Antología de poemas para 2º eso

8,366 views

Published on

0 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
8,366
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
517
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
4
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Antología de poemas para 2º eso

  1. 1. ANTOLOGÍA DE POEMAS PARA 2º ESORECORRIDO POÉTICO ANTOLÓGICO Procedencia de la imagen
  2. 2. 1. EDAD MEDIA ......................................................................................................................... 5 Lírica popular: jarchas ...................................................................................................... 5 Lírica popular: mester de juglaría .................................................................................... 5  Cantar de Mío Cid (Cantar Primero: Destierro del Cid) ............................................... 5 Lírica culta: Juan Ruiz, arcipreste de Hita (mester de clerecía) ....................................... 5  Libro del Buen Amor ..................................................................................................... 5 Prerrenacimiento: Jorge Manrique .................................................................................. 6  Fragmento de las Coplas por la muerte de su padre ................................................... 62. RENACIMIENTO..................................................................................................................... 7 Garcilaso de la Vega ......................................................................................................... 7  Soneto V ........................................................................................................................ 7 Fray Luis de León .............................................................................................................. 7  Oda XXIII ....................................................................................................................... 7 A la salida de la cárcel .......................................................................................................... 83. BARROCO .............................................................................................................................. 8 Luis de Góngora ................................................................................................................ 8  Ande yo caliente y ríase la gente ................................................................................. 8 Francisco de Quevedo ...................................................................................................... 9 Lope de Vega..................................................................................................................... 94. ROMANTICISMO ................................................................................................................. 10 José de Espronceda......................................................................................................... 10  Canción del pirata ....................................................................................................... 10 Gustavo Adolfo Bécquer................................................................................................. 13  Rima XXXVIII ............................................................................................................... 13  Rima XXI ...................................................................................................................... 13  Rima XXX ..................................................................................................................... 14 Rosalía de Castro ............................................................................................................ 14  Negra sombra ............................................................................................................. 145. SIGLO XX.............................................................................................................................. 15 Rubén Darío .................................................................................................................... 15  A Margarita Debayle .................................................................................................. 15
  3. 3. Alfonsina Storni .............................................................................................................. 17 Al oído ......................................................................................................................... 17 Gabriela Mistral .............................................................................................................. 18 Besos ........................................................................................................................... 18 Antonio Machado ........................................................................................................... 20 La Saeta....................................................................................................................... 20 Era un niño que soñaba .............................................................................................. 21 Juan Ramón Jiménez ...................................................................................................... 22 Adolescencia ............................................................................................................... 22 Pablo Neruda .................................................................................................................. 22 Poema 20 .................................................................................................................... 22 Poema 15 .................................................................................................................... 24 Federico García Lorca ..................................................................................................... 24 Romance de la luna, luna ........................................................................................... 24 Rafael Alberti .................................................................................................................. 26 Buster Keaton busca por el bosque a su novia, que es una verdadera vaca ............ 26 Luis Cernuda.................................................................................................................... 27 Si el hombre pudiera decir.......................................................................................... 27 Vicente Aleixandre ......................................................................................................... 28 Se querían ................................................................................................................... 28 Pedro Salinas................................................................................................................... 