Or aciones
principales del
Cristiano
- La Señal de la Cruz.
- El Padrenuestro
- El Avemaría.
- Ofrecimiento de obras.
- El...
La Señal de la Cruz




        Por la Señal de la Santa Cruz
               De nuestros enemigos
       Líbranos, Señor, ...
El
padrenuestro
  “Una vez que Jesús estaba orando
  en cierto lugar, cuando terminó,
  uno de sus discípulos le dijo:
  -...
Avemaría




Dios te salve, María, llena eres de gracia,
el Señor es contigo,
bendita tú eres entre todas las mujeres
y be...
Ofrecimiento del día




¡Oh, Señora mía! ¡Oh, Madre mía!
Yo me ofrezco enteramente a ti,
Y, en prueba de mi filial afecto...
El ángelus




El ángel del Señor anunció a María.
Y concibió por obra y gracia del Espíritu Santo.
        Ave María
He a...
Bendición de la mesa




Bendice, Señor,
y bendice nuestros alimentos.
Bendice también
a quienes nos los han preparado,
y ...
El Credo
                          Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador
                          del cielo y...
El rosario
                       MISTERIOS GOZOSOS
                       2.   La Encarnación del Hijo de Dios
          ...
MISTERIOS DOLOROSOS
2.   La oración de Jesús en el huerto de los olivos.
3.   La flagelación del Señor atado a la columna....
Oración por los
  enfermos




Dios y Señor nuestro,
salvación eterna de cuantos creen en Ti,
escucha las oraciones que te...
Acto de contrición

   Señor mío Jesucristo,
   Dios y Hombre verdadero,
   Creador, padre y Redentor mío;
   Por ser Vos ...
Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia,
vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve.
A Ti llamamos los d...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

03 Oraciones Básicas

11,609 views

Published on

Published in: Spiritual
1 Comment
3 Likes
Statistics
Notes
  • Hola!

    Quiero platicarte algo que me pasó hace algunas semanas, fué algo que me pasó y que todavía no puedo terminar de creer; sí todavía no puedo superarlo!! y qué???
    Verás tenía un problema que realmente era imposible solucionar y sin embargo Dios me restregó en la cara el versículo más famoso sobre la tierra: “ LO QUE ES IMPOSIBLE A LOS HOMBRES, ES POSIBLE PARA DIOS ”. Lucas, 18:27
    Y aunque no lo creas sucedió, incrédula yo me puse a rezar una oración e hice una petición medio rara e IMPOSIBLE !!!! y que crees? Sucedió!!
    Sucedió de una forma realmente inesperada y a fin de cuentas era lo que yo acababa de pedir en oración.
    Por eso lo quiero compartir contigo, talvez tengas un problema de esos que se ven imposibles de solucionar y quieras intentar el último recurso, el más poderoso: ORAR
    Aquí te dejo la oración que a mí me dió un milagro de verdad ...

    15 Minutos con Jesús Sacramentado

    No es preciso hijo mío saber mucho para agradar mucho, basta que me ames con fervor. Háblame, aquí pues sencillamente como hablarías al más íntimo de tus amigos, como hablarías a tu madre a tu hermano.

    ¿ Necesitas hacerme en favor de alguien una súplica cualquiera ? Dime su nombre bien sea el de tus padres, hermanos, amigos, enseguida qué quisieras que hiciese actualmente por ellos. Pide mucho, mucho, no vacies en pedir; me gustan los corazones generosos que llegan a olvidarse, en cierto modo de sí mismos para atender las necesidades ajenas.

    Háblame pues con sencillez, de los pobres a quienes quisieras consolar, de los enfermos a quienes ves padecer, de los extraviados que anhelas volver al buen camino, de los amigos ausentes que quisieras ver a tu lado.

    Dime por todos una palabra siquiera, pero palabra de amigo, palabra entrañable y fervorosa. Recuérdame que he prometido escuhcar toda súplica que salga del corazón, ¿ y no ha de salir del corazón el ruego que dirijas por aquellos a quienes tu corazón más especialmente ama?

    ¿ Y para tí no necesitas alguna gracia? Házme una lista de tus necesidades y ven léela en mi presencia.

    Dime francamente que sientes soberbia, amor a la sensualidad y al regalo, que eres tal vez egoísta, incostante, negligente...; y pídeme luego que venga en ayuda de tus esfuerzos, pocos o muchos; para liberarte de tales miserias.

    No te avergüences ¿ ¡Pobre alma! ¡Hay en el cielo tantos justos, tantos Santos de primer orden que tuvieron esos mismos defectos! Pero rogaron con humildad y poco a poco se vieron libres de ellos.

