Manual para Semana santa 2014, zaragoza puebla

4,179 views

Published on

1 Comment
5 Likes
Statistics
Notes
  • no tienen que imprimir todo, solo leerlo, checarlo e imprimir solo lo que sea necesario :D
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
4,179
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
93
Comments
1
Likes
5
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Manual para Semana santa 2014, zaragoza puebla

  1. 1. 1 MISIONERAS CLARISAS MANUAL PARA LA MISION DE SEMANA SANTA EN ZARAGOZA PUEBLA NOMBRE: _______________________
  2. 2. 2 INDICE Actividades de semana santa para elaborar un horario 2 Libro de catequesis para niños, jóvenes y adultos de la Cruz a la luz 5 Hojs de trabajo para los temas de semana santa, basados en libro de catequesis 66 Retiro para niños, jóvenes y adultos 76 Santo Rosario y Rosario del pésame 91 Liturgia de las horas 110 Bendiciones de la mesa 158 Visiteo a enfermos, oraciones para enfermos 161 Santo viacrucis 168 Examen de conciencia 171 Siete palabras 174 Carteles para elaborar las mantas de la catequesis Zaragoza, Puebla y contactos 180 186
  3. 3. 3 ACTIVIDADES DE SEMANA SANTA PARA ELABORAR EL HORARIO DOMINGO: Explicación domingo de ramos Invitación a catequesis LUNES, MARTES Y MIERCOLES: Bendición desayuno Lavar trastos Limpiar baño Rezo laudes Catequesis niños Visiteo casas Bendición comida Lavar trastos Visiteo a enfermos Catequesis adultos / jóvenes Rezo santo rosario Celebración de la Palabra Bendición cena Lavar trastos JUEVES: Bendición desayuno Lavar trastos Limpiar baño Rezo laudes Catequesis niños Arreglo de capilla Bendición comida Lavar trastos Terminar arreglar capilla, llevar adornos eucarísticos, estolones, telas blancas, Celebración de oficio de jueves Lavatorio de pies, ropa para los apóstoles y para Jesús, toalla, jabón, jofaina Visita a las 7 casas Adoración al Santísimo Arreglo de capilla para el viernes Bendición de la cena Lavar trastos VIERNES
  4. 4. 4 Ayuno Limpiar baño Rezo laudes Santo viacrucis Siete palabras Bendición comida Lavar trastos Terminar arreglar capilla Catequesis de niños Catequesis adultos / jóvenes Celebración de oficio de viernes, llevar telas moradas Adoración a la Santa Cruz Bendición de la cena Lavar trastos Catequesis niños Marcha del silencio SABADO Bendición del desayuno Lavar trastos Limpiar baño Rezo laudes Rosario del pésame a la Virgen Retiro para niños / jóvenes Bendición de comida Lavar trastos Retiro adultos Terminar de preparar celebración del sábado Celebración de la pascua, llevar lonas de Jesús resucitado, estolones, telas blancas Convivencia con la comunidad
  5. 5. 5 Libro de catequeis para niños, jóvenes y adultos De la Cruz a la luz
  6. 6. 6
  7. 7. 7
  8. 8. 8
  9. 9. 9
  10. 10. 10
  11. 11. 11
  12. 12. 12
  13. 13. 13
  14. 14. 14
  15. 15. 15
  16. 16. 16
  17. 17. 17
  18. 18. 18
  19. 19. 19
  20. 20. 20
  21. 21. 21
  22. 22. 22
  23. 23. 23
  24. 24. 24
  25. 25. 25
  26. 26. 26
  27. 27. 27
  28. 28. 28
  29. 29. 29
  30. 30. 30
  31. 31. 31
  32. 32. 32
  33. 33. 33
  34. 34. 34
  35. 35. 35
  36. 36. 36
  37. 37. 37
  38. 38. 38
  39. 39. 39
  40. 40. 40
  41. 41. 41
  42. 42. 42
  43. 43. 43
  44. 44. 44
  45. 45. 45
  46. 46. 46
  47. 47. 47
  48. 48. 48
  49. 49. 49
  50. 50. 50
  51. 51. 51
  52. 52. 52
  53. 53. 53
  54. 54. 54
  55. 55. 55
  56. 56. 56
  57. 57. 57
  58. 58. 58
  59. 59. 59
  60. 60. 60
  61. 61. 61
  62. 62. 62
  63. 63. 63
  64. 64. 64
  65. 65. 65
  66. 66. 66 HOJAS DE TRABAJO PARA LOS TEMAS DE SEMANA SANTA
  67. 67. 67 TEMA NÚMERO 1 El domingo de Ramos No se desarrolla porque forma parte de la explicación que se dará en la celebración del domingo de ramos y se hará a toda la comunidad. TEMA NÚMERO 2 Vivencia de la Semana Santa Material: gafetes, seguritos y plumones; cantos de animación y Biblia; crucifijo, flores, vela y una mesita, dibujos para colorear y crayolas, cinta masking, pañuelos para dinámica. 1. Poner el signo: un crucifijo con flores y una vela en una mesita 2. Se presentan las catequistas y ponen los gafetes 3. Se pone un juego para romper el hielo, puede ser el de conejos y conejeras 4. Un canto de animación 5. Oración con cita bíblica, Mt 8, 19-20. Leerla y reflexionar un poco 6. Explicar el tema con la manta correspondiente 7. Preguntas para reflexionar juntos: a. De verdad quiero estar con Jesús? b. Hago las cosas que más le agradan a Dios? 8. Actividad: a. Niños: dibujo b. Jóvenes: dinámica de la confianza con pañuelos c. Adultos: que platiquen como era la vivencia de la semana santa en el tiempo de sus abuelos 9. Compromiso: acompañar a Jesús esta semana santa 10. Hacer oración: Dios mío, dame la fuerza que has dado a mi mamita María para que no esté triste, sino por contrario encuentre valor para cargar con mi cruz, amén. TEMA NÚMERO 3 Sacramento de la Reconciliación Material: silla y letrero para el signo, cantos de animación y Biblia; lazos, pañuelos, dibujos para colorear y crayolas, tríptico de la confesión, canto, toma mis lágrimas 1. Poner el signo: una silla como tipo confesionario con un letrero que diga así “yo soy tu amigo, ven y cuéntame cómo estás y que has hecho, yo te escucharé y te perdonaré” 2. Se pone un canto de animación 3. Oración: canto de petición de perdón de los de la misa, como por ejemplo el de tu que siempre nos perdonas u otro similar. 4. Cita bíblica: Jn 20, 22-23
  68. 68. 68 5. Ejemplo de vida para empezar el tema: si tu coche se descompone lo llevas al mecánica y si tu alma se descompone a donde la llevas? 6. Explicar con la manta el Sacramento de la Confesión, explicando bien los pasos de uno por uno 7. Preguntas para reflexionar todos juntos: a. Como es mi relación con Dios? b. Como es mi relación conmigo mismo? c. Como es mi relación con los demás? 8. Actividad: a. Niños: dibujo b. Jóvenes: la dinámica de cerrar los ojos y hacerles un examen de conciencia, a cada pecado se les va poniendo un lacito en las manos, y al final decirles que Jesús los liberará en la Confesión, que vayan a la silla, se sienten y simbólicamente se les quitan los lazos como si fuera el mismo Jesús, al final ponerle el canto: toma mis lágrimas. c. Adultos: vendarles los ojos, hacerles el examen de conciencia de acuerdo con el folleto, ponerles el canto: toma mis lágrimas. 9. Compromiso: confesarse 10. Oración final: Señor, ayúdame a volver a empezar con una confesión llena de arrepentimiento. TEMA NÚMERO 4: Lavatorio de pies Material: mesa con un recipiente de agua, jabón y toalla, biblia, Biblia, cantos de animación 1. Poner el signo; una mesita con el recipiente de agua, jabón y toalla 2. Ponerles un canto de animación o un juego 3. Oración inicial: Jesús manso y humilde de corazón, haced mi corazón semejante al vuestro 4. Cita bíblica para reflexionar: Jn 13, 5 5. Explicar el tema con la manta correspondiente, donde el tema central es el amor 6. Preguntas para reflexionar juntos: a. Alguna vez han ayudado al hermano necesitado o le han cerrado las puertas? 7. Actividad: a. Niños: dibujo b. Jóvenes: lavarse los pies unos a otros y compartir lo que sintieron c. Adultos: representación del lavatorio de pies y reflexión 8. Compromiso: identificar alguna persona del pueblo que esté necesitada y acudir a ayudarlo como una misión de esta semana santa, evaluar al final de la semana santa 9. Oración: Señor enséñame a servir con amor a todos mis semejantes
  69. 69. 69 TEMA 5: La Eucaristía Material: espigas y uvas de adorno, una mesita con mantel y una velita, dibujo para colorear, Biblia, cantos de animación, crayolas, canto eucarístico, horario para organizar la adoración del jueves santo 1. Poner el signo: espigas y uvas en una mesita, poner una velita 2. Canto de animación o juego 3. Oración: hacer el ofrecimiento: Adorámoste Santísimo Señor nuestro Jesucristo, aquí y en todas tus Iglesias donde estás sacramentado, y bendecímoste pues por tu santa Cruz redimiste al mundo. 4. Cita bíblica: Lc 22, 15-16 5. Dar el tema con la manta correspondiente 6. Preguntas de reflexión para todos: a. De verdad me encuentro en comunión con Dios? b. Hago todo lo posible por asistir a Misa? 7. Actividad: (mientras ponerles un canto eucarístico) a. Niños y jóvenes: dibujo del girasol donde el sol sea la ostia y el niño sea el girasol, que pongan su estado de ánimo en la carita del girasol, según se encuentren en su relación con Dios. b. Adultos: hacer una comunión espiritual: creo Jesús mío, que estás real y verdaderamente presente en el Santísimo Sacramento del Altar, te amo con todo mi corazón y deseo recibirte ahora dentro de mi alma, mas ya que en este momento, no puedo hacerlo sacramentalmente, ven a lo menos espiritualmente a mi corazón (se esperan en silencio unos momentos)… y como si ya te hubiese recibido, me abrazo y me uno toda a ti, ah!, Jesús amado mío, jamás permitas que me separe de ti, amén. 8. Compromiso: asistir a la adoración del jueves, hacer ese mismo momento el horario de la adoración, la lista y que queden comprometidos, se hará primero la hora santa, primero niños, luego jóvenes y finalmente adultos. Posteriormente el resto del tiempo se harán guardias, verlo con las que les toca la adoración del jueves (hay chicas encargadas) 9. Oración: Alma de Cristo, santifícame, Cuerpo de Cristo, sálvame, Sangre de Cristo, embriágame, Agua del costado de Cristo, lávame, Pasión de Cristo, confórtame, ¡Oh, buen Jesús!, óyeme, dentro de tus llagas, escóndeme, no permitas que me aparte de Ti, del maligno enemigo, defiéndeme, en la hora de mi muerte, llámame y mándame ir a Ti, para que con tus santos te alabe, por los siglos de los siglos. Amén. TEMA 6. El Sacerdocio. Material: estola o cíngulo (hacerlos), dibujo para colorear y crayolas; letreros para el juego: papa, obispos, sacerdotes, diáconos, seminaristas, profesas, novicias, postulantes, aspirantes, laicos, secretaria, barrendero y otros