29 Para vivir no quiero .................................................................................................... 29 Miguel Hernández .......................................................................................................... 30 Menos tu vientre......................................................................................................... 30 José Agustín Goytisolo.................................................................................................... 30 Palabras para Julia ..................................................................................................... 30 Ángel González ............................................................................................................... 32 Mientras tú existas ..................................................................................................... 32 Me basta así................................................................................................................ 32 Mario Benedetti.............................................................................................................. 34
  4. 4.  Táctica y estrategia .................................................................................................... 34  Corazón coraza ........................................................................................................... 35  No te rindas................................................................................................................. 35 Nicanor Parra .................................................................................................................. 37  Último brindis ............................................................................................................. 37 Luis Alberto de Cuenca ................................................................................................... 37  El desayuno ................................................................................................................. 37 Luis García Montero ....................................................................................................... 38  Fragmento de Coplas a la muerte de su amigo ......................................................... 38  Dedicatoria ................................................................................................................. 38PÁGINAS WEB DE LAS QUE SE HAN EXTRAÍDO LOS POEMAS: .................................................. 39
  5. 5. 1. EDAD MEDIA Lírica popular: jarchas yâ mamma mio al-habîbi ¡Oh madre, mi amigo bay-sê e no me tornade se va y no vuelve! gar ke fareyo ÿâ mamma Dime qué haré, madre, in no mio ina lesade si mi pena no afloja. ______________________________________________________________ _____ mio sîdî ïbrâhîm Mi señor Ibrahim, yâ tú uemme dolge oh tú hombre dulce fente mib vente a mí de nohte de noche. in non si non keris Si no, si no quieres, irey-me tib ireme a ti, gari-me a ob dime a dónde legar-te encontrarte. ______________________________________________________________ _____ Ve, desvergonzado, ve por tu camino, que no me tienes ley, es decir, que no me mantienes lealtad. Lírica popular: mester de juglaría  Cantar de Mío Cid (Cantar Primero: Destierro del Cid) (…) Lo invitaron con agrado, pero ninguno lo osaba: el rey don Alfonso tenía muy gran saña; Antes de la noche entró en Burgos su carta, en gran recaudo y debidamente sellada: que a mio cid Ruy Díaz, que no le diese nadie posada, y aquel que se la diese supiese, por su palabra, que perdería sus bienes, más los ojos de la cara (…) Lírica culta: Juan Ruiz, arcipreste de Hita (mester de clerecía)  Libro del Buen Amor
  6. 6. Condiciones que ha de tener la mujer para ser bella (coplas 429- 435) Si leyeres a Ovidio que por mí fue educado, hallarás en él cuentos que yo le hube mostrado, y muy buenas maneras para el enamorado; Pánfilo, cual Nasón, por mí fue amaestrado. Si quieres amar dueñas o a cualquier mujer muchas cosas tendrás primero que aprender para que ella te quiera en amor acoger. Primeramente, mira qué mujer escoger. Busca mujer hermosa, atractiva y lozana, que no sea muy alta pero tampoco enana; si pudieras, no quieras amar mujer villana, pues de amor nada sabe, palurda y chabacana. Busca mujer esbelta, de cabeza pequeña, cabellos amarillo no teñidos de alheña; las cejas apartadas, largas, altas, en peña; ancheta de caderas, ésta es talla de dueña. Ojos grandes, hermosos, expresivos, lucientes y con largas pestañas, bien claras y rientes; las orejas pequeñas, delgadas; para mientes (fíjate) si tiene el cuello alto, así gusta a las gentes. La nariz afilada, los dientes menudillos, iguales y muy blancos, un poco apartadillos, las encías bermejas, los dientes agudillos, los labios de su boca bermejos, angostillos. La su boca pequeña, así, de buena guisa su cara sea blanca, sin vello, clara y lisa, conviene que la veas primero sin camisa pues la forma del cuerpo te dirá: ¡esto aguisa!Prerrenacimiento: Jorge Manrique  Fragmento de las Coplas por la muerte de su padre
  7. 7. Recuerde el alma dormida, avive el seso y despierte contemplando cómo se pasa la vida, cómo se viene la muerte tan callando, cuán presto se va el placer, cómo, después de acordado, da dolor; cómo, a nuestro parecer, cualquiera tiempo pasado fue mejor.2. RENACIMIENTO Garcilaso de la Vega  Soneto V Escrito está en mi alma vuestro gesto, y cuanto yo escribir de vos deseo; vos sola lo escribisteis; yo lo leo tan solo que aun de vos me guardo en esto. En esto estoy y estaré siempre puesto, que aunque no cabe en mí cuanto en vos veo, de tanto bien lo que no entiendo creo, tomando ya la fe por presupuesto. Yo no nací sino para quereros; mi alma os ha cortado a su medida; por hábito del alma misma os quiero. Cuanto tengo confieso yo deberos; por vos nací, por vos tengo la vida, por vos he de morir, y por vos muero. Fray Luis de León  Oda XXIII
  8. 8. A la salida de la cárcel Aquí la envidia y mentira me tuvieron encerrado. Dichoso el humilde estado del sabio que se retira de aqueste mundo malvado, y con pobre mesa y casa en el campo deleitoso con sólo Dios se compasa y a solas su vida pasa ni envidiado ni envidioso.3. BARROCO Luis de Góngora  Ande yo caliente y ríase la gente Traten otros del gobierno, del mundo y sus monarquías mientras gobiernan mis días mantequillas y pan tierno y las mañanas de invierno, naranjada y aguardiente y rijijí y rijijá y.. y ríase la gente Coma en dorada vajilla, el príncipe mil cuidados como píldoras dorados, que yo en mi pobre mesilla quiero más a una morcilla que en el asador reviente y rijijí y rijijá y.. y ríase la gente Cuando cubra las montañas de blanca nieve el enero tenga yo lleno el brasero de bellotas y castañas y quien las dulces patrañas del rey que rabió me cuenten y rijijí y rijijá y.. y ríase la gente Busque muy en hora buena, el mercader nuevos soles yo conchas y caracoles entre la menuda arena escuchando a Filomena sobre el chopo de la fuente y rijijí y rijijá y.. y ríase la gente.
