Historia de los Bosque Naturales y Forestal de Chile

1,628 views

Published on

El libro consta de cinco partes: historia de los bosques naturales de Chile, de su legislación forestal, de las instituciones forestales, de los organismos públicos forestales y un capítulo final con los desafíos para el siglo XXI.
Parte el libro explicando como era la vegetación que existía en el territorio de Chile hace millones de años hasta llegar a la vegetación a la llegada de los Incas. Pasa por describir la vegetación del país en la conquista española y en la Colonia. Luego aborda el siglo XIX a partir de la República de Chile identificando las causas de la pérdida de 15.000.000 de hectáreas de bosque nativo hasta fines del 1800, el siglo XX con la creación de los primeros organismos públicos forestales y las acciones que se emprendieron en esa época, tendientes a suplir importaciones, frenar la erosión y proteger como se pudiera el bosque nativo remanente.
El capítulo final provee de una serie de ideas y propuestas que podrían llevarse adelante para eliminar los factores que hasta la actualidad continúan degradando y sustituyendo el bosque nativo, poniendo en valor este recursos del que aún existen 13.000.000 de ha en nuestro país.

Published in: Education, Travel
1 Comment
5 Likes
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
1,628
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
9
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
1
Likes
5
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Historia de los Bosque Naturales y Forestal de Chile

  1. 1. Santiago JMDel Pozo DonosoHISTORIADE LOSBOSQUES NATURALES Y FORESTALDECHILELegislaciónInstitucionalidadTendenciasDesafíos
  2. 2. 1“Conocer el pasado es la única forma deentender el presente y de intuir el futuro”(anónimo)“La Historia la escriben los vencedores”Napoleón Bonaparte.“Los jardines fueron antes que los jardinerosY solo un segundo después de la Creación”(anónimo)a mi gotita
  3. 3. 2PRESENTACIONLa mitad de los bosques naturales del planeta han sido destruidos en los últimos 8 mil años. Ya en1912 Federico Albert estimaba que nuestro país había perdido 15 millones de hectáreas de bosquenativo. Esta situación ha disminuido dramáticamente la capacidad de la Tierra para mantener suequilibrio ecológico. En consecuencia, con altos niveles de CO2 emitidos a la atmósfera, ladesertificación, falta de agua y extinción de especies, el mundo se encuentre en la actualidad enuna situación de crisis ambiental que puede tener insospechadas consecuencias para lahumanidad.En nuestro país se intenta contribuir a mitigar los cambios señalados, pero en el sector forestal nosencontramos con una paradoja consistente en la estimación de que las plantaciones forestalesestablecidas en suelos degradados tienen más valor para el país que las 13.000.000 de hectáreasde bosque nativo que aún Chile posee, lo cual es evidentemente erróneo. Al introducimos ennuestra historia encontraremos la raíz de lo ocurrido con nuestros bosques nativos y con lasplantaciones forestales, que permite en la actualidad, a unos pocos, sostener la paradoja señalada.Las 13.000.000 de hectáreas de bosque nativo que Chile posee en la actualidad, corresponde tansolo al 46,4% de los ecosistemas forestales que poseía al inicio del siglo XVI, lo que no es más queel remanente de aquellos bosques prístinos que la providencia nos entregó para que loatesoráramos con sabiduría.Estamos hablando de tala indiscriminada para obtener la leña que durante 200 años alimentó loshornos de la minería de plata en el norte de Chile; eliminación de bosques en los valles parahabilitar terrenos para la agricultura o creación de urbes; incendios colosales, que duraron mesesy dejaron gruesas capas de cenizas sobre el suelo, realizados con el fin de acelerar procesos decolonización en el sur del país; sobreexplotación para producir madera aserrada la que sinexigencia alguna eludió el criterios de rendimiento sostenido; exterminio de bosques para aportarterrenos a la producción triguera para ser exportado a California y Australia.No tenemos mucho de que enorgullecernos cuando se trata de mostrar la relación histórica quecomo país tenemos con la naturaleza. Es probable que sea ese el motivo de que en todos losanálisis que se hacen de la “actividad forestal” o del “sector forestal chileno”, los distintos autorespongan el acento solo en lo acontecido en nuestros últimos 40 años de historia. En estedocumento tenemos la oportunidad de conocer la verdadera Historia Forestal de Chile.Santiago JM Del Pozo DonosoIngeniero ForestalSantiago, mayo de 2013.
  4. 4. 3INDICEPRESENTACION.............................................................................................................................. 2INDICE ........................................................................................................................................... 3INTRODUCCIÓN ............................................................................................................................. 5CAPITULO I: Historia de los Bosques Nativos de Chile..................................................................... 7Origen de la vegetación boscosa del norte de Chile.................................................................... 7Conquista y dominio del Imperio Inca (siglos XIII al XV) ............................................................ 10Conquista española y período Colonial..................................................................................... 11Bosques y matorrales del norte chico para hornos de fundición............................................... 15Uso del fuego para debilitar al enemigo, despejar lugares peligrosos y tácticas de guerra. ....... 16Pérdida de bosques del siglo XIX .............................................................................................. 20Leña para hornos en minería de plata y cobre ...................................................................... 21Zonas urbanas sin arborización............................................................................................. 24Exportación de trigo a California y Australia ......................................................................... 26Colonización del sur de Chile................................................................................................ 28Resumen siglo XIX.................................................................................................................... 31Pérdida de bosques siglo XX..................................................................................................... 32Búsqueda de nuevas especies exóticas de rápido crecimiento.............................................. 32Uso de especies forestales de rápido crecimiento ................................................................ 35Lucha contra la erosión ........................................................................................................ 38Sustitución del bosque nativo............................................................................................... 39El Servicio de Reservas Forestales......................................................................................... 40CAPITULO II: HISTORIA DE LA LEGISLACION SOBRE BOSQUES....................................................... 42CAPITULO III: EVOLUCIÓN DE LAS INSTITUCIONES FORESTALES.................................................... 461.- Planificación forestal:.......................................................................................................... 482.- Incorporación de Comunidades al Desarrollo Forestal:........................................................ 493.- Instituciones forestales públicas:......................................................................................... 494.- Aprovechamiento del bosque nativo:.................................................................................. 50
  5. 5. 45.- Reservas de Bosques Fiscales: ............................................................................................. 526.- Áreas Silvestres Protegidas:................................................................................................. 537.- Incendios Forestales:........................................................................................................... 548.- Arbolado urbano:................................................................................................................ 559.- Fomento de Plantaciones Forestales: .................................................................................. 5710.- Fiscalización Forestal:........................................................................................................ 5811.- Mecanismos de fomento forestal:..................................................................................... 60CAPITULO IV: ORGANISMOS FORESTALES PÚBLICOS. ................................................................... 62CAPITULO V: DESAFIOS DEL SECTOR FORESTAL CHILENO PARA EL SIGLO XXI................................ 65Lineamientos programáticos.................................................................................................... 661.- Organismos forestales públicos:...................................................................................... 662.- Conservación de la Biodiversidad .................................................................................... 673.- Incorporación del bosque nativo como un valor en la cultura nacional. ........................... 684.- Planificación forestal. ...................................................................................................... 695.- Incorporación de Comunidades al Desarrollo Forestal:.................................................... 706.- Aprovechamiento del bosque nativo:.............................................................................. 727.- Reservas de Bosques Fiscales: ......................................................................................... 738.- Áreas Silvestres Protegidas:............................................................................................. 749.- Incendios Forestales:....................................................................................................... 7510.- Arbolado urbano: .......................................................................................................... 7611.- Fomento de Plantaciones Forestales: ............................................................................ 7812.- Fiscalización Forestal:.................................................................................................... 79COMENTARIOS FINALES............................................................................................................... 81BIBLIOGRAFÍA .............................................................................................................................. 84
  6. 6. 5INTRODUCCIÓNHa sido fructífera la revisión de documentos elaborados por los conquistadores españoles, por loscronistas que los acompañaron y también por historiadores, realizada con el fin de identificarreferencias que permitieran conocer las características de los bosques que existían en nuestroterritorio en la segunda mitad del siglo XVI. Ya en esa época se ha dejado constancia de lafrondosa vegetación arbórea y arbustiva que existía en los valles y explanadas de lo queactualmente es un desierto.La vegetación señalada es el remanente de los bosques y selvas que existieron en el norte denuestro país hace millones de años, vegetación lujuriosa que se fue modificando junto con el fin dela última glaciación, de la cual eran un mudo testigo los bosques del Valle de Copayasu (Copiapó) yde las quebradas y valles de más al norte, los bosques de olivillo (Aextoxicon punctatum) delParque Nacional Fray Jorge, las Palmas (Jubaea chilensis) de Tilama, Ocoa, Cocalan y del Valle deSantiago.La legislación colonial que protegía la vegetación nativa no se aplicó, predominando en esa épocay hasta avanzado el siglo XIX la legislación minera que permitía la corta de bosque, situación quepor falta de fiscalización terminó en depredación y pérdida de valiosos ecosistemas forestales. Elrechazo de esta situación y su denuncia pública efectuada por Claudio Gay Mouret junto con laSociedad Nacional de Agricultura (SNA), en 1838, llevó a la creación de las primeras leyesforestales de la República de Chile. En esa misma época comenzaba el interés por la ArboriculturaUrbana en Chile, que llevó a la creación de parques (Quinta Normal, O’Higgins, Santa Lucía),proceso que tuvo su máxima expresión con la celebración del primer centenario de la República deChile, donde se crearon los Parques: Forestal y San Cristóbal.En la segunda mitad del siglo XIX, la producción triguera, la minería, la falta de planificación para lacolonización del sur de Chile y la explotación irracional de los ecosistemas forestales paraextracción de madera y leña, generaron el mayor desastre ambiental que haya ocurrido ennuestro territorio, fenómeno histórico que nuestra sociedad aún no logra dimensionar.Recién a inicios del siglo XX se crean las primeras instituciones forestales en el Ministerio deIndustria, representadas en la Sección de Aguas y Bosques (1906) que fue reemplazada por laInspección General de. Aguas, Bosques, Pesca y Caza (1911), ambas a cargo de Federico Albert,cuyo fructífero trabajo abarcó la creación de viveros fiscales, de Reservas de Bosques Fiscales,plantaciones forestales, control de dunas, fomento de árboles forestales y un proyecto de LeyForestal que sería la base de la Ley de Bosques de 1931.
  7. 7. 6En la segunda mitad del siglo XX, podría denominarse de la planificación forestal, surgió el PlanChillán de CORFO (1958), el Plan de Reforestación del SAG (1964 – 1970), la Corporación deReforestación (COREF)(1969) y el traspaso de competencias en áreas protegidas e incendiosforestales a la COREF que significó que surgiera la Corporación Nacional Forestal (CONAF). En 1974se traspasó al sector privado toda la actividad forestadora que realizaba el estado a través de laCOREF, transformando los presupuestos públicos en un subsidio, lo que quedó recogido en el D.L.701.El siglo XXI se inicia sin legislación que fomente el bosque nativo que detenga la degradación ysustitución de ese recurso, con un sector industrial relacionado al aprovechamiento de pino yeucalipto que se ha consolidado en los mercados globalizados, con competencias forestalespúblicas dispersas en distintos organismos del estado y una serie de otras debilidades. El año 2008se aprueba una ley de fomento al bosque nativo, no obstante la degradación de ese ecosistemaforestal continúa.Se identifican numerosas iniciativas que permitirían vincular al sector forestal con el desarrollo delpaís, en base a una nueva mirada que entrega la historia forestal de Chile.