  70. 70. 70 1. Poner el signo, en una silla poner una estola o cíngulo y decirles que eso usan los sacerdotes 2. Oración: Oh, Jesús, Pastor eterno de las almas, dígnate mirar con ojos de de misericordia a esta porción de tu grey amada. Señor, gemimos en la orfandad, dános vocaciones, danos sacerdotes y religiosos santos. Te lo pedimos por la Inmaculada Virgen María de Guadalupe, tu dulce y Santa Madre. Oh Jesús danos sacerdotes y religiosos según tu corazón. 3. Cita bíblica: Lc 22,14-23 4. Pregunta para empezar el tema: a. Conoces algún sacerdote, cuéntanos 5. Desarrollar el tema con la manta correspondiente 6. Preguntas de reflexión para todos: a. Que piensas del sacerdocio? 7. Actividad: a. Niños: dibujo b. Jóvenes y adultos: canto de: tenemos tanto tanto pero tanto tanto tanto tanto para estar agradecidos, tenemos el papa, tenemos obispos, tenemos sacerdotes para estar agradecidos: tenemos la Iglesia, tenemos a María, tenemos misioneros para estar agradecidos, tenemos familias, tenemos misioneros, tenemos a los laicos, para estar agradecidos. Juego: el papa pasando lista a sus prelados 8. Compromiso: orar por los sacerdotes 9. Oración: oh Jesús, anonadado en la Eucaristía para ser el horno de caridad de la Iglesia católica y la fuerza de las almas, te ofrecemos todas nuestras oraciones, obras y trabajos a favor de tus sacerdotes, y a fin de que se extienda cada día más el reinado de tu Sacratísimo Corazón, vuelve a nosotros por medio de tus sacerdotes, y dígnate seguir derramando sobre ellos, las olas vivificantes de tu amor infinito. Jesús salvador del mudo, santifica a tus sacerdotes y seminaristas, amén. Tema 7. La oración en el huerto Material: hoja para colorear y crayolas, Biblia, velitas y una mesita, cantos de alabanza, Nota: completar en la manta del tema, en donde dice expresiones de la oración: vocal, meditación y contemplación 1. Colocar el signo, una Biblia en una mesita con una vela encendida. 2. Oración: Padrenuestro 3. Cita bíblica: Lc 22, 39-53 4. Tema: desarrollarlo de acuerdo al esquema de la manta, iniciando con la pregunta: ¿has tenido algún problema en algún ámbito de tu vida? ¿Cómo los solucionas?, en seguida se
  71. 71. 71 continúa con el esquema de la manta explicando claramente las expresiones principales de la oración de la oración: vocal, meditación y contemplación. 5. Preguntas de reflexión: a. ¿Tú hablas con Dios? 6. Actividad: a. Niños: explicarles y que dibujen la mano de la oración y que se comprometan a hacer alguna de las formas de orar sugeridas en la mano de la oración. b. Jóvenes y adultos: explicarles la mano de la oración: i. Petición: pedir con confianza a nuestro Padre Dios por nuestras necesidades. Ejemplo: Señor te pedimos por la paz en México, para que pronto podamos disfrutar de un ambiente sano donde nuestros niños puedan crecer con seguridad, te lo pedimos Señor ii. Arrepentimiento: pedir perdón a Dios por nuestros pecados con arrepentimiento por haberlos cometido. Ejemplo: te pedimos perdón Señor por haberte ofendido, te prometemos que vamos a corregir nuestra conducta para poder un día estar gozando de tu presencia, perdónanos Señor. iii. Bendición: bendecir a Dios por su grandeza, como por ejemplo el cántico de las criaturas: Daniel 3, 57-88, 56: Criaturas todas del Señor, bendecid al Señor, ensalzadlo con himnos por los siglos… Ángeles del Señor, bendecid al Señor; cielos, bendecid al Señor. Aguas del espacio, bendecid al Señor; ejércitos del Señor, bendecid al Señor. iv. Adoración: darle a Dios todo el honor y el poder por ser nuestro Dios, más grande que nosotros. Ejemplo: arrodillarnos ante su presencia y reconocer que somos criaturas, hacer adoración ante el Santísimo v. Agradecimiento: agradecer a Dios todo lo que nos ha dado a nosotros y a toda la humanidad. Ejemplo: por las mañanas agradecer a Dios. Gracias Señor por la vida que me has dado, porque este día me permites vivir en tu presencia. vi. Intercesión: pedir gracias y bendiciones por todas aquellas personas que más lo necesiten o que yo ame y quiera beneficiarlos con bendiciones de Dios, tanto por personas vivas como difuntas. Ejemplo: poner una intención en la Misa por el Eterno descanso de las almas del purgatorio o por la salud de un ser querido vii. Alabanza: cantar y orar las grandezas de Dios: ejemplo el cántico de San Francisco: Altísimo y omnipotente buen Señor, tuyas son las alabanzas y el honor y toda la bendición, a Ti solo, Altísimo, te convienen y ningún hombre es digno de nombrarte, alabado seas, mi Señor en todas tus criaturas, especialmente en el hermano sol, por quien nos das el día y nos iluminas.
  72. 72. 72 También puede ser cantar alguna alabanza como “alzad, las manos y darle la gloria a Dios…” c. Que se comprometan jóvenes y adultos a rezar con alguna de las formas sugeridas, que den ejemplos, que saquen conclusiones y se comprometan. TEMA 8. El sentido de la muerte de Jesús Material: crucifijo, mesa, vela, mantel, dibujo y crayolas, hojas blancas, Biblia, botella con piedritas, canto nadie te ama, hoja del viacrucis. 1. Poner el signo, un crucifijo en una mesita ponerle mantel y una velita 2. Puedes poner algún juego o dinámica 3. Oración: se hará de peticiones y será libre 4. Cita bíblica: Lc 23,34 y Lc 23,46 5. Desarrollar el tema con la manta correspondiente 6. Preguntas de reflexión: a. Cuál es el sentido que nosotros le damos al sufrimiento? b. Cómo hacemos frente a una situación de sufrimiento? 7. Actividad a. Niños: colorear dibujo y en una hoja que hagan una cartita a Jesús para aliviar un poco el dolor que paso en la cruz, luego llevarla al Sagrario, hacer una oración y dejar ahí su cartita b. Jóvenes: ponerles preguntas del tema, por medio del juego de queso robado, usando las siguientes preguntas: i. Cuál es el sentido de la muerte de Jesús ii. De qué manera nos ayuda Dios a sobrellevar el sufrimiento iii. A que se refiere lo siguiente: aceptar con amor nuestra cruz iv. Como es el amor de Dios hacia los hombres v. Como es el amor de los hombres hacia Dios vi. Que nos enseña Jesús al morir por nosotros en la cruz c. Adultos: el mismo juego pero en lugar de correr, hacerles una botella con piedritas adentro y que la suenen cuando tengan la respuesta y quieran contestar, usar las mismas preguntas 8. Compromiso: en esta semana santa aceptar la voluntad de Dios con alegría como medio de santificación para llegar a El 9. Oración final: Pedirle perdón a Dios, para ello se les pasará el Cristo y mientras se les pasa el canto de nadie te ama, que le pidan en silencio perdón a Dios, las oraciones que vienen en el viacrucis les pueden servir para este momento.
  73. 73. 73 TEMA 9 El pecado Material: una plantita y mesa para poner la plantita, dibujo para colorear, crayolas, cuernitos y una aureola para la representación, Biblia. 1. Poner signo, poner una plantita que represente la vid 2. Oración: salmo 41, como busca la cierva 3. Cita bíblica: Jn 15, 1-8 4. Desarrollar el tema con la manta correspondiente 5. Preguntas de reflexión: a. Que es lo que te impide vivir una vida lejos del pecado? b. Quieres trabajar para lograr la felicidad? c. Sabes cómo hacerlo? 6. Actividad: a. Niños: colorear dibujo b. Jóvenes: que hagan una escenificación del angelito y el diablito que aconsejan lo que debe hacer una persona c. Adultos: escenificarles lo del diablito y angelito y darles la reflexión 7. Compromiso: vivir en gracia, tratando de eliminar el pecado de sus vidas 8. Oración: salmo 50 TEMA 10: Pésame a la Virgen Material: rosario, Biblia y una velita, (velo negro, imagen de la virgen, es opcional), 50 corazones y 5 cruces 1. Poner el signo, una rosario con una Biblia y una vela en una mesita, si se puede la virgen con un velo negro 2. Oración: Padre mío, te doy mi confianza y mi amor, amando con todo mi corazón a Jesús, amén 3. Cita bíblica: Lc 2, 34-35 4. Desarrollo del tema de acuerdo a la manta correspondiente 5. Preguntas de reflexión: a. Que tan grande es tu confianza en la voluntad de Dios? b. Que tan grande es tu esperanza en Dios? 6. Compromiso: acompañar a María en su dolor este sábado santo 7. Actividad que también sirve de oración: a. Niños, jóvenes y adultos: rezar frene a la imagen de la Virgen, el rosario de la confianza usando para el rosario corazones y terminando con una cruz cada misterio, así como en el dibujo de la manta. Rosario de la confianza:
  74. 74. 74 En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, amén. Se repite en seguida la siguiente jaculatoria 10 veces: - Señor nosotros no podemos nada, tu lo puedes todo - Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío Al terminar la decena de la jaculatoria, se dice lo siguiente: - Santísima Trinidad, yo te pido con fervor - Que por tu inmensa bondad, des a nuestras necesidades los tesoros de tu amor - Virgen poderosa, ayúdanos Oración final: oh Jesús que habéis dicho: si quieres agradarme confía en mí, si quieres agradarme más confía más, si quieres agradarme inmensamente confía inmensamente, las almas confiadas son las robadoras de mis gracias, ayudad mi confianza, yo confío en vos, en vos Señor espero, no sea confundida eternamente, amén. Tema 11 La Resurrección Material: una tela blanca doblada y una vela, sombrerito de periodiquero, periódico, recortes, hojas de colores, resistol, crayolas, hojas blancas 1. Colocar el signo: en una mesa o silla poner una tela doblada y una vela, se puede también algunas flores, canto: hossana al Altísimo 2. Oración: Ángel de mi guarda dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día. No me dejes sólo que me perdería. 3. Cita bíblica: Mc 9,31 y 1Co 15,14 4. Empezar con la representación del niño que vende periódico y anuncia que Jesús resucito, leer la cita bíblica 2Tm 2, 11-13 5. Desarrollar el tema de acuerdo al contenido de la manta, explicando en lo que consiste la Resurrección de Cristo según esquema 6. Preguntas de reflexión: a. Que significa para ti la Resurrección de Jesús? b. Como se manifiesta la Resurrección en tu vida diaria? 7. Actividad: a. Niños: Que elaboren su propia noticia en un periódico b. Jóvenes: hacer lista de las cosas que puedes cambiar en tu vida, hacer la representación de la Resurrección de Jesús, ayudados por las misioneras
  75. 75. 75 c. Adultos: compartir qué cosas pueden cambiar en sus vidas y ponerles el canto: Hosanna al Altísimo. 8. Compromiso: trabajar en nuestra propia santificación valorando el sacrificio que Cristo hizo por mí y con una esperanza firme en que Cristo está vivo, hacerse propósitos a manera de proyecto de vida 9. Oración final: No me mueve, mi Dios, para quererte el cielo que me tienes prometido; ni me mueve el infierno tan temido para dejar por eso de ofenderte. Tú me mueves, Señor, muéveme el verte clavado en una cruz y escarnecido; muéveme el ver tu cuerpo tan herido, muéveme tus afrentas y tu muerte. Muéveme, en fin, tu amor, y en tal manera, que, aunque no hubiera cielo, yo te amara, y, que aunque no hubiera infierno, te temiera. No me tienes que dar por que te quiera; pues, aunque cuanto espero no esperara; lo mismo que quiero te quisiera.
