Clase (11 12) Enfermedades Psicosomaticos

19,734 views

Published on

Published in: Health & Medicine, Technology
  • Be the first to comment

Clase (11 12) Enfermedades Psicosomaticos

  1. 1. ENFERMEDADES PSICOSOMÁTICAS Dr. Raúl Hernández Mella Médico Psiquiatra
  2. 2. Trastornos psicosomáticos <ul><li>DEFINICIÓN </li></ul><ul><li>Actualmente se utiliza la denominación de &quot;psicosomático&quot; para poder expresar la relación existente entre el cuerpo y la psique. </li></ul><ul><li>Dentro de este apartado se incluye a un gran número de enfermedades en las que interactúan los factores orgánicos y psicológicos en su desarrollo, destacándose estos últimos como factores determinantes. </li></ul><ul><li>Esta definición es muy cuestionada por muchos investigadores al plantearse la siguiente pregunta: ¿qué enfermedad no presenta una interacción de factores orgánicos y psicológicos?. </li></ul>
  3. 3. Trastornos psicosomáticos <ul><li>Hablar de psicosomática en el niño nos sitúa entre dos escollos. </li></ul><ul><ul><li>Por un lado, el de ampliar excesivamente el término «psicosomático» y englobar en él los trastornos más diversos desde el momento en que, en el seno de una enfermedad, surge un factor psicológico, causal o reactivo </li></ul></ul><ul><ul><li>El otro peligro estriba en efectuar generalizaciones prematuras partiendo de los estudios psicosomáticos del adulto, y olvidar el carácter específico de las manifestaciones somáticas en el niño, especialmente su constante vinculación con los procesos de maduración y desarrollo. </li></ul></ul>
  4. 4. Trastornos psicosomáticos <ul><ul><li>El síntoma psicosomático ocupa un lugar privilegiado en el sistema de interacción madre‑niño, y debe ser enjuiciado desde esta perspectiva. </li></ul></ul><ul><ul><li>No se sabe bien si la sintomatología psicosomática que se presenta en el bebé o en el niño permanecerá en la edad adulta. </li></ul></ul><ul><ul><li>Parece que la existencia de trastornos psicosomáticos graves en la pequeña infancia más bien constituiría el adecuado sedimento para organizaciones ulteriores distintas, tales como la psicosis o, más aún, la psicopatía. </li></ul></ul>
  5. 5. Trastornos psicosomáticos <ul><ul><li>Muchas manifestaciones psicosomáticas tienden a surgir en edades específicas y muestran hasta qué punto los trastornos deben relacionarse estrechamente con la maduración del funcionamiento de los distintos órganos y con las características del desarrollo psicológico. </li></ul></ul>
  6. 6. Trastornos psicosomáticos <ul><li>Se podría trazar esquemáticamente una especie de «calendario» de las manifestaciones psicosomáticas en función de la edad: </li></ul><ul><ul><li>1. Cólico idiopático entre 3 y 6 meses. </li></ul></ul><ul><ul><li>2. Vómitos en el primer semestre. </li></ul></ul><ul><ul><li>3. Anorexia en el segundo semestre. </li></ul></ul><ul><ul><li>4. Eccema infantil entre los 8 y 24 meses. </li></ul></ul><ul><ul><li>S. Dolores abdominales hacia los 3‑4 años. </li></ul></ul><ul><ul><li>6. Asma del niño de 5 años. </li></ul></ul><ul><ul><li>7. Cefalea del niño de 6‑7 años. </li></ul></ul>
  7. 7. Trastornos psicosomáticos <ul><li>A esta relativa especificidad en función de la edad, Se puede asociar también la especificidad de la relación madre‑hijo. </li></ul><ul><li>A partir de una evaluación caracterológica global de la madre (dominante o sobreprotectora, o rechazante y agresiva, o ansiosa) se ha deducido un modelo de interacción característico de una patología precisa. </li></ul>
  8. 8. Trastornos psicosomáticos <ul><li>Así, se pueden ordenar los trastornos Psicosomáticos de acuerdo con dos grandes tipos de actitud maternal: </li></ul><ul><ul><li>Trastornos psicotóxicos fruto de unas relaciones madre‑hijo inadecuadas. </li></ul></ul><ul><ul><li>Trastornos por déficit, debidos a unas relaciones madre‑hijo cuantitativamente insuficientes. </li></ul></ul><ul><li>Cada uno de estos desórdenes sería, pues, típico de una determinada actitud maternal </li></ul>
  9. 9. Clasificación etiológica de las enfermedades psicógenas de la infancia correspondiente a las actitudes maternas <ul><li>Depresión </li></ul><ul><li>Marasmo </li></ul><ul><li>Privación afectiva parcial </li></ul><ul><li>Privación afectiva completa </li></ul>Deficiencia (factor cuantitativo) <ul><li>Coma del recién nacido </li></ul><ul><li>Cólico de los 3 meses </li></ul><ul><li>Eccema infantil </li></ul><ul><li>Hipermotilidad (balanceo) </li></ul><ul><li>Juegos fecales </li></ul><ul><li>Hipertimía agresiva </li></ul><ul><li>Rechazo primario manifiesto </li></ul><ul><li>Indulgencia primaria excesiva y ansiosa </li></ul><ul><li>Hostilidad enmascarada de ansiedad </li></ul><ul><li>Oscilaciones entre los mimos y la hostilidad </li></ul><ul><li>Cambios de humor cíclicos </li></ul><ul><li>Hostilidad conscientemente </li></ul><ul><li>compensada </li></ul>Psicotóxico (factor cualitativo) Enfermedad del niño Factor etiológico suministrado por las actitudes maternas
