Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Revista Nana #01 Noviembre-Diciembre 2014

La nana, una emoción cantada. Sobre el parto en casa. La importancia del movimiento en el parto. La mamá de una mama. Mamací. El papá de dos meses. La aventura del movimiento. Rabietas. Recomendaciones.

  • Login to see the comments

  • Be the first to like this

Revista Nana #01 Noviembre-Diciembre 2014

  1. 1. RabietasParte normal del desarrollo MAMACI 2º Jornadas de cine dedicadas a la mujer y a la maternidad En el parto ¡A moverse!
  2. 2. Regala bienestar sensaciones salud • Consulta matrona • Orientación al parto, a la maternidad / paternidad • Yoga y Pilates embarazadas • Parto en casa • Visitas domiciliarias postparto • Yoga y Pilates postparto con bebé Móvil 619 918 666 - C/ Peregrina, 16 - Vegueta - LPGC info@blossomcentromaternal.com - www.blossomcentromaternal.com Facebook: Blossom Centro Maternal
  3. 3. 3 La Nana Una emoción cantada Sobre el parto en casa Una opción segura, cómoda e íntima La importancia del Movimiento en el parto Tu embarazo online Sitios web sobre embarazo La mamá de una mama “Mamar es la leche” MAMACI 2º Jornadas de cine dedicadas a la mujer y a la maternidad El despertar de un Papá de dos meses La aventura del movimiento Reflexión corporal Rabietas Parte normal del desarrollo Recomendaciones Libros y webs página 05 página 06 página 09 página 12 página 14 página 16 página 18 página 20 Sumario página 23 página 28
  4. 4. 4 Cada vez que emprendíamos un viaje, gozábamos investigando lugares, historia, buscando información, rutas, curiosidades, organizando, calculando... De la misma forma nos volcamos a disfrutar de la llegada de nuestros hijos. Descubrimos y aprendimos muchas cosas, algunas insospechadas. La curiosidad siguió, aumentó y se desbordó. Convencidos de que hay mucho trabajo por hacer, cosas que contar, compartir, mostrar, decidimos embarcarnos en este proyecto: “Cántame una Nana”. Concebimos a Nana como un espacio de comunicación, de divulgación científica, de enseñanza y aprendizaje y porque no, de disfrute. Nana tendrá forma de revista, en papel y digital, y aprovechará las ventajas que nos ofrecen hoy las redes sociales. Queremos llegar a la mayor cantidad de familias posible. Deseamos que el viaje sea placentero para todos. ¿Nos acompañas? Editorial Agradecemos el apoyo y la colaboración de todas las personas que confiaron en nosotros y en nuestro proyecto. Editorial ivana@revistanana.com Dpto Comercial comercial@revistanana.com Revista Nana es una producción de koloryforma.com Colaboran Impresión: Litografía Solano Depósito legal GC 1012-2014 Revista Nana no se hace responsable de la opinión de sus colaboradores.
  5. 5. 5 En los años ‘20 del siglo pasado, el poe- ta Federico García Lorca, quien estudió las canciones de cuna españolas, destacó las características poéticas y la profundidad de la tristeza de muchas de ellas. La teoría de Lorca, con la que muchos investigado- res concuerdan hoy en día, es que una de las funciones de las canciones de cuna es ayudar a que la madre pueda vocalizar sus propias preocupaciones y miedos. Así que sirven también de terapia para la madre. En la actualidad hay muchos factores que amenazan la supervivencia de las can- ciones de cuna, sobre todo la cantidad de aparatos nuevos para entretener y cal- mar a los niños que lloran. Puede que can- tar no forme tanto parte de nuestras vidas como en el pasado donde la gente se jun- taba para cantar y contarse historias, pero por el momento, las canciones de cuna si- guen vivas a lo largo y a lo ancho de nues- tro mundo. El sonido del latido del corazón, la can- ción, el calor humano del abrazo. Arrullo y amor se trenzan, lo mismo que la letra musicalizada y los afectos.• Nana, arrullo, canción de cuna, son algu- nos de los nombres con que se conoce a este vínculo entre el bebé y su cuidador/a. Es una canción de ritmo suave que ayuda al bebé a relajarse y dormir. Una forma de lenguaje donde importan menos las pala- bras que la expresión de un sentimiento, la musicalidad y el ritmo. La nana es un estímulo que aumenta las respuestas del niño hacia el mundo ex- terior, favoreciendo su sociabilidad y fo- mentando el aprendizaje temprano. En ella se encuentran todos los elementos que familiarizan al niño con la formación del lenguaje: las vocalizaciones, la repeti- ción de sonidos, las palabras familiares o frases, el ritmo unido al movimiento y la musicalidad. Todas las culturas del mundo tienen sus propias formas de nana adaptadas a las estructuras rítmicas y melódicas propias de la música folclórica de la zona. Hay quien opina que las nanas son la pri- mera manifestación musical de la historia de la humanidad, la más antigüa de la que se tiene constancia data del año 2000 AC, y a pesar de que el niño debía dormirse con ella, el mensaje de la canción no era muy tranquilizador. Se trata de una repri- menda al bebé por despertar al dios de la casa con llantos. Esta nana se ha encontra- do grabada en una pequeña tabla de ba- rro que cabe en la palma de la mano y de- bió ser escrita por un escriba babilonio en lo que actualmente es Irak. Muchas de las canciones que se cantan hoy en día tienen un trasfondo oscuro. “Balancéate, balancéate, balancéate”, co- mienza diciendo una canción del pueblo Luo de Kenya, antes de volverse amena- zante diciendo “al niño que llora se lo co- merá una hiena”, algo que puede ser una realidad en algunas partes del país. La nana, una emoción cantada 5 Fuentes: Canción de cuna: Arrulllo o desvelo, Anna M. Fernández Poncela Duérmete niño. Antología de nanas, Menéndez Ponte y Serna Wikipedia - BBC
  6. 6. 6 Sobre el parto en casa... Existe un ligero aumento de mujeres y pa- rejas que deciden dar a luz en su casa. El perfil de estas parejas es que sienten que el mejor lugar para recibir a su bebé es en su propio hogar. Por supuesto son pare- jas que ven el parto como un proceso fisio- lógico, el cual sólo hay que respetar, para que acontezca de manera fluida y normal. Les gusta la idea de la comodidad del par- to en casa, pero también entendida como una característica fundamental para que la mujer pueda parir en un ambiente ínti- mo libre de posibles interferencias. Se preocupan por averiguar cuáles son las necesidades de una mujer para que el par- to acontezca con plena seguridad en su casa. Curiosamente, o no, son los hombres los que a veces necesitan saber más sobre esto. Será porque aún les queda el instinto protector de hombre cavernícola que vela por preparar y asegurar el lugar donde va a acontecer el nacimiento de su cría. Lo que tienen también de característico es la plena confianza en el propio proceso, en que el hecho de que ocurra en casa lo favorecerá enormente y en los profesiona- les que le acompañan. El resto va desarro- llándose en un ambiente cargado de tran- quilidad, confianza y facilidad. No podemos hablar sobre el parto en casa sin que se cuestione muchas veces su se- guridad. Se escuchan comentarios de todo tipo, incluso en algunos medios han salido titulares