Manifestaciones Poderosas_Los Dones y el Espíritu Santo- Reinhard Bonnke

669 views

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
669
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
57
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Manifestaciones Poderosas_Los Dones y el Espíritu Santo- Reinhard Bonnke

  1. 1. EVANGELISTA INHARD BONNKE J esús vivió, trabajó y oró en el poder del Espíritu Santo. "... EI que cree en mí, las obras que yo hago, él las hara también..." Con su unción también podremos hacer sus obras. El Espíritu Santo revela sus dones y su poder a los siervos de Dios, para que puedan hacer lo que espera de ellos. Necesitamos estas Manifestaciones poderosas en nuestras vidas, para poder edificar nuestra iglesia y para servir en ella, para alcanzar a los perdidos, y crecer cada vez mas en nuestra fe. Para el apóstol Pablo, la vida de la iglesia y los dones del Espíritu eran una sola cosa. En cierta ocasión, les preguntaron a los discípulos de dónde salía su poder: Era el poder del que había hablado Jesús: " ... recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Esprritu Santo..." Estudiando diligentemente este libro, usted también puede convertirse en un Estéban, que ".../leno de fey ... de poder, hada grandes prodigiosy señales entre el pueblo." Reinhard Bonnke es probablemente el mas indicado para enseñarnos lo que significa ministrar en el poder del Espíritu Santo. Junto con su equipo de efaN, lleva a cabo cruzadas evangélicas por toda Africa, donde las maravillas y los prodigios apoyan la predicación del evangelio. Las cifras de 1.600.000 de asistentes por emisión, y3.450.000 vidas rendidas a los pies de Jesús, son pruebas mas que fehacientes de que éstas son Manifestaciones poderosas. 9 781933 106472 Campaña evangélica en Ibadan, Nigeria: 1.3 millones de personas Producto 607013 ISBN 1-933106-47-6 I/~J~ D~i~~fío www.editorialdesafio.com PRODUCTIONS Evangelistic Resources www.e-r-produetions.com
  2. 2. REINHARD BONN
  3. 3. Manifestaciones Poderosas por Reinhard Bonnke Copyright © Full Flame GmbH 2006 ISBN 978-1-933106-47-6 Todos los derechos reservados © 2009 por Editorial Buena Semilla, Bogotá, Colombia bajo contrato con E-R Productions Latin America Publicado anteriormente en Inglés con el título Mighry Manifestations por Full Flame GmbH 2002 ISBN 3-935057-00-8 Visite el sitio de CfaN en el Internet: www.cfan.org Todos los derechos reservados. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida bajo ninguna circunstancia sin el permiso por escrito del autor de la casa editora. Cuando no se indica otra fuente, las citas bíblicas corresponden a la versión Reina-Valera Revisada, 1960 (Copyright Sociedades Bíblicas en América Latina). Otras versiones utilizadas: VP, Versión Popular, Segunda edición (Copyright Sociedades Bíblicas Unidas, 1983) Traducción Revisada por Mónica Navarro Cubierta diseñada por Isabelle Brasche Sección de páginas a color por Lisa Parkes Fotografía por Peter van den Berg y Rob Birkbeck Publicado y Distribuido por Editorial Desafio Cra 28A No.64A-34, Bogotá, Colombia Tel. (571) 6 300 100 Ó 1 786 206 3427 Email:desafio@editorialbuenasemilla.com www.editorialdesafio.com Producto No. 607013 ISBN 978-1-933106-47-6 Impreso en Colombia Printed in Colombia
  4. 4. TRADUCTORES Ha sido un gran honor participar en la traducción de este libro. Hemos procurado presentar la versión castellana con precisión, claridad y con una voz natural (que «suene» como hablamos), lo cual no siempre fue posible, desafortunadamente. En primer lugar, existen grandes diferencias lingüísticas que superar: el inglés es un idioma monosilábico, mientras que el español es polisilábico. Además de que tendemos a usar un 30% más de palabras cuando nos comunicamos en español, las oraciones que podrían ser un poco complicadas en inglés se vuelven todavía más confusas en su traducción al español. La segunda dificultad está relacionada con el estilo de la ver- sión original. Este libro fue escrito por Reinhard Bonnke con la ayuda de George Canty, y por tanto combina dos vertientes esti- lísticas: el primero tiende a escribir como predicador"de fuego"; el segundo como historiador. Los dos escritores combinan voca- bulario bíblico antiguo (que «suena» extraño en nuestro espa- ñol moderno) con vocabulario cotidiano contemporáneo y citan ejemplos (incluso pinceladas de humor) que muchas veces nos resultan poco familiares. Sin más, hacemos suyo nuestro esfuerzo (de miles de horas) esperando que las diferencias lingüísticas, estilísticas y culturales no constituyan un obstáculo para recibir grandes bendiciones de este libro. Sugerimos que lea cuidadosamente los pasajes bíblicos citados, pues esto ayudará a darle contexto al estudio. Pedimos que el Espíritu Santo, tema de este libro, le guíe en su lectura.
  5. 5. MANIFESTACIONES PODEROSAS Este es el mejor libro acerca de los dones del Espíritu Santo que se haya escrito desde los tiempos de las publicaciones que constituyen clásicos de la literatura cristiana, escritos por Haro1d Hartan y Howard Cartero He tenido la oportunidad de leer la gran mayoría de los libros que han sido publicados acerca de este tema en los últimos 20 años, y éste es el libro que tanto había esperado. Su composición es equilibrada, bíblica y clara; la unción del Espíritu Santo descansa sobre cada uno de sus capítulos, desde el comienzo hasta el final, mostrándonos el sentir del evangelista. Una razón, y creo que la más importante, por la que la bendición de Dios estará sobre este libro, es que este hombre de Dios se mantiene dentro de la perspectiva bíblica: la Cruz y Cristo ocupan un lugar pre-eminente; su amor por el mundo, predominante; además de que sus enseñanzas están siempre dirigidas a bendecir a las personas y glorificara Dios. Bonnke no teme entrar en un campo de espinos, sino que va hacia delante con firmeza y rectitud. Su pasión por los perdidos nos asegura que este libro se traducirá a muchos idiomas y bendecirá al Cuerpo de Cristo por todo el mundo". Colin Whittaker Ex Editor, Redemption Magazine (Revista Redención), UK Pastor Emérito de las Asambleas de Dios
  6. 6. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 INDICE Introducción Tres pilares de sabiduría Dios ha conquistado el terreno La unción Cómo aparecieron los dones Las reglas de oro de los dones Palabras sobre la Palabra Palabras de sabiduría La palabra de conocimiento La fe La sanidad (1) La sanidad (2) Los milagros Las profecías El discernimiento Las lenguas y su interpretación Epílogo Notas Notas 8 13 31 51 65 75 89 105 121 139 159 173 187 201 221 237 259 271 277
  7. 7. INTRODUCCION Durante este siglo, multitudes han recibido el bautismo del Espíritu Santo; muchos lo han recibido en nuestras cruzadas de evangelización. Las manifestaciones del poder y del amor de Dios son evidentes en nuestros días. La experiencia nos ha ayudado a entender algunas realidades espirituales y hemos tomado como autoridad final la Palabra de . Dios. Creemos, como dijo Pedro, que: "[Dios] nos ha concedido todo lo que necesitamos para la vida y la devoción" (2 Pedro 1:3). La Biblia debe validar (y juzgar) todas nuestras experiencias. Presentamos aquí lo que hemos aprendido sobre el Espíritu Santo y procuramos dar una base bíblica a nuestras conclusiones e iluminarlas con lo que hemos visto. Las variaciones continuarán si no se llega a aceptar una norma que sirva para juzgar todas las enseñanzas que van apareciendo. Las experiencias varían, no así la Pal~bra de Dios. Existe un interés natural en las poderosas obras de Dios y existe una gran tendencia a crear enseñanzas basadas en esas experiencias; sin embargo, tenemos que continuar basando nuestras doctrinas en la Biblia, no en nuestras experiencias. La llamada "Teología Anecdotal" no es nueva. Existen, por ejemplo, teorías sobre los "avivamientos" que están basadas solamente en acontecimientos del pasado. Me preocupa que se aplique esa "teología" a las manifestaciones divinas que existen hoy día. Decidí que nosotros fijaríamos nuestros pies sólo en las Escrituras. Y así proseguimos. Durante los meses que pasamos escribiendo este libro toda nuestra "pneumatología" (lo relacionado al Espíritu Santo) tuvo que ser juzgada por lo que dicen las Escrituras. Fue, por tanto, una disciplina muy saludable. Nos hemos esforzado por presentar este estudio de la manera más completa y más clara posible.
  8. 8. 10 MANIFESTACIONES PODEROSAS Las experiencias varían, no así la Palabra de Dios. No debemos remitir las Escrituras a nuestra experiencia; al contrario, debemos remitit nuestras experiencias a la Palabra de Dios. No debemos (intentar) deformar de ninguna manera lo que Dios ha dicho, no importa lo que "nos sucedió". En este libro nos proponemos ejemplificar lo anterior mediante nuestra experiencia durante las cruzadas evangélicas. Sabemos que entre todos los cristianos que oran y apoyan las poderosas campañas internacionales de Christ for al! Nations existe una gran va- riedad de puntos de vista sobre doctri- nas, incluyendo aquellas relacionadas al Espíritu Santo. Presentamos este análisis de la Palabra de Dios como nuestra con- tribución al estudio de la labor del Espíritu Santo. Mi interés primordial es la evangelización y trabajo con perso- nas de diferentes formaciones religiosas. Nuestra organización, Christfor al! Nations, funciona como un ministerio de evangeli- zación al servicio de iglesias ya existentes, respetando el énfasis o doctrina predominante en las iglesias que servimos. Con la ayuda constante de las iglesias, y con el poder del Espíritu Santo, hemos tenido el privilegio de presentarle a naciones enteras el evangelio de Cristo, y hemos juzgado los resultados con base a la palabra de Dios. Este libro es nuestra manera práctica de agradecer a miles de per- sonas que nos han dado su apoyo y aliento. Deseamos presentar, claramente, nuestras creencias y motivación para trabajar en la cosecha de almas. No pretendemos que éste sea un tratado aca- démico, sin embargo, un sinnúmero de eruditos tuvieron parti- cipación en la confección de este libro. Tampoco es una nueva versión de las mismas enseñanzas populares de hoy día.
  9. 9. INTRODUCCION 11 No es mi intención crear un libro sólo para venderlo y repetir lo que ya se ha dicho sin hacer un análisis más profundo. Aunque en este libro algunos den su explicación personal de lo que han experimentado, todo el contenido procede de un exhaustivo análisis de las Escrituras. Es una presentación nueva, una investigación independiente y original de las Escrituras, evitando toda especulación. Este es el principio que me ha guiado. Aunque se están imprimiendo toneladas de libros relacionados con el alcance e impacto del Espíritu Santo, mi propósito es proporcionar consejo y guía. Para beneficio de los lectores, combinamos en estas páginas la acumulación de conocimientos y experiencias internacionales de dos personas: mis años de evangelismo a las multitudes y los conocimientos del pionero evangelista/escritor George Canty. El ha participado activamente en lo que el Espíritu Santo ha hecho en este siglo de avivamiento carismático. Su relación personal con líderes y pioneros pentecostales por todo el mundo, com- binado con su gran experiencia como escritor, especialmente interesado por la historia, la Biblia y la teología, le han propor- cionado una gran percepción que pocos otros podrían dotar a un libro como éste. Cuando hablamos del Espíritu Santo, algunos temas son profundos. Uno de nuestros grandes problemas ha sido referente al vocabulario. Procuramos analizar y expresar nuestro mensaje con un lenguaje que no sea insultante a los catedráticos, sin dejar fuera información básica (desconocida por muchos). Hemos procurado explicar de manera simple, sin ser simplistas y esperamos que las personas menos informadas puedan apreciar estos estudios. El libro está dividido en dos partes. La primera parte examina cuidadosamente lo que las Escrituras enseñan sobre la unción
  10. 10. 12 MANIFESTACIONES PODEROSAS del Espíritu Santo y los dones del Espíritu Santo en general. La segunda parte examina dones específicos que San Pablo presentó en 1 Corintios, capítulo 12. Qué el .Espíritu Santo añada su iluminación a estas páginas, para la gloria de Dios! Reinhard Bonnke Frankfort, 1994
  11. 11. ropa sucia, Un predicador del evangelio sin poder es como un vendedor de jabón que viste con CAPITULO 1 TRES PILARES DE SABIDURIA gUisiera presentarle tres proposiciones o tres pilares de sabiduría: Dios utiliza el poder humano; el hombre necesita el po er de Dios; y Dios obra con poder cuando los humanos se ponen en acción. ¡Poder! El evangelio es esencialmente eso: poder. Un predicador del evangelio sin poder es como un vendedor de jabón que viste con ropa sucia. Me parece contradictorio que cantemos: "Hay poder, poder sin igual poder, en la sangre de Jesús", y que luego pasemos un mes orando y ayunando para recibir tal poder. Al principio de mi vida cristiana tuve una experiencia con el Espíritu Santo que, en mi opinión, fue tan maravillosa como la que experimentaron los discípulos el Día de Pentecostés. SentÍ como si el Dios que llena todo el cielo y la tierra invadiera mi alma. El apóstol Pedro pudo pararse a predicar después de ser bautizado en el Espíritu Santo, pero yo quedé inmóvil. Los efectos físicos de mi bautismo en el Espíritu Santo fueron tan fuertes que yo no hubiera podido predicar en ese momento (aunque después me dio el poder para servirle precisamente como predicador).
