«El concepto de Joel Comiskey de ‘G-12.3’ puede ser lo que Dios utilizará para ayudarle a usted
y a su iglesia para alcanz...
«En este libro Joel Comiskey introduce la siguiente pieza importante de diálogo con respecto a la
iglesia celular de G-12:...
DE DOCE A TRES
Cómo aplicar los principios de G-12 en su iglesia
2002 Editorial CLIE para la Versión Española
Publicado or...
CONCLUSIÓN
APÉNDICE:
EJEMPLO DE LECCIONES DE G-12
NOTAS FINALES
ÍNDICE
PRÓLOGO
Cuando David Yonggi Cho era un pastor joven...
organizado sobre un «Principio de Doce», fue desarrollado principalmente con la ayuda de César
Fajardo y de su esposa. Est...
 El modelo de G-12 proporciona relaciones a largo plazo y entrenamiento para el
liderazgo.
 La evangelización es la form...
Mi Evolución con los Principios G-12
Mi comprensión del sistema de G-12 ha evolucionado desde que escribí el último libro;...
 G-12: un equipo de líderes celulares. Yo le animaría, de hecho, a usar el término «reunión
del equipo» o «grupo de líder...
La estrategia de G-12 ha llegado a ser una herramienta poderosa para refinar la iglesia
celular en todo el mundo. El creci...
tal como se practica en MCI. CCG también ha modelado su entrenamiento para el liderazgo
siguiendo el de MCI en Bogotá. Tie...
Cuando el pastor Castellanos reflexionaba, sin embargo, reconoció que el primer sistema
tenía que ser puesto a punto porqu...
Como dijo Larry Kreider: «Debemos orar fervorosamente que nuestras visiones y metas
sean originadas por el Espíritu Santo,...
El diccionario describe un principio como «una ley o suposición subyacente importante
requerido en un sistema de pensamien...
 Los líderes de las células promovidos a posiciones de liderazgo más altos basados en el
éxito anterior.
 Un sistema de ...
He descubierto que la confusión más común en la estrategia de G-12 es cómo relacionar
los grupos de G-12 con los grupos ce...
 Que se tenga que reunirse en una casa (muchas células se reúnen en el trabajo, el campus
universitario, un café, etc.).
...
La Célula es abierta y evangelística. Puede tener cualquier número de personas en él, y
siempre debe estar creciendo y mul...
modo que es bastante fácil tener la segunda reunión (también podría ser antes). Esto hace
innecesaria una “segunda vez”.»6...
¿El sistema de G-12 en el Centro de Vida Cristiana Liverpool es perfecto? No. ¿De una
forma práctica y creativa demuestra ...
número de discípulos en la iglesia hoy día, es necesario que toda la Biblia sea testigo de esta
práctica. Yo no encuentro ...
2. Un supervisor celular o un adiestrador celular sería más eficaz cuando él o ella sigue
dirigiendo un grupo celular. Not...
Aunque el número tres es importante en la Biblia, reunir a tres líderes celulares en un G-3
no abre la puerta a una bendic...
cuidado directamente por el líder de la célula madre. Esto pondría al cuarto líder celular en la
posición de un nieto del ...
relaciones, la continuidad y la autoridad. Es también un testimonio a todos los demás que el
liderazgo de alto nivel es un...
EL EQUIPO DE LIDERAZGO DE G-12 DEL PASTOR TITULAR
Recoja un Grupo de G-12
Si ya hay varios pastores en el personal, el pas...
sobre todo a las personas claves de su G-12. Debe cambiar de manejar la máquina de la iglesia
para mentorizar a los lídere...
sus necesidades, mientras espera que su equipo a su vez sea responsable ante los líderes bajo el
cuidado de ellos.
La ense...
Sobre todo, declara de numerosas maneras que el ministerio celular es tan importante que
incluso el pastor titular está de...
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
De12 a 3 - Joel Comiskey
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

De12 a 3 - Joel Comiskey

123 views

Published on

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
123
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

De12 a 3 - Joel Comiskey

  1. 1. «El concepto de Joel Comiskey de ‘G-12.3’ puede ser lo que Dios utilizará para ayudarle a usted y a su iglesia para alcanzar una gran cosecha. Ese es el deseo del autor. Celebre conmigo su claridad y recomendaciones.» Ralph W. Neighbour, hijo Fundador, Touch Outreach Ministries «Como misionero, he estado esperando este libro. Es un enfoque contextual del G-12, y será un gran recurso para el Movimiento de la Iglesia Celular.» Laurence Singlehurst Director, Ministerios Celulares del Reino Unido «Nuestra tendencia humana es de pensar que si tan sólo pudiéramos encontrar el modelo correcto para hacer iglesia, entonces tendremos éxito. Más que presentar el G-12.3 como una “fórmula secreta” para seguir, Joel Comiskey proporciona una visión práctica con respecto a la manera eficaz de adaptar los principios de G-12 en lugar de adoptar simplemente un cierto modelo de G- 12. Esta es una ‘lectura obligatoria’ para los líderes que desean implementar la estrategia de G- 12, permaneciendo fieles al mismo tiempo al plan específico que Dios les ha dado para cumplir.» Gerald E. Martín Iglesia Cornerstone y Ministerios Internacionales «Está clarísimo que Joel Comiskey es uno de los pensadores y escritores líderes sobre el Movimiento de las Iglesias Celulares alrededor del mundo. En este libro Joel realiza un trabajo excelente de proporcionar más explicaciones sobre los principios del “modelo de G-12” y de qué manera se pueden aplicar de forma sabia en cada iglesia y ministerio particulares.» Mark Conner Ministro Titular, Comunidad Cristiana Waverly «Para todos los pastores que no pueden ‘adoptar’ el modelo del G-12 de la MCI, aquí hallará un enfoque creativo para adaptar los principios exitosos que han hecho que MCI y otras iglesias sean exitosas. Joel Comiskey cita muchos ejemplos de cómo, en cuanto se implementan estos principios, cualquier iglesia puede experimentar un crecimiento en su discipulado y en la evangelización. El G-12.3 es un modelo muy operable para la América moderna. Yo creo en el “Principio de los Doce” pero sé de mis años de ministerio que debe evolucionar constantemente para quedar al día con lo que Dios está haciendo sobre la tierra mientras surgen nuevas tendencias culturales.» Billy Hornsby Director de la Asociación de Iglesias Relacionadas
  2. 2. «En este libro Joel Comiskey introduce la siguiente pieza importante de diálogo con respecto a la iglesia celular de G-12: los principios. En el capítulo Uno Comiskey establece la necesidad de entender el modelo de G-12 desde sus mismos fundamentos. Este libro ayudará a los lectores a entender los principios de G-12 que se requieren para entender los modelos actuales y para implementar la estructura de G-12 o una modificación del mismo, tales como el G-12.3 de Comiskey.» Bill Beckham Director, Touch Global «Joel Comiskey tiene el verdadero sentir de lo que está sucediendo en las iglesias celulares alrededor del mundo. Él comunica claramente los principios de G-12 y explica cómo hacer que éstos funcionen en varias situaciones locales. Esta guía práctica probará ser invalorable para cualquier estrategia G-12.» Larry Kreider Director, Comunidad Cristiana Internacional DOVE «Dios ha obrado a través de Joel Comiskey para ayudar a muchos pastores de las iglesias celulares en todo el mundo. Los pastores en Corea han sido iluminados y han adquirido sabiduría por medio de los libros de Joel. Estuve esperando este nuevo libro durante mucho tiempo – ¡todos los pastores de las iglesias celulares deberían recibir este libro! Ruego que la visión G-12.3 tal como es presentado aquí edificará y multiplicará el reino de Dios en todas partes.» Paul Jeong Presidente, Touch Corea DE DOCE A TRES Cómo Aplicar los Principios de G-12 en Su Iglesia Por Joel Comiskey Editorial CLIE Galván 113 08224 TERRASSA (Barcelona)
  3. 3. DE DOCE A TRES Cómo aplicar los principios de G-12 en su iglesia 2002 Editorial CLIE para la Versión Española Publicado originalmente por TOUCH Publications con el título: «FROM 12 TO 3» How to apply G-12 principles in your church Copyright 2002 by Joel Comiskey Traducción: Edmundo Goodson Todos los derechos reservados. Se prohibe la reproducción de cualquier parte de este libro, el almacenamiento en cualquier sistema, o su trasmisión en cualquiera de sus formas, sea electrónica, mecánica, por fotocopia, grabación, u otro medio, sin el permiso previo por escrito de la editorial. Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la Santa Biblia, Versión Reina-Valera 1995, de las Sociedades Bíblicas Unidas. Usada con permiso. CONTENIDO PRÓLOGO INTRODUCCIÓN SECCIÓN I: EL SENTIDO DEL SISTEMA DE G-12 CAPÍTULO 1: ¿LOS PRINCIPIOS DE G-12 O EL MODELO DE G-12? CAPÍTULO 2: EQUIPOS DE LÍDERES CAPÍTULO 3: DE DOCE A TRES CAPÍTULO 4: G-12 DESDE ARRIBA CAPÍTULO 5: ENTRENAMIENTO EN EL SISTEMA DE G-12 SECCIÓN II: PRINCIPIOS DE PODER EN LA ESTRATEGIA DE G-12 CAPÍTULO 6: EDIFICANDO FUERZA EN LA ORACIÓN CAPÍTULO 7: LOGRANDO UNA VISIÓN CONTAGIOSA CAPÍTULO 8: PESCADO EN LA RED SECCIÓN III: LO BÁSICO DEL MODELO DE G-12 CAPÍTULO 9: LAS REDES DEL G-12 CAPÍTULO 10: LA REUNIÓN DEL EQUIPO CAPÍTULO 11: PERMANENCIA DEL G-12 SECCIÓN IV: IMPLEMENTACIÓN DE G-12.3 EN DIFERENTES ETAPAS CAPÍTULO 12: G-12.3 EN LA PLANTACIÓN DE LA IGLESIA CELULAR CAPÍTULO 13: TRANSICIÓN A LA ESTRUCTURA DE G-12
  4. 4. CONCLUSIÓN APÉNDICE: EJEMPLO DE LECCIONES DE G-12 NOTAS FINALES ÍNDICE PRÓLOGO Cuando David Yonggi Cho era un pastor joven, Dios le dio la visión de comisionar a los creyentes coreanos para que llegaran a ser líderes de los grupos celulares. Fue el creador de varios modelos de la iglesia celular a través de muchos años de intentos y de errores, tropezando con dificultades hasta que encontró el mejor modelo para Corea. Entonces sus células se duplicaron vez tras vez. Actualmente, el pastor Cho pastorea la iglesia más grande del mundo y sostiene misioneros en toda la tierra. El crecimiento fenomenal que experimentó la Iglesia del Pleno Evangelio Yoido vino después de mucha oración, pruebas y una guía dada por el Espíritu. Podemos observar los resultados que IPEY ha tenido porque está ahora en su cuarta década. El crecimiento es principalmente a través de las conversiones. Muchos pastores, entre los cuales me incluyo, siguieron el modelo del pastor Cho de estructurar los grupos celulares como las «Comunidades Cristiana Básicas.» El modelo coreano se llama la estructura «Cinco por Cinco» para manejar los grupos celulares. Yo lo aprendí y lo apliqué en Singapur, donde trabajé con la Iglesia Bautista Comunidad de Fe y lo vi crecer de alrededor de 600 miembros a más de 7.000 en un período de cinco años. La vida celular de la IBCF fue muy diferente de la de las células en IPEY. Los miembros celulares en IPEY se enfocaban en el estudio bíblico y el pastor Cho enseñaba las «lecciones» para los mismos líderes celulares. IPEY añadía la comunión y la evangelización a las reuniones celulares, y era apropiado para la cultura coreana. En IBCF, la enseñanza bíblica tenía lugar durante nuestros cultos dominicales y las reuniones de los grupos celulares se concentraban en la edificación. Los sistemas para manejarlos eran iguales, pero la vida celular era diferente. Nuestra tasa de conversiones era de cinco personas por día, mes tras mes. Dion Robert, el pastor titular de la Iglesia Bautista Obras y Misión en la Costa de Marfil escuchó una lectura del libro del pastor Cho, «Más Que Números», captó los principios y formó sus células en una cultura africana que está repleta de posesión demoníaca animista. En esta cultura se requiere que los grupos celulares ministren a las profundas necesidades de la gente endemoniada. En veinte años el pastor Robert hizo que creciera su iglesia hasta más de 120.000 miembros. A diferencia de las iglesias en Corea y Singapur, su complejo central de edificios incluye una clínica abierta las 24 horas del día para echar fuera demonios. Su estructura administrativa no se asemeja en nada a la del pastor Cho. Pocas personas han buscado de implementarla aparte de la Costa de Marfil, pero la Iglesia Obras y Misión tiene anexos en Francia, Dinamarca y en otros 18 países. En El Salvador, otro pastor examinó el modelo coreano y lo ajustó a su república centroamericana. En la Iglesia Elim, ellos conducen dos reuniones celulares por semana: una para edificación y otra para la evangelización. El pastor actual es el sucesor del fundador, pero los grupos celulares, manejados por una estructura «Cinco por Cinco», nunca decayeron. Elim ha penetrado toda la nación y se está extendiendo por todo el mundo, con 120.000 personas en la iglesia madre. La estructura celular no fue edificada sobre la poderosa personalidad de un hombre, sino sobre el principio de la capacitación de todos los creyentes para evangelizar. Aunque el pastor Vega discipula sus iglesias cuidadosamente, ellos trabajan mejor en una cultura latinoamericana. En los últimos años, se ha desarrollado otra forma para la supervisión de las células en Bogotá, Colombia. Formado en los corazones de César y Claudia Castellanos, el sistema,
