Ignacio larrañaga sube conmigo

9,847 views

Published on

Published in: Travel
0 Comments
6 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
9,847
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
14
Actions
Shares
0
Downloads
322
Comments
0
Likes
6
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Ignacio larrañaga sube conmigo

  1. 1. SUBECONMIGO / v> Ignacio Larrañaga
  2. 2. OBRAS DEL MISMO AUTOR IGNACIO LARRAÑAGAMuéstrame tu rostroEscrito en el año 1974; 77 edicionesVA silencio de MaríaEscrito en el año 1976; 74 edicionesSube conmigoEscrito en el año 1978; 52 edicionesEl Hermano de AsísEscrito en el año 1980; 33 edicionesDel sufrimiento a la pazEscrito en el año 1984; 32 edicionesEncuentro. Manual de oraciónEscrito en el año 1984; 44 edicionesSalmos para la vidaEscrito en el año 1985; 10 ediciones SUBE CONMIGO Para los que viven en comúnCon las debidas licenciasISBN 950-724-367-4© 1993 by LUMENHecho el depósito que previene la ley 11.723Todos los derechos reservados fflBIILIBRO DE EDICIÓN ARGENTINA Editorial LUMENPRINTED IN ARGENTINA Viamonte 1674 (1055) r 49-7446 / 814-4310 / FAX 54-1-814-4310 Buenos Aires • República Argentina
  3. 3. EL AUTOR Y SUS OBRASNacido en España, casi toda la vida sacerdotal de Ignacio La-rrañaga transcurrió en América Latina. En los últimos años seha convertido en un poderoso instrumento del cual Dios se estásirviendo para la transformación de las Comunidades religiosasen los países de América Latina, principalmente en Brasil, Chi-le, Argentina, Venezuela... mediante los Encuentros de Experien-cia de Dios (seis días) y la Escuela de oración (quince días).Sus libros —de gran éxito en muchos países e idiomas— llevanel sello típico de lo vital: claridad, profundidad y realismo. Sube a nacer conmigo, hermano. Dame la mano desde la profunda zona de tu dolor diseminado. Pablo Neruda ¡Qué cosa tan estupenda cuando los hermanos viven unidos bajo un mismo techo! Salmo 132
  4. 4. DESTINATARIO Este libro fue escrito, primeramente, para los reli-giosos que viven en comunidad. Fue escrito, también, para todos los cristianos que,en diferentes grados, están integrados en los grupos co-munitarios como Comunidades Cristianas de Base, en losgrupos juveniles, y en otras agrupaciones de laicos. Las ideas y orientaciones de Sube Conmigo puedenser transferidas casi en su totalidad —fuera de algunosapartados específicos— a la esfera matrimonial, primeracomunidad humana, y, en general, al círculo del hogar. En algunas páginas, he seguido el esquema del capí-tulo tercero de mi libro Muéstrame Tu Rostro. EL AUTOR
  5. 5. CAPITULO I• SOLEDAD, SOLITARIEDAD. SOLIDARIDAD Por su interioridad (soledad), el hombre es superior al universo entero. A estas profundidades (de sí mismo) retorna, cuando entra dentro de su corazón... (GS 14). El hombre es, por su íntima naturaleza, un ser social, y no puede vivir ni des- plegar sus cualidades, sin relacionarse con los demás (GS 12).
  6. 6. 1. SOLEDADViaje al interior Quien no sabe decir "yo", nunca sabrá decir " t ú " .Perdonar a los demás es relativamente fácil. Perdonarsea sí mismo es mucho más difícil. Es imposible descubrir y aceptar el misterio del her-mano, si antes n o se ha descubierto y aceptado el miste-río de sí mismo. Los que siempre se mueven en la super-ficie, j a m á s sospecharán los prodigios que se escondenen las raíces. Cuanto más exterioridad, menos persona.Cuanto más interioridad, más persona. Yo soy yo mismo. En esto consiste, y aquí está elorigen de toda la s a b i d u r í a : en saber que sabemos, enpensar que pensamos, en captarnos simultáneamente co-mo sujeto y objeto de nuestra experiencia. No se trata de hacer una reflexión autoanalítica, nide pensar o pesar mi capacidad intelectual,rni e s t r u c t u r atemperamental, mis posibilidades y limitaciones. Eso se-ría como p a r t i r la conciencia en dos m i t a d e s : una queobserva y otra que es observada. Cuando nosotros entendemos, siempre hay un al-guien que piensa, y un algo sobre lo que se extiende laacción pensante. El sujeto se proyecta sobre el objeto.Pero en nuestro caso presente sucede otra cosa: el sujetoy el objeto se identifican. Es aleo simple y posesivo. Yosoy el que percibo, y lo percibido soy yo m i s m o también.Es un doblarse de la conciencia sobre sí misma. Yo soyyo mismo.
  7. 7. 12 Cap. I SOLEDAD, SOLITARIEDAD, SOLIDARIDAD 1. SOLEDAD 13 Para comprender bien lo que estamos diciendo, se e irrepetible, en el sentido de mi singularidad, de mi mis-han de eliminar ciertos verbos como entender, pensar... midad. Sólo yo mismo, y sólo una vez.Y debemos quedarnos con el verbo percibir, porque deeso se trata, precisamente: de la percepción de mí mis- Buber dice estas palabras:mo. Tampoco podemos hablar de idea sino de impresión. ¿Cómo es eso? ¿De qué se trata? Se trata de unaimpresión, en la que y por la que, yo me poseo a mí mis- Cada una de las personas que vienen a este mundo, constituye algo nuevo, algo que nunca habíamo. La persona queda, concentradamente, consigo mis- existido antes.ma. Es un acto simple y autoposesivo, sin reflexión ni Cada hombre tiene el deber de saber que no haanálisis, como quien queda paralizado en sí mismo y con- habido nunca nadie igual a él, en el mundo, ya que si hubiera habido otro como él, no habría sido nece-sigo mismo. A pesar de todo esto, explicado así, se parece sario que naciese.al egoísmo, no tiene nada que con él, antes bien, es todo Cada hombre es un ser nuevo en el mundo, lla-lo contrario, como se verá en el contexto de estas pági- mado a realizar su particularidad.nas. Ultima soledad del ser Al conseguir la percepción de sí mismo, uno quedacomo dominado por la sensación de que yo soy diferentea todos los demás. Y, al mismo tiempo, me experimento En los claustros góticos de la universidad de la Sor-algo así como un circuito cerrado, con una viva eviden- bona, fue elevándose, en el transcurso del siglo XIII, lacia de que la conciencia de mí mismo jamás se repetirá. teología escolástica, como una esbelta arquitectura. Las Soy, pues, alguien singular, absoluto e inédito. ¡ He- antiguas investigaciones de Aristóteles, pasando por lasmos tocado el misterio del hombre! manos de Averroes, habían llegado a las húmedas már- Cuando nosotros decimos el pronombre personal genes del río Sena."yo", pronunciamos la palabra más sagrada del mundo, Los pensadores de la Sorbona llegaron a las raícesdespués de la palabra Dios. Nadie, en la historia del mun- del hombre. Se preguntaron cual era la esencia funda- do, se experimentará como yo. Y yo , nunca me experi- mental de la persona, y dijeron que la persona es unmentaré como los demás. Yo soy uno y único. Los demás, ser que piensa y subsiste por sí misma. ¡ Una definiciónpor su parte, son así mismo. estática! Nosotros podemos tener hijos. Al tenerlos, nos re- Por aquellos mismos días, a esa misma pregunta,producimos en la especie. Pero no podemos reproducir- Escoto respondió que la persona es la última soledad nos en nuestra individualidad. No puedo repetirle, a mí del <;er. Es una definición dinámica y existencial. A eso, mismo, en los hijos. hoy día, llamamos experiencia de la identidad personal. Cualquiera de nosotros, si hacemos una zambullida El hombre es, pues, esencial y prioritariamente sole- en nuestras aguas interiores, vamos a experimentar que, dad, en el sentido que yo me siento como único, inédito
  8. 8. M Cap. I SOLEDAD, SOLITARIEDAD, SOLIDARIDAD I. SOLEDAD 15 bajando en círculos concéntricos, llegaremos a un algo, Y así quedo frente a mi propio misterio, algo que por lo que, somos diferentes a todos, y nos hace ser idén- nunca cambia y siempre permanece. Por ejemplo, me en- ticos a nosotros mismos. señan una fotografía mía, de cuando tenía 5 años, y aho- Por ejemplo, si observamos a un agonizante, nos- ra tengo, vamos a suponer, 50 años. Comparo mi figura otros percibiremos que el tal agonizante es, en su inti- actual con aquella figura de cinco años, y digo: ¡ qué fi- midad, un ser absolutamente solitario: por muchos fami- sonomía tan diferente! Dentro de la permanente renova- liares que estén a su derredor, nadie está "con" él; en su ción biológica de aquel cuerpo de cinco años, no queda intimidad, nadie lo acompaña en su travesía, desde la en mí ni una célula. Sin embargo aquel (de cinco años) vida hacia la muerte. soy yo. Y yo soy aquel. A morfologías tan diferentes se El agonizante experimenta, dramáticamente, el mis- aplica el mismo yo. La identidad personal sobrevive a to- terio del hombre, que significa ser soledad, el hecho de dos los cambios, hasta la muerte, y más allá. ¡ Mi propio estar ahí, arrojado a la existencia, y el hecho de tener misterio!que salir de la vida contra su voluntad, y no poder hacernada para evitar eso. Experimenta la invalidez o indigen-cia, en el sentido de que él está rodeado de todos losseres queridos, y nadie de ellos puede llegar hasta aque-lla soledad final, ni tampoco pueden llegar hasta allá laslágrimas, los cariños, las palabras y la presencia de susfamiliares. Está solo. Es soledad. Si usted está triturado por un disgusto enorme, ¿dequé le sirven las palabras de sus amigos? Va a sentir quees usted mismo, y sólo usted, quien tendrá que cargarcon el peso de disgusto. Hasta aquella soledad final nollegarán las palabras ni los consuelos. Existe, pues, en la constitución misma del hombre, sepultado entre las fibras más remotas de su personali-dad (¿cómo llamar?, ¿un lugar?, ¿un "espacio" de sole-dad?) un algo por el que somos —repito— diferentes unos a otros, un algo per lo que soy idéntico a mí mis-mo. Al final ¿quién soy?, una realidad diferente y dife-renciada.
