Manual de informacion para profesionales autocuidado de la salud para el adulto mayor

11,899 views

Published on

1 Comment
12 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
11,899
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
12
Actions
Shares
0
Downloads
429
Comments
1
Likes
12
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Manual de informacion para profesionales autocuidado de la salud para el adulto mayor

  1. 1. Autocuidado de la salud para el adulto mayorManual de información para profesionales Mg. Zoila Leitón Espinoza Dr. Yiduv Ordóñez Romero Lima, junio de 2003
  2. 2. Catalogación hecha por el Centro de Documentación OPS/OMS en el Perú Autocuidado de la salud para el adulto mayor: Manual de información para profesionales. / Perú. Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social; Perú. Instituto Nacional de Bienestar Familiar. -- Lima: MIMDES, 2003. 174 p. AUTOCUIDADO / ANCIANO / PROMOCIÓN DE LA SALUD / MANUALES / PERÚ(OPS/PER/03.13)ISBN: 9972-785-79-3Hecho el Depósito Legal Nº 150 105 2003-2897Las opiniones expresadas por los autores son de su exclusiva responsabilidad y noreflejan necesariamente los criterios ni la política de la Organización Panamericana dela Salud ni de los Gobiernos Miembros.
  3. 3. Autocuidado de la salud para el adulto mayor Manual de información para profesionalesElaboración: Profesionales que participaron en la validaciónMg. Zoila Leitón EspinozaDr. Yiduv Ordóñez Romero Asociación Peruana de Enfermería en Geriatría - Gerontología 1. Lic. Esperanza Félix DamiánNuestro agradecimiento especial a las personas 2. Lic. Mirella Gonzales Palmaque participaron en desarrollo de este documento: 3. Lic. Hermelinda Cardenas 4. Lic. Celia Carrillo Alfaro 5. Lic. Esther Huamán ChavarríaColaboración: 6. Lic. Maritza Córdova RíosLic. Elia Luna: propuestas para el Módulo de 7. Lic. Roxana Llerena AsmatAutocuidado de la SexualidadMg. Maritza Villanueva Benites: sugerencias y Universidad Nacional de la Amazonía Peruana,aportes al conjunto del manual Instituto de Investigación de la Facultad de Enfermería 8. M. en Sc. Elba Flores Torres 9. M. en Sc. Alva Vásquez VásquezRevisión: 10. Lic. en Enf. Rosario Bardales ArévaloInstituto Nacional de Bienestar Familiar (INABIF): 11. Lic. en Enf. Elena Lázaro RubioLic. en Enfermería Lindaura Liendo 12. Lic. en Enf. Juana Gutiérrez ChávezLic. en Trabajo Social Natalia Alvarado Hospital Guillermo Almenara IrigoyenAsociación Peruana de Enfermería en Geriatría - 13. Dr. Renán Velapatiño CastillaGerontología: 14. Lic. en Enf. María Grados Bautista 15. Lic. en Enf. Ana María DelgadoLic. en Enfermería Rosario Mocarro Aguilar 16. Lic. en Enf. Eloísa Torres NegrónLic. en Sociología Elia Luna del Valle 17. Lic. en Enf. Socorro Zegarra Palomino 18. Lic. en Enf. Rosa Mendoza ChávezValidación: 19. Lic. en Nut. Carmen AgredaDirección: 20. Lic. Terapista Físico María Vera EsquénMg. Zoila Leitón Espinoza, Facultad de Enfermería.Universidad Nacional de Trujillo Instituto Gerontológico de la Fuerza Aérea del PerúDr. Yiduv Ordóñez Romero, Médico Cirujano 21. Lic. en Enf. Juana Ruiz Holguín 22. Lic. en Enf. Isabel CanalesMg. Maritza Villanueva Benites, Facultad de 23. Lic. Terapista María Eugenia GonzálesEnfermería. Universidad Nacional de la AmazoníaPeruana. Iquitos. Instituto Geriátrico Naval 24. Lic. en Enf. Rosa Lázaro ArandaCoordinación y facilitación: 25. Lic. en Enf. Doris RojasLic. en Enfermeria Lindaura Liendo del InstitutoNacional de Bienestar Familiar (INABIF). Sociedad Peruana de Geriatría 26. Dra. Luz Pecho Sánchez, médico geriatraLic. en Trabajo Social Natalia Alvara do del InstitutoNacional de Bienestar Familiar (INABIF). Hospital Sergio Bernales 27. Lic. Virginia AgramonteLic. en Sociología Elia Luna del Valle 28. Lic. Ruth Mucha MontoyaLic. en Enfermería Rosario Mocarro Aguilar, Hospital Arzobispo Loayzapresidenta de la Asociación Peruana de Enfermería 29. Lic. en Enf. Elizabeth Palpaen Geriatría - Gerontología
  4. 4. Residencia Canevaro Sociedad de Beneficiencia Centro de Promoción Familiar Sanchéz ArteagaPública de Lima 55. Lic. en Psicología Víctor De La Cruz30. Lic. en Enf. Cecilia Cárdenas Cárdenas Vilca, Director31. Lic. en Enf. Yudidth Lovera Centro de Promoción Familiar Santa BernarditaEsSalud PADOMI 56. Lic. en Psicología Carmen Rosa Rojas32. Lic. en Enf. Betty Zafra Bulay López, Directora 57. Lic. en Trabajo Social Elizabeth TarazonaAyuda a la Vida ONG Domínguez33. Lic. en Enf. Martha Vega de Chau34. Lic. en Enf. Mercedes Vega Farro Centro de Promoción Familiar Tahuantinsuyo 58. Profesora Esther Salazar Benites, DirectoraPoliclinico Los Ficus 59. Lic. en Psicología Marianela Espinoza35. Dr. Willy del Campo Gonzales, Odontólogo 60. Lic. en Trabajo Social Yudith Gamarra Centro de Promoción Familiar TurquesasInstituto Nacional de Bienestar Familiar 61. Celia Ataupillco Vera, DirectoraGerencia de Promoción Familiar 62. Lic. en Trabajo Social María GonzálezCentro de Promoción Familiar Año Nuevo Centro de Promoción Familiar San Judas Tadeo36. Lic. en Psicología Ana María Vargas de 63. Lic. en Trabajo Social Florinda Damas Vila Bernardi, Directora37. Lic. en Trabajo Social Lisbel Rodríguez Centro de Promoción Familiar Villa Hermoza38. Lic. en Psicología Zoila Bardales 64. Lic. en Trabajo Social Nancy Mora Silva, DirectoraCentro de Promoción Familiar Collique 65. Lic. en Trabajo Social Norma Quispe39. Lic. en Psicología Migna Huapaya Córdova, 66. Lic. en Psicología Betty Urbina Aguirre Directora40. Lic. en Psicología Enma Gómez Yánez Revisión final y elaboración de cartillas de41. Lic. en Trabajo Social Maria del Carmen Lujerio autocuidado: • Dr. Daniel Caballero Ríos, Director General deCentro de Promoción Familiar Dalias Personas Adultas Mayores-DIGEPAM/MIMDES42. Profesor José Polanco Flores, Director • Lic. Elia Luna del Valle, DIGEPAM-MIMDES43. Lic. en Trabajo Social María Estrada • Lic. Tatiana Martínez Jiménez, DIGEPAM- MIMDESCentro de Promoción Familiar Dulanto • Dr, Frank Quintana Orihuela, de ESSALUD44. Lic. en Trabajo Social Delia Alfaro Peralta, • Dr. Luis Alvarez Cóndor, Hospital de la Fuerza Directora Aérea del Perú45. Lic. en Trabajo Social Magda Cavero Hijar • Dra.Sheika Delgado Garrido, odontogeriatra. • Dr. Ricardo Murrieta Vela, Instituto deCentro de Promoción Familiar Rosa de Lima Gerontología. Universidad, Peruana Cayetano46. Lic. en Psicología Miluzka Ordóñez Romero Heredia47. Lic. en Trabajo Social Ofelia Valdivia • Dr. Felipe Aguirre Salinas, PROVIDA PERU48. Lic. en Trabajo Social Carmela Molina Castro • Dra.Luz Pecho Sánchez, Jefe de Servicio Geriátrico del Hospital Dos de Mayo.Centro de Promoción Familiar Pamplona Alta • Lic. Rosario Mocarro Aguilar. Asociación de49. Lic. en Psicología Daniel Doria Barba, Director Enfermeras en Geriatría y Gerontología50. Lic. en Administración Giovana Santillán • Lic. María Grados Bautista. Asociación de Alarcón Enfermeras en Geriatría y Gerontología51. Lic. en Trabajo Social Leonor Laredo Gómez • Dr. Fernando Portocarrero, Sociedad de Geriatría52. Lic. en Psicología Mariana Sulca Quispe y Gerontología del Perú.Centro de Promoción Familiar Pestalozzi53. Lic. en Psicología Diana Apolinario Araoz, Directora54. Lic. en Trabajo Social Marlene Castañeda
  5. 5. RECONOCIMIENTO ESPECIALA la Magíster Gisela Pimentel OlaverríaPor su fe en este proyecto, su apoyo y consejo constante para la realización deeste documento y nuestro cariño entrañable por los cinco años de serviciobrindados a la promoción de la salud de los sectores más deprimidos de nuestrapoblación.
