Successfully reported this slideshow.

El llanto de Pedro

1

Share

Upcoming SlideShare
La vie en rose
La vie en rose
Loading in …3
×
1 of 18
1 of 18

El llanto de Pedro

1

Share

Transcript

  1. 1. “Simón, ¿tú me amas?”
  2. 2. El gallo cantó por tercera vez. Jesús salió de la sala… y Simón Pedro, siguiendo el ruido, miró hacia allí. Lo vio y lloró amargamente
  3. 3. El mismo Pedro que desde aquel momento se volvió vergonzoso y asustadizo, aunque no lograba contener sus habituales acciones impulsivas, pues las hacía, luego se paraba bloqueado por la vergüenza del recuerdo…
  4. 4. … estaba allí apartado, aquella mañana en la orilla… Todos estaban allí alrededor aquella mañana, En silencio temeroso, asustados, Así que ninguno preguntaba nada porque todos sabían que era el Maestro En el frescor de aquella hora matutina con la pesca -esos peces que todavía se agitaban detrás de ellos - después de una noche árida de frutos estaban allí comiendo pescado… … el pescado preparado por Él, que había pensado también en su comida porque volverían cansados. El Señor se había tendido cerca, estaba allí cerca, comiendo con ellos.
  5. 5. Y Pedro le miraba, pero no El Señor le miraba. de frente porque sentía más vergüenza de lo normal. … hasta que Pedro, El Señor quizás cohibido por aquella le miró mirada fija, insistentemente… se dio la vuelta, como diciendo: “¿Qué quieres?”
  6. 6. Y Jesús, inmediatamente, sin dejar pasar ni un instante: Se lo decía “Simón, ¿me amas al que le había ofendido, más que éstos?” se lo decía al temperamento más inclinado a la incoherencia, al traidor. Después de Judas, él. Pero en él era evidente que estaba Cristo.
  7. 7. No podía dejar de volver la cara y dar su respuesta. Tenía que hacerlo. Si no habría sido una mentira. Le amaba: le había traicionado, pero le amaba. Por eso se volvió hacia Cristo y le dio esa respuesta que nunca había desaparecido de él excepto en aquellos momentos terribles.
  8. 8. Le dio la respuesta que continuamente le hacía estar vuelto a hacia Él, estuviese donde estuviese en la barca, en el mar de la mañana, entre la muchedumbre, en la montaña, cuando estaba en casa y Él no estaba allí… … siempre estaba vuelto hacia Él.
  9. 9. “No es verdad … porque tú que te haya sabes, Señor, odiado, no es que te amo”. verdad que no te haya amado… “Pero es lo contrario de lo que he hecho…”
  10. 10. “Simón, ¿tú me amas?” No dijo: “No peques, no traiciones, no seas incoherente” Sólo dijo: “Simón, ¿tú me amas?”
  11. 11. “Señor, tú sabes que te quiero”
  12. 12. Ninguno de nosotros consigue escapar completamente al hecho de que podemos amar a Cristo exactamente tal como somos.
  13. 13. Cristo es quien se complace con nosotros.
  14. 14. “Conmigo”, dice San Pedro llorando.
  15. 15. “Conmigo”, dice María Magdalena,
  16. 16. “Se complace en mí”, dice el buen ladrón
  17. 17. Cristo es aquél que se complace conmigo y por ello me perdona.
  18. 18. Me ama y me perdona.

Transcript

  1. 1. “Simón, ¿tú me amas?”
  2. 2. El gallo cantó por tercera vez. Jesús salió de la sala… y Simón Pedro, siguiendo el ruido, miró hacia allí. Lo vio y lloró amargamente
  3. 3. El mismo Pedro que desde aquel momento se volvió vergonzoso y asustadizo, aunque no lograba contener sus habituales acciones impulsivas, pues las hacía, luego se paraba bloqueado por la vergüenza del recuerdo…
  4. 4. … estaba allí apartado, aquella mañana en la orilla… Todos estaban allí alrededor aquella mañana, En silencio temeroso, asustados, Así que ninguno preguntaba nada porque todos sabían que era el Maestro En el frescor de aquella hora matutina con la pesca -esos peces que todavía se agitaban detrás de ellos - después de una noche árida de frutos estaban allí comiendo pescado… … el pescado preparado por Él, que había pensado también en su comida porque volverían cansados. El Señor se había tendido cerca, estaba allí cerca, comiendo con ellos.
  5. 5. Y Pedro le miraba, pero no El Señor le miraba. de frente porque sentía más vergüenza de lo normal. … hasta que Pedro, El Señor quizás cohibido por aquella le miró mirada fija, insistentemente… se dio la vuelta, como diciendo: “¿Qué quieres?”
  6. 6. Y Jesús, inmediatamente, sin dejar pasar ni un instante: Se lo decía “Simón, ¿me amas al que le había ofendido, más que éstos?” se lo decía al temperamento más inclinado a la incoherencia, al traidor. Después de Judas, él. Pero en él era evidente que estaba Cristo.
  7. 7. No podía dejar de volver la cara y dar su respuesta. Tenía que hacerlo. Si no habría sido una mentira. Le amaba: le había traicionado, pero le amaba. Por eso se volvió hacia Cristo y le dio esa respuesta que nunca había desaparecido de él excepto en aquellos momentos terribles.
  8. 8. Le dio la respuesta que continuamente le hacía estar vuelto a hacia Él, estuviese donde estuviese en la barca, en el mar de la mañana, entre la muchedumbre, en la montaña, cuando estaba en casa y Él no estaba allí… … siempre estaba vuelto hacia Él.
  9. 9. “No es verdad … porque tú que te haya sabes, Señor, odiado, no es que te amo”. verdad que no te haya amado… “Pero es lo contrario de lo que he hecho…”
  10. 10. “Simón, ¿tú me amas?” No dijo: “No peques, no traiciones, no seas incoherente” Sólo dijo: “Simón, ¿tú me amas?”
  11. 11. “Señor, tú sabes que te quiero”
  12. 12. Ninguno de nosotros consigue escapar completamente al hecho de que podemos amar a Cristo exactamente tal como somos.
  13. 13. Cristo es quien se complace con nosotros.
  14. 14. “Conmigo”, dice San Pedro llorando.
  15. 15. “Conmigo”, dice María Magdalena,
  16. 16. “Se complace en mí”, dice el buen ladrón
  17. 17. Cristo es aquél que se complace conmigo y por ello me perdona.
  18. 18. Me ama y me perdona.

More Related Content

Related Books

Free with a 30 day trial from Scribd

See all

Related Audiobooks

Free with a 30 day trial from Scribd

See all

×