  9. 9. 2 . SOLITARIEDADLot fugitivos La tentación del hombre —hoy más que nunca— es la superficialidad, es decir, el vivir en la superficie de sí mismo. En lugar de enfrentarse con su propio misterio, muchos prefieren cerrar los ojos, apretar el paso, esca- parse de sí mismos, y buscar el refugio en personas, ins- tituciones o diversiones. En lugar de hablar de soledad, podríamos hablar de interioridad. Y aquí repetimos lo que dijimos al princi- pio: cuanto más interioridad (soledad), más persona.Cuanto más exterioridaJ menos persona. Llaman perso- nalización al hecho de ser uno mismo, alguien diferen-ciado. Y el proceso de personalización pasa por entre losdos meridianos de la persona: soledad y relación. Peroserá difícil relacionarse profunda y verdaderamente, conlos demás, si no se comienza por un enfrentamiento consu propio misterio, en un cuadrante inclinado hacia elinterior de sí mismo. Nunca fueron tan vigorosos, como hoy, los tres ene-migos de la interioridad: la distracción, la diversión y ladispersión. La producción industrial, la pirotecnia de latelevisión, el vértigo de la velocidad . . . son un perma-nente atentado contra la interioridad. Es más agradable, y sobre todo, más fácil, la disper-sión que la concentración. Y ¡ he ahí al hombre, en alasde la dispersión, eterno fugitivo de sí mismo, buscando
  10. 10. 18 Cap. I SOLEDAD, SOLITARIEDAD, SOLIDARIDAD 2. SOLITARIEDAD 19cualquier refugio, con tal de escaparse de su propio mis- Así como el enfrentamiento del h o m b r e con su pro-terio y problema! pia soledad, lo abre, en u n a reacción gozosa, al misterio del hermano, la solitariedad, al contrario, sumerge al h o m b r e en el m a r triste y estéril del aislamiento. Su Los fugitivos nunca aman, n o pueden a m a r p o r q u e m u n d o es un m u n d o temible, hundido siempre en la no-siempre se buscan a sí mismos; y si buscan a los de- che.más no es p a r a amarlos sino para encontrar un refugio Por eso, la solitariedad deriva rápidamente en per-en ellos. El fugitivo es individualista. Es superficial. turbaciones mentales por las que se produce u n a diso-¿Qué riqueza puede tener y c o m p a r t i r ? La riqueza está ciación de las funciones anímicas, aproximándose fácil-siempre en las profundidades. mente, el solitario, al b o r d e de la locura. La solitariedad recuerda, o se parece, a la invalidez Existe tan poco a m o r p o r q u e se vive en la superfi- de un niño pequeño, que n o puede valerse p o r sí mismocie, igual en la fraternidad que en el matrimonio. La me- para nada, en cuanto a las funciones elementales de ladida de la e n t r a d a en nuestro propio misterio será la vida. ¿Qué sería de un r i ñ o , en el corazón del desiertomedida de nuestra a p e r t u r a a los hermanos. o de la selva? Sin duda moriría, en una agonía intermi- Nuestra crisis profunda es la crisis de la evasión. nable.Escapados de nosotros mismos, vivimos escapados, tam-bién, de los hermanos. Es preciso que el h e r m a n o co-mience p o r ser persona, es decir, comience p o r enfrentary aceptar su propio misterio.Los solitarios h La solitariedad es, algunas veces, efecto de alguna Así como hay fugitivos hacia afuera, también hayfugitfvos hacia dentro. Estos son los solitarios, separados perturbación genética.de los dsmás por murallas que ellos mismos levantaron, Otras veces, un sujeto, cuando se siente m a l t r a t a d oo aislado? por fronteras que ellos, unilateralmente, mar- injustamente por los demás, o considera que no ha sidocaron. suficientemente estimado, toma la vía del aislamiento como actitud de arrogante venganza, o como bandera de "Sentirse completamente aislado y solitario, condu- autoafirmación.ce, a la desintegración mental", dice Fromm. , Pero hay otra historia más frecuente. Un individuo Cuando la Biblia afirma que no es conveniente que n llega a u n a comunidad. Pasan los años. A su alrededorel h o m b r e viva solo, ese solo se ha de traducir p o r soli- Y no ve más que mundos individuales y noches cerradas.tario. De la esencia de la persona es, tanto ser soledad, El h o m b r e se siente inseguro. Y, buscando seguridad,como ser relación, tal como explicaremos m á s tarde. emprende el viaje hacia sus regiones interiores. Allí en- cuentra la paz, pero una paz parecida a la de los muer- tos.
  11. 11. 20 Cap. I - SOLEDAD, SOLITARIEDAD, SOLIDARIDAD 2. SOLITARIEDAD 21 Hay personas marcadas con el sello de la timidez.La tal timidez no nació de alguna "herida" de la lejana replegado, siempre es de noche, y siempre hace frío. Ne-infancia, sino que proviene desde mucho más allá, desde cesariamente, el hombre acaba por enfermarse. Y unaTas distantes fronteras de las leyes genéticas Ahora, un vez enfermo, irá caminando hacia el reino de las tinie-típico tímido es siempre un fugitivo hacia dentro. Esta blas y de la muerte. Allí sólo habitan la tristeza, el vacío,clase de personalidades sólo se sienten bien cuando se el egoísmo químicamente puro y, en fin, todas las fuerzasretraen hasta los últimos rincones de sí mismos. regresivas y agresivas. Nosotros nacimos para salir y darnos. En otras pá- ginas "veremos cómo salvarnos del aislamiento. Ansiedad Hay personalidades de apariencia ambigua. Unos, en un primer momento, padecen cerrados. Después de una larga convivencia, resultan ser personas de profunda inti- La enfermedad típica de los fugitivos, y sobre todo midad y de fácil proximidad. En otros, en cambio sucede lo contrario: en un primer momento, causan la impre- de los solitarios, es la ansiedad, debido a que ella es, fun- sión de gran encanto personal y de fácil comunicación. damentalmente, vacío, y el síntoma específico de ambos Y después de convivir, con ellos, bastante tiempo, uno grupos es, también, el vacío o paralización de las ener- llega a la conclusión d; que la comunicación, con ellos, gías. sólo se efectuaba en un primer plano, pero aue, en rea- La ansiedad es hija del miedo, y hermana de la an- idad, eran cerrados y solitarios, sin saberse los motivos gustia, pero no se sabe, dónde comienzan y, dónde termi- de tal comportamiento. nan sus correspondientes fronteras. Nace y vive —la an- siedad— entre la tristeza y el temor, entre el vacío y la La_soIitariedad no es una actitud normal en el creci- violencia, entre la lucha y la inercia. Se parece a la apa- miento evolutivo de la personalidad. Las energías huma- tía o tedio de la vida, y se pueden sentir ganas de morir nas, latentes y concentradas en la intimidad de la per- sona, tienden, por su propia vitalidad explosiva, a abrirse por momentos, pero no es compulsiva ni agitada. v derramarse en dirección de los demás hermanos. Pero Cuando la ansiedad es de carácter neurótico, signi- hay algo, instalado en ciertos campos o niveles de la per- fica que tiene hundidos sus raíces en ios conflictos pro- sonalidad, que bloquea el avance de aauel ímpetu, y las fundos y en los problemas no resueltos. energías quedan frustradas e inhibidas.1 Puertas que debieran estar abiertas, quedan semice- rradas o completamente cerradas, impidiendo la entrada a cualquier hermano, exceptuando, quizás, algún deter- minado y exclusivo amigo. Los soldados de un campo de batalla, si el enemigo está a la vista, sienten miedo, pero combaten. Mas, sí quedan incomunicados, aislados de la retaguardia por- El aislamiento o solitariedad se puede comparar a que el enemigo les cortó las líneas telefónicas, entonces un lento suicidio. Allí dentro, donde el individuo está se apodera de ellos la ansiedad y quedan paralizados sin saber qué hacer.