  6. 6. PRESENTACION El derecho a la protección y cuidado a la salud es condición primordial de todapersona adulta mayor, es por tanto, una obligación moral del Estado como de toda lasociedad mejorar y promover mejores condiciones y calidad de vida para las personasadultas mayores. Una estrategia es la promoción de la salud a través de la información,sensibilización, la comunicación y la educación. Sin embargo, en este campo existe un gran vacío en la producción de materialesorientados a la gerontología y a la promoción de la salud de las personas adultasmayores. La presente publicación, Autocuidado de la salud para las personas adultasmayores, pretende ser un aporte para mejorar la calidad de vida de las personas adultasmayores. Se fundamenta en las necesidades de ser, tener, hacer y estar; condicionesinherentes a la existencia humana, concordando con el postulado básico del enfoquedel Desarrollo a Escala Humana de que “las necesidades no sólo son carencias sinotambién potencialidades en la medida en que comprometen, motivan y movilizan a laspersonas”. Lo anterior se basa en el elemento educativo, dado que todas las personas aprendendesde que nacen y a lo largo del transcurso de su vida. Aprender es intrínseco al génerohumano. No sólo la inteligencia y la memoria intervienen en el proceso de aprendizaje,también hay otros factores. Las personas cuando envejecen no pierden su capacidadde aprender (como protagonista de su propia historia y de su propio crecimiento,estimulando una actitud creativa, constructiva y de cambio), en realidad cada personaconstruye la vejez que desea. En este contexto el Autocuidado tiene como propósito contribuir a la promoción dela salud y prevención de las enfermedades de las personas adultas mayores, ademásdel mantenimiento de su autovalencia, fomento del ejercicio y la promoción decomportamientos y estilos de vida saludables. Esto requiere que los servicios de saludincorporen la perspectiva de desarrollo humano y que las personas adultas mayoresasimilen una nueva filosofía de vida, en la que el envejecer no sea sinónimo dedeclinación, sino que se convierta en una fuente de sabiduría y experiencia, a la vezque se cimente en un compromiso personal de vivir una vida activa y productiva. Gracias a este compromiso, a la experiencia acumulada en su concreción y luegode un proceso de validación técnica presentamos a ustedes el manual de informaciónpara profesionales Autocuidado de la salud para las personas adultas mayores, comouna herramienta básica de consulta y orientación que abarca un aporte teórico ymetodológico, cuyo contenido esperamos que logre motivar una mayor búsqueda deinformación, ponga en marcha la experiencia profesional y se refleje en actitudespositivas y con mayor sensibilización hacia la población adulta mayor del Perú.
  7. 7. Este manual está principalmente dirigido a profesionales que trabajan con personasadultas mayores en servicios sociales y de la salud. El objetivo de este manual es informar, instrumentar, proponer a los profesionalesun marco teórico necesario para desempeñar el papel de facilitador(a) en el procesode aprendizaje para que los adultos mayores logren sensibilizarse, informarse,capacitarse, empoderarse; internalizar y practicar su autocuidado ante los cambiospropios del envejecimiento contribuyendo a la consecución de un envejecimientosaludable y satisfactorio. Consta de 15 módulos referidos a: proceso de envejecimiento; promoción de lasalud y el autocuidado; autocuidado de los sentidos, de la piel y anexos; autocuidadode la cavidad bucal, nutricional, de la eliminación vesical e intestinal; autocuidado delestreñimiento, del sueño, de la sexualidad, de la actividad física y de los pies. Además,se consideran las caídas, autoestima y la memoria en los adultos mayores Cada módulo debe ser considerado como una guía de información. Éstos tratansobre los cambios biopsicosociales propios del envejecimiento y las medidas deautocuidado que requieren. Debemos agradecer a la Lic. Elia Luna del Valle por su paciencia y dedicación enla revisión del presente manual y a la contribución brindada desde la perspectiva de laexperiencia laboral, profesional y académica. De manera particular, mencionar que laelaboración y edición del módulo de Autocuidado de la Sexualidad no hubiera sidoposible sin el apoyo y los invalorables aportes de la Lic. Elia Luna, a ella se debe taninnovador enfoque. Del mismo modo, agradecemos a la Mg. Maritza Villanueva Benitez,por sus comentarios, sugerencias y aportes al conjunto del manual. Asimismo, a laslicenciadas Lindaura Liendo y Natalia Alvarado, especialistas del equipo técnico delInstituto Nacional de Bienestar Familiar (INABIF), a la Lic. Rosario Mocarro Aguilar,presidenta de la Asociación Peruana de Enfermería en Geriatría-Gerontología. A los y las profesionales que participaron en la encuesta de validación GRACIASpor sus aportes, sugerencias y críticas, éstas están reflejadas en la obra que tienen ensus manos. Se publica este manual con el propósito de ir abriendo caminos solidarios yresponsables, en los que cada ser humano valorice el don de la vida y se mire a símismo como un elemento proactivo, que puede y debe contribuir al desarrollo humanode su colectividad y del mundo, si fuere necesario. _._ El presente manual se complementará con la publicación de CARTILLAS DEAUTOCUIDADO, diseñadas y orientadas a la persona adulta mayor y/o al promotorde salud. Esto con el propósito de llenar un vacío de información en lo que respecta a lasensibilización y práctica cotidiana del AUTOCUIDADO.
  8. 8. Bienaventuranzas de la persona adulta mayor• Bienaventurados quienes comprenden mi paso vacilante y mi mano temblorosa.• Bienaventurados quienes comprenden que aunque mis ojos estén ya nublados, en mi alma florece cada día la luz.• Bienaventurados quienes consideran que mis oídos se tienen que esforzar para captar lo que me dicen.• Bienaventurados quienes desvían sus ojos simulando no ver el alimento que a veces derramo en la mesa.• Bienaventurados quienes nunca me dicen “ya me has contado eso dos veces”, ni manifiestan desagrado cuando me oyen repetir la misma historia.• Bienaventurados quienes me manifiestan comprensión, proporcionándome la alegría de sentirme agradable y aceptado(a).• Bienaventurados quienes valoran mi experiencia y mi posibilidad de ser útil a pesar de que mis reacciones sean más lentas.• Bienaventurados quienes comprenden que necesito valoración y ayuda en vez de compasión y limosna, solidaridad en vez de aislamiento.• Bienaventurados quienes respetan mis creencias, mis recuerdos y mis costumbres.• Bienaventurados quienes comprenden mis esfuerzos para adaptarme a un mundo en rápido y permanente cambio.• Bienaventurados quienes con su bondad acompañan mi vejez e iluminan los días que me restan hacia la Patria Eterna, ayudándome a comprender que para mí se acerca la victoria. Anónimo
  9. 9. ÍNDICEPRESENTACIÓN PáginaMÓDULO I PROCESO DEL ENVEJECIMIENTO I. INTRODUCCIÓN ................................................................................................... 19 II. OBJETIVO ............................................................................................................. 19 III. CONTENIDO ........................................................................................................ 19 • Historia y mitos sobre el envejecimiento ............................................................ 20 • Conceptualización y características del proceso del envejecimiento ............................................................................... 22 • ¿Por qué envejecemos? ................................................................................... 22 • Cambios biosicosociales del envejecimiento ...................................................... 23 • Envejecimiento saludable.................................................................................. 28 IV. EVALUACIÓN ........................................................................................................ 31 V. BIBLIOGRAFIA ....................................................................................................... 31MÓDULO II PROMOCION DE LA SALUD Y EL AUTOCUIDADO I. INTRODUCCIÓN.................................................................................................... 35 II. OBJETIVO ............................................................................................................ 36 III. CONTENIDO ......................................................................................................... 36 • Promoción de la salud ..................................................................................... 36 • ¿Qué es autocuidado? ..................................................................................... 37 Componentes del autocuidado .......................................................................... 38 • Objetivos del autocuidado ................................................................................ 38 • Importancia del autocuidado en los adultos mayores ........................................... 38 • Autocuidado y aprendizaje en los adultos mayores ............................................. 39 IV. EVALUACIÓN ........................................................................................................ 44 V. BIBLIOGRAFÍA ...................................................................................................... 44MÓDULO III AUTOCUIDADO DE LOS SENTIDOS I. INTRODUCCIÓN ................................................................................................... 47 II. OBJETIVO ............................................................................................................ 47 III. CONTENIDO ......................................................................................................... 48 • La visión en la persona adulta mayor ................................................................. 48 • Medidas de autocuidado de los ojos ................................................................. 49 • El olfato, el gusto y el tacto en la persona adulta mayor ..................................... 51 • Medidas de autocuidado del gusto, olfato y tacto ............................................... 53 • La audición en la persona adulta mayor ............................................................. 54 • Medidas de autocuidado de los oídos ................................................................ 55 IV. EVALUACIÓN ........................................................................................................ 57 V. BIBLIOGRAFÍA ...................................................................................................... 57
