LA CERTIFICACIÓN FORESTAL EN GALICIA                                                                                      ...
2. LA CERTIFICACIÓN FORESTALLa certificación forestal acredita que los productos forestales proceden de montesgestionados ...
Entre las desventajas:   - existen riesgo de perjudicar a la madera y otros productos forestales renovables        frente ...
3. SITUACIÓN EN EL MUNDO Y EN ESPAÑAEn todo el mundo hay una decena de sistemas de certificación forestal. No obstante los...
En los últimos años se ha experimentado un crecimiento significativo de la demanda demadera certificada por parte de los m...
contratación pública, las Administraciones públicas adoptarán las medidas oportunaspara evitar la adquisición de madera y ...
4. SITUACION EN ESPAÑAEn España, la Iniciativa Nacional, dentro de FSC, empezó a trabajar en 1997. En Juliode 2004 el Grup...
forestales como las cadenas de custodia certificadas en las páginas Web de ambossistemas9.                                ...
100%                             Europa: % superficie forestal nacional certificada FSC90%80%70%60%50%40%30%20%10% 0%     ...
5. SITUACIÓN EN GALICIAEn 2002 fueron certificados los primeros montes en Galicia. En 2006 se alcanzaron las119.681,03ha p...
La capacidad de consumo de las cadenas de custodia certificadas PEFC en Galicia delos sectores de la pasta de papel, el ta...
Figura 5 Oferta y demanda en 1ª transformación de madera certificada PEFC en Galicia (2008)Independientemente de la activi...
6. ¿VALE MÁS CARA LA MADERA CERTIFICADA? / ¿CUÁNTO CUESTA   CERTIFICARSE?Pese a que se preconiza10 que el consumidor podrí...
El 100% de la madera comercializada en Finlandia o Austria es certificada pero notodos sus productos llevan etiqueta. Las ...
De esta manera ocurre que al mercado gallego tengan acceso privilegiado productoscertificados procedentes de países como C...
Según González (2001), los costes en un aserradero medio escandinavo, que produjeseuna parte de sus tablas con madera cert...
Dentro del Sistema FSC, la certificación de SLIMFs (actualmente en proceso dedefinición) será clave para Galicia, siempre ...
 Velando activamente porque los requisitos exigibles sean justos en comparación     con los aceptados para nuestras regio...
Bibliografía citadaBERMUDEZ, J. (2001). La Certificación Forestal en la Industria de Transformaciónde la Madera. Revista C...
VALERO, E. (1999a) Certificación Forestal (I) Revista CIS-Madera nº2.Abril 1999.VALERO, E. (1999b). Certificación Forestal...
La certificación forestal en galicia para es miño
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

La certificación forestal en galicia para es miño

786 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
786
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
19
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La certificación forestal en galicia para es miño

  1. 1. LA CERTIFICACIÓN FORESTAL EN GALICIA Juan Picos Depto. Enxeñería dos Recursos Naturais e Medio Ambiente Escola de Enxeñería Forestal - Universidade de Vigo jpicos@uvigo.es1. INTRODUCCIONNumerosos autores tanto en el ámbito internacional como en Galicia1 han catalogado laCertificación Forestal como uno de los grandes cambios que la gestión forestal hasufrido en la última década.La Ley de Montes 43/2003 define certificación forestal2 como un “procedimientovoluntario por el que una tercera parte independiente proporciona una garantía escritatanto de que la gestión forestal es conforme con criterios de sostenibilidad como de quese realiza un seguimiento fiable desde el origen de los productos forestales”. Ademásestablece3 que “las Administraciones públicas promoverán el desarrollo de sistemas decertificación, garantizando que … sea voluntario, transparente y no discriminatorio, asícomo velarán por que … establezcan requisitos en relación con criterios ambientales,económicos y sociales que permitan su homologación internacional.”En los últimos años se ha experimentado un crecimiento notable de la demanda demadera certificada por parte de los mercados en todo el mundo. Esto ha hecho que lasuperficie de bosque certificada aumentara significativamente en los principales paísesdesarrollados productores de madera. Sin embargo, en Galicia, este proceso, seencuentra lejos de seguir estas tendencias. En los últimos años ha habido una pérdida desuperficie certificada y ha sido evidente que la manera tradicional de implantar sistemasde certificación forestal encuentra muchas dificultades en un monte mayoritariamenteprivado y muy parcelado como el de Galicia.1 Ver p.ej. Bartley (2003), Bermúdez (2001), Valero (1999a y 1999b), FAO (1994), Prieto (2008)2 Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes (BOE núm. 280, de 22-11-2003) Art. 6 letra p3Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes ( BOE núm. 280, de 22-11-2003) modificada por a la Ley10/2006, de 28 de abril, por la que se modifica la Ley 43/2003 (BOE núm. 102, de 28-04-2006,). Art. 35Certificación Forestal.
