Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Alta Traición en el Uruguay

370 views

Published on

Brena - turbide, 1940
Investigación Parlamentaria en 1939-1940, Uruguay

Published in: Education
  • Be the first to comment

Alta Traición en el Uruguay

  1. 1. T. G. BRENA . J. V. ¡TURBIDE
  2. 2. f . G. BRSNA - I. V. TTURBI¡'E, AE"7A T ICIOru E'{ EL URI'GUAY PROI,OGA: ,os€ ssRRA7o. ÉDITOR'AL A. A. G. TñONTEVIDEA
  3. 3. P REF ACIO
  4. 4. ALTA TRAIEION EN EL URUGUAY [Ie don J. Brena Y con el Público entendí , porque ción qu de las institu.¡r"., a"rnotitnXtttiiJ*. Los autores de ese libro, además de los títulos propios que tienen para reconlendar Ia serieded de la obra, pueden obstentaf lu.!i:1 con honor, la de haber sido miemt ros destacados de taComisión designada pol. ? Cát¡ara de Represertantes para inves- tigar acerca de las actividades nazis en'el país. En él se pone de relieve en forma minuciosa, clara, vibrante y con justificada indignación, que, politica sin_gularísima, que funcionaba deniro cía at tecio';;;;i peligroso e i :ffi u.JX'#soberanía extranjera dentro de la soberanía nacional, - Se justitica pues; l4 - incertidumbre y ta inquietud que Bx_pcrirnentaron nuestro puebro y ros puebro. o" lu, repriricas Añe-ricanas cuando se hicieron priUi, o, lo, t ".1l", que se estampan en el libro. . Profundo problenra político-social es el que se ha pranteado al mundo y a las instituciones democráticas con la apariciOn 'f desarrollo de las ,,quintaq colurrflaso,. La exaltación dei espíritu público es vital ele exis-tencia, pues, sólo asi, se comtrlbuirá a n del honbr y a. ru oétunsa, como lo han :ffi."|":iln:contiadas, que han perdido su libertad. Tener con tiempo Ia. previsién necesaria, y üna po- lítica internacional armónica con las repírblicás h d;tl;;"
  5. 5. T. G. ERENA -- J. V. ITURETDE rica, es lo que nos proporcionará las defensas qüe nos salvarál de la catástrote. Flay que mantener ,rrlvo ei espíritu clei puiblo a tin cle que no se debilite su vigilancia, que elebe llegar hasta Ia desconiianza,_ y flo se amengtis su tuerza y su decisión. Pocas veces, en nuestra Reptiblica, se ha e¡'ercido ei derecho parlarnentario de investigación, col.l tanta intensie{arJ y tan evi" dente eticacia como en el ya histórico episo.iio cÍc qr.le ilustra este, libro de los señores Brena e trturbide. Facultad esencial y típica del parlamento, no siempre ha sido usada en el medio nacional, con destreza, efiergía y decisión. No obstante la intergir,'ersable y piena coflsagración consti- tucional, del derecho de cuaiquiera de ias cán¡aras a nor¡rbrar co- misiones de investigacióil (articuio i09;, su e¡'ercicio ío aicarizó sino en contadas ocasiones ia ertonación reso¡¡ante y aita que volvió rnemorabies a numerosas jorradas parlarnentarias extran- jeras. Sobre muchas investigaciones iur'rtiles, se acumulan en nues- tros anales iegisiativos, r¡uchas investigaeiones malogradas por im. pericia o debilidad, dejándose de cr.lrnplir o cunipliéndose imper- tectamente, cle tal modo, una- de las funciones más itnportantes, prestigiosas y necesarias del parlamento¡ con el co:lsiguiente des- crédito para el instituto y el natural perjuicio de ia omisión. La investigación parlamentaria de las organizaciones y ias actividades nazis en la República, ha prestigiado al Parlamento y ser. vido al pais en una hora de ardiente y vasta inquletud colectiva, Desconocer o amefigflar el rnérito del estuerzo investigador, cons- tittriría imperdonable injusticia. Las conrprobaciones y ccaclusiones cle la iirvestigaeión pusieron a un pueblo conliado e inerme lrente a la realidad ele un peligro tenebroso; el de la "quinta columna". Despertar inquietante luego de un sueño sereao y prolongado, era rlecesario,-y fo ha llegado, por fortuna, demasiado tarde. La verdad, auflque hiera y desgarre por recia y tilosa, es sie:npre ¡¡referible a la mentira que enerva y a fa il¡¡sión que adorffece.
  6. 6. A{-Tfi TRAICIúN EIt EL !-irtuGUAV
  7. 7. T. G. BRENA -- J. V. TTURBIDE cen estirilulos a la deslealtad y a la traición. Se inunda de agentes el gobierno, la adminisfración y la rnilicia. Se invade la universi- dad y la escuela. Se lornenta la intriga, la división y la anarquía. Se diiunde el miedo. Se contagia el histerisnro, Se cubre un país de propaganda que incita a la deserción, a la cobardía y a la in. famia, mientras, hábilmente, llama a la admiración hacia un pue- blo, un régimen y un hombre que sueñan, en vesánico delirio de grandezas, con el dominio universal. Por último, se instaura un gobierrio cómplice o se organiza el "putsch" subversor, para someter al pueblo avasallado e un sistema de protección humillante como el que impera bajo el terror y la coacción en el territorio de la antigua Bohemia. La actuación y las manitestaciones sensibles de la "quinta co- lumfla" en el mundo, han adquirido una notoriedad que hace inú- tiles los comentarios. Socavó la independencia y adormeció fa fibra nacional de varias naciones del continenie europeo, En la propia logiaterra, donde el patriotismo alca¡za acentos emocionados de mística popular, ha habido que tomar enérgicas y radicaies'medidas para arrancar de raiz su planta venenosa, Un proceso tamoso descubrió en Esta- dos Unidos de Norte América su oculta utdimbre v sus sombrías ramificaciones. Aitora mismo, el coronel Knox, secretario de Guerra, ha hecho divuigar por ia prensa de ia Unión cuatro articulos de prevención y advertencia sob¡e los tines y las Iormas de acción de la "quinta columna": campaflas tocar¡do a rebato para convocat al pueblo a deienderse del peligro. Siquiera como homenaje a la memoria de mis abuelos iran- ceses, me cuesta pensar que en el derrumbe de Francia haya te' nido parte la deslealtad, pero, no puedo olvidar que en los angus' tiosos días tinales de Mayo, cuando Paul Reynaud declaró a su patria amenazada, lar.zó en un grito desesperado ante el Senado de la República la palabra "t(aición". Al lado nuestro, en la Argentina, la policía ha develado en distintos puntos del territorio documentos V armas que denunciao, sin lugar a dudas, qúe en el país hermano elementos nazis han intentado conspirar, o han con§pirado efectivamente, contra su su' beranía nacional y su organización democrática.
  8. 8. En el Brasil, otro,pueblo herrnano, la penetración nazi, cre- ciente y ternible, ha obligado a su gobierno J tomar, decisiones tan urgentes como violentas. Si hubo hipérbole popular exagerando Ia magnitud de las ame_ nazas a¡tinacionales, no tiene culpa de ello el instituto investiga. dor, y es siempre preferible, por lo demás, cuando se trata del el destino y el honor de la República, que la sensibilidad rnagnifique los problemas y no que los desestime o los zca. la ida ind del pueblo al conocer los nv ón, así s hubiera avergonzado Y dil osu ALTA TRAICION EN EL UR[.]G[.JAY El recio y fecundo estuerzo de los ciudadanos qúe integraron
  9. 9. t0 {a eo¡¡eisió¡¡ Investigadcla, ha siCo ¿ietinitivamente consagrado por rotumdas circunsta¡rcias emataCas de altos órganos del Estado o transparentados en importan'res docrti-,renios y actos de goÉoierno, Antes y después de conocerse los resultados de la investigación parlamentaria, el gobierrro de ia nación asunrió actitucles y adoptó resoluciones que constituyen, poÍ sus claras finalidades de detensa clet país y lucha contra el peligro descubierto, una evidente y coinci- clente comprobación de la existencia de !a amenaza. l-a palabra oticial ha sido pródiga, asimisrno, en denunciar las organizaciones, las actividacfes y lcs iines antinacionales de la quinta colutuna.. Según es de pública notoriedaci, el Sub Secretario del Mittis" terio del Intetior, en su intorn-,e de 19 -de Mayo de 1940 sobre Ia estruetura y las catacterísticas del nazismo en el país, arribó, pocos días después de producieias las denutlcias paflaimentarias del diputado doctor José Fedro eardoso, a conclusiones rntly semejan- tes, en lo sul¡stancial, a las de la Comisión Parlamentaria. .Apa- recen mencionadas po'r primera vez en los diarios de la postrer decena de Mayo; tuero:i ratiticadas por su autor en su nuevo in' lorme de 18 de Iunio i.e i940 que el Ministro del [nterior leyó ea a Cámara de Diputados, y son ahora reproducidas en la página 293 det presente libro. Elevado tal intorme al llinistro del {nterior en la iecha indi- cada, iué tundarnento, cono lo deelaró el titular de dicha secretaríd de Estado, en !a eár¡ara, de las ciisposiciomes básieas del proyecto de ley sobre asociaciones ilicitas, que el eonsejo de Ministros re- solvió proponer y recorilendar a1 Cuerpo l-egislativo en su sesión de! 20 de Mayo, Al Sub Secretario que denunc!ó el carácter pelig-roso de las asociaciones nazis, se sumarofl, por eoosiguiente, e! Ministro del Interior, que concibió y redactó un proyecto para reprimidas, y el Consejo de Ministros, que cornpartió e! eriterio de la necesidad imperiosa ele cornbatirlas y extirparlas, - en !a producción de la prueba itrequívoca de que, como !o afirmó la Comisión Parlamen- taria, existía y obraba en el país ur'a organizaciót amenazante paru la seguridad nacional. Respondiendo igualmente al sentldo del peligro, el Conse¡'o de
  10. 10. AI-TA TRAICION EN EL URUGUAY ll { El Presidetrte de Ia República, por su parte, mo ocultó el peli- gro y coll parabras irrevocables se refirió a su gravedad a,te el país, de Defensa Nacional, a su vez, ha afl aquelias en que, bajo la presión co mente la cor¡ipra de armas con Br Investigadora constituyen una alucinación delirante, será necesario proclamar simultáneamente, que el intorme del Sub Secretario de!
