Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Tema 4: La Baja Edad Media: la crisis de los siglos XIV y XV

10,993 views

Published on

La Baja Edad Media: la crisis de los siglos XIV y XV:
-Organización política e instituciones de gobierno.
-Crisis demográfica, económica y política.
-La expansión de la Corona de Aragón en el Mediterráneo.
-Las rutas atlánticas: castellanos y portugueses. Las Islas Canarias.

Published in: Education
  • Login to see the comments

Tema 4: La Baja Edad Media: la crisis de los siglos XIV y XV

  1. 1. 1.Organización política e instituciones de gobierno. 2.Crisis demográfica, económica y política. 3.La expansión de la Corona de Aragón en el Mediterráneo. 4.Las rutas atlánticas: castellanos y portugueses. Las Islas Canarias. TEMA 4 – La Baja Edad Media: la crisis de los siglos XIV y XV Profesores: Ricardo Chao Prieto y Óscar González García
  2. 2. INTRODUCCIÓN El fin de la expansión territorial cristiana, a mediados del S. XIII, significaba que sociedades forjadas bajo la dirección de una nobleza guerrera que basaba su poder en la violencia y la conquista, deberían ahora organizarse de otra manera. Los dos últimos siglos de la Edad Media fueron tan problemáticos, que se han calificado como tiempos de crisis, si bien esta se cebó en el XIV, siendo el XV un tiempo de recuperación. Los problemas, se manifestaron en facetas muy diversas, de carácter político, social y económico. En el campo político, la crisis venía provocada por los cambios que los monarcas estaban impulsando, y que no gustaban a la poderosa nobleza, de ahí que los siglos XIV y XV se definan como la etapa de la lucha nobleza Vs monarquía. Los problemas de carácter social y económico tuvieron su origen en buena medida en el azote de la Peste Negra desde mediados del siglo XIV, con repercusiones no solo demográficas, sino también económicas, políticas y de diversa índole.
  3. 3. 1. ORGANIZACIÓN POLÍTICA E INSTITUCIONES DE GOBIERNO: Los siglos finales de la Edad Media fueron muy importantes en la configuración política de los reinos peninsulares. Buena parte de las instituciones se habían creado con anterioridad, pero ahora se reestructuran o se crean instituciones nuevas. Se darán los primeros pasos en la organización del estado, el camino hacia la monarquía autoritaria, la ordenación de la administración local, la organización de la administración de justicia, etc. La Península Ibérica estaba ocupada por cinco grandes unidades políticas: el reino de Navarra, la corona de Castilla, la corona de Aragón (en los que nos centraremos), el reino de Portugal, y el reino nazarita de Granada.
  4. 4. 1. ORGANIZACIÓN POLÍTICA E INSTITUCIONES DE GOBIERNO: 1.1 Corona de Castilla En los ss. XIV-XV la Corona fue ampliando su autoridad, imponiendo el principio de la Monarquía Autoritaria, según la cual el monarca es la máxima autoridad y sólo es responsable ante Dios. El poder del rey era, por tanto, muy amplio, pero en realidad dependía de su fortaleza y de su relación con los nobles. En los reinos de la Corona de Castilla había una gran diversidad legislativa, con multitud de fueros o leyes privativas de lugares concretos. Para unificar sus diferentes reinos Alfonso XI impuso el Ordenamiento de Alcalá (1384), que señalaba que la facultad legislativa es exclusiva del monarca. Con ello desaparecieron las legislaciones propias de cada reino, como el Fuero Juzgo de León, que venía manteniéndose desde el s. IX.
  5. 5. 1. ORGANIZACIÓN POLÍTICA E INSTITUCIONES DE GOBIERNO: Instituciones de la Corona de Castilla: ● La Corte: compuesta por los familiares, nobles y eclesiásticos de confianza del rey. Recibían privilegios del monarca a cambio de su fidelidad. ● El Consejo Real: en principio servía para asesorar al monarca (función consultiva), pero se convirtió en un órgano decisivo de la administración central, al tomarse en él los acuerdos que afectaban a la vida de los reinos. En este Consejo fueron ganando importancia los juristas formados en las universidades que, evidentemente, eran nobles y eclesiásticos. ● Las Cortes: Reunían a representantes de los tres estamentos de la sociedad, la nobleza, el clero y el pueblo. Las primeras tuvieron lugar en el reino de León en 1188. No tenían sede fija, por lo que se reunían en alguna de las ciudades que tenían derecho a voto. Como el rey reunía en sus manos todos los poderes (incluido el legislativo), las Cortes sólo le servían para pedir ayuda económica, y también para jurar al heredero de la corona. A cambio el rey escuchaba las quejas y peticiones de las ciudades. Desde 1349 se unificaron las Cortes de León y de Castilla, porque con anterioridad era frecuente que se reunieran por separado.
