deconduciendo todo a un silencio teologal, sencillo, amistoso, cer- noche, quien da sentido definitivo a mi existencia.cano ante el Padre Dios, en compañía de Jesús y sostenido por el Gracias sean dadas siempre a Él. Alabanzas al Único, porEspíritu. siempre. Me fortalece mucho la palabra de Pablo (Rom 8, 26-27), deque es el Espíritu quien ora en nosotros. ¿Qué me toca hacer a mí?Dejarme orar por Él con gemidos inexpresables. Disponerme,dejarme ofrecer mi realidad para que sea Él quien en ella realiceel eterno diálogo trinitario. Desde ahí, el encuentro con cada persona es muchas veces unencuentro con Él, y andar por la montaña es un andar en su com-pañía, y el vivir cotidiano es un estar en adoración ante Él, queestá esencialmente en todo. En este clima van aflorando los mil apegos, las diferentes trin-cheras en las que me escondo para no dar mi brazo a torcer alSeñor. Van pasando por la oración las dificultades de ir haciendoun camino nuevo; la dificultad de estar abierto a quienes cada díaconviven conmigo, codo a codo; las tensiones psicológicas pro-
  19. 19. E N EL CARISMA DECHARLES DE FOUCAULD
  20. 20. Volvamos al Evangelio Volver al Evangelio es el remedio. Volvamos al Evangelio... de lo contrario, Jesucristo no vivirá en nosotros. Carlos de Foucauld"Conviértete y cree en el Evangelio" Cuando el miércoles de ceniza nos acercamos a recibirla, elsacerdote, al imponerla, nos dice: "Conviértete y cree en el Evan-gelio". Son las mismas palabras con las que Jesús comenzó supredicación: El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertios y creed la Buena Noticia. (Me 1, 14-15) Es una llamada importante. Nuestra conversión tiene un puntode referencia obligado: el Evangelio, la buena noticia de Jesús. El punto de referencia esencial para convertirnos, según Jesús,no son unas normas de conducta ni unas determinadas expresio-nes religiosas... sino su Evangelio. Cuando Jesús habla con Nicodemo (Jn 3, 1-8) le incita a nacerde nuevo. Y el nuevo nacimiento, según el Espíritu, consiste enencontrar a Jesús y su estilo evangélico de vivir y de actuar, lo que
  21. 21. 40 Contemplación y presencia Volvamos al Evangelio 41va a hacernos vivir de una forma determinada y va a dar a nues- sino para ser recibido en nosotros. No está hecho para ser com-tros compromisos un toque específico, o a nuestras expresiones prendido, sino para ser abordado como el umbral del misterio.religiosas un estilo adecuado. Las palabras de los libros humanos se comprenden y se sope- san. Las palabras del Evangelio se sufren y se soportan.Urgencia actual No nos transforma porque no le pedimos que lo haga. Pero reside en él la fulminante virtud que sanaba, purificaba y resuci- Si esto es siempre medular, urge más en tiempos críticos como taba.los que vivimos, tiempos de cambios profundos que crean confu-sión. Pensemos que en el Evangelio habita el Verbo que quiere ha- cerse carne en nosotros "para que reanudemos su vida en este El creyente cristiano actual o es evangélico o tiene poco que lugar, en este tiempo, en esta sociedad". Así escribía Madeleineaportar en la historia contemporánea. Hay un despertar religioso Delbrél, la mujer que vivió del Evangelio en medio del mundoimportante, aunque con ambigüedades, y ha de ser evangelizadodesde testigos del Evangelio que ofrezcan a los nuevos buscado- obrero.res la revelación que, a través de Jesús, nos ha dado el Padre. Incluso el hombre agnóstico de hoy sólo puede ser interrogado Los místicos han bebido de esa fuenteal contacto con creyentes evangélicos. Todos los místicos, hombres y mujeres de las diversas épocas Urgen pequeños grupos evangélicos —sacerdotes incluidos— de nuestra historia, se han dejado cambiar por el Evangelio y loque sean el núcleo de las comunidades cristianas, el verdadero han tenido como la fuente original de todas sus reformas eclesia-fermento de las diversas realidades cristianas. Tenemos masa pe- les. De algunos de ellos se ha dicho que podrían reconstruirloro... ¡sin fermento que la transforme! entero si se perdieran los originales. ¡Cuántas veces los habrían saboreado!El Evangelio, libro místico cristiano Francisco de Asís es el "hombre absolutamente evangélico". Solemos tener una relación rutinaria con el Evangelio. Nos El Altísimo había revelado a Francisco que debía "vivir según la"sabemos" los Evangelios, los usamos con alguna frecuencia, pe- forma del santo Evangelio". Por eso quería vivir