Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

LIBRO VIDA DE SANTOS. TOMO 4 DE 4 - PADRE ELIECER SALESMAN

770 views

Published on

LIBRO VIDA DE SANTOS. TOMO 4 DE 4 - PADRE ELIECER SALESMAN

Published in: Spiritual
  • Be the first to comment

LIBRO VIDA DE SANTOS. TOMO 4 DE 4 - PADRE ELIECER SALESMAN

  1. 1. 'q,tv ' {.. lh .r* tf f I .r- tI.t'
  2. 2. P. Eliécer Sólesmon s DE MNTOS (4) O trTU B II E. IU OVI EIVI B R E trItrIEMERE SAN PABLO
  3. 3. @ P. Gustavo García Derechos cedidos por el autor a: O SocIEDAD DE SIN P,q,l¡r-o Ecu,looR, ISBN: 9978-06-125-8 Con las debidas licencias Queda hecho el depósito que ordena la Ley Drs'rnrnucróN: Costa Rica: San José Calle2Av.6y8 Tel.: 2565005 /2222064 - Telefax 2562857 E-mail : I ibreriacostarica@ r;anpablo.cr Ecuador: Quito Andagoya Oe 3-188 y Avenida América Casilla 11-03-866 Tels.: (012) 254.16.50 - 22:J.39.05 - 223.39.49 Fax: (O/2) 223.14.44 E-lnai I : di stribuidoraqui to (? sanpablo. ec trl Salvador: San Salvador' la. Calle Poniente y 59 Av. Norte No. 3103 Colonia Escalón Tel.: (503) 22605646 I 22('05647 Cel.: (503) 78565612 E-ma il : I ibreri aelsalvador(D sanpablo. com. sv Guatemala: Ciudad de Guatemala 1 I calle 0-49 Zona 10 Local A Teléfonos: (2)3602715 I 3ti02765 I 3602735 Fax: 3602695 E-m ail : I i breri agu atemala (? sanpabl o. com. gt Honduras: Tegucigalpa Avenida Cervantes Bajo Palacio Arzobispal 3:a. Calle No. 1 I 13 Tels.: (504) 2226782 I 2311749 Apartado Postal 3520 E-mail : libreriahonduras @ sanpablo.com.hn Nicaragua: Managua Adrninistración y despachos Carretera a Masaya Km 4 contiguo a la óptica Matamoros Tel.: 2706171 I Fax: 2705668 E-mail : li brerianicaragua@ sanpablo.com. ni Panamá: Ciudad de Panamá Boulevard El Dorado Av. 178 Norte Apartado 0819-02969 El l)orado Tels.: (507) 260.37.38 / 260.48.62 Fax: (507) 260.61.07 E-mail : libreriaeldorado @ sanpablo.com.pa Pucrto Rico: San Juan Ave. de Diego 555 - Puer[o Nuevo Tel.: (787) 1l335l - Fax: (787) 7936802 E-mail: libreriapueftorico,@sanpablo.com.pr C.P. 00920 Río Piedras - San Juan (Pto. Rico) República Dominicana: Santo Domingo Av.27 de febrero No. 414- - Sector Bella Vista Tel.: (809) 563 I 1 48 - libreriasantodomingo@sanpablo.do Portada: Santos llenos de juventud (como san Luis, santo Domingo Savio, MaúaGoretti y otros) PROTEGIDOS POR LA VIRGEN.
  4. 4. EI significado de ios nombres lo hemos sacado del libro "DICCIO- NARIO ETIMOLÓGICO DE NOMBRES PROPIOS" dC GUtiC- rrez Tibon. -Estas VIDAS DE SA]V OS OCTUBRE OCTUBRE 1 OCTUBRE 2 OCTUBRE 3 OCTUBRE4 OCTUBRE 5 OCTUBRE 6 OCTUBRE 7 OBTUBRE 8 OCTUBRE 9 OCTUBRE 10 OCTUBRE 11 OCTUBRE 12 OCTUBRE 13 OCTUBRE 14 OCTUBRE 15 OCTUBRE 16 OCTUBRE, 17 OCTUBRE 18 OCTUBRE 19 OCTUBRE 20 OCTUBRE 21 OCTUBRE 22 OCTUBRE 23 OCTUBRE 24 OCTUBRE 25 OCTUBRE 26 OCTUBRE 27 OCTUBRE 28 OCTUBRE 29 OCTUBRE 30 OCTUBRE 31 INDICE sANTA TERESTTA DEL xrño Jrsús LOS SANToS ÁxcTLES CUSToDIoS SAN REMIGIO, Obispo SANFRANCISCO DEASÍS SANTOS ZACANÍNS E ISABEL SANBRUNO ELSANITO ROSARIO SANTAEDUVIGES SANLUISBELTnÁx SANFRANCISCO DEBORJA SANTA MARÍA SOLEDAD TORRES NUESTRA snÑoRA DEL PILAR SANEDUARDO, R"y SAI{CALIXTO sANTA TERESA DE psús SANTA MARGARITA ALACO QUE SAN IGNACIo DE ANTIOQUÍA SAN LUCAS EVANGELISTA SANIPABLO DE LA CRUZ SANPEDRo DEnTcÁNTARA SAN GERARDO MAYELA SANHILAruÓx SAN JUAN DE CAPISTRANO SAN ANToNIo MARÍn cIARET LOS SANTOS MACABEOS SANTA PAULINAJARICOT SANTO DOMINGUITO DELVAL SANJUDASTADEO BEAToMIGUELnÚn sAN ALoNSo RoDRÍcuyz sANeurNrÍx 11 21 24 28 38 42 48 51 54 59 66 69 71 75 78 89 96 100 104 109 115 121 1,27 134 141 747 153 157 160 166 173 hon sido entresocadas de los escriüos de los meiores historiadores eclesiásüicos, como Búttler, Llorca, Sánchez AIís eda,' Lamberto Echeaerría-, Sgorbossd, etc, ' En las todo acatamos y obedecemos enseñanzos de h sonto Iglesia cotólico, Recuerdo del año Internacional de la farnilia
  5. 5. ITOVIEMBRE NOVIEMBRE 1 NOVIEMBRE2 NOVIEMBRE 3 J{OVIEMBRE 3 NOVIEMBRE4 NOVIEMBRE 5 NOVIEMBRE6 I{OVIEMBRET NOVIEMBRE 8 NOVIEMBREg NOVIEMBRE 10 NOVIEMBRE 11 NOVIEMBRE12 NOVIEMBRET3 ITOVIEMBRE14 ITOVIEMBRE 1s NOVIEMBREl,6 i.{OVIEMBRElT NOVIEMBRE 18 NOVIEMBRELg NOVIEMBRE20 NOVIEMBRE2l NOVIEMBRE22 NOVIEMBRE23 NOVIEMBRE24 NOVIEMBRE25 NOVIEMBRE26 NOVIEMBRE2T ITOVIEMBRE2s NOVIEMBRE29 NOVIEMBRE 30 FIESTA DE TODOS LOS SANTOS LOS FIELES DIFUNTOS SAN MARTÍN DE PORRES SAN MARTÍIT DE PORRES SAN CARLOS BORROMEO SAN CELESTINOV SANALEJANDRO DESAULI LOS 12 SANTOS PROFETAS MENORES SAN ANDRÉS NVELINO LA BASÍLICA DE LETRAN SANLEÓNMAGITO SANT MARTÍ].{ DE TOURS SAN JOSAFAT DE LITUAI{IA SANDIEGO SANTAGERTRUDIS SANALBERTOMAGNO SANITA MARGARITA DE ESCOCIA SANTA ISABEL DE HUNGRÍA LAS BASÍLICAS DE S, PEDROY S, PABLO SANODÓN S, ROQUE GONZ ¡l-gZy compañeros mártires PRESENTACIÓbI DE LA VIRGEIT SAITTA CECILIA, Mártir 'S, CLEMENTE, Pontíficey mártir SAN JOSÉ PIGNATELLI SANDIONISIO, Obispo SAI[ LEONARDO, Predicador VIRGEN DE LA MEDALLA MILAGROSA SANTA CATALIITA LAB OURÉ SAi{ GREGORIO, Táumaturgo SANANDRÉS, Apóstol 177 181 185 186 189 195 200 203 208 210 213 21,6 221 227 231 236 239 242 247 250 254 257 258 261 264 267 271, 276 278 284 288 DICIEMBRE, DICIEMBRE 1 SANELOY DICIEMBRE 2 SANTABÁRBARA DICIEMBRE 3 SANFRANTCISCOJAVIER DICIEMBRE 4 SAI{JUAN DAMASCENO DICIEMBRE 5 SANSABAS DICIEMBRE 6 SANNICOLÁS DICIEMBRE 7 SANAMBROSIO DICIEMBRE 8 LAINMACULADACONCEPCIÓN DICIEMBREg SANPEDRO FOURIER DICIEMBRE 10 LAVIRGEI{ DE LORETO DICIEMBRE 11 SANDÁMASO DICIEMBRE 12 LAVIRGEN DE GUADALUPE DICIEMBRE 13 SANTALUCÍA DICIEMBRE 14 SANJUAN DE LA CRUZ DICIEMBRE 15 SANTA MARÍA OT LA ROSA DICIEMBRE 16 SANTAADELAIDA DICIEMBRE 17 SAN LAZARO DICIEMBRE 18 SAITMODESTO DICIEMBRE 19 SANURBANO DICIEMBRE 20 SANTO DOMINGO DESILOS DICIEMBRE 21 SAN PEDRO CANISIO DICIEMBRE 22 SANTA CLOTILDE DICIEMBRE 23 SANJUAN CANCIO DICIEMBRE 24 SANVIATORY SANJUSTO DICIEMBRE 25 EL NACIMIENTO DEJESUCRISTO DICIEMBRE 26 SAN ESTEBAN, Protomártir DICIEMBRE 27 SAN JUAI{ EVAITGELISTA DICIEMBRE 28 LOSSANTOS INOCENTES DICIEMBRE29 SANTOTOMÁSBECKET DICIEMBRE30 SANTAJUDIT DICIEMBRE 31 SAI.{ SILVESTRE, Papa 295 298 300 306 309 313 31,7 322 326 332 335 338 347 350 357 363 368 373 377 381 386 390 394 398 402 406 409 415 418 425 430
  6. 6. CRISTO HACE U}{ LLAMADO A LA SAIiTID,AD : ..ESTOY A LA PUERTAY LLAMO. SI ALGUIE}T ATIENDE, A MIS LLAMADAS, EI{TRARÉ y CEI{ARÉ Ei{ SU COMPAÑÍA" . (Jesucrisro)
  7. 7. OCTT]BR.E ¿QT_IH,rf,ARffi PARA Q{_1tr, CRIST-O SEA vfASCONOCTDOY OCTI-]BRE, 1, SAMA TERtrSlTA DtrI- NIÑO JESÚS Sus últirnas palabras: "No rne arrepiento de haberme dedicado a Dios" 11
  8. 8. OCTUBRE I sANTA TERESTTA DEL Nrño ¡esús Año 1897 Nace el2 de enero de 1873 en Alencon, Florencia. - - Su padre Luis Martín era relojero, y la mamá, Acelia María, costurera. Tuvo una infan cía feliá y flena de buenos ejemplos. Ella misma lo dice: "Mis.".,r"áo, más antiguos son de sonrisas y de demostraciones de aprecio y ternurá". viva, impresionable y ambi- le ponen a escoger entre va- retrato de su vida. Más tard":fflffi?,'3,$i";i:::;:,1 quiero.todo, yo te quiero a ti. Quiero ser santa, pero no a me- dias, sino completamente". _. Su padre le va,enseñando poquito a poco a decir ,,Sí,, a Dios cada vgz qyela concienciá le pida hacer algún sacrificio en favor de los demás. En 1877, cuando la niña tiene apenas 4 años, muere la mamá. a mayor, paulina, y su pa_ dre, se eduiación; y p^r:i q.r.lm mucha star bajo lrp.oí"óción de una tía, se van a vi'¡ir a un pueblo llamado Lisiáux (se pronuncia Lisié) por eso Ia llamarán más tarde Teresita de Lisi".rx. su hermana Paulin a le lee fr ecuentemente libros religio - sos y esto. va despertando en la niña un gran amor por Diós y por la religión. Cuando Teresita tiene 9 años, su hermana Paulina se va de religiosa donde las hermanas Carmelitas. Esto deja en eI alma de Ia niña un enorme vacío, el cual logra suavizar colo- cándose bajo la protección de la Madre de Dios, cuyo cuadro parece demostrarle que laVirgen María la ha aceptado como hjja v la toma bajo su protección. Lo cual la consuela muchí- stmo. "En el colegio -dice ella misma- había alumnas que go- zaban de alguna preferencia especial de ciertas profesoras. Yo me dediqué a obtener que alguna de ellas me tuviera pre- ferencia, y gracias a Dios no lo conseguí, y con esto me libré de muy graves peligros afectivos". Cuando Teresita tiene 14 años, su otra hermana, María, se va también de religiosa donde las Carmelitas. Su soledad aumenta. Pero en la Navidad de aquel año le pafece que el Niño Jesús Ia invita a consagrarse totalmente a EI. Aquella nochebuena Ia consideró siempre como la noche de su "con- versión". Lo que más la movió a dedicarse totalmente a Je- sucristo fue un comentario piadoso oído a su amadísimo papá en aquel 24 dediciembre. Anuncia a su padre que desea entrar también ella de her- mana Carmelita. El acepta, pero resulta que en el convento no aceptan niñas de esa edad. Entonces se van en una pere- grinación a Roma en 1887, con ocasión de la celebración de los 50 años de sacerdocio del papa León XIII, y cuando el Santo Padre pasa bendiciendo a los peregrinos, Teresita se le adelanta y le dice: "Santo Padre, como regalo de suJubileo o Bodas de Oro sacerdotales, concédame Ia gracia de entrar de hermana Carmelita a los L5 años". El Sumo Pontífice la mira con exquisita amabilidad y Ie responde: "Entrarás, si esa es la voluntad de Dios". t2 13
  9. 9. Junto cor] su padre va en peregrinación a visitar varios santua¡ios (o templos famosos en donde se obran milagros), y en abril de 1888 (tres meses después de la muerte de san Juan Bosco) Iogra entrar al convento de las Carmelitas en Li- sieux. Esta fecha Ia llamó ella: "El día de mi felicidad total". - . Las religiosas notaron desde el primer día en ella equili- brio emocional no común en las niñas de esa edad de 15 años, y el director espiritual quedó admirado de que esta jo- ven no vivía d.e vanas ilusiones, sino que tomaba ia vida con seriedad y paz. Desde el principio de su vida religiosa su libro preferido es siempre la Sagrada Biblia, sobre todo el Nuevo Testamen- to. Sus oraciones preferidas, además del Padrenuestro y del Avemaría, son siempre los Salmos de Ia Sagrada Biblia. Le agrada mucho leer y meditar los santos evangelios y las Car- tas de san Pablo. Por orden expresa de sus superioras escribe su autobio- grafn que titula Historia de un alma, y es un libro que se ha hecho famoso.en todo el mundo. En 1889 sufre la pena de ver que su padre pierde el uso de Ia razóna causa de unos ataques de parálisis. Por tres años lo tuvieron recluido en un sanatorio. Ella dice: "los tres años de martirio de nuestro padre, que lo fueron también para nosotras sus hijas, fueron quizálos más ricos en mérito. y lo. más fructuosos paralaeternidad en nuestra vida, y yo no los cambiaría por los éxtasis más sublimes". ¡Así saben sufrir los santos! El 8 de septiembre de 1890, a la edad de77 años, hace sus votos o juramentos de pobreza, castidad y obediencia, queda constituida hermana carmelita, hermana Teresita del Niño 14 Jesús. Ese día escribe: "Quisiera poder dar mi vida p-or Jesu- tristo, como santa Inés, y si Dios no quiere que sacrifique mi vida derramando como ella mi sangre, quiero hacer de mi existencia un sacrificio continuo por amor del Señor". Uno de los principales deberes de las hermanas carmeli- tas es orar por los sacerdotes, Teresita consideró este deber como uno de los más importantes de su vida. En su viaje por Italia había visto algunos casos que la convencieron de que los sacerdotes pueden no llegar a la santidad a la cual los lla- ma el Señor, si no hay quien rece mucho por ellos, y se dedi- có a encomendar día por día a todos los sacerdotes, pero especialmente a aquellos que estuvieran en mayor peligro de rei infi"l"s a su vocación y a sus deberes sacerdotales. Y aún después de muerta han sido maravillosas las gracias de con- ,r"riiór, y de perseverancia que muchísimos sacerdotes han obtenido al encomendarse a ella. EI cardenal Leger de Cana- dá decía: "Recién ordenado sacerdote yo era débil de salud del cuerpo y de salud del alma, y empecé a encomendar mi sacerdocio a santa Teresita y ella me obtuvo una rebosante salud corporal y entusiasmo por mi sa erdocio, y perseve- rancia". No sobra decir que el fervoroso cardenal Leger ter- minó dejandp las comodidades de su cardenalato en Quebec, para irse al Africa a cuidar leprosos y murió como un santo. Los sacrificios de Teresita EIla misma narra varios: "IJna religiosa que estaba a mi lado me fastidiaba moviendo su enorme rosario durante la oración. Y jamás le advertí esta molestia que me proporcio- naba, sino que más bien ofrecí este sufrimiento a Dios como una música que acompañara mi oración. 15