  6. 6. 1. ORGANIZACIÓN POLÍTICA E INSTITUCIONES DE GOBIERNO:1. ORGANIZACIÓN POLÍTICA E INSTITUCIONES DE GOBIERNO: ● La Audiencia: desde 1371 ejercía funciones judiciales en nombre del rey. Era el órgano más representativo de la justicia del reino. Al principio fue itinerante, pero finalmente se estableció en la Chancillería de Valladolid como órgano superior de la justicia.
  7. 7. ● Hacienda: El progresivo aumento de los ingresos fiscales tuvo una importancia decisiva en el fortalecimiento de la Corona. Impuestos como la alcabala, sobre las compraventas, o el montazgo, sobre la lana, enriquecieron las arcas reales. Se desarrollaron entonces las contadurías de Hacienda y Cuentas, y se organizó una red de recaudadores extendida por todo el territorio. ● Organización del territorio: En tiempos de Alfonso X se dividió el reino en siete provincias, llamadas adelantamientos y merindades (una era el Adelantamiento del Reino de León). La Corona logró también extender su control sobre los antiguos Concejos, reunión de todos los vecinos de una localidad que parlamentaban y decidían sobre sus asuntos. Alfonso XI organiza desde 1345 el sistema de Concejos cerrados o Regimientos, antecedente de los ayuntamientos: León sería uno de los tres primeros. El cambio radica en que ahora se encargarían del gobierno unas pocas personas, notables, llamadas regidores. Después surgiría la figura del Corregidor, oficial enviado por el rey y que era juez en primera instancia. ● En lo militar, se comenzó a configurar un ejército permanente a las órdenes del rey, con lo que éste no dependería de las mesnadas de los nobles. 1. ORGANIZACIÓN POLÍTICA E INSTITUCIONES DE GOBIERNO:
  8. 8. 1. ORGANIZACIÓN POLÍTICA E INSTITUCIONES DE GOBIERNO: 1.2. Corona de Aragón Aquí el rey tenía un poder más limitado que en Castilla. No podía imponer siempre su voluntad, sino que era una monarquía pactista, en la que el monarca debía respetar los derechos y las costumbres de los distintos estados que componían la corona. Era una Corona prácticamente confederal: el rey era el primero que tenía que respetar la diversidad, aunque Pedro IV consiguió imponer algunas instituciones de carácter centralista, como la Cancillería y el Consejo Real. A esos Estados (Aragón, Cataluña, Valencia, Mallorca) les unía el ser patrimonio de un mismo rey, pero tenían una autonomía absoluta en cuanto a leyes, instituciones o personalidad cultural.
  9. 9. Cada uno de los Estados o reinos, salvo Mallorca, tenía sus Cortes particulares, con escasa capacidad legislativa, ya que era el rey quien legislaba. Servían para recaudar dinero para la política del monarca aragonés (guerras, coronaciones...) aunque éste tenía que escuchar las quejas y agravios de los distintos brazos o estamentos. En ocasiones se reunían las Cortes generales de toda la Corona en la localidad de Monzón. Cada Estado tenía además un organismo para garantizar su autonomía: la Generalitat en Cataluña, la Diputació en Valencia y el Justicia en Aragón. Para gobernar estos reinos, así como otras zonas del Mediterráneo, la Corona de Aragón se valía de los virreyes. Los principales municipios tenían amplia autonomía. Así Barcelona se gobernaba por una asamblea: el Consell de Cent (Consejo de Ciento). Esta asamblea nombraba a los magistrados de la ciudad: los consellers, que eran nobles y grandes burgueses.
  10. 10. Instituciones centrales de la Corona de Aragón: ● Consejo Real: Aconseja y ayuda al rey a tomar decisiones tras un debate razonado, lo que hace recaer sobre esta institución la responsabilidad de las decisiones de gobierno. También recaerían sobre el Consejo las iras populares cuando no están de acuerdo con sus decisiones. ● Audiencia Real: Institución encargada de la administración de justicia, adquiere una posición fundamental dentro de los reinos. ● Cancillería Real: Institución encargada de los asuntos administrativos. Ocupada por miembros del clero, desde comienzos del siglo XIV fueron juristas los encargados de las tareas de la alta administración, que eran la función esencial de este organismo.