el Evangelio "alro no están en nuestras manos como el libro diario donde beber pie de la letra y sin glosa".sin cesar la sabiduría que nos ofrece Jesús. Francisco no hace ninguna selección entre las palabras de Je- Sin embargo, los Evangelios son el corazón cristiano de la Bi- sús, sino que se propone practicarlas todas sin omitir ni trans-blia. Todo el Antiguo Testamento apunta hacia Jesús y el resto gredir ni una coma; quería simplemente observar el Evangeliodel Nuevo brota de Él. integral, sin glosa, con todo rigor, según la letra y el espíritu al Los Evangelios son nuestro gran libro místico. El libro de mismo tiempo.la sabiduría cristiana. Es el libro del Señor. Nuestro gran libro A Teresa de Jesús se le descubre que:sagrado. El Evangelio es el icono único de Jesús. Todo el daño que viene al mundo es de no conocer las "El Evangelio es el libro de la vida del Señor y está concebido verdades de la Escritura, con clara verdad.para ser el libro de nuestra vida". No está hecho para ser leído, Y por eso se decide:
  22. 22. 42 Volvamos al Evangelio 43 Contemplación y presencia A cumplir muy de veras y con todas mis fuerzas la más ¿Cómo volver al Evangelio? pequeña parte de la Escritura divina. Paréceme que nin- Asimilándolo a través de una lectura asidua. Cada día debe- guna cosa se me pondría delante que no pasase por esto. mos leer algún trozo. La liturgia diaria de la Eucaristía nos ofrece (Libro de la vida 40, 1-2) una selección preciosa. Un texto breve, para poderlo saborear hasta sacarle el máximo provecho. Su hija, Teresa de Lisieux, vive sólo del Evangelio en sus eta-pas más maduras. Una lectura orante. En comunión con el Espíritu Santo. El tiene la llave de las Escrituras. Él nos hace dóciles, nos libera de Todos los libros me han dejado aridez. La Escritura San- nuestro ego, nos va introduciendo en el silencio profundo donde ta y la Imitación vienen en mi ayuda; en ellas encuentro un la Palabra vuelve a ser engendrada. alimento sólido y completamente puro. Pero, por encima Lectura hecha con atención. Que realizamos sin saber a qué de todo, el Evangelio me sostiene durante mis oraciones, playas nos puede llevar, realizada en un momento adecuado del en él encuentro todo lo que es necesario para mi pobre pe- día. Con atención a los pequeños detalles, pormenorizada. Es una queña alma. Descubro siempre en él nuevas luces, sentidos lectura que nos conduce al éxtasis en Dios, a la pura contempla- ocultos y misteriosos. (Historia del un alma, VIII, A83) ción, a permitirle a Dios esa infusión amorosa que, si le dejamos, nos inflama en su amor. Por eso llevaba siempre el librito de los Evangelios sobre su Una lectura que ilumina nuestra vida y nos conduce al serviciopecho, para leer y releer, saborear y saborear, sin cesar. de los demás. La Palabra nos conduce a realizarla, a testimoniar- Carlos de Foucauld, como Chevrier y otros maestros de espí- la. Una vez acogida, conservada y meditada en el corazón, comoritu de nuestro tiempo, han bebido sin cesar del Evangelio. Algu- lo hizo María, nos lleva a visitar y a servir a nuestros hermanos.nos textos de Carlos de Foucauld son bien explícitos: La verdadera escucha de la Palabra lleva a la praxis, a ir por el mundo para hacer surgir en el corazón de las realidades huma- Recibamos el Evangelio; seremos juzgados por el Evan- nas el proyecto del Reino. Esta cercanía al Evangelio nos hace gelio, según el Evangelio. No según tal y cual libro de tal misioneros con Jesús. o cual maestro espiritual, de tal o cual doctor, de tal o cual santo, sino según el Evangelio de Jesús, según las palabras El Evangelio nos hará evangélicos de Jesús, los ejemplos de Jesús, las enseñanzas de Jesús. (Meditaciones sobre el Evangelio) Como en tiempos de San Pablo, unos se empeñan en ofrecer conocimientos, otros en potenciar una religiosidad fácil para des- Y en carta a Luis Massignon: cubrir "señales" que entusiasman: Es preciso que tratéis de impregnaros del espíritu de Nosotros predicamos a un Cristo crucificado, fuerza de Jesús leyendo y releyendo, meditando y volviendo a medi- Dios y sabiduría de Dios. (2 Cor 1, 22-24) tar, sin cesar, sus palabras y sus ejemplos; que haga en no- Sólo un Jesús hecho experiencia nuestra a través de su Evan- sotros como la gota de agua que cae y vuelve a caer sobre gelio, leído, orado, contemplado, asimilado, hará de nosotros per- una losa, siempre en el mismo lugar. sonas evangélicas.
