CENTRO ESCOLAR NIÑOS HEROES DE
CHAPULTEPEC
SECUNDARIA MATUTINA
ESPAÑOL
ALUMNO: JOSE BENJAMIN TELLEZ
VALENCIA
PROYECTO: AUT...
EL RELOJ DE LA ETERNIDAD
“Si recordar el pasado solo brotan lágrimas,
si estando en el presente solo hay angustia,
solo qu...
abuela, esa fue una anécdota muy graciosa porque cuando mi abuela llego por
mí, los médicos no me querían entregar a ella,...
unos niños me lanzaban bolas de papel y luego de eso venían los insultos, entre
los cuales el que más recuerdo es – Lárgat...
afuera para espera a sus hijos. No recuerdo con exactitud en que consistió el
examen y tampoco como Salí en él, pero debo ...
humillaciones públicas, me exhibían y se reían de mí, además de una serie de
golpes y manotazos seguidas de aquellas burla...
El día que siempre había tratado de evitar, al fin había llegado. No sabía que
esperar del ciclo que estaba por iniciar, p...
Poco tiempo después de pasar medio ciclo escolar era evidente que mi amiga
estaba actuando de una manera poco usual, la no...
he tenido el privilegio de tener alguna, como volver a creer en alguien que te ha
causado tanto dolor. Las acciones de mis...
cubría el torso manteniéndome el brazo unido a él, este dolor fue físico y con toda
quietud puedo afirmar que el dolor fís...
tiempo después nos volvimos amigos, él es uno de las pocas personas que puedo
llamar amigo de verdad, porque siempre estuv...
un accidente, tuve que dejarlo llegando a la cinta azul a tres cintas de conseguir mi
objetivo, claro que tuve buenos mome...
Posiblemente yo siempre había sido susceptible a aislarme de la sociedad y a no
usar la agresión para solucionar lo proble...
cual provoco no tuviéramos su presencia casi en todo el día, mi madre se enfoca
más que nada en su negocio, una tienda de ...
Durante los últimos momentos de segundo grado, me di cuenta que el potencial
que tenía para agradarles a las personas y ro...
apariencia cambia y dejamos de defender ideas que antes considerábamos
correctas.
Yo ya no soy un niño, deje de serlo hace...
a lo que se presente ya que quiero dedicar mi vida a la medicina, porque quiero
brindar mi apoyo a las personas que lo nec...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Benja

282 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
282
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Benja

  1. 1. CENTRO ESCOLAR NIÑOS HEROES DE CHAPULTEPEC SECUNDARIA MATUTINA ESPAÑOL ALUMNO: JOSE BENJAMIN TELLEZ VALENCIA PROYECTO: AUTOBIOGRAFIA PRFESORA: ANGELICA RAMIREZ MADRID
  2. 2. EL RELOJ DE LA ETERNIDAD “Si recordar el pasado solo brotan lágrimas, si estando en el presente solo hay angustia, solo queda mirar el futuro con optimismo” La vida de cada uno está llena de recuerdos inolvidables del pasado que alguna vez existió. Es complejo aproximar el tiempo en el cual una persona comienza a tener conocimiento de su entorno, formando así los primeros recuerdos de su vida. Sin embargo la vida está en constante cambio, al igual que esta te ofrece alegrías, también te ofrece el dolor. Todos poseemos buenos y malos recuerdos, unos más claros que otros, pero sin embargo siempre estarán presentes. El pasado es algo que uno no puede cambiar, pero puede remediar, ya que a pesar de todo el pasado no te convierte en quien eres, las decisiones que tomes te llevaran a ser la persona que decides ser. Recordar implica viajar en el reloj del tiempo regresando a la época en la cual uno tiene mayor apego a los sucesos que acontecieron en su trayecto de vida, pero esto solo se logra mediante la memoria. Los primeros años de mi vida están comprendidos en una serie de memoria, que por la antigüedad de estos mi mente solo me permite apreciar cortos fragmentos. Mis primeros recuerdos son nebulosos, una simple sombra del pasado. Todo lo que percibí y acontecí en ese tiempo ya no es lo que es ahora, al igual que yo. Salí del hospital en brazos de mi abuela y fui así ya que mi madre fue dada de alta cuando yo aún me encontraba alojado dentro del hospital y por lo que me conto mi
  3. 3. abuela, esa fue una anécdota muy graciosa porque cuando mi abuela llego por mí, los médicos no me querían entregar a ella, puesto que mi abuela no podía acreditar que mi madre era su hija, pero a final de cuentas mi padre llego y por fin me entregaron a ellos. Fue un viaje largo desde el hospital hasta lo que se convertiría en mi hogar, esto fue porque mi padre quiso que naciera en un buen hospital. Cuando llegue a mi nuevo hogar me recibieron con una cálida bienvenida, y ahí estaban ellos, las personas que hasta el día de hoy considero las más importantes de mi vida, porque con ellas he convivido toda mi vida, con ellos me crie, ellos me enseñaron grandes enseñanzas a lo largo de mi vida, ellos son: mis padres, mi hermano y unos años después mi hermana. Desde el día en que llegue a casa recibí cuidados múltiples en todos los sentidos, por parte de todos. Siempre tuve muy buena comunicación con mis hermanos y mis primas, las cuales