Successfully reported this slideshow.

El mal que vive en mi

2,869 views

Published on

Published in: Spiritual
  • Be the first to comment

El mal que vive en mi

  1. 3. <ul><li>Somos Pecadores “regenerados” y “justificados” </li></ul><ul><li>Pero vivimos en contradicción e incoherencia </li></ul><ul><ul><ul><li>“ Porque lo que hago, no lo entiendo; pues no hago lo que quiero, sino lo que aborrezco, eso hago” (v.15). </li></ul></ul></ul><ul><li>Fuimos declarados “santos” por Dios </li></ul><ul><li>Pero no vivimos de acuerdo a este llamado </li></ul><ul><li>Debemos vivir conscientes de nuestra Santificación: </li></ul><ul><li>Constante abandono del pecado en dirección a Dios. </li></ul><ul><li>Este proceso es consciente e implica perseverancia y esfuerzo personal con la ayuda del Espíritu Santo. </li></ul>La virtud de un santo, no es la ausencia de errores, sino el saber levantarse y aprender de ellos.
  2. 4. <ul><li>Esta es la crisis en la que vivimos nosotros cada día: </li></ul><ul><ul><li>“ 15 No hago lo que quiero, sino lo que aborrezco… 18 Yo sé que en mí, no mora el bien… 19 Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago” </li></ul></ul><ul><li>Al parecer nosotros mismos somos enemigos de lo que Dios quiere hacer en nuestras vidas. </li></ul><ul><li>El primer paso para combatir a este enemigo es conocerlo. </li></ul><ul><li>Pablo mismo vivía en una constante lucha llena de victorias y frustraciones: </li></ul><ul><ul><li>24 ¡Miserable de mí! Quién me librará de este cuerpo de muerte? </li></ul></ul>
  3. 5. <ul><ul><li>“ Así que, queriendo yo hacer el bien, hallo esta ley: que el mal está en mí” (v.21). </li></ul></ul><ul><li>Por qué lo llama de ley? </li></ul><ul><li>Usa ley como una “metáfora” y cierta “ironía” </li></ul><ul><li>Ley: Poder, autoridad, limitación, control </li></ul><ul><ul><li>Ley: Regla moral que regula nuestras vidas </li></ul></ul><ul><ul><li>Ley: reglas irrefutables de la naturaleza </li></ul></ul><ul><li>El mal que vive en nosotros funciona de esta manera: </li></ul><ul><ul><li>“ Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero… Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí” (v.19-20). </li></ul></ul>Derribó su dominio, lo debilitó, y mató sus raíces para que no pueda dar fruto de muerte eterna.
  4. 6. Por qué están vivos en Cristo y pueden identificarlo muy bien.
  5. 7. <ul><ul><li>“ Queriendo yo hacer el bien…” (v.21). </li></ul></ul><ul><li>Aunque esta ley es muy poderosa no gobierna el corazón del cristiano. </li></ul><ul><li>Pablo vio que se activaba incluso cuando estaba muy cerca de Dios y en pleno compromiso con Él. </li></ul><ul><li>Pero, esta ley no es un “dictador”, podemos desobedecer lo que le dicta a nuestro corazón. </li></ul><ul><li>Jer. 17:9 Nuestro corazón intentará engañarnos. </li></ul><ul><li>Gen. 4:7 Podemos dominarlo. </li></ul><ul><li>1 Cor. El que está firme, mire que no caiga. </li></ul>Dependemos de nuestra santificación: Perseverancia y Gracia.
  6. 8. Dándole sueño, distracción, egoísmo, desánimo, etc.
  7. 9. <ul><li>Para obedecer a Dios debemos entender lo que nos impide de hacerlo. </li></ul><ul><li>Delante del pecado debemos comprender y creer: </li></ul><ul><li>“ NO HAY CONDENACIÓN PARA LOS QUE ESTÁN EN CRISTO JESÚS” Romanos 8:1 </li></ul><ul><li>Nuestra mente servirá siempre a la Ley de Dios </li></ul><ul><li>Nuestra carne a la ley del pecado. </li></ul><ul><li>Nos esforzaremos por vivir de acuerdo al Espíritu de Dios en lucha contra nosotros mismos. </li></ul>“ Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús nos ha librado de la ley del pecado y de la muerte” (Romanos 8:2).

×