NACIMIENTO    DE  MOISÉS
Una mujer de la tribu de Levi dio a luz un niño muy hermoso. La madreno podía resignarse a su muerte, así que tomo una ces...
Un día, Moisés apacentaba el rebaño de su suegro, y de pronto divisóal ángel del Señor, que se mantenía sobre las llamas d...
Dios dijo a Moisés:1º -Mañana a la hora en que el Faraón se dirige al río, irás a verle y le dirás:“ Dejarás salir a mi pu...
5º Moisés, por orden de Dios volvió a presentarse una vez más ante elFaraón para anunciarle una nueva plaga, si no dejaba ...
9º Dijo Dios a Moisés: - Alza tu mano al cielo y haya sobre la tierra de Egipto tinieblas tan densasque se palpen.Moisés s...
Los hijos de Israel salieron de Rameses par Sucot, después de haber permane-cido en Egipto durante cuatrocientos treinta a...
LOS DIEZMANDAMIENTOS
Tres meses después de haber salido de Egipto, los israelitas llegaron aldesierto del Sinaí y acamparon frente a la montaña...
Un día, un gigante llamado Goliat desafió alPueblo de Dios.-¿Quién es lo bastante valiente para lucharconmigo? –rugió.Pero...
La biblia de carazony II
La biblia de carazony II
La biblia de carazony II
La biblia de carazony II
La biblia de carazony II
La biblia de carazony II
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

La biblia de carazony II

963 views

Published on

Biblia Infantil realizada por los alumnos/as del C.E.I.P. "Carazony" de Coín

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
963
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
408
Actions
Shares
0
Downloads
11
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La biblia de carazony II