  12. 12. 14 MANIFESTACIONES PODEROSAS Muchos han escrito acerca de sus experiencias maravillosas. A continuación, presentaré mi propia experiencia sólo por el interés que algunos lectores pudieran tener; sin embargo, quisiera hacer hincapié en que Dios nunca da el Espíritu Santo de la misma manera. Cuando yo tenía once años vivía en Alemania. Un día mi padre me contó que iría a un servicio de oración, en el cual se iba a orar porque en Espíritu Santo viniera sobre las personas, y a una reunión que habría sobre el Espíritu Santo. Como yo siempre estaba entusiasmado por las cosas de Dios, le rogué que me llevara. Un uúo antes, Dios me había indicado que algún día predicaría el evangelio en Africa - y yo sabía que necesitaba del poder del Espíritu Santo para llevar a cabo esa obra. Un misionero de Finlandia estaba visitando nuestra iglesia, y él fue el que explicó la verdad del bautismo del Espíritu Santo. Nos acabábamos de poner de rodillas cuando el poder de Dios empezó a derramarse sobre mí y dentro de mÍ. Un gozo inexplicable llenó mi corazón, y empecé a hablar en otras lenguas conforme el Espíritu Santo me daba las palabras. Era como una fuente divina que fluía dentro de mí (y sigue fluyendo todavía). Un poco después, en el norte de Alemania, estuve en una reunión que mi padre dirigía (con un ojo siempre sobre su hijo, Reinhard). En realidad no era mi intención hacer ninguna travesura, por cuanto había encontrado a Jesús y quería ser un predicador!misionero. Mientras oraba, empecé a sentir un impulso por hacer algo que sabía le desagradaría a mi padre. Sin saber porqué, sentí que Dios deseaba que orara por una mujer que estaba en el extremo opuesto a donde yo estaba sentado. Procuraba quedarme quieto, pero el sentimiento crecía más y más. No era sólo en mi mente.
  13. 13. TRES PILARES DE SABIDURIA 15 Lo sentía por todo mi ser. La sensación crecía en intensidad, como un corrientazo. Traté de desechar el pensamiento, pero la corriente se intensificaba considerablemente. Tenía que hacerlo, pero no sabía qué diría ella, y qué haría mi padre. Así que, escondiéndome atrás de los asientos, me acerqué poco a poco a ella. Luego le pregunté "¿Puedo orar por usted?" Ella me miró y me respondió: "Está bien, ¡ora!" Al imponer mi mano sobre ella, algo sucedió. Sentí como si la corriente eléctrica que llevaba yo en mi cuerpo saliera de golpe y entrara en ella. En ese momento, mi padre notó lo que sucedía. Aunque había personas arrodilladas orando, mi padre me preguntó: "¿Reinhard, qué estás haciendo?" La mujer contestó por mí. "Reinhard puso su mano sobre mí, y sentí el poder de Dios fluir en mí, y ¡mire! Dios me ha sanado. ¡Estoy sana!" En aquel tiempo yo no sabía nada acerca de los prinClplOs espirituales relacionados con este milagro de sanidad. Yo no sabía que si somos obedientes siempre hay suficiente poder de Dios. Tuve que aprender esa lección y muchas otras. Muchos autores han escrito libros acerca de sus increíbles revelaciones y visitaciones de Dios. Aunque es emocionante leer esos libros, a veces nos dejan tristes porque nosotros no hemos experimentado nada parecido. Pensamos que somos inferiores a esos hombres que han sido usados por Dios. En este libro, quiero que usted aprenda la verdad acerca del Espíritu Santo. Será una gran revelación en su corazón y le enseñará lo que usted puede ser para Dios. Es para todos los siervos de Cristo, no sólo para aquellos que han tenido una
  14. 14. 16 MANIFESTACIONES PODEROSAS experiencia rara o fantástica. Estoy seguro que muchas personas se sentirán renovadas después de leer estos capítulos. Para desarrollar los tres principios que mencioné antes, tendré que empezar con lo más básico. Millones de sermones son predicados a millones de individuos. Pero el efecto no es muy grande. Los predicadores dicen: "La gente no hace lo que les digo". Y es cierto. De todos los que escuchan, ¿Cuántos desean emplear su energía trabajando para el Señor? Los demás, ¿Están contentos con sólo cantar, adorar a Dios y escuchar un buen sermón? Tome este libro, como ejemplo. Yo espero que muchos lo disfruten y que reciban beneficio de él. Sin embargo, sólo "los hacedores ... y no los oidores solamente" (Santiago 1:22) serán los que recibirán las cosas que deseo compartir. No busco sólo compartir conocimientos, procuro guiar a todos al poder dinámico de Dios y a sus bendiciones. En primer lugar, quisiera exhortalo: usted puede estar absolu- tamente seguro de que Dios ya le tiene un trabajo y un lugar privilegiado. Es posible que usted ya esté allí, sin darse cuenta. Muchos creen que Dios desea que hagan algo maravilloso - al- gún día. Es posible que así sea, pero lo que están haciendo ahora también es importante, si están obedeciendo a Dios. Hay una obra que le queda específicamente a usted ahora, y hay una obra para la cual Dios lo está preparando. Si usted cree que no es así, está equivocado. No se prive de su derecho y de su lugar especial en el gran plan de Dios. En este libro hablaremos más sobre esto. Cuando concientice el hecho de que Dios usa el poder humano, podrá proseguir. Si Dios desea que usted haga algo, El le dará la habilidad de hacerlo. Es muy posible que tenga que estirar sus capacidades más allá de lo que ha hecho antes. El desea que crezca. Todo lo que enfrente, Dios lo ha permitido. Usted puede mover montañas. Dígase a sí mismo: "Dios desea que yo sea más
  15. 15. TRES PILARES DE SABIDURIA 17 No mida lo que hará conforme a los de lo que siempre he pensado". No mida lo que hará conforme a los dones que tiene; mida sus dones conforme a lo que ha de hacer. Nuestro Dios se especializa en lo imposible. El sólo piensa en relación a lo imposible. El desea que ese hecho se manifieste en las vidas de los que le sirven. El ordena lo imposible - y luego lo hace posible ... para su gloria. Este libro le revelará, página por página, el camino a su poder. dones que tiene; mida sus dones conforme a lo que ha de hacer. Es posible que usted se pregunte por qué querrá Dios que nosotros obremos cuando El tiene todo el poder. Es porque nos ama y desea compartir su placer y gozo con no- sotros. Ese es su gran plan. Es posible que usted crea que es sólo un instrumento muy insignificante, pero cada uno de nosotros es importante en la obra de Dios. El Señor de toda la tierra tiene cosas grandes en mente, y requiere de millones de ayudantes con una variedad de dones y capacidades. Somos los "vasos de barro" que contienen ese poder, para "mostrar que ese poder tan grande viene de Dios y no de nosotros", como dijo Pablo en 2 Corintios 4:7. Empezando por incidentes pequeños como el que describí arri- ba, he aprendido que "Todo lo puedo en Cristo que me fOrtalece" (Filipenses 4:13). En Cristo tenemos los recursos de Dios. Para lograr los propósitos de Dios debemos pensar en nosotros mismos como conductos humildes de su Palabra y de su Espíritu. Un tubo de cobre no puede presumir del agua que Huye a través de él, haciéndola llegar a los hogares. Nosotros debemos permitir que Huyan aguas vivas - permaneciendo libres de estorbos. Todos los dones y talentos deberán rendirse a los pies de Cristo para que el Maestro pueda hacer uso de ellos. Dichos dones y talentos se convierten en partes fundamentales del conducto a través del cual Dios hace lo que desea.
  16. 16. 18 MANIFESTACIONES PODEROSAS Esta es una lección que tenemos que aprender muy bien; tenemos que adoptarla profundamente en nuestros corazones como fundamento de todo lo que aprenderemos después. Dios me ha dado mi trabajo. Muchas veces se me ha preguntado: "¿Cuándo empezó a ver milagros en su ministerio?" "¿Por qué se entrega tanta gente a Cristo cuando usted predica?" La respuesta está en lo que acabo de decir - Dios nos da la fuerza para hacer lo que El ordena. Esa fuerza viene del bautismo del Espíritu Santo. Yo experimenté ese maravilloso bautismo, y se ha quedado conmigo, dándome energía y ardiendo en mi corazón. Además, hablé en lenguas, y como fue una experiencia tan maravillosa, nunca he dudado que hoy día suceden milagros. Claro que tenía fe desde antes. La palabra de Dios siempre me ha inspirado a tener fe. Así que cuando la promesa del Espíritu Santo se cumplió en mi vida - y se convirtió en un flujo constante - toda esa experiencia me llenó de fe. Quedé "cargado" de energía como la batería de un automóvil y la Biblia confirmó lo que estaba sucediendo. ESPERE A QUE SE CUMPLA LA PROMESA Ahora quisiera que usted analizara una promesa muy conocida. Permítame explicar lo que dice en realidad. Es posible que usted esté tan familiarizado con ella que ya no le sorprenda, aunque es una de las promesas más fantásticas e imposibles que uno pudiera esperar. Serán bautizados con elEspíritu Santo ... y recibirán poder ... (Hechos 1:5,8). ¿Podría esto suceder de verdad en el siglo XX? Bueno, me sucedió a mí. No puedo pensar en ninguna cosa más maravillosa que le pueda-suceder a un ser humano. Es llenarse de Dios. No es
  17. 17. TRES PILARES DE SABIDURIA 19 "drogarse" en Dios - una experiencia eufórica que causa un placer sin fondo. El Espíritu no es una "superdroga" tranquilizante o estimulante. El Espíritu no viene a darnos "un viaje" emocional, más bien, sépalo con certeza, su presencia toca el corazón. La vida es difícil. Dios envía su poder a las personas que atraviesan situaciones difíciles. El es la fuerza original de la vida y desea que todos participemos de ella. A través de los años, he aprendido más y más. He recibido una iluminación refrescante en mi ser. ¡Dios es tan maravilloso! El desea que comparta su mensaje con todo el mundo, por medio de la predicación y especialmente a través de este libro. ¿QUE ES EL CRISTIANISMO? ¿Sabía usted que cuando la gente habla del cristianismo como una de las religiones del mundo está equivocada? Las religiones son sistemas, y Jesucristo no nos dejó un sistema. El cristianismo es más que una fe o creencia. El cristianismo verdadero es poder divino puesto en práctica. La verdad cristiana no se puede explicar con sólo hechos y definiciones. El cristianismo es la verdad viva. No podemos dibujar a un hombre y decir "¡El es!" No podemos escribir "Esto es el cristianismo". Es una entidad viva. Si el aliento de Dios no le da vida al evangelio, será un evangelio muerto, una verdad muerta, un cuerpo muerto, y no una verdad viva. Jesús dijo: "}ó soy el camino, la verdady la vida" (Juan 14:6). Así es como yo lo conozco y así lo predico. ¿Quién no querría predicar un evangelio así? Definamos ahora el cristianismo de una manera contemporánea que sea comprensible a los carismáticos pentecostales de hoy día. El cristianismo es Espíritu Santo en acción haciendo que la palabra de Dios produzca resultados concretos. Tenemos que demostrarle a la gente que el Evangelio es todo lo que proclama. Cuando un corredor que ha sido campeón está a punto de iniciar
  18. 18. 20 MANIFESTACIONES PODEROSAS una carrera, no tiene caso alegar si es o no campeón mundial. ¡Qué disparen la pistola! ¡Veamos el resultado! Eso es lo que yo hago; el evangelio de Cristo está lleno de vida, así que cuando voy a un estadío y permito que el evangelio se manifieste. Todo el mundo puede ver que El está vivo. Eso es lo que hace el Espíritu Santo. LOS PODERES DE UN REINO NUEVO He visto un sinnúmero de maravillas producidas por Dios, y también he visto espíritus inmundos echados fuera por el dedo de Dios. Cristo lo explicó: "Pero si echo fuera demonios por el dedo de Dios, crean que el reino de Dios ha llegado a ustedes" (Lucas 11:20). Debemos analizar cuidadosamente esta explicación. ¿Que es el Reino? Si de verdad queremos entender el secreto de la fe, tenemos que entender el reino. Jesús habló mucho acerca del Reino. Por ahora, sólo veremos un aspecto de ese Reino. Hemos tenido diferentes edades históricas - la Edad de Piedra, la Edad Media, etc. A estos períodos históricos se les dieron nombres para describir sus rasgos principales. También tenemos la Era Cristiana. ¿Es ésta sólo otra división histórica? No. Estamos en una era única. y durante la Era Cristiana otra era irrumpió -la era del Reino de Dios. Jesús comenzó predicando: "Vuélvanse a Dios, porque el reino de Dios está cerca" (Mateo 4:17). El reino de Dios es el dominio de Dios, en el cual el poder de Dios es supremo. Cuando vino Cristo, al Espíritu Santo en nuestros quehaceres cotidíanos. El es una nueva fuente de ener- gía, no una fuerza física del mundo natural como la que pro- duce el agua, el viento o la energía nuclear. El reino de Dios es un mundo más poderoso con leyes que van más allá de las del mundo natural.