sin fundamento científico, alar- mando aún más a una sociedad que ha perdido por completo la confianza en este proceso fisiológico. “Todas la sociedades que conocemos han perturbado profundamente la fisiología del parto”-nos dice el Dr. Michel Odent- “los humanos tienen fama de tener naci- mientos difíciles comparados con otros mamíferos y con otros primates, y el prin- cipal motivo, -aunque hay varios-, es el gran desarrollo de la parte del cerebro que llamamos neocortex, nuevo cerebro… cuando una parturienta está sola y el par- to se desarrolla correctamente tenemos la impresión que está en otro mundo... hay una reducción del control de parte del neocortex, esta reducción es el aspecto más importante en la fisiología del parto en la especie humana. Esto se podría resu- mir en las siguientes necesidades para la mujer que está pariendo: necesita sentirse protegida de toda estimulación de su neo- cortex” (M. Odent, 2008). Estos estímulos son: el lenguaje, la luz, sentirse observado, percepción de peli- gro o situación que genere adrenalina. Por tanto, favorece la fisiología del parto: el si- lencio, ambiente íntimo relajado, cálido, oscuro. Todo esto para potenciar la secre- ción de oxitocina, que hará el nacimiento y alumbramiento, fisiológico y seguro. “La seguridad fisiológica, endógena du- rante el embarazo y el parto, está dada por un comportamiento instintivo, activo y “la mujer que está pariendo necesita sentirse protegida de toda estimulación de su neocortex” MICHEL ODENT la madre está preparada para parir el bebé está preparado para nacer
  7. 7. 7 flexible, que se adapta a los ritmos fisioló- gicos y emocionales del bebé y a las seña- les que envía” (Verena Schmid, 2011). Lo que la OMS nos dice acerca de la segu- ridad del parto en casa: si el embarazo ha sido controlado, es de bajo riesgo y aten- dido por una matrona experimentada que conoce bien el proceso fisiológico del par- to y lo respeta, hoy por hoy, y en base a la evidencia científica actual , se puede afir- mar, que es una opción segura. Lo que el Colegio de Matronas (RCM) y el Colegio de Obstetras y Ginecólogos (RCOG) de Inglaterra dice de manera con- junta: apoyan el parto en casa para emba- razos que no han tenido complicaciones. No hay razones para no ofrecer a mujeres de bajo riesgo obstétrico el parto en casa. Y además puede ofrecer considerables be- neficios para ellos y sus familias. Hay am- plia evidencia actual que nos corrobora que la mujer que pare en casa aumenta la probabilidad de tener un parto tanto sa- tisfactorio como seguro, con implicacio- nes positivas para su salud y la de su bebé (Abril 2007). Lo que nos dice el Observatorio de Seguridad del Parto en casa en España: Los datos objetivos de los que dispone- mos sobre partos en España muestran que, cuando se han dado tres condiciones bá- sicas de seguridad en el nacimiento: unici- dad, embarazo a término y asistencia sani- taria, el desarrollo del parto en el entorno doméstico no ha estado asociado a un ma- yor riesgo para la supervivencia del bebé (Educer, 2012). Me gustaría concluir subrayando que el parto en casa es una opción más a las que existen, tan respetable como cualquier otra. Como matrona, considero estar a fa- vor de la mujer, es decir, tener la cualidad/ capacidad de acompañar y apoyar, sin juz- gar, en las decisiones informadas que cada mujer elige. Velando siempre por la salud física y emocional de la díada madre-hijo. “La sabiduría de la evolución biológica ha garantizado, en los largos milenios de filo- genias, que la madre está preparada para parir, el bebé está preparado para nacer, y que ambos son fuertes y capaces de cons- truir juntos una relación fuerte, en la que la supervivencia de las especies ha sido confiada. Nosotros no deberíamos hacer un esfuerzo por corregir las fuerzas natu- rales innata en ellos (lo cual es un pretex- to absurdo en procesos esencialmente fi- siológicos como el embarazo y el parto). Nosotros deberíamos, en cambio, dejar que estas fuerzas manifiesten su poder y, también, su misterio, acompañándolo con discreción“ (Braibanti, 1993)• Laura Moya Matrona Parto
  8. 8. CieloyMona
  9. 9. 9 Durante los últimos tiempos, esta última imagen fue la más habitual en los hospi- tales del mundo occidental, así como la transmitida habitualmente en las pelícu- las, etc. No obstante, es importante saber que esta no es la posición más recomen- dada para permanecer durante la dilata- ción y el parto. De hecho, es la única que está desaconsejada, excepto cuando es necesario hacer algún tipo de interven- ción, por los perjuicios que produce en la perfusión útero-placentaria (circulación sanguínea que se establece entre la circu- lación materna y la placenta) y la hemo- dinamia materna (en la posición tumbada boca arriba, se produce el llamado síndro- me hipotensión supina, en la que el úte- ro comprime la vena cava, dificultando el retorno venoso de la sangre al corazón, y produce una bajada de la tensión arterial, hecho que se soluciona girándose de lado izquierdo), así como la influencia negati- va que tiene sobre el afrontamiento de la sensación dolorosa. Se dice que la posición horizontal para pa- rir fue introducida en Europa por el mo- narca francés Luis XIV, cuando su mujer iba a dar a luz y él decidió que lo haría tumbada, para poder ver sus partos. Poco a poco, esta práctica se fue generalizando. Sin embargo, durante milenios, las muje- res han dado a luz, habitualmente, en po- siciones verticales, y con total libertad de movimientos durante la dilatación. ¿Por qué es tan importante que una mujer de parto tenga libertad de movimientos durante todo el proceso? En el descenso de la presentación fetal (la cabeza, en la mayoría de los casos, y las nalgas, en algunos otros) influyen múl- tiples factores. Es un trabajo en equipo entre mamá-bebé, en el que el bebé va adoptando la posición que ocupa el me- nor espacio posible, en los diámetros ma- yores de la pelvis de la madre. Por ello, es de vital importancia que la mujer escuche a su cuerpo y haga caso a sus sensaciones, puesto que éstas le indicarán que postura debe adoptar durante la dilatación, para favorecer el adecuado progreso del parto, así como la correcta colocación y descen- so de la presentación fetal. Además, el he- cho de poder moverse libremente ayuda a afrontar la sensación dolorosa de una ma- nera mucho más eficaz. La importancia del movimiento durante el parto Cuando piensas en una mujer de parto, ¿qué imagen acude a tu mente? ¿Imaginas a una mujer de pie, en cuclillas, sentada o de rodillas? ¿O por el contrario, imaginas a una mujer tumbada, en una cama…? Parto