  12. 12. 22 Cap. I - SOLEDAD, SOLITARIEDAD, SOLIDARIDAD 2. SOLITARIEDAD 23 Lo peor de la ansiedad es que ella surge desde pro- La fuente fecunda de la ansiedad es la falta de sen-fundidades tan remotas y tan ignotas, que el ansioso es tido en la vida, es decir, el vacío. Tanto los fugitivos co-una vícfiír.a infeliz que no sabe cómo luchar, contra mo, sobre todo, los solitarios, son ramas desprendidasquién luchar, cuál estrategia escoger y cuáles son las ar- del árbol de la vida, y m u e r t a s . El árbol es su propio. ¡tmas de combate, y él queda ahí, inerte, a t r a p a d o entre misterio. ¿Quién soy? ¿Cuál es el proyecto fundamental! ^fuerzas cruzadas, y vive tenso, con una tensión que no de mi vida? ¿Cuáles son los compromisos que mantienen; ^es la de angustia, p e r o es más profunda y más perma- en pie ese proyecto? ¿Soy consecuente con esos compro-i ."nente que la angustia. misos y conmigo m i s m o ? Si usted, al atravesar una calle, se da cuenta de que Al hecho de ser uno mismo llaman autenticidad.se le viene encima un coche a alta velocidad, siente mie- Cualquiera que cae por la pendiente de la incoherenciado, p e r o ese miedo pone sus pies en movimiento para vital, será poblado por las sombras de la ansiedad, seacolocarse en lugar seguro Pero si, de repente, se encuen- en el matrimonio, sea en la fraternidad.tra en medio de coches que vienen sobre usted desde to-das las direcciones, seguramente va a sentirse paralizadopor la ansiedad. Es -*—la ansiedad— una sensación tensa y latente, en El peor de los sufrimientos —la ansiedad— derivaque sé j u n t a n la parálisis de la catalepsia con la angus- del peor de los m a l e s : no saber p a r a qué se está en estetia del parto, el pánico del vértigo con el presentimiento m u n d o . Por eso hemos dicho que la ansiedad se parecede un temblor de tierra. a u n lento suicidio y a la región de la muerte. Decía Nietzsche que quien tiene un objetivo en la vida, es ca- paz de s o p o r t a r cualquier cosa. Y yo agregaría que aque- Se dan diferentes grados y formas de ansiedad. lla vida que sea poseedora de un sentido, j a m á s conocerá Una es la ansiedad del individuo a quien le comuni- la ansiedad, a! menos aquella ansiedad profunda y per- can que tiene pocos días de vida o constata que ha sido manente. calumniado. Y otra, cuando presiente la amenaza de Una comunidad religiosa, sin calor fraterno, sin vida q u e d a r marginado en e¡ seno de la comunidad, o de que de oración, d u d a n d o de la validez de su trabajo ministe- ya no es auerido, o de que su "imagen" h a quedado no- rial, sabiendo que se vive u n a sola vez y no sabiendo si tablemente deteriorada. Cuando, en u n a comunidad, ca- esa sola vez nos equivocamos o no, preguntándose cada da cual busca su propio r u m b o , y sólo se preocupa de día si ese proyecto de vida tiene todavía sentido o si ya! sus propios intereses, ¡están t a n juntos y tan distantes!, caducó, viendo q u e los años p a s a n y que la juventud yai todos ellos sufrirán el asalto de la ansiedad, a no ser que se fue, y Dios llegó a ser u n a palabra vacía .. . esa comu-| la supriman a base de fuertes compensaciones. nidad, ese h e r m a n o va a ser asaltado y dominado por la ansiedad permanente. * * * *
  13. 13. 24 Cap. I - SOLEDAD, SOLITARIEDAD, SOLIDARIDAD 2. SOLITARIEDAD 25 La ansiedad generalizada es un fenómeno típico de i que estaban semi-ocultas, por las que vate la pena las épocas de transición, de las vísperas de caída de las I seguir viviendo. grandes hegemonías y, sobre todo, de todo aquello que Podemos poner en juego nuestra vida por el valor de algún "proyecto personal", aun cuando no estemos signifique agonía o desaparición. , seguros del éxito. Los miembros de la resistencia En las épocas de transición, el individuo queda sin I francesa en la Europa de Hitler sabían que tenían suelo firme bajo sus pies, no sabe en que dirección ca- pocas probabilidades de éxito, pero sentían que su / minar, un velo cubre el futuro, y la niebla de la ansiedad objetivo era algo por lo que valía la pena de dedicar una vida y hasta sacrificarla. Los sufrimientos y la / penetra y ocupa todo su interior. muerte son superados cuando el hombre tiene un Nunca se vio t a n t a ansiedad en el rostro de los her- IdeaL(i) manos, y sobre todo, de las hermanas, como en nuestra época. Derribaron a golpes la muralla de los valores de la institución religiosa. Los "teóricos" pusieron en j a q u e El sentido de vida, p a r a un religioso es, sin duda, los valores de los tres votos. Se anunció con tanto des- D i o s m i s m o . En la flor de su juventud, el religioso se parpajo como superficialidad que la Vida Religiosa, co- dejó seducir p o r la personalidad de Jesucristo, se con- mo institución, ya caducó. Metieron, de contrabando, a venció de que Cristo era u n a causa que valía la pena, re- los nuevos "profetas", como elemento de reflexión dia- nunció a otras opciones y d i j o : Jesucristo, mi Señor, me léctica : Freud, Marx y Nietszche, Llegó la desorientación, # ; e m b a r c o contigo; vamonos a alta mar, y sin retorno; el vacío, se les movió el suelo y muchísima gente quedó {t hasta la o t r a orilla! presa de pánico y ansiedad. No se puede generalizar. Pe- ro m u c h o de esto sucedió Desde aquel día, Dios fue, p a r a él, fortaleza en la debilidad, consuelo en la desolación, todos sus deseos Nunca olvidaré la expresión ansiosa de aquel vene- se colmaron, todas sus regiones se cubrieron de Presen- rable religioso de 70 años, que me decía: he vivido con cia, todas sus capacidades se transformaron en plenitu- alta fidelidad los tres votos religiosos, casi durante 50 años. Y ahora, al final . . . ¿me dicen que eso no vale des y . . . la ansiedad fue desterrada p a r a siempre. nada? El único problema del religioso es que Dios sea, en él y p a r a él, verdaderamente vivo. Si esta condición se El hombre se halla "arrojado" a un mundo in- cumple, p o d r á n amenazar a este h o m b r e los fracasos, las comprensible. Casi no puede evitar una corriente enfermedades y la muerte. Pero nunca la ansiedad. Dios subterránea de miedo, con remolinos de agudo pánico. lo liberó del supremo m a l : el vacío de la vida. Vive en una vorágine de inestabilidad, soledad y su- frimiento, bajo la amenaza del espectro de la muerte y la nada. Querría escapar del agobio de la ansiedad. La falta de sentido es más terrible que la angustia, Desterrados y solitarios porque si existe un propósito definido de la vida, es posible soportar la angustia y el terror. Cuando se pregunta a alguien si tiene designios Vamos, de nuevo, a t r a n s p o n e r los umbrales de la por los que darla su vida, en la mayoría de los casos se obtiene una respuesta afirmativa. Hasta el hom- conciencia, para enfrentarnos con n u e s t r o propio miste- bre más deprimido, si lo preguntamos crudamente: rio. "Entonces ¿por qué no se suicida usted?", quedará l asustado al principio, y luego encontrará razones, () G. Allport, La Personalidad, Barcelona, 1973, pp. 648-649.
  14. 14. Cap. I SOLEDAD, SOLITARIEDAD, SOLIDARIDAD 2. SOLITARIEDAD 27 Aquí estoy. Nadie me pidió autorización p a r a lan- El h o m b r e " e s " , experimentalmente, conciencia de sí zarme, a mí, a esta existencia. Sin permiso mío, estoy mismo.uquí. La existencia no se me prepuso ni se m e p r o p u s o : Al t o m a r conciencia de sí mismo, el h o m b r e comenzóse me impuso. En esto de que yo, ahora, exista y piense, a sentirse solitario, como expulsado de la familia, queno tengo arte ni p a r t e . Puedo decir que, en cierto sentido, era aquella unidad original con la Vida. Aun cuando for-estoy " a q u í " en contra de mi voluntad. Estoy abocado m a parte de la creación, el h o m b r e está, de hecho, apartea la muerte, igual q u e el día está abocado a la noche. No de la creación. Comparte la creación, junto a los demásopté p o r esta vida, como tampoco opto p o r la m u e r t e seres —pero no con ellos— como si la creación fuese unque me espera. hogar, pero, al m i s m o tiempo se siente juera del hogar. Estoy hundido en la substancia del tiempo, igual que Desterrado y solitario.las raíces del árbol en la tierra. Yo no soy p o r q u e paso; Y, n o solamente se siente juera de la creación, sinoy el verbo ser sólo se puede aplicar a Aquel q u e nunca también, p o r encima de la misma. Se siente superior —y,pasa. Sólo Dios es. de consiguiente, en cierto sentido, enemigo— a las cria- Montado sobre este potro, que es el tiempo —del cual turas, p o r q u e las domina y las utiliza. Se siente señor,no puedo descolgarme, a u n q u e quisiera—, cada m o m e n t o pero es un señor desterrado, sin hogar ni patria.que pasa es una pequeña despedida, p o r q u e estoy dejan-do atrás tantas cosas que amo, y en cada m o m e n t o m u e r oun poco. Al tener conciencia de sí mismo, el h o m b r e toma en cuenta y m i d e sus propias limitaciones, sus impotencias y posibilidades. Esta conciencia de su limitación perturba su paz interior, aquella gozosa armonía en la que viven los otros seres, que están m á s abajo, en la escala vital. Al c o m p a r a r las posibilidades con las impotencias, el La vida no se nos da hecha y acabada, como un traje. La vida, yo la tengo que vivir, o tiene que ser vivida por h o m b r e comienza a sentirse angustiado. La angustia lomí, es decir, es un problema. El h o m b r e es el ser m á s in- sume en la frustración. La frustración lo lanza a un eter-válido e indigente de la creación. Los demás seres n o se no caminar, a Ja conquista de nuevas rutas y nuevas fron-hacen problemas. Toda su vida está solucionada p o r me- teras.dio de los mecanismos instintivos. "Un delfín, una serpien- La razón, dice F r o m m , es p a r a el h o m b r e , al mismote o un cóndor se sienten "en a r m o n í a " con la naturaleza tiempo, su bendición y su maldición." ()toda, mediante un conjunto de energías instintivas, afinesa la Vida. Los animales viven gozosamente sumergidos " e n " lanaturaleza, como en un hogar, en u n a profunda " u n i d a d "vital con los demás seres. Se sienten plenamente realiza-dos —-aunque n o tengan conciencia de ello— y nunca ex-perimentan la insatisfacción. No saben de frustración nide aburrimiento. () I. Larrañaga, El Silencio de María, p. 217.
