Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

2013 9 iuspoenale reglas de determinación penas

113 views

Published on

derecho penal

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

2013 9 iuspoenale reglas de determinación penas

  1. 1. http://www.unav.es/penal/iuspoenale                                                                                                        157 9.ª LA DETERMINACIÓN DE LA PENA I. Criterios generales: proporcionalidad, individualización y motivación.–  II. Reglas aritméticas comunes.–  1. Pena superior e inferior en grado.–  2. Mitad superior e inferior.–  3. Reglas materiales generales.–  III. Reglas materiales generales.–  1. Grado de ejecución.–  2. Formas de participación.–  3. Circunstancias especiales.–  4. Circunstancias ordinarias.–  IV. Reglas materiales específicas.–  1. Delito continuado.–  2. Concurso ideal.–  V. Concurso real: acumulación material y jurídica.–  1. Límites generales.–  2. Límites especiales.–  3. Cumplimiento íntegro de las penas.–  VI. Reglas específicas de las «penas» a personas jurídicas.–   I. Criterios generales: proporcionalidad, individualización y motivación.‐  La determinación de la pena es una de las labores más complejas para todos los  operadores  jurídico‐penales  y,  en  especial,  para  los  Jueces  y  Tribunales.  Consiste en el proceso por el que se trasforma una pena imponible, de acuerdo  con lo establecido en un determinado tipo del Código penal, en la concreta pena  correspondiente  al  responsable  de  un  hecho  delictivo,  de  acuerdo  con  la  gravedad  del  hecho  cometido  y  sus  circunstancias  personales.  Dicho  de  otra  forma, previendo el Código penal la pena de diez a quince años de prisión, para  el autor de un homicidio, a través del proceso de determinación de la pena, el  Juez debe decidir cuál es la concreta pena que resulta merecida por (o adecuada  a) el responsable del hecho. Esta no es una decisión arbitraria sino que responde  a una serie de procesos informados por las reglas de determinación de la pena,  que el Juez debe observar escrupulosamente, con independencia de los escasos  márgenes de discrecionalidad de que goza.  De  esta  forma,  no  le  corresponde  la  misma  pena  al  autor  de  un  delito  consumado  que  al  de  un  delito  intentado;  como  tampoco  tiene  el  mismo  tratamiento  el  autor  y  el  cómplice  del  mismo  hecho  delictivo.  Se  valora  de  forma  distinta  si  alguien  actúa  en  error  de  prohibición  o  concurriendo  una  eximente incompleta de alteración psíquica que si alguien lo hace actuando con  pleno conocimiento de la antijuridicidad o con sus facultades mentales intactas.  En  fin,  existen  una  multitud  de  factores  que  se  concretan  en  las  reglas  de  determinación  de  la  pena,  que  han  de  ser  tenidos  en  cuenta  por  los  Jueces  y  Tribunales en la imposición de las penas. 
  2. 2.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 158 9.ª  Uno  de  los  criterios  que  informa  la  determinación  de  la  pena  es  la  proporcionalidad  (subprincipio  de  interdicción  de  la  desproporción:  lección  2.IV.1).  Dice  la  STS  de  12  de  noviembre  de  20021,  que  «el  principio  de  proporcionalidad debe su elaboración a la jurisprudencia alemana posterior a la  Segunda  Guerra  Mundial  habiéndose  enriquecido  con  las  aportaciones  efectuadas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Por lo que se refiere  al Ordenamiento Jurídico Español, si bien no aparece expresamente recogido en  la  Constitución,  su  reconocimiento  y  alcance  constitucional  no  ofrecen  dudas  como se afirma en numerosas sentencias del Tribunal Supremo. Los valores de  libertad y justicia a los que se refiere el art. 1.1 de la CE son los pilares básicos  de  la  construcción  del  principio  de  proporcionalidad.  La  libertad  en  cuanto  opción valorativa de realización preferente, dota de contenido al principio de  proporcionalidad, ya que en caso de duda, habrá que estar por la vigencia del  favor  libertatis.  El  valor  justicia,  en  cuanto  que,  en  sí  mismo,  integra  la  prohibición de excesividad y conecta con la idea de moderación, medida justa y  equilibrio.  »También  resulta  básico  para  el  contenido  del  principio  que  se  comenta,  que  como  todos  los  principios  constituyen  mandatos  de  actuación  para  la  realización  del  contenido  de  un  determinado  valor  y  que  está,  fundamentalmente,  dirigido  al  legislador en cuanto que es autor de las normas jurídicas, aunque no debe estimársele  destinatario exclusivo de este principio, ya que en virtud del principio de efectividad  contenido en el art. 9.2 de la CE, también el sistema judicial en cuanto que intérprete y  aplicador de la Ley, es el responsable de la realización del derecho concreto a través del  enjuiciamiento  de  los  casos  que  le  son  presentados,  y  por  tanto  responsable  de  la  consolidación  del  cuadro  de  valores  superiores  que  definen  nuestro  Ordenamiento  Jurídico, bien que esta vinculación sea derivada y opera a través del sometimiento al  imperio de la Ley ‐art. 117 CE‐, no de una manera automática y mecanicista, sino desde  el  respeto  y  efectividad  de  tales  valores.  La  vigencia  del  principio  ha  quedado  más  consolidada  si  cabe  con  su  explícito  reconocimiento  en  la  Carta  de  Derechos  Fundamentales  de  la  Unión  Europea  ‐aprobada  por  el  Parlamento  Europeo,  por  el  Consejo de la Unión y por la Comisión Europea el 7 de Diciembre de 2000‐, cuyo art. 49,  que lleva el significativo título ʺde los principios de legalidad y la proporcionalidad de los  delitos y de las penasʺ, prevé en su párrafo 3º que ʺ....la intensidad de las penas no deberá ser  desproporcionada en relación a la infracción....ʺ.  »En definitiva podemos afirmar que el principio de proporcionalidad, junto con el de  culpabilidad,  aquel  de  naturaleza  objetiva,  y  este  subjetivo,  se  convierten  en  los  dos  referentes a tener en cuenta para individualizar judicialmente la pena, porque esta debe  ser la justa compensación al grado de culpabilidad del sujeto y a la gravedad intrínseca  del  delito,  de  suerte  que  en  ausencia  de  circunstancias  modificativas  de  la  responsabilidad criminal, la pena a imponer debe ser el precipitado de las exigencias  derivadas de ambos principios en la medida que concurran en el supuesto enjuiciado».  1 RJ 10491. Citando, a su vez, las SSTS de 12 de mayo de 1999 (RJ 4666) y 1 de junio de 2000 (RJ  4150). 
  3. 3. La determinación de la pena  159 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª El aspecto que más relevancia ha cobrado en los últimos años es la motivación  de  la  individualización  de  la  pena.  Es  decir,  la  exigencia  a  los  Jueces  y  Tribunales  para  que  razonen,  de  forma  que  sea  plenamente  comprensible  y  excluya  cualquier  sospecha  de  arbitrariedad,  por  qué  deciden  imponer  una  concreta pena y no otra, siempre que se hallen dentro de los límites establecidos  por las reglas de determinación de la pena. Así, puede leerse en la STS de 11 de  junio  de  2003  que  «conocida  es  la  doctrina  de  esta  Sala  y  del  TC  que,  en  aplicación  del  deber  de  motivar  las  sentencias  impuesto  por  el  art.  120.3  CE,  viene  concretando  tal  deber  en  el  derecho  penal,  entre  otros  aspectos,  en  la  necesidad  de  razonar  la  cuantía  concreta  de  la  sanción  o  sanciones  que  se  imponen  (individualización).  Únicamente  venimos  considerando  no  necesaria  tal motivación cuando las penas se fijan en el mínimo legal permitido o cuando  se  quedan  próximas  a  dicho  mínimo  legal.  Pero  cuando  se  alejan  de  modo  significado  de  ese  mínimo,  es  obligado  expresar  en  el  propio  texto  de  la  sentencia las razones por las cuales se acuerda la cuantía o duración concreta de  la penalidad ordenada por la ley.»  En  sentido  parecido,  dice  la  STS  de  9  de  octubre  de  2003  que  «el  legislador  permite al juez recorrer toda la banda punitiva, pero argumentando en base a  dichas consideraciones subjetivas y objetivas, cuál debe ser el reproche concreto  que  la  ley  concede  al  supuesto  enjuiciado.  Se  trata,  pues,  de  un  ejercicio  de  discrecional reglada, que debe ser fundamentadamente explicado en la propia  resolución judicial (...). Su inexistencia no determina la nulidad de la Sentencia  con devolución para su explicación por el Tribunal de instancia, si dentro del  marco  de  la  fundamentación  jurídica  o  concordancia  fáctica  de  la  Sentencia  existen  elementos  de  donde  se  pueda  deducir  tal  individualización,  si  quiera  sea  implícitamente.  Ello  no  significa,  naturalmente,  que  se  releve  a  los  redactores  de  la  Sentencias  penales  de  dedicar  uno  o  varios  apartados  a  tal  función, que tiene una suma importancia práctica, ya que la Sala sentenciadora,  una vez que razonó sobre la existencia del delito y de su autor, debe acometer la  importante misión de atribuir al hecho punible la sanción que el Código penal  prevé  en  la  medida  que  considere  justa,  o  sea,  legalmente  aplicable  al  caso  concreto enjuiciado, haciendo uso razonado de tal discrecionalidad.»2.  Por  su parte, la STS  de 27 de septiembre de 2002 (RJ 9241) recoge los cuatro  casos en que resulta imprescindible la motivación: a) cuando la pena se exaspera  imponiéndola en la mitad superior sin motivación expresa3; b) cuando se hace uso  de la facultad atribuida por la ley para aplicar una pena de grado superior a la  inicialmente predeterminada (último párrafo del art. 506 del Código Penal de  1973  o  párrafo  segundo  del  art.  74  del  Código  Penal/1995,  por  ejemplo);  c)  2 Cfr. las STS de 14 de mayo de 2003 (RJ 5278), 19 de mayo de 2004 (RJ 3302) y 24 de junio de 2005  (RJ 5327).  3 SSTS de 4 de febrero de 1992 (RJ 1010), 26 de abril de 1995 (RJ 3535), 4 de noviembre de 1996  (RJ 8571) y 25 de junio de 1999 (RJ 5983). 