nos visitaban muy seguido. Comencé a gatear a los nueve meses y me decían que lo hacía con la gracia tal como una morsa, esto fue una gran alegría para mí, porque podía irme de un lado a otro mientras me perseguían mis padres. Mi familia es muy apegada a la religión, debido a que de donde ellos vienen, la religión es de gran importancia, por esta razón fui bañado en aguas bautismales el 16 de octubre de 1999, siete meses después de mi nacimiento en la iglesia de Santa Anita por el sacerdote Simón Vázquez Sánchez, fue una celebración normal, donde me vistieron con un ropón blanco y todo el paquete para bautizo, mis padrinos fueron: Jorge Romero Muñoz y su esposa Luisa Cervantes de Romero, amigos de mis padres. Cuando tenía la edad de un año seis meses deje los balbuceos y comencé a hablar, lo más claramente para un niño de esa edad, era una mezcla entre balbuceos y palabras y la primera palabra entendible que mencione fue “mamá” y yo siempre he creído que fue esa palabra debido a que tengo un gran apego a mi mama. Mis padres siempre me demostraron su aprecio, siempre me daban lo necesario y algunas veces uno que otro capricho. En ese entonces yo amaba a mi familia, todos convivíamos en paz, íbamos a viajes familiares y salíamos más seguido como familia, así viví los primeros años de mi vida. Al mismo tiempo, cuando tenía 2 años, me ingresaron en una estancia infantil llama en ese entonces “El Ángel”, de ese periodo tengo unos vagos recuerdos no muy claros, como si mi memoria no quisiera hablar de lo que paso, pero sin embargo las pocas imágenes que me permite ver logro visualizar un instituto en el cual hay niños jugando en el receso, hasta ese punto muy normal, pero uno en especial el cual no termino de comprender, estoy en un salón de clases en donde
  4. 4. unos niños me lanzaban bolas de papel y luego de eso venían los insultos, entre los cuales el que más recuerdo es – Lárgate de mi escuela !!! Tu no perteneces aquí – me decía uno, entre otro, nunca supe la razón de esas agresiones y finalmente no se lo que paso, pero considero que esta experiencia me hizo susceptible a una de las experiencias más desgarradoras que viviría, aunque en esa época me afecto muy poco, pero tiempo después sabría que iba a haber repercusiones, porque al saber que yo no era agradable a las personas, me hizo pensar que era por alguna razón, aunque durante ese tiempo no le di gran importancia. El recuerdo poco menos nebulosos que los demás correspondientes a estos años fue el cierre de curso en el cual hubo un gran festival, para el cual las maestras organizaron un número de baile con los alumnos, así que por consiguiente a todos nos disfrazaron de animales, posiblemente haya sido la experiencia más humillante que he vivido, porque me encontraba vestido como pájaro de exorbitantes plumas de colores, además de que nunca me ha gustado hacer demostraciones en público, por este motivo me tuvieron que llevar casi a rastras hacia el escenario. Al año siguiente en el año 2002, cuando cumplí la edad de 3 años de edad, me inscribieron al jardín de niños del Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec, gracias a la paciencia y esfuerzo de mis padres, ya que una vez lanzadas las inscripciones al público mis padres fueron a formarse en la fila en la cual pasaron tres días y dos noches para recibir una ficha para examen. Una vez que fui inscrito, mis padres me apoyaron en la preparación para el examen de admisión. Lo que más recuerdo de eso fue que mis padres batallaron mucho para enseñarme a escribir, ya que yo tenía una letra fatal y con tan solo decir que ni mi nombre podía escribir. Recuerdo a mi padre sentado frente a una mesita conmigo poniéndome plantillas para trazar letras y aprender la escritura, es uno de los recuerdos más bellos que he atesorado durante mucho tiempo. Durante ese tiempo sentía una emoción inmensa al saber que iba a formar parte de un grupo de niños en una escuelas por varios años, el inicio de clases me causaba una espera muy ansiosa cargada de gran emoción, porque conocería nuevas personas, me plante grandes expectativas e ilusiones sobre cómo sería el jardín de niños. Una vez que llego el día del examen de admisión mis padres me levantaron muy temprano para que pudiera arreglarme y vestirme correctamente, una vez que llegamos a la escuela, mis padres me acompañaron hasta el portón de entrada donde se encontraban formados los niños para hacer el examen, una vez que comenzaron a entrar yo lo hice también mientas que los padres se quedaban