  15. 15. 3. SOLIDARIDADEsencialmente relación Desde las profundidades de su conciencia de finitude indigencia, surge en el hombre, explosiva e inevitable,la necesidad y el deseo de relación. Si, en hipótesis, ima-gináramos un hombre, literalmente solo en una selva in-finita, su existencia sería un círculo infernal que lo lle-varía a la locura, o el tal sujeto regresaría a^ las etapasprehumanas de la escala vital. Al perder aquel vínculo instintivo que lo ligaba vital-mente a las entrañas de la creación, emergió en el hom-bre ía conciencia de sí mismo. Entonces se encontró solo,indigente, desterrado del paraíso, destinado a la muerte,consciente de sus limitaciones. ¿Cómo salvarse de esacárcel? Con una salida. La necesidad de relación derivade la esencia y conciencia <le ser hombre. Al tomar conciencia de sí mismo, nace, en la persona,dos vertientes de vida: ser el mismo y ser para el otro.La única salvación, repetimos, «s la salida (relación)hacia los demás. Hablamos de "salida" porque cuandola persona se aütoposee. toma conciencia de sí misma,se siente como encerrada en un círculo. Habría otras"salidas" para liberarse de ese temible círculo: la locura,la embriaeuez —que es una locura momentánea— y elsuicidio. Pero estas "salidas" no salvan sino destruyen.Son alienación. Si ser soledad (interioridad, mismidad) es constitu-tivo de la persona, también lo es, y en la misma medida,ser relación. Es, pues —el hombre— un ser constitutiva-
  16. 16. til Cap. I SOLEDAD, SOLITARIEDAD, SOLIDARIDAD 31 3. SOLIDARIDAD mente abierto, esencialmente referido a otras p e r s o n a s : En este juego, apertura-acogida, yo tengo que ser establece con los demás u n a interacción, se entrelaza con simultáneamente, oposición e integración, en m i relación ellas, y se forma u n nosotros: la comunidad. a u n " t ú " . Me explicaré. E n u n b u e n relacionamiento, tie- ne que haber, en p r i m e r lugar, u n a oposición, es decir, u n a diferenciación: tengo que relacionarme siendo yo mismo. De o t r a manera, habría u n a absorción o fusión, lo que equivaldría a u n a verdadera simbiosis, y eso, a su vez, constituiría la anulación del "yo". Los demás tienen, también, su " y o " diferenciado, ine- Cuando la relación entre dos sujetos se establece en fable e incomunicable. Los demás son, también, misterio. forma de absorción, ya estamos metidos en un cuadro Yo tengo que ver, en ellos, su "yo"; ellos tienen que ver, patológico: se t r a t a de una enfermedad p o r la que, los en mí, mi "yo". Los demás n o son, pues, el " o t r o " , sino dos sujetos se sienten felices (subjetivamente realizados) un "tú". Yo no debo ser "cosa" p a r a ellos, ni ellos tienen el u n o dominando, y el otro siendo dominado. En los dos que ser " o b j e t o " p a r a mí. queda absorbida y anulada la individualidad. Y esto ocu- Del hecho de que los demás sean un " t ú " —de consi- r r e m u c h o m á s frecuentemente de lo que parece.guiente, un misterio sagrado— emergen las graves obli-gaciones fraternas, sobre todo ese decisivo juego aper-tura-acogida, y también aquellos dos verbos que san Fran- En la verdadera relación tiene que haber integracióncisco utiliza, cuando habla de relaciones f r a t e r n a s : res^ de dos integridades, y no absorción. Tiene que h a b e rpetarse y reverenciarse. ¡ Qué formidable p r o g r a m a de vi- unión, no identificación, p o r q u e en toda identificación,da f r a t e r n a : reverenciar el misterio del h e r m a n o ! cada uno pierde su identidad. En la absorción, se da un desdichado juego de pertenencia v posesión. Ambos su- jetos son dependientes. Ninguno de los dos puede vivir Dicen que la persona hace la comunidad, y que la sin el otro.comunidad hace la persona. Por eso mismo, yo no en- Los dos t r a t a n de escaparse del aislamiento, el unocuentro contraposición entre persona y comunidad. Cuan- haciendo del otro u n a parte de sí mismo, y el otro ha-to más persona se es, en la doble dinámica de su natura- ciéndose pertenencia. Persona m a d u r a es aquella que noleza, la comunidad irá enriqueciéndose. Y en la medida domina ni se deja dominar. Y esta clase de personas,en que la comunidad crece, se enriquece la persona, c o m o no m a d u r a s , pueden asumir, alternada y casi indistinta-tal. Ambas realidades —persona y comunidad— no se mente, la función de ser dominados o de dominar. Re-oponen, pues, sino que se condicionan y se complementan. nuncian a su libertad para instrumentalizar, o para ser instrumentos de alguien. * * * Ser relación significa, pues, tendencia, apertura o * movimiento hacia un "tú", pero salvaguardando mi inte- gridad, siendo yo mismo. Como dice F r o m m , esta reía-
  17. 17. 3. SOLIDARIDAD 3332 Cap. I SOLEDAD, SOLITARIEDAD, SOLIDARIDAD Ahora bien, dos interioridades que "salen" de sí mis-ción constituye la p a r a d o j a de dos seres que se convier- mos y se proyectan m u t u a m e n t e , dan origen a u n a ter-ten en u n o y, no obstante, siguen siendo dos. E n una pa- cera "persona", q u e es la intimidad, que no es o t r a cosalabra, nuestra relación debe constar de oposición y de sino el cruce y proyección de dos interioridades. Ya esta-implicación. mos en el encuentro.Encuentro Vamos a explicarnos con u n ejemplo. La intimidad que existe entre usted y yo —esa intimidad— no " e s " usted, no " e s " yo. Tiene algo de usted; tiene algo de mí. Cuando los dos sujetos navegan —cada uno, por suparte—. en la corriente apertura-acogida, nace el encuen- Es diferente de usted; es diferente de mí. Es dependientetro, que no es otra cosa sino a p e r t u r a m u t u a y acogida de usted; es dependiente de mí. Hasta cierto p u n t o , esm u t u a . Tenemos, en el diccionario, u n a bella palabra pa- independiente de usted; es independiente de mí. Digo es-ra designar el encuentro, y es la palabra intimidad. to, p o r q u e nos nació u n a "hija", como fruto de n u e s t r a ¿Cómo nace la intimidad? Si nos ponemos a la tarea m u t u a proyección. Y, ¡ oh maravilla! nuestra "hija" —lade percibir nuestra mismidad, va a acontecer lo siguiente : intimidad— se nos transformó, sin saberlo cómo, en nues-comenzamos por desligarnos de todo (inclusive recuer- tra " m a d r e " , ya que ella —la intimidad— nos personalizados, preocupaciones . . .) menos de mí mismo. Como en a usted y a mí, nos realiza, nos da a luz a la madurez y acírculos concéntricos de un remolino, vamos avanzando, la plenitud.cada vez más adentro, hacia el centro. No es imaginación;menos aún, análisis sino percepción. Esta intimidad es, p a r a hablar con otras expresio- Y en la medida en que se van esfumando todas las nes, u n a especie de clima de confianza y cariño que, co-demás impresiones, vamos a arribar, al final, a la simpli- mo una atmósfera, nos envuelve a usted y a mí, hacién-cidad perfecta de un p u n t o : la conciencia de mí mismo. donos adultos, y alejándonos de las peligrosas q u e b r a d a sEn este m o m e n t o podemos pronunciar, verdaderamente, de la solitariedad.el p r o n o m b r e personal "yo". Y, en la simplicidad de ese Hay otras palabras p a r a significar lo que acabo depunto, y en ese momento, quedan englobados los millo- explicar, p o r ejemplo, inter-subjetividad, inter-comunica-nes de componentes de mi persone.: miembros, tejidos, ción, inter-acción . . . pero, al final, es lo d i c h o : dos per-células, pensamientos, criterios . . . Todo queda integrado sonas m u t u a m e n t e entrelazadas. Eso es el encuentro.en ese " y o " mediante el objetivo posesivo : mi mano, mi Donde hay encuentro, hay trascendencia p o r q u e seestómago, mis emociones . . superaron las propias fronteras. Donde h a y trascenden- cia, hay pascua y amor. Donde hay amor, hay madurez, En una palabra, la persona es, primeramente, inte- que no es otra cosa sino u n a participación de la plenitudrioridad. Pero esta palabra es un tanto equívoca. Diría, de Dios, en quien no existe soledad.más exactamente, que la persona es interiorización, estoes, el proceso incesante de caminar hacía el núcleo, hacia A imagen trinitariala última soledad, de que hablaba Escoto. Toda persona,auténticamente hablando, es eso. En el principio, Dios nos creó a su imagen y seme- janza. Pero no solamente eso. Fuimos modelados, sobre todo, según el estilo de vida que se "vive" en el seno in-
  18. 18. 34 Cap. I SOLEDAD, SOLITARIEDAD, SOLIDARIDAD 3. SOLIDARIDAD 35sondable de la Santa Trinidad. Aquí nace la Fuente de en forma de circuito, entre las tres divinas personas; una todos los misterios. Y el misterio de la persona y de la corriente infinita e inefable de simpatía, conocimientocomunidad humanas, sólo puede ser entendido en el re- y amor. Toda esa Vitalidad, Jesús la resume diciendo queflejo de esa Fuente profundísima y clarísima. los tres son Uno. Todo cuanto hemos dicho, en el presente capítulo, Y así, en aquella Casa, todo es común. Dicho en nues- sobre el misterio de la persona, puede ser aplicado, en tro lenguaje, cada persona es esencialmente mismidadperfecta analogía y paralelismo, a las divinas personas. (interioridad), y esencialmente relación, pero una rela-¿Por qué? Porque la persona humana es una copia exacta ción subsistente, quiere decirse que de la relación depen-de las personas trinitarias. de el Ser. En la Trinidad, cada persona es relación subsistente. Esta comunicación (relación) hace de las tres per-Quiero decir: cada persona, en aquel Abismo, es pura re- sonas, una común-unidad ("como nosotros somos uno"),lación respecto a las otras personas. Por ejemplo: el Pa- de tal manera que las tres divinas personas tienen, repito,dre no es propiamente padre, sino paternidad, es decir, todo en común: tienen el mismo conocimiento y el mis- un proceso interminable de dar a luz —al Hijo—, de re- mo poder. Pero, a pesar de tenerlo todo en común, cadalacionarse. Inclusive, para hablar con exactitud, tendría- persona no pierde su mismidad sino que subsiste comomos que inventar, aquí, una nueva palabra, pater-acción, realidad diferenciada, toda entera. No existe, pues, fusión.proceso de hacerse padre. Existe unión: identidad de persona y comunión de bienes. El Hijo no es propiamente hijo, sino filiación, es de-cir, proceso eterno de ser engendrado. El Padre no seríapadre sin el Hijo. El Hijo no sería hijo sin el Padre. Pues bien, el Padre y el Hijo se proyectan mutuamen- Aquí está la clave de la fraternidad: ser distintos ente, y nace una tercera persona, que, en el lenguaje que la intercomunicación de sí mismos, porque no se trata,estamos usando, se llamaría Intimidad (Espíritu Santo). sobre todo, de intercambiar bienes o palabras sino inte-Esta tercera persona no sería nada sin las dos anteriores. rioridades. Cada persona divina, como cada persona hu-De manera que, el Espíritu Santo, es como el fruto de mana, son sujetos verdaderos. Sin embargo, son, debenuna relación: es como la Plenitud, la Madurez, la Perso- ser, sujetos que dan y reciben todo lo que tienen, y todonalización acabada. lo que son. En otras palabras: en aquella inefable Comunidad, cada persona, permaneciendo subsistente en sí misma, Esta tercera persona constituye, en aquel Abismo, lo es, al mismo tiempo Don de sí; de tal manera que el Ver-que llamaríamos el Hogar; y origina una corriente vital, bo, el proceder del Padre, posee y retiene las mismas per-