  10. 10. MÓDULO IV AUTOCUIDADO DE LA PIEL Y ANEXOS I. INTRODUCCIÓN ................................................................................................... 61 II. OBJETIVO ............................................................................................................ 61 II. CONTENIDO ......................................................................................................... 61 • Cambios en la piel y anexos en los adultos mayores .......................................... 61 • Medidas de autocuidado de piel y anexos .......................................................... 63 IV. EVALUACIÓN ........................................................................................................ 64 V. BIBLIOGRAFÍA ....................................................................................................... 64MÓDULO V AUTOCUIDADO DE LA CAVIDAD BUCAL I. INTRODUCCIÓN ................................................................................................... 67 II. OBJETIVO ............................................................................................................ 67 III. CONTENIDO ........................................................................................................ 68 • ¿Qué cambios se producen en la boca con el envejecimiento? ............................ 68 • Medidas de autocuidado para la salud bucal ...................................................... 68 • Medidas de autocuidado al usar dentadura postiza ............................................. 69 IV. EVALUACIÓN ........................................................................................................ 70 V. BIBLIOGRAFÍA ....................................................................................................... 70MÓDULO VI AUTOCUIDADO NUTRICIONAL I. INTRODUCCIÓN ................................................................................................... 73 II. OBJETIVO ............................................................................................................ 73 III. CONTENIDO ......................................................................................................... 73 • La nutrición en el adulto mayor ......................................................................... 74 • Medidas de autocuidado para una nutrición saludable ......................................... 78 IV. EVALUACIÓN ........................................................................................................ 81 V. BIBLIOGRAFÍA ....................................................................................................... 81MÓDULO VII AUTOCUIDADO EN LA ELIMINACIÓN VESICALLA INCONTINENCIA URINARIA EN LA PERSONA ADULTA MAYOR I . INTRODUCCIÓN ................................................................................................... 85 II. OBJETIVO ............................................................................................................. 85 III. CONTENIDO ........................................................................................................ 86 • Incontinencia urinaria: definición ........................................................................ 86 • Causas de la incontinencia en el adulto mayor ................................................... 86 • Consecuencias de los que padecen incontinencia urinaria .................................. 87 • Cuidados y manejo en adultos mayores incontinentes ........................................ 88 IV. EVALUACIÓN ........................................................................................................ 91 V. BIBLIOGRAFÍA ...................................................................................................... 91MÓDULO VIII AUTOCUIDADO EN LA ELIMINACIÓN INTESTINALEL ESTREÑIMIENTO EN LA PERSONA ADULTA MAYOR I. INTRODUCCIÓN ................................................................................................... 95 II. OBJETIVO ............................................................................................................ 95 III. CONTENIDO ........................................................................................................ 95 • Modificaciones intestinales en los adultos mayores ........................................... 96 • Estreñimiento: definición ................................................................................. 96 • Medidas de autocuidado para prevenir y tratar el estreñimiento .................................................................................. 97 IV. EVALUACIÓN ....................................................................................................... 98 V. BIBLIOGRAFÍA ..................................................................................................... 98
  11. 11. MÓDULO IX AUTOCUIDADO EN EL SUEÑO I. INTRODUCCIÓN .................................................................................................. 101 II. OBJETIVO ........................................................................................................... 101 III. CONTENIDO ....................................................................................................... 101 • Cambios fisiológicos del sueño en el adulto mayor ............................................ 102 • Medidas de autocuidado para favorecer el sueño adecuado .......................................................................................... 103 IV. EVALUACIÓN ....................................................................................................... 104 V. BIBLIOGRAFÍA ..................................................................................................... 104MÓDULO X AUTOCUIDADO y SEXUALIDAD I. INTRODUCCIÓN .................................................................................................. 107 II. OBJETIVO ........................................................................................................... 108 III. CONTENIDO ........................................................................................................ 108 • Cambios de la función sexual en la mujer adulta mayor ..................................... 108 • Cambios de la función sexual en el varón adulto mayor ...................................... 110 • Enfermedades físicas que se presentan en la vejez y modifican el coito ......................................................................................... 111 • Autocuidado para una sexualidad saludable en personas adultas mayores .......................................................................... 112 • Autocuidado de la sexualidad en mujeres adultas mayores ................................ 113 • Autocuidado de la sexualidad en varones adultos mayores ................................ 113 IV. EVALUACIÓN ....................................................................................................... 114 V. BIBLIOGRAFÍA ..................................................................................................... 114MÓDULO XI ACTIVIDAD FÍSICA EN EL ADULTO MAYOR I. INTRODUCCIÓN .................................................................................................. 117 II. OBJETIVO ........................................................................................................... 117 III. CONTENIDO ........................................................................................................ 117 • Cambios músculo-esqueléticos normales en el envejecimiento ........................... 118 • ¿Por qué el ejercicio en el adulto mayor? ......................................................... 119 • Beneficios del ejercicio .................................................................................... 119 • Medidas de autocuidado para la actividad física del adulto mayor ........................ 121 • ¿Qué clase de ejercicio o actividad física se debe hacer? ................................... 124 • Las caminatas ............................................................................................... 127 IV. EVALUACIÓN ....................................................................................................... 128 V. BIBLIOGRAFÍA ..................................................................................................... 128MÓDULO XII AUTOCUIDADO DE LOS PIES I. INTRODUCCIÓN .................................................................................................. 131 II. OBJETIVO ........................................................................................................... 131 III. CONTENIDO ....................................................................................................... 131 • Cambios y alteraciones de los pies en los adultos mayores................................ 132 • Autocuidado de los pies de las personas adultas mayores ................................. 133 IV. EVALUACIÓN ....................................................................................................... 135 V. BIBLIOGRAFÍA ..................................................................................................... 135MÓDULO XIII CAÍDAS EN LOS ADULTOS MAYORES ¿SE PUEDEN EVITAR? I. INTRODUCCIÓN .................................................................................................. 139 I. OBJETIVO ........................................................................................................... 139 III. CONTENIDO ....................................................................................................... 139
  12. 12. • Las caídas en los adultos mayores y sus consecuencias ................................... 140 • ¿Por qué se caen los adultos mayores? ........................................................... 141 • ¿Cómo evitar que los adultos mayores se caigan? ............................................. 143 IV. EVALUACIÓN ....................................................................................................... 146 V. BIBLIOGRAFÍA ..................................................................................................... 146MÓDULO XIV EL ADULTO MAYOR Y SU AUTOESTIMA I. INTRODUCCIÓN .................................................................................................. 149 II. OBJETIVO ........................................................................................................... 149 III. CONTENIDO ....................................................................................................... 149 • La autoestima ................................................................................................ 150 • El adulto mayor y su autoestima ...................................................................... 150 • Recomendaciones para elevar y mantener una autoestima positiva en los adultos mayores ...................................................... 152 IV. EVALUACIÓN ....................................................................................................... 155 V. BIBLIOGRAFÍA ..................................................................................................... 155MÓDULO XV LA MEMORIA Y LOS ADULTOS MAYORES I. INTRODUCCIÓN .................................................................................................. 159 II. OBJETIVO ........................................................................................................... 159 III. CONTENIDO ....................................................................................................... 159 • ¿Qué es la memoria? ...................................................................................... 160 • ¿Cómo funciona la memoria en los adultos mayores? ........................................ 160 • Medidas de autocuidado para mejorar y mantener una buena memoria ........................................................................................ 161 IV. EVALUACIÓN ....................................................................................................... 166 V. BIBLIOGRAFÍA ..................................................................................................... 166GLOSARIO .................................................................................................................... 167INFORME DE VALIDACIÓN ............................................................................................. 171
