Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

N 20150403 una amenaza para lucy

288 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

N 20150403 una amenaza para lucy

  1. 1. 1 N-20150403 Una amenaza paro “Lucy” Por Amdrés Montes .- La Nueva España El hallazgo de un ejemplar de Australopitecus de 3,6 millones de años abre nuevas perspectivas sobre los ancestros directos de la humanidad. En ese continuo trabajo de reescritura que es trazar la genealogía de la humanidad ahora ha llegado el momento de revisar los momentos más lejanos, el de esos especímenes que en apariencia nunca reconoceríamos como ancestros a simple vista. La cómoda posición que “Lucy”, una hembra de australopitecus, ocupaba desde mediados de los años setenta como el primer vestigio de lo humano está amenazada. Su reinado como la más antigua del linaje puede acabar con la liberación, al fin, de su entorno pétreo de “Little Foot, (Pie pequeño), otra hembra de austrapolitecus pero de una especie distinta, a la que una de las técnicas de datación más avanzadas, la cosmogénica, otorga una antigüedad de 3,6 millones de años, según publica en su último número la revista “Nature”. Esta edad es algo superior a los 3,2 millones de años de aquella cuyo nombre, procede de la canción de los Beatles que sonaba en el campamento del equipo que dirigía Donaid Johanson en Etiopía y que se consagró con su hallazgo en noviembre de 1974. La historia de este “Pie pequeño”, que puede pegar una gran patada a nuestro árbol genealógico al sembrar dudas sobre nuestros ancestros directos, tiene todos los ingredientes de los mejores episodios de la paleoantropología, en los que los afanes de la ciencia se cruzan con las vanidades humanas que miles de años de evolución no han conseguido borrar. // El esqueleto casi completo de “Little Foot” se encontró hace 21 años en la cueva de Sterkfontein, en Sudáfrica, a cuarenta kilómetros de Johannesburgo. Su nombre procede, del primer resto visible del esqueleto, fue un pie. El trabajo en estas dos décadas consistió en liberar, primero, de la roca el bloque que albergaba aquel fósil tan prometedor. La tarea, que se prolongó durante trece años, no resultaba fácil en un terreno de extrema dureza, en Ronald J. Clarke, con el cráneo de Little Foot
  2. 2. 2 el que los métodos de uno de los pioneros de la paleontología, Robert Broom, se hicieron legendarios por contundentes. En consonancia con la fuerza explosiva de su apellido, Broom recurría a la dinamita para extraer los fósiles, método expeditivo que hoy lo condenaría y con el que arrancó en Sterkfontein lo que con el tiempo se revelaron como los restos de seis australopitecus. // La posterior limpieza del fósil mostró que la intuición de Ron Clarke, paleoantropólogo de la Universidad de Witwatersrand, sobre el potencial del hallazgo era ajustada. “Little Foot”, aquel simio que ya podía erguirse y que en su último día con vida se precipitó al fondo de la cueva, resultó ser el esqueleto más completo de australopitecus. Pero “Little Foot” tiene una fisonomía distinta de la de “Lucy”. La primera se identifica como un autralopitecus Prometeo, con mayor tamaño corporal, un cráneo más plano y dientes más protuberantes que los de “Lucy”, que se estima que vivió hace unos 3’2 millones de años, y sobre la que se acuñaron las características morfológicas de los que conocemos como australopitecus Aflicanus. Los 3’6 millones de años de “Littel Foot” la sitúan en los primeros auatralopithecus de Tanznia y Etiopía. Esa nueva datación resulta, sin embargo, discutible para una parte de la comunidad científica, que cuestiona la fiabilidad del entorno de la cueva de donde se extrajeron lo fósiles, un terreno con demasiados acontecimientos geológicos como para poder elaborar a a partir de él una cronología veraz. Los propios autores del estudio que publica Nature, reconoce el enorme desafío que ha supuesto fechar los restos por los episodios de sedimentación y erosión que la cueva ha experimentado en más de tres millones de años. Darryl Granger, de la Universidad de Purdue (Indiana, (EEUU) y su equipo calcularon la nueva fecha midiendo los niveles de isótopos radiogénicos de aluminio y