Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

El diario de gema, vanessa. revisado

315 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

El diario de gema, vanessa. revisado

  1. 1. EL DIARIO DE GEMADía 17 de junio de 1981Hola:Hoy empiezo a escribir en este diario para poder desahogarme, para poder expresar loque siento ya que no me gusta hablarlo con ninguna persona.Hoy hace un mes de ese día tan trágico que viví y que aún no he podido superar niolvidar.Hoy ha sido un día pésimo ya que se cumple justo un mes de lo ocurrido. Todavía tengotodo tan presente, como si hubiera sido ayer cuando ocurrió.Había sido una mañana perfecta al igual que la tarde, pero por desgracia la nocheterminó siendo trágica.Ese día, 17 de mayo, me levanté muy temprano, a las siete, para poder ayudar con lospreparativos a mi abuelo ya que el año pasado murió mi abuela de un ataque al corazón.La recuerdo todos los días con mucho cariño, me hace mucha falta, ella era como mimadre y además fue la que más me ayudó a superar la muerte de mis padres.Toda mi vida ha sido muy trágica y llena de muertes, ¿por qué no puede parar esto?¿Por qué no puedo ser totalmente feliz?, en cuanto estoy superando una cosa y empiezoa ser feliz ya está ahí otra que me hunde aún más. Todo esto parece como si fuera unamaldición, ¿pero a quién le he hecho yo algo tan malo para merecer esto?Bueno, a las nueve cuando ya habíamos terminado con todos los preparativos me llamóGuillermo, mi novio, para decirme que estuviera arreglada a las ocho de la tarde porqueiba a pasar por mi casa a recogerme para irnos a las fiestas de Cartagena, también medijo que tenía una pequeña sorpresa para mí.Yo me quedé muy intrigada, tenía mucha curiosidad por saber qué era ese pequeñoregalo. Se me pasaron muchas cosas por la cabeza como unos pendientes, un collar,algo de ropa, una bonita cena en un restaurante con vistas a todas las barcazas…También pensé que un anillo no iba a ser ya que hace unos tres meses, cuando 3
  2. 2. cumplimos un año, me regaló uno y muy bonito, todavía no me lo he quitado, no soycapaz y aquí, tú, mi diario de testigo, prometo no quitármelo nunca y siempre llevarloconmigo.Esa mañana se me pasó bastante rápida, no podía quitarme de la cabeza la sorpresa.Cuando llegó la tarde, a las seis o así, empecé a ver qué vestido me iba a poner, estabaentre el azul oscuro, pero ese ya me lo había puesto, y entre el rojo que me habíacomprado hace poco; finalmente me decidí por el rojo ya que me sentía mejor con él yparecía que le sentaba mejor al tono de mi piel. Ya elegido el vestido que me pondríaposteriormente me metí a dar un baño para que no se me hiciera tarde. Al salir mearreglé el pelo haciéndome un moño, me maquillé, me puse el vestido, los zapatos, loscomplementos... Justo cuando acababa de terminar llamaron a la puerta, era Guillermo,justo a las ocho, ni un minuto más ni un minuto menos, esa era una de las cosas que megusta mucho de él, su puntualidad, con él no había que estar esperando porque siemprellega a su hora, era como un reloj.Efectivamente, como una de las cosas que yo había pensado, me llevó a un restaurantemuy elegante y romántico, pero esa no era la sorpresa, la sorpresa llegó después cuandoal terminar de cenar me pidió matrimonio, fue el mejor momento de mi vida, yo no le dimi respuesta inmediatamente aunque sabía que iba a ser que sí, lo hice sufrir un pocopero finalmente le di mi sí. El resto de la cena estuvimos hablando de la fecha, de lospreparativos y todo eso. Pusimos como fecha el 24 de septiembre para que lopudiéramos preparar todo muy bien.Al terminar la cena nos fuimos a la barcaza de mi abuelo que iba a salir en unosminutos, nos subimos en ella para pasar allí el resto de la noche acompañándolo paraque no se sintiera solo. En la barcaza se subió mucha gente, estaba muy llena, nunca sehabía subido tanta gente, era la más llena de todas.A la media hora de estar encima se escuchó un ruido muy raro, todos nos asustamosmucho pero finalmente no pasó nada, mi abuelo dijo que sería algún adorno que sehabía caído, pero al cuarto de hora de ese ruido extraño se escuchó otro y esta vez sepercibió que se había roto parte de un lado de la barcaza; entonces a ésta le empezó aentrar agua, toda la gente estaba muy asustada, algunos saltaron, otros permanecían ahíquietos, paralizados. A mí entre tanta gente se me había perdido Guillermo, así que mequedé para buscarlo, pero unos segundos después la barca se rompió por la mitad y todo 3
  3. 3. el mundo cayó al agua. Había bastante gente que no sabía nadar así que los que sísabían, como Guillermo y yo, nos pusimos a intentar rescatar a la gente, sobre todo a losniños pequeños, que eran bastantes. A los veinte minutos ya estaban casi todos fuera, enel agua quedaba poca gente, uno de ellos era Guillermo. Yo estaba muy nerviosa queríaque saliera ya del agua y tenerlo junto a mí, pero lo dejé porque estaba salvando a unniño de tres años, pero desgraciadamente en eso que estaba salvándolo, una de las cosasque quedaban fuera del agua de la decoración le cayó en la cabeza, yo muy asustada metiré a salvarlo pero me cogieron ya que iban a ir los bomberos. Cuando salió del agua, éltodavía estaba vivo pero el niño había muerto. Guillermo estaba inconsciente, tenía unagran brecha en la cabeza, los médicos temían por su vida, así que se lo llevaron alhospital, pero allí desgraciadamente no pudieron hacer nada.Bueno, hoy ha sido un día muy duro, como he dicho antes, porque por la mañana le hanhecho a todos los fallecidos en esta tragedia una misa. Yo tuve que salirme a mitad deella porque ya no aguantaba más, no podía seguir allí, intenté ser fuerte pero todo esopudo conmigo.Luego por la tarde todos los allegados de los fallecidos fuimos a hacer un acto en el quetodos tiramos un clavel en su memoria. En el acto habló el alcalde y nos dio todo suapoyo pero eso para mí no es suficiente, de qué me sirve su apoyo si eso no puededevolverme a Guillermo.Bueno, me despido, mañana será otro día. Espero estar más tranquila. Vanessa M. Romero León. 4º ESO A 3

×