Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Colegio Precursor                                                                              Departamento de Ciencias So...
Egipto constaba de dos grandes unidades geográficas: el Bajo Egipto, en el delta del río, cercano a su
desembocadura en el...
Civilizaciones de la India


          La primera civilización de la India se desarrolló alrededor del año 2500 a.C. en la...
Los chinos lograron un gran desarrollo cultural, inventaron la brújula, el compás, el papel, la
tinta y la pólvora, que us...
Las Primeras Civilizaciones
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Las Primeras Civilizaciones

75,581 views

Published on

Published in: Technology

Las Primeras Civilizaciones

  1. 1. Colegio Precursor Departamento de Ciencias Sociales Francisco de Miranda Profesor: Gerardo Vásquez Orrego RBD 14770-2 Quillota Las Primeras Civilizaciones La civilización sumeria: En Mesopotamia, región del Cercano Oriente ubicada entre los ríos Éufrates y Tigris, surgió la primera civilización de la historia: la de los sumerios. Esta civilización, igual como ocurriría después en Egipto, India y China, se desarrolló en torno a ríos cuyas aguas se utilizaban para regar amplias planicies, permitiendo una agricultura de alto rendimiento, especialmente de cereales, que generaba grandes excedentes alimenticios. En el sur de Mesopotamia se localizaron las ciudades sumerias, tales como Ur, Uruk, Kish, Lagash y Umma. En cuanto a la organización política, cada ciudad constituía un Estado, tenía su propio gobierno, leyes y ejército. La autoridad máxima era un rey que ejercía el poder en representación de los dioses y que también controlaba las tierras de cultivo de los alrededores y sus habitantes. Las ciudades eran amuralladas, con calles estrechas, casas de ladrillo de adobe, plazas, mercados, escuelas, etc. En un lugar central se ubicaba el monumental templo o zigurat, dedicado al dios principal de la ciudad. El templo no era solo un centro religioso; era también la sede del gobierno y el principal centro económico controlado por la autoridad. Contaba con innumerables funcionarios, comerciantes, artesanos, sirvientes y esclavos, ya que allí funcionaban talleres artesanales, se almacenaban y distribuían alimentos y otros productos, se cobraban los impuestos, se hacían préstamos, se controlaba parte del comercio que se realizaba principalmente a través del río Éufrates y se administraban los extensos territorios que le pertenecían en los campos de los alrededores. Con respecto a la organización social, la sociedad sumeria era jerárquica y estratificada, al igual que las de todas las civilizaciones. En la cúspide de la pirámide social se encontraba el rey, a quien seguía en importancia una elite de sacerdotes, jefes militares y funcionarios de alto nivel. A continuación se ubicaban los comerciantes, funcionarios menores, artesanos especializados y, luego, los campesinos y artesanos. El nivel más bajo de la sociedad correspondía a los esclavos. Generalmente se trataba de prisioneros de guerra, aunque podían convertirse en esclavos quienes eran condenados a esa condición por una disposición judicial o por deudas. En la religión, los sumerios eran politeístas; creían en numerosos dioses inmortales y muy poderosos, que controlaban el universo de acuerdo a ciertas leyes. Eran representados con forma humana. Existía una jerarquía de dioses, siendo los cuatro principales An, el dios del cielo; Ki, la diosa de la tierra; Enlil, el dios del aire; y Enki, el dios del agua. De gran importancia también eran los dioses y diosas protectores o patronos de una determinada ciudad, a quienes se dedicaban los grandes templos. Según la creencia sumeria, cuando los seres humanos morían, sus espíritus descendían al mundo inferior, donde la vida era más lamentable que la de este mundo. Los sumerios alcanzaron un gran desarrollo cultural. La centralizada organización de los sumerios requería de un complejo sistema de contabilidad que dio paso a la invención de la escritura. La escritura cuneiforme, llamada así por la forma de cuña que tenían sus casi 700 signos, fue la primera escritura de la humanidad. Era muy compleja, lo que hacía de los escribas personas