berilio en el cuarzo que rodeaba al esqueleto cuando fue encontrado. La tendencia a identificar la paleoantropolgía como una carrera de récords, en la que gana aquello que tiene más años, impide calibrar con exactitud la trascendencia de los hallazgos. Así, e valor ce “Little Foot” es casi más su completud que el que sea unos cientos de años más vieja que “Lucy”. A partir de ahora desplegará todo su potencial a efectos de dibujar cómo eran aquellos ancestros, de los que en estos momentos tenemos dos caras y ninguna se parece a nosotros. De lo que hay constancia es de la evidencia de que en nuestros orígenes existía una gran variedad de especímenes que han quedado atrás en el largo camino de la evolución, hasta reducirse a una única especie humana superviviente. “Little Foot” plantea nuevas preguntas sobre la diversidad, la distribución geográfica y las relaciones entre las especies de homínidos en África. Con este hallazgo la paleoantropología sudafricana recupera un primer plano que perdió en los años oscuros del régimen del apartheid, cuando el país vivió un
  3. 3. 3 aislamiento internacional que también se dejó sentir en la ciencia. El australiano Raymon Dart fue, junto a Louis Leakey, uno de los pioneros en buscar en África El esqueleto de “Little foot” fue hallado en la Cueva de Sterkfontain, cerca de Johannesburg. El esqueleto de “Lucy” fue hallado en la cuna de la humanidad. Su trabajo en Sudáfrica, con hallazgos como el niño de Taung, se desarrolló en no pocas ocasiones en medio de la incomprensión de la
  4. 4. 4 comunidad científica. Su discípulo Philipp Tobías, otro de los grandes de la especialidad, que sostenía, que los homínidos salieron de África por Gibraltar, respaldó a Ronald J. Clarke, el “padre” de “Little Foot” en las disputas jerárquicas, los episodios de celos profesionales y sonadas disputas públicas que también forman parte de la intrahistoria de este trascendente hallazgo. ----------------------------ooo0ooo----------------------------… Lucy Lucy clasificada con la clave (AL 288-1) es el esqueleto fosilizado casi completo de un homínido perteneciente a la especie Australopithecus afarensis, de 3, 2 millones de años de antigüedad. Fue descubierto por el estadounidense Donald Johanson el 24 de noviembre de 1974 a 159 km de Adís Abeba, Etiopía. // Se trata del esqueleto de una hembra de alrededor de 1 metro de altura, de aproximadamente 27 kg de peso (en vida), de unos 20 años de edad (las muelas del juicio estaban recién salidas) y que al parecer tuvo hijos, aunque no se sabe cuántos. Dotada de un cráneo minúsculo, comparable al de un chimpancé, Lucy andaba sobre sus miembros posteriores, signo formal de una evolución hacia la hominización. La capacidad bípeda de Lucy puede deducirse de la forma de su pelvis, así como de la articulación de la rodilla. // El nombre Lucy proviene de la canción «Lucy in the sky with diamonds» del conjunto musical The Beatles, que escuchaban los miembros del grupo investigador la noche posterior al hallazgo. // Hasta 1977, la comunidad científica no tomó en consideración el hallazgo de Johanson y su equipo del International Afar Research Expedition. La revista Kirtlandia aceptó publicar el descubrimiento del nuevo homínido, al que sus autores asignaron el nombre científico de Australopithecus afarensis. Edad de Lucy La datación de una capa de material volcánico en el emplazamiento por el método de potasio-argón dio una edad inicial de 3 millones de años, con un margen de 200.000 años. Sin embargo, el material presentaba ciertas impurezas, haciendo la datación no muy precisa. Mediante la aplicación de otros métodos, como bioestratigrafía y paleomagnetismo, entre otros, se corrigió la datación a una edad Lucy, expuesta en el Museo Nacional de de la Historia Natural de Washinton D.F.