  10. 10. "En el lavadero mi comp con tal fuerza que me salpica me hacía sufiir, pero jamás ofrecía este péqueño sácrifici estaba para- .rff Tll'"9 or ella pero me propuse domi_ fecto de hija cariñosa, y hasta le partía el pan y lo colocaba que ella un día le preguntó a tendría un afecto desordena que sentía por ella en mi inte Talto fue su agradecimiento que en su última enfermedad pidió como gracia especial que estuviera yo junto a su lecho en el momento de morir". Etr por qué de sus éxitos Alguien le pregunta: ¿Po tanto, mucho más que a otr "No sé. Debe ser porque me c ña y muy necesitada. Yo estoy 19 y"lg.ryda de por sí y todo lo necesita obtener de la ayuda divina". Fs que la frase del evangelio que más la habiá im- presionado era aquella de Jesús: "quien desea ser el prime- ro en el Rein. de los cielos, que se haga como un niño. Quien no se ha.ce como un niño no entrarien el Reino de los cielos" (Mt 19 t 14). A lepreguntaba: ¿Cuálerala raz1npor la cua ían tanta eficacia en las personas que los es ntó su secreto: "yo nu-nc" ,.o.r.^"jo 16 nada a nadie sin haberme encomendado a laVirgen Santísi- ma. Ella es Ia que hace que las palabras que digo tengan efi- cacia en los que las escuchan". A los 20 años, en 1893, fue nombrada maestra de novi- cias, un cargo clave en una comunidad, porque es la encarga- da de formar a las futuras religiosas. Acerca de dicho oficio escribió: "Este oficio de formar personas es muy difícil en la práctica. Y lograr que cambien y que amen de veras a nues- tro Señor, si no es con la ayuda de Dios, sería tan imposible como querer que el sol brille a medianoche". En 1894 muere su padre, y entonces Celina, su otra her- mana, entra también de religiosa en el Carmelo. Así que ya son Teresita y sus tres hermanas, todas religiosas. En la noche del Jueves Santo de 1896 Teresita sufre la primera señal grave de la enfermedad que la iba a llevar al sepulcro: Ia tuberculosis o tisis. Esa noche un vómito de san- gre le anuncia -como dice ella misma- que "el Amor de los amores vendrá ya muy pronto a llevarme al paraíso". Su te- rrible enfermedad dura dieciocho meses, que son un verda- dero martirio pero sobrellevado con un valor, una calma y una alegría verdaderamente admirables. De vez en cuando tiene que salir a pasear por el jardín, por orden del médico. Cada paso que da es como un puñal que se clava en sus pul- mones enfermos. La enfermera le dice: "Teresita, ya que su- fre tanto al caminar, no camine más", y ella le responde: "Sigamos. Es que cada paso_doloroso quedoy lo ofrezco por un misionero que esté en peligro de desanimarse de su voca- ción". Las misiones y los misioneros son el tema de todas sus oraciones y el fin por el cual ofrece su enfermedad dolo- rosa y agotadora. Por eso la nombran después Patrona de las misiones y de los misioneros. 17
  11. 11. Las profecías de santa Teresita Ya enferma anuncia varias cosas que después se cumpli- rán exactamente: "siempre he ofreciáo a Dios amor y ülo amor, y Dios me pagará con amor,,. "Después de mi muerte derramaré una lluvia de rosas. Quier.g pas,ar mi cielo haciendo bien a latierra" .y esto se ha cumplido de manera admirable. Su gran de:scubrimiento Lo narra ella misma. "Buscaba en la sagrada Escritura cuál,sería el mejormétodo para agradar aDi]or, hasta que al fin descubrí en |a segundoZarto i,, ,on pablo a'los corintio,i, capítulo 13: §iyo no tengo amor, nada soy, y d"r.rb.il"á mi oficio en la Iglesia era el amor: amar rbior con todó eI corazón y con toda el alma y sobre todas las cosas, y amar al n-rójimo como uno se ,-, á sí mismo. y mi 'cu.rriiito' s"rj el de la 'Infancia F.spiritual'; ser siempre como un niñito ne- cesitado, ante mi Padre Dios". Este ,,Caminito,, de santa Teresita lo han seguido después muchas personas y han lá- grado admirables éxitos en iantidad, en aLgría i pár. Enfermedad y rnuerte En junio de 1,897 la llevan a Ia enferm eríay ya no vuelve a salir de allí. Desde el 16 de agosto ya no puedl iecibir la co- munión pugs sufre de vómitos continuos. Ll"gu, "*.lu*r*"¡Nunca había imaginado que yo pudiera ilegir a sufrir tan- t^o.!", pelo se conserva siempre á1"g.", contenta por poder su_ frirpor cristo ypor la salvación delas almas yt,,*iiricación de los sacerdotes. Dios permite que le lleguen también dudas sobre la fe, como un verdadero tormento que la hace sufrir mucho. Asi llegaba a su ideal: "Si no puedo ser mártir como santa Inés derramando mi sangre, que logre ser mártir sufriendo todo por amor a Jesucristo". 8130 de septiembre de 1897 exclama: "No me arrepiento de haberme dedicado a amar a Dios", y dulcemente expira como quien se queda plácidamente dormida. Tenía 24 aios. Su gloria Antes de morir ha pedido que no lleven flores a su ataúd, sino que ese dinero 1o gastenen ayudar a gente pobre. Su en- tierro es humilde, y en el cementerio queda sepuitada, como una ignorada y pobre mujercita de pueblo. Pero empíeza a obtener una serie de milagros, favores y gracias tan admirables que su devoción se riega por todo el mundo como un incendio por un lago de combustible. Y es tanta, tanta la gente que Ia invoca, que ei papa Pío XI, con- trariando la antigua tradición de no declarar santo a nadie antes de que cumpla los 50 años de haber muerto, Ia canoni- za o declara santa en7925, sóIo 27 años después de haber pa- sado a la eternidad. Patrona de las misiones ' Y el Papa e¡ 1.927 declara patrona de todas las misiones católicas del mundo a esta jovencita m erta a los 24 aios, que no salió de su país ni de su convento, jovencita débil de salud, delgada, rubia, de ojos azules muy vivaces, de sonrisa siempre amable y palabras siempre alegres, de cejas arquea- das, de boca pequeña y facciones delicadas, que ofreció su vida en holocausto de amor a Dios, por Ia santificación de los sacerdotes y la conversión de los que aún no aman a Cris- to como hay que amarlo. 18 19
  12. 12. EI papa Juan Pablo II la declaró Doctora de la Iglesia. Su fiesta sr: celebra cada año el 1 de octubre y los favores que santa Terr:sita sigue obteniendo a los que le rezancon fe y a quienes leen su autobiografía "Historia de un alma", son incontables. IJna vez más se cumpie la profecía de Jesús: "Los últimos ,ie este mundo, serán los primeros en el Reino de Dios" OCTT]BR.E,2 21 20 LO S SAITTO S Á¡qGtr,Ltr,S C{.]STODIO S
  13. 13. OCTUBRE 2 LOS sANTos ÁNcELES cusToDros E_1ia Sagrada Biblia la palabra Ángel significa, ,,Mensaje- ro". IJn esp-íritu purísimo que está cerca de Dios para adorár- lo, y cumplir sus órdenes y llevar sus mensajes a los seres humanos. Ya en el siglo II el gran sabio Orígenes decía: ,,Los cris- tianos creemos que a cada uno nos designa Dios un ángel para que nos guíe y proteja". Y se basa esta creencia en la frase del Salmo 90: "A sus án- geles ha dado órdenes Dios, para que te guarden en tus cami- nos". Y en aquella otra frase tan famosa deJesús: "Cuidad de no escand alízar a ninguno de estos pequeñuelos, porque sus ángeies están iempre contemplando el rostro dá mipadre celestial". Y Judit en la Biblia al ser recibida como libertado- ra de Betulia exclamaba: "El ángel del Señor me acompañó en el viaje de ida, en mi estadía allá , y en el viaje de venida,,. En el Nuevo Testamento es tan viva la creencia de que cada uno tiene un ángel custodio, gue cuando san pedro al ser sacado de la cárcel llega a llamár a la puerta de la casa donde están reunidos los discípulos de Jesús, ellos creen al principio, que no es Pedro en persona y exclaman: "Será su ángel" (Hecho,s 12, 15). Ya en el año 800 se,celebraba en Inglaterra una fiesta a los Ángeles de la Guarda y desde el año tt11 existe una ora- ción muy farnosa a-l lngel de la Guarda (que ojalá apren- damos y recitemos frecgentemente porque "r *ry hermosa y diciente). Dice así: "Ángel del S"dor, q.r" po, ord"n de su piadosa providencia eres mi guardián, custódiame en este 22 día (o en esta noche) ilumina mi entendimiento, dirige mis afectos, gobierna mis sentimientos, para que jamás ofenda a Dios Señor. Amén". En el año 1608 el Sumo Pontífice extendió a toda la Igle- sia universal la fiesta de los Ángeles Custodios y la colocZ eI día2 de octubre. Consejos de un santo: san Bernardo en el año 1010 hizo un sermóñ -ry célebre acercadel Ángel de la Guarda, co- mentando estas tres frases: Respetelnos stl presencia (por- tándonos como es debido). Agradezcámosle sus favores (que son muchos más de los que nos podemos imaginar). Y confiemos en su ayuda (que es muy poderosa porque es superior en poder a Ios. demonios que nos atacan y a nuestras pasiones que nos traicionan). . Milagros. SanJuan Bosco narra que el día de Ia fiesta del Angel de Ia Guarda, un dos de octubre, recomendó a sus muchachos que en los momentos de peligro invocaran a su Angel Custodio y que en esa semana dos jóvenes obreros es- taban en un andamio altísimo alcanzando materiales y de pronto se partió la tabla y se vinieron abajo. Uno de ellos re- cordó el consejo oído y exclamó: "¡Angel de mi guarda!". Cayeron sin sentido. Fueron a recoger al uno y 1o encontra- ron muerto, ! cuando levantaron al segundo, al que había invocado al Angel Custodio, éste recobró el sentido y subió corriendo la escalera del andamio como si nada le hubiera pasado. Preguntado luego exclamó: "Cuando vi que me ve- nía abajo invoqué_ a mi Angel de la Guarda.y sentí como si me pusreran por debajo uná sábana y me bajaran suavecito. Y después ya no recuerdo más". Así lo narra el Santo. Ángel de mi guarda, mi dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día, hasta que me pongas enpazy alegría con todos los santos, Jesús, José y María. 23
  14. 14. OCTI.]BRE 3 SAlt RtrIVIIGIO. Obispo. Año 530 San Remigio fue el gran apóstol de los franceses. Se hizo célebre por su sabiduría, su admirable santidad y sus mu- chos milagros. Duró de obispo 70 años y llegó a ser famoso en toda Ia Iglesia. ,Í:r;'ú.o,s ieirrprarios Recién ordenadc¡ sacerdote yaeraconsiderado como uno de los mejores oradores de su época, y cuando tenía s6lo 22 años, fue elegido obispo. .:ír conversión rje Clc,cÍoveo El peligro. El rey de los franceses, Clodoveo, era pagano y no aceptaba convertirse al cristianismo. Su esposa santa Clotilde rezabamucho por é1y le recomendaba Ia conversión. Y sucedió que los germanos o alemanes atacaron con fuerte ejército a los francos y Clodoveo salió con sus soldados a de- fender Ia patria. Al despedir a su esposo que se íba a la gue- rra, Clotilde le dijo: "Si quiere obtener Ia victoria, invoque al Dios de los cristianos. Si tiene confianza "r, É1, nadie será ca- paz de derrotarlo". La victoria. Clodoveo prometió convertirse si conse- guía Ia victoria. En plena batalla, cuando el triunfo le parecía imposible, recordando las palabras de su esposa gritó hacia el cielo: "Oh Cristo, a quien mi esposa invoca como hijo de Dios. Te pido que me ayudes. Creo en ti. Si me salvas de mis enemigos recibiré el bautismo y entraré a tu religión". Ense- guida los franceses atacaron a los alemanes con extraordina- rio valor y obtuvieron una gran victoria. 24 OCTLIBRE 3 SA}ü ITEMTGTO Cuando san Remigio administrabael Bautismo a Clodoveo, verda- dero fundador del reino de los francos, pronunció estas palabras que ha hecho célebres Ia historia: "Dobla tu cerviz, orgulloso si- cambro: y en adelante adora Io que has quemado y quema lo que has adorado". 25