  5. 5. afuera para espera a sus hijos. No recuerdo con exactitud en que consistió el examen y tampoco como Salí en él, pero debo afirmar que lo pase puesto que iniciado el curso yo estaba incluido en el. Mi primer día de clases no lo logro recordar con exactitud cómo fue que lo viví y acontecí en él, solo puedo decir del primer año de jardín de niños que fue divertido, porque trabajábamos con papel, cartón, crayolas para hacer trabajos. Cuando termino el ciclo escolar. Comenzó una nueva etapa de mi vida puesto que cuando curse el segundo año en el jardín de niños, ocurrieron varios sucesos muy relevantes en la historia de mi vida Iniciando el segundo año recuerdo con claridad cuando conocí a una persona muy importante que influyo mucho en mi vida, su nombre era Miguel, recuerdo que él era una persona muy alegre, agradable, alguien en el que podrías confiar, esta fueron las características que lo convirtieron en mi mejor amigo, siempre prevalecerán en mi memoria, nuestros juegos, nuestras platicas, nuestra forma de convivencia es algo que para mí no tiene precio, así nos la pasamos durante alrededor de un mes, puesto que mi madre me cambio de grupo, por la razón de que no estaba al 100% segura de que esa maestra fuera la indicada para enseñar, me introdujo en otro grupo, pero al poco tiempo sucedió lo mismo y así con dos salones más. Cuando finalmente conseguí un grupo estable, no sabía qué hacer, había estado en varios salones por un corto tiempo tan largo, que hacer amigos no era una opción, porque de todos las personas que conocí en cada grupo y estuvimos a punto de iniciar una amistad, no las volví a ver, yo creo que esto se debió a que no tuvimos el tiempo necesario para conocernos. Sin embargo, no podía dejar que este obstáculo obstruyera mi convivencia con los demás, así fue como conocí a Adrián y Paty, dos personas muy agradables y entusiastas, ellos se convirtieron en unos buenos amigos ya que pasábamos el tiempo junto y convivíamos sanamente. Pero, al mismo tiempo que en la vida te ocurren cosas maravillosas, también ocurren cosas trágicas. Posiblemente esto se dio desde primero de kínder, pero como mencione mis recuerdos son casi nulos en ese tiempo, por esa razón yo considero que comenzó desde el segundo año de jardín de niños. Anteriormente mencione que me insultaban en la estancia infantil, bueno, pero el caso es que la situación se agravo en mi segundo año, puesto que nunca ha faltado ni faltara, la persona que se engrandece a costa de los demás, la razón por la que digo esto es que siempre estas personas me decían que yo nunca lograría nada, mi aspecto era asqueroso y que me largara, después de los insultos comenzaron las
  6. 6. humillaciones públicas, me exhibían y se reían de mí, además de una serie de golpes y manotazos seguidas de aquellas burlas. Yo en un principio amaba la escuela, me la imagine como una experiencia única e inolvidable, donde tendría la oportunidad de tener una vida fuera del hogar, pero no me equivoque ya que recibí una experiencia inolvidable, pero sin embargo este tipo de situaciones son las que demuestran quienes son tus verdaderos amigos, para mi sorpresa después de varios meses de estas agresiones, note a mis amigos muy distantes hasta el grado de llegar a ignorarme, no entendía lo que estaba pasando, pero tenía una suposición de que fueron influenciados por aquellas personas al igual que la mayoría del resto del grupo, pero algo era seguro, estas conductas me estaban provocando mucho daño. El resto del año me la pase solo, ignorado por todos, con un inmenso miedo a preguntar la causa de aquello, tal vez yo ya sabía porque, pero la cuestión es que no quería oírlo. Tuve mucho tiempo a solas para pensar mi situación, me di cuenta de que yo nunca le había hecho algo malo a alguien o almenos que yo lo supiera. Sabía que yo ya no encajaba en ese grupo, pero nunca comente nada al respecto por miedo a lo que pudiera pasar después. Una vez finalizado el ciclo escolar, yo me ponía a pensar en lo sucedido aunque no con tanta precisión, ya que solo era un niño y a esa edad no le daba gran importancia a ese tipo de cosas. La inquietud me sofocaba si pensaba mucho en ello, sabía que no podía contarle a alguien lo sucedido, porque no sabía cómo expresarle a mi familia esta experiencia sin sentir en cierto modo vergüenza por lo sucedido ya que en mi familia en este tipo de casos el recurso más viable era la violencia. Nunca le comente a nadie de lo que paso, la solución que tome me pareció la más viable en cuanto a la situación, esta fue aguantar hasta que todo pasara, esta decisión tuvo sus repercusiones, de las cuales hablare más adelante. Los días pasaban y yo seguía sin conseguir un remedio a mi preocupación, pero que podía hacer no le tenía la confianza suficiente a mi familia y los que considere mis amigos me habían dado la espalda. Cuando finalizaron las vacaciones de verano ya era tiempo de regresar a la escuela y yo aún sin respuesta me encontraba desesperado, había algo, algo que no estaba tomando en cuenta, posiblemente solo lo hacían por molestar o en verdad yo les desagradaba, haya sido cualquiera la razón, logro su objetivo, no podía tolerar todos esos insultos y desmotivaciones que recibía por parte de ellos sin que me afectaran un poco, y a la larga llegue a creerme todo lo que decían de mí, esos años fueron muy duros, me sentía solo e incomprendido.