  76. 76. 76 RETIROS PARA NIÑOS, JÓVENES Y ADULTOS
  77. 77. 77 RETIRO PARA NIÑOS Material: letrero de bienvenida, cantos de animación, huevos pintados que digan” Cristo resucitó aleluya” rellenos de confeti y dulces en una canastita o bolsita, crucifijo, un cáliz y una hostia (pueden ser hechas con algún material de fácil adquisición), agua de sabor y galletitas para el descanso 1. Dar la Bienvenida con algún letrero y verbalmente 2. Poner algunos cantos de animación 3. Oración dirigida 4. Dar una introducción de lo que se hará en el retiro 5. Representación: el conejo de pascua: que unas niñas lleven orejitas de conejo y que les cuenten el siguiente cuento: hola niños, que creen, nosotros estábamos jugando cerca de una tumba nueva donde no había nadie, de pronto llegaron unas mujeres muy hermosas y algunos hombres con un cuerpo de un muertito, lo colocaron dentro y como nos metimos a curiosear, nos dejaron encerrados, porque nos emocionamos mucho de ver ese hombre muerto tan hermoso aunque tenía mucha sangre, ahí nos quedamos contemplando, de pronto como a media noche nos estremeció un hermoso aleluya que venía como del cielo, las telas que envolvían al Cuerpo cayeron en el suelo y el hombre hermoso se levantó majestuoso, bello y ya sin sangre, solo tenía como unas piedras preciosas, como unos rubíes en sus manos, pies y pecho. Al ver que todo lo habíamos presenciado, el hermoso hombre nos acarició!, si nos toco nuestro pelito miren, aquí sentí sus hermosas manos, y nos dijo: yo soy Cristo y he resucitado, soy el Hijo de Dios, vayan y díganle a los niños que estoy vivo y nos dio un besito, oh fue muy hermoso, entonces corrimos a pedirle unos huevos a las gallinas para poder poner escrito el mensaje y llevarlo a todos los niños y supieran que así como un pollito sale de su cascarón y vive, así Cristo sale del sepulcro y está vivo, aleluya! Tomen les traemos estos regalos, aleluya!! 6. Desarrollar el tema: Jesús nos ama tanto que muere y resucita por nosotros Objetivo: Ayudar al niño a que conozca y sienta el amor tan grande de Jesucristo por todos los hombres que muere y resucita por nosotros Primer encuentro: Jesús nos enseña que Dios es nuestro Padre y nos ama. Hoy platicaremos de la manera como Dios nos muestra su amor. Tú sabes que Dios te ama y eres su hijo ¿Cómo sabremos que nos ama y es nuestro Padre? Jesús nos ha enseñado esa gran verdad ¿Quién es Jesús? Jesús es hijo de Dios, y vino al mundo y se hizo como nosotros para enseñarnos que su padre Dios nos ama a todos. ¿Cómo crees que Jesús nos enseñó esa gran verdad? Jesús recorre los pueblos y les dice a los hombres quien es Dios y cómo es Dios. Para demostrar que Dios es nuestro Padre, que es bueno y que es todopoderoso, Jesús cura enfermos, da la vista a los ciegos, y hace muchas cosas maravillosas. Pero lo más importante es que nos enseña a
  78. 78. 78 que nos amemos unos a otros. Por eso nos dice: Dios es mi Padre y también es Padre de ustedes (Jn. 20, 17; Mc. 12, 30) Concluir: dándoles un abrazo, decirles que Dios los ama mucho. Segundo encuentro: La última cena Un poco antes de que Jesús muriera en la cruz, se reunió con sus discípulos a celebrar la cena. El sabía que era la última cena con sus amigos y en ella Jesús hizo algo que nadie había hecho y dicho: Tomó el pan y dijo: “Tomad y comed todos de él porque esto es mi cuerpo que será entregado por vosotros. Luego tomó el vino y dijo: Tomad y bebed todos de él porque este es el cáliz de mi sangre que será derramada por vosotros” Con esta acción Cristo nos muestra su grande amor y se queda para siempre en el pan y en el vino. Cada vez que celebramos la Misa vivimos este momento y escuchamos estas palabras Concluir: Jesús se quedó en el Pan y en el Vino consagrados, ahí debemos ir a buscarlo, mostrarles un pan y un cáliz Tercer encuentro: Jesús muere en la cruz Para mostrarnos el amor de Dios, Jesús muere en la cruz Muchos creyeron en Jesús. Otros no. Los que no creyeron decidieron matarle y murió en la cruz. Jesús sufrió y padeció en la cruz por nosotros. Tanto era su amor por nosotros que, aún en su sufrimiento, le pidió a su Padre que nos perdonara: “Padre, perdónales porque no saben lo que hacen” Dios nuestro Padre perdonó todo pecado, por eso, Jesús, por amor es el salvador de todos los hombres, de todos los tiempos. Puedo tener la seguridad de que Jesús me ha salvado a mí San Lucas 23, 33 – 48 Concluir: mostrando un crucifijo al niño que tanto nos amaba Dios que Dios su vida por nosotros, tenemos que valorar infinitamente esa acción salvadora
  79. 79. 79 Cuarto encuentro: Jesús resucita por el amor del Padre, aleluya! Cuando Jesús murió en la cruz, sus amigos, los apóstoles se quedaron muy tristes: Se había muerto el que tanto los quería Tres días después de que murió, unas mujeres fueron a visitar el sepulcro y se encontraron con una sorpresa: La tumba estaba vacía, Jesús no estaba allí. Alguien les dijo: “No se asusten ¿Buscan a Jesús? No está aquí, ¡resucitó! Resucitar quiere decir que volvió a la vida para no morir nunca más. Jesús está vivo. Los amigos de Jesús no creyeron que había resucitado, pero Jesús se presentó ante ellos y les dijo: “tóquenme, véanme, estoy vivo”. Entonces los apóstoles se llenaron de alegría al ver que su Maestro estaba vivo, que había, realmente resucitado ¡Fíjate qué grande es el amor que Dios nos tiene, nos da a su hijo para enseñarnos cómo es Él! ¡Por el amor que nos tiene muere y resucita! Leer Lc. 24, 1 – 12 Concluir: Jesús está vivo, cantar alabanzas a Dios o cantos de animación por Ejemplo el león de la tribu de Judá 7. Darles un descanso de unos minutos y llevarles un vasito de agua y algunas galletas. 8. Actividad: Hacerles el juego de caras y gestos para recuperar el tema dado a. La muerte de Jesús b. La última Cena c. La resurrección d. El amor del Padre e. A quién buscan? f. Padre perdónalos porque no saben lo que hacen g. Tóquenme vean estoy vivo h. Pan y Vino i. Ámense los unos a otros 9. Momento de capilla: ir a orar para encontrarse con Jesús en el Sagrario y llevarle alguna flor o una cartita de agradecimiento a Jesús por morir por nosotros 10. Mensaje final: si Jesús murió por nosotros y nos perdonó nuestros pecados, también debemos entregar la vida por los demás en el servicio al prójimo y perdonar a los demás como Jesús perdonó y agradecer a Dios su infinito amor. 11. Compromiso final: asistir a Misa cuando sea posible, rezar el rosario y ofrecer todo a Dios. 12. Oración final: participada 13. Despedida y agradecimiento por su asistencia
  80. 80. 80 RETIRO PARA JOVENES Material: letrero de bienvenida, cantos de animación, agua de sabor y galletas para el descanso, canto saliendo del pretorio y si conocieras como te amo, poster de un rostro de Jesús pegado en un fomi y alfileres, crucifijo, que traigan lonche para la convivencia 1. Saludo y bienvenida con algún letrero o verbalmente 2. Poner algunos cantos de animación 3. Dar una introducción de lo que se hará en el retiro 4. Oración dirigida 5. Juego: cazadores y venados: se ponen en fila, se voltean y se ponen de acuerdo para que cuando se de la señal, se voltean rápidamente y escenifican con sus manos una de las siguientes tres opciones: pared, venado o cazador. Funciona semejante al de piedra, papel y tijera. Se ponen metas para que al perder cierta cantidad de veces, se les pone un castigo 6. Puede hacerse la representación de el cincel de Dios: http://www.youtube.com/watch?v=nzDOmAap9QM Guión del cincel de Dios: HOMBRE DIOS HOMBRE: Efesios 2:10 dice que somos el trabajo de Dios, y que somos sus obras maestras. No sé tú, pero cuando me levanto por la mañana y me veo en el espejo, yo no veo una “obra maestra”. Quizás una obra de Picasso. Pero yo quiero ser una obra maestra. Quiero ser todo lo que Dios cuando me creó esperaba que yo fuera. Por eso oro y le digo: “Dios mío, haz lo que tengas que hacer para sacar de mi vida todas esas cosas que no tienen que estar ahí. Moldéame a la imagen de tu hijo, para que pueda ser tu obra maestra.” DIOS. Hola. HOMBRE. ¿Quién eres? DIOS. Soy Dios. HOMBRE. (Ríe.) Tú no eres Dios. DIOS. Sí, acabas de hacer la oración y aquí estoy. HOMBRE. (Sonriendo.) Bueno, si tú eres Dios haz que empiece a nevar. DIOS. Si hiciera nevar, el lugar se volvería asqueroso, y no quisiera que eso pasase. HOMBRE. ¡Ves! Tú no eres Dios (señalándole y sonriendo). DIOS. ¿Por qué dices eso? HOMBRE. Dios no diría “asqueroso”. DIOS. Sí que lo diría, es una palabra que proviene del latín, de escharosus o costra. HOMBRE. Bueno, si tú eres Dios, ¿qué dice Lamentaciones 15:9? DIOS. Lamentaciones es un libro muy corto, solo tiene 5 capítulos.
  81. 81. 81 HOMBRE. ¿Por qué tan corto? DIOS. Estaba cansado de lamentarme. HOMBRE. Bueno, si tú eres Dios, dime: ¿quién ganará la liga este año? DIOS. ¿Sabes? No estoy aquí para andarme con jueguecitos. HOMBRE. Sí, que eres Dios. DIOS. ¿Por qué estas tan seguro ahora? HOMBRE. Contestaste a mi pregunta con otra pregunta. DIOS. ¿De verdad? (Ambos sonríen.) DIOS. Así es, así soy yo. ¿O no?.. (Se ríen). Ponte aquí, vamos a empezar. HOMBRE. ¡Ey! ¿Para qué es esto? DIOS. Estas son las herramientas que usaré para hacer de ti mi obra maestra. HOMBRE. Ah, está bien. ¡Espera! Pensé que eras carpintero. DIOS. Ese es mi hijo. Empecemos, ponte aquí. HOMBRE. ¿Cómo sabrás qué quitar y qué dejar? DIOS. Quitaré todo lo que no venga de Mí, y aliviaré tus cargas. HOMBRE. Hablando de eso, ¿podrías arreglarme esta parte? Es que no he conseguido quitármelo de ninguna manera, lo demás, más o menos, pero aquí… hago algo de ejercicio, vigilo mi dieta, pero esto… (señalando la zona abdominal). DIOS. ¿Vamos a hablar todo el rato o empezamos a trabajar? HOMBRE. De acuerdo, empecemos. DIOS. Allá vamos. Tienes demasiada ira (golpea con el martillo al cincel). HOMBRE. ¡Auhh! DIOS. Orgullo. (Golpea con el martillo al cincel.) HOMBRE. ¡Auhh! DIOS. Te comparas con otros en lugar de conmigo. (Golpea con el martillo al cincel.) HOMBRE. ¡Auhh! DIOS. Eres perezoso. HOMBRE. ¡Auhh! DIOS. Haces creer que siempre estás muy ocupado… Tienes problemas de lujuria. HOMBRE. Tiempo muerto (hace la señal de la T). ¡Yo no tengo problemas de lujuria! DIOS. ¿No tienes? HOMBRE. ¡Claro que no! (Dios le mira fijamente) HOMBRE. Está bien (suspira resignado). Espera un momento, ¿podríamos tomarnos un respiro? Creo que ya me has dejado bastante bien. DIOS. Sí, estás muy bien pero, ¿qué ves cuando te miras al espejo? HOMBRE. ¡Me veo a mí! DIOS. Entonces debo seguir moldeándote, porque el mundo necesita ver a mi hijo en ti. ¡Sigamos! HOMBRE. Espera un momento, no vayas a tomártelo mal, pero cuando empiezo a parecerme a tu hijo la gente se incomoda conmigo, incluso mis amigos de la iglesia me
  82. 82. 82 critican diciendo ¡Uy con el santurrón! DIOS. Estás tratando de ser dios sobre partes de tu vida en lugar de que yo sea Dios sobre toda tu vida. HOMBRE. ¡Yo no dije eso! DIOS. Pero es lo que quisiste decir. HOMBRE. Sí, así es (cabizbajo). Es difícil hablar contigo porque ya sabes lo que pienso. Lo que digo es que ya hiciste tu trabajo, ahora toca descansar. ¡Después seguimos! DIOS. Lo que estás haciendo es muy común y se llama “control” ¿quieres controlar las cosas en tu vida o quieres que siga trabajando? HOMBRE. ¡No, no, moldéame! ¿Puedes moldear lo que yo quiera? DIOS. Eso se llama “control”. Has estado aferrado a esto por mucho tiempo. ¿Listo para esto? HOMBRE. Sí… Eso duele DIOS. A Mí me duele más que a ti. HOMBRE. No creo que entiendas este dolor. DIOS. No me hables de dolor, yo sé todo sobre el dolor. Envié a mi hijo y murió en la cruz por el dolor y el pecado. Y lo hice también para darte libertad. ¿Sabes qué es la locura? Locura es hacer lo mismo una y otra vez y esperar diferentes resultados. Y esas son las cosas, que si recuerdas, ya hacías en el instituto y que ahora sigues haciendo pero que no funcionan, cuando estás triste, enfadado, cansado, preocupado… ¡pero no funciona! HOMBRE. Bueno, creo que quizás… DIOS. Yo no pienso así. HOMBRE. Bueno, pero si lo hacemos de otra manera. DIOS. Esa no es mi manera. HOMBRE. Bueno entonces, ¡YO NO PUEDO SER BUENO! DIOS. Yo te creé bueno. ¡Sé bueno! ¿Qué? HOMBRE. Nada DIOS. ¿Qué te pasa? HOMBRE. ¡No lo entenderías! DIOS. “Yo, Dios de todo el universo, no entendería lo que uno de mis hijos tiene que decir”. Pruébame. HOMBRE. Dios, te he dejado caer tantas veces... DIOS. No... tú nunca me has sostenido. Yo te sostengo a ti con mi victoria, nunca olvides eso. En esta relación yo soy quien te sostiene. HOMBRE. Está bien. Sigue moldeándome. DIOS. Sigamos. HOMBRE. Solo…. Prepárate para lo que vas a encontrar. Porque yo sé quién está dentro de mí. Es que Dios... me levanto todas las mañanas, y me miro en el espejo. (Apuntando al espejo.) Y yo veo un… pequeño niño asustado que se levanta todos los días, y trata de vestirse y actuar como un adulto, ¡pero no puede! Así que prepárate para lo que vas a encontrar dentro de mí. DIOS. Has escuchado durante mucho tiempo palabras que no eran las mías. Tú crees que