  9. 9. Francisco de QuevedoEs hielo abrasador, es fuego helado,es herida que duele y no se siente,es un soñado bien, un mal presente,es un breve descanso muy cansado.Es un descuido que nos da cuidado,un cobarde con nombre de valiente,un andar solitario entre la gente,un amar solamente ser amado.Es una libertad encarcelada,que dura hasta el postrero paroxismo;enfermedad que crece si es curada.Éste es el niño Amor, éste es su abismo.¿Mirad cuál amistad tendrá con nadael que en todo es contrario de sí mismo! Lope de VegaDesmayarse, atreverse, estar furioso,áspero, tierno, liberal, esquivo,alentado, mortal, difunto, vivo,leal, traidor, cobarde y animoso;no hallar fuera del bien centro y reposo,mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,enojado, valiente, fugitivo,satisfecho, ofendido, receloso;huir el rostro al claro desengaño,beber veneno por licor süave,olvidar el provecho, amar el daño;creer que un cielo en un infierno cabe,dar la vida y el alma a un desengaño;esto es amor, quien lo probó lo sabe.
  10. 10. 4. ROMANTICISMO José de Espronceda  Canción del pirata Con diez cañones por banda, viento en popa, a toda vela, no corta el mar, sino vuela un velero bergantín. Bajel pirata que llaman, por su bravura, El Temido, en todo mar conocido del uno al otro confín. La luna en el mar riela en la lona gime el viento, y alza en blando movimiento olas de plata y azul; y va el capitán pirata, cantando alegre en la popa, Asia a un lado, al otro Europa, y allá a su frente Istambul: Navega, velero mío sin temor, que ni enemigo navío ni tormenta, ni bonanza tu rumbo a torcer alcanza, ni a sujetar tu valor. Veinte presas hemos hecho a despecho del inglés y han rendido sus pendones cien naciones a mis pies.
  11. 11. Que es mi barco mi tesoro,que es mi dios la libertad,mi ley, la fuerza y el viento,mi única patria, la mar.Allá; muevan feroz guerraciegos reyespor un palmo más de tierra;que yo aquí; tengo por míocuanto abarca el mar bravío,a quien nadie impuso leyes.Y no hay playa,sea cualquiera,ni banderade esplendor,que no sientami derechoy dé pechos mi valor.Que es mi barco mi tesoro,que es mi dios la libertad,mi ley, la fuerza y el viento,mi única patria, la mar.A la voz de "¡barco viene!"es de vercómo vira y se previenea todo trapo a escapar;que yo soy el rey del mar,y mi furia es de temer.En las presasyo dividolo cogidopor igual;sólo quieropor riquezala bellezasin rival.
  12. 12. Que es mi barco mi tesoro,que es mi dios la libertad,mi ley, la fuerza y el viento,mi única patria, la mar.¡Sentenciado estoy a muerte!Yo me ríono me abandone la suerte,y al mismo que me condena,colgaré de alguna antena,quizá; en su propio navíoY si caigo,¿qué es la vida?Por perdidaya la di,cuando el yugodel esclavo,como un bravo,sacudí.Que es mi barco mi tesoro,que es mi dios la libertad,mi ley, la fuerza y el viento,mi única patria, la mar.Son mi música mejoraquilones,el estrépito y temblorde los cables sacudidos,del negro mar los bramidosy el rugir de mis cañones.Y del truenoal son violento,y del vientoal rebramar,yo me duermososegado,arrulladopor el mar.
  13. 13. Que es mi barco mi tesoro, que es mi dios la libertad, mi ley, la fuerza y el viento, mi única patria, la mar.Gustavo Adolfo Bécquer  Rima XXXVIII Volverán las oscuras golondrinas en tu balcón sus nidos a colgar, y otra vez con el ala a sus cristales jugando llamarán. Pero aquéllas que el vuelo refrenaban tu hermosura y mi dicha a contemplar, aquéllas que aprendieron nuestros nombres... ésas... ¡no volverán! Volverán las tupidas madreselvas de tu jardín las tapias a escalar y otra vez a la tarde aún más hermosas sus flores se abrirán. Pero aquellas cuajadas de rocío cuyas gotas mirábamos temblar y caer como lágrimas del día... ésas... ¡no volverán! Volverán del amor en tus oídos las palabras ardientes a sonar, tu corazón de su profundo sueño tal vez despertará. Pero mudo y absorto y de rodillas como se adora a Dios ante su altar, como yo te he querido... desengáñate, nadie así te amará.  Rima XXI
  14. 14. ¿Qué es poesía?, dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul. ¡Qué es poesía!, ¿Y tú me lo preguntas? Poesía... eres tú.  Rima XXX Asomaba a sus ojos una lágrima y a mi labio una frase de perdón; habló el orgullo y se enjugó su llanto, y la frase en mis labios expiró. Yo voy por un camino; ella, por otro; pero, al pensar en nuestro mutuo amor, yo digo aún: —¿Por qué callé aquel día? Y ella dirá: —¿Por qué no lloré yo? Rosalía de Castro  Negra sombraCando penso que te fuches, Cuando pienso que te fuiste,negra sombra que me asombras, negra sombra que me asombras,ó pé dos meus cabezales a los pies de mis cabezales,tornas facéndome mofa. tornas haciéndome mofa.Cando maxino que es ida, Cuando imagino que te has ido,no mesmo sol te me amostras, en el mismo sol te me muestras,i eres a estrela que brila, y eres la estrella que brilla,i eres o vento que zoa. y eres el viento que zumba.Si cantan, es ti que cantas, Si cantan, eres tú que cantas,si choran, es ti que choras, si lloran, eres tú que lloras,i es o marmurio do río y eres el murmullo del ríoi es a noite i es a aurora. y eres la noche y eres la aurora.En todo estás e ti es todo, En todo estás y tú eres todo,pra min i en min mesma moras, para mí y en m misma moras,nin me abandonarás nunca, ni me abandonarás nunca,sombra que sempre me asombras. sombra que siempre me asombras.