  4. 4.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 160 9.ª  cuando  uno  de  los  autores  de  los  mismos  hechos,  en  quien  no  concurren  específicas  circunstancias  de  agravación,  es  sancionado  con  una  pena  notoriamente superior a la de los demás, sin motivo aparente; o d) cuando por unos  mismos hechos se impone a varios coautores una pena idéntica, siendo así que en  uno de ellos concurre una circunstancia modificativa de la responsabilidad que  no  resulta  aplicable  a  los  demás,  existiendo  margen  legal  para  valorar  el  efecto  atenuatorio o agravatorio de la circunstancia4.  Las exigencias jurisprudenciales –fundamentadas en la Constitución y las reglas  del  art.  66–  se  han  visto  plasmadas  en  la  nueva  redacción  del  art.  72  que  establece, con absoluta claridad, que «los Jueces o Tribunales, en la aplicación  de la pena, con arreglo a las normas contenidas en este capítulo, razonarán en la  sentencia el grado y extensión concreta de la impuesta».  Para la correcta aplicación de las reglas de determinación de la pena, es preciso  conocer  en  primer  lugar  las  reglas  aritméticas  comunes.  Debe  recordarse,  en  este  punto,  que  con  el  sistema  de  determinación  de  la  pena  instaurado  en  el  Código penal de 1995, estas reglas son las mismas para la totalidad de las penas  existentes. Así, la pena superior en grado se calcula de la misma forma para la  pena de prisión, la pena de inhabilitación absoluta o especial, la privación de  permisos, las distintas prohibiciones, las multas ordinarias y proporcionales y la  localización permanente. Y ello por la razón de que se trata de realizar sencillas  operaciones aritméticas sobre unidades (que corresponden a las distintas clases  de penas).    II. Reglas aritméticas comunes.‐  II.1. Pena superior e inferior en grado.‐  De acuerdo con lo dispuesto en el art. 70.1.1ª, la pena superior en grado se forma  partiendo de la cifra máxima señalada por la ley para el delito de que se trate y  aumentando a ésta la mitad de su cuantía, constituyendo la suma resultante su  límite máximo. El límite mínimo de la pena superior en grado será el máximo  de la pena señalada por la ley para el delito de que se trate, incrementado en un  día o en un día multa según la naturaleza de la pena a imponer. El único aspecto  novedoso de la reforma de 2003 consiste en el incremento del límite mínimo de  la pena inferior en un grado en un día. Y ello es correcto, en la medida que, con  la  anterior  redacción,  no  era  posible  conocer  si,  por  ejemplo,  la  pena  de  tres  años de prisión por un tráfico de drogas era el máximo de la señalada para las  4 SSTS de 3 de octubre de 1997 (RJ 6999) y de 22 de noviembre de 2000 (RJ 8945). 
  5. 5. La determinación de la pena  161 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª sustancias que no causan grave daño a la salud o el mínimo de las que sí causan  grave daño.5  Ejemplos:   1º) Pena superior en grado a la pena de dos a cinco años de prisión: pena de cinco  años y un día a siete años y seis meses de prisión.  7 años y seis meses                      Pena superior en grado  5 años                      Pena tipo  2 años  2º) Pena superior en grado a la pena de tres a seis meses de multa: pena de seis  meses y un día a nueve meses de multa.  9 meses                     Pena superior en grado  6 meses                     Pena tipo  3 meses  3º) Pena superior en grado a la pena de cuatro a ocho años de inhabilitación  especial: pena de ocho años y un día a doce años de inhabilitación.  12 años                     Pena superior en grado  8 años                      Pena tipo  4 años  La pena inferior en grado se forma partiendo de la cifra mínima señalada para el  delito  de  que  se  trate  y  deduciendo  de  ésta  la  mitad  de  su  cuantía,  constituyendo el resultado de tal deducción su límite mínimo. El límite máximo  de la pena inferior en grado será el mínimo de la pena señalada por la ley para  el  delito  de  que  se  trate,  reducido  en  un  día  o  en  un  día  multa  según  la  5 La STS de 19 de enero de 1998 (RJ 19) afirma que «sí se desprende claramente del tenor literal  del  propio  art.  70  del  nuevo  Código  Penal,  cuando  establece  que  las  penas  superiores  o  inferiores en grado se formarán partiendo de las cifras máximas o mínimas señaladas por la Ley  para  el  delito  de  que  se  trate,  y  precisamente  estas  cifras  se  integran  en  la  nueva  pena  constituyendo  su  punto  de  arranque  o  de  llegada  a  su  punto  máximo,  de  tal  manera  que  el  máximo de la pena inferior coincide con el mínimo de la pena superior». 
  6. 6.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 162 9.ª  naturaleza de la pena a imponer. Respecto a la reducción del día nos remitimos  a las consideraciones efectuadas en el cálculo de la pena inferior en grado.6  Ejemplos:   1º) Pena inferior en grado a la pena de dos a cinco años de prisión: pena de uno a  dos años menos un día de prisión.  5 años                      Pena tipo  2 años                    Pena inferior en grado  1 año    2º) Pena inferior en grado a la pena de tres a seis meses de multa: pena de un mes  y quince días a tres meses menos un día de multa.  6 meses                   Pena tipo  3 meses                    Pena inferior en grado  1 mes y 15 días    3º)  Pena  inferior  en  grado  a  la  pena  de  cuatro  a  ocho  años  de  inhabilitación  especial: pena de dos años a cuatro años menos un día de inhabilitación.  8 años                    Pena tipo  4 años                  Pena inferior en grado  2 años  6 Destaca la STS de 9 de febrero de 1990 (RJ 654) que «se ha abandonado el criterio de establecer  un tracto sucesivo entre las diferentes clases de penas privativas de libertad que existían en el  antiguo Código, si bien más con un carácter nominal que efectivo. Ahora se sigue el sistema de  tramos que confluyen en un determinado punto de llegada o de partida de la pena de prisión.  Así se desprende claramente del tenor literal del propio artículo 70 del nuevo Código Penal,  cuando establece que las penas superiores o inferiores en grado se formarán partiendo de las  cifras máximas o mínimas señaladas por la ley para el delito de que se trate, y precisamente  estas cifras se integran en la nueva pena constituyendo su punto de arranque o de llegada a su  punto máximo, de tal manera que el máximo de la pena inferior coincide con el mínimo de la  pena superior». 
  7. 7. La determinación de la pena  163 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª De  acuerdo  con  lo  dispuesto  en  el  art.  71,  en  la  determinación  de  la  pena  inferior  en  grado,  los  Jueces  o  Tribunales  no  están  limitados  por  las  cuantías  mínimas señaladas en la ley a cada clase de pena, sino que pueden reducirlas en la  forma  que  resulte  de  la  aplicación  de  la  regla  correspondiente,  sin  que  ello  suponga  la  degradación  a  falta.  No  obstante,  cuando  por  aplicación  de  las  reglas  de  determinación  de  la  pena  proceda  imponer  una  pena  de  prisión  inferior a tres meses, ésta será en todo caso sustituida conforme a lo dispuesto en  la sección 2ª del capítulo III de este Título, sin perjuicio de la suspensión de la  ejecución de la pena en los casos en que proceda.   II.2. Mitad superior y mitad inferior  Para la determinación de la mitad superior e inferior el Código penal no recoge  ninguna regla especial. La única referencia es la contenida en el art. 70.1.3ª que,  a  esos  efectos,  considera  indivisibles  el  día  o  el  día‐multa,  actuando  como  unidades penológicas de más o menos, según los casos. Una sencilla forma de  calcular la mitad de una pena consiste en sumar el límite mínimo y el límite  máximo y dividirlo entre dos. En preciso destacar, además, que en el cálculo de la  mitad inferior o superior no debe añadirse el día de la forma en que se hace con la pena  superior  o  inferior  en  grado7.  Es  decir,  entre  quince  y  treinta  días  de  multa,  la  mitad  sería  veintidós  días  y  medio.  Por  tanto,  la  mitad  inferior  abarcaría  de  quince días a veintidós días (unidad penológica de menos) y de veintitrés días  (unidad penológica de más) a treinta días8.  Ejemplos:  1º) Mitad inferior de la pena de diez a quince años de prisión: de diez a doce años  y seis meses de prisión.  15 años                   Mitad superior  12 años y 6 meses                    Mitad inferior  10 años      7  Véase,  en  el  mismo  sentido,  la  Circular  de  la  FGE  2/2004,  de  22  de  diciembre:  «(…)  la  inexistencia de previsión legal expresa unida a la complicación que para el sistema supondría  asumir tal interpretación –que por lo demás no generaría ningún beneficio– ha de llevar a optar  por entender que no es precisa la separación formal de mitades dentro del mismo grado».  8 Cfr., en el mismo sentido, la Circular de la FGE 2/2004, de 22 de diciembre. 