  10. 10. 10 - Tumbada de lado izquierdo (decúbito la- teral izquierdo): es una posición óptima si tienes contracciones fuertes y deseas descansar. - Posiciones verticales: cualquier posición que evite el estar tumbada, incluyendo la deambulación. Sentada: se pueden utilizar unas pelotas específicas para el parto. Favorecen el alivio del dolor y el descenso de la pre- sentación fetal. De pie: apoyada con las manos en la pa- red, las piernas algo separadas, oscilan- do y girando las caderas, o inclinándose hacia delante con los antebrazos apoya- dos en la pared y los hombros bien rela- jados, o apoyada en su acompañante. De rodillas: sobre el suelo, se puede uti- lizar una colchoneta fina o esterilla. Con la espalda recta, las piernas separadas, y los tobillos hacia fuera, es una bue- na posición para abrir los estrechos de la pelvis y liberar tensión de la espalda. También se puede hacer con los ante- brazos planos en el suelo. Cuadrupedia: esta posición es muy útil para aliviar el dolor en la zona lumbar, junto con la aplicación de calor local y un masaje ejerciendo una presión sua- ve pero firme. También es muy útil para ayudar a que los bebés se coloquen co- rrectamente en la pelvis materna. En cuclillas: para ayudar a adoptar esta posición, se puede utilizar la silla de partos, por ejemplo. En el parto ¿Cuáles son las posiciones que puedes adoptar durante la dilatación? Cuadrupedia Decúbito lateral izquierdo Sentada sobre pelota Posiciones verticales con apoyo
  11. 11. 11 La evidencia científica disponible (tal como se recoge en el documento de consenso de la FAME (Federación de Asociaciones de Matronas de España) de Iniciativa al Parto Normal, sugiere que si la mujer está en posición vertical durante la primera fase del parto, sufre menos dolor, presenta menos necesidad de analgesia epidural y menos alteraciones en el patrón de la frecuencia cardíaca fetal, y se acor- ta el tiempo de la primera fase del par- to. Además, la verticalidad y el movimien- to favorecen que el bebé tenga el máximo espacio disponible en la pelvis. Por tanto, la posición tumbada en la cama boca arri- ba, debe reservarse sólo a los casos en los que sea necesario realizar algún tipo de intervención obstétrica. En cuanto al periodo expulsivo, sucede lo mismo. No hay una posición ideal para pa- rir, cada mujer debe elegir la suya, en fun- ción de cómo se encuentre en ese mo- mento, olvidando los condicionamientos culturales. Al igual que durante la dilata- ción, está desaconsejada la posición tum- bada boca arriba, especialmente la de li- totomía, excepto en los en casos en los haya que realizar algún tipo de interven- ción obstétrica. Se han observado una se- rie de ventajas de las posiciones verticales y la de decúbito lateral izquierdo, frente a la posición de litotomía, tales como: acor- tamiento del segundo periodo del parto, disminución del dolor y la necesidad del analgesia, mejora de la dinámica uteri- na, disminución de los partos instrumen- tales y cesáreas, menor porcentaje de pa- trones anómalos de la frecuencia cardiaca fetal y disminución en el porcentaje de episiotomías. Es importante que sepas esto y conoz- cas la importancia que la libertad de mo- vimientos tiene para tu parto. Por eso, cuando llegue el momento, escucha a tu cuerpo, párate a sentir qué es lo que ne- cesitas…el dolor es tu aliado, es tu guía para adoptar las posiciones que ayuden a tu bebé a descender por tu pelvis. De pie, sentada, de rodillas, cuadrupedia… Escucha a tu cuerpo, ¡y elige la tuya!• Sara Barreto Ramos Matrona Imágenes extraídas de la web de la FAME: Iniciativa al Parto Normal. Una guía para padres y madres. www.federacion-matronas.org Semisentada Sentada silla de parto De rodillas inclinada ¡a moverse! Parto
  12. 12. 12 En la actualidad existen infinidad de si- tios web que te permiten realizar un segui- miento de tu embarazo. No nos referimos a un seguimiento médico, simplemen- te a saber y conocer, según métricas, qué es lo que ocurre durante esos nueve me- ses. Estas páginas ofrecen también notas y consejos que pueden ser interesantes, pero recomendamos que ante cualquier duda consultes con tu matrona o médico, que son quienes te conocen bien y pueden aconsejarte correctamente. Cada embara- zo es único. Inatal Es un sitio perteneciente a Fetal Medicine Barcelona, una fundación sin ánimo de lu- cro centrada en la promoción de cono- cimiento en la medicina fetal. Tienen un apartado llamado “Semana a semana” dentro de “El embarazo” en donde apa- rece un gráfico muy logrado separando los 3 trimestres de gestación en colores. Seleccionando una semana accedemos a la información de la misma en la que in- cluye infografías, videos de profesionales, incluso tienen videos de ecografías para que puedas notar los avances. Cuentan con una zona de “Noticias Científicas” muy interesantes relacionadas a la alimenta- ción o al stress durante el embarazo. www.inatal.org BabyCenter Es un portal que ofrece un montón de ser- vicios, como la posibilidad de formar parte de una comunidad en la que poder char- lar con otras mamás. Abarca no solo el embarazo sino también parte de la crian- za hasta los 5 años. En su versión en espa- ñol nos encontramos con la posibilidad de seleccionar la semana de embarazo y leer respecto al desarrollo del bebé. Tiene la posibilidad de registrarse y que esta infor- mación llegue a tu correo electrónico una vez en semana. www.espanol.babycenter.com ParaBebés Es una gran comunidad que ayuda a re- solver inquietudes gracias al intercam- bio de información y experiencias entre madres, padres y profesionales del sector materno-infantil. De aspecto muy pare- cido a BabyCenter también permite des- de su página de inicio seleccionar una se- mana y acceder a información relativa al desarrollo del bebé. En este caso el ran- go es superior, con información hasta los 6 años. Aquí también podemos darnos de alta con nuestro correo para que nos en- víen la información directamente semana a semana. www.parabebes.com Tu embarazo onlineSitios web para realizar un seguimiento de tu embarazo Embarazo
  13. 13. 14 La mamá de una mama Soy Yeni, tengo 30 años y mi aventura se remonta al año 2008 cuando me practi- caron una reducción de mama por estéti- ca. El cirujano me comentó que tal vez no podría dar de mamar a mis futuros hijos ya que además de grasa me quitarían par- te de la glándula. En esos momentos no se me pasaba por la cabeza ser madre, y asu- mí los riesgos. Un par de años más tarde me apareció un bulto en la mama derecha, el cual crecía día a día. Todas las alarmas saltaron y tras pasar por una serie de estudios, (biopsia de por medio) los resultados fueron favo- rables, nada de qué preocuparse, me dije- ron, pero que haría falta quitarlos con una cirugía. Pasada la operación, el posterior estudio del bulto confirmó que se trataba de un tumor Phyllodes maligno de cuar- to grado y que tenía más de uno. No es un cáncer de mama ya que es un tumor que también crece en otras partes del cuer- po, pero muy recurrente por lo que, podría volver a salir. Después de digerir tremenda noticia y tan- ta información, decidí pasar por las ope- raciones pertinentes, que fueron cuatro. La más importante y dura fue la mastec- tomía, conjuntamente con la reconstruc- ción. Durante el proceso de curas cogí una infección en la prótesis y tuvieron que qui- tarla. Hoy en día sigo esperando la colo- cación del nuevo implante debido a que tuve que posponerla por haber