  19. 19. TRES PILARES DE SABIDURIA 21 Lea este pasaje detenidamente: En el principio Dios creó este mundo con poderes de otro mundo. A través de jesucristo, Dios introdujo nuevamente los poderes creativos de ese mundo a la Tierra. Ese es el Reino de Dios. Daré una explicación más amplia en el capítulo 2, pero debemos entender que nuestro mundo ha sido invadido por Dios y la autoridad de su reino se ha acercado a nosotros. Es una orden superior, una orden milagrosa que sobrepasa el orden natural o científico. Las leyes superiores pueden invalidar las leyes físicas. Lo espiritual puede sobrepasar lo material. Esto sucede con el bautismo del Espíritu y cuando operan sus dones. La Biblia nos dice en Juan 1:1-3 que todas las cosas fueron hechas por la Palabra (o el Verbo); o sea, por el Hijo de Dios, "la palabra se convirtió en carne" (Juan 1:14). Aquél que es la fuente de todo lo que vemos - El mismo vino a su propia creación, "bajando del cielo", como dice en Juan 6:38. Las palabras "bajando del cielo" son muy importantes. Nos indican que El se convirtió en un puente entre el mundo superior o invisible y el mundo visible. En Juan 1:51, Jesús se presenta a sí mismo como la escalera de Jacob, puesta entre el cielo y la tierra. Existen dos reinos, u órdenes, con sus propias fuerzas o poderes. Jesús es el eslabón entre ambos, el orden celestial y el orden terrenal. El poder del cielo es el poder creativo de Dios por el cual la tierra fue creada. Por medio de Cristo - el eslabón con el cielo - son posibles ciertas cosas en la tierra que no eran posibles antes de que El viniera. Se le ha llamado "el nuevo camino y el camino de vida" (Hebreos 10:20). A través de Jesucristo, por medio del Espíritu Santo, existe un "comercio" entre la tierra y el cielo, donde los ángeles van y vienen.
  20. 20. 22 MANIFESTACIONES PODEROSAS El se convirtió en un puente entre el mundo superior o invisible y el mundo visible. Cristo ha entrado a nuestro mundo y desea llevar a cabo su voluntad aquí, pero es necesario que oremos. Como ya hemos indicado, no sólo nosotros necesitamos de Dios, El desea hacer uso de nosotros. Cristo nos enseñó a orar: "Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo" (Mateo 6:10). El no ha abandonado ninguna parte de su universo. El es Señor. Cuando por su Espíritu, El aplica fuerzas mayores, las fuerzas naturales tienen que ceder. A eso le llamamos milagro. Estamos en una era de "dispensación" nueva. Dios tiene una nueva relación con nosotros. Existe, claro está, un gran propósito detrás de todo. El objetivo no es hacer magia, sino redimir al mundo. No sé si usted 10 haya pensado antes, pero cada vez que Dios se mueve, pone las leyes naturales bajo su autoridad. La naturaleza no hace que las piedras vuelen, nosotros los humanos imponemos una nueva ley - la ley de nuestta voluntad. Podemos lanzar piedras y hacerlas volar. No somos esclavos de las leyes naturales; ellas son nuestras esclavas. Si 10 deseamos, podemos usar las leyes científicas para salir de este planeta. Podemos transportarnos a lugares donde no hay fuerza de gravedad, e incluso volar a la luna. Cuando algunos dicen que los milagros van contra las leyes naturales, están ignorando que existen leyes superiores y poderes superiores, (ya sean del hombre o de Dios), y que todas las leyes naturales pueden ser violadas. La dificultad aparece cuando las personas no creen en Dios. Pero si Dios está presente, nada es imposible. Yeso es 10 que ha sucedido - el reino de Dios está entre nosotros; por 10 tanto, los demonios salen, los enfermos sanan, y hablamos en otras lenguas.
  21. 21. TRES PILARES DE SABIDURIA 23 tierra que no eran posibles antes de que El viniera. Por medio de Cristo son posibles ciertas cosas en la Existe otro punto que tenemos que enfrentar. ¿Qué somos los humanos? Somos carne y espíritu. Dios nos ha conectado a los dos mundos, al terrenal y al espiritual. Con nue~tros cinco sen- tidos estamos conscientes de nuestro mundo, y con nuestro espí- ritu percibimos un mundo no físico - y en ocasiones, tememos su existencia. Sin embargo algo está mal. Tenemos un gran problema; el pecado casi ha destruído la conexión entre el cuerpo y el espíritu. Desde la caída de Adán, sólo se llegaron a ver pocas manifestaciones de lo sobrenatural hasta la llegada de Jesús. Sólo se registra una que otra manifestación en el Antiguo Testamento. Algunas veces Dios ejercitó su soberanía llevando a cabo maravillas, como hizo con Moisés y el ministerio de Elías/Eliseo. Rara vez se veía la autoridad y poder de Dios de manera directa. Luego ocurrió un cambio muy dramático. La maravillosa venida de Cristo, Dios hecho carne, abrió la puerta a los recursos de poder y creatividad de Dios. El era, y es, el rey sobre todas las cosas. El mismo lo anunció diciendo: "El reino de Dios ha llegado" (Marcos 1:15). Ahora llegamos a la frase "nacer de nuevo" (Juan 3:3). Una de las posibilidades que Cristo trajo fue la de que nosotros pudié- ramos "nacer de nuevo". Esta expresión griega también puede ser traducida como "nacer de arriba". Los hombres y las mujeres pueden ser hechos nuevos - nuevas criaturas, dice la Biblia - por el poder divino, el poder de Dios en su reino. Es obvio que las personas que "han nacido del cielo" nunca po- drán estar satisfechas con un mundo que sólo incluye lo ma- terial. Necesitan conexiones espirituales así como físicas. El
  22. 22. 24 MANIFESTACIONES PODEROSAS Con nuestros cinco sentidos estamos conscientes de nuestro mundo, y con nuestro espíritu. percibimos un mundo no físico, mundo presente, con sus leyes científicas tan limitadas, no pue- de "enjaular" al cristiano. Así como las águilas, requerimos de expansión; esa expansión va más allá de nuestro mundo tridi- mensional, pasa a una cuarta dimensión del Espíritu. Caminamos "en el Espíritu" (Gálatas 5:16). Nos sentamos con Cristo en lugares divinos (Efesios 2:6). El libro de Hechos muestra a los discí- pulos haciendo uso de un nuevo recurso. Conforme caminaban por el mundo ben- decían a la gente con la salvación y la sa- nidad. Los primeros que se entregaron a Cristo, las primeras criaturas del Reino, fueron enviados a atraer a otros al mismo Reino - un Reino con nuevos instintos, nuevos poderes y nuevas leyes escritas en sus corazones (vea Hebreos 8). Después de que recibí el bautismo del Espíritu Santo y hablé en lenguas, 'no me tomó mucho tiempo darme cuenta de que este don me proporcionaba muchas nuevas posibilidades. Si yo podía hablar en nuevas lenguas a través del Espíritu, entonces por medio del Espírítu podrían suceder otras maravillas. He aprendido a vivir en el Espíritu. Vivo en un plano nuevo en donde ocurren maravillas y señales. ¡Gloria a Dios! Si no fuera por este plano espiritual, no habría el tipo de eventos que vemos tan seguido. Los millones de personas que asisten a mis campañas, representan las necesidades del mundo. Pero yo he recibido el bautismo del Espíritu Santo. Conozco los poderes de la era venidera y cómo apoderarme de sus recursos. Tengo una gran convicción de que Dios tiene algo para cada uno de los necesitados. Ese es mi único secreto, y también es la convicción de cientos de millones de creyentes hoy día. No tengo ningún otro "secreto", excepto el mensaje mismo. Sé que es muy efectivo. Es el "poderpara salvar" (Romanos 1:16).
  23. 23. TRES PILARES DE SABIDURIA UN EVANGELIO FALSO 25 Si lo que hemos enseñado hasta ahora no es lo que algunas des nuestros lectores creen, tenemos que decír que el evangelio se está reinterpretando hoy dia en maneras que hacen a un lado el corazón - y nos hacen a un lado a nosotros. El pensamiento liberal y racionalista está basado en la arena movediza de la crítica bíblica, la especulación y la filosofía. Esta nueva manera de pensar no ofrece tierra firme a los millones de personas atemorizados. Es una teología que no nutre, una dieta que mata al que tiene hambre de Dios. Demasiados eruditos han hecho que la verdad dependa de preguntas sin respuestas seguras, nunca llegando a finalidad alguna - presentan adivinanzas que no ofrecen nada a las masas de tanta nación atormentada por Satanás. Si Dios es nuestro único Salvador, no podrá salvarnos con un mensaje de "quizás" o "posiblemente" o "en mi opinión". El mundo necesita estar conectado con el cielo. Para todas las clases de individuos, sin importar cuán cultos o cuán primitivos, sólo existe una verdad - la Cruz - para el sabio, el bárbaro, el griego y el judío; para todos. El evangelio es el poder de Dios. El predicador del evangelio es un embajador que demanda una entrega un rendimiento total al reino del cielo. El ultimátum de Dios. El nos enseña como son las cosas en realidad. El evangelio no es ni una teoría ni una abstracción sino la realidad que sostiene todo y tenemos que aceptarlo o perecer. Si usted acepta lo que estamos diciendo aquí, se une al ejérci- to que marcha al "repiquetear de los tambores", obedeciendo al Verbo crucificado. Ese ejército invencible de Dios pulveriza las fortalezas de Satanás. Cuando Dios me llenó de su Espíritu Santo y fluyeron de mis labios nuevas lenguas, también abrió mis oídos para escuchar el estallido triunfal de la trompeta anunciando que Jesús tiene todo poder en el cielo y en la tierra. ¡Qué gran don!
  24. 24. 26 MANIFESTACIONES PODEROSAS UN DIOS CONOCIDO POR SUS MILAGROS total al reino del cielo. El predicador del evangelio es un embajador que demanda un rendimiento Permítame ilustrar lo que he dicho hasta ahora con ejemplos reales. Durante un servicio en Brazzaville, ciudad capital de la República del Congo, Dios me reveló cierta información relacionada con una pareja que yo no conocía y que se encontraba sentada entre los miles presentes. La mujer estaba en estado de coma y el esposo la había traído cargada a la reunión. Por fe, y en obediencia a lo que Dios me indicaba, le dije a esa multitud lo que el Espíritu de Dios me había revelado. Al estar hablando, la mujer que estaba inconsciente no me podía oír - salió del coma y fue sanada. ¿Fue acaso eso el poder de la mente? Imposible - la paciente no supo nada de lo que estaba ocurriendo hasta que despertó. Otra mujer, que se encontraba presente ese día, requería de una cirugía inmediata. Tenía un bebé muerto en su vientre, y en el hospital al día síquiente para sacarle el bebé le tenía una cita para sacar el bebé el siguiente día. Cuando oramos por todas las personas que estuvieran enfermas en la multitud, el bebé brincó ensuvíentre. La mujer vino corriendo a la plataforma llorando para testificar. Tuvo que apresurarse porque muy pronto empezó a sentir los dolores de parto. Después de salir, dio a luz a un niño lleno de vida y energía. Estas no fueron las únicas maravillas que ocurrieron. Esa noche no pude dormir por la emoción y felicidad que experimenté. Lo más importante fue que por seis días el Espíritu Santo se manifestó ehtre la multitud como una represa divina desbordada, que se llevaba a las personas en una ola de bendición al reino de Dios.