  23. 23. 44 Contemplación y presencia El Evangelio ha de ser nuestra norma de vida, el criterio pa-ra revisar nuestra actividad. El Evangelio ha de ir configurandonuestro estilo, nuestro modo de ser. Hacernos evangélicos es laobra fundamental del Espíritu de Jesús. ¡Dejémosle hacerla!Sólo viviendo, podremos gritarlo La persona evangélica crea interrogantes a su alrededor. Y notanto por sus palabras, sino por su vivir. Carlos de Foucauld, Nuestras palabras han de ser respuestas a los interrogantes quevayan suscitando nuestras vidas, o las vidas de quienes van vi- un pobre entre los pobresviendo desde el Evangelio. Pero cuántas veces damos respuestasa quienes no han llegado a preguntarse nada. Las explicaciones son necesarias, pero han de estar precedidaspor los gritos de nuestras vidas. Por eso, los grandes testigos nos La opción por los pobres,dicen: signo de autenticidad evangélica ¡Gritad el Evangelio desde los tejados! Haced de vues- tras vidas un grito que despierte e interrogue. Toda nues- Es uno de los datos claves a lo largo de toda la vida del cre- tra vida por muda que sea: la vida de Nazaret, la vida en yente que fue Carlos de Foucauld: desde que descubrió a Jesús, el desierto o la vida apostólica, debe ser una predicación no tiene otra ilusión que la de parecerse a Él. ¡Y en Jesús está tan del Evangelio por el ejemplo; toda nuestra existencia, todo clara la opción por los pobres! nuestro ser, debe predicar el Evangelio sobre los tejados; En el retiro que realiza antes de su ordenación sacerdotal (en toda nuestra persona debe respirar a Jesús, todos nuestros 1901), se pregunta: actos deben gritar que somos de Jesús, deben presentar la ¿Dónde viviré mi sacerdocio? Allí donde iría Jesús: A imagen de su vida evangélica. las ovejas más descarriadas, al hermano de Jesús más en- Llevadles el Evangelio, no tanto predicándolo con la bo- fermo, a los más abandonados, a los más perdidos... ca sino predicándolo con el ejemplo, no tanto anunciándolo Por eso elige Benni-Abbés (1905): sino viviéndolo. (Carlos de Foucauld) Ningún pueblo me parece más abandonado que éste... A este grito vital ha de conducimos nuestro encuentro con Este banquete divino, del cual yo soy ministro, es necesarioJesús y nuestra conversión a su Evangelio. presentarlo, no a los hermanos y parientes, a los vecinos ricos; sino a los cojos, a los ciegos, a las personas más abandonadas. Tierra Santa sigue atrayéndole mucho:
  24. 24. 46 Contemplación y presencia Carlos de Foucauld, un pobre entre los pobres Al ¿No será mejor ir primero a Tierra Santa? ¡No! Una so- La opción por los pobres conduce la persona vale más que Tierra Santa entera. Es necesario a la fraternidad universal ir, no donde la tierra es más santa, sino donde las personas Carlos de Foucauld está abierto a todos. En su corazón late tienen mayor necesidad. una dimensión universal, que no queda recortada —antes bien, se De tal forma ve esta actitud como importante, que hará de ella potencia— con la entrega a los pobres:su criterio de discernimiento: Quiero acostumbrar a todos los habitantes (cristianos, ¿ Cuál es la prueba de que esta elección expresa la vo- musulmanes, judíos e idólatras) a mirarme como el herma- luntad de Dios? Estas dos frases de Jesús: "Sigúeme..."; y no universal. "Cuando invitéis a comer..., no invitéis a vuestros amigos y Por eso tiene siempre su puerta abierta a todos: hermanos... sino que cuando hagáis un festín llamad a los pobres, los lisiados, los cojos y los ciegos ". No sólo a los pobres, sino a todos los hombres; para no olvidar a los ricos mientras se evangeliza a los pobres. Entre sus visitantes se encuentran a veces oficiales del ejércitoA los pobres se les encuentra francés. Es conocida su amistad con el General Laperrine.entre los olvidados y despreciados Pero tratará a todos, eso sí, con gran libertad evangélica: He tomado la costumbre de decir a todos mi modo de Muy de acuerdo con el Evangelio, su gran fuente de vida, el pensar y todos me tienen un santo temor.concepto de pobres es amplio en Carlos de Jesús. Y alguien llegó a decir de él: "El Padre De Foucauld es duro, A este respecto, dice González Fauss: exigente, difícil de contentar". Según Isaías 61, pobre equivale a gente de corazón roto, con el peso de la culpa, encadenados, tristes, desanimados. Cómo ser un pobre entre los pobres En el Evangelio se aproxima a: hambre y sed, llanto, en- fermedad, trabajos y cargas agobiantes, últimos, simples, En primer lugar, haciéndose uno de