quedado embarazada. Viví un embarazo estupendo y un parto de ensueño pero durante los nueve meses de gestación me rondó una misma pregun- ta por la cabeza: ¿podré amamantar a mi bebé? Era algo que me hacía especial ilusión, por la situación vivida con los tumores y porque yo no había sido amamantada de bebé, además de por todas las propieda- des positivas ya conocidas que tiene la le- che materna. Era algo natural que el cuer- po me pedía, por mí y por mi bebé. Llegada la fecha del parto las matronas me ayudaron enseñándome y explicándo- me técnicas y posiciones para dar el pecho de manera correcta. Pero a todo esto se añadió un nuevo problema, el niño tenía el frenillo muy corto y en un par de días se me destrozó el pezón. Pasé una semana muy dura, dolorida, sacándome leche con un sacaleches y dándole leche de fórmula hasta que un otorrino del Materno solucio- nó el problema del frenillo haciéndole un pequeño corte. Todo esto me jugó en con- tra para llegar a mi meta, dar el pecho. Con mucho esfuerzo y constancia conjun- tamente a la ayuda de Magdalena, a la que tengo que agradecer el tiempo dedi- cado y su humanidad en el trato y cerca- nía a la hora de entrenarme para poder poner a funcionar la producción de leche sorteando todos los dolores, los agobios, los miedos y la de veces que quise tirar la toalla y ella nunca dejó que bajara los “Esta es mi historia, una más de las tantas experiencias de superación y crecimiento personal digna de ser contada y compartida. Me considero una prueba viviente de que cuando se quiere, se puede” 14 Lactancia
  14. 14. brazos; lo fui logrando. Todo fue fluyendo, cómo la leche que iba brotando tibia de mi cuerpo para dársela como sustento y alimento a mi bebé. Me llena de satisfacción el sentirme útil como mujer, el poder crear ese lazo de unión y conexión con mi hijo y el mérito es indescriptible porque pensé que nunca podría amamantar a mi bebé. Por eso hoy animo a todas las mamás, tengan una o dos mamas, que si de verdad se lo propo- nen puede hacerlo. Doy fe de eso porque me tocó vivirlo y hoy mi niño lo recibe y agradece creciendo sano y fuerte y eso no tiene precio. Aprendí mucho en este camino y como dice el dicho “Mamar es la leche”, ¡no dejen de intentarlo!• Yeni Octubre, 2014 15 Consulta aquí los Grupos de Apoyo a la Lactancia de Canarias www.revistanana.com
  15. 15. 16 rias que puedan aportar serenidad y con- fianza a las mujeres en su proceso de dar a luz una nueva vida. En esta ocasión, se proyectarán varias películas/documenta- les que versan sobre la atención al parto domiciliario, una alternativa cada vez más solicitada por los padres -“Entre las ma- nos” y “Maieuticiennes”. Conoceremos las expectativas de estas parejas, cuales son los motivos que les mueven a buscar esta opción de parto, el acompañamiento por parte de la matrona e incluso podremos conocer de cerca las experiencias de par- to de mujeres tan conocidas como Cindy Cradwford, Gisele Bundchen o Alanisse Morrissete -“Más negocio del nacimiento: Partos famosos”. Aunque la asistencia al embarazo y al par- to sea la labor más conocida de las ma- tronas, en la actualidad se trata de pro- fesionales formados para acompañar a la mujer durante toda su vida sexual y re- productiva, con conocimientos profundos acerca de los cambios durante la adoles- cencia y la menopausia, anticoncep- ción, fertilidad natural… por ello, en estas Jornadas deseamos ampliar horizontes y mostrar también un precioso documen- tal acerca de la menstruación, fenóme- no que nos acompaña periódicamente du- rante gran parte de nuestra vida y a la vez tan desconocido, tan mitificado y tan poco aceptado -“La luna en ti”. La idea de las Jornadas MAMACÍ surgió a finales del año 2012, a raíz del estreno de la película Historia del nacimiento, prota- gonizada por la matrona estadounidense Ina May Gaskin. A sus 74 años ha logrado ser una inspiradora mujer para nuevas ge- neraciones de matronas y un apoyo ines- crutable para las mujeres a las que acom- paña en el nacimiento. La admiramos entre otras cosas, por su tesón y por su lar- ga carrera con la difusión de la confian- za en el cuerpo femenino durante el parto como estandarte. Las primeras Jornadas fueron un evento dedicado a la familia, pero también a pro- fesionales del sector maternidad, que tu- vieron como objetivo naturalizar la visión del parto, tan frecuentemente tecnifica- do e instrumentalizado en la actualidad y acercar la figura profesional de la matro- na a la sociedad. En ellas se estrenaron un total de 6 películas. Que un grupo de matronas se introduz- ca en el mundo del cine no es tarea habi- tual ni fácil, ni que decir tiene, que no es lo que mejor sabemos hacer. Sin embar- go, el evento tuvo tanta acogida por parte del público y nos dejó tan buen sabor de boca, que en 2014, repetimos. Como reza el dicho, una imagen vale más que mil palabras y con esa premisa orga- nizamos las I y II Jornadas MAMACÍ, con la ilusión de mostrar imágenes e histo- 16
  16. 16. Sábado 29 de noviembre 16:30 “Entre sus manos” 18:30 “La luna en ti” 20:30 “Ella(s)” Domingo 30 de noviembre 18:30 “Más negocio del nacimiento: Partos famosos” 20:30 “Maieuticiennes” Por último, deseamos aportar nuestro gra- nito de arena en el día mundial contra la violencia de género (25 de Noviembre) proyectando el documental Ella(s), basa- do en la vida de Mercedes Pinto, polifacé- tica tinerfeña pionera en la lucha por la defensa de los derechos de la mujer. Un documental que ofrece la visión positiva de quienes escaparon a una situación tan dramática como la violencia de género. Sin más, los invitamos a todos a acudir a los Multicines Monopol los días 29 y 30 de Noviembre para participar en este evento sin ánimo de lucro.• 2º Jornadas provinciales de cine dedicadas a la mujer y a la maternidad El precio de las entradas será de 3 euros y cada entrada participará en el sorteo de fantásticos regalos ofrecidos por nuestros colaboradores. MAMACI MATRONAS @JORNADASMAMACI 17
  17. 17. ¿En qué momento un hombre se dá cuen- ta de que es papá? La misma pregun- ta pero utilizando el binomio mujer-ma- má suele tener una respuesta más simple. Ya el sólo hecho de sentir los cambios en su cuerpo, hormonales y físicos, le indican que algo ha cambiado para siempre. Antes no. Ahora sí. Ya está. Sos mamá. Pariste. Después la historia personal de cada ma- dre puede ser diferente, pero digamos que hay una serie de hechos físicos que mar- can ese antes y ese después. ¿Y en un papá? Vamos, que nosotros lo único que hacemos es un poco de ejercicio físico para la concepción, al igual que lo hemos hecho tantas veces antes. Dejamos nuestra semilla y ya estamos pensando en la próxima siembra. Toda esa carga genética que se incluye en una mujer, ese instinto que lleva a prote- ger, alimentar y cuidar a un bebé, noso- tros no la tenemos. Imagino que para salir a cazar nuestros ancestros no la necesita- ban y no se preocuparon mucho en gene- rarla para nosotros. Gracias tataratatara... abuelo de las cavernas. Por suerte en la actualidad, y hablo