Zanahoria.huevo.café

757 views

Published on

Preciosa aportación de Bárbara, hija de Pedro y Bárbara, en el pasado retiro de verano (1 de julio de 2012).

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
757
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
10
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Zanahoria.huevo.café

  1. 1. ¿Zanahoria, huevo o café?Una hija se quejaba con su padre acerca de su vida y lo difíciles que le resultaban las cosas. Estabacansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo. Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte. Pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo. En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café. A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los colocó en otro plato.Finalmente, coló el café y lo puso en un tercer recipiente. Mirando a su hija le dijo:- "¿Qué ves?"-"Zanahorias, huevos y café" fue su respuesta.La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias. Ella lo hizo y notó que estaban blandas.Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Después de sacarle la cáscara,observó el huevo duro. Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientrasdisfrutaba de su rico aroma. Humildemente la hija preguntó:"¿Qué significa esto, papá?"Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad, elagua hirviendo, pero habían reaccionado en forma diferente. La zanahoria llegóal agua fuerte, dura; pero después de pasar por el agua hirviendo se había vuelto débil, fácil de deshacer. El huevo había llegado al agua frágil, su cáscara fina protegía su interior líquido; pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido. Los granos de café sin embargo eran únicos; después de estar en agua hirviendo, habían cambiado al agua. "- ¿Cuál eres tú?", le preguntó a su hija. "Cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes? ¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero que cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza? ¿Eres un huevo, que comienza con un corazónmaleable? ¿Poseías un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación, oun despido te has vuelto duro y rígido? Por fuera te ves igual, pero ¿eres amargado yáspero, con un espíritu y un corazón endurecido?¿O eres como un grano de café? El café cambia al agua hirviente, el elemento que lecausa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejorsabor. Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor tú reaccionas mejor y hacesque las cosas a tu alrededor mejoren.Y tú, ¿cual de los tres eres?
  2. 2. Conclusión:Ser zanahoria es la opción más frecuente porque que sale por naturaleza, es decir,normalmente cuando te enteras de alguna separación, enfermedad o muerte de algúnfamiliar o de alguien cercano tu primera reacción es desvanecerte, te tiras en el sofá,te pones a llorar, piensas en negativo… en definitiva pierdes tu fortaleza.Ser huevo es una alternativa a ser zanahoria. Normalmente cuando una persona eshuevo, esta se crea una especie de escudo ante la desgracia, no quiere que se veaaquel sufrimiento que oculta y esto le vuelve duro. La mayoría de las personas queson huevo sufren mucho porque retienen esa tristeza durante mucho tiempo.Ser café es alguien que asume sus problemas e intenta sacar lo más positivo de lasdesgracias, convirtiéndolas en una parte de si mismo para aprender de ellas. Es en miopinión lo más difícil pero la mejor opción para resolver los problemas.Por orden de peor a mejor opción, la peor es el huevo porque puedes estar sufriendoaños y años para tus adentros sin que las demás personas puedan ayudarte. Luego estála zanahoria que aún que solo sufres unas semanas no paras de llorar y no haces nada.Y la mejor es ser café porque intentas ver lo más positivo de esa desgracia, sufresmenos y yo creo que vives mucho más feliz.

×