ellos. perdidos, incultos de la Ley, pecadores. Para salvarnos, Dios ha venido a nosotros, se ha mez- clado, ha vivido con nosotros en el contacto más familiar y En resumen, los mal vistos, los marginados. estrecho, desde la Anunciación hasta la Ascensión. Por la En sus retiros, el Hermano Carlos anota sus propósitos de salvación de los hombres, sigue viviendo con nosotros cadadarse a los pobres, a los enfermos, a los pecadores, a los no- día y a todas horas, en la Santísima Eucaristía. Así debe-creyentes: "Que ninguna miseria nos deje indiferentes". mos ir nosotros a los hombres, mezclarnos con ellos, vivir Su casa está abierta a los más abandonados, a los rechazados con ellos y como ellos, en un contacto familiar y estrecho.de las aldeas, a los mal vistos por la guarnición francesa, a los que Así era la visión que tenía el Hermano Carlos y a la que fueno tienen familia ni patria; a los que se hallan en la nbche de la ajustando toda su vida: vivió con los Tuaregs, viste como ellos,soledad y la desesperación; a quienes han arrebatado la libertad. asume sus costumbres, estudia su idioma.
  25. 25. 48 Contemplación y presencia Carlos de Foucauld, un pobre entre los pobres 49Descubrir los problemas reales de los pobres Lo que yo creo mejor para su conversión es*organizary comprometerse en su solución una pequeña legión de religiosos, dedicados a la vez a la contemplación y ala beneficencia; viviendo pobrísimamen- Esta plena presencia le hace descubrir los problemas reales. te del trabajo manual... Sería el equipo de vanguardia... SeDescubre la esclavitud, que es "la mayor plaga del país", escribe iría así a un acercamiento que conciliaria los corazones yantes de tres meses. Se entera de que los oficiales abusan de las abriría los caminos a la predicación abierta.mujeres indígenas y saquean los poblados musulmanes. Ve como Este criterio lo va a repetir muchas veces, y a él se va a ajustarlos comerciantes extranjeros "roban a los Tuaregs y les venden dentro de su forma específica de imitar a Jesús de Nazaret.mercancías aprecios desorbitantes". ¿Qué hacer antes estas realidades? Denuncia los casos con- Aún callando, se hará conocer a estos hermanos lo quecretos a quienes corresponde; aprueba la represión severa de los es nuestra santa religión; no por medio de la palabra, sinocrímenes cometidos; entrega sus pequeñas posibilidades para la del ejemplo y de la universal caridad es como descubriránliberación de los esclavos y el mantenimiento de los necesitados; lo que es el espíritu cristiano, quién es Jesús.llama a la conciencia de todos: autoridades, obispos... La pobreza es la inseguridad No nos debemos entrometer en el gobierno temporal; del camino andado con esperanza nadie está más convencido de ello que yo. Pero hay que amar la justicia y odiar la iniquidad; y cuando el gobier- A través de sus cartas se descubren momentos de oscuridad, no temporal comete una gran injusticia... hay que decirlo, dudas, cansancio. Este camino, de ser pobre entre los pobres para porque nosotros representamos en la tierra la justicia y la darles la gran riqueza de Dios, es un camino lento en el que se verdad, y no tenemos derecho a ser centinelas dormidos o tarda en ver los frutos, sobre cuya eficacia se duda muchas veces. perros mudos o pastores indiferentes. Leamos algunos párrafos: Los indígenas nos reciben bien. Este recibimiento no es sincero. Ceden a la necesidad. ¿Sabrán distinguir en-La opción por los pobres tre los sacerdotes y los soldados? ¿Sabrán ver en nosotrospone la base de la pastoral misionera servidores de Dios, ministros de paz y amor, hermanos uni- Y es desde aquí desde donde planteará sus proyectos pastora- versales? No sé...les. El Hermano Carlos es un adelantado de la pastoral misionera. Yo no he hecho una sola conversión en serio desde hace El 4 de junio de 1908, escribe: siete años que estoy aquí; dos bautismos, pero Dios sabe qué son y serán esas dos personas bautizadas. A los musulmanes no se les puede hacer primeramente cristianos y civilizarlos después. El único camino posible El tiempo de Navidad de 1907 es para él un momento terrible. es otro, mucho más lento: instruir y civilizar, primero; con- Sus esfuerzos siguen en la esterilidad; no vienen compañeros. vertir, después. Los elementos civiles franceses siguen explotando al pueblo. Los oficiales nada hacen para que se respete la justicia... El Hermano Y en el proyecto de Misión para Marruecos, apunta: Carlos quisiera pedir ayuda, pero... ¿a quién?, ¿cómo?
