Doc arquitectura-3

3,016 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
3,016
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
125
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Doc arquitectura-3

  1. 1. 3LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD:ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICOREPUBLICANOS1844-1930Eugenio Pérez Montás
  2. 2. 3.1Introducción al período republicanoLas dos terceras partes del siglo XIX fueron años dedicados a la guerra, aunque durante toda la centu- Doble página anterior: Mampostería de ladrillos, arena y cal;ria se fue construyendo, palmo a palmo, el monumento intangible del espíritu independentista. Las últi- estructuras de madera y zinc; casas de cemento de Portland y varillas de hierromas décadas, pasado el episodio de la anexión de la República al Reino de España, la restauración po- que configuran el hormigón armado. Asílítica de la nación, y la llamada guerra de los Seis Años, relacionada con la concesión de la Bahía de Sa- son las obras del paisaje urbano republicano en muchos pueblos y ciudades del pais.maná, fueron circunstancias que favorecieron determinadas iniciativas que redefinen la estructuración te- Fotos Jochi Marichal (1,3, 4 y 5) y Ricardo Briones (2).rritorial. La dimensión territorial político-administrativa, desde el punto de vista económico, es el resulta-do de las exportaciones de productos tradicionales que se embarcaban por antiguos asentamientos ma- Medios de transporte en caminos realesrítimos, mientras los viejos caminos reales que enlazaban los pueblos del período colonial permanecían grandes y pequeños. Grabado de Harpers’sprácticamente abandonados. Se mantuvieron sólo por un incipiente desarrollo empresarial en las ciuda- Weekly, 1871. Tomado del libro El Ron en la República Dominicana, Tomo I.des mediterráneas de la isla, las cuales demandaban un sistema de comunicaciones y transporte mo- José Chez Checo.derno. El comercio se llevaba a cabo por mar, en navíos de vela, entre los puertos que pudieron mante-ner un servicio útil. Para 1920, todavía el viaje desde San Juan de la Maguana a San Cristóbal tomabavarios días a lomo de caballos y burros.Vicente Celestino Rojas publicaba en 1944 un libro clásico en la bibliografía nacional: Historia de la DivisiónTerritorial 1492-1943. Aunque algunas precisiones históricas han aparecido en el tiempo, este documentoejemplar continúa ilustrándonos sobre la territorialización entre los períodos colonial y republicano; apare-cen nuevos asentamientos como San Lorenzo de Los Mina, en 1676; San Carlos, en 1692; San José delos Llanos, en 1779, así como Las Matas de Farfán. Mediante el tratado de Basilea, firmado el 22 de juliode 1795, España cede a Francia la totalidad insular. Reincorporada a la Corona en 1809, la colonia tuvo an-tes que sufrir numerosas invasiones, la primera de las cuales tuvo lugar en 1801: Toussaint Louverture.En consecuencia, la división territorial asumía diversas denominaciones: departamentos; partidos; parro-quias; distritos; cantores; comunes; etc., que crearon antagonismos y confusiones.1Relatos de cronistas nos informan que para 1920-30, San Cristóbal había llegado a ser una poblaciónde algún tamaño “consecuencia, sobre todo, de la abolición de la esclavitud en 1822, cuando los inge- LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |149
  3. 3. Bayajá y sus proximidades. Aparecen casas nios de Nigua fueron abandonados y una parte de la población liberta se estableció alrededor de la er-de hacienda y edificios, el curso dealgunos rios y embarcaciones de la época. mita del antiguo ingenio San Cristóbal”. También nos advierten que “...en el período 1844-1861 surgie-Archivo General de Indias. Sevilla, ron tres poblaciones: Yamasá, Jarabacoa y San José de Ocoa, esta última fundada en 1844, y pobladasección de mapas y planos. por refugiados de la región fronteriza con Haití”.2 Entre 1875 y 1880 surgen Tamboril y Esperanza, en elPlano de la Ciudad Primada que acompañael diagrama de las dos rutas de Bayajá norte, y Duvergé en el suroeste. En los años ochenta y noventa se acelera el ritmo de fundaciones, se-(Fuerte del Delfín) a Santo Domingoque aparece en el Capítulo II (al final). ñalando el autor citado que “del total de 38 poblaciones fundadas en el siglo XIX o ascendidas a puertoDoble página siguiente: cantonal o común, 25 lo son en las últimas dos décadas. Diez de las 25 nuevas poblaciones estaban si-Población de Bayajá y sus inmediaciones; tuadas en la región sureña; seis en el Cibao; tres en el centro de costa norteña; dos en la Línea Noroes-Camino Real desde Dajabón al Fuertedel Delfín en la costa norte. El autor te; dos en la provincia oriental El Seibo; una era terminal del ferrocarril y puerto en la bahía de Samaná...”.es Rodrigo de Ledesma, año de 1794.Aparece el sitio de Bayajá viejo. En 1871 Santiago tenía unos 8,000 habitantes. La población de Santo Domingo era estimada en 6,000. Hazard, que visitó la ciudad ese año, la llamó “un lugar viejo y extraño donde ninguna mano del progre- so era visible”.3 Los caminos reales y los de herradura enlazaban los pueblos en toda la isla llegando hasta Puerto Prín- cipe (Port Republicain) por la vía de Azua (San Cristóbal-Baní-Azua-San Juan-Neiba). El camino real del Cibao (Bonao-La Vega-Santiago); o el del este hasta Higüey, aparecen en la cartografía del siglo XIX en obras como La historia de la isla Española o de Santo Domingo, de Charlevoix, S. J., originalmente pu- blicada en Francia en 1730, y traducida al español por la Sociedad Dominicana de Bibliófilos, la cual con- tiene importantes cartas-planos de la isla y la región. Para 1796 se publica La Descripción de la Parte Española de Santo Domingo, del administrador y políti- co francés Méderic Louis Elie Moreau de Saint Méry, nacido en Martinica en 1750, relacionado con la em- peratriz Josefina con quien tenía lazos de familia. De 1873 es la obra de Samuel Hazard sobre el Pasado y el presente de la isla de Santo Domingo, una de cuyas virtudes son sus grabados que nos ilustran so- bre distintos temas urbanos y rurales. Poco antes había publicado (1871) Cuba with Pen and Pencil. Relatos de viajeros franceses y norteamericanos describen las rutas de enlace, refiriéndose a ellos como caminos fangosos y difíciles. Rodríguez Demorizi transcribió distintos comentarios de expedicionarios fran- ceses, que se desplazaron por la isla a finales del siglo XVIII: Dorvo Soulastre: Viaje por tierra de Santo Do- mingo a Cabo Haitiano; Pedron: Memoria descriptiva de la parte española de Santo Domingo en 1800; y A. Chanlatte: Al Gobierno francés... Estado de la isla; en el mismo año. Estos aparecen en el libro La Era de Francia en Santo Domingo4 y en Viajeros de Francia a Santo Domingo,5 donde el mismo autor trans- cribe documentos inéditos que halló en la primavera de 1974 en los archivos nacionales de Francia. Los comentarios de Daniel L´Escalier, que se inician con el poblado de Dajabón, redactados para el año de 1764, describen algunos pueblos nuevos que no pasaban de ser meros caseríos: Haina; Baní; San Juan; Bánica, “más apiñado y mejor construido que San Juan, pero mucho menos rico”. De San Rafael de la Angostura decía que era una población nueva y todavía en formación donde la mayoría de sus ha- bitantes son isleños y situada a la orilla del río Bouyajá, en un valle que llaman La Puerta, a un cuarto de legua más o menos de una estrecha garganta por donde se entra en la llanura de Goajaba.150|LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |151
