Cuentos maravillosos escritos por chicos creativos

951 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
951
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
47
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Cuentos maravillosos escritos por chicos creativos

  1. 1. ¡Cuentos maravillosos escritos por chicos creativos! Este mes, el desafío era escribir un cuento con algún componente mágico, teniendo como motivación esta imagen: Y algunas de las historias maravillosas creadas fueron estas: Yogi y Dientes En el bosque, en verano, había dos amigos que se llamaban Dientes y Yogui. Dientes era un conejo y Yogui un antílope. De repente Dientes vio una zanahoria en el agua y se tiró. Como a Yogi también le gustaban las zanahorias, se tiró con Dientes a buscarla. Salió del agua y empezó a volar. Como no sabía nadar, se ahogó. Yogise lanzó a sacarlo y lo logró: -Gracias, dijo Dientes, pero ¿cómo volaste?-Es que soy mágico, dijo Yogi. Dientes dejó de caminar, dio la vuelta, se tiró a buscar la zanahoria y se ahogó. Autor: Lucas Gaetàn
  2. 2. El antílope de los cuernos mágicos Del castillo sale una bruja malvada que va de aquí para allá con su escoba. La bruja lanza un hechizo que congela todo así es que los animales tienen siete horas para detenerla antes de que se congele todo el bosque. Entonces, de repente, ven a un antílope de cuernos mágicos. Eloso Pepillo dice al rey Felipe:-Ese antílope podría ayudarnos con la bruja. Y el conejo responde: -Tenés razón, solo si es de los buenos. El antílope contesta: -Sí, soy uno de los buenos. Entonces dice el cocodrilo grande: -¿Y qué estamos esperando? ¡Vamos! Todos siguen a la bruja. Los animales hacen un ataque sorpresa pero ella los hace pequeños, menos al rey. Cuando iba a destruir al rey, el antílope la golpea y ella desaparece. Y todo vuelve a la normalidad. Autor: Cecilia Pérez La bruja maligna Había una vez un oso gordo, torpe y divertido que tenía un compañero, un antílope inteligente, torpe y rápido. Un día fueron a pasear pero de repente apareció una bruja y los encerró en una jaula. Se preguntaron:-Cómo salimos de aquí. -No lo sé. -¡Ja Ja Ja! No saldrán de ahí nunca. -No te saldrás con la tuya. -No te preocupes. Tengo un as bajo la manga: una varita mágica. -¡Vamos. Salgamos de aquí! -Hay que atraparla. ¡Shack! -Quédate ahí para siempre, bruja. -Vamos, salgamos del bosque. ¡Sklap! ¡Auch! No me lo esperaba. -Yo tampoco. -Espera, tengo hambre.-Después bobo. -Está bien. -Mira, nuestra casa. -¡Vamos! Autor: Ezequiel Rodríguez
  3. 3. El caimán El protagonista se llama Marco y es un caimán. Tiene colmillos grandes. El ayudante es su hijo, es más pequeño. Se llama Marco Junior. Tiene pies pequeños y le gusta nadar en el agua. Fue a perseguir a un pez. El papá fue a cazar a un lago donde Marco Junior estaba nadando. Una bruja malvada vino y con una poción del mal hechizó a un oso por diversión. El águila fue a atacarla pero la embrujó. El antílope la tiró de su escoba mágica. La bruja se fue pero los animales se escondieron porque el oso, el agua y el águila estaban embrujados. Marco Junior seguía en el agua. Cuando salió, la bruja volvió. El caimán pequeño por suerte logró escapar con su papá. Marco mordió a la bruja y le fracturó el brazo. Los hechizos se fueron y todos estuvieron a salvo. Autor: Matías Fernández El hechizo Había una vez un oso que estaba perdido y lo encontró una hechicera que vivía en el Amazonas. Se llamaba Fiorella. Lo crió y lo alimentó. Mientras, ella aprendía magia. Un día salió al reino a comprar frutas y le dejó su varita mágica. Él se fue a dormir. Al rato, cuando ella entró y vio a Goloso jugando con la varita dijo: -¡¡Noooooooo, Goloso!! En ese momento, sin querer, el oso hizo un hechizo y la convirtió en una bruja mala. Fiorella, como ahora era mala, lo echó. Y el oso preguntó: -¿Por qué me echas? Y se fue a pedir ayuda al reino. Como era un oso, lo encerraron. Conoció a otra hechicera y a un águila. Lo ayudaron a salir. Todos fueron a la casa de Fiorela. La agarraron y la hicieron buena. Y vivieron felices. Autor: Vanesa Santucho

×