Profesionalismo en la era digital

1,087 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,087
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
13
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Profesionalismo en la era digital

  1. 1. La revista Annals of Internal Medicine repasa en un excelente artículo de opinión sobre la necesidad de redefinir y adecuar el profesionalismo en la nueva era de la información digital.. Se puede encontrar un amplio resumen traducido en el blog Sala de lectura http://elrincondesisifo.wordpress.com/2011/04/25/ann-intern-med-sanitarios- en-la-red-y-profesionalidad-en-la-era-digital/#more-3081 que has servido de base, junto al texto original para el texto que se muestra a continuación• Ideas and Opinions Professionalism in the Digital Age Arash Mostaghimi, MD, MPA; and Bradley H. Crotty, MD Ann Intern Med. 2011;154:560-562 “La omnipresencia de Internet en el trabajo, en casa y a través de los dispositivos móviles ha dado lugar al nacimiento de la moderna era de la Información. Los médicos, al igual que otros profesionales, están expandiendo en su trabajo los recursos de la Red, a la vez que desarrollan una vida digital personal marcada por compartir ideas, revistas y recursos online. A diferencia de los avances en comunicación anteriores, como el teléfono y el correo electrónico, la apertura de los medios sociales y auto-publicación, en combinación con la mejora de las posibilidades de búsqueda online, pueden complicar la separación del perfil profesional y digital. Juntos, estos cambios pueden originar retos y oportunidades para desarrollar una actividad digital que requieran que el médico considere la evolución de la profesionalidad en una era digital. La American Medical Association en su reciente declaración Professionalism in the Use of Social Media ha abordado algunos de estos retos y ha proporcionado un oportuno punto de partida. A medida que más profesionales y estudiantes utilizan las redes sociales y blogs, los profesionales de la salud deben ser conscientes de lo que se publica y la forma en que se presenta. Además, el uso de sitios de clasificación en línea y motores de búsqueda en los que participan los pacientes requiere que los médicos comprendan y gestionen su identidad digital y su marca personal. En
  2. 2. conjunto, estos retos exigen que los médicos evaluen y mantener de formaproactiva sus vidas digitales.La identidad de los médicos¿Cómo pueden los médicos mantener una imagen profesional cuando losbuscadores yuxtaponen las biografías oficiales con los perfiles de Facebook,las donaciones a partidos políticos y las noticias de prensa? Hay estudios quesugieren que las características del médico, como la obesidad, pueden afectara la confianza del paciente. ¿Debemos como médicos preocuparnos de sinuestros hábitos y la imagen que proyectamos en Internet no casan con lasrecomendaciones que, como profesionales, damos a los pacientes? Estapreocupación es mayor en el caso de los estudiantes de medicina y residentes,quienes forman grupos online y pueden dejar huellas digitales que reflejenconductas e ideas que podrían no compartir como profesionales. A pesar delas dudas sobre la privacidad, las redes sociales ofrecen oportunidades para suuso profesional, incluyendo la conexión con colegas e iniciativas de saludpública. Actualmente, la mayoría de los médicos no mantienen una separaciónnítida entre los mundos digitales, y la primera petición de amistad enFacebook por parte de un paciente puede ser un torpe ejercicio de dichaseparación. Por último, la presencia en la Red de un médico variará y se verámodificada por sus preferencias personales y su personalidad. A diferencia delas explicaciones durante la consulta médica, poco sabemos sobre cómoafectan las manifestaciones online a la relación médico-paciente.Los médicos y los medios socialesA pesar de las preferencias del médico, existen unos límites claros sobre loque éstos pueden compartir online. Recientes estudios detallan la publicaciónen Internet de contenido no profesional por estudiantes de medicina y laprevalencia entre éstos y los residentes, de cuentas de Facebook de accesopúblico. Enfermeras y el personal auxiliar también han sido amonestados porpublicar contenidos inapropiados. Una revisión de los blogs sanitarios revelóque el 17% contenía información que permitía identificar al paciente o su