  10. 10. Trastornos psicosomáticos <ul><li>Adentrándonos algo más en la espiral de la interacción madre‑hijo, es importante valorar no sólo los efectos de la actitud materna sobre el niño, sino también las modificaciones de esta actitud frente a los síntomas del niño. </li></ul><ul><li>La madre es especialmente sensible a las manifestaciones psicosomáticas de su hijo, que a su vez provocan en ella nuevas actitudes. </li></ul><ul><li>Por ejemplo, la agresividad subyacente en la relación madre‑hijo es a menudo totalmente anulada desde el momento en que aparecen los síntomas psicosomáticos (agresividad que se desplaza entonces hacia la relación madre‑médico) </li></ul>
  11. 11. Trastornos psicosomáticos <ul><li>La madre asume el papel de madre‑terapeuta y el niño obtiene como beneficio el «dejarse curar» por ella. </li></ul><ul><li>La relación de cuidado que se instaura a menudo entre madre‑hijo debida al síntoma psicosomático es fundamental en la perpetuación del síntoma. </li></ul>
  12. 12. Trastornos psicosomáticos <ul><li>Ante un niño con una sintomatología fuertemente evocadora de un problema psicosomático, debe investigarse en una doble vertiente: </li></ul><ul><ul><li>1. Intentar descubrir el vínculo psicosomático, no sólo mediante el estudio de la correlación entre el síntoma y el hecho externo (vómitos cuando se marcha la madre, cefalea ante la tarea escolar), sino también recordando las principales etapas del desarrollo. </li></ul></ul><ul><ul><li>2. Descubrir el significado del síntoma psicosomático dentro de la espiral de interacción madre‑hijo, y el papel ganancial que en ella ocupa. </li></ul></ul>
  13. 13. Espectro psicosomático <ul><li>1. Enfermedades de la esfera digestiva: </li></ul><ul><ul><li>a) Cólico idiopático. </li></ul></ul><ul><ul><li>b) Vómitos. </li></ul></ul><ul><ul><li>c) Mericismo. </li></ul></ul><ul><ul><li>d) Rectocolitis hemorrágica. </li></ul></ul><ul><li>2. Enfermedades del aparato respiratorio: </li></ul><ul><ul><li>a) Asma. </li></ul></ul><ul><ul><li>b) Espasmos de llanto. </li></ul></ul><ul><li>3. Patología de la esfera cutánea: </li></ul><ul><ul><li>a) Eccema. </li></ul></ul><ul><ul><li>b) Alopecia. </li></ul></ul><ul><li>4. Cefalea, migraña. </li></ul><ul><li>5. Enanismo por carencia. </li></ul>
  14. 14. Enfermedades de la esfera digestiva COLICOS IDIOPATICOS <ul><li>A. CÓLICOS IDIOPÁTICOS </li></ul><ul><ul><li>El cólico idiopático del bebé, conocido por los pediatras desde hace tiempo, se caracteriza por la aparición repentina, después de un intervalo libre de 8‑ 10 días, de gritos y chillidos que acontecen después de la comida o en el momento en que el niño se adormece. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los gritos desaparecen cuando la madre le da la mamadera nuevamente, pero reaparecen inmediatamente después. </li></ul></ul>
  15. 15. Enfermedades de la esfera digestiva COLICOS IDIOPATICOS <ul><ul><li>La exploración somática resulta normal. </li></ul></ul><ul><ul><li>Se ha sospechado la dimensión «psicosomática» de estas manifestaciones dada la eficacia terapéutica de la succión y del mecimiento: pronto el bebé se calma y se duerme apaciblemente. </li></ul></ul><ul><ul><li>Este cólico mejora o desaparece si se confía el niño a una nodriza o si es hospitalizado. </li></ul></ul>
  16. 16. Enfermedades de la esfera digestiva COLICOS IDIOPATICOS <ul><ul><li>En general, se observa que se trata de bebés hipertónicos que comen vorazmente.( sus tensiones internas quedan reflejadas en los músculos de su cuerpo y los del abdomen son uno de ellos). </li></ul></ul><ul><ul><li>Sus madres son ansiosas, tensas, dan muestras de excesiva solicitud o de impaciencia, y son poco respetuosas con los ritmos propios del niño. </li></ul></ul><ul><ul><li>Se cree que la coincidencia entre dicha «solicitud primaria excesiva y ansiosa» de la madre y la hipertonía del niño constituye el factor desencadenante. </li></ul></ul>
  17. 17. Enfermedades de la esfera digestiva COLICOS IDIOPATICOS <ul><ul><li>Este bebé manifiesta más fácilmente que otro cierta desazón, y la respuesta angustiada de la madre (casi siempre mediante un biberón suplementario) no hace sino acrecentar el malestar (sobrecarga gástrica). </li></ul></ul><ul><ul><li>El chupete o el mecer al bebé representan dos medios físicos apaciguadores de las tensiones al permitir que fluya la excitación difusa del bebé. </li></ul></ul>
