La Neurocirugi­a en Colombia 50 Años

6,705 views

Published on

Published in: Health & Medicine
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
6,705
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
417
Actions
Shares
0
Downloads
53
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La Neurocirugi­a en Colombia 50 Años

  1. 1. La Neurocirugía en Colombia 50 años de asociación 1962-2012REMBERTO BURGOS DE LA ESPRIELLA MARLYN AHUMADA YANET
  2. 2. La Neurocirugía en Colombia 50 años de asociación 1962-2012 Bogotá, D.C., 2012REMBERTO BURGOS DE LA ESPRIELLA MARLYN AHUMADA YANET
  3. 3. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN ASOCIACIÓN COLOMBIANA DE NEUROCIRUGÍA Dr. Juan Carlos Oviedo Cañón Presidente Dr. Hernando Cifuentes Lobelo Presidente electo Dr. Leonardo J. Domínguez D. Vicepresidente Dr. Gerardo A. Hernández A. Secretario Dr. Gustavo A. Uriza Sinisterra Tesorero Dr. Alberto Dau Acosta Bibliotecario Dr. Kemel Ahmed Ghotme Ghotme Coordinador página electrónica Fotografía y fotoilustraciones Manuel Valle manuelvalle@gmail.com Diseño y diagramación ACE - Alianza en Comunicación Empresarial Ltda. Impresión Impresores Mohler Ltda. ISBN 978-958-57578-0-6 Asociación Colombiana de Neurocirugía Calle 98 No. 22-64 Telefax: 6100090 Correo electrónico: info@acncx.org Página web: www.acncx.org Bogotá, D.C., Colombia Septiembre de 20122
  4. 4. Para María Stella:dulzura e inspiración de mi vida, fuente de fortaleza en esta senda. A los Neurocirujanos,que le salvaron la vida a mi papá, y recuperaron mi buen andar. 3
  5. 5. CONTENIDO Agradecimientos........................................................................................................ 9 Presentación.............................................................................................................. 11 Prólogo....................................................................................................................... 151 Nace una especialidad............................................................................................ 25 Escenarios ................................................................................................................... 28 Anestesia y asepsia.............................................................................................. 28 Hemostasia en cirugía............................................................................................... 30 Primer Neurocirujano............................................................................................... 32 Una especialidad bendecida...................................................................................... 34 La Neurocirugía en Latinoamérica.......................................................................... 36 Tríade propulsora................................................................................................ 36 Chile.............................................................................................................. 37 Alfonso Asenjo Gómez, el padre...................................................... 37 Uruguay........................................................................................................ 40 Alejandro H. Schroeder, el neurólogo integral............................... 40 Román Arana Iñíguez, el neurólogo moderno................................ 42 Argentina...................................................................................................... 44 Ramón Carrillo, el compromiso social............................................. 452 La Neurocirugía en Colombia: historia de prohombres............................. 47 Generación de los pioneros...................................................................................... 49 De Macewen a Quevedo: audacia..................................................................... 52 Generación de los facilitadores................................................................................ 54 Sectarismo político y Neurocirugía................................................................. 54 Generación de los fundadores.................................................................................. 56 5
  6. 6. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN 3 Los maestros............................................................................................................. 59 Mario Camacho Pinto............................................................................................... 60 Ernesto Bustamante Zuleta...................................................................................... 63 Alejandro Jiménez Arango....................................................................................... 66 Carlos Alberto Acevedo Vega.................................................................................. 68 Arcesio Zúñiga Hernández....................................................................................... 70 José Mora Rubio......................................................................................................... 71 Jaime Gómez González............................................................................................. 72 Antonio Becerra Lara................................................................................................ 74 Juan Mendoza Vega.................................................................................................... 77 Juan de Dios Trujillo Mejía....................................................................................... 79 Humberto Uribe Posada........................................................................................... 80 Jaime Fandiño Franky............................................................................................... 81 Arnoldo Levy.............................................................................................................. 83 4 Los servicios y las regiones.................................................................................. 85 La Violencia política y la Neurocirugía.................................................................. 86 Los primeros Servicios.............................................................................................. 88 La pionera Bogotá abona el terreno................................................................. 89 Hospital San Juan de Dios......................................................................... 90 Hospital Militar Central............................................................................. 92 Hospital San José......................................................................................... 92 Instituto Neurológico de Colombia........................................................ 94 La emprendedora Medellín, a la vanguardia................................................... 95 Hospital San Vicente de Paul..................................................................... 95 Cali, la moderna.................................................................................................. 96 Hospital San Juan de Dios......................................................................... 96 El Viejo Caldas, pujante..................................................................................... 98 La Costa Atlántica, región de “toderos”................................................................ 99 Jaime Rubio Segura........................................................................................... 100 Cartagena sigue siendo hito, por el FIRE....................................................... 101 Los santanderes, emprendedores........................................................................... 103 5 La profesión hoy: ¿Qué tanta Neurocirugía necesita Colombia?........ 105 Situación en Latinoamérica.................................................................................... 109 Situación en Colombia............................................................................................ 110 Academia en Neurocirugía..................................................................................... 114 Situación médico-legal............................................................................................ 115 Escenarios de práctica y programas de Neurocirugía........................................ 1166