  8. 8. 7CAPITULO I: Historia de los Bosques Nativos de ChileOrigen de la vegetación boscosa del norte de Chile.Son numerosas las voces que por desconocimiento de lo que aquí se expone para ilustrar lasmentes y agudizar la inteligencia, han señalado que el norte de Chile siempre ha sido un desiertoy, que por esa característica de aridez extrema, es imposible que árbol alguno allí haya crecido,buscando quizás con esa argumentación, concentrar la atención en aquellos recursos que seencuentran en el centro sur del país. A continuación se dará respuesta para explicar el origen de lavegetación de la que disfrutaban nuestros pueblos originarios, misma espesura que encontraronlos conquistadores, primero incas y luego españoles, que a nuestras tierras llegaron.Desde hace varias décadas el mundo científico está de acuerdo en que la última glaciación quesufrió nuestro planeta acabó hace 10 millones de años, período desde el cual los casquetesglaciares de los polos no siguieron avanzando, muy por el contrario, estos han ido en retroceso y latemperatura del planeta se ha elevado gradualmente. Como consecuencia de esta glaciación,algunas zonas hoy en día áridas, tuvieron en aquella fría época mayores precipitaciones, como esel caso, por ejemplo, del Altiplano y el desierto chileno. El último periodo glacial empezó haceunos 110.000 años y alcanzó su apogeo hace unos 20 000 años. Se ha determinado que tuvo uncolapso drástico hace unos 10 000 años.Diversos estudios realizados en el norte árido de Chile han mostrado que las condicionesambientales del Pleistoceno final (entre 1,8 millones de años a 11.500 años) y del Holocenotemprano habrían sido más húmedas que las actuales; las estimaciones de Grosjean (1994)señalan que las precipitaciones anuales durante este tiempo en el altiplano habrían llegado a serhasta tres veces más grandes que las actuales. De acuerdo a la cronología con correcciones delefecto reservorio de los cambios en los niveles lacustres evidenciados por los estudioslimnogeológicos (Geyh et al. 1999), la trasgresión comenzó poco después de 13.000-12.000 A.P.,alcanzando sus niveles máximos entre 10.800 y 8.800 A.P. y retrocediendo aceleradamente hacia8.000 A.P.Estas condiciones de temperaturas más benignas y mayores precipitaciones que existieron en elnorte de nuestro país, las que se mantuvieron por miles de años, hicieron posible que lavegetación creciera y llegara a formar bosques. Producto del aumento de la temperatura ydisminución de las precipitaciones ocurrida a raíz del retroceso de los hielos, se desarrolló en lazona norte de nuestro país, un espinal xerofítico donde dominaban algarrobos y chañares.
  9. 9. 8Hasta nuestra historia reciente, específicamente el siglo XIX, esta vegetación se encontraba enquebradas y valles, explanadas bajas y en los lugares que eran cubiertos ocasionalmente por lascrecidas de los ríos.En el siguiente diagrama se observa la distribución de los distintos tipos vegetacionales del centro-sur de Chile, durante el período Glacial y en el presente. En el recuadro se muestra la distribuciónde las comunidades de olivillo costero (Aextoxicon punctatum), actualmente aisladas en cimas yquebradas de Chile central. .“Fitogeografía histórica de la Cordillera de la Costa de Chile”. Villagrán, C y Armesto, J.(2004)Quien no se ha preguntado alguna vez de donde vinieron los Olivillos (Aextoxicon punctatum) queencontramos creciendo por la costa en Topocalma (Pichilemu), Cerro Santa Inés (Tongoy), Talinayy Fray Jorge (La Serena), ya que es una especie propia de los bosques del sur de nuestro paísdonde alcanza gran envergadura. No obstante más adelante se aborda en mayor profundidadestos aspectos, es importante mencionar que muchos piensan aún que exageraba José JoaquínVallejo Borkoski, más conocido como Jotabeche, cuando en setiembre de 1842, refiriéndose alalgarrobo de Tinajitas ubicado en Copiapó, escribía lo siguiente: "En la hacienda de Ramadilla,podéis asilaros en verano bajo un sombroso algarrobo de tan manifiesta antigüedad que quizásos recostéis en el mismo sitio donde, mas de tres siglos ha, celebraron los indígenas sus consejosde guerra. Ha sido tasada la madera de este árbol en mil pesos, puede cubrir con su sombra un
  10. 10. 9batallón entero y a pesar de su ancianidad, se conserva tan vivo y tan verde como el joven robleque acaricia con sus ramas las corrientes del Maule o del Biobío."¿Podría encontrarse alguna explicación distinta a la presentada aquí a la presencia de palmachilena (Jubaea chilensis) en la localidad de Tilama, ubicada a 44 Km. al interior de Pichidangui, enla Región de Coquimbo? ¿o en el valle del Mapocho según describió Rodrigo Gómez de Vivar?Ciertamente es escasa la vegetación nativa que queda en el norte y centro-norte de Chile, la quesin justificación alguna ha sido eliminada por las sucesivas generaciones de colonizadores ycompatriotas que esos territorios habitaron y habitan. Pero la fitogeografía nos ofrece hoyrespuestas con base científica que explican claramente la presencia de los bosques que existieronen el norte de nuestro país.En el mapa que se muestra más abajo es posible observar los mismos contenidos expuestos másarriba, señalados por Villagrán y Armesto en el diagrama anterior, apreciándose allí la superficieque abarcaban las distintas formaciones vegetacionales que en nuestro país han existido, con susdistribuciones pretéritas y actuales.Los antecedentes entregados por la ciencia no dejan lugar a duda alguna, no existe racionalidad encontinuar sosteniendo que en el norte de Chile no existían bosques.
  11. 11. 10Luego de conocer la información revisadahasta aquí es importante preguntarse si enel valle del actual Copiapó (Copayapu ) y ensus quebradas existía bosque a la llegada delconquistador español, bosque del cual aúnquedaba gran cantidad de árboles cuando sefundó esa ciudad en el año 1745. Para poderapreciar mejor la situación, a la derecha deeste párrafo se muestra una foto de laciudad de Copiapó tal como se encuentra enla actualidad.Conquista y dominio del Imperio Inca (siglos XIII al XV)Los incas llegaron a Chile en la segunda mitad del siglo XV, más precisamente en 1476,provenientes desde el recién conquistado territorio de Tucumán. Para extender sus dominiossobre las tierras del sur, alistaron un poderoso ejército (“Crónicas del Perú”. Pedro Cieza de León.1548), el que se enfrentó al pueblo cazador - recolector que vivía en la región cordillerana dondenace el valle de Copayapu. La palabra Copiapó viene del aimara Copayapu que puede significar“valle verde”. El mismo autor señala que los incas conquistaron primero la zona cordillerana deCopayapu y ocuparon sucesivamente los valles de Paitanas, Coquimpu, Conconcagua y Mapochu,hasta llegar al rio Mauli”.Tras ser derrotados por el pueblo promaucae (mapuche) a orillas del río Maule, los incasremataron allí la conquista. Cuenta el historiador Carlos María Sayago (1840-1926) que lapoblación de Copayapu, que fue la colonia chilena de los incas más próxima a la metrópoli (Cuzco),fue distribuida en caseríos asentados a trechos en el valle y acumuladas a orillas del rio sus chozas,dejando en los intermedios espesos matorrales y bosques de chañares, de algarrobos, dechurques y demás árboles indígenas.Una descripción más precisa de las características del Valle de Copiapó realizada por Sayago (pg.239) señala que “cuando la primitiva población descendiera de la cordillera dejando la industria dela caza, había crecido una vegetación lujuriante y salvaje merced a la soledad, al clima tropical yal derrame de las aguas del rio: había entonces bosques impenetrables de chañares, dealgarrobos, de espinos y de olivillos, cercados de grandes campos cubiertos de dadin, de chilca,de amancay y de brea. Y todos esos árboles y arbustos no solo crecían con esplendor en el valle,sino también en las cañadas, en las quebradas y en los llanos del partido, donde ademásbrotaban con lozanía las algarrobillas y los barracos.”.
  12. 12. 11Conquista española y período ColonialRespecto de Chañaral, Sayago (pg 81) apunta lo siguiente: “Ese precioso oasis del desierto, situadoen la subdelegación de Bulnes, que hoy se llama la finca de Chañaral, fue concedido con susaguadas, vertientes y serranías en 12 de febrero de 1678, a don Juan Cisternas Escoliar, queestableció allí unos potreros donde siempre solían pastar las recuas de mulas que marchabancargadas de aguardiente con destino al Potosí.Como veremos a los largo de este texto, con posterioridad los bosques fueron eliminados pordiversos motivos, pero fuera cual fuera el motivo que causa su destrucción, siempre había unfactor común: el uso indiscriminado del fuego y los incendios que se producían.En 1748, el padre Felipe Gómez de Vidaurre, en su libro titulado “Historia y Geografía Natural yCivil del Reyno de Chile” señalaba: “El calor proviene de la malísima práctica que se tiene deincendiar los bosques con el fin de ahorrar fatigas en cortarlos para tener tierras nuevas.”Recomendaba que “El Gobierno debe prohibirlo porque luego se comunica a posesiones de vecinosy quema lo que no había de quemar, no quedando exentas ni azin las casas. En Chile no se toma lamás mínima precaución, cada uno se cree dueño de hacer uso de estos incendios sinresponsabilidad, ni al Gobierno ni al daño ajeno”.Con tales antecedentes a la vista no se requería ser profeta para vislumbrar la extinción denuestros bosques, situación que el propio Gómez de Vidaurre señaló de la siguiente forma: “Loque sucederá de esto es que al cabo de unos años habrán acabado con ellos, y Chile que ahorapodría proveer a toda Europa de maderas excelentes, no tendrá ni para si. Y en efecto, una parteconsiderable del Reyno principia ya a sentir escasez de madera de construcción, sino aún de leñapara cocinar”.Cartografía antigua. Mapamundi del siglo XVI (año 1589),de Gerard de Jode, impreso por Cornelis de Jode.En el mapa que se muestra a continuación, el historiador Alonso de Ovalle señala la vegetaciónexistente en los distintos territorios del Reyno de Chile a mediados del siglo XVII, donde destaca lapresencia de árboles desde el río Copiapó hasta el sur austral.