  19. 19. Vi Cap. I SOLEDAD, SOLITARIEDAD, SOLIDARIDAD CAPITULO IIfecciones del Padre. Y el Espíritu Santo, que procede delPadre y del Hijo, posee y retiene las mismas perfeccionesde las personas de quienes procede. Así se "realizan"aquellas personas, dando y recibiendo. Si aplicamos esto a la realidad humana, podríamosconcluir que una persona humana se "realiza" tanto al recibir de otro sujeto, todo cuanto tal sujeto es, comoal dar a ese sujeto, todo cuanto aquella persona es. EL MISTERIO DE LA FRATERNIDAD * * * * De cuanto acabamos de explicar en este capítulo, En primer lugar, la Fraternidad cristianasurge la necesidad de corresponsabilidad, participación no es un ideal sino una realidad divina.e interdependencia, entre los miembros de una comuni- En segundo lugar, la Fraternidad cristiana es una realidad espiritual y no una rea-dad. En una palabra, la solidaridad. lidad psíquica. El hombre no puede encontrar su plenitud, si no Dietrich Bonhoeffer es en la entrega sincera de si mismo a tos demás. (GS 24). A través del trato con los demás, en la recipro- cidad de servicios, en el diálogo con los hermanos, la vida social engrandece al hombre en todas sus cualidades, y le capacita para responder a su voca- ción. (GS 25).
  20. 20. 1. GRUPOS HUMANOS Y FRATERNIDAD En los últimos años, fueron desapareciendo numero-sas comunidades religiosas, en muchos países. Fue unfenómeno doloroso y de gran complejidad, difícil de ana-lizar y fácil para la simplificación. Se dejaron conducir por "animadores" secularizados.Redujeron la fraternidad a dimensiones de simple grupohumano. En lugar de apoyarse sobre fundamentos de fe,pusieron en práctica, casi exclusivamente, técnicas derelaciones humanas. Se les dijo que la solución mágicaa todos los males consistía en disgregar las Provinciasen pequeñas comunidades. Otras causales, como crisisde identidad y crisis de crecimiento, contribuyeron tam-bién a crear esta situación. ¿Resultado? Provincias enteras se desangraron enmuchas partes. La nube de la desorientación cubrió am-plios horizontes. La ansiedad y la tristeza se apoderaronde comunidades y provincias. Entre las diversas causasque motivaron esta situación, la principal, en mi opinión,es la de haber perdido de vista la naturaleza evangélicade la fraternidad.Grupos humanos ¿Cuáles son los motivos o fundamentos por los que,generalmente, los seres humanos se juntan y conviven? En primer lugar, la sexualidad afectiva une a un hom-bre con una mujer, se constituye el matrimonio, y nace¡a primera comunidad. Este atractivo es una fuerza primitiva, profunda ypoderosa que aglutina de tal manera a un hombre conuna mujer que, de ahora en adelante, todo será común
  21. 21. 40 I. GRUPOS HUMANOS Y FRATERNIDAD 41 Cap. II - EL MISTERIO DE LA FRATERNIDADrntre ellos: proyectos, bienes, alegrías, fracasos . .. Hizo momento, casi como hermanos. Es la fuerza cohesiva dede dos cuerpos un cuerpo, de dos corazones un corazón, eso que llaman patria. Y ¿qué es la patria sino una fami-de dos existencias una existencia . .. hasta la muerte y lia muy numerosa?más allá. Ese afecto constituye lo que llaman el sentido de vi-da, de tal manera que, aunque los cónyuges sean viejos, Finalmente, un último fundamento que congrega yenfermos, pobres o fracasados, el afecto, si existe, da ale- hace convivir a los seres humanos son los intereses co-gría y sentido a sus vidas. munes. Estos cinco hombres se juntan todos los días, durante veinte años, y conviven durante ocho horas dia- rias. ¿Quiénes son? Son los componentes del Directorio de una gran industria. El interés común de una buena El segundo grupo humano es el hogar o familia, cu- producción hace que los cinco se acepten, se comprendanvo fundamento es la consanguinidad o sangre común. Los y superen sus conflictos personales.hijos nacidos de aquel matrimonio, son y se llaman her-manos, y forman, con sus padres, una comunidad de amore intereses. Lo que hay de común entre ellos es la sangre.La parentela es una prolongación de la familia. Nueva Comunidad En tercer lugar, la afinidad origina, en la sociedad, Llega Jesús. Pasa por encima de todas estas motiva-los diferentes círculos de amigos. Así como la consangui- ciones, y planta un otro fundamento, absolutamente dife-nidad es una realidad biológica, la afinidad pertenece a rente de los anteriores, sobre el que, por el que, y en ella esfera psicológica. Es una especie de simpatía, que no que los hombres, desde ahora en adelante, podrán jun- se procura ni se cultiva sino que nace ahí, espontánea- tarse y convivir hasta la muerte: el Padre.mente, como algo natural y preexistente, entre dos per- Jesús, sin decirlo, declara que ya caducaron aque-sonas. llos tiempos en que decían: somos hijos de Abraham. Esta afinidad origina grupos de amigos, que vienen La carne (consanguinidad) no vale para nada, dicea ser como comunidades espontáneas. A veces, estos gru- Jesús. Dios es nuestro Padre, y, de consiguiente, todospos, tienen mavor solide/ y más calor que algunos hoga- nosotros somos hermanos. Aquéllos que experimentaron res. En la sociedad, muchos prefieren alternar con ami- vivamente que Dios es "mi Padre", experimentarán tam-gos más que con sus parientes. bién que el prójimo que está al lado es "mi hermano" Se rompieron todos los cercos estrechos de la carne, y lodo queda abierto a la universalidad del espíritu. Otra razón, menos común. Dor la que los seres hu-manos <;e juntan v conviven es la proximidad o razonesde patria. Por eiemplo, si dos argentinos, aue nunca sehan visto, se encuentran por sorpresa en París, se sen- * * *tirán con la confianza de viejos amigos desde el primer *
  22. 22. 42 Cap. II - EL MISTERIO DE LA FRATERNIDAD 1. GRUPOS HUMANOS Y FRATERNIDAD Í3 Estaba, Jesús, en una casita de Cafarnaum, dedicado Nosotros llegamos a la vida religiosa, y nos hemosa la formación de un grupo de discípulos. Llegó su Ma- encontrado con unos h o m b r e s , digamos así, unos "com-dre con unos parientes, golpeó la puerta, salió alguien, p a ñ e r o s " . Nosotros n o llegamos buscando a esos hom-y éste comunicó a Jesús : Maestro, aquí está tu Madre que bres. Hasta, me atrevería a decir que, en principio, noquiere h a b l a r contigo. nos interesaban, podían ser cualesquiera otros, nos eran Jesús quedó, por un instante, como sorprendido. indiferentes.Luego, alzando la voz y levantando el vuelo por encima Lo único que teníamos, y tenemos en común conde las realidades h u m a n a s , p r e g u n t ó : ¿mi m a d r e ? ¿quién esos h o m b r e s es que ellos fueron seducidos p o r Jesús, yes mi m a d r e ? Y, sin esperar respuesta, extendió los bra- yo también. Ellos quieren vivir con Jesús y yo también.zos y la m i r a d a por encima de los que lo rodeaban, ya f i r m ó : estos son mi m a d r e y mis h e r m a n o s . Y no sola- Ellos quieren pertenecer exclusivamente a Jesús, y yom e n t e éstas. Todo el que tome a Dios por Padre y cum- también. Ellos renunciaron al m a t r i m o n i o p a r a vivir enple su voluntad, ése es para mí, hermano, h e r m a n a y virginidad en y por Jesús, y yo también.m a d r e (Me 3, 33-35). Palabras sobresalientes. Ya tenemos un nuevo fun-d a m e n t o p a r a u n a nueva c o m u n i d a d : Dios Padre. Sedu- Conclusión: el único elemento común entre todoscidos por Dios, h o m b r e s que nunca se conocieron, prove- nosotros es Jesús. A unos " c o m p a ñ e r o s " que no ligabanientes de diferentes continentes o razas, eventualmente ninguna conexión h u m a n a , la experiencia en Jesús, los h asin afinidad temperamental,, podrán, a p a r t i r de ahora, t r a n s f o r m a d o en hermanos. Nació la fraternidad evangé-reunirse para amarse, respetarse, perdonarse, compren- lica, diferente,"en su raíz, a todas las demás comunidadesderse, abrirse y comunicarse. Nació la Comunidad bajo humanas.la Palabra. Así pues, la diferencia intrínseca, formal y definitiva Aquella unión que origina y consuma la consangui- entre un grupo h u m a n o y una comunidad evangélica esnidad en otros grupos h u m a n o s , en esta nueva comuni- Jesús. Es la experiencia religiosa, el encuentro personaldad la consumará la presencia viva del Padre. con el Señor Jesucristo el que nos ha j u n t a d o . Nosotros nos hemos j u n t a d o sin conocernos, sin consanguinidad y, posiblemente, sin afinidad. Nos hemos j u n t a d o porque¿Escuelas de Mediocridad? creemos y a m a m o s a Jesucristo, y convivimos p o r q u e El nos dio el ejemplo y el precepto del a m o r m u t u o . Dios mismo es el misterio final de la fraternidad evangélica. En nuestras comunidades religiosas, los lazos aueunen unos a otros, no son esoontáneos o connaturales. No Si olvidamos esta raíz original y aglutinante, nuestrasnos ha a r r a s t r a d o a esta convivencia ni el atractivo se- comunidades degenerarán en cualquier cosa. Y si. enxual, ni la afinidad de vieios amigos, ni el parentesco, ni este m o m e n t o , la m a r c h a de u n a comunidad n o está pre-el lazo de la patria, ni cualquiera o t r o interés, extrínseco sidida p o r la experiencia en Jesús, nuestras comunidadesal grupo. acabarán p o r ser escuelas de egoísmo y mediocridad.