  7. 7. CONTENIDO6 Del pebetero al microscopio.............................................................................. 119 Neurorradiología...................................................................................................... 122 El microscopio revolucionó................................................................................... 126 El hito de la neuroanestesiología........................................................................... 127 ¿Quo vadis?............................................................................................................... 128 Lo que vendrá........................................................................................................... 129 Neurocirugía funcional........................................................................................... 131 Veni, vidi, vici............................................................................................................ 1347 Inventos colombianos que salva vidas............................................................ 135 Salomón Hakim........................................................................................................ 136 Cirugía estereotáxica: de Rosas a Cadavid........................................................... 138 Estereotaxia antioqueña................................................................................... 140 Enfermedades de la columna vertebral................................................................. 141 Técnicas neuroquirúrgicas y otras innovaciones................................................ 143 Instrumentación caleña........................................................................................... 147 Otras técnicas........................................................................................................... 1478 Un gremio forjador de futuro........................................................................... 151 El ser de la ACN........................................................................................................ 154 El principio................................................................................................................ 157 La ACN en el contexto internacional.................................................................... 158 Congresos latinoamericanos de Neurocirugía 1945-2012................................ 160 Punto de encuentro latinoamericano.................................................................... 161Anexos........................................................................................................................... 163 Anexo 1. Condiciones para la existencia del programa de Neurocirugía en las universidades............................................................................... 164 Anexo 2. El Neurocirujano como enfermo......................................................... 171 Anexo 3. La anécdota médica del clan 2008........................................................ 176 Anexo 4. Lecciones políticas de un hematoma subdural................................... 180 Anexo 5. Afiliados a la Asociación Colombiana de Neurocirugía.................. 182 Anexo 6. Condecoraciones entregadas por la ACN............................................ 191 Anexo 7. Medallas al mérito Antonio Becerra Lara entregadas por la ACN... 193 Anexo 8. Miembros junta directiva de la ACN................................................... 194 Bibliografía.............................................................................................................. 196 7
  8. 8. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN8
  9. 9. AGRADECIMIENTOSH abría sido imposible escribir este libro sin la invaluable colaboración de un impor- tante número de personas, todas ellas protagonistas de la gran historia de desarro-llo de la Neurocirugía en Colombia, quienes siempre mostraron su disposición paracompartir con nosotros su información, experiencias e impresiones, y con ello nutrie-ron la pluma que les dio vida a estas páginas.Gracias a: Ernesto Bustamante, Alejandro Jiménez Arango, Jaime Fandiño, JuanMendoza Vega, Arnoldo Levy, Manuel Palacios, Antonio Becerra, Adolfo Cumplido,Jaime Rubio Segura (q.e.p.d.), Carlos Alberto Acevedo, Antonio Montoya y CarlosAlberto Reyes.Asimismo, al equipo de la Asociación Colombiana de Neurocirugía (ACN), en particulara Dora Pardo, quien con sus aportes también fue pieza clave en nuestra investigación.Al doctor Juan de Dios Trujillo, quien revisó los primeros borradores, y cuyas reco-mendaciones nos fueron de gran utilidad.A Ricardo Luna Cano, por sugerirnos giros literarios para embellecer estas páginas, y aJuan Manuel Angulo Burgos, por enviarnos unas fotos maravillosas del totumo.Al doctor Hugo Sotomayor Tribín, quien con paciencia y sabiduría nos enseñó lasmagníficas piezas y recuerdos que enriquecen el legado médico colombiano, en el Mu-seo de Historia de la Medicina de la Academia Nacional de Medicina.A Luis Bonilla Norato, Luis Carlos Cadavid, Humberto Uribe, Alfredo Pedroza yHumberto Caiafa, cuyos importantes documentos y fotografías nutrieron esta histo-ria. Y a Leonidas Quintana, de Chile, y León Turjanski, de Argentina, por facilitarnosmaterial que nos permitió ampliar nuestra visión de la Neurocirugía latinoamericana.Los autores agradecemos muy especialmente al doctor Juan Carlos Oviedo, presidentede la ACN, por su entusiasmo y la confianza que depositó en nosotros para registraren los anales de Colombia la historia de la Neurocirugía escrita con tinta indeleble porprohombres, y que está llamada a constituir un hito en la historia misma de Colombia. 9
  10. 10. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN10
  11. 11. PRESENTACIÓNE l desarrollo vertiginoso de las Ciencias Neurológicas hace que lo hasta ayer impen- sable hoy sea una realidad. Movimientos anormales que en el pasado reciente seconsideraban enfermedades crónicas e incurables, ahora tienen luz de control medianteoperaciones que nunca fueron imaginadas por los neurólogos; asimismo, y de más re-ciente aparición, están las cirugías de trastornos psiquiátricos y epilépticos que cuentanhoy con un moderno armamento que posibilita su control y hasta su curación.Igual sucede en otras áreas del saber neuroquirúrgico, como el manejo de los aneuris-mas cerebrales, que cada día está más avanzado tanto en lo endovascular como en lomicroquirúrgico. Grandes progresos en conceptos de biomecánica y estabilidad en lacolumna por parte del Neurocirujano, hacen especial el cuidado de la médula espinal ysus raíces, área que sin duda alguna ocupa un lugar privilegiado en nuestros intereses yafectos.La sobrevida de pacientes con tumores del sistema nervioso central viene en incremen-to, gracias a planeaciones racionales con recursos que emplean la información digital,con imágenes y equipos día a día más sofisticados para el acceso y la remoción delesiones tumorales, los cuales se complementan con radioterapias cada vez más exactasy mejor programadas.Hace cincuenta años estos nuevos conceptos no estaban en la mente de nuestrospredecesores, líderes de opinión de la época, que vislumbraron la necesidad de tener unente colegiado que permitiera el desarrollo de la Neurocirugía colombiana y la posicio-nara en los ámbitos continental y mundial, como en efecto se ha logrado.Un puñado de visionarios consideró fundamental integrar una especialidad nacien-te en nuestro país, para generar el desarrollo institucional y profesional, y crear unaentidad de carácter científico y académico que les brindara la dirección y el soporte alos especialistas que comenzaban su ejercicio, llenos de conocimientos y experienciasadquiridas en otros países. 11
  12. 12. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN Así nació en 1962 la primero llamada Sociedad Neurológica de Colombia, con la esperanza de hacer reconocer en el contexto nacional la disciplina –limi- tada a quienes tuvieran el conocimien- to especializado–, y a generar centros de atención de mayor complejidad en Colombia, de manera que los médicos incrementaran sus saberes, y pudieran estudiar y entrenarse en su propio país. Hoy día contamos con diez escuelas de formación en Neurocirugía, reconocidas por su alta calidad académica y asisten- cial, ejemplo para muchos países de la región. Este año de 2012 celebramos los 50 años de vida de nuestra querida Asociación. Ello sin duda refleja la importancia de mantener un gremio unido, en particular ante las vicisitudes de la política en salud y las características de la especialidad ante las asegu- radoras. Solo unidos será posible fortalecer nuestra práctica neuroquirúrgica, mante- niendo altos estándares de calidad y autocontrol, con la entrega a nuestros enfermos del desarrollo tecnológico y de nuestra experiencia, guiados por el saber y la ética que siempre nos han identificado. Nuestro gremio crecerá y será voz cantante en los escenarios nacionales e internacio- nales solo si es capaz de contribuir al análisis y a la solución de la problemática colom- biana. No podemos ser inferiores a lo que Colombia espera de nosotros, y eso es, que protejamos su salud con ética y altura científica e intelectual. La Asociación Colombiana de Neurocirugía (ACN) que tengo el gran honor de presi- dir, justamente este año que celebra sus Bodas de Oro, es consciente de la necesidad de dejar constancia escrita del denodado esfuerzo, el cariño, la dedicación y la entrega de prohombres colombianos que trazaron los caminos neuroquirúrgicos que habríamos12