  25. 25. TRES PILARES DE SABIDURIA LA CRUZ Y LOS MILAGROS DEL REINO 27 pero pierden las horas Un hombre lena del Esplrltu es mejor que cien camltes que mantienen muy bien sus "minutas" Como último punto básico, quisiera comentar que el poder del reino de Dios, el Espíritu Santo y el evangelio de mCruz están unidos de tal manera que no pueden separarse. Fue la obra de Cristo, especialmente en su muerte, la que derribó el muro entre este mundo y el reino de Dios. Desde entonces, el Espíritu Santo ha invertido todo en el Cristo crucificado. El hace maravillas sólo con el fin de redimir. El Espíritu siempre apoya el evangelio en todo lugar que se predique. ¿Que más necesitamos? Un hombre lleno del Espíritu es mejor que cien comités que mantienen muy bien sus "minutas" pero pierden las horas. Dios no amó tanto al mundo que creó un comité; El envió a su hijo, y su hijo envió al Espíritu Santo. Cristo dijo que los creyentes son la luz del mundo, pero necesitan del Espíritu Santo para proporcionarles el poder. Es muy probable que muchas de las personas que están leyendo este libro estén deseosos de recibir un milagro. No hay nada malo en eso. Yo quiero ser de ayuda, previ- niendo la desilusión de muchos. Necesito informarle que los milagros pertenecen al evangelio - y nada más. No hay ma- ravillas por el simple hecho de presentar maravillas. Dios no es un "showman". El no produce maravillas para crearse fama ni orgullo. El Espíritu Santo está en el mismo equipo que el Cristo crucificado; incluso, están unidos con el mismo nom- bre, el Espíritu de Cristo. Tienen un sólo propósito - derrotar a Satanás a través del evangelio.
  26. 26. 28 MANIFESTACIONES PODEROSAS Cristo dijo que !os creyentes son la luz del mundo, pero necesitan del Espíritu Santo para proporcionarles el poder. El Espíritu Santo encuentra su plenitud solamente en el evan- gelio. ¡El evangelio es maravilloso! Está completo, no deja nada fuera - lo visible, lo invisible, la tierra, el infierno, el cielo. El teólogo George Lindberg, en su libro lhe Nature of Doctrine, dice que "un mundo basado en las escrituras puede absorber el . "UnIverso. Como cristiano yo sabía que la Cruz tenía un efecto espiritual en mi vida, pero cuando empecé a hablar en lenguas tuvo un impacto en mi persona terrenal. Tanto mi Padre en el cielo como su Hijo en la tierra están interesados en la redención, cada uno en su propia esfera, como lo expresó Jesucristo en su oración (Juan 17:4-5): "Yó te he glorificado aquí en el mundo, pues he terminado lo que me mandaste hacer. Ahora, pues, Padre, dame en tu presencia la misma gloria que yo tenía contigo desde antes de que existiera el mundo'~ Estos versículos nos dicen que la obra terrenal de Cristo afectó la tierra, y la obra del Padre afectó la gloria. Jesús vino aquí - para afectar este lugar. ¡Aleluya! Si hubiera sido sólo para darnos la entrada al cielo, es posible que lo hubiera llevado a cabo desde el cielo; pero la salvación tenía que producirse en la tierra para los propósitos terrenales. Mi bautismo en el Espíritu Santo afectó mi espíritu y mi cuerpo - típico de la naturaleza verdadera de la fe cristiana. Esta verdad hace que toda la doctrina cristiana brille con mayor intensidad. La salvación no es para una parte de nuestro cuerpo, sino para todo nuestro ser. Esto se nota, por ejemplo, en la sanidad, por ser una operación espiritual y física. El Antiguo Testamento habfa de la relación que existe entre el pecado
  27. 27. TRES PILARES DE SABIDURIA 29 y la enfermedad, y la relación entre la sanidad y el perdón. Esta verdad queda mejor definida en el Nuevo Testamento. Analizaremos este punto más adelante, con relación a los dones de sanidad.
  28. 28. La vida terrenal ha cambiado desde la venida de Jesús. CAPITULO 2 DIOS HA CONOUISTADO EL TERRENO En el primer capítulo, leímos que con la era cristiana apareció un poder nuevo. Arthur Toynbee, en su Study o/History, describe ese poder como "un poder creativo que penetra el proceso histórico"l. El poder creativo que Jesús trajo al mundo es el Espíritu Santo. La actual expansión de las iglesias con una expresión libre del Espíritu Santo es "el fenómeno religioso más grande de nuestra era", declaró la revista Time en 1971 - esto ocurrió cuando el movimiento apenas comenzaba. La vida terrenal ha cambiado desde la venida de Jesús. Tenemos nuevos recursos. El mundo de leyes físicas ha sido impactado por las leyes espirituales del mundo venidero. Vemos claramente el efecto de ese poder. Los Evangelios lo presentan por primera vez, y el libro de Hechos da fe de los primeros hombres y mujeres que lo recibieron. Ahora veamos algunos otros aspectos de este poder y el gran cambio que ha producido. EL PODER DEL REINO ESPIRITUAL Nuestro Padre celestial nos ha dado dos dones, los dos son personales e iguales. Primero nos dio a su Hijo y luego al Espíritu Santo. Jesús describió al Espíritu como "otro consolador" de igual valor que El, y díjo que era mejor que el Espíritu viniera
  29. 29. 32 MANIFESTACIONES PODEROSAS en lugar de que El, como hombre, permaneciera entre nosotros. La comisión del Espíritu es continuar la obra que inició Cristo en la tierra. Por ejemplo, Jesús sanó a los enfermos, yel Espíritu sigue sanando. ¿Quién es el Espíritu? El Espíritu es Dios en acción. Todas las manifestaciones divinas, como los"dones espirituales", occurren siempre por medio del Espíritu. Cuando la Biblia dice que "Dios se movía sobre la faz de las aguas" (Génesis 1:2), queda claro que lo hacía por su Espíritu. Dios Padre presenta su voluntad en su Palabra y la lleva a cabo por su Espíritu. El Espíritu es quien ejecuta los deseos del Padre. El único Espíritu que nos prometió Jesús fue el Espíritu de milagros, el Espíritu Santo. Si no produce milagros, no es el Espíritu Santo. A Dios le causa gran pesar que algunos proclamen tener el Espíritu pero nieguen las obras que siempre lo han caracterizado. El creó las maravillas físicas de este mundo y su naturaleza creativa no ha cambiado. Su naturaleza del pasado es la misma en el presente y continuará siendo igual en el futuro - es un Dios que hace milagros en la esfera terrenal. "Yo soy el que soy" dice en Exodo 3:14. El Espíritu que hizo el mundo con un poder sobrenatural no tiene ninguna dificultad en continuar con su obra sobrenatural. Juan el Bautista, el hombre que Dios envió para señalar al Cristo, proclamó la llegada de una nueva era: "Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado" (Mateo 3:2). La base de esa proclamación era que el Mesías bautizaría en el Espíritu. Era algo mucho mayor que la restauración de la grandeza de Israel - era un cambio cósmico. Juan presentaba un mapa del futuro que no mostraba un río de agua sino de fuego. En Mateo 3:11, Juan bautizó con un elemento terrenal, agua; pero Cristo bautizaría con un elemento divino: fuego.
  30. 30. DIOS HA CONOUISTADO EL TERRENO 33 DIOS Padre presenta su voluntad en su Palabra y la lleva a cabo por su Esplrltu El Esplrltu es qUien ejecuta los deseos del Padre Jesús repitió las mismas palabras: "... Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo ... " (Hechos 1:5). Debemos notar que Jesús no bautizó a nadie con el Espíritu mientras estuvo aquí en la tierra. Juan predicó a "todos los de la región de Judea y de la ciudad de Jerusalén ... [Ellos] confesaban sus pecados y Juan los bautizaba en el río Jordán" (Marcos 1:5). A esta gran multitud Juan le declaró: "... yo os he bautizado con agua; pero él os bautizará con Espíritu Santo" (Marcos 1:8). Juan no puso ningún otro requisito excepto el del arrepentimiento. MUCHOS BAUTISMOS Antes de continuar, debemos analizar dos teorías. Algunos di- cen que toda la iglesia fue bautizada en el Espíritu el Día de Pentecostés y que ya no recibimos el bautismo del Espíritu en el presente. Dicen que no se necesitan futuros "bautismos". Otros dicen que todos debemos buscar el bautismo en el Espíritu por- que el bautismo inicial no es 10 suficientemente duradero, y que necesitamos experiencias múltiples - "ser llenos muchas veces". Sin embargo, si toda la iglesia fue bautizada en el Día de Pentecostés, ¿por qué deben los cristianos ser llenos muchas vesces? Debemos preguntarnos si algunas de las personas que escucharon a Juan y a Cristo pensaron que a eso era ellos se referían. No podemos enseñarle a usted un versículo específico en la Biblia que 'apoye nuestro punto de vista, porque no en- contramos las palabras "ser bautizados muchas veces". Sin em- bargo, tampoco existe prueba de que los discípulos, por ser un grupo especial, recibieran de manera exclusiva el bautismo del Espíritu. Ellos no 10 recibieron en nuestro lugar, ni en lugar de
  31. 31. 34 MANIFESTACIONES PODEROSAS toda la iglesia. Ya sea que recibamos o no el Espíritu al entre- gar nuestras vidas a Cristo, sabemos que los discípulos tuvieron una experiencia personal con el Espíritu, fueron llenos de El, y nosotros que hemos creído después del Día de Pentecostés, no debemos esperar menos. Juan claramente anunció el propósito de Cristo - bautizar a mujeres y hombres con el Espíritu (Lucas 3:16). Sería algo que caracterizaría a Cristo; se le llamó bautizador, así como se le llamó a Juan, el Bautista. Todos sabemos que un solo acto no muestra quiénes somos en realidad. Una vez yo horneé un pastel, algo que no es típico en mí, y necesitaría mucho estímulo para volverlo a hacer. Nadie me ha llamado repostero por haber tenido éxito una sola vez. Yo tendría que hornear a diario para que se me llamara repostero. A Cristo se le llama el "bautizador" porque bautiza constantemente. Ese es su oficio divino. El nos bautiza en el Espíritu, "ayer, hoyy siempre" (Hebreos 13:8). El Sr. Ronald W. Foulkes, un erudito comisionado por la organización Australian Methodist Charismatic Fellowship, nos ofrece una explicación más técnica: Existe una expresión muy conocida: "Un bautismo, mu- chas veces llenado", pero debemos darnos cuenta que esto no va de acuerdo con las Escrituras; el patrón bíbli- co, así como sus provisiones, nos indican que debemos estar llenos continuamente. Debemos continuar estan- do llenos. Las palabras "ser lleno" es una forma verbal conocida como "aorist ingresive", que indica la entrada a un estado o condición. Queda claro que el cristiano que es bautizado no entra a un estado transitorio, entra a una condición de plenitud permanente. Lucas analiza este efecto detalladamente al hablar de Pedro; lo descri- be como aquél que está "lleno del Espíritu" (Hechos 4:8), utilizando el participio pasivo del tiempo aorista, indi- cando un evento que está en proces02•
  32. 32. DIOS HA CONOUISTADO EL TERRENO 35 Solo podemos hablar cuando el Esplrltu nos da las palabras, SI lo hace, es que esta presente Posiblemente usted ha oído a algunas personas hablar de "un bautismo, muchas veces llenado." Recuerde que éstas son palabras claves de aquellos que se oponen al bautismo del Espíritu con "señales". Pero si los carismáticos o pentecostales hablan así, debemos hacernos una pregunta muy sencilla: Cuando alguien dice que ha sido bautizado en el Espíritu, ¿Cuánto tiempo dura? ¿Una semana? ¿Una hora? ¿Seis meses? ¿Se va escapando poco a poco el Espíritu como se va escapando la energía de una batería de auto? ¿Es el bautismo como un sorbo de una bebida a la cual tenemos que volver continuamente para resfrescarnos? Otras preguntas serían: ¿Cómo sabemos cuándo ha partido el Espíritu? ¿Cuándo debemos pedir una renovación del Espíritu? ¿Por cuánto tiempo podemos decir, "estoy lleno del Espíritu"? ¿Cuáles son las señales que nos indican cuándo estamos llenos y cuándo estamos vacíos? Jesús nos dijo que mandaría el Consolador "para que esté siempre" con nosotros (Juan 14:16). Aquí es donde vemos la bendición de hablar en lenguas. Sólo podemos hablar cuando el Espíritu nos da las palabras; si lo hace, es que está presente. Con esta señal podemos salir a conquistar porque El está con nosotros. El Espíritu habita en nosotros. Nuestros sentimientos no son buenos indicadores del poder del Espíritu habitando en nosotros. Necesitamos una señal que no dependa de nuestros sentimientos. La historia nos puede ayudar en esta área. En el siglo XIX, an- tes de que fuera común el hablar en lenguas, era problemático saber si el Espíritu estaba presente. La gente usaba como prueba la intensidad y el sensacionalismo del momento. Oraban mu- cho, creyendo que el poder sería medido por las horas que se hu- bieran pasado en oración, una idea que no aparece en la Biblia.
