El caso Napster
                                                                                                          ...
El caso Napster

                                                                  características. Dicho de otro modo, y ...
El caso Napster

    Las obras musicales se distribuyen, en su práctica            comprar uno. Ni creo que un CD de Metal...
El caso Napster

    A nadie se le escapa que Napster era un gran nego-                   hacerse publicidad. Era una buen...
El caso Napster

sus derechos de autor, eliminando hasta un 80 % de             nar miles de obras escritas. Y suponga aho...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

C:\Fakepath\Caso Napster

2,326 views

Published on

4 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Buenas tardes.
    El artículo anterior en mi criterio me pareció bastante interesante, el tema de propiedad intelectual es una realidad que actualmente se busca cuidar y respetar, si bien cada persona busca una auto superación personal, y por esto es que estudia y trabaja, con el propósito de que su conocimiento y aplicación de este sea remunerado, los escritores, cantantes, productores, etc no son una excepción a esto, está claro que muchos de estos personajes hacen esto por pasión y gusto, pero también está claro de que su esfuerzo debe de ser recompensado.
    Es por esto que estoy de acuerdo con la decisión que tomo el tribunal frente al caso de NAPSTER, ya que hay que valorar el trabajo de los demás protegiendo la propiedad intelectual de las personas, sin importar que a la mayoría de la población en el mundo, nos gusta las cosas gratis y de fácil acceso.
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Hola Andres. Apoyando la descripcion de Napster en tu articulo, se encuentra como uno de los protagonistas principales o 'abanderados' al famoso grupo 'Metallica'; ellos decidieron de forma legal, luchar por su trabajo y esfuerzo. Ganaron y le dieron ejemplo a la sociedad, a la cultura y a sus seguidores de como proteger sus intereses teniendo eje disociador la Internet.
    La globalización ha sido una de las puertas de acceso a mucha informacion gratuita a nivel mundial , dejando de lado la educación y la sensibilización del uso adecuado de la Red.
    'Prevenir es curar', enseñemos desde nuestras instituciones educativas , especialemente a los niños, el cómo usar de la mejor manera internet y de esta forma, asegurar un futuro legal y Etico para todos.
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • Hola a tod@s, les cuento sobre EL CASO NAPSTER . Seguramente ya todos han conocido o al menos escuchado hablar del famoso caso Napster y particularmente considero que fue una gran idea de negocio aunque mal enfocada pues se enmarcó en la ilegalidad. Este modelo de negocio estuvo basado en nodos tal cual funcionan hoy las redes sociales* pero sus usuarios no se daban cuenta que el negocio iba más allá de publicar o descargar música. Muchas de las empresas en internet tienen un negocio paralelo que es la minería de datos** direccionada a la venta y comercialización de las bases de datos de los usuarios registrados en Napster tales como nombre, edad, ciudad, email, gustos, entre otros. Recientemente algo similar pasó con la empresa Megaupload quién tuviese un modelo de negocio igual a Napster pero con la distribución de cualquier tipo de archivo, no solamente música (imágenes, software, etc). Esta web fue enjuiciada y clausurada por el Departamento de Justicia de U.S.A., el FBI y la National Intellectual Property Rights *** Una idea mejorada es la que han adoptado alguno artistas, en el caso Colombiano Shakira y J. Balvin que ya no sacan CDs a la venta sino que sus trabajos discográficos los publican en el iStore o en Google Play con un valor de descarga por canción de U$ 1 y que dichas plataformas han ofrecido a sus usuarios que las canciones que descargan están libres de virus lo que lo hace muy económico, atractivo y seguro. Para la vida personal y profesional tomo como referencia: - Que se pueden crear excelentes ideas de negocio en internet. - Hacer todo bajo el marco de la legalidad. - Respeto a los derechos de autor. REFERENCIAS *Que son nodos: Ver http://www.youtube.com/watch?v=7Z57SEQj0g4 **Definición de Minería de datos: http://es.wikipedia.org/wiki/Mineria_de_datos ***Megaupload: www.megaupload.com

    Espero les sirva de algo mi aporte personal. Hasta pronto.
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
  • este caso es muy llamativo para la red ya que consistía en obtener gratuitamente los productos de creadores e interpretes de obras musicales, pero donde dejamos la honestidad ??? que seria de nuestros interpretes y autores caerían a la quiebra y nuestra cultura mmm donde quedaría?
    Por eso seamos honestos al cesar lo que es del cesar
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
2,326
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
6
Actions
Shares
0
Downloads
45
Comments
4
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