  5. 5. organizado sobre un «Principio de Doce», fue desarrollado principalmente con la ayuda de César Fajardo y de su esposa. Este nuevo modelo ha cautivado a muchas personas en muchos países. Como se informa en este libro, el desarrollo de la Misión Carismática Internacional es uno de barro fresco que está siendo modelado y transformado para recoger la cosecha en una comunidad latinoamericana. El Dr. Comiskey, ha informado sobre el progreso de ese movimiento en este libro. Oramos para que César y Claudia Castellanos reciban las más ricas bendiciones de Dios, a quienes les fueron confiados el «Principio de los Doce.» Es posible que su modelo sea exactamente lo que usted desea y si así fuere, están contentos de llevarle de la mano y de guiarle mientras implementa esta estrategia. Ellos discipulan fuertemente a todos los que tratan de adoptarlo. Recuerde, sin embargo, que por muchos años ellos estaban adaptando, revisando y cambiando la visión tan rápidamente que no querían imprimir lo que estaban haciendo. Cuando el barro está fresco y no está duro por el paso del tiempo, se puede trabajar, darle forma y ajustarlo continuamente. El «Principio de los Doce» es oficial ahora; se están escribiendo libros acerca de los modelos que César y Claudia Castellanos han creado. El Dr. Comiskey, el autor de este libro, ha buscado de tratar con sumo respeto la «iglesia madre» del «Principio de los Doce.» Al absorberlo tras muchos viajes a MCI, él divisó áreas donde debía ser retocado o mejorado para adecuarse al ministerio que él estaba desarrollando en Ecuador. Su presentación, capítulo por capítulo, le da la libertad de adoptar íntegramente el modelo «puro» de G-12, o por otra parte, considerar las maneras en que se puede ajustar para que responda a sus necesidades específicas. Su concepto del «G-12.3» puede ser lo que Dios utilizará para ayudarle a usted y a su iglesia para recoger una gran cosecha. Ese es el deseo del autor. Celebre conmigo su claridad y sus recomendaciones. Dr. Ralph W. Neighbour, hijo. Houston, Texas INTRODUCCIÓN Un pastor que luchaba recientemente con su iglesia celular regresó de una conferencia de G-12, diciendo: «Yo era un hombre ciego sin visión antes de la conferencia. Ahora puedo ver, y lo que veo me emociona; nos estamos esforzando por seguir adelante con lo que Dios ha puesto en nuestros corazones... ¡En Bogotá, ellos creen y se aferran a los valores cien por ciento! Ellos realmente creen que todos tenemos el potencial para ser un líder. Ellos realmente creen que todos podemos ser un padre espiritual.»1 Muchas iglesias están viendo la estructura de cuidado pastoral de G-12 como una brisa de aire fresco. Hay un poder que está al alcance de todos que hace que el ministerio esté donde las personas viven, trabajan, y respiran. La visión de G-12 se está extendiendo. El Centro de Oración Mundial Betania, una de las iglesias celulares más prominentes en EE.UU., ha decidido implementar totalmente el modelo de G-12, y su pastor, Larry Stockstill, es ahora un miembro del grupo de doce internacional de César Castellanos. La Iglesia Bautista Comunidad de Fe en Singapur también se ha decidido a adoptar el modelo de G-12. Durante su conferencia de G-12 en febrero 2002 con el pastor César Castellanos, IBCF oficialmente «desmanteló» la división geográfica de las células según los distritos. Al igual que el Centro de Oración Mundial Betania, ellos están usando ahora un sistema de redes homogéneas. El pastor titular de la Comunidad de Fe, Lawrence Khong, tiene la visión de plantar cien mil células en los próximos diez años. El Pastor Khong también ha llegado a ser un miembro del grupo de doce internacional del pastor César.2 El Pastor Khong dio las siguientes razones para el cambio a la estructura de G-12:
  6. 6.  El modelo de G-12 proporciona relaciones a largo plazo y entrenamiento para el liderazgo.  La evangelización es la formación de discípulos, no simplemente un evento de una vez.  Los grupos homogéneos son más fuertes que los grupos geográficos.  Todas las personas pueden dirigir un grupo celular. El Pastor Colin Dye, pastor de la Iglesia Kensington Temple de diez mil miembros en Londres, Inglaterra, está totalmente comprometido con la estrategia de G-12. Él cree que todas las iglesias deben seguir la visión de G-12.3 Él dice: «Representa para nosotros hoy la restauración de la verdadera autoridad apostólica y gubernamental y la eficacia espiritual al cuerpo de Cristo en la tierra.»4 Es muy probable que su iglesia también necesita un buen despegue. Creo que usted puede poner a punto su visión de la iglesia celular con la estrategia de G-12. Pero mi propósito es que este libro sea algo más que un arreglo rápido para salir del apuro. Mi oración es que clarifique las áreas confusas y que le ayude a tomar el próximo paso en su transición hacia la iglesia celular. ¿POR QUÉ OTRO LIBRO SOBRE G-12? Mi primer libro, «Grupos de Doce: Una Nueva Manera de Movilizar a los Líderes y Multiplicar los Grupos en su Iglesia», describía lo que estaba pasando en la Misión Carismática Internacional en Bogotá, Colombia. Desarrolla minuciosamente los principios claves del modelo de G-12, y lo que las iglesias están haciendo para aplicar esos principios. Mi recomendación es que se lea mi primer libro sobre G-12 si se quieren entender los fundamentos del tema. Este libro actual lo llevará más allá de aquel. El propósito de este libro responde a dos razones principales. El Primer Libro Era Más Descriptivo El primer libro era un estudio en profundidad de MCI en Bogotá, Colombia. Los primeros seis capítulos describían la visión de MCI, sus valores, los grupos celulares, el sistema de G-12, la ruta de entrenamiento y el éxito en la multiplicación.5 Ahora escribo este libro porque algunos no leyeron más allá de la descripción y pensaron que se estaba recetando el modelo de MCI, cuando la realidad es que yo estaba estimulando la aplicación de los principios que se enfatizaban en la segunda parte del libro. Algunas personas sentían que yo estaba promoviendo la necesidad de adoptar todo el paquete de G-12. Considere la respuesta que recibí de una persona a mi primer libro de G-12: Hace aproximadamente seis años, nuestra iglesia se cambió del MBP (modelo basado en programas) hacia las células e implementó el modelo 5X5. Después de luchar con ese formato, nuestro pastor empezó a buscar algo más para nosotros. Él animó a los líderes celulares para que leyeran su libro y después ese «sistema» fue adoptado exactamente como está en la primera mitad del libro, y los líderes lucharon para llevar nuestras células en esa dirección... Los primeros seis capítulos de su libro describen cómo MCI está organizado y el resto de su libro proporciona el conocimiento sobre lo que se puede aprender de MCI y cómo aplicarlo en otros lugares (los principios)... ¿Cuántas personas conoce usted que leyeron únicamente la primera mitad de las instrucciones y piensan que ya dominan el tema?6 Este libro no estará describiendo a MCI o cómo implementar exactamente su modelo. Muchas iglesias ya están haciendo eso. Este libro está diseñado para ayudarle a implementar los principios de orientación de G-12 en su situación particular.
  7. 7. Mi Evolución con los Principios G-12 Mi comprensión del sistema de G-12 ha evolucionado desde que escribí el último libro; he aprendido tantas lecciones nuevas y prácticas desde entonces que me sentí obligado a escribirlas. Mi viaje hacia la comprensión del modelo de G-12 comenzó primero en 1975, cuando empecé a dirigir mi primer grupo celular. Todas las semanas, los amigos y la familia se reunían para aplicar las Escrituras. En 1983 planté una iglesia en el centro de la ciudad Long Beach, California, e implementé la filosofía de los grupos celulares de David Cho. En 1991, como misionero en Quito, Ecuador, empecé un ministerio de grupos celulares entre los estudiantes universitarios en la Iglesia El Batán, que explotó para incluir al resto de la iglesia. En 1994, mi esposa y yo, junto con otros dos pastores de la Iglesia El Batán, plantamos una iglesia hija llamada la Iglesia de la República. Desde 1995 hasta 1997, escribí mi tesis para el doctorado sobre el movimiento de la iglesia celular al nivel mundial que incluía a MCI en Bogotá, Colombia. En 1996, como parte de mi investigación, pasé diez días viviendo dentro de MCI en una habitación extra que ellos convirtieron en un apartamento para las visitas. Esa primera visita comenzó una peregrinación anual a MCI en Bogotá para aprender sus principios para que yo pudiera presentar a otros el concepto de G-12. En 1997 volví a la iglesia de la que había sido cofundador en Quito, para ayudar en la dirección de una nueva visión de la iglesia celular. La Iglesia de la República creció rápidamente a más de 275 grupos celulares y 1300 personas asistiendo a las células. En el 2000, salí del equipo pastoral y empecé a ministrar a otras iglesias en Quito para ayudarles a hacer la transición a la iglesia celular. Como estaba viviendo y trabajando en Ecuador como misionero con la Alianza Cristiana y Misionera, yo tenía muchas oportunidades para aplicar lo que vi en primer lugar en Bogotá. La Iglesia de la República invitó a algunos miembros del grupo de G-12 del Pastor Castellanos para ministrar en nuestra iglesia y darnos algunos consejos. Aun así, no estábamos contentos de copiar el modelo de otras personas. Luchamos con la manera cómo aplicar los principios de G-12 en nuestro contexto. Queríamos desarrollar nuestra propia visión de G-12. Mi familia y yo recientemente comenzamos una iglesia celular en el sur de California, y estoy adiestrando a cinco pastores adicionales en el sur de California que están realizando la transición al modelo de la iglesia celular. En cada una de las iglesias que estoy consultando actualmente, he descubierto la necesidad de aplicar los principios de G-12 de una manera ligeramente diferente porque cada iglesia tiene una cultura distinta y cada iglesia está en un lugar diferente en su jornada.7 Debido a estas diferencias, he comprendido la necesidad de adaptar los principios de G-12 a las circunstancias particulares de cada una. Un tamaño no es adecuado para todos. No existen dos iglesias exactamente iguales, y por esto cada una requiere un punto de partida diferente y diferentes métodos. De estos principios de G-12, he desarrollado una estructura de una iglesia celular que yo denomino G-12.3, que será explicada plenamente en el Capítulo 3. Se ha comprobado que dicha estructura proporciona más flexibilidad para una variedad de iglesias. Yo desarrollé esta estructura de G-12 adaptada mientras trabajaba con el equipo pastoral en Ecuador. Posteriormente, he ayudado a muchas iglesias pequeñas y grandes a aplicar los principios de G- 12 por medio del uso de G-12.3. LA TERMINOLOGÍA DE G-12 La mayor parte de la confusión inicial acerca de los grupos de G-12 proviene de la terminología utilizada. Creo que siempre es mejor usar una frase que de inmediato resulta muy clara, en lugar de una que necesita una definición.8
  8. 8.  G-12: un equipo de líderes celulares. Yo le animaría, de hecho, a usar el término «reunión del equipo» o «grupo de líderes» en lugar de grupo de G-12.  Grupo Celular: un grupo de 4-15 personas que se reúnen semanalmente fuera del edificio de la iglesia con el propósito de la evangelización y el discipulado con la meta de la multiplicación.  Iglesia Celular: una iglesia manejada por los grupos celulares y donde la celebración y la célula son igualmente importantes.  MCI: la Misión Carismática Internacional, localizada en Bogotá, Colombia. Ésta es la iglesia celular donde se originó la estructura de G-12 para el cuidado de los líderes.  Pastor César Castellanos: el pastor fundador de MCI y el que recibió en un principio la visión de G-12.  IPEY: Iglesia del Pleno Evangelio Yoido, ubicado en Seúl, Corea. Esta iglesia es la más grande del mundo y creció de esa manera por medio de los grupos celulares.  Pastor Yonggi Cho: el pastor titular de IPEY y la persona que recibió originalmente la visión de la iglesia celular y fue además el creador del modelo 5x5 para el cuidado pastoral. LA ESTRUCTURA DE ESTE LIBRO Este libro está dividido en cuatro secciones principales. Los Capítulos 1 al 5 explican cómo aplicar el modelo G-12 de una manera sencilla y fácilmente entendible. Esta sección definirá la estrategia de G-12 y ayudará a los pastores y líderes en su aplicación. Sección Dos, Capítulos 6 al 8, examinan los valores claves de la estrategia de G-12, incluyendo la oración, los Retiros de Encuentro y la creencia que todos pueden facilitar un grupo celular. La tercera sección, que consiste en los Capítulos 9 al 11, plantea las partes prácticas y básicas de la estrategia de G- 12, explicando las redes homogéneas, el material de G-12 y la reunión de G-12. La cuarta y última sección, los Capítulos 12 y 13, aplica los principios de G-12 a una amplia variedad de iglesias y situaciones eclesiásticas. Hay también un apéndice en la que podrá encontrar una muestra de las lecciones de G-12. Este libro podrá ser usado de varias maneras diferentes: 1. Empiece desde el principio y lea todo el libro para obtener una comprensión completa de cómo usar y aplicar los principios de G-12 en su iglesia. 2. Saltee al capítulo o capítulos que tratan los temas dónde su iglesia necesita desarrollarse específicamente. Por ejemplo, si usted está desconcertado sobre cómo aplicar los principios de G-12 en una fase particular del desarrollo, vaya directamente a los capítulos 12 y 13. 3. Lea el libro con otros líderes y entrenadores y dialoguen sobre el tema que están aprendiendo. SECCIÓN I: EL SENTIDO DEL SISTEMA DE G-12 CAPÍTULO 1 ¿LOS PRINCIPIOS DE G-12 O EL MODELO G-12?
