Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

El asno de oro 2014

662 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

El asno de oro 2014

  1. 1. Dramatis personae
  2. 2. ACTO I
  3. 3. CUADRO 1 LUCIO: Debo en primer lugar presentarme. Me llamo Lucio y soy un joven griego nacido en Corinto, trasladado años después a Roma, donde aprendí latín sin necesidad de maestro. Me dirijo por negocios a la región de Tesalia, de donde proviene la familia de mi madre. (Aparecen dos viajeros en el camino.) 1º VIAJERO: (a Aristómenes, el segundo viajero) ¡A ver cuándo te cansarás de decir mentiras y de inventarte unas historias tan disparatadas! LUCIO: Por favor, aunque no soy curioso, os agradeceré que me expliquéis toda la narración desde el principio, así se nos hará más ligero este empinado camino. 1º VIAJERO: ¡Embustes, embustes y más embustes…! Todo lo que cuenta es falso: es como si alguien asegurara que, gracias a un murmullo mágico, los ágiles ríos retroceden, se obliga al mar a permanecer en calma, cesan inánimes los vientos, el sol se detiene, la luna deja de crecer, las estrellas son arrancadas del cielo, la noche se alarga y el día desaparece. LUCIO: Demuestras poca inteligencia no aceptando lo que puede ser verdad. ¿No sabes que se acostumbra a juzgar como embuste todo aquello que se escucha a se ve por primera vez, así como todo lo que no se entiende lo suficiente? (pausa) ¿Acaso no te das cuenta de que a menudo cuesta creer la realidad? ( pausa) Permíteme que tu compañero retome la aventura que había empezado a relatar. CUADRO 2 (historia de Sócrates) (Hípata. Sócrates, sentado en el suelo, con el cuerpo a medio cubrir con un retal andrajoso, envejecido, desfigurado, delgado, pálido, casi como un mendigo.) ARISTÓMENES: ¡Ah, Sócrates, amigo mío! ¿Qué sucede, a qué se debe tu aspecto? ¡Qué desgracia! ¡Pero si en tu casa ya se te da por muerto! Además, una vez celebradas la ceremonia fúnebre, tu mujer, destrozada por el dolor, ha sido instigada por sus parientes para que concierte un nuevo matrimonio y devuelva así la alegría a la familia. SÓCRATES: Todos mis males se deben al hecho de haber escogido como hostal una taberna regentada por Méroe, una mujer madura pero muy atractiva, que me invitó a cenar y a compartir con ella su lecho. ( pausa) Por desgracia, no fue hasta más adelante cuando descubrí que era una poderosa bruja, una malvada hechicera capaz de llevar a cabo los más impensables e infernales trucos de magia. (pausa) Y lo que es peor, capaz también de lograr que cualquiera se enamore de ella y se convierta en su amante. (pausa) Y yo, como uno más, caí en sus manos y entre sus brazos durante años.
  4. 4. ARISTÓMENES: (enfadado) ¡Desgraciado! ¡Cómo se te ocurre engañar a tu mujer y cambiarla por una compañía tan poco deseable…! SÓCRATES: (visiblemente atemorizado) Calla, calla… (pausa) No cometas la imprudencia de decir nada malo de ella, porque podría causarte problemas… Si se enfadara, su venganza sería terrible… Hace un tiempo, no dudó en convertir en castor a uno de sus amantes, que se había marchado con otra mujer ( PANTALLA); en rana, a uno de sus rivales, y en carnero, a un abogado que había hablado mal de ella. ( pausa) Por esta razón, tan pronto como me fue posible, huí de su casa… Y ahora me escondo de todo el mundo, mal vestido y andrajoso, con la esperanza de que no me encuentre para castigarme. ARISTÓMENES: Busquemos juntos un lugar seguro para pasar la noche. Mira, esa taberna de allí, por ejemplo. Ahí te podrás bañar y. mientras comemos y bebemos, pasaremos un buen rato poniéndolos al día de nuestras vidas. (Salen de escena.) CUADRO 3 (Habitación de la taberna. Sócrates se encuentra dormido y emite exagerados ronquidos. Aristómenes está a su lado, con algunas pesadillas, que lo despiertan, y se queda inmóvil cuando, de súbito, se oyen violentos golpes en la puerta del dormitorio, que es derribada. En el umbral aparecen dos ancianas de aspecto espeluznante, Méroe y su hermana, Salsiki.) MÉROE: (mirando a Sócrates) Hermana, aquí se encuentra el que, no solo no ha querido amarme, sino que se ha atrevido a huir de mí, dejándome desamparada y llorando a perpetuidad en mi soledad. ( mirando a Aristómenes) Y con él se encuentra ese otro hombre que ha osado hablar mal de mí. De cualquier modo, a este le perdonaremos la vida, para que pueda enterrar a su amigo. (pausa) (A su hermana) Ahora saca la espada y clávasela hasta el fondo del cuello; recoge toda la sangre que mane, de modo que no quede ningún rastro de ella; luego arráncale el corazón y cúbrele la herida de la garganta con una esponja. SALSIKI: (Hace lo que le pide y, antes de colocarle la esponja, la hermana pronuncia un maleficio .) ¡Oh, esponja, tú que has nacido en la mar, cuídate de marcharte por el río! (Se dirigen hacia Aristómenes, les parece que está dormido y salen de la habitación. ¿Conjuro de reconstrucción?) ARISTÓMENES: (monólogo) (postrado en el suelo, muy alterado y temblando como una hoja) ¡Madre mía! (lo repite varias veces) ¿Qué será de mí cuando alguien entre en la habitación y encuentre a mi amigo muerto? (pausa) ¿Quién me creerá si no hay rastro de que nadie haya forzado ni derribado la puerta? ( pausa) ¿Quién creerá lo que explique si esta solo se abre desde el interior? (pausa) ¡No existe ninguna duda de que me acusarán de haberlo asesinado…! (pausa) No me queda más que una solución si quiero conservar la vida: huir furtivamente, antes del alba. (Escapa por la ventana y se encuentra con el portero.)
  5. 5. PORTERO: ¿Acaso no sabes que los caminos están repletos de ladrones? (pausa) ¡No puedes salir de viaje de noche! ARISTÓMENES: (Aristómenes regresa a la habitación. Sigue con su soliloquio. Da vueltas por la habitación de un lado para otro.) Ahora entiendo por qué Méroe me ha perdonado la vida… No ha sido por compasión, sino para hacerme sufrir con crueldad las consecuencias del castigo que ella merecía por su infamia cometida. (Continúa con sus paseos por la habitación. Se para.) Debo encontrar una manera rápida de morir. (Mira a su alrededor y localiza una cuerda. Va a por ella.) Ya está… Cogeré esta soga y con ella me libraré de este sufrimiento. (Sale de escena para ahorcarse y al poco vuelve a escena rodando, pues la soga se ha roto al estar podrida. El ruido que ha generado su caída atrae al portero, que llama a la puerta.) PORTERO: ¿Me puedes explicar qué son esos ruidos? (pausa) Por cierto, ¿adónde pretendías ir tú hace un rato? ¡Tan solo quienes han cometido algún crimen intentar huir de noche…! ( pausa) No habrás asesinado a tu compañero, ¿verdad? SÓCRATES: (se despierta de repente y se incorpora) ¡No me extraña en absoluto que los huéspedes acostumbren a hablar mal de los hosteleros…! (al portero) ¿Por qué me despiertas, desgraciado, de mi sueño? ARISTÓMENES: (rebosante de alegría) ¡Portero, aquí tienes a mi querido compañero vi-vo, al cual me acusas de haber matado! (El portero sale “con el rabo entre las piernas”. Aristómenes se queda inmóvil por un instante.) ¿Quieres que te cuente el sueño que he tenido hace un rato? (Sócrates asiente.) He soñado que te mataban. SÓCRATES: (extrañado) También yo he tenido una pesadilla horrible: una vieja bruja vengativa me ha atacado con una espada hasta causarme la muerte. ARISTÓMENES: Bueno, amigo mío, ahora que todo ha pasado, descansemos unas horas y retomemos el viaje a nuestras casas con un mejor ánimo. CUADRO 4 (Llegan a un plácido río, de aguas tan transparentes que rivalizaban con la plata o el cristal.) ARISTÓMENES: Bebamos tanto como podamos, ya que quizá no encontremos agua en muchas horas. (Sócrates es el primero en hacerlo. Se arrodilla y, sin tocar sus labios el agua, se le escurre la esponja, que le obstruía la inmensa herida del cuello, causándole la muerte instantánea.)
  6. 6. CUADRO 5 (Vuelta al presente. Lucio, el otro viajero y Aristómenes retoman su conversación.) ARISTÓMENES: Lo recogí, lo enterré lo mejor que pude y, sintiéndome casi cómplice de asesinato, huí de mi patria. Ahora vivo en Etolia, donde me he vuelto a casar. 1º VIAJERO: (a Lucio, mofándose de su compañero) Después de haber escuchado este cuento tan absurdo, ¿todavía crees, tan culto como pareces, la gran cantidad de embustes que contiene? LUCIO: Lo que en verdad creo es que no hay nada imposible. (pausa) Si así lo disponen los dioses, a todos los humanos nos pueden suceder cosas admirables e inverosímiles, que siempre serán consideradas increíbles por todos aquellos que no las han vivido. (Los dos viajeros salen por la izquierda y Lucio, por la derecha.) CUADRO 6 (Milón) (Lucio llega a Hípata. Se dirige a casa de Milón, un hombre muy rico y opulento, pero con reputación de ser un tanto infame, debido a su extrema avaricia y mezquindad. En cambio, posee una modesta casucha, siempre pendiente de sus monedas y ejerciendo de usurero: acepta las joyas empeñadas de oro y plata de los que sufren necesidades. Él y su mujer, llamada Pánfila, cuentan con una única criada, Fotis, joven y vestida tan pobremente como sus amos. Sale a recibirle.) FOTIS: (recibimiento a Lucio). LUCIO: Traigo una carta de recomendación de un conocido de tu señor. ( Fotis le permite entrar y sale a avisar a su señor.) (Milón entra, saluda a Lucio, lee la carta de recomendación y no pone ninguna objeción a que se aloje en su casa. Le ofrece una habitación y le desea que se sienta lo más cómodo posible.) MILÓN: Fotis, recoge la ropa de nuestro huésped y guárdala en su habitación. Trae de la despensa aceite de ungir y todo lo que haya menester para que pueda asearse. LUCIO: (rechaza con modestia lo que le ofrece y entrega a Fotis unas monedas) Compra comida para el caballo, que se ha esforzado en traerme. (Le entrega sus bártulos para que los lleve a su habitación. Comenta que va a dar un paseo por la ciudad.) CUADRO 7 (Pitias) (Plaza del mercado. Lucio regatea con un pescadero, que le cobra veinte denarios por un pescado. Después se le acerca Pitias, un compañero de estudios en Atenas. Va acompañado de un oficial.)
