Taurodontismo Caso Clínico

6,747 views

Published on

Caso Clínico de la Dra. Triny Milagros Mora
diseñado por pedroRICART Soluciones Creativas

0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
6,747
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
103
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Taurodontismo Caso Clínico

  1. 1. 1
  2. 2. 2El término taurodontismo describe una aberración de la raíz dentaria caracterizada por unalargamiento ápico-oclusal de la cámara dental acompañada de una alteración de la morfologíaexterna radicular. Es una anomalía de la forma dentaria en la cual, clínicamente, la morfología externaes convencional, sin embargo la posición de la furca está situada más hacia apical que en condicionesnormales
  3. 3. 3
  4. 4. 4La tendencia hereditaria, en la mayoría de los casos aceptada como autosómica dominante, pareceestar bien establecida.
  5. 5. 5El término “taurodontismo” deriva del término latino tauro (toro) y del griego donto (diente), por loque también son conocidos como “dientes-toro”
  6. 6. 6Fue introducido en 1913 por Sir Arthur Keith, cuando comparó las formas de los dientes de hombresmodernos con fósiles de hombres prehistóricos.
  7. 7. 7
  8. 8. 8Sin embargo, fue Gorjanovic-Kramberger, en 1908, el primero en describirlos tras descubrir estaanomalía en el 50% de un grupo de fósiles preneandertales descubiertos en Kaprina (Croacia).
  9. 9. 9
  10. 10. 10
  11. 11. 11
  12. 12. 12
  13. 13. 13Esta anomalía dentaria suele pasar inadvertida a muchos profesionales, o los que la descubren no leatribuyen mayor importancia.
  14. 14. 14
  15. 15. 15
  16. 16. 16Sin embargo, es conveniente darle más relevancia clínica ya que facilitaría un mejor diagnóstico,permitiría sospechar patologías asociadas, ver las implicaciones clínicas y hacer el diagnósticodiferencial con otras alteraciones
  17. 17. 17El taurodontismo es una alteración de la fase de morfodiferenciación ocasionada por un fallo en lacronología de la invaginación de la vaina radicular del epitelio de Hertwig
  18. 18. 18En los dientes que presentan taurodontismo, la invaginación de la vaina radicular de Hertwig ocurrecerca del ápice. Se produce una invaginación horizontal de la vaina más tardíamente que en un dientesin esta anomalía, por lo que resulta un diente en el cual la furca está situada más hacia apical. Deesta forma, aunque exista una alteración en la vaina radicular que produzca la aparición detaurodontismo, la función de los odontoblastos no se ve modificada y la dentinogénesis sigue su cur-so normal.
  19. 19. 19Son numerosas las hipótesis relacionadas con los posibles factores etiológicos de estas alteraciones;desde las hipótesis de los trastornos hereditarios y genéticos, causas locales como el trauma físico, laradioterapia, alteraciones por trastornos sistémicos como la fiebre o la ingesta de fármacos durantelas diferentes fases del desarrollo dentario.
  20. 20. 20
  21. 21. 21
  22. 22. 22
  23. 23. 23
  24. 24. 1:100.000 24La frecuencia de taurodontismo es muy variable según los diferentesestudios. En un estudio realizado en España por Sáez y cols., estimanque esta anomalía se presenta en aproximadamente un 1:100.000 de lapoblación y según García Ballesta y González Sequeros, entre el 0,5 y el5% de la población.Gedik y Çimen,3 en un estudio realizado en Estados Unidos, refierenuna prevalencia de 2,5 a 3,2% de la población. Shifman y Chananneevaluaron la prevalencia de taurodontismo en 1.200 niños israelíes,encontrando que el 5,6% del total de la muestra tenía esta anomalía.
  25. 25. 25El diagnóstico de taurodontismo se realiza radiográficamente. La exploración clínica no es suficientepara diagnosticar esta anomalía, puesto que la corona no se encuentra alterada.
  26. 26. 26Los autores coinciden en que es más habitual encontrarlo en molares seguido de premolares. Sepuede presentar tanto en dentición temporal, como permanente) aunque la mayoría de los autores loobservan más en temporales y de forma unilateral o bilateral. No existe predilección de género.
  27. 27. 27Durante décadas se ha investigado para poder establecer una clasificación de taurodontismo adecuadaque ayude al profesional a catalogar esta anomalía dentaria en varios grados de forma sencilla. Hayvarios estudios recogidos en la literatura, entre los que existen diferencias tanto en la metodología demedida empleada como en la categorización del taurodontismo.
  28. 28. 28La primera clasificación de taurodontismo fue propuesta en 1928 por Shaw. Midió el desplazamientoapical del suelo de la cámara pulpar y dividió el taurodontismo en 3 grados: hipotaurodontismo,cuando la raíz se divide en la parte superior del tercio medio del diente; mesotaurodontismo, cuandola raíz se divide en la parte inferior del tercio medio; el último grado es el hipertaurodontismo, en elque la raíz se divide en el tercio apical o no se divide. La clasificación de Shaw ha sido la másextendida pero es subjetiva,