  1. 1. NACIMIENTO DE MOISÉS
  2. 2. Una mujer de la tribu de Levi dio a luz un niño muy hermoso. La madreno podía resignarse a su muerte, así que tomo una cestilla de papiro ydejó entre los juncos de la orilla del Nilo. La hermana del pequeño vigilabaa cierta distancia.La hija del Faraón bajo al río a bañarse y vio la cestilla al oír llorar a la criatura.El niño fue creciendo y la hija del Faraón sentía por él tanto afecto como sifuera su propio hijo. Ella se puso el nombre de Moisés, que significa, salvadode las aguas.Cuando Moisés fue mayor, vio que estaban apaleando a un hebreo, y élsalió a su defensa arrebatando el látigo al cruel capataz.Por ello el Faraón envió en busca de Moisés para darle muerte. Esteemprendió la huida y fue a refugiarse en el país de Madián.
  3. 3. Un día, Moisés apacentaba el rebaño de su suegro, y de pronto divisóal ángel del Señor, que se mantenía sobre las llamas de una zarzaque ardía sin consumirse.La voz de Dios se dejó oír. - ¡Moisés! ¡Moisés!Aquí estoy - respondió el israelita. - ¡No te acerques! Quítate las sandalias, porque estás en tierra sagrada. Moisés se cubrió el rostro, pues temía mirar a Dios. - He visto la aflicción de mi pueblo en Egipto y la opresión que sufre. HeDecidido hacerles salir de este país y llevarles a una tierra fértil dondeCorren ríos de leche y miel. A ti te he elegido para que saques a mi pueblode Egipto. Yo soy el que soy. Así responderás a los hijos de Israel.
  4. 4. Dios dijo a Moisés:1º -Mañana a la hora en que el Faraón se dirige al río, irás a verle y le dirás:“ Dejarás salir a mi pueblo o si no las aguas del río se convertirán en sangre,Perecerán un hedor tan insoportable que os egipcios no podrán beberla”.Pero el corazón del Faraón se endureció.Pasados siete días, el Señor dijo a Moisés:2º -Ve a encontrar al Faraón y dile: “Deja salir al pueblo de Israel para ofrecerSacrificios. Si te niegas, el río hervirá de ranas que invadirán tu casa, tuDormitorio y tu lecho y todas las casas de tus servidores. Pero el Faraón no permitió la salida de los israelitas.El Señor dijo a Moisés:3º -Pide a Aarón que extienda su cayado y golpee el polvo de la tierra, quese convertirá en mosquitos en todo el país de Egipto El Faraón, con el corazón endurecido, no quiso escucharles.El Señor ordenó a Moisés:4º -Levántate temprano y preséntate al Faraón y le dirás: “Así habla el Señor.Si no dejas a su pueblo ir a ofrecer sacrificios, seréis invadidos por nubesde tábanos, que infestarán todas las casa del país, menos las casas dondehabita mi pueblo. El Faraón se retractó de sus promesas.
  5. 5. 5º Moisés, por orden de Dios volvió a presentarse una vez más ante elFaraón para anunciarle una nueva plaga, si no dejaba libre a su pueblo:la más mortíferas de las pestes se abatiría sobre los ganados de los camposy no dejaría con vida animal alguno de los egipcios. Pero el rey de Egipto siguió en su terquedad.6º El Señor ordenó a Moisés tomar un puñado de tierra y arrojarlo al aire enPresencia del Faraón. Volvió a caer el polvo convertido en cenizas ardientesy las gentes egipcias, incluido el soberano, se cubrieron de pestilentesllagas. Pero el corazón del soberano seguía endurecido.7º El Señor dijo nuevamente a Moisés:-Ve a encontrar al Faraón y dile que el Dios de los hebreos desencadenarátodas las flechas del cielo sobre él y si no deja partir a mi pueblo. Dile queuna violenta tempestad se abatirá sobre Egipto y dejará sus campos arra-sados por el granizo, la lluvia y los rayos. Los que crean en mi palabra, queretiren sus ganados de los campos. Pero el Faraón persistía en su intolerancia.8º La anunciada plaga de langostas acabó de sembrar el terror en el pueblo.El Faraón persistió en su negativa.
  6. 6. 9º Dijo Dios a Moisés: - Alza tu mano al cielo y haya sobre la tierra de Egipto tinieblas tan densasque se palpen.Moisés suplicó al Faraón que dejase salir a todo el pueblo de Israel con susrebaños. Pero el Faraón no lo permitió.10º Moisés anunció que la última plaga iba a desencadenarse sobre EgiptoY que sería más terrible que todas las demás: a media noche, todos losprimogénitos de la tierra egipcia, desde la hijo mayor del Faraón hasta laprimera cría de toda animal, morirían.Moisés convocó a los israelitas y les dijo:-Escoged de entre vuestros rebaños un cordero por familia y dadle muerte.Con un hisopo, untaréis con su sangre el dintel de vuestras casas y quenadie salga antes del amanecer. Asaréis el cordero y lo comeréis.Aquella noche llamó el Faraón a Moisés y le dijo:-Salid todos los israelitas ; llevad vuestros rebaños y dejadme para siempre.
  7. 7. Los hijos de Israel salieron de Rameses par Sucot, después de haber permane-cido en Egipto durante cuatrocientos treinta años.El corazón del Faraón y su pueblo creció el odio por los israelitas. El soberanoMandó preparar su caravana y convocó el ejército de su pueblo, y reunióseiscientos carros.Viéndoles llegar en la distancia, los hijos de Israel prorrumpieron en lamentos. -No tenemos camino. El Mar Rojo se extiende ante nosotros.Y Dios envió un viento solano que partió en dos las aguas y los hijos de IsraelCaminaron a pie firme por entre ellas.Quisieron seguirles los egipcios con sus carros y las aguas volvieron a su cauceY todo el ejército del Faraón quedó sepultado entre las aguas.
  8. 8. LOS DIEZMANDAMIENTOS
  9. 9. Tres meses después de haber salido de Egipto, los israelitas llegaron aldesierto del Sinaí y acamparon frente a la montaña. La montaña temblóy el Señor, desde la cumbre, llamó a Moisés. Cuarenta días estuvoMoisés en el monte, sin comer y sin beber y Dios escribió los DiezMandamientos de la Ley. “Yo soy el Señor, tu Dios, que te hizo salir de Egipto donde estabasreducido a servidumbre”. 1º- Amarás a Dios sobre todas las cosas. 2º- No tomarás el nombre de Dios en vano. 3º- Santificarás las fiestas. 4º- Honrarás a tu padre y a tu madre. 5º- No matarás. 6º- No cometerás actos impuros. 7º- No robarás. 8º- No dirás falso testimonio ni mentiras. 9º- No consentirás pensamientos ni deseos impuros.10º- No codiciarás los bienes ajenosAl bajar del monte Sinaí, Moisés transmitió al pueblo aquellas indicacio-nes y todos prometieron seguir las divinas enseñanzas.
  10. 10. Un día, un gigante llamado Goliat desafió alPueblo de Dios.-¿Quién es lo bastante valiente para lucharconmigo? –rugió.Pero nadie contestó. El Pueblo de Dios estabaasustado. David era sólo un niño, pero no tenía miedo.Sabía que Dios era más fuerte que Goliat. –¡Yolucharé contigo! –dicho David. Goliat soltó una carcajada. David cogió unapiedra, la arrojó con su honda y dio a Goliat enmitad de la frente. Todo el mundo contuvo elaliento. Goliat se tambaleó y cayó al suelo. David había derrotado al gigante con unapequeña piedra y un gran Dios.

×