  11. 11. t2 T. G. BRENA -- J. V. rTIJRBTDE interior fué un sueño de irrealidades, que el Presidente de üa Iiepública y sus Ministros del flnterior, Deiensa Nacional y Rela. ciones Exteriores, se dejaron ganar por la mentira o perturbaron interesadarnente la tranquilidad social, que el Cuerpo Legislativo procedió con liviandad al sancionar las tres leyes defensivas de la nación y que la conducta exterior del Uruguay en !a rerrniór de La Habana, por últirno, careció de decoro y dignidad. Al ser todo una larsa, esa farsa envolvería al gobierno, al padamerto y al pueblo, y nos haría desesperar por su alarmante extensión, de la capacidad del país para uma vida concebida con , honor y desarrolladd según normas de respeto a Ia verdad, Se ha hecho hincapié, no obstaflte, tatrto aquí como en el ex- tranjero, en las actitudes y palabras dei Ministro doctor Tlscorrria, para esgrimirlas en contra de la investigación. De la conducta del Ministro doctor Tiscornia, en realidad, no lluye un testimonio eon. trario a las conclusiones del proceso investigador. Si al principio restó importaflcia al p-roblerma nazi, en base a intormes que Ie Iueron proporcionados a slt requeriú?iento y que yo he leído, por organismos técnicos coi:ipetentes ba¡'o su dependencia, no se fllan- tuvo, después, en Ia trisma posición. Al redactar, durante las agitadas jornadas del mes de Mayo, la ley que deline las asociaciones ilícitas y cletermina su represión, demostró, que nuevas pruebas y nuevos elenientos de juicio le habían convencido de la necesidad evidente y urgente de crear un instrumento qúe preservara a la naeión y a su democracia de las corrupciones y las agresiones de los totalitarios. La unánime aceptacióo de la ley, excepción hecha de su comba- tido y repudiado artículo $0, prueba de fehaciente modo que su antor no disentió apreciablemente con .Ia opinión dominante res- pecto de la ametaza nazi. Las propias expresiones y los propios actos del Ministro doctor Tiscornia sor¡ terminantes. Tanto conro supo poaer a disposición de tra Cormisión Investigadora uria policía inteligente y capa.z, tuvo el mérito moral de rectiticar ún criterio que ruevas circunstancias desechaban, declarando aflte la Cámara de Diputados (página 289) que se estaba "irente a una situación grave que flo se va a solúcionar ccn disertaciones parlarnentafias", I l'/
  12. 12. ALTA TRAICION EN EL URUGUAY y leyendo lealmente a continuación de su discurso, el inforn.re y las conclusiones del Sub Secretario de su Ministerio: La labor de la Comisión lnvestigadora ya está juzgada y los diputados que la realizaron pueden sentirse satistechos. El pueblo tuvo y tiene la sensación del peligro. El estallido de la cotrciencia patriótica significa el triunlo de la investigació¡. En cada uruguayo que ha pedido armas para delencler la patria, hay, un testimonio, dra- mático y vivo, de que las voces que denunciaton la amenaza flo clamaron estérilnrente en un desierto rnoral. La nación en armas, erguida de entusiasmo y sentimiento del deber y la responsabilidad sobre todas sus fronteras espirituales y físicas, constituye l¿'más alta garantia de su seguridad y de su iadependencia. El espectácuto que otrece el país es reconlortante, y en lo qu,: a mí respecta personalmente, lléname de orgullo cívico al reanimar en mi espiritu el recuerdo de que casi diez y siete años atrás, en noviembre de 1923, tuve el honor, e¡'.erciendo la Pre§idencia de la República, de presentar a la Asamblea I-egislativa, con mi ilustrado Ministro de Guerra y Marina, el etrtonces Coronel Roberto F. Ri- verós, un proyecto de instrucción tísica y militar obligatoria, sin acuartelamiento. De haberse sancionado ese proyecto, en la ac- tualidad habrían adquirido la instrucción correspordiente más de ciento cincuenta rnil ciudadanos. La fe en el universal inrperio del derecho, alimentaela por la mernoria del triunfo que en 1918 obtavieron Ias democracias sobre los estados autocráticos, así como por la creación de la Liga de las Naciones, que tantas esperafzas hizo concebir, - obstó, posible" mente, en aquella época a su sanción. La realidad, al desgarrar ilusiones gererosas, devolvió actua. lidad al problema de la defensa nacional. No tenlamos en 1940, ni un ejército n! una r¡arina bien equipados, ni armas ni municionesr para el pueblo; y constituímos una nación en que sus ciudadanos carecefl de las más elementales aptitudes milltares para afrontar Ias contingencias, nunca improbableso de una tnovilización general. Se ta reaccionado a tiempo. La ley en vigencia, desde hace pocos meses, adiestrará a los ciudadanos en el manejo de las armas y en los ejetcicios característicos de la vida rnilitar; robustecerá la 13
  13. 13. t4 T. G. BRENA ._ J. V. iTURBIDE concieficia patriótica e,, rc§ desce¡reiier¡tes de extranjeros; fortare-cerá en las nuevas generaciones et sent-i-U'o ,-.1 O.tu., arralgá-ndoloen su espíritu, ju¡¡to do¡l el concepto del O.,.L.fro; y contribuirá ahacer práctica, en Ia comunidad O"'1", uut,,.orl., I es-perafizas y Ia soliclaridacl. clernocráti.u qrru J.Ue losu 5ol¡re difere.ncias ^ sociales, potiU.u. y elc to de sus obllgaciones con'la nup*Uli.u, La fuerza seredimirá en nuestras n a1o. ,tg ¡r-i*prruru j'ná ,..a instrumento dqr'niquidad y violenela conquistadorá; y-;i aigúfl aia aeiago de-biera el país utiliz_arla, no !a- e,rrpteáriá puri' ut^"u, s s v l_.r..n:.: ajenos, sino para defendlruu, ¡lrliiu.ior"u a "u, y su libertad, {-a dernccracia l¡a sicro troada en todas ras tormas, adornreciendo a los puebios, con palabras. Ahora, fr.ri. * I,o, ur..ro, que con-mueveú el ni¡rndc¡, desde sus raíces más profundas, .; ird;;;;sable recon u *á:. realista, act;va, .i.áaoou, vigilante, congramdes y c tes obligaciones, viril, y n irU.u, abandonando lasforruas estáticas, verbalistas y soñaAoras. -"-' erá leícfo corl interés y graú ::" as de las re as americanas perigro ra soberanía y ra indepeno;':,1"I-'J:'LX?"ffTi, "JJij:: Montevideo, Setie¡rbre de Ig40. IOSE SERRATO
  14. 14. eref azie
  15. 15. ALTA TRAICION EN EL I.]RUOI.]AY 17 Hay una sola manera de curnplir con los deberes ciudadanosen circunstar¡cias exce¡reionares, en las qr" o.t. triunrar-for sode"todo otro sentimiento el amor a ta patria.- y ela se traduce en uihecho sirnple, que tiene en todos los espíritus honrados una con_sustanciación orgánica con ta propia vidai ónCIn tA VERDAD. Vanros a decir la verdad, toda la verdad, sólo y absolutamentela verdad. La Comisión parlamentaria, designada para investigar acercade las actividades Nazis en el paír na de que no u cr el rall Ia constatación ple' también Ou qr" as actividade§' sino to que revelan igro nacional; Pues- cor¡clusión del , dolorosa realidad la jero',, celebrado Extran- maflera de mandato, e! deber de esaba, a las ideas d.i i;;;;,-;n ros disr de todas _ Y afirmando más; esas actividades prueban que había comen. ?do yu,en. el Uruguay una acc entr lade que tenía concreciór¡ en nues io el de cuando. proclarnaba, que ,,la arrn eiér !a,i.t??, terdrían que desfilar un dí il cE, recibidos con todos los honores,, El diputado Card señalado un canrino, salvar a la República bién honrados todos aquellos ciu nosctros,en esta crazada" y de especial manera liugo FemándezArtuceio, que a pesar de todas lu u*.rurur'y o" toou. las nega-ciones, ha hecho framear victoriosa etr-ei ámt¡"nte la banderáde Ia Verdad
  16. 16. [8 T" G. BRENA ". J. V. TTURBIDE Toclos estos cir¡dadanos deben experintefitar, , ufla pro- funda satisfacción, al constatar que sus iustas reel es han en_ eontrado en el Gobierno de la iea la acogida que correspon- día. Primeramente, fué el Pari que designó la eomisión In- vestigadora, la que ha trabajado sin clescanso, con absoluto abandono de parte de sus miembros de toda otra actividad en el decurso de su gestión. Luego, tué ei seficr Presidente de Ia República, General Baldomir, quien visitado por Ia Cornisión, e intorntado del alcance v ftagflit¡¡d de los hechos denunciaclos, Xluso su espíritu, y luego la lkmeza de sus convicciones, e¡r tavor de la inve con ufla serena visión de la realidad, Iibreo co¡xlo no podía ser de otra rnanera, de toda pasión, las p-trpilas fi.ias en los altos ideales de Ia Y finalmente, el Fodcr al, puesto que la Co- rnisió dora, al reclamar su con e¡:eontró en etr señor Presiden upreflra stieia" doctor absoluta ión ct-e del problecl decisión er en ! inrponíam las de acuer alto 3r sterio. consecuericia de esa colaboÍaeiófi rograrfa der Foder Ejecutivo por la Comisión Parlamentaria, sGn las rnedidas tormadas en e! Eiército Nacional para a en c ier instante que fuera mecesario, el orden y las loues. ecuencia de eila fué la eonsecuencia de la colabcración rograda der poder judiciar por la eomisión Parlamentaria, fué Ia rabor incarsable dei Fiscar iel del juez rle Instrucción, doctor , cocperando e¡¡ todo ¡"nstante los hechos por otro rnotivo de de los que habían osado afren_
  17. 17. ALTA TRATCION EN EL URIJCUAY t9 tar ala s nía y desconociendo sus princi s s, al pretender trans- formar al a del Reich Alemán. De a la aut recibida de la Cámara, hemos puesto a de Ia miles de docunrentos qr" á"- muestran d del azista, Entendemos de nuestro deber, destacar también el comporta_ yie.1t9 brillante de los Jueces Letrados de Salto y paysandú y'ae ia Justicia de Paso de los Toros y de Colonia.
  18. 18. 20 T'. G. ERENA _. J. V. ITURBIDE los de Secretaría, s Risso y Urioste, así como la {uX. e Sala, qú¡e.no un solo instante de tregua, obe-deci s ellos a_ lds ó mp".t¡d", por el Señor presi- dente de ,la Cámara, doctor Giambil";-;;;" eticaz colaboraciónmos com¡llacetños en poner de relieve. ares de personas han concurrido a prestar declaración,Eier¡ declrse, que todo etr puebro ha estado junto a nosotros, No de s o tampoco, el saerificio que se irnpuso laFnemsa eac a! ar la rnás absoluta atr".ru, para no entor-i3e3r vanafilente la labor. . f)ebemos decir, además, en todos los ntos reali_zados, hemos encontrado con "ioo"u .u¡Áánt ;;;i¡o"l'vde la gravedad de las actividades nar¡utau .i} De ha[¡ereontiruado en la aceión, a pesar de las preeauciones torm porlos integrantes del Nacional'socialisrno,-r;";;;, tuvieron r.¡ de sido cada vez más eloeuentes s. la corvicción del carácter de- Feno era necesario que la Cámara frente a las comprobaciones de la Co ya r¡o se diticuttaba !a acción de la Jus os con gestores del rnovimiento, y porhan es ro han á,r..'# ,1.;ij"ÍflT'r,i.,J,:;su acci en contra de nuestra .ot.runá. las conclusiones de Ia Comi clee y firrner frá.e, ,"rp"ta, la C ,:: ;$:r:i:§Ti?Cíei los Ideales y la Vida de Ia
  19. 19. 8ru Cun, n i-- -F:fa*gdu(o 8/ //a"ior*/ §.c¡ a /¡ ! rn o
  20. 20. ,q[-TA TRAICION EN EI- URUCTJAV 23 En todas las üatitudes, los ironlbres que sientep xa honcra tnas- certlencia de la lrora, han blrscado afanosoi er: los iibros, rnotivos de estudio acerca dei probtrenra qne a muestra crv'trtrzaeiaÁ piantea el ¡novi¡miento político del Tercer leich" Nosotrós no vamos a tl.asuniqr aquí, Iecturas qo., .utJ,r"u ,u-guros, hau i.¡ cuantos ilatan la protunüa ' significación del crornento h co que est s vivienclo, arrrr" oo*u*ruencia rtrei eterr¡o ardar y desandar caminos de la humáriidad, que busca siem- p(e, efl extremisr,ros antagómicos, la solucién de los problemas so_ ciale:;. Vamos a hablar teniendo er¡ nuestras ,rrrou los libros de 'earácter secreto para ra enseñanza de nos dirigentes poríticos der r{azisrno, que hernos encontrado entre trc¡s docurnemtos pertenecien- tes a esos dirigentes, y vamos a har¡lar taolbién con estos documen_ tos en ia rllano, que prueban que taXes organizaciones no tienen un caráeter de realidad solamente de¡ltro de ,á nueva ,Qlemania, sino que constituyen ufia verdacl que sería osadia negar, elr todos l«rs rincones del mundo civilizado. ¿Cómo está organizado el Nacional Soclailsnlo? . vanros a reverar pírrrrieamente q.uizá por primea'a vez, los distin.l tos engranajes de esa poderosa organización polítiea; fatál como ¡¡n tric¡ rnecanismo er¡ el cumplimiento de su acción, qere ohedeee a ias órdenes de un Jete, que ha, Itegado a crear en ei espíritu de sus vasallos una té tan ahsoluta, ar punto de considerarro un semi-dios. Ese Iete de todas las ramas detr partido Naciona! Socialista, es el eancifler Adolfo liitter, súprefllo dirigente político Cq ,, frniiOá. _ ^Tres son las organizaciones básicas der Nacionar sociarismo: La Organización política. La 'luventud Nacional Socialista y ü; á;;:
  21. 21. z+ ¡ I I T. O. BI{ENA -. J. V. TTURBIDE de o. En olf un ü . tante de flitler: at :Lutz I t*Oresentación; emos Ia {acig1 política, de la que forman partemie¡nbro partictro, *,:n óuundo pi.tunur.ur- í-i*ls de! mis tadores: E! Führer de la Dirección del Fartido: Rudolf Hess, El Fuhrer del Frente de Trabajo: Ley, dirigente al propiotiempo del eo:rrité de Organización EI Dirígente de la propaganda: Joseph Goelrbels. Ei jefe de prensa: Otto Dietricb, asisticlo por el Dirigente cle !aOficina de Frensa: Max Amann, I -"--""v l El de Ia .Oficina Folítica Exterior: Alfred Rosenberg,El del Reich: Rranz XaveiS.fr*o.r, Ei de la Oficina Oe politica Ág;u.i", Walter Darré. E s de la Oticina Mititar: Franz Ritter Von Epp, Führerele la n para las Colonias d.t -Á;i.1,^" El Jefe de las Trop4s de Asatrto: Lutze, El Dirigente de ra Gestapo, Tropas de protección: ÉIeinrichFlimnrler, y El Dirigente de la Juventud Hitterista: Baldur Von Schirach. il R¿ic: ;i, eÍcargasa clE "; É.es iunciones ia insirucc.¡n, ¿ y cómo lo hac ayuda cis ir,r1,: organizaciore. de Células, en zación Nacionai cialista del A¡te tsajo ia ciirt todos los paises regiones cie -{1t Todos lc,: Reicit. cor:¡¡r - gentes del pa,-: regiones de la 6chle, es t Gau que, c¡;._ del Nazis¡iio, , ¡: riientos cie pr.:, i!ustración popr ciores. Esta See las organizac::n. Distrito Uruguzr en posesión ie1 Furcio¡a --:.t Escuela de! Ga¡, Oticima de Ins:-_ tro pais, pcr irre franquicias ciipir,r guay, los text,, s ( contraiia a la:: lidades. Actúa er ,- ! t
  22. 22. ALTA TRATCION EN EI- UFIUGUAY 25 y cómo lo hace; la Oficir¡a eji ayuda de todo el Nazislto int ! Y oficinas ( la Organi- ciaiisra oer Artlsanauo, det com ilij'J,.3i:, acionaiso- ia dire I Reich, estáfl los GA{-t. _ Hay un GdU oaratod países anjero, "o*o t¡er"1u-GAü;##;ffi:reg de Ale _ " _Todos los páíses del ¡nunc! ' "on territorios deliieici-1, como lo demuestraru tros h* s de los diri_gentes del partido Nacional Soc Oeu i ü, O"tiri"iregiones de la tierra. e Gacoc del 0, se repite, digamos así, en todas efl Coflse similar en el en posesión del maestro oroo, i?ll1 'ot enconrrados textos que han de leer a la que orienta nues Actdra en ese Gau, una Oficina de política Econémica, con sus
  23. 23. 26 'I'. G. BRENA _" J. S/. {?{-lRtstDE Secciones: tiene en el n y Técnica err .el comercio, que en todas nu s nte, el cuai se ha icio intiltrando de ra (A.F.u") q,e r,l p.rpi.;uoll'1;'§?,:,H,X,ffi'H ñ.:[Tá irl:cional Socialista (V.D.l.) que agrupa u- todou los tngenieros rle_ manes, y ha hecho un movitniento avasallaqo* o. pñpugunda en lavor de las norrnas alemanas. Si por intermedio de la película, de la radio, de la cje la prensa, de los locutores, de los liúros, el Naciona! So h;coÍmado el ambiente con su ideoiogía, preser.:tacia a ias veces en, to_da su verdad y disirnulada otras,-sobre todo en los textos cas" telianos, bajo aspectos tendientes a sorprender etr espíritu cle nues_ tro pueblo; con esta penetración organizacla ¡ror el Comité tle llo_ lítica Económica, dependiente del Gau paru-'ei Extranjero, que *e,epor representantes en el Uruguay, a llolzer y a Klein, se la primera etapa de !a penetración eaonórnica"Nacionaí So ;nuestro medio, y en !a cual, uno de esos técnicos alermanes disi, rnqlado bajo el aspecto de un inofensivo empleaco cornercia!, ha rea- Iizado un estudio a iondo de la econor:ría del pais, orientando sin duda los acuerdos comerciales efectuados, ur*u"d, una tracrpa- q,le pudo ser mortal para la Ftepública, al pretencler hacer triunfar'en su seno, directrices alernanas, co*o primer acio Ce vasatliaje a Ia economía del Tercer Reich, Y asi como Klein y Fiolzer r.epresentan en nuestro inedio Ia intiltración económica Nazista, Hoerier represenra, según los clocu_ rnentos de Pátz, la penetración por rnedio ne tteim la penetración por medio de la Radio; [I Ia traci medio del Periodisnro,.y el propio pátz, etr por de la instrucción de niffos y de adultos... Tiene también el Gau^para.el extranjero, bajo su dependencia, la Organización Nacional Socialista Ue CLlu¡ás del Frenté cle Tra"' !ajo, Y esta Organización orientada por el doctor Robert [_ey, desde la dirección'del partido Nacional Sóciatista, agrupa efl su seno a los trabajadores de las industrias cre !a construcción, a los trarra.jadores de la i¡dustria gráfica, a los trabajadores de ra arirneotación, a los operarios de fábricas, a los trabajadores cle la mádera, a fos trabajadores de tra industria textil, a ros irabajadores cre ra piáara, a
  24. 24. Nuestro pueblo vió con dolor_ contufldidos er pabeilón de la patria, emblema de la ribertad y ra bancrera nazi símtolo de ra esclavitud.