C:\Fakepath\Caso Napster

  1. 1. El caso Napster David Zurdo LA CUESTIÓN ÉTICA Nadie duda que la idea que dio origen a Napster era excelente, pues consistía en obtener gratuitamente los productos de creadores, intér- pretes y editores de obras musicales, por un sim- ple tecnicismo legal que ahora se ha quebrado, como si uno imprimiera billetes en su casa y éstos, por arte de magia, se transformaran en auténticos. Lo que hacía Napster era poner en contacto a usuarios particulares de la Red y les permitía intercambiar música entre ellos, como un intermediario aparentemente inocente. Dichos usuarios, por lo general, no sólo se apro- Figura 1. Página de inicio del sitio web de Napster vechaban de esta circunstancia, sino que la apro- baban como si fuera “de derecho”. Pero esto no es así, artesano. ¿No es igualmente lícita su labor? Que obten- ni mucho menos. ga un rédito mayor o menor no es aquí la cuestión. Supongamos a un honrado trabajador de cualquier clase, por ejemplo un artesano que manufactura jarro- Si esta práctica, al menos, se hubiera considerado nes. Si alguien pudiera distribuir sus jarrones a terceros antiética desde el principio, si los usuarios que se bene- sin pagarle nada por ellos, e impidiendo por añadidura ficiaban de los creadores legítimos hubieran aceptado sus ventas normales –pues ya los tendría sin pagar todo su papel de simples aprovechados, entonces quizá el el que lo deseara–, éste, el artesano, se enfadaría y se caso no hubiera pasado a mayores. Pero quienes se quejaría con toda la razón. ¿Por qué el fruto de su tra- aprovechaban de los creadores, a los que, por cierto, bajo debía ser gratuito? Pongámonos ahora en la situa- supuestamente admiran, han elevado sus voces para ción de una empresa que le proporcionara los materia- reclamar algo sobre lo que carecen en absoluto de les y distribuyera los jarrones, con consentimiento del derecho. Autores científico-técnicos y académicos 121
  2. 2. El caso Napster características. Dicho de otro modo, y con el ejemplo UN POCO DE TÉCNICA de una fotografía: Imagine un coche que cruza una carretera jalonada de árboles, bajo un cielo azul con El problema radica en la unión de dos torrentes de la algunas nubes. Grandes partes del cielo o de las nubes, tecnología de nuestro tiempo, íntimamente ligados: Inter- así como de los árboles o la carretera, son una suce- net y la era digital. La primera nos permite conectar y sión de píxeles idénticos. Éstos, que ocupan lo mismo comunicar con cualquier persona del mundo, en directo sean iguales o distintos, pueden sustituirse por un dato o diferido, sin costos elevados; la segunda facilita la que diga cuáles son el primero y el último y su color, reproducción, la copia “exacta” de todo aquello basado simplificando. en “ceros” y “unos”. Además, se le suman las grabadoras de CD, al alcance de todos en la actualidad. El ojo humano no apreciará ninguna diferencia cuando solamente se aplique dicha operación a píxeles La aparición de los algoritmos de compresión de estrictamente idénticos. La calidad disminuye a medida imágenes, vídeo y audio, entre los que, respectivamen- que se aplica un filtro de similitud, admitiendo como te, encontramos los que generan los populares forma- iguales píxeles parecidos, en mayor o menor medida. tos JPEG, MPEG y MP3, ha roto el muro de la copia Por esto, los formatos de compresión suelen perder indiscriminada de material con derechos de autor. Si la algo de calidad. Y, de hecho, si usted trabaja normal- Red fuera bastante más rápida, y hablando ya exclusi- mente con imágenes, sabrá que a los ficheros JPEG se vamente de música, este fenómeno podría haberse les puede definir el grado de compresión, que no es dado mucho antes. Bajarse de Internet un fichero de más que la fidelidad de dicho proceso al aplicarlo a 50 Megabytes, como puede ocupar una simple canción una imagen sin comprimir, por ejemplo TIFF. en formato WAV, sin embargo, es una auténtica locura, sobre todo si no se hace una sola vez, sino en repetidas ocasiones: lentitud de la comunicación, caídas de conexión, vuelta a empezar, son problemas que todos conocemos. Pero llegó el formato MP3, que reduce el tamaño de