  2. 2. 2. LA CERTIFICACIÓN FORESTALLa certificación forestal acredita que los productos forestales proceden de montesgestionados de forma sostenible. Para poner en el producto final el sello (PEFC o FSCsegún el sistema de certificación) se tiene que certificar tanto la gestión del monte delque procede la madera como todo el proceso de transformación desde el apeo del árbolhasta el producto final (conocido como cadena de custodia). La certificación forestal esun proceso voluntario en el que una parte independiente (auditor) comprueba queefectivamente se puede asegurar que la madera procede de montes gestionados de formasostenible. A este proceso se someten los propietarios o industrias de transformación dela madera con el fin de obtener una mejora en la gestión ambiental en primer lugar perotambién con intención de mejorar tanto la apreciación social de su actividad, como susresultados económicos.Pese a que la voluntariedad estaba en el origen del concepto de certificación forestal,esta está evolucionando hacia una exigencia de los mercados, siendo requerida ennormas, reglamentos y legislación a escala mundial, europea4, nacional (compras verdespúblicas) y regional en normas de alcance autonómico y local.Algunos autores, (véase por ejemplo Bartley 2003), afirman que la certificación forestales fruto de un entorno de presión de movimientos sociales en un marco de economíaneoliberal y globalizada, que sobrepasa la posibilidad de actuación de los gobiernos yautoridades nacionales. Por ello, en sus comienzos, la certificación forestal, comenzósiendo muy criticada por gran número de sectores implicados en la producción demadera, pero actualmente, es una realidad relativamente aceptada que, como cualquierotro proceso y presenta ventajas e inconvenientes.Entre las ventajas están - la extensión de la gestión forestal a la propiedad privada, la extensión de la cultura forestal a la opinión pública, la utilidad para el gestor como herramienta de presión política (tanto en montes privados como públicos) y, finalmente, su interés para la integración de elementos y objetivos múltiples en la gestión clásica (Tolosana y Ambrosio, 2004) - en la cadena de custodia las empresas consideran la certificación como un tema de marketing y de posición de mercado. Los principales motivos señalados por varias empresas certificadas en Finlandia (Owari et al 2005) son por un lado la transmisión del sentido del compromiso de la empresa en el manejo de la materia prima, el ajuste a los requerimientos del cliente, la defensa de su posición de mercado, poder evitar la pérdida de competitividad y vender sus productos en el mercado existente.4 Ver p.ej. Dictamen del Comité de las Regiones 210/C 141/09 de 29 de mayo de 2010 donde se habla de la conveniencia deinstaurar a nivel europeo la certificación forestal obligatoria.
  3. 3. Entre las desventajas: - existen riesgo de perjudicar a la madera y otros productos forestales renovables frente a sus competidores – acero, plásticos, etc... -, o el de perjudicar a los montes menos productivos, más pequeños o más alejados de los índices que caracterizan al estándar frente a los mejor situados (Tolosana y Ambrosio 2004) - distorsiona el comercio de los productos forestales y altera el mercado. Se puede llegar a una disminución de la producción mundial de productos forestales y además puede desviar el mercado hacia zonas certificadas (Gan, 2005). - se modifica la demanda de madera hacia zonas templadas y también entre el empleo de productos forestales hacia otros no forestales. Aunque resulta mucho más sensible el desplazamiento de la demanda hacia zonas templadas que la sustitución de los productos forestales (Gan, 2005) - se crea confusión en el consumidor final que puede por un lado desconfiar y por otro pensar que la madera sin sello proviene de montes no gestionados de forma sostenible. - se incrementa el coste de producción y se altera la estructura de precios - los distintos tipos de etiquetado de productos confunden al consumidor - la madera no certificada puede llegar a no ser admitida por diversos mercados e incluso no comprarse. - Existe la posibilidad de que para la consecución de un mismo sello sean aplicadas exigencias diferentes en zonas geográficas distintas lleve a la aparición de “competencias desleales”. Esto es, que a un mercado lleguen productos desde otros países etiquetados con un sello que a los montes del país de destino les requiera mayores exigencias. De esta manera el mercado podría llegar a primar al “peor” productor. - La implantación de la certificación forestal será más costosa y supondrá mayores esfuerzos para los pequeños silvicultores privados de caracter no industrial que para administraciones forestales o grandes empresas, lo que puede acabar, paradójicamente expulsándolos de los mercados. Figura 1 ¿Es la Certificación forestal como “alimentar al pez grande”?