  3. 3. médico, incluidos tres blogs en los que aparecían sus fotografías sinprotección. Los médicos también deben tener en cuenta que se puede divulgaren la Red de forma no intencionada, información de los pacientes. Los posts (oentradas de un blog) pueden crear una sensación de comunidad entre losautores y los lectores habituales, por lo que se puede obviar la privacidaddentro de esta microred. Los médicos con un blog deben tener en cuenta quelos pacientes y sus familiares pueden acceder al material publicado, incluso sise excluyen nombres o si un post es posteriormente eliminado. Más allá detransgresiones tan burdas, a veces se traspasan los límites de forma sutil, loque levanta sospechas sobre la reputación y responsabilidad profesionales. Lamayoría de los ascensores de los hospitales tienen carteles en los que seadvierte al personal que no haga comentarios en público de los pacientes.Incluso si no se nombra al paciente, algunos detalles o el tono de laconversación pueden alarmar o poner en la pista a los demás. En este sentido,las redes sociales pueden considerarse los ascensores del nuevo milenio: unforo público donde se tiene poco o ningún control sobre quién oye lo quedices, incluso si el material no está dirigido al público.Una aproximación proactiva a la profesionalidadNosotros creemos fundamentalmente en mantener la capacidad de los médicospara usar los medios de comunicación en línea, redes sociales, blogs y sitiosde vídeo por razones personales y profesionales. Cualquier esfuerzo parabloquear o desalentar el uso de estos medios sería inútil y contraproducente.Los médicos deben conocer cómo fluye la información en Internet y que elcontexto que rodea la información personal o los medios sociales debelimitarse. Los responsables de la formación y los responsables institucionalesdeben desarrollar currículos y normas sobre la participación en redes socialesque permitan a los médicos atraer a sus amigos, familiares y pacientes de unaforma segura y productiva para todos.
  4. 4. Actualmente, se están desarrollando guías sobre este tipo de nuevoprofesionalismo. Los hospitales han comenzado a adoptar los medios socialesde forma institucional. En octubre de 2.010, 830 hospitales tenían cuentas enYouTube, Facebook, Twitter o un blog. No obstante, los hospitales y lasfacultades de Medicina aún están elaborando normas para los profesionales.Recomendamos que los médicos realicen de forma rutinaria autoauditoríaselectrónicas de su identidad digital utilizando buscadores, para determinar lacantidad y el tipo de información personal que comparten online. Aunque lamayoría de la información probablemente sea de tipo profesional, muchasbúsquedas pueden revelar datos personales identificables. Los médicos quedeseen mantener una identidad profesional en Internet y una identidadpersonal entre sus amigos y familiares deben luchar por conseguir una doblenacionalidad, creando un perfil digital separado que tenga como objetivo saliren los primeros resultados cuando se hace una búsqueda sobre undeterminado médico. Esto se puede conseguir con una página de inicioprofesional, un currículo digital o aplicaciones como Google Profiles. Estadoble nacionalidad es particularmente ventajosa para los profesionalessometidos a cambios de actividad, ya que los perfiles alejan el tráfico decontenidos que pueden quedar fuera de nuestro control directo. Los médicosque deseen una presencia profesional en las redes sociales, como Facebook,pueden crear un perfil público para controlar mejor la información. Estemétodo obvia la necesidad de aceptar o denegar una petición de amistad de unpaciente u otra persona. Además pueden, como alternativa, usar redes socialesprofesionales como LinkedIn y Sermo. A pesar de estas opciones, la absolutaseparación entre las identidades profesionales y personales es casi imposible.Aunque el uso de un pseudónimo puede reducir la posibilidad de difusiónaccidental, los pacientes con intención de encontrar información sobre susmédicos, probablemente lo logren. No obstante, los médicos que se preocupan
  5. 5. por su identidad digital, son más capaces de dirigir la información que unabúsqueda puede revelar sobre ellos.Más allá de la identidad del médico, desaconsejamos el uso de las redessociales, como Facebook o Twitter como una forma de comunicación con lospacientes, ya que, y sobre todo porque las empresas que las gestionan tienenun control absoluto sobre la información,sin que haya garantías de seguridad.Es mejor usar los medios de comunicación social para enviar mensajes coninformación general, como que la vacuna de la gripe está disponible o paradifundir otros consejos relacionados con la salud pública.Los médicos con un blog deben tener en cuenta el objetivo, naturalezacientífica o personal del mismo y la audiencia potencial de sus posts. Lospacientes pueden alarmarse si identifican sus casos online a pesar de losintentos de su médico por proteger la identidad del interesado, incluso si lahistoria tiene un propósito educativo. Para todos los posts que discutan uncaso determinado, sería más apropiado realizar un procedimiento similar a unconsentimiento informado en el que médico discuta con el paciente lanaturaleza del artículo y solicite su autorización. La revolución digital de losúltimos 25 años ha influido en la Medicina. Los médicos deben sacar provechode las herramientas de las que ahora disponemos tanto a nivel personal comoprofesional, pero deben tener en cuenta el potencial efecto de su actividadonline. Como profesionales, debemos tratar de identificar los estándarescomunes y desarrollar recursos para enseñar a los médicos actuales y los quese dedican a su formación, un conjunto de principios básicos para dirigir lasinteracciones electrónicas ahora y en el futuro”.