  18. 18. Enfermedades de la esfera digestiva COLICOS IDIOPATICOS <ul><ul><li>El cólico cesa tanto por «aprendizaje» como por la progresiva adaptación de la madre a su hijo. </li></ul></ul><ul><ul><li>También porque éste descubre, al crecer, nuevas vías de descarga de las tensiones: gestualidad intencional, succión del pulgar, etc. </li></ul></ul>
  19. 19. Enfermedades de la esfera digestiva VOMITOS <ul><li>B. VÓMITOS </li></ul><ul><li>1. Vómitos del recién nacido y del bebé </li></ul><ul><ul><li>Síntoma muy frecuente, sobre todo en el recién nacido. De hecho, hay un continuo entre la simple regurgitación banal y fisiológica, la bocanada de alimento y el auténtico vómito. </li></ul></ul><ul><ul><li>Teóricamente el vómito afecta a la leche ya digerida (olor acre), al contrario de lo que sucede con la regurgitación. No obstante, la distinción no siempre resulta fácil, dado que la fisiología del cardias (unión esófago‑estómago) del recién nacido facilita estos vómitos. </li></ul></ul>
  20. 20. Enfermedades de la esfera digestiva VOMITOS <ul><ul><li>Al margen de cualquier anomalía fisiológica (malformación del cardias) o de algún episodio patológico (infección, deshidratación, etc.), algunos bebés vomitan con una facilidad desconcertante. </li></ul></ul><ul><ul><li>A menudo se trata de bebés con problemas en la esfera oroalimenticia en los que la interacción alimenticia entre madre e hijo es precozmente conflictiva. </li></ul></ul>
  21. 21. Enfermedades de la esfera digestiva VOMITOS <ul><ul><li>Pueden ir asociados a conductas alimenticias específicas: rechazo de cualquier porción de comida, lo que desencadena el vómito enseguida, gusto electivo o por el contrario actitud bulímica. </li></ul></ul><ul><ul><li>A veces sobrevienen sin ningún esfuerzo aparente; otras, de forma secundaria a los esfuerzos de contracción de los músculos abdominales. </li></ul></ul>
  22. 22. Enfermedades de la esfera digestiva VOMITOS <ul><ul><li>Menos frecuentes son los comportamientos casi perversos en los que el bebé se provoca el vómito mediante la introducción de los dedos en la boca a fin de desencadenar el reflejo de náusea. </li></ul></ul><ul><ul><li>No es fácil distinguir entre estos bebés vomitadores, cuya dimensión psicopatológica parece hallarse en primer plano, y los que padecen un simple trastorno funcional (discreta abertura del cardias). </li></ul></ul>
  23. 23. Enfermedades de la esfera digestiva VOMITOS <ul><li>2. Vómitos del niño mayor </li></ul><ul><ul><li>Debido a la edad, a la diversificación de alimentos y a la adquisición de la autonomía alimenticia, los vómitos se extinguen progresivamente en el transcurso del segundo año. </li></ul></ul><ul><ul><li>No obstante, en algunos niños persiste la facilidad para el vómito y éste puede sobrevenir en diversos y variados contextos, especialmente si surge alguna contrariedad o algún sentimiento de ansiedad o angustia: un ejemplo típico son los vómitos matinales antes de ir a la escuela. </li></ul></ul>
  24. 24. Enfermedades de la esfera digestiva VOMITOS <ul><ul><li>Cabe señalar que, a menudo, los antecedentes de estos niños muestran vómitos precoces, como si ese síntoma fuera la vía privilegiada mediante la que se descargaran las tensiones. </li></ul></ul><ul><ul><li>Algunos de estos niños desarrollan más tarde una fobia escolar. </li></ul></ul>
  25. 25. Enfermedades de la esfera digestiva MERICISMO <ul><li>C. MERICISMO (RUMIACIÓN) </li></ul><ul><ul><li>El mericismo ocurre durante el segundo trimestre. </li></ul></ul><ul><ul><li>Se caracteriza por la regurgitación provocada, sea por unos esfuerzos manifiestos, sea por una exagerada facilidad para retornar el alimento a la boca. </li></ul></ul><ul><ul><li>El vómito provocado tiene como fin la rumiación: el niño guarda parcial o totalmente los alimentos en la boca y los mastica antes de volverlos a deglutir. </li></ul></ul>
  26. 26. Enfermedades de la esfera digestiva MERICISMO <ul><ul><li>A veces, rechaza la mayor parte de la comida y sólo conserva una cucharada. En estos casos, puede sobrevenir la desnutrición o la deshidratación. </li></ul></ul><ul><ul><li>Este trastorno sólo tiene lugar cuando el niño está solo. </li></ul></ul><ul><ul><li>Mientras rumía, toda su actividad parece en suspenso: inmóvil, átono, con la mirada vacía y al margen del mundo externo. </li></ul></ul><ul><ul><li>En ocasiones, alternando con el mericismo, hay balanceo de cabeza, succión de los dedos o tricotilomanía </li></ul></ul>
  27. 27. Enfermedades de la esfera digestiva MERICISMO <ul><ul><li>Estas conductas cesan cuando el niño observa la presencia del adulto. </li></ul></ul><ul><ul><li>El apetito se conserva, incluso puede ser exagerado. </li></ul></ul><ul><ul><li>Todos los autores admiten que este tipo de actividad es secundaria a un síndrome de carencia maternal. Las madres son distantes, frías, poco cariñosas. </li></ul></ul>