  11. 11. 1. ORGANIZACIÓN POLÍTICA E INSTITUCIONES DE GOBIERNO: 1.3. El reino de Navarra: Mientras que sus vecinos de Aragón y Castilla aumentaban sus territorios con la gran expansión de los siglos XII y XIII, Navarra se quedaba encerrada entre ambos reinos, y no pudo crecer (Castilla anexionó Álava y Guipúzcoa en 1200). Durante un tiempo, a comienzos del siglo XIV, este reino estuvo bajo el dominio de Francia, por el matrimonio de la reina Juana I de Navarra con Felipe IV el hermoso de Francia.
  12. 12. 1. ORGANIZACIÓN POLÍTICA E INSTITUCIONES DE GOBIERNO: Recuperado el dominio navarro a mediados del siglo XIV por la familia Evreux, se inició la organización de las instituciones de manera similar a los reinos vecinos, con más parecidos a la corona de Aragón. Durante el siglo XV el reino de Navarra fue sufriendo un proceso de debilitamiento, que se hizo cada vez más grave por los cambios dinásticos y las luchas internas entre herederos de la corona. La más grave fue la que enfrentó a Juan II de Aragón, con el príncipe Carlos de Viana, a quien le correspondía el reino, como hijo del matrimonio de Juan II con la reina Blanca de Navarra. Principe de Viana en un Códice aragonés
  13. 13. 2. CRISIS DEMOGRÁFICA, ECONÓMICA Y POLÍTICA: 2. 1. Crisis demográfica y económica. El crecimiento constante de la población desde el S. XI permitió en la Península Ibérica la repoblación y explotación de las tierras que se conquistaban a los musulmanes y permitió el impulso de la guerra. En el S. XIV los problemas climáticos produjeron malas cosechas y hambrunas que, además, se verán agravadas por la Peste Negra, que asoló Europa en 1348-1351. Esta terrible epidemia llegó a la Península Ibérica con diversas puertas de entrada (el estrecho de Gibraltar, la zona oriental de los Pirineos y los puertos de Levante) y atacó a pueblos y ciudades de la Corona de Castilla y de Levante, provocando tal mortandad que dejó numerosos despoblados.
  14. 14. 2. CRISIS DEMOGRÁFICA, ECONÓMICA Y POLÍTICA: Su influencia fue más allá del propio campo de la demografía, pues tuvo importantes repercusiones económicas como falta de mano de obra en el campo, caída de la industria y el comercio, aumento de los precios, y descenso de las rentas de los propietarios. Además la peste se convirtió en una enfermedad endémica, que reapareció cada cierto tiempo, provocando nuevas mortandades y aterrorizando a la población. Las guerras y el hambre también ayudaron a mantener la regresión demográfica en el siglo XIV, aunque la caída de población fue mayor en Cataluña (perdió un 40%) y en el norte de Castilla que en el Sur. En el S. XV, la población se fue recuperando.
  15. 15. En el s. XV, la crisis se empezó a superar y se puede hablar de cierta expansión en la Corona de Castilla. Esta recuperación se basó sobre todo en la ganadería ovina (oveja merina) y en la exportación de lana hacia el Atlántico europeo. El momento clave fue la apertura del mercado de Flandes después de que este territorio hubiera dejado de recibir lana de Inglaterra. En una primera fase la lana se concentraba en manos de comerciantes burgaleses y luego en los puertos del Cantábrico. Desde estos puertos, que se agrupaban en la Hermandad de la Marina de Castilla, también se exportaba hierro de Vizcaya. Además desde el Atlántico Sur se comerciaba con aceite o vino. A nivel interior, se dio el auge la las ferias como las de Medina de Campo (la más importante de la península), Valladolid, Burgos o Segovia. También empezaron a desarrollarse las actividades bancarias (aparecen las sociedades mercantiles y las letras de cambio). Estas actividades supusieron los primeros pasos del sistema económico capitalista. Mientras, la burguesía adquiría más importancia y controlaba el gobierno de las ciudades (que iban aumentando de tamaño), lo que muestran edificios como catedrales, lonjas o ayuntamientos.
