Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Trabajadores fronterizos en la frontera colombo ecuatoriana

339 views

Published on

Resultado de la investigación realizada por el Grupo de Investigación en Movilidad Humana de la Universidad Tecnológica de Pereira sobre la realidad socioeconómica de la movilidad laboral en la frontera colombo venezolana en 2013

Published in: Government & Nonprofit
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Trabajadores fronterizos en la frontera colombo ecuatoriana

  1. 1. MÁS INFORMACIÓN www.mintrabajo.gov.co LÍNEAS DE ATENCIÓN AL CIUDADANO FUERA DE BOGOTÁ: 01 8000 513 100 EN BOGOTÁ: (57-1) 4893900 Estamos creando condiciones que contribuyan a la formación para el trabajo y la movilidad laboral en el marco del trabajo decente COORDINACIÓN DE GESTIÓN POLÍTICA MIGRATORIA LABORAL COORDINACIÓN DE GESTIÓN POLÍTICA MIGRATORIA LABORAL Trabajadores fronterizos en la frontera colombo venezolana 5 SERIEDECUADERNILLOSSOBREMIGRACIÓNLABORAL
  2. 2. Trabajadores fronterizos en la frontera colombo venezolana Bogotá - Colombia
  3. 3. Ministerio del Trabajo Bogotá D.C., 2014 ISBN: 978-958-8717-46-3 Primera edición: 2014 Impresor: Imprenta Nacional Diseño y diagramación: Juan Fernando Peláez © Todos los derechos reservados Se autoriza la reproducción total o parcial, siempre y cuando se conserve la integridaddel texto y se cite la fuente.
  4. 4. LLUIS EDUARDO GARZÓN Ministro del Trabajo JUAN CARLOS CORTÉS GONZÁLEZ Viceministro de Empleo y Pensiones Enrique Borda Villegas. Viceministro de Relaciones Laborales e Inspección GLORIA LUCIA OSPINA SORZANO Secretaria General DIANA ISABEL CÁRDENAS GAMBOA Directora de Movilidad Laboral y Formación para el Trabajo SERGIO BUENO AGUIRRE Director de Migración Colombia GRUPO DE ANÁLISIS ESTRATÉGICO MIGRATORIO Migración Colombia AUTORES DEL INFORME: WILLIAM MEJÍA DIANA PATRICIA ORTIZ ANGIE VANESSA QUINTERO MARTHA ELENA DÍAZ JOHANA CIFUENTES MARÍA CRISTINA GALVIS CLAUDIA BEATRIZ PUERTA Grupo de Investigación en Movilidad Humana – GIMH Universidad Tecnológica de Pereira EDITORES: NÉSTOR ALFONSO ORDÚZ CÁRDENAS Coordinador del Grupo de Gestión de la Política Migratoria Laboral JOHANNA CAROLINA SÁENZ BOJACÁ Asesora Grupo de Gestión de la Política Migratoria Laboral Ministerio de Trabajo
  5. 5. Contenido Introducción 16 1. Marcos de referencia 20 1.1 El Estado nación y las fronteras 20 1.2 El trabajo fronterizo 27 1.3 Marco normativo internacional de la movilidad fronteriza 33 1.3.1 Convención de Naciones Unidas 33 1.3.2 Convenios binacionales 36 2. Áreas de los cruces estudiados 38 2.1 Área del cruce de Paraguachón 38 2.2 Área de los cruces de los puentes Santander y Simón Bolívar 44 2.3 Área de los cruces a través del río Arauca: Puente Páez y paso fluvial 51 2.4 Área de cruces por Puerto Carreño 61 3. Resultados de la encuesta 70 3.1 Dimensiones y características de los flujos de trabajadores fronterizos 70 3.2 Motivaciones para el trabajo fronterizo 78 3.3 Algunas características de los trabajadores fronterizos 87 3.3.1 Residencia 87 3.3.2 Nacionalidad 89 3.3.3 Sexo y edad 93
  6. 6. 3.3.4 Estado civil 94 3.3.5 Nivel educativo 95 3.4 La actividad laboral 96 3.4.1 Categoría o posición ocupacional 96 3.4.2 Tipo de relación laboral 99 3.4.3 Tiempo de trabajo en el país vecino 102 3.4.4 Ramas de actividad económica 104 3.5 Condiciones generales de trabajo y disfrute de derechos 108 3.5.1 Intensidad 108 3.5.2 Seguridad y cobertura de riesgos 112 3.5.3 Otras prestaciones 121 4. Conclusiones 126 5. Recomendaciones 129 Referencias 130
  7. 7. 7Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana La migración en Colombia ha sido una constante en la historia del país y en los años recientes ha venido en crecimiento sostenido. Tradicional- mente, los colombianos nos hemos movido ha- cia el exterior por múltiples factores, dentro de los cuales se destacan el deseo de profundizar en diferentes áreas de estudio y la búsqueda de mejores oportunidades laborales. Asimismo, y de manera reciente, a causa de la apertura del país y la consolidación de la imagen de Colom- bia como un país próspero y en crecimiento, se ha venido incrementando la presencia de ex- tranjeros en territorio nacional, trayendo consi- go retos para la gestión de los flujos migratorios. Precisamente en este marco, el Gobierno del Presidente Juan Manuel Santos decidió escin- dir el antiguo Ministerio de la Protección Social y dar vida nuevamente al Ministerio del Trabajo mediante el Decreto 4108 de 2011, otorgándole entre varias funciones la de Formular, implemen- tar y evaluar, en coordinación con las entidades correspondientes, la política en materia de mi- graciones laborales. Atendiendo dicha directriz, en el marco de la es- tructura interna de este Ministerio, se crearon la Dirección de Movilidad y Formación para el Tra-
  8. 8. 8Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana bajo y el Grupo de Gestión de Política Migratoria Laboral con la tarea específica de Proponer los mecanismos para implementar la política, planes y programas en materia de migraciones laborales y temporales, y el adecuado tratamiento, respeto y acogida integral de los trabajadores migrantes y sus familias. Siguiendo esa línea, para el periodo 2010-2014 el Gobierno nacional se propuso en su Plan Na- cional de Desarrollo, “Avanzar (…) en la adecua- ción de los lineamientos de la política en materia de migración laboral (…); Fortalecer la Comisión Nacional Intersectorial de Migraciones; e Imple- mentar programas y proyectos para la adecuada gestión migratoria y control del flujo de la pobla- ción migrante interna, fronteriza e internacional.”. De esta manera, esta serie de cuadernillos hace parte del esfuerzo institucional del Ministerio de Trabajo por aportar elementos de análisis e insu- mos a la construcción de la política de migración laboral en Colombia. Dichos trabajos investiga- tivos comprenden las siguientes sub-temáticas que resultan útiles para el debate que merece este tipo de compromisos: Comparativos de programas y acciones en materia de migración laboral a partir de experiencias internacionales;
  9. 9. 9Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Estudios sobre las ventajas y desventajas de la Inserción laboral de los extranjeros en Colombia; Análisis del Impacto de la migración laboral en el sector petrolero y en el sistema educativo y laboral en el país; Diagnósticos de las migracio- nes laborales en las fronteras Colombia – Vene- zuela, Colombia – Ecuador y Colombia – Brasil; Revisiones del Impacto de la eliminación de la proporcionalidad en Colombia; y, el diseño del Sistema Estadístico de Migraciones Laborales Internacionales– SEMILI. Este Ministerio continuará comprometido con la elaboración y generación de estudios que aporten a la construcción de políticas y programas en ma- teria de migración laboral, y a la continua evolución del aparato gubernamental con el fin de atender este tipo de dinámicas, convencidos de que estas acciones promoverán el bienestar y la garantía de los derechos laborales de los colombianos en el exterior y los extranjeros en Colombia. LUIS EDUARDO GARZÓN Ministro del Trabajo
  10. 10. 10Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Migración Colombia nació bajo una visión de Es- tado en la que el Gobierno Nacional se planteó la necesidad de transformar la administración migratoria y hacer más eficiente el servicio pú- blico bajo criterios de transparencia, rendición de cuentas, gestión eficiente de los recursos e interacción entre el servidor y el ciudadano. En esta visión de futuro, concibió un nuevo mo- delo de gestión migratoria que incorpora y afir- ma dentro de su operación, la optimización e innovación del servicio a los ciudadanos, la pro- moción de los derechos humanos y las garantías para una migración segura y regulada. De esta manera la nueva institucionalidad abor- da las migraciones internacionales con un nue- vo enfoque, desarrolla políticas internas para fortalecer la capacidad de procesamiento de la información migratoria y desarrolla la experticia suficiente en sus funcionarios para analizar los fenómenos inmersos y con ello generar insumos útiles al Estado para atender la creciente y hete- rogénea dinámica migratoria global. En efecto, las realidades migratorias son múlti- ples, más aún al considerar a Colombia como la puerta de entrada y salida de la región, es así que el ejercicio de la autoridad migratoria asume
  11. 11. 11Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana de igual forma la construcción de una política institucional en materia de derechos humanos que visibilice al migrante ofreciéndole garantías y atención en el control migratorio articulando los esfuerzos y servicios institucionales que ofre- ce el país en esta materia. Por esta razón buscamos hacer eficiente el ser- vicio de forma permanente, fortalecer nuestras capacidades en el procesamiento y análisis de la información migratoria y a la vez apoyar a las personas migrantes durante sus trayectos migra- torios facilitando su integración con la comuni- dad en general. Para nosotros este es el mayor reconocimiento de los derechos humanos de los migrantes que ingresan, permanecen y salen del territorio nacional. Es así, que es motivo de orgullo la publicación de estos tres estudios sobre los Trabajadores Fron- terizos que se movilizan por nuestras fronteras con Venezuela, Ecuador, Brasil y Perú; estamos seguros que se constituirán en una herramienta útil para incrementar nuestros esfuerzos y ga- rantizar los derechos de las poblaciones trans- fronterizas, como base para su regularización y formalización en estas zonas, consideradas po- los de desarrollo de nuestro país.