  7. 7. El día que siempre había tratado de evitar, al fin había llegado. No sabía que esperar del ciclo que estaba por iniciar, pero no solo puedo enlistar los malos momentos de ese ciclo ya que también en menor parte hubo muy buenos momentos. Iniciando el curso me sentía muy inseguro puesto que cualquier acción que hiciera desataría una reacción de desaprobación y burlas por parte de mis compañeros, así que durante un tiempo permanecí neutral, no hablaba con nadie y no me acercaba a nadie, esos fueron unos dolorosos meses en los que permanecí fuera de la convivencia entre compañeros, no fue hasta que una niña de mi salón se acercó a mí, no obstante solo la conocía de vista, era una niña de cabello de chocolate, ojos de madera , piel blanca, alta, esbelta y con una bella sonrisa, me pregunto porque estaba tan solo, pero no le respondí, entonces ella me invito a ir donde se encontraba ella antes de ir por mí, me pregunto mi nombre y yo le respondí, entonces fue cuando ella se presentó diciéndome que su nombre era Sandra. Ese fue una extraña experiencia, pero sin embargo sentí que era la oportunidad perfecta para reintegrarme a la sociedad y aprender a convivir con los demás una vez más. Una oportunidad así no podía desperdiciarse, así que por primera vez en meses me olvide de los demás, de lo que decían de mí, del dolor que me provocaron, ese fue el día en que comencé a vivir una vez más. Recuerdo cuando nos juntábamos Sandra y yo en los recesos, salíamos del salón y jugábamos en el patio, en los juegos e incluso en lo más divertido que hacíamos jugar con el reloj de piedra, también nos sentábamos en el suelo, comíamos y conversábamos sobre cosas divertidas, nos convertimos en grandes amigos e incluso dentro del salón nos juntábamos para hacer trabajos e incluso jugar en los cuadernos. Nunca podré olvidar el uniforme que utilizábamos en esos años y personalmente a mí me gustaba, la razón por la cual nunca lo podre olvidar es por las experiencias que tuve con Sandra, cuando una vez al estar jugando en el salón de clases accidentalmente cambiamos de suéter, otra razón fue que siempre que jugábamos ella y yo la veía con ese uniforme y otra es por los colores empleados en él, nuestro uniforme se componía de pantalón y falda gris, camisa tipo polo blanca y suéter azul, un azul que no era ni muy claro ni muy oscuro, por esa razón me encantaba aquel uniforme, también había ocasiones especiales cuando las maestras planeaban una excursión, Sandra y yo siempre nos sentábamos juntos, esto siguió así durante gran parte del ciclo escolar, pero al mismo tiempo que convivía con Sandra, las críticas, burlas e humillaciones regresaron y fueron cada vez en aumento, ahora podía soportarlo puesto que tenía a alguien a mi lado, pero nunca tuve en cuenta una situación circunstancial en mi relación con Sandra, ya que cualquiera que se juntara conmigo de igual forma salía afectado.
  8. 8. Poco tiempo después de pasar medio ciclo escolar era evidente que mi amiga estaba actuando de una manera poco usual, la notaba distante, distraída, cortante y frecuentemente enfadada. No comprendía la razón de su actitud y cuando le preguntaba ella solo evadía la pregunta. Ese día, aún no he sido capaz de superar lo que paso ese día, el día en que todo cambio para mí. Ese día yo llegue a la escuela con gran ánimo puesto que sería un gran día a pesar de la extraña actitud de Sandra, durante las horas de clase no hable con Sandra, fue hasta la hora de receso cuando la invite a salir a receso juntos, sin embargo las cosas no siempre salen como una las planea. Recuerdo que una de las actividades que Sandra y yo disfrutábamos era sentarnos en la pequeña cornisa que sobresalía de la parte posterior del salón de usos múltiples y con nuestros gafetes que eran tan grandes como una ficha de trabajo, nos justaba rascar en la tierra con ellos ya que estaban enmicados, es irónico recordar un suceso tan bello y relacionarlo con uno tan trágico y digo esto por la simple razón que ambos fueron efectuados en el mismo sitio. El día en que Sandra y yo nos volvimos a sentar en aquella pequeña cornisa, yo tenía planeado pasarla bien con Sandra, hablando de algún tema interesante o jugando algún juego, pero sin en cambio cuando le presente mi propuesta ella no me respondió, ella se quedó mirando al mural que estaba plasmado en la pared que teníamos en frente, después de unos breves segundos ella me regreso la mirada, se veía alterada y distante, en esos momentos fue como si su mirada me anunciara que algo terrible iba a suceder, fue entonces cuando nuestras miradas se cruzaron fijamente, justamente en ese momento ella articulo una oración, la dijo lo más bajo posible, para evitar que lo oyera, pero le pedí que lo repitiera por la misma razón, lo que me contesto fue un gran golpe para mí- Esto ha sido un gran error!! Lo siento pero ya no me interesa ser tu amiga-me dijo ella, después de ello se levantó y se fue caminando lejos de mí, en ese tiempo no comprendía los motivos de su decisión pero como éramos niños de preescolar, así que no la contradije, aunque en ese momento sentía como si me hubiera atravesado el corazón con una espada, yo supuse que su decisión fue influenciada por la forma en que era tratado en el salón de clases y la percepción de los demás hacia mí. Ese día fue cuando todo comenzó, la alegría dentro de mí se desvaneció, tal cual polvo a merced del aire. Después de este episodio de mi vida me hice mucho más susceptible al aislamiento social, y las circunstancias no ayudaban puesto que las burlas, críticas e humillaciones se vieron en gran aumento, eso apenas y lo podía soportar, pero con el repentino e inesperado abandono de Sandra, las cosas se tornaron más grises, además de haberme dejado, no volvió a dirigirme la palabra, evitaba verme, me cortaba en seco siempre que quería hablar con ella. Ya no sabía que pensar, ni en quien creer, en que se basa una amistad, porque nunca