  13. 13. Manual de Información para Profesionales MÓDULO I PROCESO DEL ENVEJECIMIENTOI. INTRODUCCIÓN Envejecer no es sólo un factor de la vida, sino un proceso. Desde que nacemos envejecemos, los cambios no se presentan de un día para otro, se presentan paulatinamente mientras pasamos de una etapa a otra en dicho proceso. El envejecimiento comprende modificaciones físicas, psicológicas y sociales según el estilo de vida y el contexto en que se desarrolló la persona en etapas anteriores; y aparece como consecuencia del paso del tiempo. Podemos mencionar factores culturales, educativos, socioeconómicos, las actitudes, las experiencias, las expectativas y la adaptación en su diario vivir, que son diferentes y únicos, dándole el carácter de individualidad y heterogeneidad a esta etapa última de la vida. Muchas son las teorías que han estudiado el proceso del envejecimiento. Sin embargo, todos coinciden en reconocer que son el estilo de vida y el medio ambiente los que determinan en gran medida un buen envejecimiento, por lo que podemos decir que es la propia persona la gran responsable de construir un envejecimiento saludable.II. OBJETIVO Reconocer y comprender el proceso de envejecimiento como una etapa más del ciclo vital, que a pesar de los cambios biopsicosociales comprende crecimiento y desarrollo conservando su autonomía e independencia y alcanzando bienestar y satisfacción por la vida.III. CONTENIDO • Historia y mitos sobre el envejecimiento • Conceptualización y características del proceso del envejecimiento. • ¿Por qué envejecemos? • Cambios biosicosociales del envejecimiento. • Envejecimiento saludable. 19
  14. 14. Autocuidado de la Salud para el Adulto Mayor HISTORIA Y MITOS SOBRE EL ENVEJECIMIENTO La mitología griega es rica en mitos sobre el envejecimiento, cuando Tithon de Troya, hermano del rey Príamo, se casó con Eos, diosa del alba, ésta rogó a Zeus conceder a su esposo la vida eterna, olvidando pedirle la juventud eterna. Concedida la inmortalidad, el bello Tithon se vio obligado a vivir eternamente viejo. Para castigar al hombre de haber aceptado el fuego de manos de Prometeo, Zeus envió a la Tierra a Pandora y su famosa caja, la cual contenía entre otras calamidades la vejez, las penas y la muerte. Adán y Eva sufrieron un castigo similar, aún cuando no de manos de Zeus, sino de Dios; sin embargo, no tuvieron corta vida pues se les ha calculado más de 900 años. El filósofo griego Epicuro y el romano Lucrecio pensaron que una vida demasiada larga en el tiempo constituiría una insoportable repetición de experiencias similares; en cambio, la muerte “intensifica el saber de lo vivido”. En la época romana, el beber sangre de gladiadores jóvenes se pensaba que producía una larga longevidad. En India reapareció el mito de la «eterna juventud y de la inmortalidad», se hablaba de una fuente de la juventud eterna. Los hebreos tenían en secreto un río que daba la inmortalidad; los griegos también tuvieron su “Fontana Juventas” escondida en la foresta. En 1512 Ponce de León (quien acompaño a Colón en su segundo viaje) organizó una expedición para descubrir “la fuente de la juventud” en una isla llamada Rimini en el mar Caribe, fue entonces que descubrió La Florida. Existen fuentes termales en toda la Tierra que tienen contenido no sólo mineral sino mítico. Desde la Antigüedad fueron usadas para rejuvenecerse y como terapéutica, tal como sucede hoy con las “saunas”. Entre la Edad Media y el Renacimiento europeo, Paracelso (1493-1541) lleva a la alquimia a su nivel máximo, al nivel de las disciplinas orientales, buscando la «quinta esencia para darnos la juventud». Los chinos e indios usaron mecanismos espirituales. La gimnasia mental asociados a la farmacología vegetal, son de orden respiratorio, dietético, gimnástico, sexual, y de meditación. En el Renacimiento europeo, los nutricionistas, médicos, y los primeros higienistas, Luigi Cornaro, vivió preocupado por el problema de la longevidad formulando medios de vida y regímenes estrictos que le llevaron a vivir 103 años. En la misma época Edmundo Halley fue el primero que elaboró una curva de sobrevivencia humana. 20
  15. 15. Manual de Información para ProfesionalesA comienzo del siglo XX se inició la gerontología como simple recolección de datossobre el proceso del envejecimiento y sobre la duración de la vida humana,enfatizando el aspecto patológico de la vejez.Nascher (1862-1944) propuso que la geriatría fuera considerada como una disciplinaindependiente. Posteriormente aparecen muchos seguidores con tratamientosrejuvenecedores en base a líquidos orgánicos, tales como el suero citotóxico deBogomoletz (anticuerpos tonificantes) que aún se vende en las farmacias de Francia;luego, las terapias celulares y los injertos de testículos de monos practicados porVoronoff y Niehans en Suiza, con las inyecciones de células frescas de embrionesde animales, han producido accidentes y muerte, por lo cual están prohibidos.Más adelante, los antioxidantes (Vitaminas E y C), el selenio, la metionina, derivadosde la hormona masculina, la jalea real de abejas el extracto de raíces de gienseng yla maca andina han sido usados como tonificantes.Como es notorio, según datos históricos, la búsqueda de la eterna juventud datadesde las primeras civilizaciones e impregna el pensamiento mágico de las distintasépocas. Múltiples han sido los intentos por explicar el hecho real e irreversible delenvejecimiento. Pitágoras entendía la vejez como “una enfermedad que conduce ala muerte, como cualquier otro proceso patológico”.Sin embargo, un aspecto importante a destacar desde la Antigüedad y presente entodas las épocas es el de la influencia de los hábitos y estilos de vida sobre elproceso de envejecimiento. Así, Cicerón, 44 a.c. en su libro de Senectude decíaque muchos achaques y problemas que se sufren en la vejez no son propiamentedebido a ella, sino al carácter, actitudes y personalidad de los envejecientes.La Organización Panamericana del la Salud en el Año Internacional de las personasde edad en 1999 consideró resaltar el aspecto del envejecimiento y cómo superarmitos tales como: “la mayoría de las personas de edad viven en los paísesdesarrollados”; “todos los adultos mayores se asemejan”; “el hombre y la mujerenvejecen de la misma manera”; “las personas de edad son frágiles, los mayoresno tienen nada que aportar” y ”las personas de edad son una carga económicapara la sociedad”. Sobre esto, sugiere formas para que la formulación de políticaspuedan transformar los principios en prácticas para hacer del envejecimiento activouna realidad mundial.CONCEPTUALIZACIÓN Y CARACTERÍSTICAS DEL PROCESO DELENVEJECIMIENTODefiniciónEl envejecimiento es un proceso universal, continuo, irreversible, dinámico,progresivo, declinante y heterogéneo, y, hasta el momento, inevitable, en el queocurren cambios biopsicosociales resultantes de la interacción de factoresgenéticos, sociales, culturales, del estilo de vida y la presencia de enfermedades. 21
  16. 16. Autocuidado de la Salud para el Adulto Mayor Características del envejecimiento: • Universal, es propio de todos los seres vivos. • Progresivo, porque es un proceso acumulativo. • Continuo, tiene un inicio y final. • Dinámico, porque está en constante cambio, evolución. • Irreversible, no puede detenerse ni revertirse; es definitivo. • Declinante, las funciones del organismo se deterioran en forma gradual hasta conducir a la muerte. • Intrínseco, porque ocurre en el individuo, a pesar de que está influido por factores ambientales, y • Heterogéneo e individual, porque el proceso de envejecimiento no sigue un patrón establecido. Cada especie tiene su propia característica de envejecimiento y varía enormemente de sujeto a sujeto, y de órgano a órgano dentro de la misma persona. Los cambios sobre el organismo causados por el envejecimiento pueden expresarse de dos maneras: envejecimiento normal o primario, referido a los cambios derivados del propio paso del tiempo y su característica universal es el criterio principal; y el envejecimiento patológico o secundario, caracterizado por la presencia de una enfermedad o discapacidad además de los cambios propios del envejecimiento. Desde el punto de vista funcional podemos clasificar en tres grupos a las personas adultas mayores: autovalente, frágil y postrado o terminal: Persona adulta mayor autovalente, es aquella persona mayor capaz de realizar las actividades básicas de la vida diaria. Es decir, aquellas actividades esenciales para el autocuidado, como desplazarse, vestirse, comer, asearse, bañarse y controlar la continencia; y, asimismo, realizar actividades instrumentales de la vida diaria, como cocinar, limpiar, comprar o planchar, usar el teléfono, manejar la medicación, manejar el dinero, realizar tareas o trabajos fuera de casa o salir de la ciudad. Se considera que el 65% de los adultos mayores que viven en la comunidad tienen esta condición. Persona adulta mayor frágil, es la persona con disminución del estado de reserva fisiológica y con un aumento de la susceptibilidad a la discapacidad. Se considera que el 30% de los adultos mayores que viven en la comunidad tienen esta condición. Persona adulta mayor dependiente o postrada, se define así a la persona que tiene una pérdida sustancial del estado de reserva fisiológica asociada a una restricción o ausencia física o funcional que limita o impide el desempeño de las actividades de la vida diaria. Se considera que entre el 3% a un 5% de los que viven en la comunidad tienen esta condición. ¿POR QUÉ ENVEJECEMOS? Envejecer probablemente sea la consecuencia de una serie de factores, internos y externos, que interactúan sobre el organismo a lo largo del tiempo y determinan finalmente un debilitamiento del equilibrio que culmina con la muerte. 22