destacadas en la sociedad. Aunque nació de la necesidad de llevar cuentas, permitió registrar leyes, el saber científico y desarrollar la literatura. Los sumerios también destacaron en el área de la astronomía y la matemática: descubrieron cinco planetas, elaboraron un calendario lunar de 12 meses divididos en semanas de 7 días y utilizaron un sistema matemático sexagesimal (basado en el número 60) para medir las circunferencias y dividir las horas y minutos. Inventaron complejos sistemas de regadío y construyeron embalses para disponer de agua durante todo el año. La civilización Egipcia: La civilización de Egipto Antiguo fue la primera civilización del continente africano y llegó a ocupar una extensión territorial mucho mayor que el Egipto actual. Floreció en medio de una región desértica en torno al río Nilo. Todos los años este río tenía una crecida que inundaba extensos terrenos, proporcionando agua y un fértil limo (barro fertilizante), llamado légamo, el cual hacía posible una agricultura de alto rendimiento, base de su economía.
  2. 2. Egipto constaba de dos grandes unidades geográficas: el Bajo Egipto, en el delta del río, cercano a su desembocadura en el mar Mediterráneo, y el Alto Egipto, situado más al sur. Ambas regiones habrían sido unificadas hacia el año 3.000 a.C. por el rey del Alto Egipto, Narmer, quien se habría convertido en el primer faraón y fundador de la primera dinastía. A lo largo de la historia egipcia se sucederían 31 dinastías o familias reinantes. La organización política estaba centralizada en un gobernante de poder absoluto, el faraón. Era la máxima autoridad, jefe del gobierno, jefe del ejército y jefe religioso, considerado además como un dios verdadero. Contaba con un gran número de ministros y funcionarios para poder gobernar el país. El visir era una especie de primer ministro y siempre estaba junto al faraón. Otros asistentes eran los consejeros, los escribas y los gobernantes de las provincias. En cuanto a la organización social, la sociedad egipcia tenía un alto grado de jerarquización y estratificación. El faraón ocupaba el lugar superior de la pirámide social. Sacerdotes y nobles le seguían en importancia, ocupando estos últimos altos cargos en la administración y el ejército. Los funcionarios y escribas venían a continuación, sumándose los más ricos comerciantes y algunos profesionales de prestigio (médicos o arquitectos, por ejemplo). Los artesanos, pequeños comerciantes y campesinos se encontraban en la base de la pirámide social, considerando a los hombres libres, ya que en último lugar se encontraban los esclavos, que en su mayoría pertenecían al Estado o a los templos. En relación a la economía, la principal actividad era la agricultura, de la cual obtenían abundantes cosechas de cereales como el trigo y la cebada. También criaban animales como cerdos, ovejas, cabras, patos y gansos. Los excedentes alimenticios les permitieron desarrollar un importante comercio, destacando la exportación de lino y papiro. Este se realizaba principalmente en embarcaciones que navegaban por el río Nilo y el mar Mediterráneo. El pueblo egipcio tuvo una religión politeísta y adoró a numerosas divinidades. Solían ser representadas con cuerpo humano y cabeza de animal. Se rendía culto a dioses locales pero también había un culto estatal organizado en torno a los grandes dioses, dueños y señores de Egipto. El más importante era Ra, el dios sol, creador de la naturaleza y de la humanidad y a quien se reverenciaba como dador de luz, calor y vida. Otras divinidades de gran importancia eran Osiris, Isis y Horus. Eran los protagonistas de un mito que relataba el origen de Egipto y que constituía la base de la creencia en la inmortalidad y en la vida ultraterrena. Esta creencia impregnó toda la cultura egipcia y se manifestó, por ejemplo, en el arte, en la preocupación por las tumbas, en la práctica del embalsamamiento y, en estrecha relación con esta, en el desarrollo alcanzado por la medicina. Las manifestaciones de la cultura egipcia son múltiples. Los egipcios desarrollaron sistemas de escritura diversos. La más antigua es la jeroglífica, escritura sagrada que era conocida por muy pocos y que se empleaba en sarcófagos, tumbas, monumentos y esculturas. Más