  26. 26. 50 Contemplación y presencia Carlos de Foucauld, un pobre entre los pobres 51 Su corazón está abrumado por el mal que percibe. Se siente están madurando para tener después ese matrimonio consolo, tan pobre ante tal noche de egoísmo, ante tamaño desierto de Dios1.amor... El 2 de enero de 1908 se hunde, tiene un presentimiento ;No fue así el Hermano Carlos?de muerte. Son los Tuaregs, los pobres, quienes acuden en suayuda y le salvan la vida.La alegría en el camino de la pobrezaes imposible sin un fuerte amor a Jesús Carlos de Foucauld es ante todo un gran creyente. Sólo desdeahí es posible continuar a pesar de todo. Jesús, en sus diversasexpresiones, sigue ayudando a este pobre a vivir entre los másabandonados: Creo que no hay frase en el Evangelio que haya causado en mí tan profunda impresión ni transtornado tanto en mi vida, como ésta: "Todo lo que hacéis a uno de estos pe- queños, a mí me lo hacéis ". Es Jesús el que se encuentra en cada una de estas situaciones. Ésta era su luz en la noche. Leo a Ernesto Cardenal: También el contemplativo tiene una misión política. Creo que el contemplativo, el monje y aun el ermitaño, es en realidad un revolucionario. También están promoviendo el cambio social. También dan testimonio de que además de los cambios sociales y políticos hay una realidad trascendente, más allá de la muerte. Que la revolución se prolonga después de la muerte. Que la humanidad está destinada a una boda con Dios. Conforme la humanidad vaya llegando a su madu- rez, irá sintiendo más y más la necesidad del Esposo. Los contemplativos son como hormonas en este organismo, lo E. CARDENAL: La santidad de la revolución. Sigúeme, Salamanca.
  27. 27. Contemplación y medios pobres La contemplación nos lleva a vivir el amor, a Dios y a losdemás, desde la impotencia. Tratar sobre la contemplación desdeel carisma del Hermano Carlos, es imposible hacerlo sin tratarel tema de la pobreza como expresión de amor, como algo muyrelacionado con él. Y nos podemos preguntar: ¿cómo se relacionan la contempla-ción y la pobreza en la experiencia carismática del Hermano Car-los y de quienes nos inspiramos en él? ¿De qué manera matiza lapobreza nuestra acción pastoral? Vamos, a continuación, a tratarde dar algunas respuestas a estas preguntas. Entre las múltiplesrelaciones que hay entre la pobreza y la contemplación vamos aseleccionar algunas.El anonadamiento de Cristo y de la Iglesia La misión terrestre de Jesús estuvo marcada por una actitud deespíritu que influyó todo su ser y su acción: el anonadamiento. La carta de Pablo a los Filipenses (2, 5-11) comprueba estehecho real: que Jesús "se despojó a sí mismo tomando condiciónde esclavo, haciéndose semejante a los hombres... y se humilló así mismo obedeciendo hasta la muerte, y una muerte de cruz".