  83. 83. 83 eres basura, ¿verdad? ¿Realmente crees que eres basura? Escúchame bien, yo no hago basura… ¿Qué diría eso de mí? ¿Cómo puedo mostrarte que mi amor no tiene límites? Ya sé, mete la mano en tu bolsillo. HOMBRE. ¿Qué? DIOS. Mete la mano en tu bolsillo. HOMBRE. ¿Por qué? DIOS. ¿Estás discutiendo conmigo? Mete la mano en el bolsillo. ¿Sabes qué es eso? HOMBRE. Es una página de mi diario de cuando era joven. ¿Cómo la conseguiste? DIOS. ¿HOLA? HOMBRE. Es cierto. DIOS. Léela. HOMBRE. “Te amo, (nombre)” DIOS. Al otro lado. HOMBRE. Lo siento. “Querido Dios: Hoy te he entregado todo lo que tengo y todo lo que soy. Nunca me volveré a aferrar a algo. Tu palabra dice que me harás tu obra maestra y me usarás para hacer grandes cosas. No sé cómo va a ser posible, pero lo deseo con todo mi corazón. Así que por favor, haz lo que sea necesario para hacer de mí lo que tú esperas. Te amo, Dios. DIOS. Yo también te amo (nombre). Te amo mucho, te amo tanto como para dejarte así como estás. Así que esta salvación que tú ya tienes, no dejes que sea solo un sentimiento. Quiero que trabajes en cada detalle de tu vida, y no te compares con los demás porque no tiene sentido. Fuiste una de mis obras maestras, fuiste creado a mi semejanza. No veas esto como una prisión (sosteniendo el martillo y el cincel en la mano) sino como el Padre que instruye a su hijo. El Padre instruyendo al hijo que ama. HOMBRE. Lo sé, pero me dolerá. DIOS. Así es. Te dolerá. Al principio, cuando me dijiste que sí creíste que todo sería muy fácil. Esto no funciona así. Quiero que hagas algo, mira al frente y repite conmigo: “(Nombre) es la obra maestra de Dios”. HOMBRE. (Sin convicción, brazos cruzados.) (Nombre) es la obra maestra de Dios. DIOS. No, no, no. No en la manera en la que te ves, o en la manera en la que te ven los demás sino en la manera en la que YO te veo. HOMBRE. “(nombre) es la obra maestra de Dios” (Esta vez con convicción). DIOS. Sí, lo eres. HOMBRE. Y tú también lo eres. Dios no crea basura. Tú eres la obra maestra de Dios. 7. Tema: Cuaresma, camino de conversión "Iniciamos hoy, Miércoles de Ceniza, el camino cuaresmal, que dura cuarenta días y que nos conduce a la alegría de la Pascua del Señor", dijo el Papa al inicio de la catequesis de la audiencia general de hoy, celebrada en el Aula Pablo VI. Recordando la fórmula "Convertíos y creed en el Evangelio", el Santo Padre afirmó que "convertirse significa cambiar dirección en el camino de la vida. (...) Es ir contracorriente,
  84. 84. 84 donde la "corriente" es el estilo de vida superficial, incoherente e ilusoria, que a menudo nos arrastra, nos domina y nos hace esclavos del mal o prisioneros de la mediocridad moral. Sin embargo, con la conversión se tiende a la medida más alta de la vida cristiana, se confía en el Evangelio vivo y personal, que es Jesucristo. Su persona es la meta final y el sentido profundo de la conversión, es el camino por el que todos estamos llamados a caminar en la vida, dejándonos iluminar por su luz y sostener por su fuerza que mueve nuestros pasos". "El "convertíos y creed en el Evangelio" no está solo en el inicio de la vida cristiana, sino que acompaña todos sus pasos, se renueva y difunde en todas sus expresiones. Cada día es momento favorable y de gracia, (...) también cuando no faltan las dificultades y la fatiga, las caídas, cuando tenemos la tentación de abandonar el camino del seguimiento de Cristo y de cerrarnos en nosotros mismos, en nuestro egoísmo, sin darnos cuenta de la necesidad que tenemos de abrirnos al amor de Dios en Cristo, para vivir la misma lógica de justicia y de amor". Benedicto XVI subrayó que "frente al miedo innato del fin, y sobre todo en el contexto de una cultura que tiende en tantos modos a censurar la realidad y la experiencia humana de la muerte, la liturgia cuaresmal nos recuerda, por un lado, la muerte, invitándonos al realismo y a la sabiduría, pero por otro, nos impulsa sobre todo a acoger y a vivir la novedad inesperada que la fe cristiana desvela en la realidad de la misma muerte". "El ser humano -continuó- es polvo y al polvo volverá, pero es polvo precioso a los ojos de Dios, porque El ha creado al hombre destinándolo a la inmortalidad. (...) También el Señor Jesús quiso compartir libremente con cada hombre la fragilidad, en particular a través de su muerte en la cruz; pero precisamente esta muerte, llena de su amor por el Padre y por la humanidad, ha sido la vía para la resurrección gloriosa, por medio de la cual Cristo se ha convertido en fuente de una gracia dada a cuantos creen en El y participan de su misma vida divina". El Papa puso de relieve que la imposición de la ceniza "es una invitación a recorrer el tiempo de Cuaresma como una inmersión más consciente y más intensa en el misterio pascual de Jesús, en su muerte y resurrección, mediante la participación en la Eucaristía y en la vida de caridad, que nace de la Eucaristía y en la que halla su cumplimiento. Con la imposición de la ceniza -concluyó- renovamos nuestro compromiso de seguir a Jesús, dejándonos transformar por su misterio pascual, para vencer el mal y hacer el bien, para hacer morir a nuestro "hombre viejo" ligado al pecado y hacer nacer al "hombre nuevo" transformado por la gracia de Dios". 8. Enlazar el tema con la representación del Cincel de Dios y hacer conclusiones de la necesidad de cambio en nuestras vidas en este camino cuaresmal 9. Dinámica 1: con el canto de Saliendo del pretorio, hacer la dinámica del rostro de Jesús en un fomi que van diciendo pecados y los jóvenes van poniendo alfileres por el reverso del
  85. 85. 85 rostro, entonces al final se le da la vuelta al poster y se ve que al que ofenden es a Jesús, hacer la reflexión y terminar con el canto de Glenda si conocieras como te amo. 10. Dinámica 2: en la capilla propiciar que le pidan perdón a Dios y pedirse perdón entre ellos, para ello tomar un crucifijo en sus manos y al terminar, abrazarse. Hacer la oración de padrenuestro tomados de las manos. 11. Mensaje final: compartir como se sintieron en las pláticas de la semana y proponerles que hagan un proyecto de vida 12. Compromiso: elaborar un proyecto de vida para cambiar las cosas que nos son de Dios en sus vidas 13. Despedida con una pequeña convivencia, que traigan algo de comer, de “traje” RETIRO PARA ADULTOS Material: canción de Everyting by lifehouse http://www.youtube.com/watch?v=DQbG6tasS3c , letrero de bienvenida, cantos de animación, flores con un mensaje que Jesús les manda, canto de Glenda si conocieras como te amo, poster, alfileres, canto de glenda si conocieras como te amo, traer lonche con tiempo. 1. Darles la bienvenida 2. Oración dirigida 3. Darles una flor con un mensaje y luego darles unos 10 minutos para que reflexionen. 4. Dar una introducción de lo que se dará en el retiro 5. Representación de Everyting by lifehouse 6. Tema: El pecado de Adán y Eva III El pecado original (primera parte: La profesión de la fe La prueba de la libertad 396 Dios creó al hombre a su imagen y lo estableció en su amistad. Criatura espiritual, el hombre no puede vivir esta amistad más que en la forma de libre sumisión a Dios. Esto es lo que expresa la prohibición hecha al hombre de comer del árbol del conocimiento del bien y del mal, "porque el día que comieres de él, morirás" (Gn 2,17). "El árbol del conocimiento del bien y del mal" evoca simbólicamente el límite infranqueable que el hombre en cuanto criatura debe reconocer libremente y respetar con confianza. El hombre depende del Creador, está sometido a las leyes de la Creación y a las normas morales que regulan el uso de la libertad. El primer pecado del hombre 397 El hombre, tentado por el diablo, dejó morir en su corazón la confianza hacia su creador (cf. Gn 3,1-11) y, abusando de su libertad, desobedeció al mandamiento de Dios. En esto consistió el primer pecado del hombre (cf. Rm 5,19). En adelante, todo pecado
  86. 86. 86 será una desobediencia a Dios y una falta de confianza en su bondad. 398 En este pecado, el hombre se prefirió a sí mismo en lugar de Dios, y por ello despreció a Dios: hizo elección de sí mismo contra Dios, contra las exigencias de su estado de criatura y, por tanto, contra su propio bien. El hombre, constituido en un estado de santidad, estaba destinado a ser plenamente "divinizado" por Dios en la gloria. Por la seducción del diablo quiso "ser como Dios" (cf. Gn 3,5), pero "sin Dios, antes que Dios y no según Dios" (S. Máximo Confesor, ambig.). 399 La Escritura muestra las consecuencias dramáticas de esta primera desobediencia. Adán y Eva pierden inmediatamente la gracia de la santidad original (cf. Rm 3,23). Tienen miedo del Dios (cf. Gn 3,9-10) de quien han concebido una falsa imagen, la de un Dios celoso de sus prerrogativas (cf. Gn 3,5). 400 La armonía en la que se encontraban, establecida gracias a la justicia original, queda destruida; el dominio de las facultades espirituales del alma sobre el cuerpo se quiebra (cf. Gn 3,7); la unión entre el hombre y la mujer es sometida a tensiones (cf. Gn 3,11-13); sus relaciones estarán marcadas por el deseo y el dominio (cf. Gn 3,16). La armonía con la creación se rompe; la creación visible se hace para el hombre extraña y hostil (cf. Gn 3,17.19). A causa del hombre, la creación es sometida "a la servidumbre de la corrupción" (Rm 8,21). Por fin, la consecuencia explícitamente anunciada para el caso de desobediencia (cf. Gn 2,17), se realizará: el hombre "volverá al polvo del que fue formado" (Gn 3,19). La muerte hace su entrada en la historia de la humanidad (cf. Rm 5,12). 401 Desde este primer pecado, una verdadera invasión de pec ado inunda el mundo: el fratricidio cometido por Caín en Abel (cf. Gn 4,3-15); la corrupción universal, a raíz del pecado (cf. Gn 6,5.12; Rm 1,18-32); en la historia de Israel, el pecado se manifiesta frecuentemente, sobre todo como una infidelidad al Dios de la Alianza y como transgresión de la Ley de Moisés; e incluso tras la Redención de Cristo, entre los cristianos, el pecado se manifiesta, entre los cristianos, de múltiples maneras (cf. 1 Co 1-6; Ap 2-3). La Escritura y la Tradición de la Iglesia no cesan de recordar la presenciay la universalidad del pecado en la historia del hombre: Lo que la revelación divina nos enseña coincide con la misma experiencia. Pues el hombre, al examinar su corazón, se descubre también inclinado al mal e inmerso en muchos males que no pueden proceder de su Creador, que es bueno. Negándose con frecuencia a reconocer a Dios como su principio, rompió además el orden debido con respecto a su fin último y, al mismo tiempo, toda su ordenación en relación consigo mismo, con todos los otros hombres y con todas las cosas creadas (GS 13,1). Consecuencias del pecado de Adán para la humanidad