  33. 33. 36 MANIFESTACIONES PODEROSAS convirtieron en Al llegar el Ola de Pentecostes, ellos se mas que testigos TUVieron poder, yexperlll'entaron la presencia diVina de manera personal A principios del siglo XX, se enseñó por primera vez que la señal de hablar en lenguas C"glossolalia") era prueba del bautismo del Espíritu. Esto dio inicio al movimiento más grande del Espíritu a través de la historia. Mi propia fe se llenó de energía cuando tuve la prueba inicial de hablar en lenguas. Esa experiencia me motivó a crear el ministerio de evangelismo en el que ahora sirvo. Existe un pasaje bíblico que nos puede ayudar también. Jesús le habló a una mujer junto a un pozo de Samaria (Juan 4) y le dijo que "el que beba del agua que yo le daré, nunca volverá a tener sed" (v.l4). En el idioma griego, el tiempo del verbo que Jesús usó se llama "aorista" y significa tomar una sola vez, no significa volver a tomar y tomar hasta que se vacíe el vaso. Y eso fue precisamente lo que la mujer entendió en esa conversación junto al pozo de Sicar. Ella contestó "Señor, dame de esa agua, para que no vuelva yo a tener sed ni haya de venir aquí a sacarla" (v.l5). Frecuentemente, en la Biblia, el agua es símbolo del Espíritu, incluyendo este pasaje. OTRO CONSOLADOR Hay algo que siempre me ha sorprendido. Los discípulos no llora- ron cuando Jesús los dejó. Nunca mostraron nostalgia por "aque- llos días". Lucas narra que después de que Jesús ascendió, y lo per- dieron de vista en el cielo, "regresaron aJerusalén llenos de gozo, y es- tuvieron en el templo adorando y alabando a Dios" (Lucas 24:52-53). ¿Por qué tuvieron esa reacción tan notable al partir Jesús? Fue porque había llegado el Espíritu. Mientras estuvo presente Jesús, los discípulos fueron testigos visuales de su poder. Pero al llegar el Día de Pentecostés, ellos se convirtieron en más que testigos. Tuvieron poder, y experimentaron la presencia divina de manera personal. Era diferente a cuando estaba Jesús entre ellos.
  34. 34. DIOS HA CONQUISTADO EL TERRENO 37 No predicamos poder, sino el evangelio de la Cruz el cual es el poder de DIos por medio del Esplntu En ningún libro de la Biblia se nos indica que esa relación per- sonal con la presencia de Dios era sólo para los discípulos, como si ellos fueran un grupo especial. Pedro dijo: "Esta promesa es para ustedes y para sus hijos, y también para todos los que están lejos" (Hechos 2:39). Estaba citando la promesa de Joel 2:28 en la cual Dios decía: "Derramaré mi Espíritu sobre toda la humani- dad" (Hechos 2:17). John Wesley comentó que esta promesa no era sólo para el Día de Pentecostés 3. Debe ser una experiencia cotidiana entre los cristianos, como se describe en el libro de Hechos. Otro aspecto que resulta interesante es que aunque Jesús les indicó a sus discípulos que tomaran del pan y del vino en memoria de El, ellos nunca usaron la palabra recordar al tomarlos. Uno no "recuerda" a alguien que todavía está vivo. Jesús está vivo y su presencia habita entre nosotros por el Espíritu. "De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según la carne; y aun si a Cristo conocimos según la carne, ya no lo conocemos así" (2 Corintios 5:16). Al llenarnos del Espíritu tenemos una relación viva con Jesús; es mejor que vivir en la misma época en que Jesús caminó por la tierra. Notemos también que el Espíritu no viene a hablar acerca de sí mismo sino acerca de Jesús (Juan 16:15). Pablo dijo que "predicaba un Cristo crucificado en elpoder y en la demostración del Espíritu". Si sólo predicamos acerca del poder del Espíritu, sin la Cruz, estamos haciendo un corto circuito del mismo poder que predicamos. El Espíritu tiene como interés primordial presentar la Cruz. No predicamos poder, sino el evangelio de la Cruz el cual es el poder de Dios por medio del Espíritu.
  35. 35. 38 MANIFESTACIONES PODEROSAS "GALVANIZADO" POR EL ESPIRITU El Espíritu es la dinámica de la fe. El Rev. Donald Gee, en el Quinto Congreso Pentecostal Inter- nacional (1953), dijo que el Espíritu no era "un tema para dog- ma teológico, sino una experiencia de fuego". Señaló que Pablo, al lidiar con los problemas de los gálatas, les recordó su propia experiencia (Gálatas 3:2). El Espíritu era Dios en acción sobre la tierra, así como Jesús lo había sido. El bautismo del Espíritu no deberá ser una experiencia emocio- nal que el creyente anota en su diario. Deberá ser algo que in- fluya en todos los aspectos de su vida de manera permanente. El Espíritu es su "ambiente"; es el aire que respira a cada momento y que le propor- ciona vitalidad a la fe cristiana. Cuando bombardea el mundo con su artillería del evangelio, su munición es el poder explo- sivo del Espíritu. El Espíritu motiva al creyente; le da poder a sus enseñanzas, sus predicaciones, sus oraciones, su servicio y su vida misma. El Espíritu es la dinámica de la fe. Sin la acción del Espíritu, el cristianismo sería solamente otro sistema religioso que continúa vivo sólo por el esfuerzo humano. Nada puede competir con el Espíritu. No podemos reemplazar el Espíritu con organizaciones prestigiosas, grandes iglesias, educación, ni conninguna otra cosa. PONER EN PRACTICA LO QUE SABEMOS Hemos adelantado ya algo en nuestro estudio. Quisiera hacer una pausa ahora para recordarle que Dios mísmos nos instruye cuando lo obedecemos. Si aprendemos estas cosas, entenderemos que el Espíritu (Dios en acción), dirige nuestras obras. Dios no nos salva sólo para que nos gocemos de esa salvación, ni para que nos reunamos sólo para felicitarnos por ser redimidos.
  36. 36. DIOS HA CONOUISTADO EL TERRENO 39 Existen actividades de mayor importancia que las celebraciones dentro de la iglesia, que y conciertos de música cristiana con sus nuevos cánticos de alabanza, por muy cristianas que sean. Nuestro Señor es digno de alabanza, claro está, pero los coros de alabanza por sí solos no van a salvar al mundo. Los cánticos que no mencionan el nombre de Jesús ni el mensaje evangélico, no tienen ningún poder. La alabanza no es "el poder de Dios para la salvación", sino el evangelio. No pensemos que podremos crear un trono para Dios con muchos libros de cánticos nuevos. Nuestro contrato con Dios contiene una cláusula que dice: "Predica la Palabra." "Dios en su sabiduría, dispuso que los que son del mundo no le conocieran por medio de la sabiduría humana; antes bien, prefirió salvarpor medio de su mensaje a los que conflan en él, aunque este mensajeparezca una tontería" (1 Corintios 1:21). Debemos hacer mucho más que celebrar; tenemos que comunicar. El célebre Richard John Neuhaus comentó una vez: "No celebramos nuestra seguridad y satisfacción, sino la peligrosa ocupación del amor, ese amor supremo que nunca se apartó ni nunca se apartará de la cruz". Algunos han dicho que el Nuevo Testamento trata mucho más de la hermandad que del evangelismo, lo cual me parece un punto superficial pues no existe la hermandad sin el evangelismo. La palabra koinonia es mucho más que una reunión de amigos cristianos en un ambiente de comodidad. Es compartir unos con otros. Compartimos el evangelio y la plenitud del Espíritu para que otros puedan tener lo que nosotros tenemos. La koinonia depende del evangelismo. RIOS Volviendo nuevamente a lo que las Escrituras plantean acerca del Espíritu, encontramos una y otra vez la palabra ríos. Las Escrituras describen lo que debe ser el ideal para los cristianos;
  37. 37. 40 MANIFESTACIONES PODEROSAS el ideal es que tengamos los "ríos" (el Espíritu). En Isaías 58:11 encontramos la siguiente profecía: "Ustedes serán como un manantial." Para ser como "manantial" o "río" requerimos de la presencia milagrosa del Espíritu. Para muchas personas de nuestra cultura occidental, la exuberancia es algo extraño, anormal y embarazoso. Sin embargo, para aquellos que viven dentro del reino de Dios poco importa la cultura de este mundo. ¡En nuestro reino la gente grita llena de gozo! La versión griega del Antiguo Testamento usa una palabra sor- prendente acerca de cómo participaba el Espíritu en las vidas de Sansón y Saúl. Dice que "saltó" sobre ellos. Esta palabra (allo- mai) es rara pero aparece dos veces en Hechos 3:8 al describir la sanidad que recibió un hombre paralítico. Dice que "saltó hacia arriba" (exallomenos) y que continuó "saltando" (allomenos). Una "vida que salta" y "aguas que saltan" son descripciones bíblicas de la actividad del Espíritu. La palabra hebrea para "la adoración" (kara) significa una acción corporal. Aquellos que han recibido una bendición del Espíritu de Dios, que saltan de gozo, les parecerán extraños a otros. No deberá sorprendernos que las personas que no han participado del Día de Pentecostés describan a los que están llenos del Espíritu como "fanáticos". Los apóstoles también fueron criticados. La gente que observaba a los apóstoles en Jerusalén pensaba que estaban ebrios. Ellos ignoraban la verdad del Espíritu. Es por eso que debemos preocuparnos por las críticas infundadas. Ninguna doctrina, enseñanza o obra de Dios se ha llevado acabo sin resistencia de aquellos que creían saber más. El escritor y teólogo católico romano Ronald A. Knox, por ejemplo, mostró desdén hacia John Wesley describiendolo como un simple "entusiasta" - alguien desequilibrado o fanático. Es posible que el padre Knox haya sido un gran erudito, sin embargo su libro
  38. 38. DIOS HA CONOUISTADO EL TERRENO 41 Enthusiasm muestra claramente que él no hubiera sido uno de los 120 en el Día de Pentecostés, ni se hubiera quitado los zapatos con Moisés ante el arbusto encendido, ni hubiera estado con Josué ante el Hombre con la espada. El intelectual Joseph Butler, obispo de Bristol, le dijo a Wesley que él consideraba la experiencia carismática como algo "horrible" 4. No obstante, OT. Cobbin defendió a Wesley en 1848, cuando afirmó: "Admitimos que Wesley era un fanático, pero sólo al grado en que cualquier hombre lo sería al recibir la plenitud del Espíritu5." La primer regla para los que serían líderes de la Sociedad Metodista estaba basada en Efesios 3:16: "Sean llenos del Espíritu." George Whitefield, el gran evangelista miembro del Club Wesley Brothers, estaba lleno del Espíritu. A las tres de la mañana, del primero de enero de 1739, durante una reunión evangélica en Fetter Lane (Londres, Inglaterra), el poder de Dios hizo que muchos cayeran al suelo, y todos lloraran llenos de gozo, temor divino y asombro. La pregunta que debemos hacernos es la siguiente: Si Cristo hiciera exactamente lo que había prometido (bautizarnos en Espíritu y fuego), ¿Cómo seríamos? ¿Como los ingleses, fríos y refrenados? Si tenemos una energía divina fiuyendo a través de nosotros, ¿Permaneceremos, como dijo Shakespeare, sentados tal cual "viejos antepasados moldeados en alabastro 6"? El emblema de Dios es el fuego, no la piedra. Veamos ¿Qué resulta más ridículo: gente danzando llena de gozo con una visión de Dios o gente inmovible como esfinges (que permanecieron inmóviles aún mientras Napoleón los bombardeaba con sus cañones)? La carne y la sangre no son como el granito. No podemos experimentar el Espíritu sin demostrarlo.
