Habilidad de escuchar

1,620 views

Published on

Mi intención en este papel es ayudar a pastores y pastores laicos y coaches a desarrollar la habilidad de escuchar activamente. Presentaremos un análisis sobre lo que la Biblia habla sobre escuchar, los diferentes niveles de escuchar que existen en coaching, como desarrollar el arte de escuchar en los Niveles II y III. Y al final analizaremos la importancia de escuchar.

0 Comments
4 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,620
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
23
Comments
0
Likes
4
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Habilidad de escuchar

  1. 1. Running head: ESCUCHAR 1 Desarrollando la habilidad de escuchar Efraín Duany Jr. Iglesia Adventista Hispana de Hialeah
  2. 2. Running head: ESCUCHAR 2 Desarrollando la habilidad de escuchar Introducción Una de las necesidades más grandes que tiene la humanidad es la necesidad de ser escuchados. La falta de escuchar ha causado problemas en todos los niveles sociales. Desde el núcleo más pequeño de la sociedad, la familia, hasta las estructuras sociales más complejas hay un denominador común en los problemas que se enfrentan: problemas de comunicación. Esposos/as que no escuchan a su conyugue, padres que no escuchan el clamor de sus hijos, lideres que no escuchan a sus subalternos, y un mundo, que al final, no escucha a Dios. He llegado a la conclusión que muchas personas, intencionalmente, deciden no escuchar. El no escuchar se convierte como en algo vengativo para ellos. Es como si dijeran: “no escuchamos porque ellos no escuchan”. Tristemente castigamos a otros cuando no escuchamos activamente. Cuando no se escucha, se envía un mensaje negativo que dice, no tienes valor. Sin embarco, escuchar a otras personas es un regalo valioso que extendemos y refleja el respeto, la estima y el sentimiento fuerte de dignidad que sentimos hacia otra persona. En 1999 el Departamento de Trabajo reveló que el 46% de las personas que abandonaron su trabajo lo hicieron porque ellos sintieron que no eran escuchados y por ende no apreciados en el empleo (Luecke & Patterson, 2008, p. 25). Mi intención en este papel es ayudar a pastores y coachs a desarrollar la habilidad de escuchar activamente. Presentaremos un análisis bíblico sobre escuchar, los diferentes niveles de escuchar que existen en coaching, como desarrollar el arte de escuchar en los Niveles II y III; y al final analizaremos la importancia de escuchar. La Biblia y la habilidad de escuchar Toda relación humana tiene como base la comunicación. Y esta tiene dos elementos principales: el emisor y el receptor. En otras palabras, el que habla y el que escucha. Estos dos
  3. 3. ESCUCHAR 3 elementos tienen tanta importancia el uno como el otro. Pero tristemente nos gusta hablar más que escuchar y no nos percatamos que fuimos creados por Dios con una sola boca para hablar pero con dos oídos para escuchar. Tal parece que Dios estaba consciente de la necesidad que tendría el ser humano para escuchar más que para hablar. Para Dios es tan importante este detalle de aprender a escuchar que advierte a través del apóstol Santiago, que “seamos prestos para escuchar y lentos para hablar” (Sant. 1:19). De cierto, nuestro Dios es un Dios relacional. Un Dios que vive en comunión. Valora la comunión a un grado tan elevado que cuando estaba estudiando el crear a la raza humana dijo: “hagamos al hombre a nuestra imagen conforme a nuestra semejanza” (Gen.1:26,27). Es decir, hagamos al hombre con la misma capacidad que nosotros tenemos. La capacidad de vivir en comunión, de comunicarse y relacionarse en amor. Esta acción amorosa de Dios fue la que nos permitió contar con el desarrollo psicomotor y cognitivo que nos permite poner en palabras el mensaje que queremos trasmitir, y escuchar activamente ese mensaje enviado, para así construir relaciones más íntimas y duraderas. Ese acto de escuchar me permite expresar sensibilidad, emociones y empatía hacia esa persona que busca desarrollar lazos interrelaciónales que le permitirán recibir aceptación, valía y amor; elementos indispensables para la salud física, emocional y espiritual. Tenemos un Dios que escucha. Le agrada escuchar nuestras plegarias y peticiones. Le agrada que hablemos con él continuamente. Escuchar es una expresión básica del amor. Existen muchas formas a través de las cuales expresamos amor, pero una de las formas más básicas es tomar a esa personas que nos esta hablando tan seriamente como para escuchar activamente lo que nos quiere decir. Cuando escuchamos, estamos afirmando y expresando lo que Dios dice sobre esa persona, “eres aceptada y amada”. Escuchar activamente es parte de “hablar la verdad en amor” (Efesios 4:15). Muchas veces nos encontramos en situaciones donde no tenemos la respuesta a los problemas de la vida, pero aun se puede predicar y ayudar al necesitado si tan solo escuchamos. Es por eso que Job en su dolor le dijo: “Oíd atentamente a mis palabras y sea esto el consuelo
