Carolina y lautaro

610 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
610
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Carolina y lautaro

  1. 1. Carolina y Lautaro . Equipo N º 18 2010 5ºA Las paràbolas.
  2. 2. Indice. <ul><li>LA OVEJA PERDIDA </li></ul><ul><li>EL BUEN SAMARITANO </li></ul><ul><li>EL GRANO DE MOSTAZA </li></ul><ul><li>EL PADRE MISERICORDIOSO </li></ul><ul><li>Mensajes </li></ul>
  3. 3. <ul><li>Se acercaban a él todos los publicanos y pecadores para oírle, </li></ul><ul><li>y los fariseos y los escribas murmuraban diciendo: —Este recibe a los pecadores y come con ellos. </li></ul><ul><li>Entonces él les refirió esta parábola, diciendo: </li></ul><ul><li>— ¿Qué hombre de vosotros, si tiene cien ovejas, y pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto y va tras la que se ha perdido, hasta hallarla? </li></ul><ul><li>Y al hallarla, la pone sobre sus hombros gozoso, </li></ul><ul><li>y cuando llega a casa reúne a sus amigos y vecinos, y les dice: “Gozaos conmigo, porque he hallado mi oveja que se había perdido.” </li></ul><ul><li>Os digo que del mismo modo habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento. </li></ul>
  4. 4. <ul><li>Se levantó un legista, y dijo para ponerle a prueba: «Maestro, ¿que he de hacer para tener en herencia vida eterna?» Él le dijo: «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Cómo lees?» Respondió: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo». Le Dijo entonces: «Bien has respondido. Haz eso y vivirás». Pero él, queriendo justificarse, dijo a Jesús: «Y ¿quién es mi prójimo?» </li></ul>
  5. 5. <ul><li>        Jesús les dijo entonces esta parábola: “Un hombre tenía dos hijos, y el menor de ellos le dijo a su padre: ‘Padre, dame la parte de la herencia que me toca’. Y él les repartió los biene  </li></ul><ul><li>            No muchos días después, el hijo menor, juntando todo lo suyo, se fue a un país lejano y allá derrochó su fortuna, viviendo de una manera disoluta. Después de malgastarlo todo, sobrevino en aquella región una gran hambre y él empezó a padecer necesidad.  Entonces fue a pedirle trabajo a un habitante de aquel país, el cual lo mandó a sus campos a cuidar cerdos.  Tenía ganas de hartarse con las bellotas que comían los cerdos, pero no lo dejaban que se las comiera. Se puso entonces a reflexionar y se dijo: ‘¡Cuántos trabajadores en casa de mi padre tienen pan de sobra, y yo, aquí, me estoy muriendo de hambre! Me levantaré, volveré a mi padre y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no merezco llamarme hijo tuyo. Recíbeme como a uno de tus trabajadores’.En seguida se puso en camino hacia la casa de su padre. Estaba todavía lejos, cuando su padre lo vio y se enterneció profundamente. Corrió hacia él, y echándole los brazos al cuello, lo cubrió de besos. </li></ul>
  6. 6. Continuacion de el padre misericordioso. <ul><li>El muchacho le dijo: ‘Padre, he pecado contra el cielo y contra ti; ya no </li></ul><ul><li>merezco llamarme hijo tuyo’. Pero el padre les dijo a sus criados: ‘¡Pronto!, traigan la túnica más rica y vístansela; pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies; traigan el becerro gordo y mátenlo.  Comamos y hagamos una fiesta, porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y lo hemos encontrado’.  Y empezó el banquete El hijo mayor estaba en el campo y al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y los cantos.  Entonces llamó a uno de los criados y le preguntó qué pasaba.  Este le contestó: ‘Tu hermano ha regresado y tu padre mandó matar el becerro gordo, por haberlo recobrado sano y salvo’.  El hermano mayor se enojó y no quería entrar. Salió entonces el padre y le rogó que entrara; pero él replicó: ‘¡Hace tanto tiempo que te sirvo, sin desobedecer jamás una orden tuya, y tú no me has dado nunca ni un cabrito para comérmelo con mis amigos!  Pero eso sí, viene ese hijo tuyo,quedespilfarró tus bienes con malas mujeres, y tú mandas matar el becerro gordo’.El padre repuso: ‘Hijo, tú siempre estás conmigo y todo lo mío es tuyo. Pero era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y lo hemos encontrado’” . </li></ul>
  7. 7. <ul><li>Cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina y basta para En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la gente: El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas y vienen los pájaros a anidar en sus ramas. Les dijo otra parábola: El Reino de los que todo fermente. Jesús expuso todo esto a la gente en parábolas, y sin parábolas no les exponía nada. Así se cumplió el oráculo del profeta: “Abriré mi boca diciendo parábolas; anunciaré lo secreto desde la fundación del mundo.” </li></ul>
  8. 8. Continuacion del buen samaritano. <ul><li>Jesús respondió: «Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de salteadores, que, después de despojarle y golpearle, se fueron dejándole medio muerto. Casualmente, bajaba por aquel camino un sacerdote y, al verle, dio un rodeo. De igual modo, un levita que pasaba por aquel sitio le vio y dio un rodeo. Pero un samaritano que iba de camino llegó junto a él, y al verle tuvo compasión; y, acercándose, vendó sus heridas, echando en ellas aceite y vino; y montándole sobre su propia cabalgadura, le llevó a una posada y cuidó de él. Al día siguiente, sacando dos denarios, se los dio al posadero y dijo: &quot;Cuida de él y, si gastas algo más, te lo pagaré cuando vuelva.&quot; ¿Quién de estos tres te parece que fue prójimo del que cayó en manos de los salteadores?» Él dijo: «El que practicó la misericordia con él». Jesús le dijo: «Vete y haz tú lo mismo». </li></ul>
  9. 9. Mensajes. <ul><li>La oveja perdida: la enseñansa que nos deja es que no debes dejar sola a alguna persona (o animal) porque ellos te pueden querer o cuidar màs de lo que crees , porque necesitan tu ayuda y tu la de ellos. </li></ul><ul><li>El buen samaritano: Creemos que el mensaje que nos deja es que seas quien seas, estes donde estes y el que nesecita tu ayuda sea quien sea debes tratarlo y ayudarlo como si fueras tu mismo. </li></ul>
  10. 10. Continuacion de mensajes: <ul><li>El grano de mostaza: La enseñansa que nos deja es que cada vez que sembramos una cosa nueva, un fruto en el reino de Dios ,y lo cuidamos y crese llega ser una cosa buena que tu sembraste </li></ul><ul><li>El padre misericordioso: el mensaje que nos deja es que podes tratar mal a una persona, lastimarla y abandonarla, pero si esa persona te quiere o ama cuando necesites de ella estara a tu servicio. </li></ul>

×