  15. 15. 5. SIGLO XX Rubén Darío  A Margarita Debayle Margarita está linda la mar, y el viento, lleva esencia sutil de azahar; yo siento en el alma una alondra cantar; tu acento: Margarita, te voy a contar un cuento: Esto era un rey que tenía un palacio de diamantes, una tienda hecha de día y un rebaño de elefantes, un kiosko de malaquita, un gran manto de tisú, y una gentil princesita, tan bonita, Margarita, tan bonita, como tú. Una tarde, la princesa vio una estrella aparecer; la princesa era traviesa y la quiso ir a coger. La quería para hacerla decorar un prendedor, con un verso y una perla y una pluma y una flor. Las princesas primorosas se parecen mucho a ti: cortan lirios, cortan rosas,
  16. 16. cortan astros. Son así.Pues se fue la niña bella,bajo el cielo y sobre el mar,a cortar la blanca estrellaque la hacía suspirar.Y siguió camino arriba,por la luna y más allá;más lo malo es que ella ibasin permiso de papá.Cuando estuvo ya de vueltade los parques del Señor,se miraba toda envueltaen un dulce resplandor.Y el rey dijo: —«¿Qué te has hecho?te he buscado y no te hallé;y ¿qué tienes en el pechoque encendido se te ve?».La princesa no mentía.Y así, dijo la verdad:—«Fui a cortar la estrella míaa la azul inmensidad».Y el rey clama: —«¿No te he dichoque el azul no hay que cortar?.¡Qué locura!, ¡Qué capricho!...El Señor se va a enojar».Y ella dice: —«No hubo intento;yo me fui no sé por qué.Por las olas por el vientofui a la estrella y la corté».Y el papá dice enojado:—«Un castigo has de tener:vuelve al cielo y lo robadovas ahora a devolver».
  17. 17. La princesa se entristece por su dulce flor de luz, cuando entonces aparece sonriendo el Buen Jesús. Y así dice: —«En mis campiñas esa rosa le ofrecí; son mis flores de las niñas que al soñar piensan en mí». Viste el rey pompas brillantes, y luego hace desfilar cuatrocientos elefantes a la orilla de la mar. La princesita está bella, pues ya tiene el prendedor en que lucen, con la estrella, verso, perla, pluma y flor. *** Margarita, está linda la mar, y el viento lleva esencia sutil de azahar: tu aliento. Ya que lejos de mí vas a estar, guarda, niña, un gentil pensamiento al que un día te quiso contar un cuento.Alfonsina Storni  Al oído Si quieres besarme ... besa, -yo comparto tus antojos-. Mas no hagas mi boca presa, bésame quedo en los ojos.
  18. 18. No me hables de los hechizos de tus besos en el cuello. Están celosos mis rizos, acaríciame el cabello. Para tu mimo oportuno, si tus ojos son palabras, me darán, uno por uno, los pensamientos que labras. Si quieres besarme ... besa, -yo comparto tus antojos-. Mas no hagas mi boca presa, bésame quedo en los ojos. Pon tu mano entre las mías, temblarán como un canario y oiremos las sinfonías de algún amor milenario. Tiene un matiz de alabastro y un misterio de pagoda. ¡Mira la luz de aquel astro! ¡La tengo en el alma toda! Si quieres besarme ... besa, -yo comparto tus antojos-. Mas no hagas mi boca presa, bésame quedo en los ojos. ¡Oh! ¡qué perfume tan fino! ¡No beses mis labios rojos! En la noche de platino, bésame quedo en los ojos.Gabriela Mistral  Besos Hay besos que pronuncian por sí solos
  19. 19. la sentencia de amor condenatoria,hay besos que se dan con la miradahay besos que se dan con la memoria.Hay besos silenciosos, besos nobleshay besos enigmáticos, sinceroshay besos que se dan sólo las almashay besos por prohibidos, verdaderos.Hay besos que calcinan y que hieren,hay besos que arrebatan los sentidos,hay besos misteriosos que han dejadomil sueños errantes y perdidos.Hay besos problemáticos que encierranuna clave que nadie ha descifrado,hay besos que engendran la tragediacuantas rosas en broche han deshojado.Hay besos perfumados, besos tibiosque palpitan en íntimos anhelos,hay besos que en los labios dejan huellascomo un campo de sol entre dos hielos.Hay besos que parecen azucenaspor sublimes, ingenuos y por puros,hay besos traicioneros y cobardes,hay besos maldecidos y perjuros.Judas besa a Jesús y deja impresaen su rostro de Dios, la felonía,mientras la Magdalena con sus besosfortifica piadosa su agonía.Desde entonces en los besos palpitael amor, la traición y los dolores,en las bodas humanas se parecena la brisa que juega con las flores.Hay besos que producen desvaríosde amorosa pasión ardiente y loca,
