110226 no os agobieis por el mañana

375 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
375
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
9
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

110226 no os agobieis por el mañana

  1. 1. Domingo VIII del Tiempo Ordinario27 de febrero de 2011Mt 6, 24-34. No os agobiéis por el mañana.[24]Nadie puede estar al servicio de dos señores, pues odiará a uno y amará al otro o apreciará a unoy despreciará al otro. No podéis estar al servicio de Dios y del dinero.[25]Por eso os digo que noandéis angustiados por la comida [y la bebida] para conservar la vida o por el vestido para cubrir elcuerpo. ¿No vale más la vida que el alimento?, ¿El cuerpo más que el vestido?[26]Fijaos en las avesdel cielo: no siembran ni cosechan ni recogen en graneros, y sin embargo, vuestro Padre del cielo lasalimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas?[27]¿Quién de vosotros puede, por mucho que seinquiete, prolongar un poco su vida?[28]¿Por qué os angustiáis por el vestido? Mirad cómo crecenlos lirios silvestres, sin trabajar ni hilar.[29]Os aseguro que ni Salomón, con todo su fasto, se vistiócomo uno de ellos.[30]Pues si a la hierba del campo, que hoy crece y mañana la echan al horno, Diosla viste así, ¿no os vestirá mejor a vosotros, hombres de poca fe?[31]En conclusión, no os angustiéispensando: ¿qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿con qué nos vestiremos?[32]Todo eso buscanansiosamente los paganos. Pero vuestro Padre del cielo sabe que tenéis necesidad de todo aquello.[33]Buscad, ante todo el reinado [de Dios] y su justicia, y lo demás os lo darán por añadidura.[34]Así pues, no os preocupéis del mañana, que el mañana se ocupará de sí. A cada día le basta suproblema. -------- La Iglesia para este Domingo del Tiempo Ordinario nos propone una lectura riquísima quenos habla de la responsabilidad, del abandono en Dios, de donde tenemos puesto nuestro corazón, dela providencia, de cómo es nuestra fe, etc... En los primeros versículos de la lectura Jesús emplea la palabra “servicio”, en vez deocupación, trabajo, etc... ¿Por qué emplea la palabra servicio?. Porque cuando servimos a alguienestamos “poniendo el corazón” en lo que hacemos. Una persona puede “trabajar” para dos amos y acada uno darle lo que necesita, pero la palabra servicio va más allá, como hemos dicho, es poner elcorazón en lo que hacemos y el corazón implica la incompatibilidad de servir a dos señores cuandoestos son diametralmente opuestos. Los dos señores de los que nos habla Jesús son: «Dios y lasriquezas». Servir a estos dos señores significa tener el corazón dividido, porque “se dedicara alprimero y no hará caso del segundo”.Esta idea no es nueva para nosotros; ¡cuantas veces hemos hablado en las puestas en común sobrecómo nos absorbe el quehacer diario!, ¡cuánto nos cuesta dedicarle un tiempo a Dios mientrasandamos imbuidos en los afanes de este mundo!. Prisas, competitividad, responsabilidades que tenemos que afrontar, relaciones sociales,trabajo, vecinos, familia, etc... Queremos controlar todo, queremos planificar todo, que nada se nosescape de las manos. Y en este controlar y en medio de la vorágine diaria, nos olvidamos de Dios... Reflexionemos sobre estas tres preguntas: - ¿Está Jesús en el primer lugar de mi corazón? - ¿Cuánto tiempo le dedico al señor? - ¿Me acuerdo de ti, Señor, durante el día? Ahora bien, Jesús no promete venir milagrosamente, a proveer de sustento o cubrir así lasnecesidades de los hombres mientras nosotros permanecemos de brazos cruzados. Jesús cuando tiene
  2. 2. sed pide agua a la samaritana. Incluso los discípulos de Jesús prevén una caja común de bienes parausos y necesidades de los propios apóstoles. La enseñanza es clara: no es negar el cuidado por las cosas necesarias o convenientes a lavida, “alimento, bebida y vestido”, sino lo que se censura es el afán desorbitado por aquellas queimpidan atender a las exigencias del reino. El dinero y la cuenta bancaria son medios necesarios parala sociedad moderna y no se trata de condenarlos; como con todos los medios, se puede hacer deellos un uso bueno o malo. No te preocupes afanosamente, desorbitadamente, por los cuidados del mañana, que niconoces y acaso ni puedes evitar. Lo que Jesús quiere decir es que no me quede sólo en lo material,afanándome como «se afanan los paganos». No consideremos al dinero como un dios que me ofrecefelicidad y seguridad para el porvenir, que a veces más nos fiamos de estos bienes que de la fe y delamor de Dios Padre. “Sobre todo buscad el reino de Dios y su justicia; lo demás se os dará por añadidura.”