  25. 25. ZÚ T. G. BRENA" -- J. V. rT'URtsrDE ios trabajadores del cuero, a los trabajadores de la tierra, a los dependientes de conrereio, a los capataces, a los empleados de ofi- cima, a ios emptreados 'cle la industria marítirna y a las ernpXeadas alemanas. De esa organización Nacional Socialista de las Células, depen- de también El Fichero, control at¡soluto de todos los obreros ale- x?lafles y de trrabla alerr'ana, que están obligados a entrar en ei h-rente Alemán de Trabajoo organización ésta de carácter tan per- ieeto, que siendo los alemanes en el {.Jruguay, una indiscutihle trinoría, crea verdaderos problemas a los propios trabaiadores na- cionales, integrantes del personal de las casas germanas. Esa Orgarización Nacional Socialísta de las Células dei Frente de Trabajo, Ilau¡ado el tercer ejército, puesto que se trata del servicio de trabajo atresrár¡ nacional socialista, y está sometido al control de Ia adÍ¡rinlstrac!ó¡r militar, este Frente de Trabajo, r:tt-vos integrantes visten u¡ritorr¡¡es de soldados cofl la cruz garnada y cuya. estructura corresponde casi exaetamente a la de las Tropas cie é'salto, tiene su Sección Frensa, que ditunde toctros los folletos que por rnillares ]¡ úrillares nlegara aX pais, y lcs e!.iarios it-npresos e n alemán, que llegan al Uruguay erx eant¡dad considerable. Frueba de ello podernos ofrecer, seíiaianc'lo que circulaa entre nosotrosn los periódicos: Fara el pe:oonatr Ce oervicio doméstico, Faa'a los obreros de encuadernación y r:'e la. inciust¡ia ciel papel, Para la industria de la construcción, Fara los trabajos metalúrgicos, Pa-ra los conrerciantes, Fara las profesiones de tráficc y de servicios públicos" Fara los comerciantes jóvenes, Para la industria de la madera, Para los tra-bajos textiles, Fara los trabajos del cuero, Para los que trabajan en Bancos y Seguros, Para la industria vinícola, Fara los obreros gastronóruicos, Para las protesiones liberales.
  26. 26. ,ALTA TRAICIOF{ EN EI- URL]GUAV 29 a ^ ue entiende, bl ,, ef.! l0§ pro- Tiene ese Frente, de TraLrajo, una zacióa I ,,8-a Fuerza por la Alegría,,, cor-tr u*u iuruá .A i:r n oi -'- 'pun" e,yos r! eo*ro ros ?_tl}r; uu aJ*da*, ,,?",- ania' es r'ncu u' i*u l¡?asas, !a r'deología ata er! e Ir,ia Soc ;; ' ero, utta f)rsan e! pa-ís, en el{'lr¡ las por! i? efl Montevideo er¡ Rincón del Bonete y en paysa - 4 et'l'q en e! É'¡ronio Gas ,na or¡ran¡'zacióm Naelonar soeíaristarrs trersflesncla. olle tiene s¿r a*n*o,rr¡frriu acc¡on en e! 'ruqsar.¡; ilrr¿ ('§fic:flfl. rle hfor¡r:es ,a.qrarnos eeo¡'lcn¡ía del agnos" Un tas, a ia, que respomelen nrás priestigiosos de nos a ilr.! tre Bay sóio orsa ón!.:¡ d: d del ,lo, s ,jeeneste de §,c een ode Iaa adNazísta erie cori m de la clei Eras!! y la Argeratina" Organlz Naciona! sta stencia {.}istrito áV, adcs e'] r cle Eeck ,;; eo FaS,sandli ¡lor la e o¡.rrisión I..a ual de !a otr il;l Ie38' mie ór*á-,, Ias ar de ,t pof gofl El Gau exfraniero tortos ¡raíse r il;;;; ac s clis' clistrito está "ur"^grup* d Cada EI Dirigente tiel¡e conlo o PsYo"
  27. 27. 30 T. G. BREN¡A "- l. V. ITURBIDE Un Jete de Propaganda: encargado de las Secciones Películas, Radio, Cultura y Frensa; Un Director de la Oticina de Instrucción; Un Jete de las Células; Un Jete de la Organización de Mujeres, y Un Jqte de la Organización de Beneticencia. Por debajo del distrito, que en el Uruguay tiene por Jele o Kreisleiter, a Julio Dalldort, Agregado diplomático de la Legación Alemana, con amplias inmunidades para su persona y sus bienes, están, como hemos dicho, la Agrupaciór del Lugar o Punto de dpo- yo, y por debajo de éste, están las Células, distribuídas a Eu vez efl Blocks, que son las organizaciones rnás pequeñas de los socios del Partido, constituídos cada uno de éstos Blocks, por alrededor de quince personas. Hemos hablado de Dalldorf, Jete del Distrito {.Jruguay del Par- tido Nacional Socialista, y queremos señalar una vez más, que co- mo tal, tiene poderes públicos o soberanos, lo mismo que lo tienen Ios dirigentes del Reieh, los dirigentes del Gau y los dirigentes de las Agrupaciones locales. Su palabra, segúfl las pruebas encontradas a Becker, es indiscutible, de acuetdo con los conceptos directrices del régimen totalitario. Y así lo ha ratiticado el propio Holzer' ex Jefe del Distrito LJruguay, ante la Cornisión ltvestigadora. Estos dirigentes políticos, letes o co, de las cuatro zonas de tra Organización política, prestan juramento a Hitler, como lo pres- tan las Tropas de Asalto, y tienen el derecho y el deber de vestir el traje militar de la organización politica, que se les otorga en actos especiales, Dicho traje de servicio, consiste en una gorra par- da, con adornos de color y un cordón plateado o dorado y visera de cuero pardo. La casaca de servicio es parda, su camisa parda también, debiendo llevar una corbata negra. En el ojal, la insignia del Partido. El cinturón es pardo y la hebilla plateada. El pantalón de breeches, debe ser color pardo, ¡,, las botas rlegras. En inviernc, usan ufl sobretodo pardo, con dos hileras de botones, y en el brazalete llevan la cruz swástica. En el cuello de la casaca y en el del sobretodo van dos espejos; los botones del sobretodo, como Ios de las camisas y los de la casaca, llevan la cruz swástica.
  28. 28. |-:rr:;_t:JF- -Í ALTA TRAICION EN E¡- URUGIJAY 3l Éle ahi esbozado, a grandes rasgos, el tuncionamiento de una de las clivisiones de! Flitleris¡no: la Organización política. Vamos a estudiar ahora la segunda gran división: La relerente a La Juventud Nacional Socialista. Ella está integrada por jóvenes, a los que se educa en el pen_ samiento y en la actividad Nacional Socialistas. la Genera! de ifl"erista, a ca on tiguran las de la Ju. ve de ción de lóv Alemanas. Ambas presentan varias sub-divisiones comunes. Recorriéndolas por jerárquico, vemos que ambas tienen Región Mayor, de la qrre den las Regiones, dependiendo a su vez de éstas las De la ¡ de la Asociación de Jóvenes Mujeres Alemranas, la ación de !a Juventud Hiüerista dL 10 a 75 d Hiflerista, cle 15 a 20 a¡los. arnbién, batallones, com- paliías i l-a Juventud Íliilerista, perfectarnente organizada cientro de murestro país, eorresponde emterarnente al Fartido Nazi. Tiene a su cargoo entre sus tareas militares, el servicio de enlace.
  29. 29. 32 T" G. BITENA "" I. ',{/. }'['URts]DE e y E{onor". Hay verda ión por las ffia s y las Y bajo nuqstro eietro, que sienten o de ser alemanes. Todo !o que emana del nazis¡.no y qu.e ltega hasta nosotros en torma de libro o flor el éter, por rneelio de la radio y arlln mis_ nlo, por Íc.ledio de la prensa, aíln c,-¡anclo se clirija a {os niños, está irr*regnaelo de espíritu belieoso, como eú.afldo se dinige a los hom- bres, Y las escuelas ate*ranas alel EJrcsuay, sol.¡ vereladeros cursos en los que los nifros realizan e¡'ercieios crilitares y eo los r1$e se l¡aee ¿lna propaganda intensa y ¡lerma,lente en .tavor de }a guerra, E! pucto centra! ele la enseñanza de !r-¡s niílos v etre {a iuventud, es esa idea de ia lncha, que los atr¡sorhe cle tal nlanera a! punto de hacerles dejar cle lado otros motivos n¡ás altos, que ño deben o!_ vidarse en las horas de torrnación de los espíritus. Foltetos 5, revlstas, escritos efi iotffa de novela, desniertan en el atnla de la juventud el espíritu de ar.enturas gxrerreras. Err euanto a b- eorpora.c?ón Fen¡enis¡a Nacional Soeialisfa, !1o sólo ree!!:e ta ecseña¡za de !a i<leolrr-re dc e,qte E?_ftido, sino que particina a-ctiva.-:erte e¡ el servie:a .lr eoc:r!Ei!caeiones v er la práetiea de tos elepcrtgs rí!:12:3s fe::::i:i=c.¡ a4e:rás de tener a su eatgo las fu¡rciones de e_'¡rir!a. r. iíe Cruz Ftia_ Va¡qos a!¡ora p" r:asa_r al esi':jlo ¡le !a otra gie_n di;,isión del Étritlerismo: [.as Tropas ele A-sa1tc. De etlas surEe e! Iefe de lnst¡:icc!ón ',r Cr Escuelas v el IeIe de tras E-qcr¡elas de Dirigentes ¡!¡! Peleh, !o cr_!e !:rcfle de relier¡e e! earáete¡' tnilifar que debe tene: !e. id+o!c.sía rle tcda organizaeión Na_ cio¡at Socialista. De ella surgen tar-rr!¡iér las T"caas de Asalto y las Tropas de Protece!ón" Las fa-n¡osas S. A. ]¡ las Eo uenos famosas S, S. Y por det¡aio de la lrSrllpaeió¡r lla:¡or Ce cada *na de e!!as" están la.s aa'rutoac?oñe"9 r¡1eÍio!'e§. I+:s re.rl:::!eri¡§, los !:ata!!ones, las comoaiiías. las frrigac{as, las §ee c!o¡"es ii !as Ssb-see cior!es. En muestro país, tra er¡clisiótr -¿lc ha tleqaelo a la constatación