  13. 13. 12Primer mapa de Chile elaborado por el jesuita chileno Alonso de Ovalle.Fue publicado en Roma, en 1646, en la obra “Histórica Relación del Reino de Chile”Respecto de la desaparición de los bosques del norte chico, Sayago (Pg 239) refuerza sus palabrascuando señala: “Vejetacion semejante nos consta por los nombres de diversos puntos de nuestroterritorio: allí Chañaral y Chañarcillo, aquí Carrizal y Carrizalillo, allá Cachiyuyal y Cachiyuyo, acáTotoral y Totoralillo, el Algarrobal, el Breadal y tantos otros que acusan la pasada existencia debosques, de abundante follaje y de copiosa verdura.” Más adelante se señala cómo, en 1838,Claudio Gay Mouret, en carta que envía al ministro del Interior don Diego Portales, se refieretambién a la depredación de los bosques del norte de Chile, los que quizás ya eran los últimosvestigios de vegetación que persistían a ese entonces,.Respecto del nombre San Francisco de la Selva de Copiapó se pueden señalar dos referenciashistóricas que abordan la presencia de bosques en el Valle de Copiapó, los que están consignadosen las actas de la fundación de esa villa en 1744, donde se indica lo siguiente: “Se recordará que el ensanche adquirido por el pueblo hacia la parte del oriente, llegabahasta la línea del convento de la Merced, ocupándose así una parte de las tierrasdeclaradas vacantes por el fiscal de la Real Audiencia, señor Lerma y Salamanca, en 1713;la extensión restante de esas tierras hasta el pueblo de indios, se hallaba cubierta de unaespesa selva de árboles y matorrales, a la sombra de cuyos corpulentos algarrobos ychañares, se deslizaban las estrechas sendas que servían para el tráfico.” (Sayago, pg.99). “Pasó en seguida todo el concurso a la iglesia parroquial para extender el acta de lafundación de la villa, concluido lo cual, el nuevo corregidor, acompañado de los vecinosmás notables, se internó por entre esos árboles y matorrales que por tanto tiempo
  14. 14. 13habían sido la espalda del pueblo viejo, y tendiendo cordeladas de a ciento cincuentavaras, dejó trazadas la plaza, las manzanas y las calles de que había de constar la villa, lacual fue bautizada con el nombre de San Francisco de la Selva de Copiapó, en honor delsanto patrono del corregidor Cortez, y en recuerdo de la selva que desde ese día debíadesaparecer para ver alzarse la nueva población. Efectivamente, diose principio a sucorte y desmonte y se procedió a la adjudicación de solares. (Sayago. pg. 102 – 104)En 1558, Gerónimo de Bibar, en su libro titulado “Crónica y relación copiosa y verdadera de lasReynos de Chile”, específicamente en el Capitulo titulado “De la provincia de Mapocho, de losArboles e hierbas parecientes a las de nuestra España, y de aves y sabandijas que en ellas hay”,página 132, realiza la siguiente descripción de la vegetación que existe en el Valle del Mapocho:“Está la ciudad de Santiago en un hermoso y grande llano como tengo dicho. Tiene a cinco y seisleguas montes de muy buena madera que son unos Arboles muy grandes que sacan muy buenasvigas. Hay otros Arboles que se llama canela. Los españoles le pusieron este nombre a causa dequemar la corteza más que pimienta mas no porque sea canela, porque es muy gorda. Es Arbolcrecido y derecho; tiene la hoja ancha y larga, casi se parece como la del cedro. Hay arrayan, haysauces, y otro Arbol que se dice molle y no es muy grande; tiene la hoja como granado y lleva unfruto tan grande como granos de pimienta; lleva muy gran cantidad. De esta fruta se hace unbrebaje gustoso, cociendo estos granos en agua muy bien se hace miel que queda a manera dearrope. Suple esta miel a falta de las abejas. La corteza de este Arbol cocido con agua es buenapara hinchazones de piernas. Hay laureles. Hay otro Arbol que tiene la hoja como cerezo lleva unfruto como los granos que tengo dicho; son gustosos. Hay algarrobos; llevan muy buenaalgarroba, y los indios se aprovechan dello como en otras partes tengo dicho. Hay otro arbol que sedice espinillo a causa que lleva muchas espinas como alfileres y mayores; es muy buena leña parael fuego; crianse en llanos; no se riegan, ni reciben otra agua sino es la del invierno. Lleva una hojamenudita y una flor menudita a manera de flueco amarilla; es olorosa; no lleva fruto de provecho.Hay guayacán y se ha dado a muchas personas y no les he visto hacer ningún provecho. y crianseen cerros muy altos. Es Arbol pequeño. Hay cañas macizas. Hay otros Arboles pequeños que sellama albahaca que nacen en riberas de las acequias. Los españoles le pusieron este nombre acausa de parecerse a ella, Hay otro Arbol a manera de romero que se le parece en todo sino es enel olor, que no la tiene como el de nuestra España. Hay palmas y solamente las hay en estagobernación en dos partes, que es en el rio de Maule hay un pedazo que hay de estas palmas, y enQuillota las hay en torno de siete y ocho leguas. Llevan un fruto tan grande como nueces de que estan verdes y despedidas de la cáscara que da un cuesco redondo, y sacado lo que tiene dentro quees como una avellana. Es gustoso; tienen muy buenos palmitos.”A las referencias que nos entregan Carlos María Sayago, el padre Felipe Gómez de Vidaurre,Gerónimo de Bibar y Pedro Cieza de León, sumaremos la del propio Pedro de Valdivia, quien en
  15. 15. 14una carta enviada al Rey Carlos V, el 4 de septiembre de 1545, describe de esta forma el territorioconquistado: "…..porque esta tierra es tal que para vivir en ella y perpetuarse, no la hay mejor en elmundo ….. Es la más abundante de pasto y sementeras y para darse todo género de ganado yplantas que se puede pintar mucha e muy linda madera para hacer casas infinidad otra de leñapara servicio dellas y las minas riquísimas de oro e toda la tierra está llena dello y donde quieranque quisieren sacarlo allí hallaran en que sembrar y con que edificar. Y agua. Leña y yerba parasus ganados, que parece la crio Dios a posta para poderlo tener todo a la mano".Respecto de la descripción anterior, por desconocimiento de lo que en nuestros territorios había,se ha forjado la idea de que fue elaborada solo con la intención de convencer a los españoles queviajaban al “Nuevo Mundo” para que vinieran al Reyno de Chile, descripción que a la luz de losantecedentes revisados, en cuanto a vegetación y bosques, es absolutamente verdadera.En las tres imágenes de más abajo, referidas a Santiago, se muestran ejemplares de palmeras.Foto de la izquierda: El villorrio de Santiago (1544); Foto al centro: Palmas chilenas de El Salto (1930)Foto de la derecha: Ilustración "Una Chingana". Claudio Gay (1854)En 1600, fray Diego de Ocaña señalaba que en las 70 leguas que separan Coquimbo de Santiago la"tierra es llana y escombrada de árboles, sino es en los valles por donde pasan ríos". En losmejores valles esta vegetación silvestre disputaba el espacio con las actividades agrícolas, pues entodos los sectores regados la tierra era fértil y producía todo género de árboles frutales, flores ylegumbres provenientes de Europa, especialmente trigo, viñas y legumbres, como tambiénnumerosas hierbas medicinales..
  16. 16. 15Atacama, quebrada algarrobal. Valle de Copiapó, desde piedra colgadaBosques y matorrales del norte chico para hornos de fundiciónLa legislación vigente en el siglo XVIII permitía el Denuncio de Bosques, que en la práctica consistíaen una petición escrita presentada al juez local para que se le asegurase cualquier bosque enbeneficio de su mina. En cada faena minera se arrasaron los bosques y matorrales cercanos (ylejanos también) debido a las necesidades de combustible para fundir el mineral y alimentación delos animales de carga. Además, debido a que frecuentemente se abandonaban las minas en buscade nuevos y mejores yacimientos, este proceso se fue repitiendo en diversos lugares: Andacollo,Real de Cogón, Punitaqui, Talca, Vallenar, Petorca, La Ligua, Catapilco, Illapel, entre muchas otras.Con la intensificación de las actividades mineras enel siglo XVIII, el uso de la madera local en lasfundiciones se aceleró, lo que explicaría el rápidoproceso de tala de matorrales y arbustos ubicadosen las proximidades de las fundiciones y minas. Seutilizaba especialmente la jarilla, la algarrobilla, elalgarrobo y el espino. Los bosques del área costeradel norte fueron virtualmente arrasados.Fundición de cobre. 1824.En las fotos de más abajo se muestran dos localidades del desierto de Chile, en las que seobservan remanentes de vegetación que dan el nombre a esos lugares. La presencia de chañar ymolle en estos lugares corresponde tan solo a una ínfima parte de la vegetación prístina queexistía allí hace 500 años.La Finca de Chañaral Molle Valle de Atacama
  17. 17. 16Uso del fuego para debilitar al enemigo, despejar lugares peligrosos y tácticas de guerra.En el contexto de las contantes hostilidades que existieron entre los indígenas que habitaban deCopiapó al sur y los conquistadores españoles, el bosque pasó a formar parte importante de lastácticas militares utilizadas por los pueblos originarios. El bosque ocultaba a los guerrerosfacilitando las emboscadas y también la huida, proveía de material para fabricar armamento comomazas y lanzas, quitaba movilidad al caballo y exponía al jinete que podía ser atacado porguerreros subidos a las copa de los árboles. Además, habiendo sido arrasados sus campos decultivo, los indígenas tenían sus sementeras en lugares escogidos al interior del bosque, las queeran eliminadas por los españoles para debilitar su resistencia. De esta forma, para los españoles,el bosque se convertía en un estorbo que debía ser eliminado.A continuación se entregan diversas referencias que permiten fundamentar lo señalado en elpárrafo anterior:1.- En el contexto de la discusión de la forma como se debía anexar al pueblo mapuche alterritorio chileno, en 1861, los frailes de la frontera, Palaviccino y Estanislao Leonetti, trataron deimpedir de alguna manera que continuara la masacre, respecto de lo cual argumentaban: “No es laconquista el medio adecuado para civilizar al araucano. ¿Y cuál sería el resultado de una lucha tansangrienta? El araucano con familia y animales huiría a los bosques, i el ejército, como ya otrasveces lo ha hecho, tendría que retirarse, después de penosas expediciones.”“Historia del PuebloMapuche”. José Bengoa. (1995).2.- En un documento sobre la vida de Lautaro, elescritor y diplomático Fernando Alegría señala:“Los 14 soldados salieron del fuerte Puren para ir aTucapel, sin saber lo que había pasado con Valdivia.El capitán Gómez de Almagro estaba muy asustado,por el hecho de que los indios no los atacaban alpasar y solo les gritaban que Valdivia había muerto.Más adelante, los indios saltaron desde los árbolesy los atacaron con sus mazas y lanzas yrápidamente los españoles fueron derrotados.”“Lautaro, Libertador de Arauco”.(1943). “Guerreros mapuches” Pedro Subercaseaux.3.- En un pasaje de su libro “Crónica y relación copiosa y verdadera de las Reynos de Chile”,Gerónimo de Bibar,( 1558), natural de Burgos, señala: “Viendo los indios que estaban hechosfuertes, como arriba dijimos, que el general y cristianos no iban a buscarlos, tuvieron entendidoque lo hacía de miedo, por donde acordaron salir y hacer el daño que pudiesen en los yanaconas y
  18. 18. 17gente de servicio, emboscándose de noche en las arboledas que están juntas al alojamiento ypueblo de Atacama.”4.- En otro pasaje del mismo texto, Gerónimo de Vivar aporta lo siguiente: “Con demasiado ánimoque ponían como lo usan, en aquel tiempo cargaron sobre los españoles e hirieron muchos de ellosy a sus caballos, y ellos no dejaban de matar y asombrar con los arcabuces y ballestas porquepeleaban entre arboleda y áspero monte. De esta suerte salieron a lo llano con gran trabajo.Puesto que habían salido, no dejaban los indios de herir crudamente en los españoles, diciendocomo suelen a ellos que huyen.”5.- El 9 de septiembre de 1541, Pedro de Valdivia, cuarenta jinetes y tropas auxiliares incasabandonaron la ciudad para sofocar una rebelión de los indígenas cerca de Cachapoal. Apenasllegada la mañana del día siguiente, una joven yanacona volvió con la noticia de que los bosquesperiféricos al asentamiento se encontraban llenos de indígenas hostiles.6.- La Historia geográfica muestra que efectivamente son nuevos los bosques de los llanos del sur,no los de la cordillera, provienen de cuando la población indígena fue esquilmada y ya no pudieron(cuidar sus campos de cultivos) controlar los bosques que salían. Hay una cantidad de sabios,geógrafos, etc., que fueron mostrando que debajo de esos árboles había existido durantemuchísimos años, quizás cientos de años, vida humana, cultivos, vivienda, y cuando llegaron loscolonos a conquistar el sur el siglo XIX ahí había bosques, porque desde el siglo XVI la poblaciónhabía sido diezmada y por lo tanto no se había podido controlar el crecimiento de la vegetación.El árbol de las cabezas.La Historiadora Irma Acevedo Llanos, en un ensayo titulado "Cráneos humanos como Objeto deCulto: Visión del Mundo Andino y Mapuche a través de las Crónicas (Siglo XVI)" (1995) señala queen el mundo andino y mapuche (en este caso, entre los ríos Itata y Toltén, zona araucana) al igualque en casi todas las tribus de Colombia y Venezuela y también en tribus mexicanas la costumbrede separar la cabeza del resto del cuerpo era, entre otras razones, una situación de guerra. En elcaso mapuche, la cabeza de la víctima era separada del tronco de un corte rápido einmediatamente colocada en la punta de una lanza. En seguida se iniciaba un movimientoamenazador de los guerreros orientado hacia la tierra de sus enemigos, puesto el rostro deldecapitado mirando hacia aquella dirección.La misma autora se refiere al Loncoprún o baile de las cabezas, que fue una de las celebracionesmás importantes en relación al culto de los cráneos humanos. Núñez de Pineda, en "CautiverioFeliz" hace una descripción detallada del escenario donde se efectuaba el baile y González deNájera describe detalladamente el baile o danza misma.