  87. 87. 87 402 Todos los hombres están implicados en el pecado de Adán. S. Pablo lo afirma: "Por la desobediencia de un solo hombre, todos fueron constituidos pecadores" (Rm 5,19): "Como por un solo hombre entró el pecado en el mundo y por el pecado la muerte y así la muerte alcanzó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron..." (Rm 5,12). A la universalidad del pecado y de la muerte, el Apóstol opone la universalidad de la salvación en Cristo: "Como el delito de uno solo atrajo sobre todos los hombres la condenación, así también la obra de justicia de uno solo (la de Cristo) procura a todos una justificación que da la vida" (Rm 5,18). 403 Siguiendo a S. Pablo, la Iglesia ha enseñado siempre que la inmensa miseria que oprime a los hombres y su inclinación al mal y a la muerte no son comprensibles sin su conexión con el pecado de Adán y con el hecho de que nos ha transmitido un pecado con que todos nacemos afectados y que es "muerte del alma" (Cc. de Trento: DS 1512). Por esta certeza de fe, la Iglesia concede el Bautismo para la remisión de los pecados incluso a los niños que no han cometido pecado personal (Cc. de Trento: DS 1514). 404 ¿Cómo el pecado de Adán vino a ser el pecado de todos sus descendientes? Todo el género humano es en Adán "sicut unum corpus unius hominis" ("Como el cuerpo único de un único hombre") (S. Tomás de A., mal. 4,1). Por esta "unidad del género humano", todos los hombres están implicados en el pecado de Adán, como todos están implicados en la justicia de Cristo. Sin embargo, la transmisión del pecado original es un misterio que no podemos comprender plenamente. Pero sabemos por la Revelación que Adán había recibido la santidad y la justicia originales no para él solo sino para toda la naturaleza humana: cediendo al tentador, Adán y Eva cometen un pecado personal , pero este pecado afecta a la naturaleza humana , que transmitirán en un estado caído (cf. Cc. de Trento: DS 1511-12). Es un pecado que será transmitido por propagación a toda la humanidad, es decir, por la transmisión de una naturaleza humana privada de la santidad y de la justicia originales. Por eso, el pecado original es llamado "pecado" de manera análoga: es un pecado "contraído", "no cometido", un estado y no un acto. 405 Aunque propio de cada uno (cf. Cc. de Trento: DS 1513), el pecado original no tiene, en ningún descendiente de Adán, un carácter de falta personal. Es la privación de la santidad y de la justicia originales, pero la naturaleza humana no está totalmente corrompida: está herida en sus propias fuerzas naturales, sometida a la ignorancia, al sufrimiento y al imperio de la muerte e inclinada al pecado (esta inclinación al mal es llamada "concupiscencia"). El Bautismo, dando la vida de la gracia de Cristo, borra el pecado original y devuelve el hombre a Dios, pero las consecuencias para la naturaleza, debilitada e inclinada al mal, persisten en el hombre y lo llaman al combate espiritual. 406 La doctrina de la Iglesia sobre la transmisión del pecado original fue precisada sobre todo en el siglo V, en particular bajo el impulso de la reflexión de S. Agustín contra el pelagianismo, y en el siglo XVI, en oposición a la Reforma protestante. Pelagio sostenía
  88. 88. 88 que el hombre podía, por la fuerza natural de su voluntad libre, sin la ayuda necesaria de la gracia de Dios, llevar una vida moralmente buena: así reducía la influencia de la falta de Adán a la de un mal ejemplo. Los primeros reformadores protestantes, por el contrario, enseñaban que el hombre estaba radicalmente pervertido y su libertad anulada por el pecado de los orígenes; identificaban el pecado heredado por cada hombre con la tendencia al mal ("concupiscentia"), que sería insuperable. La Iglesia se pronunció especialmente sobre el sentido del dato revelado respecto al pecado original en el II Concilio de Orange en el año 529 (cf. DS 371-72) y en el Concilio de Trento, en el año 1546 (cf. DS 1510-1516). Un duro combate... 407 La doctrina sobre el pecado original -vinculada a la de la Redención de Cristo- proporciona una mirada de discernimiento lúcido sobre la situación del hombre y de su obrar en el mundo. Por el pecado de los primeros padres, el diablo adquirió un cierto dominio sobre el hombre, aunque éste permanezca libre. El pecado original entraña "la servidumbre bajo el poder del que poseía el imperio de la muerte, es decir, del diablo" (Cc. de Trento: DS 1511, cf. Hb 2,14). Ignorar que el hombre posee una naturaleza herida, inclinada al mal, da lugar a graves errores en el dominio de la educación, de la política, de la acción social (cf. CA 25) y de las costumbres. 408 Las consecuencias del pecado original y de todos los pecados personales de los hombres confieren al mundo en su conjunto una condición pecadora, que puede ser designada con la expresión de S. Juan: "el pecado del mundo" (Jn 1,29). Mediante esta expresión se significa también la influencia negativa que ejercen sobre las personas las situaciones comunitarias y las estructuras sociales que son fruto de los pecados de los hombres (cf. RP 16). 409 Esta situación dramática del mundo que "todo entero yace en poder del maligno" (1 Jn 5,19; cf. 1 P 5,8), hace de la vida del hombre un combate: A través de toda la historia del hombre se extiend e una dura batalla contra los poderes de las tinieblas que, iniciada ya desde el origen del mundo, durará hasta el último día según dice el Señor. Inserto en esta lucha, el hombre debe combatir continuamente para adherirse al bien, y no sin grandes trabajos, con la ayuda de la gracia de Dios, es capaz de lograr la unidad en sí mismo (GS 37,2). 7. Dinámica de las cuerdas: se les va diciendo algunos pecados como una especie de examen de conciencia y al mismo tiempo se les va amarrando con lacitos, luego que una se vista de Jesús y que llegue y los libere, dar el mensaje, Jesús liberador. 8. Tema conversión:
  89. 89. 89 Tema: Cuaresma, camino de conversión "Iniciamos hoy, Miércoles de Ceniza, el camino cuaresmal, que dura cuarenta días y que nos conduce a la alegría de la Pascua del Señor", dijo el Papa al inicio de la catequesis de la audiencia general de hoy, celebrada en el Aula Pablo VI. Recordando la fórmula "Convertíos y creed en el Evangelio", el Santo Padre afirmó que "convertirse significa cambiar dirección en el camino de la vida. (...) Es ir contracorriente, donde la "corriente" es el estilo de vida superficial, incoherente e ilusoria, que a menudo nos arrastra, nos domina y nos hace esclavos del mal o prisioneros de la mediocridad moral. Sin embargo, con la conversión se tiende a la medida más alta de la vida cristiana, se confía en el Evangelio vivo y personal, que es Jesucristo. Su persona es la meta final y el sentido profundo de la conversión, es el camino por el que todos estamos llamados a caminar en la vida, dejándonos iluminar por su luz y sostener por su fuerza que mueve nuestros pasos". "El "convertíos y creed en el Evangelio" no está solo en el inicio de la vida cristiana, sino que acompaña todos sus pasos, se renueva y difunde en todas sus expresiones. Cada día es momento favorable y de gracia, (...) también cuando no faltan las dificultades y la fatiga, las caídas, cuando tenemos la tentación de abandonar el camino del seguimiento de Cristo y de cerrarnos en nosotros mismos, en nuestro egoísmo, sin darnos cuenta de la necesidad que tenemos de abrirnos al amor de Dios en Cristo, para vivir la misma lógica de justicia y de amor". Benedicto XVI subrayó que "frente al miedo innato del fin, y sobre todo en el contexto de una cultura que tiende en tantos modos a censurar la realidad y la experiencia humana de la muerte, la liturgia cuaresmal nos recuerda, por un lado, la muerte, invitándonos al realismo y a la sabiduría, pero por otro, nos impulsa sobre todo a acoger y a vivir la novedad inesperada que la fe cristiana desvela en la realidad de la misma muerte". "El ser humano -continuó- es polvo y al polvo volverá, pero es polvo precioso a los ojos de Dios, porque El ha creado al hombre destinándolo a la inmortalidad. (...) También el Señor Jesús quiso compartir libremente con cada hombre la fragilidad, en particular a través de su muerte en la cruz; pero precisamente esta muerte, llena de su amor por el Padre y por la humanidad, ha sido la vía para la resurrección gloriosa, por medio de la cual Cristo se ha convertido en fuente de una gracia dada a cuantos creen en El y participan de su misma vida divina". El Papa puso de relieve que la imposición de la ceniza "es una invitación a recorrer el tiempo de Cuaresma como una inmersión más consciente y más intensa en el misterio pascual de Jesús, en su muerte y resurrección, mediante la participación en la Eucaristía y en la vida de caridad, que nace de la Eucaristía y en la que halla su cumplimiento. Con la imposición de la ceniza -concluyó- renovamos nuestro compromiso de seguir a Jesús, dejándonos transformar por su misterio pascual, para vencer el mal y hacer el bien, para
  90. 90. 90 hacer morir a nuestro "hombre viejo" ligado al pecado y hacer nacer al "hombre nuevo" transformado por la gracia de Dios". Dinámica 1: con el canto de Saliendo del pretorio, hacer la dinámica del rostro de Jesús en un fomi que van diciendo pecados y los jóvenes van poniendo alfileres por el reverso del rostro, entonces al final se le da la vuelta al poster y se ve que al que ofenden es a Jesús, hacer la reflexión y terminar con el canto de Glenda si conocieras como te amo. Dinámica 2. En la capilla propiciar que le pidan perdón a Dios y que se propongan cambiar con Dios y con su familia 9. Compromiso: proponerse seriamente trabajar en su santificación. 10. Despedida con una pequeña convivencia, que traigan algo de comer, de “traje”, prepararla con anticipación
  91. 91. 91 SANTO ROSARIO Y ROSARIO DEL PÉSAME
  92. 92. 92 El Santo Rosario Introducción T.- Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. T.- Abre Señor mis labios, para alabar tu nombre y el de Tu Santa Madre. T.- Señor mío, Jesucristo, Dios y hombre verdadero, Creador y redentor mío, por ser tú quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido. Quiero y propongo firmemente confesarme a su tiempo. Ofrezco mi vida, obras y trabajos en satisfacción de mis pecados. Y confío en que en tu bondad y misericordia infinita, me los perdonarás y me darás la gracia para no volverte a ofender. Amén. G.- Ven Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles R.- Y enciende en ellos el fuego de tu amor. G.- Envía tu Espíritu Creador R.- Y renueva la faz de la tierra. G.- Oh Dios, que has iluminado los corazones de tus hijos con la luz del Espíritu Santo; haznos dóciles a sus inspiraciones para gustar siempre del bien y gozar de su consuelo. Por Cristo nuestro Señor. Amén Peticiones Ofrecemos este rosario por... Las oraciones del decenario: cada Misterio, incluye un Padre Nuestro, diez Avemarías, un Gloria, una jaculatoria a María y la Oración de Fátima. G.- Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo. R.- Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. G.- Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita eres tú entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre: Jesús
  93. 93. 93 R.- Santa María Madre de Dios, ruega por nosotros los pecadores; ahora y en la hora de nuestra muerte. G.- Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, R.- Como era en un principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos. G.- María, Madre de Gracia y Madre de Misericordia, R.- En la vida y en la muerte ampáranos Gran Señora. T.- Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas y socorre especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Amén Misterios y meditaciones Misterios de Gozo: Lunes y sábado 1º La Anunciación del Angel a la Virgen María y la Encarnación del Hijo de Dios. "Entonces María dijo: He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra" (Lc 1,38) Dios escoge por Madre a María, una jovencita de Nazaret, pura, santa, humilde y adornada de todas las virtudes. ¡Qué poco caso hace Dios de las grandezas humanas! Procuraré ser limpio de corazón para agradar a Dios. Mantendré mi pureza y me impondré una fecha fija para mi confesión sacramental. 2º La visita de María Santísima a su prima Isabel. "Y María entrando en casa de Zacarías, saludó a Isabel" (Lc 1, 40) María estuvo tres meses en casa de su prima; y a pesar de que era Madre de Dios, sirvió a Isabel como una diligente empleada. Prometo ayudar a mis semejantes siempre que pueda, tanto en lo espiritual como en lo material. 3º El nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo en el portal de Belén. "Y María dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre" (Lc 2, 7) Jesús nos da un ejemplo de humildad contra la vanidad y soberbia de la vida; de pobreza contra el hambre insaciable de riquezas; de mortificación contra el desmesurado afán de delicias.