  9. 9. he tenido el privilegio de tener alguna, como volver a creer en alguien que te ha causado tanto dolor. Las acciones de mis compañeros me marcaron de por vida y son marcas que hasta en la actualidad no me he podido quitar. Estos tres años de jardín de niños han sido los más relevantes que ocupan un papel importante en la historia de mi vida, estos tres años me dejaron en claro que en la vida se goza como se sufre. Mi experiencia con Sandra solo estimulo lo que yo creí que era evidente, que yo no era para nada agradable para el resto de las personas. Mi autoestima nunca había estado tan baja, ¿cómo es que podría volver a relacionarme con los demás? Por más de seis años buscando la respuesta y nunca di con ella, solo sabía que las personas te provocaban un gran dolor, y no podía arriesgarme a volver a ser víctima de críticas destructivas, humillaciones, rechazo, burlas, insultos, entre otros que me habían hecho tanto daño. Así que llegue a la conclusión de que el único lugar seguro es dentro de uno mismo, entonces decidí refugiarme ahí, donde las personas ya no tuvieran un control sobre mí. Ese mismo año, en las vacaciones de verano, aprendí la diferencia entre la diferencia entre el dolor físico y el dolor que realmente te tortura, ese verano yo fui con mi familia a un viaje de convivencia con mis abuelos, en esos tiempos era muy divertido ir con los abuelos ya que te encaminabas en un viaje de dos horas en camioneta y una vez que llegabas te encontrabas en un entorno completamente diferente al de la ciudad debido a que mis abuelos viven en una población cercana a la ciudad de nombre Tochtepec, ahí es donde vamos todos los días festivos y fines de semana, lo mejor de todo es que podíamos jugar con los animales de mi abuela y con mis primos que viven allá. De ahí puedo narrar una anécdota vivida, ya era casi hora de irnos del pueblo a la ciudad, eran aproximadamente las nueve de la noche, mis padres están hablando con mis abuelos, al mismo tiempo que cargaban cosas a la camioneta que habían traído para visitar a mis abuelos. Mi hermano, mi primo y yo, al ver que la cajuela se encontraba abierta, decidimos hacer una competencia que consistía en quien diera el salto más grande, se llevaría la victoria. Primero fue el turno de mi primo el cual fue quien dio el salto más largo, después siguió mi hermano quien estuvo a unos cuantos centímetros de superar a nuestro primo y finalmente llego mi turno, estaba preparando una táctica, tome impulso y salte, posiblemente me tropecé a la hora de saltar o no sabía saltar en ese entonces, pero el resultado de esa travesura fue que termine azotado contra el piso, pero para mi sorpresa me dolía mucho el costado derecho, lo que comprende desde la parte del hombro, fue ahí cuando mis padres me llevaron con un ortopedista, en donde me detectaron que mi clavícula había sido fracturada, por ello me colocaron un yeso en forma de caparazón el cual me
  10. 10. cubría el torso manteniéndome el brazo unido a él, este dolor fue físico y con toda quietud puedo afirmar que el dolor físico ayuda a calmar el verdadero dolor que realmente te estremece, realmente el tiempo que estuve enyesado me ayudo a olvidarme por un momento de todo lo que había vivido hasta ese punto. Esos tres años en los cuales estuve en jardín de niños, fueron para mí una etapa crucial de mi aprendizaje, aprendí demasiadas cosas, con respecto al ámbito académico puedo mencionar que me iniciaron en el aprender a leer y escribir, pero sobre todo mi mayor aprendizaje fue en la convivencia con otros, comprendí que la sociedad está compuesta por una exorbitante cantidad de personas, de las cuales no todas son iguales, yo conviví con las personas equivocadas y termine lastimado y eso es algo que jamás podré olvidar. Después de algunas semanas mi estado ya estaba completamente sano y ya estaba en tiempo de regresar a la escuela. Por primera vez en mucho tiempo tenía la esperanza de que hubiera un cambio radical cuando yo entrara a primaria, fue entonces cuando me decidí a iniciar de nuevo, con un complejo de reinicio, no estaba muy seguro si funcionaria, pero había de intentarlo. Iniciaron los cursos y con ellos las clases, yo me encontraba muriendo por la espera, entusiasmado por un cambio en la historia de mi vida; yo ya tenía la iniciativa pero surgió otro problema, como lo iba a hacer, las huellas del pasado me marcaron, formándome un inmenso miedo hacia las personas, razón por la cual no me atrevo a mirarlas a los ojos, esto fue un gran problema, como iba a hablar con los demás con tanto miedo. Fue así que fui poco a poco a acercarme a los demás, la mayoría de veces ni siquiera lo intentaba, esto dio inicio a mi peor pesadilla desde que comenzó el ciclo escolar, la cual consistía en que las cosas se volvieran a repetir, debo decir que en cierto modo lo que viví en la escuela primaria fue aun peor que en jardín de niños, ya que estos recuerdos los tengo más frescos en mi memoria. Esta experiencia no era nueva para mí, pero tuvo sus variantes con respecto a la que ya había vivido, en esta había críticas, apodos ofensivos, manipulaciones, burlas, humillaciones, rechazo e incluso golpes. En primer año, esta situación no fue muy brusca, pero tampoco leve. Esto marco una línea muy fina de lo que sería el comienzo de una etapa más de mi vida, a la cual nombre “El retraimiento”. Cuando estaba por comenzar, me resigne a que estaba condenado a vivir siempre de la misma manera, pensé que era algo inevitable, que siempre seria desagradable a las personas, que tal vez mi futuro estaba destinado a que caminara solo por el camino de la vida, pero entonces fue cuando conocí a una persona que no permitió que esta etapa comenzara, Eduardo, un niño de mi salón, el cual comenzó a hablarme debido a que él se sentaba a un lado de mí, poco