  13. 13. PRESENTACIÓNde continuar, y nos heredaron una Asociación de la que nos sentimos orgullosos y queseguimos construyendo con tesón para honrarlos no solo a ellos, sino a la profesiónmisma.Valoramos esa herencia y queremos entregársela a nuestra generación y a las venideras.Es hora de narrar la historia de 50 años de Neurocirugía en nuestro país. De dejar unlegado ejemplarizante, proponente y motor de futuras soluciones. Porque solo quienconoce sus orígenes es capaz de mejorar el pasado y animar en sus discípulos la supera-ción del presente para realizar futuros utópicos.Por eso la ACN aceptó entusiasta convertirse en editora del libro que está en susmanos, elaborado por el Neurocirujano Remberto Burgos de la Espriella y la escritoraMarlyn Ahumada Yanet, quienes luego de hacer profundas investigaciones y realizarconversatorios con Neurocirujanos de todo el país, lograron recoger con belleza y pre-cisión la historia de una comunidad que sirve a su patria con honor y grandeza, desdeel área de la salud, y ha puesto el nombre de Colombia en alto durante cincuenta años.JUAN CARLOS OVIEDO CAÑÓNPresidente de la Asociación Colombiana de Neurocirugía 2010-2013 13
  14. 14. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN14
  15. 15. PRÓLOGO Un cincuentenario y un libro admirableEfraím Otero Ruiz, M.D.1Pocas especialidades han tenido tan vertiginoso desarrollo en los últimos cincuentaaños como la Neurocirugía. No solo por la confluencia del talento sino porque se habeneficiado al máximo de los adelantos tecnológicos que han llevado el diagnóstico yel tratamiento a límites insospechados.Escrito con gran sentido histórico y de reconocimiento a los pioneros, este libro seinicia con el capítulo titulado “Nace una especialidad”, que recorre someramente losescenarios que hicieron posible, desde el siglo XIX, la cirugía nerviosa: los descubri-mientos en Estados Unidos y en Inglaterra de la anestesia etérica o clorofórmica, se-guidos poco después de la antisepsia y la asepsia como bases que volvieron predecibley confiable la cirugía general. Al tiempo, a mediados del siglo, se da un resurgimientode la neurofisiología y sus alteraciones patológicas con los trabajos fundamentales deBroca, Huglings Jackson y David Ferrier hasta el punto que los autores califican ellibro de este último, The Functions of the Brain, como una de las obras maestras dela anatomía funcional. De ahí se sigue una importante sección sobre hemostasia encirugía que, arrancando de las innovaciones de Cushing y Mackenzie, nos lleva a travésde Halsted con sus pinzas hemostáticas y sus guantes al electrocauterio de Cushingy Bovie, y finalmente a la coagulación bipolar, seguida de los primeros elementosreabsorbibles ya en la década de 1940, todo ello amparado bajo la bandera que habíalanzado Harvey Cushing en 1904 con su conferencia The especial field of Neurosurgeryque los autores reconocen como el acta de nacimiento de la especialidad.De ahí pasa la descripción histórica a la identificación individual de los pioneros eneste difícil arte, iniciándose con William Macewen, a quien dan el título de “primerNeurocirujano”, no solo por los primeros casos operados con éxito, sino porque sienta1 Exministro de Salud, expresidente y miembro honorario de la Academia Nacional de Medicina, presidente de la Sociedad Colombiana de Historia de la Medicina. 15
  16. 16. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN las bases de la Neurocirugía moderna: clínico-localización, asepsia y antisepsia. Esa je- rarquía la hacen compartir también con Victor Horsley, el precursor de la cirugía espi- nal y de la estereotaxia. De ahí, con el subtítulo de “una especialidad bendecida” pasan a un listado de los precursores de la neurocirugía como disciplina: Macewen, Horsley, Foerster, Vincent, De Martel, Pussep, Krause, Durante y López-Albo en Europa que, como lo hicieron Cushing y Dandy en Estados Unidos, fueron creando escuelas en las que se formarían los grandes de la especialidad en el siglo XX. Las siguientes páginas, escritas con nobleza y generosidad, están dedicadas a la neuro- cirugía en Latinoamérica. Empezando con la consideración de las primeras trepanacio- nes precolombinas, tratan de responder la pregunta de ¿cuándo nació la neurocirugía latinoamericana? Su respuesta traza la identidad propia del grupo al 27 de febrero de 1944, cuando, por iniciativa del profesor uruguayo Alejandro Schroeder, se estructura y conforma la Comisión Permanente que dará origen a los Congresos Latinoamerica- nos de Neurocirugía (CLAN). Esa decisión llevará en mayo de 1945 a la celebración, en Montevideo, del Primer Congreso Suramericano de Neurocirugía, bajo la presidencia de Schroeder, al que asistieron médicos y profesores con ya larga experiencia en la cirugía y las neurociencias. A juicio de los autores, la tríada propulsora la conforman Chile, Uruguay y Argentina con las figuras cuyas biografías destacan a continuación. La Comisión Permanente continuaría funcionando durante veinte años hasta con- vertirse después en la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Neurocirugía (Flanc). Las páginas siguientes están dedicadas a las personalidades y realizaciones de esos propulsores: Alfonso Asenjo Gómez (1906-1980), formador de nuestros pioneros Bustamante y Jiménez Arango, en Chile; Alejandro Schroeder (1890-1954) y Román Arana Iñíguez (1909-1977) en Uruguay, y Ramón Carrillo (1906-1956) con Balado y Dowling, en Argentina. A Carrillo le dan el crédito no solo como neurólogo y Neu- rocirujano sino por su preocupación y labor social como primer ministro de Salud de Juan Domingo Perón. El segundo capítulo está dedicado a la Neurocirugía en Colombia, que califican de “historia de prohombres”, y se refiere enteramente a la generación de los pioneros y a la de los fundadores. Aquella la inician con las primeras cirugías por Antonio Vargas Reyes (1852), Nicolás Osorio (1868) y Samuel Fajardo, documentadas históricamente, deteniéndose en la descripción que años después hiciera Bonilla Naar sobre esta última en la que Fajardo, al notar que su paciente despertaba, presionó el lóbulo cerebral afec- tado y con ello hizo que el paciente volviera a entrar en sopor y permitiese terminar la intervención. Simultáneamente con estas hazañas ocurren la fundación de la primera Facultad de Medicina de la Universidad Nacional y de las dos primeras publicaciones16
  17. 17. PRÓLOGO(La Gaceta Médica y La Lanceta) seguidas pronto después de la Sociedad de Medicinay Ciencias Naturales que vendría a dar origen a la Academia Nacional de Medicinaveinte años más tarde, en 1892. Todo ello para dar entrada al país de lo que ha llamadoLaín Entralgo “la medicina etiopatológica” que paulatinamente introducirá la medicinamoderna del siglo XX.Pero, además de aquellos hechos aislados en Bogotá, los autores manifiestan que elverdadero inicio de la Neurocirugía se da en Medellín en 1894 cuando Tomás Queve-do reseca por primera vez un tumor cerebral. De hecho, el XVI Congreso de la ACNen 1994 lo consideró así, pues en ella se cumplieron tres aspectos fundamentales: eldiagnóstico exacto de localización de la lesión, la confirmación quirúrgica y extracciónal menos parcial de la misma, y la recuperación parcial en el postoperatorio de las alte-raciones funcionales causadas por el tumor. Por ello los autores no vacilan en calificara Quevedo como el Macewen colombiano. A ese inicio se siguen otras varias interven-ciones, a la vuelta del siglo, en Medellín y en Bogotá.El periodo siguiente comprende la generación de los facilitadores, en la que jueganpapel importante las lesiones producidas por las guerras civiles y el sectarismo político,entre ellas la del asesinado general Uribe Uribe. De ahí en adelante se van agregandolos adelantos tecnológicos, como la radiología, y la cooperación de otras especialidadescomo la ortopedia y la traumatología, para desembocar, al final del capítulo, con la ge-neración de los fundadores con quienes, además de los cambios flexnerianos en la edu-cación médica, van llegando al país nuevas generaciones formadas en Estados Unidoscomo lo fueron Álvaro Fajardo Pinzón, Mario Camacho Pinto y Luis Carlos Posada,o en Chile como Alejandro Jiménez Arango y Ernesto Bustamante que inician, en losaños 1940, lo que llaman “la década de oro” de la Neurocirugía colombiana que alcan-zará su punto culminante en 1962, con la creación de la Asociación Colombiana deNeurocirugía (ACN).El tercer capítulo, como su nombre lo indica, está totalmente dedicado a los maes-tros de la neurocirugía colombiana, en orden cronológico de nacimientos. No solo vadetallando la formación universitaria y académica sino las principales realizaciones ypublicaciones en su campo, insertando con frecuencia detalles de su vida privada y lasprincipales características de su personalidad. Son trece biografías de personajes denuestras capitales que en alguna forma interactuaron con el autor principal o con laAsociación, y dejaron profunda huella en sus alumnos o las escuelas que formaron. Yafallecidos algunos de ellos, todos disfrutaron hasta el final de la distinción y acogida desus compatriotas, excepción hecha de Antonio Becerra Lara, profesor de la Universi-dad del Rosario y primer secretario de la ACN, quien fuera cobarde y vilmente secues-trado y asesinado por la guerrilla de las FARC en 1991. Las líneas a él dedicadas son un 17
