Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Mentira

142 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Mentira

  1. 1. MENTIRA, BENDITA VIRTUD SERGIO SALAZAR PEREZ Matricula201270026 DHTICSPROF. AURELIANO JIMENEZ
  2. 2. CompañerosEl motivo de esta carta es para informarles que estoy plenamente convencido que pormedio del ensayo que encuentra a continuación, ustedes encontraran los elementosnecesarios para poder así corroborar la perfecta elaboración de los suyos.Me despido de ustedes con un saludo.
  3. 3. ¡¡¡Pero qué mentiroso!!!Ya en serio en la carta expuesta anteriormente se encuentran al menos tres mentirastotalmente comprobables.La primera es cuando encontramos la palabra “compañeros”. Ahí debe decir “Muyestimados compañeros”. La segunda es cuando afirmo categóricamente que este ensayoes la octava maravilla del mundo cuando ni siquiera sé si cumple con los requerimientosmínimos para ser considerado un ensayo. Y, finalmente cuando me despido de ustedes“con un saludo”, debe decir “Con mis más sinceros y apreciables saludos”Porque empecé este texto mintiendo es porque la razón del mismo es abordar el tema dela mentira y porque la considero desde mi muy particular punto de vista como una virtud.Porque mentimos parece ser innato a nuestra naturaleza animal, ya que todas las especiesbuscan de una manera o de otra obtener ventaja sobre otras especies o en contadasocasiones entre los miembros de la misma. “Homo homini lupus” solía aseverar TitoMaccio Plauto ya desde hace mas de dos siglos antes de Cristo en alusión a que tal vez losmiembros de la especie humana sean los únicos que buscan de manera sistemática yventajosa aprovecharse de los demás miembros de la especie.Mentir parece ser a primera vista un acto desagradable y condenable. Sin embargo, el usode esta estrategia, en ocasiones no solo necesaria sino hasta vital, para poder sobreviviren una sociedad humana, es en ocasiones debido al abuso de la misma, vista no solo comocondenable sino que es celebrada y fomentada por los elementos de la misma. Situaciónque parece no ser el u so cuando se trata de otras comunidades animales, ya que en estaslo que en apariencia se busca es simplemente no ser el bocadillo de la especie contraria.Aun cuando no solo por cuestiones alimentarias se da este hecho de mentir de unamanera por medio de mimetizarse sino que se busca también el permitir la perpetuaciónde la especie. Así que si tenemos en cuenta que el lograr la finalidad deseada tiene comoprecio el mentir en varias especies a diferentes especies o en el caso muy particular de laespecie humana a los mismos elementos de la especie, pues finalmente el etiquetar estaacción como “mala” no parece ser la decisión correcta ya que los factores que nosconducen a mentir pueden ser multifactoriales.
  4. 4. Podemos definir la mentira, si es que realmente se necesita definirla, como un procesomediante el cual, la persona que lo realiza oculta o desvirtúa o falsifica la información quetiene y que consecuentemente proporciona a otra persona. Y obviamente las razones paramentir pueden ser más concretamente: para protegerse de una posible situaciónnegativa; para evitar conflictos personales o evitar responsabilidades y desde luego, eneste caso, lo que considero la motivación más atractiva de estas posibilidades que es la demanipular a la persona que recibe la mentira. Obviamente la manipulación conllevabeneficios personales, económicos o incluso sentimentales.Por supuesto que no todo el mundo tiene la capacidad de mentir como comúnmente sedice “con frialdad”, ya que existen algunos indicadores que nos informan si la personamiente al decirnos o hacernos, por qué no, una acción a la cual nos entregamos enocasiones como ovejitas al matadero. Entre estos indicadores se encuentran: el desviar lavista a modo de ocultar la mentira, el bajar el volumen de la voz de manera que despuésse pueda argumentar que la persona afectada no escucho la información de maneracorrecta. El movimiento de los ojos o de la boca también son señales inequívocas de quela persona miente. De igual manera, el permanecer casi inmóvil es una señal de que lainformación dada es de manera casi segura, falsa. Sin embargo, a la par del hecho de quemás de una persona no tiene la capacidad de mentir, de igual manera existen personasque al decir la verdad pudieran creer que la persona que recibe la información podríacreer que la persona está mintiendo. Situación que igualmente resulta ser motivo dedesazón ya que nos encontramos inmersos en una sociedad que ha elevado a la mentira alpunto de ser casi un objeto de culto.Pero bien, hasta este punto realmente no he logrado mentirles en el hecho de que estetexto es solamente una revisión del concepto de la mentira. Realmente, la verdadera(¿me estoy contradiciendo?) razón de este texto es llegar al punto de que como dice eltitulo del mismo, busco considerar a la mentira como una virtud. Sé que de entradaaseverar tal afirmación podría parecer una forma más de mentir. Por otro lado, creo quepodría, o al menos trataría, si ustedes lo permiten de argumenta tal situación debido aque le tema en si verdaderamente (¡nuevamente una contradicción¡) me resultaaltamente interesante y quisiera compartir este entusiasmo con ustedes.