  9. 9. La estrategia de G-12 ha llegado a ser una herramienta poderosa para refinar la iglesia celular en todo el mundo. El crecimiento asombroso de MCI en Bogotá, Colombia, ha generado muchísima emoción debido a una sencilla y poderosa estrategia que Dios les ha dado. Siempre y cuando esta emoción mueva a una iglesia a responder, esa iglesia típicamente sigue uno de dos caminos:  Sigue el modelo completo de G-12 Los ejemplos actuales de este enfoque son la Asamblea de la Cosecha en Virginia Beach, Virginia, el Centro Cristiano en Guayaquil, Ecuador, la Iglesia Kensington Temple en Inglaterra, y el Centro de Oración Mundial Betania en Baker, Louisiana. Estas iglesias siguen el modelo de G-12 íntegramente, haciéndolo exactamente como lo hace MCI en Bogotá, Colombia.  Aplica los principios guías de G-12 Los ejemplos abundan de las iglesias que han escogido seguir los principios de G-12, en lugar de adoptar todo el modelo. En mi último libro de G-12, dediqué dos capítulos para resaltar doce iglesias encuestadas. De esas doce, diez adaptaron la estrategia de G-12 a su situación particular, aplicando los principios subyacentes en lugar del modelo completo. Dos ejemplos que no incluí en mi libro anterior son la Iglesia Cypress Creek en Wimberley, Texas, y el Centro de Vida Cristiana Liverpool, en Liverpool, Australia. EL ENFOQUE DEL MODELO Algunas iglesias han preferido seguir el modelo completo de MCI. Este enfoque es resumido por el pastor Larry Stockstill que, hablando del modelo de G-12 dijo lo siguiente: Si se intenta Americanizar todo, no funcionará. No hay ninguna razón en absoluto para alterar lo que se ve. Hemos conocido por mucho tiempo cómo son las cosas. No hay ninguna razón para alterar lo que se ve en la Palabra y en el modelo. Al ir implementando, se verán los resultados inmediatamente. De lo contrario, no se verá ningún resultado.1 Betania ha sentido la guía del Señor para alinearse con MCI como para seguir exactamente la misma configuración, su ruta de entrenamiento, el énfasis en el número doce como el número escogido por Dios y la misma estructura para el cuidado pastoral.2 Dios está bendiciendo a Betania de una manera asombrosa y está ayudándoles a recoger una cosecha como nunca antes.3 La Asamblea de la Cosecha en Virginia Beach, Virginia, es otra iglesia que ha seguido el modelo de G-12 íntegramente. Uno de los miembros del personal dijo: «Entendemos que debemos aceptar todo el paquete, que no podemos escoger entre esto y lo otro.»4 Mike Osborn, el pastor de jóvenes, ha realizado más de trece viajes a Bogotá, ha veraneado personalmente con el pastor César Castellanos y ha recibido consejos paso a paso para avanzar. La Asamblea de la Cosecha hace exactamente los mismos Retiros de Encuentro, la Escuela de Liderazgo y el sistema de seguimiento como en MCI. El Centro Cristiano de Guayaquil, Ecuador, (CCG) siguió fielmente el modelo clásico 5x5 y había crecido para llegar a ser la iglesia más grande en Ecuador. Aun así, cuando el pastor Jerry Smith fue testigo del crecimiento explosivo en Bogotá, decidió adoptar el modelo de G-12. CCG ha enviado a más de 50 pastores y líderes a Bogotá para entender el modelo de G-12 para luego implementarlo en CCG. CCG les pide a todos sus líderes celulares que se comprometan a tres reuniones por semana. Cada líder celular se reúne con su líder de G-12 (primera reunión), se reúne con sus propios miembros de G-12 (segunda reunión) y dirige un grupo celular abierto (tercera reunión),
  10. 10. tal como se practica en MCI. CCG también ha modelado su entrenamiento para el liderazgo siguiendo el de MCI en Bogotá. Tiene Retiros de Encuentro similares y su escuela para el liderazgo es idéntico, durando nueve meses y en tres trimestres.5 CCG ha cambiado radicalmente para abrazar el modelo de G-12 de MCI. La Iglesia Metro Internacional, ubicada en Sunderland, Inglaterra, es dirigida por Ken y Lois Gott. Ésta es también una iglesia de G-12 de MCI. En 1998, los Pastores Ken y Lois se reunieron con el Pastor César Castellanos en la conferencia nacional de la Asamblea de Dios en Prestatyn, Gales, y fueron desafiados por Castellanos para despedir a las multitudes para edificar la iglesia por medio de la formación de discípulos. Esto fue lo que hicieron y de allí en adelante empezó la transición a G-12. El Pastor Ken es ahora un miembro del G-12 internacional del Pastor Castellanos y viaja dos veces por año a Colombia para reunirse con él y con los demás miembros de su G-12.6 En Chile, la IPETRI, una iglesia pentecostal independiente, representa a MCI. El pastor titular, José Rivas, se identifica como un miembro internacional de G-12 de César Castellanos. Escribió en un folleto de la conferencia: «Una de las primeras cosas que aprendimos en la visión era lo siguiente: es necesario adoptar; no adaptar. No debemos olvidar esta premisa. Adaptar la visión revela orgullo, vanidad, y autosuficiencia. El Pastor Castellanos dice esto: “¿Por qué intentar re-inventar la rueda, cuando ya está inventada?” Él tiene razón.» Las iglesias que escogen seguir este enfoque generalmente:  Establecen una relación de un pacto con Bogotá de seguir el sistema de G-12 íntegramente. Más recientemente, MCI les había pedido a las personas que firmen un acuerdo escrito con MCI de seguir el sistema exactamente. Este acuerdo escrito habilita a las iglesias para usar los materiales de MCI.  Siguen exactamente la misma senda de entrenamiento, que incluye o Pre-encuentro o Retiro de Encuentro o Pos-encuentro o Escuela de Líderes  Promueven el número doce como el número especial de Dios.  Llegan a ser una parte de la red de iglesias de MCI que normalmente incluye varios viajes a Bogotá cada año. Algunas iglesias seguirán el modelo de MCI íntegramente y lo harán con éxito. Estas iglesias apuestan a la visión de G-12 y creen que Dios ha ungido a MCI de una manera especial y por esto se someten voluntariamente a la cobertura de MCI. Si usted escoge seguir este camino, posiblemente quiera visitar una iglesia que sigue el modelo de G-12 de MCI y leer los libros que promueven este enfoque (por ejemplo, ‘Los Grupos de Doce: Lanzando su Ministerio en el Crecimiento Explosivo’ de Rocky Malloy, el libro de César Castellanos ‘El Liderazgo Exitoso por Medio de los Grupos de 12’ y los primeros seis capítulos de mi libro ‘Los Grupos de Doce’ (Editorial Clie)).8 PRECAUCIONES A TENER CON EL ENFOQUE DEL MODELO Prepárese para Adaptar Siempre debemos recordar que el pastor César Castellanos y su equipo en Bogotá ha alcanzado su éxito actual por una constante adaptación. MCI empezó su ministerio siguiendo totalmente el sistema celular del pastor Cho. Por ejemplo, MCI organizó los grupos pequeños geográficamente en todo Bogotá, tal como lo hizo el pastor Cho en Seúl, usando la estructura de cuidado pastoral de 5x5.