  15. 15. La conversión, Santa Clotilde mandó entonces llamar a san Remigio, que tenía fama de santo y de sabio, y le pidió que se dedicara a enseñar a Clodoveo Ia doctrina cristiana. Ténía temor de que el pueblo se revolucionara, por,que- reries quitar la religién de ius antiguos dioses,:peroLl -e¡árci- to y la multitud, al saber que su rey tan estimado se iba a hacer cristiano, le gritaron al unísono: r'Desde hoy nos sepa- ramos de los dioses mortales, y nos declaramos seguidóres delDiosinmorta1delcualnos[rablaRemigio',1.. Fl Bautisrno. Nuestro sdñto y sus sacerdotes se dedica- ron con todo empeño a enseñar la religión a Clodoveo y a to- dos los que se iban a hacer bautizarjunto con é1. La Reina Clotilde, para impresionar la imaginación de aquel pueblo bárbaro, mandó que adornaran con palmas y flores las calles que llevaban desde el palacio del rey hasta el templo donde iba a ser el bautismo. Y que todo el trayecto y también el templo se iluminara con gran cantidad de antorchas y que fueran quemando incienso que llenara el aire de agradables aromas. La ceremonia. Los que iban a ser bautizados se dirigie- ron hacia la Casa de Dios cantando las letanías de los santos y llevando cada uno su crlrz. San Remigio conducía de la mano alrey, seguido por la reina y todo el pueblo. Antes de echarle el agua del bautismo el santo obispo Ie dijo: "Orgu- lloso guerrero: tienes que quemar 1o que has adorado, y ado- rar 1o que has quemado". Con esto quería decirle que en 26 adelante debía abandonar sus antiguas malas costumbres paganas y observar la santa religión de Cristo Jesús. Bautismo general. En seguida san Remigio, ayudado por otros tres obispos y por muchos otros sacerdotes, bauti- zó a dos hermanas del rey y a tres mil de sus soldados con sus mujeres y niños. Ese fue un día grande en el que la nación francesa ernpezó a pertenecer a nuestra santa religión. El resto de su vida la empleó Remigio en instruir ai pue- blo y en ayudar a los necesitados, y combatir a los herejes que enseñaban doctrinas equivocadas. Dios le concedió el don de hacer curaciones y anunciar 1o que iba a suceder en futuro. Murió en el 530. Cuando yaeraun anciano de más de noventa años, algu- nos se burlaron de él diciéndole que era demasiado viejo, y les respondió: "En vez de reírse porque he llegado a esta edad, más bien 1o que deberían hacer sería darle gracias a Nuestro Señor, porque en todo este tiempo no he dado ma1 ejemplo a nadie". Ojalá pudiéramos repetir también noso- tros semejante afirmación tan consoladora. Los franceses han tenido siempre una gran admiración y veneración por san Remigio y nosotros damos gracias a Dios porque nunca dejaúde enviar a su Iglesia apóstoles que con- viertan a los pecadores. 27
  16. 16. OCTUBRE 4 S,,r*.lt{"trRAIVCXSCO Dtr ASÍS. Año IZZ() Dicen que a san lJrancisco 1o declaró santo el pueblo, an- tes de que el Sumo Pontífice le concediera ese honor, y que si se hace una votación entre los cristianos (aún entre los protestantes) todos astán de acuerdo en declarar que es un verdadero santo. Todos, aun los no católicos, lo quieren y 1o estiman. Lo quieren los pobres, porque él se dedicó a vivir en to- talpobreza, pero con gran alegría. Lo estiman los ecologistas porque él fue el amigo de las aves, los peces, de las flores, dei agua, del soI, de la luna y de Ia madre tierra. Nació en Asís (Italia) en1782. Su madre se llamaba Pica y fue sumamente estimada por é1 durante toda su vida. Su padre era Pedro Bernardone, un hombre muy admirador y amigo de Francia, por la cual le puso ei nombre de Francisco, que significa: "El pequeño francesito". Juventud no muy santa. Cuando joven a Francisco 1o que ie agradaba era asistir a fiestas, paseos y reuniones con mucha música. Su padre teníauno de los mejores almacenes de ropa en Ia ciudad, y al muchacho le sobraba el dinero. Los negocios y el estudio no le llamaban la atención. Pero tenía la cualidad de no negar un favor o una ayuda a un pobre siem- pre que pudiera hacerlo. 28 OCTUBRE,4 SAN F'RAI{CISCO Dtr ASIS. /rño L22{} BENDICIÓN QUE EMPLEABA SAN FRANCISCO: El Señor nos bendig, y nos proteja; el Señor nos rnire con agrado y nos rnuestre su bondad; el Señor nos rnire con añror y nos conceda lapaz. (Nr, 6,24-26) 29
  17. 17. Prisionero. Tenía 23 años cuando hubo una guerra en- tre Asís y la ciudacJ de Perugia. Francisco salió a combatir por su ciudad, y carió prisionero de los enemigos. La prisión duró un año, tiempo que él aprovechó patameditar y pensar seriamente en la vicla. Obsequio generoso. Al salir de la prisión se incorporó otravez en el ejército de su ciudad, y se fue a combatir a los enemigos. Se compró una armadura sumamente elegante y el mejor caballo que encontró. Pero por el camino se le pre- sentó un pobre militar que no tenía con qué comprar arma- dura ni caballería,y' Francisco, conmovido, le regaló todo su lujoso equipo militar. Esa noche en sueños sintió que le pre- sentaban en cambio de lo que él había obsequiado, unas armaduras mejores para enfrentarse a los enemigos del espí- ritu. El llamado de Dios. Francisco no llegó al campo de ba- taila porque se enfermó y en plena enfermedad oyó que una voz del cielo Ie decía: "¿Por qué dedicarse a servir a los jornaleros, en vez de consagrarse a servir alJefe Supre- rno de todos?". Entonces se volvió a su ciudad, pero ya no a divertirse y parrandear sino a meditar en serio acerca de su futuro. Enamorado. La gente al verlo tan silencioso y medita- bundo comentaba que Francisco probablemente estaba ena- morado. Él.orn"ntába: l'Sí, estoy enamorado y es de la novia más fiel y más pura y santificadora que exister'. Los:demás no sabían de quién se trataba, p€ro é1 sí sabía muy bien que se estaba enamorando de lapobreza. o sea de una manera de vivir que fuera lo más parecida posible al modo totalmente pobre como vivió Jesús. Y se fue convenciendo de que debía vender todos sus bienes y darlos a los pobres. 30 {Jn gran sacrificio. Paseando un día por el campo en- contró a un leproso lleno de llagas y sintió un gran asco hacia é1. Pero sintió también una inspiración divina que le decía que si no obramos contra nuestros instintos nunca seremos santos. Entonces se acercó al leproso, y venciendo Ia espan- tosa repugnancia que sentía, le besó las llagas. Desde que hizo ese acto heroico logró conseguir de Dios una gran fuer- zaparadominar sus instintos y poder sacrificarse siempre a favor de los demás. Desde aquel día empezó a visitar a los enfermos en los hospitales y a los pobres. Y les regalaba cuanto llevaba consigo. Lavoz del crucifijo. Un día, rezando ante un crucifijo en la iglesia de san Damián, le pareció oír que Cristo le decía tres veces: "Francisco,.tienes que repatar rni casa, por- que está en ruinas". El creyó que Jesús le mandaba arre- glar las paredes de la iglesia de san Damián, que estaban muy deterioradas, y se fue a su casa y vendió su caballo y una buena cantidad de telas del almacén de su padre y le trajo di- nero al padre capellán de san Damián, pidiéndole que Io de- jara quedarse allí ayudándole arcpatar esa construcción que estaba en ruinas. El sacerdote Ie dijo que le aceptaba el que- darse allí, pero que el dinero no se 1o aceptaba (le tenía temor a la dura reacción que iba atener su padre, Pedro Bernardo- ne) Francisco dejó el dinero en una ventana, y al saber que su padre enfurecido venía a castigarlo, se escondió prudente- mente. La escena del despojo total. Pedro Bernardone deman- dó a su hijo Francisco ante el obispo declarando que lo des- heredaba y que tenía que devolverle el dinero conseguido con las telas que había vendido. El prelado devolvió el dine- ro al airado papá, y Francisco, despojándose de su camisa, de 31,
  18. 18. su saco y de su manto, los entregó a su padre diciéndole: "Hasta ahora he sido el hijo de Pedro Bernardone. De hoy en adelante podré decir: Padrenuestro que estás en los cielos". El nuevo hábito. El señor obispo le regaló el vestido de uno de sus trabaiadores del campo: una sencilla túnica, de tela ordinaria, anrarrada en la cintura con un cordón. Fran- cisco trazó una cruz con tiza, sobre su nueva túnica, y con ésta vestirá y pasará el resto de su vida. Ese será el hábito de sus religiosos después: el vestido de un campesino pobre, de un sencillo obrero. Su nuevo título. Se fue por los campos orando y cantan- do. Unos guerrilleros 1o encontraron y le dijeron: "¿I-Isted quién es? El respondió: -"Yo soy el heraldo o rnensajero del gran R"y". Los otros no entendieron qué les quería de- cir con esto y en cambio de su respuesta le dieron unapaliza, El siguió lo mismo de contento, cantandoy rczando a Dios. LJn limosnero rnás. Después volvió a Asís a dedicarse a levantar y reconstruir la iglesita de san Damián. Y para ello empezí a recorrer las calles pidiendo limosna. La gente que antes lo había visto rico y elegante y ahora lo encontraba pi- diendo limosna y vestido tan pobremente, se burlaba de é1. Pero consiguió con qué reconstruir el pequeño templo. La Forciúncula. Este nombre es queridísimo para los franciscanos de todo el mundo, porque en la capilla llamada así fue donde Francisco empezí su comunidad. Porciúncula significa: "Pequeño terreno". Era una finquita chiquita con una capillita en ruinas. Estaba a 4 kilómetros de Asís. Los padres Benedictinos Ie dieron permiso de irse a vivir allá, y a nuestro santo le agradaba el sitio por 1o pacífico y solitario y porque Ia capilla estaba dedicada a la SantísimaVirgen I-In prograrna de vida. En la misa de la fiesta del após- tol san Matías, el cielo le mostró lo que esperaba de é1. Y fue por medio del evangelio de ese día, que es el programa que Cristo dio a sus apóstoles cuando los envió a predicar. Dice así: "Vayan a proclamar que el Reino de los cielos está cerca. No lleven dinero ni sandalias, ni doble vestido para cam- biarse. Gratis han recibido, den también gratuitamente". Francisco tomó esto a la letra y se propuso dedicarse a[ apos- tolado, pero en medio de Ia pobrezamás estricta. Empiezan los prodigios. Cuenta san Buenaventura que se encontró con el santo un hombre a quien un cáncer le había desfigurado horriblemente la cara. El otro intentó arrodillarse a sus pies, pero Francisco se lo impidió y Ie dio un beso en la cara,y el enfermo quedó instantáneamente cu- rado. Y la gente decía: "No se sabe qué admirar más, si el beso o el milagro". Sus prirneros discípulos. El primero que se le unió en su vida de apostolado fue Bernardo de Quintavalle, un rico comerciante de Asís, el cual invitaba con frecuencia a Fran- cisco a su casa y por la noche se hacía el dormido y veía que el santo se levantaba y empleaba muchas horas dedicado a la oración repitiendo: "Mi Dios y mi todo". Le pidió que 1o admitiera como su discípulo, vendió todos sus bienes y los dio a los pobres y se fue a acompañarlo a la Porciúncula. El segundo compañero fue Pedro de Cattaneo, canónigo de la catedral de Asís. El tercero, fue fray Gil, célebre por su sen- cíllez. Viaje a Roma. Cuando ya Francisco tenía doce compa- ñeros se fueron a Roma a pedirle al Papa que aprobara su co- munidad. Viajaron a pie, cantando y rezando, llenos de felicidad, y viviendo de las limosnas que la gente les daba. 32 33