  30. 30. ¡nDE ALTA TRAICTON EN EL URUGUAY las maniobras y las nlen orgullo de ser ega hasta nosotros la radio y aún rnis- Ia a los nifios, está ; riirige a los horn- L ', erdaderos eursos :s.)'e1l !os qme se :alor de la guerra. ile la ,iuventud, es nane¡a al punto de . que no deben o!- itus. rlela-, tlesnlertan ee gu eiferas. i ::al Soelalista, no =:::iir!c, simo que .rt¿ecil¡es -¿ en !a :-'és :!e teuer a su i 3re.n ctivisión del Escre!¿s y el lete r,:¡e Ce relierre el ,3 .,1'qa¡iización Na- el1,r r: tas Tropas r a:rosas S" S. c?ra- una de ellas. ; ,. batallones, las i=!-see e iones. tie que existan miás que eletner¡tos aislados de la S. S. o Gestapo; pero sí, ties¡e Ia evidencia de que existen Tropas cle Asalto, coo com- pañías, brigadas,,secciones y sub-secciones, que han hecho ejercicios perrmanertes, en distintos lugares de la República, y que han mar- chado por las earreteras nacionaleso cor! sus unitormes y con sus Jefes al frente. Estas Tropas de Asalto organizadas en el Uruguay, obedecen a consignas severas, estando prohibida toda mención pública rela- cionada con su militarización, Ellas están repartidas hasta en nues- tra a La Comisiéfl tiene fotogratías de las Tropas de o as eÍ Mofltevideo, que haa elegido entre los Iugares propiclos para sus ejercicios per¡ódicos, eI misrno cañrpo de maniobras que ha rutilizado el ejército racioriatr, etr La Fedrera, doncle está situaela estratégicamente la chacra del diptomático alemán, se- íior Dalldorf, jefe del Distrito Uruguay del partido Nacional So_ también de grupos de Tropas de por elem os de Faysandú, y por ele- e Rincón Hernos elejado, para culminar este anánisis de los distintos rocla. ies clel Naclonal sr:cialismo, el estudlo referente a sus organizaciories deportivas. tr-os deportes tienen fumdamentalmente para el nazisfl1o. ufl ca_ rácter nrilitar y la responsabilidad respecto a la preparaciófl que dei:e realizarse en ese sentido dentro de las aetividades deportivas, se l¡a cor¡fiario ¡¡recisameote a [a propia orearización de las"mismas. Esto, en A.lernania v fuera cle e!la. [Iay fues, ufla oriefltación del deporte hittrerista. de aeuerdo con la cua!, cada sportman, deberá ser lranstornrado en un soldado. En n,estrc¡ país, todas ras trnstltueiones deportivas alenlanas d¡penden det Partido Naciona! Socialista, co,lo Io dernuestra un iiagrama encontrado entre los docunrentos de! maestro Fátz, en con:!e se señala, corno una actividad partidaria, los deportes de! Pemo. Ia Gimrasia, los planeadores, y el Alpinismo. Pero no eta necesario ir a un documento Frivado para hace,la constafaeión
  31. 31. 34 T. C. BRENA ,. J. V. ITURBIDE ecta constatación. La Á'lemoria Anual de la Asociación Alemána de Deportes en ei Uruguay, revela que hay dentro de esa liga, tres organizaciones: la de Remeros, la de Planeadores, y la de Gimnasia. Según la eirc'¡ia: N 23 cie la Federación de las Asociaciones Alermanas en ei Uruguay, ella está integrada por 18 Sociedades, re- presentadas por los señores: Iulius Berger, Hans Heider, F. C. Bec- irer, Karl Justus, Erich Quincke, August Rathmann y Albert Hohne" ereemos dei caso recordar que la ,Asociación de Gimnasia del Reieh" se dirigió a las instituciones deportivas del Uruguay, el 28 cle §etiernbre de 1935, manifestando que era su deseo unir a todas las asoeiaci.ones a!e¿;ia¡as en el exterior, para aumentar el io- r*ento del deporte qerü1ano, por esa concentración, y en razón de elio tomet¡tar todo lo alemá¡ en el extranjero. Y agrega ese docu- nrentou qse For haber siCo organizada la Institución de La Plata, les pide a las dei Uiugua,v, consideren su atitriación a ese Instituto de tra Asoeia-eió¡r ciei Reicl'r, s',rpcnierdo que las fronteras del país no corls- tituirá¡r ningúr obstáculc, "porque es de suma importancia reunir a toclas las asociaciones del deporte alemári, en un block tirme". Que la SociedaC Deportiva Alemana en el Utuguay cumplió lo ol'denado des€ie Alemania, lo revela el documento referetrte a la Asernhlea General realizada en La Plata el 6 de Junio de 1936, en el que figuran entre los rniembros de las organizaciones atiliadas: lla Der*tselre Sportvereingung liontevideo, la Deutscher Ruderverein i{or¡tevider.¡, 31 la Deutscher Turnverein Á{ontevideo. V nt¡ sólc esa aliliación comprueba que la Fgderación de So- cieelaries ,Ale¡ranas en el Uruguay constituye ana organización oe- fame¡¡te Nar:ional Socialista, sioo que ello se manifiesta en todas ¡;*.r¡; actividades, ,sí tro demuestran fa ditusión hecha por las misrnas r.ie l*s alceucio¡res det Fíihrer; su participación en los trabajos en tavor rie tra colecta de "Ayuda de Invierno", tealizada en Mon- Íevi¿leo por orden del Partido Nacional Socialista; su intervención e.-* la calecta para otrecer al Führer del pueblo alemán, un regalo, ox¡:resáirriole su agradeeimiento y su adhesión; su difusión de los ar- fic;¡los sobre la Alemania nueva, del escritor urugúayo Adolto Agorio, l, mu:/ especia!*rente. su aceptación en la Asarnblea Ceneral del tr9 dr Julio de tr935, ctre los priocipios proclamados por el Führer"
  32. 32. ALTA TRAICION EN EL T]RIJGUAY Tales tas instituciones que íntegra_n el Nacional Socialismo. "J queda con ello dernostrado que et Distrito Uruguay del partido Na" ciona! §ocialista, no es otra cosa que un Estado dentro del Estado, 'l'odo Io extranjero eoflstituye para ei Naci0fial Socialisfllo Alenrán, una región del Reich mismo. Así lo dernuestra el hecho de que todo lo correspondiente a los países agenos a .Alemania, esté agrupado en un Gau, coúlo lo están las distintas regione.c de esa naciófl" Para la Organización Naciooal Sociatista. digámoslo nueva- mente, todo lo Extranjero es un Gau de Alernania. De ahí ta primera constatación de Ia investigacién tealizada: Distrito del Nacional Socialisnro, el l-Iruguay es un distrito de A.ler¡rania. Oacla uno de sus dirigentes en eo, en Pa-lrsandír o en Ri¡cón del Boneteo poseedores de s soberanos, de los Der'echos Soberanos de Alemania, represerrta una intromisiór intolerable cle la Soberanía alernana dentro de nuestra Soberanía. Nuestra voz jarnás se ha opuesto a Ia idea de que las dis_ tintas ideologías hul¡anas se organicen eo nuestro rnedio. Estarnos seguros del arraigo profundo que tienen en el puelrio oriental las ideas denrocráticas, 3, sabemos, Xlorque nos !o grita elocuenten¡ente nuestra historia, que los orientales son arnantes de !a Democracia, porque son hijos de etla. Pero no poclemos aceptar que exista entre un partido, qtre más que r¡n partido es, en realiclad, la pro n de un gobierno extranjero dentro de la República. En Alen:ania, el Nacional Socialismo puede imponer sus nor_ ri1as, pero si se es i¡n homl¡re libre, no puede tolerarse en silencil¡ la organiz de ese Partido tuera de las tronteras cle A.lenrania; porque la acl, tra experiencia y la doctrina r¡os dicen que los partldarios de .I{itler, son Soldados Folíticos. que luchan bajo un juramento a su Füftrer, corr todas las armas que están a su dispo_ sición y cuatesquiera que sea el sitio elonde actíler¡. y tolerar su existencia en ¡:uestro medio, sería otrecer las rnanos a las caclenas de la esclavitud. Esos solclados políticos tienen norrnas públicas y tienen nor. mas secretas, que han pronretido respetar y cumplir. y tienen
  33. 33. T. G. EIIENA -- J. V" ITUREIDE eolrríe toclú, tra d'e que ei neee. ]/ .qi tral tre¡s orieat 3, ,; li 1 van a r ¡:or tierra con t*ra'¡raliemos tod-a u¡¡e ideclogía" C raeio;les atr tin y al cabo no serán otra cosa" ^¿* p**á ái *it"'o firrnaoteo que despreciables *r¡r'in ,úe r¡a6el io het sie!-c siearpl'e que e1!as han podido ts "_* ser a a tra a clue ha earacterizadc¡ aX gern:anisnro en toclas tras etapas de ss leistoria' t{enios dicl,o qu* etr tr{itlerlscro eottig:uta en la Repírbiica una ama naeiomal; Pero debe- extranjera está resPaidada or§.es, realizan constante' lio está, pues, sÓio en iuego la solreramía naeional' sino también tra se.+"urfu1ad <.1.e 1a Patria q¡.le Ltíia orgaaizaciór: de e dentro de tos líraltes detr rle rlaeiones extranieras, creando !-.ie tatres, clemtro de nuestro poe y d'entro ele núestras n:isfias attoridades, Eue todo perrrrite ati r- qÉe estanxos en los prolegó" "runo. O* uaa rea! y verCarlera eonquista" V de esa ación P a Y de esa ió¡ rie eará itar, ei I{ I Soeial! lra cur'li:tido en *o o rueello la e:a eiapa- de s:r ]¡a. sis con- or,r : ha consti las eáluias peqr':eá lxe poco ;r'no, irñ -ri-i,ll""do y que, si io se {a ' sitt eiudallegascl"des:''¡r':r!;iosa-s'trorlloparajllstí'iiearel ;;;,^; ;-- una t¡i ale'nria; a piiiiiera uli día -- que q'rrizás no lr."li*t* rid" *,ry neiano " preclominar entre i¡oeotros' por etr do!:lt: iü+,1'{,. elet terrorr¡ de !a trierza, siao dentlo rle tro inclnlstria'1, e1e! rilades, eome 3ra había eryPezaC eletr T'rahaio" h.aelendo va!ei s ür'*u:"rtiát efeetl-¡::s trp ?¡ ¡¡r:!Óc cie eomlr';:tio del Fartido' ÉIa-v. con:o deciu'los, $r¡ Frente Alemán clel Trabaio' Y existe
  34. 34. AI.TA TRAICIOhI EN EL [JRUG{J,¿Y 37 aqüi organizada una fu d [triflerista que, exterioriza sus activi_cfades de una nlanera utar ente militar, como la r¡ranifiestan ias as, c uídas con !, filil;il;;r er? tat tro. hacen ."* 1", "iAá-elas s aacioria! sgcialistas. V seúior a! P o tie la circu a de que el chos s de I grup l-ocal, or de'dere- de ú's rlrpos s en qr_re se r de las q cle Asalto, de !a ión de .t!e- e se enta en fodos los s prat con inmunidades a s disposiciones de! eódigo Fena!. os aeeptar eéluias y rmir¡¿lciosa- ee!a!me¡lte y a elifu irr aleente pro_ s raclios, cl tay las con" gozado aquí slaelo ¿!e fiea para el trro ia }iller_ er¡ torio su ¡_lcar¡ce !a anemaza_ e suficienterrlen+e graradl t de gu vlda!,'.