  7. 7. PITIAS: ¡Estimado Lucio! ¡Cuánto tiempo ha pasado desde que dejamos la escuela de nuestro maestro! (pausa) Pero, ¿qué te trae a Hípata? LUCIO: Ah, mañana lo sabrás… (pausa) ¿Y tú? Vas vestido como un magistrado, ¡enhorabuena! PITIAS: Soy el encargado de controlar los precios y el buen funcionamiento del mercado. (pausa) Puedo ayudarte en lo que necesites. Para empezar, di, ¿cuánto te ha costado este pescado tan deslucido? (Lucio comenta el regateo, lo que le pedía y lo que ha pagado por él. Pitias se enfada e insta a Lucio para regresar al mercado y que le indique quién es el vendedor. Una vez ante el puesto de pescado, se le acerca con autoridad y lo increpa con dureza.) ¿Por qué vendes a precios tan altos un pescado tan despreciable? ¿Acaso quieres ahuyentar a los visitantes de nuestra ciudad, la flor de Tesalia? Por ser mala persona, recibirás tu castigo. (Vacía ahí mismo el cesto de pescado, ordena a su oficial que salte sobre los peces, incluido el de Lucio, y los aplaste con los pies, queriendo de este modo escarmentarlo.) CUADRO 8 (casa de Milón) (Fotis y Lucio coinciden en la entrada. Fotis le hace saber que su señor le reclama. Lucio se excusa, pero Milón entra en ese momento e insiste, no admite su negativa. Le hace una pregunta tras otra, hasta altas horas de la noche. RELOJ AVANZANDO RÁPIDAMENTE. Al cabo de un “buen rato”, al percatarse del cansancio y el sueño casi impiden hablar a Lucio, deja que se retire.) CUADRO 9 (Birrena) (Mañana siguiente. Lucio sale a pasear. Mientras está rondando ocioso por la plaza del mercado, se le acerca una señora acompañada de X sirvientes y vestida de oro y piedras preciosas.) BIRRENA: ¡Oh, Lucio! ¡Cómo es que no me saludas si yo te crié con estas manos…! No solo soy pariente de tu madre, sino que nos amamantó a ambas la misma nodriza y somos como dos hermanas. (pausa) Soy Birrena, ¡debes de haber oído mi nombre en más de una ocasión! Ven, pues, con toda confianza a mi casa, o mejor dicho, al que ya es tu propio hogar. LUCIO: Lo lamento mucho, mi señora, pero no sería correcto abandonar la casa de mi anfitrión, Milón. ( pausa) Lo que sí haré es visitar la suya… CUADRO 10 (casa de Birrena) (El “atrio” (patio interior) es de una belleza inmensa: cuatro columnas, que corresponden exactamente a los cuatro ángulos, soportan sendas estatuas representando a la diosa Victoria con las alas extendidas. Justo en
  8. 8. el centro hay una Diana esculpida en mármol, y junto a ella, una figura de Acteón, ya casi convertido en ciervo, mirando a la diosa a punto de bañarse.) BIRRENA: ¡Todo esto es tuyo! (pausa) Hijo mío amado, ya que no quieres instalarte aquí, la amistad que me une con tu madre me obliga a advertirte de algo: (pausa dramática) ¡Protégete con mucha cautela de las malas artes y las seducciones de Pánfila, la mujer del tal Milón, el que dices que es tu anfitrión…! Es una gran maga y maestra de encantamientos, y si ve algún caballero hermoso y agradable, hace lo posible por enamorarlo y convertirlo en su amante, utilizando todas las armas que conoce. Pero, si no lo consigue o se harta de él, lo convierte al instante en piedra, en cualquier animal o se las ingenia para que desaparezca… ( con gran inquietud) Ya que tú eres joven y bello, ve con cuidado; quizá quiera seducirte… CUADRO 11 LUCIO: (Se despide de su parienta y se apresura hacia casa de Milón. Salen Birrena y sus sirvientes de escena. Monólogo.) Debo alejar los miedos y abrir el corazón a las historias maravillosas que he deseado. Reconozco que no sería honrado si permito que la mujer de aquel que me aloja quiera convertirme en su amante, pero sí es muy conveniente cortejar a Fotis, la alegre y bella criada. CUADRO 12 (casa de Milón) (Fotis entra, saluda a Lucio y este liga con ella, prometiéndole que su amor no es pasajero. Fotis le comenta que, poco antes de que llegara, ha venido un sirviente de la señora Birrena para invitar a Lucio a cenar en su casa. Lucio intenta excusarse, pero Fotis insiste en que la petición era firme.) FOTIS: Ten mucho cuidado y procura regresar temprano de la cena, pues por la noche andan los bandidos y podrías pagar tu imprudencia con la muerte, más aún siendo extranjero y con cierta fortuna. CUADRO 13 (banquete en casa de Birrena / TELEFRÓN) (Hay gran número de invitados y entre ellos, Telefrón, un hombre misterioso, de rostro terriblemente desfigurado. Amontona unos cojines y, apoyando la cabeza con suavidad en el brazo, incorporado a medias, comienza su historia. Después se salta al pasado.) TELEFRÓN: Me encontraba de viaje para ir a ver los juegos de Olimpia cuando, después de recorrer toda Tesalia, llegué a la ciudad de Larisa acompañado de un oscuro augurio. (pausa) Mis provisiones de viaje eran ya muy escasas y, mientras trataba de poner remedio a mi pobreza, vi en medio de la plaza a un anciano delgado y de elevada estatura, que en voz alta preguntaba si, a cambio de una importante suma, alguien se ofrecía a velar a su hijo muerto. LUCIO: (muy sorprendido por aquella petición) ¿Cómo puede ser eso? ¿Acaso acostumbran a huir los difuntos de esta ciudad?
  9. 9. HOMBRE 1: Ya se nota que eres joven y extranjero… (pausa) ¿Es que no sabes que te encuentras en Tesalia, donde las hechiceras cortan las narices y las orejas de los muertos para utilizarlos en sus encantamientos? LUCIO: ¿Y en qué consiste ese velatorio? HOMBRE 1: Debes vigilar con mucha atención a lo largo de toda la noche, manteniendo los ojos muy abiertos y sin separar nunca la vista del cadáver. (pausa) Para engañarte y conseguir sus propósitos, las malas mujeres se convertirán en cualquier animal que deseen: aves, perros, ratones, moscas… De ese modo transformadas, consiguen mediante embrujos que el sueño venza a los veladores y, entonces, cortan la nariz y las orejas del difunto. (pausa) Ten en cuenta, sin embargo, que si los familiares del muerto pagan tan bien este servicio no es solo por el miedo que les causan las brujas, no…; lo hacen porque, si a la mañana siguiente el velador no consigue restituir el cuerpo entero del cadáver, se le cortan de la cara, en castigo, ¡todos los trozos que le falten a este…! CUADRO 14 (historia de Telefrón) (Pasado. Telefrón se acerca al hombre mayor y se ofrece para velar al muerto.) (Estancia donde se encuentra el difunto. Silencio. Todo el mundo duerme. Telefrón está junto al difunto y cada vez siente más temor. Entra una comadreja, se sitúa delante de él y le clava una intensa y penetrante mirada.) TELEFRÓN: ¡Fuera de aquí! (La saca de la habitación y vuelve a su puesto de vigilancia. RELOJ AVANZANDO RÁPIDAMENTE. Se pone en diferentes posiciones y evita de todas las maneras caer dormido, pero finalmente no puede resistir.) CUADRO 15 (funeral) (Mañana siguiente. Telefrón despierta y se apresura a comprobar si el cadáver todavía está completo. Verifica que lo está y entra la esposa llorando. Telefrón le pide lo que le deben, cobra y en ese momento entra el cortejo fúnebre para pasear al difunto.) (Un viejo llora amargamente mientras se tira de los cabellos. Reclama a gritos que se invoque al espíritu del joven difunto (su sobrino), para que confesara que había sido su mujer quien le había causado la muerte, porque quería vivir con su amante y apoderarse de la herencia. Ante estas acusaciones, ella continúa llorando y negando haber cometido tal crimen.)
  10. 10. (Entra Zaltas, profeta versado en artes mágicas y amigo de la familia, que invoca el alma del difunto mediante un conjuro. El espíritu del pobre difunto cobra vida y, suspirando profundamente, relata su desventura.) DIFUNTO: ¡Escuchadme todos! (pausa) Mi tío se halla en lo cierto: fue mi esposa la que me mató con sus malas artes, dándome a beber un veneno letal… (La mujer se defiende e insulta al difunto marido, añadiendo que no se deben creer las mentiras de un cadáver. Dando otro profundo suspiro, el difunto la interrumpe.) Os daré una prueba de la veracidad de mis palabras. (pausa) Todavía hallé suerte, dentro de mi mala Fortuna, pues las viejas hechiceras no pudieron cortarme la nariz ni las orejas… (pausa) Al ver que mi guarda me velaba con tanta sagacidad y con tanta dedicación, no tuvieron más remedio que dormirlo. Entonces me llamaron por mi nombre. (pausa) Pero, como mi vigilante se llama igual que yo, al oírlo, se levantó e, inconscientemente, acudió en mi lugar; así pues, fue a él a quien cortaron nariz y orejas. ( pausa) Para que no se diera cuenta, antes de huir, las hechiceras le fijaron en la cara unas piezas de cera con la forma de los órganos amputados. Por eso el muy inocente se dispone a marcharse tan feliz, ¡sin saber que ha cobrado unas miserables monedas a cambio de perder parte de la cara! (Telefrón se lleva las manos a la nariz y a las orejas, que con solo tocarlas, se desprenden del rostro.) (Presente.) TELEFRÓN: Desde entonces procuro cubrirme la cara y no acercarme demasiado a la luz… (Lucio se levante, compadece a Telefrón y comunica al grupo que tiene que volver a la casa de su anfitrión. Enciende un farolillo y sale de escena.) CUADRO 16 (Lucio regresa de la cena. Una ráfaga de viento apaga su “antorcha”. A oscuras ve a tres hombres que tratan de forzar las puertas de la casa de Milón. Les llama la atención y, en lugar de huir, se le encaran. Se enfrentan en una lucha de espadas y caen muertos los tres a los pies de Lucio. Despierta por el fragor de la lucha, Fotis entra en escena y le ayuda a entrar, fatigado y “empapado” en sudor. Fotis le comenta que le lleva a su dormitorio para que se pueda recuperar del susto. Lucio no deja de llorar, consciente del castigo que le impondrá un tribunal y un juicio.) LUCIO: ¿Qué juez encontraré tan benigno, que me declare inocente, siendo yo extranjero y teniendo las manos manchadas de sangre de ciudadanos de esta ciudad? CUADRO 17 (juicio)
  11. 11. (Mañana siguiente. Llaman a la puerta. Vienen a buscarle alguaciles. Una “multitud de gente” espera ya en la calle riéndose a carcajadas. Lo llevan por las calles y lo llevan a un espacio donde se encuentra un tribunal para que todos puedan presenciar el juicio. El acusador lo inicia.) ACUSADOR: Le pregunto al acusado qué tiene que decir en defensa propia. LUCIO: (algo lloroso) Solicito clemencia, ya que, siendo de noche y habiendo bebido algo más de lo que hubiera sido conveniente, descubrí a unos feroces ladrones intentando forzar la puerta de la casa de mi anfitrión. (pausa) Considerándolo mi deber como buen ciudadano, desenvainé la espada y los ataqué con la intención de asustarlos, pero, en lugar de marcharse, se abalanzaron sobre mí y el brío con el que me defendí causó la muerte a mis agresores. (Sonora carcajada del público, entre el que se encuentra Milón, que se acerca a Lucio.) ¡Señor, por haber defendido su casa de los ladrones, me encuentro en este aprieto! ¡Cómo se puede usted burlar de mi suerte…! (En este momento entra una mujer, en medio de un mar de lágrimas, y vestida de duelo, llevando un niño en brazos.) MADRE: ¡Conviene que este criminal vea los cadáveres de mis hijos, a cuya vida puso fin, para que tome plena conciencia de la maldad que cometió…! (El magistrado obliga a Lucio a descubrir los cuerpos. Este se resiste un poco, pero termina retirando la sábana. Sorpresa espectacular de todos al ver tres odres de vino apuñalados exactamente en los mismos lugares donde Lucio les había apuñalado. Hay carcajadas muy sonoras y mortificantes; incluso algunos se tiran al suelo, poniéndose las manos en las tripas, con el que fin de evitar que les duelan.) MAGISTRADO: Señor Lucio, esto que has sufrido es una broma: aleja de ti la tristeza de tu corazón y expulsa la angustia de tu espíritu. Has de saber que un día al año celebramos una fiesta en honor del dios de la risa y, en esta ocasión, ¡has sido tú el protagonista escogido! Así, con tal honor, ese dios alegrará tu espíritu y tu corazón con una dicha serena, y toda la ciudad te otorga honores magníficos y se hará una estatua de bronce en tu honor. (Lucio no sabe si debe indignarse o felicitarse por el final feliz, y prefiere tomárselo con buen humor.) CUADRO 18 (casa de Milón) (Fotis tiene un rostro sombrío y triste, nada que ver con su habitual jovialidad.) FOTIS: (Confiesa a Lucio que ha sido ella, involuntariamente, la culpable de sus molestias y le ofrece un látigo para que la castigue. Lucio le da un beso y un abrazo para tranquilizarla, y además le pide explicaciones. Se asegura que nadie puede oírla.) Mi señora Pánfila, deseando convertir en su amante a un atractivo joven que ha conocido, me pidió que le llevara unos cabellos suyos para realizar un hechizo que lo obligara a presentarse en su casa. Como no los pude conseguir, le llevé cuatro pelos de unos odres hechos con piel de cabra. (pausa) Cuando mi señora realizó el encantamiento y convocó al joven a su presencia, en vez
  12. 12. del pretendido amante, fueron los odres los que, al cobrar vida, se dirigieron a su casa. ( pausa) Fue entonces cuando tú los encontraste en la puerta. Ebrio como estabas, creíste que te atacaban, pero simplemente pretendían entrar… (pausa) De este modo, queriéndonos defender, en lugar de hombres, mataste a… ¡tres odres! LUCIO: (bromeando) A semejanza del mismo Hércules, yo también puedo considerar como el primero de mis doce trabajos el haber matado a tres odres de vino. Ahora bien, si quieres que te perdone esta pequeña falta tuya, permíteme que vea a tu señora cuando lleve a cabo sus artes mágicas, ya que deseo con gran ardor conocerlas de cerca. FOTIS: Mi ama practica la magia en secreto y, a pesar del peligro que me supone, haré lo posible por estar atenta para satisfacer así este deseo tuyo. ACTO II CUADRO 1 (Días después. Casa de Milón. Lucio está en escena. Fotis entra corriendo.) FOTIS: Lucio, acompáñame si todavía quieres presenciar la magia de Pánfila, mi señora. (pausa) Se dispone a transformarse en pájaro para salir volando hacia el objeto de su deseo. ( pausa) Debes prepararte para contemplar un hecho extraordinario. (salen) CUADRO 2 (la transformación) (Lucio y Fotis miran por la rendija de una puerta. Están boquiabiertos.) (Pánfila se desnuda, toma un poco de ungüento de un recipiente, se lo frota a conciencia por todo el cuerpo, habla un buen rato en voz baja con una lámpara de aceite y agita sus miembros, temblorosa. Al hacer esto, se va llenando poco a poco de plumones, le crecen las plumas duras de las alas, se le encorvan la nariz y las uñas. Se acaba de transformar en un búho real. A continuación, después de dar unos saltos por el suelo, se eleva, sale volando y desaparece.) (Lucio está emocionado y maravillado. Se frota los ojos repetidamente, intentando discernir si está despierto o soñando. Le pide a Fotis que le consiga el ungüento para poder convertirse también en un pájaro.) (Fotis advierte que es peligroso hacer estos juegos de magia. Sale a buscar dicho ungüento a la despensa. Entra con el ungüento.) LUCIO: ¿Estás segura de lo que haces y cómo me las compondré, una vez transformado en pájaro, para convertirme de nuevo en persona?