adelante surgió la escritura hierática, un poco más simple que la jeroglífica y que se escribía sobre papiros y solía usarse para textos literarios y científicos. Finalmente, en el Imperio Nuevo, se desarrolló la escritura demótica, más simple y difundida, de trazo rápido y sencillo, utilizada para asuntos cotidianos, transacciones comerciales, etc. El arte y la arquitectura egipcia se cultivaron a la luz de la religión. Las pirámides –grandes construcciones monumentales–, eran tumbas reales que permanecen en pie hasta la actualidad, destacando las de Keops, Kefren y Micerino. Estas se decoraban con imágenes religiosas y de la vida cotidiana. En la ciencia, los egipcios fueron grandes observadores de las estrellas, estableciendo un calendario de 365 días con 12 meses de 30 días, más 5 días adicionales. También desarrollaron las matemáticas que aplicaban en la arquitectura y en sus obras hidráulicas.
  3. 3. Civilizaciones de la India La primera civilización de la India se desarrolló alrededor del año 2500 a.C. en la fértil llanura del río Indo. Se conoce como civilización del Indo o civilización de Mohenjo-Daró y Harappa, nombres de sus dos ciudades principales, que llegaron a contar con 30.000 a 40.000 habitantes. La población de ciudades y poblados menores se sustentaba gracias a una agricultura de alto rendimiento favorecida por la construcción de diques y canales. Cultivaban trigo, cebada, guisantes, sésamo y probablemente fueron los primeros en cosechar algodón y hacer telas con sus fibras. Mohenjó-Daró y Harappa eran ciudades amuralladas y muy bien planificadas. Las calles estaban trazadas en ángulos rectos, las construcciones eran de ladrillos del mismo tamaño y había un elaborado sistema de alcantarillado cubierto. Existía una clara división entre las casas de las diferentes clases sociales. También había edificios públicos y amplios graneros para el almacenamiento y posterior distribución de los cereales. El comercio parece haber sido muy activo, al igual que la metalurgia, ya que se conservan numerosos sellos de comerciantes, así como objetos de cobre, bronce, plomo y estaño y restos de hornos de fundición. Tenían un sistema de escritura con gran cantidad de signos, que aún no se descifra. Alrededor del año 1500 a.C. pueblos indoeuropeos o arios llegaron desde el norte, dominaron la región y se impusieron sobre la población local, dando origen a la civilización hindú. Trajeron con ellos el caballo, desarrollaron y difundieron el idioma sánscrito e incorporaron sus dioses y diosas y un conjunto de mitos y leyendas. Hacia el 1.000 a.C., se desplazaron hacia el sur, al rico valle del río Ganges donde el cultivo del arroz se convirtió en la actividad agrícola predominante. En los nuevos asentamientos impusieron el sistema de castas como base de la organización social, así como su organización política y económica. En cuanto a la religión, en India se desarrolló el brahmanismo o hinduismo, cuyas enseñanzas se encuentran contenidas en los libros sagrados de los Vedas y el budismo, sistema religioso monástico fundado en el siglo VI a.C por Siddartha Gautama, más tarde denominado Buda. Algunos de los aportes culturales de las civilizaciones de la India fueron la arquitectura monumental vinculada a la religión, la lengua sánscrito y el ajedrez. Asimismo, las sociedades hindúes realizaron importantes avances en el ámbito de las matemáticas: inventaron los números que usamos en la actualidad y desarrollaron los fundamentos del álgebra y la trigonometría. La civilización china El núcleo original de la civilización china fue la llanura del río Amarillo, en Asia oriental, pero la población comenzó a extenderse hacia el sur, llegando a poblar el valle del río Azul que tenía un clima más cálido y propicio al cultivo del arroz, actividad económica principal. Hay vestigios que revelan que esta zona habría estado poblada desde el Paleolítico, período a partir del cual se habrían producido múltiples transformaciones hasta dar origen a las llamadas “dinastías históricas” a partir del 1770 a.C, con la dinastía Shang. Con ella se encuentran los primeros indicios de la civilización china. No obstante, la historia del Imperio chino propiamente tal se inició en el siglo III, cuando Shi