  28. 28. Enfermedades de la esfera digestiva MERICISMO <ul><ul><li>Si se establece una relación calurosa, cesa el comportamiento de rumiación. </li></ul></ul><ul><ul><li>A menudo el niño se muestra ávido de contacto afectivo sin reticencia alguna. </li></ul></ul><ul><ul><li>Debido a ello, algunas veces se ha recomendado la separación proporcionando al niño el maternaje adecuado. </li></ul></ul>
  29. 29. Enfermedades de la esfera digestiva MERICISMO <ul><ul><li>A corto plazo la evolución es favorable, la desaparición del síntoma se explica, al igual que en el caso del cólico idiopático, por la catexis de nuevas zonas de descarga, gracias a la maduración neurofisiológica. </li></ul></ul><ul><ul><li>El pronóstico a largo plazo es impreciso. </li></ul></ul>
  30. 30. Enfermedades de la esfera digestiva RECTOCOLITIS ULCEROHEMORRAGICA <ul><li>D. RECTOCOLITIS ULCEROHEMORRÁGICA </li></ul><ul><ul><li>La rectocolitis ulcerohemorrágica aparece habitualmente en niños de edad escolar, hacia 7‑8 años, o al principio de la pubertad (11‑ 13 años). </li></ul></ul><ul><ul><li>Es frecuente que se observe la existencia de antecedentes de alteraciones alimentarias y la concomitancia de diversos signos neuróticos: fobia y rituales obsesivos entre otros </li></ul></ul><ul><ul><li>Los episodios de diarrea sangrante sobrevienen a veces después de una separación real o imaginaria de la madre. </li></ul></ul>
  31. 31. Enfermedades de la esfera digestiva RECTOCOLITIS ULCEROHEMORRAGICA <ul><ul><li>En el plano psicopatológico, estos niños son definidos como apagados, sumisos y obedientes. </li></ul></ul><ul><ul><li>Se ha descrito la aparición de algún episodio psicótico asociado al acceso ulceroso. </li></ul></ul><ul><ul><li>La madre presenta rasgos depresivos, pero en realidad se muestra autoritaria, agresiva, dominante y sobreprotectora. </li></ul></ul>
  32. 32. Enfermedades de la esfera digestiva RECTOCOLITIS ULCEROHEMORRAGICA <ul><ul><li>Según los autores anglosajones, el tratamiento mediante psicoterapia es eficaz, tanto en lo que afecta a los rasgos de carácter como a la evolución misma de la rectocolitis. </li></ul></ul><ul><ul><li>El enfoque psicoterapéutico puede conducir a la remisión del síntoma y a la estabilización. </li></ul></ul>
  33. 33. Enfermedades del aparato respiratorio Asma Infantil <ul><li>A. Asma infantil </li></ul><ul><ul><li>El componente psíquico del asma infantil fue reconocido hace ya mucho tiempo, e incluso hubo una época en que fue considerado factor esencial. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los trabajos modernos han demostrado la importancia de las afecciones alérgicas e infecciosas como origen del mecanismo de contracción de la musculatura bronquiolar, sin que por ello se considere que sean éstas las únicas causas que desencadenan las crisis. </li></ul></ul>
  34. 34. Enfermedades del aparato respiratorio Asma Infantil <ul><ul><li>Se sabe actualmente que el contacto respiratorio del alérgeno puede provocar la descarga de histamina responsable de la broncoconstricción y de ahí la bradipnea, con la inspiración típica del asma. </li></ul></ul><ul><ul><li>No obstante, también es bien sabido que en un mismo sujeto la crisis puede sobrevenir en ausencia del alérgeno. </li></ul></ul><ul><ul><li>A la inversa, a pesar de la presencia del alérgeno, la crisis puede no aparecer en pacientes que han seguido una psicoterapia. </li></ul></ul>
  35. 35. Enfermedades del aparato respiratorio Asma Infantil <ul><ul><li>El proceso desencadenante de la crisis asmática no puede considerarse de forma unívoca, pues pueden intervenir muchos factores. </li></ul></ul><ul><ul><li>Por el contrario, una vez el proceso está en marcha, asistimos a una especie de vía final común con idéntica reacción sea cual sea su etiología (hereditaria, alérgica, infecciosa o psicogenética). </li></ul></ul><ul><ul><li>En estas condiciones resulta inútil jerarquizar los procesos, como se ha hecho en ocasiones, a fin de averiguar qué componente somático o psicológico sería fundamental. </li></ul></ul>
  36. 36. Enfermedades del aparato respiratorio Asma Infantil <ul><ul><li>Al igual que en todas las afecciones psicosomáticas, una vez establecida la enfermedad pronto resulta imposible determinar qué es lo constitutivo y qué es lo reactivo en la interacción familiar. </li></ul></ul><ul><ul><li>Sin embargo, el medio tiene un papel fundamental, puesto que las crisis asmáticas aparecen a menudo después de un traumatismo afectivo, y posteriormente el niño sufre sus crisis en condiciones bien determinadas: en presencia o ausencia de una misma persona, en igual lugar o circunstancia, sin que nada de esto tenga que ver directamente con el alérgeno. </li></ul></ul>
