Temor de Dios, por Dr Ruby Sáez Montoya

2,707 views

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
5 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,707
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
7
Actions
Shares
0
Downloads
100
Comments
0
Likes
5
Embeds 0
No embeds

No notes for slide
  • Cuando vivimos en el temor de Dios, reconocemos que no podemos escapar de Su presencia. Pasamos cada momento en Su compañía, estemos conscientes de ello o no. Su constante presencia da razón a nuestra existencia y enfatiza la consecuencia de nuestras decisiones. Sin embargo, no podemos experimentar un adecuado temor de Dios sin experimentar Su amor. La Biblia nos dice que Dios nos ama con infinito y eterno amor. Cuando miramos con reverencia el poder y la grandeza de Dios, la aparente insignificancia de nuestra naturaleza finita es balanceada con nuestro reconocimiento de Su profundo y apasionado amor por nosotros.
  • Lo que pienses sobre Dios, determinará tu admiración, respeto o temor.
    El tamaño que le asignes a Dios determinará tu amor y temor hacia El.
    El temor de Dios es saludable; consiste en un sentimiento de profunda reverencia hacia el Creador, y es un temor sano de desagradarle por el aprecio que se tiene a su amor leal y bondad, y debido también al reconocimiento de que es el Juez Supremo y el Todopoderoso, Aquel que puede castigar o destruir a los que le desobedecen.
  • Desde génesis hasta apocalipsis, podemos ver que el temor a Dios es esencial en una correcta relación con Él.
  • SÓLO PARA LOS CRISTIANOS HIJOS DE DIOS. No hace acepción, nos trata a todos parejo. Nos juzga cada obra. Debo caminar consciente de ello. Todo queda grabado!!!
    El temor bíblico de Dios para un creyente, incluye el entender lo mucho que Dios aborrece el pecado y temer Su juicio sobre éste – aún en la vida de un creyente.
  • Dios ve todo lo que hacemos, sea de noche o de día, a plena luz o en la oscuridad.
    Ve a todos y en todo lugar. Dios conoce toda nuestra vida, nuestras palabras y nuestros sueños.
    Una conciencia de que Dios está permanentemente mirando todo lo que pensamos, decimos y hacemos, y que El tiene el poder para premiarnos o castigarnos de acuerdo a nuestra conducta; lo cual nos debería motivar a ser cuidadosos y apartarnos del mal.
    Temer a Dios implica un deseo consciente y permanente de agradar a Dios en todo lo que hacemos y no ofender Su santidad. Un reconocimiento humilde de que El es Dios y nosotros somos Sus criaturas, y por lo tanto, El es digno de ser temido y reverenciado.
  • Todo lo que hemos hecho será revelado y manifestado públicamente en el Tribunal de Cristo.
    Pero si a diario llevamos todos nuestros pecados en confesión a Dios, es fiel y justo para perdonar.
    Debemos escudriñarnos cada día y examinarnos a la voz del Espíritu Santo.
  • Muchos piensan que el temor de Dios es exclusivo del Antiguo Testamento y que al llegar la ley del amor ya no se debe hablar del temor de Dios. Sin embargo Jesús, en muchísimos pasajes, nos enseña a temer las consecuencias del pecado y la negligencia. Es un aspecto necesario de su infinito amor porque no quiere que nadie se pierda.  Se trata de advertencias sobre la justicia divina (de la que no nos gusta hoy día hablar).
  • Dios no desea que simplemente seamos indiferentes ante el mal, y mucho menos que guardemos en nuestro corazón una atracción íntima hacia el pecado. Lo que Dios desea es producir en nuestros corazones un aborrecimiento profundo hacia el pecado y un amor por hacer lo bueno. Por ejemplo: de nada vale que Ud. se cohíba de ver material pornográfico, si en su interior todavía está anhelando verlo y lamentándose porque no “puede” verlo porque es “cristiano”. ¡Lo mismo se puede aplicar a cualquier otro pecado que pueda imaginar!
  • El rey Salomón nos exhorta a seguir tras la sabiduría, y nos indica que el temor de Dios nos hará capaces de recibir dichos sabios. También implica que mientras más nos alejemos del Señor, más necios nos pondremos. La sabiduría nos llevará a ser precavidos y evitar meternos en situaciones que puedan inducirnos a pecar. No debemos tentar al Señor, ni sobre-estimarnos y abusar de Su gracia. Por ejemplo: si Ud. tiene un problema con la bebida, lo más sabio será que no frecuente lugares donde sea tentado a ingerir licor. Si Ud. es un hombre, y tiene debilidad en el área de la codicia, no sería sabio que procurara estar sólo en compañía femenina.