  13. 13. FOTIS: Estate tranquilo. (pausa) Sé perfectamente lo que hago. He procurado fijarme, con mucha atención, en mi señora cuando hacía sus encantamientos… (pausa) Además, conozco los antídotos que permiten que todas las cosas recuperen su aspecto humano… Tendrás que tomar una infusión de hojas de laurel con agua de la fuente si quieres volver a ser Lucio. LUCIO: (Sosegado por las palabras de Fotis, coge el ungüento y se lo extiende bien por el cuerpo. Pero en lugar de plumón y plumas, los pelos se espesan y la piel se endurece como el cuero. Aparece una cola; en la cara le cuelgan los labios, se abren las narices y las orejas se alargan y crecen desmesuradamente. Monologa.) ¡¡¡En lugar de convertirme en pájaro, me he transformado en… un asno!!! Y lo que es más grave: ¡un asno que no puede hablar! Eso sí, por lo menos no he perdido la capacidad de seguir pensando y sintiendo como un ser humano. (Rebuzna varias veces.) FOTIS: ¡Soy una mentecata, pobre de mí…! Las prisas y el miedo han hecho que me equivocara de recipiente… pero no te preocupes, hay solución, y para volver a ser mi lucio solo tienes que morder una rosa ( pausa) ¡Me apresuraré a buscar el remedio mañana en cuanto despunte el día! CUADRO 3 (Lucio se retira en silencio al establo, donde hay un caballo y otro asno. Le reciben a coces, recelosos de que les quite el alimento. Lucio agacha la cabeza y se aleja. Ve en lo más alto de una columna una estatua de la diosa Epona engalanada con rosas. Se alegra al ver su salvación tan cercana, alza y alarga el cuello tanto como le es posible para alcanzarlas.) (Un criado le descubre y, como se indigna porque un animal trata de forma sacrílega a la estatua, toma una vara de madera e intenta azotarle.) CUADRO 4 (Entran unos ladrones en casa de Milón y la saquean. Para llevarse lo robado, sacan del establo a los asnos y al caballo y los cargan tanto como pueden. A Lucio le colocan sobre el lomo más peso del que puede soportar. Dejan la casa y, a fuerza de varapalos, huyen en dirección a la montaña.) CUADRO 5 (En el camino ven un huerto donde florecen unas fresquísimas rosas. Lucio se acerca a ellas y, cuando está a punto de morderlas, le asalta una reflexión. LUCIO: Si recupero mi aspecto humano, es muy probable que los ladrones quieran acabar conmigo, bien porque sospechen que soy mago, o bien porque crean que soy un peligroso testigo de sus crímenes.) CUADRO 6
  14. 14. (Llegan al refugio de los ladrones. Es una cima elevada, abrupta e inaccesible, rodeada de valles pantanosos y espinosos arbustos. Desde el punto más alto, brota una fuente generosa. En la parte más elevada hay una torre junto a la cual está la cueva donde guardan lo que roban. Cerca hay un establo para el ganado. Por los alrededores solo se ve una modesta cabaña, que es su guarida, cubierta de cañas en la que todas las noches un ladrón hace guardia.) CUADRO 7 (Descargan a los animales, los conducen a un prado para que pazcan. Los otros animales se quedan y Lucio se adentra en un huerto cercano, donde se atiborra de verduras. LUCIO: Puede ser un buen momento para encontrar rosas y convertirme de nuevo en hombre, ya que nadie podrá ver cómo me transformo y como me pongo en pie.) (Lucio cree ver un rosal y se apresura a llegar galopando hasta él. Cuando llega, no ve rosas por ningún lado, sino unos árboles parecidos al laurel que producen unas flores vulgarmente conocidas como “rosas del laurel” alimento mortal para cualquier animal. Se trata de adelfas. Al desconocer su ponzoña se dispone a engullirlas, pero aparece el hortelano, que le propina bastonazos por haberle estropeado los cultivos. Para defenderse, Lucio le arrea un par de coces e intenta escapar. En ese momento aparece la hortelana, que, al ver a su marido en el suelo, pide ayuda a otros campesinos. Estos azuzan a sus perros contra Lucio. Este muerto de miedo y ahíto de tanta verdura cruda, les arroja un chorro de excrementos, con lo que los detiene.) CUADRO 8 (Establo de los ladrones. Lucio regresa junto al resto de monturas. MONÓLOGO. Allí es puesto al cargo de una amable anciana. Al poco unos ladrones entran con una joven, bella y rica doncella. La muchacha llora desconsolada y el cabecilla le asegura que no debe temer nada si sus padres son generosos y sus padres pagan por ella el rescate que les pedirán.) DONCELLA (Cárite): (continúa llorando y lamentándose) ¡Ay, pobrecita de mí! ¿Cómo voy a vivir y dejar de llorar si me encuentro privada de mi hogar y de mi familia y además, rodeada de tantos ladrones y mala gente? ¿Cómo conseguiré regresar con los míos? ANCIANA: ¿A qué se deben esos gritos de desesperación? DONCELLA (Cárite): ¡Ay, pobre de mí…! Como si no fuera bastante desgracia ni suficiente sufrimiento ser secuestrada por unos ladrones en el momento más dulce de mi vida, y ser cruelmente arrancada de los brazos de mi madre unos días antes de mi boda, he soñado que los ladrones habían dado muerte a mi prometido cuando intentaba defenderme.
  15. 15. ANCIANA: Hija, (intenta calmarla) no te asustes con los sueños: suelen anunciar todo lo contrario de lo que nos hacen imaginar. Si te ha parecido ver muerto a tu esposo, esto es indicio es de que está vivo y muy vivo… (Trata de consolarla contándole una bella y entretenida historia.) HISTORIA DE CUPIDO Y PSIQUE (Libro quinto) ANCIANA: Había una vez, en una ciudad, un rey y una reina que tenían tres hijas muy bellas. Si ya las dos mayores eran muy hermosas, la pequeña, llamada Psique, era tan, tan y tan extremadamente bella que las palabras humanas no podían describirla. Lo era en tal medida, que no tardó en hacerse famosa en todas las ciudades, tanto en las más cercanas como en las más alejadas. Incluso de allende los mares llegaban hombres con el deseo de conocerla, en lugar de visitar los templos de Venus y hacer ofrendas a la diosa. CUADRO 9 (Oscuro.) VENUS: (al saber que honran más a una mortal que a ella misma, se enoja muchísimo): ¿Cómo puede entenderse que yo, que soy la madre y el principio de todas las cosas que hay en el mundo, deba compartir la adoración con una joven mortal? ¡Haré que se arrepienta de su ilícita belleza!” (Llama a Cupido, su hijo alado, y se lo lleva a la ciudad donde vive Psique. Se la muestra en persona.) Te pido que vengues la ofensa que le han hecho a tu madre: haz que esta doncella se enamore perdidamente del hombre más infame de todos, de aquel a quien la Fortuna haya condenado a carecer de cualquier dignidad, patrimonio y salud; en una palabra, ¡del hombre más miserable de la Tierra…! (Psique, a la que consideraba su rival, no saca ningún partido de su atractivo: todos la miran, la contemplan y la alaban, pero nadie osa pedirles a sus padres la mano, temiendo ser rechazados por aquella diosa humana.) CUADRO 10 (Las hermanas mayores de Psique se han desposado con dos riquísimos reyes e instalado en sus suntuosos palacios. Ella, que se mantiene virgen y sin marido, llora desconsolada en su soledad. Ha llegado a odiar su propia hermosura, la cual le impide casarse.) CUADRO 11 (Su padre, que tiene la sospecha de que algún ser celestial le había lanzado un maleficio, se dirige al templo a consultar al dios Apolo. Santuario. Voz en off.)
  16. 16. ORÁCULO DE APOLO: Vestirás y engalanarás a tu hija con la ropa propia de los que han de morir, la situarás en la roca más alta de la montaña y la abandonarás allí. ¡Y no esperes un yerno mortal, sino un ser malévolo, cruel y viperino, que con sus plumas y su hierro atormenta a todos, ante el cual incluso tiembla el gran Júpiter y se asustan el infierno y las tinieblas de la Estigia…! (El rey, en otro tiempo feliz, tras haber escuchado la infausta predicción, regresa a palacio, triste y apesadumbrado, por tener que entregar a su hija a su destino. Al conocer Psique el fin que se le tenía asignado y observar la desazón que sienten sus padres por su infortunio, fue ella quien trata de animarlos.) PSIQUE: ¿Por qué, padre y madre míos, afligís con llantos vuestra vejez infeliz? ¿Por qué afligís vuestro corazón, que es más bien el mío, con estos lamentos tan dolorosos? ¿Por qué os arrancáis los blancos cabellos? ¿Por qué os golpeáis el pecho? ¡Esta será la recompensa que habréis recibido por mi esplendorosa belleza…! ¡No veis que habéis llegado tarde…! ¡Deberíais haberme defendido y protegido cuando todos me honraban y se atrevían a compararme con Venus, pero ahora ya no…! ¡Ahora ya hemos causado su ira y no hay remedio…! Llevadme, pues, a la cima de la montaña, que deseo ya ver el rostro de quien ha de ser mi marido… CUADRO 12 (Lugar donde se les ha sido ordenado hacerlo. Allí mismo la abandonan. Los desdichados padres se marchan y la dejan completamente sola. Salen. Mientras Psique todavía llora, aterrorizada y temblorosa, llega la brisa de Céfiro, que le sopla con suavidad las vestiduras e, inflándole los pliegues, la toma con delicadeza casi sin tocarla, la levanta del suelo y la traslada con toda dulzura a un valle florido que se extiende a sus pies. Una vez que Psique ha descendido, reclinándose en un mullido paraje, se duerme plácidamente.) CUADRO 13 (Despierta y recorre un camino. En medio del bosque encuentra un palacio magnífico, adornado con piedras preciosas y joyas, que tan solo puede haber sido obra de manos y designios divinos: columnas de oro se alzan hasta el altísimo techo, elaborado en marfil, y todas las paredes están recubiertas con bajorrelieves argentados, que representan fieras salvajes, dando la impresión de que estas salen a recibir a quienes llegaban. Sin duda, únicamente, un hombre admirable, mejor aún, un semidiós o un dios, ha sido capaz, gracias a su prodigiosa delicadeza, de transformar en fieras tal cantidad de argento.) CUPIDO: (Voz incorpórea que surge mientras Psique contempla, confiada y complacida, aquellas inesperadas sublimidades) ¿Por qué, señora, te maravillas de tantas riquezas? ¡Todo lo que ves es tuyo, y nosotras estamos hechas para servirte!
  17. 17. (Al instante aparece una mesa repleta de los más exquisitos manjares, con copas colmadas de néctar, el vino de los dioses. Sin saber de dónde procede, suena una armoniosa música, acompañada de un coro de voces también invisible. Tras disfrutar de estos placeres, Psique se retira a dormir, dominada por el cansancio y la emoción.) CUADRO 14 (Medianoche. Sin que ella lo vea, se presenta su desconocido marido con el fin de compartir con ella y convertirla en su esposa. Y antes de que se haga de día, desaparece tan misteriosamente como ha llegado. Tras su marcha, Psique se siente muy feliz pese a que no ve a su esposo.) CUADRO 15 (Los reyes lloran la pérdida de su hija y, como no pueden comunicarse con ella, creen que es desgraciada y siguen muy tristes. Para consolarlos, llegan al hogar las dos hermanas mayores. El desconocido marido lo observa todo. Palacio de Cupido. A Psique.) CUPIDO: Amada esposa, tu alegría se verá amenazada por un gran peligro: tus hermanas vendrán hasta la cima de la montaña; oirás sus llantos y querrán hablar contigo. Pero ni las mires ni les contestes, ya que me causarías un profundo dolor, y a ti, una gran desgracia. CUADRO 16 (Amanece. Psique percibe a su esposo con las manos y los oídos, pero sigue sin verlo. Cuando se va, ella se encarcelada en aquel palacio de oro, sin poder conversar con nadie, y se echa a llorar con desconsuelo. Desecha en llanto, Psique se duerme. Al poco regresa su marido, que la vuelve a abrazar aún bañada en lágrimas.) CUPIDO: (recriminándole) ¿Es así, Psique mía, como cumples tus promesas? ¡Si ni eres capaz dejar de atormentarte cuando te doy abrazos! Haz lo que te sea más grato, pero te equivocarás y causarás tu ruina. (A base de súplicas y amenazando con quitarse la vida si no se le permite ver a sus hermanas, consigue convencer a su marido para que puedan visitarla. Él le advierte con tono grave.) Céfiro las traerá hasta ti y ellas pretenderán, por todos los medios y valiéndose de las lágrimas, que me veas y descubras cómo soy. Les puedes dar las joyas y presentes que te plazca, ¡pero no caigas en la peligrosa trampa de su curiosidad, ni quieras saber cómo es mi rostro ni mi figura…! Si lo intentas, perderás tu fortuna y tu felicidad al mismo tiempo, ya que jamás conseguirás volver a abrazarme.