  12. 12. 12Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Esperamos que por medio de estas investigacio- nes académicas, realizadas a partir de la carac- terización estadística, social y demográfica de los trabajadores colombianos y extranjeros que salen e ingresan por las fronteras inmediatas de Colombia, comprendamos un nuevo contexto mi- gratorio, como marco de referencia en el ámbito de los derechos de los trabajadores migrantes, permitiendo así la construcción de indicadores estratégicos en relación con la movilidad laboral, garantizando en un futuro no lejano, una gestión migratoria diferencial y referente en la región. Sergio Bueno Aguirre Director Migracion Colombia
  13. 13. 13Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana El Decreto 4108 de 2011 y la Resolución 2490 de 2012 le otorgan a la Dirección de Movilidad y Formación para el Trabajo y a su Grupo In- terno de Gestión de la Política de Migración Laboral, la función de: Formular, implementar y evaluar, en coordinación con las entidades correspondientes, la política en materia de mi- graciones laborales. En ese marco, nos hemos comprometido con el impulso y la generación de insumos de calidad que permitan al Gobierno nacional y de manera particular al Ministerio de Trabajo, la construc- ción de una política pública de gestión de los flu- jos migratorios laborales que de manera integral y coherente se ajuste a la realidad del fenómeno de la migración laboral en Colombia (tanto en su componente de emigración como en el de inmi- gración) y responda a los retos institucionales y sociales que el mismo genera. De esta manera, presentamos la Serie de Cua- dernillos sobre Migración Laboral, fruto del es- fuerzo institucional del Ministerio del Trabajo, y que se constituye en un primer aporte tanto al conocimiento general como al debate nacional
  14. 14. 14Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana en torno a las cuestiones relativas a la migra- ción laboral en el país. En su Quinto Número, esta Serie aborda la rea- lidad de los Trabajadores fronterizos que cruzan por Venezuela con el objetivo de construir por un lado, un diagnóstico sobre la movilidad labo- ral presentada en esta zona de frontera, y por el otro, una caracterización sobre los trabajadores fronterizos, partiendo precisamente de los desa- fíos conceptuales y estadísticos que este tipo de temáticas representan. Esta investigación, realizada con el apoyo de la Uni- dad Administrativa Especial Migración Colombia, genera aportes y recomendaciones importantes no sólo para el Ministerio del Trabajo sino también para las diferentes entidades gubernamentales que hacen presencia en la frontera colombo-vene- zolana, y representa un punto de partida de gran importancia en el propósito de formular la política en materia de migraciones laborales. Finalmente, la Dirección de Movilidad y Forma- ción para el Trabajo del Ministerio de Trabajo
  15. 15. 15Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana espera contar con el apoyo y participación de todos los sectores competentes en la materia a fin de alimentar este proceso y construir iniciati- vas que beneficien a los trabajadores migrantes colombianos en el exterior y los trabajadores ex- tranjeros en Colombia. DIANA ISABEL CÁRDENAS GAMBOA Directora de Movilidad y Formación para el Trabajo Ministerio del Trabajo
  16. 16. 16Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Introducción El interés de la Dirección de Movilidad y Forma- ción para el Trabajo del Ministerio de Trabajo por conocer la movilidad laboral presentada en zonas de frontera, así como el de la Unidad Administra- tiva Especial de Migración Colombia por analizar sus procesos de Control Migratorio, confluyeron en la iniciativa de unificar esfuerzos para poder avanzar en una investigación conjunta que arro- jara resultados para el análisis del fenómeno de la migración laboral en frontera. Por esta razón, se encomendó la realización de un estudio sobre ella al Grupo de Movilidad Humana de la Universidad Tecnológica de Pereira, teniendo como ámbito geográfico las áreas de Ipiales – Tulcán (frontera colombo ecuatoriana) y Cúcuta – San Antonio – Ureña (frontera colombo venezolana). Dicho estudio, tendría como objetivo principal ca- racterizarlamovilidad,condicioneslaboralesysocio demográficas de aquellas personas que continua- mente cruzan las fronteras colombianas terrestres para dirigirse a los países vecinos con el propósito de trabajar en ellos, o aquellos provenientes de los mismos para laborar en Colombia, conservando, unos y otros, su residencia habitual en el país de procedencia, al que regresan periódicamente.
  17. 17. 17Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Tal tipo de persona es conocido como trabajador fronterizo, el cual es definido por la Convención Internacional Sobre la Protección de los Dere- chos de Todos los Trabajadores Migratorios y de sus Familiares (1990) como “todo trabajador mi- gratorio que conserve su residencia habitual en un Estado vecino, al que normalmente regrese cada día o al menos una vez por semana”; mien- tras la Comunidad Andina, en la Decisión 545 de 2003, lo hace con trabajador fronterizo andino como “… nacional andino que, manteniendo su domicilio habitual en un País Miembro, se tras- lada continuamente al ámbito fronterizo laboral de otro País Miembro para cumplir su actividad laboral”, sin definir el límite de la frecuencia del retorno a la residencia. Para efectos de este es- tudio se asume la definición de la Convención, considerando, inclusive, a quienes respondieron que regresaban “cada ocho días”, por entender que esta expresión hace referencia a una fre- cuencia semanal. Asimismo, y de manera conjunta, se definieron las líneas de acción para la ejecución del proyec- to, sus parámetros de medición y estructuración metodológica, y se acordaron responsabilidades en torno a los componentes teóricos, concep-
  18. 18. 18Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana tuales y referenciales. Como insumos importan- tes, se contó con la aplicación de encuestas y entrevistas y el conteo de flujos, actividad que contó con el apoyo de la Policía de Carreteras. Desde el Ministerio del Trabajo se realizó la coor- dinación general con Migración Colombia, se gestionó y asumió la financiación de las activi- dades ejecutadas por el Grupo de Movilidad y se supervisó el desempeño de este en el proceso. El presente estudio es de alcance exploratorio, fundamentalmente descriptivo, sin descartar algunos componentes interpretativos, preten- diendo que éste se constituya en un referente de consulta para la investigación sobre la movilidad laboral fronteriza en el país y en un aporte im- portante a la información requerida para la pla- neación e implementación de acciones por los entes estatales y privados de distinto nivel, así como por las comunidades involucradas en este tipo de dinámicas migratorias. De otro lado, se espera contribuir en la creación de una línea de base, por lo menos en las áreas estudiadas, sobre el trabajo fronterizo en y del país, el cual esperamos además, sirva como pel- daño para estudios posteriores, requeridos para
  19. 19. 19Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana la gobernanza en zonas fronterizas y contribuya a las adecuadas relaciones de Colombia con sus países vecinos, teniendo en cuenta que el tema debe ser asumido y atendido como una respon- sabilidad conjunta entre los países limítrofes, siempre buscando garantizar los derechos de los trabajadores fronterizos nacionales y extran- jeros y sus familias, haciendo uso de las normati- vas existentes como mecanismos de protección y garantía de sus derechos, herramientas útiles para el modelaje de políticas migratorias labora- les de cada país.
  20. 20. 20Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana 1. Marcos de referencia En este punto se entrega una visión rápida de los conceptos fundamentales para la investigación (Estado-Nación, fronteras y trabajador fron- terizo) y de las teorías que se consideran más pertinentes para el caso estudiado: la neoclásica microeconómica, que ayuda en la comprensión de los flujos migratorios; la de sistemas, que vis- lumbra puntos fundamentales para la visión de la frontera como una zona de integración, y la de redes que da cuenta de elementos que facilitan y sostienen los flujos en estas zonas. 1.1 El Estado nación y las fronteras La conceptualización del Estado es necesaria para hablar de fronteras, dado que estas surgen para diferenciar uno de otro. Pero cuando se ha- bla de Estado-Nación, al contenido de separa- ción que le dan al Estado las mismas fronteras se suman, con el concepto de Nación, elementos de integración, históricos, culturales y sociales, que pueden sobrepasar los límites formales que ellas definen. Los Estados son una forma de organización so- cial y tienen unos componentes propios que lo-
  21. 21. 21Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana gran la diferenciación, - en este caso diferenciar Colombia de Venezuela -, ya que cada Estado posee unas instituciones propias, un territorio, un pueblo y una soberanía, sobre cuyos límites se ha dicho: La soberanía tiene dos caras, una que mira hacia el interior, otra que mira hacia el exterior. En consecuencia, se encuentra con dos tipos de límites: los que derivan de las relaciones entre gobernantes y gobernados, y son los límites internos y los que derivan de las relaciones entre los Estados, y son los límites externos. Entre las dos especies de límites hay una cierta correspondencia en el sentido de que cuanto un Estado es más fuerte y por tanto sin límites en el interior, tanto más fuerte es y por tanto con menores límites en el exterior; al proceso de unificación interior corresponde un proceso de emancipación exterior mientras un Estado logra vincular más a sus súbditos, más logra hacerse independiente de los otros Estados. (…) Cada vez que el poder se vuelve más ilimitado en lo interno, lo que quiere decir unificante, también se vuelve más ilimitado en lo externo, lo que quiere decir independiente (Bobbio, 1989, p.140). Si se tiene en cuenta que “la condición necesaria y suficiente para que exista un Estado es que en
  22. 22. 22Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana un territorio determinado haya un poder capaz de tomar decisiones y emitir los mandatos co- rrespondientes, obligatorios para todos los que habitan en ese territorio” (Bobbio, 1989, p.130) y se suma el hecho de la posesión del monopolio de la fuerza, aspecto fundamental en el soste- nimiento de la soberanía, el ejercicio de ésta se convierte en asunto clave en las relaciones fron- terizas entre los paises, dado que las fronteras son el punto de inicio y culminación del mono- polio de la fuerza de un Estado, lo cual ha sido utilizado como ventaja para grupos y personas trasgresoras de las normas que cruzan dichos lí- mites, y situación que ha generado la securitiza- ción de la agenda sobre estas. La idea de frontera remite en algunos casos a la yuxtaposición de territorios muy diversos en va- rios sentidos, lo que fue sustento o razón para el establecimiento de límites, y en otros muchos ca- sos hace referencia a unidades geográficas, so- ciales, económicas o culturales con antecedentes históricos comunes, separadas por linderos “ar- tificiales”, definidos convencionalmente o como resultados de acciones de fuerza, pero, en gene- ral, hace referencia a realidades cambiantes, cuya dinámica ha de ser tenida en cuenta si se quiere comprender lo que dentro de ellas sucede:
  23. 23. 23Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Las zonas fronterizas han surgido en virtud de procesos históricos previos, simultáneos o posteriores a la fijación de límites territoriales entre las naciones. Aunque la definición de límites internacionales trató de separar inicialmente los espacios y las poblaciones de frontera, en muchos casos la interacción espontánea entre unos y otras continuó, dando lugar a una permanente deconstrucción y reconstrucción geográfica y humana. En el futuro, estas zonas se seguirán transformando y es posible que den lugar a nuevas formas de organización social y política, donde la espacialidad responda a lógicas más acordes con los procesos de desterritorialización y con flujos y redes más móviles que las del actual Estado territorial, el cual está ligado a estructuras más o menos estables. Por tanto, más que al fin de los límites o las fronteras, como se afirma con frecuencia, asistimos tal vez al cambio de la “fronterización”, o sea, al cambio de las formas como las fronteras deben ser entendidas y construidas por los poderes centrales y por las poblaciones locales (Ramírez, 2008, p.138). Por otro lado, la Nación se rige más, como ya se dijo, por aspectos que sobrepasan las fronteras formales. La historia compartida, las costumbres y las relaciones familiares que se presentan en zonas fronterizas, son más fuertes que los lími-
  24. 24. 24Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana tes que imponen los Estados. Además, la cercanía entre comunidades de un lado y del otro genera facilidades para los intercambios culturales, aun- que se hablen diferentes idiomas y se refuercen lazos binacionales día a día, más allá de las im- posiciones del Estado en cuanto a límites territo- riales y soberanos. Incluso, en ocasiones, como ocurre con Colombia y Venezuela, cabe hablar de ciudades que guardadas sus diferencias son muy cercanas y casi conurbadas, “… pueden ser asimé- tricas en términos de estructura política, marcos institucionales, idiomas, identidad, y sentimientos de pertenencia, origen étnico, y morfología ur- bana, entre otros (…) creados por los habitantes fronterizos, que generan aspectos simétricos y asimétricos” (Vergel-Tovar, 2008, p.363) En las definiciones de límites de los países lati- noamericanos ha jugado un papel fundamental el principio del derecho romano de uti possidetis, que hace referencia al hecho de que “lo que se poseyó se sigue poseyendo” y que Colombia pro- clamó desde 1819 en el Congreso de Angostura. La doctrina de uti possidetis se desarrolló en el derecho internacional regional de la América Latina como consecuencia de los problemas contenciosos territoriales que surgieron entre
  25. 25. 25Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana los Estados sucesores de España y Portugal en materia de delimitación fronteriza durante los albores del siglo XIX y con proyección al presente siglo en otras regiones del mundo (…). La función de la doctrina en sus dos principales vertientes (juris y de facto) ha sido la de establecer de manera coherente los criterios de atribución de los espacios terrestres, ya sea en función a consideraciones de efectividad en la posesión, como en su caso, a estimaciones cartográficas puramente formales (Baylón, 2002, p.141-142). De esta manera, al darse la independencia, ten- dieron a establecer sus fronteras según las exis- tentes entre los imperios español y portugués y las internas de estos, como las correspondien- tes a virreinatos, capitanías generales y audien- cias, en el caso del primero. Se aplica entonces el principio del uti possidetis, referido al estado de cosas en 1810, pero en medio de grandes confusiones en la demarcación de límites, par- ticularmente en las áreas poco pobladas, don- de, además, había poca o nula tradición sobre la existencia de límites y en consecuencia, ausencia histórica de restricciones a la movilidad de las personas, que no se consideraban, generalmen- te, en nada distintas a sus vecinos, lo cual con- dujo a cierta inercia en el mantenimiento de esa movilidad, que tiende a conservarse hasta aho-