  • ¿Alguna vez ha pensado que Dios no escucha sus oraciones? Dios oye a los que le temen. No podemos acercarnos a Dios en actitud de arrogancia o auto-suficiencia. Cuando Usted entienda que no tiene derecho a exigirle nada a Dios, entonces Usted habrá comprendido lo que significa que es por Su gracia que El responde nuestras oraciones. Dios tiene todo el derecho de demandar humildad y reverencia para poder escuchar nuestras oraciones.
  • ¡El temor de Dios es fuente de vida porque trae verdadera libertad! Aquellos que son carnales creen que la libertad consiste en poder dar “rienda suelta a la carne” y hacer lo que nos venga en gana. Pero el cristiano que es espiritual entiende que la verdadera libertad consiste en ser libres del pecado para poder hacer lo bueno. ¡No se necesita ser libre para hacer lo malo, ya el pecado es parte de nuestra naturaleza caída! Para esto fue que Cristo murió por nosotros, para liberarnos de la esclavitud del pecado y que pudiéramos vivir haciendo lo bueno agradando a Dios
  • Las riquezas, honra y vida, se logra a plenitud en el Reinado de Cristo, compartiendo su herencia. La humildad: Recordemos al fariseo en Lucas 18, quien se paraba en el Templo y orgullosamente oraba a Dios:
    “Te doy gracias porque no soy como los demás hombres: estafadores, injustos, adúlteros; ni aun como este recaudador de impuestos”(v. 11). En contraste, el recaudador de impuestos golpeaba su pecho y decía: “Dios, ten piedad de mí, pecador”(v.13b). El segundo regresó a su casa justificado, mientras que el fariseo orgulloso no, “porque todo el que se engrandece será humillado, pero el que se humilla será engrandecido” (v.14b).
  • El Salmo 128 también declara que Dios bendice a los que le temen. Tales personas siempre experimentan gran gozo y recompensa como resultado de su labor. El hombre será dichoso, prosperará, su esposa tendrá muchos hijos y la familia completa será bendecida.
  • El temor de Dios es el fundamento que inspira la vida en santidad y consagración a Dios. La santidad no es un llamado a unos pocos, sino un mandato de Dios a todos los creyentes.
  • Cuando una persona está llena del temor de Dios, toda su vida es afectada. Eso incluye la manera en que se expresa, en que pasa su tiempo, en que gasta su dinero, los sitios que visita, los placeres que busca, y la compañía que guarda.
  • La experiencia de Ananías y Safira sirvió para fundamentar a la iglesia en el temor de Dios y en la obligación de vivir en santidad delante de Dios. Esta claro que para Pablo el amor y el temor de Dios no son contrarios, mas bien se complementan.
    El temor de Dios nos dispone a poner nuestro corazón en lo bueno.
    Queremos llegar a hacer todo por amor pero, en el camino, nos ayuda recordar el peligro. Quien se cree ya perfecto en el amor y pretende no necesitar del temor cae con facilidad en el engaño o en la soberbia.
  • A menudo escuchamos sobre muchas estrategias para lograr el crecimiento de la iglesia. Sin embargo, en esta escritura podemos ver que los “métodos” de Dios para que la iglesia crezca son diferentes a los métodos humanos. El temor de Dios es un ingrediente fundamental para el crecimiento de la iglesia.
  • El temor de Dios debe inspirar al creyente a perfeccionar la santidad. En otras palabras, el temor de Dios nos hace conscientes de nuestra propia pecaminosidad, y de la necesidad que tenemos de que haya cambios progresivos en nuestro corazón y nuestra conducta, para agradar a Dios en nuestra forma de vivir. Un cristiano que no siente la necesidad de crecer en santidad es un cristiano estancado, que se ha vuelto complaciente con el pecado. En otras palabras, no está andando en temor de Dios.
  • Una razón por la confusión sobre el temor es que muchos confunden el miedo o temor al mundo (que no debemos tener) con el sano temor a ofender a Dios (que si debemos tener).
  • sólo el Señor es digno del servicio del hombre;
    sus palabras, las únicas a las que se puede hacer caso;
    sus caminos, los únicos que vale la pena seguir;
    su ley, la única que merece sumisión.
  • Cristo mismo, mientras vivió en la tierra, anduvo en temor de Dios y nos dio ejemplo de andar en temor y reverencia. Si El mismo tuvo que hacerlo así, nada debería hacernos pensar que nosotros podemos ser diferentes.
  • Lo que pienses sobre Dios, determinará tu admiración, respeto o temor.
    Escucha y obedece Su Palabra y la voz del Espíritu Santo que habla a tu mente.
