Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011Material para el blog    (Cuentos)                                                     Au...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011       — ¿Por qué?       — Allí, fui feliz por un tiempo; pero, luego, algo pasó... Una e...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011acuático; pidió a los peces de 7 colores que den saltos sobre el agua; tuvodestellos como...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011                                           2. Princesa         Era viernes y el rey había...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011       — Cosas de princesas, Majestad. Detalles de mujer. Ahora mismo,bajará.       — Dec...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011     — ¿Qué os diré, aristócratas de este reino, que os complazca y que, almismo tiempo, ...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011                                           3. El viaje          Una    tarde, mientras ob...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011           Profunda extrañeza le causaron a Mazeb las palabras de su sobrino.Los jardines...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011        — ¡A las pirámides!      Tal como lo había pensado Mazeb, luego de medio día de c...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011       En efecto, 2 horas después, vieron una bandada de aves color delalmendro que volab...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011noche y, como bien indicó el anciano hindú, era noche de plenilunio. Y vieronun gran movi...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011oyendo la música sagrada y los profundos tambores en la noche aun másprofunda. Pero, senc...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011                             4. El enigmático señor Zarum        Unos    decían que era a...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011       Caminé rápido hasta la puerta. Miré a izquierda y derecha, buscando aalguien vesti...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011       — Señor Zarum. Siempre he creído que la realidad no es sólo lo quematerialmente ve...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011ayudado ya a mucha gente. Lo seguiré haciendo porque ése es mi dharma. Yporque es por amo...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011                                         5. Cantor errante            Un gran corazón y u...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011sino que busca a sus hermanos, en todos los lugares, para hablarles de laaltura y del cie...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011                                           no tengo edad                                 ...
Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011     Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo20   Blog: Literatura y Tradición Lambayecana         ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Cuentos de Pedro Manay Sáenz

2,878 views

Published on

Un valioso material de cuentos del escritor lambayecano Pedro Manay Sáenz.
http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,878
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
521
Actions
Shares
0
Downloads
19
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Cuentos de Pedro Manay Sáenz

  1. 1. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011Material para el blog (Cuentos) Autor: Pedro Manay Sáenz 1. Dos amigos — Han ido al jardín de los cerezos. — ¡Se les ve tan bellos! — Un aura dorada los envuelve. Parecen ángeles. — Son testimonio de la Ternura de Dios. Así era. Estaban en el jardín de los cerezos. Hacía 2 minutos, se habíanconocido y, sin embargo, ya se sentían como hermanos. No sé si el jardínestaba en Ubatuba o en Bengala. Si sé que el clima estaba cálido, 29 ó 30° C;el Sol, como escondido, y un céfiro de poesía refrescaba los rostros de Amal yTetsuo. ¡Cristalino sueño que se hizo realidad en un plano, pienso, sutil e ideal!El encuentro de 2 corazones infantiles; acaso, de la 7ma. Dimensión o, mássimple, del Universo del Amor. Hermanos entrañables desde el espírituplanetario de Tagore y el humanísimo corazón de Mauro de Vasconcelos. — ¿Es verdad que quisiste tener varios oficios? — Es verdad; ¡pero, sobre todo, quise ser cartero del rey! ¡Qué cosamás linda ir de casa en casa, tocar con 2 golpecillos las puertas,delicadamente, y decir: esta carta les manda el rey! — Yo sé que vas a ser un cartero muy querido; pero procura serportador de noticias buenas solamente. Que el corazón del rey no es tan fuertecomo se cree. Y la gente del reino, en verdad, lo ama. — Eso es fácil de solucionar. Le pediré al rey un permiso especial parapoder leer las cartas antes de entregarlas. Así sabré cuáles contienen buenasnoticias y cuáles, no. Las primeras las repartiré yo. Y las segundas se lasentregaré a un cartero real que sea un hombre mayor y sabio, pidiéndole queguarde para siempre aquellas cartas que contengan noticias ingratas que ya notienen solución. Y las restantes, que las lleve a su destino; pero que él mismolas lea, poniendo un tono suave, tranquilo. Y que después sepa orientar consabiduría y compasión. Tetsuo estuvo de acuerdo con que no había solución mejor al asuntode las cartas con noticias no gratas. Después, recordando súbitamente algoentrañablemente familiar, suspiró diciendo. — Quizá, yo mismo te encargue una carta. — Sería feliz llevándotela. ¿Cuál es la dirección? — El palacio japonés. — ¡Un palacio! ¿Acaso eres un príncipe? — Algo así. — ¿Y es hermoso tu palacio? — En realidad, sí; aunque me trae tristes recuerdos. Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 1 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  2. 2. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011 — ¿Por qué? — Allí, fui feliz por un tiempo; pero, luego, algo pasó... Una especie desueño confuso, una cierta enfermedad, las cosas que fluían cual imágenesoníricas de un melancólico fabulador, un buen muchacho que pintaba ypintaba; visiones, más visiones, entre el sopor de un artificio y la sed de algosuperior en el corazón del artista que, pese a todo, una tarde, dejó de latir... — ¡No, no sigas! Tu melancolía me contagia y me recuerda un largoviaje que, contra mi voluntad, debí hacer. Aun ahora no sé bien adónde fue.Supongo que algo tuvo que ver el rey, porque ese viaje empezó no bien meinformaron que yo iba a ser cartero real. ¡Un aire de tristeza me llega cuandopienso en mi casa y me veo a mí mismo, sentado, tranquilo, contemplando pormi ventana a todos mis amigos! Cierto es que yo deseaba aprender sus oficios.¡Cómo no iba a querer si yo estaba limitado, por mi enfermedad, a permanecerquieto en mi casa! Yo podía recibir el encargo de cualquier tarea con tal deecharme a andar las largas calles del reino, arriba, abajo, al norte, al sur! Y,además, ¡eran tan divertidos los oficios de todos ellos! Tú sabes que nosotros,los niños, guardamos las semillitas de cada buen oficio. Por eso es quejugamos a tantas cosas: a ser albañiles, a ser vendedores, a ser músicos, a serartesanos, a ser pintores,... — Nuestro trabajo es nuestro juego. — Tetsuo, ¿algún día me harás conocer tu palacio japonés? — Me encantaría, y mucho. Pero ya no creo que exista. — ¿Por qué? — Han pasado muchos años. Y casi todo el mundo lo ha olvidado. Pasacomo en todo: el olvido va haciendo que aquello que antes fue, ahora, ya nosea. — ¡Pero, tú siempre te acuerdas de tu palacio! — No creas. Hasta yo, a veces, he querido olvidarlo. — No entiendo. — En mi palacio, fui muy feliz; pero, también, muy triste. Y las cosasque uno siempre desea recordar son aquéllas que te dieron felicidad plena. Almenos, yo lo creo así. — Quizá, el constructor de tu palacio haya hecho el viaje final. — Sí, seguro que sí. Una razón más para que la gente (que tienememoria frágil) olvide las cosas incluso bellas. Nos hemos quedado solos,Amal. Quizá, sólo nos recordemos el uno al otro. — No, Tetsuo, no pienses así. Hay unos pocos que todavía nosrecuerdan y nos aman. — La ternura va desapareciendo del mundo. — Y los soñadores son, cada día, menos. Y no faltan aquéllos que serinden a mitad del camino. Pero, hemos de mantener viva la fe y la esperanza. — Sí, hemos de mantenerla. — Vamos, Tetsuo. Veamos el arroyo de los peces de colores... Caminaron. Y la yerba estuvo más suave; y el cielo se mostró como unlienzo de color azul mediterráneo. Se sentaron, con toda la inocencia delmundo, al borde del arroyo. Y éste, de hecho, sintió la presencia de los 2mágicos niños. Onduló, graciosamente, sus aguas; liberó una melodía de piano Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 2 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  3. 3. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011acuático; pidió a los peces de 7 colores que den saltos sobre el agua; tuvodestellos como de polvo de oro y sugirió, gentil y silenciosamente, a los niñosque entren a sus aguas. Tetsuo y Amal sonrieron y, olvidando sus penas yalegrías, disfrutaron del espléndido arroyo. Y aparecieron palomas con cintasblancas que llevaban escritas, en bellas letras doradas, versos de los Salmos ydel Gita. Y una lira de plata obsequiaba acordes que manos invisiblespulsaban. Tetsuo y Amal, gozosamente conquistados por aquellos sucesosextraordinarios, siguieron nadando, tanto que ingresaron al río-madre de aquelprecioso arroyo. Y vieron una nave blanca cuyo velamen tenía grecas de oro.Y, desde la proa, una hermosa muchacha, vestida con túnica celeste y coronade diamantes, les sonreía y les extendía, amorosamente, sus manos. Ellos,cansados de nadar, se miraron para recordarse una posibilidad secreta. Fueentonces que empezaron a caminar sobre las aguas, mientras la sublimeradiación de sus cuerpos aumentaba. Diminutas estrellas nacían de sus manosy destellos de amor puro se desprendían de sus hermosos ojos. Al subir albarco, la misteriosa muchacha, que parecía ser una princesa, los abrazótiernamente, como una madre que vuelve a ver a sus amados hijos después demucho tiempo... — Vengan. Los habíamos estado esperando. Tetsuo, luego de observar la brillante proa del barco, con delicadorespeto, dijo: — Sólo la vemos a usted. ¿Quién más nos espera? — Síganme. El barco no era de madera ni de hierro. Estaba hecho del sutil materialde los sueños, en la dimensión astral, seguramente. Tetsuo y Amal, invadidospor indescriptible gozo, caminaron sintiéndose como en su propio hogar. Y, en2 sillones preciosos, tapizados con seda púrpura bordada con hilos también deoro, se hallaban sentados, vestidos de blanco, dos seres muy queridos: ¡JoséMauro de Vasconcelos y Rabindranath Tagore! — Bienvenidos, hijos nuestros. Esta vez, el abrazo tuvo la gran efusión del inmenso cariño paternal. — ¿Adónde iremos? —preguntó sonriente Amal. — Ahora —indicó Mauro de Vasconcelos—, el viaje será de alegríatotal. Ésta es la Nave de la Belleza y la Poesía; y navegamos a la siemprehermosa Playa de la Maravilla y la Eternidad. La nave blanca, con los 5 tripulantes a bordo -o talvez, más- sedesplazó, unos instantes, por el agua; pero, después, levantó vuelo y se perdióentre la insondable bruma del infinito. Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 3 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  4. 4. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011 2. Princesa Era viernes y el rey había pedido una gran fiesta para aquella noche,sin motivo particular alguno, sólo por el placer de poder bailar con la reina, consu primogénita, con las bellas damas de palacio y con las principales invitadasde las familias más aristocráticas de su reino. Cien personas se movilizaron eficientemente durante 2 semanas paradejar todo listo: una decoración fastuosa en el Salón Turquesa de Palacio,donde 10 arañas destellaban gracias a 100 cirios prendidos; una cenapropiamente de reyes; la bebida; de uva y centeno; la orquesta, 25 músicosexcepcionales; los postres, deliciosos; las flores, distribuidas estéticamente -lirios y pompones, gladiolos y rosas- y los perfumes que, por sí solos, hablabande la esplendidez del dueño de casa. Llegadas las doce, la gente colmó el amplio e iluminado espacio delopulento Salón Turquesa. La música, bellísima, hacía aflorar en cada asistentela emoción propia de las fiestas de palacio. Así que, estando ya todo conforme,el rey ordenó que aparezca ante los invitados la única persona que estabafaltando: la princesa Marjorie. Fueron elegantes damas a traer a tan importante presencia. Una deellas, la institutriz Tonia, tocó la puerta e ingresó a la recámara de Marjorie. — Los invitados quieren verla, princesa. Haría bien en no hacerlosesperar. — No es mi intención causar ningún enfado a mi padre, el rey; pero osdigo, una vez más, que no encuentro ningún provecho en estas fiestas. El oroque habéis gastado en los preparativos pudo haber alimentado y vestido aunas 200 familias pobres… — ¡Qué cosas terribles dices, princesa Marjorie! De lejos, se oía la voz del padre que seguía reclamando la presencia desu adorada primogénita. — ¿He de ir yo mismo a traer a la princesa? ¡He!, ¿qué pasa conMarjorie! Cornelia, la vieja nodriza, explicó nerviosamente: Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 4 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  5. 5. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011 — Cosas de princesas, Majestad. Detalles de mujer. Ahora mismo,bajará. — Decidle a Marjorie que no necesita de mayores adornos ni aderezos.¡Ella ha heredado la belleza de su madre, que ha sido y seguirá siendo la mujermás hermosa de mi reino! ¡Quiero ver a mi primogénita ahora mismo! Y la princesa, que todo lo había escuchado, sonreía, no con ironía, sinocon la sonrisa de quien ha comprendido qué vanas son las ansiedadeshumanas. — No desaire a vuestro padre —expresó preocupada Tonia—; bajadahora mismo, por favor. Entonces, la princesa, que tenía una sublime sensibilidad humana,confortó a su vieja institutriz, diciendo: — Bajaré, Tonia, bajaré; pero sólo por complacer a mi padre. El vestido palo-rosa que lucía era precioso, y armonizaba con el suaverubor de sus mejillas. En verdad, era hermosa; pero, no menos inteligente ysensitiva. Muchos invitados tuvieron la certidumbre de ver no a una finísimaaristócrata; sino, más bien, a un ángel descendiendo por la amplia y florecidaescalera del Salón Turquesa… — Ven, hija mía, ven. Nuestros invitados desean verte —hablaba el rey,rebosante de entusiasmo y paternal orgullo. Todas las miradas se concentraron en ese perfumado y leve ser queparecía descender como en el sueño de un músico o de un poeta. Dos condes,todavía jóvenes y solteros, se emocionaron vivamente ante la sublime figura dela princesa Marjorie. Sus corazones latían exaltados y sumisos, vitales yenamorados. La orquesta dio vida al primer vals. Y el rey bailó, primero, con la reina;luego, con Marjorie. ¡Qué fluidez y elegancia de movimientos al compás de lamúsica! ¡La princesa era un delicado y tierno cisne en su propio lago! Dos, tres, cuatro valses que permitieron dar a conocer la innata destrezade la bella Marjorie. Pronto, las demás parejas, a una orden del rey, empezaron a llenar dealegría y colorido, de ritmo y movimiento el radiante Salón Turquesa… Concluido el séptimo baile, el rey, algo mareado ya por el vino y el baile,pidió que su heredera hable, “puesto que reconocida es ya su elocuencia y suinspiración”. Fue el momento que la bella princesa aprovechó: Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 5 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  6. 6. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011 — ¿Qué os diré, aristócratas de este reino, que os complazca y que, almismo tiempo, armonice con mi conciencia? Se hizo un expectante silencio. La princesa continuó: — Os invito a moveros y a reposar, a subir y luego descender loscaminos de la vida. Pero, mirad el fondo del camino y preguntad por el destinode los seres humanos. ¡No para desperdiciar los amadísimos días del Sol esque hemos venido a este mundo; sino para vivir cabalmente la vida! Ellosignifica no ceder -fácilmente, al menos- a la vanidad en ninguna de susformas. Apenas tengo 20 años; pero sé que la vida causa, muchas veces,hastío a los hombres, ya nobles, ya labriegos. ¡Os pido que derrotéis el hastío yla vacuidad de vuestras vidas! ¡Id al fondo de vuestra existencia y descubrid elpor qué de vuestro paso por el mundo! Vuestro corazón lo anhela. Vuestraalma lo exige. Dejad de creer que la vida es una oscura monotonía de años ysucesos. ¡La vida es amor y libertad infinitos! No temáis a desprenderos devuestras viejas máscaras: un mundo de paz y de esperanza os espera. ¡Amadla vida como amáis vuestros títulos y posesiones! ¡Amad la fe en un futuronuevo! Y dejad de levantar murallas entre vosotros y el pueblo que tanto sufre,¡siendo vuestro real sustento! Ayudad a los más pobres. Y veréis que, en lalóbrega penumbra de vuestras conciencias y corazones, surgen los destellosde un Sol de Belleza y Sabiduría. Será para alumbraros vuestro camino. Serápara recordar que la vida es sólo un soplo y que hemos de pensar y actuarpara la Eternidad… Todos se miraron como asustados y haciendo gestos de desaprobacióne incomodidad. El rey se sentó toscamente sobre su sillón de oro, intrigado yaturdido. Algunos parecían no haber entendido nada. Lejos estaban de saberque eran las palabras de quien, 10 años después, se convertiría en la reinamás amada y magnánima en toda la historia de este lejano, pero hermoso reino Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 6 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  7. 7. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011 3. El viaje Una tarde, mientras observaba el movimiento de la gente en losjardines colgantes, el pintor Mazeb dijo a su sobrino Artak: — Hace un año, prometí llevarte a Egipto, para que conozcas laspirámides… Los ojos de Artak, un pastorcillo de 13 años, brillaron de emoción. Ysintió, además, en su pecho, el ansioso tamborileo de su inquieto corazón. — Ha llegado el momento de honrar mi palabra. Va preparando tuscosas. Dentro de 4 días, haremos el viaje. El pastor de cabras no supo qué decir. Era parte de su naturaleza elser escaso de palabras; pero tenía, en cambio, una intensa vida interior. Elastrólogo Melquib había dicho al extinto padre que el muchacho no iba a sersiempre un pastor; que tenía un corazón y un espíritu muy especiales. — Como siempre, te has quedado callado, pensando. ¿Cuándo seráel día que puedas exteriorizar fluidamente tus ideas y sentimientos? — Tío Mazeb, sabes que he soñado mucho con ir a conocer Egipto.Siempre te estaré agradecido por llevarme allá. — Cuando murió tu padre, me hizo prometer que te cuidara yeducara. Lo primero sí lo puedo hacer. En cuanto a lo segundo, no estoy muyseguro. Toda mi vida he sido un simple pintor de muros. — Lo que me enseñas ya es bastante para mí. Y sé que tengomucho más que aprender de ti. El crepúsculo ya se iba formando. Y, entonces, la belleza de losjardines adquiría rasgos aun más especiales. Las siluetas de los visitantescomenzaban a ir esfumándose, moviéndose hacia el primer nivel, en laansiedad de retornar a sus lugares de origen. — Babilonia siempre se sentirá orgullosa de estos hermososjardines, obra maestra de sus mejores arquitectos. — Pero llegará el día en que sólo será un simple recuerdo delmundo antiguo. Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 7 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  8. 8. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011 Profunda extrañeza le causaron a Mazeb las palabras de su sobrino.Los jardines colgantes apenas llevaban 10 años de construidos. Pero Mazebno replicó nada. “Talvez, Artak tenga el don de profecía”. Los 7 días transcurrieron velozmente. La víspera del viaje, Mazeb fuea casa de Artak, para conversar con la madre de éste. — Te doy las gracias, Mazeb. Este viaje ha sido el sueño más queridode mi hijo. Su padre lo hubiera hecho en persona; pero, el destino ha queridoque seas tú su guía y protector. — Sólo estoy cumpliendo una promesa, Mirzá. — Nuevamente, te doy las gracias. — ¿Cómo van los preparativos? — Tengo listo todo: las provisiones, la ropa, agua para el camino, y 2monedas de oro para cualquier urgencia durante el viaje. — Bien. Ahora, debo irme a preparar un par de cosas para el viaje.Artak, mañana estaré aquí, antes del amanecer. ¿Estarás listo? — Sí, tío; estaré listo. — Debes descansar temprano. — Así lo haré. Mirzá no pudo dormir. Le preocupaba que Artak, por la ansiedad delviaje, no estuviera durmiendo también. Pero, se equivocaba. Artak descansabasumido en un sueño muy profundo. Su organismo entendía, de seguro, que a lamañana siguiente, iba a requerir de mucha energía. Por eso, su descanso fueabsolutamente reparador. Y, pese a la hondura del sueño, logró despertarse ala hora indicada. De manera que, cuando la madre le habló, creyendo queseguía dormido, él ya estaba cambiado y revisando todas las cosas quellevaría al viaje. — Hijo, ya es hora. Tu tío debe estar por llegar. — Estoy revisando mis cosas para el viaje. Sonó la puerta de madera. — Soy Mazeb. Mirzá lo dejó entrar. — ¡Vamos! — ¿No deseas unas cuantas tortas de trigo? — Puedes darme; pero para el camino. Ya es hora. Afuera, tengo undócil camello para llevar las cosas... Algunos instantes más tarde, se vio a tío y sobrino, caminar ligeramentepor un costado de la plaza principal. — ¡A Egipto, Artak! Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 8 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  9. 9. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011 — ¡A las pirámides! Tal como lo había pensado Mazeb, luego de medio día de camino,encontraron una caravana de hindúes yendo hacia El Cairo. Mazeb hizo unaconsulta al viajero de barba blanca. — Sí, pueden unirse a nosotros. Se detuvieron al pie de varios sicómoros. Almorzaron. El Sol estabafuerte. Descansaron por un momento. — El viaje dura 7 días. Así que haremos bien en reposar, para mantenerla energía y el ánimo en alto —dijo el hombre barbicano. Artak se cubrió la cabeza con un trapo amarillo y durmió. Entre sueños,oía la sosegada charla de los experimentados viajeros hindúes. — Nosotros venimos de Calcuta y vamos hacia El Cairo. Cuestiones denegocios. ¿Y ustedes? — Venimos de Babilonia. Viajamos hacia las pirámides. — Ah, es un asunto esotérico. ¿Vas a iniciarte tú o el muchacho? — No, sólo cumplo su deseo de llevarlo a conocer las pirámides. — Van a llegar en un momento especial. Dentro de 7 días, habrá Lunallena. Verán, entonces, el ritual de las iniciaciones, al pie de la Esfinge. — Será un privilegio presenciarlo. — No te veo —observó el anciano hindú— con inclinaciones esotéricas.