  19. 19. En Roma no querían aprobar esta comunidad porque les parecíademasiado rígida en cuanto apobreza, pero al fin un cardenal dijo: "No les podemos prohibir que vivan como lo mandó Cristo en el Evangelio". Recibieron la aprobación, y se volvieron a Asís a vivir en pobreza, en oración, en santa alegríay gran fraternidad, junto a Ia iglesia de la Porciúncula. El sueño del Pontífice Dicen que Inocencio III vio en sueños que la Iglesiade Roma estaba a punto de derrumbarse y que aparecían dos hombres a ponerle el hombro e impedir que se derrumbara. El uno ut" ia, Francisco, fundador de los franciscanos, y el otro, santo Domingo, fundador de los dominicos. Desde en- tonces el Papa se propuso aprobar estas comunidades. A tentaciones violentas, remedios violentos A Francisco lo atacaban a veces terribles tentaciones im- puras. Para vencer las pasiones {e su cuerpo, tu¡ro-alguna i", qu.revolcarse entre espinas. EI podía repetir 1o del san- to antiguo: "Trato duramente a mi cuerpo, porque él fiata muy duram et:rte ami alma". IJna vocación fernenina. Clara, una joven muy santa de Asís, se entusiasmó por esa vida de pobteza, oración y santa alegría que llevaban los seguidores de Francisco, y abandonando su farnilia huyó a hacerse monja según su sa- bia dirección. con santa clara fundó él las Damas Pobres o Clarisas, que tienen hoy conventos en todo el mundo. Amigo de los animales. Francisco tenía Ia rara cuali- dad de hacerse querer de los animales. Las golondrinas le se- guían en bandaáa¡ y formaban una cru z, por encima de don- áe élpredicaba. Cuando estaba solo en el monte una mirla 34 venía a despertarlo con su canto cuando era la hora de la ora- ción de la medianoche. Pero si el santo estaba enfermo, el animalillo no lo despertaba. Un conejito 1o siguió por algún tiempo, con gran cariño. Dicen que un lobo ferozle obedeció cuando el santo le pidió que dejara de atacar a la gente. La llagas de Cristo. Francisco se retiró por 40 días al Monte Alvernia a meditar, y tanto pensó en las heridas de Cristo, que a él también se le formaron las mismas heridas en las manos, en los pies y en el costado. I-Jna comunidad numerosa. Los seguidores de san Francisco llegaron a ser tan numerosos, que en el año 721.9, en una reunión general llamado "El capítulo de las esteras", se reunieron en Asís más de cinco mil franciscanos. Al santo le emocionaba mucho ver que en todas partes aparecían vo- caciones y que de las más diversas regiones le pedían que les enviara sus discípulos tan fervorosos a que predicaran. El les insistía en que amaran muchísimo a Jesucristo y a la santa Iglesia católica, y que vivieran con el mayor desprendimien- to posible hacia los bienes materiales, y no se cansaba de re- comendarles que cumplieran lo más exactamente posible todo lo que manda el santo evangelio. Misionero. Francisco recorría campos y pueblos invi- tando a la gente a amar más a Jesucristo , y repetía siempre: "El Amor no es amado". Las gentes le escuchaban con es- pecial cariño y se admiraban de lo mucho que sus palabras influían en los corazones para entusiasmarlos por Cristo y su religión. Dispuso ir a Egipto a evangelizat al sultán y a los maho- metanos. Pero ni el jefe musulmán ni sus fanáticos seguido- L 35
  20. 20. res quisieron aceptar sus mensajes. Entonces se fue a Tierra Santa a visitar en rJevota peregrinación los santos lugares donde Jesús nació, 'i¡ivió y murió: Belén, Nazaret, Jerusalén, etc. En recuerdo de esta piadosa visita suya los franciscanos están encargados desde hace siglos de custodiar los santos lugares de Tierra Santa. Por no cuidarse bien de las calientísimas arenas del de- sierto de Egipto se enfermó de los ojos y cuando murió esta- ba casi completamente ciego. Un sufrimiento más que eI Señor le permitíaparaque ganara más premios para el cielo. Su himno al sol. San Francisco, que era un verdadero poeta y le encantaba recorrer los campos cantando bellas canciones, compuso un himno a las criaturas, en el cual ala- ba a Dios por el sol, y la luna, Ia tierra y las estrellas, el fuego y el viento, el agua.y la vegetación. "Alabado sea mi Señor por el hermano sol y la madre tierra, y por los que saben per- donar", etc.Le agradaba mucho cantarlo y hacerlo aprender a los demás y poco antes de morir hizo que sus amigos 1o cantaran en su presencia. Su saludo era "Pazy bien". Muerte joven. Cuando sóIo tenía 44 años sintió que le llegaba la hora de partir a la eternidad. Dejaba fundada Ia comunidad de Franciscanos, y la de hermanas Clarisas. Con esto contribuyó enormemente a enfervorízar la Iglesia cató- lica y a extender la religión de Cristo por todos los países del mundo. Los seguidores de san Francisco (Franciscanos, Ca- puchinos, Clarisas, etc.) son el grupo religioso más numero- so que existe en la Iglesia católica. El 3 de octubre de 1.226, acostado en el duro suelo, cubierto con un hábito que le ha- bían prestado de limosna, ypidiendo asus seguidores que se amen siempre como Cristo los ha amado, murió como había vivido: lleno de alegría, depazy de amor a Dios. 36 Rapida cantonización. Cuando apenas habían transcu- rrido dos años después de su muerte, el Sumo Pontífice lo declaró santo y en todos los países de la tierra se venera y se admira a este hombre sencilio y bueno que pasó por el mun- do enseñando a amar la naturalezay a vivir desprendido de los bienes materiales y enamorados de nuestro buen Dios. Fue él quien popularizó la costumbre de hacer pesebres para Navidad. San Francisco de Asís: pídele a Jesús que Io amemos tan intensamente como 1o lograste amar tú. NOES AMADO 37
  21. 21. OCTUBRE 5 SAIüTOS ZACARIAS E ISABEL.SisloII La fama de estos dos santos se debe a que füeron los pa- pás de san Juan Bautista. El nombre deZacarías, significa: "Dios se acordó de mí". Isabel quiere decir: "Consagrada aDios". La bella historia de estos dos santos esposos la cuenta san Lucas en el primer capítulo de su evangelio. "Hubo en tiempos del rey Herodes un sacerdote llamado Zacarías, casado con Isabel, una mujer descendiente del her- mano de Moisés, el sumo sacerdote Aarón". Gran elogio. I)e estos dos esposos hace el evangelio un elogio formidable. Dice así: "Los dos llevaban una vida san- ta, erartjustos ante Dios, y observaban con exactitud todos los mandamientos y preceptos del Señor". Ojalá de cada uno de nuestros hogares se pudiera decir algo semejante. Sería maravilloso. Grave desilusi.ón. Dice san Lucas: "Zacarías e Isabel no tenían hijos, porque ella era estéril. Además ya los dos eran de avartzadaedad". La apañción gloriosa. Y un día, cuando aZacarías le correspondió el turno de subir aI altar (detrás del velo) a ofrecer incienso, toda la multitud estaba afuera rezando. Y se le apareció el Ángel del Señor , y Zacarías al verlo se Ilenó de temor y un gran terror se apoderó de é1. EI ángel le dijo: "No temas Zacarías, porque tu petición ha sido escu- chada. Isabel tu mujer, dará a luz un hijo, a quien pondrás OCTUBRE 5 I ¡ ¡QUE ORGULLOSO SE DEBE SENTIR ZACARIAS DE TENER UN HIJO OUE LLEVE SU NOMBREI SAITO S ZACARIAS E ISABEL 38 39
  22. 22. por nombre Juan. Iil será para ustedes gozo y alegría, y mu- chos se alegraránpor su nacimiento, porque será grande ante el Señor; no beberá licores; estará lleno del Espíritu Santo, y convertirá a muchos hacia Dios, y tendrá el espíritu del pro- feta Eiías , para preparar al Señor un pueblo bien dispues- to". Las dudas deZacarías y su castigo Zacarías le dijo al ángel: "¿Cómo puedo saber que esto que me dices sí es cierto? Porque yo soy muy viejo e Isabel mi esposa es estéril". El ángel le dijo: "Yo soy Gabriel, uno de los que están err la presencia del Dios, y he sido enviado para comunicarte esta buena noticia. Pero.por no haber creí- do a las palabras que te he dicho, te quedarás mudo y no po- drás hablar hasta el día en que sucedan estas cosas, que se cumplirán todas a su tiempo". El pueblo estabaesperando a que saliera Zacaúasy se ex- trañában de que demorara tanto en aparecer. Cuando apare- ció no podía hablarles, y se dieron cuenta de que había tenido alguna visión. El les hablaba por señas y estaba mudo. "Después Isabel concibió un hijo y estuvo oculta duran- te cinco meses (sin contar a los vecinos que iba a tener un niño)". Y decía: "Dios ha querido quitarme mi humillación y se ha acordado cle mí". El ángel Gabriel contó a María Santísima en el día de la anunciación, que Isabel iba a tener.un hijo. Ella se fue co- rriendo a casa de Isabel y allí estuvo tres meses acompañán- dola y ayudándole en todo, hasta que nació el niño Juan, cuyo nacimiento fue un verdadero acontecimiento (como se r::arra enel24 de junio). 40 NADA Que Dios conceda a los padres de familia el imitar aza_ carías e Isabel, ilevando como eilos u'a vida santa; siendojustos ante el señor, y observando con exactitud todos los mandamientos y precáptos de Dios. 41
  23. 23. OCTUBRE 6 SAN BRLJNO, fundador de los Cartujos Aíro llCI1 Bruno significa: "Fuerte como una coraza o armadura metálica" (Brunne, en alemán es coraza). Este santo se hizo famoso por haber fundado la comuni- dad religiosa más austera y penitente, los monjes cartujos, que viven en perpetuo silencio y jamás comen carne ni to- man bebidas alcohólicas. Nació en Colonia, Alemania, en el año 1030. Desde jo- ven demostró poseer grandes cualidades intelectuales, y es- pecialísimas aptitudes para dirigir espiritualmente a los demás. Ya a los 27 aios era director espiritual de muchísimas personas importantes. IJno de sus dirigidos fue el futuro papa Urbano II. Ordenado sacerdote, fue profesor de teología durante 18 años en Reims, y canciller del señor arzobispo, pero al morir éste, un hombre indigno, llamado Manasés, se hizo elegir arzobispo de esa ciudad, y ante sus comportamientos tan in- morales, Bruno 1o acusó ante una reunión de obispos, y el Sumo Pontífice destituyó a Manasés. Le ofrecieron el cargo de arzobíspo a nuestro santo, pero é1 no 1o quiso aceptar, porque se creía indigno de tan alto cargo. El destituido en ver,ganLza le hizo quitar a Bruno todos sus bienes y quemar varias de sus posesiones. OCTT]BRE 6 Estando de cazael conde Rogerio por un lugar deri.ráy aparta- do, descubre a san Bruno puesto de rodilas en oración i ente.a- do de quién era y cómo vivía, se admiró y gustó en aderante de oír sus consejos y encomendarse en sus oraciones. SAI{ BR{J}üO 42 43
  24. 24. I-Jna narración aterradora, lo hizo carnbiar de rumbo Dicen que por aquel tiempo oyó Bruno una narración que le impresionó muchísimo. Le contaron que un hombre que tenía f"*a de ser buena persona (pero que en la vida pri- vada no era nada santo) cuando le estaban celebrando su fu- neral, habló tres veces. La primera dijo: "He sido juzgado". La segunda: "He sido hallado culpable". La tercera: "He sido condenado". Y decían que las gentes se habían asustado muchísimo y habían huido de ély que el cadáver había sido arrojado al fond«¡ de un río caudaloso. Estas narraciones y otros pensamientos muy profundos que bullían en su men- te, llevaron a Bruno a alejarse de la vida mundana y dedicar- se totalmente a Ia vida de oración y penitencia, en un sitio bien alejado de todos. Funda la cal:tuja. Teniendo todavía abundantes rique- zasy gozando de la amistad de altos personajes y de una gran estimación entre la gente, y pudiendo, si aceptaba, ser nom- brado arzobispo de Reims, Bruno renunció todo esto y se fue de monje al monasterio de san Roberto en Molesmes. Pero luego sintió que aunque Ilí se observaban reglamentos muy estrictos, sin embargo lo que él deseaba era un silencio total y un apartarniento completo del mundo. Por eso dispu- so irse a un sitio mucho más alejado. Iba a hacer una nueva fundación. El sueño de un obispo. San Hugo, obispo de Grenoble, vio en un sueño que siete estrellas 1o conducían a él hacia un bosque apartado y que allá construían un faro que irradiaba luz hacia todas partes. Al día siguiente llegaron Bruno y seis compañeros a pedirle que les señalara un sitio muy apartadtr para ellos dedicarse a la oración y a Ia penitencia. San Hugo 44 reconoció en ellos los que había visto en sueños y los llevó hacia el monte que le había sido indicado en la visión. Aquel sitio se llamaba Cartuja, y los nuevos religiosos recibieron el nombre de Cartujos. LJn reglamento muy severo. San Bruno redactó para sus monjes un reglamento que es quizáel más severo que ha existido para una comunidad. Silencio perpetuo. Levantarse a media noche arezar por más de una hora. A las 5:30 de la mañana ir otra vez arezaÍ a la capilla por otra hora, todo en coro. Lo mismo a mediodía y al atardecer. Nunca comer carne ni tomar licores. Recibir visitas sola- mente unavez por año. Dedicarse por varias horas al día al estudio o a labores manuales especialmente a copiar libros. Vivir totalmente incomunicados con el mundo... es un regla- mento propio para hombres que quieren hacer gran peniten- cia por los pecadores y llegar a un alto grado de santidad. Grandes amistades. San Hugo llegó a admirar tanto la sabiduría y la santidad de san Bruno, eue 1o eligió como su director espiritual, y cada vez que podía se iba al convento de Ia Cartuja a pasar unos días en silencio y oración y pedir- le consejos al santo fundador. Lo mismo el conde Rogerio, quien desde el día en que se encontró con Bruno la primera vez, sintió hacia él una veneración tan grande, que no dejaba de consultarlo cuando tenía problemas muy graves que re- solver. Y aun se cuenta que una vez a Rogerio le tenían pre- parada una trampa para matarlo, y en sueños se le apareció san Bruno a decirle que tuviera mucho cuidado, y así logró librarse de aquel peligro. Consultor del Sumo Pontífice. Por aquel tiempo ha- bía sido nombrado papa Urbano II, el cual de joven había 45