  11. 11. tiempo después nos volvimos amigos, él es uno de las pocas personas que puedo llamar amigo de verdad, porque siempre estuvo conmigo en las buenas y en las malas. Recuerdo muchas cosas de él, como que era una persona amable, divertida, amigable, alguien en quien podías confiar. Lo que no logro recordar de él, es su apariencia, “es extraño e incongruente que las personas que marcaron tu vida para mal siempre los recordaras en tu memoria, pero los que ayudaron a reparar ese mal, con el tiempo se desvanecen”, o almenos esto ocurrió en mi caso. Eduardo y yo nos divertíamos mucho durante los recesos, siempre de aquí para allá, era muy divertido, así nos la pasmos durante lo que restaba del primer año de primaria, no fue hasta que poco antes de transcurrir medio cicló del segundo grado, por problemas familiares tuvo que cambiarse de casa y por consiguiente también de escuela, ese fue el adiós más lamentable y trágico de mi vida ya que, mi mejor amigo, la única persona que se propuso a conocerme y a aceptarme como soy, sin que las opiniones ajenas tuvieran efecto en nuestra amistad es algo que siempre atesorare, sin embargo con su partida comenzó la etapa del retraimiento, ya no quería seguir intentando, ya no quería saber nada de la escuela, ya no quería hacerme ilusiones de lo que sería el futuro, puesto que siempre terminaba en lo mismo, me daba pena pensar en que una persona como yo siguiera tratando de remediar lo que nunca tuvo solución, ya no quería saber nada de los demás, ya no quería sufrir, ya no quería estar expuesto a las críticas, humillaciones, burlas y el rechazo, solo me hacía sentirme cada vez peor conmigo mismo. Tome la decisión de hacer lo que alguna vez hice en el pasado, encerrarme dentro de mí, donde me sentía más seguro, a salvo de los demás, no volví a interactuar con nadie del salón hasta 2 años después. Durante esos dos años intente distraerme de la problemática que me había causado mi decisión, por la cual decidí desahogarme en los deportes y mis padres sin saber la razón me apoyaron, de esta manera entre a practicar el deporte más celebre entre los estudiantes, el futbol, durante los entrenamientos de futbol, yo nunca fui un gran jugador, ya que no poseía las habilidades que se necesitan para jugarla y por si fuera poco nunca fui del agrado del profesor, de esta manera en el examen final para seleccionar a los jugadores, reprobé el examen y me sacaron del equipo, debido a esta experiencia nunca fui un gran fan de aquel deporte. Al quedarme sin deporte, no tuve más opción que practicar otro, de entre las opciones que tenía opte por practicar el taekwondo que se enfocaba en las artes marciales, en esa clase se clasificaba a los alumnos por cintas, yo me prepare en las sesiones para llegar a obtener la cinta negra, que es la máxima, pero debido a
  12. 12. un accidente, tuve que dejarlo llegando a la cinta azul a tres cintas de conseguir mi objetivo, claro que tuve buenos momentos durante todo ese tiempo, recuerdo como eran las practicas, los combates cuerpo a cuerpo y todos los torneos a los que asistí, donde ganaba medallas de oro, plata y a veces bronce, mi padre siempre estuvo ahí conmigo cuando lo necesite, esto deporte comprendió una serie de muy buenos recuerdos. Una vez pasados estos dos años fue cuando volvía a hablar con alguien, ya estaba cursando el cuarto grado de primaria, mi grupo había estado en constante cambio, ya no tenia los mismos alumnos de antes, ahora habían personas nuevas, un nuevo comienzo, mi cuarto año siempre lo recordare, puesto que fue en ese año que conocí a Mayra, una niña con un largo cabello, un cuerpo cual espiga y una gran afición a los gatos, nunca llegamos a ser muy buenos amigos, pero parta mi ella era mi amiga, ella siempre se relacionaba más con Karla y Jessica, sus mejores amigas. Al año siguiente Mayra se fue de mi grupo y al igual que en años anteriores ha sucedido me volví a quedar solo. El quinto año de primaria fue sin duda el peor de mi vida, si no era suficiente que los alumnos me brindaran un mal trato, ahora lo recibía sobre todo de mi maestra, la maestra Monserrat, desde que conocí a esa maestra surgió un capitulo muy negro en mi vida, nunca poder expresar con claridad todo los daños psicológicos que me ocasiono esa mujer, siempre se burlaba de mí en cada ocasión que tenia, me humillaba públicamente, me sacaba de su clase por no participar en ella, me gritaba, me insultaba, esa mujer dejo una gran cicatriz, con respecto a la perspectiva que tenia respecto a los profesores. En sexto año conocí a América, una chica rubia, piel blanca y rasgos bien delineados, esa fue la chica más manipuladora que he conocido en toda mi vida. Comenzamos a hablar debido a que nos sentaron juntos, aunque de saber sus intenciones nunca le hubiera dirigido la palabra, yo siempre la apoye en la escuela, en lo económico y en lo moral, pero a ella no le importaba eso, solo quería aprovecharse de mí, yo siempre accedía a lo que dijera ella, siempre que ella me pedía dinero se lo daba y la ayudaba en lo que me pedía, la situación se empeoro cuando comencé a pedirle cosas, ya que ella me cobraba por todo y me hizo hasta deberle dinero, esta situación fue nueva para mí, sin embargo termine pagando todos los cobros que me hizo y yo nunca recurrí a la agresión. Lo ocurrido durante estos largos seis años de primaria, fue mi culpa y de nadie más, yo decidí tomar ese camino, que hasta la fecha me arrepiento de mi decisión, no se puede arrancar una página del libro de nuestra vida, solo nos queda seguir hacia adelante. Pero también pienso que es mejor estar solo que mal acompañado