  18. 18. PSIQUE: (contenta con poder abrazar de nuevo a sus hermanas, se lo promete) Antes preferiría morir que estar sin ti, pues te amo tanto que, incluso no habiéndote visto jamás, ni el propio Cupido se te podría comparar. CUADRO 17 (El deseo de Psique se cumple. Las hermanas se dirigen a la cumbre de la montaña y allí lloran con desconsuelo a su hermana abandonada. En seguida el viento sopla dulcemente y las transporta al lugar donde se halla Psique. Reencuentro de las hermanas y todas lloraban de dicha.) (Conversación. Desde un principio Psique les comenta que, como pueden comprobar, no existe ningún motivo para sufrir por ella, dado que tiene todo lo que desea y más: un marido amoroso y bueno, así como más riquezas de las que necesita. Les muestra el fastuoso palacio en el que vive y los lujos que la rodean por doquier. Una de ellas pregunta insistentemente cómo y quién es su marido, el dueño de todas aquellas maravillas. Como no quiere faltar a su promesa, Psique les dice que se trata de un joven atractivo y adinerado. A continuación, temiendo arriesgar su felicidad hablando más de la cuenta, las colma de joyas y obsequios, y las envía de vuelta a casa.) CUADRO 18 (Se despiden de ella. Por desgracia, pese a la acogida que les había dispensado, la envidia corroe por dentro los corazones y las almas de las dos hermanas.) HERMANA 1: (mientras el aliento de Céfiro las retorna a su hogar) Es evidente que la Fortuna es ciega, malvada y cruel, ya que no hay duda de que ella es la mujer más bienaventurada del mundo: vive rodeada de riquezas y posee un marido hermoso, joven y agradable. En cambio, los nuestros son más viejos que nuestro padre y no se muestran nada generosos con nosotras… HERMANA 2: Además, no nos podía haber tratado con más arrogancia, mostrándonos con ostentación sus infinitas y valiosísimas posesiones. ¡Recuerda que nos ha ofendido ofreciéndonos como presentes unas miserables migajas de todo lo que posee! ¡Te aseguro que no me consideraré una mujer de verdad si no nos vengamos como es debido…! (Las dos perversas mujeres acuerdan, pues, no decir nada a sus padres de lo que han visto e idean juntas un plan para engañar y traicionar a su inocente y generosa hermana.) CUADRO 19 (Palacio de Cupido.)
  19. 19. CUPIDO: (la alecciona de nuevo) Ya te advertí del peligro que atraes sin pretenderlo… Tus hermanas son unas pérfidas lobas que buscan tu perdición: quieren convencerte para que me veas la cara. Eso sí, si me ves, será la primera y la última vez, porque me iré y no volveré. Si ellas regresan, ten muy presente no decirles nada, pero absolutamente nada, sobre mí, tu marido… Debes saber, además, que estamos esperando un hijo: si eres capaz de mantener nuestro secreto, será un dios; si no lo eres, será mortal. (Psique, más feliz que nunca al enterarse de que muy pronto será madre, le promete que le será fiel, y que solo desea volver a hablar con sus hermanas una vez más. Después, incluso aceptaría quedarse ciega, ya que no necesita en absoluto verlo para continuar amándolo igual que lo ama en ese momento.) CUADRO 20 (Céfiro las transporta de nuevo a las insidiosas hermanas. Procuran ganarse la confianza de Psique, adulándola y alabando a su futuro hijo. Una vez captada su voluntad, insisten en preguntarle cómo es su marido. Ella, enternecida por la fingida estima fraternal, olvidando aquello que les había contado días atrás, les explica que es un negociante rico y maduro.) CUADRO 21 (De regreso a casa de sus padres, las dos envidiosas mujeres llegan cargadas con un buen número de suntuosos presentes.) HERMANA 1: ¿Qué podemos decir, de esta hermana nuestra, tan altiva y mentirosa…? Primero nos dice que su marido es tan joven que apenas tiene barba; ahora, que es tan mayor que sus cabellos son canosos… ¿Qué tipo de hombre es para que haya envejecido en tan poco tiempo…? O bien nos miente, o bien no conoce ni ha visto jamás a su marido… HERMANA 2: Y si no lo conoce, eso significa que se trata de un dios y, por lo tanto, ¡su hijo también lo será…! ¿Cómo hemos de permitir que sea ella madre de un dios? CUADRO 22 (Llevadas de nuevo por Céfiro al reino de la joven enamorada. Valiéndose de perfidia y de la ingenuidad de su hermana, la convencen de que su marido no quiere dejarse ver porque es una serpiente gigantesca y espantosa, una serpiente que quizás algún día querrá comérsela, tanto a ella como al hijo que esperan.) PSIQUE: (crear monólogo) (La pobre no sabe a quién creer: a su marido o a sus hermanas. Al fin, se decide por ellas, ya que solamente el hecho de que se hubiera casado con un monstruo, justificaría que el esposo no quiera que lo viera ni supiera quién es.)
  20. 20. (A la inocente joven no se le ocurre nada mejor que abrir del todo su pobre corazón y pide a sus malvadas hermanas que la ayuden. Y ellas se dijeron que había llegado el momento de llevar a cabo su criminal proyecto. Le aconsejan qué tiene que hacer.) HERMANA 2: Los lazos familiares entre nosotras nos obligan, a pesar de los peligros que podemos correr, a mostrarte el único camino que quizá te lleve a la salvación… HERMANA 1: Esta noche, antes de que tu horrible marido llegue, esconde entre las sábanas una navaja muy afilada y ten preparada una lámpara de aceite que ilumine bien, escondida lo mejor posible para evitar que se vea. Cuando se haya dormido a tu lado, ve a buscar la lámpara, acércasela y córtale el cuello con la navaja. PSIQUE: (crear monólogo) (Vacila, dudando de su decisión y debatiéndose entre sentimientos opuestos: se siente valiente, pero tiene miedo; está segura y rabiosa a la vez… Y, lo que es peor, ama a su desconocido marido, pero odia a la serpiente que sus hermanas aseguran que es…) CUADRO 23 (A pesar de todo, temerosa de que aquel monstruo pueda infligir daño alguno al hijo que espera, toma la determinación de protegerlo del supuesto monstruo. Espera a que su marido se duerma, se hace con la navaja y la lámpara, y la acerca al rostro del durmiente, dispuesta a sacrificar a la horrible bestia. Al iluminarlo, no puede creer lo que ve: durmiendo plácidamente en su cama se halla la más mansa y tierna de todas las criaturas, el bello dios del amor que se llama Cupido, de cabellos rubios, impregnados de ambrosía; el cuello del color de la leche; los rizos enmarañados de la barba acariciando las mejillas de color púrpura, y las alas en reposo, cubiertas de fresco rocío.) (Cautivada por la belleza abrumadora de su marido, llena de deseo y curiosidad, lo observa todo y admira las armas que había dejado en una silla. Extrae una de las saetas del carcaj y, queriendo comprobar lo afilada que está, se pincha muy hondo uno de los dedos. Y, sin saberlo, cae enamorada del propio Amor. Pretende entonces besarle con suavidad el rostro, con tan mala suerte que una gota de aceite hirviendo de la lámpara cae sobre el hombro del dios, y lo despierta de súbito. Al verse traicionado, Cupido salta de la cama y se sitúa, fuera del alcance de su mujer, que intenta abrazarlo y besarlo.) CUPIDO: (con voz conmovida el esposo traicionado) ¡Oh, Psique! ¿De este modo me agradeces el hecho de que desobedeciera a mi madre y me convirtiera en tu marido? ¡Por más que te lo he advertido, has permitido que tus hermanas te engañen…! ¡Ellas me pagarán muy pronto sus funestos consejos; para ti, ya será suficiente castigo mi huida! (Vuela hacia el cielo.) (Postrada en el suelo la joven enamorada, con el corazón afligido y presa de la desesperación al verlo marchar sin tener medios de seguirlo, se tira de cabeza a un río cercano, buscando así acabar con su vida. Pero la mansa corriente del río, en honor al dios que suele inflamar incluso sus propias aguas, la deposita
  21. 21. con suavidad de nuevo en la orilla. Por casualidad, en aquel momento está sentado muy cerca Pan, el dios rústico que, al verla desfallecida, intenta consolarla.) DIOS PAN: Bella joven, no soy más que un pobre pastor, pero los años me han dado una gran experiencia… Compruebo por tu palidez y tus suspiros que sufres mal de amores. Escúchame: no intentes jamás quitarte la vida; abandona el duelo y tu tristeza y conserva las fuerzas suficientes para suplicar perdón a Cupido, el más grande de todos los dioses, ya que quizá podrás ganártelo con tu sumisión, pues es joven y sensible… (Con estas palabras de una divinidad tan benefactora, Psique comprende qué es lo que debe hacer. Ante todo, decide que las dos culpables del mal que le han causado tienen que pagarlo.) CUADRO 24 (Psique, dispuesta a engañarlas como la han engañado a ella, se desplaza a la ciudad donde vive una de ellas, la HERMANA 1.) PSIQUE: Siguiendo tu consejo, he descubierto que mi desconocido marido es el propio Cupido. ( Fingiendo desesperación.) Además, al sentirse traicionado, el dios del amor me ha echado de su palacio con estas palabras: “Como castigo, me casaré solemnemente con tu hermana”. (Sale.) (La hermana, mintiendo a su marido, ya se apresura a abandonar su hogar y se dirige a una roca para lanzarse al vacío; confía en que, como siempre, el viento Céfiro la recoja y la lleve con el dios alado. Pero su transporte celestial no acude a sujetarla esta vez, y encuentra la muerte en la caída.) CUADRO 25 (Psique repite exactamente el engaño con la otra hermana, que, respondiendo de idéntica manera, recibe el mismo castigo y pierde la vida.) CUADRO 26 (Palacio de Venus. Una gavota comunica a la diosa Venus que su hijo ha sido herido al caerle encima el aceite de una lámpara. Al preguntar quién le ha causado tal daño y enterarse de que ha sido Psique, se indigna y le invade la furia.) CUADRO 27 (Va a visitar a Cupido y le recrimina que se haya casado con aquella mortal desobedeciendo sus órdenes. Furiosa e irritada, al marcharse, le comunica que se vengará debidamente de ella.)
  22. 22. CUADRO 28 (Ignorando las intenciones de la diosa y tratando de reconciliarse con su marido, la joven enamorada procura ser más humilde y esforzada que nunca, ayuda a todo el mundo y realiza todos los servicios y ofrendas que puede en los diversos templos a los que acude a buscar a su esposo. A pesar de que les ofrece su veneración más sumisa, ni la diosa Ceres ni Juno, por más compasión que sienten por su suerte, no se atreven a prestarle su auxilio. ¡No pueden ir en contra de la voluntad de Venus! Desechada y perdida esta esperanza, Psique comprende que ni siquiera los dioses osarán ayudarla si no obtiene el perdón de la madre de su marido. Entonces determina dirigirse al cielo para encontrarla.) CUADRO 29 (Junto a las puertas de los dominios de Venus.) COSTUMBRE: Ah, malvada esclava, ¿por fin te enteras de quién es tu dueña, no es así? ¡Atrevida, descarada! Pronto pagarás por tu insolencia con el castigo que mereces. (Sin ningún tipo de piedad, la agarra de los cabellos y la arrastra hacia Venus.) VENUS: (Riendo con furia.) ¿Finalmente, te has dignado saludar a tu suegra? ¿O bien has venido a ver a tu desafortunado marido, en grave peligro por la herida que tú misma le causaste? Te garantizo que te recibiré como merece una buena nuera, como tú eres… ¿Acaso crees que me enterneceré por saber que seré abuela? (pausa) ¡Menuda abuela, tan joven y con un nieto nacido de una vil esclava! Pero qué estoy diciendo, ¡qué estúpida soy! Siendo producto de un matrimonio tan desigual e ilegal, ya que se ha llevado a cabo sin el consentimiento paterno, ¡el hijo que tengas no será más que un pobre bastardo…! (De repente grita.) ¿Dónde están Inquietud y Tristeza, mis criadas? (Entran y agachan la cabeza en señal de respeto y con cierto temor.) Lleváosla y dadle un buen número de azotes como castigo, y después traédmela aquí de nuevo. ( Salen las criadas y Psique, que suplica clemencia. Off: azotes. Entran arrastrándola y al ver el estado en que ha quedado Psique, Venus se echa a reír con mayor ímpetu todavía. Coge un buen puñado de trigo, cebada, avena, garbanzos, lentejas y habas, lo mezcla todo bien mezclado y hace con ello un montón.) Quiero comprobar tu diligencia. Separa, una por una, estas semillas, agrúpalas según el tipo de grano y muéstramelas antes de que caiga la noche, para que pueda darte mi aprobación por tu trabajo. (Sale.) (Dándose cuenta de que el trabajo que la diosa le proponía era imposible, Psique rompe a llorar, angustiada por la prueba que debe pasar. Aparece entonces una pequeña hormiga y, movida a compasión, llama a sus compañeras.) HORMIGA: ¡Oh, laboriosas hijas de la Tierra, tened piedad y ayudad a la esposa del Amor, una bella joven que se encuentra en gran peligro! (Algunas hormigas se aprestan a socorrerla, apartando, grano a grano, los diversos tipos de semillas. De este modo, transcurre la noche.)