  26. 26. 26Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana ra. Posterior a la independencia, llega la creación de la Gran Colombia y su pronta disolución, con las sucesivas separaciones de Ecuador y Vene- zuela, y luego se procede a la realización de va- rios acuerdos para la definición de límites con Venezuela, que tienen una extensión de 2.219 km, desde Castilletes en La Guajira, hasta la isla de San José frente a la Piedra del Cocuy, en el río Negro, y cuyo resumen se presenta en la tabla 3. Tabla 3. Tratados y otros instrumentos de definición de la frontera terrestre colombo- venezolana Tratados y otros instrumentos Fecha firma Arosamena - Guzmán Laudo español Arbitramento suizo López de Mesa - Gil Torres 14/09/1881 16/03/1891 24/03/1922 05/04/1941 Fuente: http://www.sogeocol.edu.co/Ova/fronteras_evolucion/conformacion/ tratados.html
  27. 27. 27Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana 1.2 El trabajo fronterizo La conservación por parte de los trabajadores fronterizos de su residencia habitual en el país de procedencia, al que regresan periódicamen- te, entraña dificultades conceptuales desde las definiciones tradicionales de las migraciones, que generalmente implican cambios de resi- dencia y parecen ir en contravía de la dinámica de tal tipo de trabajo, en el cual los espacios de origen y destino, o sea de residencia y trabajo, se alternan cotidianamente por parte del tra- bajador. Múltiples condiciones del más diverso orden, tanto del lado colombiano como del de los países vecinos, constituyen contextos que modulan las dinámicas de ese trabajo fronterizo, enraizadas en circunstancias personales, familia- res, grupales, de redes, imaginarios y represen- taciones sociales de los actores de los flujos, que buscan con el cruce de los límites nacionales una mejoría en su situación. No obstante, no parece haber problema en elegir la teoría neoclásica, en su versión microeconómi- ca (Todaro, 1969, 1976; Todaro y Maruszko, 1987) dentro del conjunto de planteamientos que in- tenta explicar la migración, que parece plausible para la situación tratada, en la medida que está
  28. 28. 28Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana montada sobre la movilidad en pos del empleo. En la teoría Enunciada “los actores individuales racionales deciden sus desplazamientos migrato- rios mediante un cálculo del coste-beneficio que los conduce a expectativas de un beneficio neto positivo, normalmente monetario, del desplaza- miento” (Massey et al., 2008, p.439) y es claro que en el trabajo fronterizo empieza con una rela- ción favorable en el componente de costos, dada, precisamente, la no necesidad del cambio de re- sidencia, además de las ventajas de otro tipo que representan otras circunstancias que se dan en el caso tratado, como las facilidades que plantea tener un idioma igual, o por las costumbres com- partidas o aprendidas por la cercanía. Pero si los costos de los movimientos en pos del empleo pueden ser, considerados a priori, la eva- luación de los beneficios, por lo menos, bajo el supuesto de la racionalidad del individuo, requie- re un mayor conocimiento de las posibilidades del mercado laboral que,, sería el motor de los flujos de trabajadores. Así, La decisión de emigrar se analiza a partir de una racionalidad instrumental que induce a elegir libremente entre las oportunidades que ofrece el mercado dentro y fuera del país. Desde esta
  29. 29. 29Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana perspectiva, las migraciones se consideran funcionales, al contribuir al equilibrio del sistema, y rentables tanto para los países como para los migrantes (Micolta, 2005, p.68). En este aspecto, es el mercado laboral, por me- dio de la oferta y la demanda, y con los sala- rios mediando en la ecuación, el generador de la movilidad de los trabajadores, que actúa como factor de ajuste de los desequilibrios del sistema. La oferta y la demanda juegan un papel impor- tante en las redes sociales que involucra a los ha- bitantes de ambos lados de la frontera, construi- das no solo a partir de relaciones comerciales y culturales sino también familiares y de amistad, entre otras. Tales redes, que en algunos casos fronterizos constituyen una verdadera comuni- dad transnacional (Faist, 1999; Portes, Guarnizo y Landolt, 1999), como ocurre en entre Colombia y Venezuela, las que han sido estudiadas desde muchas perspectivas, y cuentan con referentes específicos, aunque más empíricos que teóri- cos, que explican su papel en la movilidad de los trabajadores, y muestran cómo contribuyen a dicho conocimiento, y a la localización misma dentro del mercado.
  30. 30. 30Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Sin embargo, frente a trabajadores fronterizos, donde la raíz de la movilidad, del paso cotidia- no de un país al otro, no responde a cambios de empleo, sino de residencia, ya que la actividad laboral se mantiene, generalmente, en el país de nacionalidad, el marco teórico propuesto resulta inadecuado en su versión tradicional. Es decir, el trabajo fronterizo no se configura por pasar al país vecino en pos de una mejor situación labo- ral, sino porque se cambia de residencia, buscan- do mejores condiciones de vida, para regresar habitualmente al sitio de salida para desempe- ñarse laboralmente. En estas circunstancias las particularidades del mercado laboral seguirían determinando la inserción en él, pero no la movi- lidad, asunto que se pretende explicar. Por ello, de manera complementaria, y más allá de las teorías asociadas a la movilidad humana, se propone visualizar los cordones fronterizos binacionales como sistemas, reconociendo, eso sí, las diferencias entre uno y otro lado, deter- minadas, fundamentalmente por la adscripción estatal distinta, pero integrados en múltiples as- pectos. Tal perspectiva permite observar la com- plejidad de las relaciones que se dan entre lado y lado de las líneas fronterizas, que dejan de ser así simples referentes de separación.
  31. 31. 31Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana En las últimas décadas hemos asistido al surgimiento del “sistema” como concepto clave en la investigación científica. Ni que decir tiene, desde hace siglos que se estudian sistemas, pero ha sido agregado algo nuevo... La tendencia a estudiar sistemas como entidades más que como conglomerados de partes es congruente con la tendencia de la ciencia contemporánea a no aislar ya fenómenos en contextos estrechamente confinados sino, al contrario, abrir interacciones para examinarlas y examinar segmentos de la naturaleza cada vez mayores (Bertalanffy, 1968, p.5-6). Esta visión sistémica parece ser una necesidad ante las fuerzas que tienden a relacionar las comu- nidades y espacios separados/integrados por las fronteras, entre ellas las costumbres compartidas por las familias transnacionales que se han con- formado, las relaciones comerciales, la historia, y hasta medios de comunicación compartidos, que ayudan en la generación de aspectos de unidad y dinámicas propias de cercanía. Hay comunidades binacionales con representación en ambos lados de la frontera y empleadores con propiedades y trabajadores, también a lado y lado, como mu- chas otras situaciones que expresan más conti- nuidades que separaciones, que deben ser mira- das en sus aspectos micro y macro.
  32. 32. 32Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Por ello, la teoría de los sistemas contribuye a en- tender la continuidad de los intercambios migra- torios, que a la luz de la teoría neoclásica deben terminarse al restaurarse el equilibrio en el merca- do, vía ajustes salariales. Según la primera, puede darse el surgimiento de sistemas en los cuales Los flujos migratorios adquieren cierta estabilidad y estructuración a lo largo del tiempo y el espacio, permitiendo la identificación de sistemas de migración internacional estables. Estos sistemas se caracterizan por el relativamente intenso intercambio de bienes, capital y población entre ciertos países y el menos intenso intercambio entre otros (Massey et al., 2008, p.466). Tal situación, como lo dicen Carrión y Espín (2011, p.7), exige políticas públicas especiales, en busca de obtener beneficios de ella: En la actualidad, la frontera no es sólo el punto de encuentro de dos o más Estados, sino también una zona de flujos transfronterizos que opera como puerto o plataforma internacional de integración. Por esto, las políticas no pueden responder sólo a un manejo tradicional de una línea de frontera a través del control militar, diplomático, migratorio o aduanero, sino que
  33. 33. 33Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana deben ser proactivas para producir impactos positivos en regiones que se encuentren situadas más allá de la propia zona de frontera. Tales impactos positivos se pueden obtener, entre otros medios, por la flexibilización de las normas que limitan las relaciones propias de las fronteras que, por su importancia y tradición, tienden a mantenerse al margen de ellas. 1.3 Marco normativo internacional de la movilidad fronteriza El trato a los trabajadores migratorios, dentro de los que se cuentan los fronterizos, está defini- do por instrumentos internacionales de carác- ter vinculante, como la Convención de Naciones Unidas, así como por acuerdos bilaterales. 1.3.1 Convención de Naciones Unidas La Convención internacional sobre la protec- ción de los derechos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares, adoptada por la Asamblea General de Naciones Unidas en su Resolución 45/158, de 18 de diciembre de 1990, ratificada por Colombia el 24 de mayo de 1995, suscrita por Venezuela el 4 de octubre de 2011, y
  34. 34. 34Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana vigente desde el 1 de julio de 2003, que definió, como ya se vio, al trabajador fronterizo como “todo trabajador migratorio1 que conserve su residencia habitual en un Estado vecino, al que normalmente regrese cada día o al menos una vez por semana”, establece como aplicables a tal tipo de trabajadores los derechos humanos de todos los trabajadores migratorios y de sus familiares, enumerados en la Parte III de la mis- ma Convención y los derechos establecidos en la Parte IV para quienes estén en situación regu- lar “que puedan corresponderles en virtud de su presencia y su trabajo en el territorio del Estado de empleo, teniendo en cuenta que no han esta- blecido su residencia habitual en dicho Estado”. Dentro de los derechos establecidos en esa Par- te IV que podrían disfrutar los trabajadores fron- terizos están: • Información sobre todas las condiciones aplicables a su admisión y, particularmente, de las relativas a su estancia y a las actividades remuneradas que podrán realizar, así como de los requisitos que deberán cumplir en el Estado de empleo y las autoridades a que deberán dirigirse para que se modifiquen esas condiciones. 1  Definido, a su vez, como “toda persona que vaya a realizar, realice o haya realizado una actividad remunerada en un Estado del que no sea nacional”.
  35. 35. 35Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana • A organizarse para la defensa de sus intereses. • Igualdad de trato respecto de los nacionales del Estado de empleo en relación, entre otras cosas, con “el acceso a los servicios sociales y de salud, siempre que se hayan satisfecho los requisitos establecidos para la participación en los planes correspondientes”. • Transferir sus ingresos al Estado de origen o a cualquier otro Estado. • Igualdad tributaria y esfuerzos por parte de los Estado Parte para evitar que sean objeto de doble tributación. • Protección contra los despidos. • Recurrir ante las autoridades competentes del Estado de empleo en caso de violación de las condiciones de su contrato de trabajo. • Igualdad de trato respecto de los nacionales del Estado de empleo en el ejercicio de esa actividad remunerada. Adicionalmente, la Convención expresa que “Los Estados de empleo considerarán favorablemente la posibilidad de otorgar a los trabajadores fron- terizos el derecho a elegir libremente una activi- dad remunerada luego de un período determina- do. El otorgamiento de ese derecho no afectará a su condición de trabajadores fronterizos”. De otro lado, respecto de cualquier trabajador migratorio, incluidos, por supuesto, los fronteri-
  36. 36. 36Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana zos, el Estado de empleo podrá: Restringir el acceso a categorías limitadas de empleo, funciones, servicios o actividades, cuando ello sea necesario en beneficio del Estado y esté previsto por la legislación nacional; Restringir la libre elección de una actividad remunerada de conformidad con su legislación relativa a las condiciones de reconocimiento de calificaciones profesionales adquiridas fuera del territorio del Estado de empleo. Sin embargo, los Estados Partes interesados tratarán de reconocer esas calificaciones. 1.3.2 Convenios binacionales Con el objeto de facilitar el tránsito fronterizo entre Colombia y Venezuela se suscribió en 1942 el Estatuto de Régimen Fronterizo, aprobado en 1943 y aún vigente. Entre otras cosas, definió un “permiso fronterizo” para los nacionales de am- bas partes con domicilio en la zona de frontera y que requieran pasar la frontera para estancias temporales en el otro país. Para la explotación de fundos divididos por la frontera o de explotacio- nes que posean fundos a lado y lado de la fron-
  37. 37. 37Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana tera, se determinó el permiso fronterizo indus- trial, para pasar de un lado a otro. Con el objeto de atender necesidades de pastores y vaqueros, que deban cruzar la frontera con el propósito de abrevar sus ganados, llevarlos a pacer o reunir- los, se creó la “Cedula Pecuaria Fronteriza”. En 1959, dando respuesta a situaciones ocurridas con relación al tránsito y residencia de colombia- nos y venezolanos en la zona fronteriza, se firmó el Tratado de Tonchalá que, además de ampliar el plazo de algunos de los permisos definidos en el Estatuto de Régimen Fronterizo, definió un ré- gimen fronterizo especial para los trabajadores agrícolas, así como normas para los “trabajado- res industriales”, fundamentalmente en temas de contratación y la prohibición de despido o devo- lución a la zona fronteriza de cualquier trabaja- dor “sin que previamente se le hayan liquidado y pagado sus salarios y sus prestaciones sociales de acuerdo con las leyes laborales, sin perjuicio de las medidas que la autoridad estime necesa- rias para asegurar su salida del país”.