  17. 17. Manual de Información para ProfesionalesEl proceso del envejecimiento se trata de explicar a través de muchas teorías, dentrode ellas podemos mencionar La Teoría del Envejecimiento Programado, segúnla cual los cuerpos envejecen de acuerdo a un patrón de desarrollo normalestablecido en cada órgano. Para la Teoría del Desgaste Natural, a su vez seenvejece debido al uso continuo. La Teoría Inmunológica, considera que a travésde los años hay disminución de la respuesta inmune ante los antígenos externos, yparadójicamente un aumento a los propios. La Teoría de los Radicales Libresexplica que en el envejecimiento hay una lesión irreversible en la célula. La TeoríaSistémica, describe al envejecimiento como el deterioro de la función del sistemaneuroendócrino, y las Teorías Genéticas, que son las que más se acercan a laintimidad del proceso del envejecimiento, sostienen que en el ciclo de réplica celularse pierde una pequeña porción de ADN hasta provocar la muerte de la célula. Através de estas diferentes teorías, que abordan los aspectos del problema geriátrico,se resalta el hecho de que el envejecimiento es un proceso multifactorial y de ahí lapropia dificultad de explicarlo.Se sabe que el envejecimiento se debe, en gran parte, a las características genéticasdel ser humano y a las de cada individuo, de modo diferente. Sin embargo, elenvejecimiento se ve influido por el medio ambiente y el estilo de vida según el cualcada persona hace uso, abuso y desuso de sus capacidades de modo totalmentepeculiar, dando como resultado una personalísima forma de envejecer. Estos factores:medio ambiente y estilos de vida, son modificables, y por ello se debe considerar laintervención educativa para prever un buen envejecimiento.CAMBIOS BIOSICOSOCIALES DEL ENVEJECIMIENTODentro del proceso de envejecimiento se producen cambios en el funcionamientode las esferas biológica, psicológica y social. Con el paso de los años talestransformaciones predisponen al adulto mayor a presentar variadas enfermedades.Se debe considerar que no todos los procesos están presentes en los adultosmayores debido a que tienen en su desarrollo un caracter individual y heterogéneo,por lo que cada uno llega a tener su propia manera de envejecer. A continuación serevisarán algunos cambios asociados al envejecimiento.Cambios biológicos asociados al envejecimiento1. Anatomía general La estatura, generalmente a partir de los 40 años, disminuye; esta pérdida es más acentuada en las mujeres, evidenciada por los cambios en la postura del cuerpo, disminución de la altura de las vértebras, el encorvamiento de la columna, caderas y piernas, que se arquean. También el peso disminuye a partir de los 50 años y en un 20% el de tejido graso.2. Piel, uñas y cabello La piel se hace más delgada, por la disminución del tejido graso, más seca, más transparente y se vuelve menos elástica “arrugada” y toma un tinte amarillento; presenta depresiones irregulares, pierde su color normal y existe tendencia a los cambios premalignos. Se produce la pérdida de cabello y la aparición de canas. 23
  18. 18. Autocuidado de la Salud para el Adulto Mayor Las uñas reducen su velocidad de crecimiento, aumentan su grosor y se vuelven opacas y más duras. La piel, por su extensión, es el órgano más susceptible de recibir daño ambiental a través de los años, en especial por la acción de la luz solar. 3. Sistema muscular y el esqueleto óseo Entre los 30 y los 80 años se pierde un 30 a 40% de la masa muscular. Dicha pérdida se acelera con la edad. Asimismo, disminuye la fuerza muscular y las capacidades de movimiento y respuesta rápida, y las de reparación o cicatrización de músculos, tendones y ligamentos. La capacidad para formar tejido óseo disminuye, reduciéndose por el contrario el grosor y la masa de los huesos, pues se produce la pérdida de calcio en los de la cadera (osteoporosis), del muslo y en las vértebras. Estos cambios afectan a hombres y mujeres, pero afectan con mayor incidencia a las mujeres durante la menopausia, por la disminución del estrógeno. 4. Sistema nervioso El sistema nervioso se afecta de manera importante con el paso del tiempo. El peso cerebral disminuye con la edad y el flujo cerebral se reduce en un 20%, produciéndose alteraciones y disminución de la síntesis de neuro-transmisores. Estos deterioros, sin embargo, no se traducen necesariamente en cambios intelectuales ni conductuales. Tanto la acumulación de cambios como la actitud con que el sujeto los asume, sí le predisponen a sufrirlos. Los principales son: los reflejos disminuyen en intensidad de respuesta y estructura; y el ciclo del sueño se altera. 5. Oído y audición En el oído externo se produce acumulación de cerumen, que dificulta la audición. Hay adelgazamiento del tímpano y pérdida de su elasticidad, así como disminución de la eficiencia en la conducción de los sonidos. Estos cambios provocan pérdida de audición, principalmente de las tonalidades bajas. 6. Ojo y visión Los cambios de los párpados pueden provocar su caída o suspensión. La córnea pierde transparencia y por depósito de lípidos se produce el “arco senil”. La pupila reduce su tamaño y el iris disminuye su capacidad de acomodación. El cristalino aumenta su tamaño y se vuelve más rígido. Frecuentemente aparecen cataratas. A nivel de la retina se reduce la acumulación de pigmentos, produciéndose pérdida de la agudeza visual con los años. 7. Sistema hormonal Con respecto a la glucosa (azúcar) e insulina se observa una mayor resistencia de los tejidos periféricos a la acción de la insulina, lo que puede condicionar niveles altos de glucosa en la sangre y, por tanto, diabetes. También disminuyen la secreción de glucocorticoides, lo que provoca la pérdida de la capacidad para tolerar el estrés. 24
  19. 19. Manual de Información para Profesionales8. Sistema inmunológico Las defensas inmunológicas presentan cambios por la reducción de las células encargadas de la defensa y la reducción de la respuesta mediante anticuerpos, con una mayor susceptibilidad a infecciones, enfermedades autoinmunes y neoplásicas.9. Sistema cardiovascular En este sistema es sumamente difícil diferenciar entre los cambios propios de la edad y las alteraciones derivadas de diversas enfermedades que se manifiestan a través de los años. El corazón aumenta su tamaño y peso. El músculo cardiaco se llena de grasa, se incrementa el colágeno, que provoca su endurecimiento (fibrosis) y, por ende, rigidez de las cavidades del corazón, alterando el ritmo cardiaco y disminuyendo su fuerza. El interior del corazón se adelgaza, las válvulas se calcifican y el tejido conductor presenta la pérdida progresiva de su actividad. El corazón de la persona adulta mayor generalmente es capaz de mantener adecuadamente un flujo cardíaco suficiente para suplir sus necesidades, pero su adaptación al estrés se reduce paulatinamente con el paso de los años.10. Sistema respiratorio La concentración de oxígeno en la sangre disminuye, debido a que se reduce la capacidad de la caja torácica para expandirse. Aumenta la secreción mucosa de la pared bronquial, por la disminución de la capacidad respiratoria hasta un 30% a los 80 años. Asimismo, disminuye la elasticidad del árbol bronquial y la fuerza muscular en los músculos respiratorios.11. Area cognitiva Entre los cambios cognitivos se pueden considerar la existencia de problemas en la inteligencia fluida o rápida, y no en la inteligencia centrada en la experiencia, que se desarrolla a lo largo de toda la vida. El coeficiente intelectual no parece descender con la edad. Algunos pueden presentar disminución de las respuestas intelectuales, como en la capacidad mental y capacidad de razonamiento abstracto. Puede observarse disminución de la percepción de análisis e integración de la información sensorial, disminución de la memoria reciente o de corto plazo y alguna pérdida de la habilidad de adquirir nuevas habilidades. Estos cambios, que son relativamente normales, no se encuentran en todos los adultos mayores. Existe un grupo numeroso que conservan sus funciones intelectuales y cognitivas intactas y, por tanto, el interés en el mundo. En la personalidad del adulto mayor se pueden observar nuevos signos de maduración, estabilidad emocional. Visión más ponderada de las cosas y hegemonía de valores relacionados con el mundo interior. Sin embargo, puede perder la capacidad de adaptación a nuevas situaciones. 25
  20. 20. Autocuidado de la Salud para el Adulto Mayor 12. Sistema gastrointestinal Existe disminución del tono del esfínter y musculatura del esófago, por ello existe disminución de la deglución, inadecuada relajación del esófago y la digestión se hace lenta, con menor absorción de sustancias y tendencia al estreñimiento. También se presentan por atrofia intestinal de las glándulas intestinales y disminución del peristaltismo, la flatulencia y el dolor abdominal. Se reduce la secreción de ácido clorhídrico y de enzimas. Se altera la absorción de hierro, de calcio, de grasa, de proteínas, de vitamina B12 y de ácido fólico. Disminuye el metabolismo de los fármacos. 13. Sistema genitourinario Disminución de la velocidad de filtración, por lo que se presenta aumento de úrea y creatinina en sangre. Se reduce la excreción de fármacos. Por esclerosis de vasos renales, se es más susceptible al deterioro de la función renal. Existe también un debilitamiento de la musculatura renal y reducción de la fuerza de chorro, por lo que ocurre incontinencia urinaria. También presentan retención urinaria, con aumento de la susceptibilidad a infecciones. En la mujer, existe atrofia genital con estenosis de la vagina, menos elasticidad y lubricación, produciendo dolor en las relaciones sexuales. También disminuye la acidez de las secreciones vaginales, que propicia las infecciones, y se debilita la musculatura pélvica, produciendo prolapso uterino con incontinencia urinaria. Se atrofia el tejido mamario. En el varón existe atrofia testicular con esperma menos viable y en menor volumen, demora la erección y la eyaculación, y hay menos sensibilidad peneana. Cambios psicosociales asociados al envejecimiento El campo psicosocial es de una gran amplitud, por lo que sinterizaremos la descripción aludiendo solamente a los principales cambios. 1. La ideología del “viejismo” Nuestra sociedad tiene prejuicios sobre el “viejo”; identificando esta etapa de la vida con el retiro forzado del trabajo. Considera los cambios biológicos como el inicio de la decadencia física y mental, que hacen del adulto mayor un incapaz, un dependiente y un inútil social. El entorno social es rígido y no está dispuesto a aceptar al “viejo”, esto hace percibirse al adulto mayor como un inadaptado, considerando su deterioro algo malo y fatal. Esta concepción, interiorizada por los adultos mayores, les hace asumir una actitud de resignación y apatía, restringiéndose cualquier iniciativa de superación, debido al gran temor a ser rechazados. 2. La vida laboral El llegar a ser adulto mayor implica para muchos el cese laboral, con pensiones de jubilación bajas, pérdida de competitividad en el mercado laboral. Su trabajo es menos remunerado y cada vez les es más difícil conseguir empleo. Disponen de mayor tiempo libre y se sienten inútiles. Estos cambios producen un gran 26