  94. 94. 94 Prometo llevar con resignación las penas, incomodidades y tribulaciones que deba sufrir, por amor a Jesús que quiso sufrir por mi desde el momento de Su nacimiento. 4º La purificación de María Santísima y la presentación de Su Hijo en el Templo de Jerusalén. "María y José llevaron a Jesús a Jerusalén para presentarlo al Señor" (Lc 2,22) ¿Por qué nos excusamos con tanta facilidad cuando se trata de cumplir con nuestros deberes ? Cumpliré con mis obligaciones sin rebeldía, considerándome criatura de Dios. Acataré las leyes de la Iglesia de Jesucristo, a la que pertenezco. 5º María y José encuentran a Jesús en el Templo, después de tres días. "Después de tres días, lo encontraron en el templo, sentado en medio de los doctores." (Lc 2, 46) La Sagrada Familia fue al Templo según su costumbre. ¿Tenemos nosotros esta costumbre de ir al Templo por lo menos los días mandados? Encontraron a Jesús en el Templo donde se quedó para demostrar que los hijos tienen voluntad de seguir su vocación y que los padres no deben oponerse a ella. Guardaré siempre el respeto al Templo, Casa de Dios. Procuraré ayudar a los demás a tener devoción a la Iglesia. MISTERIOS LUMUNOSOS (JUEVES) 1° El Bautismo de Jesús en el Jordán. "Tenía Jesús al comenzar su vida pública, unos treinta años. Por aquellos días, como todo el pueblo se bautizaba, vino Jesús desde Nazaret de Galilea al Jordán para ser bautizado por Juan. Y he aquí, que estando Él en oración, se abrió el cielo, bajó el Espíritu Santo en forma de paloma se posó sobre Él, y se oyó una voz del cielo que decía: Este es mi hijo muy amado escuchenlo"(Lc. 3, 21-23; Mt. 3,13) 2° Las bodas de Caná "Se celebraba una boda en Caná de Galilea, y estaba allí la madre de Jesús. Fueron invitados también a la boda Jesús y sus discípulos. Y como faltaba vino, María le dijo a Jesús:"No tienen vino". Respóndió Jesús: "¿Qué nos va a ti y a mi? Además no ha llegado mi hora". Pero la madre
  95. 95. 95 dijo a los que servían: "Haced lo que Él os diga". Había colocadas seis tinajas de piedra y Jesús les dijo: "Llenen de agua las tinajas" Y les dice:"Llevenlo al maestrala" Cuando éste gustó el vino dijo: "Todo hombre pone primero el vino bueno y cuando ya han tomado el peor, pero tu has guardado el mejor vino hasta ahora".(Jn 2, 2- 11) 3° El anuncio del Reino de Dios "Jesús comenzó a predicar la Palabra de Dios y decía:"Se cumplió el tiempo y ha llegado el reino de Dios: arrepentíos hy creed en el Evangelio" Y su fama se extendió por toda la región. (Mt. 4, 13-17 Mc. 1,15 Lc 4,15) 4° La Transfiguración "Tonmando jesús a Pedro, Santiago y Juan, subió a un monte a orar. Mientras oraba su rostro se transformó, su vestido se volvió blanco y resplandeciente, y Moisés y Elías hablaban con Él. Pedro le dijo a Jesús: Maestro ¡qué bien se está aquí! Hagamos tre tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. Mientras decía esto, apareció una nube que los cubrió y salió una luz que decía: "Este es mi hijo elgido, escuchadle". (Lc. 9, 28-36) 5° La Institución de la Eucaristía "Cuando llegó la hora, se puso a la mesa con sus discípulos y les dijo: "Ardientemente he querido comer ésta Pascua con ustedes antes de padecer, porque no la comeré más hasta que sea cumplida en el reino de Dios. Tomando el cáliz, dio gracias y dijo: tomen y beban todos de el , porque éste es el cáliz de mi sangre que será derramada por ustedes. Después tomó el pan, dando gracias lo partió y se los dió diciendo: Este es mi cuerpo que será entregado por ustedes. Hagan esto en memoria mia." (Lc. 22, 14-23) Misterio de Dolor: martes y viernes 1º La oración y agonía de Jesús en el huerto de Getsemaní. "Y sumido en agonía, insistía mas en su oración" (Lc 22,44) Jesús no tenía la necesidad de orar; pero quiso hacerlo para enseñarnos qué tanto necesitamos hacerlo. Hemos de orar para no caer en la tentación, y si caemos, levantarnos del pecado. Me propongo hacer oración al despertar, antes de dormir y antes de mis actividades mas importantes.
  96. 96. 96 2º La flagelación de Jesús. "Entonces Pilato tomó a Jesús y Mandó azotarle" (Jn 19,1) Jesús quiso padecer la flagelación para la expiación de los pecados de deshonestidad que marchitan tantas flores juveniles, que roban la salud a tantos cuerpos y que ocasionan la perdición eterna de tantas almas. Huiré de todo acto y espectáculo que repugne la moral cristiana. Evitaré que los pequeños y jóvenes vean programas deshonestos. 3º La coronación de espinas de Nuestro Señor. "Los soldados trenzaron una corona de espinas y se la pusieron en la cabeza" ( Jn 19, 2) Sí, Jesús es el rey de las inteligencias y de los corazones; Rey que redime de la esclavitud del pecado a los individuos, a las familias, a los pueblos y a las naciones Seguiré la doctrina de Jesús para reinar con El eternamente. Seré valiente para profesar públicamente mi fe y para cumplir sin avergonzarme mis deberes de piedad. 4º El camino hacia el Calvario, llevando Jesús la Cruz a cuestas, por nuestros pecados. "Y Jesús cargando su cruz, salió hacia el lugar llamado Calvario" (Jn 19, 17) Hemos de llevar nuestra cruz, hemos de padecer tristezas y dolores. Nos será difícil caminar entre penas y trabajos. Tendremos nuestras caídas y no nos desanimaremos. Dios lo permite para que pensemos más en la vida eterna que nos espera. Pidámosle que no nos deje caídos. Al sufrir alguna pena, pensaré en lo que padeció Jesús por mí y cuando sea demasiado el sufrimiento le pediré que El sea mi Cireneo. 5º La crucifixión y muerte de nuestro Señor. "Lo crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado y Jesús en medio" (Jn 19, 18) Jesús muere por ti, mírale bien. Tiene sus manos clavadas para no castigarte y abiertas para abrazarte. Tiene sus ojos cerrados para no confundirte y abiertos para mirarte amorosamente. Sus labios se cierran para no clamar venganza y se abren para perdonarte.
  97. 97. 97 Besaré el crucifijo al levantarme por la mañana y al acostarme. Cuando me llegue alguna tentación apretaré el crucifijo de mi Rosario o el que llevo al cuello. Misterios de Gloria: miércoles y domingos 1º La triunfante Resurrección de Jesús. "¿Porqué buscáis entre los muertos al que está vivo? No esta aquí: ha resucitado" (Lc 24, 5-6) Jesús se apareció muy en particular a los pecadores arrepentidos como Pedro, Tomás y la Magdalena. Se ve en esto su bondad y misericordia. Viviré cristianamente para poder resucitar gloriosamente, recordando que una vida cristiana culmina en una muerte cristiana. 2º La admirable Ascensión de Jesús al cielo. "Mientras los bendecía se separó de ellos y fue llevado al cielo" (Lc 24, 51) Nuestra verdadera patria no está en la tierra, sino en el cielo, donde no existen ni el dolor, ni la tristeza, ni la enfermedad, ni la muerte. Ahí veremos a Dios, gozaremos de su presencia y estaremos eternamente con El. Pensando que estamos en este mundo, esperando ir a la patria verdadera, procuraré utilizar los dones terrenales en tal forma que me ayuden a ganar el cielo. 3º La venida del Espíritu Santo sobre María Santísima y los Apóstoles. "Se les aparecieron unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos; quedaron todos llenos del Espíritu Santo" (Hch 2, 3-4) Los Apóstoles cambiaron: de tímidos se convirtieron en valerosos, de ignorantes en sabios; de tibios en la fe en fervorosos. Pedro predicó su primer sermón convirtiendo a tres mil personas. No me bastará ser católico; daré testimonio de que he recibido al Espíritu Santo en el Bautismo y lo he aceptado en plenitud en la Confirmación, practicando mi fe. 4º La Asunción de María al cielo en cuerpo y alma. "¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!" (Lc 1, 45)
  98. 98. 98 ¿Nos preparamos nosotros con una vida santa para tener una muerte santa? Pediré siempre a la Virgen Santísima en el Rosario, que sea mi abogada ante Dios en la hora de mi muerte. 5º La Coronación de María Santísima como Reina y Señora del universo. "Una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol con la luna bajo sus pies y una corona de doce estrellas sobre su cabeza" (Ap 12, 1) Jesús antes de morir, nos dio a María como nuestra Madre, es nuestra abogada y medianera. Es el refugio de los pecadores. Pongamos en ella nuestra confianza, acudamos a ella en nuestras penas y sufrimientos. Trataré de rezar el rosario todos los días. Al terminar el 5° Misterio G. Por las intenciones del Santo Padre, rezaremos un Padre Nuestro, un Avemaría y un Gloria. T. Padre Nuestro, que estás en el cielo... T. Dios te salve María, llena eres de gracia... T. Gloria al Padre... G. Dios te salve María, Hija de Dios Padre, en tus manos encomendamos nuestra fe para que la ilumines, llena eres de gracia.. G. Dios te salve María, Madre de Dios Hijo, en tus manos encomendamos nuestra esperanza para que la alientes, llena eres de gracia... G. Dios te salve María, Esposa de Dios Espíritu Santo, en tus manos encomendamos nuestra caridad para que la inflames, llena eres de gracia... G. Dios te salve María, Templo y Sagrario de la Santísima Trinidad, Virgen concebida sin culpa original, llena eres de gracia... T. Dios te salve Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. ¡Ea pues!, Señora y abogada nuestra: vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos, y después de este destierro, muéstranos a Jesús: fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María!. Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, para que seamos
  99. 99. 99 dignos de alcanzar las divinas gracias y promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén Letanías Señor, ten piedad de nosotros Cristo,ten piedad de nosotros Señor, ten piedad de nosotros Cristo óyenos,Cristo óyenos Cristo escúchanos,Cristo escúchanos Dios Padre celestial,ten piedad de nosotros Dios Hijo redentor del mundo, Dios Espíritu Santo, Santísima Trinidad, que eres un solo Dios Santa María, Ruega por nosotros Santa Madre de Dios, Santa Virgen de las vírgenes, Madre de Cristo, Madre de la Iglesia, Madre de la divina gracia, Madre purísima, Madre castísima, Madre virginal, Madre inmaculada, Madre amable, Madre admirable, Madre del buen consejo, Madre del Creador, Madre del Salvador, Virgen prudentísima, Virgen digna de veneración, Virgen digna de alabanza, Virgen poderosa, Virgen clemente, Virgen fiel, Espejo de justicia, Trono de la sabiduría,
  100. 100. 100 Causa de nuestra alegría, Vaso espiritual, Vaso digno de honor, Vaso insigne de devoción, Rosa mística, Torre de David, Torre de marfil, Casa de oro, Arca de la alianza, Puerta del cielo, Estrella de la mañana, Salud de los enfermos, Refugio de los pecadores, Consuelo de los afligidos, Auxilio de los cristianos, Reina de los ángeles, Reina de los patriarcas, Reina de los profetas, Reina de los apóstoles, Reina de los mártires, Reina de los confesores, Reina de las vírgenes, Reina de todos los santos, Reina concebida sin pecado original, Reina elevada al cielo, Reina del santísimo rosario, Reina de las familias, Reina de la paz, Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, perdónanos, Señor. Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, escúchanos, Señor. Cordero de Dios que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros. Oremos: Te rogamos, Señor, que nos concedas a nosotros tus sievos, gozar de perpetua salud de alma y