  25. 25. sido discípulo de Bruno, y al recordar su santidad y su gran sabiduría y su don de consejo, lo mandó ir hacia Roma a que le sirviera de consejero. Esta obediencia fue muy dolorosa para é1, pues teni.a que dejar su vida retirada y tranquila de La Cartuj a para irse a vivir en medio del mundo y sus afa- nes. Pero obedeció inmediatamente. Es difícil calcular Ia trísteza tan granrle que sus monjes sintieron al verle partir para lejanas tierras. Varios de ellos no fueron capaces de so- portar su ausencia y se fueron a acompañarlo a Roma. Y en- tonces el conde F.ogerio le obsequió una finca en Italia y allá fundó ei santo un nuevo convento, con los mismos regla- mentos deLaCartuja. Los últimos años del santo los pasó entre misiones que le confiaba el Sumo Pontífice, y largas temporadas en el con- vento dedicado a la contemplación y alapenitencia. Su farna de santo erayamuy grande. Murió el 6 de octubre del año 1101 dejando en la tierra como recuerdo una fundación religiosa que ha sido famosa en todo el mundo por su santidad y su austeridad. Que Dios nos conceda como aéI, elser capaces de apartarnos de 1o que es mundano y materialista, y dedicarnos a lo que es espiri- tual y lleva a la santidad. OCTUBRE 7 Qtltr sEA¡,tPocAS ]TUSPALABRAS (Q"hélet 5, 1) trLSANT-O R.OSAR.IO 46 47
  26. 26. OCTUBRE 7 EL SANTO ROSARIO HISTORIA DEL ROSARIO 1. ¿Qué es el Rosario? Hasta ahora se ha considerado como la mejor defini- ción del Rosario, la que dio el sumo pontífice san PíoV en su "Bula" de7569. Dice así: "El Rosario o salterio de Ia SantísimaVirgen, es un modo piadosísimo de oración, al alcance de todos, que consiste en ir repitiendo el saludo que el ángel le dio a María; inter- poniendo un Padrenuestro entre cada diez Avemarías y tratando de ir rneditando rnientras tanto en la vida de nuestro Señor". EI Rosario constaba de quince Padrenues- tros y 150 Avemarías, en recuerdo de los 150 Salmos. Ahora son veinte Padrenuestros y 200 Avemarías, al incluir los misterios de la luz. 2. Historia d,el Rosario (Según el Diccionario de Mariología,7986) 1). El "Dios te salve María" ya se encontraba en el Misal Romano desde el año 650, como oración o antífona en la Misa del Cuarto Domingo de Adviento. 2). Desde el año 1100 al 1.200 yaelrezo del "Dios te salve Matia" es muy frecuente en varios países y muchas personas que no pueden rezar los 150 salmos (o sea, el Salterio) tratan de reemplazarlos diciendo 150 veces esta oración mariana. 3). Ya en el año 1483 se ha extendido por muchos países la costumbre de añadir el "Santa María Madre de Dios", al "Dios te Salve María". Pero todavía no era costumbre gene- ral en ese tiemporezar el Avemaría completa. 4). En el año 1569 el papa Pío V prescribe y recomienda a todo el mundo el Rosario tal cual como serezahoy: con sus Padrenuestros, Avemarías y Gloria. 5). Aunque santo Dorningo no es el inventor del Ro- sario, y aunque en tiempo de este santo todavía no se rczaba el Ros.ario completo como setezaahora, lo cierto es que él y sus mlsloneros recomendaron mucho a las personas el repe- tirle frecuentemente ala Santísima Virgen el "Dios te salve María" , y el pensar en los misterios de la vida, Pasión, muer- te y Resurrección de nuestro Señor. 6). En el año 1569, eI papa Pío V con una carta o En- cíclica dirigida a todos los cristianos del mundo recomienda rezar el Rosario de la rnanera como se reza ahora. Con esto quedaba consagrada esta devoción como algo muy pro- pio de los buenos católicos. 7). Desde que el papa Pío V recornienda a todo el rnundo el rezo del Santo Rosario, recordando que con esta oración se han obtenido grandes triunfos en Ia guerra contra los infieles, y que esta devoción ha demostrado tener gran eficacia para detener las herejías y conseguir conver- siones, y que toda persona fervorosa 1o debe rezar frecuente- mente, la costumbre de rezar el Rosario se vuelve popularísima en todas las naciones y su popularidad va au- mentando año por año. Diez Pontífices lo siguen recomen- dando, y muchísimos santos lo difunden por todas partes. 8). Desde 7878 hasta 1903 el papa León XIII, gran sa- bio, se dedica a propagar más y más la devoción al san- to Rosario. Este Pontífice llamado "El papa del Rosario" t- 4B 49
  27. 27. dedica doce Encíclicas y veintidos documentos menores a recomendar a los fieles el devoto rezo del Rosario. Y lo lla- rrra: "Lamás agrerdable de las oraciones", "resumen del cul- to que se Ie debe tributar a laVirgen", "una manera fácil de hacer recordar a las almas sencillas los dogmas principales de la fe cristiana", "un modo efícaz de curar el demasiado apego a 1o terrenal" , y "un remedio para acostumbrarse a pensar en lo eterno que nos espera". 9). Pío XI (1937) díce que "el Rosario ocupa el prirner puesto entre las devociones en honor de laVirgen y que sir- ve para progresar en Ia fe,Iaesperanza y ia caridad". 10). En L978 el papa J.r"r, Pablo II sorprendió al mun- do, poco después de ser elegido Pontífice, con esta frase en la Plaza de san Pedro: "Mi oración preferida es el Rosario" (29 deoctubre) y luego en muchísimas ocasiones fue recomen- dando esta hermosa práctica de piedad. Suyas son las siguien- tes exclamaciones: "El Rosario es una escalerapara subir al cielo"(29 deoctubre 1979) "El Rosario nos proporciona dos alas para elevarnos en la vida espiritual: la oración mental y la oración vocal" (29 de abril1979). "Er la oración más sencilla a laVirgen, pero Ia más llena de contenidos bí- blicos"(21 de octubre 1,979). Cuando fue en peregrinación al santuario de Nuestra Señora del Rosario de Pompeya, Jr* Pablo II hizo allá un bellísimo sermón acerca del Rosario. En el dijo: "El Rosario es nuestra oración predilecta. Cuando la rezarnos, está la Santísirna Virgen rezattdo con noso- tros. En el rosario hacemos lo que hacía María, meditamos en nuestro corazínlos misterios de Cristo" (Lc 2, 79). En este comienzo del siglo XXI, el papa Juan Pablo II proclama el7 deoctubre de2002 un año del Rosario. Añade a los quince misl;erios, gozosos, dolorosos y gloriosos, los cinco nuevos misterios luminosos. 50 OBTUBRE S SANT-AEDUVTGtr,S Madre de tres hijos y tres hijas. Repartidora de gr¡rndes limosnas. 51
  28. 28. OCTUBREs SANTA EDUVIGES. Viuda. Año 1243 Una viuda corr tres hijos y tres hijas, que se dedica a res- taurar conventos y repartir ayudas con gran generosidad a los pobres, esa es Eduviges, santa muy antigua pero muy po- pular todavía en muchas regiones de la tierra. Nació en Baviera, Alemania, en 11,74. Era hermana de Santa Gertrudis y tía de santa Isabel de Hungría. Se casó con el Duque Enrique de Silesia (región de Polo- nia) y por consejo de ella, su marido fundó varios conventos de religiosas, y para construirlos llevaba a los bandidos que estaban en las cárceles, y así les hacía ser útiles a la patria. Muerto su marido, los hijos se dedicaron a guerrear entre sí para disputarse la herencia del ducado. Eduviges tuvo que trabajar y viajar mucho para la lograr Iapaz de ellos. Los largos años de su vejezlos empleó en fundar conven- tos y en ayudar pobres. En los conventos pasaba muchas temporadas viviendo como la más observante de las mon- J AS. - Su pobreza eraextrema.Todo lo daba para los necesi- tados. Mortificaba su cuerpo con sangrientas penitencias. Andaba descalza sobre Ia nieve y los pies le sangraban. Lle- vaba un par de zapatos en la cintura por si venía alguna per- sona, calzárselos )r que así no se dieran cuenta de la penitencia que hacía. Un día un sacerdote Ie dio un par de zapatos nue- vos y le dijo: "Le pongo como penitencia el llevarlos siempre puestos". Días más tarde la encontró descalza. "¿No le dije que debía lievar,los zapatos puestos?". Ella le respondió: 52 "Sí, los llevo puestos en un maletín que llevo a las espaldas". Y los sacó de allí. Don de rnilagros. A una religiosa ciega la curó al impo- nerle las manos y rezar por ella. A varias perso as les anun- ció lo que les iba a suceder en lo futuro. EIla misma supo con anticipación la fecha de su muerte. Pidió la Unción de los enfermos, cuando no parecía sufrir de enfermedad grave, Y en verdad que sí ya se iba a morir y adie 1o imaginaba. Las grandes riquezas que le dejó su esposo las repartió entre los pobres. En Polonia ha sido siempre m y estimada por los catóIicos. Murió el 15 de octubre de1243. Su fiesta se celebra el 16 de este mes Santa Eduviges: pídele al Señor que nosotros seamos más generosos en compartir nuestros bienes con los necesitados. QLIIEI{DA ALPOBRE PRESTAADIOS YDIOS LERECOMPEI{SARÁ (Proverbios 19,17) 53
  29. 29. OCTUBRE 9 SAN LUIS EELTR.AN. Misionero ot5EI Este santo misionó las regiones selváticas del norte de Colombia y se vio libre como por milagro de los más terri- bles peligros contra su vida. :.;r:¡n:ral'e¡:üac].o com santos. Nació en Valencia, España, e¡ 1.526, y fue bautizado en la misma pila bautismal en la que habían bautízado 175 años antes a sanVicente Ferrer, el cual era familiar de su padre. Tuvo el honor de que Ia orde- nación sacerdotal se la confiriera santo Tomás deVillanueva. Y a estos grandes hombres de Dios los imitó siendo extre- madamente humilde, y practicando la obediencia en grado heroico. Santa Teresa le escribió preguntándole si debía fundar un convento en su ciudad. Nuestro santo le respondió: "El asunto sobre el cual me pide información es tan importante que me dediqué por varios días a pedirle anuestro Señor que me iluminara lo que le debía responder. Ahora le digo que sí, que 1o debe fundar. Y le añado una noticia más: su comu- nidad va a ser tan ayudada por Dios, que dentro de cincuen- ta años seráunade las más importantes enla Iglesia católica". Y así sucedió. Maestro de novicios. En las comunidades religiosas hay un cargo de enorme importancia. Es el del encargado de formar a los futuros religiosos. Se le llama maestro de novi- cios. San Luis Beltrán ejerció ese cargo en España, en su co- munidad de padres dominicos, casi por 30 años (con interrupciones) y formó gran número de fervorosos religio- 54 OCTLIBRE, g SA}d LUIS BELTR.ÁIq El evangelizador del lr[orte de Colombia 55
  30. 30. sos. Era muy estric o y exigente, pero sabía dar las órdenes con tan gran bondad y amabilidad, que todos sus súbditos lo amaban y estimaban. Uie lerna. Para librarse del deseo de sobresalir ante los demás, colocó en la puerta de su habitación un gran letrero con esta frase de san Pablo: "Si lo que busco es agradar a la gente, ya no seré servidor de Cristo". Misionero y carismático. E;n1,562 fue enviado como mi- sionero a las tribus de indios en el Norte de Colombia. Cuando llegó no sabía hablar sino el español, pero Dios le concedió el don de enguas y en poco tiempo aprendió a ha- blar en los idiomas de sus indígenas, de una manera tan ad- mirable que nadie se explicaba cómo 1o había logrado. En casi siete años (de 1562 a 1569) convirtió miles de indios desde Panamá hasta el Golfo de Urabá, en regiones palúdi- cas y llenas de toda clase de mosquitos y de alimañas peli- grosas. En los registros que dejó escritos por su propia mano señala que bautizó más de 15.000 indios. Predicó a tribus sumamente salvaje que varias veces trataron de asesinarlo pero no lo lograron. Enemigos con graves atentados. Pero sus más peli- grosos enemigos eran ciertos colonizadores españoles que cometían toda clase de injusticias contra los indígenas, y que al ser reprendidos por el santo misionero, se propusieron eli- minarlo. Primero le ofrecieron un vaso de refresco, que con- tenía un fuerte veneno. É1 1" dio la bendición al vaso, y este se rompió en muchos pedazos. Los indios narraban que un colono quiso disparar su escopeta contra el misionero y que la escopeta estalló, retorciéndose su cañón y quedando en forma de cruz. EI santo tenía una fe capaz de conseguir mi- Iagros. 56 OCTUBRE 9 Dice el indio a san Luis Beltrán: "Éste mi niño se mue- te¡ y me ha dicho un buen espíritu en el monte, que tú has venido aquí y si lo bautizas se salvará".Lobautizly Ie puso por nombre Miguel. SAN X-T]TSBtrLTTIAN 57