    Ni menos vaciles en pedirme bienes espirituales y corporales, salud, memoria, feliz éxito en tus trabajos, negocios o estudios, todo esto puedo dar, y lo doy y deseo que me lo pidas; en cuanto no se oponga antes bien ayude a tu santificación.

    Hoy por hoy ¿qué necesitas? ¿qué puedo hacer por tu bien? ¡Si supieras los deseos que tengo de favorecerte!

    ¿Traes ahora mismo entre manos algún proyecto? Cuéntamelo todo minuciosamente, ¿qué te preocupa? ¿qué piensas? ¿qué deseas? ¿qué quieres que haga por tus padres, por tus hermanos, por tus hijos, por tus amigos, por tus superiores? ¿qué desearías hacer por ellos?

    ¿ Y por mí ? ¿No sientes deseos de mi gloria? ¿No quisieras poder hacer algún bien a tu prójimo, a los amigos, a quienes tu amas mucho y viven quizás olvidados de mí?

    Dime que cosa llama hoy particularmete tu atención que anhelas más vividamente, y con que medios cuentas para conseguirlo. Dime si sale mal tu empresa y te diré las causas de tu mal éxito.

    ¿No quisieras interesearme algo en tu favor? Hijo mío soy dueño de los corazones y suavemente los llevo sin perjuicio de su libre albedrío a donde me place.

    ¿Sientes acaso tristeza o mal humor? Cuéntame, cuéntame alma desconsolada tus tristezas con todos sus pormenores. ¿Quién te hirió? ¿Quién te lastimó tu amor propio? ¿Quién te ha menospreciado?

    Acercate a mi Corazón que tiene bálsamo eficaz para curar todas las heridas del tuyo, dame cuenta de todo acabarás en breve por decirme que a semejanza de mí, todo perdonas, todo lo olvidas y en pago recibirás mi consoladora bendición.

    ¿Temes por ventura? ¿Sientes en tu alma aquellas vagas melancolías que no por ser injustificadas dejan de ser desgarradoras? Échate en brazos de mi amorosa Providencia. Contigo estoy, aquí a tu lado me tienes, todo lo veo, todo lo oigo, ni un momento te desamparo.

    Sientes desvío de parte de personas que antes te quisieron bien, ahora olvidadizas se alejan de tí sin que les hayas dado el menor motivo? Ruega por ellos y Yo las volveré a tu trato si no han de ser obstáculo a tu santificación.

    ¿No tienes alguna alegría que comunicarme? ¿Porque no me has de hacer pertícipe de ella a fuer de un buen amigo? Cuéntame lo que desde ayer, desde la última visita que me hiciste, ha consolado y alegrado tu corazón. Quizás has tenido agradables sorpresas quizás has visto disipados negros recelos, quizas has recibido faustas noticias, una carta, una muestra de cariño, haz vencido alguna dificultad o salido de algún lance apurado.

    Obra mía es todo eso y Yo lo he procurado, ¿Porqué no haz de manifestarme por ello tu gratitud y decirme sencillamente, como un hijo a su padre, “GRACIAS PADRE MIO, GRACIAS” El agradecimiento trae consigo nuevos beneficios porque al bienhechor le gusta verse correspondido.

    ¿Tampoco tienes promesa alguna que hacerme? Leo ya lo sabes en el fondo de tu corazón. A los hombres se les engaña facilmente, a Dios no; háblame pues con toda sinceridad.

    ¿Tienes resolución de no exponerte ya más en aquella ocasión de pecado? ¿De privarte de aquél objeto que te daño? ¿De no leer más aquel libro que exaltó tu imaginación? ¿De no tratar más aquella persona que turbó la paz de tu alma? ¿Volverás a ser dulce, amable y condescediente con aquella a quien por haberte ofendido haz mirado hasta hoy como tu enemiga?

    ¿Ahora bien hijo mío, vuelve a tus ocupaciones habituales, a tu taller, a tu familia, a tu estudio, pero no olvides los quince minutos de grata conversación que hemos tenido aquí en la soledad del santuario.

    Guarda en lo posible silencio, recogimiento, resignación, caridad con el prójimo. Ama y honra a mi madre que también lo es tuya. Vuelve otra vez mañaa con el corazón más entregado a mí, en el mío hallarás cada día nuevo amor, nuevos beneficios, nuevos consuelos. Aquí te espero.