  20. 20. tú los conoces bien son besos míos inventados por mí, para tu boca. Besos de llama que en rastro impreso llevan los surcos de un amor vedado, besos de tempestad, salvajes besos que solo nuestros labios han probado. ¿Te acuerdas del primero...? Indefinible; cubrió tu faz de cárdenos sonrojos y en los espasmos de emoción terrible, llenáronse de lágrimas tus ojos. ¿Te acuerdas que una tarde en loco exceso te vi celoso imaginando agravios, te suspendí en mis brazos... vibró un beso, y qué viste después...? Sangre en mis labios. Yo te enseñe a besar: los besos fríos son de impasible corazón de roca, yo te enseñé a besar con besos míos inventados por mí, para tu boca.Antonio Machado  La Saeta ¿Quién me presta una escalera, para subir al madero, para quitarle los clavos a Jesús el Nazareno? ¡Oh, la saeta, el cantar al Cristo de los gitanos, siempre con sangre en las manos, siempre por desenclavar! ¡Cantar del pueblo andaluz, que todas las primaveras anda pidiendo escaleras para subir a la cruz!
  21. 21. ¡Cantar de la tierra míaque echa floresal Jesús de la agonía,y es la fe de mis mayores!¡Oh, no eres tú mi cantar!¡No puedo cantar ni quieroa ese Jesús del madero,sino al que anduvo en el mar! Era un niño que soñabaEra un niño que soñabaun caballo de cartón.Abrió los ojos el niñoy el caballito no vio.Con un caballito blancoel niño volvió a soñar;y por la crin lo cogía...¡Ahora no te escaparás!Apenas lo hubo cogido,el niño se despertó.Tenía el puño cerrado.¡El caballito voló!Quedóse el niño muy seriopensando que no es verdadun caballito soñado.Y ya no volvió a soñar.Pero el niño se hizo mozoy el mozo tuvo un amor,y a su amada le decía:¿Tú eres de verdad o no?Cuando el mozo se hizo viejopensaba: Todo es soñar,y el caballito soñado
  22. 22. y el caballo de verdad. Y cuando le vino la muerte, el viejo a su corazón preguntaba: ¿Tú eres sueño? ¡Quién sabe si despertó!Juan Ramón Jiménez  Adolescencia En el balcón, un instante nos quedamos los dos solos. desde la dulce mañana de aquel día éramos novios. -El paisaje soñoliento dormía sus vagos tonos, bajo el cielo gris y rosa del crepúsculo de otoño-. Le dije que iba a besarla; bajó, serena, los ojos y me ofreció sus mejillas como quien pierde un tesoro. -Caían las hojas muertas, en el jardín silencioso, y en el aire erraba aún un perfume de heliotropos-. No se atrevía a mirarme; le dije que éramos novios, ...y las lágrimas rodaron de sus ojos melancólicos.Pablo Neruda  Poema 20 Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
  23. 23. Escribir, por ejemplo: «La noche está estrellada,y tiritan, azules, los astros, a lo lejos».El viento de la noche gira en el cielo y canta.Puedo escribir los versos más tristes esta noche.Yo la quise, y a veces ella también me quiso.En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.La besé tantas veces bajo el cielo infinito.Ella me quiso, a veces yo también la quería.Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.Puedo escribir los versos más tristes esta noche.Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.Oír la noche inmensa, más inmensa sin ella.Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.La noche está estrellada y ella no está conmigo.Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.Mi alma no se contenta con haberla perdido.Como para acercarla mi mirada la busca.Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.La misma noche que hace blanquear los mismos árboles.Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez la quiero.Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.
  24. 24. Porque en noches como esta la tuve entre mis brazos, mi alma no se contenta con haberla perdido. Aunque éste sea el último dolor que ella me causa, y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.  Poema 15 Me gustas cuando callas porque estás como ausente, y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca. Parece que los ojos se te hubieran volado y parece que un beso te cerrara la boca. Como todas las cosas están llenas de mi alma emerges de las cosas, llena del alma mía. Mariposa de sueño, te pareces a mi alma, y te pareces a la palabra melancolía; Me gustas cuando callas y estás como distante. Y estás como quejándote, mariposa en arrullo. Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza: déjame que me calle con el silencio tuyo. Déjame que te hable también con tu silencio claro como una lámpara, simple como un anillo. Eres como la noche, callada y constelada. Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo. Me gustas cuando callas porque estás como ausente. Distante y dolorosa como si hubieras muerto. Una palabra entonces, una sonrisa bastan. Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.Federico García Lorca  Romance de la luna, luna A Conchita García Lorca La luna vino a la fragua Con su polisón de nardos.