  23. 23. CUADRO 30 (Venus reaparece con la Aurora y observa la perfección de la admirable labor.) VENUS: Oh, malvada mujer, esto no es obra tuya… ¡Es evidente que te ha ayudado mi hijo divino, a quien para su desgracia enamoraste…! (Indignada, le lanza un mendrugo de pan. Le encarga otra prueba.) ¿Ves aquel precioso bosque bañado por un arroyo, por donde pastan unas ovejas del color del oro? Pues bien, debes ingeniártelas para traerme una muestra de su lana dorada… (Sale.) (Consciente de la dificultad de aquella tarea, Psique no se dirige al bosquecito con el propósito de llevarla a cabo, sino de lanzarse al río de cabeza desde una roca, y que la muerte la libere así de su desgracia. Un junco verde la ve llegar.) JUNCO: ¡Oh, Psique, no profanes mis aguas con tu trágica muerte! Al contrario, hazme caso y conseguirás lo que Venus te ha exigido: no se te ocurra acercarte a las ovejas mientras el calor del sol es tan ardiente, porque es cuando se vuelven más agresivas y salvajes, y matan a tantas personas con sus puntiagudos cuernos. Así pues, espera a que, pasado el mediodía, se haya debilitado el ardor del sol, y los animales se hayan tranquilizado con la plácida brisa del río. En cuanto se duerman las ovejas, busca los restos de lana que han dejado en los arbustos al frotar sus cuerpos contra ellos. CUADRO 31 (Venus reaparece con la Aurora y observa de nuevo la perfección de la admirable labor. Tampoco de este modo consigue la felicitación de la diosa, sino que esta, convencida de que Cupido la ha ayudado de nuevo, le exige una prueba aún más complicada y peligrosa.) VENUS: Debes ir hasta la cumbre de aquella montaña escarpada, de donde brota un manantial de agua negra que baña la laguna Estigia, y traerme un jarro lleno de ese líquido. (Sale.) (Crear monólogo. Psique se da cuenta de que es necesario arriesgar la vida si quiere acceder a lo más alto de la cima, pues, aparte de ser las rocas tan lisas y resbaladizas que no hay donde aferrarse. De ellas surgen, además, innumerables y horrendos chorros de agua que se precipitan impetuosamente sobre el valle. Por si esto fuera poco, unos espantosos y crueles dragones protegen la montaña de los que pretendan escalarla.) (Incapaz de actuar, a la bella joven no le quedan fuerzas ni siquiera para llorar. Pero su desventura no pasó desapercibida a un águila, el ave real de Júpiter. Esta quiere devolverle un favor al dios Amor ayudando a Psique, su esposa. Se le acerca, le pide la vasija que lleva y, esquivando gracias a su vuelo los grandes peligros que la acosan, la llena con el agua negra del manantial y se la entrega a la joven.)
  24. 24. CUADRO 32 (Venus reaparece con la Aurora y observa de nuevo la perfección de la admirable labor. Sin embargo, ni con ello aplaca la bella Psique la cruel ira de Venus.) VENUS: (Se burla de sus éxitos, acusándola incluso de hechicera.) Ahora coge esta caja, dirígete al infierno y entrégasela a Proserpina. Dile: “Venus te pide que le entregues un poco de tu belleza, aunque no le sirva más que para un día, ya que toda su beldad la ha perdido cuidando a su hijo enfermo”. CUADRO 33 (Crear monólogo. Psique comprende que la intención de la diosa es la de empujarla hacia la muerte, ya que la envía al Tártaro y al reino de los muertos. Desesperada, se encamina hacia una torre desde la que arrojarse para llegar de un modo honorable a los infiernos.) TORRE: (A Psique, antes de que se tire.) No pretenderás rendirte ahora después de tantos esfuerzos, ¿verdad? Sigue mis consejos y conseguirás lo que necesitas. Debes dirigirte a Esparta y buscar el oculto Ténaro. Allí se encuentra la entrada del reino de Plutón. Si cruzas el umbral, un camino desierto te llevará directamente al palacio del Orco. (pausa) Para acceder a él debes llevar una torta de harina en cada mano y un par de monedas en la boca, y no hacer caso a ninguna de las apariciones que intente distraerte o engañarte. (pausa) Llegarás al río de los muertos, donde encontrarás a Caronte, que te cruzará con su barca a la otra orilla, siempre que le pagues con una de las monedas que llevas. Eso sí, deja que sea él quien te la coja de la boca. (pausa) Más adelante, otras apariciones pretenderán que dejes una de las tortas que llevas en las manos… ¡Ni se te ocurra hacerlo! La necesitarás cuando aparezca un perro espantoso de tres cabezas, el can Cerbero, para amansarlo y entretenerlo. (pausa) Sigue adelante y llegarás ante la presencia de Proserpina, que te ofrecerá manjares deliciosos y un comodísimo asiento. No le hagas caso; siéntate en el suelo y acepta únicamente un pedazo de pan. (pausa) Pídele lo que te ha encargado Venus, recógelo y márchate. Da al perro la otra torta para calmarlo, y al avaricioso Caronte, la moneda que te queda. Así podrás regresar de los infiernos. ( pausa mayor) Pero, sobre todo, recuerda que no debes abrir bajo ningún concepto la tentadora caja que te habrá entregado Proserpina, ni mirar en su interior; no pretendas por nada del mundo examinar el tesoro de la divina hermosura. CUADRO 34 (Psique sigue paso a paso todo lo que le ha indicado la torre y regresa, victoriosa, con el recipiente. Desgraciadamente, sin embargo, no puede resistir la temeraria curiosidad que se apodera de su pensamiento.)
  25. 25. PSIQUE: (Monólogo) ¡Qué tonta sería, siendo portadora de la belleza divina, si no cojo ni una pizca para mí misma, aunque solo sea para agradar a mi enamorado…! (Abre la caja, en la que no encuentra más que un sueño poderosísimo, que la invade y la deja como muerta en el medio del camino.) (Cupido, cerrada ya la herida, entra volando hasta donde se encuentra vencida por aquel sueño para socorrerla. La despierta con un suave pinchazo de saeta, sin hacerle daño.) CUPIDO: (recriminándole su actitud) ¿No eres capaz de aprender de la experiencia y resistir a la curiosidad, que ya te había dejado sin marido, y en cambio, te arriesgas incluso a morir? (pausa) Ve a ver a mi madre y entrégale lo que te ha encargado. Mientras tanto, yo trataré de solucionarlo todo. (Sale volando. Psique, antes de que se vaya, promete entregarle a Venus lo que Proserpina le ha dado. Sale.) CUADRO 35 (Cupido, impregnado de amor, llega a donde está su padre, el gran Júpiter. Le explica la situación y le pide que interceda por él.) JÚPITER: A pesar de que tú, hijo mío, jamás me has guardado el honor que conviene guardar a los padres por el dictado de los dioses te ayudaré por el recuerdo que tengo de haberte criado con mis propias manos. (pausa) Ahora bien, a cambio, deberás compensarme ofreciéndome a alguna bella doncella que conozcas en la Tierra… (Cupido accede y sale.) (Júpiter llama a Mercurio y le ordena que convoque a todos los dioses en asamblea.) JÚPITER: (Ante otros dioses.) ¡Oh, dioses, mi hijo Cupido, del que ya conocéis su fogosidad y su inconstancia, ha escogido a una doncella y la ha convertido en su esposa! ¡Que así sea, y disfrute por siempre de sus amores! (A Venus.) Y tú, hija, no te aflijas ni te pongas triste por el hecho de que haya escogido a una mujer mortal, ya que haré que este matrimonio no sea desigual, sino legítimo. (Ordena a continuación a Mercurio que traiga a Psique hasta el cielo. Lo cumple rápidamente y entra Psique. Le entrega una copa de ambrosía a la joven.) Toma esta bebida, Psique, y serás inmortal. Cupido no se separará jamás de ti y vuestro matrimonio será eterno. (A continuación se sirve un exquisito y abundante banquete de bodas, como corresponde a tal celebración. Psique vuelve a los brazos de Cupido. Pronto alumbrarían a su hija, a la que llamarán Voluptuosidad.) CUADRO 36 (Entran los ladrones a la guarida con un sustancioso botín. Como han dejado algunas cosas escondidas en la cueva, sacan del establo al caballo y a Lucio para traerlas. Una vez allí, los cargan más de lo debido y, como tienen prisa por llegar a la guarida, los azotan. Lucio resbala y se lastima la pata derecha.)
  26. 26. LADRÓN 1: (se percata de que cojea) ¿Hasta cuando le vamos a mantener ya que con la pata lastimada no nos va a servir de mucho? LADRÓN 2: Si fuera por mí, lo tiraría por un precipicio, pero todavía lo necesitamos para transportar el botín. CUADRO 37 (Llegan los ladrones a la guarida y descargan el botín a continuación dejan a Lucio con la anciana y se llevan al caballo.) LUCIO: (reflexión) Si me quieren muerto, ¿a qué espero para huir, ahora que puedo, pues sólo me vigila una vieja medio muerta a la que podría rematar con una coz? (De un brusco tirón rompe la cuerda que lo mantiene atado y echa a correr. La anciana despierta, y trata de retenerlo, pero la doncella, como ve la oportunidad de huir, le arranca la cuerda de las manos, monta sobre Lucio y le hace galopar.) DONCELLA (Cárite): (gritando) ¡Tú, instrumento de mi libertad y de mi salud, si me llevas a casa sana y salva y me devuelves a mis padres, cómo te lo agradeceré! (Antes de que puedan llegar demasiado lejos, algunos de los ladrones los interceptan y los conducen hasta la guarida. Allí los atan y discuten sobre el castigo por haber intentado huir.) LADRÓN 1: Lo que tenemos que hacer es degollar mañana por la mañana a este asno, sacarle las tripas y coser dentro de él a la joven, dejando únicamente el rostro fuera. (pausa) Después los situaremos sobre una roca bien expuesta al sol; así ambos sufrirán una muerte dolorosa. (Los otros ladrones están de acuerdo.) CUADRO 38 (Al día siguiente por la mañana. Entra un ladrón. Acompañándole, había llegado un joven fuerte, alto y valiente, medio desnudo y cubierto con andrajos mal cosidos que apenas le cubren el corpulento pecho y los fornidos músculos.) LADRÓN 2: Compañeros, por lo que respecta al robo de la casa de Milón de Hípata, no hay que preocuparse más, ya que todos en la ciudad tienen por seguro que lo ha llevado a cabo uno de sus invitados, ¡un tal Lucio…! Este individuo, después de hacerse invitar a aquella casa y ganarse con promesas de amor los favores de la esclava de Milón, llamada Fotis, huyó la misma noche del robo, se escondió rápidamente, y aún hoy no lo han encontrado. LUCIO: (reflexión extensa) ¡Así pues, creen que he sido yo el ladrón…! Es natural, puesto que hui del hogar de mi anfitrión esa noche, y ya no regresé. Al escuchar las palabras de este ladrón, comparo la suerte que tenía antes, cuando era aquel feliz y venerable Lucio, con la del presente, que soy un pobre asno desventurado. (pausa) ¡Ay, qué ciega es la diosa Fortuna: concede sus favores a los que no lo merecen y, lo que es más grave, da lugar a que los viles disfruten de buena fama, mientras que los inocentes son injuriados y vituperados!
