Del libro  “Sinombre y yo” J.G.M. mágico Sinombre, mi amigo Sencillo poema sin tiempo El burrito
Te voy a contar un cuento, escucha, calla…
La niña se puso a recoger piedras de la orilla del charco y tú, Sinombre, te viniste a su lado. Te miraste en el agua, la ...
- ¿Qué quieres? ¿Te pasa algo? No me hiciste caso. Te saliste de las aguas y te fuiste al lado de Enebro. Lo miraste y Ene...
- Algo quiere Sinombre y tu caballo Enebro.  Os miró la niña y siguió buscando piedras bonitas para su fortaleza mágica.
Enebro y tú me volvisteis a mirar y al ver que me iba con vosotros distéis media vuelta y os fuisteis al lado de Bandolero...
Enebro por un lado y tú por otro os pusisteis a comer hierba en el mismo trozo en que Bandolero pastaba. De reojo de nuevo...
Algo quieren y no saben cómo decirlo.   Sigue tú buscando piedras que se lo pregunto y vengo y te lo digo.
La Mariposa Marta se ha venido al lado de la niña y le ha dicho:
- Cuando tu ciudadela esté construido yo voy a echar aire con mis alas y lo voy a convertir en un castillo grande como los...
- Le voy a poner cinco torres, diez almenas y una atalaya. También un puente levadizo, algarves y una gran muralla para qu...
Pero si tú, con tu magia de mariposa alada, conviertes en fantasía mi castillo yo me voy a perder luego por los pasillos, ...
Y Marta le ha dicho a la niña: - Tú tranquila que ya verás luego en la mañana, cuando salga el sol y brille en el río.
Junto a ti, Enebro y Bandolero, me he sentado yo frente a tu cara.
Te he seguido mirando despacio y me he  acordado de la Princesa y de aquellos días  de plata cuando ella nos escribía siem...
- ¿Qué quieres, Sinombre?
Te he preguntado y callas. El perro mastín Álamo viene subiendo, desde el río con el pastor, y ladra. Arriba, en la cañada...
- Sinombre, me palpita el alma y se me convierte el aire en poesía y tu mirada y la de Enebro y Bandolero.
Escucha, calla… Te voy  a contar un cuento:
El cielo que muchos soñamos debe ser lo  más parecido a los momentos cálidos
que al amanecer regala el día, junto al arroyo, en el prado.
Deberíamos saber nosotros, Sinombre,
borriquillo mágico, hablar con palabras bellas para contar a los humanos
las sensaciones tiernas que, al despertar, gozamos.
El cielo que soñamos siempre, hoy sobre ti resbala despacio
¿quieres tú decirme eso y no sabes cómo expresarlo  en este amanecer de oro,  en la hierba, junto al charco?
Textos, fotos y realización:  ©  José Gómez Muñoz S. J.  [email_address] Fin
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

El sueño más bello

2,425 views

Published on

La pequeña historia de un borrito

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

El sueño más bello

  1. 1. Del libro “Sinombre y yo” J.G.M. mágico Sinombre, mi amigo Sencillo poema sin tiempo El burrito
  2. 2. Te voy a contar un cuento, escucha, calla…
  3. 3. La niña se puso a recoger piedras de la orilla del charco y tú, Sinombre, te viniste a su lado. Te miraste en el agua, la miraste a ella y luego me miraste a mí. Me di cuenta y te pregunté:
  4. 4. - ¿Qué quieres? ¿Te pasa algo? No me hiciste caso. Te saliste de las aguas y te fuiste al lado de Enebro. Lo miraste y Enebro miró a la niña. Le dije yo a ella, nuestra alma:
  5. 5. - Algo quiere Sinombre y tu caballo Enebro. Os miró la niña y siguió buscando piedras bonitas para su fortaleza mágica.
  6. 6. Enebro y tú me volvisteis a mirar y al ver que me iba con vosotros distéis media vuelta y os fuisteis al lado de Bandolero.
  7. 7. Enebro por un lado y tú por otro os pusisteis a comer hierba en el mismo trozo en que Bandolero pastaba. De reojo de nuevo los tres me mirabais y entonces volví a decir a la niña:
  8. 8. Algo quieren y no saben cómo decirlo. Sigue tú buscando piedras que se lo pregunto y vengo y te lo digo.
  9. 9. La Mariposa Marta se ha venido al lado de la niña y le ha dicho:
  10. 10. - Cuando tu ciudadela esté construido yo voy a echar aire con mis alas y lo voy a convertir en un castillo grande como los de los cuentos de hadas. ¿Cuántas torres le vas a poner a tu sueño? Y la niña le ha dicho a Marta:
  11. 11. - Le voy a poner cinco torres, diez almenas y una atalaya. También un puente levadizo, algarves y una gran muralla para que nadie pueda entrar dentro sin decirnos a nosotros nada.
  12. 12. Pero si tú, con tu magia de mariposa alada, conviertes en fantasía mi castillo yo me voy a perder luego por los pasillos, por sus patios y por sus salones con lámparas.
  13. 13. Y Marta le ha dicho a la niña: - Tú tranquila que ya verás luego en la mañana, cuando salga el sol y brille en el río.
  14. 14. Junto a ti, Enebro y Bandolero, me he sentado yo frente a tu cara.
  15. 15. Te he seguido mirando despacio y me he acordado de la Princesa y de aquellos días de plata cuando ella nos escribía siempre alegre y emocionada y nos contaba sus sueños cada mañana.
  16. 16. - ¿Qué quieres, Sinombre?
  17. 17. Te he preguntado y callas. El perro mastín Álamo viene subiendo, desde el río con el pastor, y ladra. Arriba, en la cañada, canta el mirlo. Te he vuelto a decir:
  18. 18. - Sinombre, me palpita el alma y se me convierte el aire en poesía y tu mirada y la de Enebro y Bandolero.
  19. 19. Escucha, calla… Te voy a contar un cuento:
  20. 20. El cielo que muchos soñamos debe ser lo más parecido a los momentos cálidos
  21. 21. que al amanecer regala el día, junto al arroyo, en el prado.
  22. 22. Deberíamos saber nosotros, Sinombre,
  23. 23. borriquillo mágico, hablar con palabras bellas para contar a los humanos
  24. 24. las sensaciones tiernas que, al despertar, gozamos.
  25. 25. El cielo que soñamos siempre, hoy sobre ti resbala despacio
  26. 26. ¿quieres tú decirme eso y no sabes cómo expresarlo en este amanecer de oro, en la hierba, junto al charco?
  27. 27. Textos, fotos y realización: © José Gómez Muñoz S. J. [email_address] Fin

×