¿Es por el muchacho que viajas? — Exactamente. — Es una acción loable la que realizas. Artak vio en sueños a su madre. Ella tenía el rostro muy triste. Y ledecía: “Acuérdate que te he querido tanto, hijo mío”. De los ojos de Artak sedesprendieron varias lágrimas. Pero, no le encontró mucho sentido a estesueño. Días después, lo comprendería. Artak despertó en el instante mismoque la caravana se disponía a reanudar el camino. — ¡Asegúrense de no dejar alguna cosa! —recomendó el anciano. — En marcha. Durante casi 8 horas, caminaron por territorio desértico, con 44°C a lasombra. En los tramos más difíciles, Mazeb hacía que Artak viaje sobre elcamello. Un joven hindú pronunció palabras muy gratas. — Pronto, nos encontraremos con el Nilo. — Gracias a Krishna —suspiró una mujer de hermoso rostro moreno ysari ya desgastado. Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 9 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  10. 10. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011 En efecto, 2 horas después, vieron una bandada de aves color delalmendro que volaban más al norte. Y observaron las copas de muchaspalmeras. Y pronto, se veían mojando sus rostros y pies en las frescas aguasdel río más extenso de la Tierra. Fue el segundo y último descanso. Comierondátiles y bebieron agua. Mazeb compartió con Artak y los hindúes las tortas detrigo que le obsequió Mirzá. Los camellos también se reconfortaban masticandograma y recargando sus gibas con toda el agua que les hacía falta. ¡Quéhermosa era la visión del Nilo, corriendo presuroso y enérgico por su caucelegendario! Reiniciaron el viaje. Día y medio de recorrido. Ciertamente, sofocadospor el calor africano. Artak estaba fatigado; pero no decía nada. El hindúbarbicano sentía mucha simpatía por este efebo babilónico. Podía ver que elmuchacho tenía un aura dorada; que era signo de un espíritu excepcional;pero, prefirió no decir nada. “En las pirámides, lo sabrá todo”, pensó. — ¡Miren! —gritó Rajiv, el joven hindú, en su segunda buena noticia—.¡Ya se ven los vértices de las pirámides! El corazón de Artak sentía un júbilo extraordinario. Luego de 2 horas,Mazeb y Artak se despedían de la caravana hindú, que continuaba hacia ladinámica ciudad de El Cairo. — Que los dioses los protejan —dijo Mazeb. — ¡Namaste! —respondieron los morenos de Calcuta. Allí estaban, tío y sobrino, de pie ante el panorama misterioso eimponente de las 3 pirámides y de la enigmática Esfinge. Mazeb sintió un pocode miedo. En cambio, Artak estaba feliz. Lo que Mazeb no sabía era que, en lamente de Artak sucedía un fenómeno muy extraño: comenzó a recordarinsólitas experiencias de vidas pasadas; se vio vestido como egipcio, rodeadode sacerdotes, en rituales muy solemnes, frente a Osiris. Le venía,espontáneamente, el nombre de Hermes de Trismegistus… Con talesreminiscencias, Artak no se confundía ni se asustaba; antes bien, sentía queestaba recuperando una valiosa identidad que tenía olvidada. Su rostroadquirió una expresión de serenidad inalterable y, en sus ojos, apareció unfulgor excepcional. Fue en ese instante que sintió un afecto y una gratitud muygrandes por su tío Mazeb. — No temas, tío. Sólo acerquémonos un poco más. Mazeb percibió, en tales palabras, un gozo tan especial que lo único quepensó fue que, sin ser muy consciente, estaba presenciando un episodio muyimportante en la vida de su sobrino Artak. Se acercaron a las pirámides, que lucían hermosas y brillantes. Y, porprimera vez, Mazeb vio a la Esfinge. En Babilonia, supo que era una estatuamuy bella; pero no imaginó que, en directo, lo impresionaría tanto. Llegaba la Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 10 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  11. 11. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011noche y, como bien indicó el anciano hindú, era noche de plenilunio. Y vieronun gran movimiento de gente en las pirámides y alrededor de la Esfinge. Enefecto, era un ritual de iniciación en la Gran Ciencia Hermética. Mazeb mirabaasombrado. Y Artak sonreía dichoso. “Éste es mi lugar”, pensaba. Y lo era. Unsacerdote con túnica de oro, no bien avistó a Artak, dejó su ubicación y caminóhacia él. En medio de la sorpresa del humilde Mazeb, el sacerdote dijo a Artak: — Sabíamos que vendrías. Con alegría y serenidad, Artak respondió: — Es gracias a mi tío Mazeb. — En nombre de Osiris, te damos las gracias, Mazeb. Mazeb, el modesto pintor de murales de Babilonia, emocionado y casiconfundido, sólo atinó a decir: — Era una promesa que tenía que cumplir. El sacerdote volvió a dirigirse al muchacho: — Ven, Artak; debemos prepararte. El ritual está a punto de empezar. Fue en ese instante que Mazeb comprendió que volvería a Babiloniasolo, porque éste era el mundo de Artak. Vio cómo llevaban a su sobrino, sonmucha atención y sumo respeto, hacia una tienda amplia donde habían otrossacerdotes de Osiris. Al cabo de media hora, salió Artak, rapado y vestido dealbo, llevando una especie de cetro ceremonial. La felicidad le brillaba en elrostro. Caminaba con cierta majestuosidad. Al ver a su tío, le envió una miradade afecto y de gratitud. Ambos sabían que era la despedida. Artak integraba ungrupo de, aproximadamente, 20 jóvenes; todos vestidos igualmente. Y todos,tratados como seres de valor excepcional. Arriba, la Luna brillaba y brillaba. Elgrupo caminaba ceremonialmente, en medio de lamparines de aceite y músicasagrada, rumbo a la puerta central de la Esfinge que, aquella mágica