Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Politicas Sociales Los Pobres Bajo El Neoliber

667 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Politicas Sociales Los Pobres Bajo El Neoliber

  1. 1. Políticas Sociales: los pobres bajo el neoliberalismo Por Raúl A. Wiener Tal vez no esté lejos el día en que las transnacionales del mundo empiecen a inaugurar gerencias y departamentos para pobres. Total, ya lo hacen para atención del medio ambiente y la cooperación con poblaciones locales. Hace tiempo que descubrieron, además, que la intervención directa puede ser mucho más eficaz que las donaciones liberadas de impuestos a los fondos sociales del Estado o de instituciones privadas de apoyo social. No sólo porque se nota más y redunda en imágenes más vendedoras de las marcas empresariales, sino porque refuerza la ideología de que lo mejor que puede ocurrirle a los pobres es que los ricos sean más ricos, para que puedan ofrecerles un sobrante de sus excesos. Hoy hay poderosos grupos privados que colocan dinero en apoyar campañas contra el trabajo infantil, sobre todo cuando se trata de actividades marginales; lo cual no soslaya que otras empresas batallan porque haya libertad de contratación de los menores porque les resulta eficiente y barato enrolarlos en sus trabajos. El mayor éxito del neoliberalismo es haber construido un vasto consenso sobra la idea de la miseria sin culpas. Cada vez más pobres sobre el mundo, tanto en la periferia como en el corazón del desarrollo capitalista, y como única explicación de este infortunio está la falla personal de las personas y las familias. Cada vez se produce una mayor concentración del ingreso y la propiedad en un puñado de individuos y empresas, y se pretende que hay una sola razón para ello: el éxito de cada uno para actuar en el mercado y lograr los mejores resultados. Así bajo esta fórmula interpretativa ricos y pobres pueden terminar siendo perfectos aliados. Ganadores con perdedores. Es cuestión de aceptarse unos a otros. Quizás dentro de poco veamos cláusulas de pobreza en las cartas de intención del FMI, luego de décadas de condenar los gastos populistas e improductivos de los Estados. En eso el Banco Mundial lleva largamente la delantera con departamentos y especialistas encargados de trabajar el tema social y transformarlo en una parte complementaria a los programas de ajuste y liberalización. Ustedes no van a poder hacer buenos negocios, sobre todo seguros negocios, si no están metidos en la lucha contra la pobreza y eso logra ser percibido de esa manera por la sociedad. Diversos modelos econométricos están siendo trabajados para demostrar que esta preocupación también puede medirse en dinero, registrarse en valores contables y de repente cotizarse en la bolsa. El punto, por cierto, no es enojarse porque se preocupen recién ahora o porque tengan otros propósitos al lado de los más altruistas. Lo irritante es la capacidad del gran capital y sus agencias para apoderarse de todo. Aún de la bandera de reducir el sufrimiento. Como si el malestar social recién se descubriera y no hubiera habido una lucha verdadera contra la pobreza desde los pobres mismos y sus organizaciones. Pauperología Hace algunos años que se hizo visible la presencia de especialistas en manejo de programas de pobreza y pobreza crítica en países periféricos. Venía a ser algo así como una variante de la macroeconomía, que algunos empezaron a denominar pauperología. Su lugar nunca fue contestatario al de los encargados de abrir mercados, privatizar empresas públicas, flexibilizar el sistema de empleo que han tenido tanto peso en las decisiones globales de las
  2. 2. dos últimas décadas. Los resultados de estas políticas mostraban consistentemente un avance del desempleo, caída del ingreso promedio, informalización, deterioro de indicadores sociales, etc. Es decir empobrecían. Había que traer pues a alguien que pudiera decir de que manera se podía renovar el modelo, pareciendo que de él mismo emergía la preocupación social. Buscar, en una palabra, su sostenibilidad ante la eventualidad de un cuestionamiento popular. La “ajustología” y la “pauperología” se articularon sobre un mismo objetivo: que la política neoliberal siga siendo viable. Por eso mismo, los profesionales encargados de uno y otro campo tendieron en el tiempo a aproximar sus perfiles. Si bien es verdad que a los ajustadores los importaban originalmente de universidades conservadoras del norte y se les pedía casi un certificado de yuppie para saber que estaban más allá de cualquier sensiblería populista; y que entre los especialistas en pobreza hubieron muchos tipos reclutados de las antiguas izquierdas teniendo en cuenta su tiempo de trabajo con las bases, su habilidad para generar alternativas de desarrollo local y su seriedad en el empleo de fondos de cooperación; en perspectiva, sin embargo, se fue perdiendo la diferencia. Gozar de salarios elevados, recocerse como parte de un mismo modelo, admitir que no había incompatibilidades entre el ajuste de consecuencias empobrecedoras