  39. 39. 42 MANIFESTACIONES PODEROSAS Tenemos en vasijas terrenales un "tesoro" para demostrar que este gran poder viene de Dios (2 Corintios 4:7). Este poder es totalmente extraño a los que están separados de Dios. Como le dijo Festo a Pablo: '~-Estás loco, Pablo!" (Hechos 26:24). ¿Por qué creemos que será diferente hoy día cuando la gente experimenta el cristianismo verdadero en lugar de una versión diluída, sin fondo, inactiva y sentimental? Efesios 2:1 declara: '/'lntes ustedes estaban muertos a causa de las maldades y pecados': no dice "ahora ustedes están muertos". Repetimos que el Espíritu es como un "río". En Juan 7:37-38 Jesús dijo: "El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva", En el original griego no aparece la coma. Debería decir: "el que cree en mí como dice la Escritura ... " O sea que, correrán ríos de agua viva de aquellos que "creen en mí como enseñan las Escrituras". Cristo no se refiere a los "ríos de agua viva" sino a sí mismo. Está haciendo hincapié en que las personas deberán creer en El. Algunas personas han tratado de encontrar el versículo específico que Jesús estaba citando con respecto al "agua viva". Aunque nosotros sugerimos que se refiere a Isaías 58:11, en realidad, la promesa de "agua viva" se origina con Jesús mismo. Además, no olvidemos lo que predicó Pedro: "Porque para vosotros es la promesa, y para vuestros hijos, y para todos los que están lejos; para cuantos el Señor nuestro Dios llame" (Hechos 2:39). Es muy importante que volvamos a leer Juan 3:34. Veamos lo que dice: "Pues el que ha sido enviado por Dios, habla las palabras de Dios, porque Dios da abundantemente su Espíritu". Debemos detenernos especialmente donde dice que "el Padre ama al Hijo, y todas las cosas ha entregado en su mano" (34-35). Esta plenitud radica en Cristo Jesús y fluye de El para llenarnos a nosotros. El es la fuente. Si Cristo continúa lleno, nosotros
  40. 40. DIOS HA CONQUISTADO EL TERRENO 43 continuaremos llenándonos. El está "lleno de gracia y toda verdad" (Juan 1:14), y de El recibimos "gracia sobre gracia" (v.16), o una renovación continua de su gracia. Como cristianos, no se nos ha entregado un negocio propio con cierta cantidad de capital espiritual y recursos de poder para ser independientes. No somos pequeños cristos independientes o réplicas del Hijo de Dios quien es el único inmortal. Aquellos que enseñan tales cosas demuestran una gran ignorancia teológica. Así como las ramas de la vid reciben la savia, nosotros recibimos "de El", minuto a minuto, "su plenitud". Y esta plenitud es "de Aquel que todo lo llena en todo" (Efesios 1:23). No somos una vid que pueda subsistir de manera independiente. EL CAMBIO QUE TRAE EL ESPIRITU Los profetas lucharon en vano por lograr que el pueblo de Israel volviera nuevamente a Dios. Sin embargo, cuando Pedro predicó, lleno del Espíritu, tres mil personas entregaron sus vidas a Dios. Sin el Espíritu, el cristianismo no es más eficaz que el sistema que los sacerdotes del Antiguo Testamento usaban antes del advenimiento de la era del Espíritu. Jesús prometió: "recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu" (Hechos 1:8). Sin ese poder, sólo tendríamos una religión secular, nominal, anglosajona, racional y débil. La contemplación mística no tiene ninguna similitud con el dinamismo del Nuevo Testamento. El silencio es para los budistas, no para los cristianos. Antes de que llegaran los carismáticos, había aquellos que estaban llenos de fuego y del Espíritu, o "neumatizados". No importa cuánto se haya congelado la iglesia, no importa cuánto haya desaprobado la iglesia el "entusiasmo", siempre hubo algunos llenos del Espíritu. La fuente de las "aguas espirituales" en este
  41. 41. 44 MANIFESTACIONES PODEROSAS siglo proviene de las lluvias que cayeron en siglos anteriores. Algunos dicen que esas "aguas" venían de las enseñanzas del "amor perfecto" de Wesley. Sea lo que haya sido, la visión y la experiencia de Wesley provienen de aquellos hombres y mujeres de Dios que le precedieron. LLAMELO COMO QUIERA Se han usado muchos términos diferentes para las mismas experiencias descritas en las Escrituras. Todos los términos, como "descender", "ser llenos", "beber", y "unción", describen el mismo don del Espíritu. Cristo dijo: "Pedid y se os dará" (Marcos 7:7). Esto se aplica también a recibir el bautismo del Espíritu. Aquellos que reciben el Espíritu al estilo del Nuevo Testamento tienen derecho a darle a su experiencia un término del Nuevo Testamento. El "Bautismo en el Espíritu" es una expreSlOn del Nuevo Testamento que fue usada tanto por Juan el Bautista como por Jesús. Esta experiencia personal de millones de individuos se corresponde a la promesa del Nuevo Testamento, llámese bautismo o de cualquier otra forma. Si parece ser ese bautismo, suena parecido, se siente igual y opera de la misma manera, entonces ¿qué más podrá ser? Los debates sobre cómo llamarle a la experiencia no tienen nada que ver con su validez. Si hacemos lo que hicieron los apóstoles y recibimos lo que los apóstoles recibieron, el nombre es irrelevante. Aunque ha habido oposición, y aún la hay. El hecho de que no existían enseñanzas en contra del bautismo del Espíritu (como experiencia posterior a la conversión) hasta que "los que hablan en lenguas" empezaron a darse a conocer, es algo que levanta sospechas. La historia muestra que la iglesia siempre ha acep- tado el bautismo del Espíritu como una experiencia indepen- diente a la conversión. Desde los tiempos más remotos, después
  42. 42. DIOS HA CONOUISTADO EL TERRENO 45 ¿qué más podrá ser? Si parece ser ese bautismo, suena parecido, se siente Igual y opera de la misma manera, entonces de bautizarse en agua, la gente era ungi- da para recibir al Espíritu. Le llamaban el "chrism". Varias liturgias muestran que el "chrism 7" o unción en aceite, era prac- ticado sólo sobre aquellos que habían sido bautizados en agua y quienes se declara- ban hijos de Dios y miembros del Reino. El candidato no era considerado digno de recibir el Espíritu sino hasta después de haber sído bautizado. En la Iglesia Anglicana, la "confirmación" se ha tomado como el momento en que el Espíritu es recibido luego de que el obispo impone sus manos sobre la persona. Analicemos esto un poco más. Si todos recibieron el Espíritu por "proxi" el día de pentecostés, como algunos enseñan, ¿Por qué le piden a Dios que los llene muchas veces? ¿De qué sirvió Pentecostés si las personas deberán llenarse una y otra vez? Me parece que algunos no se dan cuenta de que el Espíritu nos llena una y otra vez, pero siempre después de la conversión. No debemos olvidarlo. Algunos son bautizados de una manera muy poderosa al mismo tiempo que se convierten, como le sucedió a Camelia en su hogar (Hechos 10). Pero eso no les sucede a todos. Ya sea que uno lo reciba en el momento de la conversión o después, lo importante es que la experiencia sí es real. Los discípulos lo recibieron después de convertirse, y así les ha sucedido a millones de creyentes. Si la plenitud del Espíritu y de su poder llega siempre con el nuevo nacimiento, nos preguntamos: ¿por qué aquellos que creen eso siguen buscando el poder de Dios? Si el bautismo del Espíritu se recibe convertirse, ¿Por qué no es más obvio? El secreto de los grandes evanglístas y del íncredib1e poder del
  43. 43. 46 MANIFESTACIONES PODEROSAS del Esplrltu El Crlstlanlsm ') desde sus IniCIOS siempre Incluyo el derramamiento derramamiento que actualmente estamos viviendo, ha sído una experiencías o experiencías donde Dios se no ha revelado de forma única. LOS FRUTOS DEL BAUTISMO EN EL ESPIRITU Ahora veamos cuáles deben ser los frutos del bautismo en el Espíritu. Muchas personas descritas en el Nuevo Testamento, (y millones de personas después), mostraron una gran energía dinámica o "poder" (dunamis) al llenos del Espíritu. La Biblia no enseña que eJ Espiritu se pueda redblr de manera silenciosa o que pase desapercibidamente. Normalmente es algo muy notable - las manifestaciones del Espíritu incluyen fuego, viento, ruido, maravillas, señales externas, poderes y efectos visibles. Dios no da sus dones a los inconversos, ni su Espíritu al mundo; pero al convertirnos nos exhorta a que seamos "llenos", así como Pablo amonestó a las iglesias (Efesios 5:18). Debo recordarles nuevamente que estamos estudiando lo que las Escrituras plantean al respecto. Algunos estudian la historia de la iglesia y tratan de probar que el poder mutió con los apóstoles. La historia de la iglesia podría indicar eso, pero no la Biblia. Es posible que se pregunten por qué se apagó ese fuego al acabar la era apostólica (aunque nunca se apagó totalmente). Sin embargo, no existe ninguna prueba bíblica que indique que eso debió suceder. Los eruditos verdaderos deberían estudiar esto. Si algo hemos aprendido de la historia de la iglesia es que la iglesia se llenó de incredulidad y de un desinterés por lo espiritual, y queda claro que ese ambiente no promovía la manifestación del poder del Espíritu.
  44. 44. DIOS HA CONQUISTADO EL TERRENO 47 El cnstIanismo desde sus inicios siempre incluyó el derrama- miento del Espíritu, el cual constituye una energía que da vida y fuerza. Los avivamientos no deben ser obras extraordinarias que van más allá del cristianismo estándar. El cristianismo es avivamiento. Existen dos espíritus, el Espíritu que recibimos en el nuevo nacimiento y el Espíritu de avivamiento que algunas veces desciende del cielo y toma control del "campo". El Espíritu de Dios tomó el sitio hace mucho tiempo y nunca se ha retirado del campo de batalla. El Espíritu no nos visita de vez en cuando. Vino para quedarse permanentemente. Ha puesto manos a la obra y nunca "mira atrás" (como dice la Biblia). Siempre ha- brá avivamiento siempre y cuando la Palabra se predique y el Espíritu esté presente. David e Isaías oraron: "Señor, descorre la cortina de los cielos, y baja" (Salmos 144:5 e Isaías 64:1). Cuando vino Jesús, Dios descendió. Los creyentes de la era del Nuevo Testamento no necesitan volver a hacer esa petición. Cristo rompió los cielos y descendió a nosotros. Luego regresó a través de los cielos asegurando que permanecieran abiertos. La cortina de los cielos ha sido desgarrada para siempre y ya nunca se remendará, ni por las manos de Satanás, ni por ninguna otra mano. A través de la rendija en la cortina bajó el Espíritu - con las lluvias tardías. El infierno no puede imponer sanciones ni asediar el reino de Dios, ni privar a sus ciudadanos. El camino nuevo está lleno de vida y ha sido establecido fuera del control del enemigo. El gran maestro D. Martyn Lloyd-Jones, en su libro Joy Unspeakable, plantea que el avivamiento es el bautismo del EspírituS. Lloyd-Jones presenta pruebas bíblicas claras de que se puede recibir un poder después de la conversión. Indica que ese poder es el bautismo del Espíritu, y que a la vez es el avivamiento. Desde 1901, cuando se retomó esta verdad, la restauración de las señalesy maravillas ha atraído a millones al reino de Dios.
  45. 45. 48 MANIFESTACIONES PODEROSAS El libro de Hechos de los Apóstoles se escribió porque los apóstoles actuaron. Ningún cnstIano del Nuevo Testamento se limitó a la meditación religiosa. Los místicos normalmente llegan a creer en enseñanzas erróneas. Los apóstoles eran activistas. El Rev. Smith Wigglesworth tenía razón: "El libro de Hechos de los Apóstoles se escribió porque los apóstoles actuaron". Ellos no visitaban altares, ni guardaban reliquias de santos. Estaban en contacto con Dios de una manera vital, a través del Espíritu. Buscaban a Dios directamente, no a través de los santos y sus huesos. Toda la vida cristiana es "en el Espíritu". Por el Espíritu el Hijo de Dios fue ungido. Esto estableció un patrón. El pasó su tiempo haciendo buenas obras porque había sido ungido con el Espíritu; nuestra experiencia debería ser la misma. A nosotros, como a Jesús, se nos ordena que andemos en el Espíritu, que oremos en el Espíritu, que amemos en el Espíritu, que vivamos en el Espíritu, que nos llenemos del Espíritu, que cantemos en el Espíritu, y que tengamos los frutos del Espíritu. La vida que está llena del Espíritu no se nutre bajo condiciones especiales, como en los invernaderos. En Inglaterra, a principios de la expansíon de las ciudades indus- triales, algunos clérigos no aceptaban las parroquias a las que asistían empleados que no se aseaban porque decían que el ambiente echaba a perder la "espirituali- dad". El Espíritu hace que los creyentes sean individuos fuertes en todas las situa- ciones. Llevan una primavera perpetua en sus almas y están pre- parados para tiempos fríos como se preparan las casas contra las tempestades invernales.