de nuestra sociedad (ya va a salir alguno di- ciendo que hay culturas donde el hombre deja a su mujer preñada al cuidado de las señoras del pueblo y sale a matar cone- jos con sus propias manos para alimentar- se) los hombres ya no tenemos esa nece- sidad y contamos con algo más de tiempo para dedicarnos a entender qué es lo que pasa durante el proceso del embarazo y el parto para acompañar a nuestras parejas, e intentamos empaparnos de conocimien- tos que nos acerquen al bebé, para poder cuidarlo y que de paso le den confianza a la madre para que nos lo deje a cargo de tanto en tanto. También es cierto que hay muchos tipos de hombre, aquellos super informados, que han leído más libros en los 9 meses de embarazo que en sus treinta años de vida (me incluyo en este grupo), aquellos a los que les interesa saber lo justo y aquellos que pasan de todo. Creo personalmente que esto depende un poco de la realidad familiar de la pareja. Si la futura mamá cuenta con apoyo emocional femenino tal vez la pareja se dedique únicamente a ocuparse del bienestar económico de la familia (como lo hacemos casi todos) o a realizar manuchapuzas en la casa (lamen- tablemente esto también lo hacemos casi todos). Cuando quedamos embarazados con mi pareja, me he interesado de más por saber qué es lo que ocurría en todo el periodo de gestación y quería conocer lo que esta- ba sucediendo tanto emocional como fi- siológicamente dentro de la futura mamá que tenía a mi lado. En los cursos de pre- paración al parto era el único pre-papá y no miento si digo que preguntaba a la po- bre matrona más que las mujeres que allí estaban. Vamos, me convertí en una ver- dadera pesadilla para nuestra querida Pepita, quien de hecho se ha jubilado jus- to después del nacimiento de nuestro pri- mer hijo. El despertar de un papá de dos meses Reflexiones
  18. 18. 19 Un papá actualmente puede (o debería, según mi criterio) dedicarse a aprender, comprender y acompañar, a su pareja du- rante el periodo de gestación. Esto nos ayudará a sobrellevar el cambio general que notaremos en la pareja, la casa y el entorno. Me ha ocurrido que varios ami- gos me comentaran luego del nacimien- to (en especial los primerizos) cosas como “¿no notas que la relación ha cambiado?”, “Es como si yo sobrara”, “Discutimos mu- cho, y antes no lo hacíamos”, “El bebé le pertenece a ella”. Y es lógico, ella tam- bién tiene que descubrirse como mamá y conocer a la criatura que ha llevado den- tro. Por otro lado, el bebé necesita mucho más a su madre que a su padre para so- brevivir al principio y ellos dos en conjun- to necesitan al padre para que se ocupe de su bienestar. No hay mejor persona que pueda acom- pañar a una reciente mamá que su pare- ja. Conocemos a la mujer que se ha con- vertido en mamá, vivimos y compartimos el mismo entorno, muchos de los miedos, angustias y sobre todo, compartimos un proyecto de futuro que creamos para no- sotros y para nuestros hijos. Sabemos (de- beríamos saberlo) cuando necesita un vaso de agua, un dulce, una almohada, un paseo, y en especial, sabemos cuan- do tenemos que desaparecer y darle su tiempo… bueno… esto último no siempre lo sabemos, pero empezamos a intuirlo a partir del segundo grito. Considero que un hombre no se siente papá desde un primer mo- mento porque su función es la de contener y acompañar a la mamá. Todo sumido en un marco de pa- ciencia. Estos cambios no son fá- ciles, pero si prestamos atención y los entendemos, creceremos como personas. Luego de la nebulosa en la que uno se siente tras los primeros días de vida de un bebé, las visitas de fami- liares y amigos, el caos en la casa, el acos- tumbrarse a pasar noches que parecen días y días que parecen noches, después de salir ilesos de las primeras visitas al pe- diatra y de los trámites en las diversas delegaciones oficiales, después de todo eso, un día te encuentras sentado con tu hijo en brazos, mientras él coge tu dedo con su frágil ma- nito y la cabeza te hace un “click”. Ese es el momento en el que realmente entien- des en lo que te has metido. La responsa- bilidad genial que has adquirido hacia ese nuevo ser. Esa personita que será igual a ti en muchos aspectos. Es cuando miras a tu pareja con cara de tonto asombrado y le dices: “¡GUAU, tenemos un hijo!” A mí me pasó, a los dos meses• Leandro Trilnick Recibido de Papá en 2009 Realizó Master de Papá en 2012 “click”
  19. 19. 20 Hablar del movimiento es una aventura ya que abarca... todo. Así que intentaré hacer algunos recortes. No a todo el mundo le interesa analizar el cuerpo y el movimiento, sin embargo, mu- cho antes incluso de nacer, el movimiento está en marcha, gracias a él fuimos conce- bidos. Por qué no, entonces, detenernos a reflexionar acerca del precioso regalo que merece ser, mecer y ser mecidos duran- te nueve meses de evolución simbiótica. Y antes aun, nuestros genes danzando en el mar celular de nuestros progenitores y predecesores... Toda una aventura que nos llevaría muy lejos. Moverse pequeñito, grande, según la nece- sidad y la comodidad, según la urgencia y el placer. Moverse segura y confiada, orgu- llosa y protectora como lo indica ese hilo tan fino que nos conecta con el pasado y con el futuro. El movimiento consciente, si es posible, y el intuitivo, que seguro lo es. Moverse con las piernas y los brazos y las caderas y la columna, pero también, y pri- meramente, con el olfato y el gusto. Y es a través del movimiento que nuestra per- cepción se desarrolla y evoluciona. El mo- vimiento sentido a través de las pieles, membranas del útero, el TACTO. Este es el sentido que motoriza al resto de los senti- dos y sentires. Le enseñamos intrauterinamente a nuestro bebé el ABC de nuestra esencia mientras flota atento; él responde expandiéndose y expandiéndonos, ampliando los límites de su hábitat. No obstante, es necesario pres- tar atención: al nacer el bebé no es tan in- dependiente, continúa necesitándonos; de allí la importancia de nuestra presencia, nuestros brazos, nuestra confianza, nues- tras palabras, mimos y movimiento. El movimiento es comunicación, es diá- logo. Así como los sonidos que emite el bebé son expresión de sus movimientos, los sonidos que emitimos expresan nues- tros movimientos, prolongación de nues- tras entrañas. Poco sabemos las futuras mamás primeri- zas acerca de los avatares de la crianza. Sí podemos tener recuerdos de nuestras ma- dres y de otros modelos cercanos, pero el nuevo vínculo único y la nueva generación deparan, inevitablemente, nuevos desa- fíos. Siendo madres nos encontramos ante la diatriba de repetir viejos La aventura del movimiento Reflexiones