y las políticas sociales para atender a los pobres, fue creando una evidente comunidad de intereses. Selectivización Las políticas sociales tenían antiguamente el sentido de distinguir el campo en el que los gobiernos procuraban proveer servicios que por derecho debía estar al alcance de toda la gente sin distinción de condición social o cualquier otra contingencia de la vida de la que no somos responsables. Así la educación y salud públicas deberían ser simplemente buenas ,ara que las sociedades puedan educar y cuidar a todos sus miembros. En lo posible la vivienda debía ser accesible y los servicios de agua, energía y telefonía abaratarse progresivamente como forma de hacerlos democráticos. Todo esto se ha venido abajo bajo la égida del pensamiento neoliberal. Con argumentos tan poderosos como el Estado no debe gastar porque no tiene plata; la gente que puede pagar por los servicios debe contribuir con los más pobres; no debe haber ninguna actividad en la que no pueda intervenir la inversión privada; se ha reformulado todo el concepto de las políticas sociales hasta convertirlas en políticas de pobres. Ya no se trata ahora de un Estado responsable de proveer la mejor educación y salud para su gente, intentando por lo menos generar condiciones de inicio relativamente equitativas. Nada que ver. Tampoco de regular los mercados y asegurar servicios básicos para todas las familias. Ahora el que tiene, es el que consigue colocarse en circuitos de elite y alto consumo, globalizarse y tener su futuro laboral asegurado. Los que apenas pueden, agotan sus estrecheses en servicios privados de baja calidad o tratan de mantenerse en los servicios públicos deteriorados donde los consideran de más y sufren de grave incertidumbre sobre lo que habrá de ocurrirles. Y los más pobres deben probarlo a cada rato, para ser tratados como tales por un Estado que se declara tan empobrecido como ellos, y que no puede prometerles nada para más adelante. Un trastrocamiento radical ha ocurrido. A pesar que las políticas neoliberales de ajuste de gasto (menor inversión pública y despido de trabajadores), de la privatización para reducir el crónico déficit público y de las facilidades
  3. 3. al capital para que haga utilidades y pague impuestos, se hicieron con el justificativo de que así se podrían disponer más recursos para lo realmente importante que era lo social, lo educativo, lo social; la verdad ha sido que el gasto real en estas materias también ha declinado, la privatización igualmente ha entrado con fuerza al ámbito social en medio de la deserción estatal y el capital no ha pagado más impuestos sino menos, gracias a la generosidad del fisco hacia ellos. Lenta pero inexorablemente los sentidos comunes han variado para entender que los servicios que todavía se prestan desde el poder central, subsisten únicamente porque hay un porcentaje de personas que no pueden pagárselos. Y que si alguna vez pudiera terminarse con la pobreza el Estado dejaría de tener relación con la salud, la vivienda y sus servicios básicos. ¿Y acaso esto sucede en los países desarrollados que son nuestros supuestos modelos?. Todos sabemos que no. Programas Un Estado pauperólogo es muy funcional al ajuste de las economías. Puede jefaturar servicios para pobres, donde los menos pobres sean exigidos de pagar por lo que reciben, y administrar programas sociales de alivio por encargo de los países desarrollados y organismos internacionales. Pero este sistema estará conduciendo de hecho a renunciar a construir instrumentos para ejercer un liderazgo de desarrollo. Es decir que en nombre de los pobres se articula una política que lo que puede hacer es eliminar las condiciones básicas que generan pobreza. Foncodes, PRONAA y otros, pueden dar cuenta de fondos extraordinarios movilizados hacia poblaciones identificadas como de extrema pobreza, luego de interminables estudios para saber quienes califican como más miserables y de otra tanda de proyectos para seleccionar lo que se hace. Pero efectos estructurales: cero sobre cero. La población puede, como es normal, agradecer que se fijen en ellos y que les traigan la posta, la escuela o la carretera que pensaron que nunca iba a llegar. También pueden saludar la oportunidad de percibir unas monedas por hacer trabajos comunales o de recibir microcréditos para sus ínfimos negocios. También las familias se han terminado de acostumbrar a recibir alimentos para comedores colectivos, desayunos escolares y otros. Pero: ¿es esta una efectiva lucha contra la pobreza?. ¿Se están integrando los pobres al sistema económico y abriéndose oportunidades para vencer su desgracia personal?. Todos conocemos la respuesta. Tal vez a estas alturas sea necesario volver a preguntase por qué corren paralelos el interés creciente por la pobreza con el aumento constante del número de pobres. O si se quiere: ¿por qué cuando hay más programas, especialistas y dinero metido en la épica lucha contra la pobreza crítica, los indicadores sociales dan la evidencia trágica de una miseria cada vez mayor?. 26-10-2002

×