  4. 4. Doble página anterior: También menciona a Hincha: “Tiene 500 casas, 4,500 habitantes, 500 hombres capaces de tomar las serta un plano del camino real que atraviesa la porción entre Nigua y sus ingenios hasta Nizao. El propó- Calle de Santo Domingo; calle comercial.Este documento refleja el intento de retomar Dibujo tomado del libro Santo Domingo,el Cibao, vía Montecristi, al final de las armas, 1,600 bueyes y 1,400 caballos, y es la residencia fija del Comandante de toda la Parte occiden- sito de esta carta, trazada en ese año, fue el de señalar la zona marítima que siguió la armada británica Pasado y Presente, de Samuel Hazard.guerras de la Restauración, 1864. tal de la Colonia Española. Cuenta también con una Compañía de Caballería”.6 En este mismo libro (Via- el 6 de julio de 1809 comandada por el general Hugh Lyle Carmichael, quien asistió las tropas leales du- Panorámica de La Vega.Vista de Santiago. Dibujo tomado del libro Santo Domingo, jeros de Francia en Santo Domingo), aparece un expedicionario de nombre Vincent, quien redactó un do- rante la llamada “reconquista”.Dibujo tomado del libro Santo Domingo, Pasado y Presente, de Samuel Hazard.Pasado y Presente, de Samuel Hazard. cumento que tituló Reconocimiento militar de las comunes de Dajabón, Santiago, Puerto Plata y Monte- Para finales del siglo XIX surgen los proyectos para determinadas vías férreas, de los que sólo se comple-Panorámica de Moca. cristi, 1797; y del mismo autor, un Resumen del viaje hecho del Cabo a Santo Domingo a comienzos del taron los de Samaná-La Vega (Sánchez-La Vega) y el de Santiago a Puerto Plata. Otros proyectos, comoDibujo tomado del libro Santo Domingo,Pasado y Presente, de Samuel Hazard. mes de brumario del año7 (1798). El índice general de Viajeros de Francia contiene además un informe los elaborados por el Ing Thomasset para enlazar Santo Domingo con San Cristóbal; o el de La Romana- de un antiguo ingeniero de colonias, sobre un camino principal desde el Cabo (antiguo Cap Français) a El Seibo, que el Poder Ejecutivo avaló el 30 de abril de 1890, (ampliado posteriormente hasta la bahía de Santo Domingo, pasando por Dondón, San Rafael, Hincha, Bánica, San Juan, Azua y Baní; así como co- Samaná y Santo Domingo), ambiciosa concesión otorgada al Sr. Woolf Abrams, nunca pudieron concluir- mentarios sobre la bahía de Samaná del año 1800 y un viaje por el interior de Luisiana, Florida Occiden- se. Sobre el particular así como su efecto en la estructura agraria, conviene citar informaciones que apa- tal y por las islas de Martinica y Santo Domingo (Tomo I, Cap. XIX, de C. C. Robin, autor de varias obras recen en los apuntes de H. Hoetink: “En 1897 la mecanización del transporte de azúcar estaba ya muy sobre literatura y ciencias, París, 1807). avanzada: seis ingenios en la provincia de Santo Domingo tenían en ese año 110 kilómetros de líneas fe- El excelente ensayo sobre la frontera domínico-haitiana publicado recientemente se refiere a las pobla- rroviarias (el ingenio Santa Fe sólo tenía 30 kilómetros y 4 locomotoras para transportar su producto di- ciones creadas para fortalecer los límites entre las colonias francesa y española.7 Asimismo, creo impor- rectamente al muelle Ozama); 5 ingenios en el distrito de San Pedro de Macorís tenían un total de 108 tante referirme al libro titulado La Colonización de la Frontera Dominicana 1680-1795.8 Entre otros temas kms. y 3 ingenios en la provincia de Azua, tenían un total de 72 kms. También la Cía. Frutera de La Ro- importantes que allí se tratan debemos señalar la apertura de Montecristi al libre comercio a partir de mana, que cultivaba guineos, tenía líneas ferroviarias en ese año o estaban construyéndolas”.10 1764, así como la fundación de Bánica y su crecimiento; Hincha, su fundación y su conversión en pa- En cuanto a la estructura agraria, se modifican sus efectos gracias a la instalación de plantaciones mo- rroquia; y desde luego la erección de la villa de Neiba; San Rafael de la Angostura; Las Caobas y San dernas y la introducción de empresas con “uso intensivo de capital, organizadas racionalmente, que pe- Miguel de la Atalaya. riódicamente empleaban a un gran número de trabajadores y que estaban orientadas hacia el comercio La cartografía es pobre, no obstante puede señalarse a modo de ejemplo el plano de Santiago Moreno en el mercado extranjero”.11 Parece que se produjo un aumento en el valor de la tierra, que puso de ma- de 1861, para el poblado de Azua. Del mismo autor y el mismo año es el croquis de Puerto Plata y sus nifiesto la desorganización del catastro nacional “cuyos títulos eran falsificados en gran escala”.12 En alrededores donde aparece una planta del fuerte de San Felipe; y otro de Santiago de los Caballeros y 1882, se introdujo el sistema de medidas decimales de superficie. En 1912 se hizo obligatorio el registro el fuerte de San Luis. Un documento importante lo es el libro de William Walton,9 de 1810, en que se in- de propiedad privada.156|LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |157
  5. 5. Modelo ecléctico rico en ornamentación La misma fuente recoge la dinámica económica provocada por la fundación de ingenios y señala que en-estilizada construido en La Vega pararesidencia de Zoilo García para 1920. tre 1875 y 1882, se fundaron treinta haciendas cañeras en el país.13Foto Jochi Marichal. Es entonces cuando surge el neoclasicismo tardío que denominan ecléctico y el estilo que llaman gené-Eclecticismo clásico de una villa en Gazcue.Foto Ricardo Briones. ricamente victoriano: con edificaciones de fantasía con utilización plena de la madera con tejados enMansión Presidencial levantada durante planchas metálicas. Las ciudades de Puerto Plata y Montecristi se integraron pronto a esta corriente. Po-la intervención norteamericana siguiendo un co después irrumpe la tecnología del hormigón armado, que comienza a utilizarse principalmente en Sanmodelo tradicional. En ese mismo lugar seconstruyó el Palacio Nacional. De acuerdo con Pedro de Macorís, Santo Domingo y la Romana. Este material de construcción coexiste durante variasla relación de Enrique Penson, en su libroArquitectura Dominicana 1906-1950, el presi- décadas con la “mampostería fuerte”, para cuya fábrica se utilizaba el ladrillo o la piedra. Son notablesdente Horacio Vásquez fue el primero que ha- los edificios comerciales fabricados con este material y esta técnica, en todos los pueblos. En La Vega ybitó la residencia que anteriormente había si-do sede de la Receptoría General de Aduanas. Santiago impera el ladrillo. En cambio, en La Romana reina la mampostería en piedra.Fue diseñada alrededor de 1912, apareciendo Al despuntar el siglo XX muchas ciudades se transformaron. Particular importancia hay que concederleen los planos la rúbrica del ingeniero W. H.Balch. La edificación fue levantada en el a la ciudad de Santo Domingo y su Calle Mayor, llamada entonces Separación. Santo Domingo asumeEnsanche Aguedita, donde la Receptoría, auto-rizada por el Gobierno Dominicano, compró un aire de neoclasicismo ecléctico, imagen que fue transformándose posteriormente al año de 1930,21,000 M2 . El edificio con su mobiliario fue cuando un huracán atravesó la urbe destruyéndola parcialmente. Desde entonces los espléndidos teja-inaugurado en la noche del sábado 27 de ju-nio de 1914. Horacio Vásquez, fue el primer dos altos, aptos para las construcciones tropicales, desaparecieron del escenario en los barrios residen-presidente que la habitó. Luego lo harían, enorden sucesivo Rafael Estrella Ureña y Rafael ciales. Sólo se conservan algunos ejemplares en mal estado que sólo a una minoría le interesa mantenerTrujillo Molina. (Datos de Enrique Penson). como parte de la historia de la ciudad. Algunos monumentos importantes fueron destruidos en este período. Otros surgieron apuntalando la memoria histórica y convirtiéndose en agentes de orgullo para las ciudades de la nueva República, configurando la territorialidad del presente apegados a temas ligados al comercio, la producción y el transporte por ferrocarril. La transformación, como producto del desarrollo de las comunicaciones, in- ternacionaliza los modelos urbanos donde surgen suburbios, la ciudad-jardín, conjuntamente con el eclecticismo victoriano y el hormigón armado. Gazcue es el prototipo.158|LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930
  6. 6. La estabilidad económica y política durante las primeras décadas del siglo XX, producto de los acuerdos ne- Importante inmueble construido en la Zona Colonial atribuida al alarife Andrés Gómez P. gociados con los Estados Unidos permitió, para el año 1918, lanzar un ambicioso programa de obras públi- Fábrica de hormigón armado y mampostería con elaborada decoración en la segunda cas: carreteras; sistema postal; hospitales y escuelas. Más de trescientos locales escolares se construyeron planta, rematada con un antepecho en toda la República. En este escenario se integran a la configuración de los centros urbanos importantes fi- sinuoso con pináculos de un fuerte acento geométrico-gótico. Foto Ricardo Briones. guras, entre las cuales deben mencionarse varios profesionales de la construcción, que actuaron a finales del Edificios de hormigón armado dentro de la siglo XIX, tales como Onofre de Lora y H. Thomasset, quien participa en el trazado de nuevos pueblos y lí- tradición constructiva de los primeros años del siglo XX con balcones abalaustrados que neas de hierro en toda la República y quien redactó numerosos informes y un ensayo sobre San Cristóbal descansan en poderosas ménsulas. fechado en 1888. Libert Luis Bogaert, quien de alguna manera estuvo vinculado con la figura precedente, Fotos Ramón Paolini. procedía de Bélgica y fundó una importante familia en Santiago, donde aparece trabajando intensivamente en la última década del siglo XIX. Thomasset, en cambio, fue un ingeniero civil francés quien tuvo a su cargo el trazado de La Romana y quien trabajó en la República Dominicana en la tercera década del siglo XIX. Personaje importante lo fue el ingeniero dominicano Octavio Acevedo Camarena, quien ocupó importan- tes cargos públicos para el Gobierno Central y varias municipalidades como el Ayuntamiento de San Pe- dro de Macorís. El ingeniero y arquitecto Alfredo Scaroina, italiano, fue una figura destacada de estos años. Fue el autor del proyecto para la iglesia del Rosario en Moca, año de 1920. Entre el Ing. Bogaert y Scaroi- na hubo determinadas diferencias de opinión en relación con la Casa Consistorial de Moca que se labra- ba para el año de 1906: “El Ayuntamiento de Moca construía para mediados del año de 1906 su Casa Consistorial, cuya edificación había sido sometida a concurso público, pero durante su erección se notó que en una parte de su fachada principal se presentaron una serie de grietas que no se podían apreciar porque habían sido cubiertas con cemento... El Ayuntamiento dispuso dirigirse al contratista (Sr. José Ma. Michell), significándole que la Corporación tenía conocimiento de que la pared que sostenía el arco princi- pal del peristilo había sufrido un desperfecto y que por ese motivo, se necesitaría que el ingeniero director de la obra (Scaroina) comprobara la solidez del edificio como parte del cumplimiento de su deber”.14160|LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |161
  7. 7. Catedral de Santiago, de un acentuado Fundamental resulta Antonio Nechodoma, quien reside en Santo Domingo desde 1908 hasta 1912. Suseclecticismo goticista tradicional (revivals).Fue elaborada en mampostería a finales del primeros trabajos en San Pedro de Macorís los ejecuta asociado con el Ing. Octavio Acevedo Camare-siglo XIX por el alarife Onofre de Lora, autor na y actuando en todas las obras públicas de aquella ciudad y asesorando en obras de carácter urbanodel templo de la Merced en el Santo Cerro.Fue sometida a un intenso trabajo de restau- y estructuras de carácter público, como el magnífico edificio del mercado o en la torre de la iglesia ma-ración y consolidación debido a la debilidadde sus estructuras. Foto Ricardo Briones. yor, así como en el programa de edificaciones escolares e importantes residencias en Santo Domingo. Osvaldo Báez, autor de un proyecto de edificios para la Universidad y cuyas intervenciones se reseñan más adelante, se destaca frente a una generación de profesionales de alto nivel, cuyas ejecutorias se integran a otro grupo de profesionales de la construcción, que como veremos en los capítulos siguientes, conforman un colectivo bajo cuyo magisterio se estructuró la imagen de pueblos y ciudades de nuestro país. Entre otros, conviene enumerar los siguientes, cuyas biografías breves aparecen en un reciente libro de Enrique Penson Paulus.15 Andrés Gómez Pintado, autor de la excelente residencia Peynado. Arístides García Mella, quien dise- ñó el Paseo Presidente Billini. Juan de la Cruz Alfonseca, a quien le atribuyen la residencia De Castro en la 30 de Marzo. Zoilo García Peña. Constructor en 1914 de Villa Hena en Gazcue. Juan Bautista Toro. Responsable del Teatro Capitolio y la casa