  8. 8.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 164 9.ª  2º) Mitad inferior de la pena de tres a nueve meses de multa: de tres a seis meses  de multa.  9 meses                  Mitad superior  6 meses                    Mitad inferior  3 meses  3º) Mitad superior de la pena de tres años y seis meses a cinco años de prisión:  de cuatro años y tres meses a cinco años de prisión.  5 años                  Mitad superior  4 años y 3 meses                    Mitad inferior  3 años y 6 meses    4º) Mitad superior de la pena de nueve a doce años de inhabilitación absoluta:  de diez años y seis meses a doce años de inhabilitación absoluta.  12 años                  Mitad superior  10 años y 6 meses                    Mitad inferior  9 años  En diversas ocasiones es necesario calcular la mitad inferior o superior de una  pena inferior o superior en grado.  Ejemplos:  1º) Mitad inferior de la pena inferior en grado a la pena de diez a quince años  de prisión: de cinco años a siete años y seis meses de prisión.      15 años                                                   Pena tipo                10 años                7 años y 6 meses           Pena inferior en grado                    5 años  Mitad inferior
  9. 9. La determinación de la pena  165 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª 2º) Mitad superior de la pena superior en grado a la pena de diez a quince años  de prisión: de dieciocho años y nueve meses a veintidós años y seis meses de prisión.    22 años y 6 meses              18 años y 9 meses                    Pena superior en grado            15 años                10 años    3º) Mitad superior de la pena inferior en grado a la pena de quince a veinte años  de inhabilitación absoluta: de once años y tres meses a quince años menos un día de  inhabilitación absoluta.  20 años                  15 años             11 años y 3 meses             Pena inferior en grado            7 años y 6 meses  4º) Mitad inferior de la pena superior en grado a la pena de dos a cuatro meses  de multa: de cuatro meses y un día a cinco meses de multa.    6 meses                  5 meses     Pena superior en grado            4 meses                   2 meses    En otras, en cambio, será preciso hallar la pena superior o inferior en grado a la  mitad inferior o superior de una determinada pena.    Mitad superior Pena tipo Pena tipo Mitad superior Mitad inferior Pena tipo
  10. 10.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 166 9.ª  Ejemplos:  1º) Pena superior en grado a la mitad superior de la pena de dos a cinco años de  prisión: de cinco años y un día a siete años y seis meses de prisión.    7 años y 6 meses                       5 años                         Mitad superior de la pena de  3 años y 6 meses          2 a 5 años de prisión            2 años    2º) Pena superior en grado a la mitad inferior de la pena de dos a cinco años de  prisión: de tres años y seis meses y un día a cinco años y tres meses de prisión.  5 años y 3 meses            3 años y 6 meses                          Mitad inferior de la pena de                2 a 5 años de prisión.  2 años    3º) Pena inferior en grado a la mitad superior de la pena de dos a cinco años de  prisión: de un año y nueve meses a tres años y seis meses menos un día de prisión.  5 años                                 Mitad superior de la pena de                2 a 5 años de prisión.  3 años y 6 meses          1 año y 9 meses          Pena superior en grado Pena superior en grado Pena inferior en grado
  11. 11. La determinación de la pena  167 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª 4º) Pena inferior en grado a la mitad inferior de la pena de dos a cinco años de  prisión: de uno a dos años menos un día de prisión.  3 años y 6 meses                                 Mitad inferior de la pena de                2 a 5 años de prisión.  2 años            1 año     III. Reglas materiales generales.‐  Dispone  el  art.  61  que  cuando  la  ley  establece  una  pena,  se  entiende  que  la  impone a los autores de la infracción consumada. Por tanto, la consumación y la  autoría son las bases de las que parten las penas que se prevén en los tipos de la  parte especial. Así, al castigar con la pena de diez a quince años el homicidio, el  Código  penal  parte  de  la  base  del  homicidio  consumado  cometido  por  una  persona  a  título  de  autor.  Esto  es  lo  que  podría  denominarse  pena  tipo.  En  cualquier caso, en ocasiones no resulta sencillo averiguar la pena tipo, ya que  para  ello  hay  que  hacer  alguna  de  las  operaciones  descritas  en  el  apartado  anterior.  Ejemplo:  El robo con uso de armas (art. 242.3) se castiga con la pena del robo básico (art.  242.1) en su mitad superior. De ahí que para conocer la pena del autor del delito  consumado de robo con uso de armas sea preciso averiguar la mitad superior  de la pena de dos a cinco años de prisión: de tres años y seis meses a cinco años  de prisión.  5 años                                     Pena tipo  3 años y 6 meses          2 años  Por lo demás, el proceso de determinación de la pena, pasa por el análisis de  cuatro  aspectos:  grado  de  ejecución,  participación,  concurrencia  o  no  de  circunstancias especiales y concurrencia o no de circunstancias ordinarias.  Pena inferior en grado Mitad superior
  12. 12.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 168 9.ª  III.1. Grado de ejecución.‐  En atención al grado de ejecución, los delitos pueden ser intentados o realizarse  únicamente los denominados actos preparatorios. La regla relativa al castigo de  la  tentativa  está  en  el  art.  62:  «A  los  autores  de  tentativa  de  delito  se  les  impondrá la pena inferior en uno o dos grados a la señalada por la ley para el  delito  consumado,  en  la  extensión  que  se  estime  adecuada,  atendiendo  al  peligro inherente al intento y al grado de ejecución alcanzado.»9 El problema, en  este punto, consiste en decidir qué criterios han de seguirse para rebajar la pena  uno  o  dos  grados.  La  STS  de  28  de  marzo  de  2004  (RJ  2812),  afirma  que  «es  doctrina del Tribunal Supremo que caso de encontrarse interrumpidos los actos  de ejecución se está en un supuesto de tentativa que integra los dos estadios  existentes  en  el  anterior  Código  penal  de  tentativa  y  frustración,  debiéndose  rebajar  la  pena  en  un  grado  en  caso  de  tentativa  acabada  ‐equivalente  a  la  antigua frustración que supone la realización de todos los actos ejecutivos‐, y  dos grados en caso de tentativa estricto sensu, inicio de los actos de ejecución».  Por otro lado, es preciso tener en cuenta que los Jueces y Tribunales sólo están  sujetos a las reglas del art. 66 cuando optan por la rebaja en un grado, pudiendo  recorrer toda la extensión del grado libremente y sin sujeción a dichas reglas, en  el  caso  de  que  hayan  optado  por  la  aplicación  de  la  pena  inferior  en  dos  grados.10   Respecto  a  los  actos  preparatorios  (conspiración,  proposición  y  provocación)  hay que destacar que sólo se castigan cuando la ley expresamente lo prevea (art.  17 CP). Y en los diferentes preceptos de la parte especial se castigan con la pena  inferior  en  uno  o  dos  grados,  siendo  obligatorio  (dada  la  redacción  de  los  artículos) la rebaja en, al menos, un grado.11.            9 Cfr., además, las SSTS de 2 de julio de 2001 (RJ 7182), 31 de julio de 2001 (RJ 8336), 26 de abril  de 2002 (RJ 4790), 28 de mayo de 2002 (RJ 5476), 30 de mayo de 2002 (RJ 6037), 12 de julio de  2002 (RJ 7772) y 3 de febrero de 2005 (RJ 2193).  10 Cfr., entre otras muchas, las SSTS de 23 de abril de 1998 (RJ 3812), 16 de julio de 2001 (RJ  7694), 12 de julio de 2002 (RJ 7772) y 24 de julio de 2004 (JUR 206536). Esta doctrina ha sido  confirmada por el Acuerdo de Pleno no jurisdiccional de la Sala Segunda del Tribunal Supremo  de 1 de marzo de 2005.  11 Véanse los arts. 141, 151, 168, 269, 304, 373, 477, 488, 519, 548, 553, 578, 585 y 615 del CP. 