  5. 5. “El hombre es un animal de costumbres” es una frase que no tiene realmente un creadorhasta el momento certificado por la humanidad como tal. En base a esto, los hombresrealmente realizamos la mayoría de nuestras actividades cotidianas por hábito ocostumbre. El uso y en ocasiones el abuso de tal o cual actividad le confiere a la misma elgrado de aceptable o convincente. Dando por significado en este caso la idea de que todosestamos convencidos de que tal situación es la “correcta”.La razón por la cual llamo a la mentira una virtud es por el hecho de quearistotélicamente, la virtud está considerada como un hábito. Esta situación confiere porlo tanto a la misma la aceptación de “verdadera”. Lo cual por otro lado, si nos ponemos areflexionar un poco en nuestra vida cotidiana, llegaremos a la conclusión de que,efectivamente, la mayoría de nuestra acciones lleva por delante un cierto grado defalsedad. Ya sea por el hecho de conseguir lo deseado, de “arreglar” lo desarreglado osimplemente de obtener el favor de tal o cual persona en tal o cual situación, la mayoríade las personas mentimos. Lo bueno de esta situación es precisamente la cuestióncuantitativa, la cual de algún modo permite que la cuestión cualitativa de la acción pase asegundo término o sencillamente deje de cargar con esa cuestión moral de ser “buena” o“mala”. Simplemente el hecho de que el número de personas que realizan tal acción seacasi total, nos consuela y nos motiva a seguir realizando esta costumbre que como tal, sevuelve algo que en un momento dado se hace sin siquiera pensar que lo estamoshaciendo. Así, dejando a un lado la pesada carga moral que en un momento podría sercausante de algún desasosiego, podemos disfrutar de la consumación de esta benditaacción que es el crear o reformar un mundo que visto sin la gratificante ayuda de la rutina,sería realmente un lugar horrible donde tendríamos que vivir como lo hacían nuestrosancestros más alejados en la cadena evolutiva cuando los pequeños mamíferos tenían quevivir en una realidad que era un mundo poblado por otra especie dominante que eran losdinosaurios.¿Bendita? Por supuesto, ya que la etimología de la palabra nos habla del “buen decir” ensu primera acepción pero también nos indica y nos lleva a palabra relacionadas con estetérmino y una de ellas es: condición. Y, una condición en una manera de utilizar estetérmino actualmente es “circunstancia necesaria e indispensable para que otra puedaocurrir”. Por lo tanto, bendita sea esta circunstancia que es necesaria para podersobrevivir en este mundo donde el que no miente o es marciano o no es unacomputadora.
  6. 6. Como toda condición humana, la mentira tiene sus beneficios los cuales ya comentamosanteriormente. Entre estos se pueden mencionar: obtener ventaja de una situación; tienela aprobación de la mayoría y cuenta con la ventaja de ser condicionante par la existencia.Pero por otro lado, nuevamente, como toda condición humana también esta bendicióncuenta con su lado siniestro o negativo. Era demasiado bello pensar que algo tan prácticoy benéfico que además cuenta con una aprobación democrática, pudiera ser en esenciaalgo tan sutil y maleable que no pudiera crear de algún modo una malformación delmismo.El mentir no es nada fácil. En apariencia es algo tan común que el realizarlo no requiere elmenor esfuerzo. En otras palabras, es algo “natural”. ¡Pero no! Nada está más alejado dela triste realidad. Cuando empezamos a mentir, tal vez, al principio como en todosentimos cierta sensación de que algo anda “mal”. Después de algún tiempo y de practicarde manera constante dicha acción, la sensación desaparece, pero ¡oh sorpresa!, entoncesesta condición que después de practicarla de manera constante y obtener provecho deella, esta que era no solo agradable y benéfica, se torna un verdadero tormento ya queuna mentira lleva a otra. La cadena de mentiras se torna a la vez más larga y entonces sevuelve una carga insoportable. La acumulación de mentiras y de acciones falsas conduceal mentiroso a un desenfreno de giros que en un momento leva al mismo a perder el hiloconductor de sus propias mentiras. Y entonces, ya es casi imposible que haya marchaatrás. Ciertamente la satisfacción que al principio el mentiroso recibe de sus propiasmentiras es como una droga que cuando se tiene”control” sobre la misma, esta causa unestado de enajenamiento que no nos permite ver la realidad sin que esto tengo que serprecisamente a causa de la mentira.Entonces, una forma de seguir disfrutando de la acción de mentir o engañar es haciéndolode forma como en cualquier otro “mal” habito, con medida. Así, podemos seguirdisfrutando no solo de los beneficios sino del estado de satisfacción que causa el ver que ala realidad esta a nuestra disposición sin tener que recurrir a esfuerzos sobrehumanos ni atener que soportar la verdad cuando esta es tan devastadora que nuestra pobre condiciónhumana no nos permite soportarla tal cual es.