  28. 28. 54 Contemplación y presencia Contemplación y medios pobres 55 Jesús renunció a sus prerrogativas y poderes (se despojó, se ¿No es ésta una de las notas distintivas del carisma del Her-vació de sí mismo) haciéndose un hombre, y un hombre pobre mano Carlos de Foucauld? ¿No es ésta, por lo tanto, una de lasen el sentido radical de la pobreza. Se hizo una persona impo- llamadas a intentar vivir, quienes nos sentimos llamados a seguirtente para, desde la impotencia, ofrecer la plena liberación a la su síntesis?humanidad. Vivir esta dimensión ha de ayudarnos mucho a los sacerdotes, Su anonadamiento es una forma radical de toda renuncia al en este momento, a liberarnos de las diversas formas de clericalis-poder, en su ser y en su actuar. Es una renuncia a toda forma de mo en las que aún estamos, a permitir el crecimiento de los demásviolentar a los demás, aunque sea para llevarlos a lo más grande ministerios en su debida dimensión, a dar al seglar su verdaderoque puede tener el hombre: el Reino; y una renuncia a toda forma sitio en la Iglesia y a dar a la misma Iglesia su verdadera defi-de prestigio y de idolatría del yo. Renuncia al dinero y a lo que él nición de Pueblo de Dios y su verdadera manera de relacionarseofrece como instrumento para anunciar el Reino. con las realidades históricas. Jesús asumió así la forma más radical de pobreza, en medio detentaciones que le empujaban en otra dirección (ver Mt 4, 8; Jn 6, La contemplación supone rehusar a los medios ricos,15; Jn 18, 33; Le 6,35; Jn 18, 11). al poder, a la violencia y al prestigio Descubriéndonos, además, la enorme fecundidad que hay enesa impotencia seriamente asumida como instrumento para hacer Son las tentaciones, viejas y actuales, que Jesús nos invita aavanzar el Reino, tanto en las realidades colectivas como en cada superar con la actitud del anonadamiento.una de las realidades personales. Tentación de poderLa impotencia de la Iglesia Ya aparece en la primera comunidad cristiana la tentación de Si la Iglesia es el sacramento de Cristo en la historia, ella poder: "Los jefes de la tierra tiranizan con su autoridad... Noes también sacramento del anonadamiento de la impotencia del hagáis vosotros asf (Me 10, 35^5).Señor. La Iglesia prolonga el anonadamiento de Cristo. Si es Y sigue presente hoy: buscando el poder y la influencia tem-sierva, está llamada a despojarse de sí misma para ofrecer a los poral, como modo de estar en el mundo. Presionando para que sehombres la Buena Noticia de una forma única y original. haga la sociedad que ella proyecta, impidiendo la autonomía de Ha de presentarse ante los hombres como pobre e impotente: la ciencia o del arte...dando fe del poder de Dios y de su estilo distinto de conducir los Influimos en la conciencia de la gente por la Buena Noticia quehombres a su Reino. les ofrecemos. Pero, qué fácilmente saboreamos el poder que asíLas Fraternidades testifican el Reino de Dios ejercemos y cuánto hemos de estar sobre nosotros para no ejercerdesde el anonadamiento una fuerza sutil sobre los demás, incluso con aire de democracia. Es bueno usar los medios modernos de comunicación, pero El señor suscita en la Iglesia personas y grupos que se sien- fácilmente podemos usarlos como los poderosos de este mundo;ten llamados a vivir con fuerza esta dimensión importante de la no para madurar la conciencia personal, sino para mentalizar aimpotencia de los pequeños, de la minoridad. nuestro gusto. .
  29. 29. 56 Contemplación y presencia Contemplación y medios pobres 57 Existe el peligro de absolutizar nuestros modos de pensar. No Es importante recordar en este momento histórico las palabras deofreciéndolos, sino imponiéndolos como los únicos para todos y Jesús, a sus discípulos, cuando dice: "no llevéis alforjas, ni dine-en todo momento. ro, ni bastón" (Le 9, 3).Tentación de violencia Algunos pasos hacia la fecunda impotencia Los que somos portadores de una palabra de parte de Dios, qué La pobreza del corazón, el camino del anonadamiento, vanfácilmente podemos violentar a los demás. A veces más cuanto expresándose en nuestra vida a través de unas prioridades quemayor es nuestra inmadurez personal y cuanto más se alza ésta vemos en la vida de Jesús y que El nos invita a vivir.con revestimientos sagrados: voluntad de Dios, certezas de lo que Vamos a explicar algunas de ellas como pistas concretas desdeDios quiere para los demás... las que vivir nuestro servicio apostólico y nuestra vida personal ¿Cómo usamos las grandes verdades del Dios que nos ha de y de fraternidad. Conscientes de que es sólo el Espíritu quienjuzgar, de la posibilidad de cielo o infierno? ¡Cuánto miedo he- puede descubrirnos esta sabiduría de la que brota la vida nuevamos metido! ¡Cuántas personas traumatizadas con esta violencia y que en cada uno ha de expresarse según su temperamento ysutil! circunstancias específicas. Aún no entendemos siempre al Dios sumamente respetuoso, En una de sus cartas escribía Carlos de Foucauld:que no violenta a nadie, que