  27. 27. (pausa) Ahora que soy un vil animal de cuatro patas y que no puedo disponer de la palabra para defenderme, se me acusa de robar a mi apreciado anfitrión, que con tan buena voluntad me acogió en su casa. Cualquiera podría haber calificado esto, ya no de latrocinio, sino incluso de parricidio. ( pausa) Sin embargo, no puedo decir ni una palabra para defenderme. (De cualquier modo, trata de decir: “¡¡¡NO, YO NO LO HICE!!! y rebuzna con tal sonoridad, que uno de los allí presentes coge un “palo” para azotarlo y que se calle.) JOVEN (Tepolemo): ¡Salud, nobles compañeros del valiente Marte, el más valeroso de los dioses, y desde ahora mismo ya leales camaradas míos! Acoged de buen grado a un hombre vigoroso que desea unirse a vosotros, que prefiere recibir heridas en el cuerpo antes que oro en las manos, y que saca lo mejor de él ante la muerte, frente a la que muchos flaquean. (pausa) No me valoréis por estos harapos, pues he sido el jefe de una poderosísima banda de ladrones. Pero en poco tiempo he perdido a muchos de mis valerosos y viejos compañeros, así como todas mis riquezas. (pausa) Aunque, antes de venir aquí, he conseguido hacerme con un buen botín por el camino. (Rasgándose las ropas remendadas, deja caer a sus pies saquitos con monedas de oro.) He aquí mi contribución o, mejor dicho, mi dote, porque deseo unirme a vuestra banda. ( pausa) Con el corazón en la mano me ofrezco para convertirme en vuestro fiel caudillo y os prometo, si no me rechazáis, convertiré esta cabaña en un palacio de oro. (Todos lo aceptan de forma unánime y le ofrecen a continuación unas ropas elegantes. Los besa uno por uno y se le consagra con un gran brindis. Le cuentan todo lo relacionado con la doncella y Lucio. Al conocer la monstruosa muerte que habían convenido aplicarles, el joven desea conocerla y, al verla cargada de cadenas, hace gestos evidentes de desaprobación. Ella se pone a reír en cuanto lo ve.) JOVEN (Tepolemo): Creo que los ladrones que piensan de un modo acertado deben tener presente, por encima de todo, sus intereses y beneficios, y no dejarse ofuscar por la venganza. (pausa) Si matáis a la joven y al asno, os dejaréis llevar por la ira, pero nada ganaréis. Por el contrario, si a la joven le perdonáis la vida, podréis venderla en alguna ciudad, pidiendo por ella un buen precio. (Convencidos por el razonamiento, acceden a liberar a la hermosa joven – y en consecuencia también a Lucio – del castigo que le esperaba.) LUCIO: (reflexión) ¿Cómo es posible que se olvide tan rápidamente a su prometido, con quien estaba a punto de contraer matrimonio, y se alegre al ver a este mozo desconocido? JOVEN (Tepolemo): (retomando la conversación) ¿Por qué no ofrecemos un sacrificio a Marte antes de vender a esta joven? Entregadme a diez compañeros, con los que viajaré hasta la aldea más cercana y os traeré un banquete digno de sus sacerdotes.
  28. 28. CUADRO 39 (Poco tiempo después, regresan con odres llenos de vino y comida abundante. El joven sirve vino a sus compañeros en copas de oro. En medio del banquete va a visitar a la joven y se besan.) LUCIO: (reflexión) ¡Ahora entiendo todo! No se trata de un ladronzuelo desconocido, ni de ningún nuevo ladrón, sino de Tepolemo, el prometido de la doncella. TEPOLEMO: (cuando no lo escucha nadie) ¡Cárite, ten valentía, muy pronto te libraré de todos estos enemigos tuyos…! (Vuelve con los ladrones y les llena sus copas; él evita beberlo, pues ha añadido algún tipo de sustancia con la idea de adormecerlos.) (No tardan en caer todos los ladrones ebrios. Los ata con firmeza, coloca a la joven a lomos de Lucio y escapan de allí, hacia sus tierras.) CUADRO 40 (Llegan a la ciudad. Los padres de Cárite conceden a Tepolemo a su hija como esposa, tal y como convenía a su heroica gesta. Texto.) (La prometida deja a Lucio en manos de sus progenitores, recordándoles que deben tratarlo con mucha consideración. Para honrarlo, deciden destinarlo a correr libre por el campo, disfrutando en compañía de las yeguas. ¿Diálogo?) ACTO III CUADRO 1 (Casa de los padres de Cárite. En agradecimiento por la ayuda entregan a Lucio a un pastor, que lo conduce al campo. Monólogo de Lucio: “¡Qué feliz soy! ¡Por fin podré vivir tranquilo e ir a mi aire! Además, si tengo suerte, encontraré una rosa que me permita convertirme en humano!”) CUADRO 2 (historia de Trasilo) (Junto a la familia se encuentra Trasilo, miembro de una noble y rica estirpe, pero demasiado dado a la bebida y a la mala vida, e incluso tenía las manos manchadas de sangre humana. Llevaba enamorado de Cárite desde hace años y llegó a solicitar su mano a sus padres, obsequiándoles con valiosos presentes, pero por sus malos hábitos recibió la afrenta de ser rechazado. Desde ese momento buscó ávidamente la ocasión más propicia de vengarse.)
  29. 29. (Momento actual. Se muestra exultante de alegría y, ocultando sus criminales intenciones, representa el papel del amigo más fiel. Para celebrar ese momento, propone a Tepolemo a cazar corzos.) CUADRO 3 (Días después. En el bosque. Los acompañan perros. Aparece el jabalí de mayor tamaño y más salvaje que jamás han visto, enfurecido y echando espuma por la boca.) TRASILO: (Lo reta insidiosamente para que persigan al peligroso animal a caballo y le den caza.) No querrás que permitamos, dominados por la cobardía propia de los esclavos o como si fuéramos timoratas jovencitas, que se nos escape esta valiosa presa, ¿verdad? (Insiste hasta conseguir eliminar las dudas iniciales de Tepolemo.) CUADRO 4 (Persiguen al jabalí, Tepolemo lo ataca con la lanza y lo hiere. El animal se gira furioso contra él. Trasilo embiste con la lanza al caballo de su compañero de caza. Este cae al suelo junto con su montura y el jabalí aprovecha para hincarle sus afilados colmillos. Trasilo le clava la lanza en el muslo derecho para que parezca que ha sido una dentellada de jabalí. A continuación traspasa también al animal.) CUADRO 5 (Casa de la familia de Cárite. Ocultando la alegría que siente por haber conseguido su propósito y fingiendo tristeza, Trasilo entra en la casa llevando el cadáver del desdichado joven y asegura que el culpable de la muerte ha sido el jabalí. Entra Cárite y, al ver a su marido muerto, se pone fuera de sí y se lamenta con gritos espeluznantes, golpeándose el pecho en señal de dolor. Trasilo no cesa de lamentarse, de una manera exagerada, derramando lágrimas y sosteniendo las manos de Cárite para evitar que se golpee. Trasilo la vuelve a pedir en matrimonio y, al escuchar la irrespetuosa propuesta, se desmaya. Los padres piden a unos criados que traigan una silla para que descanse, que se lleven el cuerpo de Tepolemo y que traigan agua para que se recupere. Salen padres y Trasilo para hablar del tema, pues su hija es demasiado joven para quedarse sola.) CUADRO 6 (Se queda sola y despierta del desvanecimiento. Se le aparece el espíritu de su difunto marido.)
  30. 30. ESPÍRITU: Esposa mía, cásate de nuevo con quien desees, pero rehúsa la mano sangrante de Trasilo, ¡el causante de mi muerte! No permitas que un asesinato tan vil sea el prólogo de un nuevo enlace. ¡Fue su lanza, en lugar de los colmillos del jabalí, la que acabó con mi vida! CÁRITE: (monólogo) (embargada por la ira) ¡Castigaré con mis propias manos a este asesino sin alma! (Entra Trasilo que, después de afirmar que sus padres están a favor de que no esté sola, le insiste en el matrimonio.) El bello rostro de tu hermano y queridísimo marido mío se halla aún presente en mis ojos, aún perfuma mi olfato el olor de su cuerpo, aún vive en mi pecho. (pausa) Por lo tanto, harías bien respetando el legítimo duelo que me corresponde y esperar a que se cumpla el año de luto, no vaya a ser que suscitaras con tu impaciencia los vengativos espíritus de los antepasados de mi esposo. (Trasilo siente todavía más ardiente su deseo e insiste en sus inapropiadas y desvergonzadas proposiciones. Simulando que se da por vencida.) Trasilo, ya que nadie juzgaría correcto que nos uniéramos en matrimonio siendo tan reciente la desafortunada muerte de mi marido, deberás conformarte con ser mi amante, por el momento… (pausa) Así pues, vendrás esta noche en secreto a visitarme a mi habitación, aunque debes hacerlo con mucha cautela y a solas, para no despertar sospechas. Mi anciana criada te abrirá las puertas y te conducirá hasta mí. CUADRO 7 (Por la noche. Habitación de Cárite. La criada recibe a Trasilo, le sirve una copa de vino en la que ha añadido un poderoso somnífero (antes se tiene que haber mostrado). Al poco se queda dormido y la anciana va a avisar a Cárite, que entra temblando de cólera.) CÁRITE: ¡He aquí el fiel compañero de mi marido! ¡He aquí el egregio cazador! ¡He aquí mi amado pretendiente! Esta es la mano que vertió la sangre de mi sangre, este es el pecho que tramó mi perdición, los ojos que se enamoraron de mí y que, como si presintieran las tinieblas, se adelantan al castigo que les espera. (pausa) Duerme tranquilo. (pausa) ¡No te concederé el honor de herirte con mi cuchillo, ya que esto te igualaría a mi desdichado marido…! Tú seguirás vivo, pero tus ojos morirán. (pausa) ¡En ningún caso me obtendrás como esposa! No hallarás descanso en el reposo de la muerte, ni disfrutarás del placer de la vida. (pausa) Como una sombra, vagarás entre la oscuridad del Infierno y la luz del Sol. (pausa) Mientras tanto, yo ofreceré la sangre de tus ojos sobre la tumba de mi marido para aplacar los espíritus de sus antepasados. (Se saca una aguja de entre los cabellos y, vaciando los ojos de Trasilo, lo deja ciego.) (Monólogo) Aquí dejo una carta en la que pido a mis padres que me entierren junto a mi amado. Este es mi deseo.) Luego se quita la vida con una espada.) (Entra la anciana sirvienta y, al verla, llama a gritos a sus amos. Acaba la escena con un oscuro.) CUADRO 8 (Casa del pastor. Su mujer, avara y malvada, ata a Lucio a la rueda de un molino y le da latigazos para que se pueda moler el grano. Esta llama a un joven sirviente, malvado y ruin, y le dice que se lleve a Lucio a la
  31. 31. montaña para cargar leña. El criado desobedece a sus amos en el sentido de que desobedece a los amos tratando a fuerza de varapalos al asno y sobrecargándole tanto que no puede caminar. En cuanto ve que lleva la carga desequilibrada, le añade aún más peso. Si Lucio desfallece o tropieza, no le ayuda; por el contrario, lo apalea sin piedad hasta que se levanta dolorido y medio muerto. A pesar de eso sigue caminando a duras penas.) CUADRO 9 (Lugar de la montaña donde cargan leña. El joven ata a Lucio a una encina, coge el hacha y se adentra en el bosque a cortar la madera que necesita. De pronto, de una cueva surge una osa inmensa y terrorífica. Preso del miedo, Lucio tira de la cuerda con la que estaba atado hasta que la rompe, y galopa tan rápido como puede, huyendo tanto del terrible animal como del joven maltratador.) CUADRO 10 (No muy lejos del lugar Lucio da con un caminante solitario. Creyendo que está abandonado, lo agarra, lo monta y se dirige hacia la ciudad.) CUADRO 11 (Llegan a la ciudad. Allí se encuentran con los dueños de Lucio que, al reconocerlo, se apresuran a sujetarlo por el trozo de cuerda que aún queda, y lo obligan a seguirlos a su casa.) CAMINANTE: (indignado al verse tan inesperadamente zarandeado) ¿Cómo os atrevéis a abalanzaros sobre mí de este modo? ¿Por qué me atacáis? PASTORA: ¿Qué por qué te atacamos, nos preguntas? PASTOR: Nos robas al asno, quizá has asesinado al joven que iba con él, ¿y todavía pretendes que te tratemos con delicadeza y cortesía? CAMINANTE: Este asno estaba completamente solo cuando lo he encontrado y no he visto a ningún joven conduciendo al animal. Además, he venido aquí con la intención de devolvérselo a su dueño. ( lamentándose) ¡Ojalá este asno, con el que preferiría no haberme topado jamás, pudiera hablar con voz humana y dar justo testimonio de mi inocencia! ¡De este modo os daría vergüenza por los golpes que me habéis propinado! CUADRO 12 (Montaña. Los enojados pastores lo sujetan muy fuerte y lo conducen al lugar donde el mozo solía recoger la leña. Encuentran destrozado el cuerpo del joven y no hay rastro de la osa. Vuelven a la ciudad. Se lo llevan bien atado, acusándolo de ladrón y de asesino sanguinario. Pretenden presentarlo a la justicia para que
  32. 32. reciba el castigo que creen que merece. Lucio quiere defenderlo, pero no puede hacer otra cosa que bramar.) CUADRO 13 (Casa de los pastores. Entra la madre del joven criado, llorando amargamente la muerte de su hijo.) MADRE: (increpa con dureza a Lucio) ¿Cómo no quisiste ayudarlo cuando el asesino lo atacaba? (pausa) ¿Por qué no lo defendiste con un buen par de coces? (pausa) ¿Acaso no sabes que quienes se niegan a socorrer a los que se encuentran en peligro de muerte son castigados por haber cometido un delito contra las buenas costumbres? (Desesperada, no deja de golpear a Lucio con una vara hasta que, fatigada de sacudirlo, se le cae de las manos). CUADRO 14 (De noche. Casa de los pastores. Uno de los criados de Cárite llega y explica el desdichado final de la doncella de tan estimable familia. Los pastores deciden abandonar la casa, pues temen que las desgracias de sus señores les puedan acarrear alguna desventura también a ellos. Recogen cuanto hay de valor y lo cargan a las espaldas de Lucio.) CUADRO 15 (Llegan a una ciudad muy rica. Unos habitantes les advierten de que es peligroso caminar de noche, pues unos lobos grandes y feroces que habitan los alrededores no dudan en atacar y matar a las personas que pasan cerca de ellos. El pastor y su mujer no atienden a los consejos y continúan andando por la noche, empuñando las armas por si acaso.) CUADRO 16 (Llegan a una aldea. Unos habitantes los confunden con ladrones y azuzan contra ellos a sus perros feroces y rabiosos. Al mismo tiempo, desde los tejados de las casas les lanzan sin cesar piedras y rocas. Una de ellas impacta contra la mujer del dueño y la deja malherida. El pastor la atiende e invoca a los dioses.) PASTOR: ¡Oh, dioses! ¿Por qué nos asustáis, asaltáis y matáis, a nosotros, pobres y sufridos viajeros? ¿Qué queréis robarnos? ¿Qué daño os hemos causado? (La lluvia de piedras cesa y se calma la tempestad de ladridos de aquellos gigantescos perros, los cuales son llamados al orden.) HOMBRE: (encaramado a un ciprés) ¡Os hemos asaltado para evitar que vosotros nos atacarais; pero seguid, pues, vuestro camino!