  • Temor de Dios, por Dr Ruby Sáez Montoya

    1. 1. DR RUBY SAEZ MEDICO CRISTIANO
    2. 2. ¿QUIÉN ES DIOS PARA TI? ¿DE QUÉ TAMAÑO ES TU DIOS?
    3. 3. Jeremías 10:6-7 No hay semejante a ti, oh Jehová; grande eres tú, y grande tu nombre en poderío. ¿Quién no te temerá, oh Rey de las naciones? Porque a ti es debido el temor; porque entre todos los sabios de las naciones y en todos sus reinos, no hay semejante a ti.
    4. 4. Temer a Dios significa • tener una conciencia continua de que Dios nos observa las 24 horas. • De que estamos en la presencia de El las 24 horas, • y de que cada pensamiento, cada acción o cada palabra que sale de mi boca está totalmente abierto ante sus ojos • y que nos pagará, nos dará y nos recompensará conforme a cada uno de ellos.
    5. 5. El Temor, ¿qué dice el hebreo? La palabra "temor" es derivada de palabras hebreas, tales como: yir’ah (Proverbios 1:7; 9:10; Salmo 2:11; 19:9; 34:11), yare’ (Salmo 33:8; 86:11; Jeremías 5:22; Eclesiastés 12:13) pachad (Job 23:15), las cuales en realidad significan “miedo,” “terror,” o “pavor.” Hay otras palabras hebreas que representan significados más suaves, como kabad (Éxodo 20:12 – "Honra a tu padre y a tu madre…" Proverbios 3:9 –"Honra a Jehová con tus bienes…")
    6. 6. Apocalipsis 14:7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.
    7. 7. 1 Pedro 1:17 Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación;
    8. 8. Salmos 139:12 Aun las tinieblas no encubren de ti, Y la noche resplandece como el día; Lo mismo te son las tinieblas que la luz. Proverbios 15:3 Los ojos de Jehová están en todo lugar, Mirando a los malos y a los buenos. Salmos 94:9 El que hizo el oído, ¿no oirá? El que formó el ojo, ¿no verá?
    9. 9. 2 Corintios 5:10 Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo. Lucas 8:17 Porque nada hay oculto, que no haya de ser manifestado; ni escondido, que no haya de ser conocido, y de salir a luz. Salmos 33:8 Tema a Jehová toda la tierra; Teman delante de él todos los habitantes del mundo.
    10. 10. Es tener reverencia (total respeto de no defraudarle, combinado con admiración de su poderío y temor a su castigo por la desobediencia). El TEMOR DE DIOS ¿QUÉ SIGNIFICA?
    11. 11. EL TEMOR DE DIOS ES ODIAR EL MAL Proverbios 8:13 El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, Y la boca perversa, aborrezco.
    12. 12. El Temor de Dios es el principio de la sabiduría Proverbios 9:10 El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia. Proverbios 1:7 El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.
    13. 13. EL TEMOR DE DIOS ES LIMPIEZA ETERNA (PUREZA) Salmos 19:9 El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre; Los juicios de Jehová son verdad, todos justos.
    14. 14. CUANDO TEMES A DIOS, PROVOCAS QUE ÉL MUESTRE COMPASIÓN HACIA TI. Salmos 103:14 Como el padre se compadece de los hijos, Se compadece Jehová de los que le temen.
    15. 15. CUANDO TEMES A DIOS, ÉL HARÁ MISERICORDIAS DE TI. Salmos 103:17 Mas la misericordia de Jehová es desde la eternidad y hasta la eternidad sobre los que le temen, Y su justicia sobre los hijos de los hijos; Salmos 103:11 Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, Engrandeció su misericordia sobre los que le temen.
    16. 16. CUANDO TEMES A DIOS, ÉL RESPONDE A TU CLAMOR. Salmos 145:19 Cumplirá el deseo de los que le temen; Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará.
    17. 17. CUANDO TEMES A DIOS, ÉL RESPONDE A TU PETICIÓN. Juan 9:31 Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a ése oye.
    18. 18. DIOS SE COMPLACE EN LOS QUE LE TEMEN Salmos 147:11 Se complace Jehová en los que le temen, Y en los que esperan en su misericordia.
    19. 19. CUANDO TEMES A DIOS, ÉL TE DA SU CONFIANZA A TI Y A TU DESCENDENCIA. Proverbios 14:26 En el temor de Jehová está la fuerte confianza; Y esperanza tendrán sus hijos.
    20. 20. CUANDO TEMES A DIOS, ÉL TE DA SANIDAD A TU CUERPO. Proverbios 3:7 -8 No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.
    21. 21. CUANDO TEMES A DIOS, ÉL TE PROTEGE Y DEFIENDE. Salmos 34:7 El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen, Y los defiende.