  4. 4. 3. SITUACIÓN EN EL MUNDO Y EN ESPAÑAEn todo el mundo hay una decena de sistemas de certificación forestal. No obstante lossistemas transnacionales más extendidos son los siguientes: - FSC (Forest Stewardship Council): fundado en 1993 como una organización independiente, no gubernamental y sin ánimo de lucro, cuya función es apoyar la gestión ambientalmente responsable, socialmente beneficiosa y económicamente viable de los bosques del mundo. Agrupa, entre otros, un gran número de empresas del sector forestal, propietarios y asociaciones de carácter conservacionista y social. - PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification Schemes) que surge en 1998 como una iniciativa promovida por el conjunto de propietarios forestales para evitar el monopolio que crearía un único sistema de certificación. Su función es la de fortalecer y mejorar la imagen positiva del bosque, promover una gestión económicamente viable, y conseguir el mantenimiento y mejora de masas forestales.Las modalidades generales de los sistemas de certificación forestal son la individual(para propietarios particulares o empresas a título privado) y la de grupo (para unconjunto de propietarios). El sistema PEFC contempla además la modalidad decertificación regional que resulta muy eficiente en grandes áreas forestales de propiedadparticular. FSC incluye además los denominados SLIMF (Small and Low IntensityManager Forests - Bosques pequeños y de baja intensidad de manejo). Para sercontemplado dentro de esta categoría la propiedad forestal debe ser de pequeño tamaño(<100 ha) o de baja intensidad de manejo (menos de 5.000 m3 de aprovechamientoanual y aprovechamientos anuales inferiores al 20% del crecimiento medio). En estoscasos existe un procedimiento simplificado de auditoría y la posibilidad de que no lesean aplicados algunos indicadores.En el mundo la superficie certificada es de 223 millones de hectáreas PEFC, 134millones de hectáreas FSC y una cifra sensiblemente menor por otros sistemas de menorreconocimiento. El 95% de la superficie certificada está en la zona UNECE, el 60% enNorteamérica y 35% en Europa. El suministro potencial de madera en rollo desdemontes certificados se estima en un 22% de la demanda teórica mundial, sin embargosólo una pequeña parte de productos con certificado de origen llevan etiqueta(FAO/UNECE, 2005).En la actualidad, la certificación de unidades de manejo pequeñas y medianas depropiedad privada constituye uno de los principales cuellos de botella para poderincrementar el área certificada a nivel global. El desafío es particularmente importanteen Europa donde hay 16 millones de pequeños propietarios forestales que son dueños dealrededor del 55% de los bosques europeos.
  5. 5. En los últimos años se ha experimentado un crecimiento significativo de la demanda demadera certificada por parte de los mercados5. En 2008, en un contexto de crisiseconómica global, con descensos en algunos segmentos cercanos al -30%, la demandade madera certificada aumentó +8%6A esta tendencia hay que añadirle la implantación de Políticas de Compra-Verde ennumerosos países7. Así en España se ha establecido8 que “en los procedimientos de5 Ver por ejemplo Gan (2005), FAO (2009) Graeme et al (2008)6 FAO (2009)7 Comisión Europea (2005]
  6. 6. contratación pública, las Administraciones públicas adoptarán las medidas oportunaspara evitar la adquisición de madera y productos derivados procedentes de talas ilegalesde terceros países y para favorecer la adquisición de aquellos procedentes de bosquescertificados”.Owari et al. 2005, mediante encuesta a 25 industrias de la madera finlandesas hadeterminado grandes diferencias en demandas de madera certificada según países. Elcaso extremo es el del Reino Unido donde un 92% de su demanda de madera a lasindustrias encuestadas lo es de madera certificada.En un estudio comparativo de los sistemas PEFC y FSC en zonas piloto de Suecia,Noruega y Finlandia se ha detectado que en principio ambos esquemas de certificaciónponen mayor énfasis en el aspecto de la sostenibilidad ecológica que en los aspectossociales y económicos. Las diferencias en la implementación de ambos sistemas no sonsignificativas en ninguna de las zonas piloto y parece que el sistema PEFC es unesquema más adecuado para los pequeños propietarios, mientras que FSC se adaptómejor a las superficies forestales pertenecientes a la industria. Esto es debido por unlado a que algunas de las exigencias (como las relacionadas con la biodiversidad) quecontemplan los estándares de FSC son difíciles de aplicar para los pequeñospropietarios y por otro a que las restricciones impuestas por los estándares a laextracción de la madera pueden disminuir la renta entre un 15-20% lo que supone ungran impacto para el propietario (NFS, 2005).El reconocimiento mutuo entre FSC y PEFC, no parece actualmente posible, pero otrosesquemas de certificación de la región UNECE han establecido acuerdos dereconocimiento con PEFC. No obstante, algunos pasos de aproximación dereconocimiento se han hecho por ejemplo en Holanda donde existe un grupo decertificación de la cadena de custodia para FSC y PEFC para las empresas deaprovechamiento forestal y las empresas de comercialización de la madera(UNECE/FAO 2005). Asimismo empieza a ser frecuente el caso de patrimoniosforestales de empresas o administraciones certificados por ambos sistemas lo quesupone cierta presión hacia reconocimientos mutuos (totales o parciales) o a laimplantación de sistemas de auditoría única.La presencia de sistemas de certificación forestal en conflicto entre ellos podría llegar arepresentar una barrera comercial no arancelaria. Esta competencia genera confusiónentre los compradores y deteriora la capacidad de comunicación (CEPI 2000 citado porRaddi 2002).8 Ley 43/2003, de 21 de noviembre, de Montes ( BOE núm. 280, de 22-11-2003) modificada por a la Ley10/2006, de 28 de abril, por la que se modifica la Ley 43/2003 (BOE núm. 102, de 28-04-2006,). Art. 35 bisCompra responsable de productos forestales..