  23. 23. 44 Cap. II - EL MISTERIO DE LA FRATERNIDAD 1. GRUPOS HUMANOS Y FRATERNIDAD 45Un largo camino Desde este m o m e n t o hasta el fin del mundo, el egoís- mo levantará sus altas murallas entre h e r m a n o y herma- no. ¡ Qué t r e m e n d a carga psicoanalítica contienen las pa- labras de Dios a Caín: ¿por qué andas sombrío y cabiz- P o r aquellos días, Pablo se sentía ansioso al contem- bajo? Si procedieras con rectitud, ciertamente camina-plar t a n t a división y tanta idolatría, en Atenas. Lo toma- rías con la cabeza erguida. Pero sucede que el egoísmoron unos académicos, lo llevaron al paraninfo de la uni- se esconde, agazapado, detrás de tu puerta. El te acechaversidad, y le dijeron : queremos escucharte, habla. Pablo, como una fiera. Pero tú tienes que dominarlo (Gn 4,7).puesto en pie, d i j o : de un solo hombre, Dios hizo b r o t a r He ahí el p r o g r a m a : controlar todos los ímpetustoda la estirpe h u m a n a (Hech 17, 26). agresivos que se levantan desde el egoísmo, suavizarlos, Sólo con este hecho, Dios, al principio, depositó en transformándolos en energía de amor, y relacionarnos,el corazón h u m a n o la simiente y la aspiración a la fra- unos con otros, en forma de apertura, comprensión y aco-ternidad universal. gida. Sin embargo, la palabra hermano designa, en los pri- Pero, ¿quién es capaz de d e r r o t a r el egoísmo y hacermeros libros de la Biblia, a los nacidos de u n mismo seno esa milagrosa transformación? El llamado inconscientem a t e r n o . E n algunos pasajes designa también, por excep- es una fuerza primitiva, salvaje y amenazadora. ¿Quiénción, a los pertenecientes á una m i s m a tribu (Dt 25, 3). podría dominarlo? El Concilio responde que ya h u b o Al-Más t a r d e designa también a todos los hijos de Abraham. guien que lo d e r r o t ó : Jesucristo (GS 22).Pero de ahí n o pasó. Prosiguiendo esta larga historia, veamos, pues, có- mo ella continúa y desemboca en la historia personal -de Jesús. Sin embargo, muy p r o n t o , en la aurora misma de lah u m a n i d a d , esa primitiva fraternidad la encontramos en-sangrentada. ¿Qué había sucedido? Como preludio de todos losodios y asesinatos, Caín había ejecutado a Abel, p o r en-vidia. Y, peor que eso, la indiferencia y el desprecio ex-tendieron sus alas negras sobre el paraíso. A la p r e s u n t a ,¿dónde está tu h e r m a n o ? resonó, entre las lomas del pa-raíso, u n a resnuesta b r u t a l : " ¡ q u é sé vo!, ¿quién me en-cargó cuidar de mi h e r m a n o ? " (Gn 4,9). Y así nos encontramos con el hecho de que, el egoís-mo, la envidia y el desprecio proyectaron su s o m b r a mal-dita sobre las primeras páginas de la Biblia.
  24. 24. 2. JESÚS EN LA FRATERNIDAD DE LOS DOCEDejarse amar Jesús salta al combate del espíritu después de expe-rimentar el amor del Padre. En el crecimiento evolutivo de sus experiencias hu-manas y también divinas (Le 2,52), Jesús, siendo un jovende veinte o veinticinco años, fue experimentando progre-sivamente que Dios no es, sobre todo, el Inaccesible o elInnominado, aquel con quien había tratado desde ¡as ro-dillas de ?u Madre. () Poco a poco, Jesús, dejándose llevar por los impul-sos de intimidad y ternura para con su Padre llegó a sen-tir progresivamente algo inconfundible: que Dios es co- mo un Padre muy querido; que el Padre no es, primera-mente, temor sino Amor; que no es, primeramente, justi-cia sino Misericordia; que el primer mandamiento no consiste en amar al Padre sino en dejarse amar por El. La intimidad entre Jesús y el Padre fue avanzando mucho más lejos. Y cuando la confianza —de Jesús para con su Padre— perdió fronteras y controles, un día (no sé si era de noche) salió de la boca de Jesús la palabra de máxima emotividad e intimidad: ¡ Abbá, querido Papá! Y ahora sí, Jesús podía salir sobre los caminos y las montañas para comunicar una gran noticia: que el Padre está cerca, nos mira, nos ama. Y nos reveló al Padre, con comparaciones llenas de belleza y emoción. () Est? evolución de Jesús "en las cosas divinas" está ampliamente desarro- llada en mi libro "Muéstrame tu Rostro", pp. 286-342.
  25. 25. 50 Cap. II - EL MISTERIO DE LA FRATERNIDAD 2. JESÚS EN LA FRATERNIDAD DE LOS DOCE 51bien los campos de los injustos y de los traidores. El Pa- Fue, con ellos, exigente y comprensivo, a la vez: Co-dre es así. Los h o m b r e s le disparan blasfemias y El les m o en todo grupo h u m a n o , también allí nacieron y cre-envía u n sol fecundante. Sean como El. cieron las yerbas de la rivalidad y de la envidia. Jesús necesitó un extraordinario tacto y delicadeza para sua- vizar las tensiones, y superar las rivalidades con criterios Si ustedes son cariñosos y saludan tan sólo a sus de eternidad. Con infinita paciencia, en innumerablesparientes y amigos, ¿en qué se diferencian de los demás? oportunidades, les corrigió su mentalidad m u n d a n a .H a s t a los ateos proceden así. Les lavó los pies. Fue delicado con el traidor, tratán- Miren esa lluvia. ¿Acaso el Padre hace discriminación, dolo con u n a palabra de amistad. Fue comprensivo conregando los campos de los buenos, y dejando áridos los Pedro, con una m i r a d a de misericordia. Fue cariñoso concampos de los blasfemos e ingratos? El no guarda rencor Andrés y Bartolomé. Sobre todo fue un s e m b r a d o r infati-ni t o m a venganza. Devuelve bien p o r mal, y envía indis- gable de la esperanza. Se manifestó paciente con todostintamente la lluvia benéfica sobre los unos y los otros. y en todo m o m e n t o . Sólo en un m o m e n t o aparece unSean como El, y se llamarán hijos benditos del Padre ce- destello de impaciencia " ¡ h a s t a cuando!" (Le 9,41). Fueralestial. de ese m o m e n t o , la paz, para con ellos, fue la tónica ge- neral.Familia itinerante Y así nació la p r i m e r a fraternidad evangélica, mode- lo de todas las comunidades religiosas. Más que colegio apostólico o escuela de perfección, Ejemplo y preceptoel grupo de los Doce fue una familia sin morada, cami-n a n d o bajo todos los cu-Ios y durmiendo bajo las estre-llas, familia d e n t r o de la cual Jesús fue el HERMANOque trató a ellos como el Padre lo había t r a t a d o a El. Lo que estamos afirmando en todo m o m e n t o , a saber, Igual que en una familia, fue sincero y veraz para que Jesús trató a los suyos como el Padre lo había tra-con ellos. Les abrió su corazón y les manifestó que lo tado a El, se lo declaró al final en términos explícitos:iban a crucificar y matar, pero que, al tercer día resuci-taría. Les previno de los peligros, los alentó en las difi-cultades, se alegró de sus éxitos. Así como el Padre me amó a mí, de la misma manera yo los amé a ustedes. Ahora hagan ustedes Los trató como "amigos" porque un hombre es ami- lo mismo entre sí. (Jn 15,9).go de otro h o m b r e cuando aquel manifiesta toda su inti-midad a éste. En u n a tremenda reacción de sinceridad,les manifestó que sentía tristeza y miedo. Me parece que Jesús hace, ahora, una t r a n s m i s i ó n : yo recibí elJesús llegó casi a mendigar consolación cuando, en Get- a m o r del Padre, y se lo comuniqué a ustedes. Ahora, co-semaní, fue a verlos, y los halló durmiendo. Después de muniqúense ustedes m u t u a m e n t e ese mismo a m o r , y trá-muchos años, Pedro recordaba, con emoción, que, en su tense unos a otros, como el Padre me t r a t ó a mí, y comoboca, nunca nadie encontró ambigüedad o mentira. yo los traté a ustedes. Vivan amándose.