  18. 18. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN homenaje emocionado a su entereza y hombría de bien, lo mismo que una protesta y un voto porque hechos tan escalofriantes no vuelvan a repetirse en la historia del país. El capítulo cuarto, “Los Servicios y las regiones”, se inicia como recordando a Becerra, con una disquisición sobre la violencia política y la Neurocirugía, pero recordando al tiempo cómo los 16 años del Frente Nacional contribuyeron a la creación y afianza- miento de muchos Servicios neuroquirúrgicos entre los que se destacan los del Hos- pital de San Juan de Dios de Bogotá y el de San Vicente de Paul de Medellín. En el primero resaltan la labor realizada por profesores de la talla de Álvaro Fajardo Pinzón, Mario Camacho Pinto y Alejandro Jiménez Arango, sucedidos a su vez por José Mora Rubio y Juan de Dios Trujillo, y lo califica como “un semillero de Neurocirujanos de lujo que se esparcieron por todo el país e incluso traspasaron fronteras”. Por eso, como dirán más adelante, es lamentable la desaparición y cierre hace diez años de ese bastión de la enseñanza y el saber universitarios. Lo mismo a propósito del de San Vicente de Paul, cuyo servicio fue fundado en 1950 por Ernesto Bustamante Zuleta, iniciándose desde 1951 la primera cátedra de Neuro- cirugía del país. En esos años van consolidándose también otras instituciones como el Hospital Militar Central, el Hospital San José y el Instituto Neurológico de Co- lombia. Después de Medellín pasan a mencionar las instituciones y Servicios de Cali, en particular el Hospital de San Juan de Dios y el Universitario del Valle, con los principales Neurocirujanos que en ellos intervinieron. En este último se hace énfa- sis en la formación de residentes extranjeros, especialmente bolivianos, ecuatorianos y centroamericanos. Después se pasa a analizar la región del Viejo Caldas, con sus principales capitales: Manizales, Armenia y Pereira, y los Servicios y cátedras que allí se iniciaron. De allí a recorrer la Costa Atlántica, “región de toderos”, dedicando men- ción especial de una página a Jaime Rubio Segura, fundador de la cátedra y del Servicio en la Universidad del Norte, fallecido a los 64 años de un cáncer que padeció la mayor parte de su vida y quien, según los autores, dio estatus a la Neurocirugía en Barranqui- lla. El capítulo concluye con un recorrido por las capitales de los santanderes, Cúcuta y Bucaramanga, mencionando las fechas y los especialistas que allí iniciaron dichos servicios a partir de la década de 1950. En ese sentido el libro cumple con la obligación ineludible que tenemos los colom- bianos –como yo lo planteaba en mi prólogo de 2006 al libro “Neurociencia-Con- tribución a la Historia” de Toro, Román y Uribe– de escribir la historia de nuestras especialidades. Y en ese proceso, como ocurre ahora, el historiador médico se va transformando lentamente en el historiador humanista, más trascendente que “el poeta de la Neurocirugía”, como sus amigos llaman a Remberto Burgos.18
  19. 19. PRÓLOGOLos dos capítulos siguientes se centran sobre el presente y el futuro del recurso huma-no en el país, comenzando con la pregunta: ¿Qué tanta Neurocirugía necesita Colom-bia? Para ello apelan primero a las estadísticas mundiales que muestran la proporciónde Neurocirujanos por miles de habitantes, ocupando África un lugar desventajosofrente a Europa y Estados Unidos. Considerando el volumen de procedimientosrealizados por año y la edad promedio de retiro de los Neurocirujanos a los 65 años, sellega a un 5,2 por ciento, que debería ser el ritmo anual de crecimiento de sus relevos.Pero obviamente eso varía de un país a otro y de una cultura de salud a otra. Despuésde analizar las condiciones del ejercicio, los seguros de malpráctica y el acceso a las ins-tituciones, desembocan en la pregunta de hacia dónde va la Neurocirugía y cuál será elcomportamiento futuro de su fuerza laboral. En ello parece contrastar negativamenteEstados Unidos frente a países como Suiza y Suecia.En cuanto a la situación en Latinoamérica y volviendo a la proporción de Neurociru-janos por miles de habitantes, los comparan con el modelo que se ha trazado Cuba. Elcaso de Colombia es complejo, puesto que hay que entrar a analizar variables como lapoblación, los recursos físicos, el recurso humano y el perfil ocupacional, entre otros.En ellos es importante seguir las pautas y las encuestas que ha trazado en los últimosaños Diego Roselli, neurólogo y epidemiólogo clínico. Una variable importante es ladisponibilidad de camas de cuidado intensivo requeridas para el manejo posquirúrgicode la mayoría de las cirugías craneanas. Otra, la necesidad de equipos multidisciplina-rios que incluyan neuroanestesiólogos, internistas, enfermeras y personal auxiliar en-trenados para el efecto. Todo bajo el liderazgo de especialistas dinámicos en la planea-ción de estrategias de salud para que el especialista tenga un perfil ocupacional integraly unas garantías prestacionales adecuadas. De los 320 neurocirujanos existentes enColombia –según cálculos de la ACN– 275 se encuentran registrados como miembrosactivos de dicha Asociación, concentrándose el 80 por ciento de la fuerza laboral enlas cuatro grandes ciudades del país, tal como puede verse en el listado del Anexo 5.Sin embargo, una de las conclusiones del presente trabajo es la de que debe existir unacarrera académica de Neurocirugía. Que con posiciones estables y salarios adecuadosse eviten los frecuentes desplazamientos de una institución a otra y se mejore la capa-cidad de respuesta para los pacientes. Y que además del ejercicio práctico y la docenciase vaya implementando la actividad investigativa, que al presente solo involucra al 1por ciento de los neurocirujanos en ejercicio. Todo ello contribuirá a mejorar los esce-narios de práctica y a reducir el número de demandas o acciones médico-legales que enla última década han venido aumentando de manera preocupante.En cuanto a los escenarios de práctica, parece que se volviera a la tendencia, abandona-da hace más de dos décadas, de crear centros especializados o subespecializados, con 19
  20. 20. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN el argumento de que la morbilidad se reduce a medida que un procedimiento especial (por ejemplo, la resección de aneurismas cerebrales) se repite o se hace más frecuente en los mismos. Y con el aumento de las subespecialidades y la intervención de otras disciplinas neurológicas o afines, creen los autores que en Colombia debieran crearse Centros de Neurociencias que ofrezcan mejores oportunidades de entrenamiento, docencia e investigación, aunque consideran la actual proporción de neurocirujanos (1 por cada 137.000 habitantes) como adecuada para el país. En los capítulos 6 y 7 el libro retorna al enfoque histórico analizando lo que ha sido la evolución de la especialidad en los últimos 50 años beneficiándose de los descomuna- les avances científico-tecnológicos logrados en ese periodo. Del aspirador o disector ultrasónico pasa al neuronavegador cuyo ingreso a Colombia se remonta al año 2000 pero que ya es obtenible en su versión portátil. Aunque antes realiza un recorrido cui- dadoso por la neurorradiología, iniciada en 1917, hasta desembocar en los modernos procedimientos imagenológicos como el TAC o la resonancia magnética que han acuña- do un nuevo término, la “imaginología”. Separata especial le dedica al microscopio de disección u operatorio, cuyos progresos lo han convertido en herramienta indispensa- ble, hasta el punto de convertir a la Neurocirugía en la disciplina microquirúrgica por excelencia. Lo mismo a la neuroanestesiología, cuyos pioneros en Colombia siguieron los cauces de la anestesiología científica iniciada a finales de la década de 1940. Las páginas siguientes parecen un ejercicio de futurología pues, partiendo de los avan- ces tecnológicos presentes, lanza predicciones sobre lo que veremos en años venideros como la resonancia magnética o la angiografía (“doppler”), intraoperatorios, la vi- deoangiografía transmicroscópica, la cirugía robótica computarizada, en fin, todos los progresos dirigidos “a mejorar la calidad funcional del paciente neurológico”, según sus propias palabras. Que además se suplementan con los nuevos procedimientos o medicamentos neurooncológicos para el manejo de los tumores. A juicio de los auto- res, cada vez se aproximan más los límites entre los resultados de la investigación y las aplicaciones inmediatas, dando como resultado la Neurocirugía funcional, en la que se combinan la neurocirugía moderna, la informática, la biomedicina y la tecnología para modificar los alterados comandos del cerebro que producen la enfermedad, ingre- sando, como dicen, a las etapas de neuromodulación, cuyas características deben ser eficacia, regulabilidad y reversibilidad. Los principales derroteros, trazados por Issam Awad hace diez años, se transcriben en un recuadro al final de los textos, aventurándo- se a predecir lo que significarían, de poderse aplicar efectivamente, en la mejoría de la calidad de vida de los colombianos. Una sección final de este capítulo se denomina “Inventos colombianos que salvan vidas” y se inicia, como es lógico, con el descubrimiento del síndrome de hidrocefalia20