  4. 4. ESCUCHAR 4 que me deis” (Job 21:1). Job lo que necesitaba en ese momento era alguien que lo escuchara y sintiera empatía hacia su dolor, y es por eso que hace un pedido desde lo más profundo de su corazón a que se le escuche. Y eso solo sería para él la medicina que necesitaba para calmar su dolor físico y emocional. El sabio Salomón presenta un consejo muy oportuno para todo pastor que desea influenciar en las vidas de otras personas. “Al que responda antes de oír, le es insensatez y deshora” (Prov. 18:13). Antes de responder a una petición, problema, o situación que demanda nuestra atención, el escuchar debidamente determinará el resultado de nuestra intervención. Mucho antes que Carl Roger, promotor de la terapia centrada en la persona, hablara sobre la importancia de escuchar empáticamente, ya la Biblia había presentado la importancia y el beneficio de escuchar. ¿Que es escuchar? Valdría la pena preguntar, ¿qué es escuchar? ¿Cual es la diferencia entre escuchar y oír? Oír es detectar con nuestros oídos las palabras que han sido habladas. Escuchar envuelve todos nuestros sentidos para ayudarnos a entender las palabras habladas. Cuando oímos lo hacemos con nuestro sistema auditivo. Cuando escuchamos involucramos nuestros sistemas auditivos más las funciones cognitivas. Tales como, prestar atención, recordar, pensar y razonar. Uno oye palabras en un mensaje. Por otro lado, uno escucha las palabras de un mensaje y cualquier otro mensaje que complemente el mensaje. Uno oye voces y sonidos y escucha mensajes por otro lado. Es por eso que oír es más que escuchar las palabras que han sido habladas. Escuchar significa pensar sobre el mensaje y entenderlo clara y completamente. Escuchar es oír las palabras, notar el tono de voz y disposición de ánimo. Como pastor o coach para poder escuchar necesitas prestar atención conscientemente. Es como olvidarte de ti y concentrate en escuchar todo los detalles del mensaje hablado, corporal y emocional. Escuchar es analizar, interpretar todo lo recibido para dejarle saber a esa persona que escucha que tú estás en sus zapatos y entiendes lo que sientes a través de su mensaje.
  5. 5. ESCUCHAR 5 Imagínate por un momento que estás en Times Square en New York, y quieres realmente vivir la ocasión. Comienzas a notar el ruido de los carros que transitan por las calles y tocan la corneta desesperadamente para avanzar. Ves personas apresuradas hacia sus centros de trabajos, otros turistas abismados por las escenas del momento. Notas el tiempo cálido y las nubes que pasan a toda velocidad. Percibes el aroma del perfume de los que están a tu lado, el olor de las comidas exquisitas de los restaurantes cerca de ti. Tus ojos quedan electrocutados al ver las pantallas gigantes de alta definición que anuncian los productos más exóticos del momento. Todo este mensaje que has captado te lleva a abrir tus labios y decir: “nunca antes en mi vida he percibido algo similar”. Simplemente lo que ocurrió fue que realmente prestaste atención y procesaste cognitivamente todo el mensaje captado. Eso es exactamente lo que debe ocurrir cuando decides escuchar como un coach. Por otro lado, si solo percibes o captas el mensaje y no actúas y respondes a ese mensaje recibido, solo has cumplido con una parte de tu responsabilidad como un coach. Todo coach debe no tan solo escuchar sin jugar un papel activo en la conversación, sino responder al mensaje que está escuchando de parte de aquel que se está comunicando. Tu respuesta como coach puede llegar de varias formas y con diferentes fines. Algunas de las formas como responde un coach a los mensajes que escucha con gran atención por ejemplo son: con palabras afirmativas, validación, preguntas abiertas que ayudan a una mayor exploración del asunto que se esta tratando, y a través de la reflexión. Estas son cualidades y prácticas básicas que debe tener todo coach. Niveles de escuchar Existen varios niveles de escuchar. Todos nos hemos encontrados en situaciones donde le hemos preguntado a la persona con la que hemos estado hablando, oye, ¿estás escuchando? El mensaje corporal de esa persona, su mirada nos dice que a pesar de que está al frente de nosotros y aparenta estar escuchando, no es realmente lo que está pasando. Lo percibimos y nos sentimos defraudados. Es cierto que nuestro escuchar cambia con el interés, la concentración y la disposición que dirigimos hacia el mensaje que estamos recibiendo. Mientras más interés