  35. 35. /o Anhh ,üajitta: Troyo /n/ ff*rr,{"
  36. 36. ,qLTA TRAICION EN EL URUGUAY Todas las organizaciones nazisias tienen un carácter neta- rnente militar. Todas ellas, por más lejanas que se encuentren las situaciones geográficas en que aetúan, del centro básico de sus actividades, Alemania, se mantienen perffaflefltemente en pié Hay una jerarquía civil-n'lilitaro que hace de cada nazi an soldado el que tiere por jefe sflpreflro al Führer. Y con el fundamento de esa ¡'erarquía, de normas rígidas y de severisimas disciplinas, el Nazis- mo ha coflstituído sus batallones en todas las regiones de la tierra. Es en la célula nazista donde comienza esta instrucción; es en Ia célula donde se torjan los soldados de ese ejército sonrbrío que ameraza al mundo. Y l¡ien: vamos a estudiar al prototipo de los organizadores de las cékllas en nuestro país, vamos a estudiar al mraestro Rudolt Páfz, a través de los clocuurentos que tros fué dado encontrar en su domicilio. Esos documentos revelan que existe en Montevideo, úna or- ganización Nazista ilrtegral. I-a capital de la República, el centro de toda la vida nacional, está dividicla en 38 células nazistas, per- lectamente delineadas y delimitadas, sin ninguna coitrcidencia con las divisiones Judiciales o Policia{es del Departamento. Obedecierdo a an plan de acción estratégico, esas células agr respohdea a distintos pqntos de apoyo establecidos gn la Et plano en el que aparecen esas divisiones celulares aba en las la está hoy en poder sticia "¿ pued I Ia ón de esas células y trrres de sus Vamos a referirnos, a filafiera de ejemplo, a algunas de e[as: 4t
  37. 37. 42 La Célula 20, tiene por tímites: Obes, Suárez, Vilardehó, Mi" llám, Guadalupeo Eu¡gues, Arteaga y Reyes. §u jefe es Fies" La Célula 26, que tiene por j'efe a Guthmann, está deiimitacla por et Ferrocarri!, Agraciada, Obes, Reyes, Millán, tr-arrañaga, ñ{i. gueiete y Granaderos, !-a Célula 27, qre dirige Andreas, la limitan las calles A,4illám, ,11{iguetete, Arteaga, Burgues, Propios e Instrucciones. [-a Célula 35, que dirige Hoerler, esta limitada por e] Ferrc- earrilo Granaderos, A{iguelete, Millán, Coronel Raiz y Camino Ariel. V aaí, toda la ciudad, ¿Quó actividades desarrollan estas células? Er¡ las libretas de! maestio Pátz, escritas cle sr puño y letra, encontranros, at través de su vida, una taceta de tra aeeió¡r de las células, lo que cotstituye, en realidad, parte elocuente rle las ae- tividades nazis en Montevideo, Empieza por conlesar el 14 de Enero de 1938, que es agente de los l{azis y está pagado por etlos. E! 20, habla cle la reorganización de las céiulas v del gister'¡a de con'¡umicaciones de las mismas; el 21, el senvicio de ayuda a los autos destinaclos al Partldo, el 22, de una trasrnisión para las ttopas de asalto, el l. de Marzo, se reufiefl los dirigentes de las células, para efectuar su distribución, el I de Abril, "Día de la Gran Aler:.:ania", dice, es l¿r lecha en que todos escuchan el discurso de Hitler y en la que se reatriza r.rna recepción general en el Hort. et 10 de ,Abril, votación abordo del vapor "Patagonla", en la que sufragan 1122 atremanes:1096 por si, tr9 por flo, y 7 en blaneo. el 20, Fiesta en la Escuela, tiesta en el Hrirt con jurarnentei, en cuyo acto hace uso de tra palabra el Ministro Lagtmann. el 2 de Mayo, servicio de las Tropas de Asalto. I t- '
  38. 38. ALTA TRAICION EN EL URUGUAY el 5, distribución de material de propaganda, el 6 de Mayo, el dirigente Ott, habla a los dirigentes de las células, el 8, servicio de las tropas de asalto, el 9, servicio de las tropas de asaito y Ott vuelve a hablarles sobre las Tropas de Asalto, precisamente. el clía 11, el punto de apo],o de Feñarol, o sea, la Agrupación de Células del lugar, se reune, haciendo uso de la palabra el Mi- nistro Lagtmann y otros, el 13, Ott vuelve a dirigifles la palabra; se pasa una película' se reune el Frente de Trabaio y se exhibe también ura película de lvtussolini, el 16, 22 y 29 de ese mismo mes, Servicio de las Tropas de Asalto, el 4 de Junio, Fiesta de Invierno en los Clubs de Deporte y ejercicios de las Tropas de Asalto, el 6 de Junio, Servicio de las Tropas de Asalto, el 16 de Junio, reunión mensual, en la que se destituye, como dirigente del punto de apoyo a Holder, el 20 y el 27, servicic de 'Fropas de Asalto, et 8 de Agosto, Servicio de Tropas de Asalto, el 17, reunión del Fartido Naciona{ Socialista, en la que el Sacerdote Schuertze habla de su luctrra corno maestro en el Brasil, el 28, en la Conlitería "Oro del fthin" se escuchan los discursos de Bohle y de Rudolt Hess, el 29, boxeo en las Tropas de,Asalto; también el 5 y el 12 de Setienrbre, boxeo en las Tropas de Asalto, el l4 del tnisrno mes, los eiirigentes políticos se reúnen en casa de Daldorf y el 16 se realiza un Curso de Locutores en casa de Stahl (que no es otra que la Contitería "Oro del Rhin"), el 19, boxeo en las Tropas de Asalto, el 28, reunión de los dirigentes para planear la dlstribución de las células, el 3 de Gctubre se hace ia distribución de las células y ese misnro dia hay boxeo en las Tropas de Asalto, en el que lntervie' nen triputantes del vapor "Teflerife". el 6, el Encargado de Negocios de Alemania, da una comida para los dirigentes políticos, el 10; Servicio de Tropas de Asalto, el lt, Daldorf y Fátz acuerdan la distribuclóri de las célules, 43
  39. 39. T. G. BRENA .- J. V. |TURBTDE el 16, hay fiesta de tiro en el Club Alernán, el 17, §ervicio de Tropas cle Asalto, et 20, distribución de tras células, el 23, acercamier¡to acorciaelo entre Fátz y Fredy para ios pun- tos de apoyo y el Frente de Trabajo, e! 24, §ervicio de Tropas de Asalto, el 27, despedida del Encargado de Negocios Alemán, en 310 Servicio de Tropas de Asalto, el 7 de noviemtbre, nuevamrente §e¡"vicir¡ de Tropas de Asalto, y el 17 del rnisrmo mes, Fátz toma a sü cargo la direcciófl cle las Tropas de Asalto, u El 23, se organiza la colecta de invierno, y Lagtmanno (itinistro de Alemania en m¿¡estro país), habla sobre los alemanes en el extramje:ro" el 28, Servieio de Tropas de .Asalto, el n,o de Diciembreo inauguraeión de !a Sociedad Cultural Ger¡r¡ano-Uru grrayal el 2, organlzación del fichero, etr 5, toma naevari:e;:ie a c* cargo, Pá!2, la Jetatura de las Tropas de é,salto, v el 9" se inaugura tra Fiesta de Ayuda de Inviernoo para tirmas de importamcia. AñO 1939 El 6 cle NLatz,a, Servicio d,e Tropas de Asalto, el tri, exhibiciór¡ de pelicuias en la sede de Feñarol, el tr2, Ac'ro en ¡¡en¡oria cle los héroes, celebrado en ei Cine Ambassador, el 130 Servicio de las Tropas de Asalto, e! tr5, reunióm de los dirigentes potríticos, el {9, eurso para locutores, el 20, Servicio de cie asalto, con esta anotación suges_ tiva: "Enlpezó la Prep ,,, el 27, Servicio de Tropas de Asalto, y reunión para la dis- tribuciór¡ de las células; el 30, en casa de Dafdorf, células y Tropas de Asalto, el X0 ¿te Atlrilo re con los dirigentes de las células, y Servicio cle Tropas de o, el 11, Fiesta de Ia tr¡ictoria de la F-a.lanje, en So!ís, el tr7 .r, el 24, Servicio de Tropas de Asalto,
  40. 40. Por las carreteras y los camlnos clel LJruguay las Tropas de Asalto evidenciaror¡ eX menospreico nazi para nuestra soberanía.
  41. 41. 46 T. G. BRENA -" J. V. TTURBiDE el 26, en casa de Daldort, células, Tropas de Asalto y Frente / de Trabajo, el 28, lista del Comando. el B de Mayo, Servicio de Tropas de Asalto, et 9, comida en homeraje a Daldort, en el É{ort, el trí, 22 y 29 del mismo ines, Servicio de Tropas de Asalto, el 5 de Junio, Agrupación de deportes, conversación en el lIort con la dirección de la Agrupación de! País, el 19, Servicio de Tropas de Asalto, el I de Julio, reutión en tra chacra de Seltmann, el 10, Servicio de las Tropas de A.salto, el 15, en las obras del Rio Negro se rcal7za in acto,'en e[ cual Fátz pronuncia un discurso, y los días 16, 17 v 18 del mismo nres, Pátz realiza propaganda en las obras del Río Negro, el 24, se reunerl los elirigentes políticos en la casa de Datdoif, y realizan emtrenamiento y Servicio de Tropas de Asalto, el 25, en la casa de Daldorl, Pátz hace un relato sobre e! Río Negro y el Frente de Trabaío, el 7 de Agosto, Servicio de Tropas de ^&salto, el 9, en casa de Daldorf, distribucióri de las células ¡r Ser- vicio de Tropas de Asalto, el 14, conversación sobre distribución de célutas y servicio de Tropas de Asalto, el tr6, se constituyeron los dirigentes de las células, el 2tr, Servicio de las Tropas de ¡salto y se destinaron log dirigentes de las células, e 22, .inaaguración y obligaciones de los dirigentes de las céh:tas, el 28, Servieio cle las Tropas de Asalto, el 6 de setiernbren Hoerler habla en et Hort sobre nuestro com- port,rmiento y Servicio de inforrración en la Legación, el 8, Pátz, en el auto de Seltmann, distribuye el "Deutsche Waeht", el 11, Servicio de Tropas de ,Asalto, el 15, 18 y 2l del misrno mes, sigue tra clistribución del "De¡¡tsche Wacht", et 25, Servicio de Tropas de ,Asalto, el 2 de Octubre, nueVamente Servicio de Tropas cle Asalto, et 4" et socio del partido Laghtenann habia en el Hort,
  42. 42. ALTA TRAICION EN EL URUGUAY el 5, en casa de Dalldorf, Frente de Trabajo y Tropas de Asalto, el 7, asistenbia a la comida de Ptato Unico, en la que hace uso de la palabra el Ministro Laghtmann, el 9, Servicio de Tropas de Asalto, el 13, visita de Pátz al l{ort, a la Legación y al Parlamento, el 25, reunión del partido, con la presencia de Laghtmann, el 30, reunión en el Hort, con servicio de Tropas de .Asalto, el 31, se inicia la Guardia en la Legación, el 5 de Noviembre, Guardia en la Legación, de las 2 a las 6 de la madrugada, el 6 y el 13 del mes citado, Servicio 'cle Tropas dé Asalto, el 15, reunión del Partido, apareciendo esta sugestiva anotación: Ajustado de una manera muy seveta, el 22, ternión del Partido, el 25: Cuardia en la Legación, el 28, Servicio de diarios en la Legaeión, el 29, reunión del Partido, Colonias y Peliculas, el 4 de Diciembre, (observamos con extrañeza que erupieza a figurar en las anotaciones la Sección Deportes. Sin drrda alguna, dada la desaparición en las anotaciones de las Tropas de Asalto, es la de "Sección Deportes", la nueva denorninació¡r ordenada por el Inlacional Sociatrismo para éstas, en razó¡ de tas circunstancias), el 10, se tira con pistola, el 18, se organiza et Servicio de Intérpretes en et Hospital Militar y en el Hospital Pasteur, el 28, reunión en el [Iort y en la Legación, el 30, Guardia en et [Iospital, AñO 1940 El 7 de Enero, Guardia en el llospital, el B, Sección Deportes, (o sea, Tropas de ,Asalto), e! 100 reunión del Partido y pelícutas, el 15, Guardia en el Hospital y Sección Deportes, el 16, 17 y 20¡ Guardia en el hospital, el 24, reunión det Partido, el 29, Guardia en el Hospital y Sección Deportes, el 31, balance para la Escuela y para el Partido 47
  43. 43. a {) I t t 48 T. O. BREN^q -' J. V. ITUREIDE eI 4 de febrero, reunión en casa rle Seltmann, con gente del "Graf-Spee", el 11, Pátz inspéccioma las obras del Itío Negro, el 12, viaje a la Isla cle Frlores, y Sección Deportes, el 16, Guardia en Ia I-egación, lo rnisülo que el día 17, el 4 de tnatzo, Sección Deportes, el 11, Legación, el 17, reunión en la chacra de Daldorf, el 18, reuniófl en la casa de Daldorf, y Sección Deportes. La lectura de estas libretas de pátz, ncia de Jmaflera clara y ternainante, que ta preoctrpación pri de Ia céltrla la constituyen, sin duda alguna, las Tropas de Asalto, A pesar de que se ha pretendido negar el carácter militar de las Tropas de Asalto y cre las organizaciones en ellas incruídas, no obstante las severas consignas que pretenden enc¡rbrir su ac- el secreto, fa realidad nos clice que carácter esenciatrnente militar y han " e entre *'*rf;r":*an'zac'oneso$o sin darles esa apa- ta en éllas antes de que sus inte- a de fuego. asalto constituyen ur! ejército verdadero, que alcanza luera de las fronteras alemanas, a millones de hombres. Tal es el cuidado qÉ¡e se tiere de que nadie se entere del ca-
  44. 44. 49ALTA TRAICION EN EL URUGTJAY IJn decreto de Hitler del 28'de abril dió cáracter oticial a las T'ropas de Asalto, pero, sin embargo, 7a órganización debe con- servar su.velo pacífico, propencliendo aquel decreto, rnás que a otra cosa, a dar cumplimiento a la aspiracióu proclamada por el Mi- nistro de" Instrucción Pública Kerd el 23 de febrero de 1934, cuando decía: "Que el Nacional Socialisrno exige que el joven alemán, cualesquiera que sea su profesión, busque su camino efl las séc- ciones de las Tropas de Asalto, para realizar fas pruebas mili- tares más rigurosas- y más intensivas". El propio Pátz, en un documeflto de su puño y letra encontrado entre strs papeles, trasunta su opinión sobre la ímportancia'de ias Tropas de Asalto, en las siguientei palabras: "El hornbre de las Tropas de Asalto es un soldado político. Las Tropas de Asalto, en su lucha, ham cooquistado el Estado que noscitros tenemos ahora. Nuestra tarca es la de proteger ese Esta. db y procurar que el espíritu que nos ha hecho venier, séa óon- servado. Para poder cumplir con su tarea, el hombre de las Tropas de Asalto debe conocer bien las ideas Nacional Socialistas. Esto' puede realizarse por una iristruccién rnetódica o teórico - política. El hombre de las Tropas de Asalto será instruido al mismo liempo coriro un soldado político. "En Ia época de lucha, no había tiempo para ta instrucción política y teórica. El hombre de las Tropas de Asaltoo debía mar- char, reunirse, proteger, hacer propaganda,". En servicio duro y camaradería firme, vivía el Nacional Socialista. Hernos conquistado el poder. Ahora ernpieza el tabajo mismo, el verdadero trabajo de construcciót para asegurar la victoria. El entusiasmo y jríbilo por la victoria, ha cundiclo. El que va con ojos abiertos al pueblo, debe reconocer que todavía no se ha conseguido lo que nosotros buscamos en nuestras luchas. For eso debemos avartzat todavía más en la revolución iniciada, no la revolució¡ eomo tal, sinb la revolución del espíritu y del corazón. Esta es la tarea de las Tro- pas de Asalto. bre de las Tropas de Asalto debe ser educado, e[ me- jor de los Nacional - Socialistas. El mejor tísica y espiri- tual
  45. 45. I 50 T. G. BRENA-- J. V. ITURBIDE "Por la instrucción potrítica, debe el soldado de las Tropas de Asalto conocer las ideas magnas del partido' "para que en el ca- so de que se le réclame et ataque, sepa por qué él ataca y teng4 también la voluntad de atacar". "El hombre de las Tropas de Asalto en !a época de la lu' cha, tenía una política y una convicción sagrada' For eso luchó; por eso tomó a su cargo cada saeriticio' cada peligro y cada di' ficultad profesional. Y cuando el F¡iherer dió una orden, no obe' decié por deber sino porque deseaba to rmismo. No luchamos por nosotros, sino por Alenrauia; no para hoy, sino para mañana y pasado. Queremos crear una base de vida para el puebto alemáa en la que sea asegurada nuestra tibertad interior y exterior y su bienestar por decenas de años y para todo el futuro. Esto es na- cionalismo" "Larnentablernente nos eflseña la historia de dos mil años del pueb ex i tre nosotros' oY, po. I fo Para la cons de la n . ros termina hoY los mejores del pueblo alenián habían querido durante dos mil años: esto es, la unidad del pueblo alemán' Ernpezamos a unirnos de' fensiva y olensivamente para nuestro pueblo". El soldado de las Tropas de Asalto debe, pues, conocer las grandes ideas clel Partido, porque, "etl el caso que §e le exija el ataque, debe tener la eonciencia y la" Voluntad de atacar". ¿Fero qué tinalidad, nos preguntamos nosotros, puede tenet en nuestro medio que un trefe Nazi superior dicte cursos de Ins' trucción Política, preparando a Ia Juventud para el ataque? ¿Es que ha encaruado eo el espíritu de estos honrbres or- ganizados en el Uruguay, la ideología proelanrada en "Mein Kampt", que hace del Hitlerismo una religión de odio frente a todos tos no alemanes; ufl prograrna de contiscación y de violencia, que sólo se detietre en Ia nruerte? ¿Es que puede triunfar, al ampato de nuestra bandera, una ideologia que viola los sentiniientos más puros de los hombres?