  7. 7. 4. SITUACION EN ESPAÑAEn España, la Iniciativa Nacional, dentro de FSC, empezó a trabajar en 1997. En Juliode 2004 el Grupo de Trabajo FSC fue acreditado oficialmente por el FSC internacionalcomo iniciativa nacional del FSC en España. El 30 de enero de 2006 fueron aprobadoslos estándares españoles, aunque se exigió la revisión de varios de los indicadores asícomo otras salvedades expresadas por FSC internacional en su aprobación.En el caso de PEFC, en 1999 se constituye la Asociación para la Certificación EspañolaForestal (CEF), que posteriormente pasaría a denominarse PEFC-España comoasociación encargada de cumplir los objetivos de PEFC en España. Esta asociaciónjunto a la Agencia Española de Normalización (AENOR), forma el organismoreconocido por PEFC para la elaboración de las normas de certificación en España. Enmarzo de 2000 se crea el Comité Técnico de Normalización (CTN) 162 encargado deredactar el juego de normas UNE 162000.A finales de 2010 la superficie certificada en España es de 1.227.356 ha en el sistemaPEFC y 130.518 ha en el sistema FSC. Es posible consultar tanto las superficies
  8. 8. forestales como las cadenas de custodia certificadas en las páginas Web de ambossistemas9. Superficie Certificada PEFC y FSC en España Sup. Forestal PEFC FSC PEFC+FSC Comunidad Arbolada Area % Área % Área %Murcia 307.392 10.070 3,28% 10.070 3,28% 20.140 6,55%Baleares 173.145 0,00% 0,00% 0 0,00%Canarias 134.283 0,00% 1.635 1,22% 1.635 1,22%Madrid 260.304 0,00% 0,00% 0 0,00%La Rioja 166.084 72.125 43,43% 0,00% 72.125 43,43%C. Valenciana 752.063 1.219 0,16% 1.075 0,14% 2.294 0,30%Aragón 1.573.988 78 0,00% 333 0,02% 411 0,03%Extremadura 1.893.031 222 0,01% 268 0,01% 490 0,03%Andalucia 2.955.676 156.372 5,29% 77.914 2,64% 234.286 7,93%C. La Mancha 2.726.174 23.309 0,85% 0 0,00% 23.309 0,85%Navarra 464.172 183.932 39,63% 13.577 2,92% 197.509 42,55%Cantabria 214.771 22.515 10,48% 0,00% 22.515 10,48%Cataluña 1.617.878 79.298 4,90% 11.293 0,70% 90.591 5,60%País Vasco 397.573 63.731 16,03% 0,00% 63.731 16,03%Asturias 444.326 7.407 1,67% 1.036 0,23% 8.443 1,90%Castilla y León 2.973.001 498.015 16,75% 10.654 0,36% 508.669 17,11%Galicia 1.371.406 109.065 7,95% 2.663 0,19% 111.728 8,15%TOTAL 18.425.267 1.227.356 6,66% 130.518 0,71% 1.357.875 7,37%Superficies: MMARM, Anuario de Estadística Agraria, 2009Certificacion: webs oficiales 2010Debido a que puede haber algunas superficies certificadas simultáneamente por los dos sistemas la mera suma PEFC+FSC resultaen un sobrestimacion dela superficie total certificada9 http://www.fsc-spain.org/lista_certificados.html y http://www.pefc.es
  9. 9. 100% Europa: % superficie forestal nacional certificada FSC90%80%70%60%50%40%30%20%10% 0% Figura 2 Tipología de la implantación de la certificación FSC en España (2009)
  10. 10. 5. SITUACIÓN EN GALICIAEn 2002 fueron certificados los primeros montes en Galicia. En 2006 se alcanzaron las119.681,03ha por el sistema PEFC y 9.492,33ha por el Sistema FSC. (Graciasfundamentalmente a la certificación de patrimonios forestales de empresas y de100.000has de gestión pública). Desde ese momento la superficie certificada en Galiciano solo no ha aumentado sino que ha disminuido.Figura 3 Comparación certificación forestal en Reino Unido y Galicia en 2008. Ese año las cortas de maderarondaron los 8 millones de m3 en ambos países.De esta manera el bajo porcentaje de monte certificado en Galicia y la pequeñacantidad de madera certificada que puede ser aprovechada por las cadenas de custodia(2,7% de la capacidad de consumo) supone una seria amenaza para la competitividaddel sector forestal gallego.Buena parte del fracaso de la implantación de los sistemas de certificación en Galiciaprocede de la dificultad de adaptación de los procedimientos, implantación de normas yestándares y auditoría a un monte mayoritariamente privado y enormente parcelado.En Galicia hay certificadas 109.065 ha por el sistema PEFC (8,8 % del total español) y2.663 ha por el Sistema FSC (2 % del total español) repartidas del siguiente modo:  Montes de Gestión Pública: 35% certificado mediante PEFC  Montes de gestión Privada no Industrial: < 1% certificado mediante PEFC  Montes gestionados por la Industria: 98% certificado mediante PEFC 25% además cuenta con FSC
  11. 11. La capacidad de consumo de las cadenas de custodia certificadas PEFC en Galicia delos sectores de la pasta de papel, el tablero y el aserrado es de unos 4 millones de m3. Larealidad es que en 2009 salió al mercado menos de 100.000 certificados PEFC y 0certificados FSC. Figura 4 Oferta y demanda en 1ª transformación de madera certificada FSC en Galicia (2009) MADERA CERTIFICADA EN GALICIA Capacidad consumo CdC Capacidad consumo CdC Total cortas de madera en certificadas fuera de Galicia con Galicia (2007) certificadas en Galicia consumo de madera gallega 7.400.000 m3 c.c. 3.500.000 m3 c.c. 750.000 m3 c.c. Cortas madera certificada en Cortas madera certificadas Patrimonios Empresas en montes de Gestión Pública 51.000 m3 c.c. 228.000 m3 c.c. 4.250.000 m3 c.c. Flujo a través de CdC certificadas Objetivo % consumo 51.000 m3 c.c. 65.000 m3 c.c. 25 % con madera certificada “mínimo vital” 116.000 m3 c.c. 1.062.500 m3 c.c. 10 % de las necesidades para objetivo consumo 25% certificada en las actuales CdC 3,3 % de la capacidad de las industrias con CdC certificada en Galicia 2,7 % de la capacidad de la industria con CdC certificada que se aprovisiona en Galicia 1,5 % de las cortas de madera anuales en Galicia Notas: Madera certificada ofertada y recibida en fábrica a 31 de Octubre de 2008 Capacidades consumo industria con CdC evaluada de manera conservadora