  37. 37. Enfermedades del aparato respiratorio Asma Infantil <ul><ul><li>En el plano clínico, el asma infantil aparece habitualmente en el curso del tercer año y persiste durante toda la infancia. </li></ul></ul><ul><ul><li>La pubertad constituye un hito importante, pues desaparecen entonces muchas de las afecciones asmáticas. </li></ul></ul><ul><ul><li>Otras, sin embargo, persisten hasta la edad adulta. </li></ul></ul>
  38. 38. Enfermedades del aparato respiratorio Asma Infantil <ul><li>PERSONALIDAD DEL NIÑO ASMÁTICO E INTERACCIONES FAMILIARES </li></ul><ul><ul><li>A menudo se describe al niño asmático como un niño bueno, tranquilo, en exceso dependiente, sumiso y fácilmente ansioso. </li></ul></ul><ul><ul><li>Es frecuente la sobrevaloración de la escolaridad, y la enfermedad se considera el impedimento para obtener mejores resultados. </li></ul></ul><ul><ul><li>Las ausencias en exceso numerosas pueden ser el inicio de las dificultades escolares. </li></ul></ul><ul><ul><li>Otros niños se muestran fácilmente agresivos, exigentes o provocadores. </li></ul></ul>
  39. 39. Enfermedades del aparato respiratorio Asma Infantil <ul><ul><li>Las relaciones familiares son muy específicas, sobre todo por lo que afecta a la madre, quien aparece a menudo en exceso rechazante, o por lo menos fría, conformista </li></ul></ul><ul><ul><li>No es raro que los únicos intercambios afectivos sean los que giran alrededor de la enfermedad: la madre cuida del niño y de su propia culpabilidad, el niño se somete a la madre suscitando su angustia. </li></ul></ul>
  40. 40. Enfermedades del aparato respiratorio Asma Infantil <ul><ul><li>La ambivalencia afectiva tanto de la madre (rechazo/culpabilidad) como del niño (sumisión/independencia), halla su válvula de escape en la relación de cuidado establecida alrededor de las crisis asmáticas. </li></ul></ul><ul><ul><li>La mejoría de las crisis cuando se lleva a cabo la separación del medio familiar confirmaría la validez de este enfoque. </li></ul></ul><ul><ul><li>A menudo las crisis reaparecen coincidiendo con la vuelta al hogar. </li></ul></ul>
  41. 41. Enfermedades del aparato respiratorio Asma Infantil <ul><ul><li>La interpretación psicopatológica de la crisis asmática se basa con frecuencia en el arcaísmo de la función respiratoria: el grito‑llanto, primer signo de angustia del bebé, precursor de la comunicación. </li></ul></ul><ul><ul><li>El medio familiar otorga valor de comunicación a la crisis asmática, al igual que ocurre con el llanto habitual del niño normal. </li></ul></ul><ul><ul><li>Numerosos autores señalan, en efecto, que el niño asmático llora poco. </li></ul></ul>
  42. 42. Enfermedades del aparato respiratorio Asma Infantil <ul><li>ACTITUD TERAPÉUTICA </li></ul><ul><ul><li>No hay paralelismo alguno entre la gravedad y la frecuencia de las perturbaciones psicológicas. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los inicios de la terapia deberán consistir en evaluar qué lugar ocupan los procesos mentales, y concretamente el papel de la angustia, entre los factores desencadenantes. </li></ul></ul><ul><ul><li>Cuando el factor psíquico parece predominante, es de suma importancia tomarlo en consideración puesto que un tratamiento exclusivamente físico (desinfección, desensibilización, corticoterapia) podría ser un fracaso. </li></ul></ul>
  43. 43. Enfermedades del aparato respiratorio Asma Infantil <ul><ul><li>La separación de la familia da buenos resultados, incluso espectaculares, pero desaparecen con el retorno a casa si no se ha llevado a cabo una modificación profunda de la dinámica familiar. </li></ul></ul><ul><ul><li>La psicoterapia del niño y, en los más pequeños, la psicoterapia madre‑hijo, aunque difícil, puede aliviar la «angustia del ahogo» y crear las condiciones para una mejoría sintomática secundada. </li></ul></ul>
  44. 44. Enfermedades del aparato respiratorio Asma Infantil <ul><li>ASMA DEL LACTANTE </li></ul><ul><ul><li>El asma del bebé, que otros prefieren llamar bronquitis asmatiforme en razón del contexto febril habitual, posee algunas características que es preciso destacar. </li></ul></ul><ul><ul><li>En el plano clínico, indicaremos que aparece en el segundo trimestre de vida y a menudo desaparece hacia los 2‑3 años. </li></ul></ul><ul><ul><li>Un factor a señalar es la ausencia de angustia manifiesta en el niño disneico, el cual no parece sentirse incomodado por esta disnea: prosigue activo, juguetón e incluso alegre. </li></ul></ul>