  19. 19. 18En su libro titulado “Desengaño y reparo de laguerra en Reino de Chile”, en el Capítulo IItitulado: de la manera que celebran los indios susmás solemnes bailes y fiestas, página 54, AlonsoGonzález de Najera de forma narrada describeese baile o danza, según se transcribe acontinuación: “En lo alto a la redonda de susramas, ponen las cabezas de los españoles quehan muerto, cada una en su rama, de maneraque se ven los rostros desde fuera, las cualestienen adornadas de flores y guirnaldas, y aún lesponen sus mismos zarcillos algunas indias.”La escena descrita ha sido reconstruida en eldibujo que se muestra al costado de este párrafopor Patricio Cisterna Alvarado, Doctor enEtnohistoria de la Universidad de Chile.El Árbol de las Cabezas descrito por el cronistaAlonso González de Nájera en el sur de Chile,En las imágenes siguientes se muestra el Rehue, que es el altar de los mapuches, enterrado afuerade la ruca se utiliza para marcar el movimiento del día, las constelaciones, el sol, la luna, el tiempoy las estaciones del año; suele tener forma antropomorfa de un rostro humano en su partesuperior que simboliza la conexión entre el hombre mapuche y el cosmos.Es en este contexto que se puede interpretar a cabalidad el efecto que tuvo en los guerrerosliderados por Michimalonco, cuando en número de 20.000 atacaron y destruyeron Santiago eldomingo 11 de septiembre de 154, cuando encontraron en el suelo las cabezas decapitadas de los
  20. 20. 19siete príncipes mapuches que luego de invitarlos a conversar Pedro de Valvidia manteníaprisioneros. La historia señala que ese hecho produjo terror en los atacantes y que huyerondespavoridos. Es probable que la interpretación de los guerreros mapuches haya sido distinta yque estando a punto de aniquilar toda resistencia española, lo que efectivamente ocurrió es quese haya destruido el sentido que ese pueblo ancestral daba a la guerra, a las batallas y al acto dedecapitar. Visto de otra forma nos preguntamos ¿Por qué los guerreros mapuches ensartarían enlas ramas de su altar de su Rehue (altar) las cabezas decapitadas de sus enemigos?Todos estos elementos: aquellos relacionados con la función del bosque en las tácticas de guerramapuche, con la relación del bosque y la producción de alimentos en una época en que estabansiendo devastados y aniquilados, con el terror que debe haber producido en los españoles lacostumbre el Loncoprún, son motivos para pensar en el surgimiento de una mentalidad negativarespecto del árbol y el bosque, en los hispánicos y sus descendientes.
  21. 21. 20Pérdida de bosques del siglo XIXEn 1810 se estimaba que la población de Chile alcanzaba los 800.000 habitantes, 200.000 de loscuales eran indígenas, los que estaban repartidos desde el norte hasta Concepción y más al sur,por la costa, en Valdivia y Chiloé. Con la creación de la República, el nuevo gobierno necesitabaactivar la economía del país, para lo cual, entre otras medidas se debió recurrir a la contrataciónde naturalistas europeos para catastrar los recursos naturales disponibles. Con ese cúmulo deinformación especializada se estaría en condiciones de tomar las decisiones políticas adecuadaspara planificar su aprovechamiento. Al mismo tiempo, y una vez obtenidos los resultados de dichaexploración, los estudios se publicaban como obras científicas en formato libro, artículos deprensa o revista, de manera de apoyar y difundir el conocimiento científico en las nuevasinstituciones de carácter formativas como el Instituto Nacional (1818) y la Universidad de Chile(1842).Es importante resaltar que al inicio de la República aún quedaba abundante bosque en los valles yquebradas de nuestro país. Así lo relata el historiador Thaddaeus Haenke (1761 - 1817), en su libro“Descripción del Reyno de Chile”, al referirse al camino entre Coquimbo y Punitaqui, señala que:entraron a "un caxón de la Cuesta del cura o Martencillo, pequeño valle agostado y escaso deaguas: cúbrese, no obstante, de variedades de plantas, arbustos y árboles, más o menosfrondoso a proporción de su proximidad al agua". Observaba que, en general, los hombreshabitaban las quebradas y valles, en cambio "los parajes altos son solitarios". Así al llegar a SamoAlto se encontró con un hermoso valle, por el cual pasamos, recreando nuevamente la vista conlos árboles y arbustos verdes que crecen en su umbría (y) se contrapone con la aridez de lasmontañas que le cercan.En este contexto el conocimiento del territorio y la naturaleza se enmarcaba así en la intensión dearticular e intervenir el espacio, y con ello poder explotarlo económicamente y planificar las obraspúblicas adecuadas, donde el bosque debía ser un elemento de la mayor importancia. En 1830 elgobierno contrató al profesor francés de Física e Historia Natural, Claudio Gay, para realizar unreconocimiento del territorio y un catastro de los recursos botánicos, zoológicos, minerales,geográficos y sociales del país. Hasta ese entonces, el estudio de la historia natural de nuestroterritorio había sido realizado por extranjeros que reportaban los conocimientos adquiridos a suspropios gobiernos, entre los que destacaron los ingleses John Byron, James Cook y el Capitán FitzRoy junto a Charles Darwin, y franceses, como Louis Feuillé, Bougainville y J.S.C Dumont DUrville yAlcide DOrbigny, entre otros.En octubre de 1839, Carlos Durant des Maisons envió a Pedro Mena, Director de la Sociedad deAgricultura “un cajoncito de semillas” que contenía más de cien especies de árboles, para que “se
  22. 22. 21propaguen semillas de los árboles más interesantes del bosque, construcción y frutales de Europa,que aún no se conocen aquí, y cuya utilidad es escusado encarecer”.Leña para hornos en minería de plata y cobreFue justamente Claudio Gay, quien luego de un viaje realizado a la Provincia de Coquimbo,mediante una carta que envió en 1838 al entonces ministro del Interior Diego Portales, advierte ladesaparición de los bosques en el norte chico, texto en el cual se puede leer lo siguiente: "Envarios lugares aislados, y sobre todo distantes de las poblaciones, se encuentran todavía árbolesde gran tamaño; allí se ven algarrobos, espinos, talhuenes, litres, etc.". El científicoresponsabiliza a la actividad minera por la eliminación de la vegetación al sostener que "lasordenanzas de la minería autorizan a las minas para cortar y destruirlo todo".Personajes como Claudio Gay, Rafael Larraín Moxó, Julio Menadier, Francisco Echaurren yBenjamín Vicuña Mackenna, se hallaban alarmados por la devastación de los bosques del país y eldesértico futuro que nos esperaba.Fue Rafael Larraín Moxó, uno de los fundadores de la Sociedad Nacional de Agricultura, quien en1872 señaló: «La explotación de las minas tomó proporciones colosales, los hornos de fundicióncubrieron el territorio que se extiende desde el Maipo a Copiapó, y Chile, que había vivido en lacreencia de que los bosques eran inagotables, supo un día con asombro, que ya no le quedabanmás que restos escasos de aquel tesoro inmenso»En 1874, de forma concordante a lo señalado por Claudio Gay con 36 años de anterioridad, elhistoriador C.M. Sayago, en su libro “Historia de Copiapó”, escribió lo siguiente: “la azada y elarado por una parte, y por la otra el hacha del intonso leñador han concluido con toda esavegetación. Apenas si quedan en toda la extensión del valle unos cuantos de esos añososárboles, de grueso tronco y de abundante madera.”
  23. 23. 22Pero, a pesar de todos los esfuerzos realizados por detener el holocausto de nuestra riquezaforestal, en los siglos XVIII y XIX se arrasaron los bosques del norte chico para alimentar lascalderas de 200 fundiciones minerales. Tan solo en 1860, luego de que se talaran los últimosárboles centenarios y se destruyera la resiliencia de aquellos bosques que la providencia se habíaencargado de heredarnos y dejar a nuestro cuidado, se comenzó a usar carbón fósil.La situación descrita no solo afectó elnorte de Chile. Se arrasó con losbosques nativos en todo lugar dondese quería destinar suelos para laactividad agrícola y pecuaria o senecesitara madera o leña. En la foto dela derecha, tomada en el bosque deApoquindo, al lado del estadio del ClubDeportivo de la Universidad Católica,se muestra la cepa de un quillay de 1,2metros de diámetro, en cuyo perímetrose ven varios rebrotes de más de 20cm. de diámetro cada uno.Son pocas las personas que han estudiado la vegetación de nuestro país en profundidad, de talforma que a muchos les cuesta imaginar siquiera que en nuestros paisajes mediterráneos elbosque esclerófilo haya alcanzado tal desarrollo. A otros nos cuesta imaginar cómo fue posibleque no se cuidaran esos bosques, llegando la falta de protección y abandono de esos recursoshasta la actualidad.Otro de los naturalistas que trabajó en nuestro país en el estudio de la naturaleza fue RodulfoPhilippi, quien en 1853 fuera nombrado Director del Museo Nacional de Historia Natural,empezando de esta forma una fructífera actividad científica. En 1889 y contratado por el Gobiernode Chile arribó a nuestro país Federico Albert, quien durante los diez años siguientes colaboró conRodulfo Armando Philippi en estudios de paleontología, ornitología y zoología marina. En 1898,Federico Albert tomó a su cargo los estudios de zoología y botánica del Ministerio de Industria,
  24. 24. 23donde se le encargó también el trabajo de reconocer los efectos de las dunas entre Constitución yLlico, tarea que fue el inicio de su principal obra: conformar las bases de la institucionalidadforestal chilena.Ya en esa época se había generado el conocimiento que explicaba que la arena de las dunasprovenía de los suelos erosionados, situación que en Chile estaba representada en los suelosforestales que eran utilizados con fines de producción triguera. El ciclo representado en laeliminación del bosque nativo, el efecto de la lluvia sobre el suelo desnudo que arrastra el materialhasta los ríos, el transporte de la arena hasta el mar y luego el transporte eólico de la arenaacumulada, era un fenómeno que solo se podía enfrentar restableciendo la cubierta arbórea.Los tres investigadores señalados, generaron los conocimientos necesarios para dotar al país de lacapacidad técnica necesaria para crear una institucionalidad adecuada con el fomento y laprotección de nuestros recursos forestales. En las siguientes imágenes se muestran a loscientíficos que sentaron las bases del sector forestal chileno.La tarea que enfrentaron no fue fácil ya que durante el siglo XIX el país vivió en una inestabilidadconstante, período en el que se pueden mencionar los siguientes conflictos: Revolución de 1829;Guerra Confederación Perú Boliviana 19836 – 1839; Guerra de Arauco (finaliza en 1883): Guerradel Pacífico (1879 y 1883); Fiebre de Oro California (1848 y 1855); Fiebre de oro Australia (1851- )y la exploración de la Patagonia chilena por parte de Argentina.