  101. 101. 101 cuerpo y, por la gloriosa intercesión de la bienaventurada Virgen María, seamos librados de la tristeza presente y disfrutemos de la eterna alegría. Por Cristo nuestro Señor. Amén. ROSARIO DE PESAME Pbro. Francisco Escobar Mireles INTRODUCCION: Virgen Santísima, Madre de Dios y madre nuestra, María. En este viernes santo estamos aquí para acompañante en tu dolor. Te damos el pésame por la muerte de tu Hijo. Era tu Hijo único, tu único apoyo; te has quedado sola. Estamos contigo, María. Un día lo aceptaste en tus entrañas y lo llevaste nueve meses; hoy lo aceptas muerto y lo llevas al sepulcro. En Belén lo acariciaste niño, y su ternura te embelesaba; hoy lo acaricias muerto, hinchado por los golpes, sucio por el sudor, el polvo, la sangre y los escupitajos, y con el hedor de sangre en descomposición. Un día, en la pobreza del sepulcro, lo envolviste en pañales y lo acostaste en un pesebre para la adoración de los ángeles y los pastores; hoy lo envuelves en la síndone y las vendas y lo llevas a la fría loza del sepulcro prestado custodiado por soldados ante el terror de sus amigos. ¡Qué contraste! No murió de muerte natural, a larga edad, como era la promesa para los justos; sino que te lo mataron, en una vergonzosa ejecución de esclavo o criminal político, que no tenía nada que lo hiciera aparecer como héroe o como mártir. Ese vulgar asesinato había sido proyectado desde hacía tiempo, precisamente por las autoridades religiosas y políticas. Será de esos crímenes que nunca se esclarezcan, porque se hacen para acallar tanta corrupción. Tu Hijo nunca quiso ceder, y acabó crucificado, cuando apenas comenzaba a redondear su proyecto de evangelización mundial para el establecimiento del Reino de Dios. Madre, no pudiste cerrarle los ojos, ni limpiarle el sudor de la agonía, ni darle de beber un trago de agua, ni decirle al oído la última oración. Entre los gritos e insultos de la plebe morbosa, hambrienta de sangre, te llamaron "la madre del condenado". Con dificultades y entre controversias, estuviste cerca de la Cruz, frente a frente, en diálogo. Cuánto sufrías, Madre tierna e inocente. Aunque toda tu vida estuviste preparada, esperando la espada de dolor que traspasaría tu alma, eso no menguaba tu dolor moral. Pero sufrías con gran esperanza, valerosamente, pues estabas de pie, uniendo tu dolor a su dolor redentor en favor del mundo. Estuviste de pie, postura sacerdotal, del hombre libre, que se ha levantado de la postración. Te quedaste sola, María. Ya eras viuda, y ahora pierdes a tu único Hijo, para sentir el dolor del Padre celestial. Jesús era tu único apoyo. Un día también habías devuelto a Dios al esposo que te había dado. En tu casita de Nazaret, ya hace tiempo que vivías sola; pero de vez en cuando llegaba tu Hijo Jesús, para que lavaras su ropa, orar juntos, platicar de las cosas que otros no comprendían, preparar el futuro. Por culpa de Jesús, habías tenido rupturas con tu familia, pues no aceptaban el curso que tomaba su misión. Ahora ya no tienes a nadie. Ahora entregas también
  102. 102. 102 a Jesús al Dios de los vivientes, y su cuerpo al polvo del cual salimos, en castigo del pecado. Madre: estás completamente sola, abandonada, pobre, mujer de carne y hueso, en medio un pueblo subdesarrollado y dependiente, sometido por un imperio que margina a quienes no son competitivos y productivos, que juega con la dignidad de las personas, sacrificándolas en aras del consumismo o de los caprichos de los magnates. Entras a formar parte del contingente de los miles de gentes que pasan desapercibidos, excluidos de los procesos de cambio y desarrollo. Madre: ni modo, es imposible callarlo: somos los asesinos. Nosotros matamos a tu Hijo. En nuestras manos chorrea su Sangre caliente. Nuestro pecado lo clavó a la Cruz descuartizado. Era muy molesto para nosotros. No echaba en cara nuestras incongruencias. Nos pedía perdonar, reconciliarnos, ser castos, respetar el honor y los bienes ajenos, vivir como hermanos, defender la verdad, desterrar los sentimientos negativos, poner a Dios por encima de nuestros negocios. Apelaba a nuestra conciencia, en lugar de seguir la opinión pública o las pasiones. No podíamos tolerarlo. Sería capaz de derrumbar todo el mundo que habíamos construido. Parecía querer amargar nuestra felicidad a toda costa. Porque nos hemos convencido que sólo pecando se puede ser feliz. Y era preciso deshacernos de El. Taparle la boca para que no hable; desaparecerlo para que no nos siga cuestionando; ridiculizarlo, para que siga poniendo en crisis nuestros valores y tradiciones. Nuestros pecados lo llevaron a la Cruz. El que no ama, es un asesino. Han pasado los años y los siglos; sabemos que es el Salvador que murió por nosotros, pero no nos tentamos el corazón para seguir pecando. Y con el pecado, volvemos a crucificar al Señor de la gloria. Somos los asesinos, Madre. Los homicidas que buscan refugio, y lo intentan junto a tí, la madre del ajusticiado. Sabemos que tú nos recibes, pues eres nuestra Madre. Jesús te confió esa nueva misión en la Cruz. En realidad no estás sola, pues somos tus hijos y estamos contigo. No importa que seamos unos monstruos de maldad, tú nos aceptaste como tus hijos, y nos cuidarás como lo hiciste con Jesús. No nos odias, porque tu corazón se purificó en el crisol del dolor, y sólo sabe amar como tu jesús, y perdonar como El. Por eso venimos a hundirnos en tu regazo. Somos nosotros los que nos hemos quedado solos. Somos nosotros los que sufrimos sin esperanza. Somos nosotros los que sentimos que nos queman las treinta monedas en las manos y estamos al borde de la desesperación. Somos nosotros los que nos sentimos perseguidos por el fantasma de tu Hijo y los remordimientos de nuestros pecados. Somos nosotros los que necesitamos consuelo y compañía, porque el mal nos hunde en el aislamiento y la más cruel soledad. Evitando ser heridos por la Palabra de Dios, nos expusimos a los misiles del pecado, y que denigrante esclavitud nos han impuesto. Madre: ten misericordia de estos asesinos. No nos entregues a la justicia, pues tu Hijo ha ofrecido la satisfacción suficiente por nosotros. No supliques castigo ni escarmiento para nosotros, sino conversión. Como tú, queremos seguir las huellas de tu Hijo. Y acompañarte en tu vivencia de la calle de la amargura y del calvario, para soportar nuestras pequeñas pero pesadas cruces. Madre de amplio regazo que abarca a toda la humanidad, Virgen Santísima, Madre de Dios y madre nuestra, María. En este viernes santo estamos aquí para acompañante en tu dolor. Te damos el pésame por la muerte de tu Hijo. Y no queremos que sigas llorando por tus hijos perdidos, muertos sin ilusión ni esperanza. Que no llores junto al accidentado por imprudencia; junto al muerto por sobredosis; junto al
  103. 103. 103 suicida que creyó escapar de sus problemas; junto a la muchacha fácil que se desligó de sus padres para hacerse juguete de cualquier tirano aprovechado; junto al sidoso que frustró su juventud; junto al apático que despedició sus capacidades; junto al hijo engendrado que nunca nació; junto al ratero que pasa en prisión sus mejores años; junto al que sufre porque le falta techo, escuela y amor. Son tus hijos nuevos, María. Perdiste un Hijo muy bueno, adquiriste unos hijos que te causan preocupación. Pero los quieres como tu hijo único, como tu único apoyo; y los acompañas en su via dolorosa. Te has quedado sola, pero no queremos que te sigas quedando sola. Estamos contigo, María. Te acompañamos en tu pesar. Te acompañamos en tus cuidados. Cuenta con nosotros. PRIMER MISTERIO: MARIA LLORA POR AMOR Del libro de las Lamentaciones (1,8-12): Mucho ha pecado Jerusalén, por eso ha quedado impura. Todos los que la honraban la desprecian, porque han visto su desnudez; y ella misma gime vuelta de espaldas. Su inmundicia se pega a su ropa, no pensó ella en este fin. Su caída ha sorprendido, no hay quien la consuele. Mira, Señor, mi miseria, que el enemigo se crece. Echó mano el enemigo a todos sus tesoros; ha visto ella a los paganos penetrar en su santuario, aquellos de quienes ordenaste: no entrarán en tu asamblea. Su pueblo entero gime y anda en busca de pan; cambian sus tesoros por comida, por ver de recobrar la vida. Mira, oh Dios, y contempla qué envilecida estoy. Ustedes, los que pasan por el camino, miren, fíjense bien si hay dolor parecido al dolor que me atormenta, con el que el Señor me castigó el día de su ardiente cólera. Palabra de Dios. Jeremías lloraba el esplendor caído: el templo, las murallas y palacios, quedó arrasado y saqueado. Tú, Madre, lloras el derrumbamiento del plan de salvación, por el cual tu Hijo murió en la Cruz. Lo lloras con amor de virgen y de madre. Porque tú eres madre virgen, y tu amor es de virgen madre. Es más, tu amor es de padre y madre. Tú tienes amor de virgen, "solícita de las cosas del Señor" (1 Corintios 7,32), que sirve con corazón indiviso. Como dice el Salmo: "Si te tengo a tí en el cielo ¿qué me importa la tierra?" (72,25). Tú amas con amor de madre, como aquella madre del Libro de los Macabeos que animaba a sus hijos a dar la vida por la causa del Señor superando el dolor de las torturas. Ahora que ha llegado la Hora, como la madre de Tobías, tú también exclamas: "Mi hijo ha muerto" (Tobías 10,4). O como Resfa, mujer de Saúl, cuando sus dos hijos fueron crucificados y expuestos al público como escarmiento, ella permanecía al pie, sobre cilicio, día y noche, para estar espantando las fieras (2 Reyes 21,10). O como Rebeca, que dice a Jacob en su bendición: "Sobre mí recaiga tu maldición" (Génesis 27,13). Madre, tú ahora estás llorando, llena de amor, por la ruina de nuestra población. Se ha apoderado de nuestras nuevas generaciones el consumismo, erotismo y secularismo. Se siente un gran vacío de Dios. Aumenta el clima de tensiones, violencia. Las ambiciones nos dividen y oponen. Se intenta llenar el vacío con una cultura de la muerte: droga, prostitución, delincuencia, adivinación, magia, pleitos. Cuántas sectas prometen en vano llenar ese vacío. Sale de la clandestinidad el lesbianismo, los incestos, el madresolterismo. Tú eres mujer, pero nosotros muchas veces no apoyamos a las mujeres, ni la promovemos, ni las
  104. 104. 104 respetamos. El uso indiscriminado e irresponsable de anticonceptivos, la nueva versión de machismo, la irresponsabilidad hogareña de los varones, los juegos eróticos entre novios, la pornografía asociada a la publicidad y al internet, la promoción del lesbianismo y la prostitución disimulada, los mensajes libertinos de las telenovelas, la tolerancia social de ciertos centros de diversión, la poca preocupación por la formación de valores en los hijos, son signos de esa falta de aprecio a la mujer. Si queremos evitar más llanto, hagamos algo. Y nosotros, Madre, no tenemos ganas de llorar. No nos duele ni nuestra situación de ruina, ni tu dolor. Como tú, quisiéramos ser un espejo en el cual se dibuje la Pasión. Quisiéramos ser en verdad una clonación de tu Hijo, que nos amó hasta el extremo, no para condenarnos sino para salvarnos. Quisiéramos escuchar la voz del Espíritu Santo que nos dice: "Con todo corazón honra a tu padre, y no olvides los dolores de tu madre" (Sirácide 7,27). SEGUNDO MISTERIO: MARIA LLORA LLENA DE ESPERANZA Del Evangelio de San Juan (12,24-28): Jesús dijo: "En verdad, en verdad les digo que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, produce mucho fruto. El que ama su vida la pierde; y el que desprecia su vida en este mundo, la conservará para la vida eterna. Si alguno me sirve, que me siga, y donde yo esté, ahí estará también mi servidor. Si alguno me sirve, el Padre le honrará. Ahora que mi alma está turbada voy a decir: Padre, líbrame de esta hora? Precisamente para eso he llegado a esta hora: Padre, glorifica tu Nombre". Palabra del Señor. Murió el Señor. La muerte siempre ganó, como a todos. Está yerto, sin vida. Lo mataron en una ejecución injusta, por odio, por envidia, por nuestros pecados. Desapareció de este mundo, y de nuestra vista. Se acabaron los proyectos del Reino nuevo, de la Buena Noticia, de la fraternidad universal. Y tú lloras su desaparición. Como dice la Escritura: "Llora sobre el difunto, porque faltó la luz de su vida" (Sirácide 30,4). Jesús desapareció para el mundo. "Feneció como flor del campo, que el tiempo la roza y ya no existe" (Isaías 40,6-7). Se acabaron sus amistades, sus afectos, sus favores. Jesús desapareció para los pobres, los marginados, los olvidados, los enfermos. Como Job, Jesús podía decir: "Era yo os ojos del ciego, y del cojo los pies; era padre de los pobres, la causa del desconocido examinaba" (Job 29,15-16). Jesús desapareció para tí y para los apóstoles, dejando un vacío que nada puede llenar. Madre, pero Jesús desapareció para dar mucho fruto. Su obra de salvación perdura a través de los siglos y por todas las regiones del mundo. Nosotros somos su obra. Con razón dijo: "Si tuvieran fe, harían las obras que yo hago, y las haría todavía mayores". Pero lo cierto es que Cristo, tu Hijo, desapareció. El mundo está lleno de idolatrías y falsas imágenes de Dios. Hemos contaminado el ambiente, agotado los recursos naturales, destruido el mundo. No vivimos como hermanos, sino que provocamos rupturas, heridas, distanciamiento; nuestras relaciones humanas están invadidas del cáncer de la corrupción y el egoísmo. Hemos acallado nuestra conciencia para que no nos inquiete. A muchos no les importa vivir en pecado. Hemos expulsado de entre los vivos a tu Hijo, a quien tú lloras desconsolada. Madre, nosotros queremos llorar contigo lágrimas de amor y esperanza también para nuestro mundo. "Si el grano de tierra muere, producirá mucho fruto". De este modo, queremos llenar el