  21. 21. Manual de Información para Profesionales impacto psicológico, llevando muchas veces a graves y progresivos problemas de depresión, por pérdida de su identificación dentro de la sociedad. Siente que “no son nadie” y pierde su sociabilidad. Por otro lado, la Teoría de la Continuidad refiere que el empleo del tiempo libre evita que se produzca esa crisis de ruptura e identidad social.3. Cambio del rol desempeñado Las etapas de niñez, adolescencia y adultez tienen perfectamente establecidos sus roles, pero para los adultos mayores no existe una definición sociocultural del conjunto de actividades que les serían específicas cuyo desempeño los haría sentirse útiles, y con reconocimiento social, elevando su autoestima. Muchos adultos mayores deben enfrentar los desajustes emocionales de la viudez, unidos en la mayoría de los casos con la independencia de los hijos. Las mujeres viudas tienen mayores probabilidades de vivir solas que los hombres viudos, debido a su longevidad (viven más tiempo) y a motivos culturales (se casan con hombres mayores que ellas). Por esta razón, también, tienen menos probabilidades de contraer nuevo matrimonio después del fallecimiento del cónyuge. La carga de atender a los adultos mayores recae con un peso mayor en las mujeres, pues son ellas quienes atienden a los miembros mayores de la familia, además, de ocuparse de sus esposos e hijos. Las personas adultos mayores deben buscar qué hacer, ocuparse en tareas más o menos valiosas para ellos, aun sin el estímulo de la garantía de que serán reconocidas socialmente. Esto hace que apenas unos pocos logren encontrar su quehacer y que muchos otros deban resignarse al estrecho mundo de las cuatro paredes de su hogar, donde viven como desocupados un transcurrir sin anhelos, sin entusiasmo, y sin horizontes. Sin embargo, muchos se sienten realizados en el matrimonio a medida que se va dejando de mantener la familia y de criar a los hijos. Escogen amigos, como lo hicieron en su juventud, y suelen disfrutar de ellos. Los nietos son importantes para la mayoría de los ancianos y, ellos mismos son para éstos, en crisis o no, una fuente de sabiduría, compañeros de juego, enlace con el pasado y símbolo de la continuidad de la vida familiar. La familia debe recibir el conocimiento necesario para responsabilizarse plenamente del compromiso que supone comprender sus nuevos roles, acoger y compartir su vida con una persona adulta mayor. Valorar cuanto puede brindar esa persona al grupo familiar de positivo y creativo, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de un ser humano querido, lleno de experiencia y vivencias que, de ser escuchadas por los más jóvenes, contribuirán a mejorar la vida de todos los miembros de la familia. Aceptando también todas sus limitaciones, problemas y necesidades.4. Autoestima Muchas veces la autoestima disminuida está asociada a los cambios físicos, psicológicos, ambientales, actitud social, enfermedades y a los estereotipos 27
  22. 22. Autocuidado de la Salud para el Adulto Mayor negativos. Si el adulto mayor se percibe a sí mismo en esos términos, toma una actitud fatalista, de resignación y apatía, inhibiendo así cualquier iniciativa de superación. 5. La depresión La pérdida del entusiasmo de vivir es el trastorno mental más habitual, asociado a todos los cambios y pérdidas y poco puede hacer el adulto mayor para evitar su aparición pero mucho para superarla. Los síntomas somáticos y fisiológicos son más frecuentes e importantes que los emocionales y psicológicos, porque se mezclan con los cambios normales que se producen en la vejez. Puede configurarse esas sensaciones de soledad y aislamiento por el déficit sensorial, disminución del poder adquisitivo, cambios de vivienda, poca cantidad y calidad de los contactos y por la pérdida de sus seres queridos y amigos. 6. Afrontar la muerte Algunos ven el cese de la vida como alternativa, de pasar a “mejor vida” y no como pérdida, pero entre quienes culturalmente lo experimentan como tal, puede significar la eterna pérdida del alma, o de la esencia de su ser único, de su unidad biopsicosocial y espiritual. El adulto mayor tiene menor temor a la muerte que a morir solo, desamparado y con dolor intenso. Las creencias filosóficas y religiosas, sus valores y experiencias son recursos que le ayudan a disminuir sus temores acerca de la muerte. Se considera que adaptarse satisfactoriamente a la idea de la muerte (el “bien morir” de los antiguos filósofos estoicos - prueba de haber llevado una vida sana) puede ser el logro más importante de los últimos años. En resumen, todas las pérdidas biopsicosociales dificultan la satisfacción de las necesidades a las personas que envejecen y restringen las oportunidades de desarrollar sus potencialidades, coactándoles la iniciativa y la posibilidad de controlar su vida y ejercerla plenamente. Por lo que los adultos mayores deben adaptarse adecuadamente a esta crisis de desarrollo con la finalidad de alcanzar un envejecimiento satisfactorio y saludable hasta donde humanamente sea posible. ENVEJECIMIENTO SALUDABLE El desarrollo humano se conceptúa como un continuo devenir, como “ser haciéndose” en forma permanente. Esto implica en cada persona la necesidad de adaptarse a situaciones nuevas a lo largo de la vida. Así, alcanzar un envejecimiento saludable constituye uno de los más grandes retos del ser humano. La OPS, define el estado de salud de los que envejecen, no en términos de déficit sino del mantenimiento de la capacidad funcional. Precisamente, considerar el número y calidad de los años que una persona de edad avanzada puede vivir sin discapacidad ha llevado al desarrollo de la expectativa de vida autónoma. Así, el envejecer en forma saludable está dirigido a adaptarse a los cambios biopsicosociales, conservando la funcionalidad y la satisfacción personal, en cuya adaptación el propio interesado juegue un papel activo. 28
  23. 23. Manual de Información para ProfesionalesSobre como obtener un envejecimiento saludable se han propuesto varias teorías yconceptos, dentro de ellas tenemos:Las Teorías Sociales, son las que tratan de comprender y predecir la adaptaciónsatisfactoria de los adultos mayores. Entre ellas tenemos: la teoría de laDesvinculación o de la Disociación sostenida por Cumming y Henry en 1961,consideran que el retirarse de la interacción social constituye una forma de adaptaciónnatural a la vejez. El adulto mayor aumenta su preocupación por sí mismo,disminuyendo el interés emocional por los demás, acepta con agrado su retiro ycontribuye voluntariamente a él y así mantiene la moral alta. La Teoría de la Actividad,propuesta por Havighurst en 1969, afirma que un alto grado de participación es laclave de lograr un buen envejecimiento y autorrealización; tienen más capacidad deadaptación y están más satisfechos con la vida. También enfatiza que la actividad yla continuidad de las funciones sociales son imprescindibles para mantener laautoestima: dan oportunidad de enfrentar las actitudes aisladoras de la sociedad ypermiten trascender los límites físicos y cognitivos y asumir con entereza lasculminaciones de los papeles propios de la vejez. Según la Teoría de la Continuidad,la adaptación toma en cuenta la personalidad y la persistencia del mismo estilo devida manifiesto a lo largo de la misma.Hay más de una manera de envejecer satisfactoriamente y los patrones que la gentesigue varían con la personalidad individual y en las circunstancias específicas de la vida.La OPS sostiene que los adultos mayores tienen su propio nivel de bienestar y lodefine como “el balance entre los entornos internos y externos y sus procesosemocionales, espirituales, sociales, culturales y físicos que le permite estar en sunivel óptimo de funcionamiento y lograr una existencia buena y satisfactoria”. En elmarco conceptual del nuevo paradigma del envejecimiento, propone que dependeen gran medida de la prevención de las enfermedades y de la discapacidad, delmantenimiento de una gran actividad física y de las funciones cognitivas y de laparticipación constante en actividades sociales y productivas. Así mismo, lasperspectivas adoptadas por el programa mundial de la OMS sobre el envejecimientopresentan un modelo holístico relativo a la salud y al bienestar de las personas deedad que considera en él las siguientes caracteristicas: • Permanente interacción social. • Realizar actividades placenteras. • Ajustarse a los roles familiares, sociales, recreativos, culturales, educativos y laborales. • Utilizar el tiempo libre de la mejor manera posible. • Mantenerse físico y mentalmente sano. • Procurar un ingreso mensual para su sustento y así ser capaz de mantener su propio hogar. • Mantener autonomía, independencia y dignidad de su ser. • Alcanzar la autorrealización.También Litvak (1989), al referirse a los determinantes de un envejecimiento sano,pondera algunos factores, como: 29
  24. 24. Autocuidado de la Salud para el Adulto Mayor • Biomédicos, que desde la perspectiva multidimensional, la autonomía es una buena medición del estado de salud del adulto mayor. • Conductuales, la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad asociada al envejecimiento es la gran tarea, promoviendo estilos de vida saludables a través del autocuidado. • Psicosociales, con la autoayuda, apoyo familiar y comunitario. • Socioeconómicos, participación en la vida económica y productiva y, así mismo, contar con el acceso a los servicios de salud. • Ambientales, contar con una vivienda adecuada, con ambiente sin contaminación y con seguridad en el tránsito vial. Tomando en cuenta los conceptos, premisas y factores antes mencionados, podríamos decir que una persona que vive un envejecimiento saludable es caracterizada por lo siguiente: • Se adapta a los cambios y pérdidas propias del envejecimiento. • Aprende permanentemente, con actitud de crecimiento personal. • Asume con responsabilidad su autocuidado en la salud o enfermedad. • Comparte sabiduría y experiencia. • Trabaja productivamente. • Disfruta del tiempo libre. • Hace ejercicio regularmente. • Consume dieta sana y natural. • Puede satisfacer sus necesidades básicas. • Espera con paciencia los resultados de los eventos de la vida . • Siente que la vida ha valido la pena. • Acepta su vida con sus triunfos y fracasos. • Desempeña un papel útil y satisfactorio. • Es afectuoso, con estado de ánimo positivo y buen humor. • Mantiene una buena autoestima e integridad de su yo. • Cuenta con apoyo social (familia, amigos y comunidad). • Tiene compañía y afecto. • Asume que tiene un proyecto de vida que cumplir. • Es independiente o autovalente. • Tiene seguridad económica y vivienda. • Tiene fe. • Mantiene una actitud positiva hacia la muerte. Los actores llamados a participar en la construcción de un envejecimiento saludable son el Estado, la sociedad, la familia y la persona durante las diversas etapas de su vida. Este proceso impone enormes desafíos y retos pero también enormes oportunidades. Por ello, el Estado debe integrar el proceso de envejecimiento en el contexto más amplio del desarrollo social y económico, y atender la situación de las personas adultas mayores desde la perspectiva de toda la duración de la vida, donde los estilos de vida que favorecen un envejecimiento sano, se forman en etapas tempranas, para construir y alcanzar una futura “sociedad para todas las edades” 30