  38. 38. 38Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana 2. Áreas de los cruces estudiados A continuación se establecen cada una de las áreas en las que se encuentran localizados los puntos de cruce tomadas en cuenta para este análisis: 2.1 Área del cruce de Paraguachón El municipio de Maicao está ubicado en el cen- tro-oriente del departamento de la Guajira, en el extremo norte de Colombia. Limita por el orien- te con el municipio Indígena Bolivariano Guajira (con capital en Sinamaica), en el estado Zulia de Venezuela, al norte con Uribia y Manaure, al sur con Albania, y al sur-occidente con Riohacha y Manaure. Su cabecera dista 76 km de Riohacha, la capital departamental, y 103 km de Maracaibo, capital de Zulia, ciudades entre las cuales existe un flujo constante de personas y mercancías, muchas de las cuales cruzan por Paraguachón, a casi 11 km de la cabecera de Maicao (ver mapa 1).
  39. 39. 39Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Mapa 1. Entorno del paso fronterizo de Paraguachón Fuente: Google Maps Maicao cuenta con una población de 151.489 habitantes, según proyección del DANE a 2013, que representa el 16,78% del total departamen- tal. Está, integrado por etnias y culturas diver- sas, entre ellas la Comunidad Wayuu, que apor- tan 40,1% del total de habitantes de la localidad, y un importante grupo de inmigrantes árabes y descendientes de los mismos, dedicados prin- cipalmente al comercio. En el censo de 2005, del total de hogares el 2,5% tenía por lo menos uno de sus miembros residiendo en el exterior, la mayoría de ellos, 80.7%, en Venezuela y 4.9% en Estados Unidos (DANE, 2010). Del lado Vene- zolano, el municipio Indígena Bolivariano Guajira contaba en 2011 con 65.521 habitantes, 90.2% in-
  40. 40. 40Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana dígenas, mientras su participación en el estado Zulia llegaba a 12.8% (INE, Censo 2011, procesa- do con Redatam). Con respecto a la población indígena y su papel en la ocupación del territo- rio, se puede resaltar: Hasta el momento no existe consenso entre los investigadores sobre el panorama de la península de La Guajira en tiempos prehispánicos. A partir de las crónicas y documentos coloniales es claro que para principios del siglo XVI, convivían allí varios grupos étnicos diferenciados, denominados posteriormente como “guajiros”. Una vez establecidos los europeos, los indígenas de la región adoptaron el pastoralismo como forma de vida e iniciaron un largo proceso de resistencia contra los intentos de reducción por parte de la corona. Desde este período, los “Guajiros” establecieron lazos comerciales y culturales con la sociedad mayoritaria, tal como lo han hecho a través de su historia. En el siglo XX se han visto afectados por la explotación petrolera del lago de Maracaibo y por la apertura de la mina de carbón El Cerrejón y de su puerto en la Alta Guajira, a mediados de los años ochenta. (República de Colombia, 2002, p.403) Ese pastoralismo y el desempeño de actividades comerciales, así como la búsqueda de trabajo,
  41. 41. 41Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana particularmente en Maracaibo, con 1.454.083 habitantes en 2011, según dato censal, durante épocas de sequía, llevan a los Wayuu a cruzar frecuentemente la frontera, a través de lo que son sus territorios ancestrales, como pueblo bi- nacional que son. En materia migratoria, Paraguachón es sede del Puesto de Control Migratorio del mismo nombre, adscrito a la Regional Guajira de Migración Co- lombia, que funciona las 24 horas del día. Este puesto de control terrestre, se presentó como el segundo más dinámico, con un incremento des- tacado de 122% en los registros de entrada y sa- lidas totales en el periodo 2011-2012. Los registros de ciudadanos colombianos en el periodo 2007-2013 concentraron una participa- ción del 73% frente al total. Se destaca además, que durante el mismo periodo el ingreso de ex- tranjeros con visa Temporal Trabajador pasó de 113 a 2.340, predominando la entrada de vene- zolanos, con una participación del 94%. En materia laboral, al cotejar algunos indicadores básicos de las dos áreas administrativas mayores colindantes (tabla 4), se encuentra que en 2011, año más reciente con datos comparables, se en-
  42. 42. 42Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana cuentra una población en edad de trabajar que supera los tres millones de personas, con mayo- res tasas de participación y de desempleo al lado venezolano, que eventualmente podrían contri- buir a un mayor flujo laboral hacia Colombia. Tabla 4. Departamento de La Guajira y Estado Zulia, indicadores laborales, 2011 Indicadores laborales La Guajira (promedio anual) Zulia (pro- medio segundo semestre) Tasa global de participación / Tasa de activi- dad (%) 63,0 70,1 Tasa de desocu- pación (%) 8,6 10,2 Fuentes: Colombia, DANE 2013; Venezuela, INE 2012 Por ramas de actividad, cambiando la referencia colombiana por Riohacha, capital de La Guaji- ra, por la inexistencia de datos al respecto sobre el departamento, se observa (ver tabla 5) una composición semejante a ambos lados, con los sectores de comercio, restaurantes y hoteles, y el de servicios comunales, sociales y personales como mayoritarios. Sobre la situación particular de Maicao, es cla-
  43. 43. 43Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana ro que sustenta su economía fundamentalmente en el comercio, al punto de ser el principal cen- tro comercial del departamento, por lo que “el 93% de empleos se generan en esta actividad, en empresas que son en su mayoría uniperso- nales y tienen un ingreso promedio inferior de $ 500.000”. Sin embargo es un trabajo ejercido de manera informal …. …es de subsistencia y no genera cadenas económicas, se caracteriza por la necesidad de proveer productos de uno y otro lado de la frontera, de acuerdo a la temporada y de la fluctuación de la moneda” (Bolívar, 2008). Tabla 5. Cabecera de Riohacha y Estado Zulia. Distribución porcentual de las personas ocupadas según rama de actividad, 2011 Rama Riohacha Estado Zulia Actividades agrícolas, pecuarias y caza 5,4 Explotación de hidro- carburos, minas y can- teras 2,2 Industria manufactu- rera 9,5 10,6 Electricidad, gas y agua 0,0 0,2 Construcción 9,5 9,5 Comercio, restaurantes y hoteles 29,7 28,6
  44. 44. 44Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Rama Riohacha Estado Zulia Transporte, almacena- miento y comunicacio- nes 14,9 9,8 Establecimientos finan- cieros, seguros y bie- nes inmuebles 5,4 4,7 Servicios comunales, sociales y personales 25,7 28,9 Otras ramas 5,4 Actividades no bien es- pecificadas y/o no de- claradas 0,0 0,1 Total 100 100 Fuentes: Colombia, Banco de la República - DANE 2013a; Venezuela, INE 2012 2.2 Área de los cruces de los puentes Santander y Simón Bolívar La zona de los pasos considerados en esta sec- ción se localiza en la depresión de Táchira, cuya naturaleza ha favorecido el asentamiento de centros urbanos (ver mapa 2) y el intercambio de bienes y productos a ambos lados de la frontera, que ha llegado a ser “el espacio fronterizo más desarrollado y más dinámico, no sólo de Vene- zuela y Colombia, sino de toda América del Sur” (Urdaneta, 1999, p.4). La micro región binacio-
  45. 45. 45Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana nal Táchira - Norte de Santander, delimitada en el Proyecto Zona de Integración Fronteriza-ZIF (1991), comprende un territorio de 8.973 Km2, correspondiendo 4865 Km2 a Colombia y 4.108 Km2 al lado venezolano (Rodríguez, 1997-1998). Del lado colombiano, se encuentra el Área Me- tropolitana de Cúcuta (AMC), conformada por los municipios de Cúcuta, Villa del Rosario, Los Patios, El Zulia, San Cayetano y Puerto Santan- der, que limita al este con el estado Táchira, par- ticularmente con los municipios venezolanos de Pedro María Ureña y Bolívar, cuyas poblaciones de Ureña y San Antonio están conurbadas con ella (fotografía 1), la primera junto a Cúcuta y la segunda junto a Villa del Rosario. A 32 kilóme- tros de San Antonio está San Cristóbal, capital del Estado, que constituye uno de los extremos (siendo el otro Cúcuta) del eje fronterizo, origen y destino del mayor número de automotores y personas que cruzan de un país a otro.
  46. 46. 46Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Mapa 2. Entorno de los pasos fronterizos de los puentes Santander y Simón Bolívar Fuente: Mapquest En la zona limítrofe considerada fueron seleccio- nados los dos puntos de cruce oficiales, sin to- mar en cuenta los puntos informales, estos dos cruces seleccionados coinciden además en ser los de mayor flujo. Estos puntos formales, seña- lados con círculos en la foto 1, corresponden al Puente Internacional Francisco de Paula Santan- der, que comunica a Cúcuta con Ureña, y unos kilómetros al sur, el Puente Internacional Simón Bolívar, entre Villa del Rosario y San Antonio. En Villa del Rosario, sobre el acceso al puente in- ternacional Simón Bolívar, se encuentra el Pues-
  47. 47. 47Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana to de Control de Migración Colombia, que atien- de durante las 24 horas. El registro de viajeros realizado allí alcanzó durante 2012 un máximo cercano a 450.000 movimientos, 60% corres- pondiente a colombianos, con un crecimiento de 142% respecto a 2011. Foto 1. Conurbación Área Metropolitana de Cúcuta – Ureña – San Antonio y localización de pasos fronterizos habilitados Fuente: Mapquest El territorio fronterizo comprendido por el de- partamento de Norte de Santander, más especí- ficamente Cúcuta, Villa del Rosario, y el estado de Táchira (San Antonio, Ureña) era ocupado por comunidades indígenas, desplazadas o de- vastadas por las expediciones españolas que conquistaron la región a mediados de 1500.