  105. 105. 105 vacío que dejó tu Hijo. Nosotros queremos ser una prolongación de tu presencia para los profesionistas que se dicen agnósticos, para los universitarios que se quedan en sus dudas de fe, para los drogadictos que no se deciden a pedir ayuda, para las familias que han callado por mucho tiempo una situación que las hundía, para los enfermos mentales y los inválidos. Y, llenos de esperanza, contigo, decimos a Jesús: Allá nos veremos, hasta luego. TERCER MISTERIO: MARIA NOS ADVIERTE PARA QUE CAMBIEMOS Del libro de los Proverbios (3,1-12): Hijo mío, no olvides mi instrucción, guarda en tu memoria mis mandatos, pues te proporcionarán bienestar, y muchos días y años de vida. Que no te abandonen el amor y la lealtad, átalas a tu cuello, grábalas en la tablilla de tu corazón; así obtendrás estima y aceptación ante Dios y ante los hombres. Confía en el Señor de todo corazón y no te fíes de tu inteligencia; reconócelo en todos tus caminos y El enderezará tus sendas. No presumas de sabio, teme a tu Dios, y evita todo mal; será salud para tu carne y alivio para tus huesos. Honra al Señor con tus riquezas, con las primicias de todas tus ganancias: tus graneros se colmarán de grano y tus lagares rebosarán de mosto. No desprecies, hijo mío, la instrucción del Señor, que no te enfade su reprensión, porque Yahveh reprende a los que ama, como un padre a su hijo amado. Palabra de Dios. Madre: cuánto sufrimiento te trae la Muerte de tu Jesús. Como dice el profeta: "Desde la planta del pie hasta la cabeza no encuentro en mí nada sano" (Isaías 1,6). El quiso salir al encuentro de esa ejecución, para cargar y quitar el pecado del mundo, como sacrificio de expiación. La justicia está restablecida. Las heridas en el cuerpo de Jesús eran lesiones en tu corazón de madre tierna. Has sido una madre tan cariñosa, tan afectuosa. Cuando limpiabas la sangre de su cuerpo yerto, sin duda que resonaban en tus oídos sus palabras: "Mujer, ahí tienes a tu hijo" (Juan 19,26-27). En la Cruz recibiste al traidor a cambio de Jesús; al siervo a cambio del señor; al discípulo a cambio del maestro; al pecador a cambio del justo. Pero el Señor todo lo hace concurrir en favor de los que creen. Los males son correcciones de Dios, advertencias para cambiar, castigos parciales para enderezar el rumbo. Cuando un padre de familia corrige a un hijo que anda mal, a la madre también le duele el castigo y sufre, pero apoya a su marido, porque sabe que es en beneficio del hijo. Si el hijo quiere consolarla y no darle más aflicción, trata de corregirse. Madre, vivimos enmedio de la crisis, que nos afecta por todos lados: crisis económica, social, política, religiosa. Somos un pueblo humillado y rendido. Sufrimos una serie de calamidades. Crecen las adicciones entre adolescentes y mujeres; aumenta el desempleo, las familias resienten el machismo de los varones y un falso feminismo de mujeres liberales; encarecen las cosas y nos agobian tanto la apatía como el remordimiento; muchos consideran como normal las relaciones sexuales antes o fuera del matrimonio, y como anormal el casarse bien; aumenta el número de menores delincuentes. La crisis económica se manifiesta en tantos negocios que van a la quiebra; la codicia de tantas personas que emprenden negocios sucios para intentar superarse; en el aumento de pobres y competencias sucias; en el deterioro de la calidad de vida y la propiciación de enfermedades nuevas; en la corrupción y el consumismo.
  106. 106. 106 La crisis social se expresa en nuestra falta de organización; la oposición entre clases sociales, barrios, familias; los accidentes; la falta de solidaridad entre los vecinos; la falta de participación para la solución de problemas comunes. La crisis política se manifiesta en el ambiente de decepción frente a los partidos, frente al cambio, frente a las estrategias de formación cívica y participación; en el fanatismo en los partidos; en nuestra impotencia por cambiar un sistema corrupto en que vivimos; en nuestra falta de participación. Y los signos de la crisis religiosa es nuestra frialdad ante la nueva evangelización y acciones de la Iglesia; el alejamiento de la práctica religiosa por parte de los varones, profesionistas y jóvenes; la campaña de descalificación de la Iglesia y poca confianza en sus personas e instituciones. Pero todo ésto constituye un aviso para nosotros. No son desgracias, sino lecciones, para que aprendamos de la vida, como tú lo hiciste. Como un padre instruye y corrige a su hijo para que mejore, así Dios ha querido hacerlo con nosotros. Tú, Madre, en ningún momento consideraste la muerte de tu Jesús como una maldición, sino como una advertencia: "Si ésto pasa con el leño verde ¿qué pasará con el seco?". Son un aviso de instrucción, para que no olvidemos los bienes del cielo y los asuntos que se refieren a nuestra salvación eterna. Dice el Deuteronomio: "Come Jacob, se sacia, engorda, respinga, te has puesto grueso, rollizo, turgente, rechaza a Dios su hacedor, desprecia a la Roca, su salvación" (32,15). Es un aviso de corrección: a pecados públicos, corrección pública. "Si quedan sin corrección, que a todos toca, es señal de que no son hijos, sino bastardos... Cierto que ninguna corrección es a su tiempo agradable, sino penosa, pero luego produce fruto apacible de justicia a los ejercitados en ella. Por eso, robustezcan las manos caídas y las rodillas vacilantes, y enderecen para sus pies los caminos torcidos, para que el cojo no se descoyunte sino que más bien se cure" (Hebreos 12,8.11- 13). Así tendremos una mejor convivencia. También es un aviso de misericordia. Como el Señor dijo: "Vuélvete a mí, tu Redentor" (Isaías 44,22); "invócame en la tribulación, te escucharé y me glorificarás" (Salmo 49,15). Nosotros estamos aquí por lo que justamente hicimos (Lucas 23,41), pero tú, Madre, nada debes. Sufres ahora por tus hijos. Si queremos consolarte, Madre, en este largo viernes santo de la historia, debemos obedecer lo que dice la Palabra de Dios: "Desechando la mentira, digan la verdad, pues somos miembros unos de otros. Si se enojan, no pequen; que no se meta el sol sin que se hayan contentado, no den ocasión al diablo. El que robaba ya no robe, sino trabaje con sus manos, haciendo algo útil, para socorrer al necesitado y hacer el bien a quienes los escuchen. No entristezcan al Espíritu Santo con el cual fueron marcados para el día de la Redención. Toda amargura, ira, cólera, gritos, malas palabras, y cualquier clase de maldad, desaparezca de entre ustedes. Sean amables, compasivos, y perdónense unos a otros como Dios los perdonó en Cristo" (Efesios 4,25-32). Madre: nos humillamos bajo la poderosa mano de Dios (1 Pedro 5,6), y gritamos llenos de confianza, como Pedro: "¡Sálvanos, Señor, que perecemos!". CUARTO MISTERIO: MARIA, REINA DE LOS MARTIRES Del Evangelio de San Juan (15,13-21):
  107. 107. 107 Jesús dijo: "Nadie tiene mayor amor que el que da la vida por sus amigos. Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando. No los llamo siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su patrón; a ustedes los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que he oído a mi Padre. No me eligieron ustedes a mí, sino que yo los elegí a ustedes, y los destiné para que vayan y den fruto y su fruto permanezca, de modo que todo lo que pidan al Padre se los conceda. Si el mundo los odia, sepan que primero me odió a mí. Si ustedes fueran del mundo, el mundo amaría lo suyo, pero el mundo los odia porque yo los elegí para sacarlos del mundo. El siervo no es más que su patrón. Si a mí me persiguieron, también a ustedes los perseguirán; si han guardado mis palabras, también guardarán las de ustedes". Palabra del Señor. Madre: cuántos motivos tienes para llorar de pena con tu Hijo muerto en los brazos. Lloras como Agar, cuando fue despedida por Abraham, en Bersebá, ante la amenaza de que su hijo Ismael muriera de sed (Génesis 21,6). Como lloró Jacob, cuando le presentaron la túnica ensangrentada de su hijo José (Génesis 37,33). Como lloró David cuando le comunicaron la noticia de la muerte de su hijo Absalón el rebelde (2 Reyes 19,4). Madre, en la Cristíada, cuántas escenas de fervor hasta el martirio se vieron en nuestras tierras, como en las persecuciones del imperio romano en la heroica Iglesia antigua. Enmedio de los tormentos, injusticias y escenas de dolor y maldad, cuánto testimonio se dio del nombre de tu Hijo. La sangre de mártires es semilla de cristianos. No sólo Don Juan el del mesón, ni los santos canonizados y los que están en proceso de beatificación. Reconocemos el martirio de tantos que trabajaron a escondidas, que se sintieron sin apoyo, que fueron traicionados, que eran mal vistos, que fueron perseguidos, que pasaron por verdaderas crisis de fe. Los mártires son los héroes del cristianismo. Con todo, Madre, tú los superas a todos. Eres reina de los mártires, haciendo una nueva versión del martirio. Es más cruel y temido el martirio de las burlas, la incomprensión, la oposición, la soledad y la traición, que la misma muerte violenta. Sufrir sin quejas, reconociendo la gloria de Dios, amando y perdonando a los verdugos, sólo puede hacerse por una gracia de tu Hijo. Con entereza, sin lenitivos, sin escaparse. Tus sufrimientos, Madre, fueron más agudos, pues eres una madre sensible, tierna, inocente, que quiere que todos sean felices. "Una espada de dolor traspasará tu alma", te anunció Simeón. Sufres al ver a tu Hijo, que es personalmente Dios, sufriendo, por la maldad de la humanidad llevada hasta el extremo. Y tu sufrimiento no fue sólo cosa de tres horas, sino de toda la vida. "Conservabas todas estas cosas y las meditabas en tu corazón". Como tú, Madre, nosotros queremos permanecer junto a la Cruz, de pie, valientemente, sin culpar a nadie, sin desesperación ni victimismos, sin desmayar ni querer huir. Mientras los apóstoles corrieron y los demás callaron de miedo, tú estabas al pie de la Cruz, fija en tu puesto, de centinela de la nueva aurora. Como dice el profeta: "Mi corazón se endureció como roca". Que no titubeemos; que hagamos de la virtud un deber y no una carga. Si Dios está con nosotros ¿quién estará contra nosotros? Nosotros te acompañamos, María, aceptando nuestro martirio. Queremos tener tu mismo valor, para estar de pie frente a la Cruz. Queremos, como tu Jesús, salir al encuentro de la Cruz, y abrazarla para la salvación de nuestros hermanos. Queremos, como tú, esperar contra toda esperanza. Tenemos motivos para saber que tu jesús resucita entre nosotros: crece la conciencia

×