espera, que valora a cada uno ensu individualidad concreta, que sufre junto a cada realidad con La debilidad de los medios humanos es causa de fuer-enorme discreción... za. Jesús es el maestro de lo imposible. Una de las cosas que debemos absolutamente a nuestro Señor es el no tenerTentación de prestigio jamás miedo a nada. Búsqueda de prestigio, que es idolatría de nuestro ego. Y que De ahí que él confiara siempre en los medios pobres como medioexpresa que no tenemos conciencia, o la ocultamos, de nuestros de avance del Reino de Dios.limites, de nuestra realidad personal o colectiva. Quien se apoya Debemos ir, no donde hayan más posibilidades humanasen sólo Dios o en la verdad que va haciéndose en él, le importa de tener novicios, autorizaciones canónicas, dinero, tierraspoco el concepto de los otros. No monta su acción en el prestigio. y apoyos, sino donde iría Jesús: a la oveja descarriada, a"Ten con todos igual amor e igual olvido", nos van a decir los la más abandonada...místicos. Es la misma experiencia de Pablo: Es algo que se cuida mucho en nuestra realidad sacerdotal: as-cendatur ut removeatur. Vistiéndoles con colores rojos y dándo- No vine a vosotros con prestigio de palabra o de sabi-les un título que suene bien, nos quedamos tranquilos... duría humana. Porque resolví no saber otra cosa sino a Jesucristo, y éste crucificado. Me presenté ante vosotrosTentación de dinero con sensación de impotencia, con miedo, con mucho tem- blor. (1 Cor 2, 1-5; 1 Cor 1, 17-25) En nuestra Iglesia buscamos la seguridad en los bienes mate-riales. Esta es una gran tentación de la Iglesia española actual. El Padre Voillaume define así los medios pobres:
  30. 30. 58 Contemplación y presencia Contemplación y medios pobres 59 Medios sencillos, que ofrecen lo esencial a través de una Entra en tu vocación: la de pregonar el Evangelio sobre acción lo más directa posible. los tejados, no por tu palabra, sino por tu vida. Se trata de ofrecer lo esencial de la Buena Noticia, de una for- Lo cual le lleva a este compromiso:ma directa, lo más directa posible, y a través de unos medios "sim- Que sea El quien viva en mí... Y así pregonaré por miples, que evidencien lo esencial. vida el Evangelio. Es verdad que, en un momento determinado, cualquier mediousado con caridad auténtica y un alma de pobre puede ser válido Lo importante es ser, es dejar al Espíritu modelarnos segúnpara anunciar el Evangelio. Pero, mirados en sí mismos, hay me- Jesús. La actividad más importante es ser según el Evangelio. Esdios que anuncian el Reino y otros que más bien lo ocultan. el mejor regalo que podemos hacer a los demás. En la vida de Jesús existen unas preferencias acerca de los Ser evangélicos es el gran modo de obligar a los hombres, entremedios adecuados para anunciar el Reino, y es a ellas a las que quienes vivimos, a que se puedan preguntar: ¿Por qué viven así?debemos de acudir. Y la historia confirma que los resultados más ¿Por qué son de esa manera? Pablo VI escribía:profundos y verdaderos siguieron al empleo de medios pobres y El hombre de hoy acoge mejor a quienes dan testimoniodesproporcionados. que a quienes enseñan, y si escuchan a los que enseñan es Cuántas veces tendremos que preguntarnos: ¿usar estos me- en la medida en que dan testimonio.dios nos hacen testigos creíbles del misterio divino? ¿Creéis verdaderamente lo que anunciáis?, ¿procuráis vivir lo Optar por los medios pobres y sencillos es un reto evangélico que creéis?, es lo que nos dicen tantas veces aquellos a quienespermanente, porque supone optar por lo esencial más que por lo evangelizamos. A veces de forma consciente y verbalizada, otrasaccidental; optar por la calidad más que por la cantidad; optar de forma inconsciente o callada.por el ritmo de Dios más que por el nuestro; optar por la eficacia Hoy se valoran más los gestos que las palabras; las vidas queprofunda más que por la espectacular... las ideologías; las imágenes de Dios viviente que los hábitos reli- giosos; los testigos que los profesionales del apostolado.Lo más importante es ser Así escribe el Padre Voillaume: Valorar la actividad silenciosa Jesús quiere que seáis luz del mundo, sal de la tierra, Es muy importante descubrir que la presencia cercana, el tra- levadura en la masa... Entendedlo bien: quiere que seáis bajo silencioso, los encuentros personales, las etapas calladas, los luz, sal, levadura... Y esto es ser, no obrar. tiempos oscuros... son medios conductores de vida divina. Vuestro único medio apostólico consiste en vivir el Evan- Saboreemos lo que escribe el Hermano Carlos, como dicho gelio en medio de los hombres. Lo demás no es de vuestra por Jesús: cuenta. Dejaos comer por los que tienen hambre y sed de Llevadme a los demás en silencio. Trabajad como mi justicia de Dios. Madre, en silencio, sin palabras; estableceos en medio de Es la traducción perfecta de la intuición evangélica de Carlos los que no me conocen, llevadme entre ellos, llevadles elde Foucauld: Evangelio como María me llevó a Juan.