  16. 16. 2.2. Crisis social. Ante las dificultades económicas, la nobleza se apropió de tierras de los Concejos o del rey, lo que supuso enfrentamientos con ambos. Aumentó la opresión de los campesinos (los llamados “malos usos”), que en ocasiones iniciaron revueltas. Los conflictos antiseñoriales más conocidos en el XV fueron: ● El de los Irmandiños en Galicia, que fue una sublevación de campesinos y pequeños nobles contra la alta nobleza, caracterizada por la destrucción de sus castillos. ● Los Payeses de Remensa en Cataluña, que encabezaron dos “Guerras Remensa” contra los nobles. Los payeses de remensa eran cultivadores de tierras ajenas adscritos a ellas de modo forzoso y hereditario. Fernando el Católico puso fin al problema en 1486 aboliendo la adscripción a la tierra y los malos usos, mediante el pago por los payeses de un precio para liberarse. Además de enfrentarse a otros grupos sociales, los nobles también luchaban entre ellos, agrupándose en bandos en caso de conflicto, como ocurrió en la Guerra Civil castellana del siglo XIV.
  17. 17. La mala situación económica también implicó conflictos sociales en las ciudades: las clases bajas se rebelaron en ocasiones contra los abusos de los nobles y los grandes mercaderes. El caso más destacado fue el enfrentamiento entre la Busca (gremios artesanos) y la Biga (grandes mercaderes) en la ciudad de Barcelona en el XV. Las clases populares también reaccionaron en ocasiones atacando las propiedades de los grupos minoritarios, como los judíos, a los que se les acusaba de provocar la peste y otros males. El antisemitismo fue especialmente violento en la última década del siglo. Hubo conversiones masivas de judíos, en su mayor parte simuladas, con lo cual, el “problema judío” dejó paso al “problema converso”. Matanza medieval de judíos
  18. 18. 2.3. Crisis política. Los reyes intentaron tener un poder más efectivo en sus reinos. Esto chocó con la pretensión de los nobles y los poderes locales de aumentar su poder y de participar en el gobierno del reino. Existió una lucha continua entre el rey y los nobles; éstos aprovechaban la minoría de edad del monarca (Fernando IV, Alfonso XI, Juan II...) para imponer sus intereses o bien provocaban una guerra civil al oponer otro candidato al trono. Durante el XIV y la mayor parte del XV, los nobles protagonizaron esta pugna y consiguieron controlar a la mayoría de los reyes. Se dio por tanto una debilidad del poder real. En la segunda mitad del XV la situación cambió y los reyes fueron consiguiendo incrementar su poder.
  19. 19. 2.3.1. La crisis política en la Corona de Castilla Tras la muerte de Alfonso X (1284), hubo una larga crisis sucesoria hasta que Alfonso XI (1312-1350) pudo restablecer la autoridad. Pedro I “el Cruel” fue uno de los reyes que intentó imponer su autoridad, pero fue derrotado en la Guerra Civil Castellana en 1369 por su hermanastro Enrique II, que lo asesinó. La nobleza adquirió una gran influencia, tanto que fue llamado “Enrique el de las mercedes”, por las tierras y privilegios que otorgó a los nobles. Con Enrique II se inauguró además una nueva dinastía, la de los Trastámara. La influencia de la nobleza continuó con Juan I, que intentó recuperar Portugal, pero fue derrotado en Aljubarrota (1385). El reinado de Juan II fue muy conflictivo. Su valido Álvaro de Luna consiguió vencer a la nobleza, pero ésta terminó consiguiendo que el rey ordenara la muerte del favorito. Enrique IV (1454-1474) venció al sector de la nobleza que pretendía deponerlo, consiguiendo controlar la situación, pero a su muerte se desató una nueva Guerra Civil por la sucesión. La derrota castellana ante los portugueses en Aljubarrota►
  20. 20. 2.3.2. La crisis política en la Corona de Aragón La crisis empezó a manifestarse hacia el tercer o cuarto decenio del siglo XIV, cuando comenzaba su reinado Pedro IV “el Ceremonioso” (1336-1387), monarca que tenía como objetivo al iniciar su reinado incrementar el poder regio. Venció a los nobles en repetidas ocasiones, y se enfrentó a Pedro I “el Cruel” de Castilla en lo que se llamó “la Guerra de los Dos Pedros”, que acabó en tablas. A la muerte de Pedro IV el ceremonioso le sucedieron sus hijos, Juan I (1387- 1396) y Martín I (1396-1410), pero ambos murieron sin heredero varón, lo que provocó una crisis sucesoria en la corona, pues el derecho de este reino impedía reinar a las mujeres. La crisis se resolvió mediante el Compromiso de Caspe (1412), que eligió como rey a Fernando I de Trastámara (Fernando de Antequera, tío de Juan II de Castilla). Así acabó gobernando la misma dinastía Trastámara en las dos Coronas. Fernando I tuvo un reinado breve (1412-1416) en el que abundaron los problemas con la nobleza.