  7. 7. A través de la historia de la humanidad, la especie humana ha buscado, debido a supatética condición (somos desafortunadamente débiles y condicionadamente mortales) yescasos recursos (carecemos de garras, colmillos o de una fuerza devastadora y nuestrossentidos están pobremente desarrollados) propios de la especie para poder burlar ytambién engañar al rival, la especie humana ha tenido que utilizar su intelecto y comoresultado de esta situación, ha tenido que crear y utilizar tecnología desde el principio delos tiempos cuando la especie evolucionó. Y con tecnología me refiero obviamente,primero que nada al uso y dominio de elementos naturales como lo es el fuego. Despuésvino el uso de materiales como el bronce y otros metales. Actualmente, la tecnología enuso mediante la cual el hombre genéricamente hablando busca engañar al hombre es pormedio de la informática.Desde que los elementos de esta generación, y tal vez antes, naciéramos, la tecnologíacomo el uso de mensajes escritos, dibujos o pinturas y códigos altamente sofisticados noshan servido para realizar o crear por medio de tales elementos; fraudes, engaños ycalumnias. Todas estas acciones obviamente han servido para nuestros fines y el uso de latecnología cada vez más “perfecta” nos ha dado el poder de crear mentiras a su vez cadavez más “creíbles”. Un ejemplo de este tipo de acciones es conocido como “bulo” dondeya sea un creador de una página electrónica o un usuario del sistema conocido comointernet, crea, difunde y busca obtener sino un beneficio económico o de otro tipo, sibusca crear confusión, duda y finalmente, pánico. Por medio de un mensaje electrónicoMas no necesariamente el “bulo” es la única manera de crear problemas o mentir en elmundo de la informática. Personalmente comparto la idea de Eduardo Galeano que auncuando ya es texto antiguo, la idea continua tan fresca como el primer día. Esto es,vivimos un en mundo donde a pesar de todos los posibles dispositivos electrónicos parapoder comunicarnos y así lograr un mejor entendimiento entre las personas,desafortunadamente, utilizamos la tecnología para seguir realizando lo que nuestrosancestros hacían cuando sobrevivían entre tigres dientes de sable y mamuts, engañar.Con la agravante de que lo hacemos hacia elementos de nuestra propia especie. Y un usoprimario de la tecnología es fingir. Fingimos que estamos ocupados, fingimos que estamospreocupados, fingimos que estamos cuando en realidad no estamos. ¿Cómo? Muy simple,ya sea estando presentes nos escondemos detrás de nuestro dispositivo favorito. Oestando ausentes nos escudamos detrás de la tecnología para poder así cometer todo tipode tropelías.
  8. 8. Pero, a pesar de todos los pesares, y a pesar de mis sobrehumanos intentos de querercreer y hacer creer que la mentira es parte de nuestro “genoma humano”, debo confesarque “verdaderamente” creo (las comillas son obviamente porque es sacrílego hablar conla verdad cuando estoy hablando de la mentira) debe existir por ahí entre nuestro códigogenético un “gen” que o está haciendo corto o no pertenece a nuestro código “humano”.El porqué digo esto es porque aun cuando yo al igual que todos los congéneres que merodean creemos, sustentamos y nos beneficiamos con la mentira. Al igual que yo, estoyplenamente convencido de que todos creemos, sustentamos y nos beneficiamos aun máscon la verdad. Siempre buscamos decir la verdad aunque al final mintamos, siempreaceptamos la mentira pero al final buscamos denodadamente hallar la verdad. Y enconsecuencia la verdad siempre nos causa más satisfacción que la mentira por más bonita,fácil y productiva que esta ultima parezca ser.Personalmente, yo siempre encuentro satisfacción cuando encuentro una persona “depalabra”. Pedir facturas o condicionar a alguien por medio de una rúbrica, no es lo mío.Yo prefiero (aun cuando esto me ha acarreado múltiples dolores de cabeza) cerrar untrato con un apretón de manos. Y entre más fuerte, mejor. Aunque todo apunte a que voya ser víctima de algún engaño. Y yo, asimismo, siempre encuentro satisfacción cuandoencuentro una persona que me dice con todas sus palabras. “deja de molestarme hastadentro de cien años”. Así, yo, humilde y agradecido, le pregunto. “disculpa, exactamente,¿a qué horas puedo molestarte nuevamente dentro de cien años?”.
  9. 9. REFERENCIAShttp://www.e-torredebabel.com/Historia-de-la-filosofia/Filosofiagriega/Aristoteles/Virtud.htmhttp://es.wikipedia.org/wiki/Mentirahttp://www.ayudapsicologicaenlinea.com/monograficos_mentira.htmlhttp://www.cop.es/colegiados/A-00512/mentira.htmlhttp://es.wikipedia.org/wiki/Enga%C3%B1ohttp://es.wikipedia.org/wiki/Darwinismohttp://es.wikipedia.org/wiki/Plautohttp://etimologias.dechile.net/?benditohttp://www.epdlp.com/texto.php?id2=547http://es.wikipedia.org/wiki/Genoma

×