  21. 21. PRÓLOGOde presión normal (también conocido en el mundo como síndrome de Hakim) y de laválvula de derivación ventrículo-peritoneal para su tratamiento. Tras una breve biografía,los autores concluyen que “el Dr. Salomón Hakim (1923-2011) es quizás el neurociruja-no colombiano más conocido en el contexto internacional por su enorme contribucióncomo inventor de un instrumento que salva vidas”. A él se sigue la cirugía estereotáxicaen que, después de profundizar en la historia de este procedimiento, procede a reconocerlas contribuciones que al mismo hicieran en nuestro país Fernando Rosas y Luis CarlosCadavid, con instrumentos de su propio diseño e invención. Luego pasa a las enferme-dades de la columna vertebral y las contribuciones que a la misma ha hecho GerardoAristizábal, para pasar luego a la craneoplastia y los aportes hechos por Ernesto Busta-mante (maestro eximio en la cirugía de los aneurismas cerebrales), Jaime Unda y JaimeFandiño Franky; en Cali Arnoldo Levy y Miguel Velásquez con sus versiones de losclavos de Steinman en las fracturas vertebrales; y finalmente en Bogotá con la recientemodificación a la descompresión microvascular de Janetta para el tratamiento del espas-mo hemifacial presentada por Remberto Burgos y Antonio Becerra en reciente sesiónde la Academia Nacional de Medicina a comienzos del 2012. Por supuesto se limita alo realizado en Colombia y no incluye las valiosas contribuciones de los especialistascolombianos en el exterior. Todo para indicar que la innovación investigativa neuroqui-rúrgica es una actividad que se mantiene y se ha mantenido viva en Colombia desde losmismos orígenes de la ACN.El último capítulo es un homenaje a los 50 años de la Asociación Colombiana de Neu-rocirugía, “un gremio forjador de futuro”, que “desde su nacimiento ha sido un pro-tagonista de primera línea en el escenario nacional”. Para ello presenta los principalesprogramas y estrategias desarrolladas durante ese periodo, la mayoría debidas al coau-tor del libro y a sus compañeros directivos: la página WEB; la Revista Neurociencias enColombia; la de Actualización en Neurocirugía; los cursos regionales y el CongresoNacional anual; y el listado de los simposios internacionales periódicamente convoca-dos (hasta el momento 35) y en los que Colombia ha llevado un liderazgo indiscutible,desde el de 1957 celebrado en Medellín bajo la presidencia de Ernesto Bustamante. Deellos tres más se han celebrado en Colombia bajo las presidencias de Mario CamachoPinto (Bogotá, 1969), Germán Peña Quiñones (Cartagena, 1994) y Remberto Burgosde la Espriella (Bogotá, 2008). Y Colombia viene aspirando a ser la sede del CongresoMundial que tendrá lugar en el 2021.El libro concluye con ocho anexos de gran interés profesional y gremial. Uno, muydetallado, sobre las condiciones para la existencia del programa de Neurocirugía en lasUniversidades, debidamente revisado y aprobado por Ascofame. Un segundo ane-xo “El Neurocirujano como enfermo” que relata las conmovedoras experiencias delprofesor francés Benavid en el 2004 y otras anécdotas relacionadas, y advierte a todos 21
  22. 22. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN la necesidad, a la menor sospecha, de acudir en busca de ayuda oportuna y efectiva. Es algo que nos recuerda el editorial de hace unos años “Cardiólogo como cardiópata” de Adolfo Vera, expresidente de Cardiología, que todos deberíamos leer. También debe- ríamos repasar el artículo de hace dos décadas y los libros que le siguieron, de neuró- logos ingleses que narran cómo, después de ser declarados en coma y muerte aparente por accidentes cerebrovasculares, mantuvieron un mínimo vital de percepción y de conciencia que les permitió durante semanas y hasta meses darse cuenta del ambiente que les rodeaba, y oír los comentarios pesimistas y hasta sarcásticos de los colegas que los asistían, ¡sin pensar que llegarían alguna vez a una recuperación completa! Su con- sideración final, “la salud del neurocirujano”, con el recuadro de Villatoro que enumera los factores desencadenantes de enfermedad en los médicos, es un llamamiento valero- so a algo que ha preocupado tanto al autor principal como a otros grupos en la Acade- mia Nacional de Medicina, y es la total desprotección de los médicos –particularmente aquellos que han trabajado en forma independiente, como muchos neurocirujanos– cuando llegan a la edad de retiro y no cuentan con una subvención prestacional ade- cuada que les permita por lo menos sobrellevar el diario vivir. El anexo 3 comprende conmovedoras anécdotas sobre dos pacientes que contribu- yeron positivamente al desarrollo del 33º Congreso Latinoamericano (CLAN), con todo y su enfermedad neurológica, en cuya solución fue definitiva la intervención del presidente del mismo. El 4, además de reiterar su reconocimiento y amistad ya expresados en el tercer capítulo a Jaime Gómez González, fundador y promotor del Instituto Neurológico de Colombia, narra, como ejemplo para las administraciones distritales actuales, las vicisitudes que llevaron a la creación del mismo cuando el Presidente de la República de entonces sufrió un hematoma subdural que fue opor- tunamente atendido y tratado. Y el anexo 5, ya mencionado arriba, comprende un listado actualizado de los agremiados hasta la fecha en la Asociación Colombiana de Neurocirugía, con las ciudades donde ejercen su actividad. El anexo 6 es un lista- do de los neurocirujanos que, habiendo cumplido 25 años de ejercicio profesional, fueron condecorados durante el 21º Simposio Internacional, en 2007. El anexo 7 es la lista de recipiendarios de la Medalla al Mérito Antonio Becerra Lara, otorgada a partir de 1994. Y el 8, la lista de quienes han sido miembros de la Junta Directiva de la ACN desde su creación hasta el presente. Por todo ello repetimos que este es un libro admirablemente escrito para celebrar un onomástico admirable. Como lo dije hace seis años a propósito de un tratado similar, por el afecto con el que ha sido escrito, por su comprensión y dedicación a científicos y a pacientes, deberá permanecer por mucho tiempo en las bibliotecas de sus lectores, sean ellos o no médicos. Y ante todo, porque cumple con el precepto de22
  23. 23. PRÓLOGOensalzar y reconocer al maestro, ya establecido por Hipócrates desde el siglo V antesde Cristo.Uno de sus autores, Remberto Burgos de la Espriella, ha sido en los últimos 25 añosuno de los Neurocirujanos más connotados del país y del continente. Javeriano yformado en el Instituto Neurológico de Colombia, pronto viajó al Canadá para en-trenarse en Western Ontario con Charles Drake, considerado el “padre” de la cirugíamoderna de aneurismas. Desde su regreso ha mantenido una labor discreta y sostenida,mejorando cada vez sus técnicas y ocupando lugares tan destacados como la Presiden-cia de la ACN y la honoraria de la Federación Latinoamericana de Neurocirugía, ademásde recorrer el mundo como conferencista invitado a los más importantes foros de suespecialidad. Pero, ante todo, llevando como consigna el servicio social y la dedicacióna sus pacientes, que heredó de sus antepasados monterianos y que ha sabido transmitira sus colaboradores y a sus hijos, como se trasluce de la lectura de estas páginas.¡Congratulemos, entonces, a sus autores y a sus protagonistas por abrirnos la luz in-efable de las neuronas al interior de nuestro mundo! 23
  24. 24. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN24
  25. 25. 1NACE UNA ESPECIALIDAD
  26. 26. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN NACE UNA ESPECIALIDAD No hay que confundir el conocimiento con la sabiduría. El primero nos sirve para ganarnos la vida; la sabiduría nos ayuda a vivir. (Sorcha Carey) En un otoño inolvidable, el 18 de noviembre de 1904, Harvey Cushing1 presentó en la Academia Médica de Cleveland la conferencia: “The special field of Neurosurgery”, la cual en gene- ral se acepta como el banderazo formal al inicio de la Neurocirugía como una especialidad. No se puede olvidar, sin embargo, que Harvey Williams Cushing. 25 años atrás, William Macewen2, entre otros, había realizado cirugía neuroló- dad madre y sus dos requisitos: técnicas gica con criterios académicos estableci- antisépticas y anestesia, y (b) la existen- dos que permitían catalogarla como un cia de una historia clínica y su respectiva procedimiento científico. correlación topográfica, y la llave anato- Para algunos autores, una “especialidad” mía-semiología, que en conjunto abren solo se origina bajo unos marcos teó- la compuerta que guía a la localización ricos y estos, descritos como axiomas cerebral. conceptuales en cirugía neurológica, se Como un segundo axioma, el reconoci- pueden resumir así: miento al ejercicio de un oficio diferen- Como un primer axioma, (a) el desarro- te, único, que marca lo que se conoce llo de la cirugía general como especiali- como “profesión”3, descrita por la Real 1 Harvey Williams Cushing (1869-1939). Médico estadounidense, instaurador de la Neurocirugía como técnica quirúrgica. Sus aportes a la disciplina pasan por la descripción de los sistemas de coordinación orgánica, fisiología renal y observación de la hipófisis. En 1932 describió el síndrome de Cushing. 2 William Macewen (1848-1924) fue un cirujano escocés, pionero en la cirugía moderna de cerebro. 3 Del latín professio onis, que significa acción y efecto de profesar.26