Huang ti, de la dinastía Ch’in, logró unir los diversos reinos de la región y fue proclamado emperador. Impuso una misma legislación y una misma escritura basada en caracteres ideográficos y unificó la lengua al chino mandarín. Mandó a construir carreteras que unieron al imperio y la famosa Muralla China, cuya longitud alcanza los 6.000 kilómetros, para defenderse de los mongoles. En la antigua China, el gobierno se encontraba en manos del emperador que ejercía su autoridad de forma absoluta. Era asesorado por los mandarines, funcionarios que recibían una educación especial y se encargaban de la administración del país y de la defensa de las costumbres y las tradiciones. Como todas las civilizaciones antiguas, la sociedad era fuertemente jerárquica, en cuya cima se encontraba la familia imperial. Le seguían los mandarines y, a continuación, los grandes propietarios de la tierra. En la base de la pirámide social se encontraba un reducido número de artesanos y pequeños comerciantes y la gran masa de campesinos. Su religión fue influida por dos grandes pensadores: Lao- Tse (fundador del Taoísmo) y Confucio.
  4. 4. Los chinos lograron un gran desarrollo cultural, inventaron la brújula, el compás, el papel, la tinta y la pólvora, que usaban para los fuegos artificiales. Desarrollaron un refinado gusto que se aprecia en la creación de la porcelana y la seda, productos que fueron la base del comercio con Europa a través de la ruta de la seda. En cuanto a la arquitectura destacan la belleza de las pagodas (templos) y de las grandes campanas de bronce. Desarrollaron además la pintura paisajista y la milenaria acupuntura. Las primeras civilizaciones americanas La civilización olmeca Hacia el año 1200 a.C., en el área mesoamericana se desarrolló la civilización olmeca. En la zona del golfo de México los olmecas construyeron centros urbanos de carácter ceremonial o religioso, cuya monumentalidad es un indicio de su alto nivel de organización. Entre los principales se cuentan los denominados San Lorenzo, La Venta, Tres Zapotes y Laguna de los Cerros. La población urbana era sostenida por una agricultura basada fundamentalmente en el cultivo del maíz. Además de cultivar en las llanuras fértiles, se practicaba el sistema de tala y roza en las zonas selváticas. El comercio también fue una importante actividad que les permitió contar con productos de diversas zonas de la región, como el cacao (materia prima del chocolate), el hule (caucho utilizado para elaborar pelotas), la sal, el basalto. Además de los caminos, utilizaron los ríos como vías de comunicación. El más llamativo vestigio material de esta civilización es la escultura monumental: cabezas colosales, altares, tronos, estelas, columnas, todos ellos esculpidos en piedra que transportaban desde lugares lejanos con un sistema que aún se desconoce. La civilización olmeca es considerada la “civilización madre” de Mesoamérica, ya que muchos de sus avances fueron la base de la tradición cultural de dicha área, como el sistema de escritura, los calendarios, el sistema matemático vigesimal, la práctica ritual del juego de la pelota, las formas arquitectónicas piramidales y el culto a ciertas divinidades como el jaguar, el dios del fuego, etc. La civilización de Chavín de Huantar El área andina en América del Sur fue otro foco de surgimiento de civilizaciones. En el segundo milenio a.C. se habrían construido grandes ciudades que actuaban como elementos unificadores de las pequeñas comunidades. Eran centros ceremoniales, sedes del poder político y cumplían con la función económica de almacenar y distribuir los excedentes alimenticios. Uno de ellos era Chavín de Huantar, ubicado en la sierra peruana, a 3150 metros de altitud. Construido hacia el año 1200 a.C., desde el año 900 a.C., habría aumentado su importancia, convirtiéndose en lugar de peregrinaje y centro de importantes ceremonias religiosas. Las creencias religiosas se centraban en un gran número de seres sobrenaturales que se representaban con rasgos zoomorfos y antropomorfos y constituían divinidades ligadas al mundo natural, destacando el culto al felino; la imagen del hombre-jaguar es un motivo que aparece frecuentemente en la producción artística. Mapa primera Civilizaciones.

×