  13. 13. La determinación de la pena  169 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª Ejemplos:  1º) Pena imponible al autor de un delito de homicidio (pena de diez a quince  años de prisión) en grado de tentativa: pena de dos años y seis meses a cinco años  menos un día (rebajando dos grados) o de cinco años a diez años menos un día de  prisión (rebajando un grado).  15 años                                                   10 años                     Pena rebajada en un grado    5 años      15 años                       10 años                           5 años                                   Pena rebajada en dos grados  2 años y 6 meses                      Pena tipo Pena tipo
  14. 14.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 170 9.ª  2º) Pena imponible al autor de un delito de robo con intimidación (pena de dos  a cinco años de prisión) en grado de tentativa: pena de seis meses y un día a un año  menos un día (rebajando dos grados) y pena de un año a dos años menos un día de  prisión (rebajando un grado).  5 años                                                   2 años                     Pena rebajada en un grado    1 año      5 años                       2 años                           1 año                                   Pena rebajada en dos grados  6 meses      III.2. Formas de participación.‐  Hasta las reformas de 2003, la única forma de participación con relevancia para  las reglas de la determinación de la pena era la complicidad. Así, el art. 61 ha  venido disponiendo que «a los cómplices de un delito consumado o intentado  se les impondrá la pena inferior en grado a la fijada por la ley para los autores  del mismo delito», que no plantea mayores problemas.12 La LO 15/2003, de 25  de  noviembre  introdujo  una  importante  novedad  en  esta  materia  (art.  65.3),  consistente en la posibilidad que se otorga a los Jueces y Tribunales de aplicar la  pena inferior en grado a la señalada por la ley a los cooperadores necesarios y  los  inductores  cuando  no  concurran  las  condiciones,  cualidades  o  relaciones  personales que fundamentan la culpabilidad del autor.13    12  Cfr.  las  SSTS  de  8  de  febrero  de  1980  (RJ  454),  18  de  septiembre  de  1985  (RJ  4410),  16  de  octubre de 1989 (RJ 7688), 22 de enero de 1998 (RJ 128) y 22 de julio de 2004 (RJ 6267).  13 Hasta ahora, el único tratamiento privilegiado que recibían estas figuras era la apreciación de  una atenuante por analogía. Al respecto, cfr. por todas la STS de 28 de marzo de 2001 (RJ 751).  Pena tipo Pena tipo
  15. 15. La determinación de la pena  171 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª Ejemplos:  1º) Pena imponible al cómplice de un delito de lesiones del art. 150 (pena de tres  a seis años de prisión): pena de prisión de un año y seis meses a tres años menos un  día de prisión.  6 años                                                   3 años                     Pena rebajada en un grado    1 año y 6 meses    2º)  Pena  imponible  al  cómplice  de  un  delito  de  homicidio  (pena  de  diez  a  quince años de prisión) en grado de tentativa acabada (rebajando un grado): de  dos años y seis meses a cinco años menos un día de prisión.  15 años                       10 años                 Pena rebajada un grado                por tentativa  5 años                                   Pena rebajada en otro grado  2 años y 6 meses            por complicidad      III.3. Circunstancias privilegiadas.‐  Son aquellas cuya concurrencia permite reducir la pena en uno o dos grados,  siendo obligatorio la rebaja de, al menos, un grado. En primer lugar, el error de  prohibición  vencible;  en  segundo  lugar,  la  concurrencia  de  una  eximente  incompleta y, en tercer lugar, la concurrencia de dos o más atenuantes ordinarias  o una o más muy cualificadas y ninguna agravante (art. 66.2ª).  Error de prohibición vencible. De acuerdo con lo dispuesto en el art. 14.3, el error  invencible sobre la ilicitud del hecho constitutivo de la infracción penal excluye  la  responsabilidad  criminal.  Si  el  error  fuera  vencible,  se  aplicará  la  pena  inferior en uno o dos grados. Al igual que sucede con la tentativa y los actos  preparatorios, debe destacarse la obligatoriedad de la rebaja, al menos, de un  grado y la no vinculación de las regla del art. 66 si el Juez o Tribunal opta por la  rebaja en dos grados.  Pena tipo Pena tipo
  16. 16.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 172 9.ª  Ejemplos:  1º) Pena imponible al autor de un delito de tráfico de drogas que causan grave  daño a la salud (pena de tres a nueve años de prisión), concurriendo un error de  prohibición vencible: pena de un año y seis meses a tres años menos un día de prisión  (rebajando un grado) y de nueve meses a un año y seis meses menos un día de prisión  (rebajando dos grados).  9 años                                                   3 años                     Pena rebajada en un grado    1 año y 6 meses    9 años                       3 años                                   1 año y 6 meses                                   Pena rebajada en dos grados  9 meses                           Pena tipo Pena tipo
  17. 17. La determinación de la pena  173 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª 2º)  Pena  imponible  al  cómplice  de  un  delito  de  tráfico  de  drogas  que  causan  grave daño a la salud (pena de tres a nueve años de prisión) en cantidad de  notoria  importancia  (pena  superior  en  grado  a  la  anterior),  concurriendo  un  error  de prohibición vencible: pena de dos años y tres meses a  cuatro años y seis  meses menos un día de prisión (rebajando un grado) y de un año, un mes y quince  días a dos años y tres meses menos un día de prisión (rebajando dos grados).  13 años y 6 meses                  9 años                    Pena rebajada un grado                 por complicidad  4 años y 6 meses                            Pena rebajada un grado   2 años y 3 meses           por error de proh. venc.    13 años y 6 meses                  9 años                    Pena rebajada un grado                 por complicidad  4 años y 6 meses              Pena rebajada un grado                 por error de proh. venc.  2 años y 3 meses                           Pena rebajada dos grados  1 año, 1 mes y 15 días              por error de proh. venc.    Eximente  incompleta.  De  acuerdo  con  lo  dispuesto  en  el  art.  68,  «en  los  casos  previstos  en  la  circunstancia  primera  del  artículo  21,  los  jueces  o  tribunales  impondrán  la  pena  inferior  en  uno  o  dos  grados  a  la  señalada  por  la  ley,  atendidos el número y la entidad de los requisitos que falten o concurran, y las  circunstancias personales de su autor, sin perjuicio de la aplicación del artículo  66 del presente Código»14.  14 El aspecto más novedoso de la reforma de 2003 fue la sustitución de la expresión «podrán  imponer» de la anterior redacción por la de «impondrán». Ciertamente, la reforma careció de  efectos  prácticos  en  la  medida  que  el  Tribunal  Supremo  había  concluido  –en  contra  de  la  opinión de la Fiscalía General del Estado plasmada en la Consulta nº 1/1997, de 19 de febrero‐  que la expresión «podrán imponer» exigía la imposición de la pena inferior en, al menos, un  grado siendo facultativa la rebaja en dos grados. Así lo estableció en el Acuerdo del Pleno no  jurisdiccional de 23 de marzo de 1998, al que siguieron las SSTS de 23 de diciembre de 1999 (RJ  9437), 25 de septiembre de 2001 (RJ 8094), 20 de octubre de 2001 (RJ 9065), 1 de marzo de 2002  (RJ 3915), 15 de abril de 2002 (RJ 4776), 14 de octubre de 2002 (RJ 8892), 10 de febrero de 2003 (RJ  2438), 12 de febrero de 2003 (RJ 2440), 19 de febrero de 2003 (RJ 2444), 9 de mayo de 2003 (RJ  Pena superior a la de 3 a 9 años Pena superior a la de 3 a 9 años
  18. 18.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 174 9.ª  Ejemplos:   1º) Pena imponible al autor de un homicidio (pena de diez a quince años de  prisión) concurriendo la eximente incompleta de estado de necesidad: de cinco  años a diez años menos un día de prisión (bajando un grado) y de dos años y seis  meses a cinco años menos un día de prisión (bajando dos grados).    15 años                                   10 años                                    Pena rebajada en un grado    5 años                15 años                  10 años                                      5 años                              Pena rebajada dos grados   2 años y 6 meses           .                                        5268), 17 de septiembre de 2003 (RJ 6992), 17 de octubre de 2003 (RJ 7640) y 6 de mayo de 2004  (RJ 3052).  Pena tipo Pena tipo
  19. 19. La determinación de la pena  175 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª 2º) Pena imponible al autor de un delito de asesinato (pena de quince a veinte  años de prisión) concurriendo la eximente incompleta de anomalía o alteración  psíquica: de siete años y seis meses a quince años menos un día de prisión (bajando un  grado) y de tres años y nueve meses a siete años y seis meses menos un día de prisión  (bajando dos grados).  20 años                                   15 años                                                  Pena rebajada en un grado  7 años y 6 meses                 20 años                  15 años                                      7 años y 6 meses                             Pena rebajada dos grados  3 años y 9 meses.  Para  la  concurrencia  de  eximentes  incompletas  y  circunstancias  ordinarias  la  doctrina del Tribunal Supremo ha desarrollado una especie de subreglas.   Primera:  si  el  Juez  o  Tribunal  opta  por  la  rebaja  en  un  grado  debe  tener  en  cuenta las circunstancias atenuantes o agravantes, mientras que si opta por la  rebaja en dos grados, puede recorrer todo el grado sin sujeción al resto de reglas  del  art.  66.15  Esta  subregla  ha  quedado  recogida  en  el  art.  66.8ª:  «Cuando  los  jueces o tribunales apliquen la pena inferior en más de un grado podrán hacerlo  en toda su extensión».  Segunda:  rebajando  la  pena  un  grado  y  concurriendo  una  agravante,  puede  aplicar la mitad inferior.16 Esto no significa, por supuesto, que rebajando la pena  15 Cfr. la STS de 5 de noviembre de 1996 (RJ 8049).  16 Cfr. la STS de 22 de enero de 1996 (RJ 10): «al juzgador se le reconoce para optar entre la  bajada  de  uno  o  dos  grados,  de  modo  que,  si  conforme  a  tal  facultad,  concurriendo  una  circunstancia agravante, como es el caso, tenía posibilidad de imponer entre 2 meses y 1 día y 6  meses de arresto mayor (de haber optado por bajar dos grados) y también la de sancionar con  otra pena que abarca entre 2 años y 4 meses y 1 día y 6 años de prisión menor (bajando un solo  grado), sería contrario a las más elementales reglas del sentido común no reconocer que la ley  en estos casos también le autoriza a castigar con alguna de las penas intermedias comprendidas  entre aquellas otras.» Esto, trasladado a nuestro actual sistema de penas sería así: si un Juez  puede aplicar la mitad superior de la pena inferior en dos grados, resulta absurdo obligarle a  aplicar  la  mitad  suprior,  para  el  caso  de  que  opte  por  rebajar  un  grado,  debiendo  por  tanto  reconocérsele la posibilidad de aplicar el tramo intermedio, esto es, la mitad inferior de la pena  inferior en un grado.  Pena tipo Pena tipo
  20. 20.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 176 9.ª  en un grado y concurriendo una agravante, no pueda imponerse la pena en su  mitad superior.17  Tercera:  concurriendo  dos  eximentes  incompletas  y  dos  atenuantes  no  ha  de  imponerse la pena inferior en tres grados si no que procede imponer la pena  inferior en dos grados18.  Ejemplos:   1º) Pena imponible al autor de un delito de homicidio (pena de diez a quince  años de prisión) concurriendo la eximente incompleta de legítima defensa y la  circunstancia  agravante  de  reincidencia:  al  concurrir  una  agravante  no  cabe  aplicar la pena en su mitad inferior, por lo que abarcará desde tres años y nueve  meses (límite mínimo de la mitad superior de la pena inferior en dos grados)  hasta diez años menos un día de prisión (límite máximo de la mitad superior de la  pena inferior en un grado).            17 Al respecto, cfr. la STS de 23 de diciembre de 1999 (RJ 9437): «Esta Sala Segunda considera  que la disposición aplicable en estos casos es el art. 68 CP, degradándose obligatoriamente la  pena señalada por la Ley en un grado y conservando el juzgador la facultad discrecional de  ampliar  la  rebaja  penológica  en  otro  grado  más,  con  la  exigible  motivación  razonada  de  la  decisión  que  se  adopte  y,  sobre  la  pena  resultante,  tomar  en  consideración  el  resto  de  las  circunstancias  agravantes  o  atenuantes  ordinarias  concurrentes  para  individualizar  definitivamente  la  sanción.  Entendemos  que  éste  es  el  criterio  legalmente  correcto  por  las  siguientes  razones:  la  doctrina  científica  y  la  jurisprudencia  de  esta  Sala  han  puesto  de  manifiesto  la  correlación  existente  entre  la  regla  4ª  del  art.  66  y  el  art.  68  CP,  en  cuanto  la  primera contempla específicamente la presencia de una atenuante muy cualificada y la segunda  la de una eximente incompleta; esta correlación se acentúa cuando advertimos que el nuevo CP  ha suprimido del texto de la regla 4ª del art. 66 la expresión «no concurra agravante alguna» que  se  contenía  en  el  derogado  art.  61.5ª,  de  manera  que  la  degradación  penológica  del  art.  66.4  vigente no está condicionada por la necesidad de que junto a la atenuante muy cualificada, no  concurra ninguna agravante, sino que pueden coexistir ambas, que es lo mismo que se previene  en el art. 68 cuando se trate de la concurrencia de eximente incompleta. Partiendo de esta base,  es de significar que la doctrina de esta Sala ha consolidado el criterio de que la regla 4ª del art.  66 establece el carácter preceptivo de la rebaja en un grado y facultativo en dos (véanse, entre  otras, las SSTS de 10 de junio y 17 de noviembre de 1997 [RJ 4672 y 8052], y 15 de enero y 14 de  abril de 1998 [RJ 66 y 4026]), y que esta interpretación debe extenderse a la aplicación del art. 68  vigente, al tratarse de supuestos de armónica equivalencia al contemplado en el art. 66.4ª (…)».  18 Cfr. la STS de 12 de febrero de 2003 (RJ 2440). No obstante, la Circular de la FGE 2/2004, de 22  de diciembre considera que «una vez aplicado el art. 68 y rebajada la pena en uno o dos grados,  podrá volverse a rebajar en grado si concurren dos o más atenuantes o una muy cualificada y  no concurren agravantes (…)». 