    Nota:
    La rece por 3 días seguidos, a la misma hora y con mucho fervor, bueno más bien era angustia por el problema que tenía y Diosito buena onda me lo tomó como fervor, espero de todo corazón que te ayude a tí también...

    Bye!
       Reply 
    Are you sure you want to  Yes  No
    Your message goes here
No Downloads
Views
Total views
11,609
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
14
Actions
Shares
0
Downloads
194
Comments
1
Likes
3
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

03 Oraciones Básicas

  1. 1. Or aciones principales del Cristiano - La Señal de la Cruz. - El Padrenuestro - El Avemaría. - Ofrecimiento de obras. - El ángelus. - Bendición de la mesa. - El Credo de la misa - El Rosario. - Oración por los enfermos - Acto de contrición. - Salve Catequesis de confirmación de adultos. Diócesis de Palencia. José Alfredo Elía Marcos
  2. 2. La Señal de la Cruz Por la Señal de la Santa Cruz De nuestros enemigos Líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo, Y del Espíritu Santo. Amén.
  3. 3. El padrenuestro “Una vez que Jesús estaba orando en cierto lugar, cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: - Señor, enséñanos a orar. El Les dijo: - Cuando oréis decid… “ Lc 11, 1-2 Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre; venga a nosotros tu Reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal. Amén.
  4. 4. Avemaría Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.
  5. 5. Ofrecimiento del día ¡Oh, Señora mía! ¡Oh, Madre mía! Yo me ofrezco enteramente a ti, Y, en prueba de mi filial afecto, Te consagro en este día: Mis ojos, mis oídos, Mi lengua y mi corazón; En una palabra: todo mi ser. Y ya que soy del todo tuyo, ¡oh, Madre de bondad!, guárdame y defiéndeme Como cosa y posesión tuya. Amén.
  6. 6. El ángelus El ángel del Señor anunció a María. Y concibió por obra y gracia del Espíritu Santo. Ave María He aquí la esclava del Señor. Hágase en mí, según su palabra. Ave María Y el verbo de Dios se hizo carne, y habitó entre nosotros. Ave María.
  7. 7. Bendición de la mesa Bendice, Señor, y bendice nuestros alimentos. Bendice también a quienes nos los han preparado, y da pan a los que no lo tienen.
  8. 8. El Credo Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. de la misa Creo en un solo Señor Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros los hombres, y por nuestra salvación bajo del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha de Dios padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo La fe es un regalo que recibe una misma adoración y gloria, y que habló por recibimos gratuitamente los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, en la Iglesia como católica y apostólica. Confieso que hay un solo auténtico don de Dios. Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la Como la llama, si no se resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. propaga se extingue.
  9. 9. El rosario MISTERIOS GOZOSOS 2. La Encarnación del Hijo de Dios 3. La visita de María a su prima Santa Isabel 4. El nacimiento del Hijo de Dios 5. La presentación del Niño Jesús en el templo 6. El Niño Jesús perdido y hallado en el templo. MISTERIOS LUMINOSOS 2. El bautismo de Jesús. 3. Las bodas de Caná. 4. El anuncio del Reino de Dios. 5. La transfiguración. 6. La última cena de Jesús e instauración de la Eucaristía.
  10. 10. MISTERIOS DOLOROSOS 2. La oración de Jesús en el huerto de los olivos. 3. La flagelación del Señor atado a la columna. 4. La coronación de espinas. 5. Jesús con la Cruz a cuestas. 6. La crucifixión y muerte del Señor. MISTERIOS GLORIOSOS 2. La Resurrección del Señor. 3. La Ascensión del Señor a los cielos. 4. La venida del Espíritu Santo a los apóstoles. 5. La Asunción de la Virgen a las cielos. 6. La coronación de María como Reina y Señora de todo lo creado.
  11. 11. Oración por los enfermos Dios y Señor nuestro, salvación eterna de cuantos creen en Ti, escucha las oraciones que te dirigimos por tus hijos enfermos; alívialos con el auxilio de tu misericordia para que, recuperada la salud, puedan darte gracias en tu Iglesia. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.
  12. 12. Acto de contrición Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, Creador, padre y Redentor mío; Por ser Vos quien sois, bondad infinita, Y porque os amo sobre todas las cosas, Me pesa de todo corazón de haberos ofendido; También me pesa porque podéis castigarme Con las penas del infierno. Ayudado de vuestra divina gracia, Propongo firmemente nunca más pecar, Confesarme y cumplir la penitencia Que me fuera impuesta. Amén.
  13. 13. Salve Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar Las promesas de Nuestro Señor Jesucristo. Amén.

×