  5. 5. 5 de 3,2 millones de años. Un año después, se hallaron en el mismo sitio restos pertenecientes a un mínimo de seis individuos, dos de ellos eran niños con edades de alrededor de cinco años, pero el esqueleto más completo fue el de Lucy, de quien se encontraron un total de 52 huesos. Actualmente los restos de Lucy están guardados en una caja fuerte en Adís Abeba, capital de Etiopía. ---------------------------ooo0ooo--------------------------.. Cuna de la Humanidad Etiopía: el país que se convirtió en la “cuna de la humanidad”. Hace 45 años fueron hallados ahí Omo I y Omo II: los restos fósiles de Homo Sapiens más antiguos que se conocen y que demostraron que el hombre moderno surgió mucho antes de lo que se creía. Una serie de hallazgos en las décadas siguientes, incluyendo a Lucy, llevó a los científicos a centrar su mirada en esta región africana, que hoy se levanta como el sitio donde partió la civilización. En 1967, el antropólogo Richard Leakey (hijo de Louis y Mary, dos de los más respetados arqueólogos británicos) emprendió una arriesgada expedición al río Omo, en Etiopía. En el viaje sufrió un ataque de cocodrilos que destruyó los botes y al que apenas sobrevivió…todo para satisfacer los deseos de Haile Selassie, por entonces emperador del país africano. Durante un almuerzo en que se planificaba la creación de un museo, el monarca había encarado a Leakey y le preguntó por qué nadie había encontrado un fósil de relevancia en su territorio. // Tras recibir la autorización para viajar a Omo, lo que Leakey encontró superó las expectativas del monarca: un cráneo y su esqueleto, junto a otro cráneo parcial. Los análisis iniciales revelaron que se trataba de Homo Sapiens, es decir, humanos modernos. La duda estaba en la edad de los especímenes bautizados como Omo I y II. El hallazgo de Leakey fue el primer hito de una búsqueda que ha rendido numerosos frutos y que ha llevado a varios investigadores y a revistas científicas a bautizar a Etiopía como la “cuna de la humanidad”. El lugar donde todo partió y que dio origen a la civilización. Sus lechos de ríos y antiguas quebradas han revelado la existencia de algunos de los restos homínidos y utensilios más importantes y reveladores identificados hasta ahora. No sólo está el descubrimiento de Omo I y II, sino que también el hallazgo en 1974 de “Lucy”, el fósil más famoso del mundo y cuyas rodillas y tobillos mostraron que nuestros ancestros ya caminaban plenamente erguidos hace 3,2 millones de años. También han sido encontradas las herramientas de piedra de mayor antigüedad. // Fue Donald Johanson, antropólogo de la U. Estatal de Arizona (EE.UU.) y quien descubrió a la hembra Australopithecus afarensis llamada “Lucy”, dice a Tendencias que los fósiles desenterrados a lo largo de
  6. 6. 6 décadas en Etiopía han ayudado a revelar hasta qué punto el continente africano fue una encrucijada que definió nuestra evolución. De hecho, estos hallazgos llevaron a que el valle de Omo fuera declarado Patrimonio de la Humanidad por Unesco en 1980, debido al alto valor cultural e histórico de una región calificada como única por la presencia de numerosos grupos de homínidos a lo largo de millones de años. “Tal como Charles Darwin predijo a fines del siglo XIX, África es nuestro hogar. Allí compartimos un ancestro común con los primates; es donde nos volvimos bípedos y donde desarrollamos cuerpos de proporciones modernas. También es el lugar en el que creamos las primeras herramientas de piedra y donde nos convertimos en Homo Sapiens”, dice Johanson. Luego del hallazgo de fósiles tan importantes, la investigación no cesa en Etiopía. Hace dos años el gobierno de Japón donó un millonario laboratorio al Museo Nacional con el fin de ayudar a preservar el “tesoro mundial” que representan los fósiles ya encontrados y ahondar en el estudio de las evidencias que siguen siendo excavadas. ¿Un ejemplo reciente? En marzo pasado, científicos de la U. Case Western Reserve revelaron el descubrimiento de huesos de un pie perteneciente a un homínido de 3,4 millones de años, que habría caminado erguido de forma intermitente… y que por ahora sigue sin ser identificado. (1) -----------------------------ooo0ooo---------------------------,, Llamada: (1) Todos los países de África, ribereños o cercanos al Océano Indico, son partícipes de la Cuna de la Humanidad, desde Sudáfrica hasta Etiopía. (Ver página 3). ------------------------ooo0ooo----------------------------.. Trazas de la Historia Natural // Oviedo, 6 de abril de 2015 Víctor Manuel Cortijo Rubín de Celis.

×