  11. 11. Cuando el pastor Castellanos reflexionaba, sin embargo, reconoció que el primer sistema tenía que ser puesto a punto porque no lo había podido adaptar a su propio contexto cultural. MCI trabajó mucho desde 1986 hasta 1991, esperando tener éxito pero dándose cuenta de que algo estaba faltando. Sus células crecieron, pero crecieron muy despacio. Para fines de 1991 había sólo setenta grupos celulares. Fue en 1991 que el pastor Castellanos oyó de Dios acerca de los principios de G-12 y empezó a ajustar su sistema celular para satisfacer las necesidades particulares de su iglesia. Desde ese momento en adelante, MCI ha estado cambiando continuamente. He sido testigo de cambios sorprendentes y radicales desde 1996 hasta 2002, habiéndola visitado personalmente en la mayoría de esos años. Normalmente, el fundador de cualquier modelo determinado entiende los principios y los valores detrás del modelo. Existe completa libertad para cambiar el modelo en cuanto sea necesario. Los que siguen un modelo completamente, por otro lado, a menudo no tienen la misma creatividad. Creo, de hecho, que si usted copia el modelo de alguien íntegramente, existe el peligro de estar siempre varios pasos más atrás, que le obligarán a tener que tratar de alcanzarlo. Por ejemplo, si usted intenta copiar el modelo de MCI íntegramente, ¿qué hará cuándo ellos lo cambien? ¿Regresará a MCI para aprender cada nuevo ajuste? En esta situación es aún más difícil ya que ellos hablan un idioma diferente y vienen de una cultura diferente. Se necesita ser sensible al contexto de su iglesia, a dónde ha llegado en la transición y a la receptividad de los miembros de su iglesia. Tratar de introducir un modelo íntegramente en su iglesia podría ser desastroso, sobre todo si no encaja adecuadamente. La Última Unción Como pastores tenemos la tendencia de ir tras la última unción, el último modelo de crecimiento de la iglesia. Cierto pastor cree que MCI tenía una capacidad especial para transferir la unción de Dios a otros y esto explica su éxito. Él animaba a los pastores a ponerse bajo su «unción», para que así pudiera bajar hasta ellos. Pero, ¿es así de sencillo? Un pastor de una iglesia celular describió la situación actual de esta manera: Nosotros en Europa y América del Norte, que estamos luchando para tratar de tener éxito, podríamos creer que si tan sólo encontráramos la cosa correcta, entonces tendríamos la solución que deseamos tan desesperadamente y que vemos suceder en otras partes del mundo. Esto crea alguna forma de «salto sobre las olas.» Desde la Evangelización de Poder hasta Willow Creek y hasta la cartografía espiritual hasta la Bendición de Toronto hasta la Iglesia Celular hasta el modelo de G-12. La esperanza es que la próxima ola pueda ser simplemente «la cosa.» Después de desvanecer la emoción inicial y los resultados son menos de los esperados, podemos estar seguros que la próxima ola vendrá para salvarnos. Yo estoy entusiasmado con los principios de G-12. Y asistir a una Conferencia con César Castellanos fue una de las experiencias más bendecidas para mí. Estamos usando los principios de G-12 en la plantación de nuestra nueva iglesia en Alemania. Esto, en mi opinión, es una de las mayores fortalezas del G-12. Reducirlo a un modelo cerrado que se tiene que seguir como un diseño exacto (porque esperamos finalmente que éste será «la cosa» y resolverá todos nuestros problemas) es perder una de las mayores fortalezas que tenemos en el modelo de G-12. Yo estoy cien por ciento a favor de la iglesia celular, y estoy entusiasmado con G-12. Sin embargo, lo que realmente importa son los valores y principios del Nuevo Testamento. Creo muy firmemente que Jesús y los valores y principios de Su reino deben ser nuestro enfoque. Si enfocamos en los modelos y las ondas, nos desviaremos del camino.9
  12. 12. Como dijo Larry Kreider: «Debemos orar fervorosamente que nuestras visiones y metas sean originadas por el Espíritu Santo, no copiadas de la última iglesia que parece tener éxito.»10 Al estudiar las iglesias celulares alrededor del mundo, he notado que ellas siguen ciertos principios fundamentales específicos, comunes a todas ellas, aunque adaptando esos principios a su propio contexto. EL ENFOQUE ORIENTADO POR LOS PRINCIPIOS Yo enseño seminarios celulares en todo el mundo e imparto los principios de G-12 bajo la estrategia de la iglesia celular.11 Mi carga continua es de hallar los principios de las iglesias celulares que se pueden aplicar en cualquier cultura, por lo que estoy ansioso de aceptar los mejores principios de G-12 dentro de la estrategia de la iglesia celular. Toda la filosofía de la iglesia celular ha unido al cuerpo de Cristo en diferentes culturas y denominaciones. Hemos podido estar comunicados por medio de redes unos con otros, animándonos unos a otros y aprendiendo los unos de los otros. Recibí un correo electrónico de un líder que representaba una iglesia que me había invitado previamente a hablar en su iglesia pero después había cambiado de parecer y decidió que no deseaba que yo hablara en su seminario celular después de todo. Me escribió lo siguiente: «La razón principal es que en los últimos meses en que hemos estado charlando hemos decidido movernos agresivamente hacia el modelo de G-12 y realmente consideramos el impacto que eso tiene sobre nuestra iglesia. Siendo ese el caso sentimos que cualquier presentación del modelo celular de ministerio puede ser un toque prematuro para nosotros.»12 Yo le contesté, diciendo: «Yo simplemente me pregunto cómo diferencia usted el modelo G-12 del modelo celular. ¿Está usted diciendo que son dos modelos diferentes? En ese caso, ¿de dónde sacó usted que no son la misma cosa?» Quizás la confusión general ha venido del concepto erróneo que la iglesia celular significa seguir una supervisión y una estructura de apoyo particular - como el modelo de Jetro del pastor Cho que está organizado geográficamente (algunos llaman a esto el modelo 5X5). Si esto fue verdad en algún momento, era sólo por la falta de una estructura de cuidado alternativa. Vale la pena recordar que las iglesias celulares que siguen determinadas estructuras de cuidado pastoral también han crecido muy rápidamente.13 El modelo Jetro de 5x5 que se originó con la iglesia del pastor Cho en Corea catapultó a esa iglesia para llegar a ser la iglesia más grande en la historia del cristianismo. Dion Robert, el pastor titular de la Iglesia Bautista Trabajos y Misión en Abiyán, en Costa de Marfil, desarrolló su propia estructura de supervisión y apoyo y creció a 120,000 personas y sus equipos misioneros alcanzaron a ir a 21 países diferentes. La Iglesia Elim en San Salvador, El Salvador, adaptó el modelo 5x5 agregando dos reuniones por semana: la primera, sólo para los miembros celulares y la otra para extenderse en la evangelización como un grupo celular normal. Este modelo ha producido una iglesia de 120,000 en una nación pequeña. APLICANDO LOS PRINCIPIOS DE G-12 La mayoría de las iglesias celulares que admiran el modelo de G-12 toma los mejores principios de G-12 y los aplican a sus situaciones particulares. A lo largo de este libro estaré resaltando los principios de G-12, además de las iglesias que han hecho un trabajo excelente al aplicarlos. Las iglesias que siguen los principios de G-12 – en oposición al seguimiento de todo el modelo - son demasiadas como para nombrarlas a todas individualmente. Cada una de ellas ha descubierto maneras nuevas para poner a punto su iglesia celular utilizando los principios y valores de G-12. Las iglesias que siguen el enfoque orientado a la aplicación de los principios están interesadas principalmente en llegar a ser mejores iglesias celulares y están entusiasmadas en la manera cómo ciertos principios o valores del enfoque de G-12 puede hacer que esto funcione.
  13. 13. El diccionario describe un principio como «una ley o suposición subyacente importante requerido en un sistema de pensamiento.» El movimiento de la iglesia celular, por ejemplo, cree en el principio de que la célula es tan importante como la celebración y que ambas deben ser enfatizadas igualmente. Este principio procede de la iglesia del Nuevo Testamento. En la iglesia primitiva celebraban juntos en grandes reuniones en el templo y después se reunían de casa en casa (Hechos 2:42-46; 5:42; 20:20). Después, debido a la persecución, este modelo llegó a ser casi imposible y el movimiento de la iglesia en la casa llegó a ser la norma (Hechos 12:12; Romanos 16: 3-5; 1 Corintios 16:19; Colosenses 4:15: Filemón 2). Aunque no tenemos muchos detalles específicos acerca del aspecto del enfoque celular del Nuevo Testamento, nos guía en nuestro pensamiento el principio de la célula-celebración. Debemos admitir humildemente que ninguno de los modelos actuales de las iglesias celulares es perfecto. Yo no diría que el pastor Cho (Seúl, Corea), el pastor Neighbour (Houston, TX), el pastor Vega (San Salvador, El Salvador), el pastor Stockstill (Baker, LA), el pastor Robert (Abijan, Costa de Marfil), el pastor Daugherty (Tulsa, OK), o el pastor Castellanos (Bogotá, Colombia) utiliza el único verdadero modelo bíblico de la iglesia celular. El modelo, o principio, es la célula-celebración. La aplicación de la iglesia celular para hoy es variada y cambia de cultura a cultura y de iglesia a iglesia. Lo mismo podría decirse de la enseñanza del Nuevo Testamento sobre la adoración. Pablo no promovió un único modelo de adoración. Más bien, estableció los principios para guiar la adoración en la casa de Dios. Pablo dijo que cuando alguien hablaba en lenguas, debía haber un intérprete (1 Corintios 14:13) y que los dones espirituales deben ejercerse en una forma ordenada (1 Corintios 14:26-32). Las instrucciones de Pablo eran lo suficientemente amplias como para ser aplicadas a variadas circunstancias. Pablo estableció los principios, en lugar de promover los modelos exactos. El gobierno de la iglesia es otro ejemplo. No creo que exista un modelo exacto para el gobierno de la iglesia (por ejemplo, Presbiteriano, Congregacional, una combinación, etc.). Pablo, más bien, dio principios o características sobre las cuales basar la elección del liderazgo en la iglesia (1 Timoteo 3:1-7; Tito 3), pero Pablo no escribió paso a paso las instrucciones sobre la manera cómo dirigir una iglesia. Usted está leyendo este libro porque quiere saber cómo hacer para que funcione bien la iglesia celular. Mi consejo es que siga los modelos comunes o principios de las iglesias celulares más grandes. En mi libro «Recoged la Cosecha» (Editorial Clie), catalogué los principios y los modelos comunes encontrados en todas las iglesias celulares de crecimiento más rápido en el mundo. Estos principios incluyen:  La dependencia en Jesucristo a través de la oración.  El pastor titular dando un liderazgo fuerte y visionario al ministerio celular.  El ministerio celular promovido como la columna vertebral de la iglesia.  Una clara definición de un grupo celular (semanalmente, fuera del edificio de la iglesia, evangelístico, cuidado y discipulado pastoral, una meta clara de multiplicación).  La pasión detrás del ministerio celular es la evangelización y el crecimiento de la iglesia.  La reproducción (la multiplicación) es la meta principal de todo grupo celular.  La asistencia a la célula y a la celebración esperada de todos los que asisten a la iglesia.  Requisitos para el liderazgo claramente establecidos para los que ingresan al ministerio celular.  Un entrenamiento para el liderazgo celular requerido para todos los líderes potenciales de los grupos celulares.  El liderazgo celular desarrollado desde adentro de la iglesia misma, en todos los niveles.  Una estructura del cuidado pastoral y de supervisión para todos los niveles de liderazgo (G-12, 5x5 u otro).
  14. 14.  Los líderes de las células promovidos a posiciones de liderazgo más altos basados en el éxito anterior.  Un sistema de seguimiento de las visitas y nuevos convertidos administrado a través de los grupos celulares.  Lecciones celulares basadas en la enseñanza del pastor para promover la continuidad entre la célula y la celebración (aunque podría permitirse la flexibilidad para satisfacer las necesidades de los grupos homogéneos específicos). En algunos capítulos más adelante estaré ampliando varios principios de G-12 cruciales como:  Todos podemos llegar a ser un líder celular.  Todos los lideres pueden discipular y supervisar a otros líderes.  Las personas necesitan ser liberadas (de las fortalezas) para poder servir como obreros en la cosecha.  Una clara ruta de entrenamiento debe seguir inmediatamente después del Retiro de Encuentro.  Debe haber ferviente oración y un compromiso total con Jesucristo. Es sobre estos principios que yo baso la estructura de G-12.3. La clave no se encuentra en la estructura específica que adopta una iglesia, sino en los principios que conducen dicha estructura. Sin un entendimiento claro de los principios básicos de la iglesia celular, la estructura sólo será un esqueleto sin vida. La estructura de la iglesia celular será afinada y adaptada constantemente para mejorar su calidad y eficacia generales. Los principios de G-12 nos ayudan a afinar la estrategia de la iglesia celular – no a reemplazarla. CAPÍTULO 2 EQUIPOS DE LÍDERES Una pareja muy entusiasmada estaba sentada en la primera fila de mi seminario celular en Buenos Aires, Argentina. Antes siquiera de que yo empezara el seminario, el hombre exclamó: «Nosotros somos una iglesia de G-12.» Me di cuenta que estaba entusiasmado sobre la nueva dirección de la iglesia, sobre todo porque había sido enviado específicamente al seminario por el pastor titular. Y siguió diciendo: «Antes éramos una iglesia celular, pero ahora hemos decidido volvernos una iglesia de G-12.» «¿De veras?,» le contesté. «¿Qué hicieron para cambiar de una iglesia celular a una iglesia de G-12?» «Bueno,» dijo él, «decidimos dividir toda nuestra congregación en grupos de doce personas con el propósito del discipulado. Mi pastor se está reuniendo conmigo y algunos más, y yo seguiré el proceso cuando encuentre mis doce.» Este pastor, como muchos otros, pensaba que los grupos de G-12 reemplazaban los grupos celulares abiertos multiplicadores. Él, como muchos pastores antes que él, oyó hablar del nuevo modelo de G-12 y rápidamente aplicó el poco conocimiento que poseía. Mientras yo acompañaba en la enseñanza del seminario de una semana en Argentina, este líder empezó a entender cómo el sistema de cuidado de G-12 complementaba la estructura celular, proporcionando los medios para discipular los líderes celulares más eficazmente. En el seminario, no hablé para nada sobre la verdadera estructura de cuidado de G-12 hasta la última sesión, aunque todo mi seminario estaba repleto de los principios de G-12. Él se dio cuenta que la estructura de cuidado de G-12 no podía estar separada de la iglesia celular. Más bien, ayudaba a la iglesia celular para llegar a ser más eficaz.