  48. 48. 48Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Norte de Santander tiene, según el DANE, una población proyectada al 2013 de 1´332.335 ha- bitantes, la mayor parte de ellos, 833.816, en los municipios que conforman el AMC, mientras el estado Táchira contaba en el momento del cen- so 2011 con 1.168.908 habitantes (INE, 2012: 7). Según cifras del DANE, la tasa de desempleo en el AMC fue de 15,4 y 15,9 en 2011 y 2012, respec- tivamente, lo que motivaría flujos laborales en di- rección del país vecino. Esta idea se refuerza al comparar las tasas a ambos lados de la frontera, tomando al departamento de Norte de Santan- der como referencia del lado colombiano y al es- tado Táchira del venezolano (tabla 6), se encon- tró para 2011 un desempleo significativamente menor en éste, diferencia que puede mantenerse. Tabla 6. Departamento de Norte de Santander y Estado Táchira, indicadores laborales, 2011 Indicadores Norte de San- tander (pro- medio anual) Táchira (pro- medio segundo semestre) Tasa global de participación / Tasa de activi- dad (%) 60,9 67,4 Tasa de des- ocupación (%) 12,2 3,6 Fuentes: Colombia, DANE 2013a; Venezuela, INE 2012
  49. 49. 49Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana La economía del lado colombiano está vincula- da principalmente al sector de comercio y servi- cios, muy sensible a las variaciones de la tasa de cambio del peso frente al bolívar, que, en senti- do contrario al desempleo, puede inducir, en una coyuntura como la actual, de cambio favorable del peso, a trabajadores del otro lado de la fron- tera a laborar en Colombia. En el estado Táchira, La actividad económica es principalmente la agropecuaria, con una gran diversificación gracias a la existencia de los pisos climáticos que otorgan mayores condiciones agronómicas para el cultivo de especies como café, patata o papa, caña de azúcar, tabaco y diversos tipos de frutas y legumbres (Venezuela, 2013). No obstante, la actividad económica más noto- ria en el casco urbano de San Antonio es el co- mercio, sobre todo de artículos de uso personal y otros de la canasta familiar, que, por efectos de la diferencia cambiaria, resultan muy bara- tos para los colombianos. En Ureña predomina igualmente el comercio, pero existe también un fuerte componente de industria, sobre todo de confecciones, que es fuente de trabajo.
  50. 50. 50Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana En general, incentivado por la diferencia cam- biaria, en ambos lados de la frontera se desarro- llan actividades informales de compraventa, que incluyen el combustible y otros entre los que se identifican los “maneros” (cambistas) y de va- rios tipos de transportadores, particularmente “mototaxistas”, donde también se configura el trabajo fronterizo. Tabla 7. Área Metropolitana de Cúcuta y Estado Táchira. Distribución porcentual de las personas ocupadas según rama de actividad, 2011 Ramas A.M. Cúcuta Estado Táchira Actividades agrí- colas, pecuarias y caza 0,9 10,6 Explotación de hi- drocarburos, minas y canteras 0,4 0,3 Industria manufac- turera 17,0 11,9 Electricidad, gas y agua 0,5 0,6 Construcción 6,7 6,9 Comercio, restau- rantes y hoteles 38,0 25,1 Transporte, alma- cenamiento y co- municaciones 10,3 9,9
  51. 51. 51Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Ramas A.M. Cúcuta Estado Táchira Establecimientos financieros, segu- ros y bienes inmue- bles 7,0 4,3 Servicios comuna- les, sociales y per- sonales 19,2 30,4 Total 100 100 Fuentes: Colombia, DANE 2013b; Venezuela, INE 2012 La comparación de las distribuciones de la po- blación ocupada a ambos lados de la frontera según rama de actividad (tabla 7) evidencia la importancia del comercio, restaurantes y hoteles a ambos lados, pero especialmente de Cúcuta. 2.3 Área de los cruces a través del río Arauca: Puente Páez y paso fluvial El municipio de Arauca hace parte de los Llanos Orientales y se encuentra ubicado al extremo no- roriental del departamento del mismo nombre, del cual es su capital; está situado a orillas del río Arauca, que le sirve parcialmente de límite con Venezuela, con el municipio de Páez; el resto de la frontera se da con el municipio de Rómulo Galle- gos, al oriente de Arauca, y perteneciente al esta-
  52. 52. 52Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana do de Apure. Sus otros límites son los municipios colombianos de Cravo Norte y Puerto Rondón, por el sur; y Arauquita, por el occidente. Del lado venezolano y frente a la cabecera de Arauca, que contaría en 2013 con 73.859 habi- tantes, según proyecciones del DANE, se en- cuentra la población de El Amparo, registrando 10.496 personas en el censo de 2011 (INE – Re- datam) y a unos 12 kilómetros al norte de ella está Guasdualito, capital de Páez, con 48.347 habitantes en el mismo censo. Es con estas co- munidades con las que Arauca tiene la mayor re- lación y según sus habitantes es “… una frontera que tenemos como muy ligada a Venezuela, por- que hay familias araucanas que emigraron hace mucho años a Venezuela y viceversa, es como una hermandad” (Anónimo, entrevista personal, agosto de 2013).
  53. 53. 53Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Mapa 3. Entorno del paso fronterizo de Arauca Fuente: Google Maps Arauca está conectado a vías nacionales como la Trocal del Llano, la Ruta de los Libertadores y la Ruta de la Soberanía. Desde Guasdualito se comunica con San Cristóbal (Venezuela) y Cú- cuta (ver mapa 3). Las distancias entre el núcleo urbano de Arauca y los de los otros municipios del departamento están en el rango de 97 y 180 kilómetros. El cruce entre Colombia y Venezuela, se da con frecuencia, de manera informal en embarca- ciones, generalmente canoas, que atraviesan el río Arauca entre las poblaciones de Arauca y El Amparo. Según la información acopiada en el sitio, el número de quienes se dedican a pasar
  54. 54. 54Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana personas y mercancías superaría las 100 perso- nas, quienes se sitúan a lo largo de las orillas de ambas poblaciones, en especial en el área de- marcada con el círculo de la izquierda en la foto 2. Otros grupos, un poco más pequeños, tienen sitios de salida y llegada fijos en ambos lados, este siendo el más requerido por los pobladores para realizar el paso. Foto 2. Puntos de cruce fronterizo entre Arauca y El Amparo Fuente: Google Earth El Puente José Antonio Páez (señalado por el círculo de la derecha en la foto 2) fue construi- do entre los años de 1964 y 1967, pero su proto- colización como internacional apenas se dio en
  55. 55. 55Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana agosto de 2013, por parte de los cancilleres de Venezuela y Colombia. Como cruce fronterizo oficial, se realizó en él, durante siete días, el con- teo y encuesta a personas que se transportaban en vehículos (incluyendo motos), pues, dada la distancia que lo separa del centro de Arauca y El Amparo, es raro que sea cruzado por peatones. En el lado colombiano del puente los viajeros rea- lizan su registro en el Puesto de Control Migra- torio, terrestre de Arauca, adscrito a la Regional Orinoquía de Migración Colombia., Las cifras re- gistradas durante el período 2007-2013 reflejan una mayor movilidad de ciudadanos colombia- nos, correspondiente al 94% de los 358.329 mo- vimientos. La movilidad de colombianos en este paso está influenciada por la ruta que de Arau- ca conduce a Cúcuta (Norte de Santander) por Venezuela, preferida para la comunicación entre ambas ciudades. Para realizar el paso, el Consula- do General de la República Bolivariana de Vene- zuela en Arauca, expide permisos a los ciudada- nos colombianos residentes en el departamento de Arauca, de conformidad con las previsiones del Estatuto del Régimen Fronterizo Venezuela- Colombia, suscrito en Caracas el 5 de agosto de 1942 y el Acuerdo de Afirmación de Amistad, Tra- tado de Tonchalá de 1959, ya referidos.
  56. 56. 56Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Durante el trabajo de campo se evidenció poca afluencia en el punto fijo de llegada y salida de canoas para pasajeros, por lo que el análisis se concentró en el puente, específicamente en los conductores y pasajeros de motos, principal me- dio de transporte en la zona. Como uno de los hitos históricos de la conforma- ción del hoy municipio de Arauca se encuentra el establecimiento de la primera parroquia hacia finales del siglo XVIII, en lo que fuera un case- río indígena arawak, por parte de sacerdotes de la Compañía de Jesús procedentes de Barinas. También asociados a Venezuela, están en la his- toria de Arauca el paso y reclutamiento hecho por los ejércitos de Bolívar, en 1816, en su avance durante la campaña libertadora, y la toma de la población, en 1899, por tropas federales venezo- lanas, que tomaron partido al lado de las fuerzas liberales que participarían en la Guerra de los mil días apoyando a Rafael Uribe Uribe. Ya en el siglo XX, otras referencias históricas im- portantes son: la categorización, en 1911, como corregimiento del departamento de Boyacá; el surgimiento, en 1916, de un movimiento inde- pendentista; el paso, en 1917, a la jurisdicción de Venezuela del corregimiento de El Viento; la ac-
  57. 57. 57Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana tividad, a comienzo de los años 50, de las guerri- llas liberales de Guadalupe Salcedo y la reunión de las mismas con el Gobierno en 1955, año en que el corregimiento de Arauca se convierte en capital de la Intendencia Nacional del Arauca; la conversión en municipio llegaría en 1959. Con el descubrimiento del yacimiento de petróleo de Caño Limón ocurrido en 1983, se dio el boom de la explotación del crudo en el municipio, que vio crecer su población rápidamente. Sobre otros datos relevantes más actuales, la caída persistente del producto interno bruto del departamento entre 2009 y 2011, último para el que hay datos (Banco de la República – DANE, 2013b, p.13), sumado al rápido crecimiento po- blacional, al que han contribuido la inmigración desde otras zonas del país y el desplazamiento forzado hacia el área urbana a causa del con- flicto interno, del cual Arauca ha sido escenario importante, y los efectos sobre la producción campesina resultantes del mismo, explican, por lo menos parcialmente, las altas tasas de des- empleo en Arauca, no muy superiores a las del vecino estado Apure, por lo menos hasta el 2011, último año para el cual se cuenta con informa- ción al respecto (tabla 8). Para algunas de las personas entrevistadas, el asunto es neurálgico:
  58. 58. 58Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana “en Arauca el problema principal es el desem- pleo y el empleo informal (Anónimo, entrevista personal, agosto de 2013). Tabla 8. Cabecera de Arauca y Estado Apure, indicadores laborales por área, 2011 - 2012 Indicadores Arau- ca (año 2012) Apure (segundo semestre 2011) Tasa global de participación / Tasa de actividad (%) 63,8 73,9 Tasa de desocu- pación (%) 14,4 12,2 Fuentes: Colombia, DANE 2013c; Venezuela, INE 2012 La composición del empleo por ramas de acti- vidad (tabla 9) indica el gran peso de las acti- vidades comerciales y de servicios tanto en la cabecera de Arauca como en el estado Apure, y evidencia el bajo impacto sobre la generación de empleo de la dinámica petrolera en el área urbana del municipio, aunque son comunes, en- tre las personas entrevistadas, las alusiones a las empresas del sector, junto a las estatales, como fuente de empleo:
  59. 59. 59Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana “Esta parte de la frontera con Venezuela tiene muy poca posibilidades de trabajo, si no es con el Estado o es con las petroleras, entonces la gente se dedica al comercio informal (…) la informalidad es lo que más se ve aquí. (…) El Estado es el mayor empleador” (Anónimo, entrevista personal, agosto de 2013). Tabla 9. Cabecera de Arauca y estado Apure. Distribución porcentual de las personas ocupadas por área, según rama de actividad, 2011 - 2012 Ramas Arauca (año 2012) Apure (segundo se- mestre 2011) Actividades a g r í c o l a s , pecuarias y caza 15,2 Explotación de hidrocar- buros, minas y canteras 0,7 Industria ma- nufacturera 6,5 Electricidad, gas y agua 0,6 Construcción 6,3 C o m e r c i o , restaurantes y hoteles 33,3 27,0
  60. 60. 60Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Ramas Arauca (año 2012) Apure (segundo se- mestre 2011) Transporte, a l m a c e n a - miento y co- m u n ic a c io - nes 7,1 E s t a b l e c i - mientos fi- n a n c i e r o s , seguros y bienes in- muebles 1,4 Servicios co- munales, so- ciales y per- sonales 27,9 35,1 Otras ramas 38,5 Actividades no bien espe- cificadas y/o no declara- das 0,3 0,2 Total 100 100 Fuentes: Colombia, DANE 2013c; Venezuela, INE 2012 El municipio tenía 2.922 empresa vigentes y re- gistradas ante la Cámara de Comercio de Arau- ca en 2011. De ellas: 1.4% dedicadas al sector primario (agricultura, ganadería, caza y silvicul- tura); 13% en el secundario, principalmente en la construcción y en industrias manufactureras; y
  61. 61. 61Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana la gran mayoría, 86%, centradas en el sector ter- ciario, con más de la mitad de estas, 57%, en el comercio, 14% en actividades inmobiliarias y 10% en hoteles y restaurantes, como lo más destaca- do (Alcaldía de Arauca, 2012). 2.4 Área de cruces por Puerto Carreño Puerto Carreño, capital del departamento de Vichada, se encuentra ubicado sobre la margen sur del río Meta, en su confluencia con el Orino- co. Limita por el norte con el estado de Apure, en su esquina noreste con el estado de Bolívar; al este con el estado de Amazonas; y, en Colom- bia, con los municipios de Cumaribo al sur y la Primavera al oeste. Está conurbada, río Meta de por medio, con Puerto Páez, del estado Apure y con el caserío El Burro (estado Bolívar), loca- lizado en frente de Puerto Páez y diagonal, cru- zando el Orinoco de Puerto Carreño (ver foto 3).