  21. 21. Alfonso V “el Magnánimo” (o “el Sabio”) de Aragón (1416-1458), continuó el interés por conquistar territorios italianos y consiguió ser rey de Nápoles. El ascenso al trono de su hermano Juan II (1458-1479) conduciría a una lucha de los grupos sociales, urbanos y rurales que produjo una situación de crisis de la que no saldría la corona de Aragón hasta el ascenso al trono de Fernando el Católico. Juan consiguió la victoria en la Guerra Civil en Cataluña gracias al apoyo de campesinos y los pequeños burgueses. En definitiva, el siglo XV no fue tan favorable para Aragón como para la Corona de Castilla. El desarrollo de Barcelona y Valencia, que comerciaban con todo el Mediterráneo, se percibe en los numerosos edificios públicos y palacios de esta época. Pero aún pesaba mucho lo dura que había sido la crisis durante el siglo XIV. Y además Cataluña se vio asolada en ese período por luchas sociales (payeses de remensa, Biga-Busca) que devastaron este territorio. Juan II de Aragón (1458-1479)
  22. 22. 2.3.3. La crisis política en Navarra Durante estos últimos siglos medievales el gobierno estuvo en manos de dinastías de origen francés: Capetos, Evreux, Foix, aunque también reinaron los Trastámara un tiempo. El monarca más destacado fue Carlos III el Noble (1387-1425). A mediados del s. XV Navarra sufrió una cruenta y larga guerra civil entre dos facciones de nobles: los beamonteses, que tenían el apoyo de los castellanos, y los agramonteses, que tuvieron primero como aliados a los aragoneses y luego a los franceses. Las injerencias extranjeras (Castilla, Aragón, Francia) fueron continuas. Aragón siempre trató de hacerse con Navarra, y acabaría consiguiéndolo con Fernando el Católico ya en el s. XVI, como veremos.
  23. 23. 3. LA EXPANSIÓN DE LA CORONA DE ARAGÓN EN EL MEDITERRÁNEO Jaime I el Conquistador había ampliado la Corona de Aragón al ocupar a los musulmanes Valencia y Baleares, pero a mediados del siglo XIII la expansión se vio frenada por la conquista castellana de Murcia. Esto supuso que la política exterior aragonesa se orientara hacia el Mediterráneo. A final del siglo XIII Aragón pasó a dominar Sicilia, tras la revuelta que hubo en la isla contra los reyes franceses de la Casa de Anjou (las “Vísperas Sicilianas” en 1282), en la cual los sicilianos ofrecieron el trono de su isla al rey de Aragón. Durante la primera mitad del XIV Jaime II consiguió también la isla de Cerdeña y los Almogávares (soldados mercenarios catalanes) realizaron una expedición al Imperio Bizantino para defenderlo contra los turcos. Allí conquistaron, temporalmente, los ducados de Atenas y Neopatria (Grecia). En la primera mitad del XV, con Alfonso V se conquistó el Reino de Nápoles, tras vencer a los franceses de la Casa de Anjou. Este rey trasladó su Corte a la ciudad de Nápoles. La oposición a la expansión aragonesa fue de Francia y de ciudades como Venecia y Génova, con las que mantuvo varios conflictos armados.
  24. 24. La expansión supuso una importante actividad comercial, sobre todo en las ciudades de Barcelona y Valencia. Se crearon Consulados (representaciones comerciales) catalanes en la Península Itálica, el Imperio Bizantino o el Norte de África, donde se enlazaba con el comercio que traía las especias y la seda desde el Lejano Oriente. Barcelona exportaba hierro e importaba cereales y tejidos de Sicilia y Cerdeña, pieles y cuero del norte de África. La irrupción de los turcos en Bizancio en 1453 cortó las rutas de comercio con Asia y perjudicó el comercio catalán que entró en crisis en el siglo XV.