los ficheros de sonido más allá de diez veces sobre los originales WAV. Ciertamente, la calidad se reduce, aunque de un modo tan bien estudiado por los creado- res del formato MP3 que el oído humano apenas puede apreciarlo. Hay que entender que este formato comprimido, al igual que JPEG y MPEG, es más “pequeño” cuando se transmite o almacena, pero Figura 2. Dos imágenes del mismo mono alucinado, una en formato TIFF y otra en JPEG de calidad mínima ocupa prácticamente lo mismo que un fichero WAV cuando se carga en memoria mediante un programa que lo gestione. Aplíquelo ahora a los archivos de sonido. Tenemos una canción digitalizada a base de mapas de bits de la Así, los formatos de compresión tienen sentido onda sónica y número de mapas por segundo. Cuantos pleno cuando se emplean en sistemas informáticos más bits se dediquen a mapear un sonido, mayor será cuyas comunicaciones son mucho menos capaces que su similitud con la realidad, así como cuantas más su velocidad de ejecución. Esto es: se necesita un tipo veces repitamos el mapa en cada unidad de tiempo de fichero que se transmita en un tiempo aceptable a, (frecuencia). por ejemplo, 45.000 bits por segundo, aunque el orde- nador luego deba “descomprimirlo”, interpretando la La calidad llamada “de CD” es al oído indistinguible codificación del formato de compresión, lo cual resulta, de la realidad. Otra cosa es que no se oiga igual un con- en los ordenadores de hoy en día, insignificante en cierto en directo que en un disco, pero esto depende del tiempo invertido. sistema de registro del sonido y del aparato reproductor. En sí, un mapeado de 16 bits, en modo estereofónico, y La compresión, en sí misma, consiste en reemplazar a una frecuencia algo superior a 44.000 Hz, se admite “ristras” de ceros y unos consecutivas, o grupos de como totalmente fiel a la realidad. Aunque existen actual- estos elementos, por una información más breve que mente registros más elevados y métodos con más canales especifica inequívocamente su existencia, situación y de reproducción simultánea, como el cuadrafónico. 122 Autores científico-técnicos y académicos
  3. 3. El caso Napster Las obras musicales se distribuyen, en su práctica comprar uno. Ni creo que un CD de Metallica sea un totalidad, en el soporte digital denominado compact bien de primera necesidad, como decía más arriba. disc. Un usuario cualquiera que tenga acceso a la tec- Una vez más, estamos ante un caso claro de “aprove- nología de grabación de estos discos, lo que es hoy día chados”, “vivos” o “listillos”. normal, puede buscar en la Red la música que le inte- resa, “bajársela” en tiempo razonable en formato MP3, transformarla en WAV y copiarla en un CD. Así de fácil. O mejor aún, pues ya hay aparatos que reprodu- cen CD que contengan MP3 directamente, con lo que es posible grabar más de diez horas de música en un solo disco. ALEGATO A FAVOR DE LOS CREADORES La creación, el talento y el éxito son valores que han de protegerse y admirarse. No debe perderse esta referencia, sustituyéndola por supuestos derechos sobre Figura 3. Los “melenudos” (actualmente “ex melenudos”) cosas que no son de primera necesidad, ni importantes de Metallica han sido los más activos oponentes de Napster para la subsistencia. A Velázquez, Mozart o Shakespea- re les pagaron por sus obras, de uno u otro modo. Y merecían realmente que se les retribuyera por hacer aquello de lo que muy pocos son capaces, menos aún a su altura. Últimamente se levanta una voz unánime que recla- EL NEGOCIO ES EL NEGOCIO ma el derecho incondicional a lo que se denomina Si los creadores no crearan o dejaran de crear –los “cultura”. En todo caso, si esta demanda es lícita –en lo músicos y cantantes, en este caso–, Napster no habría que no entro aquí–, nunca debe cargarse en los hom- podido existir. Y hay una diferencia entre meramente bros de los creadores de las obras culturales. El hecho “legal” y éticamente “lícito”. Los tribunales han puesto cierto, por otro lado, de que se le otorgue el apelativo las cosas en su sitio, haciendo equivaler lo legal con lo de cultura a cualquier cosa, es también otra cuestión lícito, y Napster ha tenido que transformarse y