Sebastián Castillo - Bukowski y los "Nuevos"

252 views

Published on

Published in: Entertainment & Humor
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
252
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Sebastián Castillo - Bukowski y los "Nuevos"

  1. 1. BUKOWSKI Y LOS “NUEVOS”:Un ídolo ebrio y miserable para las generaciones sin rumbo.Por Sebastián Castillo, noviembre de 2012.1. Bukowski, y todos los “beats” están de moda, es el año 2012 y la bohemia se hatransformado en beber desmedidamente y comer del cadáver de los artistas viejos.Nuestra crisis de creatividad ha llegado a límites insospechados. Y sobretodo todo: Nosestamos vanagloriando de aquello.2. Pero el sentido común nos dice que “si no sabes a donde ir, mira desde dónde vienes”,el problema es que no sabemos de dónde venimos. Y así todos los bohemios del siglo 21 sechupan los falos entre ellos, adorándose mutuamente en señal de validación colectiva de“lo que sea que estén haciendo”, a lo que ellos responden “esto es lo nuevo, es la poesía”.3. ¿Cómo no se iba a poner Bukowski de moda? Tipo tosco, ebrio, escribía sobre lasmujeres con las que se acostaba y sobre las carreras de caballos. Una vida marcada por losmaltratos de su padre y su “asqueroso” aspecto producto de una enfermedad cutáneasevera. Claro, todos los “nuevos” o “malditos” se creen Bukowski porque toman hastacurarse y escriben poesía en servilletas. Lo “poético” en ello en realidad es lo “patético” ensu estado más puro.4. No digo que la poesía de Bukowski sea mala, de hecho es bastante entretenida, pero deallí a chuparle su esquelético pene en señal de admiración y dar el paso más alládeclarándose “maldito” es una señal de arrogancia desmedida y de estupidez propia denuestra era superficial. TOMAR Y SER INFELIZ NO TE HACE BUEN POETA, TE HACEUN EBRIO QUE ESCRIBE ESTUPIDECES.5. Bukowski tenía algo que nadie (o muy pocos) tienen hoy en día: Espíritu. Tenía un “porqué” para su forma de ser; aquí, en nuestro contexto, se toma solo por tomar y lubricar unpoco nuestras relaciones sociales, y quizás hacer más llevadera esa “felación colectiva”propia de los círculos de poetas nuevos o “novísimos” en el sentido más siútico deltérmino.6. Un amigo dijo una vez “lo mejor es ser independiente”. Quizás tenga razón, el esperar lavalidación de los demás solo lleva a escribir para los demás. Si quiere escribir para unpúblico y no para usted ni para la realización creativa, consulte la saga “crepúsculo” de laStephanie Meyer y sabrá cómo tiene que hacerla para hacerse millonario a costa de lasadolescentes con problemas de autoestima.
  2. 2. 7. No son muy diferentes (las adolescentes con trastorno bipolar y poca autoestima) alpúblico consumidor de los “malditos”. Típico de ellos es decir no soy poeta, pero les leeré unextracto de mi antología completa. ¿Cómo es la cosa? Es un ser a medias, un intento de, unacobardía encubierta de poder decir “si, es poeta” si es que eres bueno y “no, no soy poeta”si es que escribes de forma burda y aburrida. En sentido práctico es una barrera que dejapasar el éxito y filtra el fracaso.8. “amarillento”, si se quiere usar un término coloquial, esta especie de poeta, de seudo-artista, dice ser algo que no es, pero que quiere serlo; que lo es cuando triunfa, que no lo escuando fracasa. Un cobarde que mide cada paso que da pero se autoproclama“vanguardista”. Nada se hace sin aprobación de las felaciones de los amigos poetas.9. No creo que Bukowski esperara la aprobación de los demás. Es más, creo que ni siquierasabía lo que estaba haciendo. Un tipo tosco y rudo se sentaba a escribir historias sobre suvida, ebrio hasta el punto de la inconsciencia, era la única forma de encontrarse con el niñomaltratado que quedó encerrado en lo más profundo de sí mismo. Inseguro y errante porpropia historia. Hoy en día lo endiosamos, lo convertimos en el “querer ser” de nuestraobra. Pero nuestro camino queda solo en los vacios, en la superficialidad, jamás tocando laesencia del “maldito”.

×