Lepervanche en la Bolívar. Mariano Turull Riera. Quien trabajó en el antiguo Palacio de los Capitanes Generales. Nicolás Cortina, en San Pedro de Macorís, Centro Español. Ramón Urgell, con su fachadas eclécticas en la avenida España. Fidel Sevillano, au- tor de grandes proyectos neoclásicos (Teatro Nacional). José Turull. Otros constructores de San Pedro de Macorís mencionados por el señalado autor en esta obra repleta de informaciones son: Antonio Morey Castañer, constructor, fabricó en 1920 el edificio para el Gran Hotel de San Pedro de Macorís. Antonio Molineaux Josephs, nacido el 10 de agosto de 1892, ingeniero civil, autor de los pla- nos del Teatro Restauración en 1923. H. B. Howland, autor del Teatro Colón, Rensselaer, 1912. El inventario de las obras emblemáticas de este período, estructuras paradigmáticas, debería convertir- se en un catálogo. Este libro quiere acercarse a este propósito bajo el criterio de que la historia de la ar- quitectura no se escribe en función de los metros cuadrados construidos, ni de la abundancia de habi- tantes que se reúnan en determinados lugares. No se trata de problemas cuantitativos sino cualitativos. Por esto, una sola obra inmobiliaria o un conjunto determinado, bastaría para determinar el carácter em- blemático para un sitio en el espectro histórico de una determinada región, en cuyo medio se convierte en un instrumento simbólico, ejemplar.162|LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |163
  8. 8. 3.2Santiago y los pueblos en la ruta del ferrocarrilLos testimonios históricos que se ofrecen sobre la ciudad de Santiago de los Caballeros, aunque limita- Hotel Mercedes de Santiago, edificio que con- figura la imagen urbana de la segunda ciudaddos, permiten imaginar una villa cuyo trazado está estrechamente ligado a las tradiciones urbanísticas: de la República. Requiere una restauración radical para rescatar esta obra paradigmática.retícula irregular de calles, plaza mayor rodeada de edificios públicos y plazas menores que identifican En principio el hotel fue diseñado con ellos distritos parroquiales. Un plano de finales del siglo XVIII, cuya toponimia se detalla en francés, facilita nombre de Ritz, apellido de la persona que fundó la famosa casa de hospedaje parisiense.apreciar los rasgos señalados: Plan de la Ville de St. Yago, chef-lieu de la Jurisdiction de ce nom dans la Se comenzó la fábrica del edificio, el 1 de sep-partie ci devant Espagnole de St. Domingue.16 tiembre de 1928 a cargo del constructor Enrique García Gómez, padre delLos que han escrito sobre esta villa están de acuerdo en que la plaza mayor de Santiago fue asumien- Arq. Romualdo García Vera. El hotel Mercedes fue inaugurado el 1 de diciembre de 1929.do diversas fisonomías en el tiempo. Períodos arbitrarios sobre su desarrollo. Uno de ellos, el arquitec- Foto Onorio Montás.to Holger Escoto escribió un libro que describe la plaza como: “Un gran espacio abierto flanqueado alsur por la Iglesia Mayor, al oeste por el edificio del Cabildo y en los lados norte y este probablementepor edificaciones de carácter residencial, y el pavimento de tierra o piedras”. El sitio original de la pri-mera fundación aún se conserva, pero en forma precaria. En el actual, los edificios prominentes fueronvíctima de invasiones, guerras, influencias culturales, sismos, y especialmente el fuego durante las gue-rras de independencia y restauración. En tiempos de la segunda república, aparecen nuevos elemen-tos en la plaza mayor. Entre éstos, por su importancia, conviene mencionar la nueva iglesia mayor, cu-yas obras comenzaron en 1868. Paralizados los trabajos, los mismos se reactivaron en 1874 bajo lasórdenes del alarife don Onofre de Lora, quien la terminó para 1895. Para esa época, y ya dentro del es-píritu romántico, se construye una glorieta y se delimita con una verja metálica la señalada plaza, con-virtiéndose así en un parque republicano. Este modelo fue el mismo que poco a poco fue aplicándoseen todas las plazas de armas o plazas mayores en todos los pueblos y ciudades de la república.17Campillo Pérez, refiriéndose a lo que él llamaba la tercera fundación de la villa, describe la plaza mayorde esta manera:“En cuanto a la plaza mayor (hoy Parque Duarte), allá, en tiempo de la Colonia, había alrededor de lamisma plaza, el Cabildo, la Cárcel y el Hospital de los Pobres, así como la capilla del Carmen y la Pa- LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |165
  9. 9. Santiago: Conjunto de detalles en inmuebles Santiago: Casas de galerías frontalesresidenciales y comerciales. Las puertas con tejados en fuerte pendiente. Se trata dey sus tragaluces calados, algunos inmuebles de carácter urbano siguiendo unostentando monogramas y vitrales. modelo popularizado desde finales del sigloFotos Ricardo Briones. XIX, de tradición carpinteril, con detalles de hormigón armado. Fotos Ricardo Briones.166|LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |167
  10. 10. rroquial, esta última con dimensiones más reducidas que las que hoy conocemos pertenecientes a la Plano de la Villa de Santiago, obtenido gracias a las diligencias del Ing. Amauri Cestari y Catedral de Santiago Apóstol. De ahí que la reconstrucción de 1851, para su mayor ampliación, se tu- Laura Faxas en el Archivo Nacional de Francia. Aprovechamos para dejar constancia de vo que comprar o permutar terrenos a particulares, como ocurrió con un propietario vecino al templo, nuestro agradecimiento. La descripción don Román Santiago Franco Bidó, General de la República”.18 en idioma francés y los detalles de la Plaza Mayor o Plaza de Armas determinan El Palacio Consistorial se inauguró el 16 de agosto de 1897: “El Ayuntamiento, indeciso acerca de a la época de su confección. quién otorgarle los planos y construcción de la obra, decidió, para dejar cubierta su responsabilidad, Santiago: pintoresco quiosco del parque creado en la Plaza de Armas convertida en confiar la dirección a una persona de reconocida competencia, y al efecto se eligió Luis L. Bogaert res- parque republicano. Foto Ricardo Briones. pecto a la contratación de la referida fábrica”.19 Santiago: Portal neoclásico y torre del reloj en Santiago fue asumiendo el carácter de segunda ciudad de la república, estación y destino de un ferrocarril la colina de la fortaleza. Foto Ricardo Briones. desde cuyos vagones podían apreciarse las casas grandes de las haciendas entre Moca y San Francisco de Macorís, interesantes modelos de verdadera arquitectura dominicana, cuyas tipologías republicanas es- tán ligadas con el arte de la carpintería industrial. Así son ciertas casas que encantan al viajero casual en la comunidad de Pimentel, estación del ferrocarril donde una pequeña calle se convierte en una destacada muestra de artesanía carpinteril. Rozando lo popular, hermosas casas urbanas construidas hace tiempo por el Maestro Brens, constituyeron eslabones importantes en la evolución de la arquitectura dominicana. Los ferrocarriles del norte funcionaban todavía para 1914, fecha esta que coincide con la visita de un viajero que investigaba el potencial turístico de nuestro país y quien visitó todas las regiones de la is- la comentando sus recursos, entre ellos sus malos caminos que sólo pueden ser recorridos con difi- cultad: “Todos estos caminos principales han sido utilizados por cuatrocientos años, o más, sin ningún168|LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |169