  45. 45. Enfermedades del aparato respiratorio Asma Infantil <ul><ul><li>También se observa en estos bebés, en el plano psicológico, una excesiva familiaridad, sin que aparezca la ansiedad normal ante el extraño </li></ul></ul><ul><ul><li>Podría atribuirse a unas condiciones de maternaje defectuosas en las que el sustituto materno cambia demasiado a menudo (cuidado a tiempo parcial, por ejemplo) o a un ambiente sobreprotector y dominante. </li></ul></ul><ul><ul><li>Desde el punto de vista psicopatológico, la aparición del asma expresaría el fracaso de la elaboración mental del mecanismo de angustia ante el extraño. </li></ul></ul>
  46. 46. Enfermedades del aparato respiratorio Asma Infantil <ul><ul><li>No se encuentra ni en el bebé asmático ni en la interacción con su madre ninguna característica específica, aparte de un leve exceso de inquietud ante el alejamiento de la madre. </li></ul></ul><ul><ul><li>Algunos autores consideran que las descripciones de relaciones patógenas madre‑hijo, válidas para el niño asmático mayor, no se observan todavía en este estadio precoz. </li></ul></ul><ul><ul><li>La reactividad asmática no sería más que un factor de vulnerabilidad susceptible de afectar a la relación madre‑hijo </li></ul></ul>
  47. 47. Enfermedades del aparato respiratorio Espasmo de llanto <ul><li>B. Espasmo de llanto </li></ul><ul><ul><li>El espasmo de llanto se caracteriza por una pérdida breve del conocimiento debida a anoxia cerebral en niños que tienen habitualmente entre 6 y 18 meses, lo que sobreviene en unas condiciones concretas. Se distinguen dos formas: </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>B.1.- Forma azul </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>B.2.- Forma pálida </li></ul></ul></ul>
  48. 48. Enfermedades del aparato respiratorio Espasmo de llanto <ul><ul><li>B.1.- Forma azul </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>Es la más frecuente (80 %) </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Caracterizada por la pérdida de conocimiento y que acaece en un contexto de llanto, con ocasión de alguna reprimenda, frustración o dolor. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>El niño solloza, su respiración se acelera hasta bloquearse en inspiración forzada, aparece la cianosis y el niño pierde el conocimiento algunos segundos. </li></ul></ul></ul>
  49. 49. Enfermedades del aparato respiratorio Espasmo de llanto <ul><ul><li>B.2.- Forma pálida </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>Se distingue por la aparición de un síncope, en ocasión de algún acontecimiento a menudo desagradable: dolor súbito, miedo, emoción intensa. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>El niño emite un breve grito, palidece y cae. </li></ul></ul></ul>
  50. 50. Enfermedades del aparato respiratorio Espasmo de llanto <ul><ul><li>En ambos casos la crisis es breve, sólo dura algunos segundos, un minuto como máximo. </li></ul></ul><ul><ul><li>El niño emerge de la crisis fatigado. </li></ul></ul><ul><ul><li>Normalmente, cada niño tiene siempre un mismo tipo de crisis. </li></ul></ul><ul><ul><li>No obstante, puede ocurrir que la forma azul alterne con la pálida. La incidencia del espasmo de llanto dentro de la población general es del 4 al 5%. </li></ul></ul>
  51. 51. Enfermedades del aparato respiratorio Espasmo de llanto <ul><ul><li>En el plano somático la evolución es benigna, no hay signos neurológicos asociados ni secuelas dignas de mención. </li></ul></ul><ul><ul><li>Hacia los 3 años las crisis acostumbran desaparecer, aun cuando pueden persistir más allá de dicha edad </li></ul></ul><ul><ul><li>Las circunstancias en las que sobreviene el espasmo merecen ser señaladas, puesto que no es raro observar que éste acaece sólo en presencia de algún miembro de la familia (madre o abuela), siempre el mismo. </li></ul></ul>
  52. 52. Enfermedades del aparato respiratorio Espasmo de llanto <ul><ul><li>En el plano neurofisiológico, los estudios electroencefalográficos muestran la ausencia de cualquier anomalía de tipo epiléptico pero sí la existencia de signos típicos de anoxia cerebral en el momento de perder el sentido. </li></ul></ul>
  53. 53. Enfermedades del aparato respiratorio Espasmo de llanto <ul><li>ENFOQUE PSICOLÓGICO </li></ul><ul><ul><li>En el plano psicológico todos los autores señalan la diferencia entre ambas formas </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>forma azul: los niños suelen ser enérgicos, activos, a veces negativistas y coléricos, dominadores. Es frecuente observar anorexia de oposición. </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Forma pálida: los niños parecen más bien miedosos, tímidos, dependientes, pasivos en una palabra. </li></ul></ul></ul><ul><ul><li>Resulta, pues, tentadora la hipótesis de que se da una forma azul, activa, viril y una forma pálida, pasiva, femenina. </li></ul></ul>