  6. 6. ESCUCHAR 6 pongamos en el mensaje que estamos recibiendo, más agudo y profundo será nuestro escuchar hacia esa persona que nos está hablando. Entonces todo se resume en nuestra disposición y el valor que le damos a la persona y al mensaje que se nos quiere dar. Nivel I - Escucha Interna Este es el nivel más superficial de escuchar. Como dice el título del mimos (??) escuchamos internamente. Escuchamos el sonido de nuestra propia voz interna, de nuestra conversación. Oímos lo que la otra persona está hablando, pero nuestra atención está, no en la otra persona, sino en nosotros. En este nivel mi atención está en mí mismo, mis pensamientos, mis juicios, mis sentimientos, mi conclusión sobre mí, y otras personas. Puede que esté oyendo las palabras de la otra persona, pero esa persona es principalmente consciente de sus propias opiniones, historias, juicios, de sus propios sentimientos, necesidades y manías. Puede que esté asintiendo y diciéndose “¡hmmm!”, pero por dentro está diciendo cosas como éstas: “Tuve exactamente la misma experiencia”. “Esto empieza a aburrirme.“ “Tengo ganas de llegar a casa y ver la tele.“ “Tengo hambre; ¿cuánto tiempo hace que no he comido?“ “Me aterra la idea de decir algo equivocado y quedar como un idiota“. La pregunta que nos hacemos mientras empleamos esta forma de escuchar es la siguiente: ¿Que me puede reportar lo que estoy escuchando? Por otro lado, esta forma de escuchar tiene también su uso. Por ejemplo, cuando estás en una terminal, o esperando por alguien y estas escuchando las conversaciones que se están desarrollando alrededor tuyo. Estás juzgando a las personas que hablan a tu alrededor, analizando que significa esto para ti, o de que forma puedes beneficiarte de la conversación. Para este tipo de situación esta forma de escuchar es muy efectiva. Es el tipo de escuchar que manifestamos cuando escuchamos un sermón o discurso. La prioridad no es escuchar para interactuar con la persona que nos esta hablando, sino escuchar con un interés personal. El nivel I de escuchar internamente tiene un mayor uso cuando lo analizamos desde la perspectiva de que nos informa sobre nosotros y lo que está pasando alrededor de nosotros. La persona a la cual usted está ministrando necesita estar en este nivel I para que nuestra ayuda o
  7. 7. ESCUCHAR 7 coaching (sustituir esta palabra por una equivalente en español y si no existe una sola al menos una frase, por ejemplo: para que nuestra ayuda o la enseñanza de la palabra de Dios) sea efectiva. Su responsabilidad mientras le ministramos es mirarse a sí mismo y su vida, procesar, pensar sobre, sentir, entender. Por el otro lado, necesitamos reconocer que en nuestra conversación como coach tendremos momentos donde perderemos la concentración en la persona que estamos ayudando y caeremos en el Nivel I, aun sin darnos cuenta. Pero a través de la práctica podemos entrenarnos para regresar a los niveles II y III lo más pronto posible. Es en estos niveles donde se debe producir la experiencia de coaching (Whitworth, Kimsey-House, Kinsey-House & Sandahl, 2007, p. 35). Nivel II - Escucha enfocada En este nivel existe una concentración grande en la persona que nos está hablando. Algo que se nota en la postura que tienes: te acercas, mirando intencionalmente a la otra persona. Hay una gran atención en la persona que te habla y te olvidas de tu entorno y de tí mismo. Imagina una madre con un niño enfermo; toda su atención se centra en el niño. Aunque haya mucho caos a su alrededor, la madre sigue concentrada en el niño y en sus necesidades. Imagina una pareja joven y enamorada sentada en un banco de un parque; pueden olvidarse del mundo que les rodea. Ambos casos se encuentran en el Nivel II, escuchando con atención cada palabra y cada matiz de su conversación. Para ser pastores o coaches eficaces, debemos ser capaces de hacer coaching ( atender las necesidades de los otros ) en el Nivel II. Escuchar en este nivel significa que estarás empleando más esfuerzo para escuchar y procesar información que hablar. Tendrás la intención de mantenerte enfocado en lo que la otra persona esta diciendo para poder entender completamente lo que te están diciendo. Estarás continuamente confirmando que estas escuchando haciendo sonidos apropiados, gestos y expresiones que demuestran el nivel de interés que tienes en la otra persona. Estarás activamente buscando entender lo que la otra persona te esta diciendo, usando preguntas abiertas para clarificar y ayudando a la persona procesar lo que experimenta, repitiendo información de regreso a ellos y ofreciendo observaciones o conclusiones.