  33. 33. CUADRO 17 (Llegan a una ciudad muy noble y poblada donde los pastores deciden llevar a Lucio al mercado para venderlo. Un posible comprador es agredido por Lucio: le muerde y le propina una coz. Lo compra finalmente un viejo pobre y desgraciado, llamado Filebo. Pertenece a los más bajos niveles humanos que pueda haber, pues se ve obligado a recolectar limosnas mostrando una imagen de la diosa Venus (también puede ser Minerva o Cibeles) por plazas y ciudades.) POBRE: ¿De dónde procede y qué edad tiene? PASTOR: (riéndose) Un astrólogo miró la constelación de su nacimiento y le ha calculado unos cinco años, pero con toda seguridad el propio asno lo sabrá mucho mejor. POBRE: (sin percatarse de que el pastor está burlándose de él) ¿Es dócil? PASTOR: De tan manso que es, parece más una oveja que un asno… (pausa) ¡No sería capaz de atacar a nadie, jamás! Tan sensato es que incluso se podría creer que vive un hombre debajo de esta piel de asno… (Filebo coloca sobre el lomo de Lucio a su diosa, cubierta con una preciosa tela de seda.) CUADRO 18 (Filebo y Lucio llegan a otra noble ciudad, donde vive un señor muy importante que profesa una gran veneración a la diosa que porta el pobre. Sale a recibirlos y los acoge en su magnífica hacienda, haciéndoles objeto de una cuidada y devota atención. Los aloja y prepara sacrificios propicios para honrar debidamente a la diosa.) (Uno de los aldeanos de la zona llega a la casa cargado con una excelente pata de ciervo como presente. Con poca precaución la dejan colgada cerca de la puerta de la cocina. El perro del señor, sin que nadie se dé cuenta, consigue alcanzarla y se la lleva. El cocinero del señor, al descubrir semejante pérdida, teme el cruel castigo de su amo y está dispuesto a quitarse la vida él mismo, pero su mujer le propone una solución.) MUJER DEL COCINERO: ¿Acaso no ves, desgraciado, que tienes la salvación justo delante de ti? Agarra a este asno, dególlalo, córtale la pata, que tanto se asemeja a la del ciervo, cocínala bien, aderézala con cuidado y sírvesela al señor, en lugar de la perdida. (El cocinero empieza a afilar sus cuchillos. Lucio lo mira asustado y tensa con toda la fuerza la cuerda que lo tiene atado hasta que la rompe. Echa a correr tanto como puede, lanzando coces para evitar que lo sacrifiquen. Sin darse cuenta, entra en la sala donde el gran señor que los aloja está celebrando una ceremonia ritual de sacrificios en nombre de la diosa. Del impulso que lleva, tira por el suelo buena parte del
  34. 34. servicio de la comida y algún otro elemento del acto sacramental. El señor ordena a su criado que lo encierren en algún lugar para que se calme.) (Mientras se lo llevan, se presenta un muchacho, tembloroso y demudado, y explica que hace apenas un instante, desde un callejón cercano, ha entrado un perro rabioso que ha mordido a algunos animales del establo. Creyendo que la ira de Lucio se debe al hecho de haber sido contagiado por aquel animal, lo persiguen con lanzas y hachas muy afiladas. Escapa y consigue colarse dentro de la habitación de los amos de la casa. Sus perseguidores, temerosos, cierran con llave la puerta y echan el cerrojo, dejándolo allí para que repose. Se tumba entonces sobre la cama como una persona.) CUADRO 19 (A la mañana siguiente oye cómo los de fuera comentan algo entre ellos.) CRIADO 1: ¿Debemos creer que este asno aún está poseído por la rabia, o, por el contrario, al aumentarle la propia furia, le habrá ido amortiguando el efecto de la rabia? CRIADO 2: Antes de nada hay que comprobar antes que nada si se muestra o no relajado, acercándole un recipiente de agua fresca. Si la bebe como tienen por costumbre los asnos, sin temor y con calma, sabremos que ha quedado libre de cualquier tipo de enfermedad. (pausa) En cambio, si se estremece solo con verla y la evita, estará claro que permanece bajo los efectos de la rabia. (Entran con sigilo en la habitación y se lo acercan. Lucio se aproxima y se bebe aquella agua tan buena y saludable tranquilamente y agachando la cabeza. A continuación soporta con obligada paciencia que le den palmadas, le tiren de las orejas, estiren de la cuerda y todo lo que se les ocurre para comprobar su mansedumbre y renovada salud, hasta que finalmente resuelven dejarlo en paz. De ese modo, cargándole a la diosa sobre el lomo, abandonan la casa de aquel señor y prosiguen su viaje.) CUADRO 20 (historia del amante y el tonel) (Filebo y Lucio llegan a un pueblo, donde les cuentan una divertida historia.) (Historia. Un hombre muy pobre, que malvivía ofreciendo sus servicios a los artesanos, estaba casado con una mujer muy poco fiable, que le era infiel siempre que podía. Una mañana, al irse el marido a trabajar, la mujer hizo entrar a uno de sus amantes a la habitación. Mientras se entregan al amor, el ingenuo marido regresa a casa de improviso. La mujer obliga a su enamorado a esconderse en un tonel vacío y medio oculto que hay en un rincón. Entra el marido.)
  35. 35. ESPOSA: (increpándolo con amargura) ¿Cómo te atreves a pasearte tan despreocupado con las manos en los bolsillos, en lugar de trabajar para procurarnos alimento? (pausa) ¡¡Mientras que yo, sacrificada, me paso las horas hilando sin parar para que en casa tengamos, por lo menos, un poco de dinero con que poder pagar una lámpara que nos ilumine…!! MARIDO: ¡No te angusties, mujer! Aunque hoy el amo nos ha dado fiesta porque tiene un pleito en el tribunal, yo no he dejado de buscar la manera para proveernos de comida… (pausa. Mira al tonel.) ¿Te has fijado en ese tonel vacío que tenemos ahí, que no nos sirve más que de estorbo? Pues lo he vendido por cinco denarios; ahora lo único que debemos hacer es entregárselo a su comprador. ESPOSA: (rompe a reír exageradamente) ¡Oh, qué gran hombre y negociante tengo por marido! ¡Ha conseguido vender por cinco lo que yo ya había vendido por siete! MARIDO: (muy contento y sin sospechar nada) ¿Y quién te ha dado tanto?? ESPOSA: Ahora mismo se encuentra dentro del tonel para comprobar si está en buenas condiciones, o si los años lo han estropeado… AMANTE: (siguiéndole el juego a la esposa, sale a toda velocidad de su escondite) ¿Quieres que te sea sincero, mujer? Este tonel tuyo es demasiado viejo y está lleno de grietas. ( Se da la vuelta hacia el marido.) Tú, buen hombre, seas quien seas, dame una lámpara para que pueda rascar la suciedad, y así averiguar si aún sirve para algo. MARIDO: (sin sospechar nada) Apártese y quédese aquí sin hacer nada hasta que te pueda presentar el tonel tan limpio como debería estar. (Se desnuda y se mete en su interior para limpiar las costras de barro que el tiempo ha ido acumulando.) (Entonces los amantes, aprovechando que el marido está dentro del tonel, retoman tranquilamente sus caricias y la esposa se burla del marido.) ESPOSA: (con desvergonzada picardía) Debes limpiar bien esto de aquí, y también eso de más allá… (Al acabar, el pobre marido, una vez que le fueron entregados los siete denarios, se ve obligado, además, a cargar la pieza que ha vendido hasta la casa del amante de su mujer. Salen.) CUADRO 21 (Presente. Pasan unos días. Por el camino un grupo de representantes de la ley arremete contra Filebo, acusándolo de ladrón, sacrílego y falsario. Se acercan a Lucio, lo sujetan con fuerza y empiezan a buscar entre las telas que lleva, hasta que encuentran un botijo de oro perteneciente a Filebo, por lo que ratifican
  36. 36. sus acusaciones anteriores. Lo conducen a prisión y comentan que entregarán la imagen de la diosa a un templo cercano, además de llevar a Lucio al marcado para venderlo y así ganar algo de dinero extra.) CUADRO 22 (Mañana siguiente. Un molinero lo ha comprado. Es muy buen hombre, pero ha escogido como esposa a la más mala y degenerada que pueda existir. Aparte de maligna, es inhumana, cruel, venenosa, avara en sus rapiñas, malgastadora en sus compras y enemiga de la fidelidad. Al llegar su marido con el burro, le ordena que lo sujete ya a la muela, sin perder tiempo. Lucio intenta remolonear, deteniéndose tanto como puede y simulando ignorar qué debe hacer. Enfadada, manda al marido que le traiga un bastón para que se vuelva más dócil. Sale el molinero y vuelve con un bastón. Se lo entrega a su esposa y esta le da tantos varapalos, que al final consigue que su marido lo enganche a la rueda, avanzando al ritmo que quieren.) CUADRO 23 (historia del amante y las sandalias) (Al acabar el día, lo llevan al establo y le dan de comer. Al quedarse solo, llora amargamente. De pronto escucha una conversación. Una vieja alcahueta, confidente de sus adulterios y encargada de llevarle los amantes a su habitación, le cuenta una historia muy graciosa al ama. Lucio desde su posición la escucha gracias a sus largas orejas.) CUADRO 24 (Historia. Bárbaro, jefe de una decuria y miembro del consejo municipal, llamado Escorpión por sus maneras salvajes e impetuosas, está casado con una mujer noble y bellísima. Poseído por unos celos extraordinarios, obliga a su esposa a estar siempre en casa. Tiene que salir de viaje y llama a Mirmeces, su esclavo más leal. Le pide que vigile a su mujer para impedir que alguien se acerque a ella. Le amenaza con las más crueles torturas si no es capaz de guardarla como es debido.) CUADRO 25 (Filesitero aborda al fiel esclavo por la calle y le expone sus amores y sufrimientos. Le asegura que morirá de pena si no consigue visitar a su señora. Para tranquilizarle, el joven amante le garantiza que no correrá ningún riesgo, ya que irá a casa de su señora de noche y muy oculto, sin que nadie se entere. Para convencerlo por completo, le muestra treinta monedas de oro, de las cuales veinte serán para su señora y diez, para él, si le permite encontrarse con ella. Pero Mirmeces se asusta y no quiere saber nada del tema.) CUADRO 26
  37. 37. (En casa. Mirmeces empieza a dudar, debatiéndose entre las dos opciones opuestas: la lealtad a su señor o su afán de lucro. Finalmente, el deseo de poseer el oro se impone el miedo a la muerte y decide explicarle a su señora la deshonrosa propuesta que ha recibido. Ella accede a recibirlo.) CUADRO 27 (Por la noche. El joven amante se presenta en la casa y el criado lo conduce a la habitación de su señora, pero al cabo de poco rato se presenta el marido. Mirmeces sale a su encuentro y, con el propósito de dar tiempo al adúltero de que escape, Mirmeces asegura a su amo que no encuentra las llaves de la puerta, que ha cerrado a conciencia con tal de proteger mejor a su esposa. Aprovecha Filesitero a toda prisa, sin tener tiempo de ponerse las sandalias, que se quedan debajo de la cama del amante. El marido las ve bajo el lecho y las coge sin decir nada a su mujer. Entonces ordena a sus esclavos que encadenen a Mirmeces y lo lleven al foro para que sea castigado por la traición que ha llevado a cabo. Mientras lo conducen por la calle, por casualidad con Filesitero, el cual, queriendo recobrar lo que se había dejado, astutamente empieza a insultarle.) FILESITERO: ¡Bien te mereces, malvado, ir encadenado y que te castiguen con la prisión, porque no dudaste en robarme las sandalias cuando me hallaba en los baños públicos…! (Al oír esta acusación, Bárbaro devuelve las sandalias a Filesitero y, convencido de no haber sido engañado por su mujer, perdona al criado.) CUADRO 28 (Presente. La molinera le comenta a su amiga que ojalá pueda tener un amante así, en lugar de un marido tan miedoso que se asusta por todo. La vieja alcahueta aprovecha para introducir a Filesitero, que está esperando, en el dormitorio. Pero el molinero, que ha cenado en casa de un amigo, regresa antes de lo previsto y la mujer esconde al amante en un tonel de madera, poniéndolo boca abajo.) MOLINERO: Ni siquiera he podido terminar la cena ya que mi anfitrión ha encontrado a su mujer en la cama con un jovencito. ESPOSA: ¡Qué esposa más pérfida, desvergonzada y malvada, la de tu amigo…! ¿Cómo se le ocurre traicionar la fidelidad de su marido, convirtiéndose en una mujer vulgar y deshonrando a su familia…? (Lucio no soporta la burla que le hace al marido y se acerca al tonel donde se oculta el amante y pisa con fuerza los dedos del adúltero, que sobresalen un poco. No puede evitar gritar de dolor y es descubierto. Encierra a su mujer en una estancia e invita al joven a pasar la noche en otra, comentando con cautivadoras palabras que no le importa compartir a su mujer y que al día siguiente hablarán más tranquilamente.)