  12. 12. Figura 5 Oferta y demanda en 1ª transformación de madera certificada PEFC en Galicia (2008)Independientemente de la actividad concerniente a los propietarios y empresascertificadas individualmente o en grupo por cualquiera de los sistemas, a nivelautonómico se han desarrollado otras iniciativas dignas de mención.En Septiembre de 2003 se creó la Asociación Galega Promotora de CertificaciónForestal (PEFC Galicia) como una entidad sin ánimo de lucro a que pertenecen comomiembros 25 entidades o instituciones del sector forestal gallego (los propietarios oempresas a titulo individual no pueden participar directamente). En 2004 se crea laEntidad Solicitante da Certificación PEFC en Galicia, responsable de la modalidadregional de la certificación PEFC en Galicia y a la que deberán adscribirse lospropietarios y gestores de montes interesados en integrarse en dicha modalidad.Actualmente estas entidades están desarrollando los documentos y protocolosnecesarios para poner en marcha la certificación regional en Galicia.En Diciembre de 2004 se constituyo el denominado “Grupo de Apoio Galego ácertificación FSC” tiene como función apoyar la certificación FSC y el desarrollo de susestándares, participando en los procesos de consulta a realizar en Galicia y divulgarsobre la certificación FSC. En 2010 después de tres años de inactividad el Grupo hasido reconstituido y actualmente trabaja en los estatutos de su re-fundación.
  13. 13. 6. ¿VALE MÁS CARA LA MADERA CERTIFICADA? / ¿CUÁNTO CUESTA CERTIFICARSE?Pese a que se preconiza10 que el consumidor podría pagar una prima por productoscertificados, la mayor parte de los expertos11 no considera realista esperar que ocurra.Esto, lejos de restar importancia a la certificación, supone un factor determinante. Lacertificación para los productores y transformadores de madera12, supondrá ajustarse alos requerimientos del cliente, defender su cuota de mercado, evitar la pérdida decompetitividad y vender sus productos en el mercados que exigen de maneraincuestionable madera certificada (p.ej. en R.Unido un 92% de su demanda de maderaes certificada).Existen algunos estudios en los que se muestra que el usuario final está dispuesto apagar más por madera certificada (Gómez, 2000, Soto 2003), sin embargo según otrosestudios este extremo no está tan claro (Butterfield et al, 2005). Según Raddi (2002)ningún operador del sector considera realista esperar que los consumidores paguen unaprima por los productos certificados. Se ha realizado una investigación del consumo deproductos certificados y el comprador reacciona positivamente cuando no existediferencia de precio, sin embargo, con un pequeño incremento de precio, disminuyeconsiderablemente los consumidores que seleccionan estos productos etiquetados(Anderson y Hansen 2004, cit. en Butterfield et al, 2005). De hecho, el empuje másfuerte sigue produciéndose por parte de los distribuidores y mayoristas en lugar de losconsumidores finales. Para estos operadores los productos forestales certificadosrepresentan un instrumento de marketing que, a través de la promoción de una imagenverde, les permiten acceder a nuevos sectores de mercado. De esta manera, el valor realde la certificación para la industria de la primera transformación es el hecho de podermantener, o, en el mejor de los casos, mejorar ligeramente, la cuota de mercado deproductos que tienen un margen comercial reducido y que necesitan venderserápidamente y en gran cantidad.El volumen y el valor de los productos forestales certificados comercializados sondesconocidos, debido a la falta de una clasificación específica y separada que permita lapreparación de estadísticas uniformes.No se paga más por la madera certificada o sólo se paga más hasta que se generaliza supresencia en el mercado, pero es posible que la industria rechace comprar madera nocertificada (González, 2001; González, 2005). En el análisis de mercado de lacomercialización de productos certificados durante el periodo 2004-2005 se señalan queno es común pagar primas extra en determinados sectores de mercado, a pesar de laescasez de madera certificada (FAO/UNECE, 2005).10 Ver por ejemplo GÓMEZ,C.; (2000).11 Ver por ejemplo Anderson y Hansen (2004), Butterfield et al, (2005), Raddi (2002), Ambrosio (2005),Navarro (2002), Gan(2005), FAO (2009) Graeme et al (2008)12 Owari et al 2005