  54. 54. Enfermedades del aparato respiratorio Espasmo de llanto <ul><li>ENFOQUE PSICOPATOLÓGICO </li></ul><ul><ul><li>Es preciso subrayar la importancia de la relación entre el niño y el personaje sensible, a menudo la madre. </li></ul></ul><ul><ul><li>La angustia que ésta siente la conduce a actuar de forma preventiva, incluso sumisa, a fin de evitar el espasmo de su hijo, evocador de muerte. </li></ul></ul><ul><ul><li>Muy pronto el niño obtendrá beneficios secundarios gracias a este temor, lo que alimentará una megalomanía reafirmada sin cesar por las nuevas crisis. </li></ul></ul>
  55. 55. Enfermedades del aparato respiratorio Espasmo de llanto <ul><ul><li>También debe ser señalado el importante papel de la respiración. </li></ul></ul><ul><ul><li>Dicha función es probablemente la primera cuyo carácter absolutamente vital pronto es percibido por el niño. </li></ul></ul>
  56. 56. Enfermedades del aparato respiratorio Espasmo de llanto <ul><li>ACTITUD TERAPÉUTICA </li></ul><ul><ul><li>Es tanto más simple cuanto más joven sea el niño. </li></ul></ul><ul><ul><li>Se dirige especialmente sobre el ambiente, al que conviene tranquilizar. </li></ul></ul><ul><ul><li>Hay que explicar la benignidad de la evolución somática y la neta distinción con la epilepsia. </li></ul></ul><ul><ul><li>Hay que dejar que la madre y la abuela manifiesten sus angustias, y puede ser útil un apoyo psicoterapéutico. </li></ul></ul>
  57. 57. Enfermedades del aparato respiratorio Espasmo de llanto <ul><ul><li>Debe conseguirse que el temor al espasmo no siga siendo pretexto para dimitir de toda actitud educativa, y que la madre se desinterese relativamente del problema. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los espasmos disminuyen rápidamente y luego desaparecen. </li></ul></ul>
  58. 58. Patología de la esfera cutánea Eccema <ul><li>a) Eccema </li></ul><ul><ul><li>La piel es una zona de privilegiado contacto con el mundo circundante. </li></ul></ul><ul><ul><li>La piel es un fiel espejo de las influencias psíquicas, las manifestaciones cutáneas (rubor, palidez, sudoración) tienen orígenes tanto fisiológicos como psicológicos. </li></ul></ul><ul><ul><li>En estas condiciones no es de extrañar que sean frecuentes las manifestaciones psicosomáticas. </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>a.1.- Eccema del lactante </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>a.2.- Alopecías </li></ul></ul></ul>
  59. 59. Patología de la esfera cutánea Eccema <ul><li>a.1.- ECCEMA DEL LACTANTE </li></ul><ul><ul><li>En su forma típica, el eccema atópico del lactante se inicia en el curso del segundo trimestre. </li></ul></ul><ul><ul><li>Empieza en las mejillas, el cuello, y puede extenderse por todo el cuerpo progresivamente. </li></ul></ul><ul><ul><li>A menudo remite en el transcurso del segundo año y en algunos casos le sucede el asma infantil. </li></ul></ul><ul><ul><li>Se ha descrito también el eccema de los pliegues, forma esta en la que la irritación local parece desempeñar un importante papel. </li></ul></ul>
  60. 60. Patología de la esfera cutánea Eccema <ul><ul><li>Se ha mostrado la elevada frecuencia de eccemas en los bebés sometidos a formas de vida institucional (instituciones para madres solteras). </li></ul></ul><ul><ul><li>La curación en el transcurso del segundo año se explicaría, al igual que en otras manifestaciones psicosomáticas, por las nuevas catexis facilitadas por el desarrollo del niño. </li></ul></ul><ul><ul><li>En el caso del eccema, con la adquisición de la marcha, el niño es ya menos dependiente del contacto materno. </li></ul></ul>
  61. 61. Patología de la esfera cutánea Eccema <ul><ul><li>La personalidad de los niños ya mayores con eccema ha sido descrita como sumisa, sensible, con una importante dosis de ansiedad. </li></ul></ul><ul><ul><li>Las madres parecen oscilar entre el rechazo y la sobreprotección, manifestada mediante un cuidado terapéutico agobiante. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los únicos contactos tiernos entre madre e hijo consisten, para ella, en extender la pomada por el cuerpo del niño. </li></ul></ul>
  62. 62. Patología de la esfera cutánea Alopecías <ul><li>A.2.- ALOPECIAS </li></ul><ul><ul><li>El determinismo psicogenético de la alopecia, tanto en el adulto como en el niño, es ya conocido. </li></ul></ul><ul><ul><li>Los autores coinciden en afirmar que el choque afectivo, como origen de la alopecia, representa con frecuencia una pérdida real o simbólica. </li></ul></ul><ul><ul><li>Se suele hallar abandono. </li></ul></ul>