  62. 62. 62Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Foto 3. Entorno de los pasos fronterizos por Puerto Carreño Fuente: Google Maps Antes de la ocupación española, los pueblos Arawak y Caribe ejercían control sobre los lla- nos del Orinoco, entre los ríos Casanare, Meta y Apure. Durante la época colonial, en la segunda mitad del siglo XVII, los jesuitas inician un avance de más de 100 años en la zona del Vichada, al establecer la misión de San Joaquín de Atana- ri con los indígenas Achagua (o Sáliva), sobre la margen sur del río Meta cerca a la desemboca- dura en el Orinoco. Durante este período se construyeron varias misiones y fuertes en donde hoy está Puerto Carreño o cerca de allí y se establecieron ha-
  63. 63. 63Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana ciendas agrícolas y ganaderas para el autocon- sumo y el comercio de excedentes. Durante la independencia, indígenas y colonos se unen al ejército libertador, cuyo abastecimiento afectó la economía de la zona, que tuvo un nuevo im- pulso entre las últimas décadas del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX, con el comercio de pieles, caucho y balata2 . En 1922 se funda a Puerto Carreño que, convertido en sitio de paso para el tránsito entre el Meta y el Orinoco, es designado en 1930 como capital de la comisaría especial del Vichada. Entre 1930 y 1970 la gana- dería vuelve a ser la principal actividad econó- mica gracias a la reintroducción de semovientes realizada por algunos venezolanos y pobladores del río Meta y a partir de 1974, cuando Puerto Carreño pasa de corregimiento a municipio, la construcción de edificaciones públicas y otras obras de infraestructura dan inicio al crecimien- to del poblado (Hernández, 2009). Puerto Carreño contaría en 2013, según proyec- ción del DANE, con 12.659 habitantes, quienes “… se encuentran en la construcción de una iden- tidad propia como “carreñenses” que conjugue sus diferentes orígenes: andino, llanero e indí- gena” (Hernández, 2009) y cuya idiosincrasia, 2  Otra goma natural
  64. 64. 64Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana según un entrevistado, sería igual a la de Apure en general y de Puerto Páez, en particular, que “… es la misma cultura colombiana de Vichada. […], quizás porque “… cada una de esas personas que vivimos acá [en Puerto Carreño] tenemos un familiar al otro lado. Cuando no es la mamá es el tío o el primo” (Anónimo, entrevista personal, agosto de 2013). La idea de la integración entre las comunidades vecinas es ratificada por otro lugareño que dice: “… sí, acá la mayoría son doble nacionalidad y familia allá y familia acá, son mu- nicipios espejo que son casi las mismas familias” (Anónimo, entrevista personal, agosto de 2013). En esta zona está ubicado el Puesto de Control Migratorio Fluvial de Puerto Carreño, que hace parte de la Regional Orinoquía de Migración Co- lombia, por este lugar circulan básicamente nati- vos de Puerto Carreño, Puerto Páez y esporádi- camente de Puerto Ayacucho. La movilización se presenta principalmente por actividades de comercio de mercancías por par- te de ciudadanos colombianos, quienes se des- plazan hacia Puerto Páez, lugar donde son más favorables los precios, con el fin de adquirir pro- ductos de la canasta familiar. Para internarse en Venezuela a través de Puerto Páez los colombia-
  65. 65. 65Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana nos deben obtener un permiso fronterizo ante el Consulado General de la República Bolivariana de Venezuela en Puerto Carreño. En el muelle de Puerto Carreño, Migración Co- lombia hace el registro de los ciudadanos ex- tranjeros, les expide la Tarjeta Andina y les in- forma que deben dirigirse hasta el Puesto de Control Migratorio Fluvial, donde se formaliza el ingreso al país. Las cifras de registro en el perío- do 2008–2013 indican que la movilidad de ciu- dadanos colombianos es mayor, al representar el 80% (42.624). En años recientes, la tasa de desempleo de Puerto Carreño ha sido alta, y ha coincidido con tasas de participación bajas, lo que contrasta, en ambos casos, con los datos de los estados ve- nezolanos vecinos de Puerto Carreño, que han manifestado mejores indicadores (ver tabla 10), lo que eventualmente contribuiría a incentivar flujos laborales hacia esas áreas.
  66. 66. 66Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Tabla 10. Cabecera de Puerto Carreño y estados venezolanos colindantes. Indicadores laborales por área, 2011 – 2012* Indica- dores Puerto Carreño Es- tado Apure Estado Ama- zonas Es- tado Bolí- var Tasa glo- bal de p a r t i c i - pación / Tasa de actividad (%) 57,2 73,9 66,0 60,2 Tasa de desocu- p a c i ó n (%) 15,7 12,2 10,0 10,2 *Puerto Carreño promedio anual 2011; estados venezolanos segundo semestre 2012 Fuentes: Colombia, DANE 2013c; Venezuela, INE 2012 Según información de la Alcaldía3 , desde 1974, cuando el corregimiento se convirtió en munici- pio, “… una de las principales actividades econó- micas de la ciudad es la que proviene de los car- gos públicos, cerca de la mitad de la población en edad económicamente activa es funcionaria o contratista del Estado”, lo que parcialmente se ve reflejado en la alta participación de los servi- cios comunales, sociales y personales en el em- 3  http://www.puertocarreno-vichada.gov.co/informacion_general.shtml
  67. 67. 67Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana pleo de la cabecera del municipio (principal área de interés aquí, como en los otros pasos fronte- rizos), servicios que asimismo tienen pesos altos en los estados venezolanos vecinos, como ocu- rre, igualmente, con la rama de comercio, restau- rantes y hoteles (ver tabla 11). Tabla 11. Cabecera de Puerto Carreño y estados venezolanos colindantes. Distribución porcentual de las personas ocupadas por área, según rama de actividad, 2011 - 2012 Ramas Puerto Ca- rreño Apure Bolívar Ama- zonas Activida- des agrí- colas, pe- cuarias y caza 15,2 5,2 14,5 E xp l o t a - ción de hi- drocarbu- ros, minas y canteras 0,1 0,7 3,6 Industria manufac- turera 6,5 12,1 3,5 Electrici- dad, gas y agua 0,6 0,9 0,6 Construc- ción 6,3 11,0 6,9
  68. 68. 68Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Ramas Puerto Ca- rreño Apure Bolívar Ama- zonas Comercio, restauran- tes y ho- teles 25,7 27,0 23,9 15,1 T r a n s - p o r t e , a l m a c e - namiento y comuni- caciones 6,9 7,1 9,3 E s t a b l e - cimientos financie- ros, se- guros y bienes in- muebles 1,1 1,4 4,2 Servicios co m u n a - les, socia- les y per- sonales 35,1 35,1 29,3 51,1 Otras ra- mas 39,1 Activida- des no bien espe- cificadas y/o no de- claradas 0,2 0,2 0,3 0,2 Total 100 100 100 100 *Puerto Carreño promedio anual 2011; estados venezolanos segundo semestre 2012 Fuentes: Colombia, DANE 2013c; Venezuela, INE 2012
  69. 69. 69Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana En concordancia con lo anterior, el ejercicio de observación realizado evidenció la existencia de un buen número de restaurantes y almacenes de vestuario. De otro lado, por medio de una entre- vista se conoció sobre una tendencia creciente en el número de ferreterías y ventas de pollo. Así mismo, considera el entrevistado que el 10%de tiendas de víveres se ven afectadas por las ven- tas informales (Anónimo, entrevista personal, agosto de 2013), algunas de ellas realizadas en las orillas del río, espacio de comerciantes que llegan desde Venezuela con mercancía cuya venta se ve apoyada por el cambio de moneda favorable a los colombianos.
  70. 70. 70Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana 3. Resultados de la encuesta Las encuestas fueron aplicadas en los puntos fronterizos seleccionados, por los que los mi- grantes deben realizar su correspondiente con- trol migratorio. El análisis no toma en cuenta otros puntos por donde se pueden dar movi- mientos informales. 3.1 Dimensiones y características de los flujos de trabajadores fronterizos La movilidad de personas a través de los pasos de frontera es libre, salvo ocasiones especiales de cierre, y no se requiere registro migratorio si no se pretende superar los municipios cerca- nos a la línea limítrofe. Por tal razón, teniendo en cuenta que, la mayoría de los movimientos se realizan dentro de tal zona, la proporción de quienes se registran regularmente en los pues- tos de control, tanto a la entrada como a la sali- da, es baja; apenas 3% lo hacen regularmente y 2.1% dicen hacerlo de manera ocasional. La expansión de los resultados muestrales muéstrales permite estimar el volumen de tra- bajadores fronterizos que cruzan los pasos es- tudiados, por los menos una vez a la semana, en
  71. 71. 71Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana cualquier sentido y dentro de las franjas hora- rias estudiadas, en cerca de 82.000, distribuidos como se observa en la tabla 12. Se calcula que ellos representan el 27,5% de todas las personas que cruzan los límites nacionales por los mismos puntos, pero los pesos en cada paso son muy distintos: superan el 50% en Paraguachón; en el área metropolitana de Cúcuta se aproximan a 30%; en Puerto Carreño se reduce casi a la mitad del anterior y en Arauca a la mitad del último. Tabla 12. Frontera colombo-venezolana, flujo semanal estimado de trabajadores fronterizos, por país de trabajo, según pasos fronterizos estudiados. 2013 Pasos fronterizos Colombia Venezuela Total A.M. Cúcu- ta 14871 54905 69776 P.I. Santan- der 5894 26141 32035 P.I. Simón Bolívar 8976 28764 37741 Arauca 1082 1165 2247 P.I. José An- tonio Páez 861 1083 1943 Paso fluvial no oficial 222 82 304 Maicao 3723 3814 7537
  72. 72. 72Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Pasos fronterizos Colombia Venezuela Total P a r a g u a - chón 3723 3814 7537 Pto. Carre- ño 1629 897 2526 Paso no ofi- cial 758 758 Paso oficial 871 897 1768 Total 21305 60780 82085 De estas corrientes de TF que cruzan habitual- mente la frontera colombo-venezolana, se esti- ma que el 74% tienen su residencia habitual en Colombia y trabajan en Venezuela, aunque, tam- bién en este aspecto, se marcan tendencias dife- renciadas por puntos de cruce. En los pasos de Arauca y Maicao se observa un flujo similar en los dos sentidos, mientras que en los de Cúcuta es claro el predominio en la dirección Colombia- Venezuela (79%), situación inversa a la que se da en el área de Puerto Carreño, donde el 74% se movilizan en sentido Venezuela – Colombia. El gráfico 1 permite visualizar en conjunto la im- portancia relativa de cada uno de los flujos por localidad colombiana y sentido.