  26. 26. Cap. II - EL MISTERIO DE LA FRATERNIDAD 2. JESÚS EN LA FRATERNIDAD DE LOS DOCE 53S2 Jesús, sabiendo que había llegado su Hora, y la hora- yó llegue a mi Casa, les enviaré un soplo de fortaleza yde regresar al Hogar del Padre, y que disponía de pocos consolación, que los transformará en murallas invenci-m i n u t o s p a r a estar con ellos, abrió p a r a ellos todas las bles frente a cualquier adversidad. Y si, en u n a suposi-puertas de su intimidad, en u n a a p e r t u r a total. ción imposible, fallara todo esto, s e p a n : yo mismo, per- E n un gesto dramático, se arrodilló ante ellos, les sonalmente, estaré entre ustedes h a s t a el fin del m u n d o .lavó los pies, suprema expresión de humildad y amor. Y les d i j o : a h o r a hagan ustedes lo m i s m o : trátense conveneración y cariño. Me voy. Como recuerdo, les dejo u n a herencia: mi, Nunca se vio que u n simple o b r e r o ocupara el lugar propia felicidad. ¿Me. vieron alguna vez triste? E n medio del combate, siempre me vieron en paz, nunca resentido.ni la función del p a t r ó n . Nunca se ha visto tampoco que Esa misma paz les dejo por herencia. Sean felices. Esteu n recadista o enviado tenga mayor categoría que aquel es mi precepto f u n d a m e n t a l : ¡ ámense los unos a losque lo envió. Ustedes me llaman m a e s t r o y señor y lo soy otros!efectivamente. ¿Vieron alguna vez que el señor esté sir-viendo a la mesa? Sin embargo, yo, a pesar de ser maes-t r o y señor, rompí todos los precedentes y me vieron enel suelo, a sus pies, y a h o r a sirviéndoles la comida. Ya * * *les di el ejemplo. Tengo autoridad moral para darles aho-r a el p r e c e p t o : ¡ ámense! Jesús levantó sus ojos. Y, con u n a expresión, hecha de veneración y cariño, dirigió al Padre esta súplica: ¿Quieren saber quién es el grande? Los hombres deeste m u n d o , p a r a afirmar su personalidad y su autoridad, Padre Santo,dan golpes de fuerza, ponen los pies sobre la cabeza de sacándolos del mundo, los depositaste a todos estossus subditos y los oprimen con la fuerza b r u t a . Así se en mis manos, a mi cuidado.sienten h o m b r e s superiores. Ustedes no. Si alguno de Yo les expliqué quién eres Tú.ustedes quiere ser grande, hágase como aquel que está Ahora ellos saben quién eres Túa los pies de los demás para reverenciarlos, servirlos a la y saben, también, que yo nací de tu Amor.mesa, lavarles y secarles los pies. ¡ Ámense! Eran tuyos, y Tú me los entregaste como hermanos, y yo los cuidé más que una madre a su niño. Conviví con ellos ¿Saben cuál es el distintivo por el que los identifica- durante estos años:rán como discípulos míos? El a m o r fraterno. Si se a m a n como Tú me trataste,como yo los amé y el Padre me amó, aún los más recal- así mismo los traté.citrantes sacarán la conclusión de que yo soy el Enviado. Pero ahora tengo que dejarlos, con pena No tengan miedo. No quedarán limi latios Cuando
  27. 27. 54 Cap. II - EL MISTERIO DE LA FRATERNIDAD 2. JESÚS EN LA FRATERNIDAD DE LOS DOCE 55voy a salir del mundo y regresar junto a Tí,porque Tú eres Mi Hogar. exigencias del amor, al final, antes de levantar el vueloPero ellos quedan en el mundo. p a r a subir al Padre, Jesús dio la razón profunda de aque- lla singular convivencia:Padre querido, tengo miedo por ellos,el mundo está dentro de ellos: Anda y díles a MIS HERMANOS que subo a mitemo que el egoísmo, los intereses y las rivalidades Padre que es vuestro Padre, a mi Dios que es vues- tro Dios. (Jn 20,17).desgarren la unidad entre ellos.Eran tuyos y me los entregaste,ahora que me alejo de ellos ¡ Extraño! Antes de morir, cuando la semejanza devuelvo a entregártelos. Jesús con los suyos era lotal, los llama, como gran privi-Guárdalos con cariño. legio, amigos porque les había abierto su intimidad y ma-En cuanto estaba con ellos nifestado los secretos arcanos de su interioridad.yo los cuidaba. Pero ahora, una vez m u e r t o y resucitado, cuando yaAhora cuídalos Tú. Jesús n o pertenecía a la esfera h u m a n a , sorpresiva y re- pentinamente comienza a llamarlos mis hermanos. Aquí está el secreto: Jesús, durante aquellos años, los cuidóTengo miedo por ellos, los conozco bien. con tanto cariño, y luchó para formar, con ellos, una fa-No permitas que los intereses los dividan milia unida p o r q u e el Padre de Jesús era, también, el Pa-y que las rivalidades acaben por extinguir la paz. dre de los Apóstoles, y el Dios de aquellos pescadoresQue sean UNO, Padre amado, como Tú y Yo. era, también) el Dios de Jesús. Existía, pues, una raíz subterránea que mantenía enNo es necesario que los retires del mundo. pie todos aquellos árboles. Más allá de las diferenciasDerriba, en ellos, las altas murallas, temperamentales o sociales, una corriente elemental uni-levantadas por el egoísmo. ficaba, en un proceso identificante, a todos aquellos queCubre los fosos y allana los desniveles tenían un Padre común.para que ellos sean verdaderamente^unidad y santidad.Como Tú, Padre, estás en Mí y, Yo en Tí,también ellos sean consumados en lo UNO nuestro. El misterio existencial de la vida fraterna consistirá siempre, en imponer las convicciones de fe sobre las emo-"Mis hermanos" ciones espontáneas. Este tipo no me gusta, el instinto me impulsa a se- p a r a r m e de él. Este otro mantiene, respecto de mí, no sé Después de vivir durante tres años en el seno de qué reticencia o ceño cerrado, mi reacción espontánea esaquella íamilia itinerante, poniendo en práctica todas las ofrecerle la misma actitud. Sé que aquel otro habló mal
  28. 28. 2. JESÚS EN LA FRATERNIDAD DE LOS DOCE 57 56 Cap. II - EL MISTERIO DE LA FRATERNIDAD de mí; desde ese momento no puedo evitar mirarlo como Vivían unidos. Tenían todo común. Se les veía ale- enemigo, y tratarlo como t a l . . . gres. Nunca h a b l a b a n con adjetivos posesivos: " m í o " , Será necesario imponer, por encima de esas reaccio- " t u y o " . Acudían diariamente, y con fervor, al templo. Go- nes naturales, las convicciones de fe: el Padre de ese zaban de la simpatía de todos. En u n a palabra, tenían u n hermano es mi Padre. El Dios que me amó y me acogió solo corazón y u n a sola alma. Y t o d o esto causaba u n a es el Dios de ese hermano. Será necesario abrirme, acep- e n o r m e impresión en el pueblo. tarlo y acogerlo como al hijo de "mi Padre". La fraternidad evangélica tiene, en sí misma, su ra- Signo y meta zón de s e r : la de ser u n ambiente en el cual, los herma- nos t r a t a n de establecer verdaderas relaciones interper- sonales y fraternas. Hubo, pues, en los últimos tiempos, una explosión Fraternidad no significa tan sólo que vivimos j u n t o s ,de la benignidad y amor de nuestro Salvador a los hom- unos y otros, ayudándonos y completándonos en una ta^bres (Tit 3,4). Los redimidos por el amor, sintiéndose rea común, c o m o en u n equipo pastoral, sino que, sobreadmirados, emocionados y agradecidos por tanta predi- todo, tenemos la m i r a d a fija, los unos en los otros, paralección, pasan decididamente a esta conclusión: a m a r n o s m u t u a m e n t e . Y m á s q u e eso, quiere indicar que vivimos unos-con-los-otros, así como el Señor ríos dio el Si Dios nos ha amado ejemplo y el precepto. de esta manera, nosotros debemos amarnos unos a otros (I Jn 4,7). Cuando el h e r m a n o haya experimentado previamenteese amor ¡primero, n o h a b r á dificultades especiales, en la Este amor, vivido p o r los h e r m a n o s en medio delvivencia de amor, diariamente; todo queda solucionado m u n d o , constituirá el toque de atención y a r g u m e n t o pal-o en vías de solución: problemas de adaptación, tensio- pable de que Jesús es el Enviado del Padre, y de que estánes y crisis, dificultades de p e r d ó n o de aceptación. vivo entre nosotros. Cuando las gentes observen a un gru- po de hermanos, vivir unidos, en una feliz armonía, aca- barán pensando que Cristo tiene que estar vivo. De otra manera no se podría explicar tanta belleza fraterna. Así, la fraternidad se torna en un sacramento, señal indiscu- tible v profética de la potencia libertadora de Dios. Al desaparecer la fraternidad itinerante de Jesús, con El pueblo posee una gran sensibilidad. Percibe conla dispersión de los Apóstoles e n el m u n d o , surge en Je- certeza cuándo, entre los hermanos reina la envidia, cuán-rusalén u n a copia de aquella familia apostólica. Y los do la indiferencia, y cuándo la armonía.Hechos nos presentan la comunidad de Jerusalén como ,La gente sabe, por propia experiencia, cuánto cuestael ideal de la existencia cristiana. amar a los difíciles, cuánta generosidad presupone el