  25. 25. Manual de Información para Profesionales con longevos sanos, activos y productivos. Asimismo, una estrategia principal es el contar con un enfoque educativo que considere a la persona adulta mayor como protagonista de su propia historia y crecimiento, estimulando una actitud creativa, constructiva, favorable al cambio y futurista, partiendo de la premisa de que la persona construye la vejez que desea. Esto también involucra a la familia y la comunidad en la tarea de promover y apoyar a las personas adultas mayores en convertirse en su propio agente de Autocuidado.IV. EVALUACIÓN • Definir envejecimiento • ¿Cuáles son las características del envejecimiento? • ¿Cuáles son los cambios biopsicosociales del envejecimiento? • ¿Cuáles son las características del envejecimiento saludable?V. BIBLIOGRAFÍA1. BRAVO, G. 1998. “Fisiología del envejecimiento: envejecimiento fisiológico y patológico”. En: P. DURANTE y P. PEDRO. Terapia ocupacional en geriatrías principios y prácticas. Barcelona: Ed. Masson, pp. 51-57.2. BANCO INTERAMERICANO DE DESARROLLO. 2001. Programa para el Envejecimiento Digno, Activo, Productivo y Saludable. Lima.3. DE VICTORIA, Y. 2000. «No podemos dar la espalda al proceso de desarrollo: envejecemos diariamente». Gerontoguía: 1(3) 11-12 (Santiago de Cali).4. KASCHAK, D. y D. JAKOVAC. 1994. Planes de cuidados de geriatría. Barcelona: Ed. Mosby Doyma Libros, pp. 13–25.5. LONG, B. y W. PHILLPPS 1998. Enfermería médico quirúrgica. 3a ed., Nueva York: Ed. Interamericana Mc Graw-Hill. pp. 55-57.6. LITVAK, J. 1989. «Determinantes de un envejecimiento sano». Cuad. Med. Moc.: XXX, (3): 71-78.7. MAESTRE, F. 2002. Era Tabú. El adulto mayor. Lima: Ed. Santillana, pp. 61-62.8. ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE LA SALUD / ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD. 1993. Enfermería gerontológica. Conceptos para la práctica. Madrid: pp. 13-15.9. 1998. Envejecimiento y salud: un cambio de paradigma. 25a Conferencia Sanitaria Panamericana. DC:OPS. Washington: pp. 1-12.10. 1999. El envejecimiento. Cómo superar mitos. Washington: OPS.11. PAPALIA, D. y E. WENDKOS, 1997. Psicología del Desarrollo. 5a ed. Santa Fe de Bogotá: Ed. Mc Graw-Hill Interamericana.12. PROMUDEH. GERENCIA DE DESARROLLO HUMANO. 2002. Plan Nacional para las Personas Adultas Mayores 2002- 2006. Lima: 3–4.13. RODRÍGUEZ, R., J. MORALES, J. ENCINAS, Z. TRUJILLO y C. DHYVERC (comp). 2000. Geriatría. México: Ed. Mc Graw- Hill Interamericana14. SLOANE, P. 1995. «El envejecimiento normal». En: R. HAM y P. SLOANE, Atención primaria en geriatría. Madrid: Ed. Doyma, pp. 21-29.15. VILLANUEVA BENITES, M. 2001. Envejecimiento: historia y mitos, teorias, fragilidad, dependencia y actitud Facultad de Enfermería. Iquitos: Universidad Nacional de la Amazonía Peruana, pp. 2-316. YAGUAS, SANCHO Y LETURIA. 1998. «Aspectos psicológicos del envejecimiento». En: P. DURANTE y P. PEDRO, Terapia ocupacional en geriatría; principios y prácticas. Barcelona: Ed. Masson, pp. 59-66. 31
  26. 26. Manual de Información para Profesionales33
  27. 27. Manual de Información para Profesionales MÓDULO II PROMOCIÓN DE LA SALUD Y EL AUTOCUIDADOI. INTRODUCCIÓN “La salud continúa siendo en el presente siglo un objetivo prioritario para la Organización Mundial de la Salud y para los sistemas nacionales de la mayoría de los países del mundo, y enfatiza que una buena salud es el mejor recurso para el progreso personal, económico y social; y una dimensión importante de calidad de vida” 1 . Así mismo, en sus recomendaciones a los gobiernos respecto del mejoramiento de las condiciones de vida considera que la atención primaria es la mejor estrategia para lograr la salud y bienestar de la población; principalmente enfatizando la promoción de la salud y la prevención de la enfermedad. En la carta de Ottawa de 1986 “La salud se percibe no como un objetivo sino como una fuente de riqueza de la vida cotidiana que es el resultado del autocuidado, el cuidado a los demás, la capacidad de tomar decisiones y controlar la propia vida y de asegurar que la sociedad en que uno vive ofrezca a todos sus miembros la posibilidad de gozar de una buena salud”. Es necesario mencionar que uno de los objetivos de la Organización Mundial de la Salud es motivar a las personas para que tengan como meta ser saludables, sepan cómo mantenerse sanas, realicen cuanto esté a su alcance, sea en forma individual o colectiva, para mantener la salud y busquen ayuda cuando sea necesario. En este planteamiento, el autocuidado se convierte en la principal estrategia para lograr dichos objetivos. El autocuidado es el medio que fomenta al máximo el que las personas asuman la responsabilidad de su propio cuidado para alcanzar y mantener un estado adecuado de salud y bienestar. En este sentido, el equipo de salud juega un papel muy importante como facilitador del aprendizaje y, mediante la divulgación de los conceptos básicos del cuidado de la salud, lograr que la persona sea autovalente en el estos aspectos. 1 COPPARD, L. 1985. «La autoatención de la salud y los ancianos». En: OPS/OMS. Hacia el bienestar de los ancianos. Washington: DC: OPS, Publicación científica, 492. 35
  28. 28. Autocuidado de la Salud para el Adulto MayorII. OBJETIVO Reconocer y comprender la importancia del autocuidado como estrategia orientada al desarrollo de aptitudes personales y de la adquisición de habilidades y conocimientos que permitan adoptar conductas que promuevan un envejecimiento saludable, tomando en cuenta las individualidades, necesidades y potencialidades de las personas adultas mayores.III. CONTENIDO • Promoción de la salud • ¿Qué es autocuidado? Componentes. Objetivos. • Importancia del autocuidado en los adultos mayores. • Autocuidado y aprendizaje en los adultos mayores. PROMOCIÓN DE LA SALUD Cuando hablamos de la salud y bienestar de la población no podemos desconocer que los servicios de salud no han conseguido llegar a quienes han estado alejados de ellos y que por consiguiente, las posibilidades de mejorar la condición humana son grandes y urgentes. La Organización Mundial de la Salud declara que la salud es “un estado de completo bienestar físico, mental y social y no simplemente la ausencia de enfermedad”. Armonizando con esta nueva concepción de salud, Ebersole y Hess definen que, para la persona de edad avanzada, “bienestar es el balance entre sus entornos internos y externos y sus procesos emocionales, espirituales, sociales-culturales y físicos, que le permitan estar en su nivel óptimo de funcionamiento y lograr una existencia buena y satisfactoria”2. En la declaración de Alma Ata (Mongolia) la OMS reitera que “La salud es un derecho fundamental’. Establece la responsabilidad del Estado y señala que la atención primaria es la estrategia para alcanzar esa meta. Así mismo, en la Carta de Ottawa, emanada de la Primera Conferencia Internacional sobre Promoción de la Salud en 1986, señala que “la promoción de la salud consiste en proporcionar a los pueblos los medios necesarios para mejorar la salud y ejercer mayor control de la misma y que para alcanzar el estado adecuado de bienestar físico, mental y social un individuo o grupo debe ser capaz de identificar y realizar sus aspiraciones, de satisfacer sus necesidades y de cambiar y adaptarse al medio ambiente con un espíritu de autorresponsabilidad y autodeterminación”. Por otro lado, Jake Epp, sintetiza que la promoción de la salud se consigue a través de tres mecanismos: 2 ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE LA SALUD / ORGANIZACIÓN MUNDIAL DE LA SALUD. 1993. Enfermería gerontológica. Conceptos para la práctica. Washington: OPS/OMS. 36
  29. 29. Manual de Información para Profesionales • Autocuidado, decisiones y acciones que el individuo toma en beneficio de su propia salud. • Ayuda mutua o acciones que las personas realizan para ayudarse unas a otras. • Entornos sanos o creación de las condiciones que favorecen la salud.Por ello, se puede considerar que la promoción de la salud es la mejor alternativapara crear un futuro saludable, y en ese sentido el Autocuidado como conceptoeducativo es la estrategia de elección para lograrlo.¿QUÉ ES AUTOCUIDADO?Varias definiciones se han dado sobre lo que es autocuidado. Como resumen deellas, podemos considerar: que autocuidado es asumir voluntariamente laresponsabilidad sobre el cuidado de su propia salud.Según Coppard, el autocuidado comprende todas las acciones y decisiones quetoma una persona dirigidas a mantener y mejorar la salud para prevenir, diagnosticary tratar su enfermedad; y las decisiones de utilizar los sistemas de apoyo formales einformales de salud.Orem, en su teoría de enfermería sobre autocuidado, lo define como “la práctica deactividades que una persona inicia y realiza por su propia voluntad para mantener lavida, la salud y el bienestar”. Afirma, que el autocuidado es una conducta que seaprende y surge de combinaciones de experiencias cognitivas y sociales.Así, Orem y Coppard, comparten el criterio de que una persona puede convertirsepor sí misma, o con ayuda de otros, en su propio agente de autocuidado.Las concepciones mencionadas sobre el autocuidado deben tomar en cuenta lasnecesidades y potencialidades de hombres y mujeres. Se deben considerar lassiguientes actividades: • Promoción y fomento de la salud a través de la práctica de estilos de vida saludables. • Prevención de la enfermedad a través del control y disminución de factores de riesgo. • Mantenimiento, recuperación de la salud y rehabilitación. • También incluye conductas de carácter social, afectivo, psicológico y otras, que promuevan la satisfacción de las necesidades básicas del hombre y mujer como ser holístico.Por lo tanto, cuando hablamos del adulto mayor este abordaje exige que el trabajose organice en equipo, como bien lo señala Busse cuando afirma que el autocuidadoy la gerontología se basan en enfoques multidisciplinarios y que el equipo de salud,en razón de su preparación y responsabilidad profesional, está llamado a convertirseen agente facilitador de ese proceso. El adulto mayor no debe ser sólo un destinatariopasivo de los servicios de salud, sino que debe convertirse en un elementoparticipativo. Así lo afirmó Halfdan Mahler, ex director general de la OMS: “es 37
  30. 30. Autocuidado de la Salud para el Adulto Mayor necesario tener en cuenta que todo aumento significativo en el bienestar físico, mental o social depende en gran medida de la determinación del individuo y de la comunidad de ocuparse de sí mismo”. Así mismo, el autocuidado no es sólo una función de los profesionales sino que involucra al adulto mayor, a la familia, a los vecinos, a los grupos voluntarios y a la comunidad en general. COMPONENTES DEL AUTOCUIDADO Se reconoce como componentes básicos del autocuidado a la autoestima, el autoconcepto y la autodeterminación. La autoestima es la valoración que tiene la persona de sí misma. Siendo necesario para un autocuidado adecuado que la persona tenga una autovaloración positiva. El autoconcepto es el conjunto de pensamientos, ideas, creencias, opiniones y percepciones respecto de nosotros mismos en base a la autoobservación o autoconocimiento de cada persona de sus componentes orgánico, psicológico, social y espiritual. Es importante, por ello, que la persona tenga un autoconcepto positivo para favorecer su autocuidado. La autodeterminación es la toma de decisiones a nivel personal en todos los aspectos de la vida de la persona. Abarca el cumplimiento de metas en las múltiples esferas del ser humano partiendo del autoanálisis y autoafirmación, y promueve su transformación y desarrollo personal a partir del disfrute de su condición humana. OBJETIVOS DEL AUTOCUIDADO Los programas de autocuidado tienen por objetivo ayudar a las personas a: • Aceptar la responsabilidad por su propio cuidado. • Realizar acciones tendientes a prevenir enfermedades y a promover la salud. • Aprender destrezas y habilidades para observar, descubrir y manejar enfermedades comunes, lesiones y urgencias. • Controlar las enfermedades crónicas y la rehabilitación. • Aprender a usar los recursos de salud y sociales en forma adecuada. • Por tanto, la mayoría de estas habilidades son relativamente fáciles de enseñar y aprender, con pocos riesgos de que se produzcan consecuencias indeseables. IMPORTANCIA DEL AUTOCUIDADO EN LOS ADULTOS MAYORES Se ha demostrado que los programas de autocuidado han conseguido en los adultos mayores: • Mantener la capacidad funcional (biopsicosocial) del adulto mayor y prevenir algunas enfermedades. • Hacer menos grave la enfermedad o discapacidad. • Mejorar la interacción entre las personas mayores y los sistemas de servicios sociales y de salud por medio de la difusión de más y mejor información. 38