  25. 25. 24A la inestabilidad institucional que existía en nuestro país en la época, es necesario agregar quehasta bien avanzado el siglo XIX, elterritorio nacional tal como lo conocemosen la actualidad estaba interrumpido porel territorio mapuche. Además, en mediodel desarrollo de la Guerra del Pacífico, elGobierno de Argentina solicitó a Chileconcordar el límite definitivo entreambos países, perdiendo Chile en 1881,la Patagonia y la provincia de Mendoza.Zonas urbanas sin arborizaciónLa Quinta Normal de Agricultura fue creada en 1841 durante el Gobierno de José Joaquín Prieto,quedando bajo la dirección de Claudio Gay. El año 1853, a raíz de la construcción del JardínBotánico e Invernadero, Rodulfo Philippi también diseña y construye jardines en los alrededoresdel Museo Nacional de Historia Natural, constituyendo a ese sector de la capital de Chile en elprimer Parque Urbano Público de nuestro país, el que actualmente ocupa una superficie de 36hectáreas y en su interior tiene una importante muestra de arbolado urbano, varios museos,diversas instalaciones administrativas y una laguna artificial.Originalmente la Quinta Normal de Agricultura eran 25 ha. compradas en 1838 para laexperimentación agrícola de la Sociedad Nacional de Agricultura (SNA). En ellas Claudio Gay plantóespecies para la producción de alimentos. En 1842, se inaugura oficialmente en estos terrenos laQuinta Normal de Agricultura, como recinto de demostración y extensión agrícola, con unaescuela de prácticos agrícolas a cargo de la recientemente creada Sociedad Nacional deAgricultura (SNA). Con el tiempo se le anexan chacras vecinas hasta alcanzar 134 ha. y luego,debido al crecimiento de la ciudad, va perdiendo importancia hasta llegar a su tamaño actual. Conposterioridad la escuela de prácticos agrícolas fue transformada en el Instituto Agrícola de Chile(1876-1915) e Instituto Agronómico (1915-1928). En 1928 es incorporada la Facultad deAgronomía y Veterinaria de la Universidad de Chile. En 1952, dada la importancia que se lepretendía asignar al sector forestal en la ordenación de los bosques nativos y la sustentabilidad delpaís, la Facultad de Ciencias Agrarias de la Universidad de Chile crea allí la carrera de IngenieríaForestal. Durante la década del 60 se amplió el cuerpo docente. En 1969 se efectuó su traslado alCampus Antumapu.
  26. 26. 25Teatro Municipal. 1860 Calle Ahumada. 1895 Plaza de Armas. 1861 Cº Sta. Lucía 1874La creación de un parque público en la Quinta Normal fue un paso que vino a cambiar la cara deSantiago. A esa fecha el árbol tampoco estaba incorporado en las zonas urbanas. Prueba de lo queaquí se afirma son las fotos que se muestran más arriba. En la plaza de armas se aprecian algunosjardines que fueron construidos y mantenidos por largos años por los vecinos pudientes de esesector de Santiago.Así como el bosque era explotado sin cuidado alguno, hasta llegar a la eliminación total deenormes superficies de ecosistemas forestales que en nuestro país existían, en las zonas urbanastampoco existía preocupación por incorporar el árbol como un elemento central de nuestroentorno.Santiago, 1864.Esquinas calles Arturo Prat con Tarapacá. 1920.
  27. 27. 26Exportación de trigo a California y AustraliaEn la segunda mitad del siglo XIX, a la deforestación para extracción de leña, por tácticas deguerra, habilitación de terrenos agrícolas y urbanización, se sumó la deforestación de terrenos deaptitud forestal (por pendientes y productividad de los suelos) para producción de trigo. La zonacentral del país, de la IV a la IX regiones sufrió una intensiva explotación con fines de producir trigopara exportarlo a California, a lo que se sumaría como destino Australia, para alimentar a quienesllegaban atraídos a esos lugares por la “fiebre del oro”. De hecho nuestro país fue considerado el“granero del mundo” y podría seguir siendo importante si la actividad agrícola se hubiera hecho deforma consciente y con respecto a la vocación productiva de los territorios.La fiebre del oro de California tuvo suorigen en el año 1848 y continuó hasta1854. La fiebre del oro en Australia seinició en 1851. El oro propició un augeeconómico importante que decayó afines del Siglo XIX.La sobreexplotación de los suelos terminó deteriorándolos fuertemente. Durante el apogeo de laproducción triguera en nuestro país, donde se cultivaba en terrenos en los que aún contenían lafertilidad que los bosques talados le proporcionaban, se llegó a producir 120 quintales promediopor hectárea. En cambio, la producción a fines del 1800 se encontraba en torno a una media detres quintales por hectárea, casi una producción de subsistencia.En 1870, Benjamín Vicuña Mackenna escribiríaen el diario El Ferrocarril: “De todas lasnecesidades más urgentes, la que exige mayoratención, es la reglamentación de los bosques.A esta grave cuestión está vinculado elporvenir del país. ¿Qué es lo que se estáhaciendo? nos preguntamos. Se estáincendiando a Chile en nombre de laagricultura. Se está decretando el desierto enel sur a nombre del trigo, así como en el nortese consumió y decretó a nombre del cobre”.Este tipo de agricultura depredadora dejó enormes problemas al país, ya sea por la inutilidad delos suelos erosionados, por las dunas que dejaron en nuestras costas las arenas arrastradas por lalluvia a los ríos y luego al mar, y por el embancamiento de los ríos que hasta inicios de la Repúblicaeran navegables.
  28. 28. 27Otro de los problemas que originó el agotamiento de la producción triguera fue la escases demateria prima para la producción de papel, el que en el siglo XIX se elaboraba en base a paja detrigo. Al disminuir la producción de trigo, se comenzó a importar celulosa desde Canadá. Seoriginó así un problema más grave aún: la idea de destinar los suelos degradados por laproducción de trigo a generar materia prima barata para producir celulosa.En la foto se muestran suelos forestales descubiertos preparados para plantaren ellos especies de rápido crecimientoLa utilización de los suelos trigueros degradados y abandonados para producir celulosaconcordaba con la política de sustitución de importaciones que a partir de 1930 comenzó aaplicarse en Chile. Con posterioridad se verá que a la forestación con especies de rápidocrecimiento se le agregaron ciertas características como la protección de los suelos contra laerosión y el desarrollo industrial. A partir de la década de los `80, la forestación casiexclusivamente con pino radiata y la producción principalmente de celulosa, coincidió con laapertura a los mercados internacionales y el fomento a las exportaciones que se inició en esadécada.Inexplicablemente, la priorización de las políticas de forestación con especies de rápidocrecimiento, entiéndase pino radiata y eucalipto, se ha mantenido hasta la actualidad de formaúnica y privilegiada, dejándose de lado una visión país del desarrollo forestal y la utilizaciónsustentable de todos sus recursos forestales, aspecto que abordaremos más adelante enprofundidad en este mismo documento. Se ha llegado al extremo de eliminar los viveros fiscales,situación que tiene el evidente efecto, sino el propósito, de evitar que se pueda forestar conespecies distintas a las que los viveros privados estén privilegiando.
  29. 29. 28Colonización del sur de ChileRespecto de la colonización del sur de Chile, el eminente historiador Francisco Antonio Encina, enel tomo XXVI de su obra “Historia de Chile”, escribió lo siguiente: “Hemos visto que Pérez Rosales,en el verano de 1851, en compañía del ingeniero alemán Guillermo Frick, remontó el río Futa ydesde allí realizó una audaz exploración de las comarcas que baña el lago Llanquihue; y que, nopudiendo formarse idea de los terrenos, a causa del monte impenetrable que los cubría en sumayor parte, le hizo prender fuego, con lo cual descubrió una extensión de más de 50.000cuadras, que quedaron cubiertas por una espesa capa de ceniza, sobre la cual se destacaban,como testigos de la selva arrancada por el fuego, gigantescos troncos medio carbonizados.”Colonos alemanes recién llegados, en las propiedades que elGobierno de Chile les entregó.En su libro Encina nos relata la confesión que el propioPérez Rosales hiciera respecto lo señalado en el párrafoanterior: “En mi tránsito ofrecí al indio Pichi Juan treintapagas, que eran entonces treinta pesos fuertes, paraque incendiase los bosques que mediaban entreChancán y la cordillera.” El incendio duró tres meses.Demostrando el desorden e improvisación con quetrabajaba, luego Pérez Rosales regresó de Osorno aValdivia, “con el fin de calmar el descontento quecomenzó a apoderarse de los inmigrantes, los cuales nosabían qué hacer en el provisorio alojamiento en que loshabía dejado.”Vicente Pérez RosalesNo cabe la menor duda que, al igual que en los casos anteriores descritos, sea por “denuncios debosques” en la minería o por deforestación con fines agrícolas, que en este caso también estamosen presencia de una falta de Política de Estado que proteja el bosque nativo. Sin duda, es el propioestado quien incentiva el uso del fuego y la sobreexplotación de los bosques nativos del país, elque por no prohibir su uso mantiene hasta la actualidad esa conducta del todo inapropiada, cuyos
  30. 30. 29efectos han generado una trama, la que según veremos más adelante en este texto, ha generadopobreza y desolación.De haber existido una política respecto del uso del bosque y de la actividad agrícola, los colonoseuropeos hubieran podido disponer de una enorme riqueza de recursos naturales, pero la realidadfue otra, parte de la cual se observa en las siguientes fotografías.En ambas fotos se observa la pobreza en la que vivieron los colonos del sur de ChileEn las imágenes de más abajo, a la derecha se muestra el proceso de deforestación ocurridodurante 150 años, desde el 1800 a 1950, entre los paralelos 39 a 42º de latitud sur, donde en unaprimera etapa los suelos ñadis representaron una barrera que pudo contener la eliminación debosque, la que actuó protegiendo los bosques nativos de la Cordillera de los Andes. En la imagende la izquierda se muestra la pérdida de bosques que ha ocurrido (y que continúa ocurriendo) enla Región de Aysén.DEFORESTACIÓN REGIONES X A XI1900 1998Deforestación entre Valdivia y Puerto Montt Cambios de los patrones de distribución del bosquenativo de la cuenca del río Aysén
  31. 31. 30Es importante destacar que en ambos casos se muestran regiones que históricamente han tenidouna alta presencia de bosques nativos, en las que actualmente predominan procesos dedegradación de los ecosistemas forestales, ya sea por floreo, extracción de leña u otra causa. Afines del siglo XIX, junto con el ferrocarril, en 1890, llegaron a Chile provenientes de Canadá losprimeros aserraderos a vapor, iniciándose de esta forma la época de los locomóviles. Se estimaque en nuestro país estuvieron en funcionamiento alrededor de 2.000 de estas máquinas,repartidas en todo el sur de Chile. Este incremento en la capacidad de aserrío generó un nuevofenómeno de deforestación, asociado esta vez a la sobreexplotación de los bosques, los quefueron explotados irracionalmente, yendo más allá de lo que permite la aplicación del criterio derendimiento sostenido.