.“Buscad primero”, significa que esa búsqueda del reino de Dios va a significar integrar la familia, eltrabajo, mis amistades, negocios, etc. Todo integrado y sujeto a esta realidad que se llama Jesucristoy su reino. Él sabe que se necesita trabajar, ganar dinero, ser un buen profesional, bienes materiales,pero en todo esos pasos descubrir la providencia admirable de Dios. ---------- Tenemos nuestros propios planes para nuestra felicidad, y miramos a Dios como alguien quenos ayudará a realizarlos. Por ejemplo, cuando oramos siempre decimos: “te pido señor... La verdades la contraria: Dios tiene sus planes para nuestra felicidad, y está esperando que le ayudemos arealizarlos. ¿Podemos mejorar los planes de Dios para nosotros?. Si tenemos la certeza de que Diosquiere lo mejor para nosotros y lo vivimos a diario, iremos caminando hacia un abandono sereno. Sin embargo este abandono ha de ser activo y responsable, poniendo los medios que cadasituación requiera: si estoy enfermo, acudo al médico; si estoy parado, hacer todas las gestiones paraconseguir ese empleo; estudiar las horas necesarias para aprobar, etc... Es decir, el abandono en Diosha de ir íntimamente unido a la responsabilidad. No justifiquemos de mala suerte, ambiente adverso,etc..., cuando en realidad lo que ha habido es desidia, pereza, mediocridad, imprudencia. Y una vezque hemos puesto los medios a nuestro alcance, nos abandonamos en Dios y descansamos en suprovidencia amorosa. ---------- Nada se derrumba si estamos amparados en el sentido de nuestra filiación divina: paraquienes aman a Dios, todo ocurre para su bien. ¡Todo!, aun lo más pequeño del universo, existeporque Dios lo sostiene en su ser. - Él es quien cubre el cielo de nubes. - El que prepara la lluvia para la tierra. - Quien hace brotar hierbas, quien da el alimento al ganado - La creación entera es obra de dios,y una cosa muy importante: que además cuida de ella. Este "mantener" es, en cierto sentido, un continuocrear. Pues bien este cuidado y providencia se extiende particularmente al hombre, objeto de supredilección. Jesucristo nos da a conocer constantemente que Dios es nuestro padre y que quiere lomejor para nosotros. Él sabe muy bien lo que necesitamos, y su mirada alcanza esta vida y la eternidad; la nuestra escorta y muy deficiente.
  3. 3. La felicidad y la santidad, consisten esencialmente en conocer, amar y realizar la voluntad deDios. La lectura de este domingo es una invitación a vivir con esperanza el quehacer diario. Como diceSan Pablo: “estad siempre alegres”. ¿Qué pasa entonces con el sufrimiento, con la enfermedad, con los problemas, el fracaso?...¿Creemos que el Señor permite esos sucesos, esta enfermedad, aquello que parece un desastre, parapurificarnos, para convertirnos en corredentores?. ¿Llevamos con paz la contradicción, el dolor y elfracaso?. En la parábola de la vid y los sarmientos (Jn. 15), nos dice: “a los que dan fruto los poda, paraque den aún más fruto”. Jesús, a pesar de nuestros sufrimientos, nos exige estar siempre alegres, porquesomos sarmiento que damos fruto... y nos poda, para que demos aún más fruto. Pero, ¿quién puede abrazarse al sufrimiento, al dolor, a la soledad?, ¿quién lo puede mirar conbuenos ojos?, ¿quién lo puede desear?, porque el podar, el cortar, duele. Pero luego, viene el crecimiento, la madurez, la fe un poquito más certera. La lectura de este domingo nos invita a no desconcertarnos con los planes divinos; Él sabe bienlo que hace o permite. La importancia de la oración en todo este proceso nos ayuda a descubrir cuánto debemos trabajarno solo para mantenernos sino para vivir contentos con lo que somos más que con lo que tenemos. Terminamos con una frase sacada del sermón del que he preparado: “Pero, ¿me has vuelto aolvidar que Dios es tu padre?: omnipotente, infinitamente sabio, misericordioso. Él no puede enviartenada malo. eso que te preocupa, te conviene, aunque los ojos tuyos de carne estén ahora ciegos”.

×