  15. 15. He descubierto que la confusión más común en la estrategia de G-12 es cómo relacionar los grupos de G-12 con los grupos celulares. He hallada tanta confusión en esta área que siento la necesidad de tratar con él desde el comienzo mismo de esta guía de implementación. LOS GRUPOS DE G-12 NO SON GRUPOS CELULARES Hay una diferencia fundamental entre un grupo de G-12 y un grupo celular evangelizador. El grupo de G-12 se reúne en un momento particular (a menudo antes de un culto cogregacional o de celebración planificado en el edificio de la iglesia) e involucra a los líderes de los grupos celulares. Su propósito es el discipulado y el adiestramiento. CÉLULA NORMAL ABIERTA GRUPO DE G-12 CERRADO  Se reúne semanalmente  Se reúne fuera del edificio de la iglesia  Enfoca en la evangelización  Cualquiera puede asistir  Se reúne en forma quincenal (en MCI se reúne semanalmente)  Se reúne dentro de la iglesia o en una casa  Enfoca en el discipulado  Sólo los líderes celulares pueden asistir El grupo de G-12 se extiende hacia adentro; la célula se extiende hacia afuera. El grupo de G-12 es para el discipulado. Su propósito es para cuidar a los líderes celulares. Un grupo celular normal evangeliza, apoya y cuida a todos los creyentes. Éste es el principio practicado por la Misión Carismática Internacional y por las iglesias celulares de G-12 eficaces. Ellas no confunden los grupos de G-12 con los grupos celulares. No todos tienen el privilegio de unirse a un grupo de G-12. Para entrar en un grupo de G- 12, uno debe ser un líder celular. En otros términos, los grupos de G-12 son grupos de líderes. Recuerdo haber dicho esto en un seminario en Filadelfia. Un participante exclamó: «Así que los grupos de G-12 son grupos de líderes celulares. Eso tiene sentido. Es la primera vez que alguien lo ha expresado tan claramente.»1 Recuerde que un grupo celular es abierto, evangelístico y busca la multiplicación. Cada grupo celular debe poseer las siguientes características:  Se reúne semanalmente.  Penetra la comunidad reuniéndose fuera del edificio de la iglesia.  Enfoca en la evangelización.  Proporciona la edificación para sus miembros.  Se multiplica continuamente (por lo menos una vez por año). En todas las iglesias celulares mundiales que estudié, la célula podría ser definida como un grupo de 4-15 personas que se reúnen semanalmente fuera del edificio de la iglesia con el propósito de la evangelización y el discipulado con la meta de la multiplicación. He descubierto que las iglesias celulares alrededor del mundo sostienen una definición muy similar de un grupo celular. Se notará una increíble flexibilidad en la definición anterior. No dice:
  16. 16.  Que se tenga que reunirse en una casa (muchas células se reúnen en el trabajo, el campus universitario, un café, etc.).  Que se tenga que seguir el sermón del domingo (la mayoría lo practica, pero algunos no).  Que se tenga que tener células familiares (muchos grupos celulares son células homogéneas de hombres, de mujeres, o de niños).  Que se tenga que seguir un orden celular particular (por ejemplo, la Bienvenida, la Adoración, la Palabra y las Obras).  Que se tenga que tener un cierto nivel de participación. He trabajado con las iglesias celulares por algún tiempo ya. En realidad, las iglesias celulares han sido el centro de mi trabajo de tiempo completo y estudio durante los últimos once años. Una cosa que he descubierto es que la parte más importante de la iglesia celular es el grupo celular y las personas que la componen. Cómo definimos la célula y lo que esperamos de la misma apuntala todos los otros elementos que componen la iglesia celular. LOS GRUPOS DE G-12 SON EQUIPOS DE LÍDERES CELULARES Un pastor con el cual trabajé tenía problemas para entender que los grupos de G-12 son equipos de líderes de los grupo celulares. Dado que su iglesia no había realizado la transición todavía al ministerio celular, había hecho planes de pedirle a su personal que encontraran sus doce dentro de sus ministerios particulares. Por ejemplo, la persona encargada de la Educación Cristiana debía encontrar su grupo de G-12 entre los maestros de la Escuela Dominical. Antes de implementar su plan, me pidió que yo le diera algunos consejos. Le expliqué que un grupo de G- 12 es un equipo de líderes celulares. Su personal continuaría teniendo sus ministerios particulares bajo ellos, pero también empezarían a formar sus grupos de G-12 de los líderes celulares emergentes. El liderazgo de los grupos celulares, en oposición a estar involucrado en un ministerio, es lo que califica a una persona para participar en un grupo de G-12. Mientras hablábamos, él empezó a ver que la estrategia de G-12 era una manera para multiplicar y cuidar a los líderes de los grupo celulares que a su vez se multiplicaban y cuidaban a los nuevos líderes de los grupos celulares que se iban agregando. Durante la siguiente reunión del personal, él explicó el proceso de transición y la visión resultante a sus pastores de los departamentos. Les compartió que cada uno de ellos empezaría por dirigir un grupo celular, multiplicándolo, y finalmente formarían una red de líderes celulares - en lugar de tratar de encontrar sus grupos de G-12 entre los líderes del ministerio. Entender esto no le resultaba fácil a su personal, pero él les aclaró que habría un proceso de transición y que él dirigiría el primer grupo celular piloto con ellos. Les hizo entender claramente que cada pastor seguiría supervisando su responsabilidad del ministerio particular en la iglesia. Les aseguró que juntos ellos reducirían las cargas del ministerio los unos de los otros, permitiéndoles enfocar más en los grupos celulares basados en las relaciones, y no en las actividades orientadas hacia las tareas. En el futuro cada miembro del personal sería identificado como un “pastor del ministerio celular” y no como un “líder de un ministerio” particular. DOS REUNIONES DISTINTAS En mi libro anterior de G-12 escribí sobre el Pastor Mike Osborn, el pastor de la juventud en la Asamblea de la Cosecha en Virginia Beach, Virginia. Esta iglesia, a diferencia de muchas iglesias celulares norteamericanas que adoptan la estrategia de G-12, ha seguido el modelo de G- 12 íntegramente. Mike Osborn interactúa periódicamente con César Castellanos. El pastor Osborn escribió:
  17. 17. La Célula es abierta y evangelística. Puede tener cualquier número de personas en él, y siempre debe estar creciendo y multiplicando. La célula dura una hora y guiada para traer a las personas nuevas a Cristo. La reunión de G-12 es cerrada y las personas nuevas no se unen a ella, a menos que estén llegando a ser una parte de sus 12. Este grupo llega a ser su grupo para toda la vida. Nunca se multiplica, y llegan a ser sus amigos y socios en el ministerio. Yo me reúno con mis 12 todas las semanas, pero también dirijo una célula evangelística. Ninguno de mis 12 está en mi célula. Todos ellos dirigen su propia célula, y la mayoría de ellos han empezado sus propios grupos de G-12 además de su célula evangelística.2 Dado que he interactuado con las iglesias alrededor del mundo acerca de la cuestión de G- 12, he descubierto que los que están luchando para entender los grupos de G-12, lo hacen porque no están seguros si el grupo celular abierto es el grupo de G-12 y vice-versa. David Jaramillo, pastor de la Iglesia La Luz, convirtió una iglesia estancada y basada en programas, de diecinueve años, en la iglesia celular de más rápido crecimiento en Ecuador. Él dice: «Creo que es mucho mejor seguir lo que se hace en MCI en Bogotá que tener dos reuniones completamente separadas.» Él sigue diciendo por qué: 1. «La separación de ambas evita la confusión. Al combinar ambas, las personas no saben lo que es un G-12 o quién pertenece a él. La combinación del G-12 con el grupo celular abierto confunde a las personas.» 2. «Los propósitos de ambas reuniones son totalmente diferentes. La reunión de G-12 es para cuidar, alimentar, formar y supervisar a los líderes. El grupo celular abierto es para plantar la semilla y recoger el fruto.» 3. «El nivel espiritual y las necesidades de los participantes son totalmente diferentes en ambos grupos. Los líderes en el grupo de G-12 tienen necesidades tan diferentes de los que dirigen un grupo celular abierto. Es imposible de cumplir las expectativas de ambos grupos si se combinan las dos reuniones.»3 El Centro de Oración Mundial Betania en Baker, Louisiana, ha adaptado el modelo de MCI pidiéndole a los líderes de las células hijas que regresen al grupo de la célula madre todas las semanas para la reunión de G-12 (en MCI, por otro lado, estas dos reuniones están completamente separadas). En Betania, la reunión de G-12 llegó a ser igual que el grupo celular normal. De este modo, el grupo celular abierto era al mismo tiempo una célula de evangelización abierta y un grupo de G-12 cerrado. En cuanto existe un líder de una célula hija, la célula abierta llega a ser tanto un grupo de G-12 y un grupo celular abierto integrados en uno. ¿Existe algún problema con que los nuevos líderes de los grupos celulares vuelvan a la célula madre? Claro que no. Muchos lo hacen para encontrar apoyo y ayuda. Sin embargo, yo evitaría de llamar a esto la reunión de G-12 o reunión del equipo. En lugar de esto, llámelo por su nombre: la solicitud de que el líder de la célula hija regrese a la célula madre para la comunión y estímulo. Creo que es una buena idea que los nuevos líderes hagan esto durante las primeras semanas o meses. También es importante recordar que el propósito de una célula abierta y evangelística es totalmente diferente de un grupo cerrado, de discipulado y supervisión para líderes. Lo que el nuevo líder necesita de verdad es adiestramiento, discipulado y el cuidado de un mentor - ¡no una reunión celular abierta! El Centro de Oración Mundial Betania ha cambiado su enfoque recientemente y ahora se ha acercado al enfoque de las dos reuniones. Larry Stockstill escribió: «Ahora hacemos que los líderes celulares se reúnan como una célula abierta hasta que tengan tres líderes bajo ellos. Después pueden empezar su reunión de “doce”. Por lo general se reúne inmediatamente después de la célula abierta como una célula cerrada. Nuestras células abiertas sólo duran una hora de
  18. 18. modo que es bastante fácil tener la segunda reunión (también podría ser antes). Esto hace innecesaria una “segunda vez”.»6 Betania ha sido pionera abriendo camino en la iglesia celular para muchas iglesias celulares norteamericanas, y yo los respeto mucho. UN GRAN EJEMPLO DE UN G-12 ADAPTADO El Centro de Vida Cristiana Liverpool (CVCL) cerca de Sydney, Australia, sólo recientemente realizó la transición a la estrategia de la iglesia celular y ya tiene más de 125 grupos celulares y 2500 personas que asisten a la celebración. El pastor titular Juan McMartin y el pastor Andrés Harper han hecho un trabajo excelente formando su sistema de G-12. Me gustaría poderles decir que yo fui el creador de la estructura de G-12 en el Centro de Vida Cristiana Liverpool, pero en realidad, yo sólo observé lo que ellos ya estaban haciendo y me gustó tanto que se lo estoy recomendando a usted. En el CVCL, los grupos celulares se reúnen semanalmente fuera del edificio de la iglesia con el propósito de evangelizar, discipular y multiplicar. Todo el personal y los líderes no ordenados de G-12 facilitan un grupo celular abierto durante la semana – incluyendo a Juan McMartin, el pastor titular. El mensaje suena fuerte y claro: como iglesia celular, todos los miembros están batallando para alcanzar a los perdidos por medio de los grupos celulares. CVCL distingue claramente entre los grupos de G-12 cerrados y las células abiertas para la evangelización. El grupo celular abierto en CVCL penetra la comunidad, alcanza a los perdidos y simultáneamente discipula a los creyentes más nuevos. El grupo de G-12, por otro lado, es para los líderes de los grupos celulares para que reciban entrenamiento y cuidado pastoral continuados. Los grupos de G-12 se reúnen cada quincena los domingos por la noche en el edificio de la iglesia antes del culto normal de la noche (los cultos del domingo de noche todavía son comunes en Australia). Dado que la reunión de G-12 es quincenal, en una semana un líder celular se reúne con su líder del grupo G-12 paterno (el líder de cuyo grupo él multiplicó) y a la semana siguiente el líder celular se reúne con el grupo de G-12 que él estableció o está estableciendo (los líderes que han multiplicado de su grupo). Si el líder celular ha multiplicado sólo una vez, será una reunión de uno a uno. En cuanto él multiplique de nuevo, será una reunión de uno a dos, etc. El número en cada grupo de G-12 depende de cuántas veces el líder celular ha multiplicado su célula. Mientras una reunión del grupo de G-12 podría tener doce, otro podría tener sólo tres o cuatro.5 El mensaje que el pastor Juan McMartin da a su propio grupo de G-12 se transcribe y se distribuye a todos los líderes de G-12 para ser usado en sus grupos de G-12 (del mismo modo que el sermón del pastor se usa en los grupos celulares abiertos). El pastor Harper escribe: «El material que enseñamos en los G-12 que viene de nuestro G-12 materno es el material de liderazgo y está en un nivel diferente cuando se compara con lo que se enseña en las células. Nuestros líderes tienen desafíos diferentes y necesitan ser desafiado de un modo diferente.»6 Todos estos grupos de G-12 se reúnen por una hora antes del culto del domingo por la noche, en parte porque ahorra tiempo. Esto es beneficioso por dos razones:  No requiere de «otra noche afuera.»  Asegura que la reunión de G-12 se realice. He hallado que cuando les pedimos a los líderes de G-12 que se reúnan en cualquier momento, a menudo no encuentran el tiempo y por eso no se reúnen. La flexibilidad es grande, pero tiene sus límites. (Tómese en cuenta que el grupo de G-12 también podría reunirse en una casa. El punto más importante es que las reuniones tengan lugar y que realmente se realice el entrenamiento.)