  63. 63. Patología de la esfera cutánea Alopecías <ul><ul><li>Existe el caso más grave: alopecia decalvante, clínicamente caracterizada por la pérdida de todos los pelos (cabellos, cejas, pestañas, vello axilar y vello pubiano). </li></ul></ul><ul><ul><li>El determinismo psicogenético es aquí demostrado: </li></ul></ul><ul><ul><li>Se han observado casos de la rápida difusión de una alopecia descalvante en niños sometidos a una situación de abandono agudo o en el transcurso de un episodio psicótico agudo. </li></ul></ul>
  64. 64. AFECIONES DIVERSAS MIGRAÑA <ul><li>MIGRAÑAS </li></ul><ul><ul><li>Caracterizadas por la aparición brusca de palidez acompañada de cefalea intensa y pulsátil </li></ul></ul><ul><ul><li>normalmente no se da ningún fenómeno visual. </li></ul></ul><ul><ul><li>El niño tiene náuseas y después vomita, lo que calma el acceso. </li></ul></ul><ul><ul><li>Estas migrañas aparecen con frecuencia en el niño de edad escolar y a menudo están relacionadas con la escolaridad. </li></ul></ul><ul><ul><li>También se ha observado el carácter familiar de la migraña. </li></ul></ul>
  65. 65. AFECIONES DIVERSAS CEFALEAS <ul><li>CEFALEAS </li></ul><ul><ul><li>También relacionadas con la escolaridad, no es fácil distinguirlas de las migrañas </li></ul></ul><ul><ul><li>Tanto su aparición como su desaparición son menos repentinas. </li></ul></ul><ul><ul><li>La búsqueda del beneficio secundario (quedarse en casa, evitar los deberes, la lección temida) a menudo es evidente. </li></ul></ul><ul><ul><li>La cefalea es entonces el resultado directo de la tensión sostenida entre un miedo o angustia y un deseo de autonomía. </li></ul></ul>
  66. 66. AFECIONES DIVERSAS CEFALEAS <ul><ul><li>En otros casos, las cefaleas responden a un mecanismo bastante directo de conversión histérica, especialmente cuando el niño se halla inmerso en un conflicto del que no puede escapar (p. ej., discordia entre los padres o divorcio). </li></ul></ul><ul><ul><li>Es frecuente que uno de los padres sea a su vez cefalálgico. </li></ul></ul>
  67. 67. AFECIONES DIVERSAS Enanismo por carencia <ul><li>RETRASO EN EL CRECIMIENTO DE ORIGEN PSICOSOCIAL, </li></ul><ul><ul><li>Se caracteriza por la existencia de un importante retraso de crecimiento. </li></ul></ul><ul><ul><li>Asociado a un enlentecimiento de la velocidad de crecimiento, en un niño mayor de 3 años. </li></ul></ul>
  68. 68. AFECIONES DIVERSAS Enanismo por carencia <ul><ul><li>En el plano clínico, la talla pequeña puede ser un síntoma aislado en un niño con buen estado general, o bien ir asociado a otros factores: </li></ul></ul><ul><ul><ul><li>Huellas de golpes (hematomas, fracturas) en niños maltratados, </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Delgadez en el caso de la anorexia </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Síntomas psico­somáticos diversos (anorexia, insomnio, diarrea, enuresis, encopresis) </li></ul></ul></ul><ul><ul><ul><li>Trastornos del comportamiento. </li></ul></ul></ul>
  69. 69. AFECIONES DIVERSAS Enanismo por carencia <ul><ul><li>En el plano social, estos niños pertenecen a familias pobres, con numerosos hijos, sin que sea éste un factor constante. </li></ul></ul><ul><ul><li>El diagnóstico diferencial se hace con la patología hipotálamo-hipofisaria, especialmente con las insuficiencias globales o electivas. </li></ul></ul><ul><ul><li>Es un diagnóstico muy difícil, puesto que el retraso en el crecimiento va acompañado a menudo por una disminución de la tasa de TSH (hormona que estimula la producción de hormona tiroidea). </li></ul></ul><ul><ul><li>El clima familiar puede ser un índice </li></ul></ul>
  70. 70. AFECIONES DIVERSAS Enanismo por carencia <ul><ul><li>El único criterio diagnóstico fiable es la rápida normalización de la tasa de TSH y la reanudación del crecimiento de la estatura después de la separación del medio familiar </li></ul></ul><ul><ul><li>El estudio psicopatológico de estos niños nos permite distinguir un grupo de niños inhibidos, tensos, que viven de forma defensiva, sea mediante una postura pasiva, sea a través de la oposición. </li></ul></ul><ul><ul><li>Existe un contexto dominado por la violencia de las relaciones entre el niño y su entorno, en particular la madre. </li></ul></ul><ul><ul><li>Una especie de vínculo rencoroso, particularmente intenso, parece unir madre e hijo </li></ul></ul>
  71. 71. AFECIONES DIVERSAS Enanismo por carencia <ul><ul><li>La actitud terapéutica preconizada es la separación prolongada del medio familiar. </li></ul></ul><ul><ul><li>Las razones para ello se basan en la eficacia (reanudación del crecimiento, que en algunos casos se detiene con el retorno al hogar) de la medida </li></ul></ul><ul><ul><li>Aun cuando los beneficios de la separación son palpables en lo que afecta al crecimiento, falta estudiar adecuadamente las consecuencias sobre el equilibrio psicoafectivo de estos niños. </li></ul></ul>

×