  11. 11. cambio ni mejora, y el camino a Azua era la ruta principal seguida por los conquistadores españoles Palacio Municipal, construido a finales del siglo XIX. Se trata de un edificio de fuerte y por sus recuas cargadas de oro de las minas, pero el que escoja viajar por tierra debe tener osadía presencia, una llamativa estructura, y una composición dominante. Foto Ricardo en abundancia, debe ser muy buen jinete y debe salir con determinación y optimismo –lo necesitará Briones. todo antes de llegar a su destino”.20 Santiago: Farmacia tradicional con detalles El mismo autor señala que existen dos líneas principales: la que va de la bahía de Samaná a la Vega “des- de fina artesanía. Foto Ricardo Briones. de Sánchez a las afuera de La Vega, donde conecta con el Ferrocarril Central Dominicano“ que pasa por Santiago: Edificio bancario con detalles neo- clásicos y apliques prefabricados de inicios Moca, Santiago hasta Puerto Plata y señala además que hay otras líneas proyectadas y en construcción: del siglo XX. Diseño de Fidel Sevillano. Foto Ricardo Briones. “Una de estas líneas partiendo desde Macorís recorre una gran distancia en el interior, siguiendo el valle del Río Higuamo. Otro camino de caña conduce desde La Romana al distrito de El Seybo, mientras otro con- duce desde Azua a los vastos campos de caña del área. El ferrocarril que viaja de Sánchez a La Vega lle- va uno a través de la magnífica Vega Real y ofrece una espléndida vista del interior más llano y abierto. Es- te fue el primer ferrocarril de vapor de la isla, y la concesión fue otorgada originalmente a Norteamérica en 1882. Al año siguiente fue cedido a un escocés, el Sr. Alexander Baird, quien, con su propia fortuna, com- pletó el trabajo. Para construir esta ruta fue necesario rellenar y construir un lecho de vía a través de un manglar de diez millas, así como la construcción de un puerto en la pequeña aldea de Las Canitas (sic), ahora conocida como Sánchez, una ciudad que prácticamente depende del ferrocarril y de su comercio”.21 El viajero se deleita describiendo los paisajes del Ferrocarril Central Dominicano de Puerto Plata-Santia- go construido por ingenieros belgas que emplearon un sistema de rieles con dientes para las fuertes pendientes que atravesaban la cordillera del norte y consideraban que esta ruta es un camino cosmo-170|LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |171
  12. 12. Sánchez: Zona del puerto y andenes Sánchez: Casa construida de madera; sótano;del ferrocarril; junto al edificio de la aduana. y galería perimetral sobreelevada.Todos en un lamentable estado de abandono. Foto Ramón PaoliniFotos Ramón Paolini. Moca: Palacio de la Gobernación, con pórticoSánchez: Pequeña estructura de iglesia de neoclásico; con proporciones discutibles ymadera con techos de planchas metálicas; frontón. Foto Ricardo Briones.pórtico poligonal y torrecilla-campanario. Sánchez: Calle con algunas casas tradicionalesFoto Ricardo Briones. de madera, de carácter vernacular. Arquitectura de maestros constructores, carpinteros anglo antillanos, con buhardillas para controlar las temperaturas tropicales. Foto Ramón Paolini.172|LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |173
  13. 13. Santiago: edificio comercial típico de polita, “ya que fue financiado por los holandeses, en parte construido por los belgas, es propiedad de zan de vez en cuando por el pequeño puente ferrocarrilero abandonado que conduce a un destartalado edi- La Vega: detalles con relieves.mampostería y hormigón de una y dos El friso del entablamento está decorado conplantas. Se trata de un modelo repetido los dominicanos y es operado por norteamericanos. El equipo rodante es norteamericano, las estacio- ficio en la zona portuaria de Sánchez. Por ese camino, al cruzar una cañada pintoresca, se llega a la vieja es- una greca sinuosa. El tema de la lira llena elque se da con características firmes en tímpano creado por las arquerías trilobulares nes y edificios son belgas y los puentes son ingleses”.22 tación del ferrocarril. El edificio en cuestión es como un impresionante museo abandonado. Los elementosmuchos lugares de la isla. Las puertas acentuadas por salientes puntiagudos termi-ostentan herrería de forja. necesarios para dar una idea de lo que fue la terminal de la vía férrea, pueden estar allí dispersos. No obs- nados en capullo. Foto Jochi Marichal.Ambas hojas abren hacia fuera.Foto Ricardo Briones. Sánchez, La Vega, Moca tante, la atmósfera es absolutamente auténtica. En el exterior, distintos inmuebles complementan un entor- Modelo de establecimiento comercial con pilastras –entablamento– antepecho y puertasHermosa casa de madera en calle Cuba, Otros pueblos de la ruta del ferrocarril fueron estudiados y convertidos en importantes ensayos por un no adecuado: la aduana; la boletería y sala de espera; y una que otra tienda de provisiones en desuso. resaltadas por un marco sobresalientefrente al parque Colón, Santiago. –arco rebajado– cornisa. El modelo aparece grupo de estudiantes de término de la Escuela de Arquitectura de la Universidad Nacional Pedro Henrí- En cuanto a La Vega, un estudio de la Arq. Linda María Roca destaca la llegada del ferrocarril Samaná-Foto Ricardo Briones. particularmente en La Vega, Santiago,Edificio de singular volumen aislado quez Ureña. Cito por ejemplo el de María del Carmen Columna y Carmen Amelia de Castro, quienes ana- Santiago, hecho ocurrido en el año de 1886. El acontecimiento provoca un dinamismo comercial, un de- hasta en Cabo Haitiano. Foto Jochi Marichal.en Moca, de estilo neoclásico. sarrollo en gran escala que se refleja en nuevos edificios para alojar tiendas y comercios, así como vivien- Clínica Santa Ana, hoy Dr. Alfonseca. lizaron el puerto de Sánchez (que fue objeto de un artículo nuestro). El ensayo señalaba que las depre-Foto Jochi Marichal. Eclecticismo de principios de siglo, siones económicas de 1921 y 1930, unidas a la inauguración de la carretera Duarte en 1922, se conju- das que densifican un marco urbano hasta entonces más bien aldeano. Es para 1910, el 5 de agosto, de elaborada artesanía y prominente ornamentación. El violinado horizontal garon hundiendo al pueblo de Sánchez en una crisis que no ha sido capaz de superar. Esta carretera que se inaugura el teatro La Progresista, construido por la sociedad