  31. 31. iirleniteilcia tcrribie. Cuentan que cuando deseaba con- vertir a algún pecador hacía sta penitencia. Al anochecer, en esas selvas aparecen millones y millones de mosquitos muy hambrientós,. Ét se quitaba la tamisa y dejaba quele pi- caran, y devez en cuando les decía: "Hermanitos, ya comie- ron lo suficiente. Ahora déjenle el puesto a sus compañeros, que también quieren comer". Y los miles de mosquitos se iban para que llegaran los otros que estaban también muy hambrientos. En 1569 fue llamado a España a seguir formando los fu- turos misioneros. A estos les insistía en que el arma más po- derosa para ganar almas esrezar mucho y hacer sacrificios. Y ies repetía que las buenas palabras del que enseña religión deben ir siempre acompañadas de buenas obras, porque si con el mal ejemplo destruimos lo bueno que sembramos con la predicación, esrf es fatal. Murió eI9 de octubre del año 1581. San Luis Beltrán: pídele a Dios que nos mande muchos y santos misioneros. CHERTO S VIALO S ESPf}RIT'U S l§o strAr-trJAN, SIIIO CONORACIÓN Y SACRTF'ICNOS OCTUBRE 10 5B sAhT F'RANIC]ÍSCO DE BORJA 59
  32. 32. OCTUBRE lO SAN FRANCISCO DE BORJA.Año 7572 La familia española Borja o Borgia se hizo céLebre cuan- do Alfonso Borgia fue elegido Papa con el nombre de Calix- to III y luego cuando otro Borgia fue nombrado Pontífice y se llamó AlejandroVI. Este Borgia antes de ser Pontífice ha- bía tenido cuatro hijos, y uno de ellos fue el padre de nuestro santo. Farnilia de alta clase. Francisco de Borja era nieto del papa AlejandroVl por partedel padre; nieto del rey Fernan- do de Aragón por parte de la madre, primo del emperador Carlos Quinto e hijo del Duque de Gandía. Buena educación. En su familia se preocuparon por- que el joven recibiera la mejor educación posible y fue envia- do a ia corte del emperador para que allí aprendieraelarte de gobernar. Esto Ie fue de gran utilidad para los cargos que tuvo que desempeñar más tarde. Matrirnonio. Contrajo matrimonio con Leonor de Cas- tro, una joven de la corte del emperador y tuvo seis hijos. Su matrimonio duró 17 años y fue un modelo de armonía y de fidelidad. Gobernador y virrey. El emperador Carlos V 1o nom- bró virrey de Cataluña (con capital Barcelona) región que estaba en gran desorden y con muchas pandillas de asaltan- tes. Fran.it.o puso ordán prontamente y demostró tener grandes cualidades para gobernar. Más tarde cuando sea Su= perior General de los jesuitas dirá: "El haber sido goberna- dor de Cataluña me fue muy útil porque allá aprendí a tomar decisiones importantes, a hacer de mediador entre los que se 60 atacan, y a ver los asuntos desde los dos puntos de vista, el del que atacay el del que es atacado". Los efectos de un cadáver.Lareina de España era es- pecialmente hermosa, pero murió en plena juventud, y Fran- cisco fue encargado de hacer llevar su cadáver hasta la ciudad donde iba a ser sepultada. Este viaje duró varios días, y al llegar al sitio de su destino, abrieron el ataúd para constatar que sí era ese el cadáver de Ia reina. Pero en aquel momento el rostro de la difunta apareció tan descompuesto y malo- liente, por la putrefacción que Francisco se conmovió hasta el fondo de su alma, y se propuso firmemente: "Ya nunca más me dedicaré a servir a jefes que se rre van a rrao- rir". En adelante se propone dedicarse a servir únicamente a Cristo Jesús que vive para siempre. Cambio notorio. La gente ernpezó a notar que la vida y el comportamiento del virrey Francisco cambiaban de ma- nera sorprendente. Ya no Ie interesaban las fiestas munda- nas, sino los actos religiosos. Ya no iba a cacerías y a bailes, sino a visitar pobres y a charlar con religiosos y sacerdotes. Un obispo escribía de él en ese tiempo: "Don Francisco es modelo de gobernantes y un caballero admirable. Es un hombre verdaderamente humilde y sumamente bondadoso. Un hombre de Dios en todo el sentido de la palabra. Educa a sus hijos con un esmero extraordinario y se preocupa mu- cho por el bienestar de sus empleados. Nada le agrada tanto como la compañía de sacerdotes y religiosos". Algunos criti- caban diciendo que un gobernador no debería ser tan piado- so, pero la mayor parte de las personas estaban muy contentas al verlo tan fervoroso y lleno de sus virtudes. Yiudezy carnbio total. En 1546 murió su santa esposa, la señora Leonor. Desde entonces ya Francisco no pensó 61
  33. 33. sino en hacerse religioso y sacerdote. Escribió a san Ignacio de Loyola pidiénd,:le que 1o admitiera como jesuita. El san- to le respondió que sí 1o admitiría, pero que antes se dedica- ra a terminar Ia eclucación de sus hijos y que aprovechara este tiempo para asistir a la universidad y obtener el grado en teología. Así lo hizo puntualmente (san Ignacio le escribió recomendándole que no le contara a la gente semejante noti- cia tan inesperada, "porque el mundo no tiene orejas paraoír tal estruendo"). Jesuita y superior. En 1551, después de dejar a sus hi- jos en buenas posiciones y herederos de sus muchos bienes, fue ordenado como sacerdote, religioso jesuita. Esa fue "la noticia del año" y de la época, que el Duque de Gandía y go- bernador de Barcelona 1o dejaba todo, y se iba de religioso, y era ordenado sacerdote. El gentío que asistió a su primera misa fue tan extraordinario q e tuvo que celebrarla en una plaza. En 1554 fue nombrado por san Ignacio como superior de los jesuitas en España. Dicen que él fue propiamente el pro- pagador de dicha comunidad en esas tierras. Con sus cuali- dades de mando organizó muy sabiamente a sus religiosos y empezó a envi r misioneros a América. El número de casas de su congregación creció admirablemente. Sus mortificaciones. Lo primero que se propuso fue dominar su cuerpo por medio de fuertes sacrificios en el co- mer y beber y en el descanso. Era gordo y robusto y llegó a adelgazar de anera impresionante. Al tinal de su vida dirá que al principio de su vida religiosa y de su sacerdocio exa- geró demasiado sus mortificaciones y que llegaron a debili- tar su saiud. su humildad. otro de sus grandes sacrificios consistió en dominar su s años de su vida religiosa los superiores lo ordinario, para pób", si en verdad te é1, que había sido Duque y go- bernador, le as munidad el oficio d" ry,rárit" delcocinero,y tíaen acarrearelaguaylrl"ñr, en encender la estufa y_barrer la cocina. Cuandó se le partía algún platoo cometía algún error al servir en el comedár, te- nía que pedir perdón públicamente de rodillas, delante de to- dos. Y jamás_se le oyó una voz de queja o protesta. Sabía que si no dominaba su orgullo nunca llegaría a-la santidad. unavezel médico le dijo al hacerle una curación dororo- sa: "Lo que siento es que a su excelencia esto le va a doler,,. Y él respondió: "Lo que yo siente es que usted le diga exce- lencia a semejante pecador". Cuando la gente lo aplaudía o hablaba muy bien de é1, se estremecía de temor. Un día afirmaba: "Soy tan pecador, que el único sitio que me merezco es el infierno". Á otro le decía: "Busqué un puesto propio para mí en la Biblia, y vi gue e-l úni9o que me atreveríaa ocupar sería a los pies de Ju das el traidor. Pero no lo pude ocupar, porque alliestabaie- sús lavándole los pies". Así de humildes son los santos. superior general. Al morir san Ignacio, Io reemplazó el padre Laínez.Y al morir éste, los jesuitas nombraron como superior general a san Francisco de Borja. Durante los siete años que ocupó este altísimo cargo se dedicó con tan grande actividad a su oficio, que ha sido llamado por algunás, ,,el segundo fundador de los jesuitas". Por todas prri". apare- cieron casas y obras de su comunidad, y mandó misioneros a los más diversos países del mundo. El Papa y los cardenales 1o querían muchísimo y sentían por é1uná gran admiración. 62 63
  34. 34. Organizó muy sabiamente los noviciados para sus religiosos y con su experlencia de gobernante dio a la Compañía de Je- sús una organización admirable. Últi^o viaje y muerte. El Sumo Pontífice envió un embajador a España y Portugal a arreglar asuntos muy difí- ciles y mandó a san Francisco que 1o acompañara.Laemba- jada fue un fracaso, pero por todas partes las gentes lo aclamaron como 'el santo Duque" y sus sermones produ- cían muchas conversiones. Al volver a Roma se sintió muy debilitado. Se había es- forzado casi en exceso por cumplir sus deberes y se había desgastado totalmente. Y el 30 de septiembre de 1.572 entre- gó su alma al Creador. Uno de los que trataron con él excla- mó al saber Ia noticia de su muerte: "Este fue uno de los hombres más buenos, más amables y más notables que han pisado nuestro pobre mundo". Señor: que como tu amigo Francisco de Borja sepamos dominar el cuerpo y el orgullo y dedicarnos con todas nues- tras fuerzas y cualidades a obtener que las gentes te amen más y te sirvan mejor. Amén. DESCALIFXCADO EI{ELDÍAFINAL OCTL]BRE 10 San Francisco Ce Borja ca más servir a señor que se pueda morir,,. 65 64
  35. 35. OCTIJBR'E, 11, Esta es la santa fundadora de las hermanas Siervas de María, ministras de los enfermos, que tienen i.26 casas en el mundo con 2.380 .religiosas. Nació en1.826 en Madrid (España), hüu de modestos co- merciantes que la instruyeron muy bien en la religión. Estudió con las hermanas Vicentinas y al ver la dedica- ción totai de estas religiosas a los más pobres, se entusiasmó por la vida religiosa. Pero era muy débil de salud y no fue ad- mitida en la comunidad. Solamente a la edad de 25 años 1o- grarácumplir su anhelo de ser religiosa. :, ,i".ic¡'nrcs abanclonaclos. El párroco de un barrio po- bre de Madrid se entrist ecía al.rát qr.r" muchos enfermos morían en el más completo abandono y sin recibir los santos sacramentos. Y pensó en reunir a un grupo de mujeres pia- dosas que visitaran a los enfermos en sus domicilios y les ayudaran a bien morir. Al enterarse Soledad Torres de este deseo del párroco se presentó a él para ofrecerse a ayudarle en tan caritativa mi- sión. Ella desde niña había asistido a varios moribundos y sentía un gusto especial por asistir a enfermos y moribun- dos. Era una gracia que le había concedido el Espíritu Santo. Aunque el sacerdote le rechazó eL una primera entrevista porque le parecía muy débil y enfermiza para esas labores, después se dio cuenta de que era un alma de Dios y con ella seis compañeras más, fundó eI1.5 de agosto de 1851, la co- munidad de Siervas de María o Ministras de los enfermos. 66 OCTTJBRE TT SA}üTA MARIA TORRES ACOSTA Lafundadora de las religiosas que atienden enfermos a domicilio. 67
  36. 36. 1 dorrricilio. La novedad de esta comunidad era que ellas debían asistir a domicilio y totalmente gratis a los en- fermos que 1o solir:itaran. .l'' ¡:imlera ocasión. Por aquellos tiempos ilegó a Europa la terrible epidemia del cólera y en los hospitales no cabían los enfermos. Mu«:hos de ellos eran abandonados por sus fa- miliares por temor al contagio. Fue entonces cuando María Soledad y sus religiosas se multiplicaron por todas partes para atender a los más abandonados. Ilestituida. El fundador de la comunidad se fue de mi- sionero a lejanas ti.erras y el sucesor se dejó creer de cuentos y habladurías y destituyó a Soledad del cargo de superiora. Ella se alegró de poder as.emejarse a Cristo en _padecer in- comprensiones y persecuciones. En sus visitas aJesús Sacra- mentado obtenía fuerzaspara sufrir con pacienciay por amor a Dios. Después se supo la verdad de todo y fue restablecida en su cargo, y bajo su dirección se extendió admirablemente su congregación. Murió la santa el 11 de octubre de7887 ala edad de 61 años. Fue canonizadapor PabloVI en 1970. Dios sea bendito por estas obras de caridad tan admira- bles que inspira en su santa Iglesia católica. Que sigan apa- reciendo muchas más. OCTUBRE T2 Imagen de Nuestra Señora del Pilar, gue se venera Basílica del Pilar, Zaragoza, Es paíra. en la 69 F'JU EliTItA SEh.lC)Fl/u DE,L XIII*,Af,{. Zarasoza 6B