  21. 21. La determinación de la pena  177 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª 15 años                    10 años                    Mitad superior de la pena                inferior en un grado  7 años y 6 meses                              Extensión “lógica”   5 años                        Mitad superior de la pena              inferior en dos grados    3 años y 9 meses                    2 años y 6 meses    2º) Pena imponible al mismo autor con la misma eximente y concurriendo la  atenuante de reparación: al concurrir una atenuante no cabe aplicar la pena en  su mitad superior, por lo que abarcará desde los dos años y seis meses de prisión  (límite mínimo de la mitad inferior de la pena inferior en dos grados) hasta los  siete años y seis meses (límite máximo de la mitad inferior de la pena inferior en  un grado).  15 años                  10 años                                     7 años y 6 meses               Mitad inferior de la pena                 inferior en un grado  5 años                          Extensión “lógica”                 3 años y 9 meses                           Mitad inferior de la pena                inferior en dos grados  2 años y 6 meses    Dos o más atenuantes ordinarias y ninguna agravante. Dispone la regla 2ª del art. 66  que  «cuando  concurran  dos  o  más  circunstancias  atenuantes,  o  una  o  varias  muy cualificadas, y no concurra agravante alguna, aplicarán la pena inferior en  uno o dos grados a la establecida por la ley, atendidos el número y la entidad  de dichas circunstancias atenuantes». Esta sí que es una novedad relevante, ya  que hasta ahora, la regla se refería a la concurrencia de dos o más atenuantes o  Pena tipo Pena tipo
  22. 22.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 178 9.ª  una muy cualificada, sin exigir que, para la rebaja en grado, no concurrieran  agravantes. Por esa razón el Tribunal Supremo decidió aplicar a este caso las  mismas consecuencias penológicas que a las eximentes incompletas.  Ejemplo:  Pena  imponible  al  cómplice  de  un  delito  de  asesinato,  concurriendo  dos  atenuantes y ninguna agravante: la pena para el cómplice (rebaja en un grado)  abarca desde siete años y seis meses hasta quince años menos un día de prisión.  A partir de ahí se debe rebajar la pena en uno o dos grados, por lo que la nueva  pena será de un año, diez meses y quince días hasta tres años y nueve meses de prisión  menos un día (bajando dos grados) y desde tres años y nueve meses hasta siete años y  seis meses menos un día de prisión (bajando un solo grado).    20 años                  15 años                    Pena rebajada un grado                 por complicidad  7 años y 6 meses              Pena rebajada un grado                 por dos atenuantes  3 años y 9 meses                           Pena rebajada otro grado  1 año, 10 meses y 15 días         por dos atenuantes    III.4. Circunstancias ordinarias.‐  Las  circunstancias  ordinarias  son  las  comúnmente  conocidas  como  circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal (arts. 21, 22 y 23 del  Código).  Sólo  son  aplicables  estas  reglas  en  el  caso  de  los  delitos  dolosos  y  responden a la necesidad de distinguir las diferentes variables que surgen de la  combinación de la concurrencia o no de atenuantes y/o agravantes y se recogen  en el art. 66.  1ª) Cuando concurra sólo una circunstancia atenuante, aplicarán la pena en la  mitad inferior de la que fije la ley para el delito (art. 66.1ª)19.      19 Cfr. las SSTS de 4 de octubre de 2001 (RJ 8728) y 25 de octubre de 2001 (RJ 9223).  Pena tipo
  23. 23. La determinación de la pena  179 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª Ejemplos:   Pena imponible al autor de un delito de robo con intimidación (pena de dos a  cinco años de prisión), concurriendo la atenuante de drogadicción: de dos años a  tres años y seis meses de prisión.  5años                                   3 años y 6 meses                                                     2 años                Pena imponible al cómplice de un delito de homicidio (pena de diez a quince  años  de  prisión),  concurriendo  la  atenuante  de  confesión:  de  cinco  años  a  siete  años y seis meses de prisión.    15 años                   10 años                                       7 años y 6 meses         Pena rebajada un grado                  por complicidad    5 años    2ª)  Cuando  concurra  sólo  una  o  dos  circunstancias  agravantes20,  aplicarán  la  pena en la mitad superior de la que fije la ley para el delito (art. 66.3ª)21.  Ejemplos:   Pena imponible al autor de un delito de robo con intimidación (pena de dos a  cinco  años  de  prisión)  y  uso  de  armas  (mitad  superior  de  la  pena  anterior),  concurriendo la agravante de reincidencia: partimos de la mitad superior de la  pena de dos años a cinco años de prisión, es decir, de tres años y seis a cinco  años de prisión y calculamos la mitad superior: de cuatro años y tres meses a cinco  años de prisión.  20 Aunque no se exija expresamente, esta regla no será aplicable si concurre una atenuante, ya  que estaríamos ante el presupuesto fáctico de la regla 7ª del art. 66.  21 Cfr. las SSTS de 29 de diciembre 1997 (RJ 9098), 18 de mayo de 2001 (RJ 5517), 11 de marzo de  2002 (RJ 3399) y 11 de abril de 2002 (RJ 5279).  Mitad inferior Pena tipo Mitad inferior
  24. 24.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 180 9.ª  5 años                             Pena para el robo con uso  4 años y 3 meses          de armas                                  3 años y 6 meses                                 2 años                Pena imponible al cómplice de un delito de tráfico de drogas que causa grave  daño a la salud (pena de tres a nueve años de prisión) en cantidad de notoria  importancia  (pena  superior  en  grado  a  la  pena  anterior),  concurriendo  la  agravante de reincidencia: de seis años y nueve meses a nueve años menos un día.    13 años y 6 meses                               9 años                                               6 años y 9 meses           Pena rebajada en un grado                    por complicidad    4 años y 6 meses               3ª)  Cuando  concurran  más  de  dos  circunstancias  agravantes  y  no  concurra  atenuante alguna22, podrán aplicar la pena superior en grado a  la  establecida  por la ley, en su mitad inferior (art. 66.4ª). Es importante destacar, en esta regla,  que  el  legislador  emplea  la  expresión  «podrán  aplicar»,  lo  cual  excluye  su  aplicación obligatoria y resulta reforzado el deber de motivar, en el sentido que  hemos visto.  Ejemplos:  Pena imponible al autor de un delito de asesinato (prisión de quince a veinte  años),  concurriendo  las  agravantes  de  disfraz,  reincidencia  y  abuso  de  superioridad:  la  pena  superior  en  grado  a  la  del  delito  de  asesinato  abarca  desde veinte años y un día hasta treinta años de prisión. Como no cabe rebasar  22 Si concurrieran dos o más agravantes y una atenuante estaríamos ante el presupuesto fáctico  del art. 66.7ª, por lo que procede la compensación y determinación de si, en su caso, concurre un  fundamento cualificado de agravación.  Mitad superior Mitad superior
  25. 25. La determinación de la pena  181 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª la mitad inferior, la pena imponible es de veinte años y un día a veinticinco años de  prisión.  30 años                  25 años             Pena superior en grado      20 años                   Mitad superior de la    pena tipo23     17 años y 6 meses                          15 años            Pena imponible al autor de un delito de robo con intimidación (pena de dos a  cinco años de prisión) concurriendo tres agravantes: la pena superior en grado  al delito de robo con intimidación abarca desde cinco años y un día hasta siete  años y seis meses de prisión. Como no cabe rebasar la mitad inferior, la pena  imponible es de cinco años y un día a seis años y tres meses.     7 años y 6 meses                  6 años y 3 meses           Pena superior en grado      5 años                   Mitad superior de la    pena tipo24     3 años y 6 meses                          2 años             4ª)  Cuando  concurra  la  circunstancia  agravante  de  reincidencia  con  la  cualificación  de  que  el  culpable  al  delinquir  hubiera  sido  condenado  ejecutoriamente, al menos, por tres delitos comprendidos en el mismo título de  este Código, siempre que sean de la misma naturaleza, podrán aplicar la pena  superior en grado a la prevista por la ley para el delito de que se trate, teniendo  23 Que habría de ser aplicada, en todo caso, si el Juez o Tribunal no hace uso de la facultad de  imponer la pena hasta la mitad inferior de la pena superior en grado.  24 Que habría de ser aplicada, en todo caso, si el Juez o Tribunal no hace uso de la facultad de  imponer la pena hasta la en mitad inferior de la pena superior en grado.  Mitad inferior Mitad inferior