del mismo nombre. sustenta la composición. construida durante la Ocupación Americana 1916-1924, modificó los sistemas de transportación. Esta Moca fue a su vez debidamente estudiada por los arquitectos Acosta y Vincitore, a fin de identificar ca- Foto Ricardo Briones. progresiva decadencia culminó con la quiebra de la compañía escocesa Santiago-Samaná Railway Com- da una de las edificaciones de importancia en el centro histórico. Los antecedentes de la ciudad de Mo- pany. Hasta hace pocos años quedaban en pie numerosos testimonios de aquel importante lugar. ca retrotraen nuestra perspectiva en el tiempo. Diversos acontecimientos de importancia para la Repú- De excepcional interés resulta el edificio de la Aduana. Asoma su silueta rectangular en medio del espacio. blica tienen lugar en aquella ciudad, tanto del período de la Independencia como en el de la Restaura- Su planta baja servía como depósito, impecablemente anónima. Sin embargo, los altos se convierten en un ción. Acontecimientos históricos durante el gobierno de Buenaventura Báez y el ajusticiamiento del pre- canto gregoriano cuya monotonía constituye un todo armónico y sincero. La galería perimetral que la circun- sidente Ulises Heureaux, el 26 de julio de 1899. En 1907 inicia el funcionamiento del ferrocarril de La Ve- da es como un despojo de brisa. En verdad llama, atrae y tonifica. El contraste entre ambos pisos super- ga-Santiago y las figuras del general Ramón Cáceres y Horacio Vásquez mantienen en el primer plano puestos constituye un espléndido contrasentido que la imaginación complementa con una multitud de adi- de la actividad republicana a este centro urbano que poco a poco va creciendo en importancia. La ter- tamentos inexistentes, pero que uno quisiera que allí estuvieran: escaleras, lluvia, mecedoras, y seres huma- minación de la guerra mundial en 1918 y el impresionante aumento de los precios de las materias pri- nos de otras épocas. Forzando la realidad puede inaugurarse en aquella estructura un museo del mar, un mas, particularmente el azúcar, el tabaco, el cacao y el café, se reflejan en esta región dinamizando el museo de desperdicios, perfiles de hierro, escoceses de avaricia, franceses inmigrantes y dominicanos au- comercio de tal manera que en mayo de 1922 pudo inaugurarse la carretera Duarte que, desde Santo sentes. Turistas anónimos, descubridores de paisajes recónditos y curiosos visitantes circunstanciales, cru- Domingo hasta Santiago, la cual enlazaba las poblaciones de Bonao, La Vega y Moca.174|LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |175
  14. 14. Puerto Plata Puerto Plata. Faro metálico instalado en sep- tiembre de 1879. Es el único en su género en Puerto Plata fue, en cambio, dibujada en blanco y negro. Nadie puede sustraerse al encanto de la arqui- el país y de los pocos existentes en América. Fue construido por la Compañía Robert Hills tectura antillana de aquel lugar. Escribimos unas notas que fueron publicadas en 1981 con el título “Diá- and Son y R. Deeley and Co. New York, en la logo en tinta con la Ciudad de la Plata”. Allí decíamos que la villa de la plata emerge en los antiguos tiem- época de la efervescencia de la industrializa- ción. Su construcción de hierro fundido con pos. Después desaparece en aquel horizonte que llaman la banda norte, reapareciendo en tiempos de ocho columnas tubulares estriadas octagona- les, con un capitel dórico-romano, dispuestas la República. Casi puede decirse que no fue colonia aquel puerto del Atlántico, aquella fortaleza. Efecti- en cinco niveles, rematado por una cupulita vamente, al visitarla, el difícil recorrido, agreste y desinformado, urbanísticamente inconforme, transcurre gallonada. El equipo de trabajo estuvo integra- do por los arquitectos Pilar Contín, Teódulo entre maderas desprendidas, ignorantes del futuro, aunque llenas de esperanzas. Blanchard, Japonesa Capellán, Nerva Fondeur, la arqueóloga Martha Roquel Aquino. Los tra- Las buhardillas parecen ilógicas en el trópico. Sólo sirven para almacenar calor. Deberían ser aptas para bajos fueron realizados por la empresa meta- un proyecto energético, de esos experimentales que hoy se ponen en marcha por doquier. Sin embar- lúrgica Metaldom. Foto Ricardo Briones. go, es el temor a la energía acumulada, una configuración secreta de la materia, una expansión de la for- Puerto Plata. Glorieta de la plaza principal de la ciudad. Foto Ricardo Briones. ma lo que las delata. Por esto las buhardillas se comunican siempre con el exterior. Para esto, los car- Reconstruida galería con baldosas de cemento pinteros victorianos, esos que levantaron la ciudad que admiramos, inmigrantes inventariados por el doc- coloreado y balconada en hierro fundido. Foto Ricardo Briones. tor Puig, fabricaron, casi puede decirse, que inventaron, unas celosías que asumen un importante rol or- Imagen reciente del edifcio terminal namental en la arquitectura de allí. Las celosías de las buhardillas imitan los fantasmas, presumen de ser de la línea de ferrocarriles de Puerto Plata, como otra planta de la casa. Se convierten en ventanas con cristales. Pero su papel fundamental con- construída íntegramente de láminas metálicas importadas. Foto Jorge Marte. siste en ser como las chimeneas, que expulsan aire después de sufrir el fuego, en nuestro caso el me- diodía del tejado metálico caliente. Algunos de esos adornos de la arquitectura puertoplateña son de hierro. Ménsulas que se enroscan en sí mismas y se suceden a lo largo de un alero. Enverjados con encajes, fluidos y florales, cortesanos co- mo el rococó importando de una Francia lejana. Llamadores, goznes, cerraduras, bisagras y portalones como el de la logia añeja de secretos. Hierros forjados por manos callosas o fundidos por la industria ex- tranjera y embarcadas en galeones desde Inglaterra. Pero el mayor de los encantos lo constituyen los176|LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |177