cambiar que no viene ahora al caso. de estilo. Cuando un músico, escritor, pintor, escultor o cine- Pero esto no ha detenido a otros, que emulan a asta, o cualquier artista de la disciplina que sea, crea Napster y que han surgido en la Red con los mismos una obra, y por mucho que la realice “por amor al fines. Es el negocio, el tótem sagrado de quienes no tie- arte”, nadie tiene derecho a arrebatarle el beneficio nen escrúpulos cuando media el dinero. Por tanto, ¿la que tenga que producirle. Si él mismo, como decisión destrucción de Napster tal y como lo conocíamos ha personal, desea regalarla a la humanidad, bien enton- impedido la transmisión impune de música en Inter- ces. Pero si no es así, y pretende obtener un rendimien- net? No. Desgraciadamente hay otros muchos progra- to económico, ¿quién tiene la facultad de negárselo? mas que hacen lo mismo, y que lo hacen incluso mejor. Todos, cuando vamos al cine, pagamos una entra- Permítaseme que no cite el nombre de ninguno de da; cuando compramos un libro, lo abonamos en caja; ellos, porque todos sabemos que la carne es débil y la y vemos lógico que asistir a un concierto cueste dinero. propaganda la debilita aún más. Pero esto no sólo es lógico, sino que es de recibo, si se No olvidemos, por cierto, que el que un particular me permite el retruécano. Todo lo demás es aprove- copie un CD a un amigo, no es lo mismo que poner charse, nos guste o no. obras protegidas, indiscriminadamente al alcance de Hay quienes fundamentan el defender a Napster en cualquier otro usuario de Internet. Y esta ha sido la que “los discos son muy caros”. Pero yo nunca he visto razón, tan obvia al entendimiento, pero tan difusa ante a nadie con una pistola en el pecho siendo obligado a la justicia, que ha llevado a su machacamiento legal. Autores científico-técnicos y académicos 123
  4. 4. El caso Napster A nadie se le escapa que Napster era un gran nego- hacerse publicidad. Era una buena forma de cio, aunque no cobrara por su uso o no utilizara publi- conocer nuevos artistas. cidad en banners u otros medios. La macroestadística de gustos y tendencias musicales, que podía obtenerse Tiene razón: Napster podía dar a conocer a músi- a través de la “comunidad” de sus usuarios, no tenía cos nuevos o desconocidos. Mientras ellos cedan sus precio para establecer el futuro y las estrategias emer- obras a Napster, el problema no existe. Lo que ocurre gentes. Digamos que es el mismo tipo de negocio que es que la anterior opinión tiene un significado más pro- puede hacer el Cobrador del Frac con su lista de moro- fundo. Lo que puede entenderse es que, “ya que Naps- sos, o la venta ilícita de las bases de datos de electora- ter tiene de todo, además uno puede encontrar algo do por parte de los partidos políticos nacidos única- nuevo”. También podría cumplir una función interesan- mente con ese fin, y que siempre aparecen en todas las te en la localización de obras raras, tanto en el sentido elecciones. de extravagante como en el de poco común. • Estoy de acuerdo con las compañías discográfi- cas en que Napster está mal, porque, si cuesta tanto sacar un disco y se tarda tanto en conseguir COMENTARIOS A DECLARACIONES los permisos de venta, no es justo que la gente obtenga los discos completos sin pagarlos. SOBRE NAPSTER Aparte de la discusión sobre el bien y el mal, esta Todo el mundo opina sobre todo. Y el caso de persona simplemente no se deja llevar por su beneficio Napster no es una excepción. Aquí recojo diversas opi- personal. Acepta el trabajo de quienes producen los niones que he leído en Internet, y que me parecen discos y ve lógico que recojan un beneficio lícito por la demostrativas por sí solas del concepto que se tiene de venta de los mismos. Quizá también viene a apoyar la la propiedad intelectual y los derechos de autor. Sin difusión parcial de los discos, pero esto tampoco sería embargo, las comentó, además, y así opino yo tam- adecuado, salvo con permiso de los propietarios de las bién. obras. • La música pop, que es la que más me gusta y • Napster debería cerrar, porque es lamentable a más vende, es sólo otro artículo de consumo, y lo que están llegando, que es asociarse con BMG