  32. 32. 31Resumen siglo XIXA comienzos del siglo XX, con respecto del uso del fuego, Federico Albert llamaba la atenciónsobre la barbarie irracional de algunos roces, los que se hacían sin control alguno y arrasaban conmiles de hectáreas de bosques en pocos días. El primer Director y creador de la InspecciónGeneral de Bosques, Pesca y Caza del Ministerio de Industrias y Obras Públicas, Federico Albert, ainicios del siglo XX, calculaba que se habían quemado más de 11 millones de hectáreas parahabilitar suelos agrícolas.La minería que necesitaba combustible para sus altos hornos, la agricultura que ambicionaba lafertilidad que los bosques habían acumulado en los suelos forestales, la necesidad de contar conpraderas para el ganado, el proceso de colonización realizado con el concurso principalmente dealemanes, en el sur de Chile, el uso del fuego contra las tácticas de guerra de los pueblosoriginarios, la necesidad de leña y madera de construcción, todo eso combinado con políticasgubernamentales que incentivaban la destrucción de los bosques a como diera lugar, generó elresultado que se muestra en el diagrama siguiente.Se observa que al inicio del siglo XX nuestro país ya había perdido la mitad de los bosques nativosque poseía antes del inicio de la conquista española, quedando a su cargo unos pasivosambientales que hasta la fecha, 110 años después, aún no es capaz de resolver.
  33. 33. 32Pérdida de bosques siglo XXEl siglo XX se inicia con un grave problema de escases de madera. Ya habían desaparecido losbosques de las quebradas y valles del norte y centro del país, los terrenos con bosques que seencontraban en el valle central fueron devastados para uso agrícola y pecuario, la necesidad demadera y leña significó primero la pérdida de los ejemplares más robustos, cuyas ramas yrenuevos fueron mutilados una y otra vez hasta hacerlos desaparecer. El uso del fuego ya habíagenerado un perjuicio enorme a la vegetación nativa de nuestro país, utilizado no solo paraeliminar bosques, generar nuevos pastos o despejar lugares donde habitaban los pueblosoriginarios, sino también como una práctica que ahorraba el esfuerzo de talar, destroncar ytransportar la madera generada.Otro de los problemas originados en el siglo pasado es la disminución de la productividad de lossuelos trigueros. Esta situación significó una drástica disminución de la disponibilidad de paja detrigo que, entre otras cosas, era utilizada para producir celulosa. En 1915 trabajaban en Chile 139pequeñas fábricas artesanales de papel para escribir y envolver, las que utilizando paja de trigocomo materia prima producían unas 2.000 toneladas anuales de papel.Búsqueda de nuevas especies exóticas de rápido crecimiento.A tan solo un año de la llegada a Chile del Ingeniero Forestal Konrad Peters, en 1908, la Sección deAguas y Bosques del Ministerio de Industrias, dirigida por Federico Albert, publicó en AnalesAgronómicos una descripción detallada sobre las especies cultivadas en los viveros establecidospor Albert. De acuerdo con sus criterios las especies consideradas habían sido seleccionadas nosólo entre los árboles forestales de “más ligero crecimiento, de mayor talla y de mejor madera,sino también que se ha tomado muy en cuenta su rusticidad o bien la particularidad que tienenalgunos vegetales de crecer en altitudes más extremas, en los cerros áridos y apretados, en lasorillas y cajas de los ríos o bien en las dunas y vegas salobres o dulces”. El aquel extenso y eruditotexto describió las características del cultivo y uso de 150 especies silvícolas. Con posterioridad, yseguramente utilizando parte del conocimiento generado por Federico Albert, Konrad Petersllegaría a ensayar, ya no a nivel de vivero, sino masivamente, 200 especies forestales en la VIIIRegión,.generando una importante superficie de plantacionesFederico Albert observaba que, a raíz de la colonización de las provincias al sur del Bío Bío y elcambio de la propiedad fiscal en propiedad particular, “ha venido la destrucción de bosques sintasa ni medida, consultando cada cual la necesidad propia del primer momento, sin fijarse en lasexigencias futuras de su prosperidad ni mucho menos en los intereses de las primerascondiciones de vida de la comunidad, como ser el resguardo de las hoyas hidrográficas de las
  34. 34. 33vertientes que deben servir para el agua potable y desagües de las poblaciones, el riego de loscampos, la fuerza motriz, la flotabilidad y navegabilidad de los esteros y ríos, la corrección delrégimen torrencial de las aguas, etc., etc.”Sobre el pino insigne Albert no tenía una opinión especialmente favorable. Si bien considerabaque era la especie más rápida en crecer de los pinos aclimatados en el país y que (por su maderablanda) era apta para puertas, ventanas, cielos y algunas construcciones, también pensaba que“no se debía esperar de ella, ni postes de buena calidad, ni madera de construcción que exijacierta resistencia, ni la explotación de resina”. En consecuencia, estimaba que, no convenía“darle tanta preferencia exclusiva como se ha hecho hasta la fecha”. Recomendaba, en cambio,la forestación con pino canariensis.Es interesante destacar que en 1885 ya existía la primera planta industrial de celulosa, que estabaubicada en la comuna de Puente Alto y funcionaba con celulosa importada. Resalta aquí un detalleinteresante: desde el siglo XIX habían fuerzas interesadas en promover de forma masiva yexclusiva la forestación con pino radiata en Chile, quienes mientras se destruía el bosque nativo,debieron esperar al menos cinco generaciones, hasta que llegó su momento a mediados del sigloXX.Otra industria que se vio fuertemente afectada en este período fuela Compañía Minera de Lota, la que debido a la eliminación de losbosques desde donde se extraía madera para utilizarla como postesal interior de las minas de carbón, en 1881, comenzó a importarsemillas de diversas especies forestales con el fin de identificar,mediante ensayos de introducción de especies forestales a aquellasque más convenía cultivar para cumplir con sus necesidades demadera resistente. El Ingeniero Forestal Konrad Peters, denacionalidad alemana, contratado por la carbonífera de Lota en1906, fue el encargado de realizar la tarea descrita. Llegó a ocuparel cargo de Gerente Forestal de la compañía Carbonífera e industrialde Lota y posteriormente de Forestal Colcura S.A. hasta 1943.Con este objetivo, en la provincia de Arauco se plantaron grandesextensiones de tierra con varias especies de eucalipto, ciprés,aromo australiano y diversas coníferas, entre las cuales pino insigne(Pinus radiata), especie de madera blanda, mostró un rápidocrecimiento. Con posterioridad Konrad Peters logró la forestacióncon diversas especies de una vasta zona de la región del Bio Bio.Estas plantaciones, entre las cuales habían diversas coníferas fuerontraspasadas en 1968 a la CORFO para el abastecimiento de la reciéncreada empresa "Celulosa Arauco". Los rodales plantados pasaron aser propiedad de Forestal Arauco Ltd
  35. 35. 34La escases de madera proveniente debosque nativo se hizo cada vez másacentuada, llegando a representar un10% del abastecimiento de madera afines de la década del ‘70.A esa fecha el 90% de la madera que seproducía en el país provenía deplantaciones. La leña provieneprincipalmente del bosque nativo.Entre los años 1917 y 1937 se colonizó la zona de los fiordos, de Puerto Montt al sur. Los colonospara obtener tierras de pastoreo recurrieron a la ya tan criticada alternativa de utilizar el fuegopara eliminar paulatinamente el bosque virgen, ya que el Estado solo otorgaba los títulos depropiedad a los mismos, cuando las tierras estaban “limpias”.Trabajadores estacionales en Chiloé. 1930 Alerce gigante (Fitzroya cupressoides).A mediados del siglo XIXLa legislación sobre bosques lograda a partir de las propuestas de Federico Albert tuvo unimportante efecto en la creación de áreas silvestres protegidas, pero no logró controlar laeliminación de bosques a través del uso del fuego.