  15. 15. Puerto Plata. Estructuras de hormigón y balcones. Aún recuerdo, hace ya años, un día en que la curiosidad del doctor Puig se juntó con la mía ymadera con balcones corridos a lo largo delas fachadas. Foto Ricardo Briones. hablamos de galerías; de balaustradas torneadas en madera. Puerto Plata es la ciudad de los balcones.Puerto Plata. Cuartel de bomberos con torres Para María Ugarte la ciudad de Puerto Plata se manifiesta plenamente en su Parque Central que fue susimétricas en los extremos del conjunto. Plaza Mayor. Los 14 edificios que lo circundan fueron en su mayoría construidos entre los años 1874 yOstenta el año de su construcción 1930.Foto Ricardo Briones. 1920 y muchos de ellos son ejemplos característicos del estilo victoriano adaptado al medio tropical. UnoPuerto Plata. Conjunto de edificaciones que de sus constructores fue un puertorriqueño de nombre Monserrate. En una esquina se encuentra uno decaracterizan el centro histórico. El Palaciomunicipal, marcadamente neoclásico con los edificios más importantes: el Club del Comercio, cuya parte principal se construyó en 1897 y el ane-pilastras acanaladas y arcadas superpuestas xo que lo amplía en 1925. El Ayuntamiento, obra levantada en los años 1898 y 1899, es un ejemplo dely el pintoresco edificio de tres nivelesde La Fe en el Porvenir. Foto Ricardo Briones. neoclasicismo ecléctico. Construido en mampostería, tiene doble arcada sobria y armoniosa. Junto al Ayuntamiento está la única casa de tres plantas que existe alrededor del parque. El lado sur del parque está ocupado totalmente por la Iglesia Parroquial y la Casa Curial. Probablemente el estudio más profundo de los constructores de la República haya sido hecho sobre Puerto Plata.23 Aunque limitado a aquella localidad, se elaboró un detallado inventario de los construc- tores de finales del siglo XIX y gran parte del siglo XX en que se destacan personajes como Roderik Art- hur (1849-1941), a quien llama “el principal artífice de las casas victorianas de Puerto Plata”; José M. Co- dina, arquitecto o maestro constructor español; José Madera, puertorriqueño, quien llegó a Puerto Pla- ta en 1902; Abraham Lewis, jamaiquino, a quien llaman “Mister Lui”; etc. Un apéndice del trabajo del doctor Puig enumera los carpinteros, ebanistas, albañiles, pintores y oficiales de construcción entre 1870 y 1920. En esa relación aparecen distintas nacionalidades junto con la gran mayoría dominicana: Turks Islands; daneses de Saint Thomas; franceses de las Antillas; holandeses de Curazao; españoles; puer- torriqueños; ingleses; venezolanos y haitianos. Estas migraciones, una especie de tráfico de estilos y pro- fesionales de la construcción, han existido siempre entre las islas antillanas.178|LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |179
  16. 16. Puerto Plata. Vivienda de carpintería de Casa típica de la arquitectura antillana detabloncillos con galerías adinteladas Puerto Plata, cuya tradición carpinteril creódescansando sobre columnas de hormigón. un centro histórico peculiar con multitudFoto Ricardo Briones. de modelos con una raíz común en toda la región. Foto Ricardo BrionesPuerto Plata. Importante edificio construídoen madera y zinc extranjeros, inaugurado en el Casona de Sabana de la Mar,1897 para alojar al Club del Comercio, desta- recientemente incorporada al catálogocada institución puertoplatense fundada en nacional de monumentos (2008).el 1874 por, entre otros ilustres ciudadanos, Foto Secretaría de Estado de Cultura.Don Segundo Imbert. La estructura, Montecristi. Modelos de viviendas queubicada en la calle Beller frente al Parque configuran el centro histórico. LlamaIndependencia, fue diseñada específicamente la atención la dinámica de los tejadospara alojar al club, y fue ampliada en el 1925, gingerbread en planchas metálicascomo se puede notar a la derecha en la ima- que permiten crear espacios altosgen. Foto Ricardo Briones. que se destinan a usos diversos.Pequeña y ornamentada vivienda de Foto Ricardo Briones.mampostería y hormigón adornada configuras premoldeadas que cubren las superfi-cies murales y los contramarcos de puertascon celosías y antepechos con protuberanciasexageradas. Foto Ricardo Briones.180|LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |181
  17. 17. 3.3Repoblación de Montecristi y nuevas poblaciones en la zona orientalLa región de Montecristi, identificada desde el Descubrimiento por sus características geográficas, no ad- Montecristi. Torre metálica del reloj público adquirido en Francia en 1895.quiere perfiles urbanos hasta bien entrada la era republicana. Las crónicas señalan las debilidades que fue- Foto Ricardo Briones.ron afectando esta zona hasta la época denominada “de las Devastaciones”. De ahí en adelante la despo- Proyecto de la villa de Dajabón, cuya traza cuadriculada resulta similar a otras de lablación fue mayor y no es hasta finales del siglo XIX cuando se consolida la estructura urbanística en la que misma época y de la misma fuente. Su impor-la ciudad principal de esa bien llamada colonización interior lo fue la de San Fernando, refundada para 1751. tancia regional es el resultado de estar situada en el cruce de los caminos principales entre laLa Academia Dominicana de la Historia y el Archivo General de la Nación han publicado en estos días colonia española y la francesa.una obra sobre la colonización de la frontera, que aborda las políticas de refundación de pueblos a lo lar-go de la línea entre las colonias francesa y española de la isla. En la misma se analizan la dinámica mi-gratoria y la territorialización en la banda norte-central y sur, abarcando nuevos pueblos como Dajabón(1740); Neiba ( ); Bánica (1664); Las Caobas (1704); Hincha (1704); San Miguel (1768); San Rafael (1761),producto de las políticas puestas en marcha.24El autor González Hernández demuestra que la colonización en la frontera, su repoblación, se llevó a ca-bo en base a un proceso continuo de inmigración canaria. Durante varias décadas, y ya desde principiosdel siglo XVIII, se hablaba de la reconstrucción de los puertos del norte, particularmente Puerto Plata yMontecristi. Francisco Rubio Peñaranda, gobernador y capitán general a partir del 20 de agosto de 1751,ratificaba la importancia de esta política en sus correspondencias a la Corona:“El gobernador expresó en enero de 1752 que la fundación había comenzado. Remitió plano de ella.En él muestra el orden y la regularidad de las calles tiradas a cordel, la arboleda a su entrada y salidapara esparcimiento de los vecinos, la plaza y los bohíos. Precisa que había destinado 39 familias isle-ñas “para mayor dique a los franceses” y que éstas habían llegado el mismo día de San Fernando, ha-biéndoles posibilitado antes párrocos y ornamentos en la iglesia para su culto”.25Un plano elaborado por el Ing. Elpidio Ortega,26 desarrollado entre 1860 y 1935, determina el área históri-ca. La propuesta se fundamenta en una clasificación e inventario de inmuebles donde registra más de 300unidades. El mismo autor clasifica este inventario en 15 categorías,27 entre las que deben destacarse las LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |183