  19. 19. ¿El sistema de G-12 en el Centro de Vida Cristiana Liverpool es perfecto? No. ¿De una forma práctica y creativa demuestra de lo que se trata un grupo de G-12? Sí. ¿Existen otras maneras de realizar las reuniones del equipo? Ciertamente. CVCL es un ejemplo importante porque:  Les pide a todos los líderes que dirijan grupos celulares abiertos.  CVCL no nombra a sus grupos celulares como grupos de G-12.  CVCL ministra a los líderes en las reuniones específicas y a los miembros celulares en otras reuniones. ¿Pueden los líderes de las células hijas seguir asistiendo al grupo celular materno para recibir apoyo adicional y comunión en CVCL? Por supuesto, con el entendimiento que la verdadera reunión de G-12 se realiza los domingos por la noche. Los grupos cerrados de G-12 entrena a los líderes celulares. Los grupos celulares abiertos evangelizan a los que no son cristianos y edifican a los creyentes. Los grupos de G-12 se pueden reunir en el edificio de la iglesia y no tienen que reunirse semanalmente. Los grupos celulares abiertos deben reunirse semanalmente fuera del edificio, para proporcionar un fundamento para la iglesia que se congrega para la celebración. Entender y aplicar las diferencias entre los dos tipos de grupos le ayudarán a quedar en la senda y ministrar más eficazmente al público que quiere alcanzar. CAPÍTULO 3 DE DOCE A TRES El número doce tiene muchísima importancia en la Palabra de Dios. Jacob tenía doce hijos y había doce tribus de Israel. Jesús escogió doce discípulos, y en Hechos 2 los discípulos sentían la necesidad de reemplazar a Judas Iscariote para volver al número doce. El año hebreo estaba dividido en doce meses y el día en doce horas. El número doce está ligado a los propósitos electivos de Dios.1 Para la Misión Carismática Internacional, el número doce tiene una importancia especial por su visión de G-12. Si usted fuera para visitarlos, vería carteles colgando del techo, proclamando el número doce. Todos están buscando sus doce discípulos. El pastor Castellanos testifica que la visión del gobierno de doce discípulos le fue dado por el Señor como una revelación directa para MCI. Por lo tanto el número doce es muy importante para ellos. Hay mucho entusiasmo en el aire y está funcionando para ellos. No todas las iglesias serán llamadas para concentrarse en el número doce como es el caso con MCI. Por consiguiente, debemos luchar con la importancia de este número para intentar buscar el principio que subyace la práctica de reunir doce discípulos. El número doce no es el único número que tiene gran peso en la Biblia. Había tres discípulos que tenían una especial intimidad con Jesús, Jesús resucitó al tercer día y había tres cruces en el Calvario. Dios creó los cielos y la tierra en siete días, el año sabático ocurría cada siete años. El día de la Expiación ocurría el séptimo mes. Siete significa cumplimiento y perfección. El número diez significa la integridad de todas sus partes, como se ilustra en los Diez Mandamientos. Cuarenta está asociado con los actos poderosos de Dios en la historia de Israel y de la iglesia. Además de esto, el Nuevo Testamento no proporciona ninguna evidencia que los apóstoles u otros líderes de la iglesia atribuyeran alguna importancia a un número específico de discípulos escogidos en una iglesia. En los Hechos, el libro de historia del Nuevo Testamento, usted no encontrará que los apóstoles buscaran diligentemente a doce discípulos para seguir el modelo de Jesús de los doce discípulos. Para aplicar una importancia teológica a un cierto
  20. 20. número de discípulos en la iglesia hoy día, es necesario que toda la Biblia sea testigo de esta práctica. Yo no encuentro ninguna prueba para la idealización del número doce o cualquier otro número en los Hechos o en las Epístolas. Además, está ausente en el resto de la historia de la iglesia y durante 2000 años de desarrollo teológico. MCI ha oído el llamado de Dios para que todos los miembros en su iglesia desarrollen doce discípulos. Ellos están utilizando esta estrategia para llegar a ser una de las iglesias más grandes en la historia de la iglesia. Algunas iglesias se sentirán llamadas a seguir la estrategia de MCI y a concentrarse en el número doce. Otras escogerán basar su estrategia en los principios que se hallan detrás del número. DEL IDEALISMO A LA REALIDAD Durante un cierto seminario de una semana de duración, un participante vino a mí después de mi lección sobre G-12 diciendo: Joel, ¿podrías hacer el favor de explicarme esto del G-12 de una manera más práctica? Tengo muchos pastores colegas conmigo que tienen hambre por el ministerio celular. Sé por experiencia propia que si ellos piensan que usted está teorizando, lo más probable es que ellos rechacen todo. Acláremelo, por favor. Dios me habló a través de ese pastor. Yo sabía que tenía que cambiar mi lección de G-12 y darle una inyección de viabilidad. Yo seguí pensando en las posibilidades prácticas del G-12 en el largo camino a casa. Yo había invitado a Porfirio Ludeña, cofundador y pastor titular de la Iglesia de la República, para que estuviera conmigo. Mientras volvíamos juntos en mi vehículo, hablamos seria y sinceramente sobre nuestras propias experiencias con la estrategia de G-12. Estábamos encantados con las «posibilidades» de crecimiento a través de los doce, pero nuestras realidades eran tan diferentes. En ese momento teníamos cerca de 250 células y seis personas en el personal, pero no estábamos adiestrando a nuestros nuevos líderes eficazmente. Estábamos dependiendo demasiado de los pastores del personal para motivar a las tropas. La mayoría de nuestro personal había visitado MCI más de una vez en Bogotá y habíamos organizado un seminario de G-12 incluso en nuestra iglesia por uno de los doce discípulos del Pastor Castellanos. Nuestro problema no era que no entendíamos la estrategia de G-12; era pedir a las personas no ordenadas y muy ocupadas que dirigieran una célula, lo multiplicaran doce veces y después, que cuidaran a todos los líderes nuevos. Nuestros líderes de la iglesia de clase media no estaban aceptándolo. En lugar de motivar, notamos que la congregación no ordenada quedaba como paralizada mirando al vacío. Ese día admitimos finalmente que nuestra infraestructura no era saludable. «¿Usted piensa realmente que una persona no ordenada pueda multiplicar su célula doce veces y después cuidar a esos doce líderes?», le pregunté. «En nuestra congregación», contestó él, «sería de verdad un milagro.» Llegamos al punto de reconocer que el número doce para las personas no ordenadas y ocupadas en nuestras circunstancias era demasiado alto. No estaba basado en la realidad - para nosotros. No motivaba a las personas a la acción. Reflexionamos sobre nuestras visitas a la iglesia celular Elim en San Salvador y cómo sus adiestradores supervisaban hasta cinco líderes celulares. Aunque nuestro sistema de adiestramiento resaltaba la multiplicación sin división, su adiestramiento realmente funcionaba mejor - aunque estábamos gloriándonos en el uso de los principios de G-12. Mientras hablamos, descubrimos dos puntos cruciales: 1. La mayoría de nuestros líderes celulares podría prever la multiplicación de sus células de tres a cinco veces. Estábamos de acuerdo que un líder no ordenado podría supervisar tres grupos que surgieran de su grupo
  21. 21. 2. Un supervisor celular o un adiestrador celular sería más eficaz cuando él o ella sigue dirigiendo un grupo celular. Notamos que algunas iglesias celulares les piden a sus supervisores que dejen de dirigir grupos celulares abiertos cuando empiezan a adiestrar a otros líderes celulares. Dichos supervisores llegan a ser expertos diciéndoles a las demás personas lo que deben hacer, cuando ellos mismos no están ganando a las personas para Cristo ni están ejercitando sus músculos espirituales en la atmósfera de una célula abierta. Encontramos que cuando los líderes superiores sólo están supervisando y no están en la batalla de vincularse con las personas en una célula abierta, se llegaba a un estancamiento jerárquico. Llegamos a la conclusión que «Dirigir una célula abierta y cuidar tres líderes de células hijas sería manejable.» Dios estaba presente en nuestra conversación ese día mientras trabajamos a través de nuestros problemas del ministerio y desarrollamos un nuevo método. Como dijo Santiago: «Ha parecido bien al Espíritu Santo y a nosotros» (Hechos 15:28). INTRODUCCIÓN DE LA ESTRUCTURA DE G-12.3 Después de trabajar para resolver los problemas que enfrentábamos y combinando los dos principios fundamentales que descubrimos, desarrollé el concepto de G-12.3. G-12.3 no es un modelo fijo que necesita ser seguido de una manera rígida e inflexible. Está basado en principios que se adaptan a diferentes situaciones. En la estructura de G-12.3 un pastor de jornada completa supervisa a doce líderes celulares, mientras que un líder no ordenado puede ocuparse del cuidado de tres líderes de las células hijas y continúa dirigiendo un grupo celular abierto. El número tres es un número más realista y manejable que les da a los voluntarios no ordenados una meta factible: multiplicar la célula original tres veces y cuidar a cada uno de esos líderes mientras sigue dirigiendo la célula original. El G-12.3 sigue usando todos los principios del modelo de G-12 (es decir, la multiplicación sin división, cada miembro un líder celular, cada líder un supervisor, etc.). Esto simplemente reduce la carga de los líderes no ordenados a tres. Varias iglesias han llegado independientemente a conclusiones similares a las nuestras en la Iglesia de la República. David Brandon, el pastor de la Iglesia Alianza Newmarket en Ontario, Canadá, dijo: «Hasta donde ha llegado la aplicación de G-12 – hemos ajustado nuestro enfoque a lo que podríamos llamar G-3.»2 Steven L. Ogne, plantador de iglesias y consultor en adiestramiento, dice: La mayoría de los sistemas ideales que se describen en los seminarios de grupos pequeños en estos días dicen que la proporción debe ser de uno a cinco o incluso de uno a diez. Le diré algo: en mi experiencia en nuestra sociedad tan ocupada, los adiestradores son mucho más eficaces cuando están adiestrando de uno a tres líderes de grupos. Esto realmente les permite visitar los grupos. Realmente les permite tener bastante tiempo para construir la relación, y reduce la presión sobre ellos... Busque las conexiones que funcionan, no un hermoso organigrama.3 Las líneas grises en la parte inferior del diagrama ilustra cómo los miembros de G-3 se mueven de ser miembros de un grupo celular a ser líderes celulares. En cuanto un miembro celular comienza a dirigir un grupo (Grupo D), él o ella no necesita seguir asistiendo al primer grupo (Grupo C). ¿TRES ES UN NÚMERO SAGRADO?