  25. 25. El niño la mira, mira.El niño la está mirando.En el aire conmovidomueve la luna sus brazosy enseña, lúbrica y pura,sus senos de duro estaño.Huye luna, luna, luna.Si vinieran los gitanos,habrían con tu corazóncollares y anillos blancos.Niño, déjame que baile.Cuando vengan los gitanos,te encontrarán sobre el yunquecon los ojillos cerrados.Huye luna, luna, luna,que ya siento sus caballos.-Niño, déjame, no pisesmi blancor almidonado.El jinete se acercabatocando el tambor del llano.Dentro de la fragua el niñotiene los ojos cerrados.Por el olivar venían,bronce y sueño, los gitanos.Las cabezas levantadasy los ojos entornados.Cómo canta la zumaya,¡ay, como canta en el árbol!por el cielo va la lunacon un niño de la mano.Dentro de la fragua lloran,dando gritos, los gitanos.El aire la vela, vela.
  26. 26. El aire la está velando.Rafael Alberti  Buster Keaton busca por el bosque a su novia, que es una verdadera vaca 1, 2, 3 y 4 En estas cuatro huellas no caben mis zapatos. Si en estas cuatro huellas no caben mis zapatos, ¿de quién son estas cuatro huellas? ¿De un tiburón, de un elefante recién nacido o de un pato? ¿De una pulga o de una codorniz? (Pi, pi, pi.) ¡Georginaaaaaaaaaa! ¿Donde estás? ¡Que no te oigo Georgina! ¿Que pensarán de mi los bigotes de tu papa? (Papaaaaaaaa.) ¡Georginaaaaaaaaaaa! ¿Estás o no estás? Abeto, ¿donde está? Alisio, ¿donde está? Pinsapo, ¿donde está? ¿Georgina paso por aquí? (Pi, pi, pi, pi) Ha pasado a la una comiendo yervas. Cucu, el cuervo la iba engañando con una flor de resada. Cuacua, la lechuza, con una rata muerta. ¡Señores, perdonadme, pero me urge llorar! (Gua, gua, gua) ¡Georgina! Ahora que te faltaba un solo cuerno para doctorarte en la verdaderamente útil carrera de ciclista y adquirir una gorra de cartero. (Cri, cri, cri, cri) Hasta los grillos se apiadan de mí y me acompaña en mi dolor la garrapata.
  27. 27. Compadecete del smoking que te busca y te llora entre aguaceros y del sombrero hongo que tiernamente te presiente de mata en mata. ¡Georginaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! (Maaaaaa). ¿Eres una dulce niña o una verdadera vaca? Mi corazón siempre me dijo que eras una verdadera vaca. Tu papa, que eras una dulce niña. Mi corazón, que eras una verdadera vaca. Una dulce niña. Una verdadera vaca. Una niña Una vaca. ¿Una niña o una vaca? O ¿una niña y una vaca? Yo nunca supe nada. Adios, Georgina. (¡Pum!)Luis Cernuda  Si el hombre pudiera decir Si el hombre pudiera decir lo que ama, si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo como una nube en la luz; si como muros que se derrumban, para saludar la verdad erguida en medio, pudiera derrumbar su cuerpo, dejando sólo la verdad de su amor, la verdad de sí mismo, que no se llama gloria, fortuna o ambición, sino amor o deseo, yo sería aquel que imaginaba; aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos proclama ante los hombres la verdad ignorada, la verdad de su amor verdadero. Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío; alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
  28. 28. por quien el día y la noche son para mí lo que quiera, y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu como leños perdidos que el mar anega o levanta libremente, con la libertad del amor, la única libertad que me exalta, la única libertad por que muero. Tú justificas mi existencia: si no te conozco, no he vivido; si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.Vicente Aleixandre  Se querían Sufrían por la luz, labios azules en la madrugada, labios saliendo de la noche dura, labios partidos, sangre, ¿sangre dónde? Se querían en un lecho navío, mitad noche, mitad luz. Se querían como las flores a las espinas hondas, a esa amorosa gema del amarillo nuevo, cuando los rostros giran melancólicamente, giralunas que brillan recibiendo aquel beso. Se querían de noche, cuando los perros hondos laten bajo la tierra y los valles se estiran como lomos arcaicos que se sienten repasados: caricia, seda, mano, luna que llega y toca. Se querían de amor entre la madrugada, entre las duras piedras cerradas de la noche, duras como los cuerpos helados por las horas, duras como los besos de diente a diente sólo. Se querían de día, playa que va creciendo, ondas que por los pies acarician los muslos, cuerpos que se levantan de la tierra y flotando... se querían de día, sobre el mar, bajo el cielo. Mediodía perfecto, se querían tan íntimos,