  26. 26.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 182 9.ª  en  cuenta  las  condenas  precedentes,  así  como  la  gravedad  del  nuevo  delito  cometido. A los efectos de esta regla no se computarán los antecedentes penales  cancelados o que debieran serlo (art. 66.5ª).   Se recupera por el legislador la antigua figura de la multirreincidencia que fue derogada  por la reforma de 1983. Dos aspectos son destacables. En primer lugar, que el carácter de la  aplicación de la pena superior en grado es facultativo («podrán aplicar») y, en segundo  lugar, la existencia de dos criterios que han de ser valorados para la aplicación de la pena:  la gravedad del hecho (del nuevo delito y no de los anteriores) así como las condenas  precedentes, siendo lógico pensar que éste ha de venir referido tanto a la gravedad de los  hechos  que  motivaron  las  condenas,  como  al  número  de  estas.  Es  de  esperar  que  el  Tribunal  Supremo  no  recupere  la  antigua  doctrina  sobre  el  acceso  a  la  casación  de  la  impugnación  del  ejercicio  de  los  Tribunales  de  la  potestad  en  la  aplicación  de  la  pena  superior en grado25, máxime si se siguen los actuales postulados sobre la motivación de  las penas.   Respecto  a  los  criterios  para  determinar  si  nos  hallamos  ante  delitos  de  la  misma  naturaleza, deben ser aplicados los mismos que ha desarrollado el Tribunal Supremo a  propósito de la agravante de reincidencia (art. 22.8ª). Para el caso de que el Tribunal no  haga uso de la facultad concedida, debe aplicarse la pena, al menos, en la mitad superior,  ya que concurre una agravante.   El principal problema que se va a plantear con esta regla es qué hacer cuando junto a la  multirreincidencia,  concurra  una  circunstancia  atenuante  (y  la  grave  adicción  a  las  drogas, será muy frecuente), ya que a diferencia de lo que sucede, por ejemplo, en la regla  4ª  del  art.  66,  no  se  exige  como  presupuesto  fáctico  de  la  aplicación,  la  ausencia  de  atenuantes. A priori hay dos soluciones. La primera consistiría en aplicar primero la regla  5ª del art. 66 subiendo la pena en un grado y aplicar la mitad inferior por concurrir una  atenuante. Sería algo parecido a lo que se hace con la eximente incompleta y la presencia  de una agravante pero a la inversa. En contra de esta solución, hay que argüir el carácter  facultativo  de  la  subida  en  grado,  frente  al  obligatorio  de  la  rebaja  en  el  caso  de  la  eximente incompleta. La concurrencia de la atenuante limitaría la pena superior hasta la  mitad  inferior  de  la  misma.  La  otra  solución  consiste  en  considerar  que,  en  tal  caso,  estamos ante el presupuesto fáctico del art. 66.7ª, esto es, concurrencia de atenuantes y  25 Así se podía leer en la antigua Sentencia de 30 de mayo de 1983 (RJ 2797) «que atendiendo a  su  planteamiento  formal  el  recurso  podría  ser  desestimado  exponiendo  simplemente  que  la  regla 6.ª del art. 61 concede a los Tribunales de instancia una facultad discrecional ‐«se podrá  aplicar  la  pena  superior  en  grado»‐  que  está  sustraída  a  la  revisión  casacional  cuando  se  ha  impuesto la pena, en este caso la de multa, dentro del grado superior, correctamente formado  con sujeción a las normas del art. 76 del Código; empero, no elude esta Sala el tema sustancial  planteado en la fundamentación del recurso, para afirmar la concurrencia de los requisitos de la  agravante  aplicada,  como  son  la  preexistencia  de  condenas  plurales  por  delitos,  no  sólo  pertenecientes al mismo Título del Código, sino de la misma naturaleza ‐emisión de cheques  desprovistos‐,  habiendo  determinado  una  de  ellas  la  estimación  formal  de  la  reincidencia,  siendo irrelevante en este caso la fecha o data de las sentencias anteriores porque consta que el  hecho  enjuiciado  tuvo  lugar  el  10  enero  1977,  y  en  la  S.  de  19  junio  1975  ya  se  apreciaba  la  reincidencia, irrelevancia que se extiende al dato de la cuantía y de las penas impuestas, dada la  naturaleza  delictiva  de  los  hechos  precedentes  a  que  antes  se  hizo  mérito;  procede,  por  lo  expuesto, rechazar el recurso, cuyo único motivo ha sido planteado por la vía del art. 849‐1.º de  la L. E. Crim. 
  27. 27. La determinación de la pena  183 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª agravantes,  por  lo  que  procedería  la  valoración  y  compensación  entre  ellas  y  la  aplicación,  en  su  caso,  de  la  mitad  superior  si  se  entendiera  que  hay  un  fundamento  cualificado  de  agravación.  Cabría  objetar  que  el  legislador,  debiera  haber  incluido  expresamente la expresión «no concurriendo ninguna atenuante».   Ejemplos:  Pena imponible al autor de un delito de robo con intimidación (pena de dos a  cinco años de prisión) concurriendo multirreincidencia: de tres años y seis meses a  siete años y seis meses de prisión.  7 años y 6 meses                    Pena superior en grado                  5 años               Mitad superior de la                  pena tipo26               3 años y 6 meses                                2 años    Pena imponible al autor de un delito de asesinato (pena de quince a veinte años  de prisión) concurriendo multirreincidencia y la atenuante de grave adicción a  las  drogas:  de  aplicarse  la  primera  de  las  soluciones  propuestas,  se  calcula  primero la pena superior en grado y se limita a la mitad inferior, de la misma  forma que sucede en el caso previsto en el art. 66.4ª, esto es, de veinte años y un  día a veinticinco años de prisión.  30 años                  25 años            Pena superior en grado                                   20 años                                 15 años             5ª) Cuando no concurran atenuantes ni agravantes aplicarán la pena establecida  por  la  ley  para  el  delito  cometido,  en  la  extensión  que  estimen  adecuada,  en  atención a las circunstancias personales del delincuente y a la mayor o menor  gravedad del hecho (art. 66.6ª).  26 Que habría de ser aplicada, en todo caso, si el Juez o Tribunal no hace uso de la facultad de  imponer la pena superior en grado.  Mitad inferior
  28. 28.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 184 9.ª  Esta  regla  no  plantea  ningún  problema  desde  el  punto  de  vista  de  las  operaciones  aritméticas.  Conviene  destacar  que  esta  es  una  de  las  reglas  en  las  que  el  Tribunal  Supremo viene exigiendo el refuerzo de la motivación. Así, señala la Sentencia de 9 de  octubre de 2003 (RJ 7464), que «evidentemente, la gravedad del hecho a que se refiere este  precepto  no  es  la  gravedad  del  delito,  toda  vez  que  esta  «gravedad»  habrá  sido  ya  contemplada  por  el  legislador  para  fijar  la  banda  cuantitativa  penal  que  atribuye  a  tal  delito. Se refiere la ley a aquellas circunstancias fácticas que el Juzgador ha de valorar  para  determinar  la  pena  y  que  sean  concomitantes  del  supuesto  concreto  que  está  juzgando; estos elementos serán de todo orden, marcando el concreto reproche penal que  se  estima  adecuado  imponer.  Las  circunstancias  personales  del  delincuente  son  aquellos  rasgos  de  su  personalidad  delictiva  que  configuran  igualmente  esos  elementos  diferenciales para efectuar tal individualización penológica. Ni en uno ni en otro caso se  trata de circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal, ya que, en tal caso,  su  integración  penológica  se  produce  no  como  consecuencia  de  esta  (antigua)  regla  primera del art. 66, sino de las restantes reglas. Aquí el legislador permite al juez recorrer  toda la banda punitiva, pero argumentando en base a dichas consideraciones subjetivas y  objetivas, cuál debe ser el reproche concreto que la ley concede al supuesto enjuiciado. Se  trata,  pues,  de  un  ejercicio  de  discrecional  reglada,  que  debe  ser  fundamentadamente  explicado en la propia resolución judicial, y controlable en casación, por la vía de la pura  infracción de ley (art. 849‐1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal). Su inexistencia no  determina la nulidad de la Sentencia con devolución para su explicación por el Tribunal  de instancia, si dentro del marco de la fundamentación jurídica o concordancia fáctica de  la Sentencia existen elementos de donde se pueda deducir tal individualización, si quiera  sea implícitamente. Ello no significa, naturalmente, que se releve de los redactores de la  Sentencias penales de dedicar uno o varios apartados a tal función, que tiene una suma  importancia práctica, ya que la Sala sentenciadora, una vez que razonó sobre la existencia  del delito y de su autor, debe acometer la importante misión de atribuir al hecho punible  la sanción que el Código penal prevé en la medida que considere justa, o sea, legalmente  aplicable al caso concreto enjuiciado, haciendo uso razonado de tal discrecionalidad. En  la Sentencia de instancia, en el octavo de sus fundamentos jurídicos, únicamente se toma  en  consideración  «la  evidente  gravedad  de  los  hechos»  para  imponer  al  acusado  Bernardo la pena de ocho años de prisión y multa de veinte meses. Nada se expone de la  concurrencia  de  circunstancias  modificativas  de  la  responsabilidad  penal,  nada  se  especifica acerca de la gravedad del hecho enjuiciado, salvo el propio enunciado, lo que  produce en definitiva una pena no justificada por el Tribunal sentenciador, conforme a  los  parámetros  legales  que  se  disciplinan  en  la  regla  primera  del  art.  66  del  Código  penal.»   6ª)  Cuando  concurran  atenuantes  y  agravantes,  las  valorarán  y  compensarán  racionalmente para la individualización de la pena. En el caso de persistir un  fundamento cualificado de atenuación aplicarán la pena inferior en grado. Si se  mantiene  un  fundamento  cualificado  de  agravación,  aplicarán  la  pena  en  su  mitad superior (art. 66.7ª).  La principal novedad de esta regla es la inclusión de los fundamentos cualificados (de  atenuación y agravación) para el caso de la concurrencia de circunstancias agravantes y  atenuantes.  Es  evidente  que  el  legislador  ha  huido  de  las  meras  compensaciones  aritméticas, por lo que resulta perfectamente posible que, concurriendo una atenuante y  una  agravante,  el  Juez  o  Tribunal  entienda  que  persista  uno  u  otro  fundamento.  Más 