  37. 37. OCTUBRE 12 ]..T'[JESTR.d SEÑORA DEI- PTI-AR. , 'Zaragaza Pilar es lo misnro que columna. La Patrona de España es Nuestra Señora del Pilar, de Zaragoza. Una tradición que viene del siglo XIII, dice que cuando Santiago Apóstol evangelizaba a España, un día vio que sobre una columna o pilar', se le aparecíalaSantísimaVirgen (que vi- víatodavía en Israel) la cual llegaba a decirle que siguiera pre- dicando, a pesar de que fueran pocos los que se convirtieran por lo pronto, pues más tarde toda la nación sería creyente. Y dice Ia tradición que en recuerdo de esta aparición, el apóstol y sus discílrulos construyeron una capilla allí en ese sitio, donde actualmente está la grandiosa Basílica del Pilar errZaragoza, qrte tiene once cúpulas y cuatro torres, y se ha hecho famosa en Españay er,el mundo entero, y en la cual a través de los siglos se han obtenido maravillosos favores del cielo al invocar la intervención de la Madre de Dios. Y precisamente el día de la fiesta de laVirgen del Pilar, Pa- trona de España, el.12 de octubre (,a91descubrió Colón a América, y dicen que en el momento en que Colón pisó por primera vez suelo americano, estaban los monjes rezando y cantando ante Ia im.agen de Nuestra Señora del Pilar enZata- goza, pidiendo por el buen éxito de la expedición. El papa J** Pablo II decía: "Cada santuario es una antena que nos trae maravillosos favores del cielo". Virgencita Santa: que des- de tu Santuario del Pilar enZangoza, sigas enviando ayudas y favores a todos los habitantes de España y de América. 70 OCTUBRE L3 LJn paralítico se hace llevar ante san Eduardo y le dice que si él mismo lo transporta a la iglesia de San Pedro, el santo apóstol lo curará. El bueno del rey carga con el enfermo y lo lleva gustoso ala catedral. Preséntalo ante el altar como ofrenda, y el impedido se ve curado repentinamente. 71 SANED{JARDO" Rey
  38. 38. OCTUBRE lS SAIü EDUARDO, rey. Año X066 Eduardo quiere decir: el que protege la propiedad (Ed = propiedad. Uard: el que protege). Este fue el más popular de los reyes ingleses de la anti- güedad. Tres cualidades le merecieron su fama de santo: era muy piadoso, sunramente amable y muy amante delapaz. Era hijo de Etelredo y a los diez años fue desterrado a Normandía, Francia, de donde no pudo volver a Inglaterra sino cuando ya temía4O años. Dicen que conservó perpetua castidad. Sus cualidades como gobernante San Eduardo tuvo unos modos de actuar que 1o hicieron sumamente popular entre sus súbditos y Io convirtieron como en un modelo para sus futuros reyes. Lo primero que hizo fue suprimir el impuesto de guerra, que arruinaba mu- cho a la gente. Luego durante su largo reinado procuró vivir en la más completa armonía con las cámaras legislativas (que el dividió en dos: cámara de los lores y cámara de los comu- nes). Se preocupó siempre por obtener que gran cantidad de los impuestos que se recogían, se repartieran entre las gentes más necesitadas. Elretrato de un santo. IJn autor que vivió en ese tiem- po nos dejó los siguientes datos acercade san Eduardo: "Era un verdadero hombre de Dios. Vivía como un ángel en me- dio de tantas ocupaciones materiales y se notaba que Dios Io ayudaba en todo. Eran tan bondadoso que jamás humilló con sus palabras ni alúltimo de sus servidores. Se mostraba 72 especialmente generoso con los pobres, y con los emigran- tes, y ayudaba mucho a los monjes. Aún el tiempo en que es- taba en vacaciones y dedicado a la cacería, ni un solo día dejaba de asistir a la santa misa. Era alto, majestuoso, de ros- tro sonrosado y cabellos blancos. Su sola presencia inspiraba cariño y aprecio". La abadia de Westrninster Cuando Eduardo estaba desterrado en Normandía pro- metió a Dios que si lograba volver a Inglaterrai-r.ía en pere- grinación a Roma a llevar una donación al Sumo Pontífice. Cuando ya fue rey, contó a sus colaboradores el juramento que había hecho, pero estos le dijeron: "El reino está en paz porque todos le obedecen con gusto. Pero si se va a hacer un viaje tan largo, estallará la guerra civil y se arruinará el país". Entonces envió unos embajadores a consultar al papa san León IX, el cual le mandó decir que le permitía cambiar su promesa por otra: dar para los pobres lo que iba a gastar en el viaje, y construir un buen convento para religiosos. Así lo hizo puntualmente: repartió entre la gente pobre todo lo que había ahorrado para hacer el viaje, y vendiendo varias de sus propiedades, construyó un convento para setenta monjes, la famosa Abadía deWestminster (nombre que significa: mo- nasterio del occidente:W'est= oeste u occidente. Minster = monasterio). En la catedral que hay en ese sitio es donde se- pultan a los reyes de Inglaterra. En el año 1066, desgastado de tanto trabajar por su reli- gión y por su pueblo, sintió que le llegaba la hora de la muer- te. A los que lloraban al verlo morir, les dijo: "No se aflijan ni se entristezcan, pues yo dejo esta tierra, lugar de dolor y de peligros, para ir a la Patria Celestial donde La paz reina para siempre". 73
  39. 39. Que Dios santísimo nos conceda muchos gobernantes tan virtuosos como san Eduardo, rey. (Salrno 127, L-2) OCTT]BRE X4 74 SAI{CALIXTO 75
  40. 40. OCTUBRE 1,4 SAN CALIXTO. Papa. Año222 Calixto es un nombre que en griego quiere decir: "Mry hermoso". Este Pontífice se ha hecho famoso por Las Catacurnbas de San Calixto, en Roma, que é1 organízó (catacumba sig- nifica: cueva subterránea). Estas catacumbas son las más fá- mosas de Roma (según decía Juan XXIII). Tienen cuatro pisos sobrepuestos, y más de 20 kilómetros de corredores. Allí se encuentran el famoso sepulcro de santa Cecilia y los sepulcros de muchísimos mártires de los primeros siglos. Dicen que era un esclavo que un tiempo estuvo condena- do a trabajos forzados en las minas. Recobrada la libertad, se dedicó a estudiar la religión de Cristo y a enseñarla a sus veci- nos. El papa san Ceferino lo nombró como su hombre de con- fianza en el año 199 y le encomendó la dirección de las Catacumbas donde sepultaban a los cristianos. Calixto en- sanchó notablemente estas catacumbas y las organizó muy bien. Atacado por ser bondadoso Al morir san Ceferino, el pueblo de Roma eligió como Sumo Pontífice a Calixto, como el mejor preparado para ello. Pero se le opuso terriblemente un tat HipóIito, aduclen- do como razones para pedir que 1o destituyeran del Pontiti- cado, el que Calixto-afirmába que si ún pecador hacía penitencias y dejaba sus maldades se le podía volver a admi- tir entre los fieles cristianos católicos, y que a un obispo no se le podía destituir por un grave pecado que hubiera come- tido, si se arrepentía y empezaba una vida de conversión y penitencia. Calixto sabía ser comprensivo. Este Santo Pontífice convirtió a muchos romanos al cris- tianismo, curó a varios enfermos que padecían de enferme- dades muy graves, y defendió cuanto más pudo a los creyentes perseguidos. Experiencia provechosa. Nuestro santo ayunaba días y semanas y hasta cuarenta días seguidos. Cuando los persegui- dores Io llevaron preso por proclarnar su fe en Jesucristo, 1o echaron a un oscuro calabozo, esperando que se desesperaría por hambre. Pero después de unos días lo encontraron muy tranquilo. Le preguntaron cómo lograba mantenerse sereno sin comer ni beber y les dijo: "Acostumbré ami cuerpo a pa- sar días y semanas sin comer ni beber, y esto por amor a mi amigo Jesucristo, así que ya soy capaz de resistir sin desespe- rarme". En la cárcel consiguió con sus oracio es la sanación de la esposa del carcelero cuando ya la pobre mujer estaba agoni- zando. En acción de gracias, el carcelero y toda su familia se hicieron bautizar por é1. Martirio final. Entonces el jefe pagano de Roma orde- nó que 1o echaran en un pozo profundo y que cubrieran Ia boca del pozo con tierra y escombros. Todavía en Roma se- ñalan a los turistas el pozo de san Calixto, desde donde su alma voló al cielo a recibir el premio prometido por Cristo Jesús a los que lo proclaman en la tierra. Señor: envíanos tu Espíritu Santo que nos vuelva valien- tes y perseverantes para mostrarnos buenos creyentes hasta el último momento de nuestra vida. 76 77
  41. 41. - ! ' J']:l --H-.I¡lÉ{.,Eti¿r. ruEi JtrSÚI,$" tt VO áLVsiltura Elia y Rodrigo su hermano, de niños eran muy aficiona- dos a leerVidas de santos, y se emocionaron al saber que los que ofrecen su vida por amor a Cristo reciben un gran pre- mio en el cielo. Así que dispusieron irse a tierras de maho- metanos adeclararse amigos deJesús y así ser martirizados y 78 OCT {JBRE X5 .F r-ilrrcl;r"c{otra" Año :ls8z Algunos hacen derivar el nombre Teresa de la palabra griega "teriso" qrre se traduce por "cultiyar" , y entonces sig- nificaría "la cuitivadora". Otros lo hacen derivar de la pala- bra "terao" = caz,at, y entonces quiere decir: "la cazadota" . Ambos títulos le quedan muy bien a nuestra santa: "Culti- vadora" de virtucl es y " cazadora" de almas, para llevarlas al cielo. Santa Teresa es una de las más famosas santas que ha te- nido la Iglesia católica. El papa Pablo VI la declaró (junto con santa Catalina) "Doctora de la Iglesia". Nació en Ávila (España) eI 28 de lrrrarzo de 1 51 5. Su propio nombre eraTeresa Sánchez. Sus padres fueron Alonso Sánchez y Beatríz Dávila. En su casa eran 12 hijos. Ties del primer r:ratrimonio de Don Alonso y nueve del se- gundo, en el cual nació Teresa. ElIa dice en su autobiografÍa: "Por la gracia de Dios, todos mis hermanos y medios herma- nos se asemejaba.n en la virtud a mis buenos padres, menos OCT'T]BRE X5 -;i -: i-f i, ,il;'Li -ii I (;j i.. ) h_'.-, tl .!--'rr. -1 '.!. ) x.) ..i' El Espíritu la inspiró para escribir libros que se han he- cho famosos en el mundo entero. 79
  42. 42. conseguirse un buen puesto en el cielo. Afortunadamente por el camino se encontraron con un tío suyo que los devol- vió a su hogar. Entonces dispusieron construir una celda en el solar de la casa e irse a rezar allá de vez encuando, sin que nadie los molestara ni los distrajera. Orfandad y carnbio de madre La mamá de Tbresa murió cuando la joven te¡ía apenas 14 años. EIla dice en su autobiografía: "Cuando empecé a caer en la cuenta de Ia pérdida tan grande que había tenido, comencé a entristecerme sobremanera. Entonces me arrodi- 1lé delante de una imagen de Ia Santísima Virgen y le rogué con muchas lágrimas que me aceptara como hija suya y que quisiera ser Ella mi madre en adelante. Y lo ha hecho mara- villosamente bien". Dañosas lecturas. Sigue diciendo ella: "Por aquel tiem- po me aficioné aleer novelas. Aquellas lecturas enfriaron mi fervor y me hicieron caer en otras faltas. Comencé a pintar- me y a buscar aparccer y a ser coqueta. Ya no estaba conten- ta sino cuando tenía una novela entre mis manos. Pero esas lecturas me dejaban tristeza y desilusión". Afortunadamente el papá se dio cuenta del cambio de su hija y la llevó a los 15 años, a estudiar interna en el colegio de hármanas Agustinas de ÁviIa. Allí, después de año y medio de estudios enfernró y tuvo que volver a casa. Lectura transformante. Providencialmente una per- sona piadosa puso en sus manos "Las Cartas de san Jeróni- mo", y allí supo por boca de tan grande santo, cuán peligrosa es la vida del mundo y cuán provechoso es para la santidad el retirarse a la vida religiosa en un convento. Desde entonces se propuso que un día sería religiosa. 80 Fuga del hogar. Comunicó a su padre el deseo que te- nía de entrar en un convento. El, que la quería muchísimo, Ie respondió: "Lo harás, pero cuando yo ya me haya m.uerto". La joven sabía que el esperar mucho tiempo y quedar:se en el mundo podría hacerla desistir de su propósito de hacerse re- ligiosa. Y entonces se fugó de la casa. Dice en sus recuerdos: "Aquel día, alabandonar mi hogar sentía tan terrible angus- tia, que llegué a pensar que la agonía y la muerte no podían ser peores de 1o que experimentaba yo en aquel momento. El amor de Dios no era suficientemente grande en mí para aho- gar el amor que profesaba a mi padre y a mis amigos". La santa determinó quedarse de monja en el convento de Ávila. Su padre al verla tán resuelta a seguir su vocación, cesó de oponerse. Ella tenía 20 años. Un año más tarde hizo sus tres juramentos o votos de castidad, pobreza y obediencia y entró a pertenecer alaComunidad de hermanas Carmelitas. Enferrnedad, progreso y curación Poco después de empezar a pertenecer a la comunidad carmelitana, se agravó de un mal que la molestaba. Quizá una fiebre palúdica. Los médicos no lograban atajar el mal y éste se agravaba. Su padre la Ilevó a su casa y fue quedando casi paralizada. Pero esta enfermedad le consiguió un gran bien, y fue que tuvo oportunidad de leer un librito que iba a cambiar su vida. Se llamaba "El alfabeto espiritual", por Osuna, y siguiendo las instrucciones de aquei librito empezó a practicar la oración mental y a meditar. Estas en- señanzas le van a ser de inmensa utilidad durante toda su vida. Ella decía después que si en este tiempo no hizo mayo- res progresos fue porque todavía no tenía un director espiri- tual, y sin esta ayuda no se puede llegar a verdaderas alturas en la oración. B1