  14. 14. El 100% de la madera comercializada en Finlandia o Austria es certificada pero notodos sus productos llevan etiqueta. Las empresas finlandesas prefieren que el productosiga los canales normales de comercialización para disminuir costes y no marcar yetiquetar con el logo. Sin embargo estas empresas consideran que sus clientes valoranpositivamente la certificación y la imagen de la empresa mejora (Owari et al, 2005).Para el propietario forestal es fundamental obtener la certificación ya que esto puede nosuponer un aumento en el precio recibido, pero facilitará que esa troza entre al mercado,mientras que una similar sin certificación a medio plazo puede tener más dificultades..Además hay que tener en cuenta que entra a un mercado muy deficiente en maderacertificada donde la demanda, por lo general, supera la oferta.Pese a esta tendencia general existe algún caso, como el mercado Noruego y Sueco,donde se han establecido primas por la madera certificada con el fin de motivar elcomienzo de operaciones de certificación por parte de pequeños propietarios forestales(NFS, 2005). No obstante se ha de tener en cuenta que estos dos mercados estándominados por los patrimonios forestales certificados de grandes empresas, por lo queestas primas solo se aplican a una pequeña parte de la madera que en una primera faseentra al mercado.La realidad, a pesar de no existir, por lo general, una prima extra por la madera, es queexiste una política de incremento de la superficie forestal certificada y una demandacreciente de productos certificados. Los productos certificados que más secomercializan lo son en el mercado del bricolage (DIY) y en las empresas de papel(FAO/UNECE 2005)No es, en el fondo, un problema de precio, es un problema de acceso al mercado. Losproductos certificados no se pagan, en general, más. Lo que pasa es que se está“vetando” poco a poco el acceso de la madera no certificada a los mejores mercados.Además la reducción de mercados debido a la situación económica global hace queempresas que se suministran de madera en países que tienen garantizada la certificaciónen más de 70-80% de su producción están reemplazando y expulsando de los mercadosa empresas que adquieren su madera en determinados mercados locales.Algunos autores han alertado de un “Green Dumping” mediante el que en aras de ladefensa del medio ambiente se presiona a empresas y administraciones para queadquieran madera certificada, que necesariamente debe ser importada de otros países,con el consiguiente impacto ambiental derivado del aumento de las emisiones de CO2derivadas del transporte a mayor distancia.En Galicia ya ha habido fábricas que teniendo sus líneas de producción bajo mínimoshan tenido que importar producto semielaborado de otros países para atender adeterminados clientes cuya demanda está siendo inducida por las propias asociacionesgestoras de los sistemas de certificación en España.
  15. 15. De esta manera ocurre que al mercado gallego tengan acceso privilegiado productoscertificados procedentes de países como China (cuyas auditorías recogen evidencias deempresas que no dejan sindicarse a trabajadores o que no llevan un seguimientoambiental de sus operaciones), Brasil (que no aplica en sus plantaciones ninguno de losprincipios que se exigen en España), Canadá donde en una sola auditoría se certificanmás de 5 millones de hectáreas de bosques boreales (casi dos veces la superficiegeográfica gallega) etc.El coste de la certificar la gestión forestal sostenible de un monte depende del tamañodel mismo, del grado de gestión, de la modalidad de certificación elegida, del organismocertificador, etc.Los costes en la certificación forestal de un monte son de dos tipos: - Costes directos del proceso de auditoria (auditoria interna, auditoria inicial y periódicas). - Costes de adaptar los procedimientos de la gestión forestal a las exigencias de la certificación forestal.Recientemente, se ha publicado un estudio sobre la eficacia y eficiencia de lacertificación forestal PEFC y FSC en áreas piloto de Países Nórdicos y las estimacionesde costes encontradas en estas tres experiencias piloto en Suecia, Noruega y Finlandiason las siguientes (NSF, 2005): - Sistema PEFC entre 1,4 - 2,5 - 13,6 €/ha - Sistema FSC entre 2,6 - 13,6 - 19,1 €/haEn cuanto a los costes de la cadena de custodia es difícil fijar un orden de magnitudpues dependen del tipo de empresa, su tamaño, el organismo certificador, el sistemaelegido, etc.Los costes para certificar la cadena de custodia son los siguientes: - Incremento del coste de aprovisionamiento, motivado por la falta de madera certificada en nuestro país. (Esta escasez de madera certificada en nuestro país puede hacer necesaria su importación de otros países donde el proceso de certificación se encuentra más extendido entre los propietarios, ocasionando costes de transporte importantes). - Costes derivados de la implantación de la certificación en la propia empresa: costes derivados del proceso de auditoria, obtención del certificado y derechos de uso del sello. Los procesos de auditorias habituales envuelven unos costes fijos y otros gastos condicionados por el tamaño de la empresa, tiempo invertido, disponibilidad de equipos informáticos que faciliten el acceso a los registros, etc.