noche, seveía extraordinariamente bella. Antes de ingresar, el Sacerdote Mayor dijo: — Que la bendición de Osiris toque vuestros corazones y vuestrasalmas para que os termine de purificar, de tal modo que la consagración quevais a realizar esté plena de amor y eternidad. ¡Saludo vuestra condición depróximos sacerdotes del Hermetismo y os ruego por el presente y el futuro deEgipto! Sonaron tambores solemnes. Y, entonces, el grupo ingresó a la Esfinge.Fueron instantes de emoción y de alegría general. El ritual continuó; pero, con extrema amabilidad, Mazeb fue invitado aretirarse, por cuanto las estrictas normas ceremoniales prohibían que hombresextranjeros presenciaran este antiguo ritual. Mazeb fue alojado en una hermosatienda donde se respiraba un exquisito aroma de incienso. Mazeb seguía Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 11 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  12. 12. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011oyendo la música sagrada y los profundos tambores en la noche aun másprofunda. Pero, sencillo como era y agotado por el viaje, se quedó dormidomuy pronto. Al día siguiente, Mazeb recibió el mensaje de Artak. Le daba infinitasgracias por haberlo traído a su verdadero mundo y le enviaba todo su amor ygratitud también a su querida madre. Para el retorno del tío Mazeb, el Sacerdote Mayor había encargado unaescolta de 20 soldados y un cofre conteniendo oro suficiente para que puedavivir sin necesidad alguna tanto él como la bondadosa madre de Artak. Así que, desde Babilonia había llegado un pastorcillo de 13 años paraconvertirse, a los pies de la Esfinge, en un nuevo sacerdote del antiguo yesencial Hermetismo de los egipcios. Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 12 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  13. 13. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011 4. El enigmático señor Zarum Unos decían que era astrólogo; otros, que dominaba la clarividencia.Era un tipo común y corriente, moreno, ancho de espaldas y de 1.65 mts. detalla, aproximadamente. Tú lo veías comprando sus mandarinas y sus nísperosen la sección de frutas del Mercado Modelo. O, preguntando por el precio dealgún libro esotérico en las autodenominadas “Ferias de libros” de la avenidaBalta. Tuve la oportunidad de conocerlo una vez. Yo había ido a comprar “Elarte de vivir”, de Melanio Trubezkoi. Leía el capítulo de los alimentos sátvicos,cuando vi a Zarum hojeando un libro de Metafísica, de Conny Méndez.Aparentemente, era un lector más; pero, si tú lo observabas con atención,encontrabas una singularidad extraña: su rostro estaba siempre relajado y sumirada era tranquila, pero penetrante. Vestía todo de beige oscuro y usabaaquellas zapatillas chinas de antes, de tela negra, sin pasadores y con plantade jebe marrón. Todos sabemos que cada persona emite un nivel de vibracióndeterminado. Lo extraño era que Zarum no emitía nada. Parecía estar, ¿cómodecirlo?, en neutro. Aparte de ello, Zarum tenía la imagen de un hombresolitario; pero, no de los que sufren, sino de aquéllos que han descubierto, enla soledad, un maravilloso espacio de autoaprendizaje, de hallazgos valiosos,de exploraciones internas y de una alegría singular. Compró el libro deMetafísica y, con la misma placidez que entró, se fue. En ese preciso instante,vi en el suelo, bajo el estante de la sección esotérica, un paquetito dentro deuna bolsa plástica verde. Lo cogí y, al abrir la bolsa, vi que eran 5 frasquitospequeños con esencias de flores: rosa, jazmín,... Fue una suerte que no sehaya quebrado. — Son del señor que se acaba de ir —dijo la simpática vendedora—.¿Podría alcanzárselos usted? Por favor… Reaccionó rápido. — ¡Aquí se queda el libro de Trubezkoi! ¡Si puedo, vengo más tarde! — ¡Apúrese! ¡No lo va alcanzar! Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 13 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  14. 14. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011 Caminé rápido hasta la puerta. Miré a izquierda y derecha, buscando aalguien vestido completamente de beige. Pero, había mucha gente. — Se fue hacia la plaza —me orientó alguien desde un kiosco deperiódicos. Sin pensarlo más, caminé hacia la plaza. A la altura del hotel “Royal”, ledi alcance. — Señor, ¡se le ha caído esto! Cogió la bolsa con los frascos y me miró sorprendido; pero, sereno,siempre sereno. — Ah, sí; muchas gracias. — De nada. Y siguió su camino. Pero, entonces, sabiendo yo que era Zarum, quise aprovechar laoportunidad para conocerlo más. Así que fui tras él, y le dije, con la mayorcortesía posible: — Disculpe, ¿usted es el señor Zarum? Se dio cuenta que yo era el del favor. Sonrió. No respondió nada. Ysiguió su camino, por la calle San José, en dirección a Cuglievan. Pero, yo yatenía la intención de conversar con él. Así que volví a acercarme. Esta vez,tomé mis precauciones para evitarle una posible irritación (olvidaba que Zarumtenía una cultivada ecuanimidad, a prueba de intrusos y advenedizos). — Yo sé que usted ama y protege mucho su soledad; pero, permita, porfavor, que un muchacho, también solitario, como soy yo, lo conozca un poco.He oído hablar de usted. Otra vez no dijo nada. Siguió caminando. Cortésmente, lo seguí. Hastaque, por fin, en la intersección de ambas calles, se detuvo y me dijo: — Tu persistencia, en este caso, no tiene mucho sentido. Sí, soy Zarum.Ya supongo lo que has oído de mí: que soy vidente, que hago cartas natales,que sé de alquimia, y de astrología. ¿Qué importancia tiene? Me hizo pensar. Pero, yo le hice otra pregunta. — ¿Y es verdad o no? — Verdad es lo que tú elijas creer. Entonces, le dije: Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 14 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  15. 15. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011 — Señor Zarum. Siempre he creído que la realidad no es sólo lo quematerialmente vemos. Hay otras dimensiones, otras realidades. Hábleme, porfavor, de algo de eso. Quiero aprender. — Mira, en la librería, hay bastante para que aprendas. Yo no sé nada. — Señor Zarum. Sólo unos 10 minutos. Le invito un café, aquí nomás,en este lugar… Yo estaba expectante. Escruté su rostro. Pareció que iba a reiterar sunegación… Hasta que mi deseo se hizo realidad. — Te invito una manzanilla. Yo no tomo café. — Ah, por la cafeína. — Sólo 10 minutos. Entramos y, mientras preparaban la infusión pedida, antes de que yo loimportunara con cualquier pregunta, me dijo: — Soy muy poco de hablar con extraños; pero, hay 2 cosas en ti quemarcan diferencia con los demás. Veo que amas la soledad y veo que tienessed de conocimiento. Así fui yo de muchacho. ¿Qué edad tienes? — 20. — Es una buena edad para comenzar a aprender. — ¿A qué te dedicas? — Por las mañanas, le ayudo a mi tío, en una tienda de muebles. Por latarde, me dedico a leer. — ¿No estudias alguna carrera? — Amo los libros; pero, no creo en la llamada educación superior. — ¿No te interesa la universidad? — Me inspira una profunda desconfianza. — Ya veo. Eres un inconforme. Eso es bueno. Así como va la sociedad,resulta señal de buena salud no acogerse -dócilmente, al menos- a sus ofertasy a sus instituciones convencionales. — ¿Te atrae la política? — La de ahora, la del Perú, me da lástima. — Ya tengo un retrato de ti. En verdad, eres terreno fértil para lametafísica. La dueña del cafetín, delicadamente, nos puso las 2 manzanillas. El diálogo duró, en efecto 10 minutos. Porque, a partir de lasmanzanillas, lo que siguió fue un agradable monólogo. — Sí, soy Zarum, clarividente y astrólogo. Lo primero fue un don natural.Lo segundo lo estudié en China. Ayudo a las personas con problemas tantoemocionales como, también, corporales. Enseño el Tai-Chi y utilizo la milenariaacupuntura. No tengo ni tarjetas ni afiches de publicidad. La gente viene sola ami oficina. Cobro algo porque tengo que cobrar. No me interesa acumulardinero. La vida me da lo suficiente para subsistir. Tuve una esposa; pero murióhace 14 años. No tengo hijos. Sé que cumplo mi misión de ayudar. Y he Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 15 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  16. 16. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011ayudado ya a mucha gente. Lo seguiré haciendo porque ése es mi dharma. Yporque es por amor que ayudo a los demás. Es cierto que amo mi soledad.Casi no tengo vida social. Mi vida es mi trabajo y mi mundo interior. En cuantoa ti, veo que tienes sed de aprender. Te atrae lo esotérico, lo metafísico,porque está en tu naturaleza aprenderlo. En realidad, lo has sabido en tu vidaanterior; pero lo has olvidado. Estás hecho para las cosas espirituales. Puedocaptarlo. Es por eso que no te atraen los convencionalismos de la sociedad. Yono voy a ser tu instructor ni mucho menos tu maestro. Soy un perennediscípulo. Sí te sugiero que leas. Como dije, en las librerías encuentras buenoslibros. Es la gran ventaja de estos tiempos: lo esotérico se ha vuelto exotérico.Puedes ver “El Kibalión” al lado de los libros de Bayly; o el Gita, cerca de losfolletos de modas. ¡El Conocimiento está, verdaderamente, al alcance denuestras manos! Lee, estudia. Poco a poco, encontrarás tu camino. Recurre atu intuición, ese guía interior que la mayoría desaprovecha. Y todo lo que vayasaprendiendo, aplícalo en ti. Evoluciona. Haz alquimia en tu propio ser. Ycuando creas que ya sabes algo, úsalo sólo para el bien y por amor. No tiene,en realidad, el hombre otro fin mayor, en este eventual planeta, que el de amar.Aprende por amor al conocimiento y aplícalo por amor a los demás. Mira que lagente sufre. Sufre mucho. Siempre habrá alguien a quien puedas brindarle tuayuda, tu solidaridad. Es posible que desarrolles dones. Depende de tuesfuerzo y de tu nivel de consciencia. Y de que pongas seriamente en prácticalo teórico. Hay muchos que sólo leen, que disfrutan de los libros; pero les faltavoluntad para aplicarlo en sus propias vidas. Acumulan conocimientos. Selucen en las reuniones amicales y culturales; pero, les falta la práctica. Y, ¿noes la práctica la que hace al maestro? Con años de estudio y práctica, puedenvenir, como dije, los dones. Si desarrollas alguno, cuídate del ego. Y acuérdate:son poderes para usar en beneficio de los demás. No son para envanecerte nipara sentirte superior a los demás. Un verdadero metafísico cultiva 3 grandesvirtudes: la Humildad, el Servicio y el Amor. Fue en ese instante que el señor Zarum se puso de pie, fue a la caja,pagó las manzanillas y, luego, volvió a la mesa que compartíamos y, dándomecordialmente la mano, me dijo: — Ahora, olvídate que me conociste. Y sigue la ruta de tu propio destino. — Gracias. Salimos. Y lo vi irse con su paso sereno, pero ágil, hacia la plazuela“Elías Aguirre”. Y, en mi oído, quedaba el eco de sus valiosas palabras. Ahora,yo comprendía que no fue casual que se hayan caído sus frasquitos deesencias de flores. Era causal y muy importante para mí. Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 16 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  17. 17. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011 5. Cantor errante Un gran corazón y una guitarra nueva constituían su riqueza. Era,claro, un hombre materialmente pobre; pero eso no le preocupaba. ¡Qué mástesoro que la belleza y la poesía de su canto! Había integrado el grupo “IntiRaymi”; pero, después de siete años de compartir numerosas presentacionesmusicales, había decidido caminar solo, cual trovador medieval, de pueblo enpueblo, ofrendando, en versos y melodías propias, su devoción por la Vida y laEsperanza. “El cantor tiene que dar testimonio de fe inquebrantable en unmundo nuevo”. Amaba conocer otros lugares, otras gentes; caminar callesdesconocidas; entrar a casas diversas, donde era bien recibido y donderetribuían su canto con amistad y cariño. En muchos lugares, había quedado eleco de sus canciones. Tenía el don de acceder fácilmente al corazón delpúblico. Es que su canto era amoroso y sabio. No había, en su cancionero, sinopalabras de paz y belleza, de amor y alegría. Sus letras alcanzaban la anheladacategoría de ser poemas, por la profundidad de su contenido y por el detalladoarte con que elaboraba sus textos. Lograba una magistral fusión de música yversos. ¡Ése era su don, qué duda cabe! A todos sorprendió su vocación de artista nómada, de cantorerrante; a todos, menos a Tonia. Ella comprendió que él tenía “corazón deruiseñor y espíritu de viento”. “Ha nacido para peregrinar por el mundo con suarte a cuestas”. Ni siquiera el amor pudo retenerlo. “Soy como el águila –decía-:he nacido para volar”. Águila canora, en todo caso; de corazón aún más alado,que no aspira a habitar los roquedales ni las montañas en placentera soledad; Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 17 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  18. 18. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011sino que busca a sus hermanos, en todos los lugares, para hablarles de laaltura y del cielo, de los reinos encontrados, de la luna y las estrellas.  ¿Cómo haces tus canciones?  En realidad, yo sólo guardo silencio y espero. A veces, lleganrápido. A veces, demoran un poco. Pero siempre llegan. Miro el Sol, la Luna.Respiro profundo el aire de la mañana. Contemplo los colores de la tarde. Abrolas puertas de mi corazón. Sé que allí está la fuente de mis cantos.  ¿No extrañas a tu familia?  Mi familia es mi guitarra y todo aquél que escucha mi canto; yasea niño o abuelo; ya sea madre o hermano. Tonia lo extrañaba. Y lo extrañaba mucho porque lo amaba. En sumemoria, todavía estaban frescas las palabras del día que se despidieron:  No diré que te quedes, porque sé muy bien que tienes alma deperegrino. Pero sí te pido una cosa: ¡no me olvides!  Yo siempre te he amado y siempre te amaré; pero ya sabes queel amor no puede ser una cárcel para el ser amado. Mi corazón quiere caminarel mundo. Y ya lo he retenido demasiado. Mi guitarra sueña con sonar enmuchos lugares. Mis pies anhelan recorrer otros caminos. Quiero ser brisa quereparta su voz por todos los pueblos. Quiero ser gaviota que recorra islas yplayas. ¡Mis pentagramas ansían vibrar en nuevos escenarios! Y mi alma meexige que emprenda ya el vuelo  ¿No temes pasar hambre, soledad y frío?  Cada cantor nace con una Estrella y yo sé que la mía siempre meorienta y me cuida. No pasaré hambre porque estaré entre hermanos. ¡Lafamilia de cada hombre es la humanidad entera! Acuérdate de la canción deRoberta: “Mi casa es el mundo, mi techo es el cielo, mi Dios es la vida. Y amar: ése es mi credo. Y quiero ser libre, vivir como el viento que va a todas partes y no siente miedo”. Acuérdate, también, del canto de Cabral: “No soy de aquí ni soy de allá; Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 18 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  19. 19. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011 no tengo edad ni porvenir y ser feliz es mi color de identidad”.  Anda; vuela como gaviota y como albatros. Lleva tus cancionesde paz por muchos pueblos. Háblales del mundo nuevo a todos los hombres.Enséñales que la Esperanza y el Amor son más fuertes que la desesperación yel odio. Que tu guitarra siempre te acompañe y sea fiel a la voz de tu canto. La gente amaba también sus canciones porque eran sencillas yporque expresaban verdades eternas. Y lo amaban, por supuesto, mucho a él.¡Cuántas veces querían que se quedara a vivir en sus pueblos! Pero élcontinuaba su vuelo. “Apenas soy un poco de viento que llega, refresca suscorazones, saluda amorosamente a sus almas y, luego, se va”. Y es así. En la mente de los que cantan, no hay apego por un solopueblo y por una sola gente. El alma de un trovador tiene amor universal portodos los pueblos y por todas las gentes. Tiene “corazón de ruiseñor y espíritude viento”. El cantor es velero que se echa a la mar, no para arraigarse en unpuerto; sino para recorrer todas las playas y conocer las diversas aguas ymareas de los siete mares. El cantor es río que recorre con sus versos lasalturas y con sus aguas los valles. Pasa ofreciendo, generosamente, susmaravillosos dones a los campos y a los poblados, al aire y al cielo. Y cuando llega la noche y el cantor se siente, acaso, solitario,bastará que mire una estrella para saber que el Amor lo protege, paracomprender que no está, realmente, solo; que hay una Amistad Eterna que loacompaña y anima siempre. Así, el cantor es un peregrino del tiempo y del espacio que –cualsembrador emocionado que echa la semilla a la tierra– pone sus cantos en eloído y el corazón de los hombres para recordarles que por el Amor y para elAmor hemos nacido. Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo 19 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com
  20. 20. Cuentos de Pedro Manay Sáenz 2011 Prof. Rogelio Vilcherrez Chozo20 Blog: Literatura y Tradición Lambayecana http://literaturalambayecana-rogelio.blogspot.com/ Correo: rovich3@hotmail.com rovich3@gmail.com

×