  22. 22. Aunque el número tres es importante en la Biblia, reunir a tres líderes celulares en un G-3 no abre la puerta a una bendición especial. Los pastores podrían, de hecho, decidir pedirles a los líderes no ordenados que cuiden cinco líderes celulares. O se podrían sentir guiados a desarrollar un sistema de G-10.5 (los pastores del personal cuidan diez líderes celulares mientras los líderes no ordenados cuidan a cinco líderes para la multiplicación). La estructura G-12.3 está basado en los principios, construido sobre las observaciones de un espacio realista de cuidado entre los líderes no ordenados y los líderes de la multiplicación. En la Iglesia de la República, escogimos tres porque era un número factible de grupos para la supervisión de un líder voluntario. Descubrimos que las personas no ordenadas enseguida pueden poner manos a la obra. También descubrimos que las personas no ordenadas que se están entrenando para llegar a ser líderes celulares pueden asir la visión de multiplicar una célula tres veces y cuidar esos tres líderes mucho mejor que multiplicar una célula doce veces. ¿ PUEDE EL GRUPO IR MÁS ALLÁ DE TRES? ¿Qué sucede si una persona no ordenada quiere cuidar más de tres líderes? Mi contestación a esta pregunta es: «¡Qué bendito problema!» Si un líder no ordenado quiere seguir dirigiendo su propia célula y continuar multiplicando más allá de tres líderes, anímelo diciendo: «¡Dale con todo!» Si un líder no ordenado dice: «Ya multipliqué mi célula tres veces y estoy cuidando esos líderes, pero tengo planes de multiplicar mi célula de nuevo y quiero supervisarlo también», anímelo a seguir adelante. El comienzo con una meta de tres les permite a los líderes no ordenados que capten la visión con un propósito firme, sin sentirse agobiados. Ellos se pueden extender más allá de tres porque están en una célula de líderes sobre ellos que proporciona la guía y el apoyo cuando los necesitan. El número tres reduce la meta del entrenamiento a proporciones razonables. No tiene el propósito de ser un chaleco de fuerza legalista para un líder celular fructífero. Al contrario, está pensado para dar una esperanza práctica de que quizás sea posible cumplir la meta de multiplicar tres veces y algún día incluso de superarla. AYUDE A LOS TRES A HALLAR SUS PROPIOS TRES Hay verdadero éxito cuando un líder de la célula madre ha multiplicado tres veces, está dirigiendo su propio grupo celular y está ayudando a los líderes de las células hijas a encontrar sus grupos celulares hijas. Pablo dijo a su hijo espiritual Timoteo: «Tú, pues, hijo mío, esfuérzate en la gracia que es en Cristo Jesús. Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros» (2 Timoteo 2:1-2). La persona que está dirigiendo un grupo celular, cuidando a los líderes de las células hijas y también ayudando a los líderes de las células hijas a multiplicar sus propios grupos, en verdad ha entrado totalmente en esta visión. Por consiguiente, la meta de un líder de G-12.3 es ayudar a sus discípulos a encontrar a sus discípulos y al mismo tiempo dirigir un saludable grupo celular abierto. Un líder de G-12.3 eficaz no se sentirá satisfecho hasta que los que están en su grupo inmediato hayan ubicado, desarrollado y liberado a sus propios discípulos. ¿QUIÉN CUIDA AL CUARTO LÍDER CELULAR? Por el cuarto líder celular me refiero a un líder celular desarrollado por una célula madre después de que ese líder celular haya formado su G-12.3. El cuarto líder celular debe ser cuidado por uno de los tres discípulos del líder de la célula madre (líderes de las células hijas). En otras palabras, el cuarto líder de la célula hija continuaría quedándose en la familia, pero no sería
  23. 23. cuidado directamente por el líder de la célula madre. Esto pondría al cuarto líder celular en la posición de un nieto del líder de la célula madre. Éste es el resultado de un intermedio entre el ideal (la madre que cuida directamente a la hija) y lo práctico (la madre no tiene el tiempo o la energía para hacerlo). Sin embargo, todos los que pertenecen a la red del líder de la célula madre se reunirían periódicamente para las reuniones cumbres y el líder de la célula madre seguirá cuidando al que está cuidando al nieto. Cuando hayan transcurrido cuatro o cinco años, si todos han multiplicado sus células anualmente, podría ser necesario reevaluar quién será la persona que supervisará los grupos nuevos de la célula madre original. ¡Quizá en ese momento, el líder de la célula madre original podría tener suficiente madurez como para extender su propia red a G-4, G-5, o incluso hasta G- 12! Mejor aún, éste es el momento para pensar en serio de pedirle a este líder con esa multiplicación tan fructífera que se una al personal de jornada completa. ¿QUÉ TAMAÑO PUEDE TENER UNA RED BAJO UN PASTOR? Sabemos que en la estructura de cuidado de G-12 (o una adaptación de él) hay una degeneración en los niveles inferiores. Cuanto más lejos esté un discípulo del discipulador original, tanto mayor el grado de degeneración. Los doce originales entienden la visión. Al crecer el número de líderes entre el discipulador original y los discípulos nuevos, tanto más se desvanece la pureza y la intensidad de la visión. La experiencia ha mostrado que una red de células empieza a perder su calidad en cuanto excede los setenta y cinco grupos celulares (recuerde que cada pastor de jornada completa tiene finalmente doce líderes bajo su cuidado, en oposición a tres). Este número viene de la experiencia práctica y del sentido común, en oposición a los datos científicos concretos. Billy Hornsby, el pastor anterior del personal en el Centro de Oración Mundial Betania, sugiere un número inferior: En nuestra propia experiencia en Betania, teníamos primero el compromiso de agregar pastores de zona, a medida que crecía el número de los grupos celulares, a razón de 25/1. Desde entonces hemos descubierto que con el principio de doce, esa proporción puede ser tanta como un pastor para 50 grupos celulares o más aun. Usted sabrá cuando es necesario agregar más personal pastoral por la carga de trabajo que tiene el personal existente. El pastor titular debe desarrollar sus «Doce» y sólo agrega más personal cuando lo necesite.4 La degeneración surge típicamente, no cuando alguien deja su puesto, sino más bien cuando se brinda un cuidado de baja calidad debido a una carga demasiado pesada. En estos casos, el pastor titular debe intervenir para asegurar el mantenimiento de la calidad o de lo contrario arriesgarse al futuro fracaso en los niveles celulares inferiores porque los pastores no pueden seguir proporcionando el cuidado a tantos líderes celulares. ¿QUIÉN DIRIGIRÁ LA NUEVA RED? En lo que ya he dicho, es posible que haya notado que yo creo que se deben mantener las relaciones entre el líder de la célula madre y el líder de la célula hija. Éste es uno de los valores fundamentales detrás del sistema de cuidado de G-12.3. Cuando una red bajo un pastor crece demasiado, el cuidado íntimo y el discipulado sufrirán. Por consiguiente, creo que cuando una red alcanza alrededor de setenta y cinco células, entonces es tiempo de multiplicarla. ¿Dónde encontrará al nuevo pastor para cuidar la mitad de la red? Yo recomendaría escoger a un líder celular calificado y exitoso en la misma red. Desarrolle a esa persona a una posición como parte del personal de jornada completa. Haciendo esto se mantendrán las
  24. 24. relaciones, la continuidad y la autoridad. Es también un testimonio a todos los demás que el liderazgo de alto nivel es una meta asequible. IMPLANTE LA VISIÓN DE TRES TEMPRANO Una de las iglesias más estimulantes con las que he trabajado hasta ahora es una iglesia llamada La Luz en Quito, Ecuador. El pastor titular, David Jaramillo, tiene una visión celular clara y sabe cómo desarrollar a los líderes. Lo que me gusta del Pastor David es la manera como él puede asir los aspectos diferentes de la visión celular sin perder su enfoque. El Pastor David se convenció de la estrategia de G-12.3 y activamente lo promovió, pero después él fue un paso más allá. El Pastor David decidió implantar la visión de llevar una célula y multiplicarlo tres veces en el Retiro de Encuentro (un retiro espiritual de dos días que es parte de la ruta de entrenamiento y da la victoria a los creyentes nuevos de ataduras del pasado). Incluso los creyentes nuevos en el Retiro de Encuentro oían la meta de desarrollar tres líderes. «Dios le va a librar y a bendecir. Él quiere usarlo poderosamente. Después de pasar por la ruta de entrenamiento que dura aproximadamente nueve meses, usted empezará a dirigir su propio grupo celular. Pero eso no es todo. ¡Usted también seguirá para multiplicar su grupo celular por lo menos tres veces y entonces cuidará esos tres líderes nuevos! Usted no sólo dirigirá un grupo celular sino que también será un entrenador de los futuros líderes celulares.» En la Iglesia de la República empezamos a implantar en los nuevos líderes celulares la esperanza de poder un día dirigir y multiplicar un grupo celular. En realidad, el tiempo para el lanzamiento de la visión era la culminación del Retiro de Encuentro. Todos los creyentes nuevos se iban del retiro con la visión de la multiplicación. El número tres es factible. Es demasiado fácil hablar de «los doce» cuando la mayoría de las personas no ha considerado siquiera «uno», (dirigir un grupo celular). Es triste oír un ejemplo tras otro de líderes celulares que empezaron sus viajes de G-12 sólo para quedarse por el camino. No permita que esto le pase a usted. De hecho, propóngase que esto no le sucederá. ¡Empiece por fijarse metas factibles y realistas para los miembros de su iglesia y para los creyentes nuevos que ellos alcanzarán a través del poder dinámico de la iglesia celular! CAPÍTULO 4 G-12 DESDE LA CIMA Mirando a cada iglesia desde la cima es diferente para cada pastor. Para el Pastor César Castellanos en MCI y el Pastor Yonggi Cho en IPEY, la cima es tan alta como el Monte Everest. Para la mayoría de los pastores, sin embargo, la montaña de la iglesia es mucho más pequeña. Pero no importa qué tamaño tenga la iglesia, es el pastor titular que debe dirigir la visión celular y un equipo de G-12. Esto no significa que el pastor titular tendrá doce individuos o parejas inmediatamente en su equipo. Lo que significa es que la visión de G-12 debe fluir desde la cima hacia abajo. Un pastor titular no debe delegar la visión de la iglesia celular, ni el correspondiente sistema de cuidado pastoral de G-12. David Cho, el pastor titular de la iglesia más grande en la historia del cristianismo, dice: «El pastor [titular] debe ser la persona clave involucrada. Sin el pastor, el sistema no se mantendrá unido. Es un sistema, y un sistema debe tener un punto de control. El factor de control en los grupos celulares en los hogares es el pastor.»1 En la mayoría de las iglesias celulares florecientes alrededor del mundo, el pastor titular es el «ministro celular» en la iglesia celular. Él es el que establece la dirección y dirige la carga. Él también debe guiar la dirección de la visión de G-12.