  27. 27. NACE UNA ESPECIALIDAD 27
  28. 28. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN Academia de la Lengua como: “Empleo, comunes, y tengan proyectos y metas facultad u oficio que alguien ejerce y por colectivas que las unan y las hagan traba- el que recibe una retribución”. Es, en jar como grupo. En síntesis, se trata de la definitiva, hacer una costumbre y desa- comunión entre el individuo y el colec- rrollar una habilidad que enorgullezca. Es tivo que se rige por unos estatutos cuyo ejercer una ciencia y un arte, y enseñarlo propósito es propender por el desarrollo para que perdure en el tiempo y beneficie profesional integral. a las generaciones futuras. Es una con- vicción sobre principios que se aceptan cuando voluntariamente una persona ESCENARIOS decide involucrarse en cierta doctrina. Anestesia y asepsia Una condición sine qua non para que un oficio pueda considerarse “profesión”, Buscar que los enfermos no sientan es que exista un grupo identificable de dolor ha sido una preocupación históri- personas que la practican la mayor parte ca. Desde tiempos remotos se han usado de su tiempo, compartan principios como anestésicos diversas sustancias, narcóticos y alucinógenos (coca y deri- vados, opio y preparados, entre otros), para controlarlo durante las operaciones. La anestesia para cirugía se inició en la década de 1840 en continentes diferen- tes: William Morton introdujo el éter en Estados Unidos cuando trabajaba en el Massachusetts General Hospital, y su de- mostración pública convenció al escépti- co mundo médico de la época de que era posible realizar procedimientos quirúr- gicos sin dolor. En 1847 James Simpson hizo lo propio en Edimburgo con el cloroformo. Tres años antes, el odontó- logo Horace Well, de quien Morton fuera ayudante, había aplicado óxido nitroso para extraer dientes a sus pacientes. El gran obstáculo para el desarrollo de la cirugía de esa época fueron las complica- ciones infecciosas durante la permanencia28
  29. 29. NACE UNA ESPECIALIDAD ción de las heridas hasta su curación con vendas impregnadas con ácido carbólico (lo que supuso la introducción de anti- sépticos), a la que le siguió la aplicación de calor y de vapor, que sin duda marcó la pauta para mayores avances en la ciru- gía general. Pero en medio de los logros en esas materias, el panorama de las Neurocien- cias del siglo XIX aparecía confuso: la organización y el funcionamiento del cerebro eran incomprensibles, había cortinas de humo que distraían los ánimos, y discusiones espurias –como por ejemplo la relación de la inteligencia con el tamaño de los lóbulos fronta- les–. Todo ello sumado a los laberintosde los enfermos en los hospitales4, las anatómicos, las creencias mágicas y lascuales se intentaba controlar con méto- barreras religiosas creaba un ambientedos ingeniosos, creativos y hasta curio- desfavorable para encauzar las investiga-sos, como la ventilación, dejar las heridas ciones neurológicas.abiertas o usar recintos aislados. Por fortuna, las coincidencias médicasCon los trabajos iniciados en 1860 por existen y los enfermos llegan a veces aJoseph Lister5, llegaron las técnicas de los sitios apropiados y se encuentran conasepsia y los procedimientos válidos (ca- los médicos precisos. El señor Leborgne,lor) para descontaminar de gérmenes el un paciente con antecedentes de epilep-instrumental quirúrgico. Las infecciones sia y dificultad en el habla, fue remitidocomenzaron a declinar, al igual que las al reconocido cirujano parisino Paulcomplicaciones postoperatorias. Broca6, quien en espectacular ejercicioSe puede afirmar que la teoría de los clínico ubicó con exquisita precisión elgérmenes reemplazó a la de la putrefac- área del compromiso neurológico: la4 Conocido como “hospitalismo”.5 Joseph Lister (1827-1912) fue un cirujano inglés que, mientras trabajó en la Giasgow Royal Infirmary desarrolló la práctica quirúrgica de la asepsia y la antisepsia, mediante calor. De esa manera mejoró notablemente la situación postoperatoria de los pacientes. Además, inventó el catgut.6 Paul Pierre Broca (1824-1880). Médico, anatomista y antropólogo francés. Ingresó a la escuela de Medicina en París cuando solo tenía 17 años, y se graduó a los 20. También se graduó de literatura, matemática y física. 29
  30. 30. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN tercera circunvolución frontal izquierda, convertiría en una de las obras maestras el centro del habla. El paciente quedó de la anatomía funcional. registrado en los anales de la historia médica como “Tan-Tan” (debido a su in- Es importante mencionar que pocos capacidad de pronunciar palabras que no años después, en 1885, Andres Llobet9 fuesen “tan”), y Paul Broca como uno de publicó en Argentina el trabajo: “Lo- los pioneros de la localización cerebral. calizaciones cerebrales. Investigaciones ¡Cada área del cerebro, con una función experimentales, fisiológicas y clínicas específica! (1861). aplicadas a la operación del trépano”. Al igual que Broca, observó en una pa- Asimismo resultaron fundamentales las ciente un goma sifilítico craneano que contribuciones, por un lado, de John exponía la meninge y el parénquima ce- Huglings Jackson7 con sus estudios neu- rebral. El documento hace referencia a rofisiológicos en pacientes con convul- la localización cerebral, la estimulación siones focales, que ayudaron a compren- eléctrica y la sincronía de las pulsacio- der la epilepsia y su etiología en lesiones nes cerebrales con el pulso y la frecuen- estructurales, y por otro lado, los de cia respiratoria. David Ferrier8, quien en 1873 publicó en detalle sus experimentos en primates para localización cerebral. Se trataba de hacer exploración sistemática de la cor- HEMOSTASIA EN CIRUGÍA teza cerebral, la cual se estimulaba por La hemorragia en cirugía fue duran- medio de corriente alterna (farádica) en te siglos causante de complicaciones diferentes vertebrados en los laborato- catastróficas, entre otras cosas porque rios del West Riding Asylum. les arrebataba a los cirujanos la posi- Hay que ver en conjunto ambos traba- bilidad de enfrentar con éxito lesiones jos, puesto que las piezas anatómicas en extremo vasculares. De manera que presentadas en la época y las lesiones controlarla se convirtió en un reto corticales inducidas por corrientes galvá- para los galenos, quienes con tal fin en nicas, respaldaron las concepciones jack- principio ejercían presión digital sobre sonianas de los “focos epileptogénicos” la arteria que sangraba y hacían torni- que no son otra cosa que la focalización quetes, e inclusive llegaron a utilizar cerebral. The Functions of the Brain, instrumentos de hierro calientes sobre libro de Ferrier publicado en 1876, se el vaso responsable. 7 John Hughlings Jackson (1835-1911) fue un neurólogo inglés. 8 David Ferrier (1843-1928), neurólogo y psicólogo escocés. 9 Andrés Francisco Llobet (1861-1907) fue un médico argentino, especializado en Neurocirugía. Introdujo la primera máqui- na de rayos X a su país.30
  31. 31. NACE UNA ESPECIALIDADEn el cráneo la situación era distinta; loconvencional no funcionaba y la ligaduramediante catgut o seda no aplicaba. Parala hemostasia de cuero cabelludo lo sim-ple y efectivo fueron los vendajes cefá-licos. En adelante se surtiría un procesode avances continuos en la hemostasia,iniciado por Harvey Cushing, quienintrodujo la aplicación de adrenalina parafavorecer la vasoconstricción. En formaingeniosa, además minimizó e inventólos miniganchos de plata que permiten elcontrol de sangrado en cirugía neuroló-gica. Sus discípulos mejoraron su pro-puesta, lo que se reflejaría en los actualessets de clips Mc Kenzie.Por otra parte, William Halsted10 pre-sentó las pinzas hemostáticas y, adicio-nalmente, pensando en cuidar las manosde su ayudante en el quirófano –quienademás era su novia–, le encargó a laempresa Goodyear, fabricante de neumá-ticos y artículos de caucho, confeccionarlos guantes quirúrgicos.Sir Victor Horsley11 también fue impor-tante en la hemostasia; su contribuciónse hizo evidente en 1891, cuando aplicó William T. Bovie. Ambos presentaron lala cera ósea que controla el sangrado aplicación optimizada de la cauterizacióndependiente de hueso. en cirugías. El asa del cauterizador llama-Otro valioso aporte de Harvey Cushing, do Bovie, facilita coagular y cortar y, conmetódico y regido por las meticulosas ello, la exéresis y el control del sangradonormas de cirugía exangüe, fue el elec- de lesiones tipo meningiomas volumino-trocauterio, que trabajó apoyado por sos y de base de cráneo, pues posibilitael físico de la Universidad de Harvard controlar el pedículo de implantación.10 William Stewart Halsted (1852-1922) fue un médico estadounidense, considerado uno de los pioneros de la cirugía moderna.11 Victor Horsley (1857-1916) fue un Neurocirujano inglés. 31