  20. 20. patrones (muchas veces dolorosos y noci- vos, otras veces entrañables y exquisitos) o encontrar la manera de articularlos con la creatividad, la observación y la intui- ción para generar mayor bienestar. Y esto es moverse. A veces oímos decir que los bebés “no hacen nada, sólo están ahí”. Si bien pre- domina en ellos el estado de SER por en- cima del HACER, pensar que no hacen nada solo refleja nuestra falta de obser- vación. La ansiedad por que caminen y hablen y escriban y lean solo provoca el quemar etapas preciosas en el proceso evolutivo del bebé y del vínculo que va- mos construyendo juntos. Poder observar, notar, es la base sobre la cual se funda la posibilidad de EXPERIENCIAR, y esto es movimiento. A la hora de elegir, pues, alguna técnica o método de gimnasia pre- parto o posparto, o bien acti- vidades deportivas, más allá del placer o de lo habitual en cada una, siempre resultan interesantes aquellos ca- minos que llevan a través del movimiento a un conocimiento más profundo de uno mismo.• Lorena Quintas Profesora de Expresión Corporal movimiento Las Ramblas Centro www.lasramblascentro.com
  21. 21. Rabietas Ignorarlas es ignorar sus emociones Los niños sienten emociones de un modo intenso y puro, por lo que su expresión emocional también es pura e intensa (lo cual no significa que exageren o hagan teatro como atribuyen muchos adultos). Son emociones del aquí y ahora, verda- deras (no por llorar y al rato reír nos to- man el pelo) que aun no están mediadas por el cerebro superior cortical y racional. No existe la barrera de razonamiento que proporciona ese área cerebral. Por el mismo motivo tampoco existe esa barrera cortical para frenar el impacto emocional y lo que sufrimos en esta eta- pa de nuestra vida nos marca para lo que queda de la misma. Es de vital importan- cia cómo tratamos a nuestros hijos. Lo que hagamos va a condicionar el resto de su vida. Una rabieta es un modo de comunicar. Si es ignorada esa comunicación ha fracasa- do. Si es ignorada y el niño al final se cal- ma no se ha conseguido nada bueno, sino que el niño llegue a una fase de resigna- ción que trae de la mano consecuencias muy peligrosas como la ansiedad o la de- presión (indefensión aprendida). Los niños no buscan manipular, ni quedar por encima de nadie. Eso son atribuciones adultas que además dicen mucho sobre nuestras propias vivencias infantiles. Al reprimir o ignorar una rabieta esta- mos transmitiendo un mensaje al niño: “no expreses tus emociones, no nos gusta”. Incluso el niño puede temer un abandono por parte de los padres. De este modo el niño aprende a no expresar lo que siente y a ser un niño bueno, lo cual por desgracia es aprobado socialmente. Esto nos acom- paña toda la vida, condicionando nuestra existencia en cuanto a nuestras acciones (conscientes e inconscientes), nuestra per- cepción, incluso la vida de nuestros hijos. El niño que no tiene rabietas…mal vamos… El problema de la lucha de poder ¡Cómo nos alteran las rabietas! Normal, hacen salir de nosotros nuestros fantas- mas del pasado. Nuestros hijos pasan a ser enemigos manipuladores en una lucha de poder. Qué alejada está la verdad de esto, como ya hemos comentado antes. Nos alteran tanto que perdemos de vista la lógica: - Enfocamos nuestra intención en finalizar la rabieta (sobre todo si tenemos públi- co, cosa que parece importar mucho más por el qué pensarán) sin darnos cuenta de que no es eso lo que importa. Lo que im- porta es que el niño se sienta acompaña- do, querido de modo incondicional, que verbalicemos sus emociones y las nuestras para ayudarle a identificarlas. La rabieta puede durar lo que dure, eso no es lo que importa. Crianza 23
  22. 22. - Por el mismo motivo enfocamos nuestra intención en evitar que se produzca la rabieta, pero de un modo erró- neo. En vez de anticiparnos a ella cuando es posible ha- cerlo (por ejemplo si sabemos que a cierta hora empie- za a tener hambre podemos hacer la comida, si sabemos que va a querer coger algo que no debe coger podemos dar un rodeo sin pasar cerca, o si es algo de nuestra casa simplemente no dejarlo a su alcance), lo que hacemos es reprimirla expresando desaprobación o rabia, lo cual es tremendamente paradójico si tenemos en cuenta el aprendizaje vicario (mediante el ejemplo) y su gran peso en el comportamiento de nuestros hijos (ofreciéndoles además escenas diarias de rabia en peleas conyugales o con otros adultos). - Perdemos de vista lo que realmente aprenden nues- tros hijos y damos importancia a cosas que no debe- rían tenerla. Por ejemplo, en el caso de pegar, ¿qué es lo que tememos? porque una cosa es la agresividad na- tural y otra la destructividad, donde precisamente les llevamos con esta represión emocional. La agresividad aparece como defensa, imitación o desahogo de situa- ciones estresantes (como una crianza autoritaria) y si es reprimida aparece la destructividad y la violencia. Hay que buscar las causas, no reprimir el síntoma. Parece que importa más que el niño no pegue a ningún otro en el colegio, o que no lo vea nadie, al aprendizaje que va a acompañar al niño en su vida. Si cuando pegan en vez de decirles que eso no se hace verbalizamos lo que ellos sienten, si les damos herramientas de descarga (como verbalizar o permitir que verbalicen, separar a los niños para que expresen su rabia de otro modo pero que siem- pre la expresen), todo irá mucho mejor. Pasa lo mismo con el tema de compartir, la gran obsesión de los padres cuando están en público con más padres con niños. Un niño antes de los 3-4 años no comprende que hay que compartir porque está en plena fase egocéntrica y no es capaz de comprender lo que sienten los demás. Después de esa edad les puede resultar violento porque son co- sas que perciben como suyas y no entienden por qué mamá o papá se transforman cuando hay otras personas delante y les piden esas cosas. Si a papá o a mamá les quitasen sus pertenencias por la calle mientras les dicen que hay que compartir con un tono paternalista que da escalofríos papá y mamá se enfadarían mucho, se rebe- larían e incluso pondrían una denuncia. - En la obsesión por la lucha de poder no vemos cosas obvias. Un ejemplo anoche en mi propia casa a la hora de dormir: Mi hijo estaba pidiendo galletas de fresa. Su ¡nooo!! 24
  23. 23. 25 padre estaba en la cocina y desde el dor- mitorio escuché como se las negaba y el niño comenzaba a rabiar. Tuve que ir para decirle que el niño ya había cenado y que no pasaba nada si quería unas galle- tas, aparte de que conociendo al niño sa- bía que lo que quería no era comer galle- tas, sino llevarse a dormir el paquete en el que vienen envueltas sin llegar a abrir- las (todas las noches se lleva algo a dor- mir, ya sea un muñeco, una tapa o esta vez esto). Es decir, lo que quería era irse a dormir. Le dio el paquete, el niño vino a la cama contento y se quedó dormido con el paquete intacto en la mano. Pero si no cambias el enfoque por el del niño, si no eres capaz de llegar a comprender por qué actúa de ese modo, qué es lo que quiere realmente, adaptándote tanto a lo que el niño entiende por la fase evoluti- va en la que se encuentre como a lo que conoces de tu propio hijo… no vas a com- prender nada, porque el enfoque seguirá siendo adulto y con atribuciones falsas. - A veces simplemente están cansados porque no han dormido bien, porque es- tán enfermos, o porque llevan un día muy movido. En esos momentos es fácil que tengan rabietas, y es cuando más necesi- tan