Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Ensayo sobre la muerte

116,701 views

Published on

  • Be the first to comment

Ensayo sobre la muerte

  1. 1. La muerte es algo de lo que nadie puede escapar. La muerte sigue a la vida con tanta  seguridad como la noche sigue al día, el invierno sigue al otoño o la vejez sigue a la juventud.  Las personas se preparan para no sufrir cuando les llegue el invierno; se preparan para no  tener que sufrir en la vejez. ¡Pero pocos se preparan para la certeza aún mayor de la muerte! A casi nadie le gusta hablar de la muerte; duele demasiado. Sin embargo, tarde o temprano,  todos tenemos que enfrentarnos a ella. No hay nada que pueda prepararnos para la muerte de un padre, un esposo o un hijo. Esta  puede llegar de golpe o lentamente. Pero en todos los casos, el dolor que produce es inevitable  y sus efectos son devastadores. La experiencia de la muerte en una persona cercana puede ser, sin duda, un detonante que nos  lleve a replantearnos nuestra propia vida. El modo de ver la muerte cambia según la edad, las  circunstancias y la formación de quién la experimenta más de cerca. la muerte debe, por consiguiente, agradecerse tanto como se agradece la vida ya que esta es  necesaria; Si las personas vivieran para siempre, tarde o temprano empezarían a anhelar la  muerte.   Sin  la   muerte,   enfrentaríamos   gran   cantidad   de   nuevos   problemas,   desde   la  superpoblación hasta el hecho de que las personas tuvieran que vivir para siempre en cuerpos  avejentados.   La   muerte   hace   espacio   para   la   renovación   y   la   regeneración.  El budismo ve la muerte como un período de descanso, como un sueño a partir del cual la vida  recobra energía y se prepara para nuevos ciclos de existencia. No hay ninguna razón para  temerle   a   la   muerte,   para   odiarla   o   para   buscar   desterrarla   de   nuestras   mentes.  La muerte no discrimina, nos despoja de todo. La fama, la riqueza y el poder son todos inútiles  en los solemnes momentos finales de la vida. Cuando el momento llega, en lo  único que  podemos confiar es en nosotros mismos. Ésta es una confrontación imponente ante la cual nos  presentamos con la sola armadura de nuestra cruda humanidad, del registro real de lo que  hemos hecho, de cómo hemos escogido vivir nuestras vidas. La biblia afirma que” Los muertos están como dormidos en el sentido de que se encuentran  inconscientes y no pueden hacer nada. Pero el Creador de la vida puede resucitarlos. Dios ha prometido que cuando llegue el momento oportuno, los muertos que estén en su  memoria serán resucitados en un nuevo mundo justo. Los que resuciten sabrán quiénes son y reconocerán a su familia y a sus amigos. Y aunque el  cuerpo ya se haya descompuesto, Dios les dará uno nuevo, pero serán las mismas personas que  antes” Para morir bien, uno tiene que haber vivido bien. Para quienes han vivido fieles a sus  convicciones, para quienes han trabajado por llevar felicidad a los demás, la muerte puede  venir   como   un   placentero   descanso,   como   un   sueño   bien   ganado   después   de   un   día   de  agradable ejercicio. El   estar   consciente   de   la   muerte   nos   permite   vivir   cada   día   y   cada   momento   lleno   de  agradecimiento hacia la incomparable oportunidad que tenemos de crear algo durante nuestra  estadía en la Tierra. Creo que para disfrutar verdadera felicidad debemos vivir cada momento  como si fuese el último. El presente nunca volverá. Podemos hablar del pasado o del futuro,  pero la única realidad que tenemos es este momento presente. Y el confrontar la realidad de la 
  2. 2. muerte realmente nos permite generar creatividad ilimitada, valor y alegría en cada momento  que vivimos.

×