    22. 22. CUANDO TEMES A DIOS, ÉL TE LIBRA DE LA MUERTE. Proverbios 14:27 El temor de Jehová es manantial de vida Para apartarse de los lazos de la muerte.
    23. 23. CUANDO TEMES A DIOS, ÉL TE DA RIQUEZAS, HONOR Y VIDA. Proverbios 22:4 Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová.
    24. 24. CUANDO TEMES A DIOS, ERES BIENAVENTURADO. Salmo 128:1-4 Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, Que anda en sus caminos. Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado serás, y te irá bien. Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa; Tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa. He aquí que así será bendecido el hombre Que teme a Jehová.
    25. 25. CUANDO LA MUJER TEME A DIOS, SERÁ ALABADA. Proverbios 31:30 Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.
    26. 26. CUANDO TEMES A DIOS, NO PECAS Éxodo 20:20 Y Moisés respondió al pueblo: No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delante de vosotros, para que no pequéis.
    27. 27. CUANDO TEMES A DIOS, TE SANTIFICAS MÁS. 2 Corintios 7:1 Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.
    28. 28. CUANDO TEMES A DIOS, TE APARTAS DEL MAL. Proverbios 16:6 Con misericordia y verdad se corrige el pecado, Y con el temor de Jehová los hombres se apartan del mal.
    29. 29. El temor de Dios en la Iglesia Primitiva Hch. 5:1-11: Ananías y Safira Hechos 5:11 Y vino gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas.
    30. 30. ¿Cómo creció la Iglesia Primitiva? - Hechos 9:31 Entonces las iglesias tenían paz por toda Judea, Galilea y Samaria; y eran edificadas, andando en el temor del Señor, y se acrecentaban fortalecidas por el Espíritu Santo.
    31. 31. El temor de Dios en la enseñanza de los apóstoles 2 Corintios 7:1 Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.
    32. 32. El temor de Dios en la enseñanza de los apóstoles Filipenses 2:12 Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor,
    33. 33. El temor de Dios en la enseñanza de los apóstoles 1 Pedro 1:17 Y si invocáis por Padre a aquel que sin acepción de personas juzga según la obra de cada uno, conducíos en temor todo el tiempo de vuestra peregrinación
    34. 34. SEÑOR, AFIRMA MI CORAZÓN. Salmos 86:11 Enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad; Afirma mi corazón para que tema tu nombre.
    35. 35. ¿Y qué pasa con los que no tienen temor de Dios? Eclesiastés 8:12 Aunque el pecador haga mal cien veces, y prolongue sus días, con todo yo también sé que les irá bien a los que a Dios temen, los que temen ante su presencia; Eclesiastés 8:13 y que no le irá bien al impío, ni le serán prolongados los días, que son como sombra; por cuanto no teme delante de la presencia de Dios.
    36. 36. CUANDO NO TEMES A DIOS, CAERÁS EN LA MALDAD. Proverbios 28:14 Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios; Mas el que endurece su corazón caerá en el mal.
    37. 37. Romanos 3:13-18 Sepulcro abierto es su garganta; Con su lengua engañan. Veneno de áspides hay debajo de sus labios; Su boca está llena de maldición y de amargura. Sus pies se apresuran para derramar sangre; Quebranto y desventura hay en sus caminos; y no conocieron camino de paz. No hay temor de Dios delante de sus ojos.
    38. 38. El temor al hombre??? • Isaías 41:11 He aquí que todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y confundidos; serán como nada y perecerán los que contienden contigo. • Isaías 41:12 Buscarás a los que tienen contienda contigo, y no los hallarás; serán como nada, y como cosa que no es, aquellos que te hacen la guerra. • Isaías 41:13 Porque yo Jehová soy tu Dios, quien te sostiene de tu mano derecha, y te dice: No temas, yo te ayudo.
    39. 39. 3 FORMAS en las que se puede agradar a Dios. 1. O hacemos lo que agrada a Dios por temor al castigo y entonces estamos en la condición de esclavos; 2. o bien buscando la ventaja de un salario cumplimos las órdenes recibidas en vista de nuestro propio provecho, asemejándonos así a los mercenarios o asalariados; 3. o hacemos el bien por el bien mismo, por amor y temor a nuestro Padre, y estamos así en la condición de hijos
    40. 40. El Señor Jesucristo es el único ante el cual puede humillarse el hombre. El es el único Señor verdadero.
    41. 41. El ejemplo de Cristo Hebreos 5:7 Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente.
    42. 42. ¿QUIÉN ES DIOS PARA TI? ¿DE QUÉ TAMAÑO ES TU DIOS?

    ×