que estemos ahí y que sepamos que esto puede ocurrir. ¡Cuando nosotros te- nemos un mal día o estamos enfermos o cansados también tenemos rabietas! De hecho estamos irascibles, nos enfa- damos por cosas que no vienen a cuen- to. Imaginémonos por un momento que entonces nos ignoran, nos responden con rabia o nos reprimen, ¿qué sentiríamos? Ahora traslademos ese sentimiento a un niño que nos idolatra, para el que somos la base de seguridad y referencia emocio- nal, al que el impacto emocional llega di- rectamente por esa ausencia de protec- ción cortical. Efectivamente, les afecta muchísimo más que a nosotros, les marca. - Nos tomamos al pie de la letra lo que dicen los niños y lo dramatizamos. Un niño puede decirle a su madre que quie- re que se muera porque está muy enfada- do. Nosotros podemos reaccionar de dos maneras: exagerando y culpabilizando al niño o del modo sano, que sería diciéndo- les que vemos lo enfadados que están. - Muchas veces nosotros creamos la ra- bieta. Un ejemplo es el que he puesto an- tes de mi marido y las galletas. Otro ejem- plo común es obligarles a hacer cosas sin tener en cuenta cómo es el mundo infan- til en el que viven todo mediante la ima- ginación, el juego y la experiencia. En este caso el niño no integra, no saca más aprendizaje que el sometimiento (eso sí, luego paradójicamente pedimos adultos independientes y con iniciativa). Si un niño no quiere vestirse, podemos dejar que eli- ja su ropa, o darle vida a la ropa jugando, o apelar a su imaginación diciendo que es una armadura de caballero o escamas de un dragón, o simplemente si hace frío dejar pasar unos minutos para que sea el mismo niño el que vea que necesita ir ves- tido y aprenda verdaderamente sobre el motivo de ello. - Se parte de una premisa falsa, la necesi- dad de frustrar a los niños desde peque- ños para enfrentarles a la realidad (Teoría de la frustración de Freud). Un niño no aprende correctamente mediante la frus- tración de sus instintos o emociones. Aprende mediante el placer, la imitación, y como hemos dicho antes mediante el juego, la imaginación y la experiencia pro- pia (no impuesta). Precisamente si lo que queremos es que puedan hacer frente a la vida debemos proporcionarle un entorno donde desarrollarse en base a todo esto para que se forme una persona fuerte, que sabe lo que siente y sabe gestionarlo, que es capaz de ponerse en el lugar de los de- más, que es capaz de afrontar situaciones difíciles sin derrumbarse porque cuando necesitó que su base se formase tuvo esa seguridad y esa calidez. Frustrándole es- tamos enseñándole todo lo contrario y así le va al mundo, lleno de personas enfer- mas que no saben ni lo que sienten, depri- Crianza
  24. 24. que sabemos que están pasándoselo muy bien jugando pero que hemos hecho la cena y esta se enfría, que nos acompañen a cenar, para lo que podemos ir jugando a que somos leones que van a cuatro pa- tas a cenar. - A veces las rabietas se producen sí o sí. Si el niño no entra en el juego o alguna otra técnica y estamos hablando de algo que realmente no puede hacer, como por ejemplo jugar en una carretera o ali- mentarse de chucherías, hay que esta- blecer el límite. A veces veo padres que con tal de evitar esa rabieta que les pro- duce tanto malestar dejan a sus hijos ha- cer esas cosas. Es tan malo poner límites de modo autoritario (es tan perjudicial el castigo como el premio, que por ser re- fuerzo positivo no deja de ser algo a cam- bio y no se integra el aprendizaje) como la ausencia de ellos en situaciones de ló- gica en las que si debe haberlos. No es im- portante que se produzca o no esta rabie- ta, lo que es importante es lo de siempre: que el niño se sienta comprendido, queri- do y acompañado y en este caso que sepa que no puede hacer X porque es dañino para él. midos, infelices, violentos… condicionados para toda su vida por esta represión y ne- gación constante en su infancia. - La rabia y el miedo son emociones igual de válidas que las vistas como positi- vas. Se alienta en el niño la expresión de la alegría porque nos produce bienestar mientras se reprimen la rabia y el miedo. El problema no está en el niño, está en no- sotros. Hay que pensar por qué sentimos ese rechazo, mirar hacia nuestra infancia y comprender que lo que hay que solucio- nar está en nuestro interior, no en el niño. - Hay que tenerles en cuenta como perso- nas. Si nosotros estamos haciendo algo y nos interrumpen no dejamos lo que esta- mos haciendo para responder de modo in- mediato, de hecho hasta nos enfadamos porque nos interrumpen porque para no- sotros lo que estamos haciendo es impor- tante. En cambio les exigimos respuesta inmediata sea lo que sea que estén ha- ciendo (cosa que no es relevante porque para ellos es importante aunque sea ju- gar) para que, por ejemplo, vengan a co- mer. Es más, se lo pedimos incluso desde otra habitación, en vez de acercarnos, po- nernos a su nivel agachándonos y decirles 26
  25. 25. ¿Qué hacer? Aparte de todo lo dicho ya como herra- mientas (dar vida a los objetos, tirar de la imaginación y el juego, anticipar…) po- demos facilitar al niño que descargue su agresividad por ejemplo con peleas con churros de piscina toda la familia, o si está enfadado con nosotros le podemos pro- poner dibujar cómo se siente y que inclu- so pueda dibujarnos a nosotros y luego romper el dibujo. También puede servir- nos como herramienta proponer que haga una canción contando lo que siente, o que nos lo represente con un teatrillo o esce- nificando con un muñeco lo que ha pasa- do, escribirle las cosas en notas graciosas o hacer entradas a modo de pregonero, todo a modo de broma… La distracción juega un papel muy impor- tante dada la forma en que sienten las emociones (puras, intensas y del momen- to), una vez que le ha quedado claro que sabemos lo que siente y que estamos a su lado y le queremos podemos distraerlo con un juego que le guste, o con una can- ción que podemos dejar incompleta para que la vaya completando. Hacer tonterías con los niños es mara- villoso. Ver cómo sus ojos se iluminan, cómo entran en el juego, cómo aportan sus ideas, cómo se ríen. La imaginación es nuestra gran aliada para acompañar a nuestros hijos. Ayer comentaba con un grupo de amigas sobre un niño que no ha- bía querido lavarse las manos, les decía si los adultos se las habían lavado también, pero sobre todo planteaba el juego y la imaginación, proponiendo a la mamá que enseñase al niño imágenes de microbios en Internet diciendo que menuda cara de patata tenía ese microbio y tonterías así, para luego ir a lavarse las manos mientras le decía que acababa de ver caer de una mano a uno con cara de boniato, entre ri- sas, juego y complicidad. En vez de eso, se recurre a la imposición o a ignorar, crean- do y recrudeciendo la rabieta, con males- tar para todos, niños y padres, en ausencia de aprendizaje. Si nosotros integramos esto, nos será fá- cil ver esa mirada de niño, comprenderlo, ponernos a su altura y disfrutar jugando y haciendo tonterías. Aparte de ser lo mejor para nuestros hijos es muy divertido. Con sus rabietas sentiremos rabia, inclu- so a veces odio. Vendrá la culpa por sen- tir esto hacia nuestros hijos. Pero no debe- mos olvidar que son emociones normales, que nos han enseñado a rechazarlas y por eso las rechazamos en nuestros hijos. Lidiemos con ellas, aceptémoslas, sepa- mos de dónde vienen… y una vez liberados de la culpa disfrutemos del juego.• Laura Perales Bermejo Psicóloga infantil www.crianzaautorregulada.com Crianza