  46. 46. ALTA TRAICION EN EL URUGUAY 51 La sustitución del denominativo ,,Tropas de Asalto', por el dg "Sección Deportes,, tiene tan solo un significado aparente. Los representantes de lá Nueva Alemania ven en el deporie un exce- lente medio de educación guerrera. El deporte debe proporcionar para ellos, el mejor entrenarniento e¡ el olicio de hs ármas, y €f, ésto reside su verdadero valor. Er carácter militar del e¡erciio ae- portivo fué revelado por von Tchammer - osten cuando decía q_ue. "el valor der deporte depende enteramente de su concepción de la cuestión militar". El deporte se hizo obrigatorio en ras escuelas, dándose, ra mis- ma importancia a la educación rísica que a ra enseñanzi ciettí- fica. La juventud, debía tomar al soldado perfecto como tipo idea!. Y así se tealizaron marchas a campo raso y cafferas y orienta- ción, con la ayuda de mapas, el compás y las estrellas... , El movimiento deportivo se ha transformado para el Nazis_ 'mo de Alemania y de fuera de sus fronteras, en un sector del sis- tema militar alemán. Cada Nazi debe ser un guerrero, y e! Uni_ fotme Militar constituye una verdadera obsesión para 'los jóvenes Nacional - Socialistas. I Tal es lo que acontece entre nosotros. y asi lo demuestra la libreta de Pzi-lz. G,lardias de .A,sarto o sección Deportes, todas mo- vidas por el espíritu militar, actuando en nuestro medio y lucien- do las camisas pardas, como una sombra en la diafanidad del ambiente. ) Otro hecho que debe señalarse entre los anotadds por pátz es el referente a la participación de ros Representantes diplomátlcoa de .Alemania en todas las actividades que cumpren en núestro me- dio las organizaciones Nazistas. constantemente vemos ar Minis- tro Langnrann, vinculado a la acción a todas luces contraria a nues- tras Instituciones, que rcaliza el Nazismo en e! Uruguav. El no oculta su participación en ras mismas, como !o pruebá el vorante referente a la ceremonia rcalizada el 12 de maruo de lg3g en el Cine Ambassador, donde firma como Embajador, conjuntamente con Daldorf, que lo hace como Dirigente de la Agrupación del país y con De Serene, que da su nombre como Dirigente de ld Asociación de Ex - eombatientes.
  47. 47. á, T. G. ERENA "- J. V. ITURBIDE Al amparo de sus inr¡runidades dipioriláticas, el señor Lang- oranu dirige todo un movioriento de acciómo al margen de sagrados preceptos c s, y al anrparo de esa misma inmunidad, el señor se prueba por la propia libreta de Pátz, dirige toda la intensa labor ctel Fartido y realiza eri su ca§a reu' niones de clistinta índole, relacionadas con las actividades Nazis baio las sancioúes de! oticiat que el Particto socios, señalaado el ritl l¡a el c{oeumento en poder de ta eomisión Farlarnentaria, de techa 19 de s e de tr939, cotlvocand-o a Sesiomes Sernanales a To- dos los del.Farticlo, v así lo prueban los volantes públi'cos de invitaciót¡ a la Fiesta clel 50q A¡iversario de tr{itler, realizada en el Praelo etr 30 de abril, en los que se estarnpa expresanrente su car- go de jefe del Partido Naeiona! Sociatista del Distrito Uruguay. I-a libreta de Pálz nos prueba tamt¡ién que las células nazis- tas tienen en el arnbiente naciona! un sistema espeeial de comutri- caclones, eludiendo el uso cle aquellas de carácter oficialo sin clu' da alguna, para dar mayor severidaii a la rese!:va quc fodea toda§ las aceiones de la Agrupación en nuestro medio. V tiene también esa organizaeión, ateniéndonos a tas propias anotaciones de Fátz, una Policía ptopia" que ilena tras tunciones de espionaje y vig?tancia con¡o io pruei:an las guardias em na Le- gación. I-a libreta d,e Pátz nos habla de las conferencias de un Locu- tor detr Reicla, et Doetor Ott. ¿Qué es un locutor del Fartido Nacio- nat Sociatista? Se trata de una persona que ha seguido los cursos de escuelas espeeializadas pata elementos esencialorente aptos pa- ra !a doeencia potrítica, cuya tarea consiste en realizar viaies de instrucción por todo el mundo" El rnencionado doctor Ott estuvo en Montevideou en Paysandú, Rincón del Bonete, y en todas las ocasiones reunió a los Nazistas para reforzar y aumentar la agita- ción, ampliamente propiciada ya, por otra parte' por los dirigen- tes cue actúan erl nuestro País" Otro de los documentos encontrados en poder de Pátz y que
  48. 48. I señor Lang- n de sagrados lna inrnunidad, breta de Pátz, r su casa reu- ividades Nazis rma la corres- mantiene con s. Asi lo prue- taria. de techa nr.anales a To- tes públicos de ¡ealizada en el ¡mente su car- Éto Uruguay. células nazis- ial de comuni- oficial, sin du- re iodea todas a las propias r 1as tuncio¡res dias en na Le- s de un Locu- Partido Nacio. nido los cursos ente aptos pa- úizar viajes de tor Ott estuvo ¡ en todas las rentar la agita- or los dirigen- de Pátz y que ALTA TRAICNON EN E[- {JRUGUAV 53i I organtrzación na vieja libreta, neados los d de la Org4ni- alista en el lee: Legación cional Sociali de la eolonia Alemana, y, conlo subdivisión: Juventud, Frer¡te del Trabajo, so_ ciedad "Alernana de Beneficencia, Coros, Deportes, éstos a su vez con sus iones de: Renao, nasia, Flaneadores y Alpi_ nisrno. E os oportuno -reco que entre la copiosa do_ cumentación fotográIica encontrada en casa c1e pátz, figura una inscripción en el carro de transporte de los Flaneadores, de de_ terminada foto, que demuestra que esta Asoeiación constituye una organización de ta Liga Deportiva Alemrana, la que, a su vez, es úna encia del Partido N Socialista, quedando asi demo que los estatutos en no de Ia Liga de planeado_ res, sólo sirven para ocultar la verdadera matnraleza cle esa Aso- ciación, de una importancia erlorrire para el uso de paracaídistas, cúya ia en el país, con carácter de organizaciótt nazi, tn sido comprobada, Además, se comprueba con ei!o, que las organizaciones Na- cional Sociatistas buscan por todos ios ¡nedios la intiltración en el pais de su ideologia, usando de especíal mafiera el sistetna de ad_ mitir en el seno de sus agrupaciones a elementos uruguayos. En las sub. divisiones de las distintas activ qae abraza ei Partido Nazi en el Uruguay, según las anot s contenidas os refiriendo, se cita de Eseuela Fiinden- rie Corme¡"cio Alerna-
  49. 49. 56 T'. G. tsRENA -- .1. v. IT'{JRBIDE Socialista,s ra alo§ educandos, co al de 1939 en la olt "{-as Tropas de Asalto Conquistatr Berlín" Aiemán. L ,,se recesita ádernáso la votr¡ntad de fos adultos de mantener stls necesidad y al corazón de la juventud"' las ideas demoeráticas!
  50. 50. ALTA TRAICION EN EL URUGUAY 57 il E 5 ü r í .I ¿Qué hacen esos directores de películas?. pálz nos habla en su libreta roja de que las películas deben ir a Río Negro, después de haber sido exhibidas en Montevideo, antes de salir para Buénos Ai- res. Y allí en Rio Negro, la Conrisión encontró esas peliculas que son Ia dernostración acabada de los ejercicios de tiro, realizaáos en nuestro medio por los ,,camisas pardas', Pero hay algo son pasadas r flo sólo ante los niño los hombres yos. La Comisión, intor ino de Marin ha. bíao pas ríblicos algunas s nazis, llamq, a su seno al esos actos, el Caflera, y tuvo .la dotorosa que, flo sólo se realizado esas exhi- Sigfrido'', de la "Aviació Qoebbels", sino que, y'é al personal que no estaba JGlué hacen esos directores de Radio? En la documentación dc
  51. 51. 58 T. G. BRENA -. J. V. ITURBIDE a una coi111¡nidad dividida en secciofles de organización''de edtlca- de -i,-J" t dg ayuda' dc aioiamiento"' en á'étt"' el proirósito de inculcar en asa r nu*tiánuí socialista' V los directores de este Frente del Trabaio, b";;;;;ii;vt' tuncionarios elegidos entre lás ;;;;trr.t de Asalto Y de Protección' Prueba de ccllto proceden en ef ambiente los integrantes de este Frente Nacional ,1" lt'J*r, l'ot la- dan las declaraciones for- *ril¿á. "rt- ia Comisión por dos ex-obreros de la casa ;t;;;t de habla alemana' tueran eltros alemanes' ' austriacos o suizos, t"ái"- q.L llenar- un .formulario en el que ;;-,hb, er día der ,"'V:**l-:::B::,3""sus padres' sus do' opaganda nazi ltegada guerra erari obiigados de concentraciÓn para eüuchar los discursos del Führer' Se1 les obligaba tarnbién a hacer el saludo Nazi' a contribuir a la colecta de Ayuda ¿" fn'¡*n', recurso cle una excepeional signilica' ción para el nazismo, 'V ''' tá"'*ir a las comidas del Flato Unico' No aceptar todas las disciplinas' no estar atiliado y son'letido a todos los mandatos d;i F;;;i" de árabajo' signitica la eesantía err i;;;;; *".nun." abiertas en el país' aún en aquéltras cÚyos pro- pietarios, en enlática -;;;t";*iót han 'proclamado que éllos' vieios residentes alenranes, iá estan vinculados en su vida comercial a la actividad partidaria del nazisrno' TambiénseencontróencasadePátz..nopodíajaltlr;. correspondencia i"sutiante para el Urreguay' V se halló' además' la documretrtación gráfica acabada de como se agrúpafl e¡ nuestras campiñas, .. atiotu'*y áittlun pot las carreteras nacionales' los "camisas pardas" oe Élitter, con su§ unitornres' actitudes estas de un .ñ;ü 'menosprecio para nuestra soberanía' No pueden decirse detensores de los ideales dernocráticos los soldados pardos tO"uáo' en tendencias contrarias a las nuestras' Y si es para .o*uatit'll G ;; han organizado' como lógicamente á"U" á..p.."ders", toÁs'estos integtantes de tuerzas militares ex-
  52. 52. 'ALTA TRAICION EN EL URUGUAY tranjeras, que figuran en las totogralías claramente individualilables, deben tener Ia sanción qúe corresponda paru los que, en un país extraño, han pretendido constituirse en urla legión, que obedece a un jele extranjero, y que, en consecuencia, significan por su carácter netamente militar, un verdadero peligro para la seguridad de ur pueblo, que les abrió generosameflte su puertas, creyéndolos hom- bres dignos y honestos... Nuestra Justicia dirá su palabra acerca de si púeden tener rea- tridad en una tierra de democracia, las estrotas del Himno que cantan las legiones nazis: "las calles libres a las tropas de asalto"..., 59
  53. 53. .{o, 9eeutot /n lo CroL" rtdr¡urdl §oeia/¡tto
  54. 54. AT.TA TRAICION EN EL URUCUAY A poco que se ahonde en el problema del Nacional socialisrno, el espíritu encuentra, después de descorrida la primera cortina, a! enfrentarse a esta organización política, que existe un I{azismo Exo- térico, que es del donlinio de toda la organizaciófi, de acuerdo con Ios planos en que cada uno actúa dertro de ella; pero que existe¡por encirna de este exoterismo, un Nazisfllo Esotérico, que sólo coflocen los elegidos. Frente a la idea del soldado nacional socialista, frente a un Estado de carnisas pardas, o democracia de los rnercenafios, se !e- vantó triunfante el concepto ducal Nacional Socialista, por !á crea- ción de una verdadera orden aristocrática, de una monarquía ab- soluta, cuyo Gran Maestre es ttritler. la Historia: el verdadero sostén y conductor de ra idea del Reich ico. El de los es es i¡er, crea- ducad de los cuyo , de corte sta, se n úfla ambi l. Todo el P s el Nacionai Soc Farti- d sólo actúan cotno man- d Orden Nacional ye ta c rnie¡to. En torno de Hitler se ha formado un cuerpo Esotérico selec- cionado, y esta Orden de seres puestos a prueba en años de Iu_ cha' constituye el estado ejecutivo de Alemania. En ena radica 63 el sistema Nacional Socialista, y sus rniembros, nombrados el Füherer, conductor y guía, se han ido preparando desde la rentud como los dirigentes de la administración del Estado, por ju- del
