Successfully reported this slideshow.

Legendariomatarraña carmelo marcén - ha-martes 15 de julio

121 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Legendariomatarraña carmelo marcén - ha-martes 15 de julio

  1. 1. Heraldo de Aragón l Martes 15 de julio de 2014 TRIBUNA l 23 HERALDO I Aunque poco conocidas, las tierras del Matarraña ofrecen una historia intensa y sugestiva, así como atractivos paisajes. Un territorio que sufre los efectos de la despoblación, pero en el que surgen nuevas ilusiones Por Carmelo Marcén Albero Legendario Matarraña ENesteAragóndelsigloXXIcon- viven las pulsiones sociales del presente con los ecos del pasado. Ciudadesypueblosquehanhecho historia. Se miran entre ellos, se quieren o discuten a veces, tam- biénconlosespaciosnaturalesque los acogen. Ese conjunto social y naturalquecomponeunterritorio siempre es más bello si está pleno de diferencias. Matarraña diverso y espléndido, el tiempo ha graba- do tu historia con múltiples deta- lles. Leyenda y frontera a la vez cuando los dinosaurios vagaban a sus anchas por ahí, sin saber que dejaban un rastro para que los en- contrásemos 100 millones de años mástardeenlascercaníasdePeña- rroya de Tastavins. Huella que sí querían transmitir aquellos neolí- ticos que pintaban en los abrigos rupestres,comoqueriendoatrapar el tiempo espiritual para enseñár- seloalospobladoresfuturos.Men- sajes recónditos que nos transmi- tensinhablarlossillaresdelosíbe- ros, los arcos renacentistas de las casas señoriales, las construccio- nesbarrocas–dignasdecomponer un libro de arte–, los soportales de las casas de todos estos pueblos. Nos susurran que en épocas pasa- das floreció la actividad agrícola y el comercio, la vida de sus pobla- dores. Tierradefrontera,queviopasar guerreros de un signo y otro des- de las atalayas de Fuentespalda o Valderrobres en su camino entre el mar y la capital del reino. Otero cuya función ahora cumple la an- tena de la radio comarcal, para re- cibir y difundir los mensajes que hablan de pesares y esperanzas. Frontera lingüística que se diluye enseguida por el enriquecimiento que supone poder comunicarse conlosvecinosdeunoyotrolado, oleerlibrosescritosenlasdoslen- guas. Pusiste nombres compuestos a tus pueblos como queriendo atra- par la leyenda. Por eso ahora son sitios de postal, por fuera y por dentro. En ellos asoman aceites, montes y peñas royos, algún león, lasfresnedasylostormos,lasfuen- tes y las vales. Val, esa palabra tan bella, tan nuestra que es en sí mis- ma una leyenda presente en todo Aragón. Se basta con tres letras, unida a otros topónimos, para de- cir muchas cosas. Se quedó pega- da a la vía verde que atraviesa el Bajo Aragón siguiendo las huellas del extinto ferrocarril, otra leyen- da permanente, la de los caminos de hierro en nuestra tierra. Oro de aceite milenario que los feniciostrajeron.Olivaresdefron- tera que suponen actualmente ca- silamitaddelastierrascultivadas. Hasta allí llegan los ecos del suave clima mediterráneo para darle un toque de dulzura especial. Aguas del Matarraña que transportan ninfas y leyendas desde Beceite hasta Mazaleón, pero que escon- den, como las de otros afluentes, contaminantes agropecuarios que los lugareños tratan de eliminar con iniciativas pioneras, algunas en suspenso económico. Como ha ocurrido en todas las zonas rurales de Aragón, la pérdi- dadepoblaciónrompiólosritmos delavida.Estatierraacogemenos de 9.000 habitantes en un territo- rio de casi mil kilómetros cuadra- dos, la mitad bosques. Frente a esa debacle, luchan por sobrevivir co- operativasdeproducciónyconsu- mo, asociaciones de empresarios queimpulsanunamarcaterritorial para el emprendimiento, turismo de calidad en los dieciocho pue- blos –aunque algunos suenen más alto que otros–, una gastronomía parapaladaresexigenteselaborada aritmolento,manifestacionescul- turales de cinco estrellas en mu- chos pueblos y llamaradas litera- rias contagiosas como la Librería Serret. Sobran razones para seguir cre- yendo en los esfuerzos colectivos, pues proporcionan empleo y dan lustre a la vida. En estos tiempos de agobio existencial debemos apostar por el Aragón del futuro, escrito aquí con trazos finos a di- ferencia de los gruesos titulares que dan las capitales. La vida nos sitúahoyentodaslascomarcasen una divisoria permanente entre la realidad y la ilusión, sin saber en qué punto intermedio nos encon- tramos.Casimejorasí.Deambular porlascallesdeestospueblosper- mite sumergirse en un mundo in- temporal en el que con mirada atentasepuederescatarlahistoria