  26. 26. 28 Con el consentimiento del cuerpo La fisioterapeuta Thérèse Bertherat, cono- cida como la creadora de la Antigimnasia, un método de trabajo corporal que permi- te descubrir el cuerpo y las posibilidades de movimiento es la autora de Con el con- sentimiento del cuerpo, subtitulado ‘Diario de una futura madre’. Este libro, cuya primera edición fue en París en 1996, está dirigido a las mujeres que están embarazadas. En más de 150 pá- ginas se abordan los nueve meses de la gestación en formato de diario, el de Marie, hija de la autora. “Sus palabras están cargadas de buen sen- tido, de sinceridad. Lo que ella dice con sencillez lo sintió en su cuerpo, lo percibió en su carne. Durante nueve meses. Para transmitírmelo, hizo luego su tarea de in- vestigación, con inteligencia y rigor. Con su generosidad, y con esa dulzura obstina- da tan propia de ella”- se puede leer en la introducción. En sus páginas propone catorce movimien- tos muy precisos que ayudan a preparar el cuerpo para el nacimiento del bebé, afir- man que estos movimientos favorecen que la madre habite cada uno de los rincones de su propio cuerpo, proporcionando sen- sibilidad y respeto hacia sí misma y hacia la vida que está gestando en su interior. Como definen Thérèse, Marie y la coma- drona Paule Brung, con este libro quieren ayudar a las futuras mamás a que sus be- bés nazcan en libertad y con el consenti- miento del cuerpo.• Viajar con niños El manual para preparar tus vacaciones en familia Este es un libro escrito por viajeros que un día decidieron tener hi- jos y que no por ello renunciaron a su pasión. Padres que desoyeron aquellos «ya podéis olvidaros de esos viajes tan chulos que hacíais en vacaciones»; que piensan que viajar también es educar; que se emocionaron cuando los niños llegaron a sus vidas y se conmovie- ron de nuevo descubriendo el mundo con ellos. ¿Qué es imprescindible meter en el equipaje? ¿Cómo los motiva- mos para que no se aburran? ¿Qué hacemos si no les gusta la comi- da? ¿Aguantarán bien los traslados? ¿Y si les pasa algo o caen enfer- mos? Este manual responde a estas preguntas y a todas las dudas que podáis tener, además ofrece recursos, información práctica y enlaces a páginas web para que vuestro viaje se convierta en una experiencia inolvidable para toda la familia.• Recomendaciones AUTOR: THÉRÈSE Y MARIE BERTHERAT, PAULE BRUNG | EDITORIAL: PAIDÓS IBÉRICA, 2013 AUTOR: VARIOS | EDITORIAL: LA EDITORIAL VIAJERA, 2014
  27. 27. e-lactancia Recomendaciones La Organización Mundial de la Salud, OMS y numerosas sociedades científicas del mundo recomiendan la lactancia materna como alimentación exclusiva los 6 prime- ros meses de vida y, como complemento, hasta los 2 o más años. En muchos casos se aconseja a la madre abandonar la lactancia por tener que to- mar medicamentos. Lo cierto es que la in- mensa mayoría de los medicamentos no pasan a la leche o, si pasan, lo hacen en cantidades tan pequeñas que no afectan en absoluto al lactante. Decirle a una ma- dre que debe dejar de darle el pecho a su hijo debe estar claramente justificado. e-lactancia.org es una herramienta web que te permite consultar la compatibili- dad de la lactancia materna con respec- to a más de 1.600 productos. Puedes bus- car por el nombre del medicamento o por el compuesto que lleva y comprobar si lo que debes tomar es compatible o no con la lactancia. Es una web completamente fiable, con- cebida por el Dr. Paricio y sus compañe- ros del Servicio de pediatría para asistir consultas del personal sanitario, en el año 2002, y hoy día es un servicio gratuito tan- to para madres cómo profesionales y ex- pertos formados en lactancia. Desde 2012 se mantiene desde APILAM, (Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la Lactancia Materna) asociación sin fines de lucro, de carácter sanitario, científico y cultural que tiene como objetivo genéri- co la promoción de la salud, tanto a nivel personal como comunitario, fomentando estilos de vida sanos y prestando especial atención a la Salud materno-infantil, par- ticularmente la lactancia materna.• APILAM depende exclusivamente de la ayuda económica que prestan par- ticulares, asociaciones y entidades para continuar y ampliar la labor que realiza desde 2000 de modo desinte- resado en favor de la infancia y las mujeres, promoviendo la lactancia materna, los modos de vida saluda- bles y la atención sanitaria y el parto respetados. Puedes hacer tu aporta- ción, por pequeña que sea en: www. apilam.org http://apilam.org/apoyanos.html Tengo que operarme una muela, pero... ¿qué hago con la lactancia? ! 29
  28. 28. Mi Nanny nace en el año 2009 con el firme objetivo de ser la primera empresa en las islas capaz de abarcar todos los servicios infantiles. Casi seis años después, cuenta con varias ludotecas para el cuidado y en- tretenimiento de los más pequeños, ofrece servicio de niñeras por horas en las cade- nas hoteleras más importantes de la isla y cuenta con una línea de confección propia de puericultura, Mi Nanny Collection, que se comercializa a través de Internet (www. minanny.com) y en su propia tienda Mi Nanny Boutique en la c/ Graciliano Afonso nº 7 (frente a la clínica Santa Catalina). Cuenta con las principales firmas de moda infantil al igual que con telas y artícu- los de decoración para los más pequeños. Además, la empresa ha creado su propia lí- nea infantil Mi Nanny Collection que ofre- ce desde bolsos y complementos de mater- nidad como cambiadores, neceseres, etc…, hasta mochilas y talegas de guardería y co- legio. Además, preparamos cestas de ma- ternidad a particulares y empresas. Mi Nanny ha ampliado su gama de produc- tos y servicio y a partir de noviembre con- tará con la representación para todas las islas de Hidrogen, un producto innovador en forma de jarra que enriquece el agua con hidrógeno, un elemento vital capaz de neutralizar los radicales libre y proteger- nos de bacterias y virus, cuenta con propie- dades antiinflamatorias y reduce síntomas de alergia. Se trata de un producto revo- lucionario ideal para los más pequeños y adultos. Otro proyecto en el que Mi Nanny está tra- bajando es en la creación de una platafor- ma tecnológica Nanny Meeting Point, un punto de encuentro entre familias y per- sonas de distintos países que quieran tra- bajar como niñeras en España o fuera de nuestro país, ofreciendo a cada buscador lo que exactamente necesita.• Mi Nanny Número uno en Canarias en el sector infantil C/ Alonso Alvarado, 31 - Las Palmas Tlf.: 674 95 05 04 princessvega1979@gmail.com pulseras princess síguenos en

×