  55. 55. T. G. BRENA "- J. V. ITURBIDE ejército, de las Tropas de proteccióm, cle ias Tropas de Asalto' de ü ¡uventuu, de todis las corporaciofle§ y grancles organizaciones' Es en nombre del Füherer qtle ellos dirigen atr resto del Na' cional socialismo, como un sisterna de masas inferior, que sÓlo tiene conocimiento de las nociones Exotéricas del Partido' El viejo Fartido Na2i, no encia biila por "l Ertudo, cuYa aut ament Orden Nacional SocialiÁta, un li grupo oligárquico. ' Y ei despotismo oligárquico se levanta asi, triuntante y po- deroso, sobre las ru¡nas Oét corporativismo, del Cesarismo' del Bonapártismo, de la monarquía, ele la dictadura militar y de la Teoctacia, que le sirven de pedestal' Funcionan en la actualidad, en Alemania, tres ciudadelas de laordendelPartidoNazi,dondérca|izansusestudiosloselegi. dosconeltindeocuparsuposiciónerrlanúevaaristoeracia.Una de esas ciudadeias ".iá u* Fomerania, ia segunda, en vogelsand y ta tercera, evat y de alli las leyes de rnaron la división de la Nación de1 Estado, con derechos, y Ciudadanos del Estado' sin derechos' Y bien. Asi como Rudolt Pátz es el representante del Nazis- mo Exotérico en nuestro ineelio, cuyas actividades acabanros de ver desfilar al través de sus propios documentos, tlolzer, que ac- túa tarnbién aquí, eri nuestro Montevideo, representa al elegido [.{azi de los Nacional Sccíalistas Esotéricos' En su poder se encontró un docurnento, que sólo va-a y-1n9s de los que conocefl los secretos de la Orden Nacional Socialista' y-.." Aá.r*nento transcribe palabras de Robert l-ey' que nosotros éntendemos debemos tlevar a conocirnie¡to de cuantos aspiran a estudiar el profundo problema social que plantea al mundo el Ter- cer Reich Y sus in§titúcione§
  56. 56. Las 'tropas de asalto" se alinean ante sus jetes, aprovechando de laq inmunidades que protegen al domicilio der sr. Dalldorr, en razón de su carácter dipionrático"
  57. 57. 66 T. O. BRENA -- J. V. ITURBIDE La lucha empezó. Et Füherer y su guardia vieja saben que empezó la lucha era' Hay que mantenet siernpre despierta esa idea en los tos del Partido Nacional Socialista. [:lay nacional socialista haya sido ya propagada de tal manera, que pors ymilesde ción tual de Ale I lista. tarea se Po sante y, ademáso por la instrucción potítica de los dirigentes del partidó Nacional Socialista. La base teórica de la doctrina nacional a tt¡1' ' '§3á'i elu' cha. ánirno y la y en el caso rlas. For eso teneciente a los castiilos, debe, por efemplo, saltar ecrno pa- racaidista o satrtar al agua desde un trampolín de 10 n.retros e{e altura. El partido nacional socialista debe ambicionar dominat ea toda torma. El que flo pretenda los derechos de la totatidad con irec pueblo o quiera di'¿idirios con otro, nun' utl te del partido nacional socialista. Que' yo quiero dar a los dirigentes políticos futuros en los Castiltos de la Orden, es el pensamiento siguieu' te, es el reconocimiento siguiente y es el axionra siguiente: a esos hombres qúe por ser de Ia Orden del Fartido Nacional Scciatris' ta llevan el tronor y la ar:toridad, les damos tocl-o aquello a que puede aspirar un hornbre en la vida: la posibilidad de trabaiar corflo creadores en su pueblo. Debemos feconocer' por otra parteque incorPoradosae nca que obede da su disciPlina. qrle bres, que el honor de ser Polít
  58. 58. I r E ALTA TRAIC¡ON EN EL URUG{JAY §rieja saben que siernpre Cespierta rl Socialista. Élay G:r. a los clirigen- Fs de protección, hd hitlerista, con h=ania. La lucha itlletrto en que el r la orientacióra I tal manera, que brecho a la direc. o acional Socia- propaganda ince- los dirigentes del I doctrina nacional Pero signiiica úni- I Partido. La par- resarte. Las ideas r tiempos de lu- fterua, la resolu" D de que hallemos cada atitiado per- saltar ccrno pa- de 10 metros cle cionar dominar en b la totalidad con dos con otro, ttun- rl socialista. Que. dirigentes políticos usamiento siguien- r siguiente: a esos liacional Sociatis- odo aquello a que fidad de kabajar conocef, pof otfa ada caso y tienen E sean esos hom- ít!cos en Alemania y a los que se les abre por eso las puertas i:¡.itra pcsteridad su_ lia sposa sr.ls hijos ley dura e e den a de una table y de eli ta a Hitler v la i rofesional a los cn sus tareas esp propaganda gen los dirigentes de del Reich det p alista. yó ten- Julio I es uo ente de Ia Na- ciona! Soc! Es el de tras Tro s de haber siCo e del to Uruguay so_ rJ
  59. 59. 68 T. G. BRENA -- J. V. ETURBIDE cialista" Y sus docurlientoo compruebatr, no sólo que posee pode- res públicos incornpatibles cotl la soberania del país, sino que ha realiia¿to todos los cursos que hacen de é1, un conoceclor a !o¡- do de los secrétos de esta organización, que ha ido extendiendo sus tentáculos Por el mulrdo. En tr935 viaia a Alernania. Asiste a las solemnidades del día del Fartido del Reich, invitado eslrecialn'?efite, colllo 1o comprue- !¡an los docuruentos en pocler de la Cor¡islrin. Toma parte des- púés en lo ajos ngneso de de ia Organiz detr Naciona! I 6 al I de se e. C el 13 cle nia ro, del 7 al I de octuhre, ]/ en esa oportuaid'ad eor'to en las otras, viste el unitorrme de Kreisleiter, et cuat está en po' cler de la Comisió¡ Leqislativa. Concurre a !a demostracióu cl-e 1a .Agrupacióm de tras Tropras des del Partido a esta cotrterei¡cia cle É{olzer, que se hizo obliga" toria la concurrencia a la nrisma de los dirigentes señalados, De los cursos seguidos en Alemania, rnerecen destacarse las disciplinas recibietras acórca ¿e tra cu{tura gerúrafla antigua; de las ideas Gersranas según la tractición nórdiea respeeto de la Cruz Swástica; de la cultura germaria ee1 el primer siglo después de Jesucristo; de las escuelas del Estado Nacional Sociatista; de Ía
  60. 60. AI.TA TT{AICION EN EL URUCUAY 69 extensión der do¡ninio aremán sobre er mundo; de la enseñanza de los problernas cté la raza en el pueblo" Asiste también a los csrsos de Ia universidad porítica de Ber- lín, en los que se estudia la ilistoria del Nacional So.iuftÁq -"f derecáro Na I Sociaiista, tra pr azi, del ,].ra- bajo, la Or acién Nacional §o de ia, ia Ju_vent¡¡cl trlitlerista, las Tropas de !a ón de la Íaza. nde ello, puede ys¡ss, los puntos "a"naiuiua F ero apren de ar go T'",',Tr,"#%; ¿" iH T.ffi l?lt ."Jr,l: una signiticación extraordir¡aria en etr obsesión der d" loru ;i:TÍ:':tJ"írr1T,1".',""t'r'r"t';X"ot",; Y cs tat la ncia de los estudios séguidos poi Holr"i ",,€ , y es tal la con que sin duda alguna inspira é tos Directores del naÁ Sociaiismo, qr. "nt* -*, figura un plano reto <Je la artiiieriá de marina alemana de ISS5, <io¡rde se estudiar las posibilidades cle una ir- , El.co¡ro de este plano, tiene qoa aur, aa- técnicas, lo r¡n lector de mapai .o, iin., io de me especiales, que Iueion encontra_ da en la ei señor 'nolzer, .iro ";;;;;;"to a artil niana, que puude ser aplicad'a a cu efl c r otra región de Ia tieira. ÉIolzer posee corecciones cie pubricaciones editadas oficial_ mente para los integrantes ctel ejé Ia MlllciaAlemana, en las que se estudia T Alcance 'oe ra artiriería y uso ctre e Tropas, Con todo ese bagaje, Flolzer vuelve al país, trayendo en sus car¡:efas amotaciones ros eursos puru aili ff:lH::ffi:¡lara [a propaganda, eiifundirse, en ¡:ri*rer términoo los c la historia dej crovin:iento Naciomal Socialista, y en los que se categóri_ caniente, qúe er? la Escuela clel Distrito deben re especial_ nrerte, dgportes nrilitares, servicios a pie, tenien.io ", .u*[, lrala inslrucción no debe ser sólo nlental, sino tarnbién aorpo.ul.-'---
  61. 61. /U T. $" tsRENA -" J' V. T URBTDE . toda la ción de las el tuturo, del Distrito ón Cel Pa o Fara clar Paso a las TroPas de Asal- to tie¡len que edncar ciendo de él un hornb se atirma en e§o§ adas, una disciPli ebe sa"' "El honor cláxilno' l¡ es Pal de tr § de Asalto' "I-a lu' !a ' eontra imPidan nüestro mo- Y lo de flúes er'i' El lerna es: "Las Tropal de Asa-lto t¡t**" q*J t"i-'"n'*0"*s en dotrde vayafl"' ,,De acuerdo con este 't;-, ;; agrega, hay que colocar a las Tro' pas de Asalto"' :Cómo ctrmple Elolzer las disciplinao.-y. las eonsignas que ha ,".ioio'o"'.1 Ái--l'iu, at llegar a la República? !os etro es s trio de ,rO* t* correspondeucia tafliiiar de flolzet' "i"*'"uá'" J-solador del Fartieio' a las luchas ;"il'; t"io'' so carta es det 7 de abril de ""'t*"oJttt""q'ut-áitt"tot' no bien' -llegado' la t'.e"''?óiitina Central y ia Asociación de Ayu' 'ü'1-:;;;"qI' i*noá ra Asociación Nacional Socialista Oe geneficencia en el Uruq¡ray y la Asociación de Tra- de las Muier*'-"p^fáuout en e1 Extrartiero' eoiuo ótgulo^:--::t ido, Torna f" Oit"tti* de ias Tropas. de Asatto' y su comen' tario acerca A. ruu 'ii.riur; -;;., uéñuluo "Ellas están más tirrtes que núnca"; "Se avanza y rlo se d €' dice' venga 1o ga". ay impettl'l'entos para rosotros' y el que se n el áto;'"t;;;;' "Es solamente con lrna luerza in' , ffi3 JlI páttuto-ctrlminante de su carta' cofi una pacie*cia eflorfiie' q*^pád"á"t aleatzar nuestros lines' tanto aqui eomo allfl'' Ett stl eorrespomdencla' sigue dando cuenta d-e ia intensidatl
  62. 62. A¡-iA TRAICION EN E¡- URIJüUAY 71 de lar., dade d das por él en nuestro país, y eomo rrn com o a s §§ padre, en carta dei 4 c{e noviem_ bre cle 1936, afirma: "Veo que tu vicia ec úna existe¡rcia de lucha,'. f:n diciembre del año 1986 está al trente de ia Oficima de Eco- nomía en el Uruguay; todas las Tropas cle o y torna a su cargo el Frente de jo .Aleinán en e! üis ya en ese entomces, §egún su carta del 16 de ese nres, l.000 nazis rodeaban en Montevideo Ia mesa del Plato Unico. §u padre vuelve a comentar, en Ia carta del 2Z dJ enero de 1937¡ "§on ustedes un puebio trabajador, una eolmena, y cori po_ ca gente realizam una labor enorme,,. Si pie la en la segund ios efl era se pierde el co uebl qíí s, está práeti g ayestimula,yei s 'il,113i,?"1#'ili. b La carta del tr8 de agosto de lg37, da cuenta de sus dlscre- dentro y tiene aÍa ydees aparas no anco, ni por ello tótr
  63. 63. T. C. BRENA .. J' V' ITURBIDE 72 Su carta del 18 cle'octubre tiene un jn:1:nuo interés' porque ,"rir[loál"-a un discurso de Goering señala: .,Mi alegria es grande, Porque habl nnucfros de "nuestros amigos a rmedias ffi;;;;";o* de acuerdo con tas Pal las excusas de que en el extranlero no se p enérgicamqnte"' En su carta det 25'de octubre de 1937' i¡[1,h",{i";1;[*rf,,"-,-mt,"# ;; ;i presentó, ,'^ ^..rü"rlltJ oil'I *onoo tendrá otró todo el nrundo Y st as;Pecto. El 6 de abril de 1938' da cuenta cle hal'rer tonrado a su cargo la oiicina ue co*'erJ#?ti-p'itiu"' la irnfortancla de cuva oll' .ir, á..tutu de esPecial manera' Dentro de §us activiclades' Ae-1arr9!l1 1na intensísitra acción' recibiendo to"ttutrt#"nü-;;;;t directrice§ desde Alemania' Holzer, figura dad de tealizat ún del extraniero' llfl Par n los Países con Poca *81 4ss¿1¡6lls « , p.toi". de poblaciÓnt s v la raPidez' se cam' . ía tccnica Y deberáa aiustarse a las ide¿ tnstancias' Un papel importante en ese conglomerado desempeña el trá' tico de aviones a#tá'itr'it'u"orro áe los rnedios de tráiico' "Una inrportancia especlal tiene el^problema de la elecclón de hombres v ru toiiii'i¿;;; los misrnos dentro de las tendencias € s11 tamüi(i tranierc 'Se producir tr] de razz ü cultaries & l nalidaü C¿ que los Pas u otra nat¡ cido en d Y toda nentemente tubre de ll En esa carl que Otto I ninguno dc ción Nacio Walter Ral Tanta imP tegrantes dort, com ea et Exl Rabe Y a tín, 1' Ba tas circu¡ ser exPul