  13. 13. Posiblemente yo siempre había sido susceptible a aislarme de la sociedad y a no usar la agresión para solucionar lo problemas, eso lo atribuyo a que durante el periodo de gestación de mi madre todo fue paz y serenidad, cuando mi madre confirmo que estaba embarazada, la reacción de mis padres fue de inmensa felicidad, puesto que iban a conceder a su segundo hijo, mi madre siempre se cuidó durante este periodo, siguió una dieta especial y evitaba hacer trabajos pesados. Mi madre tenía una panza gigantesca, que podrían decirse que era una mujer a una panza pegada, yo me movía y pateaba mucho y pateaba mucho en el estómago de mi madre y debido a esos movimientos me enrede el cordón umbilical alrededor del cuello. Mi nacimiento fue programado para el día 5 de marzo, así que ese mismo día mi madre llego lo más temprano posible para internarse en el mejor hospital de puebla de esa época, el hospital de la beneficencia Española. Antes que nada diagnosticaron a mi madre, debido a que tenía el cordón umbilical enredado en el cuello, no podía nacer de forma natural ya que de ser de esa forma había pocas probabilidades de que yo sobreviviera, por esa razón tuvieron que practicarle una cesárea, mi nacimiento fue de alto riesgo tanto para mí como para mi madre puesto que había pasado menos de un año desde la última vez que se le había practicado una cesárea. Después de la cirugía, gracias a el doctor Felipe Arriaga, llegue a este mundo el 6 de marzo de 1999 a las 10:00 horas, medí 52 centímetros de largo y pese 3.800 kilogramos, debido a que me estaba asfixiando con el cordón umbilical, los médicos me llevaron a las incubadoras donde permanecí durante 5 días, mientras que mi madre solo permaneció tres días internada. Cuando llegue a mi casa por primera vez conocí a las personas más importantes en mi vida, mi familia que está integrada por mi madre Concepción Valencia Manrique, mi padre Guadalupe Téllez Bañuelos, mi hermano Juan Carlos Téllez Valencia y cuatro años después, mi hermana Beatriz Arianna Téllez Valencia. Mi familia la conocí en un ambiente de auto respeto, la relación que mantengo con mi familia, comenzó como una sana y buena convivencia, en la cual todos nos llevábamos bien todos y todos cooperábamos para arreglar la casa. Desgraciadamente las cosas nunca se mantienen estables, ya que siempre estarán en constante cambio. Con forme fuimos creciendo, cada quien necesito su propio espacio personal y fuimos exigiendo nuestras propias libertades, de esta razón se terminó la sociedad en la que todos cooperábamos, mi padre debido a su trabajo solo lo podemos ver en la mañana o en la noche, porque trabaja desde muy temprano a muy tarde, lo
  14. 14. cual provoco no tuviéramos su presencia casi en todo el día, mi madre se enfoca más que nada en su negocio, una tienda de abarrotes. Yo siempre he admirado a mis padres en la dedicación que tienen a realizar sus trabajos, para darnos lo mejor a sus hijos. Pero también cabe destacar que en toda familia hay desperfectos, en la mía había el problema de que mi familia se veía constantemente en problemas y sobre todo como mi hermano mayor, con el cual las cosas se ponen violentas si no sabes tratar la situación. Por otro lado mi hermana estaba siendo influenciada por las malas amistades, formándole un carácter extremadamente inmaduro, por ello hay ciertos choques entre los miembros de la familia, cada uno se quejaba del otro y con ello no quiero decir que yo sea el único miembro de la familia que es perfecto, también tengo mis defectos como el que suelo irritar a las personas, tengo una actitud negativa y agredo a las personas verbalmente, pero claro, esto ocurría cuando llegaban a irritarme. Esta familia es un tanto especial y algo disfuncional, e incluso mi familia me ha echado de lado, cuando yo más la necesitaba, pero a pesar de todo es mi familia y la quiero tal cual es. Mi entrada a la secundaria fue una experiencia única e inolvidable y la relaciono con los cambios en mi vida, ya que los verdaderos cambios se generaron en este periodo, en este periodo fue cuando mi familia comenzó a tener grandes problemas. La escuela secundaria represento una serie de cambios en la forma de enseñanza que teníamos antes, además de que para mí fue complicado el primer año de secundaria, debido a que las materias se me hicieron un poco más complicadas y además en ese año seguía con la mentalidad que me trace sobra las personas y así me mantuve los primeros meses del ciclo escolar, claro, hasta que conocí a Cristian, otro grande amigo, pero hasta los amigos tienen su favoritismo. Mi nuevo amigo a pesar de todo le encantaba relacionarse con su otro amigo. Esto lo tome muy normal a pesar de que la mayoría de veces él se encontraba con él y yo en el olvido. Al año siguiente mi aprendizaje fue aún mayor, puesto que segundo año fue el mejor en todos los sentidos, durante el ciclo les tuve un gran cariño a mis profesores, puesto que par mi ellos eran los mejores en lo que se dedicaban. En ese año tuve muchas más oportunidades de amigos, las cuales acepte. Hasta el punto en que termino segundo de secundaria me di cuenta que tú puedes cambiar tu fututo, si eso es lo que quieres. En segundo año aprendí a perseguir lo que tus más amas y si en verdad lo quieres no debes dejarlo ir.