  8. 8. ESCUCHAR 8 Cuando como pastor escuchas en el Nivel II, escuchas las palabras, expresiones, emociones, todo lo que trae el mensaje. Tu notas lo que ellos dicen, como lo dicen, aun lo que no dicen. Tú ves su sonrisa o escuchas sus lágrimas en su voz. Escuchas por lo que valen, su visión, por la forma única a la cual miran al mundo. Este nivel es el de la empatía, clarificación, colaboración. Es como si existiera una conexión eléctrica entre el pastor con la persona que se ministra. Estas tan concentrado en escuchar que desaparece de tu mente pensamientos y voces que reflejan un interés personal. Ya no tratas de pensar en como vas a contestar a la persona que ministras, o qué será lo próximo que harás. De echo, si te encuentras pensando por ti mismo en lo próximo que harás cuando la persona que te habla deje de hablar, será una prueba de que no estas en el Nivel II sino que has regresado al Nivel I (Whitworth, et al., 2007, p. 36). En este Nivel II tu escoges lo que vas a responder y como lo vas a hacer. Entonces, prestarás atención al impacto que estará produciendo tu respuesta a la persona que ministras y recibirás esto como información también. Es como escuchando dos veces. Escuchas la conversación inicial de la persona que ministras y luego vuelves a escuchar nuevamente la reacción al comentario o respuesta que tu le brindaste. Esto es básicamente escuchar en el Nivel II (Whitworth, et al., 2007, p. 37). Nivel III - Escucha global Whitworth y sus colegas (2007), hablan de este escuchar como si el pastor o el coach estuviera con su cliente ( por qué esta palabra? ) en el centro del universo recibiendo información de todas partes a una vez (p. 38). En este nivel debes de emplear todos tus sentidos: ver, escuchar, oler, sentir, tacto y sensaciones emocionales. “Este Nivel III incluye la acción, la inacción y la interacción” (Whitworth, et al., 2007, p. 38). Cuando el pastor entra en este nivel, su mente está callada y calmada. La atención esta completamente concentrada en la otra persona. Notas la temperatura, el nivel de energía, la iluminación o oscuridad, literal y figurativa. En este nivel aprendes a confiar en tus sentidos y comienzas a depender de tu intuición para hacer observaciones y ayudar a la persona ministrada procesar su experiencia.