  29. 29. mar altísimo y joven, intimidad extensa, soledad de lo vivo, horizontes remotos ligados como cuerpos en soledad cantando. Amando. Se querían como la luna lúcida, como ese mar redondo que se aplica a ese rostro, dulce eclipse de agua, mejilla oscurecida, donde los peces rojos van y vienen sin música. Día, noche, ponientes, madrugadas, espacios, ondas nuevas, antiguas, fugitivas, perpetuas, mar o tierra, navío, lecho, pluma, cristal, metal, música, labio, silencio, vegetal, mundo, quietud, su forma. Se querían, sabedlo.Pedro Salinas  Para vivir no quiero Para vivir no quiero islas, palacios, torres. ¡Qué alegría más alta: vivir en los pronombres! Quítate ya los trajes, las señas, los retratos; yo no te quiero así, disfrazada de otra, hija siempre de algo. Te quiero pura, libre, irreductible: tú. Sé que cuando te llame entre todas las gentes del mundo, sólo tú serás tú. Y cuando me preguntes quién es el que te llama, el que te quiere suya, enterraré los nombres, los rótulos, la historia. Iré rompiendo todo
  30. 30. lo que encima me echaron desde antes de nacer. Y vuelto ya al anónimo eterno del desnudo, de la piedra, del mundo, te diré: «Yo te quiero, soy yo».Miguel Hernández  Menos tu vientre Menos tu vientre, todo es confuso. Menos tu vientre, todo es futuro fugaz, pasado baldío, turbio. Menos tu vientre, todo es oculto. Menos tu vientre, todo inseguro, todo postrero, polvo sin mundo. Menos tu vientre, todo es oscuro. Menos tu vientre claro y profundo.José Agustín Goytisolo  Palabras para Julia Tú no puedes volver atrás porque la vida ya te empuja como un aullido interminable. Hija mía, es mejor vivir con la alegría de los hombres, que llorar ante el muro ciego.
  31. 31. Te sentirás acorralada,te sentirás perdida o sola,tal vez querrás no haber nacido.Yo sé muy bien que te diránque la vida no tiene objeto,que es un asunto desgraciado.Entonces siempre acuérdatede lo que un día yo escribípensando en ti como ahora pienso.Un hombre sólo, una mujerasí, tomados de uno en uno,son como polvo, no son nada.Pero yo cuando te hablo a ti,cuando te escribo estas palabras,pienso también en otros hombres.Tu destino está en los demás,tu futuro es tu propia vida,tu dignidad es la de todos.Otros esperan que resistas,que les ayude tu alegría,tu canción entre sus canciones.Entonces siempre acuérdatede lo que un día yo escribípensando en ti como ahora pienso.Nunca te entregues ni te apartesjunto al camino, nunca digasno puedo más y aquí me quedo.La vida es bella, tú veráscomo a pesar de los pesares,tendrás amor, tendrás amigos.Por lo demás no hay elección
  32. 32. y este mundo tal como es será todo tu patrimonio. Perdóname, no sé decirte nada más, pero tú comprende que yo aún estoy en el camino. Y siempre, siempre, acuérdate de lo que un día yo escribí pensando en ti como ahora pienso.Ángel González  Mientras tú existas Mientras tú existas, mientras mi mirada te busque más allá de las colinas, mientras nada me llene el corazón, si no es tu imagen, y haya una remota posibilidad de que estés viva en algún sitio, iluminada por una luz—cualquiera... Mientras yo presienta que eres y te llamas así, con ese nombre tuyo tan pequeño, seguiré como ahora, amada mía, transido de distancia, bajo ese amor que crece y no se muere, bajo ese amor que sigue y nunca acaba.  Me basta así Si yo fuese Dios y tuviese el secreto, haría un ser exacto a ti; lo probaría (a la manera de los panaderos
  33. 33. cuando prueban el pan, es decir:con la boca),y si ese sabor fueseigual al tuyo, o seatu mismo olor, y tu manerade sonreír,y de guardar silencio,y de estrechar mi mano estrictamente,y de besarnos sin hacernos daño—de esto sí estoy seguro: pongotanta atención cuando te beso—; entonces,si yo fuese Dios,podría repetirte y repetirte,siempre la misma y siempre diferente,sin cansarme jamás del juego idéntico,sin desdeñar tampoco la que fuistepor la que ibas a ser dentro de nada;ya no sé si me explico, pero quieroaclarar que si yo fueseDios, haríalo posible por ser Ángel Gonzálezpara quererte tal como te quiero,para aguardar con calmaa que te crees tú misma cada díaa que sorprendas todas las mañanasla luz recién nacida con tu propialuz, y corrasla cortina impalpable que separael sueño de la vida,resucitándome con tu palabra,Lázaro alegre,yo,mojado todavíade sombras y pereza,sorprendido y absortoen la contemplación de todo aquelloque, en unión de mí mismo,recuperas y salvas, mueves, dejasabandonado cuando —luego— callas...