  29. 29. La determinación de la pena  185 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª difícil de justificar resultará considerar la persistencia de un fundamento cualificado de  agravación  si,  por  ejemplo,  concurren  dos  atenuantes  y  una  agravante  y,  a  la  inversa,  aplicar  el  fundamento  cualificado  de  atenuación  con  dos  agravantes  y  una  atenuante  ordinaria; no, en cambio, si concurre una atenuante muy cualificada con dos agravantes.  En cualquier caso, la Jurisprudencia nos ofrecerá criterios para seguir funcionando.  Ejemplos:  Pena  imponible  al  autor  de  un  delito  de  estafa  (prisión  de  seis  meses  a  tres  años), concurriendo las atenuantes de reparación y confesión y la agravante de  reincidencia.  Si  se  entendiera  que  persiste  un  fundamento  cualificado  de  atenuación, la pena abarcará de tres a seis meses menos un día de prisión.    3 años                                   6 meses                                      Pena inferior en grado                3 meses              Pena  imponible  al  cómplice  de  un  delito  de  lesiones  del  art.  149  (pena  de  prisión  de  seis  a  doce  años,  concurriendo  las  agravantes  de  reincidencia  y  alevosía  y  la  atenuante  de  grave  adicción  a  las  drogas.  Si  se  entendiera  que  persiste  un  fundamento  cualificado  de  agravación,  la  pena  abarcará  de  cuatro  años y seis meses a seis años menos un día de prisión.    12 años                  6 años                                      4 años y 6 meses          Pena inferior en grado (cómplice)             3 años                               Pena tipo Mitad superior
  30. 30.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 186 9.ª  RESUMEN DE LAS REGLAS MATERIALES GENERALES  Primera regla: a los autores de tentativa, se les impondrá la pena inferior en uno o dos  grados (art. 62)  Segunda regla: a los autores de actos preparatorios punibles se les impondrá la pena  inferior en uno o dos grados (parte especial).  Tercera regla: a los cómplices se les impondrá la pena inferior en grado (art. 63).  Cuarta regla: a los inductores o cooperadores necesarios que no reúnan las cualidades  exigidas para fundamentar la culpabilidad, se les podrá imponer la pena inferior en  grado (art. 65.3).   Quinta regla: a quien actúe en error de prohibición vencible se le impondrá la pena  inferior en uno o dos grados (art. 14.3).  Sexta regla: a quien se le aprecie una eximente incompleta ha de imponérsele la pena  inferior en uno o dos grados (art. 68).  Séptima  regla:  a  quien  se  le  aprecien  dos  o  más  atenuantes  ordinarias  o  una  o más  atenuantes muy cualificadas y ninguna agravante ha de imponérsele la pena inferior  en uno o dos grados (art. 66.2ª).  Octava regla: cuando concurra sólo una circunstancia atenuante, aplicarán la pena en  la mitad inferior (art. 66.1ª).  Novena regla: cuando concurra sólo una o dos circunstancias agravantes, aplicarán la  pena en la mitad superior (art. 66.3ª).  Décima regla: cuando concurran más de dos circunstancias agravantes y no concurra  atenuante alguna, podrán aplicar la pena superior en grado a la establecida por la ley,  en su mitad inferior (art. 66.4ª).  Undécima  regla:  cuando  concurra  la  circunstancia  agravante  de  reincidencia  con  la  cualificación de que el culpable al delinquir hubiera sido condenado ejecutoriamente,  al menos, por tres delitos comprendidos en el mismo título de este Código, siempre  que sean de la misma naturaleza, podrán aplicar la pena superior en grado (art. 66.5ª).  Duodécima  regla:  cuando  no  concurran  atenuantes  ni  agravantes  aplicarán  la  pena  establecida por la ley para el delito cometido, en la extensión que estimen adecuada, en  atención a las circunstancias personales del delincuente y a la mayor o menor gravedad  del hecho (art. 66.6ª).  Decimotercera  regla:  cuando  concurran  atenuantes  y  agravantes,  las  valorarán  y  compensarán  racionalmente  para  la  individualización  de  la  pena.  En  el  caso  de  persistir un fundamento cualificado de atenuación aplicarán la pena inferior en grado.  Si se mantiene un fundamento cualificado de agravación, aplicarán la pena en su mitad  superior (art. 66.7ª). 
  31. 31. La determinación de la pena  187 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª IV. Reglas materiales específicas.‐  IV.1. Delito continuado.‐  El art. 74 del Código penal castiga al que, en ejecución de un plan preconcebido  o  aprovechando  idéntica  ocasión,  realice  una  pluralidad  de  acciones  u  omisiones  que  ofendan  a  uno  o  varios  sujetos  e  infrinjan  el  mismo  precepto  penal o preceptos de igual o semejante naturaleza, como autor de un delito o  falta  continuados  con  la  pena  señalada  para  la  infracción  más  grave,  que  se  impondrá en su mitad superior, pudiendo llegar hasta la mitad inferior de la  pena superior en grado.  Si se trata de infracciones contra el patrimonio, se impondrá la pena teniendo en  cuenta  el  perjuicio  total  causado.  En  estas  infracciones  el  Juez  o  Tribunal  impondrá,  motivadamente,  la  pena  superior  en  uno  o  dos  grados,  en  la  extensión  que  estime  conveniente,  si  el  hecho  revistiere  notoria  gravedad  y  hubiere perjudicado a una generalidad de personas.  El legislador otorga a los Jueces y Tribunales la facultad de ampliar el marco de  la pena imponible hasta la mitad inferior de la pena superior en grado. Pese a  que en la anterior regulación, el Código penal empleaba (y lo sigue haciendo) la  expresión  «impondrá»,  el  Tribunal  Supremo  ha  venido  estableciendo  que,  en  los delitos patrimoniales no es obligatoria la imposición de la pena en su mitad  superior por lo que los Jueces y Tribunales pueden recorrer toda la extensión  típica.   Con el ejemplo anterior, el autor de un delito continuado de robo con intimidación puede  ser condenado a una pena de dos años de prisión. En efecto, estima el TS que «el párrafo  2 de ese art. 74 constituye una norma especial con relación a la genérica del párrafo 1,  sobre  aplicación  de  la  pena  para  las  infracciones  continuadas  de  carácter  patrimonial,  consistente  en  una  doble  disposición:  A)  Suma  total  de  las  infracciones  parciales  para  obtener la cuantía del delito continuado. B) Pena superior en uno o dos grados cuando el  hecho revistiere notoria gravedad o hubiere perjudicado a una generalidad de personas.  Consideramos que estas disposiciones sobre determinación de la pena, especiales para los  delitos continuados de contenido patrimonial, excluye la aplicación de la norma general  del párrafo 1 del mismo art. 74 en cuanto que manda aplicar la pena correspondiente en  su mitad superior. Todo ello para permitir que la sola naturaleza continuada del delito  obligue a imponer la sanción en esa mitad superior cuando el criterio primero, según los  que nos ofrece el art. 249, ha de ser el importe del objeto del delito, en estos casos, el de  las cantidades indebidamente apropiadas, ya que puede existir un delito continuado de  cuantía  pequeña  para  el  cual  esa  mitad  superior  sea  desproporcionada,  lo  que  es  particularmente grave cuando por ese carácter continuado se ha convertido el hecho en  delito por haberse sumado cuantías que, aisladas, sólo permitirían condenas por falta al  no superar las 50.000 ptas. (...)»27.  27 STS de 7 de mayo de 2002 (RJ 6327). Cfr., además, las SSTS de 13 de febrero de 2001 (RJ 1271),  5 de marzo de 2001 (RJ 1301), 4 de mayo de 2001 (RJ 2109), 23 de julio de 2001 (RJ 6507), 29 de  octubre de 2001 (RJ 9087), 19 de abril de 2002 (RJ 6699), 7 de junio de 2002 (RJ 7582), 19 de junio 
  32. 32.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 188 9.ª  De  ahí  que  pueda  afirmarse  que  existe  una  regla  especial,  según  la  cual,  tratándose  de  delitos  contra  el  patrimonio,  se  impondrá  la  pena  teniendo  en  cuenta  el  perjuicio  total  causado,  pudiéndose  elevar  aquélla  en  uno  o  dos  grados,  si  el  hecho  revistiere  notoria  gravedad  y  hubiere  perjudicado  a  una  generalidad  de  personas28.  Debe  tenerse  presente  que  esta  regla  especial  no  excluye la aplicación de la regla general, por lo que en los delitos patrimoniales  el cálculo penológico deberá partir, en principio, de la pena señalada por la Ley,  en su mitad superior29. No obstante, y como excepción a lo anterior, cuando la  continuidad  delictiva  tenga  su  origen  en  la  comisión  de  una  pluralidad  de  acciones  u  omisiones  que  individualmente  constituyen  faltas  contra  el  patrimonio (por ejemplo, hurto, estafa, daños, etc.), se estimará la existencia de  un  delito  continuado  por  el  perjuicio  total  causado,  cuando  éste  excede  de  cuatrocientos euros, pero no será de aplicación la regla penológica contenida en  el apartado primero del art. 74 CP (mitad superior de la infracción mas grave)30.   Es importante destacar, por último, que sobre esta pena base así determinada,  operarán las reglas de individualización derivadas del delito específico de que  se  trate,  del  concurso  de  delitos,  del  grado  de  ejecución  o  de  las  formas  de  participación, tal como señalan las SSTS de 16 de julio de 1992 (RJ 6646), 31 de  diciembre de 1997 (RJ 9230), 8 de mayo de 1998 (RJ 3439) y 12 de febrero de 1999  (RJ  855).  Así,  primero  ha  de  calcularse  la  pena  correspondiente  al  delito  continuado.  Una  vez  establecido  el  marco,  se  procede,  por  ejemplo,  a  la  reducción en un grado para el cómplice, en uno o dos grados si concurre una  circunstancia  privilegiada,  aplicándose  finalmente  las  reglas  relativas  a  las  circunstancias ordinarias.  Ejemplo:  Pena imponible al autor de un delito continuado de robo con intimidación y uso  de  armas,  en  quien  concurre  la  atenuante  de  grave  adicción  a  las  drogas.  En  primer  lugar,  calculamos  la  pena  tipo,  que  sería  de  tres  años  y  seis  meses  a  cinco años. Al tratarse de un delito continuado, el Tribunal debe hacer uso o no  de  la  posibilidad  de  incrementar  la  pena.  Si  la  incrementa,  la  pena  correspondiente al delito continuado será de cinco años a seis años y tres meses  de  prisión.  En  ese  marco  no  puede  rebasarse  (por  la  atenuante)  la  mitad  inferior, por lo que la pena finalmente imponible es de cinco años a cinco años,  siete meses y quince días de prisión. Si no la incrementara, la pena por el delito  de 2002 (RJ 7601), 8 de julio de 2002 (RJ 7643), 11 de julio de 2002 (RJ 7653), 24 de septiembre de  2002 (RJ 8170), 22 de octubre de 2002 (RJ 9708), 1 de marzo de 2004 (RJ 1451) y 29 de marzo de  2004 (RJ 2776).  28 Cfr. las SSTS de 12 de diciembre de 1981 (RJ 5000) y 17 de marzo de 1998 (RJ 8183).  29 Cfr. la STS de 31 diciembre 1997 (RJ 9230).  30 Cfr. las SSTS de 23 de diciembre de 1998 (RJ 9848) y 31 de julio de 2000 (RJ 7480). 