  32. 32. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN La presentación por Cushing de la se alejan de los deseos del cirujano que electrocirugía, consistente en introducir los opera o aquellos que por alguna corriente eléctrica para producir calor razón salen lastimados después de los en el paciente sin lesionarlo, fue el paso procedimientos quirúrgicos. En 1876, inicial de las futuras innovaciones. en Escocia, un adolescente de 11 años consultó por fiebre, convulsiones y difi- En 1940, Greenwood Jr. introdujo la cultades en el lenguaje. Fue evaluado por coagulación bipolar –que luego perfec- un joven cirujano, William Macewen, cionó Leonard I. Malis12–, al tiempo que quien diagnosticó un absceso cerebral aparecían los elementos reabsorbibles y recomendó operarlo de inmediato. tipo esponjas y gelatinas para comple- La mejoría transitoria del paciente hizo mentar el control del sangrado en capa. que la familia titubeara y no autorizara el procedimiento propuesto. Dos días después, el niño empeoró y falleció. La PRIMER NEUROCIRUJANO autopsia demostró una lesión en el área de Broca. Los casos clínicos que más enseñan son aquellos en los que los resultados Además de poseer un enorme talento y ser un investigador natural: conocía los trabajos de su profesor y mentor, inspirador y coterráneo Joseph Lister, Macewen estaba impregnado y fascinado por los estudios de focalización cerebral de Jackson-Ferrier. Era un excelente clínico y después de escribir una minu- ciosa y detallada historia clínica, articu- laba magistralmente la semiología con la anatomía. Su práctica quirúrgica fue integral, con- jugaba los principios de la Neurocirugía moderna: clínico-localización, asepsia y antisepsia. Se complementaba además con las técnicas de anestesia de la época y fue innovador al introducir el tubo endotraqueal para los procedimientos William Macewen. quirúrgicos. 12 Leonard I. Malis (1919-2005) fue un Neurocirujano norteamericano que hizo grandes aportes a la microcirugía.32
  33. 33. NACE UNA ESPECIALIDADDesde que eran bebés, a los indígenas de la cultura Tumaco-La Tolita (400 a.C. - 400 d.C.) se les entablillabanlos cráneos para darles la forma que les correspondiera (piramidal, plana, etcétera), de acuerdo con su condiciónsocial. La cerámica de la foto forma parte de la colección del Museo de Historia de la Medicina de la AcademiaNacional de Medicina. 33
  34. 34. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN Dos casos históricos de Macewen reali- los efectos del alcohol sobre el compor- zados tres años después de que falleciera tamiento del individuo y sobre su mente. el paciente al que no le fue posible ope- Fue un estudioso de la corteza cerebral rar: intervino con una incisión recta de 4 y realizó experimentos variados de la pulgadas a un niño de 9 años por hema- actividad eléctrica. Sus estudios sobre la toma subdural postraumático, frontal rabia, la fisiología del sistema nervioso derecho, a la altura de la sutura coronal, central y la glándula tiroides merecieron y en 1881, guiado por las características grandes elogios. clínicas (convulsión focal), retiró con Algo poco conocido en Horsley, de alta éxito un meningioma frontal izquierdo. cuna y abolengo, es que era una persona Además, con el rigor del académico, de generosa sensibilidad social. Buscó publicó sin reservas su experiencia y la afanosamente la universalización de la sometió a discusión13. atención en salud, y especialmente que Definitivamente Macewen tiene que ser la clase trabajadora tuviese acceso a los reconocido como el primer Neurociru- servicios médicos. jano. Pero no se puede dejar de nombrar a Victor Horsley, el primer Neurociruja- UNA ESPECIALIDAD no en extirpar un tumor de la médula BENDECIDA espinal, en 1887, quien tenía el don de la perseverancia, un atributo indispensable El origen del desarrollo de la Neuroci- en la cultura neuroquirúrgica. Cuando rugía como disciplina se halla a finales le preguntaron por qué seguía operando del siglo XIX, cuando en varias partes del pacientes con tumor de hipófisis si todos mundo médicos sagaces y con una exal- fallecían, respondió: “Si no continúo, los tación especial e interés por las Neuro- que vienen detrás de mí lo harán peor”. ciencias iban dirigiéndose hacia un punto de encuentro excepcional: la cirugía del Horsley también fue un gran investiga- sistema nervioso. dor científico, pero su carrera en esa área aparece opacada por su innovadora acti- Europa fue el epicentro de su germina- vidad neuroquirúrgica en la mencionada ción y surgieron del campo neurológico cirugía de tumor medular y en muchas puro estos precursores: Victor Hors- otras, como la de hipófisis. Es menester ley, en Inglaterra; Otfrid Foerster14, en recordar, por ejemplo, su trabajo sobre Alemania; Clovis Vincent15 (alumno de 13 Macewen, 1881. 14 Alumno de Wernicke, pionero en focalización cerebral, Otfrid Foerster (1873-1941) fue un importante Neurocirujano alemán. 15 Clovis Vincent (1879-1947), Neurocirujano francés, se entrenó con Cushing.34
  35. 35. NACE UNA ESPECIALIDADCushing), en Francia; Ludving Pussep16,en los Países Bálticos, y Wenceslao Ló-pez Albo17, en la Península Ibérica.Del quirófano se debe destacar aThierry De Martel18 (Francia), WilliamMacewen (Escocia), Fedor Krause19(Alemania) y Francesco Durante20(Italia). Seduce la figura de De Martel,responsable en buena parte del impulsode la Neurocirugía francesa. De origenprivilegiado, dejó sus comodidades paratrabajar en una sencilla y modesta clí-nica de obstetricia que se convertiría enun centro importante de rotación de laNeurocirugía de esos tiempos. Sus ma-nos excepcionales lo respaldaban comocirujano rápido, seguro. Se decía quela noche anterior a sus intervencionespracticaba en la oscuridad las maniobrasde la operación del día siguiente en for-ma tan repetitiva, que a los ojos de susobservadores parecían muy simples.Inventó el trépano que todavía hoy seusa, introdujo la posición sentada paracirugía de la fosa posterior, y aplicópedazos de pechuga de paloma comoagente hemostático. Infortunadamente,no forjó una escuela, y sus aportes sonmuy poco conocidos hoy día.El punto de encuentro, la convergen-cia entre las Neurociencias y la cirugíageneral es lo que vigoriza el origen de laNeurocirugía.16 Ludvig Pusepp (1875-1942) nació en Estonia. Es considerado el primer profesor de Neurocirugía en el mundo.17 Wenceslao López Algo (1889-1943) fue un neurólogo y Psiquiatra español.18 Thierry De Martel (1875-1940) fue un brillante Neurocirujano francés.19 Fedor Krause (1857-1935) fue un Neurocirujano alemán.20 Francesco Durante (1844-1934), Neurocirujano italiano. 35
  36. 36. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN LA NEUROCIRUGÍA EN reunieron con él en Montevideo Alfonso Asenjo, de Chile; José Babini y Ramón LATINOAMÉRICA Carrillo, de Argentina, y el brasileño En Latinoamérica hay procedimientos Eliseu Paglioli, para estructurar y con- neuroquirúrgicos descritos desde hace formar la Comisión Permanente que dio siglos; de hecho es región pionera en origen a los Congresos Latinoamerica- hallazgos de cráneos trepanados. Pero, nos de Neurocirugía (CLAN). tomando en cuenta lo expuesto arriba, En mayo de 1945 los Neurociruja- cabría preguntarse: ¿Cuándo nació la nos latinoamericanos celebraron en Neurocirugía latinoamericana? la misma ciudad su Primer Congreso Es claro que como grupo con identidad Suramericano de Neurocirugía, bajo la propia, la fecha es la del 27 de febrero de Presidencia de Schroeder. Vale decir que 1944, cuando por iniciativa del profe- los profesores de la iniciativa ya tenían sor uruguayo Alejandro Schroeder se Servicios de Neurocirugía organizados donde además de estudios de las Neu- rociencias se ejercía con criterios claros el oficio de la cirugía neurológica. La Comisión Permanente funcionó varios años, hasta que en el CLAN XVIII desapareció para darle vida, con nuevos proyectos y reglamentos actualizados, a la Federación Latinoamericana de Aso- ciaciones de Neurocirugía (Flanc). Tríade propulsora Sin lugar a dudas la tríade propulsora de la Neurocirugía suramericana la con- forman Uruguay, Chile y Argentina, que representados por Alejandro H. Schroeder y Román Arana Iñíguez, Al- fonso Asenjo y Ramón Carillo, se con- virtieron en la cima del Aconcagua de la Cordillera de los Andes que habrían de escalar los demás países para estar a la altura de esos grandes fundadores de la disciplina en estas latitudes.36 Esta pieza forma parte de la colección del Museo de Historia de la Medicina de la Academia Nacional de Medicina.