  43. 43. San josé interviene A los tres años de estar enferma encomendó a san José que le consiguiera la gracia de la curación, y de la manera más inesperada recobró Ia salud. En adelante toda su vida será una gran propagadora de la devoción a sanJosé, y todos los conventos que fundará los consagraráaeste gran santo. Sus cualiclacles. Teresa tenía un gran encanto personal, una simpatía impresionante, una alegría contagiosa, y una especie de instint:o innato de agradecimiento que la llevaba a .oi.".po^der a todas las amabilidades. Con esto se ganaba la estima de todos los que la rodeaban. Empezar a tratar con ella y empezar a sentir una inmensa simpatía hacia su perso- na, eran una mlsma cosa. Algo que no la dejaba progresar En aquellos tiempos había en los conventos de España Ia dañosa costumbre de que las religiosas gastaban mucho tiempo en la sala recibiendo visitas y charlando en Ia sala con las muchas personas que iban a gozar de su conversación. Y esto Ie quitaba el fervor en la oración y no la dejaba concen- trarse "r, lu meditación y se llegó a convencer de que ella no podía dedicarse a tener verdadera oración con Dios porque era muy disipada. Y que debía dejar de orar tanto. Lavoz del crucifijo. A ella le gustaban los Cristos bien chorreantes de sangre. Y un día al detenerse ante un crucifi- jo muy sangrant ¿quién te Puso así?", y le páreció que s charlas en la sala de visitás, esas fuer n así, Teresa". Ella se echó a llorar y quedó terriblemente impresionada. Pero des- de ese día ya no vuelve a perder tiempo en charlas inútiles y 82 en amistades que no llevan a la santidad. Y Dios en cambio le concederá enormes progresos en Ia oración y unas amista- des formidables que le ayudarán a llegar a la santidad. Ayudas que le fueron útiles Teresa tuvo dos ayudas formidables para crecer en santi- dad: su gran inclinación a escuchar sermones, aunque fue- ran largos y cansones y su devoción por grandes personajes celestiales. Además de su inmensa devoción por la Santísi- maVirgen y su fe total en el poder de intercesión de sanJosé, eLIa rezaba frecuentemente a dos grandes convertidos: san Agustín y María Magdalena. Para imitar a esta santa que tanto amó a Jesús, se propuso meditar cada día en la Pasión y Muerte de Jesús, y esto la hizo crecer mucho en santidad. Y en honor de san Agustín leyó el libro más famoso del gran santo "Las Confesiones", y su lecturulehizo enorme bien. Las visiones. Como las sequedades de espíritu le hacían repugnante la oración y el enemigo del aima le aconsejaba que dejaraderczar y de meditar porque todo eso le producía aburrimiento, su confesor le avisó que dejar de rezar y de meditar sería entregarse incondicionalmente al poder de Sa- tanás y un padre jesuita le recomendó que para orar con más amor y fervor eligiera como t'maestro de oración" al Espí- ritu Santo y que rezara cada día el Himno "Ven Creador Espíritu". EIla dirá después: "El Espíritu Santo como fuerte huracán hace adelantar más en una hora Ia navecilla de nues- tra alma hacia la santidad, que 1o que nosotros habíamos conseguido en meses y años remando con nuestras solas fuerzas". Y el Divino Espíritu empezó a concederle Visiones Ce- Iestiales. A1 principio se asustó porque había oído hablar de 83
  44. 44. varias mujeres a las cuales el demonio engañó con visiones imaginarias. Pero hizo confesión general de toda su vida con un santo sacerdote y le consultó el caso de sus visiones, y este le dijo que se trataba de gracias de Dios. Nuestro Señor le aconsejó en una de sus visiones: "No te dediques tanto a hablar con gente de este mundo. Dedícate rnás bien a comunicatte con el mundo sobrenatural". En al- gunos de sus éxtasis se elevaba hasta un metro por los aires (éxtasis es un er;tado de contemplación y meditación tan profundo que se suspenden los sentidos y se tienen visiones sobrenaturales). Cada visión le dejaba un intenso deseo de ir al cieio. "Desde entonces -dice ella- dejé de tener medio a la muerte, cosa que antes me atormentaba mucho". Después de una de aquellas visiones escribió la bella poesía que dice: "Tan alta vida espero que muero porque no muero". Pc;:secuciones e incormpransión Teresa quería. que los favores que Dios le concedía per- manecleran en secreto, pero varias personas de las que la ro- deaban empezarcLn a contar todo esto a la gente y las noticias corrían por la ciudad. IJnos la creían loca y otros ia acusaban de hipócrita, de orgullo y presunción (se llama presunción al creerse uno más que 1o que es y vanagloriarse de lo que tie- ne). San Pedro A1cántara, uno de los santos más famosos de ese tiempo, después de charlar con la famosa carmelita, de- claró que el Espíritu de Dios guiaba a Teresa. OCTL]BRE 15 LA TRASVERBERACION (O la herida del flechazo) 85B4
  45. 45. OCTUBRE 15 Ld TRANS/ERBERACIóN. Esta palabra significa: atravesarlo a uno con una gran herida. Dice ella: "vi un án- gel que venía del tronco de Dios, con una espada de oro que ardía al rojo vivo como una brasa encendida, y clavó "r, ár- pada en mi corazon. Desde ese momento sentí en mi alma el más grande amor a Dios". Desde entonces para Teresa ya no hay sino un solo moti- vo. para vivir: derrostrar a Dios con obras, palabras, sufri- mientos y pensamientos que 1o ama con todó su corazón.y obtener que otros lo amen también. Al hacer la autopsia del cadáver de Ia santa encontraron en su corazónuna cicatrízlargay profunda. Para corresponder a esta gracia la santa hizo el voto o ju- ramento de hacer siempre lo que más perfecto le pareciera y lo.que creyeraque le era más agradablá a Dios. Yio cumplió a la perfección. un juramento de estos no lo pueden hicer sino personas extraordinariamente santas. .Fundadora. En aquella épocadel 1500 las comunidades religiosas habían decaído de su antiguo fervor. Las comuni- dades eran demasiado numerosas lo cual ayudaba mucho a la relajación. Por ejemplo el convento de lis carmelitas de Avila tenía 140 religiosas. Santa Teresa exclamab a: "La ex- periencia me ha demostrado lo que es una casa llena de mu- jeres. Dios me libre de semejante calamidad". una idea luminosa. Un día una sobrina de la santa le dijo: "Lo rnejor sería fundar una comunidad en que cada casa tuviera pocas hermanas". Santa Teresa consi- 86 deró esta idea como venida del cielo y se propuso fundar un nuevo convento, cdn pocas hermanas pero bien fervorosas. Ella llevaba ya veinticinco años en el convento. [Jna viuda rica le ofreció una pequeña casa para ello. San Pedro de A1- cár:rtara, san Luis Beltrán y el obispo de la ciudad apoyaron la idea. El Provincial de los Carmelitas concedió el permiso. I-a trifulca. Sin embargo Ia noticia produjo el más terri- ble descontento general y el superior tuvo que retirar el per- miso concedido. Pero Teresa no era mujer débil como para dejarse derrotar ficilmente. Se consiguió amigos en el pala- cio del emperador y obtuvo una entrevista con Felipe II y éste quedó encantado de la personalidad de la santa y de las ideas tan luminosas que ella tenía y ordenó que no Ia persi- guieran más. Y así fue llenando España de sus nuevos con- ventos de "Carmelitas Descalzas", poquitas y muy pobres en cada casa, pero fervorosas y dedicadas a conseguir la san- tidad propia y Ia de los demás. Se ganó para su causa a sanJuan de la Cruz, 1l cor él fun- dó los Carmelitas Descalzos. Las carmelitas descalzas son ahora 14.000 en 835 conventos en el mundo. Y los carmeli- tas descalzos son 3.800 en 490 conventos. Sus escritos. Por orden expresa de sus superiores santa Teresa escribió unas obras que se han hecho famosas. Su au- tobiografía titulada "El libro de la vida"; "El libro de las Moradas" o Castillo interior; texto importantísimo para poder llegar a la vida mística. Y "Las fundaciones" o histo- ria de cómo fue creciendo su comunidad. Estas obras las es- cribió en medio de mareos y dolores de cabeza. Va narrando con claridad impresionante sus experiencias espirituales. Tenía pocos libros para consultar y no había hecho estudios B7
  46. 46. especiales. Sin ernbrago sus escritos son considerados como textos ciásicos en la literatura española y se han vuelto famo- sos en todo el mundo. ,,--!:cll¿,¿ o:special pa.['¿n s'a-l ¡t-rtrei:te. Santa Teresa murió el 4 de octubre de 1582 y ia enterraron al día siguiente que era 15 de octubre. ¿Por qué esto? Porque en ese díaernpezó are- gir el cambio del calendario, cuando el Papa añadió díez días al almanaque para reparar un error que venía desde muchos años atrás. Santa Teresa: pídele a Dios que nos conceda a nosotros algunas de ias cualidades que atíteconcedió. OCTUBRE l.6 BB 89
  47. 47. OCTUBRE 1,6 SANTA MARGARITA MARÍa ALACoQUE Año 1690 Margarita nace el22 de julio de 7647 en el pequeño pue- blo de Lautecour;(latecorazón) en Francia. Su padre Claudio Alacoque , juezy notario. La mamá Fi- liberta Lamyn. Los hijos son cinco. La menor es Margarita. El párroco, Antonio Alacoque, tío suyo, labautizaa los tres días de nacida. Ella dice en su autobiografia que desde pe- queña le concedió Dios que Jesucristo fuera el único dueño de su corazón.Y le concedió otro gran favor: un gran horror al pecado, de manera que aun la más pequeña falta le resul- taba insoportable. IJn voto. Dice que siendo todavía una niña, un día en la elevación de la santa hostia en la misa le hizo a Dios la pro- mesa de mantenerse siempre pura y casta. Voto de castidad. Aprendió arezar el rosario y lo recitaba con especial fer- vor cada díay laVirgen Santísima le correspondió librándo- la de muchos peligros. La llevan al colegio de las clarisas y a los nueve años hace la prirnera comunión. Dice: "Desde ese día el buen Dios me concedió tanta amargura en los placeres mundanos, que aunque como jovencita inexperta que era a veces los busca- ba, me resultaban muy amargos y desagradables. En cambio encontraba un gusto especial en la oración". Curación. Vino una enfermedad que la tuvo paralizada por varios años. Pero al fin se Ie ocurrió consagrarse a laVir- gen Santísima y ofrecerle propagar su devoción, y poco des- pués Nuestra Señora le concedió la salud. Esclavitud. Era muy joven cuando quedó huérfana de padre, y entonces la mamá de don Claudio Alacoque y dos hermanas de éI, se vinieron a a casa y se apoderaron de todo y la mamá de Margarita y sus cinco niños se quedaron como esclavizados. Todo estaba bajo llave y sin el permiso de las tres mandona mujeres no salía nadie de la casa. Así que a Margarita no le permitían ni siquiera salir entre semana a la iglesia. Ella se retiraba a un rincón y allí rezabay lloraba. La regañaban continuamente. En medio de tantas penas le pareció que nuestro Señor le decíaque deseaba que ella imitara lo mejor posible en la vida de dolor al Divino Maestro que tan grandes penas y dolores sufrió en su Pasión y muerte. En adelante a ella no sólo no le disgusta que le lleguen penas y dolores sino que acepta todo esto con el mayor gusto por asemejarse lo mejor posible a Cristo sufriente. Lo que más la hacía sufrir eraver cuán mal y duramente trataban a su propia madre. Pero le insistía en que ofrecieran todo esto por amor de Dios. TJnavezla mamá se enfermó tan gravemente de erisipela que elmédico diagnosticó que aque- lIa enfermedad ya no tenía curación. Margarita se fue enton- ces a asistir a na santa misa por la salud de la enferma y ai volver encontró que la mamá había empezado a curar de manera admirable e inexplicable. Lo que más le atraía era el Sagrario donde está Jesús Sa- cramentado en Ia sagrada hostia. Cuando iba al templo siempre se colocaba lo más cercana posible al altar, porque sentía un amor inmenso hacia Jesús Eucaristía y quería ha- blarle y escucharlo. 91 / L 90

×