  31. 31. Manual de Información para ProfesionalesSe hace necesario destacar que el fundamento del autocuidado es un compromiso,pues expresa un acto de reafirmación, al manifestar el individuo su necesidad deactuar ante una situación reconocida de valor personal o social.Se reconoce al autocuidado como elemento que promueve el desarrollo humanointegral. Propicia la independencia expresada en el protagonismo real de laspersonas de su propio destino en los distintos espacios de su vida.Esto nos indica lo útil que resulta para los familiares y equipo de salud trabajar paraconsolidar el compromiso de los adultos mayores, con el autocuidado de su salud.Se revela necesario tanto en la promoción de la salud, como en la prevención, curay rehabilitación de las enfermedades, alcanzando la máxima independencia funcionaly autonomía posible.AUTOCUIDADO Y APRENDIZAJE EN LOS ADULTOS MAYORESEl aprendizaje y el autocuidado son dos actividades estrechamente vinculadas. Elproceso educativo se convierte en el elemento básico e indispensable para eldesarrollo de potencialidades de las personas en el cuidado de su salud. Así mismo,la responsabilidad profesional frente a la Educación para el Autocuidado (EPA)varía según las etapas del proceso salud-enfermedad; pero, en cualquier etapa enque se haga efectiva la educación para el autocuidado, ésta siempre tendrá comoobjetivo lograr en el menor tiempo posible la independencia de la persona parasatisfacer sus necesidades básicas.La salud pública y las políticas sociales y de salud deben reconocer cuáles son losfactores que determinan el estilo de vida de las personas, cuáles son las fuerzasque condicionan la conductas de salud y cuáles son las variables que influyen en ladifusión de los conocimientos, adquisición de actitudes y prácticas de autocuidadoen salud. Sean éstas favorables o desfavorables. Esto significa que el autocuidadoes también responsabilidad de la sociedad y el Estado, es decir, que no es solamenteresponsabilidad de las personas adultas mayores.Muchas de las conductas convenientes para la conservación de la salud se aprendena través de la educación informal y del modelaje. Sin embargo, cuando hablamos demodificar conductas de salud se debe preparar a las personas, intelectual yemocionalmente, para que adopten una actitud y conducta favorables; y esto esposible a través de un diálogo educativo. Por ello, responsabilidad del facilitador ensalud es crear las condiciones para que ocurra este diálogo educativo, a fin de quese cumpla la tarea de ayudar a la persona para que se estimule todas suspotencialidades y ser capaz de asumir la responsabilidad de su propia existencia;ejerciendo así, la libertad de optar y hacerse responsable de sus opciones. En elproceso de aprendizaje se hace necesario recordar el Modelo Andragógicodesarrollado por Knowles para el aprendizaje de los adultos, el cual señala aspectosfundamentales de este proceso. Este modelo se basa en los siguientes postulados: 1. La necesidad de conocer. 2. El autoconcepto del que aprende. 39
  32. 32. Autocuidado de la Salud para el Adulto Mayor 3. La experiencia del que aprende. 4. La disposición del que aprende. 5. La orientación del que aprende. 6. La motivación. La necesidad de conocer tiene su fundamento en la razón por la cual las persona quiere conocer y aprender. La necesidad de aprender primero es una necesidad emocional. El autoconcepto se sostiene en la forma en que los adultos se perciben a sí mismos (y desean ser percibidos). Se sienten personas capaces de tomar sus propias decisiones, y de responsabilizarse de ellas y por sus vidas. La experiencia, está dertermindana por la edad la cual aumenta la experiencia individual de vida. Ésta es convertida en fuente de aprendizaje relevante, aun cuando en ocasiones puede funcionar como barrera. Por su tipo de disposición los adultos se sienten orientados a aprender lo que les resulta de utilidad, y la motivación, constituye el elemento determinante de aprendizaje de los adultos. Aún cuando no se discute la capacidad de aprendizaje de la persona adulta mayor, es necesario señalar algunos otros postulados o principios de aprendizaje referidos al proceso en esta etapa de la vida: Las personas adultas mayores aprenden mejor cuando: • En general, gozan de buena salud. • Su visión y audición están en las mejores condiciones posibles y cuando el ambiente de aprendizaje puede compensar algunas pérdidas de agudeza visual o auditiva. • Su autoconcepto es positivo y alta su autoestima. • Está en un medio que provee relaciones confiables, con oportunidades para interacciones interpersonales con el facilitador y con otros aprendices, y con apoyo y seguridad para favorecer nuevas conductas. • Son estimulados o motivados a un nivel óptimo a través de fuentes internas y externas. • No tienen estrés ni ansiedad. • El contenido es relevante de experiencias de vida pasadas o presentes. Otros aspectos o factores importantes en el proceso de aprendizaje es el sistema de valores, creencias y la cultura. Uno de los modelos más conocidos y utilizados en la educación para la salud en adultos mayores es el de creencias relativas a la salud. Ellos adoptarán algunas conductas si creen que lo que harán será positivo para su salud y bienestar. También la forma de autocuidarse está influida por la edad, nivel de instrucción, estado de salud, estado civil, roles que desempeña, entre otros. Como el envejecimiento es individual, es muy importante tener en cuenta la autoestima, el autoconocimiento y la autodeterminación, los cuales son considerados como componentes básicos del autocuidado. 40
  33. 33. Manual de Información para ProfesionalesEste modelo andragógico ofrece al que aprende las fuentes que lo ayudan a adquiririnformación, conocimientos, habilidades, destrezas y actitudes por sí mismo. Elaprendiz se convierte, de esta manera, en el motor y protagonista de su propioaprendizaje. Dentro de sus estrategias destaca lo siguiente: “Si lo oigo, lo olvido; silo veo, lo recuerdo; si lo hago, lo sé y si lo descubro lo uso”3 .Incorporar a las sesiones educativas a uno o varios miembros de la familia o personasallegadas al adulto mayor puede convertirse en una excelente fuente de apoyo yrefuerzo para las acciones que se emprendan con él, a fin de ayudarlos a convertirseen su propio agente de autocuidado.• El Modelo Básico Gerontológico de Aprendizaje, de Rendón y colaboradores,plantea recomendaciones y estrategias para facilitar el proceso de aprendizaje dela personas adultas mayores. Señalando que las funciones intelectuales no sedeterioran automáticamente con la edad. Por el contrario; el proceso de aprendizajepuede desarrollarse en forma dinámica y fluída durante toda la existencia. Noobstante, hay que tener en cuenta variables que influyen en el proceso de aprendizaje,tales como las alteraciones en la percepción sensorial, motivación, tiempo derespuesta, memoria, y nivel de energía física y mental que demanda:• Percepción sensorial. En el envejecimiento se produce un impacto importanteen los órganos de lo sentidos y el sistema nervioso que puede interferir en el procesode aprendizaje de los adultos mayores; por lo que en el proceso de aprendizaje sedeben incorporar estrategias de enseñanza que minimicen dichas interferencias.Se recomienda: En la visión: • Eliminar superficies brillantes. • No usar color rojo, azul, anaranjado o verde sobre papel blanco que dificultan la apreciación; es preferible usar pizarra negra y tiza blanca. • El personal que facilita el aprendizaje no debe colocarse de espalda a la ventana iluminada, pues sería difícil percibirlos a causa del deslumbramiento. En la audición: • Utilizar tonos graves. • No gritar ni elevar la voz • Hablar colocándose enfrente de la persona. • Disminuir ruidos ambientales.• La motivación. En los adultos mayores determina en gran medida el grado deaprendizaje; mientras más importante, significativo y aplicable sea el nuevoconocimiento para ellos, más alta será la motivación y deseo de aprender. Por ello,el personal o facilitador debe desarrollar las acciones necesarias para mantener unalto nivel de interés personal.3 MAGENZO, K. y M. CATALDO. 1992. Educación, salud y comunidad. Santiago Chile: Ed. PHE. 41
  34. 34. Autocuidado de la Salud para el Adulto Mayor • Tiempo de respuesta. Ésta se alarga y en consecuencia necesita más tiempo para procesar la información y producir respuesta. Por otra parte se presentan dificultades para responder a estímulos múltiples y simultáneos. Se recomienda: • No exigir al adulto mayor que realice tareas en un tiempo determinado, ni apresurarlo para que las finalice. • Reducir la cantidad de material y velocidad con que se presenta la información, para compensar la demora en tiempo de respuesta. • Presentar material en pequeñas unidades, para fomentar la percepción, adquisición, codificación y almacenamiento de la información. • La memoria. Es afectada sobre todo la de tipo reciente, lo que determina que se debe utilizar técnicas de enseñanza específicas, que tiendan a compensar la deficiencia. Se recomienda: • Fraccionar la información en pequeñas unidades. • Organizarlas con experiencias previas. • Utilizar ejemplos y demostraciones. • Utilizar la repetición cuantas veces sea necesario. • Dar a cada persona el tiempo que precisa para adquirir, transformar y almacenar la información. Es así mismo, trascendental, el proceso de la inteligencia. La inteligencia desarrollada producto de la experiencia de vida aumenta con el paso de los años. En cambio la que necesita integridad neurológica y bioquímica disminuye con la edad. Es relevante la utilización de experiencias pasadas para el aprendizaje del adulto mayor. • El nivel de energía. Es otro aspecto determinante para el proceso de aprendizaje. Por esta misma razón, en la sesión educativa se debe tener en cuenta el tiempo de la misma, los medios audiovisuales y las metodologías participativas: • El tiempo: se recomienda que las sesiones educativas no sobrepasen de 30 minutos y permitan periodos de descanso si es necesario, con el propósito de que el adulto mayor mantenga los niveles adecuados de energía, atención y concentración. Cuando se trata de sesiones en grupo se recomienda que los participantes no sean más de 10, a fin de estimular la participación activa de todos utilizando al máximo sus experiencias de vida. También estimula la participación general el hecho de sentarse en círculo junto al trabajador de salud. • Los medios audiovisuales: utilizar imágenes fijas o con velocidad controlada en lugar de películas convencionales en las que las imágenes se suceden rápidamente. Así mismo, utilizar imágenes de personas mayores, ya que de esa manera se produce con más facilidad la identificación con el modelo. Si se aplica medios escritos que sea letra grande y de tipo imprenta (o, por lo menos, en caracteres tipográficos). 42

×