y creerse uno protagonista de ella, para encontrarse a sí mismo. Ante tamaña potencia, cabe preguntar- seporquéhayaúntantosaragone- ses que no los sabrían situar en el mapa y menos hablar de lo que guardan.Laleyendaquedasuspen- dida una vez más. Esta tierra es Aragón. MAS PREPARA LA REBATIÑA Víctor Orcástegui MIENTRAS Artur Mas pide que lo reciba el presidente del Gobierno, para ‘hablar’, y se hace el dolido por la demora, sus ‘expertos’ no dejan de producir informes sobre cómo proceder a la hora de la secesión. Mientras las fuerzas soberanistas siguen invocando un su- puesto ‘derecho a decidir’ –que en todo caso corresponde al conjunto de los españoles–, la Generalitat no deja de actuar como si ‘la deci- sión’ ya estuviese tomada y va haciendo pre- parativos para el divorcio. Un día nos cuentan cómo será el Ejército catalán y otro, ayer mis- mo, aseguran que piensan seguir usando el euro porque les va bien. Y que la Cataluña in- dependiente solo se hará cargo de una parte proporcional de la deuda pública española si, a cambio, lo que quede de España se aviene a darle una parte de los activos estatales ade- más de la que esté enraizada en territorio ca- talán, lo que incluiría reservas del Banco de España, fondos y propiedades en el extranje- ro y, cómo no, alguna porción del patrimonio histórico-artístico. Se entiende que, con estos planes en marcha para preparar la rebatiña, lo de devolver las obras de arte aragonesas no entra en el guión de las autoridades catalanas. Ni antes ni después del divorcio. Pedir más, sí; restituir lo ajeno, de eso nada. LA Justicia no ha juzgado to- davía a nadie por un caso de niños robados en España, a pesar de las manifestaciones que se multiplicaron delante de la Fiscalía General del Es- tado y, al menos, consiguie- ron que dejaran de estar prescritos sistemáticamente porque las detenciones ilega- les no empiezan a contar has- ta que existe conciencia de la sustracción. Las víctimas de estos delitos no buscan jui- cios y culpables sino que, so- bre todo, les ayude la Justicia a encontrar a sus padres, hi- jos o hermanos. Los encuen- tros que se han producido en estos cuatro años, desde que este escándalo ha marcado a España en todo el mundo, se han producido gracias a sus búsquedas en internet más que por las investigaciones judiciales. El año pasado, el fiscal za- ragozano Manuel Torralba argumentó un recurso ante el Juzgado de Instrucción 12 de Zaragoza con algo más que tecnicismos, para entender qué justicia reclaman los ni- ños robados: «El problema de fondo que subyace es de tal gravedad y trascendencia so- cial, familiar y personal, que merece ser considerado por aquellos que ejercen una fun- ción pública no solo a la fría resolución técnica de los pro- blemas, sino a la atención de la satisfacción de los intere- ses legítimos de aquellos ciu- dadanos que como último re- curso acuden a la Adminis- tración de Justicia», sostuvo el representante del Ministe- rio Fiscal. Asumió que estas familias viven una situación personal que constituye «una insoportable angustia duran- te toda una vida». «No debe descartarse de inicio la reali- zación de alguna actividad para solucionar esa situación, máxime cuando con ello se podría cerrar la causa con la plena convicción de solucio- nar el fondo del problema y ayudar a los demandantes a resolver el enigma de su vi- da», concluyó el fiscal. Hace dos semanas conté la historia de otra supuesta niña robada, Cristina Jiménez La- carra, de 29 años, quien se ha convertido en la investigado- ra de su caso porque la Justi- cia lo sobreseyó. Tras publi- carlo se ha destapado que existe un archivo de la aso- ciación Maci Albayda, depo- sitado en Cáritas desde 1989, y puede iluminar la búsqueda de su madre biológica. Es su derecho. Espera conocer su nombre y apellidos. EDITA: HERALDO DE ARAGÓN EDITORA, S. L. U. Presidenta Editora: Pilar de Yarza Mompeón Vicepresidente: Fernando de Yarza Mompeón Director General: José Manuel Lozano Orús Director: Miguel Iturbe Mach Subdirectores: Encarna Samitier (Opinión), Ángel Gorri (Información). Redactores Jefe: Enrique Mored (Aragón), Santiago Mendive. Jefe de Política: José Luis Valero. España, Mundo y Economía: José Javier Rueda. Deportes: José Miguel Tafalla. Cultura: Santiago Paniagua. Internet: Esperanza Pamplona. Cierre: Mariano Gállego. Gerente: José Andrés Nalda Mejino Comercializa: Metha. Gestión & Medios, S. L. Imprime: Impresa Norte, S. L. Distribuye: DASA. Distribuidora de Aragón, S. L. Ramón J. Campo La Justicia sin niños

×