  38. 38. CUADRO 29 (Mañana siguiente. El molinero ordena a sus criados que lo azoten y lo saquen de casa a golpes. Al mismo tiempo echa de casa a su mujer. Enfurecida y resentida, la esposa expulsada quiere vengarse y acude a una siniestra hechicera, experta en sortilegios y maleficios. Esta, por medio de encantamientos, convoca el espíritu de una tétrica mujer, vestida con harapos y descalza, y la envía a visitar al molinero. Lo toma de la mano, se lo lleva a una habitación y cierra la puerta. A la mañana siguiente, lo encuentran colgado de una viga, sin rastro de la misteriosa mujer. Ceremonia funeraria.) CUADRO 30 (Mañana siguiente. Llega la hija del molinero, desconsolada, mesándose los cabellos y golpeándose repetidamente el pecho. Nadie la había informado de la muerte de su progenitor. Se ha enterado porque se le ha aparecido en sueños su espectro, quien le ha contado cuál ha sido el final que le ha preparado la madrastra. Decide venderlo todo y marcharse.) ACTO IV CUADRO 1 (Ha transcurrido un año desde entonces. Monólogo. A Lucio lo compró un hortelano, que lo ha cargado todas las mañanas con los alimentos que cultivaba y lo llevaba al mercado. En este tiempo Lucio ha disfrutado de un plácido reposo pues, mientras su amo trabajaba en el huerto, él descansaba. Pero en ese momento ha llegado el invierno y Lucio sufre el tormento de un frío incesante, estando al raso y encerrado en un establo desprovisto de techo, sin que la pobreza de su dueño le pueda proporcionar un triste abrigo.) CUADRO 2 (Mientras se dirigen al pueblo, se cruzan con un soldado legionario alto y arrogante, que parece feroz.) LEGIONARIO: (con insolencia) ¿Adónde llevas este asno? HORTELANO: Lo llevo al pueblo para vender mis verduras. LEGIONARIO: Pues yo lo necesito para llevar al campamento el equipaje de nuestro capitán.
  39. 39. (El hortelano se niega y el soldado se enfurece. Empieza a golpearlo y a amenazarlo con la espada, pretendiendo llevarse a Lucio sí o sí. Intentando defenderse, el hortelano tira al suelo al militar, lo deja aturdido y huye cabalgando sobre Lucio a toda prisa en dirección al pueblo.) CUADRO 3 (Casa de un viejo amigo. Le explica lo sucedido y le ruega que los esconda unos días hasta que se haya calmado la situación. El viejo amigo accede a ello.) CUADRO 4 (El arrogante legionario, malherido consigue regresar a la ciudad. Se reúne con sus compañeros y les explica los hechos. Avergonzado por su cobardía, les hace creer que ha robado un vaso de plata de un oficial y traman un complot para vengarse del hortelano.) CUADRO 5 (Un vecino traidor delata el escondite y los soldados se presentan en casa del anfitrión diciendo que saben con certeza que tiene al hortelano y al asno ocultos. El viejo amigo niega rotundamente esa afirmación alegando que hace días que no ve al hortelano. Pero los soldados, arrogantes, insisten y entran a registrar la casa, sin hallar rastro ni de persona ni de asno. Regresan todos afuera y la discusión se torna más violenta: unos diciendo que dentro tienen que estar y el anfitrión negándolo.) (Siendo como es un asno muy curioso, intenta, girando el cuello, asomar la cabeza por la ventana para espiar lo que hacen pero, con tan mala suerte, que uno de los soldados lo ve, se le tira encima y lo atrapa. Los otros soldados se ponen a buscar al dueño, al que encuentran bien escondido dentro de un tonel. De este modo se lo llevan a prisión para castigarlo, probablemente, con la pena capital. Durante el camino los soldados no dejan de burlarse de la aparición de Lucio por la ventana.) CUADRO 6 (Llegan Lucio y el soldado que lo ha atrapado a una nueva ciudad. Caminando por la calle unos ciudadanos hablan de una espantosa historia que hace muy poco tiempo que ha acaecido.) CUADRO 7 (malvada madrastra) (Historia. Un hombre honrado tiene un hijo, un joven de extrema belleza, muy erudito, impecable y moderado. Enviudó y está casado con una mujer, remarcable más por su belleza que por sus buenas
  40. 40. costumbres, con la que ha tenido otro hijo. Quiere que toda la herencia del hijastro sea para su hijo natural. Un día manda que su hijastro la vaya a ver. Como buen hijo, obedece la orden y se quedan a solas.) (Aterrorizado, el joven se negó con suavidad, creyendo que pronto se le pasaría a su madrastra aquella idea. Ella no deja de insistir, aunque sin ningún éxito. El hijastro se despide. Cansada de que este no le hiciese caso, decide vengarse de él. Llama a uno de sus esclavos, tan malvado como ella y dispuesto a colaborar en el crimen, y le manda a comprar un potente veneno.) (El esclavo ya lo tiene en su poder y lo deposita en una copa destinada al hijastro. La deja preparada, pero, antes de tener la ocasión de servírsela, llega el hermano pequeño de trabajar, sediento, y se la bebe. Cae al suelo y da la impresión de que está muerto.) (La madrastra no se inmuta ni por la muerte del hijo ni por el duelo del marido, ni por la desgracia que ha sobrevenido a la familia. Llama a su fiel y malvado criado y le ordena que acuse del envenenamiento al hijo mayor.) (En el juicio. Sin afligirse por su sucia conciencia, el sirviente no duda en mentir. Asegura que el joven ha asesinado a su hermano y lo ha amenazado con el mismo final si cuenta a alguien lo que ha hecho. Aparece de pronto el senador más anciano y respetado de todos, médico de profesión.) SENADOR: ¡Por los dioses que no permitiré que sea castigado un inocente ni que un esclavo mentiroso y falso se salga con la suya! Sabed por mis palabras cómo son los hechos. (pausa) No hace mucho este criminal vino a verme y me ofreció cien monedas de oro a cambio de un veneno muy efectivo, asegurándome que lo necesitaba un moribundo que deseaba ahorrarse los últimos sufrimientos de su incurable enfermedad. (pausa) Pero yo, extrañándome de que me ofreciera una suma tan desmesurada de dinero, sospeché que tramaba algún tipo de traición. Le di lo que me pedía, pero lo obligué a marcar con su sello el saco de monedas que me entregaba. Lo he traído conmigo y todos podéis ver que lleva su sello (lo enseña). ¿Cómo podría, pues, el criado de la madrastra acusar al hermano mayor de una muerte causada por un veneno que él mismo compró? (El esclavo ha empalidecido y tiembla. Se ponen en pie los alguaciles y, después de forcejear un buen rato con él, le quitan el anillo. Sitúan la joya sobre la bolsa que les ha entregado el senador y comprueban que anillo y marca encajan a la perfección.) SENADOR: Nobles, señores, por si aún tenéis alguna duda, os daré una prueba irrebatible de su culpabilidad: (pausa) temiendo la maldad que provocaría con el veneno que me solicitaba, y teniendo más presente que nunca que el objetivo de la medicina es el de curar y no el de causar la muerte a nadie, decidí sustituir el veneno por un potente somnífero. (pausa) Si el brebaje que tomó el joven fue el que preparé yo mismo, no
  41. 41. estará en absoluto muerto, sino vivo y reposando en un sueño profundo, del que no tardará demasiado en despertar. (Todos los presentes aprueban sus palabras. A continuación se dirigen al sepulcro donde se ha depositado el cuerpo de aquel pobre desafortunado. Al levantar el afligido padre la cubierta del ataúd, comprueba que su amado hijo, apenas liberado de los efectos del somnífero, se levanta y lo abraza efusivamente. El padre lo ayuda a salir de inmediato para mostrarlo a todos los que lo han acompañado, que lo reciben con muestras de gran alegría.) (Al mentiroso y criminal criado lo atan bien atado y lo llevan de nuevo ante el tribunal. A él lo condenan y a la pérfida mujer la envían a un permanente exilio.) CUADRO 8 (Presente. El soldado debe partir hacia Roma con la misión de llevar una carta al gran emperador. Con esta explicación vende a Lucio por once denarios a dos esclavos hermanos, vecinos suyos. Trabajan de panadero y cocinero para un señor muy rico, y tratan muy bien a Lucio, como si fuera su compañero. Lo dejan un momento para que descanse y regresan con las sobras de un suculento banquete que han servido, unos manjares delicadísimos que dejan al alcance de Lucio, convencidos de que, siendo como es un asno, no se va a fijar en ese tipo de alimentos. Pero, cuando ellos se marchan, aprovecha la ocasión para zampar todo lo que le apetece.) CUADRO 9 (Al cabo de unos días empiezan a sospechar. En primer lugar, se echan la culpa de la rapiña el uno al otro, pero después de echárselo en cara con dureza, el amor y la confianza fraternal se acaban imponiendo. Entonces, creyendo cada uno en la palabra del otro, deciden vigilar bien para descubrir quién es el ladrón. Además comprueban que Lucio va engordando cada vez más, sin que el heno que le dan como alimento se acabe nunca. (pausa) Como quieren asegurarse, simulan que se van de la habitación y, espiándole por una rendija de la puerta, quedan maravillados al contemplar cómo se harta de aquellos manjares suyos. De entrada se enfadan muchísimo, pero pronto se echan a reír estentóreamente. Acaban de presenciar la gesta inédita de un asno vago comiendo con mucho afán y delicadeza. Sus risas llegan al señor de la casa y pregunta qué es lo que resulta tan divertido. Mientras se ríen, Lucio ha estado engullendo y, al verlo el señor, les ordena que lo lleven al triclinio, donde él está comiendo con unos invitados. (pausa) A todos les sorprende enormemente y le ofrecen exquisitos manjares, e incluso se quedan boquiabiertos cuando observan cómo los toma. Cuanto más ingiere, más ríen los presentes ante tan insólita e inesperada situación.) INVITADO: Dadle una copa de vino y comprobaremos si también le agrada…
  42. 42. (Buscan una copa muy grande, la llenan de vino y se la acercan, mientras todos lo observan con gran expectación. Lucio se la bebe de un sorbo, lo que despierta un gran clamor de alegría y excitación. Todos felicitan al señor por el hecho de poseer un animal tan extraordinario. Lleno de júbilo por sus halagos, manda llamar a los dos hermanos que lo han comprado, ordena que les paguen cuatro veces lo que han pagado por el asno y se lo entrega a un liberto suyo, a quien aprecia mucho. Le recomienda que lo vele con mucho cuidado, por lo que lo trata con mucha humanidad, como si fuera uno de sus compañeros.) (El liberto, en cuanto conoce las habilidades de Lucio, procura utilizarlas para divertir a su amo. Le enseña a apoyarse en la mesa con un codo; después, a danzar, levantando las patas delanteras. Incluso, para maravillar a todo el mundo, aprende a responder con un gesto a sus palabras.) (El señor sale a ver lo que sabe hacer Lucio y después se va a la calle. No ha tardado en extenderse la fama de sus fantásticas habilidades y el amo es considerado como un hombre apreciado y muy famoso. Al verlo por la calle cabalgando orgullosos encima de Lucio, recibe comentarios.) VOCES: Este es el afortunado señor que tiene un asno como compañero e invitado, un asno que salta y baila, entiende las palabras de los hombres y expresa lo que siente con gestos. CUADRO 10 (El liberto que acostumbra a hacerse cargo de él no actúa ni muchos menos del mismo modo. Al contrario, empieza a utilizarlo como motivo de burla y, en algún caso, incluso llega a humillarlo, con el único objetivo de ganar dinero con las risas que los actos de Lucio provocan.) CUADRO 11 (Monólogo de Lucio. Cansado de que se burle de él y de ser humillado de esa manera, decide huir. Aprovecha una ocasión en la que se encuentra solo, pues nadie cree que sea necesario vigilar a un asno tan dócil. Avanza poco a poco hacia una salida cercana y huye tan rápido como puede.) ACTO V CUADRO 1 (Llega a Cencreas, una ciudad bañada por las aguas del mar Egeo. Lucio prefiere buscar una playa apartada del bullicio del puerto tan concurrido, repleto de gente que transita de un lugar a otro. Cuando la encuentra, se tumba sobre la acogedora arena para disfrutar de un merecido descanso. Al cabo de un rato, cuando el sol ya se acuesta, el sueño se apodera de él y se abandona a la serenidad del anochecer.) CUADRO 2 (En plena noche se desvela y contempla embelesado cómo la faz de la Luna se alza detrás de las olas. Brotándole las lágrimas sin poder remediarlo, le implora. Monólogo.)

×