  16. 16. Según González (2001), los costes en un aserradero medio escandinavo, que produjeseuna parte de sus tablas con madera certificada sería entre 2-10 €/m3 (etiquetado de 0,005€/m3, apilado y almacén entre 1-5 €/m3, comercialización y distribución 1-5 €/m3). Si seincorporara a este coste el incremento de coste por gestión sostenible de la madera enrollo que suponen 6 €/m3 en la madera aserrada se tiene que el coste total sería de 8-16€/m3 de madera aserrada.En Galicia, debido a la problemática estructural de la propiedad y a la inadecuación delas normas de PEFC y FSC a la realidad del monte gallego el coste de certificación porhectárea puede ser de 100 a 300 veces superior al coste medio en Europa. Esto saca delmercado de madera certificada al pequeño productor y a comunidades de montes deGalicia. Desde el sector se trabaja en poder reducir estos costes pero, muchas veces sonlas mismas entidades que promueven la compra de madera certificada de otros paíseslas que más problemas ponen a equiparar los requisitos a los productores gallegos conlos de los países de donde viene la madera importada.7. CERTIFICACIÓN FORESTAL: UN RETO PARA GALICIA.La industria española y en concreto la gallega tiene una posición en el mercado estatalpero también en el mercado internacional y debe sobre todo mantener la competitividad.La demanda creciente de productos certificados es una realidad de mercado y laindustria debe suministrar ese producto al mercado, bajo los criterios e indicadores de lagestión forestal sostenible. En el mundo desarrollado las claves para mantener laposición de mercado de las empresas se ha centrado en el marketing y la innovación enla fabricación (FAO/UNECE 2005).Debe tenerse especialmente presente que el sector forestal tiene escasa rentabilidad portanto es difícil que los propietarios e incluso industrias asuman sobrecostes elevados oexigencias muy fuertes en cuento al grado de gestión (Tolosana y Ambrosio, 2004).La certificación regional PEFC es una modalidad de certificación muy adecuada parapequeños propietarios forestales y es de esperar que se agilice el proceso para podersatisfacer de esta manera parte de la demanda de madera certificada que ya existe en laactualidad. Para ello se debe tener en cuenta los siguientes aspectos: - La certificación regional debe ser barata para alentar a los propietarios forestales a adscribirse a ella, incluso debería ser gratuita por lo menos en principio. - El apoyo de la administración forestal será decisivo fundamentalmente en la recogida de información del adscrito, la aprobación, en caso de ser necesario, de Documentación simplificada, el suministro de información geográfica y administrativa y de los indicadores a nivel regional. - Deben establecerse equivalencia o pasarelas entre la certificaciones individuales o en grupo de PEFC en Galicia y modalidad regional.
  17. 17. Dentro del Sistema FSC, la certificación de SLIMFs (actualmente en proceso dedefinición) será clave para Galicia, siempre que no redunde en los problemas deinadaptación e interpretación que actualmente ya poseen los estándares españoles.En el estudio realizado en los países nórdicos (NFS, 2005) se ha comprobado que en lostres países ha habido un esfuerzo por hacer accesible la certificación al propietarioforestal para ello se han tenido en cuenta los siguientes aspectos, que pueden serconsiderados también para el caso gallego y que además sirven para comprobar que losproblemas son comunes: - El grado de certificación entre propietarios privados es mayor si la demanda del mercado es fuerte. Desde el punto de vista de los propietarios la industria debería promocionar los productos certificados. - El coste de auditoria, incluso los marginales, pueden representar una barrera crítica para los propietarios forestales. - Los requerimientos en la certificación con restricciones al aprovechamiento que supone grandes pérdidas de renta de la madera en pie ha supuesto un rechazo a aceptar la certificación forestal por parte de los propietarios. - El coste eficacia de la certificación en grupo a través de las organizaciones regionales de propietarios forestales ha animado a los propietarios a participar en el proceso de certificación. Unos pocos propietarios se han unido a la certificación en grupo con otras organizaciones como por ejemplo la industria forestal. - Los propietarios necesitan estar informados de la implicación en la certificación. Sus organizaciones tiene que comunicar de forma transparente los costes y beneficios de la certificación y su importancia. Esto supone una campaña de información extensiva y se requiere mantener información constante a los propietarios y empresas de aprovechamiento forestal.Es evidente que cualquier intento de implantar mecanismos que permitan a lospequeños propietarios forestales gallegos adscribirse a sistemas de certificación debeminimizar los costes del proceso. De otra manera se estaría perjudicando a estosproductores frente a los de otras áreas donde los costes del proceso son menores ypodrían competir eficazmente con su madera. Esto es aplicable a la certificación de lacadena de custodia de las empresas gallegas, sobre todo, para aquellas de menortamaño.Por ello la implantación de la certificación forestal no debe ser en ningún caso, si sequiere mantener a un coste asumible, excusa para la proliferación de procesos técnicos oadministrativos, que sin aportar mejoras evidentes supongan una carga en el sistema oen la percepción del mismo por parte de los potenciales adscritos.Las dificultades para implantar de forma justa los sistemas de certificación en Galiciaatenta contra la economía del país y el desarrollo de nuestro medio rural. Esta amenazadebe ser afrontada desde todas las perspectivas posibles.