  29. 29. 29 por lo que sucesivos intentos de clasificación han sido realizados a posteriori, como el de Keene, en1966 , que analizó dos variables para clasificar el taurodontismo: la altura del techo al suelo de lacámara pulpar (A) y el tamaño del diente, medido hasta la raíz más larga (B). Según Keene, un dientees taurodóntico cuando al dividir A entre B y multiplicar por 100 se obtiene un porcentaje mayor del25%. De esta forma, los grados de taurodontismo determinados por este autor son: diente normal,rango 0-24,9%; hipotaurodontismo, rango 25- 49,9%; mesotaurodontismo, rango 50-74,9%; ehipertaurodontismo, rango 75-100%.
  30. 30. 30Una década después, Feichinger y Rossiwall, consideraron que para definir un diente comotaurodóntico, únicamente hay que medir la distancia desde la furca a la unión amelocementaria, quedebe ser mayor que la distancia cérvico-oclusal.
  31. 31. 31Sin embargo, Shifman y Chanannel, en 1978, analizaron cuatro variables: el punto más bajo del techode la cámara pulpar (A), el punto más alto del suelo de la cámara pulpar (B), el ápice de la raíz (C) y launión amelocementaria (D). Examinando estas varia- bles, concluyen que un diente es taurodónticocuando la distancia de A a B, dividida entre la distancia de A a C, es igual o mayor que 0,2 mm. Lafórmula es:Distancia de A a B ≥ 0,2 mm Distancia de A a CDe esta forma, los grados de taurodontismo de- terminados por estos autores según la primerafórmula son los siguientes: hipotaurodontismo, entre 0,2-0,29 mm; mesotaurodontismo entre 0,3-0,39 mm; hipertaurodontismo entre 0,4-0,75 mm.
  32. 32. 32Una de las clasificaciones más conocidas es la de Seow y Lai en 1989, los cuales analizaron dosvariables: la corona y cuerpo del diente (CB) y la raíz (R). Estas variables están determinadas por lassiguientes líneas y medidas: 1) Una línea que pasa a través del surco más profundo por oclusal,paralela a una línea que una las cúspides más altas. 2) Una línea vertical trazada en ángulo recto de lalínea oclusal. 3) La distancia entre la mayor profundidad del surco y la furca, medida a lo largo de lalínea vertical (altura CB). 4) La distancia desde la furca al ápice radicular medida a lo largo de la líneavertical (altura R). Una vez hallados los valores CB y R, se dividen entre sí (CB/R), estableciéndose, enbase al valor obtenido, los grados de taurodontismo: CB: R< 1,10, diente normal; CB:R= 1,10-1,29,hipotauro- dontismo; CB:R= 1,30-2,00, mesotaurodontismo; CB:R> 2,00, hipertaurodontismo.
  33. 33. 33PATOLOGÍAS ASOCIADASEl taurodontismo se puede encontrar aislado, asociado a otras anomalías dentarias (como agene- siaso amelogénesis imperfecta) o formando parte de diferentes patologías y síndromes, muchos de loscuales involucran un defecto del ectodermo.
  34. 34. 34La aparición conjunta de hipodoncia y taurodontismo fue examinada por Seow y Lai media te unestudio en el que los resultados muestran que un 34,8% de los pacientes con hipodoncia mostrabantambién taurodontismo al menos de un molar. Proponen que la asociación es más probable en casosde severa agenesia y sugieren origen ectodérmico para taurodontismo e hipodoncia.
  35. 35. 35La correlación entre oligodoncia y taurodontismo fue estudiada por Schalk-Van Der Weide y Bosman,los cuales analizaron las radiografías panorámicas de 91 pacientes, para comprobar la asociaciónentre oligodoncia y taurodontismo. Concluyen que en pacientes con oligodoncia, el 29% mostrabantaurodontismo en uno o dos primeros molares mandibulares.
  36. 36. 36Al igual que podemos observar taurodontismo junto con hipodoncia u oligodoncia, pueden existirotras anomalías dentarias asociadas, como demuestra el caso clínico publicado por Milazzo yAlexander donde se combina la fusión, geminación, oligodoncia y taurodontismo.
  37. 37. 37Por otro lado, existen anomalías dentarias que manifiestan aumento de la distancia del techo al suelode la cámara pulpar, con las que habría que realizar un diagnóstico diferencial. De esta forma,debemos prestar especial atención y realizar pruebas diagnósticas adecuadas en casos deglobodoncia, dentina opalescente hereditaria u odontodisplasia.
  38. 38. 38Laatikainen y Ranta realizaron un estudio pa- ra determinar la frecuencia de taurodontismo del primery segundo molar permanente en gemelos con labio y/o paladar hendido. De las 39 parejas de gemelosestudiadas, tenían taurodontismo (41%). La frecuencia más alta de esta asociación fue encontrada ensujetos con paladar hendido aislado, y menor en sujetos con labio y paladar hendido. Taurodontismoconcomitante con hipodoncia fue observado en 8 de los 16 pares de gemelos con taurodontismo.
  39. 39. 39IMPLICACIONES CLÍNICASEl procedimiento para realizar la terapia pulpar es similar al llevado a cabo enun diente sin esta anomalía de forma. Sin embargo, la extensa longitud y laforma rectangular de la cámara pulpar puede crear dificultades en lalocalización de los conductos radiculares, en la limpieza y obturación de lacámara pulpar y en el posterior aspecto radiológico del molar.
  40. 40. 40
  41. 41. 41
  42. 42. 42
  43. 43. 43
  44. 44. 44
  45. 45. 45
  46. 46. 46
  47. 47. 47
  48. 48. 48
  49. 49. 49
  50. 50. 50
  51. 51. 51
  52. 52. 52
  53. 53. 53
  54. 54. 54
  55. 55. 55
  56. 56. 56
  57. 57. 57
  58. 58. 58
  59. 59. 59
  60. 60. 60
  61. 61. 61
  62. 62. 62
  63. 63. 63
  64. 64. 64
  65. 65. 65
  66. 66. 66
  67. 67. 67
  68. 68. 68

×