  34. 34. (Escucho tu silencio. Oigo constelaciones: existes. Creo en ti. Eres. Me basta).Mario Benedetti  Táctica y estrategia Mi táctica es mirarte aprender como sos quererte como sos mi táctica es hablarte y escucharte construir con palabras un puente indestructible mi táctica es quedarme en tu recuerdo no sé cómo ni sé con qué pretexto pero quedarme en vos mi táctica es ser franco y saber que sos franca y que no nos vendamos simulacros para que entre los dos no haya telón ni abismos mi estrategia es en cambio más profunda y más simple mi estrategia es que un día cualquiera no sé cómo
  35. 35. ni sécon qué pretextopor finme necesites. Corazón corazaPorque te tengo y noporque te piensoporque la noche está de ojos abiertosporque la noche pasa y digo amorporque has venido a recoger tu imageny eres mejor que todas tus imágenesporque eres linda desde el pie hasta el almaporque eres buena desde el alma a míporque te escondes dulce en el orgullopequeña y dulcecorazón corazaporque eres míaporque no eres míaporque te miro y mueroy peor que muerosi no te miro amorsi no te miroporque tú siempre existes dondequierapero existes mejor donde te quieroporque tu boca es sangrey tienes fríotengo que amarte amortengo que amarteaunque esta herida duela como dosaunque te busque y no te encuentrey aunquela noche pase y yo te tengay no. No te rindasNo te rindas, aún estás a tiempo
  36. 36. De alcanzar y comenzar de nuevo,Aceptar tus sombras,Enterrar tus miedos,Liberar el lastre,Retomar el vuelo.No te rindas que la vida es eso,Continuar el viaje,Perseguir tus sueños,Destrabar el tiempo,Correr los escombros,Y destapar el cielo.No te rindas, por favor no cedas,Aunque el frío queme,Aunque el miedo muerda,Aunque el sol se esconda,Y se calle el viento,Aún hay fuego en tu almaAún hay vida en tus sueños.Porque la vida es tuya y tuyo también el deseoPorque lo has querido y porque te quieroPorque existe el vino y el amor, es cierto.Porque no hay heridas que no cure el tiempo.Abrir las puertas,Quitar los cerrojos,Abandonar las murallas que te protegieron,Vivir la vida y aceptar el reto,Recuperar la risa,Ensayar un canto,Bajar la guardia y extender las manosDesplegar las alasE intentar de nuevo,Celebrar la vida y retomar los cielos.No te rindas, por favor no cedas,Aunque el frío queme,Aunque el miedo muerda,Aunque el sol se ponga y se calle el viento,Aún hay fuego en tu alma,Aún hay vida en tus sueñosPorque cada día es un comienzo nuevo,Porque esta es la hora y el mejor momento.Porque no estás solo, porque yo te quiero.
  37. 37. Nicanor Parra  Último brindis Lo queramos o no sólo tenemos tres alternativas: el ayer, el presente y el mañana. Y ni siquiera tres porque como dice el filósofo el ayer es ayer nos pertenece sólo en el recuerdo: a la rosa que ya se deshojó no se le puede sacar otro pétalo. Las cartas por jugar son solamente dos: el presente y el día de mañana. Y ni siquiera dos porque es un hecho bien establecido que el presente no existe sino en la medida en que se hace pasado y ya pasó... como la juventud. En resumidas cuentas sólo nos va quedando el mañana: yo levanto mi copa por ese día que no llega nunca pero que es lo único de lo que realmente disponemos.Luis Alberto de Cuenca  El desayuno Me gustas cuando dices tonterías, cuando metes la pata, cuando mientes,
  38. 38. cuando te vas de compras con tu madre y llego tarde al cine por tu culpa. Me gustas más cuando es mi cumpleaños y me cubres de besos y de tartas, o cuando eres feliz y se te nota, o cuando eres genial con una frase que lo resume todo, o cuando ríes (tu risa es una ducha en el infierno), o cuando me perdonas un olvido. Pero aún me gustas más, tanto que casi no puedo resistir lo que me gustas, cuando, llena de vida, te despiertas y lo primero que haces es decirme: «Tengo un hambre feroz esta mañana. Voy a empezar contigo el desayuno».Luis García Montero  Fragmento de Coplas a la muerte de su amigo Recuerda, si se te olvida, que este mundo es poca cosa, casi nada, que venimos a la vida con la sombra de una losa no pagada. Los días como conejos nos llevan en ventolera al infierno, su curso nos hace viejos trocando la primavera en invierno.  Dedicatoria Si alguna vez la vida te maltrata, acuérdate de mí, que no puede cansarse de esperar aquel que no se cansa de mirarte.
  39. 39. PÁGINAS WEB DE LAS QUE SE HAN EXTRAÍDO LOS POEMAS: http://antologiapoeticamultimedia.blogspot.com.es http://poesia-inter.net http://amediavoz.com/ http://www.los-poetas.com http://www.materialesdelengua.org http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/obra-completa-- 0/html/ff6c9480-82b1-11df-acc7-002185ce6064_4.html#I_53_ http://elmonolito.blogspot.com.es/2005/06/buster-keaton-busca-por- el-bosque-su.html

×