  64. 64. ALTA TRAICION EN EI, UR{.]GUAY naciorialistas de los diferentes paises. §igue siendo siempre más necesario que los ernpleos efl las casas de com:ercio de los paises seaÍ¡ dados a las personas de la r:lisrna nacionaiidad. Por eso ei envío de hombres rxuevos resutta siempre ;::rás diticii, pero para Aletmania con sus 30.0G0.000 de ale¡uanes en el extranjero, y con los hijos de aXemanes en tocio el muardo, la situacién es eopeeial- rnente buena, Los elelnentos alemanes se han corlservado excenen- tes, especialmente en las colonlas íbero-am¡ericaaas, de moCo que no será diticil llegar a eficontrar en estos cíe'culos a los etemen- tos básicos del futuro. una imsti'ücción ictensiva de iheroarnerica' nos de padres alemanes etr Alemania, dará una l¡ase qqe justificará su empleo tuturo de la representaeión alemana en el extranjero y tamt¡ién en ios puestos dirigentes. Éfay que instr¡¡ir a eso§ ex- tranjeros de raza alemana, especialmente en Alemrania. "Se necesita esa instrucción en Ale¡nania, especialrmente para producir las relaciones leatres entre Alemat¡la y el empleado ióven de raza alemana. Se puede también hoy toelavía, evitar las difi- cultades de Ia macionalidad por la posibitidad cie !a <lol¡ie riacio- natidad. Cuando se trate Ce rnedic{as provisolias y em el caso de que los paises en cuestión requieran moa opción con respeeto a uma t¡ otra nacionalidad, la rnayoría de los eorpleados que no ha¡r ¡ra- ciclo en el mismo país, optaríari por la nacionalidaal alefi¡afia..," Y ioda esta labor rcalizada por Ílolzer tieae un carácter en¡i- nentemente secreto, como. se despremde de la carta de 30 de oe- tubre de 1935, que Ie dirige ¡/alter Bartram, descfe A4ontevideo. En esa catta, Bartrafii mamiiiesta st¡ extrañesa y su clesagrado por- que Otto Rabe, que les había 3'urado no tener derecho a revelar ninguno de los secretos por él conocidos, acer"ca de la organiza- ción Nacional Socialista, le había dieho algo de ello a su herma¡ro Walter Rabe, y éste había dado cierta publicidae! a tales noticias. Tanta irnportancia daban a esta publieidad de sus secretos los in" tegrantes del Distrito [.Iruguay del l{aeio¡ratr §ocialismro, que Dalt, dorf, como se expresa en esa carta, telegratió a la Organización en el Extranjero, para que hieiera coffiparecer amte etrla a Otto 'Rabe y a su hermano". Todas las pruebas tueron enviadas a Ber- lín, y Bartraffil, en sus con:entarios al asunto, señala que ,,Em e§- tas circunstancias debe darse un paso enérgieo, y Otto Rabe debe ser expulsado". "Si ro, agrega, estaremos comde¡rados a la inacti- IJ
  65. 65. J+ r. ü. !4HEI§A "- .3. V. i:f'UttÉiiE)8 vidart y no podremos avanuar durante toda nuestra vida", maai' testando truego, que "por eoe cornportanliento ir"respomsahle, se iiau lanzado ñruchos secretos a la ¡rui>1icidad". Y la carta det 6 de Novie¡nbre de 1935, del pro¡:io Eartram a Holzer, prueba acabada¡xente, que ltabe bajó a Eeriin, y qtle se ie esperaha cle retorno a llnootevicfeo ere ei "(úeneral Osorio", a cuya ilegada, Datrldort haria una acusaciÓn" También !a Cár¡:ara de Co- meicio Alemana, intervino em este asutrto relere¡rte a ia aettación de Rabe. ¿Qué actividades eran e§as qüe debian rodearse cle! mayor di los secretos, y Que, co¡ro hemos visto en la correspontlencia de Flolzer eon sus lla6lres, estaban estreehamerte vitlcuiadas a las Tro- pas de Asalto, dispuestas a no cletenerse "Vemga lo qtre ve&ga"r y ian iuertes y tirores que autorizaban la alinnación de que "l{o liabían impedisreritos para ellas"? ¿Qué actívidades et'a"n e§as que hacíatr exclam¡ar a Elolzer, ea intima carta a sus padres, que el que se pofiga er¡ ei e amino había de caer? ¿e*áles eran ios iines cie la organización en e[ Urmguay, a [os que se referia er¡ su coirespor!.dencia? ¿Qr¡é acción preparñLta esa organiz-aciÓn, etre dolorosa vida in' ternacíonal, ciega a tros i¡leales y a los rnás humanos clamores de los pueblos, euya gravetia¿i se tras*tta en aqueitros concepios ín- timos de l{oizer a sils pai.res, cuando tes dice que "Estos pueblos ya van a temer noticias grandes d,e Alecratlia, por los acontecin¡len- tos tuturos en ellos mismos? ¿Cuál era esa lal¡or que recoffendaba Goering' cofl el expreso niandato de proeeder enérgicamente, sin qtie valicrari las excusas, ia que alude tr{olzer en su carta del 18 de Octubre? ¿eómo iba a trervir en el rnundo, segírn §us afirma-ciones, Ia sangre contra los poderes oscúrros de tros sigtos 17 y 18? ¿Cuáles erafl esos br¡enos co¡¡ienzc's a rple alude en sn earta de 25 de octubre de 1937?
  66. 66. ^{LT'A TRAICTON EN EL I.]RUGIJAY ¿Qué transtorruaciones se proponían te:alizar en la sociedad estos hombres, que les perrnitieran slgniticar que si se seguía trabajando, el Ínundo tendría otro aspecto? Ei carácter político, el carácter Nacional Socialista de todos los trabajos de Flolzer, está probado, no sólo por la preparación reci- bida por él en .Alernania, preparación de tanta importancia y tal especialización que lo ileva a ahatidonar la ielatura del Distrito del Partido, para ponerse al trente de las Tropa§ de Asalto, sino tam- trién por esa íntiflxa correspondencia con sus padres y de manera singularísima. por esta carta que le dirige Walter Bartram, su amigo y contidente, desde l{eumuenter, en Abril de 1939. ¿Cómo se desarrolló el asunto de la persecúeión en Buenog Aires?, le pregunta. Y agrega a renglón seguido: "Yo supe que Müller ha sido arrestado y que se espera que, de un Írofllento a otro, sea prohibido el Partido. Deseo saber §i este asunto, señala, se propagó al uruguay, o si u§tedes han escapado a e§o. Y concretando en una frase toda !a te en la acción que puede cumplir el Nacional Socialismo en el Uruguay, al proplo tiempo que historiando su labor y procedimientos, Bartram atirrna en su carta: "Sería lamentable que, a raíz de sernejante porquería, se echara " a perder de un golpe, lo que se ha eclificado en años peflosi- " simos y nrinuciosos " Y ese editicio, que exigió una labor penosisima y minuciosa realizada en tra sornbra, no es otro que el construído por la acción de las células Nacional Sociatristas, en las que actuaba ltrolzer, co- nlo lo prueba la orden por él recibida de coflcurrir ¿ una reunión del Deutsche Hort, firrnada por Dalldorl el 26 de abril del pre- sente año, como Jefe de las Tropas de Asalto, células en las que actuaba flolzer, desde su iniciación, como Director Supremo del Dtstrito Uruguay. Este hombre no tenía un sólo minuto de su vida, que no .fuera dedicado a la acción del Partido Nacional Socialista. Está en contacto con la Oticina de Propaganda Antisemita ell el Ex- 75
  67. 67. tr6 T. G. BRENA -- J. V. ITURBIDE tranjero, con la famo Asociación Fichte, que lleva el lema qüe efl el{a resulta sarcástic de "Unión para la Verdad en el Mundo"' Y de ella recibe, como 1o prueba la cartd techada en Hamburgo el 4 de abril de 1938, "propaganda adecuada para instruir a las multitudes". En esa carta se le dice: "Necesitamos la ayuda de los trentes luchadores, en todas las direcciones". Y se afirma en la misma, con la seguridad que da un hombre de acción reconocida: "Ya sé que no laltatá". C¡¡ida [trolzer sus amistades con iiguras representativis del ambiente intelectual uruguayo. Tan las cuida, qtre aún estando en Alemania se preocupa por saber, y su íntimo Bartram le intonna, en la carta del 30 de octubre de 1935, acerca de las relaciones con Adolfo Agorio. Estas, le dice Bartram, se realizan con rnucho cui- dado con el señor Klein, y los dos parecen entenderse rnuy bien. "Klein, agrega la carta, tiene la impresión de que ^A,gorio lle- gará á un antisemitisrno cada vez más grande. Y se da noticia era esa misua correspondencia, que han sido enviados a la Oticina de Frensa de la OrganizaciÓn para el Extranjero, de Bedín, los ar- tículos de Agorio publicados en "I-a Mañana". Cuatrdo está en Montevideo, Holzer caida personalrnefte e§a amistad con Agorio. Y es así que lleva la palabra en ufla cere- monia celebrada en su hoiror, como lo prueba el discurso que tie- fle efi sus carpetas la Comisión, en el que se recofloce que, cuando la prensa les hizo a los Nacional Socialistas la guerra, tué ^0"gorio, quien tnvo el valor de levantar la voz en favor de Alemania' Y agrega: "Un profundo estudio de nuestra historia y de la lite- ratura netamente alemanas, erafl para él la clave para coffipreri- der eI alma alematra, y esa cornprensión, manitiesta [Iolzer, le creó a Agorio las energías para poder hacer lrente a una campaña periodística en contra del movimiento Nacional Socialista. Era su voz, dice, que IIamó a muchos a rellexionar; gracias a su intati- gable estuerzo, paró esa corriente. Pronto, agrega, se formó uri pe- queño círculo que defendió nuestra ideologia, y, al mismo tiempo, enrpezó a hacerse oir en la prensa uruguayá, la voz propiamente íruguaya. |iI I ,I ._ i +
  68. 68. ALTA TRAICION EN EL URUGUAY 77 Y termina su discurso cori este páttao sugestivo: ,,Felizme¡_ - t_., ntó la o idad para delnostrar que lo que acabamos de palabras,,. (se refiere al agraáecimiento Ae Ios Nacional Socialistas para con ,Agorio). y a"grega:-:;p;;;d" {na stro amigo Agorio, por invitación especia!, i; i , patria, y verá eon sus propr.os ojos nues- Fero no sólo prepara Holzer los viajes de los Uruguayos,ami. S-os de Alemania, por invitaciór, para que_puedan eñcoütrar a,¡elementos que les sirvan en ur, .a*puñus periodístieas. Cuida tarubién uras áel U.oguay qrá-Ji- sitan A! .h.. a"- ug'Áu'jrJ; ;;engaños. ell süs espíritus, si no laflor de r del agráde.¡*iuito.""au¡ lo prueb viaje de! trngeniero Eduarclo Terra,Arocera, Director del lnstituto de" Geolosá y nertoracü;.r'ill uruguav; reelactada posihrernente por «leín, carta dirigida ar Mi-nistro de Fropagamda de Berlín, V én esa carta se o;ce íi r;s¿;l;, ,,El Doctor Terra Arocena es sobrino del presidente clel Urtr. a Europa. Estará más o meflos. rimeramente a l-ondres, Norte clá ionn, rnitz^ rt, F rt -sur-Maine" Ba 'u Dr. a quien conoce personaltnente. posil¡le para cue e! señor Terra efi erg" Espero mucho de :ut r, rle fo cua! dará eu det
  69. 69. 78 T. G. BRENA -- J. V. ITURBIDE Considero de mi deber ponerlo a Vd. también en conocimiento de ese viaje, porque los informes del señor Terra Arocena podrían tener también una inrportancia política. Estoy convencido de que la Asociación de lngenieros ^Alemanes hará todo 1o posible para que se reatrice lo que yo he pedido. No nre parece adecuado que sea el Fartido mismo el que aparezca. Fero el partido quizás po- dria ayudar á ta Asociación de Ingenleros Alemanes, porque exis- te la positlilldad de que el Señor Terra Arocena viaie en el tren diplomático a Nuremberg, o posea una entrada para el palco di- plomático". La actividad de Holzer es tan intensa, que aún In¡tituciones germanas que ocultar ctridadosamente todo carácter político, como e! Batrco Alerrrán Transatlá¡rtico, no pueden frente a é1, déjar de trasuntar - cotrlo acontece en la carta del 7 de octubre de 1936 -que "el acuerdo del esfuerzo a los tines coúnufles, hace el trabajo rnás llevadero y es la condiclétr del éxito". Y esta carta otieial del Banco Afemán Transatlántico, tirrnada oficialmeate a non,bre del rniarno por dos Ce sus [uncionarios, este documento, terrnina con el con.sabido ¡Salve Hitler!. Resulta sin duda interesante ahondar más en las labores de este hombre, y tal cteclnros, porqúe entre los diarios que él di- funde er¡tre todos los hom!¡res de habta alernana, figura, el conoci- do órgano "Fellbacker Tagblatt"o cie intensa canrpafia eri con- tra de los Esta¿los Uaidos de l{orte América. En uno de sus ar- tículos, se sostieme - y ello nos hace pensar en la ceguera que or¡aubila e! espíritu de los agra¡:ados en tor¡ro de las banderas Éiittrerianas - qse e! Presiderrte Roosevelt quiere llevar los límites .Americanos al Rhin!!! Y cr¡lmitra ta publicaeión, colocando frente a freute a Hitler, eomo eampeón de la Paz, y a Roosevelt, como abanderado de ta Guerra. Su odio oo es sólo cofltra los Estados tlnidos. Entre los folletos que clifunde, figura uno en el que se sefialan con frases despec- tiva,s pa.ra e! Irnperio Eritánico, a todos los núcleos fiacionales integrantes del mismo. Figuran, irnpresos en castellano y en alenrán, con caricaturas sugestivas, los ctiscursos de Goebbels contra et Comunismo, en los .lue se sostiefle que "Colaborar con el Comunismo no cs posible, :"- ;,=1! r¡E
  70. 70. Extrarijeros, a quienes abrimos generoscs las puertas de nuestra patria ilevan a sus carnpiiias el griio de guerra de los soldados Íazis, en lugar de aportar a su engrandecirniento el canto ennoblecedor del trabajo.

×