  9. 9. ESCUCHAR 9 En este nivel se escucha de una forma empática para decirle a la persona que estamos ministrando, la esencia sentida de su mensaje. Luego verificamos con ella para estar seguro de que escuchamos correctamente. Esto permite que la persona ministrada pueda clarificar y articular sus procesos internos, explorar asuntos, dejar atrás lugares obstructivos y alcanzar sus ideales y metas. Puesto de una manera simple: la persona ministrada ( la persona a quien se está enseñando ) es escuchada al decir algo. El pastor toma toda la expresión de la persona para sí mismo, escucha su resonancia y después dice de vuelta palabras que apuntan hacia la sensación sentida que ha escuchado. Luego el pastor verifica con el comunicador si esta captando bien el mensaje enviado. Puede, por ejemplo, resumir el mensaje recibido y al final preguntar, ¿tomé bien la idea? Si la respuesta es sí, la persona ministrada sigue en lo que sea que tenga que decir. Si la respuesta es no, la persona que comunica corrige al pastor, quien trata una vez más de decir el mensaje recibido correctamente. Este proceso completo es llamado por los expertos retroalimentar y verificar (Friedman, 2005, p. 218). Para ilustrar considera la siguiente sesión de escuchar que realizó Friedman (2005) con un experimentado cliente masculino de 45 años. En paréntesis voy a indicar la sensación sentida y el cambio sentido cuando ocurran. C: (De hecho) Déjame plantear el problema como yo lo veo. Tengo una imperiosa necesidad de autonomía, que viene del hecho de que mi madre era muy cercana a mí. Y tengo dificultades para tratar de saber lo que se necesita con las mujeres... por miedo a desagradarles. T: Déjame ver si capté eso. C: OK. T: ( Más lentamente de lo que C ha estado hablando) Sientes en ti una necesidad de autonomía, una necesidad que es como un fuego, rabiosamente fuera de control... C: (Interrumpiendo) Sí, pero no fuera de control... T: (Corrigiéndose a sí mismo) La necesidad de autonomía no está fuera de control.
  10. 10. ESCUCHAR 10 C: Correcto. T: (Continuando, lentamente) Y sientes que esa necesidad –que sientes viene de haber tenido a tu madre tan cerca de ti- es bloqueada por una necesidad igual o más fuerte –que viene de la misma fuente- por agradar, o al menos, no desagradar a las mujeres... C: (Rápidamente) Sí, exactamente... (Pausa) Cuando oigo eso de vuelta, me siento triste y deprimido dentro de mí. (Esto es la sensación sentida) T: Triste y deprimido de oírlo de vuelta. C: (Ahora más lentamente) Sí... se siente pesado... una pesada carga. T: Todo el asunto se siente pesado para ti... C. Correcto. T: ¿Cómo si cargaras con un peso muy grande en tú interior? C: (Después de alguna consideración) Sobre mí... sobre mi pecho. T: Siente como si se posara en ti, sobre tu pecho. C: No, posándose dentro de mí, no sobre mí... Presionando hacia abajo desde adentro. T: Se siente como un gran peso dentro de tu pecho que te deprime. C: (Rápidamente) Sí. La imagen es la de un cuadrado negro. T: Un cuadrado negro que se posa en tu pecho presionando hacia abajo y profundo. C: Siento enojo... T: ¿El cuadrado tiene enojo...? C: No, DEBAJO DE él. T: Oh... DEBAJO DE lo triste y deprimente, EL ENOJO vive. C: (La voz mejora en velocidad y en expresión de aquí en adelante) Sí, exactamente. Cuando dijiste eso... ¡Se movió! Ahora lo siento en mí mandíbula... Estoy molesto. ¡Molesto! (Este es el cambio sentido)
  11. 11. ESCUCHAR 11 T: La ira debajo la depresión a salido a flote. C: Se está esparciendo a través de mi cuerpo. Wow. Por mis brazos, piernas. Mi cabeza quiere sacudirse de lado a lado. Escucho las palabras, “Déjame ser.” “Déjame solo.” “Déjame ser” (cambio sentido) T: (Con una expresión cambiante para ajustarse a la de C) Tu completo ser está enojado... C: No, ¡FURIOSO! T: ¡FURIOSO! C: Sí. T: Y sólo quiere ser dejado solo, dejarlo ser... C: Ahora las palabras vienen en torrente... T: Algo ha sido escuchado y liberado dentro de ti. C: (Las lágrimas afloran) Sí. (Otro cambio sentido) T: Como los ríos cuando se deshielan... C: Si (Llorando), gracias. Como muestra este ejemplo, escuchar en el Nivel III es una forma de acompañar con lo que sea que esté “dentro” de la persona (“Debajo de lo triste y deprimente, vive el enojo”). Escuchar en el Nivel III es una forma de ayudar a una persona a identificar una sensación sentida, una forma de mantener la sensación sentida en compañía de alguien, y decirlo de vuelta de una forma tal que las palabras de uno tengan un efecto emocional; ellas permitirán que un cambio ocurra en el interior de la persona necesitada (Friedman, 2005, p. 220). Cuando una persona viene a buscar ayuda en un pastor, ellos lo hacen porque están angustiados. Por lo tanto hace sentido ayudarlos a explorar sus sentimientos de angustia. Es en este Nivel III donde se logra ser el espejo de los sentimientos experimentados de esa persona que queremos ayudar. Carl Roger dice que las emociones son un elemento importante en nuestra experiencia. Ellas nos dicen como estamos reaccionando al mundo. Muchas veces se ignoran,