  36. 36. 35Uso de especies forestales de rápido crecimientoSegún lo señalado, en octubre de 1839, año en que llegaba Claudio Gay a Chile, Carlos Durant desMaisons se convertía en el primer fomentador de la forestación en Chile al enviar semillas de losárboles más interesantes del bosque, construcción y frutales de Europa, al Director de laSociedad Nacional de Agricultura. Asimismo, Durant des Maisons recomendaba, sin ninguna duda,la plantación de pinos marítimos (Pinus pinaster) en Santiago para “suplir la leña que cada año vaescaseando en los alrededores de la capital. También en la provincia de Aconcagua, igualmenteentre Valparaíso y Concepción, sobre la costa donde hay tantos terrenos arenosos en que elárbol se produce tan alto y tan bello”También a mediados del siglo XIX, Claudio Gay ensayaba en la Quinta Normal de Agricultura, unaserie de especies forestales y agrícolas, de las cuales no se tiene registro respecto de su resultadoy utilización. Este trabajo sería continuado por Rodulfo Philippi y luego por Federico Albert. Fuejustamente Albert, quien preocupado de suplir la falta de madera existente producto de ladepredación del bosque nativo, fijó para el ensayo de especies forestales dirigidos a laintroducción de especies forestales en Chile, los siguientes tres criterios:1. Más ligero (rápido) crecimiento.2. Mayor talla y de mejor madera3. RusticidadSe demandaba que las especies ensayadas fueran capaces de crecer en condiciones desfavorablestales como altitudes más extremas, en cerros áridos y apretados, en orillas y cajas de ríos o endunas y vegas salubres o dulces.De los ensayos de Introducción de especies realizados primeropor Federico Albert (con 150 especies a nivel de viveros y enalgunos casos masivamente) y por Konrad Peters después(forestando grandes extensiones con 200 especies) en laCompañía Minera de Lota, se obtuvo el conocimiento ymaterial necesario para seleccionar las especies que seutilizarían en futuras campañas de forestación para laobtención de postes para las minas.En 1915, la Compañía Minera de Lota poseía 34.339 hectáreas de plantaciones de pino marítimo,eucaliptos y diversos cipreses, entre otras especies. Algunos autores incluyen pino radiata entrelas especies establecidas, pero es dudosa esa referencia ya que su madera no servía para serutilizadas como postes en las minas.Al amparo de la Ley de bosques de 1931 comenzó un fuerte desarrollo de las plantaciones,primero en las provincias de Concepción y Arauco, y luego en la provincia de Maule: La Misión
  37. 37. 36Haig señaló que en 1943, la superficie plantada era de 143.450 hectáreas. A mediados de ladécada de los treinta, se estableció un sistema de forestación con pino insigne denominado“parcelas bosques”. Cada parcela tenía una extensión de 1,5 hectáreas, la que estaba plantadacon 2.500 pinos insignes, a una densidad de plantación de dos metros entre árbol, y acontinuación media hectárea sin árboles. Otro sistema de forestación originado en la década delos treinta fue el de los créditos de forestación iniciados por la Corporación de Fomento de laProducción (CORFO), a través de la Sección de Forestación de su Departamento de Agricultura, losque contribuyeron directamente a la plantaciones de especies de crecimiento rápido de mejoradaptación y aprovechamiento económico, sistema que permitió la forestación de 4.000 hectáreasplantadas con pinos y eucaliptos.La historia de las plantaciones forestales en Chile tuvo un punto de inflexión cuando se crearon losPlanes de Forestación: Chillán en 1953 y Colchagua en 1969, lo que significó en la práctica queCORFO abordara la creación de plantaciones industriales de Curicó al sur y el Ministerio deAgricultura la forestación de pequeña escala de Curicó al norte.1. Proyecto de desarrollo agropecuario llamado Plan Chillán y que operó entre las regionesVII y IX. Corresponde al proyecto Nº 22 de Conservación de Suelos y Aguas. Este Planincluyó un punto referido a plantaciones forestales e introducción de especies. Para lograrel fin señalado se instaló un vivero donde actualmente se encuentra el Centro de Semillasde CONAF en Escuadrón y se establecieron parcelas de introducción de especiesforestales, en convenio con particulares entre papudo (V Región) y Frutillar (X Región), queincluían exóticas y algunas nativas.2. Entre julio y agosto de 1969, se creó el Plan Colchagua de Reforestación pues “esta zona,en tres cuartas partes del área, sufre de procesos erosivos sumamente avanzados. Elproyecto de reforestación consulta en su primera etapa la plantación de 100 milhectáreas, en un plan de 10 años, con el objeto de recuperar los terrenos más degradadose incorporarlos a la economía de la zona como base para la futura implantación deindustrias forestales de importancia”.Entre 1940 y 1959, el ritmo de plantación alcanzó las 10.000 hectáreas anuales y, debido a lasprácticas monopólicas de la industria papelera, cuyos bajos precios por la materia primadesalentaron a los productores, disminuyó a 6.000 hacia 1964. Diversos autores señalan que en1965, había entre 200.000 y 350.000 hectáreas de pino principalmente, las que estabanproveyendo un sustitutivo a la materia prima industrial de bosques nativos.Si bien el Plan de Forestación del Gobierno de Frei Montalva tenía como meta la plantación de450.000 hectáreas de pino en 6 años, desde 1965 a 1973 se plantaron solamente unas 300.000hectáreas de pinos. El estado había asumido la iniciativa y los riesgos de una inversión a largoplazo como la forestal plantando 420.000 hectáreas de árboles en el período 1963-1973. Las
  38. 38. 37plantaciones de Pinus radiata D. Don, en Chile, originalmente destinadas a suelos erosionados y dedunas, constituyen actualmente el cultivo más extensivo en el país con más de 2,3 millones de hadistribuidas principalmente entre 34° y 40° S. En Chile, la sustitución de bosques nativos porplantaciones de pino radiata ha sido un proceso importante, con consecuencias sociales,económicas y ambientalesEn 1920, la compañía Manufacturera de Papeles yCartones (CMPC) se hizo cargo de dos plantas enPuente Alto. En 1944 la CMPC inició extensasplantaciones de pino radiata destinado a producircelulosa. En 1959, la Papelera creó la Planta de Laja ytambién otras en Valdivia y Bio Bio. En 1963 se creó laplanta de Nacimiento, propiedad de Inforsa y luego deCORFO, cuyo producto principal era de papel de diario.A través de la Corporación de Fomento (CORFO) elestado financiaría la construcción de las plantasCelulosa Arauco S.A. (1967) y Celulosa ConstituciónS.A. (1969), empresas que fueron privatizadas en losaños 1977 y 1979 respectivamente.Datos del año 2007 señalan que de la madera que se utiliza en la industria, un 98% proviene deplantaciones. En tanto, del total para el uso energético aún un 44% aproximadamente proviene debosques naturales. El resto es de plantaciones y desechos de la industria primaria y secundaria.Los principales productos exportados son la pulpa blanqueada de pino y eucalipto, seguidos por lamadera aserrada de pino. El sector forestal chileno está muy concentrado en dos grandesempresas, Arauco y CMPC, que en total explican casi el 72% de las exportaciones y controlan el70% de las plantaciones de pino y el 40% de las de eucaliptus. La tercera empresa más grande esMasisa, principal productor de tableros de Latinoamérica.
  39. 39. 38Lucha contra la erosiónEn la década de los treinta del siglo pasado, los científicos y agrónomos chilenos comenzaron abuscar explicaciones sobre los bajos rendimientos de los cultivos de trigo en el país. Desdeentonces tomó fuerza el argumento de que la erosión de los suelos era la causa principal de losbajos índices de producción. Manuel Elgueta y Juan Jirkal calculaban hacia 1943 que no menos de4 millones de hectáreas del territorio nacional habían sido afectadas por la erosión.El experto forestal Irvine Haig, quien dirigió una Misión Forestal contratada en 1944 por CORFO,con el objetivo el realizar un estudio sobre la situación forestal del país como base para unaplanificación del sector, tendiente a su industrialización y a la formulación de una sólida políticaforestal nacional, señaló: «la economía forestal de Chile es actualmente de escasez, siendo queesta riqueza es capaz de mantener una economía de abundancia».Desde entonces se escribieron numerosos artículos llamando la atención sobre este flagelo,haciendo un ferviente llamado a detener los procesos erosivos que afectaban gravemente almedio ambiente y a la agricultura nacional.Respecto de la lucha contra la erosión, refiriéndose al Plan Nacional de Reforestación creado en suGobierno, en un discurso realizado en agosto de 1965 al inaugurar la campaña de reforestación, elPresidente Frei Montalva señaló: «una de las aspiraciones más grandes que yo tenía al llegar a lapresidencia era afrontar este problema del árbol en Chile». En consecuencia, en su gobierno, seinició la mayor campaña de reforestación conocida hasta entonces. La meta era formar 450.000hectáreas de nuevos bosques para asegurar el abastecimiento de madera, el adecuado resguardode los recursos naturales, la detención de la erosión causada por la deforestación y la satisfacciónde las funciones recreativas y turísticas de los bosques.En este contexto, el geógrafo Pedro Cunill planteó en 1974 que en Chile se producía una situacióngeográfica paradojal: la de un país joven subpoblado y subutilizado pero que tenia la mayorparte de su espacio seriamente deteriorado.
  40. 40. 39Sustitución del bosque nativoOtro experto forestal, en este caso el finlandés Lars Hartmann, miembro del Grupo Forestal de laFAO, quien fue contratado por el Gobierno de Chile en 1952, señaló en su trabajo que considerabaque “era indispensable proteger los bosques que aún quedaban para asegurar el abastecimientocontinuo de materia prima y conceder créditos adecuados para las industrias forestales”. Estaafirmación provenía de la constatación en terreno de que “En las propiedades del bosque naturalno se ha encontrado ni un solo propietario particular que esté manejando la propiedad concuidado o preocupación por la producción forestal continua”. La producción maderera secaracterizó por la falta de manejo adecuado de los bosques y el total desinterés por la renovacióndel recurso.La necesidad de disponer decombustible para cocinar ycalefacción se resuelve en muchoslugares del país a través de laextracción de leña, actividad que enla actualidad es el principal factor dedegradación del bosque nativo. En elgráfico de la derecha se observa queel consumo de maderas nativas paraser utilizada como leña es muysuperior al consumo de maderanativa con fines industriales. Laextracción de leña debe ser regulada.En el siguiente diagrama de muestran las trayectorias de cambio entre las diferentes coberturasdel suelo entre los años 1989 y 2003. La categoría "Otros" incluye terrenos agrícolas, praderas yterrenos sin vegetación. Se observa que el año 2003 el 63% del bosque nativo fue reemplazadopor plantaciones y que en 1989 la sustitución de bosque nativo por plantaciones se acerca al 30%del bosque nativo que se degrada.
  41. 41. 40El Servicio de Reservas Forestales.Producto del notable esfuerzo realizado por Federico Albert como Director de la InspecciónGeneral de Bosques, Pesca y Caza, en una nota enviada en 1914 al Ministro de Industria y ObrasPúblicas pudo informar lo siguiente: “se ha logrado reservar a costa de grandes dificultades lainapreciable cantidad de 360.000 hectáreas” Este resultado representa el inicio del Servicio deReservas de Bosques Fiscales en nuestro país, el que a partir de 1984 CONAF pasará a denominarcomo SNASPE.En efecto, si observamos el gráfico que se muestra más abajo, nos daremos cuenta que lasuperficie de las áreas protegidas creadas hasta 1969, época en que la sigla SNASPE creada porCONAF en 1984 no existía, ya superaba los 12.000.000.- de hectáreas, las que estaban contenidasen alrededor de 60 unidades. Desde la perspectiva de la evaluación de política forestal solopodemos destacar el éxito del trabajo que realizó la Inspección General de Bosques, Pesca y Cazabajo el liderazgo de Federico Albert.En 1925 se creó el primer Parque Nacional con el nombre de “Benjamín Vicuña Mackenna”, el cualfue desafectado 4 años más tarde. En 1926 se estableció el Parque Nacional Vicente Pérez Rosales,vigente hasta la actualidad. En 1940 se firma la “Convención para la protección de la flora y fauna ylas bellezas escénicas de América”, también conocida como Convención de Washington”. En Chilela Convención de Washington entró en vigor el 10 de octubre de 1967. Su implementación estuvoa cargo del Ministerio de Relaciones Exteriores. Actualmente, esta Convención ha perdido vigenciapráctica, debido a los cambios que las herramientas de conservación han tenido durante lasúltimas décadas y al nacimiento de nuevos acuerdos internacionales medioambientales, lo queestaba contemplado en los objetivos de la Convención de Washington.