  25. 25. EL EQUIPO DE LIDERAZGO DE G-12 DEL PASTOR TITULAR Recoja un Grupo de G-12 Si ya hay varios pastores en el personal, el pastor titular debe escoger a sus miembros del personal como parte de su G-12. Sin tener en cuenta si la transición de la iglesia celular simplemente está empezando o que ya existe una estructura para el cuidado celular, el pastor titular debe supervisar sus pastores celulares mayores. El pastor titular no puede decir: «Pienso que voy a elegir al Pastor Ricardo como uno de mis 12, pero no al Pastor Roberto.» ¡Imagine la división que esto podría causar! Si el pastor titular recién está comenzando un grupo celular modelo (que significa que recién está empezando la transición a la iglesia celular), él debe escoger a las personas claves que él ve que podría discipular en el futuro. Cuando el grupo celular piloto se multiplica y cada miembro tiene su propio grupo celular, entonces el pastor titular puede reunirse con esos mismos líderes celulares en un grupo de G-12. Sin embargo, todos los miembros en el grupo de G-12 deben estar dirigiendo por lo menos un grupo celular. En el futuro, todos los líderes de G-12 deben de haber multiplicado también sus grupos celulares. Si la iglesia ya tiene grupos celulares pero no ha hecho todavía la transición a la estructura del cuidado de G-12, el pastor titular - después de mucha oración y consulta con el equipo de liderazgo - debe escoger a los líderes celulares claves para formar parte de un grupo de G-12 inicial. Los criterios son simples: el fruto y la santidad. Todas las personas en el equipo de G-12 del pastor titular debe creer en la visión de la iglesia celular al punto de dirigir y de multiplicar una célula. Como ya he mencionado antes, una iglesia que recién comienza la transición a las células o a la plantación de una iglesia celular desde el principio, puede esperar que tener fruto significa simplemente dirigir un grupo celular. Un pastor titular cuya iglesia ya tiene grupos celulares puede escoger para un G-12 original a las personas que hayan sido las más fructíferas en la multiplicación celular y en el desarrollo del liderazgo. Por supuesto, la santidad, el carácter y la fidelidad también juegan un papel esencial. Concéntrese en el Grupo de G-12 Cuando hay un solo pastor en el personal, los líderes celulares más fructíferos llegan a ser el equipo de liderazgo (grupo de G-12). En esta situación, lo más probable es que el pastor no tendrá sus doce inmediatamente (quizás sólo dos, cuatro o seis). Como ideal, el pastor titular se reunirá con este grupo de líderes todas las semanas para fortalecer los principios de la iglesia celular y de G-12, pero la realidad a veces dicta una reunión quincenal. DE LOS PROGRAMAS A LAS PERSONAS En las iglesias de hoy día con movimientos tan vertiginosos donde se colocan tantas demandas sobre los hombros del pastor, es fácil concentrarse en la marcha de la iglesia en lugar de discipular a los líderes claves. El solo hecho de llegar al final de la semana con un suspiro de alivio es un desafío para muchos pastores. El programa se ha tornado tan pesado y el horario es tan ajustado. Porque no hay nadie más para vigilar el proyecto del edificio, establecer el cuidado infantil para el rally del sábado o preparar el culto del domingo, el pastor termina encargándose de todo. Algunos pastores se manejan como si su trabajo primario fuera involucrarse en todo. Se concentran en perfeccionar el programa del domingo y mantener la administración de la iglesia funcionando bien a lo largo de la semana para el detrimento de sus líderes celulares. Muchos pastores gastan su tiempo y energía en los programas en lugar de las personas. Para que funcione el sistema de G-12, la filosofía del pastor titular debe cambiar. Éste debe disminuir el manejo de los programas y debe pasar más tiempo discipulando a las personas -
  26. 26. sobre todo a las personas claves de su G-12. Debe cambiar de manejar la máquina de la iglesia para mentorizar a los líderes claves que discipularán a otros líderes, que a su vez discipularán aún a más líderes. EL CUIDADO PASTORAL El pastor titular debe derramar su vida a raudales en sus líderes claves. Él debe construir su relacionamiento con ellos fuera de la reunión oficial del equipo. Jesús, el primordial líder de G-12, reveló cómo Él desarrollaba las relaciones con Sus discípulos: «Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre os las he dado a conocer» (Juan 15:15). Jesús no les enseñaba a Sus discípulos simplemente sobre la oración. Él les pedía que lo acompañaran a las reuniones de oración. Él permitió que Sus discípulos lo vieran orando. Cuando los discípulos le preguntaron finalmente lo que estaba haciendo, Él tomó esa oportunidad para enseñarles sobre la oración (Lucas 11:1-4). Lo mismo es verdad con respecto a la evangelización. Jesús evangelizó a las personas en presencia de Sus discípulos y después les daba la enseñanza. Él se aprovechaba de las situaciones de la vida real para explicar los problemas doctrinales complejos (por ejemplo, el caso del joven rico en Mateo 19:23). Los mejores pastores por lo general se hacen amigos de sus líderes claves y les ministran en sus vidas. Un pastor exitoso en Australia explicaba por qué su red de G-12 estaba creciendo tan rápidamente, diciendo: «Yo soy un amigo de mis líderes. Los que están debajo de mí siguen mi ejemplo y ellos se hacen amigos de los líderes nuevos de los grupos pequeños bajo su cuidado. A través de la amistad, mi red de líderes celulares ha crecido más que los otros.» El autor del evangelio de Marcos describe el llamamiento de los doce de esta manera: «Designó entonces a doce (llamándolos apóstoles) para que estuvieran con él...» (Marcos 3:14). Jesús daba prioridad al hecho de que «estuvieran con él» por encima de una serie de reglas o técnicas. Muchos miembros de G-12 están buscando que su pastor titular los dirija pero que también esté con ellos. Un pastor del personal me dijo: «Mi pastor titular nunca pasa un tiempo conmigo. Él me administra, me dirige e incluso me muestra cómo dirigir un grupo celular, haciéndolo. Pero lo que yo realmente necesito es un amigo. Quiero que alguien me acompañe a tomar un café, que de vez en cuando “podamos charlar”.» Hay muchas maneras prácticas de hacerse amigo de los líderes de G-12 claves. Aquí hay algunas sugerencias:  Invite a un líder de G-12 (y esposo o familia) a su casa para cenar. Permítales ver a su familia, su perro, su vida.  Salga para tomar un café con un líder de G-12.  Invite a un líder de grupo celular para hacer algún deporte con usted, o alguna otra actividad de la vida normal.  Ore diariamente por sus líderes de G-12 (esto fortalecerá su amistad espiritual).  Envíe una tarjeta de cumpleaños a un líder de G-12, una nota «Que Se Mejore» o una carta espontánea y divertida para levantarle el ánimo.  Ministre a una necesidad concreta en su vida. PREPARE PARA LA REUNIÓN DE G-12 Si su iglesia es bendecida lo suficiente como para tener un personal de jornada completa, hágalos parte del equipo de líderes (grupo de G-12). Cuando tiene un equipo que se reúne periódicamente (grupo de G-12), el primer orden para atender es que les ministre a sus líderes por medio de la Palabra y la oración. La meta de este tiempo de reunión es edificarlos y ministrar a
  27. 27. sus necesidades, mientras espera que su equipo a su vez sea responsable ante los líderes bajo el cuidado de ellos. La enseñanza que usted les da puede distribuirse después a cada líder de G-12 para usar en la reunión de su equipo, y así su mensaje y carga recibida de Dios se extenderá a toda la estructura de liderazgo. Después de ministrar a sus líderes, pregunte a cada uno de ellos que le informe sobre su red celular. Es mejor si todos tienen un juego completo de estadísticas para cada red representada en la reunión del equipo (daré más explicaciones sobre las redes en un capítulo posterior). El informe estadístico es la mejor manera para mantener la salud de todas las redes celulares. Los informes para cada red celular debe incluir las metas para la multiplicación, los grupos que se reunieron la semana anterior, el número de las personas que asisten a las células, los líderes potenciales que están entrenando, etc. Ya que cada pastor (o el líder no ordenado) tendrá una copia escrita del informe, todos pueden seguir adelante mientras habla cada pastor. Cada pastor es libre de hacer las preguntas que desee: «Juan, noté que el grupo celular de María no se ha reunido por un tiempo, ¿ella todavía está dirigiendo el grupo?» La responsabilidad piadosa ayudará a mantener a todos en la senda. QUÉDESE INVOLUCRADO EN EL MINISTERIO Aparte del cuidado de un grupo de G-12, les animo a los pastores titulares (así como a todos los pastores del personal) que dirijan un grupo celular abierto. La razón más importante para que un pastor titular dirija su célula propia es de quedarse cerca del fuego y mantener la experiencia práctica de ganar a otros para Jesús. Esto también impide que el pastor titular pierda contacto con los líderes de los grupos celulares al unirse en la batalla diariamente. Cuando su grupo celular multiplica, yo le animo al pastor titular para que le dé al líder de la célula hija a uno de sus líderes de G-12, en lugar de intentar empezar una red separada aparte de su red de G-12. Los líderes de G-12 deben ser la prioridad del pastor titular. A menudo, cuando un pastor titular empieza dos redes, sus líderes de G-12 se sienten despreciados y al final todos reciben menos de su tiempo y ministerio. Hay muchos argumentos que aparentemente contradirían que un pastor titular dirija un grupo celular abierto. «Después de todo», alguien podría decir, «¿no debería delegar lo más posible el pastor titular? ¿No debería rotar entre los distintos grupos en lugar de concentrarse en uno solo?» Dicho argumento tiene sus méritos, pero en mi opinión, se queda corto. Los beneficios de dirigir un grupo celular son mucho mayores que las limitaciones. En todos los casos donde el pastor titular se alejaba de estar personalmente involucrado en el ministerio celular, he sido testigo de una creciente apatía hacia los grupos celulares. En el proceso de crecimiento, el pastor titular se aisló de la vida de la célula, y con el tiempo, los grupos celulares empezaron a operar como una gigantesca máquina - y sin la lubricación apropiada. Dale Galloway, el pastor anterior de la Iglesia Comunidad Nueva Esperanza, me dijo que todos los pastores y el personal dirigían un grupo celular - incluso cuando la iglesia tenía 6,000 miembros y 600 grupos celulares. Galloway insistió que es tonto esperar que otros sigan lo que el pastor titular no está dispuesto a realizar.2 Vea los beneficios de dirigir una célula:  Una visión más profunda de la iglesia celular.  Una carga pastoral por los líderes celulares.  Interacción personal con los que no son cristianos.  Ilustraciones para material de enseñanza recogidas de la experiencia.  Entendimiento de cuáles lecciones celulares funcionan y cuáles no.
  28. 28. Sobre todo, declara de numerosas maneras que el ministerio celular es tan importante que incluso el pastor titular está deseoso de dirigir una célula evangelística. En cierta oportunidad consulté con una iglesia de 3500 miembros que estaba realizando la transición al modelo de la iglesia celular. Cuando hablé sobre la importancia de que el pastor titular dirigiera un grupo celular, éste respondió de inmediato a mi consejo. Por demasiado tiempo, él había sentido lo inadecuado de anunciar los domingos por la mañana que todos debían participar en el ministerio celular cuando él ni siquiera estaba involucrado. ¡Él y su esposa empezaron a dirigir un grupo de parejas profesionales y lo han multiplicado dos veces! El éxito a largo plazo del ministerio celular depende de ajustar los principios de las iglesias celulares a la realidad de cada iglesia. El mejor laboratorio es estar personalmente involucrado. Cuando un pastor dirige un grupo celular, él capta los beneficios semanales del ministerio celular y puede relacionarse con los otros líderes celulares en la iglesia. Como dijo en cierta oportunidad Clarence Day: «La información es un material bastante poco consistente a menos que se mezcle con la experiencia.»3 Dirigir un grupo celular, en oposición al cuidado de un grupo celular, le permite al pastor titular experimentar la necesidad de invitar a los que no son cristianos, entrenar a los nuevos líderes, preparar el tiempo de estudio y pastorear a los que están necesitados. También le da la oportunidad al pastor para determinar si su propia lección celular (basado en su mensaje del domingo de mañana (o de la noche) edifica a los santos y habla a los que no son cristianos. Es cierto, podrían haber períodos de tiempo cuando el pastor titular ya no dirige un grupo celular abierto. Muchos pastores titulares de las iglesias celulares más grandes del mundo no dirigen un grupo celular personalmente. Estas iglesias han alcanzado otro nivel: lo más probable es que el pastor titular ya tiene una intensa pasión por el ministerio celular y así podría ser que no necesite dirigir una célula para mantenerse conectado. La regla siempre tiene sus excepciones y probablemente hay tiempos cuando esta regla se pueda quebrantar sin riesgos. Pero al principio, y realmente por algún tiempo en la experiencia de la iglesia celular, el pastor titular debe estar dirigiendo su propio grupo. AGREGANDO PERSONAL BASADO EN SUS ÉXITOS EN EL PASADO Si usted está pensando en añadir personal a su iglesia, hágalo basado en el éxito que hayan tenido en el pasado en la multiplicación de sus células. Usted no tiene que ser tan radical como la Misión Carismática Internacional. MCI considera a una persona como parte de su personal de medio tiempo cuando la persona ha desarrollado una red de 250 grupos celulares. Un miembro del personal de jornada completa debe de haber multiplicado su red a 500 grupos celulares. En su situación, usted podría requerir que una persona que hubiera desarrollado una red de 5-10 grupos celulares sea considerada como un miembro potencial del personal. Sólo deberá asegurarse que la persona haya demostrado éxito en el pasado en la multiplicación celular. Todas las iglesias celulares más grandes en el mundo operan de esta manera. Ellos no elevarán a nadie a una posición más alta a menos que la persona haya demostrado tener éxito en los inferiores. La vocación y las cualidades personales son esenciales, pero la prueba definitiva es el éxito pasado como líder celular, supervisor celular, etc. En su mayor parte, el entrenamiento de un seminario no es un factor fundamental en el ascenso al liderazgo superior. Generalmente lo mejor es levantar a los miembros del personal desde adentro de la iglesia. Éste era el modelo en las iglesias celulares principales del mundo. Estas iglesias no tenían que buscar más allá de ellos mismos para llenar sus posiciones de liderazgo superior. Todo el liderazgo tenía que pasar por los cauces normales de la experiencia ministerial, éxito ministerial, y entrenamiento para el liderazgo dentro de la iglesia antes de ser promovido a posiciones superiores.

×