  12. 12. ESCUCHAR 12 niegan, distorsionan, o se reprimen porque tal vez se le ha dicho a esa persona que no se le debe prestar atención a las emociones, o por miedo a volver a vivir una experiencia traumatizante (Hill, 2009, pp. 141–142). Esta es la razón por la cual el pastor juega un papel extremadamente importante al escuchar y tratar de reflejar las emociones de la persona a la cual ministra, porque solo así ayudará a la persona procesar sus experiencias internas y poderse aceptar así misma. Al final, esto le dará a la persona ministrada la valía para hacer los cambios necesarios en su vida. Escuchando en los Niveles II y III Lo que viene a continuación es mi intento de descubrir el proceso que se debe usar para escuchar en los Niveles II y III en los cuales debe trabajar el pastor o el coach. Existen otros métodos pero este es el que más uso en mis terapias. 1. Aquietar mi mente El primer paso es aquietar mi mente y dirigir toda mi atención a la persona a quien estoy escuchando. Primero considero que mi mente necesita aquietarse. Antes que llegue la persona que necesita mi atención, cierro mis ojos. Me siento cómodamente, respiro, y me pregunto a mí mismo, ¿Cómo estoy interiormente ahora? Dejo que la atención baje a mi cuerpo y de una forma amigable, busco y rastreo alrededor para ver qué hay en mi mente que me pueda impedir escuchar. Pregunto si hay una palabra, frase o imagen que concuerde con mis sentimientos internos. Muchas veces estamos distraídos, no logramos concentrarnos ya que estamos pendientes de otros problemas, preocupados, ansiosos, enojados, a la ofensiva, refutando, interpretando, juzgando, etc. De esta forma no estamos verdaderamente presentes. Tenemos una conversación interna. No estamos concentrados en un punto. Tenemos ansiedad, miedo, culpa, preocupación, enojo, auto-protección, y todo esto interfiere con un buen enlace emocional con la persona que necesita nuestra ayuda. Como hemos planteado anteriormente, esto es escuchar en el Nivel I. Pero el objetivo del pastor es llegar a escuchar en los Niveles II y III. Cuando cualquiera de estos síntomas te esté pasando, óyete a ti mismo. Escucha internamente tus propias barreras y obstáculos para el buen contacto con la gente que ministras.
  13. 13. ESCUCHAR 13 Toma conciencia de lo que se siente dentro de ti cuando hay claridad. Toma conciencia de lo que se siente cuando estás confundido. Toma conciencia de las diferencias y de cómo pasar del Nivel I al Nivel II y III. En pocas palabras, una mente calmada ayuda a escuchar. 2. Inclinarse con cariño sobre la persona que queremos ayudar El paso número dos es inclinarme con cariño sobre el hablante. He vaciado mi mente. Me he vuelto receptivo “un canal abierto”. Ahora “me vuelvo” hacia el hablante. Dejo todo mi cuerpo expresar éste estado de “volverme hacia el hablante”. Hago contacto visual. Cambio mi postura en la dirección de la persona hacia la cual estoy escuchando. Mi cuerpo expresa, “Estoy aquí para escucharte”. 3. Reflejo de vuelta a la persona que habla toda la esencia sentida de lo que dijo. Para cada “unidad de significado o mensaje” fabrico palabras que reflejen, hacia la per- sona ministrada, mi mejor entendimiento de lo que él o ella está experimentando. Esto es para- frasear. La gente necesita escucharte hablar. Necesitan escuchar que entendiste cada paso. Por lo tanto, parafrasea cada punto principal del mensaje que presentan. No los dejes “sólo hablar”, sino que relaciona cada cosa que ellos sienten; y trata de obtener el núcleo del mensaje exactamente de la manera que ellos quieren decirlo y sentirlo. No es suficiente, en este caso, simplemente decir de vuelta lo que se ha escuchado. Tam- bién es esencial decir de vuelta cualquier sentimiento no dicho verbalmente, su postura de cuer- po, expresiones faciales, gestos, y además tus propias suposiciones acerca de lo que la persona podría estar sintiendo en ese momento. La persona puede verificar tus suposiciones comparándo- las con sus sentimientos y ofreciéndote una palabra más adecuada para que puedas entender me- jor. Las suposiciones no tiene porque estar bien. Lo más importante es que ellas guían a la perso- na a mirar hacia sus sentimientos, a preguntarse a sí misma, “Bueno, si no es eso, ¿qué estoy sin- tiendo acerca de esto?” (Friedman, 2005, p. 221).