  42. 42. 41Entre 1958-1974 se crean 61 unidades entre parques y reservas terrestres al alero del Ministeriode Agricultura. En 1964 el Ministerio de Agricultura crea la Administración de Parques Nacionalesy Reservas Forestales (APARFO), la cual administraba tan solo unas 3 millones de has. Entre 1969 y1984, se incorporaron al Servicio de Reservas Nacionales, que a esa fecha existía, alrededor de 2,0millones de hectáreas contenidas en 20 unidades.Transcurren 70 años desde 1914 hasta la creación en 1984 de la Ley Nº 18.362. No obstante elseñalado proyecto de ley nunca entró en vigencia, la Corporación Nacional Forestal (CONAF), quehabía sido creada tan solo con 10 años de anterioridad a la fecha señalada, en base a losconceptos y definiciones contenidas en la abortada Ley Nº 18.362, procede a realizar unareclasificación de las áreas protegidas que le habían sido encargadas, trabajo a partir del cual seorigina la tabla siguiente:Si al esquema presentado se agrega la categoría Santuario de la Naturaleza, que está representadoen 42 unidades y 471.820 hectáreas se llega a un total nacional de 15.036.738 de hectáreas.Durante la década de los 80 mediante la creación de un número reducido de unidades seincorporó una gran superficie, en las regiones de Aysén del General Carlos Ibáñez del Campo y laRegión de Magallanes y la Antártica Chilena, que representan el 35,6% de la superficie total actual,las que están contenidas en las siguientes unidades: Parque Nacional Bernardo O´Higgins, ParqueNacional Monte Balmaceda y parte de la Reserva Nacional Alacalufes, las que en total suman3.525.901 de hectáreas.Es conocido el argumento de que los Parques Nacionales Bernardo O´Higgins y Monte Balmaceda,junto con la Reserva Nacional Alacalufes fueron creadas con fines geopolíticos, argumento quesería cierto si en esos territorios se hubiera avanzado en algún tipo de proyecto o presenciagubernamental, lo que no ocurrió. El único efecto conocido producto de la creación de esas áreassilvestres protegidas, es que con esa medida se logró (nuevamente por vía administrativa) casiduplicar la superficie de áreas silvestres protegidas a cargo del estado, lo que sin duda constituyóun logro para el gobierno de la época, el que se podía exhibir en los foros internacionales. En esemismo período CONAF se encontraba abocada a promover la forestación principalmente con pinoradiata en detrimento del bosque nativo
  43. 43. 42CAPITULO II: HISTORIA DE LA LEGISLACION SOBRE BOSQUESAl analizar la historia de los pueblos prehispánicos resalta el hecho de que estas culturas teníanmucha relación con los elementos naturales, al punto de identificar sus principales deidades con lalluvia, la luna, el sol, el mar, el bosque, los árboles, los animales, el rayo, el trueno y un sinfín deelementos y fenómenos naturales, inexplicables en aquellas remotas épocas. En la religión delpueblo mapuche encontramos, entre otros dioses, a Antu o Chau, llamado también Antu fucha(anciano rey sol), a Antu kuche (anciana reina luna), que en realidad sería la representación de suesposa Kuyén, a Elche, que es el espíritu creador del hombre y a Elmapu, que es el espíritu creadordel mapu (Tierra).Durante la Conquista y la Colonia se aplicaron en Chile las leyes que el Rey de España definióespecialmente para que rigieran en el Nuevo Mundo, las que tuvieron vigencia también conposterioridad a la creación de la República de Chile. Para mantener actualizadas las leyes yordenanzas, cada cierto tiempo eran recopiladas, tarea que el Rey de España había encargado a laJunta de Recopilación."Las Ordenanzas de Nueva España y Leyes de India",destinadas a regir en el nuevo mundo, disponían que "losmontes estuviesen al alcance de toda la comunidad y denadie en particular". Es decir, el bosque es consideradocomo un bien común que satisface necesidadescolectivas. Procuraba que en los manantiales "se evitarelos desmontes de los montes que los cubran o se rocenpara sembrar, ni ninguna cosa que pueda agotarlos ominorarlos, procurando por el contrario que se alegren yse limpien con las precauciones y arbitrios del arte.Prohibía a los leñadores y carboneros la corta de losrenuevos de árboles y ordenaba que donde no loshubiere se trate de plantar y replantar arboledas,principalmente en sitios o parajes donde en otrostiempos los hubo“.La sistematización del derecho español conocido como"La Novísima Recopilación", que rigió tanto en Españacomo en América, establecía en su Libro VII que losmontes debían conservarse, autorizando sólo la corta delos árboles grandes y dejando la planta en estado devolver a crecer o regenerarse.Lamentablemente, también formaba parte de la legislación colonial las Reales ordenanzas para ladirección, régimen y gobierno del importante cuerpo de la minería en Nueva España, consistentes
  44. 44. 43en un conjunto de ordenanzas elaboradas para ser aplicadas en México, pero que fueronimplantadas también en Perú y Chile, en cuyo articulado se encontraban los Denuncios deBosques. Estas fueron aprobadas el 22 de mayo de 1783. A continuación se transcribe el artículorespectivo:Denuncios de Bosques. Art. 12. “Los montes i selvas próximas a las minasdeben servir para proveerlas de madera con destino a sus máquinas, i deleña i carbón para el beneficio de sus metales; entendiéndose lo mismo conlas que sean propias de particulares, con tal que se les pague su justo precio:en cuya forma será a éstos prohibido, como les prohíbo, el que puedanestraer la madera, leña i carbón de las dichas pertenencias para otraspoblaciones que puedan proveerse en distintos parajes.”A pesar de las regulaciones contenidas en "Las Ordenanzas de Nueva España y Leyes de India" y en"La Novísima Recopilación", el bosque desde esa época sufrió destrucción, debido a la inacción delos cabildos y a una explotación incontrolada por parte de los mineros que, debido a losDenuncios de Bosques, gozaban de preferencia sobre los recursos naturales renovables.En 1845 se dictó la primera ley de colonización que procuró atraer la inmigración extranjera paracolonizar las regiones del sur de nuestro país. Los primeros colonos alemanes llegaron a Chile en1851. La revolución de esa fecha casi interrumpe el flujo de inmigrantes pues venían huyendo deese tipo de disturbios y no querían encontrarse con la misma situación en su nuevo destino. Hacia1853, sin embargo, ya sumaban más de mil personas, instalados en Osorno y Valdivia; y desde elLago Llanquihue hasta Puerto Montt. El estado los sustentó durante un año y también les regalósemillas: cinco fanegas de trigo y diez de maíz.La Ley de terrenos baldíos de 1845, además defavorecer la llegada de colonos alemanes al sur del paísfue ampliamente utilizada por ingleses para laexplotación minera en el norte. Este cuerpo legal fueampliado el 9 de enero de 1851.El artículo 783 del Código Civil de 1857 es una normarelacionada con el derecho real de usufructo y disponeque el "goce del usufructuario de una heredad seextiende a los bosques y arbolados, pero con cargo deconservarlo en un ser, reponiendo los árboles quederribe".
  45. 45. 44En 1871, algunos de los artículos más lesivos contenidos en las Ordenanzas de Minería,especialmente con relación a los denominados "denuncios de bosques", fueron derogados, peroal siguiente año los intereses mineros consiguieron que tales medidas fueran "suavizadas“.Las leyes de 13 de julio de 1872 y su correspondiente Reglamento General de Corta y de 3 demayo de 1873, limitaron los derechos de los mineros con relación a los "denuncios de bosques".Estas leyes se limitaron a regular la explotación de los derechos adquiridos a tres años de sudictación. Por tanto, los denuncios de bosques hechos con anterioridad a esta fecha facultaban alos denunciantes que tuviesen hornos en labor para seguir ejercitando sus derechos con arreglo aordenanza, por el término de tres años contados desde la promulgación de la ley, pudiendo solocortar los árboles que se consumieran durante ese período. Quedaban exentos de todaexpropiación forzada los montes anteriormente cortados y aquellos en que no se hubieseniniciado aun los establecimientos para lo que se habían solicitado.Otro avance en la protección de bosques logrado el mismo año 1873 fue que se lograra incorporaren el Código Penal la tipificación y sanción del delito de incendio de bosques. Esta medidaapuntaba a proteger los bosques que quedaban en nuestro país a esa fecha, luego de 330 años dedepredación y extinción de nuestros ecosistemas forestales en base a la utilización indiscriminadadel fuego.El 16 de enero de 1879 se promulga el decreto sobre "Reservas de Bosques Fiscales". Disponíaque en la venta de terrenos del Estado en las provincias de Arauco, Valdivia, Llanquihue y en eldepartamento de Angol, se reservara una franja de no menos de 10 kilómetros de espesor, quecorriera de norte a sur, con el propósito de formar una barrera verde destinada a la contención delas aguas y la protección de las tierras agrícolas del valle longitudinal. Desde ese momento y hastael año 1913, el fisco formó las reservas forestales de Tirua, Alto del Bíobío, Villarrica, Llanquihue,Petrohué, Puyehue y Chiloé, con lo que conformó un total de 600 mil hectáreas repartidas entreConcepción y Puerto Montt.El 30 de septiembre de 1907 se emitió a través del Ministerio del Interior el Decreto Supremo Nº1.540, que establecía la Reserva Fiscal Malleco, primera área protegida de este tipo creada en elpaís.Las disposiciones contenidas sobre bosques en la Ley de la Comuna Autónoma, de 1891,específicamente en el artículo 26, número 4, perseguían “Reglamentar la corta de bosques oarbolados, i la quema de bosques, rastrojos u otros productos de la tierra.”
  46. 46. 45En 1908 Federico Albert propone una Ley Forestal para Chile. El 5 de abril de 1916 se promulgóla Ley Nº 3.091 que concedió exención de impuestos y premios para el establecimiento deplantaciones por los particulares.Ley de bosques de 1925, modificada por el Decreto Ley 4.363, del año 1931, prohíbe la corta deárboles y arbustos nativos situados a menos de 200 metros a lo largo de las orillas de cursos deagua permanentes desde su origen hasta el plano; La corta de árboles y arbustos nativos situadosa menos de 400 metros sobre los manantiales que nazcan en los y prohíbe también la corta deárboles nativos en pendientes mayores a 45%. Sin embargo, estas prohibiciones no son absolutasya que puede solicitarse cortas en dichos sectores por causa justificada y previa aprobación de unPlan de Manejo por lo que en la práctica ésta no se cumple. Fomenta el establecimiento deplantaciones a través de exenciones tributarias, de modo de evitar el déficit proyectado en ladisponibilidad futura de madera. También contenía normas respecto del uso del fuego.El año 1974 se crea el D.L. 701 de fomento a la forestación. Es la Corporación Nacional Forestal elorganismo público encargado de administrar dicho cuerpo legal. El año 1998 se modifica el DL 701mediante la Ley Nº 19.561 intentando darle una nueva orientación, esta vez al fomento forestal depequeños propietarios e incorpora medidas para la forestación en suelos degradados.La legislación del uso del fuego está conformada principalmente por el D.S 276 de 1980, queregula el uso del fuego para eliminar desechos agrícolas mediante quemas. A esta normativa sesuma la Ley Nº 20.653, de reciente promulgación que aumenta las sanciones a responsables deincendios forestales.
  47. 47. 46CAPITULO III: EVOLUCIÓN DE LAS INSTITUCIONES FORESTALES.Existe una relación estrecha entre instituciones y cultura, vínculo en el que la cultura contiene loselementos (símbolos y objetos) que moldean y dan forma a las instituciones. El término instituciónse aplica por lo general a las normas de conducta y costumbres consideradas importantes parauna sociedad, las que pueden ser informales o formales, estando entre estas últimas lasorganizaciones de gobierno y servicio público. Una institución pública es un organismo quedesempeña una función de interés público, es decir, que realiza un empleo que se encuentradefinido bajo la forma de funciones contenidas en la Constitución, las leyes o los reglamentos, yque están destinadas a ser desempeñadas por una persona natural para atender necesidadespermanentes de la administración pública.De la exhaustiva revisión que se ha realizado en este trabajo se desprende que en la Conquista, enla Colonia y en los primeros 100 años de la República, los bosques y el árbol, por motivos que acontinuación revisaremos, no fueron considerados elementos relevantes para el desarrollo de lasociedad.1. En efecto, los árboles y el bosque durante la Conquista eran los lugares preferidos por losindígenas para emboscar a los españoles. Los cronistas señalan también que los indios,después de atacar o cuando estaban en desventaja corrían hacia los árboles para huir. Semenciona en varias oportunidades las dificultades que tenían los españoles para moversepor entre los árboles con sus cabalgaduras. La presencia de bosques y árbolesrepresentaban también un serio peligro de emboscadas para quienes viajaban de unpoblado a otro.2. Durante la Colonia los bosques y árboles seguían representando un peligro para el viajero,por la presencia de posibles asaltantes escondidos allí. En los claros de los bosques losmapuches tenían sus cultivos (sementeras) y lugares donde celebraban sus victorias y ritosreligiosos, los que eran destruidos por los españoles para diezmarlos y debilitar suresistencia. Los árboles sagrados y Rehues del pueblo mapuche representaban para losconquistadores españoles un aciago símbolo de muerte y destrucción.3. Durante los siglos XVIII y XIX se dio la mayor depredación del bosque nativo, el que en elcentro del país era quemado sin miramiento alguno, en el norte era talado para usarlocomo leña o despejar territorios destinados a uso urbano y, en el sur de Chile, bajo elejemplo nefasto de Vicente Pérez Rosales, el bosque nativo era arrasado a fuego, comouna práctica digna de imitar.

×