  46. 46. DIOS HA CONQUISTADO EL TERRENO 49 Los apóstoles descubrieron una nueva ene~rgía, una nueva fuerza dentro de ellos mismos, un poder que operó en su debilidad y que los llevó a un mundo pagano y brutal a demoler instituciones de idolatría y cambiar la historia. Ese es el sello verdadero de la vida llena del Espíritu. Esto está sucediendo hoy día. Una nueva era de persecución está poniendo a prueba a la iglesia a través de todo el mundo. Aunque es posible que tengamos que dar nuestras vidas físicas, estamos demostrando que el bautismo del Espíritu nos hace más que vencedores.
  47. 47. CAPITULO 3 LA UNCION La unción del Espíritu Santo es totalmente bíblica. Todos los que sirvieron a Dios en el Antiguo Testamento tenían que ser ungidos. En el Nuevo Testamento, esa unción fue reemplazada por el Espíritu Santo y es para todos los creyentes. En primer lugar, la unción es uno de los sinónimos del bautismo en el Espíritu. Por años hemos cantado el Salmo 23: "Unges mi cabeza con aceite". Un estudiodice que en tiempos del Antiguo Testamento se creía que el ungir las cabezas de las ovejas con aceite traía protección. Pero la unción del Espíritu, o el bautismo del Espíritu, es mucho más que una simple medida de protección. Se refiere a la unción del Espíritu l. Veamos que podemos aprender en la casa de Simón el fariseo. Vemos allí a Jesús quejándose con palabras similares a las que aparecen en el Salmo 23. El le dice a su anfitrión: "No ungiste mi cabeza con aceite" (Lucas 7:46). Jesús estaba comparando las acciones de Simón con las de una mujer desconocida. Esa mujer había derramado aceite perfumado sobre los pies de Jesús y se los había besado, pero Simón no había hecho nada parecido. En aquella sociedad, era común darle la bienvenida a un invitado ungiéndolo con aceite y besándole las dos mejillas - todavía se sigue esta tradición en el oriente. Simón había sido demasiado informal, no le había mostrado respeto a Jesús.
  48. 48. 52 MANIFESTACIONES PODEROSAS La undón social de los invitados era para impartirles un olor agradable y mejorar su apariencia - dando brillo a sus rostros (Salmo 104:15). Un rostro brillante y reluciente de aceite era considerado admirable en aquellos tiempos. Se ponían conos de aceite perfumado sobre las cabezas de los invitados para que cuando tuvieran calor el aceite se derramara sobre sus caras y su ropa, llenando la atmósfera de un olor agradable. El aceite que usó la mujer para ungir a Jesús era muy caro. María también ungió a Jesús. Su ungüento era de nardos, una preparación muy rara y muy preciosa de nardos traídos del norte de la India. Era un ungüento de gran valor, con una prepara- ción secreta. Se vendía en un recipiente largo de alabastro; podía conservarse por años y su calidad y valor aumentaban con los años. Se han encontrado muchos de estos recipientes en zonas arqueológicas. Los recipientes llenos de ungüento eran una in- versión, un tesoro familiar. La fragancia del ungüento que derramó María era tan rica que llenó toda la casa, según nos cuenta la Biblia. Fue un sacrificio tremendo, una acción extraordinaria mostrando un gran amor. Esto nos habla del amor de Dios a través de Jesús que nos trae el regalo inigualable de la unción del Espíritu. La unción no es una experiencia barata, sino lo mejor de Dios. El ingrediente más común en los ungüentos cosméticos era la mirra, que era extraída de una sustancia producida normalmente por un pequeño árbol llamado commiphora myrrha nees. Frecuentemente leemos acerca de este ungüento en la Biblia. La joven que Salomón amaba tenía dedos que derramaban mirra de olor dulce. Salomón mismo vino del desierto "perfumado con mirra e incienso" (Cantares 3:6). Parte del tratamiento para la presentación de Ester ante el rey Asuero fue "seis meses con óleo de mirra" (Ester 2:12).
  49. 49. LA UNCION 53 Todos los reemplazada por el Espíritu Santo y es para todos los creyentes. que sirvieron a Dios en el Antiguo Testamento tenían que ser ungidos. En el Nuevo Testamento, esa unción fue El valor de la mirra fue demostrado cuaIl- do los reyes la trajeron al niño Jesús comO un regalo especial. La gente cargaba mirra en su ropa. También se usaba de manera medicinal, como narcótico; por eso fue que. Jesús la rechazó en la Cruz. La unción del aceite se originó cuando los sacerdotes, al ser ordenados para servicio, recibían una unción con un óleo especial. Esta costumbre fue descrita en Exodo 30 y el aceite era usado sólo para el Tabernáculo de Dios y para sus sacerdotes. Se ungía también a los reyes. Algunos estudios dicen que también se ungía a los profetas, pero en realidad, ninguno fue ungido. Ellos nunca fueron separados para ser profetas como si eso fuera un oficio, como el de ser rey o sacerdote. Ellos eran hombres de Dios independientes, no seleccionados por la sociedad. Dios los escogió y les dio la verdadera unción del Espíritu. Nadie escogió a los profetas. Eran hombres de Dios. Por mandato divino Elías debió ungir a Eliseo pero no lo hizo. Dios mismo ungió a Eliseo con el Espíritu. La unción verdadera viene siempre de Dios. Era común llamarle al Espíritu de Dios por el nombre del profeta - el espíritu de Moisés o el espíritu de Elías - como una distinción personal. El espíritu de Moisés sería puesto sobre los ancianos de Israel, y Eliseo deseaba una doble porción del espíritu de Elías. El Espíritu se identificaba con el profeta, y cuando Dios unge a los creyentes hoy día lo hace con "el espíritu de los profetas" o "el espíritu de profecía".
  50. 50. 54 MANIFESTACIONES PODEROSAS Antes del Día de Pentecostés, los sacerdotes eran ungidos y cargaban sobre su persona fragancias, pero desde el Día de Pe'ltecostés, los creyentes harl llevado el espíritL. de Jesús. La unClOn verdadera viene siempre de Dios. Los aceites, ungüentos y óleos eran derramados sobre los sacerdotes y reyes de una manera simbólica, señalando que el Espíritu de Dios había decidido descansar sobre ellos. Dios originaba esta acción, así que eran llamados "los ungidos del Señor" y "los ungidos de Dios" - especialmente Cristo (el "Mesías" o "el ungido"), "el ungido de Dios". Hoy día, entre los creyentes, la unción es un acto soberano de Dios. Los discípulos y los apóstoles nunca fueron ungidos con aceite. En el Nuevo Testamento, los cristianos recibían el Espíritu por su servicio. Nunca se derramó aceite sobre Jesús, excepto el que derramó aquella mujer, preparándolo para su entierro, como El dijo. Antes del Día de Pentecostés, los sacerdotes eran ungidos y cargaban sobre su persona fragancias, pero desde el Día de Pentecostés, los creyentes han llevado el espíritu de Jesús. "y les reconocían que habían estado con Jesús" (Hechos 4:13); la unción verdadera había llegado. En el Nuevo Testamento, se conservó la unción con aceite solo para la sanidad de los enfermos (Santiago 5:14). Nuestra unción fluye de la unción de Cristo, y la recibimos sólo de El. "Porque de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia" (Juan 1:16). A Juan el Bautista le fue revelado que "sobre quien veas descender el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo" (Juan 1:33). Juan identificó la fuente, Jesucristo, el que podía dar y el que tenía autoridad para dar.
  51. 51. LA UNCION 55 Podemos orar e imponer nuestras manos sobre la gente para que reciban el bautismo del Espíritu, como lo hicieron los apóstoles (Hechos 8:17), pero debemos darnos cuenta de que un hombre no puede dar su unción a otro. La unción viene de la plenitud de Cristo, no de la plenitud de otra persona. Yo deseo que mi unción venga de Dios, no que sea de segunda mano. Dar la unción a otro, aunque sea con un efecto temporal, no tiene base bíblica. Viene de "su plenitud" como un flujo constante. Sólo El bautiza. Las bendiciones de Dios pueden fluir de diferentes maneras a través de nuestras vidas como ríos de agua viva que provienen de Cristo, pero no podemos hacer lo que Jesús hizo - impartir el Espíritu. Las vírgenes de la Biblia que se rehusaron a compartir su aceite fueron llamadas sabias (Mateo 25:7-10). Sin embargo, la palabra unción hoy día tiene un significado más amplio entre los creyentes. Es una palabra que significa una bendición general. Cuando alguien ofrece traer "una unción" imponiendo sus manos sobre nosotros no debemos rehusamos. Bíblicamente no existe una unción, sólo existe la unción. Pero no debemos ser muy exigentes acerca del uso de la palabra, sólo que se esté trasmitiendo una teología errónea o un sentido demasiado exclusivo. Algunos piden "unción" cuando en realidad están pidiendo ayuda y fuerza. Una vez, por dirección divina, me encontraba muy lejos de mi hogar mirando fijamente una casa en Clapham, Londres. Había allí un letrero que decía George Jeifreys, el nombre de un predicador británico. Era el evangelista más importante, según algunos, desde John Wesley. Jeffreys llenaba los auditorios más grandes a pesar de que muchos se oponían a su ministerio. Fue pionero en la predicación de que Jesús salvaba, sanaba, bautizaba y regresaría como rey. Me parecía increíble, acababa de leer uno de los libros de ese hombre. ¿De verdad sería su casa?
  52. 52. 56 MANIFESTACIONES PODEROSAS Me atreví a tocar; desde dentro, escuchó mi voz y me invitó a pasar. Allí oró por mí, y sentí como el manto de Dios me cubría (como dice la Biblia). Dios escuchó la oración de ese hombre. Aunque yo ya había recibido el bautismo del Espíritu - había sido "ungido" - Dios hizo algo que me es difícil explicar. Yo sé que el contacto con George Jeffreys y su oración por mí tuvieron un efecto especial; sentí que Dios me equipaba y me daba una nueva energía para servirle. Ese mismo día yo había abandonado la escuela bíblica de Swansea para empezar a servir a Dios a tiempo completo. Dios me había llamado a su obra, y ahora esta nueva experiencia parecía cubrirme totalmente. David fue ungido por Samuel como rey; David entendió que él era el ungido de Dios. Después, los ancianos de Israel también lo ungieron, reconociendo que él había sido escogido para ser su rey. No debemos esperar una unción cada vez que venga un evangelista o maestro especial. Yo la recibí de pronto, después de sentir el llamado de Dios, cuando conocí a ese hombre que había sido llamado a la misma obra. Era como Eliseo siguiendo a Elías. Algunas experiencias que podríamos llamar unciones (por no encontrar otra palabra), podrían ser confirmaciones de Dios acerca de un llamamiento especial - el de los ancianos de Israel, de David y de Eliseo. Algunos tienen esta experiencia al escuchar a otro hombre de Dios; sienten que Dios los lanza a obras de "miembros más honorables" (como les llama Pablo en 1 Corintios 12:23-24). A George Canty, mi ca-escritor, le indignaban ciertos métodos de algunos evangelistas sanadores y criticaba sus actividades. Dios llevaba ya tiempo presionando a George: "¿Dónde están todos tus milagros?" Un día al estar sentado escuchando a un evangelista que apenas presentaba su cita bíblica, George Canty sintió una elevación espiritual desconocida. Sabía que haría lo
  53. 53. LA UNCION 57 que el predicador hacía: sanar a los enfermos. La impresión fue tan fuerte que tuvo que mirar a su alrededor para cerciorarse de que el edificio era real, porque parecía una visión transcendental. A partir de ese momento, él supo que había cambiado. Somos ungidos y escogidos al mismo tiempo. Los UlllCOS escogidos eran personas seleccionadas para participar en una obra particular, como sacerdotes o reyes. No era sólo una experiencia emocional de placer. La unción no significaba que se hubiera logrado un nivel especial de santidad. La unción era dada sólo para equipar y condicionar a gente normal para servir a Dios. La unción no estaba disponible fuera del servicio. Hoy día, la unción es para todos los creyentes, para todos lo que sirven - somos "un sacerdocio al servicio del rey" (1 Pedro 2:9). Nate cuidadosamente que la unción no es un placer emocional, sino que aparece en las actividades de servicio. David no supo que había sido ungido por Dios hasta tanto se enfrentó a Goliat y le venció. Sansón se volvió fuerte sólo cuando entró en acción para Dios. Luego bajó el Espíritu de Dios sobre él (Jueces 14:6). El hombre fuerte no siente su fuerza cuando está sentado - sólo cuando se esfuerza. EL HOMBRE UNGIDO DE DIOS Ahora tomemos en consideración otros aspectos. Debemos recor- dar que la unción era como un perfume. El Nuevo Testamento (Hebreos 1:8-9) cita al Antiguo Testamento (Salmo 45:6-7) refi- riéndose a Cristo. Es interesante notar que el versículo 8 del sal- mo dice: "Mirra, aloe y casia exhalan todos tus vestidos". La casia venía del lejano oriente. Israel probablemente la obtenía de co- merciantes que pasaban por el desierto. Esta proporcionaba una fragancia distintiva asociada solamente con el templo de Dios y sus sacerdotes - evocaba pensamientos sobre Dios.