  14. 14. ESCUCHAR 14 ¿Por que escuchar? No quiero terminar sin contestar esta pregunta. Escucho como pastor con la intención de desarrollar y demostrar empatía. Escuchar es una manera de demostrar sensibilidad y empatía. Carl Roger define empatía como entrando al mundo privado del otro y volverse completamente como si fuera él o ella. Abarca el ser sensible, momento a momento, de los significado sentidos que fluyen en la otra persona, hacia el miedo o ira o ternura o confusión, o lo que sea que la otra persona esta experimentando. Significa, temporalmente vivir en su vida, moviéndose deliberadamente en ella sin hacer juicios (Hill, 2009, p. 135). Escucho con la intención de hacer desaparecer el estado de alineación y crear entonces un sentido de comunidad. Todos nosotros pasamos mucho tiempo encerrados en nuestros “arma- rios”. Vemos el mundo sólo a través de nuestras pequeñas ventanas. Nos sentimos, separados, alineados, divididos, solitarios. Cuando no somos reales con la gente, comenzamos a perder el sentido de nuestra propia realidad. Nuestras paredes nos mantienen alejados del mundo. Escu- char disuelve la alineación y promueve la comunión: “por un momento, al menos, el hablante se considera conectado a la raza humana” (Roger, 1980, p. 6). Escucho para estimular la auto exploración. De hecho, el escuchar provee el espacio que necesita el que habla para escucharse a si mismo. Cuando una persona no está del todo clara en lo que debe hacer a continuación, o simplemente necesita ayuda, lo mejor que puedes hacer es escuchar, ayudándola a encontrar las palabras que le ponen nombre a los sentimientos que está experimentando. Esta capacidad de expresar con palabras sus sentimientos, lleva a la persona ministrada a ver su problema en otra dimensión y le facilita la búsqueda de mejores decisiones y soluciones (Friedman, 2005, p. 224). Conclusión Escuchar es una habilidad, una herramienta que todo pastor necesita desarrollar. Estoy convencido que si nos preocupáramos de escuchar como nos preocupamos de hablar tendríamos
  15. 15. ESCUCHAR 15 un ministerio diferente. Nuestra iglesia necesitan de hombres de Dios que escuchen a los feligreses que están en angustia emocional producto de traumas y problemas en la vida. Nuestras iglesias necesitan de lideres que sepan escuchar especialmente cuando alguien esta en desacuerdo con sus opiniones. Dios está buscando hombres y mujeres que escuchen el dolor de corazones quebrantados por el pecado y la maldad. En este papel no se ha podido cubrir todo lo que implica el escuchar porque necesitaríamos un libro para poder plasmar todo en detalle. Quiera Dios que el análisis aquí presentado pueda cubrir la necesidad que tenemos en nuestra iglesia y comunidad de pastores y que tengan la habilidad de escuchar. References Friedman, N. (2005, Spring). Experiential listening. Journal of Humanistic Psychology, Vol. 45, 217–238. Hill, C. E. (2009). Helping Skills: Facilitating exploration, insigth, and action. Third Edition. Washigton, DC: American Psychological Association. Luecke, R. A., & Patterson, J. G. (2008). How to Become a Better Negotiator. (2. ed). New York: AMACOM. Retrieved from http://www.questia.com. Roger, C. (1980). A way of being. Boston: Houghton Mifflin Company. Whitworth, L., Kimsey-House, K., Kinsey-House, H., & Sandahl, P. (2007). Co- Active coaching: New skill for coaching people toward success in work and life.. Mountain View, California: Davies-Black Publiship.

×