quienes invierten dinero en ella, en sus seducto- y cobrar cuotas por su uso. ras y manipuladas letras, sus embriagantes rit- mos y sus mezclas artificiales, se sintieron roba- Decididamente, hay personas imposibles de enten- dos. der. A este “opinador” le parece lamentable que Naps- ter se alíe con BMG, pero no se lo parece lo que él, ¡Muy bien! El autor de este comentario admite que presumiblemente, hacía por medio de Napster, que era la música pop es la que más le agrada, para luego criti- copiar música sin pagar a sus legítimos dueños y crea- carla y, finalmente, ironizar sobre sus autores o produc- dores. ¿La cultura –quiero decir Metallica– debe ser tores. Entonces, ¿por qué le gusta tanto? ¿No viene a gratuita, verdad? decir, acaso, que la música pop es un mero producto industrial? Es inaudito... • Los derechos por obras musicales deberían desa- parecer. Quizá hasta que, algún día, la música LA LEY HIZO JUSTICIA vuelva a ser arte, y no más un producto comercial. Por fin, el tribunal norteamericano encargado del Este otro “opinador” rechaza los derechos de los caso Napster, la Corte Federal de Apelación de San autores y los creadores musicales, al parecer, porque la Francisco, sentenció que el encausado era culpable de música actual “es mala”. Y reclama de paso que la piratería y violación de los derechos de autor. Aunque música vuelva a ser algo artístico, imagino que de no se decidió clausurar la empresa. De hecho, por su pureza platónica. Por tanto, si le he entendido bien, no acuerdo con la discográfica BMG, Napster seguirá fun- hay que pagar a los que hacen obras sin valor, pero sí cionando, pero de un modo muy diferente al empleado escucharlos. hasta ahora, ya que cobrará una cantidad de dinero • Ojalá Napster siga, porque promueve bandas por utilizar sus servicios, en concepto de compensación independientes que no tienen recursos para a los autores de las obras musicales, y dejará de violar 124 Autores científico-técnicos y académicos
  5. 5. El caso Napster sus derechos de autor, eliminando hasta un 80 % de nar miles de obras escritas. Y suponga ahora que apa- sus fondos transferibles. reciera un “Napster” de tales obras, donde estuvieran las de usted, las mías y las de infinidad de autores. ¿Le gustaría esto? No sólo no nos gustaría, sino que muchos dejaría- mos de escribir. Pues, aunque uno escriba también por vocación, el rédito esperado por crear una obra es algo completamente justo. Y se rebajaría el nivel de los libros, sin ninguna duda, ya que no habría editores que discriminasen unas obras de otras, según su valor. Si Napster hubiera ganado ante los tribunales, Figura 4. “Di no a Napster” habría sentado un precedente intolerable que atentaría contra todos los autores y creadores, de cualquier disci- plina. Sería sólo una cuestión de tiempo que afectara a todos, y el tiempo en cuestiones tecnológicas corre ¿QUÉ HABRÍA SUCEDIDO SI NAPSTER muy deprisa... HUBIERA GANADO EL JUICIO? Por tanto, y como conclusión, Napster no podía seguir como era en sus orígenes. Y no seguirá. Si hay Si Napster hubiera ganado el juicio que suscitó el otros sistemas que lo emulan, no importa tanto que lo interés de tantos usuarios de Internet, habría logrado hagan como que lo puedan hacer con impunidad. Y continuar impunemente su actividad, abriendo a la vez eso no será así por mucho tiempo. la puerta a otros sistemas, que que- darían automáticamente legalizados. Imaginemos a las discográficas y a los autores e intérpretes. Las primeras verían esfumarse una gran porción de su negocio, a favor de las empresas que fabrican grabadoras de CD y este tipo de discos. Los segundos, por su parte, se verían inmersos en un mare mágnum, un caos en el que se mezclaría todo sin orden ni concierto, lo que rebajaría más aún la calidad de lo que circula por ahí. Cierre los ojos... Bueno, mejor no los cierre, porque no podría seguir leyendo. Pero sí imagine un soporte idéntico a un libro de papel, pero más ligero, sin bri- llos ni efectos desagradables; un soporte Figura 5. ¿Veríamos cantar en un parque o en el metro electrónico con capacidad para almace- a Elton John o Madonna? Autores científico-técnicos y académicos 125

×