  33. 33. La determinación de la pena  189 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª continuado es de cuatro años y tres meses a cinco años. Al aplicar la atenuante  se reduce de cuatro años y tres meses a cuatro años siete meses y quince días.     7 años y 6 meses                  6 años y 3 meses                   Pena resultante haciendo               uso de la facultad (Posibilidad 1)  5 años                                 Pena resultante sin hacer                         uso de la facultad (Posibilidad 2)  4 años y 3 meses                                3 años y 6 meses      Posibilidad 1    6 años y 3 meses                                   5 años, 7 meses y 15 días                                                                Mitad inferior  5 años                    Posibilidad 2    5 años                                   4 años, 7 meses y 15 días                                                                Mitad inferior  4 años y 3 meses   
  34. 34.  La determinación de la pena                                                                                                       http://www.unav.es/penal/iuspoenale 190 9.ª  IV.2. Concurso ideal.‐  En  virtud  de  lo  dispuesto  en  el  art.  77,  tanto  el  concurso  ideal  (un  hecho  constituye dos o más infracciones) como el concurso real medial (un delito es  medio necesario para la comisión del otro) se castigan de la misma forma: con la  infracción más grave en su mitad superior.  La mitad superior de la pena prevista para la infracción más grave no pueda  exceder  de  la  que  representa  la  suma  de  las  que  correspondería  aplicar  si  se  penan separadamente las infracciones. Si la pena excede del límite, se castigarán  las infracciones por separado.   El  art.  77  maneja  dos  criterios  respecto  a  la  fijación  de  las  penas.  Ordena  la  imposición de la pena correspondiente al delito más grave en su grado máximo,  hasta  el  límite  que  representa  la  suma  de  las  que  pudieran  imponerse  penándolos  separadamente,  de  modo  que  cuando  la  pena  así  computada  excede  de  tal  límite  se  sancionarán  los  delitos  por  separado.  Es  decir,  ha  de  determinarse,  por  un  lado,  la  suma  de  las  penas  a  imponer  por  separado  respecto  de  cada  delito,  y  por  otro  lado  el  grado  máximo  de  la  pena  correspondiente al delito más grave de los concurrentes, determinación que en  ambos casos ha de hacerse en concreto, esto es, teniendo en cuenta, no sólo la  pena  en  abstracto  prevista  por  la  Ley  para  los  delitos  correspondientes,  sino  también  el  grado  de  ejecución,  la  clase  de  participación  y  las  circunstancias  modificativas aplicables a las respectivas infracciones en el caso específico de  que se trate31  Determinar cuándo es más favorable el castigo conjunto o por separado dista de  ser  sencilla.  Es  preciso  decidir,  en  cada  caso,  de  acuerdo  con  las  concretas  circunstancias concurrentes. Sirvan, como ejemplo, dos casos analizados por el  Tribunales Supremo.   El primero lo aborda la STS de 28 de septiembre de 2001 (RJ 8103). El acusado  fue condenado, como autor de un delito continuado de falsedad en documento  mercantil  y  otro  también  continuado  de  estafa,  en  relación  de  concurso  ideal  por haber sido el primero medio necesario para la comisión del segundo, sin la  concurrencia de circunstancias modificativas de la responsabilidad penal, a las  penas de un año y nueve meses de prisión y nueve meses de multa por el delito  de  falsedad  y  seis  meses  de  prisión  por  el  de  estafa,  habiendo  optado  el  Tribunal de instancia, en consecuencia, por la aplicación de la regla establecida  en el apartado 3 del art. 77 CP por entender que la punición por separado de  ambas infracciones era más beneficiosa para el acusado que la aplicación de la  pena prevista para el delito más grave, en su mitad superior, que establece el  apartado 2 del mismo artículo. Nos dice el TS que «del criterio seguido por el  31 Cfr. la STS de 22 de mayo de 1993 (RJ 4248). 
  35. 35. La determinación de la pena  191 http://www.unav.es/penal/iuspoenale  9.ª Tribunal  de  instancia  en  la  individualización  de  las  penas  cabe  deducir  legítimamente  que,  de  haberse  aplicado  la  regla  del  art.  77.2  CP,  se  hubiese  impuesto también el mínimo de la mitad superior de la pena establecida para el  delito más grave que es, indiscutiblemente, el de estafa, puesto que la privación  de  libertad  con  que  se  le  castiga  está  comprendida  entre  seis  meses  y  cuatro  años. El mínimo de la mitad superior de esta pena se encuentra en los dos años  y tres meses que es justamente la privación de libertad que le ha sido impuesta  al acusado castigando por separado los dos delitos, en concurso ideal, por los  que ha sido condenado. Pero como, de esta forma, le ha debido ser impuesta  también  la  pena  de  multa  prevista  para  el  delito  de  falsedad,  se  llega  a  la  conclusión de que la aplicación de la regla subsidiaria contenida en el apartado  3 del art. 77 CP no era en este supuesto necesaria, toda vez que la aplicación de  la regla del apartado 2, que tiene en principio carácter prioritario, no hubiese  llevado  a  imponer,  habida  cuenta  de  los  criterios  de  individualización  observados en este concreto caso, una pena superior a la resultante de castigar  separadamente las infracciones apreciadas en la Sentencia. Es, por el contrario,  la punición de los dos delitos por separado lo que ha determinado la imposición  de dos años y tres meses de privación de libertad y además una multa de nueve  meses».   La Sentencia TS de 15 de enero de 2004 (RJ 2134), señala, a propósito de esta  cuestión, que   «el  artículo  77  del  Código  Penal,  al  regular  el  concurso  ideal  establece  una  regla  penológica  de  carácter  general  al  disponer  que  en  estos  casos  se  aplicará  la  pena  correspondiente  a  la  infracción  más  grave,  en  su  mitad  superior.  A  renglón  seguido  establece un límite a la anterior disposición, consistente en que la pena resultante de la  aplicación de esa regla general no podrá ser superior a la que resultaría de penar ambas  infracciones independientemente, en cuyo caso deberán sancionarse por separado. En  principio se trata de una regla que supone un cierto favorecimiento penológico de los  supuestos  de  concurso  ideal  o  medial  frente  a  los  del  puro  concurso  real,  pues  no  permite  la  imposición  separada  de  las  penas  correspondientes  a  cada  delito  en  el  máximo legal, que en ocasiones pudieran resultar procedentes en función de las reglas  del artículo 66 del Código Penal, ya que siempre resultaría posible aplicar en esos casos  la  regla  general  con  carácter  prioritario  sin  infringir  el  límite  que  se  establece  a  la  misma.   La  doctrina  de  esta  Sala  ha  entendido  que  para  realizar  los  cálculos  que  resultan  obligados a consecuencia de esta previsión legal, debe partirse de la individualización  de la pena para cada uno de los delitos cometidos, de forma que debe tenerse en cuenta  la pena concreta que correspondería a cada uno de ellos según los razonamientos del  Tribunal  en  relación  con  el  caso  enjuiciado,  prescindiendo  de  la  pena  asignada  en  abstracto por la Ley. De esta forma, el Tribunal debe precisar como paso previo cuál  sería  la  pena  a  imponer  a  cada  delito  separadamente  considerado  en  atención  a  los  criterios  contenidos  en  los  artículos  61  y  siguientes  del  Código  Penal,  y,  una  vez  determinada, aplicar las normas especiales del artículo 77, pues no resulta posible saber  si la pena correspondiente al delito de mayor gravedad en su mitad superior excede o 

×