  18. 18.  Velando activamente porque los requisitos exigibles sean justos en comparación con los aceptados para nuestras regiones competidoras.  Estableciendo sistemas eficientes y con la adecuada periodicidad de seguimiento de los principales indicadores de sostenibilidad a escala autonómica.  Promoviendo iniciativas que, desde una eficiencia en costes, ayuden a los propietarios y comunidades de montes a certificar su madera por el sistema que consideren oportuno.  Promoviendo el consumo de productos de madera certificada en Galicia de forma equilibrada respecto la capacidad de proveerse aquí de ella.  Adaptando el marco normativo actual que afecta al monte a las necesidades reales del sector económico, el medio ambiente y la sociedad.  Las ayudas públicas a las entidades promotoras de estos sistemas en España deben exigir el compromiso de desarrollar de forma justa estos sistemas para la madera producida en España y no facilitar que ese dinero se destine a ser meros “agentes comerciales de madera importada”.  Denunciar la aparición en nuestro mercado de productos certificados a los que los sistemas de certificación les exijan menos que a los gallegosA modo de colofón, es necesario señalar que aunque para los propietarios forestales delos países nórdicos la certificación forestal no ha traído beneficios económicossignificativos, ha contribuido ha mejorar la imagen ambiental de la madera y losproductos forestales y la competitividad de sus economías forestales en el mercadointernacional. Desde un punto de vista económico la certificación forestal es tambiénpara el propietario forestal en particular, y para una región forestal en general, unainversión de mercado y una forma de mantenerse en el mercado.
  19. 19. Bibliografía citadaBERMUDEZ, J. (2001). La Certificación Forestal en la Industria de Transformaciónde la Madera. Revista CIS-Madera nº6. 1er Semester de 2001.BUTTERFIELD, R. et al. (2005). Forest certification and small forest enterprises: keytrends and impacts – benefits and barriers. Forests trends and Rainforest Alliance.[http://www.rainforest-alliance.org]EFI, (2001). Potential markets for certified products in Europe. EFI Discussion papernº2.FAO/UNECE, (2005). Forest products annual market review 2004-2005. Timberbulletin. Volume LVIII (2005). Timber Branch, Genove, Switzerland.GAN, J. (2005). Forest certification costs and global forest product markets and trade:a general equilibrium analysis. Canadian Journal Forest Research 35:1731-1743.GÓMEZ,C.; (2000). Bosques y consumo responsable. Interés del consumidor españolhacia los productos con etiqueta de gestión forestal sostenible. WWF/ADENA–OCU.GONZÁLEZ,V. (2001). Störa–Enso Sawnwood: A company approach. CEPI Chain ofcustody workshop Bruselas Septiembre 2001.GONZÁLEZ,V. (2005) comunicación personal.LIRA,V. Y CERDA,A.; (2002). Economía de la certificación forestal. Versiónadaptada de la comunicación aceptada en el 2nd World Congress of Environmental andresource economists, “The economics of Forest certification”. Monterrey, California.NAVARRO,C.; (2002). La certificación forestal en la situación actual del mercado dela madera. Rev.Forestal Española, Nº 32, pág. 14-21.NFS (Federation of Nordic Forest owners’ Organisations), (2005). Effectiveness andefficiency of FSC and PEFC forest certification on pilot areas in Nordic countries.Savcor Indufor Oy. Helsinki. Finlad.OWARI, T. et al. (2005). Strategies, functions and benefits of forest certification inwood products marketing: Perspectives of Finnish suppliers. Forest Policy andEconomics (en prensa).PLANA BACH, E.; (2003). La certificación forestal como instrumento de mercado.Situación y desarrollo. Disponible en INFOCERT Forestal, [www.ctfc.es].PLANA BACH, E.; (2005). Aspectos metodológicos para el desarrollo de lacertificación regional del sistema PEFC. Gestión Forestal Sostenible - Boletín desostenibilidad de IBERSILVA Año II nº 10 Invierno, 2005RADDI, A.; (2002). El mercado de los productos certificados: un primer balance.Revista Montes. Nº69, 3er trimestre. Pág. 41-47.RAMETSTEINER,E.; (2002). Markets for certified forest products. En UNECE-FAOForest Products AnnualSOTO,M.A.; (2003). La importación de madera certificada FSC de España.Evaluación del periodo 1998–2002. Rev.Aitim, Nº221.
  20. 20. VALERO, E. (1999a) Certificación Forestal (I) Revista CIS-Madera nº2.Abril 1999.VALERO, E. (1999b). Certificación Forestal (II). Revista CIS –Madera nº3.Noviembre 1999.BARTLEY, T. (2003) Certifying Forests and Factories: States, Social Movements, andthe Rise of Private Regulation in the Apparel and Forest Products Fields. PoliticsSociety, Sep 2003; 31: 433 - 464.PICOS (2010) Situacion de FSC en España y Galiciahttp://monteindustria2.blogspot.com/2010/05/situacion-de-fsc-en-espana-y-galicia.htmlPICOS (2009) Situación y problemática de FSC Españahttp://monteindustria2.blogspot.com/2009/10/fsc-espana-situacion-y-problematica.htmlLINDAHL, K. and M. Garforth. (2001). The effectiveness of group certification: a studyof the accessibility of the Forest Stewardship Council group certification scheme tosmall forest holdings in western Europe. A report for the WWF European Policy Office.55 pEstándares y Estadísticas de Certificación FSChttp://www.fsc.org/Estándares y estadísticas PEFChttp://www.pefc.org/

×