  15. 15. Durante los últimos momentos de segundo grado, me di cuenta que el potencial que tenía para agradarles a las personas y romper con los viejos esquemas que tenía planteados, así que me propuse una idea para el tercer año de secundaria, un proyecto el cual consistiría en ver los resultados de lo que podía resultar ser amigable, gracias a este experimento conocí a Brenda, una chica muy agradable con gustos por la cultura asiática, sin embargo cuando se comenzó a juntar con los incumplidos del salón, la perdí para siempre, me cansé de buscar e intentar conseguir a alguien con quien pudiera convivir, pero sin embargo no sabía lo que estaba a punto de encontrar, es curioso que uno encuentra cuando deja de buscar, al mismo tiempo que Brenda se juntó con los problemático del salón, yo conocí a Mayra, aunque no podría decir que la conocí, ya que ella era la misma niña con la cual había estado jugando con ella en cuarto grado de primaria, a pesar de todo yo no tuve el valor de hablarle, sino que ella comenzó a hablarme a mí, poco tiempo después descubrí que ella también era amiga de Aimee y en lo que iba del curso escolar solo habíamos hablado una vez Aimee y yo. Tiempo después nos reubicaron de posiciones dentro del salón de clases y curiosamente, Mayra, Aimee, Monse yo quedamos juntos, esta fue la experiencia más maravillosa que jamás había tenido. Ya que los cuatro éramos aplicados y juntos nos complementábamos en los temas que no lográbamos entender. Juntos éramos como una sola mente capaz de trabajar para resolver los problemas difíciles. A ellas las considero las únicas amigas que he tenido y me han dejado algo. Aimee me enseño que tienes que esforzarte para conseguir tus metas y nunca hay que rendirse a pesar de lo mala que sea la situación. Mayra me enseño que a veces es bueno reírse de uno mismo y a pesar de lo mala que sea una situación siempre hay que tener una sonrisa. Monse me enseñó a que se puede salir adelante si se quiere y que nunca hay que perder la esperanza a pesar de lo mala que sea la situación. Estas tres personas han influido en mi vida y llegaron a hacer un cambio real en la percepción que tenia de los demás y sus enseñanzas siempre las llevare conmigo. Los cambios en las personas son inevitables, siempre están en constante aprendizaje, existen cambios de muchos tipos como los son el físico, emocional, de pensamiento, los cuales engloban una serie de sucesos que el ocurren a tu cuerpo y o a tu personalidad. El cambio es un hecho que siempre está presente y sin embargo no se siente, nosotros tendemos a cambiar en todos los aspectos, con el tiempo nuestra
  16. 16. apariencia cambia y dejamos de defender ideas que antes considerábamos correctas. Yo ya no soy un niño, deje de serlo hace mucho tiempo, estos cambios transformaron mi apariencia y mi forma de concebir el mundo. Al inicio de este texto presente una cita, la cual decía “si recordar el pasado solo brotan lágrimas, si estando en el presente solo hay angustia, solo queda mirar el futuro con optimismo”. Escogí esta cita debido a que estoy convencido de que esa es mi realidad, la vida solo puede ser comprendida mirando hacia el pasado, sin embargo debe vivirse mirando siempre al futuro, por esta razón me gustaría decir que el pasado se queda en el pasado, pero lo que yo viví me ha dejado huella, afectando mis relaciones futuras, no sé si pueda olvidar lo que en el pasado viví, sin apoyo lo veo muy difícil, pero por eso también se dice que las relaciones con los demás es lo que le da sentido a la vida. Yo tome la decisión equivocada en cuanto al problema que viví durante mi estancia en jardín de niños y primaria, en vez de acabar con el problema decidí irme por el camino de un sufrimiento prolongado, el pasado no te convierte en quien eres, tú te conviertes en la persona que decides ser, hasta ahora lo entiendo, y me arrepiento de la decisión que tome, es por eso que yo me comparo con una tortuga, ya que considero que tenemos características muy similares, las tortugas son extremadamente susceptibles a los movimientos bruscos del agua, esto les indica que hay peligro e inmediatamente se esconden dentro de su caparazón, esta característica la comparte conmigo, puesto que podríamos sustituir esta situación con la que hago mención en el texto, es cierto que yo no poseo un caparazón, pero me refiero a la acción de esconderse dentro de uno mismo, como y lo hice, también otra característica es que hay variedad de tamaños de tortugas y eso es algo que a mí me falta definir, nunca he sabido de lo que soy capaz, siempre me han puesto límites y la mayoría esos límites me los he puesto yo, la razón es porque siempre me ha dado un inmenso temor de saber lo que soy capaz de hacer, no me gusta enorgullecerme, pero tampoco es correcto hacerme menos, por esto no sé de qué soy capaz. Yo no considero que algo tan importante como el futuro tenga que estar a merced del viento, más bien pienso que uno construye su futuro. He cometido errores a lo largo de mi vida, errores que nunca podré corregir, errores que siempre formarán parte de mí. Pero a pesar de todo lo que viví en mi pasado, siempre me ha gustado plantarme metas en un futuro, ya sea próximo o lejano, como persona quiero ser más abierto en la cuestión de convivencia social, académicamente quiero cursar el preparatoria e universidad, para estar preparado
  17. 17. a lo que se presente ya que quiero dedicar mi vida a la medicina, porque quiero brindar mi apoyo a las personas que lo necesitan, además considero que tengo las habilidades y las cualidades necesarias para esta profesión, soy dedicado, trabajador, tengo iniciativa, mis expectativas hacia el futuro son muy buenas, ya que estoy seguro que lo mejor está por venir. ¿Quién soy yo? Yo soy José Benjamín Téllez Valencia y esta es mi historia.

×