  31. 31. 62 Contemplación y presencia Contemplación y medios pobres 63plenitud que incluye siempre la crucifixión de nuestro egoísmo. "la cenicienta", es dar pasos hacia el último puesto donde se situóSi el grano de trigo muere brota la espiga deseada. El que pierda Jesús.su vida, la encontrará definitivamente. En el sepulcro se realiza la Caminar hacia el último lugar será también acoger la experien-resurrección. cia dolorosa, que podemos vivir en momentos determinados, de Sin duda que el punto de arranque auténtico hacia el último que Dios se ha olvidado de nosotros, que ha huido de nuestra vi-lugar es colocarnos en el nuestro, es decir, en la verdad de quie- da. Es la experiencia de la noche del espíritu que puede tocarnosnes somos. Es tener conciencia de nuestros verdaderos límites, de vivir. La experiencia bien oscura de que no tiene sentido vivir.nuestras posibilidades verdaderas, para vivir ajustados a nuestra Sequedad, tinieblas; todo me resulta penoso: la comu-verdad. Es tener conciencia y vivir desde nuestra única esencia- nión, la oración, todo, todo, aun el decirle a Jesús que lelidad. Cuántas veces vivimos desde una imagen personal distor- amo. Necesito asirme a la fe. Si al menos sintiera que Jesússionada, midiéndonos desde los demás... me ama... Pero El no me lo dice. Otro paso importante es: ser libres respecto al fruto o a los Así vive Carlos de Foucauld esta noche del espíritu. En pura fe.efectos que produce nuestro trabajo. No andar esclavos de eso. En abandono confiado en el Padre.Asumir, incluso, el fracaso real o aparente de nuestra actividad. Así vivió Jesús el punto final de su peregrinación hacia elEn paz. Sin dejar, por eso, de seguir caminando y haciendo lo que último lugar. "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandona-hoy debemos hacer. do?" (Mt 27, 46). Es el momento del abandono total y confiado Yo no he hecho una sola conversión, en serio, en siete en las manos del Padre: "En tus manos encomiendo mi espíritu" años que llevo aquí; dos bautismos: un niño y una pobre (Le 23, 46). Es el preludio oscuro de la gran iluminación de su anciana ciega... pero sólo Dios sabe qué son y qué serán gloriosa resurrección. esas dos personas bautizadas... Como conversión en serio, En Jesús, como en Carlos de Foucauld y en tantos hombres cero. y mujeres que han asumido en la fe el último lugar, queda evi- Así escribía el Hermano Carlos. Decir esto con paz, lleno de dente que los últimos serán los primeros, que en la negación delconfianza, es vivir una dimensión importante del último lugar. egoísmo está la máxima afirmación personal, que el mayor servi- cio está en ponernos a lavar los pies de los otros, que la resurrec- Aceptar el lugar donde nos van colocando los años al pasar por ción brota de la muerte vivida en amor, en fe y en total abandono.nosotros o donde nos permite estar nuestra situación de salud,puede ser otro modo de caminar hacia el último lugar. Acoger Como conclusión, podemos decir que estos pasos, la acepta-esa situación "B" que nos llega en su momento, con paz, felices, ción de estos medios, son como las etapas maduras de ese caminocon alegría. Vivir el "Ceda el paso" que nos vamos encontrando de limpieza del falso yo. Suponen y exigen la maduración en eltantas veces en nuestro camino. Sabiendo que lo más fecundo es amor. En efecto, el anonadamiento conduce a la fecundidad y aolvidarnos de nosotros mismos para que Él sea en nosotros. la transparencia plena. Preferir estar con los últimos y entre ellos, buscar los trabajos Por eso, Dios le encumbró sobre todo y le concedió elmás oscuros o menos cotizados, hacer eso que a otros no les atrae título que sobrepasa todo título; de modo que a ese títulohacer, pasar desapercibidos, ser, como decía el Hermano Carlos, de Jesús toda rodilla se doble —en el cielo, en la tierra, en

×