  29. 29. 58 Cap. II - EL MISTERIO DE LA FRATERNIDAD 2. JESÚS EN LA FRATERNIDAD DE LOS DOCE 59a m o r oblativo. Una comunidad unida, se transforma rá- Impresionan las insistencias de Bonhoeffer. El pas-pidamente, p a r a el Pueblo de Dios, en un signo de admi- tor luterano sabía, p o r propia experiencia, qué significaración, y también, en u n signo de interrogación que lo vivir en comunidad. Casi desde los comienzos de su acti-cuestiona*—a ese Pueblo— y lo obliga a preguntarse por vidad ministerial había sido orientador espiritual de losla acción redentora de Jesús cuyos frutos quedan a la seminaristas teólogos de la Iglesia Confesante de Pome-vista. rania. Y, en sus orientaciones comunitarias, insiste, de forma casi exclusivista, sobre el carácter espiritual de la comunidad. A aquel h o m b r e , que se equilibró entre la "resisten- Muchas tareas señaló Jesús a los suyos. Les dijo que cia y la sumisión" y acabó su vida, como Testigo de Je-se preocuparan de los necesitados y que, lo que hicieran sús, a manos de los coroneles de las SS, n o le parecíapor ellos, lo habían hecho p o r Jesús mismo. Les dijo có- que el h e r m a n o debe buscar a Dios en el otro h e r m a n o ,m o tenían que defenderse cuando fueran llevados a los c orno se dice hoy, sino que un h e r m a n o solamente puedetribunales. Les pidió que limpiaran leprosos, sanaran en- llegar al otro h e r m a n o mediante Jesucristo.fermos, resucitaran m u e r t o s . Les m a n d ó que recorrieranel m u n d o a n u n c i a n d o las noticias de Ultima Hora. Y añade que nosotros desde la eternidad, hemos sido Pero, al final, en el último momento, y con carácter elegidos c c m o h e r m a n o s en Jesucristo, fuimos aceptadosurgente de testamento final, les comunicó que, entre to- en el tiempo, y unidos p a r a la eternidad.das las actividades señaladas o preceptuadas, la actividadesencial habría de ser, vivir amándose unos a otros, en cuanto y h a s t a q u e El regresara. Sólo mediante Jesucristo es posible que uno sea Es, pues, la fraternidad, la meta para los seguidores nermano del otro.de Jesús. Yo soy hermano para el otro gracias a lo que Jwucristo hizo por mí y en mí. El otro se ha con- vertido en mi hermano gracias a lo que JesucristoAceptai a Jesús como HERMANO hizo por él y en él. El hecho de que sólo por Jesucristo seamos her- Dios es a m o r porque a m a r significa dar. Y Dios nos manos, es de una trascendencia inconmensurable. ha dado lo que m á s q u e r í a : su Hijo. Jesucristo es, pues, Porque significa que el hermano con quien me en- frento en la comunidad no es aaueb otro ser grave, el don de Jos dones, o el colmo de los regalos. piadoso, que anhela hermandad. El heraiano es Si el a m o r es el fundamento de la fraternidad, y Je- aquel otro redimido por Cristo, absuelto de sus pe- sús es el centro de ese a m o r , es preciso concluir que Jesu- cados, llamado a la fe y a la vida eterna. cristo es el Misterio Total de la Fraternidad. Y el secreto Nuestra comunión consiste exclusivamente en lo que Cristo ha obrado en ambos. Estoy y estaré en del éxito comunitario está en aceptar a Jesús, en el seno comunidad con el otro, únicamente por Jesucristo. de la comunidad, como Don del Padre y HEP.MANO nues- tro. Cuanto más auténtica y profunda se haga, tanto más retrocederá todo lo «ftie mediaba entre nos- otros, con tanta más claridad y pureza vivirá en nosotros, sola y exclusivamente, Jesucristo y su obra.
  30. 30. 60 Cap. II - EL MISTERIO DE LA FRATERNIDAD 2. JESÚS EN LA FRATERNIDAD DE LOS DOCE 61 Nos pertenecemos únicamente por medio de Je- cia Dios y hacia el hermano. Ahora los cristianos sucristo. Pero, por medio de Cristo nos poseemos, pueden convivir en paz, amarse y servirse unos a los también, realmente los unos a los otros, para toda otros; pueden llegar a ser un solo cuerpo. la eternidad. (r) Únicamente en Jesucristo somos un solo cuerpo. Únicamente, por medio de El, estamos unidos. (1) La comunidad llegará a la madurez y unidad en tantoc u a n t o aceptemos a Jesús como HERMANO, y lo acoja- Sin Jesucristo, ¿qué será de un grupo de h o m b r e s om o s como u n componente, uno más, de nuestra frater- de mujeres, sin ningún fundamento que los una, sin con-nidad. sanguinidad, sin intereses comunes, muchas veces, sin Aceptar a Jesús significa que la comunidad lo reco- afinidad? Podemos imaginar un posible c u a d r o : el pre-noce vitalmente y admite su presencia invisible y real. dominio de los intereses, personalismos e individualis-Significa, también, que la comunidad no sólo lo integra mos.como u n m i e m b r o vivo sino que, sobre todo, lo considera Más aún. Me atrevo a decir que la institución frater-como el elemento principal de integración. na, sin u n Jesús vivo y verdadero, es un invento artificial Aceptar a Jesús significa que su presencia nos inco- y absurdo, fuente de represión, neurosis y conflictos, enmoda, cuestiona y desafía cuando, en el seno de la comu- una palabra —como ya lo hemos dicho— una escuela denidad, hacen su aparición aquellas reacciones que per- mediocridad y egoísmo.t u r b a n la paz. Aceptarlo significa, también, que el HER-MANO nos hace sentirnos realizados en n u e s t r o proyecto Nuestro Bonhoeffer pasó año y medio, preso, vigila-de vida, que El desvanece nuestros temores interiores, y do por la Gestapo, en la sección militar de Berlín. Desdenos "obliga" a s a l i m o s de nosotros mismos p a r a perdo- allí escribió a sus parientes varias cartas que, hoy, sonnar, aceptar y acoger. páginas de sabiduría. Más tarde fue trasladado a otra pri- sión y sometido a una vigilancia más estricta. Un dfei, su familia se dio cuenta de que Dietrich había desaparecido. Aceptar a Jesús significa q u e respetamos y reveren- La Gestapo negó toda explicación. Nunca se supo m á sciamos a cualquier h e r m a n o como al m i s m o Jesús, y que de él. Mucho m á s tarde se hizo luz sobre su final: acabónos esforzamos p a r a n o hacer, en el t r a t o general, nin- sus días, como u n verdadero Testigo de Jesús, a m a n o sguna diferencia entre el h e r m a n p y el HERMANO. de la Gestapo. Sin Cristo, hay discordia entre Dios y el hombre, Cuando Dios se hizo misericordioso, revelándonos y entre el nombre y el hombre. Cristo se convirtió en a Jesús como hermano; cuando nos ganó el corazón mediador e hizo la paz con Dios y entre los hombres. mediante el amor, comenzó también la instrucción en Sin Cristo no reconoceríamos al hermano ni po- el amor fraterno. dríanlos llegar a él. El camino está bloqueado por el Habiéndose, Dios, manifestado misericordioso, propio yo. hemos aprendido al mismo tiempo a ser misericor- Cristo ha franqueado el camino que conduce ha- diosos con nuestros hermanos. () Dietrích Bonhoeffer, Vida en comunidad, Buenos Aires, 1966, p . 16_ () Ibidem, p. 14.
  31. 31. 62 Cap. II - EL MISTERIO DE LA FRATERNIDAD 3. LA REDENCIÓN DE LOS IMPULSOS Habiendo recibido el perdón en lugar de Juicio, estábamos preparados para perdonar al hermano. Lo que Dios obrara en nosotros, lo debíamos, en consecuencia, a nuestro hermano. Cuanto más habíamos recibido, tanto más debía- mos dar. De este modo, Dios mismo nos enseña a encontrarnos, los unos a los otros, tal como Dios nos Las dificultades encontrara en Cristo. "Por tanto, recibios los unos a los otros, como también Cristo nos recibió, para glo- ria de Dios. (Rm 15,7). C1) Desde las profundidades del inconsciente, afloran a la superficie del hombre, las energías no redimidas, hijas de la "carne": orgullo, vanidad, envidia, odio, resentimientos, rencor, venganza, deseo de poseer personas o cosas, egoísmo y arrogancia, miedo, timidez, angustia, agresividad. Estas son las fuerzas primitivas que lanzan al her- mano contra el hermano, separan, oscurecen, obstruyen y destruyen la unidad. Sin Dios, la fraternidad es utopía. Solamente Dios puede bajar a las profundidades ori- ginales del hombre para calmar las olas, controlar las energías y transformarlas en amor. El grito general de las ciencias humanas proclama que el hombre actúa bajo el impulso del placer. A eso llaman motivo de una conducta. Basta abrir los ojos para darse cuenta de que el placer, más que la convicción, es el motivo general que origina, condiciona y determina la conducta humana. Por ejemplo: por gusto, nadie perdona. Por gusto, no se acepta a los neuróticos ni se convive con los difí- ciles. Por gusto, a la hora de formar una comunidad, se hace una selección eliminando a los que no son de la pro- pia "línea", y quedándose con aquellos otros que son del () Ibidem, p. 15. propio temperamento o mentalidad.

×