  25. 25. 4. LAS RUTAS ATLÁNTICAS: CASTELLANOS Y PORTUGUESES. LAS ISLAS CANARIAS.  La expansión castellana se dirigió principalmente hacia el Atlántico.  S. XIV – se asegura el dominio del Sur de la Península – Toma de Algeciras en 1344 – el Estrecho de Gibraltar y su control, quedan en manos castellanas. FOCOS DE COMERCIO Y EXPANSIÓN SEVILLA Y LOS PUERTOS ANDALUCES PUERTOS CANTÁBRICOS • Agentes comerciales y banqueros italianos – genoveses. • Desarrollo de la construcción naval. • Marinos vascos dominan el comercio hacia la costa africana: oro y esclavos. • Bilbao: centralizaba la exportación de lana castellana y hierro vasco hacia Francia, Inglaterra y Flandes, de donde se traían paños, tapices y objetos de lujo.
  26. 26. RIVALIDADES Y ALIANZAS COMERCIALES PORTUGALFRANCIA • Portugal sería el rival directo en el dominio de las rutas atlánticas: habían descubierto Madeira, las Azores, y comenzaron a recorrer la costa occidental africana. • Portugal se alió con Inglaterra. • Juan I de Castilla invade Portugal en 1383 – Desastre castellano de Aljubarrota (1385). • Las relaciones de rivalidad duraron más allá de la Edad Media. • La importancia del Atlántico llevó a la Castilla de los Trastámaras a alinearse con Francia, con la que se firmó una alianza militar. Por esa razón, navíos castellanos participaron en la defensa de las costas francesas durante la Guerra de los Cien Años (1337-1453). • La intención castellana era asegurar la ruta por el Canal de la Mancha hacia Flandes. Esta ruta sería dominada hasta bien entrado el S. XVI.
  27. 27. PORTUGAL.- Los portugueses desarrollaron la teoría de la navegación, pues para un pueblo sin posibilidad de expansión terrestre (en 1249 ya habían completado su propia Reconquista) sólo quedaba el mar . El príncipe Enrique el Navegante (†1460) creó una escuela náutica con constructores de navíos y cartógrafos. Su objetivo era llegar a la India. La primera conquista fue Madeira a principios del XV, y después las Azores. Después los portugueses recorrieron la costa africana en busca de oro, marfil y esclavos. En 1487 Bartolomé Dias consiguió doblar por vez primera el Cabo de Buena Esperanza, en la punta sur de África. En 1498 Vasco de Gama atravesó el Índico y llegó hasta la India, abriendo una ruta asiática basada en el comercio de las especias. Enrique el Navegante
  28. 28. CONQUISTA DE LAS ISLAS CANARIAS Situado a más de 1000 kilómetros de Europa, en el siglo XIV el archipiélago canario estaba en una fase de evolución cultural próxima al Neolítico. Sus habitantes (guanches) se dedicaban al cultivo de cereal y al pastoreo. A finales del siglo XIII los canarios comenzaron a recibir visitas de rapiña efectuadas por portugueses, genoveses y castellanos, que se limitaban a robar o a llevarse hombres como esclavos. La situación cambió cuando a comienzos del siglo XV, en nombre del reino de Castilla una expedición dirigida por dos mercenarios de origen normando, Jean de Bethencourt y Gadifer de La Salle, conquistó la isla de Lanzarote. Después vendrían las conquistas de Fuerteventura, La Gomera y El Hierro. Estas primeras conquistas se hacían a título particular, de manera que los conquistadores se reservaban esas tierras que los monarcas castellanos les entregaban como feudos. Bethencourt y La Salle
  29. 29. Más adelante fueron los propios monarcas (Reyes Católicos especialmente) quienes se encargaron de la conquista del resto de las islas, reservándoselas para sí. La última conquistada fue Tenerife en el año 1496, lo que alarga esta conquista de Canarias durante todo el siglo XV. Durante un tiempo la conquista de Canarias enfrentó a castellanos y portugueses, ya que Portugal, que se estaba encargando de la exploración de la costa africana consideraba que le correspondía la operación El conflicto se solucionó por el Tratado de Alcaçovas (1479) que reservó estas islas para Castilla, a cambio de que los portugueses mantuvieran la exclusividad de la expansión por la costa africana. Los castellanos impusieron no solo su dominio político, sino también su cultura, de manera que las formas de vida o de cultura canarias se fueron extinguiendo poco a poco tras la conquista castellana y la castellanización progresiva del archipiélago. Ídolo guanche Teide, montaña sagrada para el pueblo guanche

×