  73. 73. 73Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Gráfico 1. Frontera colombo-venezolana, distribución porcentual de los trabajadores fronterizos por sentido del flujo, según localidad de cruce. 2013 1,4 4,6 1,12,04,51,3 18,1 66,9 Hacia Colombia Hacia Venezuela A.M. Cúcuta Arauca Maicao Pto. Carreño Fuente: Conteo previo a la encuesta, cálculos no ponderados El que los flujos de TF sean mayores en un sen- tido que en otro, como en este caso cuando predominan, como ya se dijo, los movimientos desde Colombia hacia Venezuela, dependerá de la magnitud de los requerimientos de mano de obra en cada lado, así como de los mercados de pequeño comercio, que mueven a los trabajado- res autónomos. En todos los casos juegan varia- bles de carácter coyuntural, al igual que otras de carácter duradero, estructurales, si se quiere: le- gislación laboral; normas sobre ejercicio del co- mercio o de actividades de servicios, trabajo ca- llejero o acceso a los mercados públicos; política
  74. 74. 74Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana local; controles al paso de las mercancías del pe- queño comercio; nivel general de precios; nive- les salariales y de empleo; salario mínimo legal; agremiación de trabajadores; tasa de cambio; y, en fin, múltiples circunstancias, que constituyen factores que incentivan o restringen la dirección de los flujos de los TF. Adicional a lo anterior, se dan otros factores que tienden a introducir elementos inerciales al mer- cado, como son la antigüedad lograda en un tra- bajo; o los vínculos con la clientela y la inversión en activos fijos, en el caso de los trabajadores autónomos, que restan elasticidad a los ajustes del trabajo o aumentan los tiempos para ellos.
  75. 75. 75Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Gráfico 2. Frontera colombo-venezolana, distribución porcentual de los trabajadores fronterizos por corredor de movilidad usado, según localidad de cruce*. 2013 Área Metropolitana de Cúcuta Maicao 0,7 0,2 2,1 0,9 4,6 0,7 4,2 1,6 1,2 0,5 0,7 0,5 2,8 7,4 20,3 16,9 10,2 24,7 8,6 17,1 14,3 40,0 14,3 5,7 35,6 25,4 13,6 23,7 0,8 0,8 41,2 7,5 39,7 0,3 3,5 2,4 1,2 0,9 0,8 0,9 1,1 0,2 0,5 Otros corredores Otros municipios - Otros estados A.M. Cúcuta - Otros estados A.M. Cúcuta - Junin A.M. Cúcuta - Otros municipios del Táchira A.M. Cúcuta - San Cristobal A.M. Cúcuta - Pedro Maria Ureña A.M. Cúcuta - Bolivar Arauca- Otros estados Arauca- Guasdualito Arauca- El Amparo Pto Carreño - San Fernando Pto Carreño - Cedeño Pto Carreño - Pedro Camejo Pto Carreño - Átures Arauca Hacia Venezuela Hacia Colombia Puerto Carreño Otros departamentos - Otros estados Otros departamentos - Maracaibo Otros departamentos - Mpio. Guajira Maicao - Mpio. Guajira Maicao - Maracaibo Otros municipios de la Guajira - Maracaibo Maicao - Otros municipios Maicao - Otros Mpios del Zulia *Distribuciones independientes por localidad, el total dentro de cada una es 100 Fuente: conteo previo a la encuesta, cálculos no ponderados
  76. 76. 76Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana En el gráfico 2 se desglosa cada uno de los an- teriores flujos por corredores de movilidad, defi- nidos éstos por origen y destino de los TF, agru- pados en función de la distancia entre las áreas político administrativas de pertenencia de esos mismos puntos. Allí, se evidencia, como podría esperarse, que en cada cruce predominan los corredores entre las áreas colindantes: A. M. de Cúcuta – Pedro María Ureña, A. M. de Cúcuta – Bolívar, Maicao – Guajira, Puerto Carreño – Pedro Camejo, Arauca – El Amparo. La participación de los corredores extensos, que unen áreas no colin- dantes y en algunos casos muy lejanas, como Ca- racas y Cartagena, Páez (El Amparo y Guaduali- to) y Cúcuta, o Bogotá y Valencia, es baja. El corto alcance predominante de los flujos favo- rece las mayores frecuencias de retorno al sitio de residencia, al punto que 94.4% del total lo hacen todos los días, mientras 3.9% lo hacen cada cin- co, seis o siete días, con el 1,7% en las frecuencias intermedias. Como podría esperarse, el asunto está relacionado con la distancia que separa los lugares de residencia y trabajo de los TF, según se constata en el gráfico 3, donde la participación de las menores frecuencias se incrementa con la longitud de los corredores de movilidad.
  77. 77. 77Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Gráfico 3. Frontera colombo-venezolana, distribución porcentual de los trabajadores fronterizos por frecuencia de regreso a la vivienda habitual, según grupos de corredores de movilidad usados. 2013 Municipios colindales Departamentos y estados colinales Departamentos y estados no colindantes Cada 6 o 7 Cada 4 o 5 Cada 2 o 3 Todos los días 100% 90% 80% 70% 60% 50% 40% 30% 20% 10% 0% Fuente: Conteo previo a la encuesta, cálculos no ponderados El comportamiento semanal aproximado del paso de TF por los puntos estudiados se presenta en el gráfico 4, que corresponde a la distribución, por localidad de cruce, de las personas encuestadas en cada sitio. Por la similitud regional de las áreas de Arauca y Puerto Carreño, además del relativo número bajo de casos, se sumaron los datos de ambos sitios, que muestran un comportamiento muy similar al correspondiente a Maicao.
  78. 78. 78Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Gráfico 4. Frontera colombo-venezolana, distribucióndiariadelosflujosdetrabajadores fronterizos por localidad de cruce. 2013 Fuente: Conteo previo a la encuesta, cálculos no ponderados Como característica común en el desempeño de los movimientos mostrados en el gráfico 4, se destaca la existencia de un pico los días viernes, que podría corresponderse, entre otras cosas, con la movilidad por regreso a la residencia para el fin de semana. 3.2 Motivaciones para el trabajo fronterizo Preguntados los TF sobre sus principales moti- vaciones para laboral en el país vecino respon-
  79. 79. 79Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana dieron como se muestra en la tabla 13, que indica diferencias significativas por país de trabajo. Para quienes pasan a Venezuela la principal ra- zón para trabajar allí, es la existencia de más oportunidades laborales o de mejores empleos, que representa 83,3% de las respuestas válidas: “[…] Los colombianos se van a trabajar allá por- que hay más trabajo que aquí, pero no les rinde es por el cambio, el bolívar esta tan desvalori- zado. El trabajo se consigue más fácil que acá” (Anónimo, entrevista personal, agosto de 2013). Tabla 13. Frontera colombo-venezolana, flujo semanal estimado de trabajadores fronterizos por país de trabajo, según razón principal para trabajar en ese país. 2013 Razones Colombia Vene- zuela Total Más opor- t u n i d a d e s l a b o r a l e s / mejores em- pleos 7939 46862 54801 Mejores sala- rios/mejores precios 8845 6060 14905 Cercanía con la residencia 1670 2333 4002
  80. 80. 80Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Razones Colombia Vene- zuela Total Traslado 194 393 587 Necesidad/ situación fa- miliar 160 160 Otro 77 424 502 NI/SD 2580 4548 7128 Total 21305 60780 82085 Para quienes llegan a Colombia la motivación más frecuente (47,2%, también con respecto a las respuestas válidas) son los mejores salarios o los mejores precios, estos últimos de interés para los trabajadores independientes, ligados en el caso de la frontera colombiana a una tasa de cambio favorable para quien cambia pesos por bolívares. Ocupa el segundo lugar la respuesta, a más oportunidades laborales o mejores em- pleos con el 42,2%. […] se puede vivir en Venezuela y trabajar en Colombia, porque allá compran bolívares y el peso, con lo del bolívar que esta tan devaluado…; entonces uno ve que se ve la parte migratoria, y aparte de eso ahoritica uno ve muchos colombianos que viven allá, porque anteriormente se iban los colombianos a vivir a Venezuela cuando el bolívar estaba fuerte y enviaban las remesas a
  81. 81. 81Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Colombia, a los colombianos que vivían acá o sea trabajaban allá, ahora es al contrario (Anónimo, entrevista personal, agosto de 2013). Un asunto a tener en cuenta aquí, referido a quie- nes viven en Colombia y trabajan en Venezuela, es que, dado lo desventajoso que resulta para ellos convertir los bolívares ganados a pesos, la situación se contrarresta con el gasto allá, hasta donde es posible, de lo ganado, aprovechando los bajos precios, en muchos casos subsidiados, de los bienes básicos y otros productos, en el mercado venezolano. Incluso, algunos pueden aprovechar su cruce diario de la frontera para participar del microcomercio de bienes de con- sumo, fuente de sustento, como el de la gasolina, para muchas personas de la zona. […] como el bolívar sube y baja, la gente, porque no hay trabajo, [Norte de Santander es] el tercer departamento con desempleo en Colombia, muchos son independientes e informales, como el bolívar es más barato, compran carne, arroz y leche en Venezuela (Anónimo, entrevista personal, agosto de 2013). En cualquier caso, unos altos ingresos laborales solo pueden ser motivación para una pequeña
  82. 82. 82Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana proporción de los TF, si se considera que una proporción superior al 70% de ellos declararon obtener ingresos inferiores al equivalente a dos salarios mínimos colombianos, como se aprecia en el gráfico 5. Gráfico 5. Frontera colombo-venezolana, trabajadores fronterizos por país donde trabajan, según la distribución porcentual de sus ingresos laborales en SMMLV, 2013 *SMMLV = Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes en Colombia La valoración sobre mejores oportunidades la- borales es algo subjetivo, en lo cual juegan facto- res como el tipo de trabajo deseado, que puede estar en el país vecino y no en el de residencia, por lo que es posible que algunas personas ma- nifiesten que esa es la razón de ser trabajadores
  83. 83. 83Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana fronterizos a pesar de que en donde viven haya tasas de desempleo significativamente menores. No obstante, más allá de las subjetividades, en el caso estudiado hay cierta correspondencia ob- jetiva entre el sentido de los flujos (gráfico 2) y los diferenciales en las tasas de desempleo en las zonas de frontera (ver gráfico 6): en la zona Nor- te de Santander – Táchira, donde, por más de un decenio el desempleo ha sido significativamente mayor del lado colombiano, los flujos actuales son también mayores, en cada uno de los corre- dores, en dirección a Venezuela, mientras en el área Guajira–Zulia, con tasas de desempleo su- periores del lado venezolano entre 2001 y 2012 (exceptuando 2007 y 2008), dos de los princi- pales corredores tienen flujos predominantes en dirección a Colombia y la diferencia entre los dos sentidos del otro flujo importante no es grande.