  37. 37. NACE UNA ESPECIALIDADChileAlfonso Asenjo Gómez (1906-1980),el padre Yo pienso vivir nada más que para esto y dedicado únicamente a esto. (Carta de Asenjo a Héctor Valladares, ofreciéndole ser su asistente).Las grandes obras son producto degrandes sueños, que solo pueden ha-cerse realidad cuando quien los concibetambién posee la determinación y laperseverancia para sortear los obstáculosque se le presenten en el camino hacia suconsecución. Alfonso Asenjo Gómez.Alfonso Asenjo, quien nació en Valpa-raíso –la misma costa austral donde el Wursburg-Berlín, afianzó su propósito;viento frío y el verde puro del Pacífico el sueño principió a despertar y a dar susinspiraron a Pablo Neruda los “Veinte primeros pasos.poemas de amor y una canción desespe- Desde el Viejo Continente escribiórada”–, tenía esas cualidades. y convenció: a Salvador Allende, en-Se graduó como médico cirujano cuando tonces ministro de Salud, le llegó unacontaba 22 años, y su espíritu aventurero carta sugiriéndole crear un instituto delo llevó a viajar como tal en los barcos Neurocirugía y Neuropatología, a la cualque movilizaban pasajeros a Estados respondió entregándole a su emisor, enUnidos. Allí, en la Universidad Johns el antiguo hospital de San Salvador, enHopkins, conoció a Walter Dandy21, Santiago, un pabellón desocupado concuya habilidad y decisión como Neuro- diez camas para hombres y diez paracirujano lo cautivaron. mujeres, donde finalmente se fundó el Servicio, en 1939.Viajó a estudiar a Europa, becado por laFundación Alexander Von Humboldt Héctor Valladares, su asistente, describióy se entrenó en Alemania con el firme con lujo de detalles las intervencionespropósito de especializarse en Neuroci- a los dos primeros pacientes. Por surugía. La tutoría del profesor Tonnis, en trascendencia, vale la pena citar uno de21 Walter Edward Dandy (1886-1946) fue un Neurocirujano y científico norteamericano. Es considerado uno de los padres de la Neurocirugía, junto con Victor Horsley y Harvey Cushing. Fue alumno de William Halsted. 37
  38. 38. LA NEUROCIRUGÍA EN COLOMBIA, 50 AÑOS DE ASOCIACIÓN ellos. Se trató de un muchacho de 14 Las enfermeras eran las encargadas años con hipertensión endocraneana. de monitorear al paciente y, cada 15 La noche anterior a la cirugía, Asenjo minutos, una de ellas cantaba, en voz hizo ensayar a todos los integrantes del alta, sus signos vitales. Lejos se estaba equipo el papel que desempeñarían en la entonces de los silenciosos monitores sala de operaciones, en la cual al otro día de hoy. se le practicó al joven, semisentado, la Los años que siguieron fueron de abso- ventriculografía que arrojó el siguiente luta entrega de Asenjo a su profesión, resultado: “Dilatado el IV ventrículo y que se vio recompensada por un pabe- desviado hacia la izquierda. Es un tumor llón quirúrgico (el Harvey Cushing) de la fosa posterior.” y salas de diagnóstico, que finalmente Recordando a Cushing (quien había en 1943 se convertirían en el Instituto fallecido ese año), se hizo un abordaje Central de Neurocirugía y Neuropatolo- bihemisférico de la época, se puncionó gía (el cual más tarde se llamaría Institu- el sitio donde el hemisferio cerebeloso to de Neurocirugía Asenjo). Era tal su derecho estaba abultado, y la salida del compromiso y dedicación, que durante líquido amarillo fue el anuncio de que se la inauguración del pabellón quirúrgico, estaba ante un astrocitoma cerebeloso. dijo:38
  39. 39. NACE UNA ESPECIALIDAD (...) Progresar, progresar siempre, será mínimo detalle, y que culminó cuando se la norma de este Servicio: para ello, con- inauguró en 1953. tamos todos los que aquí estamos, lo exigiremos a los que deseen penetrar a En 1959 el doctor Asenjo sufrió un través de su puerta, ampliamente abierta, con dos pilares fundamentales: voluntad infarto que lo mantuvo “hospitalizado” férrea, perseverancia y sin fatiga frente al en su casa durante varias semanas, por trabajo. lo que decidió trasladar su oficina para el lecho de enfermo y trabajar desde allí;En el Instituto se formó entonces el pri- obstinado, como era, no permitió que semer grupo de enfermeras neurológicas, aplazara el VIII Congreso Suramericanose incorporaron especialistas en neuro- de Neurocirugía, el cual presidió.patología y neurofisiología, y empezóa impartirse capacitación en Neuroci- Exigente y metódico, para él la historiarugía a un gran número de especialistas clínica era la pieza fundamental del ejer-latinoamericanos que regresarían a sus cicio en la que el médico debía escribirpaíses de origen para extender la obra de sus opiniones y su plan de tratamiento.su gran maestro. Los asuntos administrativos le hicieronEl constante ánimo docente y asistencial abandonar por ratos la actividad quirúr-del doctor Alfonso Asenjo lo llevaron a gica, pero una sentencia en su escritoriovincular al Instituto con la Facultad de reflejaba su filosofía: “La cirugía es elMedicina de la Universidad de Chile. detalle”.Su liderazgo y su capacidad de trabajo En 1973 fue expulsado del Instituto queeran realmente impresionantes. Fundó la amó, y se exilió en Panamá, acompañadorevista Neurocirugía (la primera en La- por uno de sus alumnos, el profesor Luistinoamérica y la segunda en el mundo); F. Pitty.fue el primer presidente de la Sociedad De Asenjo, padre de la Neurocirugíade Neurocirugía de Chile; creó los con- latinoamericana, se dice que por fueragresos suramericanos de Neurocirugía; y de las obligaciones asistenciales era unafue prolífico en artículos y documentos persona buena y amable. Su tempe-publicados en revistas de Neurociencias, ramento fuerte y la pasión con la queque son referente obligatorio para sus emprendía los proyectos, no permitíancolegas. “aguas tibias” en su camino. Esto, porComo si fuera poco, él mismo se encar- supuesto, le granjeó pocos amigos ygó de tocar las puertas adecuadas para muchos contradictores, tanto en Chileconseguir los fondos que le permitirían como en el exterior. Disfrutaba haciendoconstruir una nueva planta física para el imitaciones de sus colegas y amigos, anteInstituto, labor que supervisó hasta el su escaso círculo social. 39

×