  54. 54. 58 MANIFESTACIONES PODEROSAS Hoy día, la unción es para todos los creyentes, para todos lo que sirven - somos "un sacerdocio al servicio del rey", Las Escrituras le llaman a Jesús el Ungido de Dios. "Simón Pedro le respondió: 'Tú eres el Mesías, [el Ungido] el Hijo del Dios viviente'" (Mateo 16:16). El era el Cristo. Así como Jesús era el hijo exclusivo de Dios, también había sido ungido de manera exclusiva. "Cristo" viene del griego christos que traducido al hebreo significa "Mesías" (o ungido). Todo lo que representaban las unciones del tabernáculo y de los sacerdotes se cumplió en Jesús. El es nuestro sacerdote-rey. "Mirra, aloe y casia exhalan todos tus vestidos" (Salmo 45:8). El llevaba la pureza y el olor del cielo, esa belleza evocativa y sutil que lo señala como El Ungido, distinguiéndolo de todos los demás. El atraía a la gente, no sólo por su "carisma" en el sentido popular, sino por su amor; caminaba en una atmósfera de su propia santidad que la gente nunca había percibido antes. Podríamos decir que Cristo fue un recipiente de alabastro, roto por nosotros en la Cruz, que ahora llena al mundo de su fragancia. Las Escrituras nunca condenan la belleza personal. El orgullo, la falta de modestia, el vestido provocativo y coquetear desvergon- zadamente sí son condenados. Dios hace a las personas hermo- sas y no espera que nos unamos al culto de los feos empeorando nuestro aspecto físico. No creo que a Dios le complaciera que los "santos" de los primeros siglos presumieran de tener el pelo y la barba llena de piojos. Tampoco creo que le causara placer que las monjas presumieran de que sus pies nunca tocaban agua ex- cepto al cruzar los ríos. Dios no le da un honor especial a los que se visten fuera de la moda, tristes y monótonos. Así no ganamos su favor. El crea cosas hermosas, desde la gloria del amanecer y la majestuosidad del atardecer, hasta la aterciopelada oscuridad de la noche estrellada. El habita en la luz de la puesta del sol.
  55. 55. LA UNCION 59 Los medios y la habilidad de crear algo hermoso provienen de El. Las Escrituras dicen que El hizo "todo hermoso en su tiempo" (Eclesiastés 3:11). "Que la hermosura de Dios esté sobre nosotros" (dice una traducción del Salmo 90:17). Eso es la unción. "La hermosura de su santidad" no permite el orgullo. El orgullo es como "moscas muertas" que causan mal olor en el óleo (Eclesiastés 10:1). Según Isaías 64:6, nuestros esfuerzos por la santidad (si son esfuerzos con orgullo) son sólo "trapos de inmundicia". Producen una actitud de juicio y condenación hacia aquellos que tienen, según nosotros, reglas menos estrictas. Nos damos aires de superioridad espiritual, siendo desagradables, estrictos y negativos. La vida llena de legalismo tiene la misma probabilidad de producir los frutos del Espíritu, que el hielo ártico de producir orquídeas. ¿Las dádivas o el dador? Es absolutamente necesario comprender que el Espíritu es una persona y no una cosa. El Espíritu no es una fuerza impersonal o una electricidad espiritual. La unción de Dios no es sólo poder o dones, sino el Espíritu mismo. A los primeros creyentes de la época moderna que hablaron en lenguas se les llamó "la gente de lenguas2 ". Los evangélicos británicos famosos, como Meyer, Margan, Anderson, Scroggie y otros, se oponían a tal experiencia. Todavía los recordamos. Fueron hombres que vivieron entregados al servicio de Dios, no a las sensaciones. Buscaban al dador y no sus dones. Deseaban conocer mejor a Cristo y ser como El. No buscaban poder por el simple hecho de tener poder. Su deseo diario era tener "la misma manera de pensar que tuvo Cristo Jesús, el cual ... hizo a un lado lo que le era propio, y tomando naturaleza de siervo ... y por obediencia fue a la muerte" (Filipenses 2:5-8). Muchos murieron por su entrega a Dios.
  56. 56. 60 MANIFESTACIONES PODEROSAS La vida llena de legalismo tiene la misma probabilidad de producir los frutos del Espíritu, que el hielo ártico de producir orquídeas, Cuando Jesús sanó a los enfermos no usó sólo un poder electrificante sino usó el poder conquistador de su amor. Sanó a los enfermos con "sus llagas" (Isaías 53:5) Dios nunca ungió - ése era el secreto de su unción. Sanó a nadie dos veces, manos paralizadas aunque provocó que algunos lo quisieran matar. Arriesgó todo y estuvo dispuesto a todo, incluso a morir en la cruz, por aquellos que sufrían. El dolor y el ministerio de sanidad están enlazados de una mane- ra extraña. Si estamos dispuestos a "tomarparte en sus sufrimien- tos" (Filipenses 3:10), entonces sentiremos la misma unción de amor que Cristo sintió. Si sentimos compasión de todo corazón, olvidándonos de nosotros mismos y sacri- ficando todo por los afligidos como lo hizo Jesús, entonces nos identificaremos con los que sufren, compartiremos su pesar y ali- viaremos su dolor. Debemos estar someti- dos "a las mismas pruebas" (Hebreos 4:15) a que se sometió Jesús; debemos darnos cuenta de que "si una parte sufre, todas las partes sufren". Haciendo esto, menos personas regresarán a sus casas enfermas. N o conozco ninguna cosa más profana que sanar a los enfermos en el nombre de Jesús para enriquecer- se, hacerse famoso o ejercer gran poder. ¿UNA NUEVA UNCION? Ya hemos establecido que Dios nunca ungió a nadie dos veces. David fue ungido por Dios a través de Samuel, y después fue ungido por los ancianos de Israel confirmando su autoridad de rey y su unción divina. Jesús fue ungido por Dios. Después hubo mujeres que derramaron aceite sobre El, pero esto fue en preparación para su entierro, una parte muy especial de su
  57. 57. LA UNCION 61 El poder verdadero de Dios sólo viene con el Espíritu; El revela el amor y la gracia de la vida de Cristo. servicio al Padre y a la humanidad. Aparte de estos ejemplos, los sacerdotes y reyes eran ungidos sólo al inicio de sus llamados. Algunos piden una nueva unción y un nuevo Pentecostés. Pero el concepto de "otro" o "nuevo" - como si el original se hubiera desvanecido - no va de acuerdo con los comentarios sobre el Espíritu en el Nuevo Testamento. La unción se renueva en sí - nos renueva a nosotros, nosotros no la renovamos. El es el Espíritu de 10 nuevo. "¡El permanece, Aleluya, El permanece en míl" así como Cristo prometió. La Primera Epístola de Juan 2:27 dice que la unción que hemos recibido de El permanece en nosotros. En Exodo 40:15 podemos leer: "Derrama aceite sobre ellos ... para que sean mis sacerdotes'~ Segunda de Samuel 1:21 habla de "escudos de los héroes"que fueron ungidos para la batalla, y el capítulo ocho de Levítico nos habla de una unción para servir con sacrificio y santidad. Podemos imponer las manos sobre nuestros amigos y orar para que Dios les dé fuerza y los bendiga, pero no debemos suponer que podemos llenarlos del Espíritu una y otra vez, como si el primer bautismo en el Espíritu hubiera desaparecido. ¡El Espíritu no se evapora! Si vamos a hacer la obra que Dios nos ha encomendado, la unción per- manecerá sobre nosotros sin disminución. Es el mismo patrón con relación a la "vida eterna" - la recibimos minuto tras minutO, como una cascada alimentada por un río. La fuerza de Jesús fluye cuando trabajamos en su nombre. La unción no nos hace conspicuos como José en su abrigo de muchos colores. Recuerdo un comercial de televisión en que una señorita, que tenía la nariz congestionada por estar enferma de gripe, se ponía grandes cantidades de perfume porque no podía
  58. 58. 62 MANIFESTACIONES PODEROSAS olerlo. Al llegar su amado, el olor eratan fuerte, que éste se cayó al suelo. Los humanos deseamos grandes poderes que tengan impacto y que todos sientan. Juan el Bautista llevaba ropa conspicua y dura y comía alimentos peculiares. Esto le indicaba a las personas que él era un profeta de Dios. Jesús no hizo nada de eso. El vestía de manera inconspicua y comía todo 10 que le servían. Muchos se maravillaban de la presencia de Jesús, pero no fue por sus demostraciones de gran poder. Fue por su gran amor por los hombres y las mujeres. Por eso se arrodillaban y le adoraban. Nosotros somos pecadores, estamos limitados, y aunque no somos dignos de ser templos del Espíritu, pero sí somos. Nos maravillamos y le adoramos. Cuando el Espíritu entra con todo su poder a habitar en nosotros, el aceite, las manos o cualquier cosa que esté sobre nuestra piel son sólo símbolos de su presencia. Además de la unción, como hemos dicho, existen otros símbolos del Espíritu. Pero tenemos una razón especial para examinar cuidadosamente la unción. Lo que estamos tratando de enseñarle por medio de este libro no puede ser aprendido como cuando estudiamos para un examen, sino que debe penetrar en el corazón y manifestarse a través de nuestras vídas; tienei que echar raíz y producir fruto (Isaías 37:31). Pablo escribió a los filipenses acerca de la hermosura de la humildad de Cristo, y mencionó a dos mujeres que estaban en disensión, Síntique y Evodia. Luego, con mucho tacto agradeció a los filipenses su reciente amabilidad describiéndola como "un aroma dulce"- en griego, euodía, como una pequeña insinuación a Evodia misma (Filipenses 4:2).
  59. 59. LAUNCION 63 El Espíritu vive dentro de nosotros pero se expresa en el exterior. Las manifestaciones físicas son indicaciones de la fuente espiritual. Desear el poder sólo para presumir es odioso y corrupto, no fragante. El poder verdadero de Dios sólo viene con el Espíritu; él revela el amor y la gracia de la vida de Cristo - ''Amar a los duros de corazón para que puedan también disfrutar del amor de Dios 3".
  60. 60. CAPITULO 4 COMO APARECIERON LOS OONES A hora debemos analizar cómo es que los dones del Espíritu .1"".santo se encuentran disponibles para nosotros hoy día. Antes que nada, tengamos algo en cuenta: la percepción del baustismo del Espíritu Santo y sus dones ha sido manchada por los mé todos y práctices de algunos predícadores. Por esta razón es necesario estudiar un poco más lo que dice la Biblia al respecto. Los dones no son trucos, técnicas, no habilidades que podemos aprender copiando de las experiencias de otros. Dios está derramando su Espíritu Santo, y necesita que imitemos sus dones. No es cosa de aprender la manera correcta y luchar por obtener los dones como premios. Los dones no son sólo para los atletas espirituales. Si fueran premios que tuviéramos que ganar, no serían dones (regalos). Los dones son para los que están en el reino de Dios pues es allí donde pertenecen. Las bendiciones de Israel fueron parte del pacto con la nación de Israel. Jesús trae maravillas a la nación de los cristianos: "Pero si por el dedo de Dios echo yo fuera los demonios, ciertamente el reino de Dios ha llegado a vosotros" (Lucas 11:20). El "dedo de Dios" es el Espíritu Santo, como nos dice Pedro: "como Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de

×