  6. 6. BibBibliografía1.↵ American Medical Association. AMA Policy: Professionalism in the Use ofSocial Media. 8 November 2010. Accessed at www.ama-assn.org/ama/pub/meeting/professionalism-social-media.shtml on 14 March2011.2.↵ Greysen SR, Kind T, Chretien KC. Online professionalism and the mirror ofsocial media. J Gen Intern Med. 2010;25:1227-9. [PMID: 20632121]CrossRefMedline3.↵ Ubink-Veltmaat LJ, Damoiseaux RA, Rischen RO, Groenier KH. Please, letmy doctor be obese: associations between the characteristics of generalpractitioners and their patients with type 2 diabetes [Letter]. Diabetes Care.2004;27:2560. [PMID: 15451937]4.↵ Jain SH. Practicing medicine in the age of Facebook. N Engl J Med.2009;361:649-51. [PMID: 19675328]5.↵ Morse DS, McDaniel SH, Candib LM, Beach MC. “Enough about me, lets getback to you”: physician self-disclosure during primary care encounters. AnnIntern Med. 2008;149:835-37. [PMID: 20440869] 6.↵ Beach MC, Roter D,Rubin H, Frankel R, Levinson W, Ford DE. Is physician self-disclosure related topatient evaluation of office visits? J Gen Intern Med. 2004;19:905-10. [PMID:15333053] 7.↵ Chretien KC, Greysen SR, Chretien JP, Kind T. Online posting ofunprofessional content by medical students. JAMA. 2009;302:1309-15. [PMID:19773566]8.↵ Thompson LA, Dawson K, Ferdig R, Black EW, Boyer J, Coutts J, et al. Theintersection of online social networking with medical professionalism. J GenIntern Med. 2008;23:954-7. [PMID: 18612723]9.↵ Hennessy-Fiske M. When Facebook goes to the hospital, patients maysuffer. Los Angeles Times. 8 August 2010. Accessed athttp://articles.latimes.com/2010/aug/08/local/la-me-facebook-20100809 on14 March 2011.10.↵ WISN Milwaukee News. Nurses fired over cell phone photos of patient. 25February 2009. Accessed at www.wisn.com/news/18796315/detail.html on 11November 2009.
  7. 7. 11.↵ Teves O. YouTube video of Philippine surgeons investigated. AssociatedPress. 16 April 2008. Accessed atwww.cbsnews.com/stories/2008/04/16/health/main4020327.shtml on 14March 2011.12.↵ Lagu T, Kaufman EJ, Asch DA, Armstrong K. Content of weblogs writtenby health professionals. J Gen Intern Med. 2008;23:1642-6. [PMID: 18649110]13.↵ Bennett E. Hospital social network list. Found in Cache: Social MediaNetwork Resources for Health Care Professionals from Ed Bennett. Updated 23January 2011. Accessed at http://ebennett.org/hsnl/ on 4 October 2010.14.↵ Farnan JM, Paro JA, Higa JT, Reddy ST, Humphrey HJ, Arora VM.Commentary: The relationship status of digital media and professionalism: itscomplicated. Acad Med. 2009;84:1479-81. [PMID: 19858794]15.↵ Kind T, Genrich G, Sodhi A, Chretien KC. Social media policies at USmedical schools. Med Educ Online. 2010;15. [PMID: 20859533]16.↵ Vanderbilt University Medical Center. VUMC Social Media Policy. 2009.Accessed atwww.mc.vanderbilt.edu/root/vumc.php?site=socialmediatoolkit&doc=26923on 4 December 2010.17.↵ Jain S. Googling ourselves—what physicians can learn from online ratingsites. N Engl J Med. 2010;362:6-7. [PMID: 20054044]18.↵ Mostaghimi A, Crotty BH, Landon BE. The availability and nature ofphysician information on the internet. J Gen Intern Med. 2010;25:1152-6.[PMID: 20544300]

×