  18. 18. Montecristi. Casas tradicionales con de influencia vernácula (9 categorías); las de influencia modernista (bungalow, pradera y estilo moderno); ypintorescos detalles propios de las islas cuyainfluencia se da en toda la región llevada y desde luego los inmuebles de rasgos eclécticos y victorianos.traída por artesanos inmigrantes anglo o Tanto en Montecristi como en los pueblos de la ruta del ferrocarril, un rasgo que llama la atención son lasfranco antillanos. Fotos Ricardo Briones. transformaciones que sufren sus espacios públicos. La vieja plaza de armas de las villas coloniales refugiadasMontecristi. Detalle de galería de unacasa-vivienda donde se utiliza la tecnología en la plaza mayor de la urbanística española, con un fuerte carácter castrense, lugar de reuniones cívicas pa-mixta de los albañiles del hormigón armado ylos carpinteros victorianos provenientes de ra la leer bandos y proclamar revoluciones, se transforma en jardines con un fuerte acento paisajístico, regu-distintas culturas e influencias de los grandes lados geométricamente por jardineras o parterres con paseos arbolados. En el centro de aquella simetría decentros europeos, en muchos casos prefabri-cadas e importadas. Foto Ricardo Briones. líneas perpendiculares o diagonales, era habitual construir una glorieta, estructura con fuerte acento ornamen- tal, donde se ratificaba el espíritu del victoriano inglés, o la semblanza del romanticismo francés. Estas glorie- tas han desaparecido en muchos lugares. Sin embargo, en Montecristi se levantó una torre de acero con un reloj en la cúspide y, sin tomar en cuenta su valor arquitectónico, constituye un elemento identificador, el más importante desde el punto de vista urbanístico: “El reloj público, de estilo victoriano, montado en una hermo- sa estructura metálica, fue traído de Francia en 1895, comprado por iniciativa de Benigno Conde, contable de la Casa Comercial, oriundo de Venezuela, que propuso la idea de comprar el reloj al Ayuntamiento y fue aprobada. En Francia había estado instalado en San Germán y fue reparado para venderlo a Montecristi. El que gestionó la compra en París fue don Toribio García”.28 También hubo una locomotora que comienza a rodar en el año de 1875 y, desde luego, había una plaza que tenía su glorieta, llamada Plaza de la Concordia y construida en 1925: La glorieta fue desmantelada en 1943 para colocar un busto de Trujillo. Este lugar ser- vía también de mercado público, lo que la convertía prácticamente en el centro de aquella localidad.184|LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |185
  19. 19. Montecristi. Casas tradicionales de la ciudad Naturalmente, Montecristi es inseparable de las figuras de Máximo Gómez, José Martí y Antonio Maceo, ción de la iglesia actual que, conjuntamente con el Santuario de Bayaguana y el Santuario de Higüey, son los Almacén de mayoristas en Moca.de Montecristi utilizadas como viviendas o Foto Jochi Marichal.locales comerciales. Foto Ricardo Briones. héroes todos de la independencia cubana. tres lugares de peregrinación y turismo religioso más importantes del país. El nuevo templo fue levantado en Pintoresca ermita de Copey, en la recta de La arquitectura victoriana fue el motivo de un ensayo que titulamos “Museo romántico del pasado que ladrillos tomados en parte de las ruinas de la primitiva ciudad de La Concepción de La Vega, al pie de dicho Montecristi a Dajabón. A pesar de su mal estado de conservación, particularmente la ya murió”. El mismo comenzaba señalando que la plaza ha sido el rostro y el alma de cada tiempo his- cerro. El director de la obra lo fue el alarife Onofre de Lora, figura sobresaliente de la arquitectura dominicana torre-campanario, la misma llama la atención tórico y de cada tiempo social. Esta declaración es como una proclama repetida por historiadores, so- del siglo XIX, a quien le tocó intervenir en muchas de las obras llevadas a cabo en aquella región. de los viajeros en esa ruta de tránsito obligado entre esos pueblos de la costa ciólogos y urbanistas. Con certidumbre podemos confirmar que, efectivamente, la plaza es un espacio De acuerdo con una carta dirigida en 1888 por el mismo Onofre de Lora al presbítero Carlos Nouel, se que- noroeste de la isla. Foto Ricardo Briones. urbano particularmente sensible a los cambios en el tiempo. La apariencia que adoptan en el período de jaba de las injusticias que fueron cometidas con él durante la construcción del nuevo templo. La iglesia en transición entre el siglo XIX y el XX constituye una armoniosa alegoría en la cual un “quiosco” central apa- cuestión es un edificio de tres naves, la central cubierta por una bóveda de medio cañón. Arquerías de per- rece como elemento dominante del conjunto. Una modalidad que utilizó fórmulas estéticas de aquí y de fil ojival contrastan con los semicirculares, especialmente en el interior. En el crucero, los triángulos esféri- allí, trasladando modelos a miles de kilómetros de sus lugares de origen, interpretando en materiales in- cos de las pechinas esquineras descansan sobre cuatro grandes pilares, sirviendo así a su tradicional com- dustriales, como el hierro, y estilos artísticos del pasado. Las plazas militares coloniales se convirtieron promiso estructural de crear en el transepto el tránsito del cuadrado del suelo al círculo base de la cúpula en pequeños bosques paradisíacos; lugares de animación e intercambio social. Quiosco y glorieta se le- que se eleva adornada por ocho ventanas en simetría radial y un esbelto lucernario. Exteriormente esta cú- vantan en los parques urbanos justamente en las encrucijadas de los paseos. El primero es de origen pula se manifiesta como si se tratara de una bóveda gallonada. Hastiales repiten el tema de los frontones oriental. El vocablo es turco, y significa mirador. Es como un adorno. Su estilo adopta el vocabulario mu- de las cabeceras exteriores del crucero. Una torre en campanario se eleva lateralmente junto al presbiterio. sulmán, como lo son muchos arquetipos creados por el arte victoriano en hierro fundido o en madera, La fachada, en tres cuerpos verticales separados por contrafuertes, manifiesta detalles más bien neoclási- estructuras levantadas por carpinteros de buen gusto. Las glorietas, en cambio, recrean modelos clási- cos. La composición de la misma adolece de una franca e incoherente organización. cos de origen romano o renacentista. San Pedro de Macorís El Santo Cerro Al cruzar la cordillera Central, los caminos conducen a la región oriental donde creció la ciudad de San En camino hacia la costa sur y del este, al cruzar por el Santo Cerro,29 el mayor centro de peregrinación de Pedro de Macorís, donde nos tropezamos con otro templo que caracteriza esta ciudad de madera, la región central-norte o Cibao, su iglesia centenaria nos llama la atención. Originalmente se construyó allí una mampostería y hormigón armado.30 El lugar fue un antiguo paraje señalado documentalmente en 1785 ermita. Aquel centro de culto mariano se mantuvo aún después de quedar destruida la ciudad de La Con- por Antonio Sánchez Valverde y en 1808 por Lemonier de la Fose. Se convierte en sección ya para 1815, cepción con el terremoto de diciembre de 1562. En el gobierno de Ulises Heureaux se ordena la construc- jurisdicción del Seibo, y para 1882 obtiene título de Distrito Marítimo y en esta misma fecha se instalan186|LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 LOS PARADIGMAS DE LA NACIONALIDAD: ARQUITECTURA Y DESARROLLO ECONÓMICO REPUBLICANOS 1844-1930 |187

×