  84. 84. 84Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Gráfico 6. Táchira, Norte de Santander, Zulia y La Guajira, tasas de desempleo anuales (Colombia) y segundo semestre (Venezuela), 2001-2012 Fuente: Elaboración propia a partir de datos de encuestas de mercados laborales DANE e INE Sobre las demás áreas fronterizas estudiadas no hay series de empleo disponibles del lado colom- biano, apenas en 2012 el DANE extendió a las ca- beceras municipales de Arauca y Puerto Carreño sus estudios sobre mercado laboral (GECH), que dieron para ellas tasas de desempleo de 14,4% y 15,7%, respectivamente, superiores a las de los tres estados venezolanos de la misma zona: Apu- re (13,2%), Bolívar (10,8%) y Amazonas (7,9%). Aparte de las motivaciones objetivas que inducen flujos de trabajadores a través de la frontera o de
  85. 85. 85Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana lo que ellos declaran al respecto, la integración social debe considerarse como otro factor que contribuye a la movilidad de manera importan- te, la cual presenta, fuertes raíces históricas, entre las comunidades, manifiestas entre otros hechos, en múltiples y cercanos vínculos familiares y de amistad, lo que se expresa en que 93% de todos los TF dijeron tener familiares en el país donde trabajan, con una mayor proporción (98%) en el caso de los que lo hacen en Venezuela, que de quienes laboran en Colombia con el (80%). Tabla 14. Frontera colombo-venezolana, flujo semanal estimado de trabajadores fronterizos por país donde trabajan, según medio para emplearse. 2013 Medio Colom- bia Vene- zuela Total Recomenda- ción familiar/ amigos 13009 43338 56347 A g e n c i a / Sena/inicia- tiva propia/ anuncio 4140 9678 13818 Inicio nego- cio o sucursal propio/fami- liar 2761 5742 8504
  86. 86. 86Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Medio Colom- bia Vene- zuela Total Propieta rio de vehículo 1115 1149 2264 Cooperativa/ asociación 176 652 828 Otro 80 80 NI/SD 104 140 244 Total general 21305 60780 82085 Esta situación histórica refleja el peso que tiene la recomendación familiar o de amigos como me- canismo para llegar a trabajar en el país vecino. Quienes se mueven desde Colombia represen- tan el 71% y el 61% lo hacen desde Venezuela (ver tabla 14). Estos datos confirman la importancia de nexos sociales dentro de los flujos laborales considerados y hacen pensar en la relevancia de la teoría de redes para la comprensión del traba- jo fronterizo y seguramente de otros movimien- tos en esas áreas. En tal contexto es común en- contrar personas que realizan otras actividades en el país no relacionadas con su desempeño laboral, el 61% además de trabajar en Colombia llevan a cabo diligencias personales, actividades de ocio o atiende negocios familiares.
  87. 87. 87Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana 3.3 Algunas características de los trabajadores fronterizos A continuación se presentan algunas caracterís- ticas socio demográficas sobre los TF que cru- zan por los pasos seleccionados. 3.3.1 Residencia En la encuesta se identificaron como sitios de residencia de los TF sesenta (60) municipios, treinta (30) en cada uno de los países, aunque, como se indicó anteriormente, los adyacentes a la frontera albergan a la inmensa mayoría de tales trabajadores. En el caso de Colombia, 90,1% residen en cua- tro municipios del Área Metropolitana de Cúcuta (Cúcuta, Villa del Rosario, Los Patios y El Zulia) y 7,6% en las localidades fronterizas de los otros pasos, mientras los otros tres de los diez prime- ros corresponden a capitales de la costa, relati- vamente distantes. En Venezuela, los dos muni- cipios conurbados con el área metropolitana de Cúcuta, Bolívar (cuya capital es San Antonio) y Pedro María Ureña, albergan el 55% y en los tres municipios donde se encuentran los otros cruces, Guajira, Páez y Pedro Camejo, habita otro 15.9%,
  88. 88. 88Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana lo que significa que casi 30% se movilizan de lo- calidades no aledañas a los puntos de cruce. Tabla 15. Frontera colombo venezolana, trabajadores fronterizos por país y municipio de residencia. 2013 Colombia % Vene- zuela % Cúcuta 57,0 Bolívar 29,5 Villa del Ro- sario 25,8 P e d r o M a r í a Ureña 25,5 Los Patios 7,0 Maracai- bo 8,3 Maicao 4,2 San Cris- tóbal 7,4 Arauca 1,9 Guajira 6,0 Puerto Carre- ño 1,5 P á e z (Apure) 5,4 Riohacha 0,6 P e d r o C a m e j o ( P u e r t o Páez) 4,5 Barranquilla 0,5 Junín 2,7 El Zulia 0,3 Libertad 2,1 Cartagena 0,1 Mara 1,3 Otros 20 1,0 Otros 20 5,9 NI/SD 0,2 NI/SD 1,5 Total 100 Total 100
  89. 89. 89Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana 3.3.2 Nacionalidad Como se advirtió, se ha incluido aquí en la cate- goría de TF a quienes cruzan la frontera regular- mente para trabajar en el país vecino y regresar al de residencia por lo menos una vez por semana, sin consideración de la nacionalidad de las perso- nas que realizan el movimiento. Sin embargo, po- dría presumirse que quienes pasan al país vecino a trabajar son mayoritariamente “extranjeros”, re- ferido a quienes llegan a trabajar a Colombia des- de Venezuela esto no es así, como lo evidencia la tabla 16, de cuyos datos se desprende que 54% de ellos son nacionales colombianos, incluyendo a quienes tienen doble nacionalidad; en el caso de quienes pasan a Venezuela como TF, aunque sus propios nacionales no alcanzan, como en el caso anterior, la mayoría, su peso si es importan- te, 24.5%. Al respecto se destaca que del total de TF que se mueven a través de los puntos estudia- dos, en uno u otro sentido, el 85,5% tienen nacio- nalidad colombiana. Tales cifras evidencian la existencia de lo que po- dríamos denominar “comunidades fronterizas” que, en buena medida, deberían ser analizadas y tratadas al margen de los conceptos tradicionales de nacionalidad y con abstracción de las fronteras.
  90. 90. 90Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Tabla 16. Frontera colombo-venezolana, flujo semanal estimado de trabajadores fronterizos por país donde trabajan, según nacionalidad. 2013 Naciona- lidad Colombia Venezuela Total A.M. Cúcuta 14871 54905 69776 Colombiana 4431 42119 46550 Venezolana 6018 2010 8028 Colombiana/ venezolana 4421 10776 15197 Arauca 1082 1165 2247 Colombiana 19 648 666 Venezolana 568 568 Colombiana/ venezolana 496 517 1012 Maicao 3723 3814 7537 Colombiana 88 2419 2508 Venezolana 2340 89 2429 Colombiana/ venezolana 1267 1305 2573 E s t a d o u n i- dense 9 9 NI/SD 19 19 Puerto Ca- rreño 1629 897 2526 Colombiana 512 692 1204 Venezolana 872 872 Colombiana/ venezolana 245 205 450 Total general 21305 60780 82085
  91. 91. 91Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Naciona- lidad Colombia Venezuela Total Colombiana 5050 45878 50928 Venezolana 9798 2099 11897 Colombiana/ venezolana 6429 12803 19232 E s t a d o u n i- dense 9 9 NI/SD 19 19 En la península de la Guajira está el caso, paradig- mático del pueblo Wayuu, y a través del resto de la frontera colombo-venezolana, especialmente en la Orinoquía y la Amazonía, de otros pueblos indígenas, divididos en sus territorios ancestrales por acuerdos de límites ajenos a ellos, situación que es reconocida por el artículo 96 de la Consti- tución Nacional, cuando expone que serán nacio- nales colombianos por adopción “Los miembros de los pueblos indígenas que comparten territo- rios fronterizos, con aplicación del principio de reciprocidad según tratados públicos”. Pero no sólo es asunto que toque a las etnias in- dígenas, en el área Cúcuta – Táchira se funde un espíritu de comunidad muy arraigado que se ma- nifiesta en expresiones como “nosotros, la gente de la frontera”4 , recogida con frecuencia por ser 4  Como ocurre también, por ejemplo, en la frontera colombo-ecuatoriana entre ipialeños y tulcaneños.
  92. 92. 92Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana escuchada en las expresiones de la población en el área de Puerto Carreño es buen ejemplo: […] esta es una frontera que ha tenido su dinámica hace años y siglos, aquí, por ejemplo…, está es la esquina de Colombia, la parte más oriental de Colombia que es donde está el departamento del Vichada y su capital que es Puerto Carreño, acá nosotros tenemos al lado venezolano el río Orinoco que nos divide; para nosotros ser del río es una cultura que hemos tenido tanto los venezolanos como los colombianos. Por aquí nos transportamos, migramos hacia allá, migran hacia este lado… (Anónimo, entrevista personal, agosto de 2013). Lo anterior impide que algunos de los TF con- siderados sean, en el sentido de algunas defini- ciones ortodoxas, “trabajadores fronterizos mi- grantes”, dado que el país al que pasan a laborar es el suyo por nacimiento o por naturalización, aunque el calificativo de migrantes les cabe bien por los movimientos anteriores que los han ubi- cado fuera de su país. […] se puede vivir en Venezuela y trabajar en Colombia, porque allá compran en bolívares,
  93. 93. 93Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana y el peso con lo del bolívar que está tan devaluado…, entonces uno ve que se ve la parte migratoria y, aparte de eso, ahoritica uno ve muchos colombianos que viven allá, porque anteriormente se iban [también] los colombianos a vivir a Venezuela, cuando el bolívar estaba fuerte, y le enviaban las remesas a Colombia, a los colombianos que vivían acá o sea trabajaban allá, ahora es al contrario (Anónimo, entrevista personal, agosto de 2013). 3.3.3 Sexo y edad Como lo muestran las pirámides poblacionales (gráfico 7), el grupo de TF de esta zona es pre- dominantemente masculino, con proporciones similares en ambos casos, 80.8% entre quienes trabajan en Colombia y 80.1% en los que van a Venezuela. Por grupos quinquenales, hay una clara concen- tración entre 35 y 44 años, rango que contiene 58,1% del total, con valores semejantes en cada país, pero superiores entre las mujeres (71,1%) que entre los hombres (54.9%). Cabe destacar la aparición de un grupo de menores de edad, a pesar de su baja participación (0.8%).
  94. 94. 94Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Gráfico 7. Frontera colombo-venezolana. Distribución de los trabajadores fronterizos por país donde trabajan, según grupos de edad y sexo. 2013 ColombiaVenezuela 1000100020003000 MUJER HOMBRE 0 100010002000 2000300040005000600070008000 30000 35 - 39 25 - 29 18 -19 MENOS DE 18 20 -24 30 - 34 40 - 44 45 - 49 50-54 55- 59 65-69 70 Y MAS 60 -64 35 - 39 25 - 29 18 -19 MENOS DE 18 20 -24 30 - 34 40 - 44 45 - 49 50-54 55- 59 65-69 70 Y MAS 60 -64 La edad media de los TF en Colombia, compren- didos entre los 12 y 75 años, es de 36,6, con una mediana de 35 y una moda de 27, mientras los estadísticos de los que pasan a Venezuela son: rango de 14 a 83, media de 38.8, mediana de 37 y moda de 37. 3.3.4 Estado civil Consistente con las edades, se da la distribución por estado civil que se observa en la tabla 17, que en términos generales indica que dos de cada tres viven o han vivido en pareja, aunque quie- nes tienen hijos superan la proporción y alcan- zan el 82%.
  95. 95. 95Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana Tabla 17. Frontera colombo-venezolana, flujo semanal estimado de trabajadores fronterizos por país donde trabajan, según estado civil. 2013 Estado civil Colombia Vene- zuela Total Casado/unión libre 12300 38510 50810 Soltero 8001 19288 27289 Divorciado/ separado 596 2394 2990 Viudo 390 442 833 NI/SD 18 146 164 Total 21305 60780 82085 3.3.5 Nivel educativo En materia educativa, merece resaltarse que 58,6% de los que llegan a Colombia y 47,6 de quienes pasan a Venezuela tienen niveles infe- riores al bachillerato completo. En contraste, hay 14.1% y 10.7%, respectivamente, que han aproba- do, por lo menos, un año de educación superior y 8,5% han logrado algún título en ella. El pro- medio de años de educación aprobados en am- bos casos es prácticamente igual, 8,58 y 8,60, también respectivamente. De otro lado, el 8,8% de los que trabajan en Co- lombia y 5,1 de quienes lo hacen en Venezuela se
  96. 96. 96Trabajadoresfronterizosenlafronteracolombovenezolana encontraban matriculados en instituciones edu- cativas en el momento de la encuesta. Gráfico 8. Frontera colombo-venezolana. Distribución porcentual de los trabajadores fronterizos por país donde trabajan, según máximo nivel educativo alcanzado. 2013 3.4 La actividad laboral A continuación el análisis que se presenta se cen- tra en la descripción de los hallazgos sobre la ac- tividad ejercida por los TF y en la relación de los individuos con ella, desde diferentes perspectivas. 3.4.1 Categoría o posición ocupacional Cerca de la mitad (50,5%) de los TF son indepen- dientes, mayoritariamente cuenta propia, pero

×